Está en la página 1de 20

CABLEADO PARA EL AMOR

[Subtítulo del documento]

[FECHA]
[NOMBRE DE LA COMPAÑÍA]
[Dirección de la compañía]
Introducción: cableado para el amor

Mira a tu alrededor. Vivimos en un mundo altamente complejo. La variedad de dispositivos,


maquinaria, tecnología y procesos que la impulsan es alucinante. Justo en la vida de muchos todavía
hoy, la humanidad ha llegado a considerar un viaje común al otro lado del planeta, la repetición
instantánea de eventos en todo el mundo y la capacidad de hablar y ver a cualquiera en cualquier
lugar y en cualquier momento, entre muchas otras cosas. Disfrutamos de las ventajas que nos han
brindado estos avances científicos, y los maldecimos cuando se descomponen. Y, por supuesto, se
rompen a veces. Por esta razón, pasamos a guías de viaje, todo, desde el manual del propietario de
un automóvil que muestra cuánto inflar sus llantas, hasta las instrucciones que muestran cuánto
bateador cargar en su máquina para hacer gofres. Podemos odiar la idea de consultar un manual (o
solicitar soporte técnico, excepto tal vez en caso de apuro), pero ¿realmente puede operar todo esto
con éxito simplemente por intuición?

Las relaciones son complejas, también. Sin embargo, a menudo los intentamos con un mínimo de
orientación y apoyo. No estoy sugiriendo que deba seguir un conjunto estándar de pasos 1-2-3 en
relación con su pareja. Las relaciones nunca vendrán con manuales que automaticen el proceso. No
somos robots Lo que funciona para una pareja no necesariamente funcionará para otra. Pero
tampoco funciona para volar a ciegas, como lo hacen muchas parejas, y esperan que las relaciones
entren en su lugar.

De ahí la necesidad de una guía bien informada que respalde su relación.

¿Y qué podría considerarse bien informado en este contexto? De hecho, en las últimas décadas se
ha ido acumulando un gran y fascinante cuerpo de conocimiento científico y teoría con el potencial
de influir en cómo la pareja se relaciona entre sí. Esto incluye un trabajo revolucionario en los campos
de la neurociencia y la neurobiología, la psicofisiología y la psicología. Creo que las parejas se pueden
beneficiar de esta riqueza de investigación. Puede que esta idea le parezca intimidante, pero no se
preocupe: no estoy sugiriendo que deba renunciar a su trabajo diario y volver a la escuela. Creo que
encontrará las teorías básicas bastante claras cuando las escuche explicadas en lenguaje profano.

En resumen, tengo la convicción de que tener una mejor comprensión de cómo funciona nuestro
cerebro -en otras palabras, cómo estamos conectados- nos coloca en una mejor posición para tomar
decisiones bien informadas en nuestras relaciones. La evidencia científica sugiere que, desde un
punto de vista biológico, nosotros los humanos hemos sido conectados en gran parte para fines que
son más belicosos que amar en la naturaleza. Esa es la mala noticia. Pero la buena noticia es que
investigaciones recientes sugieren una variedad de estrategias y técnicas para revertir esta
predisposición. De hecho, podemos tomar medidas para asegurarnos de que estamos
principalmente conectados por amor. Estas estrategias pueden ayudarnos a crear relaciones estables
y amorosas en las que estamos preparados para desactivar efectivamente los conflictos cuando
surjan.

Entonces, ¿por qué no hacer uso de ellos? En los primeros tres capítulos de este libro, le proporciono
principios generales, extraídos de investigaciones de vanguardia, para ayudarlo a comprender qué
hace que una relación sea exitosa y trabajar para lograrlo con su pareja. Los capítulos que siguen
amplían estos principios de manera práctica. Por ejemplo, si tiene una idea clara del estilo de relación
de su pareja basada en las últimas investigaciones, será más fácil para ustedes dos trabajar juntos y
solucionar cualquier problema que pueda surgir. En esencia, este libro puede servir como un manual
del propietario para comprenderse a usted mismo, a su pareja y a su relación.
Ahora, puede levantar las cejas ante la idea de un manual del propietario. Tu pareja no es propiedad,
después de todo. No podría estar más de acuerdo. Sin embargo, me gusta esta metáfora porque
transmite el nivel de responsabilidad mutua y el conocimiento detallado de la relación que una pareja
necesita para tener éxito. De hecho, le propondría que todas las parejas sigan una u otra serie de
reglas y principios en su relación. Puede que no sean conscientes de ello, pero ya tienen un manual
de propietario. Desafortunadamente, muchas parejas tienen el manual equivocado. Y en el caso de
parejas angustiadas, siempre lo tienen mal.

En mi trabajo con parejas, he notado que la pareja tiende a formar sus propias teorías sobre la causa
de sus problemas. Lo hacen por angustia y desesperación, y debido a su necesidad de saber por qué:
"¿Por qué estoy sufriendo?" "¿Por qué me siento amenazado o inseguro?" "¿Por qué esta relación no
funciona como se esperaba?" La pareja trabaja Es difícil encontrar respuestas a tales preguntas, y
algunas veces sus respuestas brindan una inmediata sensación de alivio ("Ahora sé por qué sucede
esto").

Sin embargo, a largo plazo, estas teorías generalmente no funcionan. No son lo suficientemente
precisos para ayudar a la relación. No detienen el dolor. No alteran nuestro cableado fundamental.
En definitiva, confiar en tales teorías es una forma de volar a ciegas. De hecho, a veces, las teorías
inexactas socavan aún más el sentido de seguridad y felicidad de una pareja. Más a menudo que
no, en lugar de poner fin a la guerra entre pareja, aferrarse a razones y teorías solo crea más fortaleza.
Solo proporciona más municiones para que la pareja se arroje entre sí. He notado que las teorías de
la pareja casi siempre son pro-auto, no pro-relación. Por ejemplo, un compañero dice: "Discutimos
porque no le gustan las mismas cosas que me gustan". Otro dice: "Es tan desconsiderada; no es de
extrañar que me sienta herido ". O" Esta relación no está funcionando porque no es la persona con la
que me casé ". En cada caso, la atención se centra en el individuo que presenta la teoría. Uno de los
descubrimientos más importantes que una pareja puede hacer es que es posible cambiar a una
postura pro relación. Las teorías de esta postura se parecen más a las siguientes: "Tenemos problemas
para cumplir nuestros acuerdos" o "Hacemos cosas que se lastiman entre sí". Para hacer este cambio,
la pareja deben estar dispuestos a descartar sus viejas teorías y considerar otras nuevas. . Deben estar
dispuestos a volver a cablear. Personalmente, aprendí algo de esto de la manera difícil. Durante
muchos años, mi especialidad como psicoterapeuta fue trabajar con personas que sufren de
trastornos de la personalidad. Me interesé en la prevención temprana de tales trastornos. A medida
que mi práctica comenzó a enfocarse más en las parejas adultas, me encontré con el deseo de
identificar, al inicio de la terapia, formas de prevenir sus problemas también. Alrededor de este
tiempo, sucedió una de las grandes conmociones de mi vida. Mi primera esposa y yo nos divorciamos.
Durante el período que siguió, mi necesidad de entender por qué mi matrimonio había fallado me
llevó a una obsesión creativa, lo que me impulsó a investigar más de cerca la ciencia detrás de las
relaciones. Sentí que mis compañeros terapeutas y yo debíamos perdernos algo, algo más que
podíamos hacer para ayudar a las parejas en apuros. Y podría hacer antes en su relación. Puede que
no haya sido capaz de salvar mi matrimonio, pero podría tratar más arduamente de evitar el fracaso
para otros ... y para mí mismo en el futuro. Inmediatamente, surgieron varias áreas clave de
investigación que, a mi juicio, podrían señalar la diferencia entre el éxito y el éxito. fracaso en las
relaciones. No estoy hablando de investigaciones que realicé; estos fueron los campos de estudio que
mencioné anteriormente que han sido testigos de enormes avances en las últimas décadas. Cuanto
más estudiaba los últimos hallazgos y observaba cómo funcionaban a diario en mi oficina, más luces
brillaban en mi mente. Me di cuenta de que este valioso conocimiento no se estaba sintetizando
adecuadamente y se centraba en las parejas adultas. Los terapeutas que trabajan con parejas no
habían comenzado a conectar los puntos dispares de diversas ciencias. Eran un poco como personas
de soporte técnico trabajando con manuales desactualizados. Su consejo solo fue tan lejos. Me
convencí de que lo más importante que podía hacer con mi tiempo y energía era encontrar las
conexiones entre estas áreas de investigación y ponerlas en práctica en el uso clínico. Una de estas
áreas es el campo de la neurociencia, el estudio del cerebro humano. Descubrí que esto proporciona
una base fisiológica para comprender nuestras fortalezas y debilidades, incluidas las que impulsan
nuestras relaciones. Por ejemplo, soy completamente estúpido cuando se trata de matemáticas, una
habilidad manejada por muchas partes del cerebro, como el surco intraparietal. Afortunadamente,
mi trabajo no depende de las matemáticas, ni tampoco mis relaciones con mi esposa y mi hija. Pero
mi capacidad para leer rostros, tono emocional y pautas sociales (administradas por el hemisferio
derecho del cerebro) es una cuestión diferente. Si fuera débil en esa área, me quedaría sin trabajo y
tal vez incluso un matrimonio (nuevamente). Como veremos en el capítulo 2, algunas partes de
nuestro cerebro nos predisponen a buscar, ante todo, la seguridad. Esto puede causar estragos en
una relación si no aprendemos a utilizar las partes más evolucionadas del cerebro para anular este
cableado y ejercer control sobre las partes primitivas. Una segunda área de investigación es la teoría
del apego, que explica nuestra necesidad biológica de unir o vincularse con otros, comenzando con
nuestras relaciones más tempranas. Nuestras primeras experiencias forman un plan de instrucción que
se almacena en la memoria del cuerpo y se convierte en parte de nuestro cableado relacional
básico: nuestro sentido de seguridad y protección. En pocas palabras, algunas personas son
fundamentalmente seguras en sus relaciones, mientras que otras son inseguras. La inseguridad puede
llevarnos a permanecer distantes de un compañero o albergar ambivalencia sobre la relación. Sin
embargo, la inseguridad se manifiesta, como veremos en el capítulo 3, tiene efectos insidiosos sobre
una relación si no tratamos de recablear las tendencias disfuncionales adquiridas temprano en la
vida. La tercera área de investigación que encontré fascinante y útil fue la biología del ser humano.
excitación. Cuando escuche acerca de la excitación, puede pensar inmediatamente en la
excitación sexual. Pero me refiero aquí a una sensación más general de excitación: nuestra
capacidad de momento a momento para administrar nuestra energía, estado de alerta y disposición
para participar. En el contexto de las parejas, la investigación en esta área sugiere cómo nosotros,
como pareja, podemos manejar los altos y bajos de los demás. No tenemos que permanecer a
merced de los estados de ánimo fugitivos de cada uno Cada una de estas áreas de investigación
informa este libro. En los últimos diez años, he sintetizado estas ideas y las he integrado en mi práctica
terapéutica. Yo llamo a este trabajo un enfoque psicobiológico. En el camino, me di cuenta de que
este enfoque no es valioso solo para las parejas que buscan terapia; todos los que están en o planean
estar, o incluso desean estar, en una relación pueden beneficiarse.

Y he sido un beneficiario principal. Todo el trabajo duro que hice allanó el camino para mi matrimonio
actual, en el que descubrí, y por primera vez he podido disfrutar, una familia segura y funcional. Esta
relación se convirtió en el estándar de oro por el cual podría probar y medir los principios descritos en
este libro.

Como mencioné, muchas parejas buscan razones para sus problemas. Sin embargo, las teorías y
razones que surgen en general son falsas. El enfoque que estoy ofreciendo puede, creo, marcar la
diferencia. En pocas palabras, te ayudaré a aprovechar el poder de tu cerebro y el de tu compañero
para el amor en lugar de la guerra, de una manera científicamente respaldada. En este libro, presento
diez principios clave que le muestran cómo evitar trampas comunes que disuaden o socavan tantas
relaciones. Estos principios son:

 Crear una burbuja para la pareja permite a la pareja mantenerse mutuamente seguros y
protegidos.

 La pareja puede hacer el amor y evitar la guerra cuando las partes del cerebro que buscan la
seguridad se tranquilizan.
 La pareja se relaciona entre sí principalmente como anclajes (unidos de forma segura), islas
(inseguras evitadoras) u olas (inseguramente ambivalentes).

 La pareja que son expertos entre sí sabe cómo complacerse y tranquilizarse mutuamente.

 La pareja con vidas ocupadas debe crear y usar rituales a la hora de dormir y de la mañana,
así como rituales de reunión, para mantenerse conectados.

 La pareja debe servir como las principales personas para el otro.

 La pareja debe evitarse mutuamente al ser una tercera rueda cuando se relacionan con
personas externas.

 La pareja que desean permanecer juntos debe aprender a luchar bien.

 La pareja puede reavivar su amor en cualquier momento a través del contacto visual.

 La pareja puede minimizar el estrés del otro y optimizar la salud del otro.

Estos principios se basan en la última ciencia, pero permítanme enfatizar de nuevo: no es necesario
comprender los aspectos técnicos de la ciencia para comprender estos principios. He hecho eso por
ti. De hecho, hice todo lo posible para que sean divertidos y agradables. Prometo no hacerte dormir
con jerga científica. Como dije, la vida ya es lo suficientemente compleja. Si hay un sello distintivo
para esta edad, tal vez será nuestra capacidad para tomar los hallazgos complejos de la
investigación científica y aplicarlos sin problemas y con eficacia en nuestra vida cotidiana, para
comprendernos mejor a nosotros mismos y para amar más plenamente.

Cada capítulo incluye ejercicios para ayudarlo a aplicar el principio discutido allí. Puede hacer la
mayoría de los ejercicios usted mismo, o usted y su pareja pueden hacerlo juntos. En realidad, hay
una cierta ironía aquí. Una premisa importante de este libro es que las parejas felices comparten un
alto grado de cercanía y compañerismo. Sin embargo, la mayoría de la gente tiende a leer libros,
incluso libros sobre relaciones, por su cuenta. Así que te animo a resistir esta tendencia. Comparte lo
que está en este libro con tu pareja. Sacarás aún más de eso.

Capítulo 1
The Couple Bubble: Cómo se pueden proteger unos a otros

¿Quién de nosotros no quiere sentirse amado? Finalmente, para poder ser nosotros mismos tal como
somos, sentirnos queridos, cuidados y protegidos, esta ha sido la búsqueda de los humanos desde el
comienzo del tiempo registrado. Somos animales sociales Dependemos de otras personas.
Necesitamos otras personas

Algunos de nosotros tenemos padres, hermanos, primos u otros miembros de la familia para darnos un
respiro. Algunos de nosotros recurrimos a amigos o colegas. Algunos de nosotros recurrimos a las
drogas y el alcohol u otras sustancias o actividades que nos hacen sentir vivos, deseados, satisfechos,
aliviados o calmados. Algunos de nosotros recurrimos a seminarios de crecimiento personal, o incluso
buscamos un tratamiento psicológico. Algunos de nosotros recurrimos a nuestro trabajo o nos
enfocamos en pasatiempos. De una manera u otra, a través de medios sanos, saludables o menos
que sabrosos significa que buscamos nuestra zona segura.

Este anhelo de una zona segura es una de las razones por las que nos emparejamos. Sin embargo, la
pareja, ya sea en una relación romántica o en una amistad comprometida, a menudo no se usan
como defensores y aliados contra todas las fuerzas hostiles. No ven las oportunidades de hacerse un
hogar el uno para el otro; para crear un lugar seguro en el que relajarse y sentirse aceptado, querido,
protegido y cuidado. Veo esto con frecuencia en parejas que buscan terapia. A menudo es la razón
por la que buscan ayuda profesional.

La relación es lo primero

Jenny y Bradley estaban al borde de la ruptura. Ninguno de los dos quería terminar la relación, pero
las cosas malas seguían sucediendo, y cada uno culpaba al otro. Habían comenzado a salir como
estudiantes de primer año, y ahora estaban a punto de graduarse de la universidad. Ambos querían
casarse y tener una familia.

La familia de Jenny residía en la costa este cerca de la universidad. Ella disfrutaba de lazos cercanos
con ellos, particularmente con su madre, con quien hablaba a diario. Bradley era oriundo de la costa
oeste, donde vivía su familia. Debido a la distancia, hizo un solo viaje anualmente, cada vez que
invitaba a Jenny. A menudo se sentía abandonada durante estos viajes, a pesar de que adoraba al
padre de Bradley. A Bradley le gustaba asistir a fiestas y relacionarse con sus amigos de una manera
que dejaba a Jenny a solas frente a los avances de otros hombres y lo que ella consideraba aburridas
conversaciones con sus citas. Bradley nunca pareció darse cuenta del descontento de Jenny durante
estos eventos, pero ciertamente sintió el aguijón de su enojado retiro después.

Sus conversaciones serían algo como esto:

"¡Siempre haces esto!", Dice ella. "Tú me traes a estas cosas y luego me dejas parado ahí como si no
existiera. ¡No sé por qué te molestas en invitarme!

La respuesta de Bradley es defensiva. "Estoy harto y cansado de tener esta conversación. Estas siendo
ridículo. ¡No hice nada malo! "

Para justificar su caso, Jenny menciona al amigo de Bradley, Tommy, a quien dice que ha sido
inapropiado con ella. "Se emborracha y se me acerca, y ni siquiera te das cuenta". No me siento
protegido por ti en absoluto ".

La respuesta de Bradley, una vez más, es desdeñosa. "Él solo está jugando".

Estas conversaciones generalmente terminaban cuando Jenny se enfurruñaba y Bradley se sentía


castigado. Tampoco las cosas mejoraron cuando la situación se revirtió. Jenny a menudo visitaba a
su familia y esperaba que Bradley se uniera a ella. Se quejó de que ella desapareció con su madre y
sus hermanas, lo que lo obligó a "pasar el rato" con su padre, con quien tenía poco en común. Cuando
la pareja estaba sola, sus conversaciones sobre esto sonaron en muchos aspectos a la anterior:

"No soporto venir aquí", se queja Bradley.

"¿Por qué?" Jenny parece sorprendida.

"Me sigues quedando con tu padre. Me siento como un gusano porque piensa que no soy lo
suficientemente bueno para ti, ¡y en la cena actúas como si estuvieras de acuerdo con él! "La voz de
Bradley se levanta con ira.

"Shhh", responde Jenny. "No grites".

Bradley se detiene, frunciendo los labios y bajando la cabeza. "No lo entiendo", dice en voz baja.

"¿entender qué?"

"Por qué me invitas. Me siento mal aquí ", dice, sin levantar la cabeza para mirarla.
Jenny se ablanda y se mueve hacia él con un gesto amoroso. "Mi familia te ama", dice ella. "Todo el
tiempo lo escucho de mamá y mis hermanas. A papá le gustas, también, él es solo ... así ".

La cara de Bradley aparece a la vista, enrojecida, con lágrimas en los ojos. "¡Eso es una tontería! Si su
familia "me ama", dice, "¿por qué no lo escucho de ellos? Si tu padre es tan cariñoso, ¿por qué no te
sientas con él y me dejas ir con tu madre?

"Ahora estás siendo ridículo", responde Jenny mientras se dirige hacia la puerta. "¡Solo olvídalo!"

"¿Y sabes qué más?" Bradley continúa con la esperanza de que escuche. "Eres como tu padre. Me
disminuyes delante de todos ".

Jenny sale de la habitación, dando un portazo detrás de ella.

Cuando entablamos una relación, queremos importarle a nuestro compañero, ser visible e
importante. Como en el caso de Jenny y Bradley, es posible que no sepamos cómo lograr esto, pero
lo queremos tanto que da forma a mucho de lo que hacemos y decimos el uno al otro. Queremos
saber que nuestros esfuerzos son notados y apreciados. Queremos saber que nuestra relación es
considerada importante por nuestro socio y no será relegada al segundo o tercer lugar debido a una
persona, tarea o cosa competitiva. No siempre ha sido así. Si comparamos las relaciones de amor de
hoy con las relaciones de antaño, podríamos estar muy decepcionados. En siglos pasados, rara vez
las parejas se juntaban simplemente porque se amaban mutuamente. Los matrimonios se organizaron
con fines políticos, religiosos y económicos. Los esposos y las esposas permanecieron juntos para
brindar seguridad a su familia. Al mismo tiempo, el deber y la obligación (para ambos pareja) servía
a un contrato social favorecido por el hombre. La seguridad llegó a un precio emocional. Sin
embargo, nadie se quejó, porque nadie esperaba nada diferente. En nuestra cultura occidental
moderna, el matrimonio por amor tiende a ser la norma. Esperamos ser barridos de nuestros pies o
sentirnos completos y completos o creer que nos hemos encontrado con nuestra alma gemela. Y
esperamos que esta conexión profunda sostenga nuestra relación. Nada parece más importante. Sin
embargo, estos sentimientos e ideales a menudo cuestan mucho si nosotros, como pareja, no nos
podemos brindar unos a otros un nivel satisfactorio de seguridad. La verdad es que, incluso si una
pareja experimenta una conexión profunda, esto representa solo el comienzo de su relación. Lo que
finalmente cuenta en la vida de la pareja es lo que sucede después de su cortejo, relación amorosa
o fase de enamoramiento. Lo que cuenta es su capacidad para estar allí el uno para el otro, sin
importar qué. Considera a otra pareja, Greta y Bram, ambos de treinta. Cuando se casaron hace un
año, alquilaron un apartamento en la ciudad, donde Greta estaba empleada de forma segura como
maestra de escuela. La familia de Bram vivía en un pueblo rural cercano, y él viajaba al trabajo
agrícola familiar. Cada año, se requería que Greta asistiera a una gala de recaudación de fondos
para su escuela. No era el tipo de evento que normalmente le convenía a Bram, que prefería el peto
para vestir camisas, corbatas y chaquetas. También solía sentirse tímido e incluso un poco ligado a la
lengua, especialmente en reuniones con personas que no conocía. Greta, por otro lado, se movía
bien en grandes círculos de extraños. A pesar de sus diferencias, sin embargo, Bram se preparó para
una noche con Greta en su brazo. Su conversación mientras se vestían fue algo como esto: "No eres
tú, sabes", dice Bram con una expresión de preocupación en su rostro, mientras que en su tercer
intento de hacer un empate adecuado. "Simplemente no me gusta estar con toda esta gente que
no conozco". "Lo sé", responde Greta, mirando al frente mientras aplica su delineador de ojos. "Aprecio
tu disposición a venir de todos modos. En el momento que quieras irte, iremos. ¿De acuerdo? "" Está
bien ", dice Bram, mientras finalmente consigue la corbata correcta. Después de aparcar su coche,
Greta se vuelve hacia Bram y enciende la luz del techo. "¿Cómo me veo?", Pregunta, frunciendo los
labios. "Hermosa como de costumbre", Bram responde con una mirada persistente en sus ojos. Ella
escanea sus ojos a cambio, y pasa un momento mientras disfrutan de un torbellino de excitación
mutua. "Hagamos un plan", dice en voz baja. "Me mantendrás en tu brazo cuando entremos, y
probablemente vea a algunas personas que conozco". No me dejes, ¿está bien? Quiero presentarte.
"" Está bien ", responde Bram con una sonrisa ansiosa. "¿Qué pasa si tengo que ir al baño?", Bromea.
"Puedes irte sin mí", responde Greta rápidamente en especie, "pero después de eso, espero que le
devuelvas tu precioso trasero a tu hermosa esposa". comparte una sonrisa y un beso. "Este trabajo es
importante", dice Greta mientras salen del auto, "pero no tan importante como tú para mí". Como
puedes ver, Jenny y Bradley y Greta y Bram tienen formas muy diferentes de manejar las situaciones
como un Pareja. Probablemente sea obvio qué relación funciona mejor, se siente mejor y merece ser
considerada ejemplar. Pero veamos a ambas parejas con mayor detalle y veamos si podemos
entender por qué funcionan como lo hacen, y cómo llegaron a ser como son.

Autonomía versus Mutualidad

Implícito en la narrativa de Jenny y Bradley está la creencia de que cada uno debe mantenerse
independiente del otro y no debe esperar ser atendido. Podríamos decir que su modelo es uno de
autonomía. Es decir, se ven a sí mismos como individuos primero, y como un par en segundo lugar.
Cuando se trata de empujar, priorizan sus necesidades personales sobre sus necesidades como
pareja. Si les preguntas acerca de esto, pueden responder que valoran su independencia, o que son
"su propia persona" y no dejan que el otro los controle.

Sin embargo, no es así de simple. Sí, cada uno espera que el otro se comporte de una manera
autónoma, pero en realidad, este es el caso solo cuando conviene a su propio propósito. Cuando
cualquiera de los dos descubre que el zapato proverbial está ahora en el otro pie, se siente
despedido, abandonado y sin importancia. El sentido de independencia de esta pareja funciona
especialmente mal en situaciones en las que dependen el uno del otro para sentirse importantes y
protegidos. No conocen este problema cuando creen que mantienen su así llamada autonomía,
pero son dolorosamente conscientes de que son víctimas de negligencia.

Creo que es justo decir que la autonomía implícita en el comportamiento de Jenny y Bradley no es
realmente autonomía en absoluto. Por el contrario, están viviendo de acuerdo con un tipo de
acuerdo "Si es bueno para mí, usted debería estar bien con eso". Como resultado, juegan
continuamente situaciones en las que no recuerdan a la otra persona. Su mensaje subyacente es "Haz
lo tuyo y haré lo mío". Suena mutuo, ¿no? Sin embargo, es todo menos mutuo porque requiere que el
otro compañero esté bien o de otra manera, y aprueba que los compañeros se arrojen fácilmente
debajo del autobús. Esta marca de autonomía no refleja la verdadera independencia, sino más bien
el miedo a la dependencia. En lugar de representar la fuerza, puede representar debilidad.

Por el contrario, Bram y Greta parecen saber algo sobre cómo piensa y siente el otro, y cada uno se
preocupa por eso. Podemos decir que su modelo es uno de mutualidad. Se basa en el intercambio y
el respeto mutuo. Ninguno espera que el otro sea diferente de lo que él o ella es, y ambos usan este
conocimiento compartido como una forma de protegerse mutuamente en entornos privados y
públicos. Por ejemplo, Greta anticipa la incomodidad de Bram y la aborda de una manera que
protege su dignidad. Ella actúa como si lo necesitara, aunque sabe que él es el más necesitado en
esta situación. Ni Bram ni Greta están listos para arrojar al otro debajo del autobús. Es como si
mantuvieran una burbuja protectora alrededor de ellos mismos.

La pareja burbuja es un término que me gusta usar para describir la membrana mutuamente
construida, el capullo o el útero que mantiene unidas y protege a cada pareja de los elementos
externos. Una burbuja de pareja es un ambiente íntimo que la pareja crean y mantienen juntos y que
garantiza implícitamente cosas tales como:

"Nunca te dejaré."
"Nunca te asustaré a propósito".

"Cuando estés en peligro, te aliviaré, incluso si soy yo quien está causando la angustia".

"Nuestra relación es más importante que mi necesidad de tener la razón, tu desempeño, tu


apariencia, lo que otras personas piensan o quieren, o cualquier otro valor competitivo".

"Serás el primero en escuchar sobre cualquier cosa y no la segunda, tercera o cuarta persona a que
le cuento".

Digo "implícitamente", pero las parejas pueden y a menudo hacen acuerdos explícitos sobre
cualquiera o todos los elementos que constituyen la burbuja de la pareja.

Ejercicio: ¿Qué tan cerca estás?

La sensación de cercanía es subjetiva; es decir, qué tan cerca se siente de su pareja y qué tan seguro
se siente que ambos tengan lugar dentro de usted. Puede sentirse muy cerca de su pareja, pero no
es probable que sepa cómo se siente a menos que usted lo diga. Y lo mismo ocurre con lo que tu
pareja siente por ti.

Ahora, descubra algunas de las formas en que ofrece cercanía a su pareja.

En la sección anterior, enumeré algunas garantías que las parejas se dan mutuamente, por ejemplo,
diciendo: "Nunca te abandonaré". ¿Qué garantías has dado a tu pareja?

¿Qué garantías te gustaría dar?

¿Qué garantías te gustaría recibir?

No necesita recibir una garantía de su socio antes de ofrecer uno. Busque momentos en los que
pueda expresar sus sentimientos de cercanía y prometer seguridad.

Cómo las parejas llegan a valorar la autonomía sobre la mutualidad

Junto con nuestro énfasis occidental moderno en la autonomía, vemos una creciente evidencia de
soledad dentro y fuera de los matrimonios; una incidencia creciente de violencia y alienación; y tasas
de divorcio que, aunque pueden estar disminuyendo, permanecen muy por encima de lo ideal. Al
igual que Jenny y Bradley, las parejas angustiadas con frecuencia recurren a soluciones que pueden
resumirse en "haz lo que quieras y yo haré lo mío" o "cuídate y yo me ocuparé de mí mismo". escucha
pronunciamientos de psicología pop como "No estoy listo para estar en una relación" y "Tienes que
amarte antes de que nadie pueda amarte".

¿Algo de esto es verdad? ¿Es realmente posible amarte a ti mismo antes de que alguien te ame?

Piénsalo. ¿Cómo puede esto ser verdad? Si fuera cierto, los bebés vendrían a este mundo que ya se
amarían a sí mismos o se odiarían a sí mismos. Y sabemos que no. De hecho, los seres humanos no
comienzan pensando en sí mismos, buenos o malos. Aprendemos a amarnos a nosotros mismos
precisamente porque hemos experimentado ser amados por alguien. Aprendemos a cuidarnos
porque alguien nos ha cuidado. Nuestra autoestima y autoestima también se desarrollan a causa de
otras personas.

Si no está de acuerdo con lo que estoy sugiriendo, compruébelo usted mismo. Piensa en una época
en la que eras joven y tus padres no creían en ti de alguna manera. ¿Todavía eres capaz de creer en
ti mismo? Tal vez lo estabas, Pero si es así, ¿cómo lo hiciste? ¿De dónde o de quién obtuviste tu
creencia? O piense en un ex compañero romántico que no creyó en usted ni en usted. Sin embargo,
¿fue capaz de creer o confiar en usted mismo? ¿De dónde obtuviste esa creencia y confianza? En
cada uno de estos casos, hay muchas posibilidades de que, si crees en ti mismo, esa creencia se
originó en alguien importante para ti. Así es como llegamos a ser como somos: todas nuestras
interacciones y relaciones previas han dado forma a la persona que somos hoy.

Muchas parejas que se reúnen en estos días comparten diversos ideales sobre las relaciones de amor,
sin embargo, sus experiencias anteriores de amor no coinciden con sus ideales. Eso es un problema,
porque la historia personal esencial siempre supera a los ideales. Esta es solo la forma en que estamos
conectados. Si, por ejemplo, no presenciamos la devoción en el matrimonio de nuestros padres, no
tendremos modelos positivos a seguir para amar en nuestras propias relaciones adultas. Si nunca vimos
cuidado mutuo, sensibilidad y reparación en el matrimonio de nuestros padres, esos valores
probablemente nos eluden.

Nuestras dos parejas ilustran claramente este principio. Ni Bradley ni Jenny están haciendo algo
radicalmente diferente de lo que él o ella experimentó de niño. Por ejemplo, la madre de Jenny a
menudo abandonaba al padre de Jenny en situaciones sociales, justo cuando Jenny ahora
abandona a Bradley. Jenny nunca experimentó a sus padres como cariñosos o cercanos. Por el
contrario, a menudo usaban a los niños en sus argumentos. La madre de Jenny se quejó con su padre
sobre su partida para estar con sus amigos en el bar y dejarla a su suerte. Los padres de Bradley a
menudo estaban demasiado ocupados haciendo lo suyo para pasar mucho tiempo con sus hijos. Su
madre era conocida por sacar a su padre de la casa con sus críticas, algo que Bradley también
resiente cada vez que se convierte en el objetivo de juicio severo de Jenny.

Ni Bram ni Greta consideran que sus padres son perfectos, pero ambos sintieron como niños que sus
padres se amaban y se respetaban mutuamente. Ambos tienen recuerdos de infancia de sus padres
disculpándose unos a otros y arreglando sin mucha demora cualquier sentimiento de dolor que surgió
entre ellos. La madre de Greta era bastante hábil en el manejo del padre de Greta, que a veces se
ponía bastante gruñón y difícil. Como había aprendido de su madre a responderle, de la mejor
manera, fíjate, Greta nunca tuvo miedo de acercarse a su padre. A pesar de su naturaleza irascible,
sabía que su padre estaba dedicado a la felicidad y el bienestar de su madre.

Bram tuvo una experiencia similar, aunque a la inversa. Su madre estaba nerviosa, lo que a veces
causaba problemas fuera del hogar. Su padre, por otro lado, era bastante discreto y no tuvo dificultad
para responder a su madre de la mejor manera. El padre de Bram amaba la vivacidad y la destreza
de su madre; a su madre le encantaba la calma y la imperturbabilidad del padre. Cuando hablo de
responder a un compañero "de la mejor manera", me refiero de una manera que funciona bien y se
siente bien para ambas personas.

¿Por qué unirme?

Es posible que se pregunte si el tipo de compromiso que estoy sugiriendo es uno que desea hacer. De
hecho, esto plantea la pregunta, ¿por qué emparejarse en absoluto?

No hay nada inherentemente mejor sobre el acoplamiento que sobre ser soltero. Este libro no trata
sobre cuál es mejor, un estilo de vida único o un estilo de vida emparejado. Conozco a muchos
solteros perfectamente felices que ni sienten la necesidad de evitar el acoplamiento ni lloran por
desapegarse. Estas personas están bien con sus vidas de cualquier manera: si una relación se
desarrolla, eso sería genial, y si no, también sería genial. Por otra parte, re buscar en los méritos relativos
de las relaciones no ha podido arrojar conclusiones firmes de una manera u otra. Algunos datos -
incluidas las estadísticas popularizadas por las autoras Linda Waite y Maggie Gallagher en su libro The
Case for Marriage (2000) - sugieren que las personas casadas son más felices y sanas que las personas
no casadas. Sin embargo, otros, como Alois Stutzer y Bruno Frey (2003) en Alemania y Richard Lucas y
Andrew Clark (2006) en los Estados Unidos, han informado que las personas que se casan tienden a
ser más felices en primer lugar que las personas que no se casan. Janice Kiecolt-Glaser y sus colegas
(2005) encontraron que las personas infelizmente casadas son más propensas a las enfermedades
que las personas solas y solteras. Una razón obvia por la que la gente se empareja es por la
procreación. Este instinto está incrustado en nuestro ADN para garantizar la supervivencia de nuestra
especie. Sin embargo, el emparejamiento para este propósito no se traduce necesariamente en la
necesidad de una relación comprometida a largo plazo. Ciertamente, no hay pruebas, al menos en
lo que respecta a nuestra especie, de que la monogamia es el mandato de la naturaleza. Me parece
interesante que algunos mamíferos, como lobos y ratones de las praderas, se aparean de por vida.
De hecho, los neurobiólogos que estudian los ratones de campo informan que las ratas de las
praderas (que se vinculan con una pareja de por vida) y las ratas de campo (que no se unen de por
vida) tienen diferencias genéticas identificables. Es posible que algún día los científicos identifiquen
genes humanos que expliquen por qué decidimos emparejarnos o no. Mientras tanto, para
comprender el propósito de emparejar a otro ser humano, podemos pensar qué le sucede a un bebé.
Idealmente, todos los bebés tienen un padre u otro cuidador que pone su relación antes que
cualquier otra cosa. El bebé se siente amado y seguro, y el adulto también disfruta de la sensación
de ser amado y de estar con el bebé y cuidarlo. Los dos están juntos. Llamamos a esto una relación
de apego primaria, porque el bebé y el cuidador están unidos o unidos entre sí. Se podría decir que
se trata de una "burbuja de bebé", como la burbuja de pareja, que solo ocurre durante la infancia.
Esta burbuja de bebé prepara el escenario para relaciones agradables con los demás más adelante
en la vida. Si a una edad temprana experimentamos seguridad y un amor en el que pudiéramos
confiar, lo llevamos con nosotros. Como adultos, somos capaces de formar nuevas relaciones de
apego primario. Nos sentimos capaces de ser fuertes, cariñosos y seguros. Por otro lado, si a una edad
temprana nuestras relaciones con los cuidadores eran menos seguras, y el cuidador no parecía
valorar estar con nosotros sobre todos los demás asuntos, es probable que tengamos miedo o nos
preocupemos por participar o estar en relaciones. (Hablaremos con más profundidad sobre el apego
en el próximo capítulo).

Venimos primero

Obviamente no podemos cambiar lo que sucedió cuando éramos bebés. Sin embargo, si esas
influencias tempranas están afectando cómo nos sentimos sobre las relaciones ahora, si obstaculizan
nuestra capacidad para formar los tipos de vínculos que queremos en nuestras vidas ahora, podemos
trabajar para resolverlos. Para algunas parejas, la terapia es útil para lograr este tipo de reconexión.
Otras parejas pueden discutir y trabajar juntas en sus problemas, con una mínima contribución
externa.

Miremos lo que se necesita para crear una burbuja en la que ustedes, como pareja, se mantengan
seguros entre sí.

Hacer el pacto

La pareja burbuja es un acuerdo para poner la relación antes que nada y todo lo demás. Significa
poner primero el bienestar, la autoestima y el alivio de la angustia de su pareja. Y significa que tu
pareja hace lo mismo por ti. Ambos acuerdan hacerlo el uno para el otro. Por lo tanto, se dicen unos
a otros: "Venimos primero". De esta manera, cimentas tu relación. Es como hacer un pacto o hacer
un voto, o como reforzar un voto que ya hiciste el uno con el otro.

A veces las personas dicen: "No quiero comprometerme hasta que pueda estar seguro de que esto
que me preocupa no será un problema". He escuchado variaciones de esto tanto de hombres como
de mujeres en mis años como terapeuta de parejas. . Los interruptores de acuerdos populares incluyen
religión, dinero, niños, tiempo y sexualidad. No hay mejor manera de asustar a un socio potencial que
sugerir que es inadecuado con respecto a cualquiera de estos, o insistir en que el socio demuestre
que es él o ella mismo antes de que la seguridad esté asegurada. Este tipo de enfoque está
condenado al fracaso.

La pareja que entran en un acuerdo de burbuja tienen que comprarlo y poseerlo para apreciarlo por
completo. Deben estar en todo el camino. Cuando la pareja no respetan la burbuja de la pareja y se
quejan de que no están siendo bien atendidos, a menudo la razón es que obtienen exactamente lo
que pagaron. Pague por una parte de algo, y obtendrá parte de algo. Ahora, usted podría
argumentar: "Stan, ¿cómo puedes decir que debo comprarlo para saber si él o ella es lo
suficientemente bueno?" Mi respuesta es que si él o ella está tan lejos de ser lo suficientemente bueno,
entonces él o ella ella ni siquiera debería ser un contendiente. Sin embargo, este no suele ser el caso.
En su mayoría, veo compañeros que se han elegido cuidadosa y cuidadosamente, pero temen que
los problemas que surjan después de conocerse mejor se conviertan en factores decisivos.
Típicamente, estos problemas involucran las características positivas que cada uno elige en la otra
persona, y ahora se dan cuenta que también contienen elementos molestos. Por ejemplo, puede
adorar su sentido del humor, pero ahora no le gusta que bromee cuando lo quiere en serio. O puede
admirar su talento musical, pero se molestará cuando quiera practicar el piano en lugar de caminar
contigo.

A veces, la pareja en esta situación quieren negociar: "¿Puedo llevarte con las partes que me gustan
y aceptaremos reservar el resto?"

Lo siento. Esto no es una hamburguesa, donde puedes sostener los encurtidos y la lechuga. Lo quieres
y lo compras tal cual, o sigues adelante. Me doy cuenta de que esto puede sonar duro. Pero lo he
dicho tanto a las parejas. Y generalmente responden haciendo un balance de la situación.
Reconocen el precio que su ambivalencia está tomando en la relación. Entonces pueden moverse
claramente en una dirección u otra.

¿Estamos listos?

No sugiero que trates de crear una burbuja de pareja prematuramente. A veces las parejas
descubren que se ha creado una burbuja al comienzo de su relación, sin ningún esfuerzo por parte
de ellas. Un buen ejemplo de esto ocurre en West Side Story cuando los amantes de la estrella, Tony y
Maria, llegan al baile. Su amor recién descubierto se representa como un foco en ellos, mientras que
todos los demás se desvanecen en el fondo. Por supuesto, nunca sabremos qué hubiera pasado si la
tragedia no hubiera interrumpido su relación amorosa. Lo más probable es que hayan tenido que
trabajar para mantener su burbuja pareja.

Es importante recordar que las fases casuales de noviazgo y noviazgo son diferentes de una relación
que se está moviendo hacia o se ha imbuido de un sentido de permanencia. En el comienzo de una
relación, estamos embelesados y cautivados por la feliz esperanza y la mutua admiración que
sentimos. Nuestros cerebros están inundados de dopamina y noradrenalina, dos sustancias químicas
que mejoran enormemente la excitación, el enfoque y la atención. Cuando nos alejamos de la órbita,
nuestros cerebros luchan contra la disminución de la serotonina, una sustancia química que a
menudo calma la ansiedad y la obsesión. Nos encontramos pensando: "¿Cuándo volveré a verlo?" O
"¿Debería llamarla mañana?" Y otros pensamientos que nos mantienen conectados con este entre
miles de peces en el mar social.

Por supuesto, este lovefest compartido oscurece el hecho de que realmente aún no nos conocemos
bien. En el momento, ¿a quién le importa, ¿verdad? Somos un poco como un cohete que se lanza
con suficiente aceleración para llegar al límite del espacio exterior, pero tendríamos que echar a un
lado su propulsor y emplear un acelerador más duradero para ir más allá. En una nueva relación, solo
estamos emocionadosapuntar a las estrellas, y asumir que resolveremos todo cuando lleguemos allí.
Pero si queremos que la relación tenga una oportunidad de llegar a su destino, es precisamente
cuando tenemos que resolverlo. Mantenerse en pie La burbuja de la pareja es un pacto entre pareja
en el que el quid pro quo es cargarse unos a otros con las tareas de devoción y cuidado de la
seguridad y el bienestar del otro. Esta carga mutua determina el grado de gratitud y valoración
compartidas que ambos puedan experimentar. Si lo piensas bien, cuando las cosas se pongan
difíciles, la burbuja de la pareja es lo único con lo que realmente puedes contar para mantener tu
relación unida. Esto no significa que no cometerás errores en el camino ni te lastimarás
accidentalmente. No significa que nunca puedas tomar una decisión que te ponga a ti mismo antes
de la relación, ni que nunca deberías hacerlo. Estas cosas sucederán, no importa qué. Sin embargo,
significa que se abrazarán mutuamente a su acuerdo fundamental: "Nosotros somos los primeros".
Luego, cuando cualquiera de ustedes se equivoca, el otro le recordará amablemente: "Oye, pensé
que esto es lo que acordamos". para hacer el uno para el otro ". El compañero transgresor puede
decir:" Ah, sí, mi mal ", y rápidamente arregla la situación. Ejercicio: el medidor de problemas de
burbuja Después de que usted y su pareja hayan celebrado un acuerdo de burbuja, el siguiente paso
es monitorearlo. Aunque se ha llegado a un acuerdo, mantener la burbuja es un proceso. Está en
curso. Se podría decir que la burbuja asume una vida propia. Y como tal, periódicamente debe tomar
su pulso. En este ejercicio, desarrollará un medidor de problemas de burbuja. Con eso me refiero a
que identificará los signos que le dicen que su pareja no está brindando la protección y seguridad
para la que fue diseñada. Durante la próxima semana, observe el nivel de cercanía que siente entre
usted y su pareja. Por supuesto, la cercanía naturalmente experimentará un cierto grado de flujo y
reflujo. Lo que quiere hacer es estar atento a los momentos en que el reflujo es lo suficientemente
grave como para justificar la alarma. Preste especial atención a esos momentos de problemas. ¿Lo
que pasa? ¿Qué estás sintiendo y qué siente tu pareja? ¿Qué tipo de cosas te dicen el uno al otro?
Por ejemplo, puede observar que se va y deja a su compañero solo en esos momentos. Esto entonces
es una señal para su medidor. Haga una lista de los signos específicos que identifica. Comparte esto
con tu pareja. Discuta cómo puede recrear su burbuja y fortalecerla para evitar más incidentes
estresantes. Recuerde: ¡la burbuja los protege a los dos! Es tuyo, así que mantenlo limpio y pulido todos
los días. En capítulos posteriores, veremos con más detalle cómo mantener la burbuja de tu pareja.
Primer principio rector El primer principio de este libro es que la creación de una burbuja permite a la
pareja mantenerse juntos seguro y a salvo. Juntos, usted y su pareja pueden crear y mantener su
burbuja. Usted acepta hacer cosas mutuas que ninguna otra persona estaría dispuesta a hacer, al
menos no sin recibir un pago. De hecho, y esto es importante, escúchalo, cualquiera que ofrezca sin
compromiso lo que la pareja deben hacer el uno para el otro quiere algo de ti (por ejemplo, sexo,
dinero, compromiso). Si estás en una relación comprometida y alguien más parece dispuesto a
reemplazar a tu pareja, ten cuidado. Como dice el refrán, no existe el almuerzo gratis. Entonces, la
burbuja de pareja es algo en lo que trabajas juntas. Pero también tenga en cuenta que usted es
responsable de su final del trato. Sigues así porque crees en el principio, no solo porque tu pareja está
o no dispuesta a hacer lo mismo. Funciona solo cuando ambos pareja operan en un nivel de principios
y no en el nivel de "Primero". Aquí hay algunos principios de apoyo para guiarlo: Dedíquese al sentido
de seguridad de su compañero y no simplemente a su idea sobre qué eso debería ser Lo que puede
hacerte sentir seguro no es lo que tu pareja necesita de ti. Su trabajo es saber qué le importa a su
pareja y cómo hacer que se sienta seguro y protegido. No revele la burbuja. Debido a que la pareja
burbuja tiene como fundamento un sentido fundamental, implícito y absoluto de seguridad, ninguno
de ustedes debería preocuparse de que la burbuja explote. Actuar de manera ambivalente, o
adoptar una postura que está parcialmente dentro y fuera de la relación, socava la seguridad que
ha creado. Si se permite que esto persista, uno o ambos se verán obligados a una posición de audición
y perderá todos los beneficios de la burbuja que ha construido con tanto cuidado. Asegúrese de que
la burbuja se mantenga y se respete mutuamente. Tenga en cuenta que esto no es codependencia.
La pareja codependientes viven el uno por el otro o por el otro, mientras ignoran sus propias
necesidades y deseos, lo que genera resentimiento y otros problemas emocionales. Por el contrario,
cuando la pareja forman una burbuja de pareja, ambos acuerdan los principios y se comportan en
consecuencia. Por ejemplo, mi pareja debería estar disponible para mí siempre que lo necesite, pero
también debo estar disponible, sin esperar que él o ella esté disponible primero. Entonces, si mi
compañero no cumple con nuestros principios acordados, tenemos algo que hablar. Si alguno de
nosotros continúa renegando de nuestros principios, uno de nosotros seguramente será despedido.

Plan para usar su burbuja de pareja: Proporciona un lugar seguro en el que usted y su pareja siempre
pueden pedir ayuda mutua, confiar el uno en el otro y compartir sus vulnerabilidades. Es su principal
medio de apoyo y protección. Por ejemplo, cada vez que usted y su pareja entran en situaciones
sociales, especialmente las que involucran personas difíciles, puede hacer un plan con anticipación
que asegure que ambos estarán protegidos por su burbuja. Como lo hicieron Greta y Bram, trabajen
juntos para que puedan sostenerse de manera figurada durante todo el evento. Tomándome de la
mano me refiero a permanecer en contacto el uno con el otro, seguir uno al otro y estar disponible
en cualquier momento. Confíe en el contacto visual, contacto físico, susurros, señales de mano,
señales de humo, ¡lo que sea! Conspirar juntos sobre cómo se dirigirá a las personas difíciles. Tal vez
literalmente se tomarán de las manos o se sentarán uno al lado del otro en su presencia. Más adelante
analizaremos cómo proteger la burbuja de su pareja en el capítulo 7. Mientras tanto, recuerde que
dividirse para tratar con personas o situaciones difíciles lo deja vulnerable. Juntos, puedes ser
realmente formidable.
Capítulo 2
El cerebro guerrero / amoroso: cómo puedes mantener vivo el amor

"Una burbuja de pareja, ¿eh?", Le dice Shenice a su esposo mientras regresan a casa de una sesión
de terapia.

"Buena idea", responde, centrándose en su forma de conducir.

Shenice continúa, "¿Pero ¿cómo podemos crear una burbuja si solo uno de nosotros está interesado?"

Ella mira, con ojos de acero, hacia Darius, quien rueda los ojos a cambio.

"¡No me mires así!" Ladra Shenice en respuesta. "Quizás estés interesado, pero simplemente no puedes
hacerlo", continúa. "¿O qué pasa si no puedo hacerlo? Quiero decir, estamos hablando de personas
reales con vidas reales ".

Darius y Shenice, casados siete años, con dos niños pequeños, se adoran y tienen desde la escuela
secundaria. Pero a pesar de su profundo afecto, juntos son como petardos, cada uno apaga al otro,
a menudo sin previo aviso.

"¡No me pongas eso!", Responde Darius, y esta vez Shenice pone los ojos en blanco. "Estoy interesado",
dice, "pero estabas en lo cierto cuando dijiste que no puedes hacer esta cosa de burbuja". No soy el
que olvida todo sobre ti cuando vamos con tus amigos ".

"¿Lo estás mencionando de nuevo?" Shenice echó la cabeza hacia atrás con exasperación.

Los amigos y familiares de esta pareja están familiarizados con su temperamento desencadenante y
las escenas que a menudo crean dentro y fuera de su hogar, solos y con otros. Cuando llegan de esta
manera, sus palabras y frases son similares, al igual que los recuerdos de dolor y traición.

Darius y Shenice lucharon en relaciones anteriores, todo el camino de regreso a sus familias originales.
En momentos tranquilos, hablan en voz baja; sus conversaciones son frescas, no recauchutados de
viejos argumentos; y sus bromas son más divertidas. Es probable que estén acurrucados en su burbuja
de pareja durante estos momentos. Sin embargo, cuando uno percibe un indicio de amenaza del
otro, que puede ser un cambio en los ojos, una pausa en el habla, un movimiento de los ojos o un
fuerte exhalar, el amor se convierte rápidamente en guerra. Sus rostros se llenan de sangre; los ojos se
abren; las voces aumentan de volumen; cambios de tono vocal; las extremidades se ponen rígidas;
y los labios comienzan a golpear, señalando la boca seca. Ya no aparecen como amantes o incluso
amigos, sino como depredadores o enemigos. Se fue la broma juguetona, se fueron las menciones
de buena voluntad y amabilidad, se fue la frescura de su conversación. En cambio, su conversación
vuelve a temas antiguos, preguntas sin respuesta sobre la relación, y acusaciones y
contraacusaciones familiares.

¿Por qué sucede todo esto?

Darius y Shenice, como el resto de nosotros, tienen cerebros que se especializan en la percepción de
amenazas y la respuesta a amenazas. Desafortunadamente, nuestro patrimonio biológico no
garantiza automáticamente una burbuja de pareja para todos. Pero proporciona mecanismos para
enfrentar las amenazas a nuestra supervivencia. Esto no quiere decir que todo el cerebro está
involucrado en un comportamiento bélico; de hecho, solo una parte del cerebro se involucra en la
percepción y respuesta de amenazas. Otras partes nos ayudan a ser nuestros yo más amorosos,
amables y amigables. Y, sí, ayúdanos a crear un par de burbujas.
En este capítulo, examinamos de cerca nuestra herencia biológica y lo que puede enseñarnos sobre
la prevención, la minimización y la recuperación de las situaciones conflictivas que surgen en las
mejores y las peores relaciones.

No serás asesinado

Durante el cortejo, las parejas están predispuestos a anticipar que sus mejores esperanzas se hagan
realidad. A medida que la relación progresa y la pareja se vuelve más cercana y más
interdependiente, se puede formar una burbuja de pareja y puede surgir la percepción de la
permanencia. Esto es, por supuesto, lo que esperan. Sin embargo, a veces junto con la seguridad
viene lo contrario. Los temores y las expectativas que se remontan a experiencias anteriores de
dependencia, pero que no surgieron durante el noviazgo o el noviazgo, se activan a medida que
aumenta el compromiso con la relación. Como resultado, la pareja comienza a anticipar lo peor, no
lo mejor, de su relación. La anticipación de lo peor no es lógicamente útil, ni necesariamente emerge
en la conciencia, porque este tipo de anticipación reside en la parte profunda y sin palabras del
cerebro.

Mucho de lo que hacemos como pareja es fundamentalmente sobre la supervivencia y nuestros seres
bestiales e instintivos. De hecho, podríamos decir que la especie humana ha sobrevivido durante
milenios debido al simple imperativo de "No morirás". El amor y la guerra son condiciones de nuestro
cerebro humano. Podría decirse que, sin embargo, el cerebro está conectado ante todo para la
guerra, en lugar de para el amor. Su función principal es garantizar que sobrevivamos como individuos
y como especie. Y es muy, muy bueno en esto.

Desafortunadamente, las partes de nuestro cerebro que son buenas para evitar que nos maten
también son bastante estúpidas. "Dispara primero, haz preguntas más tarde" es el credo básico. Por
ejemplo, si estuvieras parado en una vía férrea y un tren corriera hacia ti, probablemente no te estarías
preguntando, "Hmm, ¿qué tan rápido se mueve este tren? ¿Cuántas personas hay a bordo? ¿De
dónde salió? ¿Y cuándo llegará a su destino? "Si lo hiciera, probablemente muy pronto estaría muerto.
El peligro requiere una acción rápida, y la parte de nuestro cerebro que más rápido se trata de
detalles, cálculos o cualquier otro factor que consuma tiempo. Su trabajo es evitar que nos maten.
Período. Entonces, ¿el cerebro es bueno para mantenernos con vida? Seguro. Pero ¿es malo para el
amor? ¡Puedes apostar! Las habilidades de supervivencia de nuestro cerebro pueden estar en
desacuerdo con el amor y la relación. Las cosas que hacemos para evitar ser asesinados a menudo
son exactamente las cosas que nos impiden relacionarnos o permanecer en uno. Recientemente, se
ha escrito mucho en psicología popular sobre las diferencias entre los cerebros femeninos y
masculinos. Por ejemplo, gracias a la investigación de Bente Pakkenberg y Hans Jurgen Gundersen
(1997), sabemos que los hombres tienen más células cerebrales al nacer que las mujeres. Sin embargo,
el neurocientífico Paul MacLean (1996) descubrió que el cerebro femenino tiende a tener más simetría
y conectividad que el cerebro masculino. Desde un punto de vista evolutivo, el cerebro masculino
está muy conectado para la reacción a la amenaza. En Por qué las cebras no se contagian las
úlceras, Robert Sapolsky (2004) informó que es más probable que los hombres entren rápidamente en
acción cuando se sienten amenazados y que permanezcan alerta por más tiempo que las mujeres.
Las mujeres, por otro lado, tienden a estar conectadas para atraer a otros para que se amontonen
para mayor seguridad. A pesar de las pequeñas diferencias entre los cerebros y los sistemas nerviosos
de hombres y mujeres, como humanos todos compartimos los impulsos comunes de supervivencia y
de relación. La mecánica fundamental de nuestros cerebros es la misma. Primitives and Ambassadors
Las partes del cerebro humano que se especializan en la supervivencia han existido durante mucho
tiempo, en realidad, desde el comienzo de nuestra especie. Me gusta llamar a estas partes en
conflicto nuestros "primitivos". Puedes pensar en tus primitivos como tus bestias en tu interior. Las
primitivas funcionan sin tu permiso. Son los primeros en la cadena de mando con respecto a los reflejos
de supervivencia, y funcionan para superar todas tus otras necesidades y deseos. Son agentes de la
guerra (luchando y huyendo) y derrotados (rendirse y hacerse el muerto). Afortunadamente para
nosotros, también tenemos una parte social más evolucionada de nuestro cerebro. En contraste con
nuestro cerebro en guerra, esto funciona como nuestro cerebro amoroso. Podemos legítimamente
decir que ha sido conectado por amor. Me gusta pensar en esta parte del cerebro como los
"embajadores". A diferencia de los primitivos, los embajadores interactúan con otros cerebros de una
manera refinada y civilizada. Puede pensar en sus embajadores como sus diplomáticos dentro. En
realidad, algunos de nuestros primitivos funcionan como embajadores a veces, y algunos de nuestros
embajadores también tienen funciones primitivas. Pero para nuestros propósitos en la comprensión
del comportamiento de pareja, es útil simplificar un poco y verlos como campos opuestos. Miremos
más de cerca. Los Primitivos Nuestros primitivos están naturalmente orientados a librar una guerra. Ya
sea una pequeña batalla o una gran batalla, están listos para defendernos, haga lo que haga falta.
Nos permiten sentir, sentir y reaccionar, y tienden a ser los primeros receptores de información, tanto
dentro como fuera del cuerpo. Esto los hace más rápidos en la identificación de peligros y amenazas,
y conveniente cuando se trata de esos peligros y amenazas. De hecho, nuestras primitivas tienen
todas las ventajas que millones de años de evolución pueden permitirse, como la integración, la
eficiencia y la velocidad. Fueron los primeros en llegar a la escena y es probable que sean los últimos
en llegar al final (muerte). Entonces, ¿cómo funcionan exactamente las primitivas (tabla 2.1)? Y más
importante aún, ¿cómo puedes identificarlos en acción en tu relación? Tabla 2.1 Tus primitivos en
acción
En esencia, las primitivas operan de acuerdo con una cadena de mando, similar a la utilizada por los
militares. Cuando se percibe la amenaza o el peligro, se desarrolla una secuencia de eventos que
conduce a la guerra o a los primitivos que se ponen en alerta. Todo esto tiene lugar dentro de nuestros
cerebros y cuerpos, a menudo muy rápidamente, en un nivel que está más allá de nuestra
conciencia. Sin embargo, si aprendemos a mirar con cuidado, podemos detectar la evidencia. Y una
vez que hayamos hecho eso, podemos pensar en cómo podemos influir en el proceso. Para hacer
que la secuencia sea más fácil de detectar, he definido tres etapas críticas: ¡alerta roja! ¡Listo las
tropas! Guerra total.

ETAPA 1: ALERTA ROJA!

La primera línea de defensa entre los primitivos es percibir el peligro y hacer sonar la alarma, alto y
claro: "¡Cuidado! ¡El peligro está presente! "Esto se lleva a cabo por una de nuestras estructuras más
primitivas, las amígdalas, estructuras almendradas en el cerebro. Las amígdalas barren
continuamente el medio ambiente en busca de signos de peligro, y lo hacen de manera sucia y sucia.
En otras palabras, agarran indiscriminadamente cualquier información que encuentren. No tienen
mucha estrategia, ni se detienen a analizar si la amenaza es real o inminente. Simplemente gritan
alerta roja, y asumen que uno de los embajadores llevará a cabo una evaluación más cuidadosa e
intervendrá para corregir cualquier error o suposición errónea hecha por los primitivos en el calor del
momento. La inteligencia siempre debe analizarse antes de ir a la guerra, ¿verdad? Sin embargo, el
análisis lleva tiempo, y el tiempo es un problema cuando el peligro está en marcha.

Las amígdalas en gran parte ejecutan el espectáculo entre una pareja cuando se sienten
amenazadas por las expresiones faciales, la inflexión vocal, los movimientos bruscos o las palabras
dañinas. En lugar de dos cerebros enteros en guerra, es un caso de amígdalas en duelo, algo así
como los pistoleros del Salvaje Oeste que se afanaban en esa contracción antes de tomar sus pistolas.
Al igual que Darius y Shenice, la pareja está en constante búsqueda de signos y señales amenazantes.
Específicamente, la amígdala del lado derecho capta expresiones faciales, voces, sonidos,
movimientos y posturas peligrosos. La amígdala del lado izquierdo recoge palabras y frases peligrosas.

Considera a Franklin y Leia. Después de salir durante más de un año, Leia está frustrada por la
indecisión de Franklin de pedir su mano en matrimonio. Ella está lista para seguir y salir con los demás.
Mientras conducen a cenar una noche a la semana después del Día de San Valentín, se pelean.

Después de un largo período de escucha de música, Leia, del lado del pasajero, apaga
repentinamente el estéreo. "¿Podemos hablar?", Pregunta, mirando hacia adelante.

El cuerpo de Franklin se pone rígido cuando dice, "Claro". Sus amígdalas han tomado el tono de su
voz y los eventos que acaban de ocurrir: el silencio, la desconexión de la música, la pregunta
"¿Podemos hablar?" Sus amígdalas se han agarrado todo esto de una manera que no está al alcance
de la plena conciencia de Franklin, y su cuerpo se prepara para algo vagamente belicoso.

Momentos antes, Leia había estado escuchando con satisfacción una canción con las palabras
"Yendo a la capilla ...". La imagen capturó sus amígdalas, y de repente se sintió perturbada sin razón
aparente. Su atención se desvió a la semana anterior, cuando esperaba una propuesta para el Día
de San Valentín. Casi antes de saber lo que estaba sucediendo, la pregunta escapó de sus labios. Ella
se congeló de miedo, anticipando la reacción de Franklin al plantear el temido tema ... otra vez.
Ahora, a pesar de que evita mirarlo, sus amígdalas han registrado la más leve señal de exhalación en
la pausa antes de su respuesta, "Claro". Su cuerpo recuerda, reconoce y anticipa la guerra. Aunque
ella puede saber que sería razonable verificar si hay errores en su percepción, eso no es lo primero en
su atención.
ETAPA 2: ¡LISTO LAS TROPAS!

Cuando las amígdalas han sonado una alarma, el siguiente primitivo en la cadena de comando salta
a la atención: el hipotálamo. El hipotálamo es el principal primitivo responsable de poner nuestras
mentes y cuerpos listos para la acción; dirige a la glándula pituitaria y las glándulas suprarrenales para
liberar los químicos necesarios para la acción. Estas glándulas son mensajeros y soldados de infantería
bajo el mando directo del hipotálamo.

Juntos, estos primitivos forman la mayor parte de nuestro sistema de respuesta al estrés, liberando
sustancias, como las hormonas de respuesta aguda al estrés, adrenalina y cortisol, en nuestro torrente
sanguíneo. La adrenalina de acción rápida nos amplía y nos prepara para luchar o huir, mientras que
el cortisol de acción más lenta nos ayuda a adaptarnos al estrés al reducir la inflamación y el daño
en nuestro cuerpo. El continuo acto de equilibrio entre estas sustancias químicas alimenta mensajes
al hipotálamo: ¿deberíamos seguir luchando, o es hora de retirar las tropas?

Tan pronto como suena la alarma de guerra, el hipotálamo nos da tres opciones: podemos luchar,
huir o congelarnos momentáneamente mientras decidimos luchar o huir. De una manera u otra, se
hace la llamada: "¡Prepara a las tropas!" Del mismo modo que las amígdalas enviaron una alarma sin
cuestionar la precisión de la información, el hipotálamo responde a las amígdalas