Está en la página 1de 26

Análisis de cales y abonos Centro

de Investigaciones Amazónicas Macagual (CIMAZ)


Daniel Ángel Peña-Bohórquez1*, Luis Fernando Gutierrez-Torres1
1Química Agrícola. Programa de Química, Facultad de Ciencias Básicas, Universidad de la
Amazonia, Florencia-Caquetá, Colombia

Resumen
Se realizó análisis de cales y abonos en centro de Investigaciones Amazónicas
Macagual (CIMAZ). La caracterización física y química de la cal dolomita CaCO3 y el
Bokashi evaluaron respecto a la metodología propuesta por la Norma Técnica
Colombiana (NTC) 5167 (2004), por la cual se establece para los productos orgánicos
usados como abonos, fertilizantes y enmiendas de suelo; Se evaluaron los parámetros
para muestra de cal: porcentaje de humedad (5.95%), color (Gris claro 5Y 7),
granulometría (EG 99.6%), Angulo de reposo (19.78°), valor neutralizante (ECC
106.7%), %Ca (104%), PRNT (106.6%). Para el análisis del Bokashi se determinó:
𝑔
Humedad (45.7%), densidad real (0.76 𝑚𝐿), capacidad de retención de agua (36.4%),
𝑑𝑆
pH (9.9), conductividad eléctrica (47.54 ), cenizas (63.4%), carbonatos (2.58%), CO
𝑚
𝑑𝑆
(1.74%), CIC (21.6 ).
𝑚
Introducción

Los suelos presentes en el sur de Colombia, en el departamento del Caquetá poseen


una baja disponibilidad de nutrientes, capacidad de intercambio catiónico (CIC), ya
que estos poseen arcillas de tipo 1:1, además de la baja cantidad de materia orgánica
(Fassbender and Bornemisza, 1987). Estos parámetros y otras variables presentes en
estos suelos arrojan la improductividad de estos y por ende en el sistema y proceso de
remediar las afectaciones, los agricultores acuden a la utilización de insumos agrícolas
que les ofrece las empresas químicas. Por otro lado, la eficiente capacidad de
producción pecuaria (ganado bovino), mediante sus excretas facilitan la producción
de los gases invernaderos: CO2 (dióxido de carbono), CH4 (metano) y NO2 (óxido
nitroso) (Ehhalt and Prather, 2001).

Los abonos orgánicos Bokashi, son acondicionadores orgánicos que aumentan las
características físicas, químicas y biológicas del suelo. Poseen un alto contenido de
ácidos húmicos que permiten la mejoración de CIC del suelo, el suministro de
nutrientes en la producción agrícola además, de la capacidad de facilidad de la
absorción por las plantas para su desarrollo biológico y químico (Dou et al., 2012). La
elaboración del acondicionador de suelo Bokashi y Lombricompost según Silva
Medina et al. (2014) la composición del Bokashi es : cascarilla de arroz (30 kg), estiércol
fresco de bovino (30 kg), tierra negra (30 kg), ceniza (3 kg), salvado de maíz (5 kg),
levadura (0,5 kg), azufre (0,5 kg), roca fosfórica (5 kg), cal dolomita (5 kg), miel de
purga (3 kg), agua (20 l). Lombricompost: cascarilla de arroz (10 kg), estiércol fresco
de bovino (60 kg), tierra negra (20 kg), lombriz roja californiana (1 kg). A los 30 días el
Bokashi alcanzó el punto de maduración, dado que la temperatura fue igual a la
temperatura ambiente, color gris claro, material seco con un aspecto de polvo arenoso
y de consistencia suelta. El Lombricompost se cosechó a los 60 días, cuando ya no se
detectó presencia de lombriz roja californiana en el material.

El análisis de laboratorio permitió la evaluación de los parámetros físicos y químicos


de los acondicionadores Bokashi y Lombricompost. La caracterización física y química
de Bokashi y Lombricompost se realizó mediante la metodología propuesta por la
Norma Técnica Colombiana (NTC) 5167 2004 (ICA, 2004) por la cual se establece para
los productos orgánicos usados como abonos, fertilizantes y enmiendas de suelo; los
requisitos que deben cumplir y los ensayos a los cuales deben ser sometidos. Se
evaluaron los parámetros: porcentaje de humedad (gravimetría, base húmeda, 70ºC
por 24 h), densidad real (masa del material en unidad de volumen). Capacidad de
retención de agua, pH y conductividad eléctrica (CE) (pasta de saturación). Cenizas
(650°C por 4 h), carbonatos (volumetría ácido base). Carbono orgánico (CO)
(Walkley-Black), Materia orgánica (MO) (estimación), Nitrógeno total (Nt) (Kjeldahl),
capacidad de intercambio catiónico (CIC) (Acetato de Amonio 1 N pH 7.0). Fósforo (P)
(Bray II modificado, extracción en caliente). Calcio (Ca), Magnesio (Mg), Sodio (Na) y
Potasio (K) (Absorción atómica). Carbono orgánico del extracto húmico total (CEHT),
Carbono orgánico de los ácidos húmicos (CAH) y Carbono orgánico de los ácidos
fúlvicos (CAF) usando NaOH 4% como agente extractante y cuantificación por
Walkley-Black. Los parámetros físicos porosidad total y capacidad de retención de
agua se llevaron a cabo mediante el método de volumen de agua contenida en unidad
de volumen ocupado por el material, propuesto por (Durán and Henríquez, 2007).

Los valores de conductividad eléctrica que reportaron los acondicionadores


estudiados por Silva Medina et al., (2014) fue: El Lombricompost presentó la mayor
conductividad eléctrica (CE) con 27,78 dS.m-1, respecto al Bokashi en el cual se
evidenció 19,46 dS.m-1; lo cual se debe de acuerdo con (Orlov, 1992), al mayor
contenido de Na (5,20%) en relación al Bokashi (1,80%). Estos valores altos de CE son
comunes encontrarlos en caracterizaciones físicas y químicas de Bokashi y
Lombricompost; es así, como Berrio Bello (2006), reportan CE de hasta 22,8 dS.m-1 en
diferentes tipos de Bokashi evaluados; así mismo, (Castillo, 2010) en el análisis de
Lombricompost a partir de diferentes sustratos encuentra CE de hasta 19,5 dS.m-1.

Los acondicionadores evaluados cumplieron con la NTC 5167 respecto al contenido e


cenizas, pH, y COX excepto CIC. En el contenido de cenizas los acondicionadores de
suelo mostraron diferencias significativas (P<0,05); siendo el Bokashi el que obtuvo el
mayor contenido con 42,13%, respecto al Lombricompost que presentó 11,00%, los
Cuales están dentro del rango permitido (hasta 60%) que exige la NTC 5167 (2004) de
contenido en este parámetro. Estos valores están por debajo del rango reportado por
autores como Valenzuela et al. (1998), quienes indican porcentajes de 61,93; 78,02 y
57,53 para la ceniza de Lombricompost de conejeras, estiércol vacuno y residuos,
respectivamente. Hernández et al. (2010)señalan valores de cenizas entre 27,4-71,5%
en el análisis de diferentes tipos de Lombricompost. Diferencias significativas (P<0,05),
donde el Bokashi, presentó el mayor valor con 6,18 por lo que se considera de acuerdo
a (Romeo et al., 2010), un acondicionador ligeramente ácido, respecto al
Lombricompost que presentó un pH de 5,15 que se clasifica como fuertemente ácido.
Estos pH están ligeramente por debajo de las caracterizaciones físicas y químicas
realizadas en diferentes tipos de Bokashi y Lombricompost; es así, como Pérez et al.
(2008), reporta un promedio de pH de 8,13 y 5,52 en diferentes tipos de Bokashi y
Lombricompost evaluados, respectivamente. Así mismo, Hernández et al. (2010)
reportan pH entre 6,5-6,9 en la caracterización química de diferentes tipos de
Lombricompost. Aunque es de destacar que la NTC 5167 (2004) (ICONTEC, 2011),
permite pH en abonos orgánicos entre el rango comprendido de 4,00-9,00, en el cual el
Bokashi y el Lombricompost caracterizados en esta investigación están dentro de este.
El Lombricompost presentó el valor más alto de CIC (50,32 meq.100 g-1) con diferencia
significativa (P<0,05), respecto al Bokashi en el que se obtuvo 34,20 meq.100 g-1. Si se
toma el criterio propuesto por Harada and Inoko (1980), quienes indican que un
material en compostaje está maduro cuando su CIC está por encima de 60 cmol.kg-1
(meq.100 g-1), podría inferirse que el Lombricompost y el Bokashi están inmaduros,
sin embargo, para el caso del primero estos análisis se realizaron sobre las deyecciones
de las lombrices (material vermicompostado), después de 3 meses de almacenaje bajo
condiciones controladas de humedad y temperatura (45% y 25°C respectivamente).
Valores de CIC por debajo de 60 meq.100 g-1 también fueron reportados por Rivero
(2006), quienes encontraron 59,7 meq.100 g-1 y 53 meq.100 g-1 para la gallinaza y
Lombricompost de bovino respectivamente.

Por otro lado Hernández et al. (2010), encontraron en la caracterización química de


Lombricompost, CIC entre el rango de 42,00 y 47,00 meq.100 g-1. Sin embargo, es de

importancia resaltar que la CIC tanto del Bokashi como del Lombricompost se
encuentran por encima del mínimo permitido por la NTC 5167 (2004) de 30 meq.100
g-1 para abonos orgánicos. Los acondicionadores de suelo mostraron diferencias
significativas (P<0,05) en el porcentaje de MO, en donde el Bokashi presentó el mayor
valor con 26,95% respecto al Lombricompost, el cual mostró 18,99% en este parámetro.
Respecto al carbono orgánico total (COT), el Bokashi presentó el mayor contenido con
15,86% respecto al Lombricompost en el cual se evidenció 11,17% en este elemento,
mostrando diferencias significativas (P<0,05), lo cual se debe a que el Bokashi mostró
el mayor porcentaje de MO, ya que a medida que este aumenta el contenido de carbono
también lo hace Hernández et al. (2010). Por lo general, todos los sistemas de
compostaje, independiente de los residuos de partida, presentan abundancia de este
elemento, por ello son considerados enmiendas orgánicas. pero es importante recalcar
que el COT de acuerdo a Hernández et al. (2010) da una idea del grado de evolución o
maduración de la materia orgánica y de las transformaciones experimentadas por los
diferentes materiales, conocido que entre más alto es el valor, más inestabilidad del
sustrato orgánico.

Las observaciones respecto a la relación C/N para los acondicionadores Bokashi y


Lombricompost fue: Respecto a la relación C/N el Bokashi presentó un valor alto para
un sustrato de siembra con 31,70, a diferencia del Lombricompost que está dentro del
rango óptimo con 11,40; esto debido a que Acosta et al. (2004), señalan que relaciones
de C/N superiores a 30 producen niveles de oxidación de Carbono, y por lo tanto,
pérdida del material; este parámetro se ha empleado para evaluar la estabilidad de la
materia orgánica, y se consideran que el valor cambia conforme lo hace la edad del
residuo, desecho o materia orgánica. Atiyeh et al. (2000), indican que la relación C/N
es uno de los parámetros ampliamente utilizados para indicar la madurez de los
desechos orgánicos, disminuye esta relación progresivamente en los estudios, con o
sin lombrices, de 36 a 21, señalando que el incremento de Nt fue mayor en los
Lombricompost. Por otro lado, es común encontrar relaciones C/N en Lombricompost
evaluados, similares a los reportados en esta caracterización; es así, como Durán y
Henríquez (2007) muestran valores entre 5,6-9,2 en diferentes tipos de Lombricompost.
Por su parte Hernández et al. (2010), reporta relaciones C/N entre 10,10-30,80 en
caracterizaciones de diferentes tipos de Lombricompost.

Los valores CEHT cumplen los requisitos según la NTC 5167, los valores de CAH se
encuentran por encima del mínimo permitido por la NTC 5167. Las sustancias húmicas
(ácidos húmicos, ácidos fúlvicos y huminas) son el producto de la transformación de
los residuos animales y vegetales y conforman la fuente principal del Carbono
orgánico del suelo (Gascó et al., 2005). Respecto al contenido de CEHT no se
registraron diferencias significativas (P<0,05) en los acondicionadores de suelo
evaluados; sin embargo, el Lombricompost presentó el mayor contenido con 3,53%
siendo este valor, el 41,09% del COX, el cual se encuentra por encima del mínimo
permitido por la NTC 5167 (ICONTEC, 2004) del 30% para enmiendas. El Bokashi por
su parte presentó 3,36% de CEHT siendo este valor el 27,54% del COX, estando
levemente por debajo del mínimo permitido. De acuerdo a lo anterior, la NTC 5167
(ICONTEC, 2004) califica al Lombricompost evaluado en esta investigación como una
enmienda húmica sólida, que al ser aplicado al suelo aporta o genera humus y mejorar
las propiedades físicas, químicas y biológicas del mismo. (Peña Gómes and Hernandez
Rodrigez, 2013), señalan valores similares de CEHT en un rango comprendido entre
2,18-4,61% en diferente tipos de Lombricompost Evaluados. Con diferencias
significativas (P<0,05), el mayor contenido de CAH lo obtuvo el Lombricompost con
2,24%, siendo este valor, el 63,46% del CEHT, el cual se encuentra por encima del
mínimo permitido por la NTC 5167 (ICONTEC, 2004) del 60% para enmiendas
orgánicas. El Bokashi por su parte presentó 2,03% de CAH, siendo este valor el 60,42%
del CEHT, el cual esta levemente por encima del mínimo permitido. Por lo
anteriormente expuesto, se ratifica la idea de calificar al Lombricompost evaluado en
esta investigación como una enmienda húmica sólida, de acuerdo a la NTC
(ICONTEC, 2004). Los valores encontrados en esta investigación estuvieron muy por
debajo a los señalados por (Guerrero, 2005), de 11,00 y 15,11% para un Lombricompost
de Eisenia foetida y Eisenia andrei respectivamente. Evaluar el compostaje de tres
materiales orgánicos (lodo residual, estiércol de chivo y residuos de sábila), señalan
valores cercanos de CAH a los observados en este trabajo de 1,44; 1,57 y 0,68%
respectivamente; al igual que Peña Gómes and Hernandez Rodrigez, (2013), quienes
reportan contenidos de CAH en un rango comprendido entre 1,91-2,57% en diferente
tipos de Lombricompost evaluados.

El experimento en vivero, se desarrolló: Como cultivo indicador de la respuesta de


Bokashi y Lombricompost se utilizó maíz (Zea mays L. variedad V- 110) (Peñaranda
and Navas, 2005) sembrado en el vivero ubicado en el campus Centro de la
Universidad de la Amazonia (Florencia, Caquetá). Se estableció un diseño de bloques
completamente al azar con cuatro tratamientos, Testigo (T1), Bokashi (T2),
Lombricompost (T3) y Abono Complejo NPK 15-15-15 (T4), cada uno con doce
repeticiones. El maíz se sembró en bolsas de polietileno de un kilogramo en la cual se
agregó suelo de vega proveniente del Centro de Investigaciones Amazónicas
Macagual “Cesar Augusto Estrada Gonzales” (CIMAZ), luego se aplicó el
acondicionador de suelo o fertilizante de síntesis química y se realizó la siembra de
una semilla de maíz. Ocho días posteriores a la siembra, se evaluó altura de la planta,
diámetro del tallo, número de hojas y área foliar por cada ocho días, durante 32 días.

La NTC 5163 fue ratificada por el Consejo Directivo del 2003-05-28, es la norma técnica
colombiana asociada a la terminología relacionada con Cal y Caliza, la composición
de una caliza debe darse en términos de porcentaje de los carbonatos presentes. En la
caliza de interés para la industria, generalmente se asume que el material consiste casi
enteramente de carbonatos. Donde no sea válida esta suposición, debe determinarse
el porcentaje de material no-carbonato, y expresar su composición en términos del
material carbonato presente. Esta terminología es la comúnmente usada por la
industria (Instituto Colombiano de Normas Tecnicas (ICONTEC), 2003). Para
aplicaciones específicas de productos de cal o caliza. Describe las características de la
cal según:

Cal agrícola, granulado de cal viva o de cal hidratada cuyo contenido de calcio
y magnesio es capaz de neutralizar la acidez del suelo.

Caliza agrícola, caliza granulada o pulverizada cuyo contenido de calcio y


magnesio es capaz de neutralizar la acidez del suelo.

Cal apagada al aire, el producto que contiene varias proporciones de óxidos,


hidróxidos, y carbonatos de calcio y magnesio, como resultado de la exposición
de cal viva al aire en cantidad suficiente para mostrar señales físicas de
hidratación (difícil de determinar visualmente en cal viva pulverizada).

Soluciones alcalino - terreas (SAT), soluciones acuosa de óxido o hidróxido de


un elemento del Grupo IIA de la tabla periódica, como calcio y magnesio. Estas
soluciones pueden ser fuertemente alcalinas.

Índice de cal disponible, aquellos componentes de una cal que entran en una
reacción deseada bajo condiciones de un método o proceso específico.

Cal para construcción, una cal cuyas características químicas y físicas y método
de procesamiento, la hacen adecuada para usos especiales u ordinarios en
construcción.

NMX-K-602-1998-SCFI INDUSTRIA QUIMICA-CAL PARA USO AGRICOLA- Esta


norma mexicana establece las especificaciones y características mínimas de calidad que
deben tener todos aquellos productos calcáreos (enlacantes) denominados cal agrícola,
para ser utilizados en suelos agrícolas ácidos, con el fin de neutralizar dicha acidez de
los mismos .

NTC-163. Calizas. Establece los requisitos de ensayo de la cal agrícola usada como
enmienda.

NTC-123. Material compuesto por carbonatos de calcio y magnesio, obtenido después


de moler y cernir la roca dolomítica en su estado natural, enriquecida además con roca
fosfórica. La Cal Dolomita le brinda a los cultivos cosechas de mejor calidad y mayor
producción, mantiene y contribuye con el balance Nutricional en los suelos,
conservándolos para futuras cosechas.

La Norma Técnica Colombiana que rige en la actualidad para la producción y


comercialización de Sulfato de Magnesio Agrícola es la Norma ICONTEC NTC 164.
Esta norma, está avalada por el ICA (Instituto Colombiano Agropecuario) que es quien
expide el registro de un producto como Sulfato de Magnesio Agrícola. La Norma NTC
164 es muy clara y específica en cuanto a que el contenido de MAGNESIO SOLUBLE
EN AGUA (expresado en % en peso como MgO) debe ser como mínimo el 12%. La
Norma no menciona en ninguno de sus apartes ningún otro parámetro como MgO de
mediana solibilidad o MgO total, como la han venido pretendiendo intruducir algunos
productores. Cualquier producto con contenido de MgO hidrosoluble inferior a este
12% no puede ser considerado Sulfato de Magnesio Agrícola. (Río Claro, considera
que es improcedente y malintencionado pretender ofrecer un producto denominado
Sulfato de Magnesio Agrícola que solo haga referencia al contenido de MgO total y no
al MgO hidrosoluble) (Rio Claro) (INCONTEC, 2006).

NTC – 5167. Esta norma tiene por objeto establecer los requisitos que deben cumplir y
los ensayos a los cuales deben ser sometidos los productos orgánicos usados como
abonos o fertilizantes y como enmiendas de suelo (ICONTEC, 2004).

De acuerdo, a lo anterior se desarrolla el presente trabajo cuyo objetivo es determinar


la calidad de cal comercial dolomita en análisis de cales y fertilizantes, teniendo en
cuenta ciertos parámetros físico – químicos, tales como color, humedad,
granulometría, ángulo de reposo, contenido de calcio y magnesio, densidad real,
capacidad de retención de agua, pH, conductividad eléctrica, cenizas, carbonatos,
carbono orgánico y capacidad de intercambio catiónico (CIC), el cual dependerá de su
composición química, aspecto y grado de pureza para de esta forma poder brindar el
conocimiento suficiente respecto a este tipo de cal y el requerimiento de la misma en
suelos ácidos como los que se encuentran en la amazonia del Caquetá.

El presente análisis cales y fertilizantes permite la evaluación de los parámetros:


porcentaje de humedad (gravimetría), densidad real (masa del material en unidad de
volumen). Capacidad de retención de agua, pH y conductividad eléctrica (CE) (pasta
de saturación). Cenizas (650°C por 4 h), carbonatos (volumetría ácido base). Carbono
orgánico (CO) (Walkley-Black), Materia orgánica (MO) (estimación), color (Tabla
Munsell), ángulo de reposo (altura de montículo), valor neutralizante (carbonato
cálcico).

Metodología

La caracterización física y química de la cal dolomita CaCO3 y el Bokashi evaluaron


respecto a la metodología propuesta por la Norma Técnica Colombiana (NTC) 5167
(2004), por la cual se establece para los productos orgánicos usados como abonos,
fertilizantes y enmiendas de suelo; los requisitos que deben cumplir y los ensayos a
los cuales deben ser sometidos. Se evaluaron los parámetros: porcentaje de humedad
(gravimetría), densidad real (masa del material en unidad de volumen). Capacidad de
retención de agua, pH y conductividad eléctrica (CE) (pasta de saturación). Cenizas
(650 °C), carbonatos (volumetría ácido base). Carbono orgánico (CO) (Walkley-
Black), Materia orgánica (MO) (estimación), capacidad de intercambio catiónico (CIC)
(Acetato de Amonio 0.5 N). Los parámetros físicos porosidad total y capacidad de
retención de agua se llevaron a cabo mediante el método de volumen de agua
contenida en unidad de volumen ocupado por el material. Ver tablas 1 y 2, los
parámetros, métodos y referencias.

Tabla 1. Parámetros de análisis de muestra de cal (CaCO3(s))

Parámetro Método Referencia

Color Tabla Munsell (Munsell, 1975)

Humedad Ignición (De Bruijn and Johansson,


2013)

Granulometría Tamaño de partícula (Gualtieri et al., 2006)

Ángulo de reposo Altura de montículo (Miura et al., 1997)

Valor neutralizante Carbonato cálcico (Isaac, 1988)

%Ca Titulación murexida (Peterson et al., 2006)

Capacidad buffer Capacidad tampón (Urbansky and Schock,


2000)

Tabla 1. Parámetros de análisis de muestra de abono (“BOKASHI DON JOSÉ”)

Parámetro Método Referencia

Humedad Gravimetría base húmeda (Jennekens, 1987)

Densidad real Masa de material en unidad (Zhang and Zhang, 2007)


de volumen

Retención de agua Capacidad retentiva de (Jamnongkan and


agua Kaewpirom, 2010)

pH pH-metro (Kanabo and Gilkes, 1987)


Conductividad eléctrica Pasta de saturación (Yang et al., 2006)

Cenizas 650 °C (Schiemenz and Eichler-


Löbermann, 2010)

Carbonatos Volumetría ácido base (Maitra et al., 2008)

Carbono orgánico Walkley-Black (Mahdi et al., 2010)

CIC Acetato de amonio 0.5 N (Durán and Henríquez, 2007)

Resultados

Análisis de muestra de cal (CaCO3(s))

 Color

La cal denominada (CaCO3(s)) presento un color Gris claro 5Y 7 haciendo uso de la


tabla munsell el análisis visual realizado por el estudiante la cal presento un color gris
pálido el cual concuerda con el obtenido en la tabla Munsell, según la bibliografía esto
es debido a la presencia de carbonatos, lo cual hace que está presente este color
(Miranda et al., 2016).

 Humedad

La determinación del porcentaje de humedad se determinó mediante la Ecuación 1. Lo


cual corresponde al 5.9%. Dentro de los análisis físicos que se realizan a la cal uno de
los más importantes es la humedad ya que dicho parámetro puede llegar a afectar la
calidad del compuesto, debido a que la presencia de agua convertida en hidróxido
puede llegar a remplazar una gran cantidad del peso del producto, en el caso de
nuestra muestra esta presento una humedad de 5.95%.Existen muchos factores que
afectan este parámetro, pero el más importante es el tipo de almacenamiento, la cal
puede sufrir un proceso llamado apagado aéreo el cual consiste en que dicha toma el
agua contenida en el aire, la ciudad en la cual se realizó el análisis presenta una gran
humedad en su aire, lo cual puede hacer que las cales presenten un gran contenido de
humedad (Ball and Allen, 2007). Para los distribuidores del país el porcentaje de
humedad debe ser menor a 1, pero como lo reporto Gualtieri et al. (2006)el porcentaje
de humedad se encuentra de 2 a 15. Según la bibliografía las cales que presentan una
humedad relativamente pequeña y CaCO3 provienen de conchas marinas. De estos
podemos determinar que cal en análisis proviene de una concha marina.

Ecuación 1. Determinación de porcentaje de humedad


𝑃2 −𝑃3
%𝑯 = ∗ 100
𝑃2 −𝑃1

13.8 − 13.2
%𝑯 = ( ) ∗ 100 = 5.95%
13.2 − 3.8

Dónde: P1 es el peso inicial de la caja de Petri, P2 es el peso de la caja de Petri más la


muestra fresca y P3 es el peso de la caja de Petri más muestra seca.

 Granulometría
A partir del procedimiento mediante tamices para la determinación de la
granulometría, se obtuvo las masas de cal recolectada en cada tamiz. Los cuales se
encuentran reportados en la Tabla 3.

Como se puede observar en la tabla 3, la mayoría del material paso por todos los
tamices, hasta quedar en su mayoría en el tamiz de 500 µm, el tamaño de la partícula
es bastante importante, cuando se realiza el proceso de encalado, el tamaño de la
partícula define la velocidad con la cual el compuesto interactúa con el suelo, entre
menor sea el tamaño de la partícula esta presentara un área superficial más grande
cuando se encuentre en contacto con el suelo, según la norma americana American
Society for Testing Materials (ASTM), el EG debe ser de 60%. El valor obtenido
presenta una gran diferencia, esto principalmente es debido a que se presentan
pequeñas variaciones en el tamaño de las partículas. Podemos concluir según la
literatura que le mejor relación es un producto con partículas uniformes y de un
pequeño tamaño, lo cual hará que el porcentaje de ácido neutralizado sea mucho
mayor (Gualtieri et al., 2006).

Tabla 3. Masas según granulometría de cal

Tamiz (µm) Papel (g) Papel + cal Cal (g) % Partículas Eficiencia
(g) relativa

> 2000 4.85 4.80 0.1 0.1 0

2000-1000 4.85 4.87 0.2 0.2 20

1000-500 4.85 4.71 0.3 0.3 60

500 4.85 104 99.2 99.2 100


A partir de la Ecuación 2. Se determinó la granulometría de las partículas obtenidas en
los tamices.
Ecuación 2. Determinación de granulometría

𝑮𝒓𝒂𝒏𝒖𝒍𝒐𝒎𝒆𝒕𝒓í𝒂 = (𝑚𝑎𝑠𝑎 𝑝𝑎𝑝𝑒𝑙 + 𝑐𝑎𝑙) − 𝑚𝑎𝑠𝑎 𝑝𝑎𝑝𝑒𝑙

𝑮𝒓𝒂𝒏𝒖𝒍𝒐𝒎𝒆𝒕𝒓í𝒂𝑇𝑎𝑚𝑖𝑧>500 = 104.0 − 4.85 = 99.2

Se determinó la Eficiencia Granulométrica (EG) a partir de los resultados obtenidos en


la Tabla 1. Se utilizó la Ecuación 3.

Ecuación 3. Determinación EG

𝐸𝑅 > 2000 𝐸𝑅 2000 − 1000


%𝑬𝑮 = (%𝑃𝑎𝑟𝑡í𝑐𝑢𝑙𝑎𝑠 > 2000 ∗ ( )) + (%𝑃𝑎𝑟𝑡í𝑐𝑢𝑙𝑎𝑠 2000 − 1000 ∗ ( ))
100 100
𝐸𝑅 1000 − 500 𝐸𝑅 < 500
+ ((%𝑃𝑎𝑟𝑡í𝑐𝑢𝑙𝑎𝑠 1000 − 500) ( )) + ((%𝑃𝑎𝑟𝑡í𝑐𝑢𝑙𝑎𝑠 < 500) ( ))
100 100

0 20 60 100
%𝑬𝑮 = ((0.1) ∗ ( )) + ((0.2) ( )) + ((0.3) ( )) + ((99.2) ( )) = 99.6%
100 100 100 100

 Ángulo de reposo

La Figura 1. Permite observar la altura del montículo de la cal, la cual se utilizó para
determinar el ángulo de reposo, mediante el programa Tracker Video.

Se denomina ángulo de reposo al ángulo máximo con que un montículo de suelo se


mantiene estable sin que se produzca una falla por deslizamiento. Este ángulo juega
un rol fundamental en la estimación de valores máximos de inclinación de masas de
suelo –como taludes o muros de tierra– lo que impacta directamente tanto en la
seguridad como en los costos de los proyectos. Sin embargo, a pesar de su importancia,
no existe en Chile una metodología consolidada para obtener del ángulo de reposo de
los suelos. En la literatura, por otra parte, se han propuesto distintos métodos para
medirlo; incluso en el año 2000, la ASTM publicó una norma específica para los
Estados Unidos. En el estudio realizado se obtuvo un Angulo de reposo de 19.78º en
la literatura encontrada se presentan valores que abarcan un valor de 30 º a 45º para
todos los tipos de cales y otros suelos, el ángulo obtenido es similar al ángulo de la
arena reportado en (De Bruijn and Johansson, 2013)

Figura 1. Montículo de cal.

Se calculó también, según la Ecuación 4. A partir de los valores registrados en la Tabla


4.
Tabla 4. Datos obtenidos de montículo de cal

Parámetro R-1 R-2 R-3 Promedio

Altura (h) 3.00 2.91 2.98 2.96

Diámetro de 8.40 8.20 8.10 8.23


base (Db)

Ecuación 4. Determinación de ángulo de reposo


𝑇𝑎𝑛 ∝=
𝑟

∝= 𝑇𝑎𝑛−1
𝑟
2.96
∝= 𝑇𝑎𝑛−1 =
8.23
Dónde, h corresponde a la altura del montículo y r el radio del montículo.

 Valor neutralizante

El valor de neutralización se asocia con los parámetros de equivalente químico (EQ) y


(ECC). Mediante la Ecuación 5. Se determinó el valor de ECC. Otro parámetro para la
determinación de la eficiencia del material es el equivalente de carbonato de calcio,
con el cual se hace referencia a que tan puro se encuentra el producto relacionada
directamente con la capacidad de neutralizar el ácido presente en el suelo. La
bibliografía reporta que si el porcentaje es mayor a 100, tendrá un rendimiento
eficiente para la neutralización de ácido en el suelo, los resultados obtenidos son de
106.7 % lo que nos indica que dicho compuesto tendrá una buena capacidad de
neutralización (Urbansky and Schock, 2000).

Ecuación 5. Determinación ECC

2,5 ∗ (𝑉1 − 0,5𝑉2 )


% 𝐸𝐶𝐶 =
𝑊
2,5 ∗ (50 − 0,5(40)
% 𝐸𝐶𝐶 = = 106.7%
0.70
Donde, V1 es el volumen de HCl adicionado a la muestra, V2 es el volumen de NaOH
usado en la titulación y W es la masa de la muestra.
Para la determinación del parámetro de análisis Ca, se utilizó el ácido
etilendiaminotetraacético (EDTA), el cual permite acomplejar el metal en análisis. La
expresión según la Ecuación 6. Demuestra el cálculo de determinación del %Ca.

Para este ensayo se obtuvo un porcentaje de 104%, la cal se trabajó humada lo cual
quiere decir que el calcio se encuentra en su forma como hidróxido de calcio (II), que
generado por la hidratación del carbonato, los porcentajes reportados en la literatura
están en 50 a 92 % lo cual nos indica que nuestra cal tiene un alto contenido de calcio,
el cual reaccionará con el ácido presente en el suelo (Ball and Allen, 2007)

Ecuación 6. Determinación de %Ca

𝑚𝐿 𝐸𝐷𝑇𝐴 𝑔 100 100


%𝐶𝑎 = ( ) (𝑀 𝐸𝐷𝑇𝐴) (40 )( )( )
1000 𝑚𝑜𝑙 2 𝑚𝑎𝑠𝑎 𝑐𝑎𝑙
26 𝑔 100 100
%𝐶𝑎 = (1000) (0.01) (40 𝑚𝑜𝑙 ) ( ) ( 0.5 ) =104%
2

Se usó la Ecuación 7. Para determinar el poder relativo de neutralización total (PRNT).

Para este ensayo se obtuvo un porcentaje de 104%, la cal se trabajó humada lo cual
quiere decir que el calcio se encuentra en su forma como hidróxido de calcio (II), que
generado por la hidratación del carbonato, los porcentajes reportados en la literatura
están en 50 a 92 % lo cual nos indica que nuestra cal tiene un alto contenido de calcio,
el cual reaccionará con el ácido presente en el suelo (Ball and Allen, 2007)

Ecuación 7. Determinación de PRNT

%𝐸𝑄 − %𝐸𝐺
𝑃𝑅𝑁𝑇 =
100
107.0% − 99.6%
𝑃𝑅𝑁𝑇 = = 106.6
100
Donde, %𝑬𝑸 corresponde al equilibrio químico y %𝑬𝑮 eficiencia granulométrica.

La Tabla 5. Ilustra los resultados obtenidos para la determinación de la capacidad


buferizante de la cal dolomita CaCO3.

Tabla 5. Datos de capacidad buferizante de la cal dolomita CaCO3

Ensayo Can. [KOH] pH Kg cal Kg Ton cal Kg/ton


Cal (g) KOH KOH

1 10 H2O 10.40 10*10-3 0 1*10-5 0


2 10 0.005 11.68 10*10-3 7.25*10-3 1*10-5

3 10 0.01 12.03 10*10-3 1.45*10-2 1*10-5

4 10 0.02 12.46 10*10-3 2.90*10-2 1*10-5

5 10 0.03 12.69 10*10-3 4.35*10-2 1*10-5

6 10 0.04 12.86 10*10-3 7.25*10-2 1*10-5

De la Figura 2, se obtiene la ecuación de la recta con la cual podemos despejar que


gramos de KOH necesitaríamos para poder cambiar el pH a un kilogramo de suelo, el
coeficiente de relación R2, se encuentra muy cercano al esperado normalmente en una
regresión lineal.

Figura 2. Kg KOH/Ton vs pH

0,6

y = 0,4008x - 4,6535
0,5
R² = 0,9385
gKOH/kg suelo

0,4

0,3

0,2

0,1

0
11,6 11,8 12 12,2 12,4 12,6 12,8 13
pH

Análisis de muestra de abono (“BOCACHI DON JOSÉ”)

 Humedad

La determinación de la humedad que posee un abono es uno de los parámetros que


define el nivel de eficiencia en la calidad de nutrición y mejoramiento del suelo para
la producción de cultivos agrícolas. Mediante el cual, los procesos de fermentación se
favorecen por medio del eficiente desarrollo de la actividad y reproducción que a nivel
del suelo se da por medio de la microbiología. Los niveles de humedad que deben
registrar los abonos para una alta eficiencia de producción en cultivos debe ser de 50-
60%, lo cual sugiere un nivel alto de humedad sin embargo, no se debe pasar de estos
niveles pues sería un exceso de humedad y esto limita el crecimiento de las plantas,
afectando los suministros de oxígeno hacia el cultivo al igual que al poseer gran
cantidad de humedad facilita los procesos de putrefacción de los materiales además,
que los seres microbiológicos no adaptados a estos niveles de humedad mueren y por
tanto corroboran en el proceso de putrefacción del medio, emitiendo una demanda
bioquímica de oxígeno (DBO) y por tanto, limitando el oxígeno del suelo. Las bacterias
al ingresar en los procesos de putrefacción emiten una gran DBO (Jouanneau et al.,
2014).

El porcentaje de humedad registrada para este abono Bocashi fue de 38.9% lo cual
permite determinar que al estar por debajo del nivel de humedad requerido para un
eficiente abono (50-60%), el abono al poseer estos niveles de sequedad, facilitan la
limitación de degradación de los compuestos orgánicos presentes en el suelo y por
tanto, la actividad microbiana importante agente de la descomposición de la materia
procede de manera lenta, determinando una baja producción de cultivo y por ende
perdidas a nivel de producción (Yan et al., 2010).

Para el análisis de humedad de la muestra de abono se registró los datos como se


aprecia en la Tabla 6. Se determinó la humedad mediante la Ecuación 8, de la cual se
obtuvo un porcentaje de humedad del 38.9%.

Tabla 6. Resultados de humedad

P1 (g) P2 (g) P3 (g)

Réplica 1 3.2 13.29 10.05

Réplica 2 3.3 13.30 10.08

Ecuación 8. Determinación de humedad

𝑃2 −𝑃3
%𝑯 = ∗ 100
𝑃2 −𝑃1

13.29 − 10.05
%𝑯 = ( ) ∗ 100 = 45.7%
10.29 − 3.20

Dónde: P1 es el peso inicial de la caja de Petri, P2 es el peso de la caja de Petri más la


muestra fresca y P3 es el peso de la caja de Petri más muestra seca.

 Densidad real
La masa de las partículas sólidas del abono o fertilizante, relacionado con el volumen
de espacio que ocupan, definen la densidad real de los abonos. Las densidades
𝑔
reportadas para los abonos está comprendido entre 0.48 − 0.50 𝑚𝐿, el análisis para este
𝑔
abono fue de 0.76 𝑚𝐿, lo cual sugiere que la composición de este abono posee un
elevado contenido de óxidos de Fe y minerales ferromagnésicos, , cuando la densidad
𝑔
del abono está en los niveles de 0.48 − 0.50 𝑚𝐿, describe una composición alta de
materia orgánica en forma de humus, lo que permite una excelente fertilización para
los cultivos y de esta manera, el incremento de la producción agrícola (Sogaard and
Kierkegaard, 1994). Según la Norma Técnica Colombiana, los abonos deben poseer
𝑔
una densidad real no mayor a 0.60 (ICA, 2004), donde el abono posee niveles
𝑚𝐿
óptimos de materia orgánica, para el abono en análisis excedió este parámetro,
permitiendo no poseer la materia orgánica adecuada para estos abonos, la fabricación
de este abono no posee una alta cantidad de materia orgánica y es posible debido a
que se haya adicionado suelos de las áreas correspondientes a este sector (CIMAZ-
Macagual), donde los suelos no poseen un alto contenido de materia orgánico,
predominando aluminosilicatos y complejos oxido férricos, lo que se observa a nivel
de parámetros de análisis químico y análisis físico (Patiño et al., 2015).
La densidad real para la muestra de abono se determinó a partir de los datos
registrados en la Tabla 7, mediante la Ecuación 9, se determinó la densidad real siendo
𝑔
igual a 0.76 𝑚𝐿.

Tabla 7. Resultados de humedad

P1 (g) P2 (g) Abono (mL)

Réplica 1 109.0 132.0 30.0

Réplica 2 108.0 131.0 30.0

Ecuación 9. Determinación de densidad real

𝑃2 − 𝑃1
𝛿𝑟 =
𝑉

132.0 − 109.0 𝑔
𝛿𝑟 = = 0.76
30 𝑚𝐿

Dónde: P1 es el peso inicial de la caja de Petri, P2 es el peso de la caja de Petri más la muestra
fresca y V volumen en mL de abono.

 Capacidad de retención de agua


La capacidad de retención de agua del abono Bokashi presentó un valor de 36.4%, de
manera que este Bokashi al considerarse con Cervantes Beyra et al. (2015) un sustrato
fertilizante para adicionarse al suelo y efectuar un alto mejoramiento del suelo, debe
estar entre los rangos 55-70%. La capacidad de retención de agua del suelo y los
fertilizantes para disponer de cantidades variables de agua, dependen de los
parámetros de textura, estructura y raíces del cultivo, esto determina la afectación
sobre la frecuencia de riego y también las cantidades de agua necesarias. La capacidad
de retención de agua del abono de 36.4% es bajo en comparación del 55-70% que
requieren las plantas para su crecimiento, etapas de reproducción, al poseer estos
niveles bajos de retención de agua, las plantas son sensibles al estrés hídrico en sus
primeras etapas reproductivas (floración y primeras etapas de producción de frutos)
(Wu and Liu, 2008).

Según los registros de la Tabla 8 y utilizando la Ecuación 10, se calculó la capacidad de


retención de agua de la muestrea de abono.

Tabla 8. Resultados de capacidad de retención de agua

Masa de abono (g) Agua (mL)

100 36.4

Ecuación 11. Determinación de capacidad de retención de agua

𝑚𝐿 𝐻2 𝑂
𝐶𝑟 𝐻2 𝑂 = × 100
𝑚 𝑎𝑏𝑜𝑛𝑜
36.4
𝐶𝑟 𝐻2 𝑂 = × 100 = 36.4%
100

 pH

Mediante el pH-metro se determinó el pH del abono el cual fue 9.9. Correspondiente


a un pH básico. Según la Norma Técnica Colombiana el pH de los abonos orgánicos
Bokashi, deben comprender un pH >4 y <9 (ICA, 2004), para el abono en estudio fue
de 9.9 lo que permite definir que al estar por el pH indicado según NTC, es un abono
de extrema basicidad y por tanto, al ser un valor extremo perjudica la actividad
microbiológica en la descomposición de los materiales, y de esta forma la materia
orgánica en forma de humus se reduce y afecta directamente la producción agrícola;
se inhibe la actividad de fermentación por medio de bacterias y hongos considerados
las actividades microbianas que traban sobre las fases mesófilas, donde permiten la
descomposición.

 Conductividad eléctrica
𝑑𝑆
La conductividad eléctrica (CE), para el abono Bokashi fue de 47.54 , los valores
𝑚
reportados para CE mediante sus propiedades físicas y químicas de Bokashi, según
𝑑𝑆
Berrio Bello (2006) reportan CE de hasta 22.8 , en análisis de diferentes Bokashi
𝑚
analizados; al igual, Silva Medina et al. (2014) en análisis de Bokashi reporta CE de
𝑑𝑆
19.46 . La CE se refiere a la cantidad de sales que son componentes químicos del
𝑚
abono Bokashi y que serán suministrados al suelos, del cual, posteriormente serán
absorbidos por las plantas. Cantidades altas de sales en los abonos al igual que en el
sistema de germinación de las semillas, afectan el nacimiento como el crecimiento de
la planta. Las sales disueltas encontradas en estos abonos principalmente se deben a
los cationes: Na+, Ca2+ y Mg2+ en asociación con los aniones Cl-, SO42-, NO3- y HCO3- (G
and Achachicala, 2015).

En la Tabla 9, se registra los datos obtenidos de la conductividad eléctrica de la muestra


de abono y del blanco el cual corresponde a agua de bolsa. Posteriormente, se hacen
las conversiones y se resta el blanco, como se observa en la Ecuación 12.

Tabla 9. Resultados de capacidad de retención de agua

Muestra Conductividad eléctrica Temperatura (°C)

Abono 47.87 mS 23.30

Agua 326.30 µS 22.80

Ecuación 11. Determinación de conductividad eléctrica

1𝑚𝑆
𝐶𝐸𝑎𝑔𝑢𝑎 = (326.30µ𝑆) ( ) = 0.3263 𝑚𝑆
1000µ𝑆

𝐶𝐸𝑎𝑏𝑜𝑛𝑜 = 𝜎𝑚𝑢𝑒𝑠𝑡𝑟𝑎 − 𝜎𝑏𝑙𝑎𝑛𝑐𝑜

𝑚𝑆
𝐶𝐸𝑎𝑏𝑜𝑛𝑜 = 47.87 𝑚𝑆 − 0.33 𝑚𝑆 = 47.54
𝑐𝑚
𝑚𝑆 1 𝑑𝑆 100𝑐𝑚 𝑑𝑆
𝐶𝐸𝑎𝑏𝑜𝑛𝑜 = (47.54 )( )( ) = 47.54
𝑐𝑚 100𝑚𝑆 1𝑚 𝑚
Por diferencia de las conductividades se obtiene la conductividad del abono.

 Cenizas

El contenido de cenizas para el acondicionador del suelo fue de 63.4% con un error
relativo de -5.67% con respecto a la NTC, del cual se permite hasta 60% (ICA, 2004).
Sin embargo, se encuentra a inferior al valor reportado por Valenzuela et al. (1998) de
hasta 78.02%.

La ceniza es el producto de la combustión de algún material, compuesto por sustancias


inorgánicas no combustibles, como sales minerales. Parte queda como residuo en
forma de polvo depositado en el lugar donde se ha quemado el combustible (madera,
basura, etc.) y parte puede ser expulsada al aire como parte del humo. Mediante el
análisis de cenizas en el abono se determina la cantidad de materia orgánica total que
posee el acondicionador del suelo. Procede en la oxidación completa, ingresando las
formas de condensación como lo son humus, humatos y residuos orgánicos e
inorgánicos sin alto factor de reacción en el compuesto. La pérdida por ignición del
Bokashi calcinado fue de 63.4% y el 36.6% la cantidad de materia organica presente en
el acondicionador de suelo (VELEZ, 2015).

La determinación del porcentaje de cenizas se determinó mediante la Ecuación 12, a


partir del registro de datos en la Tabla 10.

Tabla 10. Datos de cenizas

Masa crisol(g) Masa crisol + muestra (g) Masa crisol + cenizas


(g)

20. 1193 21.1473 20.7772

Ecuación 12. Determinación de conductividad eléctrica

𝑃3 − 𝑃1
%𝐶𝑒𝑛𝑖𝑧𝑎𝑠 = × 100
𝑃2 − 𝑃1

20.7772 − 20.1193
%𝐶𝑒𝑛𝑖𝑧𝑎𝑠 = × 100 = 63.4%
21.1473 − 20.1193
Dónde: P1 es el peso inicial de crisol, P2 es el peso del crisol más la muestra fresca y P3
es el peso del crisol más la muestra calcinada.

 Carbonatos
El análisis para carbonatos determinó el 2.58%, de acuerdo con la clasificación se
encuentra en un nivel moderadamente calcáreo. Los carbonatos regulan la acidez que
presenta la descomposición y fermentación. Los carbonatos a nivel del suelo, en
cantidades excesivas disminuyen los rendimientos de los cultivos agrícolas así como
también generan la infantilización e impiden el desarrollo de especies microbiológicas
(Hafle et al., 2009).

El análisis de carbonatos se determinó a partir de la Ecuación 12, por medio de los


datos registrados en la Tabla 11.

Tabla 11. Datos de carbonatos

Masa abono (g) mL HCl 0.1N mL NaOH 0.1N

0.5580 25 20.2

Ecuación 12. Determinación carbonatos

[(𝑉𝐻𝐶𝑙 × 𝑁𝐻𝐶𝑙 ) − (𝑉𝑁𝑎𝑂𝐻 − 𝑁𝑁𝑎𝑂𝐻 )] × 0,03 × 100


%𝐶𝑂32− =
𝑚𝑎𝑠𝑎 𝑎𝑏𝑜𝑛𝑜
[(25 × 0,1) − (20,2 × 0,1)] × 0,03 × 100
%𝐶𝑂32− = = 2.58%
0,558

 Carbono orgánico

Las sustancias húmicas (ácidos húmicos, ácidos fúlvicos y huminas), son el producto
del proceso de transformación de los residuos de la materia de animales y vegetales
conformando la principal fuente del carbono orgánico (Gascó et al., 2005). Para el
análisis de carbono orgánico del Bokashi se determinó que correponde al 1.74%. según
Borda et al. (2011), el contenido óptimo de carbono orgánico en el suelo debe ser de 5-
8%, lo cual podemos apreciar que este Bokashi no posee ese porcentaje y por tanto, es
ineficiente para la producción agrícola.

El carbono orgánico del suelo, determina el proceso del ciclo globa del C, del cual
comprende el 69.8% del carbono presente en la biosfera. Según el tipo de utilidad del
suelo puede actuar produciendo o almacenando carbono. La pérdida de material
húmico de los suelos cultivados es superior a la tasa de formación de humus de suelos
no perturbados por lo que el suelo, bajo condiciones de cultivo convencionales, es una
fuente de CO2 para la atmósfera. Existen prácticas agronómicas que favorecen la
captura de C en el suelo. La labranza de conservación, que incluye a la cero labranza,
es un sistema de manejo de suelos que tiene una alta capacidad potencial para
secuestrar C en el suelo. El carbono orgánico del suelo, COS, afecta la mayoría de las
propiedades químicas, físicas y biológicas del suelo vinculadas con su: calidad,
sustentabilidad y capacidad productiva por lo que en un manejo sustentable, el COS
debe mantenerse o aumentarse (Agüero et al., 2014).

El carbono orgánico presente en la muestra de abono se determinó mediante la


Ecuación 13, a partir de los datos consignados en la Tabla 12.

Tabla 12. Resultados carbono orgánico

mL K2Cr2O7 0.36 mL Fe2SO4 1N mL Fe2SO4 1 N mL H2SO4


N (blanco) (muestra) (concentrado)

25 15.4 13.4 25

Ecuación 13. Determinación de carbono orgánico

𝑉𝐾2𝐶𝑟2𝑂7
(𝑉𝐹𝑒2 𝑆𝑂4 (𝑏𝑙𝑎𝑛𝑐𝑜) − 𝑉𝐹𝑒2 𝑆𝑂4 (𝑚𝑢𝑒𝑠𝑡𝑟𝑎) )(𝑉 )(0,003)(100)
𝐹𝑒2 𝑆𝑂4 (𝑏𝑙𝑎𝑛𝑐𝑜)
%𝐶𝑂 =
𝑚𝑎𝑠𝑎 𝑎𝑏𝑜𝑛𝑜
25
(15.4 − 13.4)( )(0,003)(100)
%𝐶𝑂 = 15.4 = 1,74%
0,558

 Capacidad intercambio catiónico (CIC)


𝑚𝑒𝑞
La capacidad de intercambio catiónico para el Bokashi fue 21.6 100𝑔, según Harada
and Inoko (1980) indican que los materiales en compostaje está maduro es decir, ha
adquirido los procesos bases de fermentación y descomposición, cuando el CIC se
𝑚𝑒𝑞
encuentra sobre el nivel de 60.0 100𝑔, por tanto, se determina que el valor de CIC del
Bokashi en análisis se encuentran en proceso inmaduro. Según la NTC los valores
𝑚𝑒𝑞
permitidos de CIC para abonos Bokashi es de 30.0 100𝑔 (ICA, 2004), de tal manera que
el Bokashi en análisis se encuentra en proceso inmaduro y debe permitir la
descomposición y fermentación, para luego ser apto para la fertilización del suelo.

La capacidad de intercambio catiónico, permite la liberación de nutrientes para las


plantas, los abonos preparados mediante compuestos orgánicos en este caso
denominado Bokashi, son coayudantes de los procesos de intercambio iónico. Los
cationes relevantes en el ciclo de vida de las plantas son: Calcio (Ca2+), magnesio
(Mg2+), potasio (K2+), amonio (NH4+), estos influyen directamente en el proceso de
crecimiento de la planta y del desarrollo de la fotosíntesis, igualmente los iones: sodio
(Na2+) e hidrógeno (H+).

CIC mediante la Ecuación 14. Permite calcula CIC mediante los datos obtenidos como
se muestra en la Tabla 13.

Tabla 13. Datos de capacidad de intercambio catiónico

Masa mL NaOH 0.1N mL NaOH mL mL mL NaCl


abono (g) (muestra) 0.1N (blanco) AcONH4 EtOH 10%
1N

5 11.6 0.8 60 50 50

Ecuación 14. Determinación CIC

(𝑉𝑁𝑎𝑂𝐻 (𝑚𝑢𝑒𝑠𝑡𝑟𝑎) − 𝑉𝑁𝑎𝑂𝐻 (𝑏𝑙𝑎𝑛𝑐𝑜) ) × 𝑁𝑁𝑎𝑂𝐻 × 100


𝐶𝐼𝐶 =
𝑚𝑎𝑠𝑎 𝑎𝑏𝑜𝑛𝑜
(11.6 − 0,8) × 0,1 × 100 𝑚𝑒𝑞
𝐶𝐼𝐶 = = 21.6
5 100𝑔

Conclusiones

Después de realizado el procedimiento metodológico se determinó para muestra de


cal: porcentaje de humedad (5.95%), color (Gris claro 5Y 7), granulometría (EG 99.6%),
Angulo de reposo (19.78°), valor neutralizante (ECC 106.7%), %Ca (104%), PRNT
(106.6%). Para el análisis del Bokashi se determinó: Humedad (45.7%), densidad real
𝑔
(0.76 𝑚𝐿), capacidad de retención de agua (36.4%), pH (9.9), conductividad eléctrica
𝑑𝑆 𝑑𝑆
(47.54 ), cenizas (63.4%), carbonatos (2.58%), CO (1.74%), CIC (21.6 ).
𝑚 𝑚

Referencias

Acosta, Y.; Paolini, J.; Benítez, E. Indice de Humificación Y Prueba de Fitotoxicidad En


Residuos Orgánicos de Uso Agrícola Potencial. Rev. Fac. Agron. 2004, 21, 383–394.

Agüero, D. R.; Alfonso, E. T.; Carreño, F. S.; Rodríguez, A. C. BOCASHI : ABONO


ORGÁNICO ELABORADO A PARTIR DE RESIDUOS DE LA PRODUCCIÓN DE
PLÁTANOS EN BOCAS DEL TORO , PANAMÁ Bocashi : Organic Manure Elaborated
Starting from Residuals of Bananas Production in Bocas Del Toro , Panama. 2014, 35
(2), 90–97.

Atiyeh, R. M.; Edwards, C. A.; Subler, S.; Metzger, J. D. Earthworm-Processed Organic


Wastes as Components of Horticultural Potting Media for Growing Marigold and
Vegetable Seedlings. Compost Sci. Util. 2000, 8 (3), 215–223.

Ball, R. J.; Allen, G. C. The Influence of Relative Humidity on Structural and Chemical
Changes during Carbonation of Hydraulic Lime. 2007, 37, 1233–1240.

berrio bello, E. Caracterizacion Y Evaluacion Fisicoquimica de 3 Tipos de Abonos


Organicos de Tipo Bokashi Utilizando 3 Tipos de Sustratos de La Comunidad de San
Rafael Municipio de Ovejas Del Departamento de Sucre. 2006, p 214.

Borda, D.; Pardo, J.; Salvador, J.; Martínez, M. Influencia de La Materia Orgánica Y
Azotobacter Nigricans En Un Cultivo de Steviarebaudiana B. Univ. Sci. 2011, 16 (3),
282–293.

De Bruijn, P.; Johansson, P. Moisture Fixation and Thermal Properties of Lime-Hemp


Concrete. Constr. Build. Mater. 2013, 47, 1235–1242.

Castillo, J. Analisis de Lombricompuestos a Partir de Diferentes Sustratos. 2010, 61.

Cervantes Beyra, R.; Castro-Lizazo, I.; Mesa Pérez, M. A.; Ocampo Ramírez, A.;
Fernández Valdés, D.; Fernández Valdés, D. Efecto de La Pulpa de Coffea Arabica L.
Sobre La Microflora de Tres Unidades de Suelos. Eff. pulp Coffea Arab. L. microflora three
units soils. 2015, 30 (2), 115–122.

Dou, L.; Komatsuzaki, M.; Nakagawa, M. Effects of Biochar, Mokusakueki and


Bokashi Application on Soil Nutrients, Yields and Qualities of Sweet Potato. Int. Res.
J. Agric. Sci. Soil Sci. 2012, 2 (8), 318–327.

Durán, L.; Henríquez, C. Caracterización Quimica, Fisica Y Microbiológica de


Vermicompostes Producidos a Partir de Cinco Sustratos Orgánicos. Agron. Costarric.
2007, 31 (1), 41–51.

Ehhalt, D.; Prather, M. Atmospheric Chemistry and Greenhouse Gases. Clim. Chang.
2001 Sci. Basis 2001, 239–287.

Fassbender, H. W.; Bornemisza, E. Química de Suelos Con Énfasis En Suelos de América


Latina; 1987.

G, D. T.; Achachicala, M. De. RUMINAL DE BOVINO - MATADERO MUNICIPAL


DE LA PAZ. 2015, 87–90.

Gascó, G.; Blanco, C. G.; Guerrero, F.; Lázaro, A. M. M. The Influence of Organic Matter
on Sewage Sludge Pyrolysis. J. Anal. Appl. Pyrolysis 2005, 74 (1–2), 413–420.

Gualtieri, A. F.; Viani, A.; Montanari, C. Quantitative Phase Analysis of Hydraulic


Limes Using the Rietveld Method. Cem. Concr. Res. 2006, 36 (2), 401–406.

Guerrero, R. D. Vermicomposting Gets High Marks in the Tropics. Biocycle 2005, 46 (8).
Hafle, O. M.; Santos, V. A. dos; Ramos, J. D.; Cruz, M. do C. M. da; Melo, P. C. de.
Produção de Mudas de Mamoeiro Utilizando Bokashi E Lithothamnium. Rev. Bras.
Frutic. 2009, 31 (1), 245–251.

Harada, Y.; Inoko, A. The Measurement of the Cation-Exchange Capacity of Composts


for the Estimation of the Degree of Maturity. Soil Sci. Plant Nutr. 1980, 26 (1), 127–134.

Hernández, J.; Mármo, L.; Guerrero, F.; Salas, E.; Bárcenas, J.; Polo, V.; Colmenares, C.
Caracterización Química, Según Granulometría, de Dos Vermicompost Derivados de
Estiércol Bovino Puro Y Mezclado Con Residuos de Fruto de La Palma Aceitera. Rev.
la Fac. Agron. 2010, 27 (4), 491–520.

ICA. PRODUCTOS ORGÁNICOS USADOS COMO ABONOS O FERTILIZANTES Y


ENMIENDAS DE SUELO Esta Norma Tiene Por Objeto Establecer Los Requisitos Que
Deben Cumplir Y Los Ensayos a Los Cuales Deben Ser Sometidos Los Productos
Orgánicos Usados Como Abonos O Fertilizantes Y. 2004, 1–32.

ICONTEC. Productos Para La Industria Agrícola. Productos Orgánicos Usados Como


Abonos O Fertilizantes Y Enmiendas De Suelo. 2004, 43.

ICONTEC. Productos Para La Industria Agricola. Productos Organicos Usados Como Abonos
O Fertilizante Y Enmiendas O Acondicionadores de Suelo; 2011.

INCONTEC. Norma Técnica Colombiana NTC 4595 Y NTC 4596. Minist. Educ. Nac.
2006, No. 2, 11.

Instituto Colombiano de Normas Tecnicas (ICONTEC). NORMA TÉCNICA


COLOMBIANA NTC 5163: Terminología Relacionada Con Cal Y Caliza. 2003, 7.

Isaac, B. The Meaning of the Terms Limes and Limitanei. Journal of Roman Studies. 1988.

Jamnongkan, T.; Kaewpirom, S. Potassium Release Kinetics and Water Retention of


Controlled-Release Fertilizers Based on Chitosan Hydrogels. J. Polym. Environ. 2010,
18 (3), 413–421.

Jennekens, M. H. G. The Importance of Critical Relative Humidity-Temperature


Relationship on Design of Rotary Dryers for Fertilizers. Fertil. Res. 1987, 12 (2), 175–
184.

Jouanneau, S.; Recoules, L.; Durand, M. J.; Boukabache, A.; Picot, V.; Primault, Y.;
Lakel, A.; Sengelin, M.; Barillon, B.; Thouand, G. Methods for Assessing Biochemical
Oxygen Demand (BOD): A Review. Water Res. 2014, 49 (1), 62–82.

Kanabo, I. A. K.; Gilkes, R. J. The Role of Soil pH in the Dissolution of Phosphate Rock
Fertilizers. Fertil. Res. 1987, 12 (2), 165–173.

Mahdi, S. S.; Hassan, G. I.; Samoon, S. A.; Rather, H. A.; Dar, S. A.; Zehra6, B. Bio-
Fertilizers In Organic Agriculture. J. Phytol. 2010, 2 (10), 42–54.
Maitra, S.; Chakrabarty, N.; Pramanik, J. Decomposition Kinetics of Alkaline Earth
Carbonates by Integral Approximation Method. Cerâmica 2008, 54, 268–272.

Miranda, A. C.; Lepretti, M.; Rizzo, L.; Caputo, I.; Vaiano, V.; Sacco, O.; Lopes, W. S.;
Sannino, D. Surface Water Disinfection by Chlorination and Advanced Oxidation
Processes: Inactivation of an Antibiotic Resistant E. Coli Strain and Cytotoxicity
Evaluation. Sci. Total Environ. 2016, 554–555, 1–6.

Miura, K.; Maeda, K.; Toki, S. Method of Measurement for the Angle of Repose of
Sands. Soils Found. 1997, 37 (2), 89–96.

Munsell, A. H. Munsell Soil Color Charts. Munsell Color Company. 1975, p 16.

Orlov, D. S. Soil Chemistry. 1992, 314–328.

Patiño, G. R.; Pérez, W. R.; Ramos, J. M. Caracterización Edafológica de Lomeríos Bajo


Sistema Agroforestal Y Rastrojo En El Centro de Investigaciones Amazónicas
Macagual, Caquetá- Colombia. Momentos Cienc. 2015, 9 (2), 153–161.

Peña Gómes, I.; Hernandez Rodrigez, C. INCIDENCIA DE NIVELES DE


INTERVENCIÓN ANTRÓPICA SOBRE PROPIEDADES QUÍMICAS DEL SUELO EN
COBERTURAS DE LOMERÍO (CAQUETÁ, COLOMBIA). Ing. Amaz. 2013, 6 (1), 55–
63.

Peñaranda, M. I.; Navas, A. A. Caracterización Molecular Y Evaluación Bioquímica de


Cultivares Colombianos Y Germoplasma Elite de Maíz Según Contenido de Aceite.
Agron. Colomb. 2005, 23 (1), 7–16.

Pérez, A.; Céspedes, C.; Nuñez, P. Caracterización Física-Química Y Biológica de


Enmiendas Orgánicas Aplicadas En La Producción de Cultivos En República
Dominicana. Rev. La Cienc. Del Suelo Y Nutr. Veg. 2008, 8 (4), 10–29.

Peterson, J. J.; Beecher, G. R.; Bhagwat, S. A.; Dwyer, J. T.; Gebhardt, S. E.; Haytowitz,
D. B.; Holden, J. M. Flavanones in Grapefruit, Lemons, and Limes: A Compilation and
Review of the Data from the Analytical Literature. Journal of Food Composition and
Analysis. 2006.

Rivero, J. P. C. Caracterización de Enmiendas Orgánicas Usadas En Suelos de Los


Andes Venezolanos . Characterization of Amendment Used in the Venezuelan Andes
Soils. 2006, 14–22.

Romeo, L. M.; Usón, S.; Valero, A.; Escosa, J. M. Exergy Analysis as a Tool for the
Integration of Very Complex Energy Systems: The Case of Carbonation/calcination
CO2 Systems in Existing Coal Power Plants. Int. J. Greenh. Gas Control 2010, 4 (4), 647–
654.

Schiemenz, K.; Eichler-Löbermann, B. Biomass Ashes and Their Phosphorus


Fertilizing Effect on Different Crops. Nutr. Cycl. Agroecosystems 2010, 87 (3), 471–482.
Silva Medina, J.; Rodrigez Perez, W.; Rosas Patiño, G. Caracterización Física Y Química
De Bokashi Y Lombricompost Y Su Evaluación Agronómica En Plantas De Maíz. Ing.
Amaz. 7 (1), 2014 2014, 7 (1), 31–40.

Sogaard, H. T.; Kierkegaard, P. Yield Reduction Resulting from Uneven Fertilizer


Distribution. J. Am. Soc. Agric. Eng. 1994, 37 (6), 1749–1752.

Urbansky, E. T.; Schock, M. R. Understanding, Deriving, and Computing Buffer


Capacity. J. Chem. Educ. 2000, 77 (12), 1640.

Valenzuela, O. R.; Lallana, V. H.; Guerrero, A. Caracterización Física Y Química De


Lombricompuestos Originados a Partir De Residuos De Conejeras, Estiércol Vacuno Y
Residuos Domiciliarios 1. Rev. Científica Agropecu. 1998, 2, 45–48.

VELEZ, B. Trabajo de Titulación. Criterios Vasc. Para Prev. Amputaciones Pies Diabéticos
En Pacientes Hosp. En El Subproceso Med. Interna Del Hosp. Dr. Verdi Cevallos Balda 2015.

Wu, L.; Liu, M. Preparation and Properties of Chitosan-Coated NPK Compound


Fertilizer with Controlled-Release and Water-Retention. Carbohydr. Polym. 2008, 72 (2),
240–247.

Yan, C.; Ding, Y.; Wang, Q.; Liu, Z.; Li, G.; Muhammad, I.; Wang, S. The Impact of
Relative Humidity, Genotypes and Fertilizer Application Rates on Panicle, Leaf
Temperature, Fertility and Seed Setting of Rice. J. Agric. Sci. 2010, 148 (3), 329.

Yang, L.; Pabalan, R. T.; Juckett, M. R. Deliquescence Relative Humidity


Measurements Using an Electrical Conductivity Method. J. Solution Chem. 2006, 35 (4),
583–604.

Zhang, W.; Zhang, X. A Forecast Analysis on Fertilizers Consumption Worldwide.


Environ. Monit. Assess. 2007, 133 (1–3), 427–434.