Está en la página 1de 3

7.1 La constitución y las leyes como fuentes del derecho.

La constitución es la ley de leyes, es la fuente primaria del ordenamiento jurídico


de una nación y por ello reglamenta los órganos del estado, establece sus
principales funciones y competencias donde el pueblo enuncia mediante su poder
soberano los límite de la actuación de miembros del Estado, formulando sus
derechos fundamentales, garantía y protección exigibles a través de los órganos
de poder que ella misma crea.

En ese sentido, el Art.46 establece que ¨son nulos de pleno derecho toda ley,
decreto, resolución, reglamento o acto contrario a la constitución¨. Partiendo de
este enunciado, nada, absolutamente nada puede ser contrario a la carta magna,
ya que ella establece los principios básicos de la vida jurídica de la nación, así
como los deberes y derechos fundamentales de los ciudadanos y ciudadanas. Por
ellos, es la fuente principal de los derechos exigibles través de sus órganos.

LA LEY COMO FUENTE DEL DERECHO.

Es el conjunto de norma jurídicas dictadas por el legislador. Es el acto votado por


las cámaras legislativas y promulgadas por el presidente de la República, que se
impone al libre albedrio de las personas, indicándoles lo que debe ser, en qué
forma deben obrar para conseguir una conducta recta dentro de la sociedad. A
través de la ley nacen obligaciones al margen de la voluntad privadas de los
particulares. No obstante a esta situación, las relaciones jurídicas crean múltiples
vínculos, acuerdos de voluntades no sea contrario a la ley, a las buenas
costumbres y al orden público. El código civil, en su Art.6 expresa que las leyes
que interesan al orden público y a las buenas costumbres no pueden ser
derogadas por convenciones particulares.
7.2 LOS ACTOS ILICITOS (DELITOS Y CUASIDELITOS).

Hay Derechos que se derivan de las relaciones delictuales o cuasi delictuales, es


decir, del delito civil y del cuasi-delito civil.

En su acepción más simple delito es todo hecho ilícito.

Delito civil es todo acto por el cual se lesionan injusta e intencionalmente los
intereses legítimos del otro, de donde nace un daño y se origina la obligación de
repararlo.

El cuasi-delito es el acto por el cual se atenta, injusta pero no intencionalmente


contra los intereses legítimos de otro. En este caso existe el daño pero no la
intención de causarlo. La negligencia, la imprudencia y la inobservancia son
situaciones susceptibles de hacer responsables al culpable con relación a su
víctima que se convierte de esa manera en acreedora cuasi delictual.

7.3 EL ENRIQUESIMIENTO LEGÍTIMO O SIN CAUSA.

Es generador de relaciones jurídicas y por lo tanto de derechos en provechos del


enriquecedor y exigibles al enriquecido. Se puede definir como el desplazamiento
del valor de un patrimonio a otro, que como consecuencia se empobrece uno y se
enriquece otro, al margen de cualquier justificación por una operación jurídica o
por la ley. Esta situación da derecho al empobrecido a ejercer la acción en la
recuperación, quien se convierte en acreedor del enriquecido.
7.4 LOS ACTOS JURIDICOS.

Es la fuente por excelencia de los derechos. Es toda manifestación de una o más


voluntades que tenga por finalidad producir un efecto de derechos. Es una
operación jurídica por medio de la cual se realiza con el objetivo de producir
efectos jurídicos.

Acto jurídico es aquel que se realiza con ánimo de producir efectos jurídicos. La
obligación que asumimos de un contrato es un ejemplo de un acto jurídico. El
delito o el cuasi-delito son actos generadores de responsabilidad y en
consecuencia, de derechos, sin embargo, o son actos jurídicos, porque no tienen
razón producir efectos jurídicos. No todos los actos son jurídicos si no celebran
con ánimo de generar derechos y obligaciones.

Opinión personal.

En conclusión pienso que los temas tratados en el trabajo final son temas de suma
importancia para la carrera de derecho, aclarando los temas en conceptos
precisos, como los actos jurídicos que se celebran al generar derechos y
obligaciones siendo fuentes de excelencia para lograr un objetivo de producir
efectos jurídicos, al igual que los temas de la constitución y las leyes como fuentes
del derecho entre otros muy interesantes y a la misma vez importantes.