Está en la página 1de 2

1

BUENAS TARDES HERMANOS. Nos encontramos en el 7mo


día de la novena en honor a….
Meditar este tema es preguntarnos:
1ro. ¿Cómo contemplo, Cómo miro?
Por lo tanto una aproximación a esta acción es: Observar con
atención, interés y detenimiento una realidad, especialmente cuando es tranquila y
placentera o cuando se hace con pasividad.
Si observar a atención; ¿cómo vivo esta facultad? ¿Cómo se
da esa acción en mí?
Esta contemplación. No es a cualquier cosa. U objeto, sino es
A CADA SER QUERIDO.
¿Qué dice el primer mandamiento?...Y A TU PRÓJIMO COMO
A TI MISMO. CADA PRÓJIMO, es tu hermano; hermano en la fe.
Por eso retomando la primera lectura de Pablo: invita en
nombre de Cristo a la comunidad de Filipos a que si quieren ver la
perfecta alegría de Pablo: tienen que vivir y permanecer BIEN
UNIDOS.
TIENEN QUE VIVIR un mismo amor, un mismo corazón, un
mismo sentimiento. Todo es posible si miramos y contemplamos
con los OJOS DE DIOS. PORQUE NO MIRO CON MIS CRITERIOS.
MIRO CON LOS CRITERIOS DE DIOS. MIRO DESDE SU LÓGICA.
Por eso hay que sacar de nuestras vidas todo aquello que no
edifica. Que no huele bien. (Decía Pablo: no hagan nada por
discordia o vanidad. No nos a creamos. No hace bien.
(Competitividad, creernos superiores, etc.); sino que la brújula de
nuestras vidas sea la humildad, sea buscar no solo mi propio bien,
sino el de toda la comunidad.
En fin hermanos contemplar con los ojos de Dios es
esforzarse cada día por vivir según los sentimientos de Cristo Jesús.
Es decir siempre tener como principio: ¿qué haría Jesús en mi
lugar? ¿Cómo miraría él?
El Salmista decía: Feliz el que se ocupa del débil, del pobre…El
Señor le protegerá y le dará larga vida…el Señor le sostendrá en
lecho del dolor… el señor le devolverá la Salud. Es el Señor quien lo
sostiene siempre.

1
2

Contemplar con los ojos de Dios es salir de mí mismo para


sanar al otro. Para dar alivio, consuelo, esperanza, contagiar fe: ¿a
quién? A cada ser querido.
Por eso el Evangelio nos brinda la clave del corazón. El otro,
el distinto a mí, el que no piensa como yo, el débil, el pobre, es mi
prójimo.
Según el relato todo pasan de largo. (Lo ven y siguen su
camino). Solo el Samaritano (es el que contempla con los ojos de
Dios). Lo vio y se conmovió.
Contemplar es dejarnos conmover. Que se nos mueva el
corazón si hemos endurecido nuestra mirada. Nuestra forma de
ver.
Somos los encargados de acercarnos, de vendar, de cubrir,
de cargar con el dolor (ayudarlo a cargar), somos esos Cirineos
cristificamos, que cargas las cruces. Que ayudamos a cargar esas
cruces. Porque desde la óptica de Dios descubrimos que el otro es
nuestro hermano.
Si no obramos de esta manera: ¿Dónde están las manos de
Dios que podrían hacer tanto bien?
¿Dónde están los ojos de Dios sino en nuestra mirada que
detenidamente, brindan consuelo y esperanza?
Termina el evangelio diciendo: VE Y PROCEDE DE ESTA
MANERA.
¿CÓMO ES MI PROCEDER EN MI VIDA COTIDIANA?
¿PASO DE LARGO?...Tal vez como el salmista gritaríamos:
sáname porque he pecado contra ti. De eso modo, sanados por su
gracias. Podremos obrar con rectitud de corazón. Podremos
contemplar con los ojos de Dios.
Hermanos pidamos este Don: de mirar a cada ser querido
como Dios mira: con amor, con ternura y con misericordia.
Pidamos también ser auténticos samaritanos, que viven la
alegría del evangelio. Amén.

También podría gustarte