Está en la página 1de 1

FESTIDANZAS - DESFILE UAC

Tengo que manifestar mi expreso saludo por el día de nuestra tierra milenaria, ancestral y
reconocida internacionalmente, sin embargo es bueno ser críticos e imparciales, aunque
tengamos que jalarnos de las orejas, manifiesto que es grato apreciar el FESTIDANZAS UAC 2017,
lleno de color, alegría y competitividad, resaltando también el rescate e identificación de nuestra
identidad cultural, por eso es necesario manifestar que se me negó mi participación
discriminando mi persona, y adjudicando que otorgaría una mala imagen para nuestra Escuela
Profesional de Administración, lo cual termine aceptando para no perjudicar el equipo de danzas
del cual formo parte como elenco, causa indignación que aun dentro de una Universidad que se
jacta de ser acreditada internacionalmente, aun se pueda observar grupos y camarillas
conformadas por gente bajo la sombre interesada en boicotear evitar la participación libre y
directa que exprese nuestra identidad del cual somos herederos de un gran imperio y civilización
inka, que se dedican a lucrar con los intereses educativos, y prefieren observar las cosas a su
conveniencia, dejando de lado el espíritu altruista y colectivo hacia la sociedad, el de formar
profesionales preparados y cualificados para el futuro, también es correcto expresar la
incomodidad que siento por mi Escuela Profesional, ya que siempre se nos ha implantado la idea
de vernos como futuros “gerentes”, PLANIFICANDO – ORGANIZANDO – DIRECCIONANDO y
CONTROLANDO, sin embargo el dicho popular “en casa de herrero, cuchillo de palo” nos sienta
bien, ya que siempre tenemos una barra improvisada, sin compromiso y una asistencia que
prácticamente es obligada por mendigar algunos puntos extra, dejando de lado la identificación
y el amor por nuestra cultura, de nada sirve tener algunos pseudorepresentantes en diferentes
posiciones, si lo único que nos dedicamos a hacer, es seguir ordenes de oscuros personajes cuya
mediocridad no permite la participación libre de todos los estudiantes en toda clase de eventos
universitarios, pretendiendo seguir educándonos y formándonos sumisamente de cara a la
sociedad, cuando los retos serán más grandes y graves, y ahí debemos demostrar que realmente
somos profesionales tal como señala los principios y valores de nuestra universidad, y la
sociedad que hasta ahora tiene las esperanzas en nosotros; porque los jóvenes no somos el
futuro, sino el presente destinados a forjar nuestro propio futuro y el de la sociedad, propiciando
un análisis crítico de los problemas que suceden en un entorno local, regional, nacional y hasta
internacional.

Que estas fiestas jubilares del Cusco, nos permitan reafirmarnos en la identidad y grandeza de
la civilización inka que aporto bastante a la humanidad.

¡¡KAUSACHUN QOSQO!!

¡¡HAYLLI QOSQO!!