Está en la página 1de 3

Las Bendiciones De Abram

Apóstol Haroldo Herrera


Cuarto Servicio Retiro de Pastores
Guatemala, 10 de abril del Año De La Revelación

Génesis 12:1 (LBA) Y el SEÑOR dijo a Abram: Vete de tu tierra, de entre tus parientes y de la
casa de tu padre, a la tierra que yo te mostraré.

Esta es la primera vez que Dios le habla a Abram, aquel varón obedeció porque fue una palabra
revelada; es la única forma en que podemos obedecer; ahora bien, si aun de esa forma no
obedecemos, deberíamos hacernos un examen fuertemente a nuestra conciencia porque la
revelación que Dios está enviando es para que vayamos cada vez más cerca de El para anular la
mentira del diablo.

Génesis 12:2 (LBA) Haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y
serás bendición.

Hoy podemos tener la convicción por revelación, que la bendición de Abram, está sobre nuestra
vida esperando a ser plenamente desarrollada; quizá ya empezamos a caminar en fe y hemos
visto abundante bendición material, pero no es solamente eso en lo que Dios nos bendecirá,
porque lo espiritual es más fuerte que lo material y es ahí donde más fuertemente seremos
bendecidos; aunque en el pasado hayamos estado como Mefiboset, hoy ocupamos una silla a la
mesa del Señor porque no somos un número más; Dios sabe qué es lo que hacemos en Su obra y
cómo lo hacemos. Recordemos que cuando llega el momento de la batalla, vemos personas como
nosotros, pero en realidad son huestes que están detrás de ellos las que son como titiriteros; sin
embargo mayor es nuestro Dios para darnos la victoria.

Génesis 12:3-4 (LBA) Bendeciré a los que te bendigan, y al que te maldiga, maldeciré. Y en ti
4
serán benditas todas las familias de la tierra. Entonces Abram se fue tal como el SEÑOR le había
dicho; y Lot fue con él. Y Abram tenía setenta y cinco años cuando partió de Harán.

Sin importar la edad que tengamos, una vez que le obedezcamos, El cumplirá Su promesa.

Génesis 12:7 (LBA) Y el SEÑOR se apareció a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré esta
tierra. Entonces él edificó allí un altar al SEÑOR que se le había aparecido.

Pero también recordemos que si El cumple Sus promesas, eso incluye bendiciones a nuestra
familia porque cuando Dios llama o promete, lo hace a nuestra vida y la de los nuestros; de tal
manera que si Abram levantó un altar para agradar a Dios y muchos hombres de la Biblia
igualmente lo hicieron, es porque al traer una línea genealógica, también nosotros somos hombres
de altar de adoración.

Génesis 13:10 (LBA) Y alzó Lot los ojos y vio todo el valle del Jordán, el cual estaba bien regado
por todas partes (esto fue antes de que el SEÑOR destruyera a Sodoma y Gomorra) como el
huerto del SEÑOR, como la tierra de Egipto rumbo a Zoar.

Aquí lo que Dios está permitiendo es que tengamos cuidado de no desviarnos del camino a donde
Dios nos ha llamado porque las tentaciones del mundo siempre estarán a la orden del día como se
le presentaron a Lot.

www.ebenezer.org.gt

Las Bendiciones De Abram


Apóstol Haroldo Herrera
Cuarto Servicio Retiro de Pastores
Guatemala, 10 de abril del Año De La Revelación

Génesis 13:11-12 (LBA) Y escogió Lot para sí todo el valle del Jordán; y viajó Lot hacia el oriente.
12
Así se separaron el uno del otro. Abram se estableció en la tierra de Canaán, en tanto que Lot se
estableció en las ciudades del valle, y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma.

Veamos cómo fue que Abram no perdió el rumbo de lo que debía hacer, una vez que escuchó la
voz, siguió adelante, aunque en algún momento parecería que se desvió, pero se reivindicó.

Hechos 9:3-4 (LBA) Y sucedió que mientras viajaba, al acercarse a Damasco, de repente
4
resplandeció en su derredor una luz del cielo; y al caer a tierra, oyó una voz que le decía: Saulo,
Saulo, ¿por qué me persigues?

Podríamos pensar que la experiencia en este momento para el Apóstol Pablo, había sido algo
normal, aunque en forma muy particular para él, porque los que estaban con él, también
escucharon pero no recibieron la revelación para cambiar de vida.

Hechos 9:6 (R60) Él, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le
dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer.

Esto no puede ser más que el efecto de la revelación a sus ungidos, porque tenemos la conexión
con el Señor para que haya vivencias que nunca antes hemos vivido.

Hechos 9:17-18 (R60) Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos,
dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha
enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo.
18
Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y
levantándose, fue bautizado.

Es necesario que estemos dispuestos a obedecer la voz de Dios; aunque a nuestra forma de ver
las cosas, pensemos que es imposible hacer lo que aquellos varones de la antigüedad hicieron; no
olvidemos que Dios es eterno, es el mismo que salvó del horno de fuego 7 calentados a los
jóvenes hebreos, es el mismo Dios que salvó de la boca de los leones a Daniel; es el mismo que
hoy nos está diciendo que caminemos sobrenaturalmente porque El va delante de nosotros
abriendo camino.

Gálatas 1:11-12 (R60) Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es
12
según hombre; pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de
Jesucristo.

Aquí vemos entonces que las cosas que hacemos es por revelación de Dios y no porque seamos
muy diestros.

Mateo 9:9-10 (R60) Pasando Jesús de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado al
10
banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y se levantó y le siguió. Y aconteció que
estando él sentado a la mesa en la casa, he aquí que muchos publicanos y pecadores, que habían
venido, se sentaron juntamente a la mesa con Jesús y sus discípulos.

www.ebenezer.org.gt

Las Bendiciones De Abram


Apóstol Haroldo Herrera
Cuarto Servicio Retiro de Pastores
Guatemala, 10 de abril del Año De La Revelación

Aunque el mundo nos menosprecie, no olvidemos que estamos en las manos de Dios.

Éxodo 3:6 (R60) Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de
Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios.

Nunca olvidemos que para presentarnos a la presencia de Dios, debemos hacerlo con temor
reverente.

Éxodo 3:9-10 (R60) El clamor, pues, de los hijos de Israel ha venido delante de mí, y también he
10
visto la opresión con que los egipcios los oprimen. Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón,
para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel.

Cuando vayamos a un lugar, solamente asegurémonos que verdaderamente estamos siendo


enviados por Dios para que la victoria la ganemos anticipadamente en el nombre de Jesús.

Génesis 3:5 (R60) sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y
seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.

Cuando el diablo se presente ofreciéndonos una situación llamativa, debemos recordar que el
diablo no es productor sino imitador y engañador.

www.ebenezer.org.gt

También podría gustarte