Está en la página 1de 4

Absorción.

El agua y los minerales absorbidos del suelo por las raíces son transportados por el xilema (vasos
conductores de savia bruta) a la parte superior de la planta (tallos y hojas).

La observación de las más finas ramificaciones de las raíces, las raicillas, muestra una zona justo
antes del final con pelos muy finos. Esta es la zona pilífera, cuyos cabellos aumentan la
superficie de intercambio entre la raíz y el suelo.

La absorción tiene lugar principalmente en los pelos radicales, que son una extensión de las
células epidérmicas de la raíz.

En la raíz, el transporte de agua se lleva a cabo radialmente, de los pelos absorbentes a la estela
central, donde se encuentra el xilema, cruzando la pared o el citoplasma de las células de la
corteza

Objetivos de aprendizaje

Comprender el papel y la estructura de las raíces.

Descubrir las diferentes vías del paso de agua y minerales del suelo, a través de los vasos
conductores de la savia bruta.

Transporte.

El xilema es el tejido más importante en el transporte de agua, está formado por varios tipos de
diferentes de células vivas y no vivas, entre las que puede señalarse los elementos traqueales, a
través de los cuales se realiza prácticamente todo el transporte del agua, también se encuentran
en el xilema las fibras y las células parenquimáticas vivas.

Los elementos traqueales (tráqueas y traqueidas) constituyen el sistema conductor del agua y son
las células más directamente relacionadas con el transporte del agua en la planta. Ambas son más
o menos alargadas, tienen paredes secundarias lignificadas y están muertas durante su fase
funcional. No hay en su interior ningún tipo de citoplasma que impida el paso del líquido, lo cual
facilita el transporte eficaz del agua en cantidades relativamente grandes. Las paredes apicales
están perforadas, características típicas tanto de las células de las tráqueas como de las
traqueidas. En los vasos más evolucionados las paredes de los extremos pueden faltar totalmente,
con lo cual no queda ningún obstáculo que se oponga al paso del agua a través de la célula.

Para que sirven los macronutrientes en las plantas.

Este tipo de plantas crecen en los entornos adecuadas para ellas, por ejemplo, en el entrono
secano crecen un tipo de plantas cómo tomillo o romero en cambio, en entornos húmedos crecen
plantas que precisan abundante agua cómo sauco o albahaca silvestre. Dichas plantas tienen unas
características específicas que las hacen fuertes a los entornos dónde crecen y se vuelven
resistentes a la mayoría de plagas de su ecosistema.

Por tanto, y según lo comentado, las plantas silvestres tienen características beneficiosas y
podrían ser equivalentes a las que proporcionan los alimentos procedentes de la agricultura
ecológica y resultan ser productos de mayor calidad nutricional.

En estudios recientes se ha evidenciado que las plantas de zonas concretas presentan trazas de los
tóxicos presentes en el ambiente, suelo y agua de su entorno es por ello que, pueden aportar
datos específicos a nuestro organismo y protegernos frente a posibles efectos perjudiciales. Sería
mediante un funcionamiento equivalente al de la homeopatía, la exposición lenta y continuada
puede conceder memoria al sistema inmunitario. Es importante destacar que dichos beneficios no
sería comparables en entornos muy contaminados o con presencia de factores externos que
puedan alterar el ecosistema (plantas de zonas industriales, cerca a carreteras, de lugares muy
transitados o de entornos urbanos con presencia de animales de compañía).

Antes de entrar en las calidades específicas, y a pesar de los beneficios que pueden aportar las
plantas, se debe tener algunas consideraciones:
 Las hojas y las raíces son las zonas de entrada de los elementos externos.
 Antes de consumir se deben higienizar adecuadamente.
 Si no se conocen las plantas, no se deben recolectar.
 Se debe conocer las características del entorno dónde crecen las plantas, hay suelos que
pueden contener elevadas cantidades de cobre, selenio o nitratos y pueden resultar
indigestas.

Como ya sabemos, los macronutrientes son los componentes que se deben consumir en elevadas
cantidades para realizar las funciones específicas. Las plantas obtienen la energía del sol y los
principales macronutrientes son: carbono, hidrógeno y oxígeno, que obtienen mediante el agua o
el aire.

 Carbono: es el elemento básico para la síntesis de proteínas, hidratos de carbono y


lípidos. El carbono se obtiene del dióxido de carbono (CO2) presente en la atmosfera y
captado en el proceso de fotosíntesis.
 Hidrógeno: es el principal componente del agua (H2O), básica para el proceso de
fotosíntesis.
 Oxígeno: Es básico para la respiración celular.

Por otro lado, también son nutrientes que precisan en cantidades significativas los denominados
nutrientes minerales: nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio, calcio y azufre. Algunos de ellos ya
los conocemos por haberlos mencionado en el post de micronutrientes (Macronutrientes y
micronutrientes: ¿en qué se diferencian?). Y por último, tenemos los nutrientes específicos que
se precisan en pequeñas cantidades: hierro, manganeso, boro, cobre y zinc.

A continuación, vamos a detallar las principales características de los nutrientes indicados:

 Nitrógeno: Elemento esencial para el crecimiento adecuado de las estructuras de las


plantas (tallos, hojas, brotes y frutos) ya que incrementa la disposición de proteínas. Es el
elemento que proporciona el color verde característico de las hojas.
 Fósforo: Participa en la síntesis del sistema radicular y del tejido leñoso. Es un elemento
clave para la formación y maduración de sus frutos así como de la síntesis de las semillas
de las plantas.
 Potasio: Es un elemento que participa directamente en diferentes funciones básicas:
metabolismo del nitrógeno, transporte, formación de almidones y azúcares, facilita la
absorción de agua e interviene en la constitución de tejidos.
 Magnesio: Es el principal componente de la clorofila, tiene una relación directa en la
absorción y metabolismo del fósforo e interviene en el aprovechamiento del potasio y la
acumulación de azúcares sobretodo en los frutos.
 Calcio: Participa en la síntesis de tejidos.
 Azufre: Participa en el metabolismo de Nitrógeno y el Fósforo, tiene una función
específica en la síntesis de clorofila y en la síntesis de sus semillas.
 Hierro: Participa como aportador de oxígeno y participa en el proceso de extracción de
energía a partir de los azúcares y almidones.
 Manganeso: Interviene en el metabolismo y disponibilidad del fósforo y el nitrógeno y
calcio. Es importante en la etapa de germinación y madurez de los frutos.
 Boro: Participa en el crecimiento y síntesis del fruto. Actúa en la absorción del fósforo y
cloro y puede actuar como regulador en la relación Potasio - Calcio.
 Cobre: Participa en el proceso enzimático, síntesis te estructuras
 Zinc: Participa en la síntesis de las estructuras y se absorbe básicamente en las hojas.

En resumen, tanto nosotros como las plantas somos lo que comemos por tanto, es básico conocer
la procedencia de los productos que consumimos, tanto de origen animal cómo de origen
vegetales. El entorno de dónde proceden nos puede aportar tóxicos de forma adicional que puede
generar problemas o alteraciones en la homeóstasis del organismo.