Está en la página 1de 53

DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

PARTE ESPECIAL
DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

UNIVERSIDAD CIENTIFICA DEL PERÚ


FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLITICAS

DELITO DE APROPIACIÒN ILÌCITA

ASIGNATURA

: DERECHO PENAL II (PARTE ESPECIAL)

DOCENTE

: ABOG. JARA MARTTEL, José Napoléon

CICLO/AULA

: IV / E-207

ALUMNO

: FREITAS CÒRDOVA, Paulo Jhair

PIZANGO MORI, Julio

SAN JUAN – PERÚ

2016

DERECHO PENAL II Página 1


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

DEDICATORIA

A Dios, por brindarme dicha y salud,


bienestar físico y espiritual.
A mis padres y seres queridos, como agradecimiento
a sus esfuerzo, amor y apoyo incondicional que
me brindan, durante este camino de mi
formación personal como profesional.
A mis maestros, por brindarnos su
guía y sabiduría.

Paulo Jhair Freitas Córdova.

DERECHO PENAL II Página 2


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

INTRODUCCIÓN

El delito de apropiación ilícita común, en el código penal vigente, nuestro


legislador lo ha ubicado en el título V: Delitos contra el patrimonio, junto a los
delitos de hurto, robo, abigeato, receptación, estafa, fraude en la administración de
personas jurídicas, extorsión, usurpación, daños, y delitos informáticos. “El delito
de apropiación ilícita consiste en negarse a devolver, entregar o dar el uso
destinado a un bien mueble que previamente había recibido el procesado por parte
del sujeto pasivo; significando que la exigencia de entrega, devolución o uso
determinado surge paralelamente a la recepción del bien, por lo que el núcleo
probatorio debe de girar en torno a la relación jurídica existente entre el objeto
materia de apropiación y el agente.”1

“Cabe señalarse la diferencia entre las figuras de apropiación ilícita y estafa, pues
mientras en la estafa el agente recibe el bien como producto del engaño inducido al
agraviado; en la apropiación ilícita el bien es recibido sin engaño, es decir de
manera licita, convirtiéndose en ilícita la conducta al no entregar, devolver o hacer un
uso determinado.”2

1Exp. Nº 3114-97-Lima. Data 30,000.G.J. En “El Código penal en su jurisprudencia”, p. 303.


2Exp. Nº 3367-98-Lima.Data 30,000. G.J. En “El Código penal en su jurisprudencia”, Dialogo con la Jurisprudencia.
Gaceta Jurídica. 307.

DERECHO PENAL II Página 3


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

CAPITULO I
APROPIACION ILICITA COMÙN

1. ANTECEDENDES

Esta figura estuvo dentro de la noción genérica de hurto, que se fueron


agregando con criterio práctico, en su evolución, hechos constitutivos de lo que
hoy se denomina apropiación ilícita, como también apropiación indebida. El Código
de Manú y el Levítico3 lo mencionan y equiparaban al hurto “La negativa de tener
una cosa luego de haberla efectivamente recibido”.

En el Derecho Griego los distintos hechos que mencionaban el patrimonio


estaban confundidos en la categoría de hurto.

En el Derecho Romano se encontraba confundida entre el hurto y la estafa. Fue


con la ley de las XII tablas ( año 450 a de J.C.) que se dio inicio a una tradición
romana cuya influencia mantuvo estancados por más de veinte siglos, dentro de la
figura genérica del furtum4, casos que hoy se identifican sin dificultad como
verdaderas apropiaciones ilícitas. Así, en la Tabla XII de Delictis, el depositario
infiel en la custodia de las cosas era penado con el doble del perjuicio inferido.

Según SCHIAPPOLI, fue el Derecho Penal Canónico el primero en conocer el


delito de apropiación indebida como hipótesis distinta a la del hurto,
encontrándose recogido en algunas disposiciones del Decreto y en una
Constitución comprendida en la Clementina.

En el Código Penal Francés se tipifico como delito independiente bajo el


nombre de “abuso de confianza”, sirviendo e modelo al Código Español de 1822.

En el Código Penal Peruano de 1863 se encontraba regulado en el artículo 346


inc.6). La legislación alemana distingue, dentro de lo que podríamos llamar abuso
genérico de confianza, dos figuras fundamentales:

3 Wikipedia: Las Leyes de Manu es un importante texto sánscrito de la sociedad antigua de la India.
4 http://www.derechoromano.es/2013/10/delito-furtum-hurto-robo-abuso-confianza.html: la noción romana de furtum abarcaba
figuras los actos de sustracción de los actuales hurto y robo, pero además aquellas situaciones que hoy día consideraríamos o
calificaríamos de abuso de confianza, como incumplimientos de contratos, estafas y lesiones a situaciones de posesión.

DERECHO PENAL II Página 4


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

La Unterschlagung, que consiste en la apropiación de un cosa mueble que se


tiene en posesión o custodia; y la Untreve, infidelidad, que castiga a los tutores,
curadores, apoderados, etc., que actúan intencionalmente en perjuicio del persona
confiada. De este modo se diferencian la apropiación indebida y la voluntad
fraudulenta.

En el Código Penal Español de 1870 se colocó en el capítulo de las estafas y allí


estuvo situado hasta la reforma de 1944 que creo una sección especial con esta
figura, tipificándola expresamente con el nombre de apropiación indebida, dándole
una autonomía en el orden típico y sistemático, pero remitiéndose en cuanto a la
aplicación de las penas al artículo 528, que sanciona la estafa.

Quintano Ripolles señala que la autonomía de la apropiación ilícita, con


respecto al hurto y otras figuras penales, ha sido obra de la Codificación Italiana en
el siglo XIX. Pues fue el Código de Zanardelli de 1889 que tipifico en el artículo 418
la apropiación indebida. También en el Código de Rocco de 1930, se ha consignado
la apropiación indebida en sus artículos 646º y 647º.

En el Código Peruano de 1924, el nomen iuris de “apropiación ilícita” se


encontraba prescrito en el artículo 240º al 242º.

En el Código Penal Peruano de 1991, se encuentra presente en los artículos


190º a 193º.5

2. CONCEPTO

El delito de apropiación ilícita consiste en negarse a devolver, entregar o dar el


uso destinado a un bien mueble que previamente había recibido el procesado por
parte del sujeto pasivo; significando que la exigencia de entrega, devolución o uso
determinado surge paralelamente a la recepción del bien, por lo que el núcleo
probatorio debe de girar en torno a la relación jurídica existente entre el objeto
materia de apropiación y el agente (Exp. Nº 3114-1997-Lima, Data 40 000, G. J.)6.

5 http://antoniouapordonez.galeon.com/
6 VILLAVINCENCIO TERREROS, Felipe. Diccionario Penal Jurisprudencial, GACETA PENAL&PROCESAL PENAL, Lima. Pag. 62.

DERECHO PENAL II Página 5


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

Existe apropiación ilícita cuando el agente realiza actos de disposición o un uso


determinado sobre un bien mueble, que ha recibido lícitamente por un título que
no le da derecho a ello, incorporando a su patrimonio, ya sea el bien del que se ve
privado el propietario, ya el valor incorporado a él, esto es, el valor inherente al
bien mismo en virtud de la naturaleza y función del objeto en cuestión; a lo que se
agrega el hecho de que el ilícito materia de imputación es eminentemente doloso –
animus doloso–; por lo que el agente debe conocer y querer la apropiación,
requiriéndose, además, un elemento subjetivo del tipo, cual es el ánimo de lucro,
que comprende la intención de apoderarse de un bien y la de Diccionario Penal
Jurisprudencial 63 obtener un beneficio o provecho (R.N. Nº 573-2004 Lima, Data
40 000, G.J.)7.

3. TIPO PENAL

El delito de apropiación ilícita está regulado en el artículo 190º del Código


Penal vigente. En el código derogado de 1924 aparecía tipificado en el artículo 240.
Sin embargo, no siempre fue independiente a los delitos de hurto y estafa. Es
recién con la codificación italiana del siglo XIX que adquiere plena autonomía y
sustantividad propia. En efecto, en el Código Penal de Zanardelli de 1889 se le
consignó ya con el nombre de apropiación indebida. Lo mismo sucedió con el
Código Rocco de 1930, sin que su autonomía quede afectada por compartir con la
estafa y otras figuras delictivas el robro "Delitos contra el patrimonio mediante
fraude".

El Código Penal de 1991, regula la figura de la apropiación ilícita junto a los


hechos punibles de hurto, robo, estafa, usurpación y otras figuras punitivas en el
Título V rotulado como "Delitos contra el patrimonio". De ese modo, la apropiación
ilícita o indebida aparece tipificada de la manera siguiente:

El que, en su provecho o de un tercero, se apropia indebidamente de un bien


mueble, una suma de dinero o un valor que ha recibido en depósito, comisión,
administración u otro título semejante que produzca obligación de entregar,
devolver, o hacer un uso determinado, será reprimido con pena privativa de
libertad no menor de dos ni mayor de cuatro años.
7 Ibídem, pág. 62 y 63

DERECHO PENAL II Página 6


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

Si el agente obra en calidad de curador, tutor, albacea, síndico, depositario


judicial o en el ejercicio de una profesión o industria para la cual tenga título o
autorización oficial, la pena será privativa de libertad no menor de tres ni mayor
de seis años.

Cuando el agente se apropia de bienes destinados al auxilio de poblaciones


que sufren las consecuencias de desastres naturales u otros similares, la pena será
privativa de libertad no menor de cuatro ni mayor de diez años.8

4. BIEN JURIDICO TUTELADO

Es el patrimonio, específicamente la propiedad el dinero y el derecho de


crédito9.

Lo que aparece protegido especialmente en el delito de apropiación ilícita es la


propiedad sobre una cosa, y en relación a esta la capacidad de disposición que
tiene el propietario, lo que implica que tenga derecho a su restitución y como
contrapartida obliga al otro a la restitución de la cosa (Exp. Nº 3567-1997-Lima,
Data 40 000, G.J.)10.

Es común en la doctrina aceptar que el bien jurídico que se protege es el


patrimonio y más precisamente el derecho de propiedad regulado en el artículo
923 del Código Civil, donde se le define como el poder jurídico que permite usar,
disfrutar, disponer y reivindicar un bien. Con la apropiación ilícita se lesiona este
derecho evitando que el propietario pueda usar, disfrutar o disponer de sus bienes,
dinero o valores.

En igual sentido enseñan Bramont-Arias Torres/ García Cantizano (1378)


cuando expresan que el bien jurídico protegido es el patrimonio, específicamente,
la propiedad de un bien mueble, pero en relación a este, resulta particularmente
afectada la capacidad de disposición, base que fundamenta el derecho del

8 SALINAS SICCHA, Ramiro. Derecho Penal-Parte Especial, Estudio Dogmático del Código Penal Peruano. Edición, Lima 2009. pág.
1086.
9 UNIVERSIDAD PERUANA DE LOS ANDES, Manual de Derecho Penal Parte Especial I.
10 Ibídem - VILLAVINCENCIO TERREROS, Felipe. Pág. 63.

DERECHO PENAL II Página 7


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

propietario a su restitución, que, como contrapartida, tiene la existencia de una


obligación que pesa sobre otro sujeto de restituir el bien.

La jurisprudencia nacional así lo entiende. En efecto, las Resoluciones


Superiores del 28 de enero de 1998 y del 20 de mayo de 1998 precisan "que, lo que
aparece protegido especialmente en el delito de Apropiación Ilícita es la propiedad
sobre una cosa y en relación a esta la capacidad de disposición que tiene el
propietario y que implica que tenga derecho a su restitución y como contrapartida
implica al otro la obligación de restituir la cosa" (1379).

Teniendo en cuanta el derecho procesal y la práctica judicial, no compartimos


opinión con Roy Freyre (1380) cuando comentando el artículo 240 del código
derogado que recogía el delito en interpretación en sentido parecido al tipo penal
del artículo 190, alega que también se protege la posesión, debido que este
derecho real puede existir independientemente del de propiedad, tanto es así que
constituye precisamente uno de los medios de llegar a adquirir el dominio. En
efecto, el artículo 245 vigente del Código Procesal Penal de 1991 establece que en
los delitos contra el patrimonio deberá acreditarse la preexistencia de la cosa
materia del delito. Esto significa que el sujeto pasivo necesariamente deberá
demostrar documento cierto que acredite ser el dueño o propietario del bien
objeto de apropiación. La simple posesión es difícil de probarla tratándose de
bienes muebles o dinero sobre los que recae el delito de apropiación ilícita.

Así mismo, para nuestra legislación penal, cuando el objeto material del delito
fuera dinero, igual se afecta directamente el patrimonio del sujeto pasivo, pues se
ve mermado con la conducta desarrollada por el agente. Razón por la cual no
encontramos razonable que también se pueda proteger el derecho al crédito como
sostienen Bramont-Arias -García (1381) y Paredes Infanzón (1382)11.

5. TIPICIDAD OBJETIVA
5.1. SUJETOS

5.1.1. SUJETO ACTIVO; del delito de apropiación ilícita, de acuerdo a la fórmula


que ha empleado nuestro legislador puede ser cualquier persona que ha

11 Ibídem - SALINAS SICCHA, Ramiro. pág. 1094 y 1095.

DERECHO PENAL II Página 8


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

recibido un bien mueble, una suma de dinero o un valor, en depósito,


comisión, administración u otro título semejante que produzca obligación de
entregar, devolver, o hacer un uso determinado.

5.1.2. SUJETO PASIVO; del delito de apropiación ilícita, de acuerdo a la


fórmula que ha empleado nuestro legislador puede ser cualquier
persona que tenga la condición de titular de los bienes muebles, que
son objeto del delito, y que de acuerdo al tipo penal pueden ser
mueble, dinero o un valor.

5.2. ACTOS MATERIALES

5.2.1. DE LA ACCIÒN; En el delito de apropiación ilícita, la acción típica está


presidida por el verbo rector “apropia” constituyendo el núcleo de su
base, y el agente cumple la acción típica cuando, “en su provecho o de
un tercero, se apropia indebidamente de un bien mueble, una suma de
dinero o un valor que ha recibido en depósito, comisión, administración u
otro título semejante que produzca obligación de entregar, devolver, o
hacer un uso determinado,”.

Elementos de la acción: En el delito de apropiación ilícita:

a) En su provecho o de un tercero, provecho significa “beneficio, utilidad,


ventaja que da una cosa o se obtiene de ella,”12 lo que significa, que el
beneficio, utilidad o ventaja económica indebida, que exige el tipo penal,
es lo que persigue el agente, para si, o para otro, con su comportamiento.

El agente cumple con este elemento, cuando se apropia, con el propósito


de lograr un provecho económico indebido, por lo que no es necesario
que se materialice el provecho económico.

b) Se apropia indebidamente, este elemento constituye el requisito


sine qua non del aspecto objetivo, y el agente lo cumple, cuando se
apropia haciéndolo suyo un bien mueble, una suma de dinero o un
valor que posee legítimamente al habérsele entregado en depósito,

12 CABANELLAS, Guillermo. “Diccionario de derecho usual”. T. III. p. 419.

DERECHO PENAL II Página 9


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

comisión, administración u otro título semejante con la obligación


de entregar, devolver o hacer un uso determinado, incluyéndolo en
su patrimonio, irrogándose el derecho de propiedad,
indebidamente por que legalmente no le corresponde.

La apropiación se materializa cuando el agente realiza actos de


disposición que son propios de un propietario y se niega a devolver
cuando es requerido por el titular.

c) Bien mueble, Suma de dinero, o valor, Constituyen el objeto


material del delito de apropiación ilícita, penalmente “El concepto
de bien mueble no coincide con el concepto civil del mismo; se
entiende como todo objeto del mundo exterior con valor económico
que sea susceptible de apoderamiento material y de
emplazamiento13.

A un bien mueble, se le asigna en su acepción amplia,


comprendiéndose a las naves y aeronaves, las mismas que pueden
ser objeto material del delito de apropiación ilícita, ya que de
acuerdo a las acepción que le da nuestro Código civil es de un bien
inmueble y serian objeto material del delito de usurpación, lo que
no corresponde de acuerdo a la doctrina y línea jurisprudencial
dominante.

En la doctrina española Muñoz Conde nos dice “Por cosa mueble


hay que entender todo objeto del mundo exterior que sea
susceptible de apoderamiento material y de desplazamiento. Entre
las cosas muebles se comprenden también los animales y aquellos
elementos de inmuebles que pueden ser separados y trasladados a
otro lugar (estatuas adosadas a la pared, materiales de
construcción etc.).”14

13 Exp. Nª 5041-99-Lima.Data 30,000. G.J. En “El Código penal en su jurisprudencia”, Dialogo con la Jurisprudencia. Gaceta Jurídica.
p. 306.
14 MUÑOZ CONDE, Francisco. Op. Cit. p. 318.

DERECHO PENAL II Página 10


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

d) Que ha recibido en depósito, comisión, administración u otro


título semejante que produzca obligación de entregar, devolver,
o hacer un uso determinado, El agente en el delito de apropiación
ilícita recibe lícitamente un bien mueble del sujeto pasivo, con la
obligación de entregar o devolver, o hacer un uso determinado, por
haber recibido, en depósito, cuando se entrega un bien a otro, para
que éste la custodie y la restituya cuando le sea pedida por aquel de
quien la recibió o por otra persona con derecho para ello. Comisión,
cuando se encarga o encomienda a otro un bien, durante cierto
tiempo. Administración, es la gestión, gobierno de los intereses o
bienes.

Estas modalidades, son formas directas por las que el agente recibe
un bien, por parte del agraviado, y constituyen el factor
condicionante que obliga al agente a entregar, devolver o hacer un
uso determinado de un bien.

5.2.2. DE LOS MEDIOS; Los medios idóneos de los que se puede valer el
agente para cumplir la acción de acuerdo al tipo penal del delito de
apropiación ilícita solo pueden ser,

6. TIPICIDAD SUBJETIVA

El delito de apropiación ilícita es eminentemente doloso, y se cumple con el


elemento psicológico de acuerdo con lo dispuesto por el CP. Art. 12, cuando el
agente cumple con los elementos del dolo:

El elemento cognitivo, y volitivo el agente lo cumple con el conocimiento de la


ilicitud de su comportamiento, y el conocimiento y querer la apropiación, siendo
necesario además el plus, el ánimo de lucro en provecho propio o de un tercero. No
se admite la forma culposa.

7. ERROR DE TIPO EN EL DELITO DE APROPIACION ILICITA

El error de acuerdo a los elementos del tipo del delito de apropiación ilícita; Supone la
ausencia de conocimiento por parte del agente de uno o de todos los componentes

DERECHO PENAL II Página 11


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

objetivos del tipo penal. En tal sentido el error de tipo previsto en el art. 14 del C.P., es
factible de darse cuando el agente con el convencimiento erróneo que está actuando en el
ejercicio del derecho de retención, se niega a devolver un bien que le fuera entregado en
depósito, comisión, administración u otro título semejante que produzca obligación de
entregar, devolver, o hacer un uso determinado.

Si el agente ha cumplido con todos los elementos de la tipicidad del delito de hurto;
el hecho es típico, por lo que de acuerdo con la Teoría general del delito, corresponde
el análisis de la segunda categoría; la antijuridicidad.

8. LA ANTIJURICIDAD
Pueden ser invocados, por quien se le atribuye el delito de apropiación ilícita,
como causas de justificación los incisos 8,9 del art. 20 del C.P.

No concurriendo ninguna causa de justificación que justifique el


comportamiento frente al ordenamiento jurídico, para el derecho penal es
insuficiente un hecho típico y antijurídico para la imposición de la pena es necesario
determinar si el comportamiento puede ser atribuido o imputable a su autor.

9. PROCESO EJECUTIVO

9.1. DE LA CONSUMACIÒN
El delito de apropiación ilícita, se consuma cuando el agente se apropia del
bien, negándose a la obligación de entregar o devolver el bien, cuando es
requerido, actúa con el animus rem sibi habendi, que determina el delito; es
decir el ánimo de hacer las veces de propietario sin tener dicha condición.

9.2. DE LA TENTATIVA
El tipo penal del delito de apropiación ilícita no admite la tentativa, ya que
resulta imposible que se dé.

10. AUTORIA Y PARTICIPACION

10.1. AUTORIA
En el delito de apropiación ilícita por la naturaleza de su estructura típica,
solo es factible que se da la autoría inmediata.

DERECHO PENAL II Página 12


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

10.2. PARTICIPACIÒN
Este delito no admite la participación.

11. CONCURSO DE DELITOS

Es factible que en la comisión del delito de apropiación ilícita “se produce un


concurso aparente de leyes entre los delitos de apropiación ilícita y desobediencia
o resistencia a la autoridad cuando un depositario judicial se apropia ilícitamente
de los bienes que le fueron entregados en calidad de depósito, no entregándolos al
juzgador respectivo a pesar de ser requerido conforme a ley. Sin embargo,
recurriendo al principio de especialidad tenemos que esta conducta se adecua de
manera concreta al tipo penal del delito de apropiación ilícita.”15

El delito de apropiación ilícita, puede darse conjuntamente también con el


delito de estafa, cuando se acredita que el agente, no realizo la labor para la cual se
le contrato ni devolvió la documentación.

Cuando al agente se le declare culpable del delito de homicidio simple, previo


juicio con las garantías del debido proceso, por el hecho de haber cometido el delito,
como consecuencia jurídica se le impondrá una pena de acuerdo a lo dispuesto por el
Art. 28 del C.P.

12. CONSECUENCIA JURIDICA DEL DELITO

12.1. LA PENA
Habiendo cumplido el agente la acción típica del delito de apropiación
ilícita y establecido el grado de su responsabilidad. De acuerdo a lo señalado en
el tipo penal, se le impondrá la pena privativa de libertad no menor de dos ni
mayor de cuatro años. La pena se aplicará por parte del Juez teniendo en cuenta
lo establecido por el Art. 45 y 46 del C.P.

15 Exp. Nº 4341-97-Lima. Data 30,000.G.J. En “El Código penal en su jurisprudencia”, p. 304.

DERECHO PENAL II Página 13


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

CAPITULO II
SUSTRACCIÒN DE BIEN PROPIO

1. TIPO PENAL

El ilícito penal denominado también por la doctrina como hurto impropio,


apropiación de bien propio, substracción de bien propio o desbaratamiento de
derechos, por el cual el propietario sustrae un bien de poder de quien lo tiene de
modo legítimo, se encuentra previsto en el artículo 191 del Código Penal en los
términos que siguen:

El propietario de un bien mueble que lo sustrae de quien lo tenga


legítimamente en su poder, con perjuicio de este o de un tercero, será reprimido
con pena privativa de libertad no mayor de cuatro años16.

2. TIPICIDAD OBJETIVA

El delito de apropiación de bien propio se configura o aparece cuando el sujeto


activo que viene a ser el propietario del bien mueble, le sustrae del sujeto pasivo
que lo tenía en su poder en forma legítima ya consecuencia de tal hecho le causa a
este o a un tercero perjuicio económico.

Del concepto puede advertirse ligeramente que se trata de la figura del hurto
previsto en el numeral 185 del Código Penal. Sin embargo, siendo más minuciosos,
se evidencia que estamos ante una figura penal totalmente diferente a la del hurto.

Aquí el sujeto activo es el propietario, en tanto que en el hurto es imposible que


el propietario pueda ser agente del delito. Tampoco puede ser sujeto activo el
copropietario en tanto que aquel si puede ser agente del delito del hurto, debido
que el bien mueble, objeto material de la conducta puede ser total o parcialmente
ajeno17.

Para la consumación del hurto se requiere que el agente después de la


sustracción se apodere del bien, es decir, tenga la posibilidad real o potencial de
16 SALINAS SICCHA, Ramiro. Derecho Penal Peruano, Estudio Dogmático del Código Peruano, pág. 1104
17 Ibídem - SALINAS SICCHA, Ramiro. pág. 1105.

DERECHO PENAL II Página 14


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

disponer del bien como si fuera su dueño; en cambio aquí se consuma el delito con
la sola sustracción no se exige apoderamiento. Finalmente, la conducta del hurto se
agrava cuando el agente la realiza con determinadas circunstancias previstas por
ley; en tanto que aquí, si mediare tales circunstancias la conducta no se agrava
debiendo en todo caso, aparecer un concurso real de delitos.

Pero veamos en qué consisten cada uno de los elementos que le dan tipicidad
objetiva al delito de sustracción de bien propio18:

2.1. SUSTRACCIÒN DEL BIEN MUEBLE

La conducta ilícita se materializa cuando el sujeto activo sustrae el bien


mueble de quien lo posee legítimamente. Se entiende por sustracción todo acto
que realiza el agente destinado a arrancar o alejar el bien mueble de la esfera
de dominio de la víctima. Se configura con los actos que realiza el agente para
romper la esfera de vigilancia del sujeto pasivo que tiene sobre el bien y
desplazado a su esfera de dominio.

Es común en la doctrina nacional afirmar que para la configuración del


delito son suficientes los actos de sustracción, siendo irrelevante penalmente
determinar si después de la sustracción el agente tuvo capacidad de disposición
del bien mueble substraído.19

2.2. EL SUJETO ACTIVO DEBE SER EL PROPIETARIO

Es requisito indispensable para la configuración del delito en interpretación


el hecho que el agente o sujeto activo de la sustracción sea el propietario o
dueño del bien mueble. Nadie más que el propietario exclusivo del bien mueble
que se sustrae puede ser sujeto activo.

Por la estructura misma del tipo penal en comentario, el copropietario del


bien mueble cometerá hurto y no apropiación ilícita impropia, si sustrae el bien

18 Ibídem - SALINAS SICCHA, Ramiro. pág. 1105


19
Ibídem - SALINAS SICCHA, Ramiro. pág. 1105

DERECHO PENAL II Página 15


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

de quien lo tiene legítimamente, pues el hurto se produce cuando se sustrae un


bien mueble total o parcialmente ajeno.20

2.3. EL SUJETO PASIVO DEBE POSEER EL BIEN DE MODO LEGITIMO

Otro elemento típico objetivo de la apropiación de bien propio lo constituye


la circunstancia que el sujeto pasivo o víctima debe haber tenido de modo
legítimo o lícito el bien objeto de la sustracción. Esto significa que el propietario
debe haberlo otorgado de modo voluntario la posesión del bien mueble al
sujeto pasivo, como, por ejemplo, a consecuencia de un contrato de depósito o
comodato, por medio del derecho real de garantía denominado prenda, etc. O
en todo caso, el sujeto pasivo lo tenga en su poder a consecuencia de orden
impartida por autoridad judicial competente como son los depositarios
judiciales.

El título legítimo por el cual posee el bien el sujeto pasivo debe estar
subsistente o vigente al momento de la sustracción. No basta, por consiguiente,
una posesión cuyo origen haya sido válido, pero caduco al producirse la
sustracción. En este último caso no habría delito alguno contra el patrimonio
toda vez que la tenencia en todo caso ya no será lícita.21

2.4. EL ACTO DEBE CAUSAR PERJUICIO

Otro elemento típico no menos importante lo constituye el perjuicio


económico que debe causarse al sujeto pasivo o a un tercero con la sustracción
del bien mueble. Es decir, con la sustracción debe ocasionarse perjuicio a quien
lo tiene legítimamente en su poder o a un tercero. Aquí hay una relación de
causa y efecto. La sustracción es la causa y el perjuicio económico es el efecto
de aquella acción. Si el perjuicio no se verifica, el delito no se configura. En el
mismo sentido Villa Stein, quien citando a Bustos Ramírez considera que el
hecho debe perjudicar al sujeto pasivo, el poseedor legítimo del bien o a un
tercero, mermando su patrimonio.

20 Ibídem - SALINAS SICCHA, Ramiro. pág. 1105


21 Ibídem - SALINAS SICCHA, Ramiro. pág. 1106 y 1107.

DERECHO PENAL II Página 16


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

Por ejemplo, habrá perjuicio económico cuando el agente después de


sustraer el bien objeto de la prenda lo vende desapareciendo la garantía, o
cuando el agente propietario del bien lo sustrae del dominio del depositario
judicial y lo destruye causando de ese modo perjuicio al que solicitó el embargo
que vendría a constituirse en el tercero que prevé el tipo penal. O cuando, el
propietario sustrae del terreno que se viene labrando, los bueyes que había
alquilado, originando que se suspenda la faena causando de ese modo perjuicio
económico al agraviado quien pese no haberse concluido la faena prevista o
programada, tiene que pagar el jornal a sus peones.

Para efectos de la configuración del delito de sustracción de bien propio, es


irrelevante determinar si el agente obtuvo algún beneficio patrimonial con su
conducta ilícita. La circunstancia de haber obtenido, el agente, algún provecho
patrimonial con su actuar ilícito, solo servirá al juzgador para graduar la pena
al momento de individualizarla e imponerla.22

2.5. BIEN JURIDICO PROTEGIDO

El bien jurídico que se protege con este delito es la posesión inmediata de


un bien mueble, debido a dos razones: en primer lugar, por la descripción del
tipo, donde se pone de manifiesto el hecho que el autor del delito "( ... ) lo
substrae de quien lo tenga legítimamente", es decir, se afecta la posesión de un
tercero que tiene el bien de acuerdo a derecho; en segundo lugar, porque no
puede protegerse la propiedad, pues el autor del delito es el mismo propietario,
es decir, es el propietario quien realiza una acción antijurídica sobre su propio
bien.23

2.6. SUJETO ACTIVO

Estamos en presencia de un delito especial, pues agente, sujeto activo o


autor del delito solo puede ser el propietario del bien mueble objeto de la
sustracción. Nadie más que él puede cometer el delito en hermenéutica. Como
ya hemos tenido oportunidad de argumentar, ni los condóminos o

22 Ibídem - SALINAS SICCHA, Ramiro. pág. 1106 y 1107


23 Ibídem - SALINAS SICCHA, Ramiro. pág. 1107

DERECHO PENAL II Página 17


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

copropietarios pueden ser autores del delito de apropiación de bien propio. Si


estos o cualquier otra persona sustrae bienes muebles total o parcialmente
ajenos cometerán la figura penal de hurto previsto en el artículo 185 del C.P.24

2.7. SUJETO PASIVO

Sujeto pasivo será toda persona que tenga en su poder, de modo legítimo o
lícito, el bien mueble que después es sustraído por su propio propietario. Puede
ser una persona natural o jurídica.

Roy Freyre comentando el artículo 241 del Código Penal derogado que tenía
estructura parecida al actual numeral 191, enseña que sujeto pasivo es el
poseedor temporal en virtud de un título que le confiere la posesión inmediata
del bien. El título que naturalmente debe ser legítimo y encontrarse en
vigencia, puede provenir de un convenio, de un acto de autoridad o del ejercicio
regular de un derecho.

3. TIPICIDAD SUBJETIVA

De la lectura del tipo penal se concluye inmediatamente que se trata de un


delito factible solo a título de dolo. No es posible la comisión por culpa.

El agente actúa sabiendo y conociendo que el bien se encuentra de modo legítimo


en posesión del sujeto pasivo y que de sustraerlo le causará un perjuicio
económico a aquel o a un tercero, no obstante y pese a ello, voluntariamente
decide sustraerlo.

4. ANTIJURICIDAD

Después de verificarse que en la conducta concurren todos los elementos


objetivos y subjetivos que le dan tipicidad, corresponderá al operador jurídico
determinar si aquel ha actuado contra el ordenamiento jurídico o, en su caso,
concurre alguna causa de justificación que haga permisiva su conducta.

24 Ibídem - SALINAS SICCHA, Ramiro. pág. 1107 y 1108

DERECHO PENAL II Página 18


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

Habrá antijuridicidad cuando el agente sabiendo que el sujeto pasivo tiene en


su poder el bien mueble debido a título lícito o por orden de autoridad competente,
le sustrae el bien y le causa con tal acto un perjuicio económico. En cambio no
habrá antijuridicidad cuando concurre alguna causa de justificación de las
previstas en el artículo 20 del Código Penal. Por ejemplo, concurre la causa de
justificación prevista en el inciso 7 del artículo 20 del C.P. cuando el propietario de
un vehículo, lo sustrae del depositario con la finalidad de entregarlo a unos
asaltantes quienes le amenazan de muerte sino les entrega el vehículo.25

5. CULPABILIDAD

Después de verificarse que la conducta es típica y antijurídica debido que no


concurre alguna causa de justificación, corresponderá al operador jurídico
verificar si esta conducta es atribuible penalmente al agente. En este estadio del
análisis, se verificará si el propietario agente del delito es mayor de edad y no sufre
alguna alteración mental que le haga inimputable. Una vez determinado que el
agente es imputable, se verificará si el agente pudo actuar de modo diferente a la
de sustraer su bien mueble causando con ello perjuicio económico a la víctima.

También se analizará si el agente actuó conociendo la ilicitud de su acto, o,


mejor dicho, conocía que actuaba contra el derecho vigente al sustraer su bien
propio de quien lo poseía lícitamente. Aquí muy bien puede presentarse el error de
prohibición cuando por ejemplo, el agente, sin haber ordenado el juez la
desafectación, sustrae el bien mueble de su propiedad del dominio del depositario
judicial en la creencia que se ha levantado el embargo que pesaba sobre aquel al
haberse dictado sentencia a su favor.26

6. CONSUMACIÒN Y TENTATIVA

Bien sabemos que el delito de apropiación ilícita impropia se presenta en la


realidad mediante dos actos claramente caracterizados y se traducen en causa y
efecto. Es decir, se exige la sustracción del bien mueble como causa y el perjuicio a
la víctima o a un tercero como efecto. La sustracción (que no significa

25 Ibídem - SALINAS SICCHA, Ramiro. pág. 1108 y 1109


26 Ibídem - SALINAS SICCHA, Ramiro. pág. 1109.

DERECHO PENAL II Página 19


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

apoderamiento) del bien mueble por parte del agente debe causar perjuicio
económico a la víctima. Si tal relación correlativa no se evidencia en determinada
conducta, el delito no se configura.

En esa línea del razonamiento, se concluye que el delito se perfecciona o


consuma cuando después de la sustracción del bien, se produce el perjuicio
económico de aquel que tenía el bien a consecuencia de título legítimo o a un
tercero. Si la conducta llega solo a la sustracción del bien mas no al perjuicio que
exige el tipo penal, estaremos ante la tentativa.

Presentado así los argumentos, yerran Peña Cabrera y Ángeles Gonzáles y


otros, al sostener que el delito se consuma con la sola sustracción (con
apoderamiento o no) del bien mueble de quien lo tiene legítimamente en su poder.

7. PENALIDAD

El propietario que comete el delito de sustraer su propio bien de quien lo posee


de modo legítimo, será merecedor a la pena privativa de libertad no menor de dos
días ni mayor de cuatro años. La graduación de la pena depende de varios factores;
pero aquí, creemos, prevalecerá el monto del perjuicio económico ocasionado a la
víctima con el actuar del agente.27

SUB CAPITULO 1

APROPIACIÒN DEL BIEN PERDIDO O TESORO

1. TIPO PENAL

La figura delictiva por la cual el agente se apropia de un bien perdido o de un


tesoro aparece regulado en el inciso 1 del artículo 192 del cp. en los términos
siguientes:

Será reprimido con pena privativa de libertad no mayor de dos años o con
limitación de días libres de diez a veinte jornadas, quien realiza cualquiera de las
acciones siguientes:

27 Ibídem - SALINAS SICCHA, Ramiro. pág. 1110.

DERECHO PENAL II Página 20


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

 Se apropia de un bien que encuentra perdido o de un tesoro o de la parte


del tesoro correspondiente al propietario del suelo, sin observar las normas
del Código Civil.

2. FUNDAMENTO DE INCRIMINACIÒN

El artículo 192º del C.P., recoge dos conductas en realidad atenuadas, tanto con
respecto al Hurto como a la Apropiación ilícita, pues es de verse de su construcción
normativa, que la apropiación del bien, no es materializada mediando un acto de
sustracción propiamente dicho, cuando el agente desplaza el objeto de la esfera de
custodia del sujeto pasivo, si no cuando éste lo encuentra perdido o es parte de un
tesoro; por tales motivos, puede que su penalización no se ajuste a un patrón de
mínima lesividad social y, a la naturaleza subsidiaria del derecho penal, de suerte
que la esfera del derecho privado pueda resultar suficiente para resolver dichos
conflictos.

La ausencia de apoderamiento estricto como acto de desplazar físicamente el


objeto desde el ámbito patrimonial del sujeto pasivo al del activo impide su
calificación como hurto propio28.

La norma busca proteger un doble derecho: cuando se trata de la cosa perdida,


se tutela el derecho de dominio, posesión o tenencia de quien la perdió y de que le
sea restituida; cuando se trata de tesoro encontrado, el derecho del propietario o
poseedor del predio a que le sea entregada la parte correspondiente29

En las palabras de Núñez lo que la apropiación indebida ofende es el derecho


del tenedor, poseedor o dueño de la cosa a que restituya la cosa perdida, o del
derecho del propietario del predio a que se haga entrega de la parte del tesoro que
le corresponde30. Podrá decirse ello desde una perspectiva inmediata del carácter
de este injusto penal, pero de todos modos, siempre será objeto de tutela la

28 PEREZ MANZANO, M.; Las Defraudaciones (II)…, Cit… pág. 491, como se cita en PEÑA CABRERA FREYRE, Alonso; Derecho Penal –
Parte Especial. Tomo II, segunda edición, pág. 332.
29 FONTAN BALESTRA, C.; Derecho Penal. Parte Especial, cit., p. 543, como se cita en Ibídem-PEÑA CABRERA FREYRE, Alonso; pág.

333.
30 NUÑEZ, R.; Derecho Penal Argentino. Parte Especial, T.V., cit, p. 410, como se cita en Ibídem -PEÑA CABRERA FREYRE, Alonso; p.

333.

DERECHO PENAL II Página 21


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

propiedad, al verse privado el titular de la plena disponibilidad de los derechos


reales inherentes a aquella31

2.1. APROPIACIÒN DE BIEN PERDIDO

2.1.1. TIPICIDAD OBJETIVA


Es de verse que la punibilidad de las conductas en cuestión, debe ser
analizada, conforme ciertos dispositivos legales, comprendidos en el
Derecho privado, por lo que estaríamos ante una norma penal “en blanco”,
en tanto que para complementar la materia de prohibición nos debemos
remitir a una norma extra-penal.

Primer comportamiento, hace alusión a la “apropiación de un bien


perdido”; en tal sentido, la tenencia del bien no se logra mediante una
conducta típica de sustracción, en tanto el autor se encuentra la cosa fuera
de la esfera de custodia de la víctima. Razón por la cual la apropiación ilícita
del bien perdido ocasiona menos alarma social, de ahí la benignidad de la
pena32.

2.2. APROPIACIÒN DE TESORO

¿Qué debemos entender por tesoro?, doctrinariamente, escribe RAMIREZ


CRUZ, es tesoro un objeto o bien mueble de valor que, por cualquier motivo
(Vg., guerra, terremoto), queda encerrado o sepultado (en un predio o
inmueble) u oculto (en un mueble) y cuyo dueño no es – o no puede ser –
conocido. Por lo mismo, no se trata de riqueza natural, como las mismas, por
ejemplo; así tampoco del hallazgo de petróleo, al denotar una caracterización
diversa33.

A nuestra consideración entendemos por “tesoro” todos aquellos bienes,


objetos, joyas y otros, que se encuentran en el suelo (sub suelo), de un
determinado inmueble.

31 Así, SALINAS SICCHA, R.; Delitos contra el Patrimonio, cit., p. 238. como se cita en Ibídem -PEÑA CABRERA FREYRE, Alonso; p.
333.
32 PEÑA CABRERA, R.; Tratado de Derecho Penal…, II-A, cit., p. 230.
33 RAMIREZ CRUZ, E.Mª; Tratado de Derechos Reales, T. II, cit., p.173.

DERECHO PENAL II Página 22


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

Se señala para que podamos hablar de tesoro, deben darse dos requisitos:

a) Tratase de bienes muebles ocultados o enterrados;


b) Debe desconocerse al propietario de ellos.

No solo debe ignorarse no tenerse memoria del propietario, sino que nadie
puede acreditar su derecho de tal34.

De igual forma que la modalidad delictiva anterior, a fin de desentrañar la


relevancia jurídico-penal de la conducta ha de cotejarse con las disposiciones
del código civil, cuya sola contravención no resulta suficiente para poder
verificarla, pues debemos acreditar también que se cumpla con el principio de
lesividad y con el contenido de la imputación objetiva35.

El artículo 934º del CC, dispone, que no está permitido buscar tesoro en
terreno ajeno cercado, sembrado o edificado, salvo autorización expresa del
propietario. El tesoro hallado en contravención de este artículo pertenece
íntegramente al dueño del suelo. Quien buscare tesoro sin autorización
expresa del propietario está obligado al pago de la indemnización de daños y
perjuicios resultantes; mientras que el artículo 935º (in fine), prevé que el
tesoro descubierto en terreno ajeno no cercado, sembrado o edificado, se
divide por partes iguales entre el que lo halla y el propietario del terreno salvo
pacto distinto.

Entonces según lo previsto en las normas acotadas, es de verse, que todo


tesoro que se halle (casual o intencionalmente), en terreno ajeno, salvo
autorización expresa (tacita o presunta) del propietario, por lo que si no se
cumple con dicha exigencia la propiedad del tesoro se le reconoce al titular del
derecho real. Renglón seguido, se dispone una sanción indemnizatoria a favor
del propietario, cuando el que lo encuentra lo realizo sin asentimiento del
primer; quiere decir esto, que si ya opera dicha cláusula, ya no se puede instar
la acción penal, so pena de vulnerar el principio del non bis ídem, teniendo en
cuenta que la sentencia de condena lleva aparejada un monto dinerario a favor

34 RAMIREZ CRUZ, E.Mª; Tratado de Derechos Reales, T. II, cit., p.173.


35 FONTAN BALESTRA, C.; Derecho Penal. Parte Especial, cit., p. 546

DERECHO PENAL II Página 23


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

de la víctima, por completo de Reparación Civil, que es de naturaleza


indemnizatoria.

Para que podamos afirmar la figura en análisis, primero el agente debe de


haber actuado sin observar las disposiciones legales – antes mencionadas -, y,
segundo, debe verificarse que éste actúe con voluntad de dueño, de que realice
actos de disposición sobre el bien, de ingresar el tesoro a su acervo
patrimonial. No delinque el hallador o el descubridor que simplemente omite
las diligencias que indica la ley civil, pues no delinque si, por ejemplo, no las
cumple pero abandona la cosa36.

El descubridor puede invocar la prescripción por tratarse, el tesoro, de un


bien inmueble. Requiere de posesión continua, pacífica y pública como
propietario durante dos años si hay buena fe, y por cuatro si no la hay (art.
951º CC)37. Si esta prescripción de dominio, obtiene respuesta favorable por el
órgano jurisdiccional, ya no se podrá hablar de un hecho punible, en la medida
que el agente se convierte en propietario del bien, por lo que ya hay lugar a un
juicio positivo de lesividad y, si el transcurso del proceso civil, se pretende
incoar la acción penal, el imputado ha de presentar una cuestión prejudicial.

3. FORMAS DE IMPERFECTA EJECUCIÒN

La infracción delictiva del 192º, que se materializa en los dos supuestos típicos,
alcanza la consumación, cuando el agente se apropia del bien, no cumpliendo con
ejercitar actos demostrativos de entrega del mismo o, cuando se halló el tesoro y
realiza actos de disposición38, sin haber solicitado autorización al propietario del
suelo.

La existencia de actos de consumo, destrucción o disposición, o meramente el


transcurso prudencial del tiempo, determinarán los instantes de consumación39;
mas no cuando el hallador abandonan el bien.

36 NUÑEZ, R.; Derecho Penal Argentino. Parte Especial, T.V., cit, p. 413
37 PEÑA CABRERA, R.; Tratado de Derecho Penal…, II-A, cit., p. 233.
38 Asì, SOLER, S.; Derecho penal argentino, T.IV, cit.., p. 438
39 PEÑA CABRERA, R.; Tratado de Derecho Penal…, II-A, cit., p. 234; siguiendo a SOLER, S.; Derecho penal argentino, T.IV, cit.., p.

439.

DERECHO PENAL II Página 24


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

El delito tentado habremos de fijarlo hasta antes de que el agente, ya cuenta


con la plena disponibilidad del bien, puesto que ya lo ha ingresado a su esfera de
custodia; lo cual puede lindar con la mera inobservancia de los preceptos legales
del Derecho privado, a lo cual debe añadirse el dolo, de que dichos se dirijan a la
apropiación del objeto.

4. TIPO SUBJETIVO DEL INJUSTO

Las modalidades típicas que se cobijan en el artículo 192º solo resultan


reprimibles a título de dolo, conciencia y voluntad de realización típica; el agente
debe realizar su conducta, a la apropiación de un bien, conociendo que se trata de
una cosa perdida o que tesoro no le corresponde.

Si el autor yerra sobre el carácter “perdido” del bien, suponiendo más bien que
fue abandonado, será constitutivo de un error de tipo; o de creer que el tesoro le
corresponde, porque èl efectuado la edificación (superficie).

El dolo del autor ya cubre la apropiación misma del bien, por lo que no es
necesaria la concurrencia de un ánimo transcendente (animus rem sibi habendi).

SUB CAPITULO 2

APROPIACIÒN DE BIEN POR ERROR O CASO FORTUITO

1. TIPO PENAL
La conducta delictiva por la cual el agente se apropia de bienes que han entrado
en su dominio a consecuencia de un error, caso fortuito o por cualquier otro
motivo independiente a su voluntad, aparece tipificado en el inciso 2 del artículo
192 del Código Penal del modo siguiente:

Será reprimido con pena privativa de libertad no mayor de dos años o con
limitación de días libres de diez a veinte jornadas, quien realiza cualquiera de las
acciones siguientes:

DERECHO PENAL II Página 25


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

 Se apropia de un bien ajeno en cuya tenencia haya entrado a consecuencia de


un error, caso fortuito o por cualquier otro motivo independiente de su
voluntad.

2. TIPICIDAD OBJETIVA
El inciso segundo del artículo 192 del Código Penal regula el delito que se
configura cuando el agente dolosamente se apropia o se hace dueño de un bien
mueble ajeno que a entrado o ingresado en la esfera de su dominio a causa de un
error, caso fortuito o por cualquier motivo independiente de su voluntad.

De la estructura del tipo penal se advierte que el hecho punible puede


evidenciarse hasta en tres supuesto:

 Primero, cuando el agente se apropia de un bien que ha llegado o entrado


en su dominio a consecuencia de un error. El delito aparece cuando el
agente se da cuenta que ha entrado en posesión de bien ajeno por error y
pese a ello y en lugar de entregarlo o devolverlo a su propietario, se lo
apropia. Caso contrario, si en determinado caso se llega a establecer que el
sujeto no salió del error producido, resultará imposible que se le pueda
atribuir penalmente algún delito. Se entiende por error el conocimiento
falso o contrario a la verdad recaído en un hecho jurídicamente relevante y
cuyo efecto se relaciona con la validez del acto jurídico o con la culpabilidad
penal. Aquí el agente falsamente cree que ha entrado en posesión de bien
ajeno en forma lícita.

El error debe ser espontáneo de ninguna manera debe ser provocado por
aquel. Si llega a determinarse que el error lo provocó el agente no se
configurará el delito en comentario sino el de estafa de ser el caso. Así
mismo, es común sostener que el error puede provenir del sujeto que recibe
el bien como de aquel que lo entrega por error.

Con Peña Cabrera concluimos que el error que aquí nos interesa es el que
causa la transmisión de la tenencia, por ende, son indiferentes las

DERECHO PENAL II Página 26


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

equivocaciones sobre el precio o la calidad del bien. Si hay error en el precio


o calidad del bien cedido se resolverá aplicando las normas de carácter civil.

 Segundo, cuando el autor se apodera de un bien que ha entrado en su


dominio a consecuencia de un caso fortuito. Es decir, se produce este
supuesto ilícito cuando el agente sabiendo perfectamente que a
consecuencia de un caso fortuito ha entrado en posesión de un bien que le
pertenece al sujeto pasivo, no lo entrega o devuelve y por el contrario, se lo
apropia o apodera.

Es común en la doctrina peruana, el considerar que con la frase caso


fortuito, nuestra ley penal se refiere a una fuerza de la naturaleza (viento,
remolino, huaycos, etc.) que logra u ocasiona desplazar el bien mueble del
dominio de su propietario hacia los dominios del agente, sin que haya
intervenido la voluntad del sujeto pasivo para desprenderse del bien.

 Y tercero, cuando el agente se apropia o adueña de un bien que ha entrado


en su esfera de vigilancia y dominio a consecuencia de un motivo
independiente a su voluntad. Aquí el legislador ha establecido una fórmula
que llena o colma los vacíos que pueden dejar las hipótesis ya analizadas.
Por ejemplo se presentará cuando dos caballos que se salen de la
caballeriza por la noche y van a parar al predio del agente distante a cinco
Kilómetros. Roy Freyre sostiene que podemos subsumir aquí, el caso del
desplazamiento no provocado maliciosamente de un vacuno que invade el
predio perteneciente al actor.

3. BIEN JURIDICO PROTEGIDO

El bien jurídico que se pretende cautelar o proteger lo constituye el patrimonio;


específicamente el derecho real de propiedad que tenemos todas las personas
sobre los bienes muebles que conforman parte de nuestro patrimonio.

3.1. SUJETO ACTIVO


Sujeto activo o agente puede ser cualquier persona a cuya posesión o
tenencia haya entrado el bien que pertenece a otra persona.

DERECHO PENAL II Página 27


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

3.2. SUJETO PASIVO


Sujeto pasivo o víctima será la persona desprendida de la propiedad o
posesión legítima de un bien mueble a consecuencia de un error, caso fortuito u
otra causa o motivo independiente de su voluntad.

4. TIPICIDAD SUBJETIVA

Según la redacción del tipo penal se evidencia que se trata de un delito


netamente doloso; penalmente no es posible la comisión culposa.
El agente actúa con conocimiento que ha entrado en posesión o tenencia de un
bien que pertenece a otro persona a causa o consecuencia de un error o caso
fortuito, no obstante voluntariamente decide apropiárselo.

5. CONSUMACIÒN Y TENTATIVA

Los supuestos delictivos en análisis se consuman o perfeccionan en el momento


que el agente comienza a comportarse como dueño del bien que ha entrado en su
esfera de dominio a consecuencia de un error, caso fortuito u otra causa
independiente a su voluntad.

Sin duda, como ocurre con todos los supuestos previstos bajo el rótulo de
apropiación ilícita, es difícil determinar una regla general para saber cuándo
comienza la apropiación; sin embargo, nosotros insistimos al considerar como un
indicio razonable que el agente quiere la cosa para sí (animus rem sihi hahendz),
su negativa o renuencia a entregar o devolver el bien a cuya posesión entró por
causa independiente a su voluntad, al ser requerido expresamente por su
verdadero propietario.

En la práctica judicial, sin requerimiento será imposible saber si el agente se ha


apropiado del bien. En tal sentido por ejemplo, no habrá delito cuando una persona
sigue en posesión del bien esperando que su propietario lo reclame.

Entiendo, no es posible que la conducta del agente de apoderamiento o


apropiación del bien, se quede en grado de tentativa.

DERECHO PENAL II Página 28


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

6. PENALIDAD

El autor del delito interpretado será merecedor a una sanción penal cuya pena
oscila entre no menor de dos días ni mayor de dos años si es privativa de libertad,
o con limitación de días libres de diez a veinte jornadas.

SUB CAPITULO
DISPONER O APROPIACIÓN DE BIEN RECIBIDO EN PRENDA

1. TIPO PENAL

Las conductas delictivas de disponer o apropiarse de bien recibido por el


agente en calidad de prenda, se recoge en el numeral 193 del c.P. en los términos
siguientes:

El que vende la prenda constituida en su favor o se apropia o dispone de ella


sin observar las finalidades legales, será reprimido con pena privativa de libertad
no menor de uno ni mayor de cuatro años.

2. TIPICIDAD OBJETIVA

El delito se configura cuando el agente o autor, sin observar las


disposiciones previstas en nuestro Código Civil, vende, se apropia o dispone de los
bienes muebles que conforman el derecho real de garantía denominado prenda,
constituida a su favor. Para saber qué significa prenda en nuestro sistema jurídico
no queda otra alternativa que recurrir a nuestro Código Civil. Allí se prescribe que
es un derecho real de garantía que se constituye sobre un bien mueble, mediante
entrega fisica o jurídica, para asegurar el cumplimiento de una obligación (artículo
1055 del C.C.). El numeral 1064 del C.C. establece que "el acreedor o el tercero que
recibe la prenda tiene la calidad de depositario". Así mismo, el artículo 1066 del
texto civil claramente prescribe "aunque no se pague la deuda, el acreedor no puede
apropiarse del bien prendado por la cantidad prestada. Es nulo el pacto en
contrario". Y finalmente, entre las normas pertinentes para efectos del análisis
cabe citar los artículos 1069, 1076 Y 1080 del Código Civil. En el primero se
prescribe que "vencido el plazo sin haberse cumplido la obligación, el acreedor

DERECHO PENAL II Página 29


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

puede proceder a la venta del bien en la forma pactada al constituirse la obligación.


A falta de pacto, se tramite como proceso de ejecución de garantías". En tanto que el
segundo señala "El acreedor no puede usar el bien sin el consentimiento del
constituyente". Yen el tercero, se prevé "el que guarda el bien prendado está obligado
a devolverlo cuando se cumpla la obligación y queden satisfechos los gastos de
conservación, bajo responsabilidad".

Antes de continuar es preciso hacer la diferencia entre los supuestos


previstos en los artículos 190 y el 193 del Código Penal, pues pareciera que
estamos ante un conflicto de normas penales al suponerse que el supuesto
regulado en el 193 ya está regulado en el artículo 190 del cp. Situación que incluso
a originado que el profesor Peña Cabrera en su oportunidad, haya indicado con
verdad que esta forma de legislar alienta a confusiones inevitables. Sin embargo,
de la lectura analítica del tipo penal del artículo 193 y de las disposiciones civiles
que regulan la prenda, se llega a la conclusión que no existe conflicto de normas
penales y menos, puede presentarse confusiones al momento de hacer
hermenéutica jurídica.

En efecto, de la lectura de las normas civiles que regulan la prenda en su


calidad de derecho real de garantía, se advierte que el beneficiario de la prenda
tiene obligaciones que cumplir durante la vigencia del contrato prendario y otras
diferentes una vez vencido el plazo del contrato, obligaciones estas últimas que
serán diferentes si el deudor cumple su compromiso en el plazo convenido a
aquellas cuando no cumple.

Así tenemos, durante la vigencia del contrato prendario, el acreedor tiene la


condición de depositario (artículo 1064 C.C.) y por tanto no puede usar el bien en
provecho propio o de tercero (artículos 1076 y 1820 C.C.). Una vez vencido el plazo
del contrato prendario, el depositario o beneficiario de la prenda devolverá el
mismo bien recibido una vez que el deudor haya cumplido la obligación que dio
origen a la prenda (artículos 1837 y 1880 C.C.). En cambio, si el deudor no cumple
con su compromiso en el plazo previsto, el beneficiario de la prenda procederá a la
venta del bien en la forma pactada al constituirse la obligación. Si no hay pacto al
respecto, recurrirá a la autoridad jurisdiccional e iniciará un proceso de ejecución

DERECHO PENAL II Página 30


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

de garantía (artículo 1069 C.C.). Lo que no puede hacer el beneficiario de la prenda


es apropiarse del bien prendado por la cantidad prestada, es nulo el pacto en
contrario (artículo 1066 C. C.). No obstante, esta prohibición funciona solo cuando
la prenda está constituida sobre bienes muebles, pues "la prenda de dinero da
derecho al acreedor a hacer efectivo su crédito con cargo del dinero prestado"
(artículo 1089C.c.).

Expuestas así las normas pertinentes del Código Civil respecto de la prenda
en correlato a los contenidos de los tipos penales 190 y 193 del c.P., se concluye
que cuando el agente se apropia del bien entregado en prenda antes de vencerse el
plazo del contrato prendario o, cuando se apropia del bien mueble, pese que el
plazo se ha vencido y el deudor ha cumplido con su obligación, se verificará la
apropiación ilícita común prevista en el artículo 190 del C.P. En cambio, si el agente
a favor del cual se constituyó la prenda, ante el incumplimiento del deudor de
motu proprio se apropia del bien, cometerá el delito sancionado en el dispositivo
193 del C.P., pues al actuar de ese modo habrá inobservado seguir las formalidades
legales a las que hace referencia el tipo penal y dispuestas en los artículos 1066 y
1069 del Código Civil.

El sustento o fundamento político criminal de la norma penal en


hermenéutica radica en asegurar el cumplimiento de las normas civiles que
regulan intereses de orden público; pues la necesidad económica del prójimo no
puede ser aprovechada para un enriquecimiento contrario al interés general. La
norma civil protege el patrimonio de la parte más débil en una relación
contractual. El derecho civil y el Penal coinciden de esa forma en sus objetivos. Es
indudable el especial reforzamiento que el segundo presta en beneficio de los
logros del primero.

La doctrina Nacional, al hacer la diferencia de los ilícitos penales previstos


en el artículos 190 y 193 del Código Penal, en forma mayoritaria considera que la
conducta del actor debe operar después de vencido el plazo fijado sin que el
deudor prendario haya cumplido con su obligación. Si la venta del bien, por
ejemplo, acontece antes del vencimiento del plazo señalado para el cumplimiento
de la obligación prendaria, estaremos entonces ante un delito de apropiación ilícita

DERECHO PENAL II Página 31


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

genérica o común. Por nuestra parte, agregamos que también estaremos ante la
apropiación ilícita genérica cuando el acreedor se apropia del bien prendado
negándose a devolverlo pese que el deudor ha cumplido con su compromiso en el
plazo fijado.

2.1. MODALIDADES DE LA APROPIACION ILICITA DE PRENDA

Si bien es cierto que la conducta ilícita se perfecciona en general cuando el


agente, ante el incumplimiento de su deudor, realiza acciones de propietario
sobre el bien objeto de la prenda, pedagógicamente cabe analizar cada una de
las modalidades indicadas por el Legislador Nacional. Así tenemos:

 Primero, se produce el delito cuando el agente, ante el incumplimiento de la


obligación de parte del deudor, vende la prenda constituida a su favor. Es
decir, la conducta ilícita se produce cuando el agente dolosamente y
sabiendo que no puede hacerlo (artículo 1069 C.e.), transfiere el bien que
constituye la prenda a otra persona a cambio de un precio en dinero, sin
recurrir al juez e iniciar un proceso de ejecución de garantía que dispone la
normativa civil.

 Segundo, se configura el delito cuando el autor sin observar lo previsto en el


numeral 1066 del Código Civil, se apropia o apodera de la prenda
constituida en su favor. Es decir, esta modalidad se produce cuando el
agente, dolosamente y sabiendo perfectamente que no puede apropiarse del
bien prendado para hacerse pago de la cantidad prestada, se lo apropia.

 Tercero, se produce el delito cuando el agente, ante el incumplimiento de su


deudor, sin observar las formalidades legales dispone de los bienes que
conforman la prenda constituida a su favor. Es decir, esta modalidad
delictiva se configura cuando el agente, ante el incumplimiento del dueño
del bien prendado, dolosamente hace actos de disposición (usar en su
beneficio, alquilar, darle en usufructo, etc.) sobre el bien mueble cuando
sabe perfectamente que en su calidad de depositario (artículo 1064 del C.e.)
no puede usar el bien prendado en su provecho propio ni de tercero según
lo dispuesto en el artículo 1820 del Código Civil.

DERECHO PENAL II Página 32


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

2.2. BIEN JURIDICO PROTEGIDO

El interés fundamental que se pretende proteger con la tipificación del


hecho punible en análisis, lo constituye el patrimonio y específicamente el
derecho real de propiedad sobre el bien entregado en prenda. Ello es así,
debido que la prenda no origina pérdida del derecho real de propiedad. Con la
prenda solo se otorga el derecho real de posesión al acreedor.

2.3. SUJETO ACTIVO

Actor, agente o autor de este delito solo puede ser aquella persona a cuyo
favor se ha constituido el derecho real de garantía denominado prenda. A nadie
más que a él se le atribuirá el delito de apropiación de prenda. Si otra persona
diferente al acreedor beneficiario de la prenda, perfecciona los supuestos de
hecho contenidos en el artículo 193, cometerá otro delito pero no el que nos
ocupa.

En suma, se trata de un delito especial, pues se exige que el agente tenga la


calidad de acreedor a cuyo favor se ha constituido la prenda.

2.4. SUJETO PASIVO

Sujeto pasivo o víctima será cualquier persona siempre y cuando se haya


constituido en deudor y como consecuencia de ello, haya entregado en prenda
un bien mueble de su propiedad o de un tercero (garante) como garantía de
una obligación contraída. Siendo más precisos y en el orden de ideas que se
viene exponiendo, sujeto pasivo del delito será el deudor que no ha cumplido
con su compromiso en el plazo fijado.

3. TIPICIDAD SUBJETIVA

Las acciones descritas por las cuales se materializa el delito en estudio


dogmático son de comisión dolosa, no cabe la comisión por culpa.
El actor o agente actúa sabiendo y conociendo que, ante el incumplimiento de
su deudor, no puede vender, apropiarse ni disponer en su beneficio del bien

DERECHO PENAL II Página 33


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

prendado, no obstante, voluntariamente decide hacerlo contraviniendo de ese


modo lo dispuesto en las normas civiles pertinentes que son de cumplimiento
imperativo u obligatorio.

4. ANTIJURIDAD

Las conductas típicas analizadas en su aspecto objetivo y subjetivo, serán


antijurídicas cuando el agente, ante el incumplimiento de su deudor, actúa
desconociendo, o, mejor dicho, no haciendo caso a las formalidades previstas en las
normas civiles (1066 y 1069 del Código Civil), normas de naturaleza imperativa y
por tanto de cumplimiento obligatorio por parte del acreedor beneficiario de la
prenda.

Se entiende que tales normas son de conocimiento general y mucho más de


aquellas personas que firman documentos en los cuales se constituye la prenda. Es
lógico que pueda presentarse alguna causa de justificación en la conducta del
agente. Ocurrirá por ejemplo, cuando el agente entregue el bien prendado a una
tercera persona por haberlo así dispuesto la autoridad' competente en el ejercicio
de sus funciones (inciso 9 artículo 20 del C.P.). O, cuando el acreedor beneficiario
hace uso del bien pero contando con el consentimiento del propietario del bien
prendado.

5. CULPABILIDAD

Una vez que se ha verificado que estamos ante una conducta típica y
antijurídica al no concurrir alguna causa de justificación, corresponderá al
operador jurídico analizar si el acreedor es personalmente imputable.

En esta etapa se determinará si el agente es imputable y si al momento de


actuar pudo comportarse de modo diferente a la de cometer el delito. Aquí también
se analizará si el agente conocía la antijuridicidad de su conducta, pues si se
determina que al momento de actuar el agente conocía perfectamente que su
accionar era ilícito, debido que tenía pleno conocimiento que ante el
incumplimiento del deudor, no podía apropiarse del bien a cuenta de lo prestado,
no podía vender de mutuo proprio ni usar el bien en su beneficio ni de tercero sin

DERECHO PENAL II Página 34


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

contar con la autorización del deudor dueño del bien, estaremos ante una conducta
atribuible o imputable personalmente a su autor.

Consideramos que el tipo se concilia fácilmente con un error de prohibición


para el hipotético caso que vencido con creces el plazo sin que el deudor acuda al
pago, el acreedor se crea con derecho a disponer de la cosa.

6. CONSUMACIÒN Y TENTATIVA

Las conductas delictivas tipificadas en el tipo penal del artículo 193 del Código
Penal se consuman o perfeccionan en el momento mismo que el agente vende,
apropia o hace actos de disposición sobre el bien prendado a su favor.

Si la modalidad escogida por el agente es la venta del bien, se consumará en el


momento que, en lugar de recurrir a la autoridad judicial para seguir un trámite de
ejecución de garantía, entrega el bien a otra persona y como contraprestación
recibe un precio.

En el caso que el agente decida apropiarse del bien se consuma en el momento


que aquel demuestra querer quedarse con el bien a cambio de la cantidad
prestada. Tal circunstancia solo se podrá saber cuándo el agente haga caso omiso
al requerimiento que se efectúe. Sin requerimiento no se podrá saber tal intención.

Finalmente, si se trata del caso por el cual el actor hace actos de disposición del
bien prendado, se consumará en el instante que el agente comience a usar en su
beneficio personal el bien sin tener la autorización del deudor, o, en el mismo
momento que entrega a un tercero en alquiler o usufructo el bien prendado.

Es posible que la conducta del actor se quede en el grado de tentativa como


ocurrirá por ejemplo, cuando en el mismo momento que se disponía el acreedor a
recibir el precio pactado por el bien prendado es descubierto, por lo que alertado
el comprador que el vendedor no puede vender el bien por estar en prenda, decide
no comprar.

DERECHO PENAL II Página 35


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

7. PENALIDAD

Al encontrarse responsable penalmente, el agente de este delito será


merecedor de una pena privativa de libertad que oscila entre no menor de uno ni
mayor de cuatro años.

DELITO DE RECEPTACION

1. CUESTIONES GENERALES

El artículo 243 del Código Penal de 1924 regulaba el delito de receptación como
encubrimiento. Sin embargo, con la evolución del Derecho punitivo, y su mejor
sistematización, se ha llegado a la conclusión de que el término 'encubrimiento' abarca
ocultamiento de bienes o personas. Es decir, abarca a la receptación como figura que
lesiona el bien jurídico "patrimonio" y a las modalidades de favorecimiento real o personal
que atentan contra el bien jurídico "administración de justicia". En esa línea, el término
encubrimiento es el género y el término receptación es la especie.

En consecuencia, resulta más apropiado utilizar la expresión "receptación" cuando nos


referimos al tipo penal 194 previsto bajo el robro de los delitos contra el patrimonio. Su
fundamento radica en la circunstancia que el agente contribuye a lesionar el patrimonio de
la víctima.

Anteriormente, se alegaba que el encubrimiento de bienes era un grado de


participación del delito. No obstante, en los tiempos actuales, nadie con crédito científico
discute que la receptación es un delito autónomo que atenta contra el patrimonio. Entre
los argumentos que hicieron posible el triunfo de la tesis de autonomía (a la que se afilia
nuestro Código Penal vigente), tenemos: no se puede hablar de participación en un delito
consumado; el interés lesionado en el encubrimiento es distinto al que se vulnera con el
delito principal; los móviles del favorecedor son, con frecuencia, diferentes a los que
determinaron la voluntad del autor a quien encubre, muchas veces falta el conocimiento
del delito cometido precedentemente, aun cuando constare que el objeto adquirido es de
procedencia ilícita, lo que obliga a elegir entre la impunidad o la responsabilidad objetiva,
etc.

DERECHO PENAL II Página 36


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

El fundamento político-criminal de tipificar este delito radica en fines de prevención


general positiva, toda vez que con ello se pretende frenar la comisión de delitos futuros,
pues resulta evidente que el receptador, al facilitar el aprovechamiento económico de los
bienes obtenidos por la comisión de un delito precedente, se constituye en el promotor,
animador e incentivador de delitos consistentes en la sustracción indebida de bienes
ajenos.

En doctrina y la jurisprudencia, teniendo en cuenta si el objeto material del delito es el


mismo del delito antecedente (u otro cambiado por el del delito antecedente), diferencia a
la receptación en dos clases: la receptación en cadena y la receptación sustitutiva.

Se configura la receptación en cadena cuando el bien receptado es el mismo que fue


objeto del delito primigenio o antecedente; en tanto que la segunda clase se configura
cuando el bien receptado es aquel adquirido o sustituido por el bien objeto del delito
primigenio o antecedente

2. TIPO PENAL

Las diversas conductas delictivas que en conjunto reciben el rótulo de receptación


aparecen recogidas en el numeral 194 del Código Penal con la estructura siguiente:

El que adquiere, recibe en donación o en prenda o guarda, esconde, vende o ayuda


a negociar un bien de cuya procedencia delictuosa tenía conocimiento o debía
presumir que provenía de un delito, será reprimido con pena privativa de libertad no
menor de uno ni mayor de tres años y con treinta a noventa días multa.

3. TIPICIDAD OBJETIVA

"El comportamiento delictivo en el delito de receptación consiste en adquirir, recibir


en donación o en prenda, guardar, esconder, vender o ayudar a negociar un bien de cuya
procedencia delictuosa se tenía conocimiento o se debía presumir que provenía de un
delito; que, asimismo, es presupuesto del delito de receptación, el que se haya cometido un
delito anterior, dado que se exige que el bien sobre el que recae la receptación proceda de
un delito".

DERECHO PENAL II Página 37


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

De la estructura del tipo penal 194 y del concepto formulado por nuestro máximo
tribunal de justicia se evidencia que la configuración del delito exige la concurrencia de
elementos objetivos trascendentes. A falta de alguno de ellos, el delito no aparece.

Los elementos objetivos son los siguientes:

3.1. EL BIEN OBJETO DEL DELITO DEBE SER OBJETO MATERIAL DE UN DELITO
ANTERIOR

Si no hay delito anterior es imposible jurídicamente hablar de receptación. Sin la


comisión previa de un delito no existe receptación, pero no solo porque así lo haya
dispuesto el legislador, sino porque no sería posible construir un tipo penal que
castigase a quien oculta algo lícito. En el mismo sentido, BRAMONT ARIAS TORRES y
CARCÍA CANTIZANO enseñan que sin la existencia de este previo delito, no es posible
la receptación, no por dependencia de algún tipo penal, sino en virtud de la misma
definición de aquella conducta, entendida como la lesión de un bien jurídico ya
lesionado.

Por su parte, el derecho vivo y actuante, por Resolución Superior del 27 de


noviembre de 1998, pone en evidencia que también es necesario que haya sido
acreditada la preexistencia del bien en el delito anterior, caso contrario no es posible el
delito. Aquella resolución sostiene: "presupuesto del delito de receptación es que se
haya cometido un delito anterior, bajo tal contexto si no se ha acreditado la
preexistencia de la cosa en el delito anterior, no puede existir pronunciamiento por
delito de receptación, siendo del caso absolver al procesado".

El objeto del delito recae sobre bienes que no necesariamente se refieren a la


propiedad o al patrimonio sino también a otros de carácter económico como es el caso
de la malversación de fondos. Se puede receptar también objetos provenientes de
delitos contra los deberes de función, deberes profesionales como la concusión, el
peculado, etc.

La doctrina peruana (1424) es unánime y pacífica al sostener que basta con que el
delito precedente sea un hecho típico y antijurídico consumado, no siendo necesario
que el autor sea culpable o que no exista alguna causa de exclusión de la pena como

DERECHO PENAL II Página 38


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

podría ser la concurrencia de las circunstancias previstas en el artículo 208 del Código
Penal.

Es irrelevante si alguna persona fue denunciada o sentenciada por el hecho


precedente, pues muy bien el autor de aquel delito no pudo haberse individualizado o
también la acción penal se haya extinguido (ejemplo, muerte del autor) o por el
transcurso del tiempo haya prescrito. Lo único que se exige que el hecho precedente
constituya delito. Si el bien proviene de una falta contra el patrimonio o infracción
administrativa, el delito no aparece.

3.2. EL BIEN OBJETO DEL DELITO DEBE SER EL MISMO DEL DELITO PRECEDENTE

Como se ha indicado en doctrina, teniendo en cuenta si el objeto material del delito


es el mismo del delito antecedente u otro cambiado por el del delito antecedente, se
diferencian dos clases de receptación: la receptación en cadena y la receptación
sustitutiva.

Se configura la primera cuando el bien receptado es el mismo que fue objeto del
delito primigenio o antecedente; en tanto que la segunda clase se configura cuando el
bien receptado es aquel adquirido o sustituido por el bien objeto del delito primigenio
o antecedente.

De ese modo, haciendo hermenéutica del tipo penal 194, debemos concluir que se
configura el delito de receptación cuando el agente realiza la conducta receptiva sobre
el "bien de cuya procedencia delictuosa" tenía conocimiento o debía presumido. Es
decir, el agente realiza la conducta receptiva sobre el mismo bien objeto material del
delito precedente. Según la redacción del tipo penal 194 solo cabe la receptación en
cadena, y así lo entiende el supremo tribunal en la ejecutoria del 23 de noviembre de
2004.

No cabe la receptación sustitutiva, es decir, la receptación de bienes adquiridos con


el producto del objeto material del delito antecedente. En efecto, si el agente recibe en
donación o en prenda o guarda, esconde, vende o ayuda a negociar un bien diferente o
distinto al objeto material del delito precedente, será autor del delito de lavado de
activos previsto el artículo 2 de la Ley Nº 27765, de junio de 2002, y en consecuencia
merecerá una pena más drástica que la simple reaceptación, toda vez que su actuar

DERECHO PENAL II Página 39


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

estará guiado no solo por el dolo sino por la finalidad última de evitar la identificación
del origen ilícito del bien.

3.3. EL AGENTE DEBE SABER QUE EL BIEN MUEBLE PROVIENE DE UN DELITO O EN


SU CASO, DEBE PRESUMIDO

Aquí resulta importante dejar establecido que en el artículo 243 del Código Penal
derogado, que regulaba el encubrimiento, solo recogía o tipificaba la última
circunstancia. Habiendo el legislador recogido el primer supuesto recién con el Código
de 1991. Ello ocurrió sin duda debido a las críticas insistentes de los especialistas,
pues según el artículo 243 se sancionaba a las personas que "debían presumir" que el
bien provenía de un delito precedente, dejando sin castigo a hechos en los cuales el
agente sabía o presumía realmente que el bien provenía de un delito. Esta forma nada
feliz de legislar, concluía en el absurdo "de suponer punible lo más leve y dejar exento
de responsabilidad lo más grave".

Veamos en seguida cómo se perfeccionan estas modalidades:

A. El agente tiene conocimiento del modo cómo se perfeccionó el delito anterior


ya sea porque fue testigo presencial de los hechos o porque el mismo agente
del delito anterior o un tercero se lo contó. Este conocimiento se traduce en el
hecho de que el agente incluso no puede conocer los detalles del delito
anterior, pero por especiales circunstancias que rodean al suceso, cae en la
cuenta o llega a concluir que el bien mueble proviene de un delito.
Generalmente, el autor conoce o llega a la conclusión que el bien proviene de
un hecho punible cuando es ofrecido a un precio inferior al normal, la
transferencia se hace de un modo clandestino o cuando el vendedor no puede
sustentar la propiedad del bien que vende con documento alguno. Incluso se
afirma que el receptador siempre pretende sacar provecho de aquellas
circunstancias.

En tal sentido, se ha pronunciado la jurisprudencia. Así tenemos la Resolución


superior del 21 de diciembre de 1998, en el cual la Sala Penal de la Corte
Superior de Apurímac, ante la negativa del procesado, sostuvo que "aun
cuando dice que no sabía de la procedencia ilícita de dichos semovientes, pero
al no haber comprado con las formalidades de costumbre en esta zona, cual es
la adquisición mediante un contrato de venta, denominado carta de venta con

DERECHO PENAL II Página 40


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

intervención de la autoridad comunal, es de presumirse que sabía de la


procedencia delictiva de los animales, tanto más que al día siguiente de modo
inmediato a su vez lo vendió los animales a José Orosco Cruz [ ... J; en
consecuencia, ha cometido el delito de receptación previsto en el artículo 194
del Código Penal pues la intención del acusado era la de adquirir el producto
del robo de ganados y negociarlo posteriormente a fin de evitar la captura de
los autores del latrocinio originario. En igual línea de razonamiento tenemos la
Resolución Superior del 29 de mayo de 1998, en la cual el derecho actuante
sostiene que "si bien el procesado manifiesta no haber tenido conocimiento
que el bien que adquirió fuera objeto de hurto, sin embargo, el exiguo pago
hecho por el mismo, más aun el no haber exigido la factura correspondiente
permiten concluir que se ha llegado a establecer la comisión del ilícito de
receptación”.

B. La segunda circunstancia se configura cuando el agente no cae en la cuenta de


que el bien proviene de un delito precedente, pero por las especiales
circunstancias que rodean al hecho puede presumir, sospechar, suponer,
deducir o conjeturar que el bien es objeto de un delito anterior. Ocurre, por
ejemplo, cuando el vendedor, pretextando dificultades económicas o remate,
ofrece el bien mueble a un precio menor del que cuesta en el mercado,
adquiriendo el bien el comprador sin presumir que el bien provenía de un
delito, pero pudo o estaba en la posibilidad de presumir debido al menor
precio en que se ofertó el bien. Aquí el agente no cayó en la cuenta que el bien
tenía origen delictuoso, pero pudo presumir tal acontecimiento por las mismas
circunstancias que rodearon al suceso.

3.4. MODALIDADES POR LAS CUALES SE MATERIALIZA EN LA REALIDAD CONCRETA

Ello depende del verbo rector que dirige la acción del agente o actor. En tal sentido,
para el mejor entendimiento de su contenido, analizaremos cada una de aquellas
conductas como sigue:

A. ADQUIRIR UN BIEN DE CUYA PROCEDENCIA DELICTUOSA SE TENÍA


CONOCIMIENTO

DERECHO PENAL II Página 41


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

En primer término, es lugar común sostener que la expresión adquirir es


sinónimo del contrato de compraventa, previsto en el artículo 1529 del Código
Civil, por el cual el vendedor se obliga a transferir la propiedad de un bien al
comprador y este a pagar su precio en dinero. Es un contrato de tipo oneroso. En
tanto que el dispositivo prevé que el bien debe ser entregado inmediatamente
después de celebrado el contrato, salvo la demora resultante de su naturaleza de
pacto distinto. Para efectos del delito de receptación nos interesa la compraventa
que se perfecciona con la TRADITIO, esto es, con la real entrega que del bien hace
el vendedor al comprador. Teniendo claro lo que se entiende por adquirir o
comprar, se tiene que el supuesto delictivo se configura cuando el agente, entra en
posesión de un bien mueble que ha comprado o recibido en venta, sabiendo
perfectamente que este proviene de un hecho delictuoso. El vendedor muy bien
puede ser la propia persona que cometió el delito anterior o un tercero que tiene
como misión vender los bienes provenientes de delito.

B. RECIBIR EN DONACIÓN UN BIEN DE CUYA PROCEDENCIA DELICTUOSA SE


TENÍA CONOCIMIENTO

Igual debe recurrirse al derecho extrapenal para entender cuando estamos en


el supuesto de donación. Así, en el artículo 1621 de nuestro Código Civil se
prescribe que "por la donación el donante se obliga a transferir gratuitamente al
donatario la propiedad de un bien". Los artículos sucesivos refieren que el objeto
de la donación pueden ser bienes muebles como in muebles. Aquí solo nos
interesan los bienes muebles.

Si el valor del bien no excede el 25% de una UIT, la donación será verbal si
excede tal valor la donación debe ser por escrito de fecha cierta, bajo sanción de
nulidad. Para efectos del presente trabajo se entiende por donación al acto jurídico
por el cual una persona transfiere la propiedad de un bien mueble a otra persona a
título gratuito. Es decir, el transferente del bien no recibe nada a cambio.

La modalidad delictiva se configura cuando el agente recibe a título gratuito un


bien mueble que sabe o tiene conocimiento que ha sido objeto de un delito
anterior. El agente recibe en donación un bien que sabe proviene de un delito
precedente. Eso sí, el delito se perfecciona cuando el que recibe el bien entra en
posesión fáctica sobre él.

DERECHO PENAL II Página 42


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

C. RECIBIR EN PRENDA UN BIEN DE CUYA PROCEDENCIA DELICTUOSA SE


TENÍA CONOCIMIENTO

Para saber cuándo una persona recibe en prenda un bien mueble recurrimos al
artículo 1055 del vigente Código Civil, en el cual se prevé que "la prenda se
constituye sobre un bien mueble, mediante su entrega física o jurídica, para
asegurar el cumplimiento de cualquier obligación". En otros términos, se define la
prenda como un derecho real de garantía por el cual un deudor entrega física o un
bien mueble a su acreedor para garantizar una obligación.

Para el presente análisis, nos interesa la prenda que se materializa con la


entrega física del bien mueble al acreedor quien entra en posesión inmediata del
mismo. La modalidad delictiva se configura cuando el agente en su calidad de
acreedor de una obligación recibe en garantía prendaria un bien mueble que sabe
proviene de un acto delictuoso.

D. GUARDAR UN BIEN DE CUYA PROCEDENCIA DELICTUOSA SE TENÍA


CONOCIMIENTO

Se entiende por guardar el hecho fáctico de custodiar, conservar o cuidar un


bien que pertenece a un tercero. Es decir, el agente, sabiendo que el bien proviene
de un delito, lo recibe en custodia, con la finalidad de hacer que su verdadero
propietario no pueda encontrarlo.

Con fundamento y razón ROY FREYRE y BRAMONT-ARIAS y GARCÍA


CANTIZANO afirman que el acto de guardar equivale a recibir en depósito un bien
con el fin de custodiarlo, asumiendo la obligación de devolverlo cuando el
depositante lo solicite. El delito se configura cuando el agente sabiendo que el bien
mueble proviene de un delito precedente lo recibe con el fin de guardarlo ya sea de
modo directo del autor del delito anterior o de un tercero.

La Resolución Superior del 21 de septiembre de 1998 da cuenta de un caso real


que sirve para graficar el delito de receptación por recibir en prenda o recibir para
guardar un bien de procedencia ilícita. Aquella resolución indica "que se ha
establecido que las procesadas RETIS ACOSTA y VELARDE MONTAÑEZ, recibieron

DERECHO PENAL II Página 43


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

por parte del procesado ALVA ROCHA, los útiles de escritorio, para que los
guardaran por un tiempo y que luego este los recogería; y que con respecto a los
procesados BRAVO AYALA y TIBURCIO LÓPEZ, se ha establecido también que el
procesado ALVA ROCHA les empeñó los útiles de escritorio por la suma de ochenta
y noventa nuevos soles respectivamente, conductas que configuran el delito de
receptación, en tanto que las primeras recibieron en depósito los bienes con el fin
de custodiarlos y los segundos recibieron en prenda dichos bienes por parte de su
coprocesado ALVA ROCHA, los mismos que era posible presumir que provenían de
la comisión de un delito anterior

E. ESCONDER UN BIEN DE CUYA PROCEDENCIA DELICTUOSA SE TENÍA


CONOCIMIENTO

Esconder un bien implica ocultarlo de la vista de otras personas, al ponerlo en


un lugar donde no puede ser fácilmente encontrado por los demás. Aparte de la
entrada en posesión del agente sobre el bien proveniente de un delito precedente,
se exige actos de ejecución material para ocultar el bien. La modalidad delictiva se
configura cuando el agente que sabe perfectamente que el bien proviene de un
delito anterior, lo recibe y lo esconde u oculta para evitar que su propietario lo
encuentre.

F. VENDER UN BIEN DE CUYA PROCEDENCIA DELICTUOSA SE TENÍA


CONOCIMIENTO
Para entender este supuesto delictivo debemos partir advirtiendo que el
vendedor del bien mueble no es el autor del delito precedente, sino un tercero que
no ha participado en aquel delito de donde se obtuvo el bien objeto de la
receptación. En esa línea se tiene que el agente será un tercero que no ha
participado en el delito precedente y que ha recibido el bien para entregarlo en
venta a otra persona.

El delito se configura cuando el agente, sabiendo que el bien proviene de un


delito precedente, lo recibe y lo entrega en venta a un tercero. Se entiende que en
esta modalidad el agente recibe a cambio una comisión por haber vendido el bien,
obteniendo de esa forma un beneficio patrimonial por su acto.

DERECHO PENAL II Página 44


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

G. AYUDAR A NEGOCIAR UN BIEN DE CUYA PROCEDENCIA DELICTUOSA SE


TENÍA CONOCIMIENTO

La frase "ayuda a negociar" engloba todo acto por el cual una persona colabora
o auxilia para que el agente del delito precedente se desprenda del bien objeto de
aquel, obteniendo un beneficio patrimonial indebido. Aquí el agente solo se limita a
realizar acciones de intermediario entre el autor del delito precedente y un tercero
que adquiere el bien a título oneroso.

El supuesto punible se configura cuando el agente colabora, auxilia o ayuda


para que el autor del delito precedente dé en venta o prenda un bien que sabe
proviene de la comisión de un delito previo.

Ejemplo: aparecerá el delito cuando Luis Antonio (autor del delito en


comentario) hace las gestiones necesarias para que Juan Carlos (tercero) preste
determinada suma de dinero a José Fernando (autor del delito precedente),
entregando este en prenda un bien que aquel sabe que proviene de un hecho
delictuoso. Se entiende que el tercero no debe saber que el bien recibido en prenda
proviene de delito, caso contrario, aquel será autor del delito en interpretación y
aquel que colabora será cómplice.

H. ADQUIRIR UN BIEN QUE SE DEBIÓ PRESUMIR PROVENÍA DE UN DELITO

Este supuesto punible se configura cuando el agente compra o adquiere en


propiedad un bien mueble, debiendo haber presumido que provenía de un delito
anterior. Aquí se castiga al agente por no haber presumido o sospechado que el
bien que compraba provenía de un delito cuando por las circunstancias que
rodearon al acto jurídico pudo fácilmente sospecharlo.

I. RECIBIR EN DONACIÓN UN BIEN QUE SE DEBIÓ PRESUMIR PROVENÍA DE UN


DELITO

El supuesto se verifica cuando el agente recibe en donación, es decir, a título


gratuito, un bien mueble pudiendo haber sospechado o conjeturado que aquel
provenía de un delito precedente. Se sanciona su falta de diligencia para presumir

DERECHO PENAL II Página 45


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

que el bien tenía procedencia delictuosa cuando por la forma y circunstancias que
rodearon el acto de la donación pudo haberlo hecho.

J. RECIBIR EN PRENDA UN BIEN QUE SE DEBIÓ PRESUMIR PROVENÍA DE UN


DELITO

La conducta delictiva se perfecciona cuando el agente recibe del sujeto activo


del delito anterior o de un tercero en garantía un bien mueble en calidad de
prenda, teniendo la posibilidad de haber presumido o sospechado que el bien
mueble que recibía tenía procedencia ilícita.

K. GUARDAR UN BIEN QUE SE DEBIÓ PRESUMIR PROVENÍA DE UN DELITO


IGUAL QUE EN LOS ANTERIORES CASOS

El delito se configura cuando el autor (o actor de la conducta) recibe para


guardar o recibe en depósito un bien mueble de parte de un tercero, sin presumir o
sospechar que provenía de un delito, pudiendo haberlo hecho por la forma y
circunstancias que rodearon la ocurrencia del acto de recibir el bien para
guardarlo.

L. ESCONDER UN BIEN QUE SE DEBIÓ PRESUMIR PROVENÍA DE UN DELITO

Este supuesto ilícito es difícil que se presente en la realidad, pues desde el


momento que una persona presta su consentimiento y de modo voluntario decide
esconder un bien mueble se concluye que sabe o presume que el bien proviene de
una conducta delictiva. Presentándose de ese modo el supuesto "e" ya analizado.

M. VENDER UN BIEN QUE SE DEBIÓ PRESUMIR PROVENÍA DE UN DELITO

Este supuesto aparece cuando el agente vende un bien mueble que ha recibido
de otra persona (autor del delito precedente o un tercero) para tal fin, sin
sospechar o presumir que aquel provenía de una conducta ilícita anterior,
pudiendo haberlo efectuado por las circunstancias que rodearon al acto de recibir
el bien.

DERECHO PENAL II Página 46


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

N. AYUDAR A NEGOCIAR UN BIEN QUE SE DEBIÓ PRESUMIR PROVENÍA DE UN


DELITO

Aquí se verifica el delito cuando el agente que colabora o ayuda a negociar un


bien mueble, debió presumir que aquel provenía de un delito anterior. Las siete
últimas modalidades se configuran cuando el agente no presumió o no sospechó
que el bien mueble provenía de otro delito precedente cuando por la forma, modos
y circunstancias especiales en que se desarrolló los hechos pudo hacerlo y de esa
forma evitar caer en delito.

Caso contrario, como hemos dejado establecido, si el agente presumió o


sospechó que el bien mueble provenía de un delito precedente, y no obstante
realizó cualquiera de las conductas descritas en el tipo penal 194 del Código Penal,
estaremos ante los supuestos de receptación en los cuales el agente conocía la
procedencia delictiva del bien mueble.

3.5. BIEN JURÍDICO PROTEGIDO

El bien jurídico que se pretende proteger con el delito de receptación es el


patrimonio y más directamente el derecho de propiedad que tenemos todas las
personas sobre nuestros bienes muebles.

3.6. AGRAVANTES DEL DELITO DE RECEPTACIÓN

El Decreto Legislativo Nº 982, de julio de 2007, ha dado contenido al artículo 195


del Código Penal. Ahora tenemos tipificadas las circunstancias que agravan el delito de
receptación previsto en el tipo penal 194. En efecto, el artículo 195 del Código Penal
tiene el contenido siguiente:

La pena será privativa de la libertad no menor de seis ni mayor de diez años si se


trata de bienes provenientes de la comisión de los delitos de secuestro, extorsión y
trata de personas.

En tal sentido, resulta fácil interpretar que se configura una circunstancia


agravante del delito de receptación cuando el agente adquiere o recibe en donación o
en prenda, guarda, esconde, vende o ayuda a negociar un bien de cuya procedencia
tenía conocimiento o se debía presumir que provenía del delito de secuestro o
extorsión o del delito de trata de personas.

DERECHO PENAL II Página 47


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

Aparece la agravante cuando el agente, por ejemplo, guarda los bienes que sabe
han sido conseguidos por la comisión del delito de extorsión. Sin embargo, desde la
vigencia de la Ley Nº 27765, Ley Penal contra el Lavado de Activos, modificada por el
Decreto Legislativo Nº 986, el ámbito de la receptación quedó restringido, pues por
esta ley se estableció, de forma expresa, que los delitos previstos, para efectos del
delito de lavado de activos, podían ser el secuestro, el delito de extorsión y el delito de
trata de personas, ilícitos que ahora, por disposición del Decreto Legislativo Nº 982,
que da vida al artículo 195, configuran el delito de receptación agravado. Situación
que, como muy bien asevera el profesor Caro Coria, genera un producto final de
confusión en perjuicio del principio de certeza o taxatividad de la ley penal, entre los
delitos de receptación y lavado de activos.

3.7. SUJETO ACTIVO

Agente, actor o sujeto activo del delito en hermenéutica jurídica puede ser
cualquier persona, con la única condición de que realice o efectúe alguna de las
conductas simbolizadas con los verbos rectores del tipo penal 194 del Código Penal,
siempre y cuando no sea el mismo propietario del bien.

De la redacción del tipo penal, para ser sujeto activo del delito de receptación la
persona natural no debe haber participado material o intelectualmente en la comisión
del delito precedente como autor ni como cómplice, pues de lo contrario se trataría de
un copartícipe en el hecho anterior (coautor o cómplice), sin posibilidad de subsumir
su conducta en el precepto ahora estudiado. El sujeto debe ser ajeno al delito previo.

3.8. SUJETO PASIVO

Víctima o sujeto pasivo del delito será cualquier persona natural o jurídica que
tenga el título de propietario o poseedor legítimo del bien objeto del delito precedente.

4. TIPICIDAD SUBJETIVA

Se trata de un delito que puede ser cometido tanto a título de dolo como de culpa. En
efecto, los siete primeros supuestos analizados se configuran dolosamente, esto es, el
agente conoce que el bien proviene de un hecho delictuoso anterior, no obstante,
voluntariamente decide comprar, recibir en prenda, recibir en donación, etc.

DERECHO PENAL II Página 48


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

En tanto que los últimos supuestos típicos interpretados, que se configuran cuando el
agente no presumió ni sospechó que el bien provenía de un hecho delictuoso anterior,
siempre que de los modos, formas, tiempo y circunstancias en que ocurrieron los hechos
pudo hacerla, son de comisión culposa. Peña Cabrera, citando al argentino Ricardo Núñez,
afirma atinadamente que "el deber de presumir algo solo puede conducir a un obrar
culposo ya que el no haberlo hecho, únicamente indica ligereza o descuido de proceder".

Teniendo claro que el tipo penal 194 del Código Penal regula la receptación en su
modalidad dolosa y culposa, sin distinguir el monto de la pena para cada una de aquellas
formas, se concluye que del absurdo, puesto en evidencia por Roy Freyre, en el sentido que
con el artículo 243 del código derogado se sancionaba conductas leves dejando sin sanción
a conductas graves, se ha pasado al absurdo de sancionar con la misma pena conductas
dolosas como culposas. Situación que, LEGE FERENDA, debe corregirse. Esta forma de
legislar, aparte de caer en el absurdo, desdice y pone en tela de juicio la concepción de un
Derecho penal mínimo y garantista en un Estado democrático de Derecho.

En tal sentido, y no obstante que sostienen que el delito de receptación regulado en el


numeral 194 del Código Penal es solo de comisión dolos a, BRAMONT ARIAS y GARCÍA
CANTIZANO afirman que resulta criticable el que para la configuración del delito sea
suficiente la simple presunción que el bien proviene de un delito, puesto que en la gran
mayoría de los casos podría realizarse tal presunción, lo que elimina cualquier garantía
para los ciudadanos. JAVIER VILLA STEIN también considera que el delito de receptación
recogido en nuestro Código Penal es solo de comisión dolosa.

Ante el evidente absurdo legislativo, en la jurisprudencia nacional se ha impuesto la


tendencia de solo tener como delito de receptación la modalidad do losa. Para el derecho
vivo y actuante no es posible la comisión culposa. Como prueba de tal tendencia cabe citar
una ejecutoria suprema y tres resoluciones superiores, así:

a) "Si bien es verdad, que en la actuación de la instruida se evidencia la existencia


de negligencia en la adquisición del vehículo automotor, empero es también
cierto que el delito de receptación solo se configura cuando el sujeto activo
actúa con dolo, siendo así que la receptación bajo la forma de culpa, no se
encuentra prevista ni sancionada en la ley penal".

b) "El elemento subjetivo en el delito de receptación lo constituye el dolo, esto es,


el haber conocido previamente la procedencia ilícita del bien adquirido o

DERECHO PENAL II Página 49


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

presumir que el bien proviene de un delito, elemento sin el cual no se puede


hacer convicción de la comisión del delito submateria".

c) "En cuanto al delito de receptación, la ausencia de dolo directo o eventual hace


atípica la conducta del agente, siempre y cuando este haya adquirido los
bienes sustentados con documentación en regla, lo cual impediría saber sobre
su procedencia ilícita.

d) "Para que se configure el delito de receptación además de que el bien sea de


procedencia ilícita, el agente debe tener conocimiento o presumir tal
procedencia ilícita, además del dolo, es decir el conocimiento y voluntad de la
realización del delito"

5. ANTIJURIDICIDAD

La conducta típica objetiva y subjetiva de receptación será antijurídica cuando el


agente o receptador actúe sin que medie alguna causa que haga permisible aquella
conducta. Si por el contrario en el actuar del agente concurre una causa de justificación
prevista en el artículo 20 de nuestro Código Penal, estaremos ante una conducta típica
pero no antijurídica.

6. CULPABILIDAD

La acción de receptación típica y antijurídica podrá ser imputable o atribuida


personalmente a su autor, siempre y cuando se verifique que aquel es imputable, pudo
actuar evitando la comisión del delito y al momento de actuar conocía perfectamente la
antijuridicidad de su conducta. Es posible que el agente pueda alegar positivamente la
concurrencia de un error de prohibición.

7. CONSUMACIÓN Y TENTATIVA

El delito se consuma o perfecciona en el mismo momento que el receptador tiene o


entra en posesión inmediata sobre el bien mueble que sabe o debe presumir proviene de
un delito precedente, teniendo la posibilidad real o potencial, en tal situación, de hacer
actos de disposición.

De los supuestos de que el agente conoce que el bien proviene de un hecho delictuoso
precedente, es posible que algunas conductas del actor se queden en grado de tentativa.
Ello ocurrirá cuando, por ejemplo, el agente, estando a punto de recibir el bien por el cual

DERECHO PENAL II Página 50


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

ha pagado el precio, es descubierto, o cuando, estando a punto de recibir en donación o en


prenda el bien proveniente de un delito anterior, es puesto en evidencia. Igual supuesto es
posible que se presente cuando el agente en el momento que se dispone a guardar o
esconder el bien, es aprehendido. Sin embargo, cuando el agente se compromete a vender
el bien, o cuando ayuda a negociado, no es posible que la conducta se quede en grado de
tentativa, pues desde el momento en que el agente se compromete a vender o a colaborar
en disponer del bien se habrá consumado el delito.

Por su parte, en todos los supuestos en que el agente "debió presumir" que el bien fue
objeto material de un delito precedente y no lo hizo, al ser una modalidad culposa, es
imposible que se verifique la tentativa.

8. PENALIDAD

El agente, luego que la autoridad judicial realice su silogismo jurídico en la resolución


final correspondiente, será merecedor de pena privativa de libertad no menor de uno ni
mayor de tres años y con treinta a noventa días-multa. (*)

DERECHO PENAL II Página 51


DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO

BIBLIOGRAFIA

 PEÑA CABRERA FERYRE, Alonso Raúl, Derecho Penal – Parte Especial,


Tomo II, Editorial IDEMSA SA ISBN 978-603-4037-00-7.

 FONTAN BALESTRA, CARLOS; Derecho Penal, Parte Especial 17ª


Edición-Buenos Aires, Abeledo Perrot 2008, ISBN 978-950-20-
1848-5.

 SALINAS SICCHA, RAMIRO; Derecho Penal-Parte Especial, Estudio


Dogmático Integral del Código Penal.

DERECHO PENAL II Página 52