Está en la página 1de 8

lo PDCA (Planificar, Hacer, Verificar y Actuar):

El círculo de Deming de mejora continua


Publicado por:Jorge Jimeno BernalCategoría:Calidad, Clientes, Gestión empresarial, Organización
industrialFecha:Ago - 23 - 2013Compartir:

inShar e

El Ciclo PDCA es la sistemática más usada para implantar un sistema de mejora


continua. A continuación vamos a explicar qué es lo que representa, cómo funciona y
su estrecha relación con algunas normas ISO, concretamente con la ISO 9001
“Requisitos de los Sistemas de gestión de la calidad”, donde aparece mencionado como
un principio fundamental para la mejora continua de la calidad.

¿Qué es el Ciclo PDCA (o Ciclo PHVA)?


El nombre del Ciclo PDCA (o Ciclo PHVA) viene de las siglas Planificar, Hacer,
Verificar y Actuar, en inglés “Plan, Do, Check, Act”. También es conocido como Ciclo
de mejora continua o Círculo de Deming, por ser Edwards Deming su autor. Esta
metodología describe los cuatro pasos esenciales que se deben llevar a cabo de forma
sistemática para lograr la mejora continua, entendiendo como tal al mejoramiento
continuado de la calidad (disminución de fallos, aumento de la eficacia y eficiencia,
solución de problemas, previsión y eliminación de riesgos potenciales…). El círculo de
Deming lo componen 4 etapas cíclicas, de forma que una vez acabada la etapa final
se debe volver a la primera y repetir el ciclo de nuevo, de forma que las actividades son
reevaluadas periódicamente para incorporar nuevas mejoras. La aplicación de esta
metodología está enfocada principalmente para para ser usada en empresas y
organizaciones.
PDCA Cycle: Plan, Do, Check, Act.
Ciclo PHVA: Planificar, Hacer, Verificar, Actuar.

¿Cómo implantar el Ciclo PDCA en una organización?


Las cuatro etapas que componen el ciclo son las siguientes:

1. Planificar (Plan): Se buscan las actividades susceptibles de mejora y se establecen


los objetivos a alcanzar. Para buscar posibles mejoras se pueden realizar grupos de
trabajo, escuchar las opiniones de los trabajadores, buscar nuevas tecnologías mejores
a las que se están usando ahora, etc. (ver Herramientas de Planificación).
2. Hacer (Do): Se realizan los cambios para implantar la mejora propuesta.
Generalmente conviene hacer una prueba piloto para probar el funcionamiento antes
de realizar los cambios a gran escala.
3. Controlar o Verificar (Check): Una vez implantada la mejora, se deja un periodo de
prueba para verificar su correcto funcionamiento. Si la mejora no cumple las
expectativas iniciales habrá que modificarla para ajustarla a los objetivos esperados.
(ver Herramientas de Control).
4. Actuar (Act): Por último, una vez finalizado el periodo de prueba se deben estudiar
los resultados y compararlos con el funcionamiento de las actividades antes de haber
sido implantada la mejora. Si los resultados son satisfactorios se implantará la mejora
de forma definitiva, y si no lo son habrá que decidir si realizar cambios para ajustar los
resultados o si desecharla. Una vez terminado el paso 4, se debe volver al primer paso
periódicamente para estudiar nuevas mejoras a implantar.
Hay varias formas de aplicar los principios de “Planificar, Hacer, Controlar y Actuar”.
Para saber más puedes leer este artículo sobre cómo implantar Programas de
Acciones (Correctivas, Preventivas y de Mejora), y también puedes consultar nuestro
apartado de Herramientas de mejora.

Ejemplo de implantación del Ciclo PDCA


Vamos a poner un ejemplo sencillo: Una fábrica que produce piezas de aluminio.
Suponemos que en la empresa se introduce la sistemática de la mejora continua, y para
ello se basan en el Ciclo PDCA conjuntamente con otras herramientas
(como Lean, Seis Sigma, 5S o Kaizen …). Aplicando la mejora continua pasaría lo
siguiente:

1º) Se analizan posibles mejoras, ya sea porque se han


detectado problemas, porque los trabajadores han propuesto formas distintas de
realizar alguna tarea, porque en el mercado han salido máquinas más eficientes que
permiten ahorrar costes, etc.
2º) Se estudian las posibles mejoras y su impacto. Se eligen las que mejor van a
funcionar y se decide implantarlas en una prueba piloto a pequeña escala.

3º) Una realizada la prueba piloto, se verifica que los cambios funcionan correctamente
y dan el resultado deseado. Si los cambios realizados no satisfacen las expectativas se
modifican para que funcionen conforme a lo esperado.

4º) Por último, si los resultados son satisfactorios se implantan a gran escala en la línea
de producción de la fábrica. Una vez finalizadas e implantadas las mejoras, las
actividades en la fábrica de piezas de aluminio funcionarán más eficientemente. No
obstante, periódicamente habrá que volver a buscar posibles nuevas mejoras y volver
a aplicar el círculo de Demming de nuevo.
En qué consiste el Ciclo de Deming?
En la actualidad, las organizaciones se encuentran inmersas en un entorno competitivo y con
cambios constantes cada vez más frecuentes. Es por ello que la calidad y mejora de procesos
se convierten en un imperativo para la supervivencia de estas empresas, con el propósito de
ofrecer productos y servicios a bajo coste, y que satisfagan los requerimientos de los clientes.
Las empresas necesitan gestionar sus actividades y recursos con la finalidad de orientarlos
hacia la consecución de buenos resultados, mediante la adaptación de herramientas y
metodologías que permitan a las organizaciones configurar su Proceso de Gestión y Mejora
Continua.
El Ciclo PDCA (o círculo de Deming), es la sistemática más usada para implantar un
sistema de mejora continua cuyo principal objetivo es la autoevaluación, destacando los
puntos fuertes que hay que tratar de mantener y las áreas de mejora en las que se deberá
actuar.

Ciclo PDCA de mejora continua.

El ciclo PDCA de mejora continua lo componen cuatro etapas cíclicas de forma que una
vez acabada la etapa final se debe volver a la primera y repetir el ciclo de nuevo. De esta
forma las actividades son revaluadas periódicamente para incorporar nuevas mejoras. Las
etapas que forman el Ciclo PDCA son las siguientes:
1- PLAN (planificar):
En esta fase se trabaja en la identificación del problema o actividades susceptibles de mejora,
se establecen los objetivos a alcanzar, se fijan los indicadores de control y se definen los
métodos o herramientas para conseguir los objetivos establecidos.
Una forma de identificar estas mejoras puede ser realizando grupos de trabajo o bien buscar
nuevas tecnologías o herramientas que puedan aplicarse a los procesos actuales. Para detectar
tecnologías o herramientas a veces es conveniente fijarse en otros sectores, esto aporta una
visión diferente pero muchas de las soluciones pueden aplicarse a más de un sector.
2 – DO (hacer/ejecutar):
Llega el momento de llevar a cabo el plan de acción, mediante la correcta realización de las
tareas planificadas, la aplicación controlada del plan y la verificación y obtención del
feedback necesario para el posterior análisis.
En numerosas ocasiones conviene realizar una prueba piloto para probar el funcionamiento
antes de realizar los cambios a gran escala. La selección del piloto debe realizarse teniendo
en cuenta que sea suficientemente representativo pero sin que suponga un riesgo excesivo
para la organización.
3 – CHECK (comprobar/verificar):
Una vez implantada la mejora se comprueban los logros obtenidos en relación a las metas u
objetivos que se marcaron en la primera fase del ciclo mediante herramientas de control
(Diagrama de Pareto, Check lists, KPIs, etc.)
Para evitar subjetividades, es conveniente definir previamente cuáles van a ser las
herramientas de control y los criterios para decidir si la prueba ha funcionado o no.
4 – ACT (actuar):
Por último, tras comparar el resultado obtenido con el objetivo marcado inicialmente, es el
momento de realizar acciones correctivas y preventivas que permitan mejorar los puntos o
áreas de mejora, así como extender y aprovechar los aprendizajes y experiencias adquiridas
a otros casos, y estandarizar y consolidar metodologías efectivas.
En el caso de que se haya realizado una prueba piloto, si los resultados son satisfactorios, se
implantará la mejora de forma definitiva, y si no lo son habrá que decidir si realizar cambios
para ajustar los resultados sin desecharla.
Una vez finalizado el paso 4, se debe volver al primer paso periódicamente para estudiar
nuevas mejoras a implantar.
Algunos de los beneficios que proporcionan una adecuada mejora de procesos son los
siguientes:
 TIMMING: se disminuyen tiempos, aumentando la productividad.
 QUALITY: se disminuyen errores, ayudando a prevenirlos.
 COST: se disminuyen recursos (materiales, personas, dinero, mano de obra, etc.), aumentando la
eficiencia.
En conclusión, un sistema de gestión de la calidad permite a una organización desarrollar
políticas, establecer objetivos y procesos, y tomar las acciones necesarias para mejorar su
rendimiento. En este contexto resulta de gran utilidad utilizar la metodología PDCA
impulsada por Deming, como una forma de ver las cosas que puede ayudar a la empresa a
descubrirse a sí misma y orientar cambios que la vuelvan más eficiente y competitiva.