Está en la página 1de 1

La masacre de la Escuela Santa María de Iquique – 21 de Diciembre de 1907

La masacre de la Escuela Santa María de Iquique fue una matanza de trabajadores del salitre cometida
en Chile el 21 de diciembre de 1907. "Oficialmente se registraron 126 personas muertas" de diversas
nacionalidades que se encontraban en huelga general fueron asesinadas por el Ejército mientras se alojaban en
la Escuela Domingo Santa María del puerto de Iquique. Otras versiones hablan de 700 y de 3600.

La tragedia acaeció en la época del auge de la producción salitrera en Antofagasta y Tarapacá, bajo los gobiernos
parlamentarios. La huelga —provocada por las míseras condiciones de trabajo y la explotación de los obreros—
fue reprimida por medio del indiscriminado uso de la fuerza armada por parte del gobierno del presidente Pedro
Montt.

El general Roberto Silva Renard —al mando de las unidades militares bajo instrucciones del ministro del interior
Rafael Sotomayor Gaete— ordenó reprimir las protestas. Las tropas acabaron con la vida de los trabajadores
junto con sus familias y dieron un trato especialmente duro a los sobrevivientes. Algunos afirman que, en
cambio, fueron asesinadas 2200 a 3600 personas y estiman que un alto número no determinado eran peruanos
y bolivianos, quienes —a pesar del pedido de sus cónsules— se negaron a abandonar el movimiento.

Sus antecedentes históricos se encuentran en el nacimiento del movimiento obrero en general, y el sindicalismo
en particular. Ambos iniciaron su desarrollo dentro de los mineros del salitre, en tiempos de profunda
decadencia institucional de su país. Dicha matanza provocó el aquietamiento del movimiento durante cerca de
diez años, ante la violencia ejercida por agentes del estado. Esta huelga y su trágico corolario fueron el fin de un
ciclo huelguístico iniciado en 1902 y que tuvo como principales protagonistas a la huelga de Valparaíso de 1903
y la de Santiago de 1905.

A medida que avanzaba la huelga, más y más trabajadores se unían a ella, llegándose a estimar que para el 21
de diciembre eran entre 10 000 y 12 000 los obreros en huelga en Iquique. A los pocos días de haber llegado,
este gran conglomerado de trabajadores estaba reunido en la plaza Manuel Montt y en la Escuela Domingo
Santa María, pidiendo al gobierno que actuara de mediador con los patrones de las firmas salitreras extranjeras
(ingleses) para solucionar sus demandas. Por su parte, los patrones se negaban a negociar mientras los obreros
no reanudaran sus actividades.

El general Roberto Silva Renard, junto al coronel Ledesma, tenían la misión de desalojar a los trabajadores en
huelga. Se señaló a las 14:30 horas, a los dirigentes del comité de trabajadores, que si no salían del edificio
abrirían fuego contra ellos. Ante la negativa de éstos, el jefe militar reiteró que abriría fuego sobre los
huelguistas a las 15:30 horas. Pese a las amenazas reiteradas, sólo un pequeño grupo de trabajadores abandonó
la plaza.

A la hora señalada por Silva Renard, éste ordenó a los soldados disparar a los miembros del comité que se
encontraban en la azotea de la escuela, quienes cayeron muertos con la primera descarga. La multitud,
desesperada y buscando escapar, se arrojó sobre la tropa y ésta repitió el fuego mediante ametralladoras. En
aquel momento las fuerzas del ejército entraron a la escuela y acribillaron a los trabajadores y a sus familias
(niños, mujeres y hombres sin discriminar). Los sobrevivientes con posterioridad fueron escoltados con sables
hasta el Club Hípico, y desde allí a la pampa.

También podría gustarte