Está en la página 1de 1

La mayoría de veces nos dejamos guiar por la razón y eso nos impide seguir nuestras intuiciones

que suelen ser más acertadas. Tenemos que aprender a escuchar más nuestro corazón y dejar de
seguir fielmente todo lo que nos dice la cabeza.