Está en la página 1de 2

Tema 4: La violencia en los medios de Comunicación

televisión en la actualidad

Tanto la televisión, como los periódicos, la radio, el Internet, el cine, los


juegos de video y otros constituyen medios importantes en la dinámica y estilos
de vida actual, siendo los de mayor influencia el periódico y la televisión
proyectando imágenes de distinta naturaleza. Muchos de estos mensajes e imá-
genes contribuyen a la promoción de la violencia. La violencia de los medios de
comunicación es una forma más de violencia cultural.

Por su capacidad de estar y penetrar en muchos de los hogares y dado que abarca
a la mayoría de los miembros de la familia, este tema se enfocará a la televisión.

La televisión en la actualidad

Actualmente la televisión ha acaparado todas nuestras actividades. Tanto el


hombre como la mujer de distintas edades, pasa una buena parte de tiempo del-
ante de un televisor.

21
Jóvenes y Prevención de la Violencia

La televisión en la actualidad

Actualmente la televisión ha acaparado todas nuestras actividades. Tanto el


hombre como la mujer de distintas edades, pasa una buena parte de tiempo del-
ante de un televisor.

La televisión provoca el mismo fenómeno que el de las drogas: crea adicción. Es


la conducta repetitiva que se va haciendo hábito y de la cual es muy difícil sus-
traerse: tanto que las personas con escasa capacidad intelectual o poca curiosidad
y creatividad para llenar su ocio con una afición o una actividad bien definida,
quedan atrapadas en ese mundo de la televisión; por lo que se puede afirmar con
certeza, que la televisión es casi todo su alimento intelectual.

En la televisión todo está permitido, todo tiene espacio.

¿Qué imagen de relaciones familiares proyecta la televisión?

La imagen de las relaciones familiares que la televisión muestra constantemente,


contiene innumerables escenas de violencia: dolor, angustias, tragedias, violacio-
nes, expresiones obscenas, escenas de dormitorio, drogas, la infidelidad conyu-
gal es presentada como el eje de las actividades de los esposos. La indiferencia,
el desprecio, y el crimen reemplazan el amor recíproco entre padres e hijos. El
sadismo y la crueldad, la vulgaridad y la chabacanería, el incesto y la violación, la
drogadicción y la criminalidad, y hasta el parricidio y otros hechos violentos se
disputan los espacios en la televisión.

Frecuentemente la sexualidad es exhibida sin responsabilidad ni consecuencias


para las partes, aislada del contexto del matrimonio, la familia y la sociedad. Las
relaciones entre jóvenes son presentadas como si realmente no debiesen regirse ni
por la moral ni por la religión. Se favorece la programación entre los adolescentes
de vicios sexuales y conductas anormales. La desmoralización de la familia no es
una exclusividad de películas y novelas. Es hecha también a través de tiras de
dibujos animados.

22

También podría gustarte