Está en la página 1de 85

0

UNIVERSIDAD NACIONAL AGRARIA DE LA SELVA


FACULTAD DE RECURSOS NATURALES RENOVABLES
DEPARTAMENTO ACADÉMICO DE CIENCIAS AMBIENTALES

INFORME FINAL DE PRÁCTICA PRE PROFESIONAL

CARACTERIZACIÓN FISICOQUÍMICA Y MADUREZ DEL


COMPOST DE LAS CIUDADES DE TINGO MARIA Y AUCAYACU
MEDIANTE TEST DE AUTOCALENTAMIENTO

EJECUTOR : CHÁVEZ PÉREZ, Patricia.

ASESOR : Ing. BETETA ALVARADO, Víctor Manuel

LUGAR DE EJECUCION : Laboratorio de Calidad ambiental de la


Universidad Nacional Agraria de la
Selva

FECHA DE INICIO : 16 de enero

FECHA DE CULMINACIÓN : 16 de abril

TINGO MARÍA - PERÚ


2015
1

INDICE

Página
I. INTRODUCCIÓN ......................................................................................... 6
1.1. Objetivo general .................................................................................... 7
1.1.1. Objetivos específicos...................................................................... 7
II. REVISIÓN DE LITERATURA ...................................................................... 9
2.1. Los residuos sólidos urbanos ................................................................ 9
2.1.1. Definición ........................................................................................ 9
2.1.2. Clasificación de los residuos .......................................................... 9
2.2. El compostaje ...................................................................................... 10
2.2.1. Etapas del proceso de compostaje............................................... 12
2.2.2. Factores que influyen en el proceso de compostaje..................... 15
2.2.3. Clasificación del compost ............................................................. 21
2.1.1. Calidad del compost ..................................................................... 23
2.2. Métodos y parámetros para evaluar la madurez del compost ............. 24
2.2.1. Métodos de observación directa ................................................... 24
2.2.2. Test de autocalentamiento ........................................................... 25
2.2.3. Métodos químicos ........................................................................ 27
2.2.4. Métodos biológicos ....................................................................... 30
2.3. Estabilidad biológica, “humificación” y madurez .................................. 33
2.4. Efecto del compost inmaduro en el sistema suelo-planta.................... 37
III. MATERIALES Y MÉTODOS ..................................................................... 40
2.1. Ubicación de la zona de trabajo .......................................................... 40
2.2. Muestras de compost .......................................................................... 41
2.2.1. Ubicación del punto de recolección de muestras ......................... 41
2.2.2. Características de la muestra ....................................................... 41
2.3. Materiales y equipos............................................................................ 41
2.3.1. Materiales ..................................................................................... 41
2.3.2. Equipos ........................................................................................ 42
2.4. Metodología ......................................................................................... 42
2.4.1. Montaje del sistema de test de autocalentamiento ....................... 42
2

2.4.2. Parámetros fisicoquímicos ........................................................... 44


2.4.3. Grado de madurez del compost ................................................... 48
2.4.4. Prueba de germinación ................................................................ 49
IV. RESULTADOS .......................................................................................... 50
4.1. Parámetros fisicoquímicos .................................................................. 50
4.2. Variación de la temperatura de las muestras e influencia de la
temperatura ambiente ......................................................................... 56
4.3. Prueba de germinación ....................................................................... 62
V. DISCUSIÓN............................................................................................... 65
5.1. Parámetros fisicoquímicos .................................................................. 65
5.2. Variación de la temperatura de las muestras e influencia de la
temperatura ambiente ......................................................................... 67
5.3. Índice de germinación ......................................................................... 68
VI. CONCLUSIONES ...................................................................................... 70
VII. RECOMENDACIONES.............................................................................. 71
VIII. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS .......................................................... 72
ANEXOS .......................................................................................................... 77
3

ÍNDICE DE CUADROS

1. Niveles de estabilidad.................................................................... 27

2. Medias de los parámetros fisicoquímicos de las

muestras de compost .................................................................... 50

3. Porcentaje del contenido de humedad .......................................... 51

4. pH y conductividad de las muestras de compost .......................... 52

5. Densidad aparente ........................................................................ 54

6. Contenido de materia orgánica ..................................................... 55

7. Contenido de humedad para el test de autocalentamiento ........... 58

8. Grado de madurez del compost .................................................... 61

9. Índice de germinación ................................................................... 62


4

ÍNDICE DE FIGURAS

1. Evolución de la temperatura y el pH durante las

diferentes etapas del compostaje .................................................. 19

2. Ubicación del Laboratorio de Calidad Ambiental ........................... 40

3. Esquema del sistema de Test de Autocalentamiento .................... 43

4. Test del puño ................................................................................. 46

5. Porcentaje de humedad del compost final..................................... 51

6. pH de las muestras del compost final ............................................ 53

7. Conductividad de las muestras del compost final .......................... 54

8. Densidad aparente de las muestras de compost final ................... 55

9. Porcentaje de materia orgánica del producto final ........................ 56

10. Variación de la Temperatura en función de la

temperatura ambiente ................................................................... 57

11. Variación de la Temperatura del compost de Tingo María ............ 59

12. Variación de la Temperatura del compost de Aucayacu ............... 59

13. Variación de la Temperatura neta del compost de

Tingo María ................................................................................... 60

14. Variación de la Temperatura neta del compost de Aucayacu ....... 61

15. Porcentaje del índice de germinación de semillas de rabanito ...... 63

16. Porcentaje de semillas germinadas ............................................... 64


5

17. Montaje del Equipo de Test de Autocalentamiento ....................... 77

18. Preparación de muestras para el Test de Autocalentamiento ....... 77

19. Medición directa de la humedad (Test del Puño) .......................... 78

20. Incubación de los envases de Test de

Autocalentamiento a temperatura constante ................................. 78

21. Toma de datos de Temperatura .................................................... 79

22. Medición de la temperatura ambiente ........................................... 79

23. Preparación de muestras para la medición de los

parámetros fisicoquímicos ............................................................. 80

24. Medición de la conductividad ........................................................ 80

25. Medición del pH ............................................................................. 81

26. Determinación de la densidad aparente ........................................ 81

27. Determinación del porcentaje de humedad y materia

orgánica......................................................................................... 82

28. Preparación de muestras para el Ensayo de Germinación ........... 82

29. Incubación de las semillas ............................................................. 83

30. Conteo del número de semillas germinadas ................................ 83

31. Medición de la radícula de las semillas germinadas ..................... 84


6

I. INTRODUCCIÓN

En el contexto del medio ambiente, nuestra sociedad se enfrenta,

entre otros, a dos grandes retos: el incremento de los gases que potencian el

efecto invernadero y la generación exponencial de residuos (CARIELO, 2007).

En la actualidad se ha tratado de buscar solución al problema de los residuos,

implementado la Gestión de Residuos Sólidos. Una de las técnicas

implementadas por el Ministerio del Ambiente en el Perú para el

aprovechamiento de los residuos sólidos orgánicos urbanos es el compostaje,

el cual se define como descomposición de residuos orgánicos por la acción

microbiana. Esta alternativa es la más usada debido a que permite tratar

cantidades altas de residuos, siendo el caso de la generación de los residuos

sólidos urbanos.

La determinación de la estabilidad y madurez en el compost es de

interés porque indica el final del proceso, sin embargo siempre ha sido difícil

establecer el grado de estabilidad a partir de uno o pocos parámetros debido a

las distintas características de los materiales compostables y de la poca

uniformidad de los productos finales.


7

El test de autocalentamiento, aplicado a un compost

insuficientemente estable, pone en evidencia su actividad biológica a través de

cambios de temperatura, al aislar una cantidad relativamente pequeña de

material en un vaso Dewar. Los incrementos superiores de temperatura indican

materiales más inestables. En teoría, cuando el proceso está finalizando, el

compost debería alcanzar temperaturas cercanas a las ambientales. En

muchos casos esto no es así debido a la gran cantidad de material almacenado

y a sus características térmicas. El fundamento del método es sencillo y claro

pero presenta problemas en el establecimiento de las condiciones de trabajo.

En este trabajo se estudió el método de test de autocalentamiento

utilizado tradicionalmente para el compost, con el fin de establecer el grado de

madurez del compost.

1.1. Objetivo general

Caracterizar fisicoquímicamente y determinar la madurez del

compost de las ciudades de Tingo María y Aucayacu mediante test de

autocalentamiento.

1.1.1. Objetivos específicos

- Evaluar los parámetros fisicoquímicos del compost final: pH,

conductividad, contenido de humedad, contenido de materia orgánica y

densidad aparente.
8

- Estudiar la variación de la temperatura de las muestras de compost

(temperatura máxima) determinada por el test de autocalentamiento y la

influencia de la temperatura ambiente.

- Determinar el índice de germinación en semillas de rabanito de los

compost de Tingo María y Aucayacu.


9

II. REVISIÓN DE LITERATURA

2.1. Los residuos sólidos urbanos

2.1.1. Definición

Según Normativa Medioambiental Gestión de Residuos Orgánico

de la comunidad europea (Directiva 2006/12/CE), residuo es cualquier

sustancia u objeto del cual se desprenda su poseedor o tenga la obligación de

desprenderse en virtud de las disposiciones vigentes. Los Residuos Sólidos

son los restos de actividades humanas, considerados por sus generadores

como inútiles, indeseables o desechables (RODRIGUEZ, 2000). En el caso

específico de los residuos agrícolas se define como todo aquel material

sobrante o desperdiciable generado en un establecimiento agropecuario

(PRAVIA, et al., 1999).

2.1.2. Clasificación de los residuos

La clasificación por la naturaleza química permite establecer dos

categorías de residuos: residuos inorgánicos o abiógenos y residuos orgánicos

o biógenos (PRAVIA, et al., 1999).


10

A. Residuos inorgánicos

Incluye todos aquellos residuos de origen mineral y sustancias o

compuestos sintetizados por el hombre. Dentro de esta categoría se incluyen

habitualmente metales, plásticos, vidrios, etc. Desechos provenientes de

agrotóxicos, agroquímicos, fitosanitarios y agroveterinarios, son en su mayoría

de origen sintético y con un gran efecto residual. Si bien estos residuos

requieren un análisis particular y no son objeto de este trabajo, debe

considerarse que los mismos representan importantes insumos en los sectores

productivos y su efecto residual puede modificar sustancialmente las

características y propiedades de los residuos orgánicos (PRAVIA, et al., 1999).

B. Residuos orgánicos

Se refiere a todos aquellos que tienen su origen en los seres

vivos, animales o vegetales. Incluye una gran diversidad de residuos que se

originan naturalmente durante el “ciclo vital”, como consecuencia de las

funciones fisiológicas de mantenimiento y perpetuación o son producto de la

explotación por el hombre de los recursos bióticos (PRAVIA, et al., 1999).

2.2. El compostaje

El compostaje es un proceso que supone una serie de

transformaciones de los residuos orgánicos, mejorando las propiedades físicas

y químicas del material original, aumenta la fertilidad potencial y


11

simultáneamente la cantidad de humus estable (FIABANE Y MELÉNDEZ,

1997).

Es así como los residuos orgánicos biodegradables, se degradan

mediante una oxidación química, generando CO2 y H2O, energía calórica y

materia orgánica estabilizada (VARNERO et al., 2002).

Para aprovechar el potencial que los desechos orgánicos tienen

como abonos, estos deben pasar por un proceso previo antes de su integración

al suelo, de forma tal que, el material que definitivamente se aporte, haya

transcurrido por los procesos más enérgicos de la mineralización, de la

biodegradación hasta su forma más estable posible, y con los macro y micro

nutrientes en las formas más asimilables posibles para los productores

primarios. Unas de las técnicas que permite esta biodegradación controlada de

la materia orgánica previa a su integración al suelo es el compostaje y el

producto final es conocido como Compost. Se define el compostaje como la

descomposición y estabilización biológica de substratos orgánicos, bajo

condiciones que permiten el desarrollo de temperaturas termófilas como

resultado del calor producido biológicamente, para producir un producto final

estable, libre de patógenos y semillas, y que puede ser aplicado de forma

beneficiosa al suelo (BARRENA, 2006).


12

2.2.1. Etapas del proceso de compostaje

Durante el proceso de compostaje, las actividades combinadas de

microorganismos hace que se puedan dividir en 4 etapas dependiendo de la

temperatura: mesofílica, termofílica, enfriamiento y maduración (ARCOS, DIOS

Y ROSAL, 2005).

2.2.1.1. Etapa mesofílica

Durante el inicio de esta etapa el proceso de compostaje se

encuentra a temperatura ambiente lo que facilita el desarrollo y la acción de la

microbiota mesofílica (mayoritariamente bacterias mesofílica) que

descomponen los compuestos orgánicos fácilmente biodegradables (azúcares

sencillos, aminoácidos, proteínas).

Como resultado de la biodegradación es frecuente que el pH se

acidifique debido a la producción de compuesto de naturaleza ácida, tipo

aminoácidos procedentes de las proteínas, lo que favorece la aparición de

hongos mesofílicos más tolerantes a estas condiciones.

Debido a la actividad metabólica de todos estos microorganismos,

la temperatura aumenta hasta los 40 ºC aproximadamente entrando en la

etapa termófila.

Es importante que la relación C/N en esta fase del proceso se

encuentre en torno a 30 pues los microorganismos necesitan el carbono para


13

realizar los procesos metabólicos y el nitrógeno para sintetizar nuevas

moléculas. Si la proporción es mayor la actividad metabólica disminuiría y si es

menor la acumulación de amoniaco, tóxico para la población bacteriana,

pararía el proceso (GALEA, 2013).

2.2.1.2. Etapa termofílica

En esta etapa, por encima de los 40ºC, aparecen bacterias y

hongos termofílicos, además de los primeros actinomicetos y se inicia la

degradación de compuestos más complejos.

La actividad microbiana es máxima en esta fase haciendo que la

temperatura aumente constantemente hasta alcanzar valores en torno a los

70ºC. La degradación de los ácidos producidos de la etapa anterior hace que el

pH vuelva a estar en torno a la neutralidad.

Debido a las altas temperaturas alcanzadas se produce la

higienización del material orgánico, eliminando agentes patógenos o semillas

de malas hierbas que pudieran contener los materiales de partida.

Con la escasez de los materiales biodegradables y las altas

temperaturas solo sobreviven algunas bacterias que no son capaces de

mantener la actividad metabólica y la temperatura empieza a caer entrando en

una nueva fase mesofílica o de enfriamiento (GALEA, 2013).


14

2.2.1.3. Etapa de enfriamiento

En esta etapa aparecen de nuevo los microorganismos

mesofílicos con una predominancia de hongos procedentes de las esporas

formadas en la etapa anterior.

La materia orgánica fácilmente degradable ya ha sido asimilada

en las etapas anteriores y solo quedan moléculas complejas como la lignina y

la celulosa y la biomasa de las microorganismos anteriores. Esto hace que la

actividad metabólica se ralentice (GALEA, 2013).

2.2.1.4. Etapa de maduración

En esta etapa la temperatura y el pH se estabilizan, la actividad

metabólica está ralentizada y predomina la humificación con reacciones de

policondensanción y polimerización.

Durante esta fase predominan los actinomicetos que intervienen

en la formación de ácidos húmicos y son productores de antibióticos que

inhiben el crecimiento de bacterias y patógenos. Además aparecen otros

organismos como nemátodos o lombrices que al remover los materiales

exponen nuevas superficies para que los microorganismos puedan colonizarlas

y seguir con el proceso de maduración.


15

Una vez finalizado el proceso quedará un producto estable o

maduro en el que la descomposición microbiana es casi inexistente o se hace

de forma muy lenta (GALEA, 2013).

2.2.2. Factores que influyen en el proceso de compostaje

Como se ha dicho anteriormente para que el compostaje se lleve

a cabo de forma satisfactoria se han de controlar los siguientes parámetros:

2.2.2.1. Humedad

Es uno de los parámetros más importantes a controlar, ya que si

es excesiva (>60%) el agua desplazará los espacios intersticiales y se

desencadenará una digestión anaerobia por la falta de oxígeno, en la cual se

pueden producir compuestos fitotóxicos e indeseables además de malos

olores. Por otra parte el agua es imprescindible para el desarrollo de los

microorganismos; según GOLUEKE (1975) citado por MOHEDO (2002) una

humedad inferior al 40% reduce la actividad de los microorganismos; por

debajo del 30% se convierte en un factor limitante, y a partir del 12% cesa

prácticamente toda actividad biológica.

2.2.2.2. Conductividad

La conductividad eléctrica (C.E.) es un indicador de las sales

solubles contenidas en la matriz orgánica. El compost de RSU puede alcanzar

niveles de salinidad considerables debido a la presencia de sales en los

materiales originales y a su concentración relativa durante la mineralización


16

parcial de los mismos. Un exceso de salinidad puede tener efectos limitantes

sobre el crecimiento vegetal tanto debido a factores osmóticos como al efecto

de iones específicos. La salinidad de un compost puede variar ampliamente en

función de los materiales originales empleados en el proceso, y puede alcanzar

valores de en torno a 10 mS·cm-¹ (BARKER, 1997). La CE se debe controlar

durante el compostaje y sobre todo en el producto final lo deseable es que se

encuentre en un intervalo comprendido entre 1.500 -2.000 mS/cm (MOHEDO,

2002).

2.2.2.3. Aireación

El compostaje es un proceso bioxidativo lo que significa que se

produce una oxidación por parte de los microorganismos de la materia orgánica

y estos microorganismos se desarrollan en condiciones aerobias. En ausencia

de aire la materia orgánica se descompone de forma anaerobia generándose

los problemas antes citados y retrasándose la fermentación. Un exceso de

aireación enfriaría la masa a compostar impidiendo que se alcance la

temperatura necesaria para la higienización del producto (MOHEDO, 2002).

2.2.2.4. Tamaño de partícula

El tamaño de partícula está estrechamente relacionado con la

actividad microbiana, esta actividad se realiza en principio sobre la superficie

de las partículas, a mayor superficie mayor actividad biológica y una mayor y

más rápida descomposición. No hay que olvidar que el tamaño de partícula

también afecta a la porosidad y un producto demasiado fino impediría que la


17

masa se aireara correctamente. Las dimensiones óptimas varían en función del

material a compostar, el tamaño de la pila, el manejo (frecuencia de volteo), el

sistema de compostaje, abierto o cerrado (MOHEDO, 2002). Según KIEHL

(1985) citado por MOHEDO (2002) podría situarse entre 1 y 5 cm de diámetro

equivalente.

2.2.2.5. Microorganismos

Son muchos los microorganismos que intervienen en el proceso

de compostaje; bacterias, hongos, actinomicetos, etc.; las poblaciones se

suceden durante la estabilización de la materia orgánica y en función de la

temperatura (Figura 3), el pH, etc.

Algunos residuos orgánicos contienen suficientes

microorganismos para su fermentación; es el caso de los lodos de depuradora

y el de la materia orgánica procedente de la recogida selectiva urbana.

Además estos residuos contienen cantidades considerables de

nitrógeno y fósforo que son mineralizables por los microorganismos. Así el

compost que se genera en el procesado de estos residuos suele tener un alto

contenido en microorganismos y su aporte al suelo favorece su fertilidad al

actuar sobre la eficiencia de los ciclos biológicos (ciclo del C, N, del P, etc) y

favorecer la movilidad de macro y micronutrientes (MUSTIN, 1987 citado por

MOHEDO, 2002).
18

2.2.2.6. Temperatura

Según MOHEDO (2002), los restos orgánicos de animales y

plantas se descomponen por la acción de los microorganismos que utilizan los

azúcares, los hidratos de carbono y las proteínas de rápida asimilación. Debido

a estas reacciones y a la cantidad de materia orgánica apilada, es mayor el

calor que se genera que el que se pierde y por lo tanto la temperatura de la

masa en compostaje aumenta (Figura 1). El proceso se puede dividir en cuatro

etapas en función de la temperatura:

- Etapa mesofílica: Comienza a temperatura ambiente, los

microorganismos mesófilos se multiplican, hasta alcanzarse los 40ºC.

- Etapa termofílica: a medida que aumenta la temperatura cesa la

actividad mesofílica, en torno a los 60ºC, mueren los hongos

termofílicos y comienzan a proliferar las bacterias formadoras de

esporas y los actinomicetos. En esta etapa se pueden alcanzar hasta

80ºC de temperatura. Aunque la celulosa y las ligninas se degradan

poco, las ceras, proteínas y hemicelulosas sí lo hacen.

Tras el consumo de los materiales fácilmente biodegradables, el calor

que se genera no supera las pérdidas y la masa empieza a enfriarse,

comenzando así la siguiente etapa; a esta etapa algunos autores la

denominan de higienización ya que a estas temperaturas se destruyen la

mayoría de los microorganismos patógenos, por ello es importante que

toda la masa a compostar pase por ella.


19

- Etapa de enfriamiento: Los hongos proliferan en la masa al descender la

temperatura a 60ºC y, en este momento, comienza el ataque a la

celulosa.

- Etapa de maduración: La temperatura se estabiliza a valores cercanos a

la del ambiente y la actividad microbiana se limita principalmente a la

formación de ácidos húmicos (A.H).

Fuente: MOHEDO (2002)

Figura 1. Evolución de la temperatura (___) y el pH(…...) durante las diferentes

etapas del compostaje (Dalzell 1981).

2.2.2.7. pH

El pH de un compost es un buen indicador de cómo ha

evolucionado el proceso degradativo. Durante las primeras horas el pH

desciende ligeramente a valores cercanos a 5.0 para subir después a medida


20

que el material se descompone y estabiliza, permaneciendo finalmente en

valores en torno a 7.0-8.0 (Figura 3) (FINSTEIN y MORRIS, 1975; CÁRDENAS

y WANG, 1980 citado por ROFRIGUEZ et al., 2007). Valores de pH ácidos

indican ausencia de madurez debido generalmente a un tiempo de compostaje

demasiado corto o a la ocurrencia de procesos anaeróbicos en la masa.

La evolución del pH a lo largo del compostaje, al igual que la

temperatura, sigue una curva típica en función de la etapa. Normalmente se

suele producir una acidificación inicial durante la primera fase mesófila como

consecuencia de la producción microbiana de ácidos orgánicos, seguida de

una alcalinización durante la fase termófila por el consumo y volatilización de

dichos ácidos y la hidrólisis de proteínas, que libera amonio, y finalmente el pH

vuelve a reducirse hasta alcanzar valores cercanos a la neutralidad en el

producto final debido a la formación de compuestos húmicos que tienen

propiedades tampón (KUTZNER, 2000; BUENO et al, 2011).

2.2.2.8. Materia orgánica

A lo largo del compostaje el contenido en materia orgánica total

(MOT) debe ir disminuyendo, en más o menos proporción, en función del

desarrollo del proceso pero también del tipo de material orgánico y de su

degradabilidad. Aunque algunos autores indican que el contenido en MOT

puede informar del avance del proceso, incluso de la madurez del compost,

siempre debe valorarse con precaución porqué depende mucho del punto de

partida. No se puede valorar de manera absoluta sino relativa.


21

El compost u otros materiales orgánicos con pretensión de ser

aplicados al suelo deben presentar contenidos destacables de materia orgánica

(se aconseja superiores a 40% sms) pero, paralelamente un elevado

porcentaje de ésta debe ser resistente a la descomposición biológica. La

materia orgánica total se determina por una gravimetría indirecta en la que se

mide la pérdida de peso causada por la combustión. Si el contenido en materia

orgánica se quiere expresar como carbono se divide entre 2 en el caso de

residuos orgánicos y compost (ZUCCONI Y BERTOLDI, 1987). El contenido en

materia orgánica de un compost es importante en caso de aplicación en el

suelo ya que: 1) incidirá, de forma global, sobre todas las propiedades del suelo

(físicas, químicas y biológicas); y 2) favorecerá, al mismo tiempo, los ciclos

geoquímicos. En caso de ser utilizado como substrato, la M.O. influirá así

mismo sobre sus propiedades físicas. Sin embargo, a pesar de la

trascendencia de los niveles de M.O., es indispensable conocer además su

estabilidad.

2.2.3. Clasificación del compost

Los tipos de compost se pueden clasificar atendiendo a la etapa

en que se encuentre el compost, esto es, dependiendo del grado de

transformación que haya alcanzado durante el proceso, se pueden clasificar en

frescos, maduros y curados. (MADRID, 1999).


22

2.2.3.1. Compost fresco

El material a compostar ha pasado por una fase termófila,

habiendo experimentado una descomposición parcial y habiéndose eliminado

los patógenos, pero aún no está estabilizado.

Al continuar con el proceso de degradación una vez añadido al

suelo, no es conveniente aplicarlo directamente a los cultivos pues podría

provocar reacciones adversas (MADRID, 1999). Sin embargo, se logra una

buena estabilización para la recuperación de suelos degradados o la

preparación del suelo entre cosechas, aplicándolo a una profundidad de 5-10

cm (MENOYO, 1995).

2.2.3.2. Compost maduro

El material a compostar ha sufrido una fase de maduración, es el

producto final de la fase de maduración y cumple los requisitos específicos

sanitarios y de estabilización. Este tipo de compost se puede aplicar sobre los

cultivos aunque no conviene que esté en contacto directo con el sistema

radicular porque podría causar efectos negativos sobre el crecimiento de las

plantas (MADRID, 1999).

2.2.3.3. Compost curado

El material a compostar ha sufrido un largo proceso de

maduración y mineralización por lo que es un producto altamente estabilizado.


23

Este tipo de compost se puede aplicar a los cultivos como sustrato, incluso

aunque esté en contacto directo con el sistema radicular (MADRID, 1999).

2.1.1. Calidad del compost

Dado que el compost tiene la finalidad de ser empleado como

sustrato de cultivo o como enmienda orgánica de suelos, debe cumplir unas

características y/o unos criterios de calidad que no comprometan el buen

funcionamiento de los sistemas.

El material de partida juega un papel muy importante pues

determinará la calidad del material final, un material con alto contenido de

nutrientes, materia orgánica y un contenido bajo en metales pesados, dará

como resultado un compost que cumplirá con buena parte de las necesidades

nutricionales de cultivos y suelos.

También hay que asegurar que durante el proceso de compostaje

se hayan dado temperaturas elevadas, durante el tiempo necesario para

eliminación de organismos patógenos o malas hierbas y que el proceso de

maduración se haya dado correctamente y el compost final sea un producto

estable.

El aspecto y el olor, la granulometría, la capacidad de retención

de agua, la humedad y la relación C/N son otros parámetros a tener en cuenta

(MADRID, 1999).
24

2.2. Métodos y parámetros para evaluar la madurez del compost

2.2.1. Métodos de observación directa

2.2.1.1. Olor

La FORSU y los LODOS procedentes de las EDARs en sus

primeras fases de descomposición tienen un olor característico debido

posiblemente a los ácidos orgánicos: acético, propiónico, butírico, etc; y

también a los olores típicos de fermentaciones anaerobias como el ácido

sulfhídrico, amoniaco (muy común con relaciones C/N bajas) y mercaptanos.

Estos olores desaparecen a medida que se estabiliza el compost, y pasa a

tener un olor agradable (parecido al humus o a tierra mojada) olor producido

por los actinomicetos (MOHEDO, 2002).

2.2.1.2. Temperatura estable

Como se ha visto en la figura 3, la temperatura durante el

compostaje evoluciona hasta que finalmente se sitúa próxima a la del ambiente

y no varía prácticamente con el volteo (MOHEDO, 2002).

2.2.1.3. Color

El compost se oscurece a medida que va madurando, hasta

llegar a un color marrón oscuro o casi negro, esto es debido a la formación de

grupo cromóforos, fundamentalmente compuestos con dobles enlaces

conjugados, aunque las reacciones y los mecanismos que regulan estos

cambios no están del todo claros. Algunos autores han descrito métodos

basados en sistemas colorimétricos estándar aceptables para ser empleados


25

como índices de madurez, pero estos índices están demasiado influenciados

por los materiales de partida (MOREL, 1982).

2.2.1.4. Densidad aparente

La densidad aparente de un compost es un parámetro importante

en cuanto a su transporte, manejo y aplicación se refiere, además de influir en

el volumen de poros dentro del volumen total del compost, necesarios para su

correcta aireación y oxigenación. El nivel óptimo de densidad aparente para

sustratos de cultivo se encuentra en < 0.4 g/cm3 (ANSORENA, 1994).

Se incrementa con el compostaje, van desde un 0.2-0.5 hasta un

0.5-0.9, en el caso de FORSU (DIOS, 2008).

Estos métodos descritos tan sólo dan una idea aproximada de la

realidad, y eso para un observador experimentado que siempre trabaje con los

mismos tipos de residuos; en general estas técnicas pueden inducir a errores

graves (MOHEDO, 2002).

2.2.2. Test de autocalentamiento

La determinación de la estabilidad mediante el test de

autocalentamiento (KOENING y BARI, 2000) se acepta como una técnica

simple, y económica capaz de hacer una buena aproximación a la estabilidad

real del sustrato.


26

Cuando un compost no está suficientemente estabilizado existen

todavía gran cantidad de microorganismos y una materia orgánica fácilmente

biodegradable. Con la aireación y humedad adecuadas y si aislamos

térmicamente el sistema se manifestará un aumento de temperatura que

permite medir la intensidad del fenómeno del autocalentamiento. Podemos

relacionar el valor máximo alcanzado con el estado de degradación del

compost. Es muy importante utilizar siempre la misma metodología de trabajo y

el mismo residuo para poder comparar resultados (MOHEDO, 2002).

La estabilización de la materia orgánica puede cuantificarse de

acuerdo con el incremento de la temperatura que se produce en el material

respecto a la temperatura de incubación, 20ºC en nuestro caso (VEEKEN et.

al., 2004a).

BRINTON et al., (1995) proponen cinco niveles de estabilidad. Las

clases I y II son las que identifican a un compost maduro, mientras que las

clases de III y IV de estabilidad están relacionadas con compost todavía

inacabados o activos.

Temperaturas de autocalentamiento superiores a los 40ºC

identifican a compost fresco o residuos orgánicos sin fermentar.


27

Cuadro 1. Niveles de estabilidad propuestos por BRINTON et al., (1995)

Incremento de Clase de
Descripción del grupo Grupo mayoritario
temperatura Estabilidad

0 - 10°C I Muy estable, bien madurado


Compost Acabado
10 - 20°C II Moderadamente estable, maduro

Material en descomposición,
20 - 30°C III
Compost Activo Compost Activo
30 - 40°C IV Compost Inmaduro o muy activo

>40°C V Compost fresco Compost Fresco

Fuente: DIOS, 2008.

2.2.3. Métodos químicos

2.2.3.1. Determinación del pH

Generalmente es un parámetro que, en compost de RSU,

desciende ligeramente al principio para subir posteriormente conforme lo hace

la temperatura, después baja ligeramente en la fase de estabilización (Figura 1)

(MOHEDO, 2002).

2.2.3.2. Relación C/N

Es el criterio que con más asiduidad se ha empleado en la

determinación de la estabilidad del compost, tiene el gran inconveniente de su

variación en función del residuo a compostar.

La relación C/N disminuye con el tiempo de compostaje. Lo

correcto es hacer un seguimiento de la relación C/N a lo largo del proceso de


28

compostaje y estudiar los cocientes iniciales y finales, lo que proporciona más

información sobre la estabilidad de los materiales. (JUSTE Y POMMEL 1977

citado por MOHEDO, 2002). Por lo general un compost de RSU se considera

maduro cuando la relación C/N es menor de 20 o lo más cercano a 15; en la

práctica el valor depende de la relación C/N inicial; si existe gran cantidad de

carbono en formas resistentes (celulosas, ligninas) la relación C/N final será

mayor.

Cuando en los compost se utilizan RSU, esta relación es muy

utilizada para determinar el grado de estabilidad, pero cuando los residuos

empleados son lodos de depuradora o purines (residuos ganaderos) con altos

contenidos en nitrógeno, deja de ser fiable ya que al inicio del proceso se sitúa

en torno a 10, cuando los valores iniciales de C/N son tan bajos, se pierde

mucho nitrógeno en forma de amoniaco; a veces se pierde tanto nitrógeno, que

la relación C/N se mantiene casi invariable a lo largo del proceso (MOHEDO,

2002).

2.2.3.3. Determinación de NH4+ y SH2

Si al final del proceso de compostaje se detectan cantidades

apreciables de estos productos, sería indicativo que durante el mismo ha

existido un potencial redox inadecuado de los materiales, la cantidad de ión

amonio del compost maduro, no debe superar el 0.04% (SPOHN, 1978 citado

por MOHEDO, 2002).


29

2.2.3.4. Determinación de la demanda química de oxígeno

(DQO) de los extractos acuosos

La determinación de la DQO a los extractos acuosos proporciona

un control rápido para determinar el grado de estabilización. Un compost puede

considerarse estable si la DQO de su extracto acuoso es inferior a 700 mg

O2/100 g aunque dicho valor se reduce si se deja madurar más tiempo

(LOSSIN, 1971 citado por MOHEDO, 2002). Como en otros casos estas

afirmaciones se han visto, posteriormente, muy matizadas en función del tipo

de material que se composte.

2.2.3.5. Determinación de la capacidad de cambio catiónica

(CCC)

COSTA et al. (1990) citado por MOHEDO (2002), han puesto de

manifiesto que la capacidad de cambio catiónico aumenta al progresar los

procesos de compostaje y maduración, encontrando además que este

parámetro está estrechamente relacionado con la relación C/N. Al final del

proceso, la CCC se estabiliza en valores superiores a 60 meq/100 g. Otros

autores han estudiado la relación

Capacidad de Cambio Catiónico / Carbono Orgánico Total

(CCC/COT) en diversos materiales, llegando a la conclusión de que a mayor

estabilidad mayor es dicha relación, ya que existirán más grupos funcionales

por unidad de carbono (MOHEDO, 2002).


30

2.2.3.6. Determinación de los sólidos volátiles

Como ya se ha dicho el compostaje es una biooxidación en la que

los microorganismos emplean todo el carbono que pueden degradar, por lo

tanto a medida que avanza el proceso de compostaje se pierde carbono y

disminuye la cantidad de microorganismos y de sólidos volátiles

(AVNIMELECH et al., 1996 citado por MOHEDO, 2002).

2.2.3.7. Determinación de los ácidos húmicos

La estabilización de la materia orgánica implica una síntesis

anabólica y de polimerización, en la cual los productos húmicos deben ser

predominantes. El contenido en ácidos húmicos es un indicativo claro del

proceso de humificación. Los resultados varían en función de los materiales a

compostar ya que todos no van a mineralizar por igual la materia orgánica

(MOHEDO, 2002).

2.2.4. Métodos biológicos

Se basan en la hipótesis inicial de que la madurez de un compost

está directamente relacionada con la estabilidad biológica del producto.

Proporcionan una medida de la actividad de la biomasa microbiana o

determinan algunos de los constituyentes fácilmente biodegradables y

susceptibles de degradación, y pueden ser adecuados para establecer el grado

de estabilidad de un producto (MOHEDO, 2002).


31

2.2.4.1. Métodos respirométricos.

Estos métodos consisten en medir el consumo de O2 por parte de

los microorganismos en una suspensión preparada con una muestra de

compost; si el compost no está suficientemente estabilizado el consumo de O 2

será elevado y si por el contrario existe una alta estabilidad el consumo de O2

será menor. Los métodos respirométricos son considerados muy buenos para

determinar la estabilidad, algunos de los inconvenientes que presentan estos

métodos son, que el proceso de incubación puede ser relativamente lento y

que la complejidad de los aparatos sea más o menos sofisticada, no obstante

hoy en día existen ya algunas técnicas simplificadas que reducen el tiempo del

ensayo y la complejidad de los dispositivos (ADANI, 2001; LASARIDI et al.,

1998; LANNOTTI et al 1994 citado por MOHEDO, 2002).

Como método respirométrico también se incluye la medida del

CO2, desprendido por los microorganismos, en la oxidación de la materia

orgánica de una suspensión preparada con una muestra de compost

(WILLIAM, 1995 citado por MOHEDO, 2002).

2.2.4.2. Análisis de parámetros bioquímicos de la biomasa de

los compost

Tanto en la fase de fermentación como en el enfriamiento se

pueden medir las variaciones que experimentan ciertos parámetros

bioquímicos como son la actividad enzimática (enzimas hidrolíticas) o la


32

concentración de ATP. Estos parámetros tienden a decrecer con el tiempo de

compostaje, este decrecimiento ocurre durante la etapa termogénica y se

completa cuando la temperatura se sitúa entre 50 y 60 ºC.

Otras medidas referentes a la biomasa microbiana se ocupan de

la determinación del contenido en fosfolípidos de la membrana celular.

La desventaja de estos métodos vuelve a ser la sofisticación del

material empleado, su elevado coste, así como la necesidad de personal

bastante cualificado para llevar a cabo los análisis. WILEY et al. (1957),

YOUNGBERG, et al. (1992) y GARCÍA et al. (1999) citado por MOHEDO

(2002).

2.2.4.3. Test biológico de germinación

En los últimos años se han desarrollado un gran número de test

de tipo biológico con objeto de evaluar la estabilidad del compost. Básicamente

un test biológico de germinación consiste en determinar frente a un blanco el

poder germinativo de un compost, en placas petri y en condiciones idóneas de

germinación. ZUCCONI et al. (1981) utilizan esta técnica empleando semillas

de Lepidium sativum L., ya que son semillas rápidas de germinar y muy

sensibles a la presencia de compuestos fitotóxicos. El índice de germinación

(IG) ha sido estimado como un indicador del grado de madurez de los residuos

orgánicos, considerándose maduro cuando alcanza el valor de 50% o superior

(Zucconi, 1985).
33

Según EMINO Y WARMAN (2004) valores de IG inferiores a 50%

indican una alta fitotoxicidad del material; IG entre 50% y 80% indican

fitotoxicidad moderada y valores superiores a 80% el material no presenta

fitotoxicidad.

La fitotoxicidad de los residuos está relacionado con el elevado

contenido de sales que presentan, lo cual suprimiría drásticamente el desarrollo

radicular (ZAPATA et. al 2005).

2.2.4.4. Ensayos de respuesta vegetal

Los ensayos de respuesta vegetal aunque laboriosos, podrían ser

recomendables para estudiar el efecto del compost sobre la producción

vegetal. Utilizando diferentes tipos de suelos y como planta testigo Lolium

rigidum, debido a su capacidad de extracción de los nutrientes del suelo y

porque permite cortes sucesivos con los que evaluar la acción del compost

sobre la producción de biomasa en distintos periodos de tiempo desde la

aplicación de la enmienda (NEGRO Y SOLANO, 1996).

2.3. Estabilidad biológica, “humificación” y madurez

En el compostaje de los residuos orgánicos se puede diferenciar

una fase biooxidativa, donde predominan las reacciones enzomáticas

degradativas de las moléculas orgánicas (en condiciones termófilas

fundamentalmente) y una fase de maduración, con reacciones de


34

condensación y polimerización semejantes al proceso de humificación en el

medio natural.

La separación en el tiempo de estas dos fases es realmente

artificial y se realiza por motivos prácticos ya que ambos procesos, aunque

comportan velocidades de reacción diferentes, son independientes en ciertos

aspectos y en parte presentan un elevado grado de simultaneidad. En efecto,

en la fase biooxidativa predominan las reacciones biodegradativas a altas

temperaturas, pero también ocurren, en menor medida, reacciones de

condensación típicas de la humificación, sobre todo al final de esta fase,

fundamentalmente con productos de degradación de la lignina. Por el contrario,

en la fase de maduración, aunque predominen las reacciones de condensación

y polimerización a baja temperatura, aún perdura una cierta actividad

biooxidativa, fundamentalmente de las fracciones o polímeros más

biorresistentes, fundamentalmente celulosa y lignina debido a poblaciones de

hongos y actinomicetos mesófilos. Por tanto se puede decir que al final de la

fase biooxidativa el compost estabilizado ha adquirido cierto grado de madurez

que puede ser suficiente en algunos casos para su utilización agronómica

incluso, en determinados casos, como es su uso para combatir problemas de

erosión y estabilizar la estructura del suelo no es necesario alcanzar un alto

grado de madurez, ya que determinadas estructuras orgánicas presentes en el

compost inmaduro, capaces de formar puentes catiónicas, pueden actuar como

agentes de unión de las fracciones minerales, fundamentalmente polisacáridos

excretados por microorganismos así como poliurónicos y compuestos fenólicos,

aparte de la presencia de microorganismos filamentosos.


35

Si el control del proceso se realiza de forma exhaustiva y se aplica

determinados criterios científicos, es posible obtener a escala industrial un

producto orgánico de alto valor agrobiológico, cuya aplicación a los suelos de

cultivo puede incrementar de forma notable el contenido de materia orgánica

“humificada”. Sin embargo más que el “input” total de materia orgánica

incorporada, nos debe interesar la calidad de esta materia orgánica, entendida

en términos de estabilidad biológica y de “humificación”.

Ambos términos, estabilidad biológica y “humificación”,

considerados de forma conjunta es lo que desde un punto de vista

estrictamente científico supone el concepto de madurez del compost. Desde un

punto de vista práctico se entiende como compost maduro un material

técnicamente estabilizado, lo cual no implica necesariamente una estabilización

biológica, como veremos más adelante.

El concepto de estabilidad biológica del compost se entiende

como la tasa o grado de descomposición de la materia orgánica, que se puede

expresar como una función de la actividad microbiológica y se determina

normalmente por medidas respirométricas (medida del consumo de O2 o

liberación de CO2), o por la liberación de calor como resultado de la actividad

de los microorganismos.

Sin embargo, existe controversia en cuanto al concepto de

madurez, que suele emplearse con frecuencia como sinónimo de estabilidad.

Actualmente existe una corriente muy extendida entre la comunidad científica


36

(y cada vez más aceptada) que define el grado de madurez sinónimo

únicamente de ausencia de fitotoxicidad en el producto final, producida por

determinados compuestos orgánicos fitotóxicos (amoniaco, ácidos orgánicos,

compuestos fenólicos hidrosolubles, etc), que se forman durante la fase activa

del compostaje (fase biooxidativa). Por tanto la madurez del compost implica

una relación directa con el crecimiento y desarrollo vegetal, desde este punto

de vista, el grado de madurez puede determinarse simplemente mediante la

respuesta vegetal, y se han propuesto numerosos bioensayos para este fin. El

más popular es el método de ZUCCONI, F y Col (1981a, 1981b) o test de

germinación de Lepidium sativum L. Sin embargo la fitotoxicidad puede ser

causada por otros factores, como la presencia de altas concentraciones de

metales pesados potencialmente fitotóxicos de algunos residuos y/o una alta

concentración de sales solubles, lo cual limita la aplicación del test de

fitotoxicidad para la determinación de la madurez de algunos compost.

Desde un punto de vista de la calidad del producto final, un

compost altamente “humificado”, cuya materia orgánica ha evolucionado

durante un largo periodo de tiempo de maduración hacia formas más

resistentes a la biodegradación (y que presenta numerosas similitudes a las

propiedades de la materia orgánica humificada del suelo), es un compost

altamente maduro, que implícitamente está biológicamente estabilizado y

además carece de sustancias orgánicas fitotóxicas. Por tanto, desde un punto

de vista, el término madurez conceptualmente engloba el término estabilidad.

Es decir, cuando se indica que un compost es inmaduro implícitamente se


37

entiende que no está estabilizado biológicamente. Este es el criterio que debe

entenderse como operativo o práctico para la utilización directa del compost.

La evaluación de la madurez del compost ha sido reconocida

como el más importante problema concerniente a su utilización agronómica, ya

que la aplicación a los suelos de cultivo de un compost inmaduro es una de las

causas más frecuentes de los fracasos observados en ocasiones en el

rendimiento de los cultivos. Pues bien, la determinación correcta del grado de

madurez de la materia orgánica, constituye en la actualidad un problema

pendiente en relación al control del proceso de compostaje, para la obtención

del compost de alta calidad. Numeroso métodos y criterios (físicos, químicos y

biológicos) han sido propuestos, pero la mayoría, aisladamente, no son

operativos para su aplicación práctica a todo tipo de materiales. Es decir, no

existe un único método universal para su aplicación a cualquier tipo de compost

y por tanto es imprescindible la aplicación combinada de determinados

parámetros indicadores de la actividad microbiana durante el compostaje y de

la “humificación” del material para evitar los serios riesgos que conlleva la

aplicación a los suelos de cultivo de compost insuficientemente maduros

(LANNOTTI et al., 1994).

2.4. Efecto del compost inmaduro en el sistema suelo-planta

La rápida descomposición en el suelo de un compost inmaduro,

con un alto contenido en C lábil, induce un rápido y espectacular incremento de


38

la actividad microbiana, lo cual puede provocar un aumento de la tasa de

mineralización de la materia orgánica nativa del suelo.

Sin embargo, la aplicación de un compost con un grado de

madurez insuficiente provoca como efecto más sobresaliente un bloqueo

biológico del nitrógeno asimilable del suelo por las poblaciones de

microorganismos, lo cual puede dar lugar a graves deficiencias de N en la

planta y por tanto a un efecto depresivo en el rendimiento de los cultivos. La

inmovilización del N mineral se produce como consecuencia del elevado ratio

C/N que normalmente caracteriza al compost inmaduro, lo cual ocasiona un

aumento considerable de la microbiota edáfica que descompone el exceso de

compuestos hidrocarbonados lábiles, produciéndose una fuerte competencia

por el N asimilable entre los microorganismos y la planta. Lógicamente también

es inmovilizado el escaso contenido de nitrógeno mineral aportado por el

compost inmaduro (fundamentalmente N-NH4+ ya que la nitrificación está

inhibida durante la fase termogénesis del compostaje) y el N orgánico que es

mineralizado. Por el contrario en compost altamente maduros, como

demuestran IGLESIAS y ALVAREZ (1993) e IGLESIAS (2001) con compost de

residuos sólidos urbano (RSU), se produce una inmovilización parcial del N

asimilable incorporado con el compost pero el resultado global es una

mineralización neta positiva, pudiendo aportar cantidades importantes de N

disponible a los cultivos en un periodo corto de tiempo.

Por otra parte, la rápida descomposición del compost no

estabilizado provoca un rápido descenso de la concentración de O 2 a nivel de


39

la raíz y del Eh (potencial de óxido-reducción) del suelo y por tanto la creación

de condiciones reductoras y fuertemente anaerobias a nivel de la rizósfera.

Además de un descenso en la velocidad de nitrificación y pérdidas de N por

desnitrificación, la creación de condiciones anóxicas, junto con el descenso del

pH asociado a la producción de ácido carbónico, da lugar a un incremento del

grado de biodisponibilidad de los metales pesados potencialmente fitotóxicos

aportados por ciertos residuos, como RSU y lodos de depuradora, pudiendo

llegar a alcanzar niveles fitotóxicos en planta. Además, la creación de estas

condiciones reductoras, junto con el aumento de temperatura del suelo a nivel

radicular hasta valores incompatibles con sus funciones fisiológicas normales,

provoca un descenso general de la tasa metabólica de la planta, reduciéndose

la respiración de las raíces y la absorción de nutrientes, y produciendo una

ralentización en la síntesis de giberelinas y citoquininas y su transporte a las

partes aéreas, así como la inhibición de la germinación de las semillas.

La producción de compuestos fitotóxicos durante la

descomposición en el suelo del compost inmaduro es otra de las causas de los

graves efectos observados en la fisiología de las plantas y en la germinación de

las semillas. El efecto fitotóxico en las semillas y plantas está ocasionando

fundamentalmente por la emisión de amoniaco, óxido de etileno y ácidos

orgánicos de bajo peso molecular.


40

III. MATERIALES Y MÉTODOS

2.1. Ubicación de la zona de trabajo

El trabajo se desarrolló en las instalaciones del laboratorio de

Calidad Ambiental, laboratorio de Microbiología y el laboratorio de Suelos de la

Universidad Nacional Agraria de la Selva, ubicado en la ciudad de Tingo María,

distrito de Rupa Rupa, provincia de Leoncio Prado, región Huánuco, a una

altitud de 668 msnm.

Fuente: Elaboración propia

Figura 2. Ubicación del Laboratorio de Calidad Ambiental.


41

2.2. Muestras de compost

2.2.1. Ubicación del punto de recolección de muestras

Las muestras de compost se obtuvieron de la planta de

compostaje de la Municipalidad Provincial de Leoncio Prado, ubicado en el

distrito de Naranjillo y de la Municipalidad de Aucayacu ubicados en el Km 1.5

de la ciudad de Aucayacu con salida a Tocache.

2.2.2. Características de la muestra

Las muestras de compost se tomaron de la fase final del proceso

de compostaje que se encuentran listos para la aplicación en la agricultura.

El tiempo de compostaje para el compost de Tingo María es de un

mes con una temperatura promedio de 28°C y para el compost de Aucayacu es

de dos meses con una temperatura promedio de 30°C.

2.3. Materiales y equipos

2.3.1. Materiales

₋ Botellas de vidrio 1.5L - Matraz

₋ Microporoso - Vasos precipitados de vidrio

₋ Esponja - Muestras de compost

₋ Tecnopor - Tijera

₋ Madera prensada - Guantes

₋ Silicona líquida - Frascos de vidrio


42

2.3.2. Equipos

- Balanza analítica - Conservadora

₋ Mufla - pH-metro

₋ Estufa - Conductímetro

2.4. Metodología

2.4.1. Montaje del sistema de test de autocalentamiento

Se utilizaron cuatro envases de vidrio de 1.5 L de capacidad por

cada muestra. Las dimensiones de las botellas han sido de 22 cm. de altura,

10.5 cm. de diámetro externo y 5.7 cm. de diámetro interno. A cada envase se

forró con materiales aislantes de temperatura, la primera capa de esponja y la

segunda de microporoso, se le ha colocado una tapa de tecnopor (de 7 cm de

diámetro, 2.5 cm. de espesor y dos aberturas centrales de 1cm de diámetro,

uno para introducir el termómetro y el otro para una buena aireación),

finalmente se colocó en una caja de dos capas la primera de tecnopor y la

segunda madera prensada, esto para evitar pérdidas de calor pero sin

obstaculizar la entrada del aire.

El sistema de lectura está formado por un termómetro de mercurio

que se introduce dentro de la muestra de compost unos 15 cm.

aproximadamente el centro del envase. Las lecturas de temperatura se

tomaron dos veces al día en un intervalo de 8 horas para su posterior estudio.


43

El objetivo es conocer la evolución de la temperatura y la

temperatura máxima (U.S. COMPOSTING COUNCIL 1997, KOENING y BARI

2000). Tras introducir el compost en los envases, éstos se dejaron en un

armario de incubación (WTW modelo TS 606/2) que aísla a la muestra de la luz

y mantiene la temperatura a la recomendada, 20ºC ± 1ºC (WU et al.,2001),

durante el tiempo del ensayo que suele ser de siete a diez días

aproximadamente. En este tiempo se registra el aumento de la temperatura,

cuya velocidad e intensidad es función del grado de madurez del compost. En

el caso de que se hiciera de forma hermética, el tiempo de ensayo se reduce

considerablemente y el parámetro característico de control del proceso es el

área a las 72 horas (COSTECH INTERNACIONAL, 1999).

Fuente: Elaboración propia

Figura 3. Esquema del sistema de Test de Autocalentamiento.


44

2.4.2. Parámetros fisicoquímicos

2.4.2.1. pH y conductividad eléctrica

Ambos parámetros se determinan sobre el extracto acuoso de

una muestra fresca. Para la obtención del extracto acuoso, las proporciones

muestra/agua más comúnmente utilizadas son 1/5 y 1/25 (US Departament of

Agriculture and Council, 2001).

Preparación del extracto 1/5: Se pesan 10g de muestra en una

balanza digital y se introducen en un Erlenmeyer de 250mL junto con 50mL de

agua destilada. Se agita durante 30 minutos en un agitador magnético y

después se filtra.

Medida de pH: se realiza la lectura de pH mediante el pH-metro

previamente calibrado, con el electrodo sumergido en el extracto acuoso.

Medida de conductividad: Se realiza la lectura de conductividad

con el conductímetro, sumergiendo el electrodo en el extracto acuoso.

2.4.2.2. Humedad

Este parámetro se han determinado según el procedimiento

descrito por US Departament of Agriculture and Council (2001). Se han

determinado por duplicado por ser materiales heterogéneos según el

procedimiento que se detalla a continuación:


45

Pesar en un crisol de porcelana previamente tarado (T) en una

balanza analítica de precisión (±0,01g) la muestra húmeda (P0).

Secar la muestra en la estufa a 105°C por 24 horas. Sacar la

muestra de la estufa, dejar enfriar en el desecador y pesar (Pf).

Determinar el porcentaje en humedad (%H) y el porcentaje en

materia seca (%MS) según ecuación 1:

(𝑃0−𝑃𝑓)
%𝐻 = (𝑃0−𝑇)
𝑥100 (1)

Métodos rápidos y aproximados de la determinación del contenido

de humedad.

Test del puño

La muestra de compost se coge con la mano y se presiona

cerrando el puño. Si rezuma agua, la muestra está demasiado húmeda. Si al

abrir la mano la muestra se deshace, está demasiado seca. Si no se da

ninguno de los casos, el material tiene la humedad adecuada.


46

Fuente: Barrera, 2006.

Figura 4. Test del puño. De izquierda a derecha: material seco; material con

humedad adecuada; material demasiado húmedo.

2.4.2.3. Materia orgánica

La determinación del porcentaje de materia orgánica total se

realiza por gravimetría indirecta en la que se mide la pérdida de peso a causa

de la combustión de la materia orgánica, a temperaturas entre 470 y 560°C,

siguiendo el procedimiento que se detalla a continuación (US Departament of

Agriculture and Council, 2001):

Introducir las cápsulas de porcelana (de 20mL de capacidad) en la

mufla a 550°C durante media hora. Transcurrido este tiempo, sacar y dejar

enfriar sobre una superficie adecuada durante unos minutos. A continuación,


47

introducirlas en el desecador y dejar que se enfríen completamente antes de

tararlas (T).

Pesar en una balanza analítica aproximadamente 1,5g de muestra

seca y molida dentro de la cápsula de porcelana previamente tarada (P0).

Introducir la muestra en la mufla para la combustión a 550°C

durante 2h.

Retirar las muestras de cenizas de la mufla, dejarlas enfriar

brevemente sobre una superficie adecuada e introducirlas en el desecador.

Cuando se extraen, se dejan enfriar. Una vez completamente frías, se pesan

con precisión (Pf).

Determinar la cantidad de materia orgánica (%MO) de la muestra

según indica la ecuación 2:

(𝑃0−𝑃𝑓)
%𝑀𝑂 = 𝑥100 (2)
(𝑃0−𝑇)

2.4.2.4. Densidad aparente

Para la determinación de la densidad aparente se utilizó material

desecado no triturado, con el que se rellenó un recipiente de volumen

conocido. Se pesó el material con el que se rellenó el recipiente utilizado, y el

valor de la densidad aparente se obtuvo considerando el volumen del recipiente


48

y el peso del material. La densidad aparente resulta de dividir el peso de

material por el volumen del recipiente y se expresó en g/mL.

2.4.3. Grado de madurez del compost

Tamizar la muestra a 10 mm y comprobar la humedad mediante el

test del puño (ver figura) realizando un ajuste de la misma si fuera necesario.

Pesar 400 g de muestra tamizada e introducir en los envases del

test de autocalentamiento de 1,5 L sin compactarla (se aconseja ir golpeando

suavemente el recipiente contra la superficie blanda a medida que se va

introduciendo el material).

Colocar el termómetro más o menos a una profundidad de 2/3 de

la profundidad total de material.

Registrar la temperatura del material hasta que los valores de ésta

empiezan a disminuir. El tiempo de ensayo puede oscilar entre 7 y 10 días.

Paralelamente se registra la temperatura ambiente en la que se encuentra el

recipiente, restándose el valor de la temperatura ambiente al valor máximo de

temperatura alcanzando por el material. Este resultado indica el grado de

estabilidad del material, como refleja en el Cuadro 1. Se recomienda realizar la

prueba de cada muestra al menos por duplicado.


49

2.4.4. Prueba de germinación

Basado en la metodología descrita por ZUCCONI et al (1981), se

prepararon tres repeticiones con una disolución en proporción de 1:5; con

residuos de materia orgánica (compost).

Se colocaron 5 mL del extracto en placas petri, las que contenían

10 semillas de rabanito sobre papel filtro, éstas se compararon con un testigo

con agua destilada. Las placas se mantuvieron durante 72 horas en cámara de

germinación a 25ºC.

Mediante las siguientes fórmulas, descritas por TIQUIA (2000) se

obtuvo el IG para los distintos residuos.

𝑁° 𝑑𝑒 𝑠𝑒𝑚𝑖𝑙𝑙𝑎𝑠 𝑔𝑒𝑟𝑚𝑖𝑛𝑎𝑑𝑎𝑠 𝑒𝑛 𝑒𝑙 𝑒𝑥𝑡𝑟𝑎𝑐𝑡𝑜∗100


𝐺𝑅 = (3)
𝑁° 𝑑𝑒 𝑠𝑒𝑚𝑖𝑙𝑙𝑎𝑠 𝑔𝑒𝑟𝑚𝑖𝑛𝑎𝑑𝑎𝑠 𝑒𝑛 𝑒𝑙 𝑡𝑒𝑠𝑡𝑖𝑔𝑜

𝐸𝑙𝑜𝑛𝑔𝑎𝑐𝑖ó𝑛 𝑑𝑒 𝑟𝑎𝑑í𝑐𝑢𝑙𝑎 𝑒𝑛 𝑒𝑙 𝑒𝑥𝑡𝑟𝑎𝑐𝑡𝑜∗100


𝐸𝑅 = (4)
𝐸𝑙𝑜𝑛𝑔𝑎𝑐𝑖ó𝑛 𝑑𝑒 𝑟𝑎𝑑í𝑐𝑢𝑙𝑎𝑠 𝑒𝑛 𝑒𝑙 𝑡𝑒𝑠𝑡𝑖𝑔𝑜

𝐵𝑅∗𝐸𝑅
𝐼𝐺 = (5)
100

Donde:

GR es el Porcentaje de Germinación Relativo., ER es el Crecimiento de

Radícula Relativo e IG es el Índice de Germinación.


50

IV. RESULTADOS

4.1. Parámetros fisicoquímicos

En el Cuadro 2 se muestran los valores promedios de los

resultados obtenidos de los análisis fisicoquímicos del producto final de los dos

tipos de compost: Tingo María y Aucayacu. Se observa que hay mucha

variación en cuanto a la densidad aparente siendo mayor en el compost de

Tingo María (0.90 kg/L) que en el compost de Aucayacu (0.56 kg/L); el pH del

compost de Tingo María (8.24) es ligeramente alcalino mientras que el de

Aucayacu (7.72) está cercano a la neutralidad y la conductividad fue mayor en

el compost de Aucayacu (2.95 dS/cm) que en el de Tingo María (2.50 dS/cm).

.Cuadro 2. Medias de los parámetros fisicoquímicos de las muestras compost.

Compost
Parámetros
Tingo María Aucayacu
Humedad (%) 23.73 25.64
Conductividad (mS/cm) 2.50 2.95
pH 8.24 7.72
Densidad Aparente (kg/L) 0.90 0.56
Materia Orgánica (%) 42.01 30.98
Fuente: Elaboración propia

En el Cuadro 3 se muestran el porcentaje de humedad para cada

compost, observándose mayor porcentaje en el compost de Aucayacu.


51

Cuadro 3. Contenido de humedad de las muestras de compost.

Compost Repetición % Humedad


1 24.43
Tingo María
2 23.03
1 25.32
Aucayacu
2 25.96
Fuente: Elaboración propia

El porcentaje de humedad del compost de Tingo María fue de

23.03% y 24.43% y del compost de Aucayacu de 25.32% y 25.96% para las

repeticiones 1 y 2 respectivamente (Figura 5, Cuadro 3).

25.96
26
25.32
25.5
25
24.43
24.5
Humedad (%)

24
Tingo María
23.5 23.03
Aucayacu
23
22.5
22
21.5
1 2
Repeticiones

Figura 5. Porcentaje de humedad de las muestras de compost.


52

En el Cuadro 4 se muestran los valores de pH y conductividad

para cada una de las repeticiones, presentando valores superiores en cuanto a

pH el compost de Tingo María y valores mayores de conductividad el compost

de Aucayacu.

Cuadro 4. pH y conductividad de las muestras de compost.

Compost Repetición pH Conductividad (mS/cm)

1 8.44 2.43
Tingo María
2 8.03 2.56

1 7.57 2.94
Aucayacu
2 7.86 2.95
Fuente: Elaboración propia

En la Figura 6 se muestran los valores de pH para los dos tipos de

compost. Los valores de pH en el compost de Aucayacu estuvieron cercanos a

la neutralidad (7.57 y 7.86) y el compost de Tingo María presentó valores

ligeramente alcalinos (8.44 y 8.03) para las repeticiones 1 y 2 respectivamente.


53

8.6 8.44

8.4

8.2 8.03
8 7.86
pH

7.8 Aucayacu
7.57
7.6 Tingo María

7.4

7.2

7
R1 R2
Repeticiones

Figura 6. pH de las muestras de compost.

La conductividad eléctrica del compost de Tingo María fue de 2.43

dS/cm y 2.56 dS/cm y para Aucayacu, 2.94 mS/cm y 2.95 mS/cm para la

repetición 1 y 2 respectivamente. Se observa que el compost de Aucayacu

tiene mayor contenido de sales (Figura 7, Cuadro 4).


54

2.94 2.95
3
2.56
2.43
2.5
Conductividad(dS/cm)

1.5 Aucayacu
Tingo María
1

0.5

0
R1 R2
Repeticiones

Figura 7. Conductividad de las muestras del compost final.

En el Cuadro 5 se muestran los valores de densidad aparente,

presentando el compost de Tingo María valores superiores (0.94kg/L y

0.85kg/L) que el compost de Aucayacu (0.55kg/L y 0.57kg/L) para las

repeticiones 1 y 2 respectivamente.

Cuadro 5. Densidad aparente

Compost Repetición Densidad Aparente (Kg/L)

1 0.94
Tingo María
2 0.85

1 0.55
Aucayacu
2 0.57
Fuente: Elaboración propia
55

La Figura 8 muestra que la densidad aparente del compost de

Tingo María es mayor que la de Aucayacu que indica una mayor

descomposición y una reducción del tamaño de las partículas.

0.94
1.00
0.85
0.90
0.80
Densidad Aparente (Kg/L)

0.70
0.55 0.57
0.60
0.50 Aucayacu
0.40 Tingo María
0.30
0.20
0.10
0.00
R1 R2
Repeticiones

Figura 8. Densidad aparente de las muestras de compost final.

En el Cuadro 6 se muestras los valores del porcentaje de materia

orgánica de las muestras de compost por repetición, conteniendo mayor % de

materia orgánica el compost de Tingo María.

Cuadro 6. Contenido de materia orgánica

Compost Repetición Materia Orgánica (%)

1 42.03
Tingo María
2 42.00

1 30.86
Aucayacu
2 31.10
Fuente: Elaboración propia
56

En las muestras de compost analizadas el contenido en materia

orgánica osciló entre un 30 y un 42 % para el compost de Aucayacu y Tingo

María respectivamente (Cuadro 6).

La Figura 9 evidencia que el porcentaje de materia orgánica del

compost de Tingo María es mayor (42.03% y 42%) que el de Aucayacu

(30.86% y 31.10%) para la repetición 1 y 2 respectivamente.

45.00 42.03 42.00

40.00
35.00 30.86 31.10
Materia Orgánica (%)

30.00
25.00
Tingo María
20.00
Aucayacu
15.00
10.00
5.00
0.00
R1 R2
Repeticiones

Figura 9. Porcentaje de materia orgánica del producto final.

4.2. Variación de la temperatura de las muestras e influencia de la

temperatura ambiente

En la Figuras 10 se muestran las temperaturas alcanzadas de las

muestras de compost de Tingo María y la variación de la T° ambiente

(temperatura de laboratorio) durante el ensayo de autocalentamiento. Se


57

observan que la variación de la T° de los recipiente fue en función de la

temperatura ambiente, cuando la T° ambiente aumenta la temperatura de las

muestras también aumentan, la repetición 2 de alcanzó valores temperaturas

superiores en comparación de la repetición 1 y la T° ambiente.

26.5
26
25.5
25
TEMPERATURA (°C)

24.5
24 Repetición 1

23.5 Repetición 2

23 T° Ambiente

22.5
22
21.5
0 24 48 72 96 120 144 168 192 216
TIEMPO (HORAS)

Figura 10. Variación de la temperatura de las muestras de compost en función

de la temperatura ambiente.

La humedad inicial media de las repeticiones es de 23.73% y

25.64% para el compost de Tingo María y Aucayacu respectivamente, dado

que la humedad adecuada para dicha prueba es de 50 a 80%, se ajustó la

humedad inicial a valores óptimos (Cuadro 7).


58

Cuadro 7. Porcentaje del contenido de humedad para el test de

autocalentamiento.

Para el Test
Inicial
Compost Repetición Autocalentamiento

% Humedad % Humedad
1 24.43 53.52
Tingo María
2 23.03 52.01
1 25.32 42.32
Aucayacu
2 25.96 42.97
Fuente: Elaboración propia

En las Figuras 11 y 12 se muestran la variación de la temperatura

de las muestras, manteniéndose éstas ligeramente por encima de la

temperatura ambiente (20°C), las diferencias entre unas y otras siempre

estuvieron por debajo de 2 ºC. Las temperaturas máximas alcanzadas fueron

de 26.5 y 24°C para la repetición 1 y 2 respectivamente del compost de Tingo

María y 23.5 y 24 ºC para la repetición 1 y 2 respectivamente del compost de

Aucayacu. Se descartan los datos de la repetición 1 de la Figura 11 dado que

difieren bastante de la repetición 2 y de la temperatura ambiente, esto debido al

uso del termómetro de una escala diferente a las demás.


59

27
26.5
26
25.5
TEMPERATURA (°C)

25
24.5
REPETICIÓN 1
24
REPETICIÓN 2
23.5
23
22.5
22
0 24 48 72 96 120 144 168 192 216
TIEMPO (HORAS)

Figura 11. Variación de la temperatura del compost de Tingo María.

24.5

24
TEMPERATURA (°C)

23.5

REPETICIÓN 1
23
REPETICIÓN 2

22.5

22
0 24 48 72 96 120 144 168 192 216
TIEMPO (HORAS)

Figura 12. Variación de la temperatura del compost de Aucayacu.


60

La temperatura aumenta a lo largo de las horas de incubación,

pero debe restarse la temperatura ambiente (20°C), para la comparación y

clasificación de las muestras (temperatura neta). En las Figuras 13 y 14 se

muestran las temperaturas netas para cada muestra. Se descartan los datos de

la repetición 1 de la Figura 13 dado que difieren bastante de la repetición 2 y de

la temperatura ambiente, esto debido al uso del termómetro de una escala

diferente a las demás.

5
TEMPERATURA (°C)

REPETICIÓN 1
3
REPETICIÓN 2
2

0
0 24 48 72 96 120 144 168 192 216
TIEMPO (HORAS)

Figura 13.Variación de la temperatura neta del compost de Tingo María.


61

4.5

TEMPERATURA (°C) 3.5

2.5

2 REPETICIÓN 1
REPETICIÓN 2
1.5

0.5

0
0 24 48 72 96 120 144 168 192 216
TIEMPO (HORAS)

Figura 14. Variación de la temperatura neta del compost de Aucayacu.

En el Cuadro 8 se muestran los resultados del grado de madurez

alcanzado por cada una de las muestras de compost, observándose que

ambas muestras se encuentran muy estables, bien madurados con variaciones

mínimas de la temperatura máxima.

Cuadro 8. Grado de madurez del compost

Compost ΔT Grado Descripción

Muy estable, bien


Tingo María 4 °C I
madurado

Muy estable, bien


Aucayacu 3.75 °C I
madurado
Fuente: Elaboración propia
62

4.3. Prueba de germinación

En el Cuadro 9 se muestran los resultados de la prueba en placa

de Petri de los dos compost, que no presentaron efectos fitotóxicos ni sobre la

germinación ni sobre la longitud de las raíces.

Cuadro 9. Índice de germinación

Índice de % Semillas Longitud media


Muestras Repeticiones
germinación germinadas de las raíces

R1 60.00 20 0.24
Tingo María R2 80 30 0.16
R3 75.00 30 0.3
R1 51.67 10 0.6
Aucayacu R2 0 0 0
R3 0 0 0
Fuente: Elaboración propia

El índice de germinación fue mayor en el compost de Tingo María

llegando a ser un 60% para la repetición 1, 80% para la repetición 2 y 75% para

la repetición 3, frente al índice de germinación del compost de Aucayacu que

fue 51.67% para la repetición 1 y 0% para la repetición 2 y 3 (Figura 15).


63

80
80.00 75.00

70.00
60.00
60.00 51.67
50.00
% IG

40.00 Tingo María

30.00 Aucayacu

20.00

10.00
0 0
0.00
R1 R2 R3
REPETICIONES

Figura 15. Porcentaje del índice de germinación de semillas de rabanito.

El compost de Tingo María presentó mayores porcentajes de

semillas germinadas (20, 30 y 30% para las repeticiones 1, 2 y 3

respectivamente) en comparación del compost de Aucayacu que sólo presentó

un 10% en la repetición 1 y 0% en las repeticiones 2 y 3 (Figura 16). Se puede

decir que esto debe a la mayor conductividad que tiene (Figura 7).
64

30 30
30

% SEMILLAS GERMINADAS 25
20
20

15 TINGO MARÍA
10 AUCAYACU
10

5
0 0
0
R1 R2 R3
REPETICIONES

Figura 16. Porcentaje de semillas germinadas.


65

V. DISCUSIÓN

5.1. Parámetros fisicoquímicos

El pH de un compost es un buen indicador de cómo ha

evolucionado el proceso degradativo. Normalmente se suele producir una

acidificación inicial durante la primera fase mesófila como consecuencia de la

producción microbiana de ácidos orgánicos, seguida de una alcalinización

durante la fase termófila por el consumo y volatilización de dichos ácidos y la

hidrólisis de proteínas, que libera amonio, finalmente el pH vuelve a reducirse

hasta alcanzar valores cercanos a la neutralidad en el producto final debido a la

formación de compuestos húmicos que tienen propiedades tampón (KUTZNER,

2000; BUENO et al., 2011). En el compost de Tingo María, los valores de pH

en promedio fueron 8.24 y en el compost de Aucayacu 7.72 (Cuadro 4 y Figura

6), los valores observados en los productos finales se podrían considerar

ligeramente alcalinos, probablemente debido a la ausencia de una fase de

maduración. Esto puede deberse a los valores ligeramente alcalinos, del

material de partida.

La conductividad eléctrica (C.E.) es un indicador de las sales

solubles contenidas en la matriz orgánica. El compost de residuos sólidos

urbanos puede alcanzar niveles de salinidad considerables debido a la


66

presencia de sales en los materiales originales y a su concentración relativa

durante la mineralización parcial de los mismos. Un exceso de salinidad puede

tener efectos limitantes sobre el crecimiento vegetal tanto debido a factores

osmóticos como al efecto de iones específicos. La salinidad de un compost

puede variar ampliamente en función de los materiales originales empleados en

el proceso, y puede alcanzar valores de en torno a 10 mS·cm-¹ (BARKER,

1997). Tal y como se muestra en el Cuadro 4 y Figura 7, la C.E. promedio en el

compost de Tingo María es 2.50 y de Aucayacu es 2.95 mS/cm.

Según el DECRETO 824/2005 sobre productos fertilizantes, el

producto debe tener un contenido en humedad moderado ente 30 y 40%, con

la finalidad de minimizar el transporte de agua y facilitar las operaciones de

cribado y almacenaje. En el Cuadro 3 y Figura 5, se observa que los dos tipos

de compost (producto final) tuvieron niveles humedad muy bajos alrededor del

23 % para Tingo María y 25% para Aucayacu. Aunque dicho nivel está por

debajo del rango de 30% a 40%, este parámetro no supone ningún problema

ya que puede ajustarse sin problemas para la comercialización del producto.

El compost u otros materiales orgánicos con pretensión de ser

aplicados al suelo deben presentar contenidos destacables de materia orgánica

(se aconseja superiores a 40% sms) pero, paralelamente un elevado

porcentaje de ésta debe ser resistente a la descomposición biológica

(ZUCCONI y BERTOLDI, 1987). El compost final de Tingo María presentó 42%

de materia orgánica, valor superior al 40%, límite que marca la legislación

española para compost vegetal, mientras que el compost de Aucayacu


67

presenta un contenido del 30.98% que tendría que ser clasificado como

enmienda húmica. El contenido en materia orgánica de un compost es

importante en caso de aplicación en el suelo ya que: 1) incidirá, de forma

global, sobre todas las propiedades del suelo (físicas, químicas y biológicas); y

2) favorecerá, al mismo tiempo, los ciclos geoquímicos.

El nivel óptimo de densidad aparente para sustratos de cultivo se

encuentra en < 0.4 g/cm3 (ANSORENA, 1994), los dos tipos de compost

presentaron valores superiores, 0.56 g/cm3 para el compost de Aucayacu y

0.90 g/cm3 para el compost de Tingo María. Aunque no podemos tomar ese

valor como una referencia estricta, puesto que está realizado para sustratos y

no para compost y se utiliza un método diferente al de los procedimientos

normalizados, se puede usar como dato general, pero si podemos considerar

dentro del rango descrito según DIOS (2008) en el proceso de compostaje que

van desde un 0.2-0.5 hasta un 0.5-0.9 g/cm3, en el caso de fracción orgánica

de residuos sólidos urbanos.

5.2. Variación de la temperatura de las muestras e influencia de la

temperatura ambiente

Las condiciones óptimas de operación para este sistema son

temperatura ambiente constante de 20°C, humedad de 50 a 80%, aireación

adecuada y volumen representativo de la muestra (DIOS, 2008). La humedad

para todos los casos se ajustó dentro del rango de operación 50 a 80%, dado

que valores superiores o inferiores reduce la actividad de los microorganismos


68

(GOLUEKE, 1975), se trabajó con un volumen de muestra representativo de

400g y la temperatura a la que se mantuvo los envases en la primera prueba

fue a temperatura de laboratorio, observándose en la Figura 10 una relación

directa entre la variación de la T° ambiente y la T° de las muestras.

Según BRINTON et al., 1995 el incremento máximo de

temperatura para catalogar un compost como maduro debe ser muy cercana a

10, a medida que avanza el proceso de compostaje las temperaturas máximas

alcanzadas disminuyen y el producto se considera estabilizado cuando una

masa de compost en estas condiciones no muestra este fenómeno de

autocalentamiento. Los resultados obtenidos mostrados en las Figuras 11 y 12

para el compost de Tingo María y Aucayacu respectivamente se observa el

incremento máximo para el compost de Tingo María de 24 ºC a las 80 h para la

repetición 2; en el compost de Aucayacu el incremento máximo fue de 23.5 ºC

a las 56 y 72 h para la repetición 1 y de 24 °C a las 48, 56 y 72 h para la

repetición 2. Dado que los incrementos de temperatura fueron menores de

10ºC (Figura 13 y 14), se considera que los productos resultantes del

compostaje corresponden a compost muy estable, finalizado, clasificado como

de Clase I.

5.3. Índice de germinación

El índice de germinación (IG) ha sido estimado como un indicador

del grado de madurez de los residuos orgánicos, considerándose maduro

cuando alcanza el valor de 50% o superior (ZUCCONI,1985), de acuerdo a los


69

resultados, el compost de Tingo María tuvo un índice de germinación de 60, 80

y 75% para las repeticiones 1, 2 y 3 respectivamente y el compost de

Aucayacu 51.67% para la repetición 1, no obteniéndose índice de germinación

para las repeticiones 2 y 3 ya que no hubo germinación en dichas placas e

incluso en el control el número de semillas germinadas eran mínimas; esto

puede deberse básicamente a la composición, calidad y tiempo de almacenaje

de las semillas como también a la conductividad que fue mayor para este

compost.

Según EMINO y WARMAN (2004) valores de IG inferiores a 50%

indican una alta fitotoxicidad del material; IG entre 50% y 80% indican

fitotoxicidad moderada y valores superiores a 80% el material no presenta

fitotoxicidad. Los resultados obtenidos (Cuadro 9 y Figuras 15 y 16) indican que

el compost de Tingo María y Aucayacu mostró una fitotoxicidad moderada

respecto al extracto control. La fitotoxicidad de los residuos estaría relacionado

con el contenido de sales que presentan (Cuadro 4 y Figura 7), lo cual

suprimiría drásticamente el desarrollo radicular, tal como señalan ZAPATA et

al. (2005), como es el caso del compost de Aucayacu que presentó mayor

conductividad y menor índice de germinación que el compost de Tingo María.


70

VI. CONCLUSIONES

1. El compost de Tingo María y Aucayacu están muy estables y bien

madurados para poder ser aplicados en la agricultura.

2. Los parámetros fisicoquímicos de mayor influencia para determinar la

madurez del compost de Tingo María y Aucayacu son: la temperatura, pH,

conductividad y materia orgánica.

3. La variación de la temperatura de las muestras fueron mínimas en ambos

compost, 4°C (repetición 2) para el compost de Tingo María y 3.5 y 4°C

para el compost de Aucayacu (repetición 1 y 2 respectivamente).

4. La temperatura ambiente influye de manera significativa en la temperatura

del test de autocalentamiento, éstas varían en función directa cuando la

temperatura ambiente no es constante de 20°C.

5. El índice de germinación para el compost de Tingo María fue de 60, 80 y

75% para las repeticiones 1, 2 y 3 respectivamente y para el compost de

Aucayacu fue 51.67% para la repetición 1, siendo menor en el compost de

Aucayacu.
71

VII. RECOMENDACIONES

1. Calibrar los equipos antes de realizar las mediciones de los parámetros

fisicoquímicos.

2. Tomar los datos de temperatura a la hora exacta para la mejor

observación e interpretación de los resultados.

3. Utilizar un sistema de lectura de temperatura automático para obtener

valores más exactos y precisos para la mejor interpretación de los

resultados.

4. La aireación y humedad son condiciones importantes para la operación

del sistema de test de autocalentamiento.

5. Es muy importante utilizar siempre la misma metodología de trabajo y el

mismo residuo para poder comparar resultados.


72

VIII. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ADANI, F. 2004. Bioestablización de residuos sólidos Municipales. Waste

Manageament. Brucelas, Bélgica. 775 p.

ANSORENA, J.1994. Sustratos. Propiedades y caracterización .Ediciones

Mundi-Prensa. Madrid; ISBN: 84-7114-481-6.

BARRENA, G. 2006. Compostaje de residuos sólidos orgánicos. Aplicación de

técnicas respirométricas en el seguimiento del proceso. Tesis para optar

al grado de Doctor. Barcelona, España. Universidad Autónoma de

Barcelona. 315 p.

BARKER, A.V. 1997 ‘Composition and Uses of Compost’ In: Rechling, J.E. and

Mackinnon, H.C. (Eds.) “Agricultural uses of by-products and wastes” ACS

Symposium Series Nº 668, vol. 10, American Chemical Society,

Washington, DC (1997) pp 140-162.

BRINTON, W. F., E. EVANS, M. L. DROFFENER, and R. B. BRINTON.,

1995.Standardized test for evaluation of compost self-heating. BioCycle,

64-69.

BUENO, P., DÍAZ, M.J. y CABRERA, F. 2011. Factores que afectan al proceso

de compostaje. En: Compostaje (Moreno, J. y Moral, R. Eds.), pp. 111-

140. Mundi Prensa: Madrid. Universidad Pablo de Olavide. 66p.


73

CAMACHO, G. 2013. Ensayo de producción y caracterización de compost a

partir de residuos de guacamole, poda y gallinaza. Tesis Lic. Ciencias

ambientales. Sevilla

COSTECH INTERNACIONAL. 1999. Manual del Sistema portátil Dewar-Combi

CO2. Biomass™.

DIOS, M. 2008. Estudio y desarrollo de técnicas respirométricas para el control

de la estabilidad del compost. Tesis doctoral en ciencias. Córdova.

Universidad de Córdova. 357p.

DIRECTIVA 2006/12/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 5 de abril

de 2006, relativa a los residuos (Texto pertinente a efectos del EEE).

EMINO E., WARMAN P. 2004. Biological Assay for Compost Quality. Compost

Sdence & Utilization, Vol 12, No. 4,342-348.

FIABANE, C y MELÉNDEZ, L. 1997. Elaboración de compost utilizando aserrín

de pino (Pinus radiata D. Don) y su evaluación como fertilizante en un

cultivo de lechuga (Lactuca sativa L.). Memoria de Ingeniero Agrónomo.

Santiago, Universidad de Chile, Facultad de agronomía. 112p.

IGLESIAS J. E., ALVAREZ C.E. 1993. Apparent availability of nitrogen in

composted municipal refuse. Biol. Fertil. Soils, 16: 313-318.

IGLESIAS J. E. 2001. Nitrogen availability from a mature urban compost

determined by the N isotope dilution method. Soil Biol. Biochem., 33: 409-

412.

KUTZNER, H.J. 2000. Microbiology of composting. En: Biotechnology, A multi-

volume comprehensive treatise (Klein, J., Winter, J. Eds), vol. 11c,

Environmental Processes III, 2nd Ed., pp. 518. John Wiley and Sons, Inc.
74

KOENIG A., BARI Q.H. 2000. Application of self-heating test for indirect

estimation of respirometric activity of compost: Theory and Practice.

Compost science & utilization, 8 (2), pp. 99-107.

LANNOTTI D.M., Grebus M.E., Toth B.L, Madden L.V. and Hoitink H.A.J.1994.

“Oxygen respirometry to assess stability and maturity of composted

MSW”. Environmental Quality . 23, 1177-1183.

MADRID, F., 1999. Caracterización y utilización de los compost de residuos

urbanos de la planta de Villarrasa (Huelva).Tesis Doctoral.

MENOYO, A., 1995.Valoración agronómica de la gallinaza: compostaje. Tesis

doctoral. Universidad del País Vasco.

MOHEDO, J. 2002. Estudio de la estabilidad durante el compostaje de residuos

municipales. Tesis doctoral. Córdoba. Universidad de Córdoba. 175p.

MOREL J.L.1982. “L’Evaluation de la maturité des compost urbains par une

méthode colorimétrique”. Compost Information. 10, 4-9.

NEGRO M.J. y SOLANO M.L.1996. “Laboratory composting assays of the solid

residue resulting from the flocculation of oil mill wastewater with different

lignocellulosic residues”. Compost Science and Utilization. 4(4), 62-71.

PRAVIA, M. SZTERN, D. 1999. Manual para elaboración de compost, bases

conceptuales y procedimientos. Oficina de Planeamiento y Presupuesto

Unidad de Desarrollo Municipal. Monte Video, Uruguay. 69p.

RODRIGUEZ C., A. 2000. Marco Normativo para la Producción y uso de

compost. Madrid, España. [En línea]: MINAM (mie.esab.es/ms/informa, 25

Jul. 2013).
75

RODRIGUEZ, A.; DOMINGUEZ, M.; PATINO, J.; CEREIJO, D.; FERRO, J.;

VILLAR, I.; MATO, S. 2007. Estudio comparativo sobre la aptitud para el

compostaje de la fracción orgánica separada en origen y por separación

mecánica (1-8).

U.S. COMPOSTING COUNCIL. 1997. Test methods for the examination of

composting and compost, P.B. Leege and W.H.Thompson (Eds.). The

U.S. Composting Council, Bethesda, Maryland, USA, pp. 9207-9216.

VARNERO, M., GONZALES, P. Y SILVA, G. 2002. Avances en Restauración

Ambiental con Énfasis en Recuperación Ecológica. Proyecto FONDEF

D9811036. Universidad de Chile, Facultad de Ciencias Forestales,

Departamento Manejo de Recursos Forestales. Publicaciones

Misceláneas Forestales Nº 4. Santiago, Chile. 111p.

VEEKEN A.H.M., WILDE V., WOELDERS H., HAMELERS H.V.M., 2004a.

Advanced bioconversión of biowaste for production of a peat substitute

and renewable energy. Bioresource Technology, 92(2), 121-131.

WU L., MA L.Q. 2001. Effects of Sample Storage on Biosolids Compost Stability

and Maturity Evaluation. Journal Environmental Quality, 30, pp. 222-228.

ZAPATA, N.; GUERRERO, F. POLO, A. 2005. Evaluación de corteza de pino y

residuos urbanos como componentes de sustratos de cultivo. Agricultura

Técnica, vol. 65 Nº 4, 378- 387.

ZUCCONI, F., FORTE, M., MONACO, A., BERTOLDI, M. (1981a). Biological

evaluation of compost maturity. BioCycle, 22: 27-29.

ZUCCONI, F., PERA, A., FORTE, M., BERTOLDI, M. (1981b). Evaluating toxiity

of immature compost. Biocycle, 22: 54-57.


76

ZUCCONI, F.; FORTE, M.; MÓNACO, A.; DE BERTOLDI, M. (1985).

Phytotoxins during the stabilization of organic matter. p.73-86. In: J.

Gasser (Ed.). Composting of agricultural and other wastes. Elsevier

Applied Science Publishing. London, England.

ZUCCONI F., BERTOLDI M. 1987. Composts specifications for the production

and characterization of compost from municipal solid waste. Pp. 30-50. In

M. de Bertoldi, M.P. Ferranti, P.L´Hermite, and F. Zucconi (Eds.) Compost:

Production, Quality and Use. Elsevier Applied Science, London.


77

ANEXOS

Figura 17. Montaje del Equipo de Test de Autocalentamiento.

Figura 18. Preparación de muestras para el Test de Autocalentamiento.


78

Figura 19. Medición directa de la humedad (Test del Puño).

Figura 20. Incubación de los envases de Test de Autocalentamiento a


temperatura constante.
79

Figura 21. Toma de datos de Temperatura.

Figura 22. Medición de la temperatura ambiente.


80

Figura 23. Preparación de muestras para la medición de los parámetros


fisicoquímicos.

Figura 24. Medición de la conductividad.


81

Figura 25. Medición del pH.

Figura 26. Determinación de la densidad aparente.


82

Figura 27. Determinación del porcentaje de humedad y materia orgánica.

Figura 28. Preparación de muestras para el Ensayo de Germinación.


83

Figura 29. Incubación de las semillas.

Figura 30. Conteo del número de semillas germinadas.


84

Figura 31. Medición de la radícula de las semillas germinadas.