Está en la página 1de 5

04-028-218 5 copias

Ann E. Killebrew

CANAÁN Y LOS CANANEOS: UN MOSAICO ÉTNICO


(Biblical Peoples and Ethnicity, Society of Biblical Literature,
Atlanta, 2005, Cap. 3, pp. 93-96)
[Traducción Dr. Bernardo Gandulla]

Los Cananeos son mayormente conocidos por los relatos bíblicos que los
retratan como habitantes indígenas hostiles de Canaán que constituyeron el
mayor obstáculo para los intentos de Israel para reclamar su “tierra
prometida”.

La Biblia es cuidadosa en distinguir entre la idolatría de los Cananeos y la


adoración de los Israelitas por Yahvé, cuyos orígenes, de acuerdo a la
tradición bíblica, se hallan fuera de Canaán. Desafortunadamente tenemos
pocas visiones de cómo los habitantes del Levante meridional se veían a sí
mismos. Irónicamente, los “inventores” del alfabeto nos han dejado pocos
textos e inscripciones del II milenio. Hasta ahora ningún gran archivo de
documentos contemporáneos ha sido descubierto en el Canaán del Bronce
Tardío.

Como región periférica bajo la dominación imperial Egipcia durante el Bronce


Tardío y la Edad del Hierro Temprana, Canaán y sus habitantes nos son
representados a través del punto de vista de otros –en especial a través del
Reino Nuevo Egipcio–, textos Ugaríticos e Hititas o tradiciones bíblicas más
tardías. El cuerpo principal de evidencias, originario de Canaán, es el registro
arqueológico que proporciona nuestra fuente más valiosa de informaciones
respecto de los Cananeos. En este capítulo, yo defino históricamente a Canaán
y sus habitantes, los Cananeos, en el marco del Mediterráneo Oriental de los
siglos XIV-XII a.C. En su rol de región semi-periférica o periférica en el
medio internacional del Bronce Tardío, exploro los límites culturales y
sociales de Canaán basado en los restos excavados de su cultura material. Su
transformación y la subsiguiente fragmentación cultural son rastreadas
siguiendo la “crisis” y ruptura de los mayores imperios en el final del Bronce
Tardío y el Hierro Temprano. Los cambios experimentados por toda la región
del Mediterráneo Oriental durante este período efectuado particularmente en
Canaán y su posición como región periférica bajo la dominación imperial
Egipcia, crearon el clima cultural que condujo a la colonización de sus costas

1/5
por los Filisteos y otros grupos de Pueblos del Mar y facilitaron la ontogénesis
del temprano Israel.

Canaán y Cananeos: Una Definición

La investigación actual está dividida respecto del concepto de una entidad


Cananea del Bronce Tardío o si hay una región definible llamada Canaán. Esta
cuestión ha sido traída al primer plano por lo borroso de la distinción entre
“Cananeo” e “Israelita” durante las pocas décadas pasadas tanto en círculos
arqueológicos como bíblicos. Algunos estudiosos Europeos, particularmente
aquellos que se identifican con la llamada visión “minimalista”, tienden a ser
escépticos en cuanto a la existencia de un grupo específico que pueda ser
llamado “Cananeos” (Lemche1 1991, 1996; 1998; Grabbe2 1994; M.S. Smith3
2001). Académicos Americanos, Israelíes y Europeos más tradicionales
prefieren ver en “Cananeo” tanto a una clasificación lingüística como una
entidad cultural definible (Aharoni4 1967; Rainey5 1996; Na’aman6 1994,
1999; Fleming7 1994; Pardee8 1997; Hess9 1998), con estudios que trazan los
límites de Canaán como correspondiendo aproximadamente al área de la
“provincia” egipcia en Asia Occidental (de Vaux10 1968; Na’aman 1994).

En este libro utilizo el término Canaán como una entidad geopolítica que
corresponde aproximadamente a los modernos estados de Israel, el West
Bank/franja de Gaza, Jordania, Líbano y Siria meridional. Los habitantes de la
región en el Bronce Medio y Tardío, los Cananeos, fueron los antepasados de
los grupos posteriores en el período del Hierro, incluyendo los Fenicios del
litoral marítimo, los Israelitas ubicados en la región de las colinas, los
Ammonitas y Moabitas Transjordanos.

Hablando arqueológicamente uno puede identificar una cultura material del II


milenio en esta región que tiene en común muchos rasgos y forman un “límite
social”. Por tanto yo prefiero usar el término Cananeo para describir esta
cultura y los pueblos que la produjeron y hablaron una lengua Cananea. Sin
embargo, yo no estoy insinuando aquí que Canaán o Cananeo indiquen una
entidad étnica. Basado sobre la evidencia arqueológica, considerada a la luz de
la aparición de los términos Canaán y Cananeo en varios textos del II milenio,
utilizo Canaán para referirme generalmente al Levante meridional y Cananeo
con referencia a la población multiétnica en esta región durante el II milenio.

2/5
La evidencia textual:

El término Canaán aparece en textos en Hebreo, Ugarítico, Fenicio/Púnico,


Acadio cuneiforme y Egipcio. Estos textos se refieren a la existencia de un
lugar llamado “Canaán” o a una persona aludida como un “Cananeo”. Varios
de los más importantes documentos relacionados con este debate incluyen
textos de Mari, Alalakh, Egipto y Ugarit así como de tradiciones bíblicas más
tardías.

Mari

La referencia segura más antigua a “Cananeos” aparece en una carta escrita a


Yasmah-Addu, rey de Mari por un personaje llamado Mutun-Bisri (siglo
XVIII a.C.) publicada y traducida por G. Dossin11 (1973). El texto menciona
“bandidos y Cananeos” indicando que tomará medidas contra los ladrones.

Egipto

Otra antigua referencia a Cananeos aparece en una estela hallada en Menfis


fechada en el reinado de Amenofis II. La lista del botín de esta primer
campaña incluye una referencia a 640 Ki-na-‘-un (Cananeos). Canaán también
es mencionado numerosas veces en los archivos de El Amarna del siglo XIV
a.C., que contienen la correspondencia entre el faraón de Egipto y los
gobernadores de varias regiones en el mediterráneo Oriental y en el Próximo
Oriente. Esta reúne: la carta EA 30 que es la correspondencia del rey de
Mitanni dirigida a los “reyes del país de Canaán”; EA 8 y EA 9 del rey de
Babilonia; EA 162 del faraón egipcio; EA 36 del rey de Alashiya (Chipre); y
EA109, 110, 131, 137, 148 y 151, cartas originadas en Biblos, Beirut y Tiro.
Una lectura cuidadosa de estas cartas indica que hubo una región en el
Levante meridional a la que se aludía como Canaán durante la Edad del
Bronce Tardío. Finalmente Canaán es aludida como “saqueada” en la estela de
Merneptah.

Alalakh

Varias inscripciones recuperadas en el Estrato IV de Alalakh mencionan el


nombre Canaán en el contexto de “hombre de Canaán” o “hijo de Canaán”. La
inscripción mejor conocida aparece sobre la estatua de Idrimi, rey de Alalakh,
hallada en el sitio en 1939. A continuación de una revolución popular en su
reino, Idrimi fue forzado a ir al exilio. Llevando consigo a los parientes de su

3/5
madre, huyó al “país de Canaán” donde permaneció hasta que fue capaz de
lanzar un ataque por barco y reclamar su reino.

Ugarit

Dos textos de Ugarit también mencionan a Canaán. RS 11.840=KTU 4.96 es


un documento administrativo que enumera “Ya’ilu, un Cananeo” entre los
mercaderes. Un segundo documento que trata una cuestión judicial es el RS
20.182 A + B. Este texto distingue claramente entre los “hijos de Canaán” y
los “hijos de Ugarit” y ha sido utilizado para apoyar la posición de que Ugarit
no era parte de Canaán.

Evidencias bíblicas

Como los principales antagonistas a los reclamos por la “tierra prometida” del
temprano Israel, Cananeos y Canaán son mencionados unas 160 veces en la
Biblia. La mayoría de estas referencias aparecen en el Pentateuco y en los
libros de Josué y Jueces y tratan principalmente con relaciones genealógicas,
la alianza, el éxodo y la conquista. Canaán, agrupado con Egipto y las
naciones Africanas, primero aparece como el nombre de uno de los nietos de
Noé, cuyo padre Cam fue maldecido después de haber visto la desnudez y la
ebriedad de Noé (Gen 9: 18-23). Más tarde Dios prometió la tierra de Canaán
a Abraham (Gen 12: 1-7) y luego instruyó a Moisés a conducir a los esclavos
Israelitas al país de los Cananeos, Amorritas, Perezeos, Heveos y Jebuseos (Ex
3: 8, 17).

La historicidad de estos pasajes bíblicos respecto de Canaán y de los Cananeos


se ha tornado más problemática dado que la evidencia textual y arqueológica
respaldan cada vez más la sugerencia de que el temprano Israel estuvo
integrado ampliamente por autóctonos Cananeos originarios de Cis y
Transjordania.

Los límites de Canaán son descriptos en varios pasajes bíblicos incluyendo


Num 34: 1-12 y versículos sobre la futura herencia de Israel en Ezek 47: 13-
20; 48: 1-7, 23-29. El límite meridional es descripto en Jos 15: 2-4; mientras
que en 19: 24-31 se delinea el límite septentrional. El cuadro de las naciones
(Gen 10: 19) también indica un más restringido Canaán. Tomadas en conjunto
las referencia a Canaán del II milenio describen una región al sur de Alalakh y
Ugarit aproximadamente correspondiente a lo que a veces es aludido como
Siria-Palestina. En estos textos los Cananeos son distinguidos de otros grupos

4/5
y a menudo aparecen como mercaderes o conectados con actividades
militares. Aunque los textos bíblicos mencionando a Canaán y los Cananeos
fueron editados siglos más tarde del Bronce Tardío, no se puede dejar de
reconocer que hay una correspondencia entre el contorno general del Canaán
tal como lo indican los textos del II milenio y el de los límites de Canaán en
las narraciones bíblicas.

1
Lemche, N.P. 1991 The canaanites and Their Land, JSOT Sup. 110, Sheffield Academica Press; 1996 Where
Should We Look for Canaan? A Reply to Nadav Na’aman, UF 28: 67-72; 1998 Greater Canaan: The
Impleications of a Correct Reading of EA151: 49-67, BASOR 310: 19-24.
2
Grabbe, L. 1994 “Canaan” Some Methodological Observations in Relation to Biblical Study, pp. 113-122, en
Brooke, Curtis & Healey Ugarit and the Bible. Proceedings of the International Symposium on Ugarit and the
Bible, Munster: Ugarit Verlag.
3
Smith, M. S. 2001 Unfold Stories. The Bible and Ugaritic Studies in the Twentieth Century, Peabody Mass:
Hendrickson.
4
Aharoni, Y. 1967 The Land of the Bible. A Historical Geography, London: Burns & Oates.
5
Rainey, A. 1996 Who Is a Canaanite? A Review of a Textual Evidence, BASOR 304: 1-16.
6
Na’aman, N. 1994 The Canaanites and Their Land: A Rejoinder, UF 26:397-418; 1999 Four Notes on the Size
of Late Bronze Age Canaan, BASOR 313: 31-37.
7
Fleming, D. 1994 “The Storm God of Canaan” at Emar, UF 26: 127-130.
8
Pardee, D. 1997 Review of Ugarit and the Bible. Proceedings of the International Symposium on Ugarit and
the Bible, JAOS 117: 375-378.
9
Hess, R. 1998 Occurrences of “Canaan” in Late Bronze Age Archives of the West Semitic World, JAOS 18:
365-372.
10
de Vaux, R. 1968 Le Pays de Canaan, JAOS 88: 23-30.
11
Dossin, G. 1973 Une mention de Canaanéens dans une lettre de Mari, Syria 50: 277-282.

5/5