Está en la página 1de 150

¡Compite con ¡Compite con

por José Emilio Polo Madero


la la V ida y
V ida y Gana! Gana!
El secreto de las
El secreto de las Leyes Leyes de la
de la Prosperidad Prosperidad

¡Compite con la Vida y Gana!


Por
José Emilio Polo Madero

Por
“Es el mejor libro de prosperidad
que jamás se haya escrito”.
José Emilio
Anthony Valente
Polo Madero
¡Compite con la Vida y Gana!

¡Compite con
la Vida y Gana!
El secreto de las Leyes de la
Prosperidad Revelado
por
José Emilio
Polo Madero

1
¡Compite con la Vida y Gana!

¡Compite con
la Vida y Gana!
El secreto de las Leyes de la
Prosperidad Revelado
por
José Emilio
Polo Madero
¡Prospera más allá de tus sueños!
“Es el mejor libro de prosperidad jamás escrito.
¡Cambió mi vida para bien y definitivamente
cambiará la suya!” Anthony Valente

Copyright © MMIX José Emilio Polo Madero. Todos los derechos


reservados. Este material no puede reproducirse en forma alguna o
distribuido parcial o totalmente sin el expreso consentimiento por
escrito del autor y/o editor.

2
¡Compite con la Vida y Gana!

Dedicatoria:
Este libro es dedicado a Dios por permitirme ser parte de
su equipo y por ayudarme a ganar. A mis ángeles protecto-
res y a mis hijos. Desearía dedicar este libro en especial a
los lectores pues de ellos depende el éxito de esta obra y
espero que la disfruten tanto como yo lo hice
escribiéndola.
José Emilio Polo Madero
Miami 2/20/2008
Polopetoon@hotmail.com
Editado y diseñado por:
José Emilio Polo Madero
EE.UU.
Polopetoon@hotmail.com
Teléfono. (305) 528 69 74

3
¡Compite con la Vida y Gana!

Esta publicación está diseñada para proveer infor-


mación de acuerdo con el tema. Se sobreentiende
que el autor y lo editores no ofrecen ningún conse-
jo legal, médico o de contabilidad o de cualquier
otra índole profesional.
Se entiende que el lector, en caso de necesi-
tarlo deberá consultar a un especialista.

4
¡Compite con la Vida y Gana!

Agradecimientos:

A Dios por ser el comienzo y fin de toda prosperi-


dad. A Ralph Rewes por editar la versión final del
texto en inglés y español; a Lydia Candelaria, Jor-
ge Emilio Polo y Austin Meadows por su ayuda
enorme en la revisión final del manuscrito.
Mi agradecimiento especial a todas las perso-
nas que me han ayudado en esta maravillosa expe-
riencia llamada vida. Gracias a todos los seres
humanos que he conocido en todos estos años y a
los que conoceré.

5
¡Compite con la Vida y Gana!

Índice
Dedicatoria…............................................................2
Agradecimientos........................................................4
Índice…..………………………..………….……....5
Introducción………..................................................6
Capítulo1
Ganar es una Necesidad no una Opción.................21
Capítulo 2
No Dejes que las Limitaciones te Dominen...........45
Capítulo 3
Karma o Ley de Causa y Efecto............................50
Capítulo 4
Perdona y Olvida.…………...................................56
Capítulo 5
Ley del Dharma o Propósito en la Vida…..…...…65
Capítulo 6
¿Devolver Algo de lo que nos Dan ?......................71
Capítulo 7
Imagina y Crea….....………..................................80
Capítulo 8
Témele al Miedo……………………..…...............89
Capítulo 9
Circula tu Prosperidad….………………….…......98
Capítulo 10
Los Vacíos que Creas te Ayudan la Vida.............104
Capítulo 11
Te Conviertes en lo que Atraes…........................110
Capítulo 12
Acción...…………………….………………......114
Epílogo…..……………………………….…..…122
Recursos…..……………………………….……130

6
¡Compite con la Vida y Gana!

7
¡Compite con la Vida y Gana!

Introducción
”Actúa como si todo lo que haces marcara la di-
ferencia, En verdad lo hace”. William James

8
¡Compite con la Vida y Gana!

No creas nada de lo que vas a leer en este libro,


a menos de que cuando lo uses te funcione. Es
un principio místico muy antiguo que se refleja
en nuestra existencia.
Friedrich Nietzsche dijo: “Lo que no me
mata me hace mas fuerte.” El aprender de tus
experiencias te fortalece. Aunque no lo creas
eres el mayor experto en cuanto a tu vida se tra-
ta. Nadie sabe más que tú de ti mismo (ni ami-
gos, ni parientes, ni médicos, psicólogos, psi-
quiatras u otros especialistas.) Eres único e
irrepetible, (no importa lo que nadie diga).
Este libro quiere ser un compañero de via-
je en esta experiencia vital y pretende enseñarte
a competir junto con Dios y no contra él. Los
que ven la cotidianeidad como “una carrera de
ratas” aun cuando ganen no dejan de tener una
perspectiva limitada de lo grande que puede
serles la existencia.
Quiero compartir mis experiencias contigo
que definitivamente contribuirán a que seas un
mejor ser humano.
Soy un ser de carne y hueso igual que
cualquier otra persona. La única diferencia en-
tre tú y yo es que yo sé que las pequeñas derro-
tas de hoy son la llave del éxito de mañana y he
andado el camino que hoy transitas.

9
¡Compite con la Vida y Gana!

He estudiado las leyes de la prosperidad


por muchos años y ésa es la razón por la que
quiero compartir contigo ese conocimiento y la
forma de aplicarlo a tu vida.
Estamos viviendo en una era increíble
donde los seres humanos pueden lograr las co-
sas más inverosímiles y donde como nunca an-
tes podemos convertir sueños en realidad.
Estoy seguro que con esta sabiduría lo-
grarás grandes cosas, también sé que vas a tra-
tar de mejorar tu existencia por un par de razo-
nes: Primero es tu vida y sólo tú eres responsa-
ble de lo que haces con ella y de lo que obtienes
(nadie más tiene esa responsabilidad). Segundo:
Sólo tienes una vida, la más valiosa del mundo
porque es la tuya.
¿Que las cosas a veces no han salido como
quieres? Supéralo, levántate, sacúdete el polvo
y comienza a andar. A nuestro entorno social
no le gustan los quejicas, porque se convierten
en una enfermedad contagiosa. A nadie le gusta
codearse con fracasados porque como dice un
viejo adagio cómico: “Lo feo se pega” o “Si
ríes el mundo reirá contigo, pero si lloras lo
harás solo”.

10
¡Compite con la Vida y Gana!

Debemos ver las cosas desde perspectivas


diferentes: Mientras más rápido dejes de ser
una víctima, mas rápido alcanzarás tu potencial.
Uno de mis mentores ha sido Randy Gage,
quien ni siquiera sabe cuánto ha influido en mi
vida. Por primera vez asistí a una de sus confe-
rencias y aprendí mucho de él.
En una de sus presentaciones Randy
hablaba de un programa televisivo comercial
que estaba viendo cuando era pobre.
Gage contaba que estaba observando al
presentador del programa a las 3 de la mañana
en compañía de un plato de macarrones y queso
y de pronto parecía que en la soledad de la sala
el locutor le hablaba a Randy Gage: “Si estas
mirando este programa de televisión a las 3
AM, eres un fracasado y estoy seguro de que no
tienes un centavo. ¡Levántate y mejora tu vida
porque sólo tu puedes hacerlo!”
Gage lo hizo. Lo aprendido lo llevó a
convertirse en un especialista en mercadeo a
multinivel y conferencista mundial con varios
millones de dólares en sus cuentas bancarias.
La moraleja de esta historia es: “Si estás
leyendo este libro es probablemente porque no
tengas un centavo, te han roto en pedazos mu-
chos de tus sueños y probablemente piensas que
eres un fracasado”.

11
¡Compite con la Vida y Gana!

Mi consejo es: “Levántate y logra lo que


más anhelas en tu vida”. Si no tomas las deci-
siones importantes, alguien lo hará por ti: Pue-
de ser un político, un publicista, un periodista,
siempre alguien va a tratar de influir en la for-
ma en que actúas y piensas.
Los hombres prósperos, son libres y no es
fácil manipularlos (me refiero al género huma-
no como tal: hombre y mujer).
Date cuenta de cuán importante son tu fa-
milia y tú. No ignores tu responsabilidad para
contigo y con aquellos a los que amas. Comien-
za a ser tú mismo y disfrútalo. Como dice el
cantante Sting en su canción An Englishman in
New York, (Un Inglés en Nueva York) :
“Sé tú mismo sin importar lo que otros digan”
Para triunfar en la vida debes responsabili-
zarte por cada éxito o fracaso y por todo lo que
te pasa. Si no te das cuenta de tu responsabili-
dad no obtendrás nada de lo que aspiras. Vas a
estar siempre demasiado ocupado echándole a
otros la culpa por tus fracasos o dependiendo de
las decisiones ajenas para lograr algo.
Aún cuando vivimos en sociedad y depen-
demos mucho de otros para lograr lo que que-
remos, debemos saber que hay que luchar a
brazo partido por el futuro. Nuestro éxito y
abundancia dependen de nuestras acciones.
La integridad de tus actos y tu capacidad
para afrontar los tiempos malos y buenos es lo
que te hará superior a cualquier adversidad.

12
¡Compite con la Vida y Gana!

Un amigo fue a visitar a un analista: Era el


número 18 de una larga lista. Desde los cuatro
años los padres de mi camarada se habían pre-
ocupado por la salud mental de él: Unas veces
porque era muy listo para su edad, otras porque
era demasiado torpe. Lo cierto es que su actitud
lo hizo incapaz de tomar decisiones por si mis-
mo y quedó dependiente en un 100 % de lo que
otro dijera de su vida. Sin contar que no le era
posible tomar decisión alguna sin antes consul-
tar a tres o cuatro personas sobre un asunto.
El psicólogo 18 pudo “curarlo” de su mise-
ria casi automáticamente cuando le dijo: “Tu
eres un ser humano como todo el mundo. ¿Tú
crees que yo no tengo problemas como todo el
mundo y traumas de la niñez? Los tengo. Pero
los resuelvo y punto. Trabajo en la solución de
las dificultades a medida que aparecen y me
responsabilizo con lo que logro o no.”
Anthony Robbins dice en uno de sus li-
bros: “Los problemas son señal de que estas vi-
vo. Los cementerios están llenos de personas
sin problemas…Si quieres mejorar tus resulta-
dos, empieza por cambiar la manera de pen-
sar.”Y yo agregaría: “y por consiguiente la ma-
nera en que actúas”.
Existe un pajarito pequeño endémico del
área del Caribe: El zunzún (o colibrí) al que se
le considera como un ejemplo de rebeldía ante
la opresión.

13
¡Compite con la Vida y Gana!

Si capturan al zunzún, este muere de triste-


za. Es gordito y según las leyes de la física no
debiera volar. Pero el colibrí no sabe lo que es
la física… y vuela.
Yo deseo que este sea el mejor libro sobre
la prosperidad que leas en tu vida. Mientras es-
cribo estas líneas además de que lo hago con
todo el amor del mundo por el género humano
del que formo parte, yo también aprendo a ser
mejor. Aprendo cosas nuevas y practico otras
ya casi olvidadas.
Yo como tú ando en un viaje hacia un me-
jor destino: el de traer más prosperidad y mejo-
res cosas a mi vida. No tengo todas las respues-
tas, pero me mantengo en la búsqueda aún
cuando sea un hombre próspero y feliz.
En estas páginas voy a hablar de cosas
lamentables: De por qué estás donde estás y
como te vas a quedar ahí, a no ser que decidas
lo contrario y cambies más cosas de las que
quisieras.
Ahora es el momento de dejar este libro a
un lado o seguir aprendiendo para lanzarte a
una aventura mágica como nunca antes soñaste.
Si decides seguir leyendo me va a fascinar
ser tu compañía a lo largo de estas páginas y
ayudar a levantarte sin importar las caídas.
Vas a aprender cosas que cambiarán tu
futuro si las practicas y nunca te rindes.

14
¡Compite con la Vida y Gana!

Cuando leas estas páginas te vas a enfren-


tar a verdades que preferirías obviar, analízalas
y piensa en como puedes ponerlas a funcionar
mejor para ti. Estudia lo que puedas usar y
trátalo un par de veces (siempre desde tu pers-
pectiva); Ábrete a nuevas experiencias y consi-
dera este libro como una herramienta para lo-
grar cambios permanentes y duraderos.
Espero que tengas el valor que hace falta
para emprender esta aventura. Vale la pena.
El escritor norteamericano James Arthur
Baldwin dijo “Cualquiera que haya luchado
contra la pobreza sabe cuán caro es ser pobre”
Aquellos que hayan sido pobres o lo sean sa-
brán a lo que se refería Baldwin con esta
aseveración.
Ser pobre significa vivir con la desespe-
ranza de qué va a pasar mañana; ¿Qué van a
comer nuestros niños?¿Qué voy a hacer en el
próximo minuto?
Ser pobre representa entregarles nuestros
sueños a otras personas y dejar que esas perso-
nas dirijan nuestros pasos.
Contrario a lo que algunos piensan la
prosperidad y la felicidad son regalos divinos,
que salen de nosotros a desenvolverse en el
mundo y a volver a nosotros.
Si decides ser feliz y próspero lo vas a lo-
grar si te lo propones de veras.

15
¡Compite con la Vida y Gana!

La prosperidad y la abundancia parten de


apreciar las cosas que tenemos: Lo mismo si
respiras aire puro o bebes agua de una fuente
pública que alguien construyó para ti, eso es
prosperidad también: Estar vivo es la mayor de
las razones para ser feliz. Sin contar que nos ha
tocado vivir un tiempo especial y maravilloso.
El universo es como una máquina perfecta
que nos devuelve aquello en lo que ponemos
nuestra atención. Si decides ser una persona
realizada y evaluar cada regalo que Dios te da
vas a ser feliz sin importar las circunstancias ni
que te pase.
Con esto no quiero decir que los proble-
mas se van a desvanecer como por arte de ma-
gia. La forma en que reaccionas a los diferentes
retos va a cambiar totalmente. La capacidad de
ser optimista nos sirve de arma para vencer las
dificultades.
Cuando nos sentimos en control y respon-
sables de lo que nos sucede, vemos los malos
momentos como oportunidades para crecer.
El escritor James Allen dijo hace muchos
años, “Las circunstancias no hacen al hombre,
lo revelan.”
Puedes decirme: Usted dice esto porque no
sabe lo pobre que yo soy, cuan miserable ha si-
do mi existencia, yo he pasado muchas cosas en
este mundo.”

16
¡Compite con la Vida y Gana!

No te preocupes de en qué etapa de la vida


estás ahora. Tu presente no dice nada de donde
vas a estar mañana. A menos que aceptes lo que
te sucede, puedes ser el arquitecto de tu vida.
Crece y llega tan lejos como tú quieras.
El doctor Deepak Choprah dijo en uno de
sus libros: “Si tienes dinero y tu atención está
siempre en la cantidad de dinero que tienes o
cuanto vas a necesitar, eres una persona pobre”.
Te puedo garantizar que si tú te transfor-
mas en una persona próspera, vas a ser alegre,
exitoso, saludable y vas a tener dinero:
Vas a traer orden y armonía a cualquier
área donde lo necesites.
La adversidad forja el alma, sin que impor-
te lo duro que haya sido el camino. Todos nos
hemos caído más de una vez y comprendo que
la única manera de saber la diferencia entre un
triunfador y un fracasado es habiendo perdido
más de una vez.
No acostumbres a medirte por las veces
que te caes sino por las que te levantas después
de cada caída.
Cuando estamos en el medio de una tor-
menta no nos damos cuenta que después de la
lluvia siempre sale el Sol. Nunca es más obscu-
ra la noche que antes del amanecer.

17
¡Compite con la Vida y Gana!

Cuando lees este libro buscando mejo-


rar tu vida haces lo mismo que hice yo hace
mucho tiempo cuando escuché a un motiva-
dor personal que me decía que era posible
cambiar mi vida hacia un mañana mejor.
El entender esa conferencia hizo la diferen-
cia cuando no tenía un centavo, la posibilidad de
un nuevo comienzo y la habilidad de hacer mis
sueños realidad fue lo que me hizo levantar
cuando iba cuesta abajo.
Dicen algunas culturas orientales que cuan-
do te pasas contando tus sueños a todo el mundo
una parte de la energía que podrías estar usando
para seguir esos mismos sueños, se pierde. Por
tanto aconsejan seguir tus instintos sin dejarle sa-
ber a otras personas acerca de tus planes, excepto
a aquellas que te van a ayudar a planear y conse-
guir lo que quieres.
Lo más importante en estas circunstancias es
que creas en ti mismo y en las posibilidades de
lograr siempre lo mejor para ti y los tuyos.
¿Recuerdas cuando eras un niño la habilidad
que tenías para soñar? Te parecía que no había
imposibles. Te creías a ti mismo omnipotente.
Cierra tus ojos ahora y siente la misma sensación.
Cree con seguridad que puedes lograr lo que
quieres sin importar tu edad, tu condición social
o tus característica físicas.

18
¡Compite con la Vida y Gana!

Si pudieras verte a través de los ojos de


Dios ¿como te verías? Siente el amor infini-
to del Creador hacia su obra y hacia cada
uno de nosotros. Ámate a ti mismo en la
misma forma que crees que lo haría el To-
dopoderoso. No importa quién es tu Dios;
Siente esa ternura porque la combinación de
amor, acción y excelencia es lo que atraerá
la prosperidad a tu vida.
El amor y la excelencia en lo que hacemos
son fuentes que nos proveen con el sustento dia-
rio y abundancia.
En una de mis conferencias alguien me pre-
guntó en una oportunidad, “¿Y que pasa si dios
no existiera?”
Mi respuesta fue sencilla:
“Dios existe para hacer felices a las personas
que no creen en él”.
Si crees que Dios no existe, ¿Para qué nece-
sitas convencerte a ti o a otros y si crees que hay
un Creador no hay fuerza en el mundo capaz de
hacerte desistir de la idea. Además lo más seguro
es que si hay un Creador (y yo creo que esta aquí
en medio de estas páginas ahora mismo). Existe
más allá de nuestro razonamiento y formas de ver
las cosas. Y además, siendo el dueño absoluto del
negocio no creo que nuestra opinión le vaya a
importar mucho. ¿No lo crees así?

19
¡Compite con la Vida y Gana!

Puedo asegurarte que aunque este no es un


libro religioso soy un hombre de fe y lo único
que necesito para confirmar la existencia de
Dios es su llamada telefónica asegurándome
que existe.
Estoy muy agradecido de la generosidad
del Creador conmigo y los míos. A diario soy
bendecido por el universo y lo aprecio sobre-
manera. Como alguien antes dijo: “Si no hubie-
se un Dios habría que inventarlo”.
¿Te imaginas si el cosmos te diera todo lo
que desearas? Eso es posible siempre que te
muevas con diligencia hacia la dirección de tus
sueños sin violar las leyes del universo.
Si crees que fuiste hecho a la imagen de
Dios, tienes que saber que posees el potencial pa-
ra lograr grandes cosas. Convierte tus sueños en
realidad sólo porque sí; porque puedes. Planea tu
vida y a medida que se hace camino al andar ve
realizando los ajustes necesarios y viviendo con
intensidad porque eres único: Nunca ha habido ni
habrá otra persona igual a ti. Disfruta la magia de
cada día y vive con intensidad.
Algunos de los grandes hombres de nuestro
tiempo ante los grades imposibles no se pregun-
taron: “¿Por qué?” Sino que cambiaron la pre-
gunta a: “¿Por qué no?”

20
¡Compite con la Vida y Gana!

Cada vez que encontraban un obstáculo en


el medio del camino aprendieron a ver las cosas
desde otro punto de vista.
La insatisfacción al no poder lograr lo pla-
neado los llevó a lograr cosas mayores aún de las
que se propusieron. Tú puedes hacer lo mismo
que esos grandes hombres y mujeres.
Las limitantes sólo son pruebas para darnos
apoyo en el camino hacia la dirección correcta y
para enseñarnos a hacer correcciones en el cami-
no. Espero que estés leyendo este libro porque
piensas que tus planes son muy preciados para
conformarte con otra cosa que no sea lo mejor.
Usa este libro como una compañía en tu ca-
mino hacia una vida más próspera.
Éstas páginas contienen mucha sabiduría ob-
tenida por muchos seres humanos durante siglos
y deseo de todo corazón que te ayuden a encon-
trar el camino adecuado.
Espero que si algún día nos encontramos en
cualquier calle de Madrid, Ciudad de México,
Buenos Aires, París, Hong Kong, Beijing, Kuala
Lumpur, Sidney o cualquier otro lugar del mundo
puedas decirme: “Tu libro ayudó a cambiar mi
vida.” Va a ser para mí un honor y mi misión en
esta vida habrá sido cumplida.
Todo comienza con una decisión. Decídete
a ser próspero y a compartir tu abundancia con
otros. Ésa es nuestra razón de vivir: Aprender y
compartir con otros.

21
¡Compite con la Vida y Gana!

Puedes llegar tan lejos como te lo propon-


gas, no le permitas a nadie que le corte las alas
a tu espíritu. Si otros han llegado ¿por qué tu
no? Si no eres tú: ¿Quién va a lograr lo que
quieres? Y si no es ahora: ¿Cuándo?
La prosperidad no es una meta, es un viaje
que dura toda la vida. Gracias por hacer de este
libro tu compañero en este viaje personal.

22
¡Compite con la Vida y Gana!

23
¡Compite con la Vida y Gana!

Capítulo Uno
Ganar es una Necesidad
No una Opción

“Los perdedores dejan que las cosas pasen,


los ganadores hacen que las cosas pasen”.
Dr. Roberto Ávalos

“Si piensas que no puedes hacer algo o pien-


sas que puedes hacerlo: en ambos casos estás en
lo correcto”. Henry Ford

24
¡Compite con la Vida y Gana!

Sólo tú puedes decidír si te vas a convertir en


un ganador o un perdedor. Nadie puede hacer
esa decisión por ti. Entonces no le des a otros
esa potestad.
A medida que te muevas en la dirección
deseada te acostumbras a reaccionar constan-
temente de acuerdo con las opiniones de otras
personas. Debes evitar toda crítica que no se
constructiva y no te haga crecer; es importante
vivir de acuerdo a tu filosofía y a tus planes de
vida. Cada persona tiene una idea distinta del
éxito. Mis padres siempre me dijeron: “Si lo
que quieres es ser barrendero de calles y te
sientes feliz con eso, trata de ser el mejor ba-
rrendero del mundo”.
Algo real es que cuando estamos haciendo
lo que nos hace feliz sentimos algo indescripti-
ble. Una alegría que viene desde lo más pro-
fundo del alma.
En este momento en que escribo estas lí-
neas, me siento bien como no tienes idea, por-
que siento que cada palabra que sale de mis
manos hace que mi propósito en la vida se
cumpla.
Debes saber de antemano que es lo que
quieres para poder obtenerlo.
°¿Cuál sería tu logro mayor?
° ¿Dinero?
° ¿Una gran relación sentimental?
° ¿Una buena familia?
° ¿Casas?

25
¡Compite con la Vida y Gana!

° ¿Qué significa el éxito para ti?


No te preocupes tanto por la vida porque
nadie sale vivo de ella. Evita preocuparte y
ocúpate para que logres lo que desees.
Fernando G. de Campoamor un escritor Espa-
ñol dijo:
“En este mundo traidor
nada es verdad ni mentira:
todo es según el color
del cristal con que se mira."
Las personas tienden a reaccionar basados
en la percepción, les importa menos la verdad
que lo que ellos asumen como tal.
Dicen que:
“Seis hindúes sabios, inclinados al estudio,
quisieron saber qué era un elefante. Como eran
ciegos, decidieron hacerlo mediante el tacto.
El primero en llegar junto al elefante,
chocó contra su ancho y duro lomo y dijo: “Ya
veo, es como una pared.” El segundo, palpando
el colmillo, gritó: “Esto es tan agudo, redondo y
liso que el elefante es como una lanza”. El ter-
cero tocó la trompa retorcida y gritó: “¡Dios me
libre! El elefante es como una serpiente”.
El cuarto extendió su mano hasta la rodilla,
palpó en torno y dijo: “Está claro, el elefante,
es como un árbol”.

26
¡Compite con la Vida y Gana!

El quinto, que casualmente tocó una oreja,


exclamó:
“Aún el más ciego de los hombres se daría
cuenta de que el elefante es como un abanico”.
El sexto, quien tocó la oscilante cola acotó:
“El elefante es muy parecido a una soga”. Y
así, los sabios discutían largo y tendido, cada
uno excesivamente terco y violento en su pro-
pia opinión y, aunque parcialmente en lo cierto,
estaban todos equivocados”.
La verdad es esquiva y hay personas que
se creen conocedores de la verdad sólo por te-
ner parte de ella. Recuerda que tu parte es la
que conoces y evita hacer juicios basado sólo
en los límites de tu percepción.
Napoleon Hill en su libro “Las Leyes del
Éxito” dice:
“Los hombres y las mujeres más brillantes
de nuestro tiempo tienen que corregir ciertas
debilidades en su personalidad antes de que
comiencen a ser realmente exitosos. Los mayo-
res defectos que se interponen entre el éxito y
las personas son:
La intolerancia, enamoramiento de si mis-
mos, ambición, egoísmo, celos, sospechas, re-
vancha, engreimiento y la tendencia a querer
recoger aquello que no cultivaron, al igual que
el hábito de gastar más de lo que ganan”.

27
¡Compite con la Vida y Gana!

Aunque debes ser flexible no estés siempre


previendo lo peor y cambiando constantemente
tus metas. Eso manda señales mixtas al univer-
so. Enfócate en lo que quieres y sigue tu instin-
to y las señales.
¿Te has preguntado alguna vez seriamente
lo que deseas? O se lo has cuestionado a cual-
quier amigo?
Créame es un experimento interesantísimo:
Un enorme porcentaje de las personas a las que
se les interroga o no saben lo que quieren o le
responden diciéndole lo que no les satisface.
Por ejemplo, le dice a alguien: ¿Deseas un
helado? y te dicen: “Pero que no sea de vainilla
porque no me gusta, ni de nueces porque soy
alérgico a las nueces. ¿No es mas fácil decir:
“Sí, quiero un helado de chocolate que es mi
sabor favorito”?
Una hora después que hemos hecho la pre-
gunta no sabemos lo que quiere la otra persona.
A veces lo mismo sucede con uno mismo.
Si no sabes lo que deseas o cambias constante-
mente tus metas en la vida, eso es lo que obtie-
nes: ¡Nada!
Si un barco está a la deriva en el mar,
necesita un faro para guiarse y cartas de navega-
ción. Lo mismo nos pasa a los seres humanos:
para llegar no basta con salir. Es imprescindible
saber a donde vamos.

28
¡Compite con la Vida y Gana!

Planea tu ruta, visualiza tu meta tan clara-


mente como puedas y después de hacerlo, enfó-
cate en los resultados y tanto como las circuns-
tancias te acerquen a tu destino, sigue adelante.
Napoleon Hill en su libro clásico, Piense y
Hágase Rico explica que cada ser humano para
obtener lo que desea en la vida debe ser un líder
por excelencia:

Los siguientes son los mayores atributos


del liderazgo...

1- CORAJE INQUEBRANTABLE: Éste


se basa en el auto-conocimiento, y en la ocupa-
ción de cada cual. Ningún seguidor quiere ser
dominado por un líder que no tiene valor ni
confianza en sí mismo. Ni sus empleados se-
guirán a una persona por mucho tiempo.
2- AUTOCONTROL. El hombre que no se
puede dominar, no puede dominar a otros. El
control propio sirve de ejemplo a su equipo.
Los más inteligentes siempre tratarán de emular
con usted y seguirlo.
3- UN SENTIDO DE JUSTICIA ACERTA-
DO. Nadie puede dirigir mucho tiempo a otros si
no es lo suficiente justo en sus decisiones. Eso
ayuda a retener y fomentar el respeto del colectivo.

29
¡Compite con la Vida y Gana!

4- DECISIÓN DEFINITIVA. El hombre que


cambia y anula sus decisiones se muestra inseguro
y vacilante y no puede dirigir con suficiente éxito.
5- Planear SIN TITUBEOS. Un Emprendedor
de primera trabaja en un plan y después en su eje-
cución. Un líder que trabaja basado solamente en
la inspiración es como una embarcación sin timón;
Más tarde o más temprano va a estrellarse contra
las rocas.
6- EL HÁBITO DE HACER MÁS DE
AQUELLO POR LO QUE TE PAGAN. Uno de
los castigos del liderazgo es el deseo del líder de
hacer más de lo que pedirá a sus seguidores.
7- UNA PERSONALIDAD AGRA-
DABLE. Una persona descuidada y desaliñada
no será nunca un líder. El liderazgo incita res-
peto. Nadie respetará a alguien que no cuide en
extremo todos los detalles de una personalidad
agradable.
8- COMPASIÓN Y COMPRENSIÓN. El
líder debe tener compasión con sus seguidores y
entender sus problemas.
9- DOMINIO DE LOS DETALLES. Las
personas que tienen éxito se ocupan de prestar
atención a los detalles.
10- DESEO DE ASUMIR LA RESPON-
SABILIDAD. Quienquiera que dirija un equipo
debe ser responsable por sus errores y los de los
miembros de su grupo.

30
¡Compite con la Vida y Gana!

Si esa persona trata que la responsabilidad


caiga en otros, no durará como jefe. Si uno de
los seguidores comete un error, el Líder deberá
afrontar las consecuencias porque es parte de su
obligación.
11- COOPERACIÓN. Una persona de li-
derazgo debe entender como aplicar el princi-
pio de esfuerzo cooperativo y debe poder per-
suadir a otros a hacer lo mismo.
El liderazgo llama al poder y el poder
llama a la cooperación”.
Su capacidad de liderazgo va a decir mu-
cho de usted mismo y de sus aspiraciones en la
vida y de dónde va a estar en el futuro.
Todos debemos dirigir nuestras vidas co-
mo una corporación de una sola persona. Si fa-
llas, tu compañía habrá fallado, es tan simple
como eso.
Si mantienes en tu mente que el fracaso
sólo puede suceder si te rindes. Puedes intentar
hasta que logres lo que buscas. Si mantienes tu
autoestima y cultivas tu moral e integridad,
puedes comenzar a cambiar el mundo por la
única persona que puedes cambiar: tú mismo.
Es difícil aceptar plena responsabilidad por
nuestros errores, es más fácil decir que es culpa
de otros, pero cuando comienzas a identificarte
con tus deberes y faltas, comienzas a encontrar
la solución a las cosas simples y complicadas
en tu habitad.

31
¡Compite con la Vida y Gana!

El Dr. Norman Vincent Pale dijo: “Es


siempre demasiado rápido para rendirse”. El
Dr. Pale continuaba dando conferencias como
motivador personal con más de 90 años y sus
libros todavía hoy se venden en todo el planeta.
Los ganadores pueden cambiar su realidad sin
que esta los cambie a ellos.
Hay una historia de un hombre que quiso
cambiar el mundo. Después que trató y trató no
pudo. Nuestro hombre se empeñó entonces en
querer cambiar su país y tampoco le fue posible.
En su labor quijotesca no pudo tampoco
cambiar ni su ciudad ni su familia; Y dicen que
se encontraba en su lecho de muerte y comentaba
con su mayordomo amargamente:
“Durante toda mi vida traté de cambiar el
mundo, mi país, mi ciudad, mi familia y fracasé
irremediablemente”.
La respuesta del mayordomo sorprendió a
nuestro hombre:
“Si hubieras tratado de cambiarte a ti
primero, tu transformación hubiera operado un
cambio casi mágico en tu familia; si hubieras
cambiado a tu familia, tu ciudad sería una mejor
ciudad: Habiendo cambiado a tu ciudad habrías
cambiado a tu país y con eso el mundo se habría
convertido en un mejor lugar para vivir”.

32
¡Compite con la Vida y Gana!

El soñador murió habiendo aprendido su


lección tarde. Ésa es la mejor razón para valorar
el aprendizaje de la vida aquí y ahora.
Piensa más allá de tus limitaciones. Conviér-
tete en una persona tan grande como tu Dios
cualquiera que éste sea.
La abundancia es infinita y somos más ricos
cuando la compartimos. Es noble pensar que no
estamos en este mundo para competir con Dios
sino para completar su obra; Para mantener su
energía circulando en nuestras vidas y en las de
aquellos que se relacionan con nosotros.
Disfruta la vida como una gran experiencia
porque lo es. Valora cada día y vívelo como el
último porque un día será el último.
Acostúmbrate a apreciar los “no” como pa-
sos en el camino al “sí” que buscas.
Desde que nacemos escuchamos la palabra
“no” al menos un millón de veces y terminamos
temiéndola: “no hagas esto”, “no hagas eso o
aquello” “Eso no se toca” “Eso no se dice”.
Hay niños que aprendieron a decir “no”
antes de aprender a decir “Papá” o “Mamá”.
La sociedad nos ha condicionado a limi-
tarnos y al negativismo. Tratamos de imitar to-
do lo que nos rodea; seguimos la moda.

33
¡Compite con la Vida y Gana!

Queremos comprar la casa o el carro que


alguien dijo (el anunciante) que era el perfecto
para nosotros. Somos victimas de periódicos,
revistas, la televisión o la publicidad. Nos con-
vertimos en máquinas que reaccionan a las
órdenes de otros.
Los publicistas ponen ideas en nuestras
mentes para obligarnos a reaccionar en cierta
forma para que compremos cualquier cosa que
estos decidan. Cuando hacemos lo que otros
han planeado para nuestras vidas, limitamos
nuestra capacidad para prosperar.
No importa si sigues las instrucciones de
los medios, amigos familia o enemigos; nada de
eso ayuda a tu mejoramiento.
Crece y haz lo que tengas que hacer para
contribuir a tu mejoría. No hay ninguna razón
para que limites tus horizontes y te conviertas
en un imitador. Necesitas crear cosas nuevas y
salir de la zona de comodidad que has edificado
para traer mejores cosas para tu existencia.
Puedes cambiar tus programaciones que
vienen de los medios, la familia y nuestro en-
torno social. Nos casamos con la persona que
soñaron nuestros padres, hacemos lo que otros
quieren e imitamos otras vidas convirtiendo to-
do eso en la perfecta receta para el fracaso.

34
¡Compite con la Vida y Gana!

Estudiamos lo que otras personas desean que


estudiemos. Dejamos nuestros sueños olvidados
en un rincón solo para recordarlos cuando es de-
masiado tarde y has perdido tu vida.
El primer techo que pones sobre tu cabeza es
el salario de tus padres. Tiempo atrás la familia
hacia milagros para sobrevivir con el salario de
Papá, después hacía lo mismo para subsistir con
lo que ganaban Papá y Mamá aún cuando tenían
que tener dos trabajos y nos acostumbramos a
aspirar lo mismo para nosotros porque fue lo que
aprendimos desde la infancia.
Todos queremos ser iguales a nuestros pa-
dres y no mejor que ellos. Ése es un motivador
muy fuerte que nos obliga a limitar nuestros sue-
ños. De esa manera hipotecamos el presente y el
futuro. La familia celebraba la pobreza delante de
nosotros diciendo: “Es espiritual ser pobre” o
“Somos pobres pero honrados”
¿Quién no se acuerda de haber visto alguien
en la familia llorando por una novela donde un
rico villano dejó a la pobre protagonista, embara-
zada y llorando?
Eso no hace a nuestra familia, conocidos o
amigos mejores o peores. El modelo es el que no
debemos seguir.

35
¡Compite con la Vida y Gana!

Cuando estás programado por el ambiente


que te rodea no te das cuenta de por que no
prosperas, pero aún cuando estás preguntando:
¿Por qué tu vida sigue igual? A un nivel sub-
consciente te complace la existencia miserable
y estás tentado a mantenerte donde estás.
No hay nada noble en ser pobre. La pobre-
za genera envidia, dolor, crímenes, violencia
doméstica, adicción a los estupefacientes y
mucho dolor. Los pobres pueden ser excelentes
seres humanos pero no tienen nada para ofre-
cerá otras personas excepto la bondad. No es
bueno ser pobre. Punto.
No favorece a nadie ver a nuestro hijo o a
un hermano o a un niño cercano a la familia llo-
rando por un juguete y no tener el dinero para
comprarlo. Yo lo sé porque yo he estado ahí.
Es importante saber que hemos sido pro-
gramados pero también podemos cambiar aque-
llas cosas en las que creemos. Usted puede ser
el actor principal, el director y el escritor de su
propia película.
Si quieres comenzar a eliminar las pro-
gramaciones que tienes en tu vida, autoanalíza-
te. Estudia porque reaccionas de forma deter-
minada ante la mención del dinero y de la pros-
peridad. Cambia los libros y revistas que lees.
Ve televisión que te instruya, escucha mejores
programas de radio y ve películas que le apor-
ten algo a tu existencia.

36
¡Compite con la Vida y Gana!

Puedes convertirte en la persona que quie-


res si así lo decides. Todo ser humano tiene co-
sas que mejorar, pero sólo tú puedes cambiarte
a ti mismo. Yo te puedo decir como se hace pe-
ro no puedo hacer el milagro por ti. El libre al-
bedrío significa que Dios sólo podrá hacer en tu
vida los milagros que tú permitas que sucedan a
través de ti.
Siempre estamos en control de las cosas
que dejamos entrar en nuestras vidas y si hace-
mos ese cambio, nos estamos programando pa-
ra mejores experiencias.
Los malos hábitos no se pueden eliminar,
sólo se pueden sustituir por otros hábitos y este
es el momento perfecto para comenzar a cam-
biar las malas costumbres por buenas. Estudio-
sos del asunto dicen que para cambiar cualquier
conducta el cerebro necesita 21 días en los que
se acostumbra a la nueva rutina y el nuevo
comportamiento.
Si no haces ejercicio y vas a comenzar
una rutina, hazlo de forma paulatina durante 21
días, poco a poco hasta que la nueva rutina for-
me parte de ti.
Si quieres que te pasen mejores cosas
debes tú mismo crearlas primero en tu mente y
luego en tu medioambiente. Debes mejorar tus
expectativas para que el cosmos te dé lo que
quieres y mereces.

37
¡Compite con la Vida y Gana!

Si antes de acostarte revisas tu jornada y


te propones enmendar las cosas que no has
hecho bien, ése puede ser un buen comienzo.
No trates de cambiar mil cosas a la vez. Co-
mienza de una en una y verás la diferencia.
A veces cuando pedimos y llegan otras
cosas de menor calidad, debemos dejarlas ir. El
universo a veces prueba nuestro nivel de tole-
rancia y conformismo. Si requieres algo grande
y te conformas con lo pequeño: ¿Por qué habría
de darte el infinito otra cosa excepto aquella
con la que te sientes feliz?
Si algo de inferior atributo a lo soñado te
llega, agrádeselo y déjalo ir al mismo tiempo
que oras y le dejas saber a tu creador que eso no
era lo que querías, y pídele nuevamente a tu
Creador que te conceda tus deseos.
Puede ser que a veces estés leyendo algo
que ya sabes o has visto y leído muchas veces,
pero si no lo has aplicado, ésa es la razón por la
que lo tienes nuevamente en frente de tus ojos.
Este conocimiento, te hará un mejor ser
humano y eso es lo que cuenta.
Hay dos tipos de personas que luchan por
obtener la abundancia: Existe quien trata de ob-
tenerla por todos los medios (“caiga quien cai-
ga”). Estos sujetos tratan de beneficiarse por
cualquier medio sin importar a quien dañan en
medio del camino.

38
¡Compite con la Vida y Gana!

Esta actitud solo ayuda temporalmente a


quien obra de esta manera. No es prospera ni
duradera y cuando lo es, le cuesta mucho a
quien la obtiene.
Estas personas tienen dinero pero no son
prósperos: terminan haciendo su vida y la de
los que le rodean un infierno. Esta gentuza
actúa como creen que los ricos lo hacen: Son
vulgares, carecen de clase y el rico más cercano
que han visto en su vida es alguno que otro en
una película o en un programa de televisión.
En el mundo de la abundancia existe otro
grupo cuyo florecimiento está sujeto al mejo-
ramiento de la raza humana incluyéndose a
ellos. Estos grandes actúan con integridad y
buscan fomentar el bien común.
Quienes siguen esta escuela son íntegros
en sus vidas y están interesados en dejar un le-
gado en su tiempo y en su mundo.
Piensa en los recursos que consumes y tra-
baja para dejar un mundo mejor para tus hijos y
los hijos de tus hijos.
Muchas de las cosas bellas que disfrutas
hoy son el resultado de la bondad y grandeza de
gente que aún sabiendo que iban a morir, y que
sabiendo que su existencia era efímera dejaron
una herencia cultural y social para los que
venían detrás.

39
¡Compite con la Vida y Gana!

Es imposible usar un perfume sin que otros


lo huelan. Cuando te vuelves adinerado trans-
formas tu sociedad y tu entorno aún sin pro-
ponértelo. Comienzas a actuar diferente y afec-
tas de manera positiva todo lo que te rodea. Si
quieres lograr cosas distintas a las que has lo-
grado hasta ahora comienza a actuar distinto.

Cada día tiene su afán

Disfruta cada día y trata de ver las cosas


desde un ángulo distinto cada vez. A veces eje-
cutamos distintas tareas en “automático” y no
nos damos cuenta ni de que hemos hecho en las
tres horas pasadas.
Acostumbra a la mente conciente a descu-
brir la magia de hacer una misma cosa en forma
distinta. Trata de peinarte con la mano contraria
a la que habitualmente usas. Abotónate la cami-
sa de igual manera. Trata de escribir una nota
usando la mano con la que regularmente no es-
cribes. Estos ejercicios que parecen un simple
juego apagan el sistema automático y te permi-
te darte cuenta de muchas cosas que común-
mente ignoras.
Volviendo a la abundancia recuerda que
cada juego tiene sus reglas y este también tiene
las suyas.

40
¡Compite con la Vida y Gana!

Una vez que te las aprendas y las uses de


forma continua todo cambiará. Cuando apren-
des a bailar con el cosmos, este toma tu paso y
la danza es maravillosa: “¡Ajústate el cinturón
que vamos a despegar juntos!”
Algunas de las leyes de la prosperidad son:
1- Ley de Perdonar y Olvidar
2- Ley de la Imaginación
3- Ley de la Creatividad
4- Ley del Diezmo
5- Ley de Circulación,
6- Ley de la Atracción
7- Ley del Vacío
8- Ley de Causa y Efecto (Karma)
9- Ley del Dharma o Propósito en la Vida.
Algunos motivadores personales dicen que
es indispensable tener un deseo quemante para
convertirnos en un mejor individuo. Anthony
Robbins nos comenta que “para lograr resulta-
dos extraordinarios en nuestras vidas ordinarias
necesitamos actuar”.
Conocí el caso de una mujer que vivió va-
rios meses en su auto y dejó a sus hijos con la
familia para poder trabajar. Su necesidad era tal
que se convirtió en millonaria a base de un es-
fuerzo extraordinario en ventas de multinivel.
No pasó de la noche a la mañana, pero pudo sa-
car a la familia de la pobreza y lograr lo que se
propuso.

41
¡Compite con la Vida y Gana!

Un deseo punzante es el comienzo, pero


las múltiples acciones son las que van a traerte
riqueza. Un deseo sin acción es como un avión
sin alas y sin motor. Es bueno para llevarte a
ninguna parte.
La decisión de convertirte en otro, te ayuda
a cruzar un punto de “no regreso.” Una vez que
te concentras en eso, es un camino ascendente,
que te va a llevar a nuevos lugares y a aprender
nuevas lecciones que ni siquiera soñaste que
pudieran existir en este mundo El mismo sen-
dero te llevará directo hacia nuevas metas y a
conquistar nuevas fronteras.
Ni los errores ni las caídas temporales defi-
nen quien vas a ser. Puedes obtener lo que quie-
res o algo mejor siempre que te tengas en gran
estima y conozcas las leyes universales que in-
fluyen en tu cotidianeidad.
Si deseas un amanecer por el Oeste, sim-
plemente no va a pasar y si quieres volar no lo
trates a menos que vayas dentro de un avión.
Si quieres flexionar las leyes de la física es
mejor que las conozcas a plenitud antes de inten-
tarlo. De esa manera los hermanos Wright inven-
taron el avión. Thomas Alva Edison, inventó la
bombilla eléctrica dicen que después de tratar
más de 900 veces y muchos otros han hecho
descubrimientos que parecían imposibles para la
limitada mente humana.

42
¡Compite con la Vida y Gana!

Cuentan que cuando Edison presentó el


bombillo, el invento fue toda una novedad.
Dicen que un periodista de la época le pre-
guntó a Edison:
“¿Por qué siguió persistiendo después de
tantos fracasos?”
“¿Fracasos? Cada vez que hacía un intento
aprendía una forma distinta en la que mi invento
no funcionaría”.Si Edison no hubiera persevera-
do no conociéramos la sociedad de nuestros días.
Algunas tribus nativas norteamericanas le
hacen honor a la frase: “Sólo las águilas se atre-
ven a volar con las águilas”. Sé tú mismo un
águila para que puedas volar con las mismas de
tu especie.
Eres más poderoso de lo que crees. Sube el
nivel de tus pretensiones y pon alta la marca de
donde quieres subir y deja que tus actos hablen
de tu capacidad para ascender. Tú presencia, tu
postura, cómo hablas y actúas ante diferentes si-
tuaciones dice mucho de quien eres y hacia don-
de encaminas tus pasos. Si quieres tener éxito
necesitas estudiar estas tres ramas del arte de vi-
vir:
1-NLP (por sus siglas en inglés) o PNL (Pro-
gramación neurolingüística) El lenguaje del cuerpo
que transmite un 60 a un 90 % de la comunicación
con otras personas.
2-Ventas. (Estás siempre vendiendo aunque
no te enteres)

43
¡Compite con la Vida y Gana!

3-Mercadeo. (Es el arte de dejarle saber a


otros que tú y tu producto existen).
Muchas personas no entienden que cuando
están en una entrevista de trabajo o en una transac-
ción de negocio uno dice mucho más con el cuerpo
que con las palabras. La contraparte en cualquier
negociación está siempre al asecho de significados
ocultos en simples gestos, la posición de tu cuerpo
y aún en tus silencios.
Por ejemplo: Pararte con una mano en la
cintura denota seguridad, con dos manos en la
cintura puede denotar un poco de agresividad. Si
tienes los brazos cruzados a la altura del pecho le
estás diciendo a esta persona: “No me importa lo
que estás diciendo”. Mover las piernas insisten-
temente en ambas direcciones denota ansiedad
sexual e inseguridad.
Morder un lápiz o morderse las uñas mues-
tra un alto nivel de nerviosismo e inseguridad.
Cuando hablas con los brazos abiertos con
las palmas de las manos mirando hacia arriba
muestras sinceridad, pero si las palmas de la ma-
no miran hacia abajo, muestra desprecio y es
ofensivo nivel subconsciente. Una mano en la
mejilla con los dedos anular e índice extendidos
muestra interés, (si tu cuerpo al mismo tiempo se
inclina levemente hacia adelante).
Si uno o más dedos cubren la boca, muestra
discrepancia y ánimo de discutir. Consulta un
buen libro de programación neurolingüística y
haz de esta tu segunda naturaleza. A veces tu in-

44
¡Compite con la Vida y Gana!

tegridad no es suficiente para decirle a determi-


nadas personas lo que quieren oír.
En cuanto a las ventas siempre estás ven-
diendo algo, Si no te das cuenta de eso es porque
no quieres:
Cuando buscas trabajo, pareja o regateas un
precio o si te presentas en un círculo social: mu-
chas más veces de lo que piensas te estás “ven-
diendo” a ti mismo.
Las ventas son un proceso natural más
común de lo que pensamos. No tienes que tener
cualidades especiales o ser una persona de otro
mundo.
Sólo necesitas saber cuando le hablas a un
prospecto (posible comprador del producto) y re-
cordar que “a las personas les gusta comprar pero
no que les vendan”.
Siempre déjale saber a tu nueva relación tus
cualidades en cuanto a integridad y seriedad de
forma tal que se sienta confiado no sólo de tu arte
sino de tu sinceridad. No ofrezcas productos o
servicios que tú mismo no comprarías porque
terminarás no creyendo en ellos y perdiendo a
tu clientela.
Escucha lo que esa persona quiere de ti y de
lo que ofreces y entonces dile lo que ese produc-
to hará en beneficio del posible comprador.
En toda situación todo ser humano que in-
teractúa con nosotros desea saber que beneficio
va a obtener a cambio de nuestros servicios o
productos.

45
¡Compite con la Vida y Gana!

Por ello debemos saber cuál es el beneficio


único de nuestro producto que la competencia no
puede lograr y cual es el bien exclusivo que ese
producto dará a nuestro cliente.
Pon atención a los intereses del otro indivi-
duo, sólo habla de las cualidades del producto
sólo cuando hayas dicho bastante de lo que ese
producto hará por esa persona y su familia (los
beneficios).
Si estás hablando del cliente y de lo que va a
obtener de la transacción, estás hablando de los
beneficios; Pero cuidado porque si estás mos-
trando las cualidades de lo que ofreces, estás
hablando de las características o rasgos del pro-
ducto y eso en si solo no vende.
Digamos que tienes que vender un auto que
es de los mejores en el mercado y dices:
“Este auto tiene cuatro cilindros y ha sido
aclamado como uno de los mejores en su clase”.
Estás hablando de características y no de benefi-
cios. Pero si en cambio dices: “Este auto híbrido
hace 50 millas por galón representándole un aho-
rro considerable de gasolina y dinero: Es cómo-
do, espacioso y es uno de los más confiables en
su clase, pues les brinda una mayor seguridad pa-
ra usted y su familia”. Esos son beneficios.
El mercadeo es otra de las cosas que debes
entender y manejar casi a la perfección. Si existes
y la gente no lo sabe, estás muerto.

46
¡Compite con la Vida y Gana!

El mercadeo es una ciencia. Si quieres ser


conocido te aconsejo que tomes un curso de mer-
cadeo con alguno de los grandes de esta rama.
Cambia lo que crees y la forma en que
actúas y tu universo cambiará contigo.
Si no estás seguro de tus habilidades y capa-
cidades sigue el consejo de Les Brown un moti-
vador personal que dice en el titulo de su muy
conocido libro: “No se ha acabado mientras no
hayas ganado.” Haz del triunfo una necesidad,
no una opción.
Si te atreves a pensar que es demasiado tar-
de, déjame decirte algo: A menos que estés
muerto y leyendo mí libro desde la tranquilidad
del cementerio o la paz del otro mundo; no es
tarde y si quieres descanso en el futuro comienza
a vencer desde ahora.

47
¡Compite con la Vida y Gana!

48
¡Compite con la Vida y Gana!

Capítulo Dos

No Dejes que las Limitaciones


te Dominen.

“Nuestras limitaciones y éxitos dependen


más de las expectativas que tenemos de nosotros
mismos. El cuerpo actúa en las cosas en las que
la mente piensa.”
Dennis Waitley

“Las limitaciones viven sólo en nuestra men-


te. Pero si usamos nuestra imaginación, nuestras
posibilidades no tienen límites.”
Jamie Paolinetti

49
¡Compite con la Vida y Gana!

El éxito es creado primero en la mente. Cada ser


humano es único y se convierte en un mundo en
sí mismo. Debes sentirte como parte de esa sin-
gularidad del universo. Si estás leyendo este libro
es porque todavía estás a tiempo de descubrir tu
grandeza y cuán especial eres.
Si te analizas, te darás cuenta que eres selec-
tivo en las cosas que decides recordar. Puede que
un día hace muchos años alguien te dijo que eras
estúpido, vago o cualquier otra cualidad negativa
que te hizo sentir mal e inferior a otras personas
de tu edad.
Mucho tiempo después del incidente todavía
está ahí como si hubiera pasado ayer o hace diez
minutos y aflora cada vez que te sientes misera-
ble o sientes compasión por ti.
Tú puedes decidir las cosas a recordar, y te
hace más bien el pensar en los buenos momentos
que aquellos que te traen dolor y angustia. Esco-
ge lo que entra en tu mente, pues así puedes traer
las cosas dolorosas o los momentos lindos de tu
vida al presente. Recordar es volver a vivir.
Cuando sientes lastima de ti mismo y te en-
frascas en los resentimientos le haces mucho da-
ño a tu autoestima. Vive lo bello de una tarde fe-
liz, piénsala, visualízala y disfrútala con intensi-
dad para que veas que bien te sientes.

50
¡Compite con la Vida y Gana!

James Allen en su libro, “Por encima del


tumulto de la vida”, dice acerca del talento del
ser humano:
“Hay momentos en la vida de todo ser
humano cuando es necesario recurrir a aquellos
valores y principios que nos enseñaron. Esos
principios pasan por pruebas de fuego y es ahí
donde debemos decidir si vivimos como hombres
y mujeres honorables o no:
Es en esas circunstancias donde nos unimos
a los seres humanos libres del mundo o decidi-
mos si seguimos esclavos del más tirano de los
amos: “el ego”
Fuerte y pura es la persona que sale triunfan-
te de semejante prueba, porque entonces entra en
un plano más alto de la vida donde sus ojos espi-
rituales se abren a las más bellas cosas y la ruina
y la pobreza que parecían inevitables no llegan.
El corazón y la conciencia se pacifican y el arriba
el éxito. Pero aquellos que fracasan en vivir co-
mo hombres de bien no obtienen la prosperidad
prometida y su corazón no tiene descanso y su
conciencia se atormenta con los problemas.
El que hace bien no puede fallar, mientras
que el perverso no triunfa”.

51
¡Compite con la Vida y Gana!

No sé qué opinión tienes de ti mismo en este


momento. Sé que estoy contigo a lo mejor en una
hora donde sientes la soledad y estás en un au-
tobús o en el parque o en el metro o quizás en el
medio de la tienda de libros donde estás deci-
diendo si compraras el ejemplar que tienes en la
mano, pero como me has dado permiso quiero
soñar contigo.
Cierra tus ojos por un segundo y ve, siente o
piensa en lo fabulosa que pudiera ser tu existen-
cia si lograras aquellas cosas que te has propues-
to. Disfruta cuando tus amistades te dicen cuanto
disfrutan de tu presencia y compañía. Interioriza
la felicidad de ayudar a aquellos que te necesitan.
Piensa en como te sentirías si pudieras lograr to-
das esas cosas que siempre soñaste.
En el camino por donde vas a transitar, te
encontrarás con gente que no va a apreciar lo que
haces. Puede que no crean en ti, pero tú eres el
que va a tener que apartar esa gente nociva de tu
vida y seleccionar cuidadosamente los compañe-
ros de viaje entre aquellos que creen en ti y tu po-
tencial. Y sobre todas las cosas, lo más difícil pe-
ro a la vez lo más gratificante es que vas a tener
que creer en ti, pase lo que pase.

52
¡Compite con la Vida y Gana!

Como el éxito puede estar a la vuelta de la


esquina y a ciencia cierta no sabes de que esqui-
na, seguirás tratando denodadamente hasta lograr
lo que te propones.
Escuché al gran motivador Dan Kennedy
decir una vez: “Yo nunca he sido pobre; he esta-
do sin dinero, pero nunca he sido pobre. Por que
estar sin dinero es una situación temporal pero
ser pobre implica un estado de conciencia”.
Tú no eres igual a tus limitaciones, tú eres la
más grande criatura que haya existido o existirá a
pesar de cualquier circunstancia.
Millones de personas se han opuesto a lo
que los limitaba y han triunfado:
George Burns el comediante norteamericano
que falleció a los 100 años de edad tenía reserva-
das salas de teatro en todo el mundo para actuar
hasta sus 106 años. Eso se llama optimismo.
Cuando Fred Astaire se presentó a la prueba
de actuación para su primera película, un produc-
tor famoso dijo: “Está casi calvo, muy viejo para
el papel y no baila muy bien.” Pero nada de eso
fue un impedimento para que Fred Astaire se
convirtiera en una de las grandes leyendas de la
pantalla grande.
Las limitaciones externas e internas, se
vuelven estados mentales.
Corresponde a nosotros sobrepasar nuestras
expectativas. Si dentro de lo más profundo de ti
sientes que lo puedes lograr, no importa cuán
difícil parezca, lo vas a conseguir.

53
¡Compite con la Vida y Gana!

54
¡Compite con la Vida y Gana!

Capítulo Tres

Karma o Causa y Efecto

“La vida es una instrucción perpetua en


causa y efecto.” Ralph Waldo Emerson

“Si no sientes pasión por lo que haces no vas


a llegar a ninguna parte.” Jorge Pérez

55
¡Compite con la Vida y Gana!

La Ley de Causa y Efecto es la ley de leyes: Te


dice que cualquier cosa que un ser humano haga
tiene una consecuencia. Si haces buenos actos re-
cibes buen pago. Si haces daño a otros también te
pasarán la cuenta.
Lo que pones en el gran banco del universo
lo recibirás como pago.
Algunas personas dicen: “Ese es un bandido,
hace mal y nunca recibe el pago que merece por
sus acciones”. Eso es incorrecto.
Cualquiera que haga lo que haga, recibirá
algo similar a cambio. Los seres humanos hemos
inventado el tiempo como unidad de medida y
hay cosas que no son mesurables.
Al ser el tiempo una ilusión ignoramos que a
veces los que parecen dominar el mundo con sus
malas acciones son bajados de un pedestal en
cuestión de segundos y destinados al basurero del
olvido en el mejor de los casos.
A veces no nos damos cuenta que la Ley de
Causa y Efecto o Ley del Karma es importantí-
sima para todo aquel que busca la prosperidad.
Usted podría preguntarse: “¿Y que tiene que ver
esta ley con la abundancia?
“Todo.”
En ocasiones bloqueamos lo bueno que pu-
diera venirnos, por cosas no tan buenas hemos
realizado en el pasado.

56
¡Compite con la Vida y Gana!

Puedes lograr que esta ley trabaje para ti si


conscientemente entiendes lo que haces y ofreces
tus buenas acciones como un pago al universo
por errores pasados. Al mismo tiempo trata de
dar lo mejor de ti para el avance y la superación
de los demás.
Trata de enmendar el daño que hayas hecho
a otros mientras sea posible. Ofrécele a los afec-
tados una solución para el diferendo. Si esa per-
sona no está viva o no está en tu vida ya, trata de
hacer algo bueno por un desconocido.
Cuando haces esto estás permitiendo que la
energía divina circule en nuestro mundo.
Haz esto sin caer en juicios sobre ti. Es de
humanos errar y de sabios rectificar. Debemos
reparar cualquier error desde lo más profundo de
nuestro corazón y perdonando a otros al igual
que lo hacemos con nosotros mismos.
Con este paso completamos una necesaria
limpieza para el alma.
Hay quien cree que cuando se perdona se le
hace un favor a otros, pero el mayor beneficio lo
obtenemos nosotros.
A veces hemos discutido con alguien y nos
quedamos pensando en el incidente por largo
tiempo aún cuando la otra persona ya se ha olvi-
dado del mismo.

57
¡Compite con la Vida y Gana!

Cuando sentimos animosidad por otros blo-


queamos la energía que podemos usar a nuestro
favor, y cuando mandamos negatividad al espa-
cio, eso recibimos, pues estamos poniendo en
contra nuestra la Ley de Causa y Efecto.
Cuando quieres atraer cosas espirituales y/o
materiales, debes crearlas en tu mente antes de
que se conviertan en una realidad.
Si no sabes qué es lo que deseas no lo pue-
des traer a este plano. Cuando decides lo que
quieres y lo visualizas, pones en acción la Ley
Creativa de la Prosperidad.
Nuestro cerebro es la computadora perfecta
del universo y te va a ayudar a convertir en reali-
dad tus sueños más increíbles.
Muchos Científicos han quedado impresio-
nados a través de los años al descubrir cómo las
personas hipnotizadas no suelen diferenciar la
realidad de lo que ellos perciben como real.
Si pones una moneda fría en la mano de al-
guien bajo trance hipnótico y le dices: “Esta mo-
neda está al rojo vivo.” El paciente dejará caer la
moneda y una quemadura aparecerá en su mano,
aún cuando la moneda estaba fría.
La mente subconsciente trabaja de maneras
extrañas. No hay diferencia para esta mente
cuando tienes un auto a cuando sueñas que lo tie-
nes. Hay que ser cuidadoso con las sugestiones
que ponemos en esta mente tales como: no me-
rezco esto o tengo mala suerte, etc.

58
¡Compite con la Vida y Gana!

Observe la historia y el final de los dictado-


res y seres que han causado gran dolor a la
humanidad y cómo han terminado sus vidas esos
mercachifles. No pertenezcas al grupo de perso-
nas que prefiere ignorar la ley del Karma. Aun-
que parece que es mejor vivir sin integridad, a la
larga el camino que parece más sencillo termina
siendo el más complicado y el más caro en cuan-
to al precio a pagar por tus acciones.
Conocí un sacerdote que siempre que se
despedía de sus amigos y parroquianos les decía:
“Sé bueno” y no pude con mi curiosidad y le
pregunté:
“¿Por qué siempre usas la misma frase?
“Porque mientras se lo digo a otros, también
se convierte en un recordatorio para mí de que
tengo un compromiso con Dios de tratar de ser
bueno con otros, veinticuatro horas al día, siete
días a la semana”.
Es casi imposible ser bueno el 100% de las
veces a menos que seas un santo. Pero la búsque-
da de la perfección vale la pena. Una vez que
comienzas a crecer como ser humano tiendes a
hacer el bien alrededor tuyo cada vez que puedes.
Crecer es un proceso que toma toda la vida,
por tanto es mejor empezar cuanto antes.
Sé cuidadoso con lo que piensas la mayor parte
del tiempo porque terminas convirtiéndote en el
resultado de tus pensamientos.

59
¡Compite con la Vida y Gana!

Cuando te trazas un objetivo, tu mente sub-


consciente va a seguirte y va a decirle a la mente
consciente de las avenidas por donde se pueden
obtener tus anhelos.
Hay un dicho que reza: “Nuestros pensa-
mientos son oraciones”.
Lo que ponemos en nuestra cabeza se con-
vierte en una invitación cósmica para que aparez-
ca en nuestra vida. Así que tenga cuidado no
termine casado con esa señora fea que le parece
tan simpática en su comercial favorito.

60
¡Compite con la Vida y Gana!

61
¡Compite con la Vida y Gana!

Capítulo Cuatro

Perdona y Olvida

“Los débiles nunca pueden perdonar.


El perdón es un atributo de los fuertes”.
Mahatma Gandhi

62
¡Compite con la Vida y Gana!

Cometer errores es parte de la condición humana.


Si prefieres que te lo digan de una forma más
dulce:
“No hay errores sólo lecciones que apren-
der”. No importa lo que pienses al respecto. Es-
toy seguro que en algunos casos has cometido la
misma equivocación una y otra vez como mu-
chos de nosotros
Alguien dijo que “la locura es el arte de re-
petir los mismos actos muchas veces esperando
resultados distintos”.
Haz balance de las faltas cometidas por ti en
el pasado para que puedas perdonarte. Revisa
quienes te han ofendido o han hecho cosas que te
hayan herido profundamente, para que les perdo-
nes también.
Si quieres escribe las circunstancias de la
disputa o del hecho en si y una vez que lo tengas
escrito reflexiona sobre el suceso y di en voz alta:
“Dejo ir esta situación de una vez y por todas de
mi vida y perdono de todo corazón a esta(s) per-
sona(s). Nunca más este suceso tendrá importan-
cia en mi vida” y diciendo esto rasga el papel y
échalo a la basura.
Existen seres a los que les es muy difícil
perdonarse o perdonar a otros. Pero mientras más
fuerte sea esa emoción mas importante es sacar
de tu alma esa pena y dolor que solo perjudica al
que lo lleva dentro.

63
¡Compite con la Vida y Gana!

Hay quienes piensan que perdonar es algo tan


dramático que evitan esa palabra en el vocabula-
rio. Perdonar es un acto noble. Limpia el ambien-
te y crea un espacio para que este se llene de co-
sas buenas.
Cuando un problema o situación te persigue,
utiliza tu libre albedrío para perdonar a cualquie-
ra que te amargue la existencia. Hay quien cree
que el perdonar a otros no tiene nada que ver con
nuestra calidad de vida; sin embargo cuando lo
haces, te sientes más ligero, con energía y con un
amor infinito hacia el mundo: Que alguien me
diga que eso no es lo más cercano a una salud y
estabilidad perfectas.
Una amiga me pidió consejo acerca de la
mala relación que tenía con su padre. Desde que
era una niña, recuerda lo problemático que era
todo en la casa y cuán abusivo era su progenitor,
física y verbalmente.
Le pedí que me dijera un poco acerca de sus
relaciones con los hombres y resulta ser que eran
un dilema. Ella era un imán para fracasados. To-
dos los hombres en su vida eran abusivos y las
relaciones se hacían más cortas cada vez, y ella
no se explicaba por qué.
Entonces le dije: “Perdona y olvida lo que
pasó entre tu padre y tú desde el fondo de tu corazón
y deja ir cualquier resentimiento” Por un momento
parecía que la había ofendido:
“Cómo piensas que voy a perdonar a alguien
que me ha hecho tanto daño?”

64
¡Compite con la Vida y Gana!

De un momento a otro me convertí en el vi-


llano de la novela:
“No digas nada de lo que luego puedas arre-
pentirte; medita, reza y déjame saber de tu decisión.
La experiencia fue dolorosa, pero mientras sigas re-
viviéndola, estarás reavivando el dolor y dañándote
y te convertirás en una esclava de tu dolor.”
Le di el mejor consejo que podía en ese mo-
mento con la información que tenía. Sentí su pena y
oré por mi amiga.
Dios trabaja en formas extrañas, pero trabaja.
Dos días después de la conversación ella me llamó:
“No te garantizo nada, pero voy a tratar de
resolver mis diferencias con mi padre”
Ésa era una buena señal. Era importante que
ella pudiera salir de lo que tanto la apenaba y la
hacía miserable.
“Hay cosas en la vida que no puedes hacer a
medias,” le dije a mi amiga. “Si una mujer está em-
barazada, lo está totalmente no esta medio embraza-
da o un poquito embarazada”.
“Si perdonas debes cerciorarte de que lo
haces sin reserva. No digas que lo perdonaste pero
que no has olvidado lo que te hicieron. Ése sería el
equivalente a decir que estás un poco embarazada.
Si esa persona contra la que tienes mala voluntad
falleciera hoy, ¿Estás segura de que te sentirías
igual? ¿Valdría la pena sufrir tanto dolor a cambio
de nada?”

65
¡Compite con la Vida y Gana!

“Perdona y olvida por lo menos a un nivel


donde puedas mantener una relación de respeto
nuevamente sin convertirte en juez de nadie.”
Mi amiga decidió perdonar a su padre. Abrió
las puertas de su corazón y dejó que entrara aire
fresco. Su vida se convirtió en una aventura
mágica. Ha tenido una relación de más de dos
años con su actual novio. Ha dado un ejemplo
para su familia en cuanto a entereza, tiene una
nueva profesión y una nueva casa. Puedo decirte
que todas esas bendiciones comenzaron en el
momento mismo que mi amiga tuvo el gran gesto
de perdonar y de crecer como ser humano.
A veces eres duro con otras personas y con-
tigo mismo sin darte cuenta de la llama divina
que todo ser lleva en sí, incluyéndote a ti.
Cuando llegas a la mayoría de edad estás a
cargo de tu vida. Es tu opción aceptar en tu co-
razón a un Dios revanchista o a un Dios de amor
y misericordia, que va a hacer tu vivir más inte-
resante.
Hay hombres que motivan en otros los dese-
os de vivir con la miseria como compañera de
viaje, mientras que ellos viajan a todo lujo. Te
dicen: “Es malo ser rico.”
Claro es malo para ti, porque a ellos les fas-
cinan la superabundancia y los lujos.

66
¡Compite con la Vida y Gana!

La razón porque estas personas desean que


tú sigas siendo pobre es porque de esa forma
mantienen el control sobre ti y de tu familia. Una
vez que te conviertas en una persona próspera
serás muy difícil o casi imposible de manipular.
Para los ricos la libertad de ellos y sus familiares
se convierte en una meta y en la razón de ser.
Los ricos se codean con las personas que
toman las decisiones importantes en el mundo y
las ayudan a llegar donde quieren, por eso se
vuelven imprescindibles.
En su libro “Prosperidad” Charles Fillmore
escribió: “Es un pecado ser pobre,” y créeme que
prefiero vivir bajo esa enseñanza que bajo otra
que diga que mi Dios tiene que ser un viejo
amargado sin sentido del humor.
Yo creo que Dios ama a la gente de buen co-
razón. No lo sé, pero lo siento de esa manera. Si
mis opiniones te causan un problema espiritual,
consulta a un ministro religioso. Yo no soy mi-
nistro y es probable que hayan discrepancias en-
tre lo que yo pienso y alguna que otra doctrina o
enseñanza teológica.
Hoy eres resultado de lo que hiciste ayer.
Pero eso no indica que mañana tengas que estar
en el mismo lugar donde estás ahora. Si cambias
tu forma de pensar, ser y actuar es muy probable
que en el futuro estés donde soñaste llegar.

67
¡Compite con la Vida y Gana!

Puedes crear tu destino en la forma que


quieras, eres y serás producto de tus deseos y rea-
lidades. Sólo tú puedes corregir el curso de tu vi-
da. Al presente se le llama “presente” porque es
un regalo de Dios y es lo único que podemos
cambiar para un futuro mejor.
Catherine Ponders en su libro “Las Leyes
Dinámicas de la Prosperidad” le aconseja a
aquellos que lo deseen hacer, que mediten y per-
donen diariamente y que declaren: “El amor de
Dios que todo lo perdona, me libera aquí y aho-
ra. El Amor Divino me provee y todo está bien
entre todos. Te contemplo con los ojos del amor
y la gloria en todo tu éxito, prosperidad y el más
completo bien.”
Es una oración excelente para perdonar y
limpiar nuestra alma de resentimiento y abrirla a
nuevas bendiciones. Aquellas personas que prac-
tican el desapego a los problemas pueden traer un
nivel espiritual más alto a su corazón. En una vi-
sita a la congregación cristiana Unity escuché es-
ta oración de prosperidad que la he cambiado un
poco para este libro:
“El amor divino a través de mí, bendice y
multiplica todo lo bueno que tengo, todo lo bue-
no que doy, todo lo bueno que recibo y todo lo
bueno que soy. Amen”.

68
¡Compite con la Vida y Gana!

Cada vez que donas algo a una iglesia o ins-


titución de caridad reza esta oración sirve además
en la búsqueda del sustento diario. Trabaja y
además te ayuda a limpiar las energías negativas
del cuerpo.
Creo en la importancia de perdonar como
una forma de mejorar el medio ambiente. Necesi-
tas mucho amor para perdonarte y perdonar a
otros. Es bueno que des aquello que quieres que
regrese a tu vida. Si quieres amor, da tanto amor
como puedas. Muestra tu amor y consideración
por otros en todos los actos de la vida: Cede el
paso, ábrele una puerta a una persona. Regala
una rosa, elogia a la señora que limpia en tu ofi-
cina.
Escucha con detenimiento la historia del
anciano aún si la ha contado más de mil veces.
“Honrar, Honra,” dijo el poeta cubano
José Martí.
Conocí a una señora que hacía buenos actos
en forma selectiva, pero lo único que deseaba era
sentirse bien acerca de sí misma. Su caridad le
servía para alimentar una actitud de victima que
había adquirido a lo largo de años de soledad.
Trataba de hacer lo mejor, pero no había amor en
sus actos. Se sentía sola y abandonada.
La dama saboteaba a aquellos que querían
ayudarla. Por muchos años se quejaba de que da-
ba mucho a cambio de nada. Su vida era una ver-
dadera pesadilla

69
¡Compite con la Vida y Gana!

Alguien le aconsejó que perdonara a las per-


sonas que le habían hecho daño en su vida. Que
bendijera cada regalo que hiciera y a la persona
que lo recibía, porque un obsequio bendice a am-
bos al que lo da y al que lo recibe.
Al principio fue duro, pero una vez que
comenzó a hacer buenos actos desde lo más pro-
fundo de su corazón, las cosas mejoraron. Los mi-
lagros comenzaron a pasar en su vida con frecuen-
cia, las malas relaciones se volvieron buenas; Su
vida cambió totalmente. El universo siempre reac-
ciona a favor de aquellos que tienen un propósito
en la vida y muestran su amor por otros.

70
¡Compite con la Vida y Gana!

Capítulo Cinco

Ley del Dharma


o Propósito en la Vida

“Todo el Mundo tiene un propósito en la


vida…un regalo único un talento especial que
dar a otros”. Dr. Deepak Chopra.

71
¡Compite con la Vida y Gana!

Un secreto importante es que “Si conoces


bien las leyes universales las puedes flexionar
hasta un punto”. Es entonces cuando te vuelves
creador con el Creador. El mundo se convierte en
un mejor lugar cada vez que un ser humano con-
vierte sus sueños en realidad.
La ley de Propósito en la vida (también co-
nocida como Ley del Dharma) dice que cada ser
humano tiene una razón de estar vivo y es muy
importante saber porque estás en este plano.
La razón de ser del médico es salvar vidas;
la del ministro religioso es acercar las almas a
Dios y así sucesivamente. Una vez que conoz-
camos la razón por la que estamos aquí podemos
seguir esa inspiración que es como una llama o
como un baile. El resultado es sorprendente una
vez que vamos detrás de nuestra razón de ser.
No dejes que los asesinos de sueños
te atrapen.
Tus sueños son tu tesoro más valioso,
cuando ellos fallecen también tú has muerto.
En el camino cotidiano te vas a encontrar
seres que te animan a seguir y otros a quienes ni
les importa tú ni tus planes.
Estas personas son los “Asesinos de Sue-
ños”; no le interesa nada ni nadie solo quieren es-
tropearles la fiesta a los demás. Esa es la gente a
evitar en nuestras vidas a toda costa porque son
dañinos para la salud; tóxicos.

72
¡Compite con la Vida y Gana!

Sean tus metas grandes o pequeñas, recuer-


da que son las tuyas y es bueno evitar a quienes
andan buscando sueños para asesinarlos.
Quienes tratan de atrasarte, no son buenos
ni malos, tratan de desbaratar los anhelos de otros
porque ellos mismos no tienen un futuro y su
única misión es destruir la esperanza y metas de
otros. El camino está lleno de seres que buscan
todos los pretextos posibles para no llegar a nin-
guna parte y como si eso fuera poco, hacen lo
mismo con los demás.
Hay quienes dedican su vida a soñar, pero
cuidado, porque cada sueño es bueno sólo en
proporción a la cantidad de energía que dediques
a convertirlo en realidad. Si no actúas la falta de
acción matará las posibilidades que tienes de ob-
tener lo que quieres.
Por cada persona que se rinde hay otros que
sabiendo a donde van, actúan y logran lo que
quieren sin rendirse, y lo hacen sin importarles el
color de su piel, si son demasiado jóvenes, viejos,
altos, bajos, gordos, flacos, católicos, protestan-
tes, judíos o musulmanes.
No importa lo que eres, sino quien eres y
qué deseas. Si decides que tu sueño es lo sufi-
cientemente bueno, no dejes que nada se inter-
ponga entre tú y tus fines.

73
¡Compite con la Vida y Gana!

Dios es el proveedor de toda nuestra riqueza.


No podemos dar a otros lo que nosotros mismos
no tenemos.
Si quieres comenzar a controlar lo que te pa-
sa diariamente, escribe en un papel tu propósito
en la vida. Lo que te hace feliz va a ayudar a
otros de igual manera que te va a ayudar a ti.
Pregúntate: ¿Cuál es la razón por la que vi-
niste a este mundo? Cuando hayas llegado a una
respuesta clara, escríbela en un papel y anota,
además ¿Cómo te gustaría que el mundo te re-
cordara una vez que ya no estés entre nosotros?
Pon en la misma hoja tus metas para la vida
y en un papel aparte detalla las cosas que quisie-
ras lograr en los próximos 12 meses.
Oculta tus metas por un par de días. Enton-
ces vuelve a analizar lo escrito y cuidadosamente
revisa lo planeado. Vas a ver que hay cosas que
no son realmente importantes. Dales un vistazo
nuevamente y tacha lo que no se ajuste con tus
planes reales o lo que no sea verdaderamente im-
portante. Traza un plan de acción que te diga
como vas a obtener esas cosas que quieres y prio-
riza aquellas que son más importantes y que de-
seas realizar en los próximos 12 meses. Haz un
análisis serio de lo que deseas y de cómo lo vas a
obtener y dale una fecha límite.

74
¡Compite con la Vida y Gana!

Dar un límite a lo que quieres te obliga a


esforzarte por tus anhelos, cuando quisieras di-
vertirte o hacer otra cosa. Enfócate en la meta y
actúa tanto como puedas, porque algo terrible pa-
sa cuando no actúas: ¡Nada!
Quienes logran lo que quieren están de
acuerdo en que todo empieza con un plan pero
que ese plan requiere de mucha acción para lle-
gar a la realización del mismo.
Si nos toma un siglo para descubrir nuestra
razón de ser en este mundo habremos perdido
irremediablemente nuestras vidas.
No dejes para mañana lo que puedes hacer
hoy. Descubre por qué estás aquí y que quieres
hacer a partir de ahora.
Aprecia la creación de Dios en todas las
criaturas que interactúan contigo y aprecia todo
lo que te rodea sin importar cuan sencillo o com-
plejo es.
Existe la historia de un anciano sabio que
trataba de cruzar un río en medio de un mal
tiempo y para ello contrató los servicios de un
joven pescador y su bote.
Comenzaron a pasar a través de la corrien-
te. El pescador remaba lo más fuerte que podía y
mientras tanto el viejo trataba de establecer una
conversación.
“¿Sabes leer?” Le preguntó al muchacho.
“No” Respondió.

75
¡Compite con la Vida y Gana!

El viejo movió la cabeza contrariado


“Has perdido un cuarto de tu vida.” Le dijo
nuevamente el anciano al dueño del bote.
Como el pescador seguía remando con todas
sus fuerzas y no parecía con planes de establecer
conversación alguna el pasajero volvió a la carga
con plática:
“¿Sabes matemática?” preguntó.
“¡No!” Respondió el joven casi mascullando
la palabra.
“Has perdido otro cuarto de tu vida.” volvió
a decir el anciano meditabundo.
La lluvia arreció y el bote comenzó a hacer
agua por todas partes. Ambos se dieron cuenta
que la única solución era abandonar el bote na-
dando y ponerse a salvo en la otra orilla; fue en-
tonces que el remero le preguntó al sabio:
“¿Sabe nadar?”
“¡No!” respondió sorprendido el anciano y
el pánico se le reflejaba en las pupilas dilatadas y
en el semblante descompuesto.
“Entonces, usted señor, ha perdido toda su
vida”. Sentenció el pescador al tiempo que se
lanzaba al agua para salvar la vida nadando hasta
la otra orilla.
Hay más sabiduría en las personas ignoran-
tes de lo que creemos. Nos toca aprender de to-
dos un poco. A veces conviertes en un gran asun-
to, algo pequeño (una tormenta en un vaso de
agua) y te olvidas de aprender a nadar en el río
de la vida.

76
¡Compite con la Vida y Gana!

Capítulo Seis
¿ Devolver Algo de lo que nos Dan?

“Ser pobre es un pecado.”


Charles Fillmore

“En un país bien gobernado


debe inspirar vergüenza la pobreza.”
Confucio (Filósofo Chino)

77
¡Compite con la Vida y Gana!

La palabra pecado significa en arameo: “errar el


tiro.” Cuando fallas en lo que quieres estás
quedándote corto en realizar los planes que Dios
tiene para ti. A veces los programas que has reci-
bido en tu mente, no te dejan ver que siempre
puedes obtener algo mejor de lo que tienes.
Sé creativo en cada aspecto que puedas para
que llegues a conseguir tus metas. Ocúpate de
cómo salir de una situación difícil cuando te en-
cuentres en ella.
No te preocupes más de la cuenta.
Cuando pidas guía divina, piensa que toma
tiempo para que esa guía aparezca.
Si quieres crear un flujo constante de rique-
za, la ley del diezmo te ayudará a ello. El diezmo
no es más que devolver a Dios un 10% de aque-
llo que nos da. Desde que el hombre comenzó a
usar la moneda como elemento de intercambio,
las antiguas comunidades han aplicado el diezmo
como una semilla para mantener esa energía lle-
gando a nuestra vida y circulando de forma que
contribuya al crecimiento de nuestros bienes.
Debemos retornar al creador un 10% de lo
que obtenemos y lo hacemos regresándolo al lu-
gar donde recibimos el sustento espiritual.
Creo que es un “negocio” redondo si alguien
te da un 100% y te pide a cambio que regales un
10% del préstamo.

78
¡Compite con la Vida y Gana!

Debes aplicar el diezmo a tu tiempo y a tu


tesoro: Tu tiempo siempre es bienvenido en insti-
tuciones que ayudan a los menos afortunados y
con tu dinero se sostienen y construyen iglesias,
escuelas, dispensarios médicos, asilos de ancia-
nos y ese dinero contribuye a la formación de
nuevas generaciones con valores espirituales que
ayudarán a hacer un mundo mejor.
Algunos piensan que cuando das, te empo-
breces, cuando en realidad, estás circulando las
bendiciones del universo. Todo lo que das, regre-
sa a ti, multiplicado.
Vivimos en un mundo donde hay abundan-
cia en todas partes. De ti depende apreciar el va-
lor de las cosas que te rodean. Si tienes pero no
das nada a cambio estás bloqueando la ley de cir-
culación que dice que la energía debe moverse
para volverse a manifestar en el mundo.
Debes crear un plan para circular la prospe-
ridad cuando esta llegue a tu vida. Alístate para
invertir tu dinero. Piensa: ¿A quienes vas a ayu-
dar? ¿Qué diferencia vas a hacer en el mundo?
Debes crear una disciplina de tomar un 10%
de lo que ganas para pagarle al creador (en forma
de diezmo). Utiliza otro 10% para pagar tus de-
udas y otro 10% para reinvertirlo y el restante
70% empléalo en tu sustento diario.

79
¡Compite con la Vida y Gana!

Cuando comienzas a dar las cosas que más


deseas en la vida vas a ver cuanto regresa a ti por
diferentes e inesperados canales.
Existe la percepción de que el cosmos da co-
sas gratis, es incorrecta. La creación no da nada
sin un costo. Aún las cosas que nos parecen gra-
tis tienen un precio. Pequeño o grande; si quieres
un árbol tienes que plantarlo.
La Ley de Dar y Recibir nos enseña que re-
cogemos lo que sembramos. Hay quienes se
acostumbran a obtener todo lo que pueden sin dar
nada a cambio y luego se preguntan porque no
recogen tantas cosas buenas como otros y es que
el Universo pasa su cuenta con intereses.
Tú no comes una fruta de un árbol que no
existe, hay que poner la semilla en la tierra, abo-
narla, regar la planta y esperar a que los frutos
salgan y maduren.
Calderón de la Barca (1600-1681),un
poeta español escribió:
Cuentan de un sabio, que un día
tan pobre y mísero estaba,
que sólo se sustentaba
de unas yerbas que cogía.
«¿Habrá otro», entre sí decía,
«más pobre y triste que yo?»

Y cuando el rostro volvió,


halló la respuesta, viendo
que iba otro sabio cogiendo
las hojas que él arrojó.

80
¡Compite con la Vida y Gana!

Para recoger buen fruto de lo que siembras,


debes ser cuidadoso de la semilla que plantas.
Hay quien dice: “Si no lo veo, no lo creo.” La fe
como la prosperidad trabaja de forma distinta.
Primero crees y obtienes los resultados: Pones la
semilla, trabajas duro y luego ves el fruto.
Otra ley que se relaciona con esta es la Ley
del Vacío que nos recuerda un principio de la
Física que dice que dos cuerpos no pueden ocu-
par el mismo lugar en el espacio. Si quieres com-
prar nuevos muebles, debes limpiar el área en la
sala donde quieres ponerlos. No puedes poner los
muebles nuevos encima de los viejos.
Esta ley funciona en todos los aspectos ma-
teriales y espirituales de la vida. Si necesitas
amor da amor, si necesitas cosas materiales da
cosas materiales que no uses pero que estén en
buen estado.
Pon en circulación la energía que deseas re-
cibir en tu vida. Si quieres ropa nueva, vacía tu
closet de la ropa que no usas.
Acostúmbrate a dar a iglesias y obras de ca-
ridad lo que no necesitas.
De todas estas leyes que interactúan entre si
vamos a hablar un poco más hacia el final del li-
bro con ejercicios prácticos para tu crecimiento y
el de las personas que te rodean.

81
¡Compite con la Vida y Gana!

Todo lo que nos circunda se desenvuelve en


un campo vibratorio. Nosotros también estamos
relacionados con esas dimensiones y atraemos
cosas y personas en correspondencia con nuestro
nivel de vibración.
Cuando estás en el medio de una relación
disfuncional, no te das cuenta que eso es lo que
has traído a tu vida. Eres responsable de tus deci-
siones y si no lo has sido hasta ahora, es el mo-
mento perfecto para comenzar
Alguien me preguntó una vez: “¿Qué hace-
mos cuando no somos nosotros los que tomamos
la decisión?” Cuando dejas que otros decidan por
ti, eres tú quien se lo permite. Siempre estás a
cargo de tus decisiones: Aún cuando no decides,
estas decidiendo. Tú eres quien hace lo correcto o
lo incorrecto, nadie más lo concibe por ti.
Hasta que no te des cuenta que eres respon-
sable por tus actos no obtendrás las cosas que de-
seas, simplemente porque no luchas por ellas.
Somos el resultado de lo que traemos a
nuestras existencias. A veces no prestas atención
a lo que piensas o hablas. Las palabras como los
pensamientos son importantes porque ellos crea-
ron nuestro mundo actual.
Cuando dices que vas a hacer esto o lo otro,
estás lanzando un decreto al universo. Una vez
que comiences a vibrar en el mismo rango de lo
que deseas. Vas a obtener lo que deseas.

82
¡Compite con la Vida y Gana!

Si quieres ser millonario es el momento per-


fecto para leer biografías de hombres célebres.
¿Qué hicieron y qué hacen? Observa la clase con
la que se mueven y actúan los triunfadores para
que te conviertas en uno de ellos. Obsérvalos,
piensa como ellos e imita lo que los llevó a don-
de están. Tu mente subconsciente le indicará el
camino a tu mente consciente.
Limpia tu cabeza de cosas negativas, supri-
me la televisión tanto como puedas. Siempre ten
presente que la mente subconsciente no juzga lo
correcto de lo incorrecto.
Cuando ves mala televisión y oyes mala ra-
dio o música que incita a la violencia, estas pro-
gramándote para malas experiencias. Estás
creándole a la mente virus que en el camino hacia
grandes cosas se convierten en impedimentos.
Cuando quieres lograr algo, siempre viene a
la mente la persona estúpida o el programa de te-
levisión que nos dijo que no podíamos hacer esto
o lo otro porque era imposible.
Cuando eras niño estoy seguro que oíste la
palabra “no” un millón de veces y cuando pen-
saste que podías alcanzar la luna sin cohete, al-
guien vino y te dijo que si querías ir a la luna ten-
ías que estudiar 300 años para convertirte en un
astronauta e ir a la luna. Quizás sólo querías con-
vertirte en un poeta y alcanzar la luna con pala-
bras y esa persona mató tu sueño sin siquiera co-
nocerlo a fondo.

83
¡Compite con la Vida y Gana!

Entonces viste como un millonario pagó 20


millones de dólares y se montó en un cohete y
llegó al espacio (y en cualquier momento vere-
mos viajes turísticos a la luna). Todo sueño es
posible convertirlo en realidad en mil maneras
distintas.
Walt Disney dijo: “Si puedes soñarlo, pue-
des hacerlo.” Tus resultados serán un reflejo del
esfuerzo que pongas en lograr lo que quieres. El
escritor francés Antoine de Saint Exupéry escri-
bió en su libro El Principito: “Las cosas esencia-
les son invisibles, sólo se puede ver bien con los
ojos del corazón”.
Si cierras los ojos y ves dentro de tu ser
puedes ver frescos tus sueños a punto de ser to-
talmente abandonados porque alguien te dijo que
eran imposibles o tú mismo lo pensaste más de
una vez. Cualquier cosa que haya sido posible
para otros lo es para ti también.
Cuando entiendes que no hay posibilidad de
fracaso en esta vida mientras no te rindas, le
darás el tamaño adecuado a tu sueño y lo podrás
hacer realidad.
Si te rindes, entonces fracasas. Si persistes
llegarás tan lejos como quieras, así de simple. “Si
la vida es lo que sucede mientras sueñas”, actúa
entonces al tiempo que sueñas. Sólo los que per-
sisten son invencibles.

84
¡Compite con la Vida y Gana!

Si haces algo varias veces y no obtienes lo


que quieres, trátalo en una forma diferente, reali-
za correcciones a tu plan tantas veces como lo
necesites. Observa lo que no funciona y emprén-
delo de forma distinta.
Es inteligente aprender de los que han con-
seguido lo que quieres y aún están en la profesión
que tú quieres desempeñar. Escucha los consejos
de las personas que conocen más que tú y evita la
opinión de los ignorantes.
Cualquiera puede dar un consejo, pero sólo
los que han llegado adonde te diriges, te pueden
ayudar a acortar la distancia y acompañarte en un
camino lleno de incertidumbres.
Mientras más sabia la persona, mejor com-
pañero de viaje será. Rodéate de gente clase, so-
bre todo de aquellos que no se conforman con
otra cosa que no sea lo mejor.

85
¡Compite con la Vida y Gana!

86
¡Compite con la Vida y Gana!

Capítulo Siete
Imagina y Crea

“Decidirás algo, y se te realizará; la luz res-


plandecerá sobre tus caminos.”
Job 22; 28

87
¡Compite con la Vida y Gana!

Esta historia la escuché hace un tiempo. Pero no


estoy autorizado a mencionar el nombre del pro-
tagonista, por tanto la voy a decir omitiendo los
nombres de los implicados:
Tiempo atrás un conocido multimillonario,
tenía una deuda enorme. Los bancos, congelaron
los fondos y las cuentas del magnate, mientras
estaban tratando de confiscar las propiedades y
llevarlo a la más onerosa bancarrota.
El multimillonario peleó con los dientes.
Renegoció sus deudas. Las pagó y todavía se las
arregló para darle ganancias a los prestamistas.
Tiempo después un periodista reseñaba la
historia en una entrevista y le preguntó al hombre
de negocios:
“¿Qué haría si perdiera todo su dinero nue-
vamente?”
“Me esforzaría para recuperarlo de nuevo”
respondió el hombre de negocios.
El periodista arrogante y no conforme con la
respuesta le increpó:
“No creo que pueda volver a hacerlo”
“Ésa es la razón por la que tú estás ahí y yo
estoy aquí” Fue la respuesta final del entrevista-
do, acompañada de una sonrisa maliciosa.

88
¡Compite con la Vida y Gana!

Estás rodeado por un elemento semidivino


que puedes moldear, si sigues las reglas del juego
y ese mismo elemento te permitirá lograr lo
que deseas.
Regresar a la niñez es una experiencia ma-
ravillosa que te permite recordar cómo jugabas
con tus amigos y cómo te sentías omnipotente
generando ideas de cómo sería tu futuro y como
podrías hacer lo que desearas.
Cuando te des cuenta que de todos los sue-
ños que tenías, muchos se han hecho realidad y
otro están a punto de hacerlo, podrás saber lo
sorprendente que es el universo en cuanto a cómo
reacciona a nuestras aspiraciones.
Probablemente habrás oído hablar de esto
como un “Plan Maestro” o “Mapa del Tesoro”o
“Plano del Futuro,” etc. Esto no es más que una
pieza de cartulina que vas a poner en un sitio
donde sólo tú tengas acceso. En ese mural vas a
pegar las cosas que deseas obtener de la vida.
Puedes hacer una pizarra con este collage y
es importante que lo pongas en un lugar donde
puedas verlo todos los días.
Crea un plan de acción de que debes hacer
para lograr lo que te propones y úsalo de brújula
para llegar a tu destino.
Cuando comiences a prosperar, vas a notar
que de vez en cuando no se van a dar las cosas
exactamente como quieres, pero esto no debe ser
considerado como un problema mayor.

89
¡Compite con la Vida y Gana!

Escribe lo que deseas antes de hacer el ma-


pa, compra revistas o periódicos donde publique
objetos similares a los que quieres, recórtalos y
comienza a ponerlos en tu “mapa”.
No mandes señales confusas al cosmos, Si
quieres un auto, Cerciórate que eso es lo que de-
seas antes de comenzar a cambiar una y otra vez.
Aunque “El Mapa del Tesoro” es dinámico,
es decir que puede cambiarse, ampliarse y mejo-
rarse, lo cierto es que para obtener lo que deseas,
no puedes cambiar erráticamente la energía que
lanzas a Universo, porque no funciona de esa
manera y esa inestabilidad se va a ver reflejada
en nuestro diario acontecer.
Al principio de este experimento y antes de
hacer el mapa del tesoro pide cosas pequeñas
como que se te desocupe un espacio en un par-
queo abarrotado de autos, que un amigo te invite
a un café o a cenar. Esas pequeñas cosas te per-
miten ejercitar el cerebro como un músculo.
Hazlo como un juego, con desapego y sin
tomar las cosas muy a pecho. Hay personas de fe
que dicen: “Le pedí a Dios esto o lo otro y no me
lo dio. Dios no me escucha”

90
¡Compite con la Vida y Gana!

Dios siempre escucha. Somos nosotros los


que no escuchamos cuando la respuesta es “NO”
Nos cuesta trabajo entender de que estamos
hechos a imagen y semejanza de Dios y también
queremos crear un Dios a nuestra imagen y se-
mejanza, con nuestras virtudes y defectos.
El secreto de conseguir tus metas es planear,
actuar, detectar que va mal, corregir los errores
en el camino, actuar de nuevo y persistir hasta
obtener lo deseado. Como dijo la conocida figura
del béisbol Lawrence Peter “Yogi” Berra:
“El juego no se acaba, hasta que no se aca-
ba el juego”.
Tenía quince años cuando por primera vez
oí decir al prestigioso Dr. Roberto Ávalos decir
en un programa radial: “Los perdedores dejan
que las cosas pasen, los triunfadores hacen que
las cosas pasen”.
Ésa ha sido la razón de mi vida desde enton-
ces; convertirme en ganador y mantener el flujo
de cosas buenas en mi vida.
He estado en varios países y tengo en plan
visitar muchos más. Mi vida es una maravillosa
aventura como lo puede ser la tuya. Tú eres el ar-
quitecto y el ingeniero de la tuya. Así que vívela
a la máxima potencia.
No importa qué tienes o cómo lo vas a
hacer, comienza ya. No pongas tu futuro en espe-
ra porque no comienza mañana, comienza hoy.

91
¡Compite con la Vida y Gana!

El escritor brasileño Paulo Coelho dice:


“Cuando está viviendo tu leyenda personal, el
Universo conspira para que obtengas lo que quie-
res” Ten esa frase en mente y siente el calor que
genera tu corazón cuando comienzas a moverte
en la dirección de tus esperanzas y cuando sigues
tu propósito en la vida.
Volviendo al mapa del tesoro, no lo rellenes
de cosas. Hazlo tan simple como quieras vivir. A
medida que logres manifestar cosas pequeñas
aumenta el tamaño de los deseos que vas a poner
en tu mapa.
Prioriza las cosas y trata de poner toda tu
energía en una a la vez porque eso ayudará a que
tengas un mayor detalle en lo que haces y por
tanto un mayor nivel de excelencia.
Como dije antes todo lo que nos rodea, al-
guna vez fue una idea en la cabeza de un hombre
antes de convertirse en realidad.
Cada acto a corto, mediano o largo plazo es
el resultado de un plan bien elaborado. El mapa
del tesoro es el mejor punto de partida por que al
pasar el tiempo dirá mucho de nosotros y de lo
que deseamos e hicimos en la vida. Es un proce-
so creativo con el que puedes jugar.
Trata de hacer tu mapa simple porque no
quieres una vida desordenada y llena de cosas
que no necesitas. Ajústate a lo que deseas y apár-
tate de lo que no quieras.

92
¡Compite con la Vida y Gana!

Acuérdate que estás estableciendo un canal


de comunicación con el cosmos cada vez que po-
nes cosas en tu mural personal. Es bueno si quie-
res pedir guía divina en momentos como este
donde se encuentra en juego tu futuro. Pide ar-
monía e inspiración a través del proceso creativo.
Pide que lo que logres sea lo mejor para tu cre-
cimiento humano y para aquellas personas que
interactúan contigo.
Si no obtienes nada al principio, no lo tomes
como algo personal. Sigue con tú “pizarrón de la
suerte”. No digas “No soy una persona afortuna-
da” o “A mí nunca me pasa nada bueno.” Ésa es
una forma de negar el mapa del tesoro. Si a ti
nunca te pasa nada bueno y lo decretas, el uni-
verso se encargara de hacerlo realidad.
Sé feliz con las lecciones que la vida te dé y
haz los ajustes necesarios para evitar lo malo que
te pueda pasar en el futuro.
Cuando sigues una rutina haces todo en au-
tomático, te acostumbras a no pensar y te con-
viertes en una res más del ganado.
Se deben dedicar los primeros 15 a 20 minu-
tos del día a meditar para salir de la rutina. Ese
tiempo te ayuda a potenciar tu creatividad. De-
bes encomendar tu día al Creador en tu medita-
ción de forma que empieces tu jornada con otra
energía distinta a la que viene del caos diario.

93
¡Compite con la Vida y Gana!

Permite que la Ley de la Creatividad trabaje


para ti usándola en cada aspecto de tu vida coti-
diana. Si las cuentas por pagar se acumulan y no
tienes el dinero para cubrirlas escribe en ellas:
“pagadas” y al mismo tiempo que rezas, trabaja y
busca nuevas avenidas para ganarte ese dinero.
Si rezas por sustento, al final de tus oracio-
nes agradece porque vas a lograr aquello que
estás pidiendo fervorosamente. Y puedes hacerlo
en la forma que está en la Biblia: “Gracias padre
porque me has escuchado y siempre lo haces”.
Mantén una relación respetuosa con tu crea-
dor. Háblale con respeto pero con certeza. Si ne-
cesitas dinero, no te preocupes, trabaja por obte-
nerlo. El dinero es una energía que vendrá real-
mente cuando lo necesites.
Cuentan que un sacerdote estaba a cargo de
un orfanato en medio de la selva y un día no
tenían provisiones para alimentar a los niños. El
cocinero vino temprano en la mañana para recor-
dar la precaria situación:
_“Padre no tenemos nada que darle a los ni-
ños para el almuerzo”.
El sacerdote le respondió:
“No te preocupes, Dios nos proveerá.”
A las 10 de la mañana el cocinero regresó:
“Padre, tenemos que comenzar preparar la
comida y no tenemos nada”.
“Dios proveerá.” Fue la respuesta resignada
del sacerdote nuevamente.

94
¡Compite con la Vida y Gana!

A las 11 se repitió la misma situación mien-


tras el cura rezaba por el sustento que necesita-
ban sus protegidos.
A las 11.58 de la mañana un sargento del
ejército estaba tocando a las puertas del orfanato
pidiendo hablar con la persona a cargo. Lo lleva-
ron frente al sacerdote y allí ocurrió la singular
conversación:
“Padre, el ejército estaba haciendo opera-
ciones en la zona y recibimos órdenes de regresar
a nuestra base. Debido a la falta de tiempo no
vamos siquiera a almorzar. Los alimentos están
preparados, y pensamos que podría usar esa co-
mida y las restantes provisiones para alimentar a
los niños que viven aquí.
La certeza en sí misma es un arma que nos
acerca a las abundantes fuentes de provisiones
del Creador. La fe y la acción hacen un dúo
dinámico imposible de sustituir.

95
¡Compite con la Vida y Gana!

96
¡Compite con la Vida y Gana!

Capítulo Ocho

Témele al miedo

“El miedo siempre surge de la ignorancia.”


Ralph Waldo Emerson
“El primer deber del hombre es vencer el
miedo. Sin haberse librado del miedo, no es posible
hacer nada.” Thomas Carlyle

97
¡Compite con la Vida y Gana!

¿Eres tú de los que no temen a nada? No lo creo.


Todos hemos tenido alguna vez miedo de algo.
Se puede superar pero alguna vez tienes que
haber temido a alguna cosa externa o interna.
Como dije antes tienes programaciones que
están muy dentro de tu mente y que pudieron en-
trar desde la primera vez que alguien dijo: “Si no
te comes la comida viene (la bruja, el coco, el
hombre del saco, etc.) y te lleva,” o cualquier
otra cosa tontería que te traumatizó para el resto
de tu existencia.
Te mantienes encerrado en tus miedos por
tanto tiempo que estos te paralizan y no te dejan
avanzar. A veces llegas a viejo y todavía le temes
a cosas que hace mucho tiempo debías haber su-
perado y no debes temer. Quién mucho teme,
muchas veces muere.
Las programaciones que nos acompañan
desde nuestra infancia, nos siguen cuando empe-
zamos nuestra vida laboral. “Somos pobres pero
honrados” “El dinero es difícil de obtener”, “El
dinero no crece en árboles,” “La moneda tan du-
ramente ganada”: “Ahorra centavos y tendrás
dólares”: Todo el que ahora nos lee, debe haber
oído por lo menos una de estas frases alguna vez
en su vida. Lo cierto es que esos dichos cada vez
que los repetimos nos disminuyen como seres
humanos y limitan nuestra prosperidad.

98
¡Compite con la Vida y Gana!

Las personas con esos programas en su sub-


consciente ni siquiera se enteran que cada vez
que comienzan a prosperar, estas programaciones
los atrasan. Siempre comienza el temor de que el
dinero no sea suficiente o que te vuelvas pobre.
Aprende que tus miedos son el obstáculo mayor
que enfrentas para lograr la abundancia. Una vez
enfrentados y superados esos temores, puedes
hacer con tu vida lo que te propongas.

Ten miedo, supéralo y obtén lo que quieres.

Contrario a lo que piensan algunas personas,


el miedo es saludable, porque es una señal que el
organismo envía al cerebro para advertirle de
algún peligro. Debemos sopesar los costos: Una
vez que sepamos que podemos hacer las cosas
sin riesgo, dejar el miedo a un lado y aún cuando
tengamos el temor helando nuestras venas hacer
lo que tengamos que hacer.
Sé que las noticias del día no te han infor-
mado de lo único que eres y que en toda la tierra
no hay otro (u otra) como tú.
Debes avanzar tanto como desees y usar el
temor como una herramienta para sopesar tus ca-
pacidades y habilidades.
Muchas personas que enseñan prosperidad,
ven la abundancia como el remedio para todos
los males. La verdadera receta para cualquier si-
tuación que enfrentes, eres tú mismo.

99
¡Compite con la Vida y Gana!

Sólo tú puedes salir de cualquier circunstan-


cia y solucionar los líos que a veces creas.
Hay quien después de asistir a una conferen-
cia espera que el dinero empiece a caer del cielo.
Tienes que trabajar por lo que quieres. A veces
te encuentras en el medio de la incomprensión y
la soledad, con gente que se burla de ti porque no
entienden tu visión. En esos momentos debes en-
contrar quienes puedan ayudarte y se transformen
en piezas clave de tu equipo.
El miedo es uno de los más grandes motiva-
dores que existe (otros son; el placer y el dolor).
Las cosas que hacemos están encaminadas a
causarnos placer o a evitar el dolor y en este
último el miedo es el elemento disociador que
usamos, para alejarnos de todo lo que pueda traer
una mala experiencia.
Tienes que intentar nuevas cosas y tratar lo
desconocido. Si no saltas nunca sabrás si el para-
caídas se abre o no. (Por favor no quiero deman-
das judiciales por un idiota que se quiera lanzar
al vacío sin paracaídas).
Sé que lo que te digo es un poco drástico,
pero a ese nivel funcionan muchas cosas.
Un amigo que se convirtió en millonario, tu-
vo que emigrar de su país en su juventud y un día
me dijo:
_ “Nunca perdí la perspectiva de que llegué a es-
te país sin un centavo, a partir de que hice el pri-
mer dólar todo lo demás ha sido ganancia.”

100
¡Compite con la Vida y Gana!

“Uso esta máxima como un arma en contra


de la angustia y los miedos.”
“De esa manera puedo mejorar como perso-
na, tomar riesgos calculados y moverme hacia
delante y lograr todo sueño que tenga”.
“Si apuntas con tus flechas hacia la luna,
siempre pudieras alcanzar una estrella”
No olvides nunca que viniste a este mundo
en traje de Adán y nada más. Y eso es lo mismo
que te vas a llevar.
Dan Kennedy, uno de los más grandes pro-
fesores especializados en mercadeo y superación
humana, enuncia los miedos que encaran las per-
sonas cuando quieren obtener dinero para su me-
joría económica:

“A) Tener dinero va a crear todo tipo de


problemas para mi.”

“B) Tener dinero va a alejarme de mi fami-


lia y mis amigos.”

“C) Tener dinero va a hacerme un blanco


seguro de los estafadores y timadores que quieren
tomar ventajas de otros.”

“D) Tener dinero va a hacerme una mala


persona.”

“E) Hacer dinero fácilmente no es correcto.”

101
¡Compite con la Vida y Gana!

“F) Los ricos son infelices.”

“G) El dinero no compra la felicidad.”

Los tres primeros enunciados son ciertos y


no hay nada que puedas hacer, excepto a apren-
der a vivir con esas situaciones.
Cuando tienes dinero la calidad de los dile-
mas cambia y eso está bien. Cambia las palabras
“dilema” y “problema” por “situación” y resuél-
velas tan pronto aparezcan.
El dinero revelará el carácter de tus amigos
tanto como el tuyo. Vas a ser más visible y por
tanto es más fácil atacarte. Pero en esos momen-
tos sabrás que “nadie tira piedras al árbol que no
da frutos”. Estoy seguro de que hay muchas más
razones que te mantendrían donde estás sin un
centavo y deseando no tenerlo, pero ninguna ex-
cusa se compara a la satisfacción de ser próspero
y llegar donde deseas.
Alguien dijo “Tuve miedo pero mis grandes
miedos nunca se convirtieron en realidad.”
Es mejor hacer dinero fácil de forma honra-
da que no hacerlo trabajando 16 horas al día: Las
personas ricas son felices en proporción a su
grandeza humana, a su filosofía y a su capacidad
de disfrutar la existencia.
Es verdad que el dinero no compra la felici-
dad, pero compra las cosas que hacen mejor la
calidad de vida.

102
¡Compite con la Vida y Gana!

Te conviertes en un resultado de lo que


piensas, por lo tanto no seas un producto de tus
miedos.
Tú integridad define quién eres, tener miedo
es normal siempre y cuando sea también tu mi-
sión derrotar esos temores, que van a desaparecer
tan pronto comiences a actuar de forma continua
y mejores como persona.
El miedo teme a los valientes
Si no te enfocas en tu prosperidad, no ob-
tendrás ninguna. Donde está tu atención allí tam-
bién estás tú. Parte de elevar el nivel de concien-
cia consiste en hacer lo que se debe hacer cuando
uno quisiera hacer lo contrario.
Cuentan que un hombre muy vago estaba
muriendo porque no conseguía comida para ali-
mentarse.
El alcalde como un acto de caridad organizó
el funeral y todos los habitantes de la pequeña
ciudad asistieron a tan singular procesión.
Llevaban en sus hombros el ataúd abierto
con el vago hambriento adentro. Uno de los luga-
reños se compadeció y detuvo al cortejo fúnebre:
“Buen hombre,” dijo, “le puedo dar un poco
de arroz para que reponga fuerzas y viva”.
“¿Está crudo o cocinado?” Preguntó el
medio difunto
“Está crudo,” respondió el caritativo vecino.
“Entonces que siga el velorio.” Dijo el vago.

103
¡Compite con la Vida y Gana!

El miedo de vivir y la necesidad de hacer


algo, le hizo escoger la muerte en lugar de la ac-
ción.
Hay una frase latina que dice: “Audaces for-
tuna juvat,” “La fortuna ayuda a los audaces.”
Cuando cambias tus actos y tu opinión sobre
el dinero, comienzas a atraer riqueza en grandes
cantidades. Te mueves en la dirección opuesta a
las cosas que temes y conquistas aquellas que te
dan felicidad y alegría. Sé que es difícil erradicar
los miedos más profundos y por esa razón es que
se debe trabajar diariamente en esta faceta.
Es fabuloso estar vivo y disfrutar la vida sin
estorbos. El miedo nos detiene de muchas mane-
ras. Ésa es la razón por la que debes temer sólo
una cosa: El miedo. No te acobardes. Cuesta el
mismo esfuerzo ser un cobarde que un valiente.
Pero el coraje recompensa mejor.
El miedo es una reacción natural como dije
antes. Sácalo de tu organismo cuanto antes. Esta
actitud desarrolla nuestros talentos y habilidades
y nos hace mejores. A veces crees que el ser po-
sitivo solamente te traerá riqueza. El positivismo
es parte de un proceso. Pero por sí solo no traerá
la abundancia que buscas.
El gran motivador norteamericano Anthony
Robbins decía: “La vida es una aventura audaz o
es nada”.

104
¡Compite con la Vida y Gana!

Lo que va a marcar la diferencia en tu futu-


ro es tu habilidad de actuar rápido y de adaptar-
te a diferentes situaciones que se presentarán:
Hazlo pronto, ajústate y cambia lo que no fun-
ciona y sé persistente. El mundo pertenece a los
persistentes: Conviértete en dueño del mundo.

105
¡Compite con la Vida y Gana!

106
¡Compite con la Vida y Gana!

Capítulo Nueve

Circula tu Prosperidad

“Cuando te falta talento, la disciplina es el


mejor sustituto”. Dan Kennedy
(www.Dankennedy.com)

107
¡Compite con la Vida y Gana!

La circulación de la prosperidad requiere


de mucha disciplina y conciencia de lo que esta-
mos haciendo. Debes saber que todo lo que des a
otros se te multiplicará para tu bien y el de los
tuyos. ¿Qué sentido tiene no compartir? ¿Qué
bien puede hacerle a uno la prosperidad si no la
circula? El universo tiene un balance absoluto y
lo que das regresa a ti multiplicado por diferentes
vías. No importas en lo que creas, ésa es la forma
en que opera el mundo que nos rodea
Cuentan que un médico estaba consultando
a un paciente y este último le decía:
“Doctor tengo un dolor de cabeza insoportable.”
El galeno le respondió:
“Voy a recetarle unas aspirinas que sin lu-
gar a dudas lo van a calmar”
El doliente le respondió:
“Pero hay un problema doctor yo no creo en
las medicinas”.
En lo que crees no importa, la aspirina va a
calmar el dolor de cabeza”.
Lo mismo pasa con la abundancia. No im-
porta si crees en ella o no. Compártela cuando
llegue a tu vida y te harás rico en bendiciones.
“Trata a los demás de la misma manera que
quieres que te traten a ti” es una frase antigua que
refleja la importancia de las relaciones interper-
sonales: Ningún castillo puede defenderse por sí
mismo.
Vivimos en un ambiente social. Tenemos
(nos guste o no) que interactuar con otros, y es

108
¡Compite con la Vida y Gana!

importante relacionarse con personas que tienen


nuestros mismos intereses.
Eres un imán que atrae lo mismo que pone
en el cosmos. Sé un dador desde todos los puntos
de vista y prosperarás.
Hay quienes piensan cuando hablamos de
dar que sólo estamos hablando de dinero o que
sólo tiene que ver con las finanzas.
Cuando le lees un periódico a una persona
mayor o le dices algo bonito a alguien a quien te
sea difícil hacerlo; cuando escuchas a alguien que
tiene un problema o das un buen consejo si te lo
pidieron, estás compartiendo tus riquezas espiri-
tuales y estás cumpliendo con una necesidad de
tus congéneres.
Las acciones pequeñas son importantes:
Nadie aprecia más la compañía que aquellos que
están solos. Las cosas que hoy haces por otro
siempre retornan convertidas en bienes espiritua-
les o materiales cuando más lo necesites. Interac-
tuamos con nuestro medioambiente de muchas
maneras.
Algunos dicen que las mejores cosas de la
vida son gratuitas y lo son, pero parcialmente:

109
¡Compite con la Vida y Gana!

Es espectacular ver un atardecer en Sarasota,


Florida o en Cayo Hueso o ver un amanecer en la
sabana africana en Angola; también existen cosas
baratas como ver: El Guernica de Picasso en el
museo Reina Sofía de Madrid o la Mona Lisa de
Leonardo Da Vinci en el museo del Louvre en
París, o la Capilla Sixtina en el Museo Vaticano.
Dios ha sido lo suficientemente generoso para
repartir toda la belleza de su creación por todo el
mundo. Te corresponde a ti apreciarlas y admirar
lo que el creador ha hecho a través de sus manos
y de las manos del hombre, para ti y para mí.

Pasos Especiales para los que Buscan


la Prosperidad.

A veces olvidamos nuestra conexión directa


con el proveedor de nuestra abundancia porque
nos sentimos aburridos o abrumados con la rutina
cotidiana. Éstos son algunos pasos que te van a
sacar de la hipnosis colectiva en la que viven
muchas personas:
1- Dedica la primera hora del día a ti y a
tu comunicación con tu “yo” interno. (Esa voce-
cita interior que a veces te habla de lo que debes
hacer y lo que no debes hacer).
2- Ejercítate y medita. Pide a tu Dios por
guía para cada uno de tus días.
3- Perdona a los que te han herido antes
y perdona tus errores del pasado.

110
¡Compite con la Vida y Gana!

4- Crea un “Mapa del Tesoro” y un plan


detallado de acción de lo que deseas obtener en
los próximos 10 años.
5- Encuentra y pide consejo (y síguelo,
siempre que sea práctico) a aquellas personas que
han logrado lo que tú anhelas lograr. No seas
abusivo del tiempo de estos consejeros y piensa
lo que le puedes dar de regreso a esta persona o
su compañía para establecer una relación de in-
tercambio de “valor por valor”. El único queso
gratis que vas a encontrar en las relaciones está
en la trampa del ratón. Si pides consejos que tie-
nen un precio, retorna a cambio cosas por el
mismo precio o uno aproximado. No necesaria-
mente debe ser algo caro. A veces puedes invitar
a tu consejero a un almuerzo y la lección que vas
a recibir a cambio va a ser mucho más valiosa de
lo que puedes imaginar.
6 – Actúa con pasión y hazlo en cada uno de
tus compromisos. Pon tu atención en tu abun-
dancia y mantén un calendario de las cosas que
haces de forma tal que pueda ayudarte a manejar
el tiempo en una manera eficiente.
7 – Elimina las cosas que ni necesitas ni
usas. Dónalas a Iglesias o a otras organizaciones
caritativas. Aunque no lo creas, esos pequeños
actos multiplicados hacen la diferencia en mu-
chas vidas.
8– ¡Actúa y comienza ya!

111
¡Compite con la Vida y Gana!

Si sigues estos simples consejos, vas a


cambiar la calidad de tu vida y de la de aquellos
que te rodean.
Da tanto como puedas, todas las veces
que puedas. Nunca vas a poder dar más de lo que
Dios te da, no importa cuan grande sea tu gene-
rosidad.
Cualquiera que sea tu concepto del mun-
do que te rodea, va a cambiar tan pronto como
empieces a compartir tu abundancia.

112
¡Compite con la Vida y Gana!

113
¡Compite con la Vida y Gana!

Capítulo Diez

Los Espacios se Hicieron


Para Llenarlos

“La Naturaleza aborrece los


espacios vacíos”
Catherine Ponders en su libro:
“Las Leyes Dinámicas de la Prosperidad”

114
¡Compite con la Vida y Gana!

Si caminas por la orilla de la playa verás las hue-


llas que vas dejando detrás al tiempo que obser-
vas como las olas del mar se empeñan en borrar
las pisadas, ésa es una forma singular que tiene la
naturaleza de decirnos que los espacios vacíos se
hicieron para que fueran rellenos con la abun-
dancia de lo creado.
Esta ley se aplica a todas las facetas de la
vida cotidiana, Cree primero y luego ves materia-
lizado el resultado manifiesto de tu creencia.
La ley del Vacío te enseña que vas a crear
aquello para lo que creas un espacio. Esta ley es
engañosa porque a veces la pasamos por alto y a
medida que pasa el tiempo no nos damos cuenta
que vamos acumulando cosas que en verdad no
necesitamos.
Lo que no estés usando regálalo a otros que
la necesiten, para que crees espacios y nuevas co-
sas vengan hacia ti.
Dona tus muebles viejos, si quieres muebles
nuevos, ropa, libros. Cualquier cosa que esté to-
mando en la casa espacio adicional dala a una
iglesia a una organización no lucrativa o a al-
guien que lo pueda usar.
No des a otros objetos rotos o cosas que les
causen problemas porque una vez que pongas esa
energía en circulación vas a recibir lo mismo. Lo
que ofrendas, eso recibes.

115
¡Compite con la Vida y Gana!

Cuando liberas el lugar donde vives de re-


gueros y de amontonamientos que no necesitas,
estás aligerando tu vida.
Ofrece sin miedo lo que ya no te sirve y re-
emplázalo por lo que te hace falta. Esta ley fun-
ciona en todas partes donde te relacionas con el
planeta y otros seres vivos. Cuando perdonas a
otros estás creando un lugar para que la salud y la
armonía aparezcan en tu vida.
Si quieres abundancia en tu vida no sonsa-
carás a esa persona casada, porque hay demasia-
do amor rodeándonos para fomentar la infelici-
dad de otros. Puedes salir con esa persona espe-
cial sin compromiso que está esperando por ti y
ambos pueden ser parte de algo muy especial.
Si quieres lo que otros tienen, estás atrayen-
do escasez. Dios es el dueño de este negocio y le
va a encantar darte aquello que deseas siempre
que sea para tu bien.
En una entrevista le preguntaron a José Luis
Rodríguez, (El Puma), el popular cantante, ani-
mador y empresario venezolano:
“Tienes las cosas materiales que deseaste
siempre: Una estación de radio, una de televisión,
distintas propiedades. ¿Como te sientes siendo
dueño de tanta riqueza?”
La respuesta me llamó mucho la atención:
“No tengo nada, administro los bienes que
Dios ha puesto a mi disposición temporalmente”.

116
¡Compite con la Vida y Gana!

Cuando tus acciones no tienen el apego al


mundo material, estás creando nuevas cosas. El
Universo es inteligente y por la energía que
acompaña lo que quieres, sabe cuando estás dan-
do con apego y cuando dejas ir lo que ofreces.
Es triste cuando alguien regala algo pero con
condiciones:
“Te estoy regalando ese florero. Pero el
próximo año cuando yo regrese quisiera verlo en
esta sala.” Respeta la voluntad y el libre albedrío
de otros y deja ir cualquier cosa que ofrezcas.
Dale tiempo al cosmos a generar lo que
quieres y mientras tanto no dejes de dar pasos en
la dirección correcta; Vístete con elegancia y cla-
se, vive con estilo. Disfruta los pequeños y gran-
des placeres de la vida. Si puedes tomar un avión
e irte a una obra de teatro en Broadway, Chicago,
Ciudad de México, París, Roma. Hazlo aunque
sea por una noche.
Hay oportunidades únicas en la vida:
Nunca tuve la oportunidad de volar en el
Concorde, nunca vi a los Beatles o a Celia Cruz
actuando en vivo. Por eso debes crear espacios
donde estas cosas aparezcan y a la vez tomar las
oportunidades por asalto cuando estas aparezcan.
En Julio del 2001 visité una de las torres
gemelas en la Isla de Manhattan, en Nueva York.
Disfruté la vista desde adentro y decidí no
subir a lo más alto a contemplar la ciudad. Me di-
je a mi mismo: “Un día de estos lo hago”.

117
¡Compite con la Vida y Gana!

Las torres fueron reducidas a escombros dos


meses después por ataques terroristas en uno de
los atentados más crueles que recuerda la huma-
nidad. Nunca más existirán dos edificios como
esos ni la oportunidad de verlos y sentir lo mismo
desde el mismo lugar. La lección la aprendí: Dis-
fruta cada minuto de tu vida aquí y ahora, porque
mañana puede ser tarde.
Dicen que la “oportunidad es un viejito cal-
vo y desdentado que aparece a nuestra puerta y
despreciamos por su fealdad.” Es un refrán que
nos enseña que a veces la oportunidad viene dis-
frazada de la forma más inadecuada.
En un cambio de avión en el aeropuerto
John F. Kennedy de Nueva York, tuve la oportu-
nidad de conocer a Celia Cruz, la mejor cantante
de salsa que ha pisado este planeta.
Era impresionante ver como atendía a sus
seguidores que se tomaban fotos con ella y lo
gentiles que eran tanto Celia como el esposo Pe-
dro Knight y el representante Omer Pardillo que
siempre los acompañaba. Volamos en el mismo
avión a Madrid y el recibimiento allí también fue
especial y cargado del amor que recibía y daba
Celia donde quiera que llegara.
No pude evitar pensar “Un día voy a estar en
una de sus presentaciones en vivo”
Tres años después de ese encuentro, “La
Reina de la Salsa” o “La Guarachera del Mundo”
como conocían a Celia, falleció y yo nunca pude
asistir a uno de sus conciertos.

118
¡Compite con la Vida y Gana!

Por esas y muchas otras lecciones cada vez


que deseo algo creo un espacio y lo pongo en mi
mapa del tesoro, lo visualizo y hago todo lo posi-
ble hasta que lo obtenga. Haz lo mismo y disfruta
el proceso.
Me contaron la historia de una pareja que es-
taba rezando porque querían un niño, pero la mu-
jer nunca quedaba en estado y en la misma igle-
sia había otra pareja que estaban pasando por la
misma situación.
Mientras tanto la primera pareja con la ilu-
sión de tener su primer hijo, prepararon un cuarto
en la casa para la llegada.
Compraron cosas y se alistaron con todo lo
que hacía falta para la llegada del bebé. En poco
tiempo les llegó la noticia del embarazo deseado
a lo que siguió el esperado parto.
La otra pareja no corrió con igual suerte y uno
de ellos fue a quejarse al sacerdote de por qué ellos
no habían corrido con igual suerte. El sacerdote
sólo les respondió: “Ellos estaban listos, tú no”.
Parece una solución simple a un problema
complejo. El maestro aparece cuando el alumno
está listo. Lo que quieres aparece cuando creas
un espacio para que se manifieste.
Cada vez que bloqueas la circulación de
energía, estas bloqueándole el acceso a tu casa a
la abundancia.
No te amarres a lo viejo ni te apegues por-
que aquello en lo que más piensas en eso te con-
viertes: Eres un resultado de lo que atraes.

119
¡Compite con la Vida y Gana!

120
¡Compite con la Vida y Gana!

Capítulo Once
Te Conviertes en lo que Atraes

“El éxito y la prosperidad son atributos es-


peciales que pertenecen a todo el mundo, pero no
necesariamente son usados por todo el mundo”.
Ernest Holmes

“Vivir en riesgo es saltar al precipicio y


construir tus alas mientras vas cayendo”.
Ray Bradbury

121
¡Compite con la Vida y Gana!

Eres el resultado de muchas creencias y pro-


gramaciones plantadas en tu cabeza por distintas
fuentes y que has estado alimentando por largo
tiempo. Se le llama mimos a un tipo de progra-
mación que martillan en nuestra cabeza los anun-
ciantes, la televisión, la radio o los periódicos y
las revistas y son una especie de virus que te hace
relacionar imágenes o frases con marcas y actitu-
des en la vida. Por ejemplo si digo: “Siempre…
muchos lectores lo relacionarán con Coca Cola
(por el anuncio de: “Siempre Coca Cola”) y así
asociamos la bondad a la pobreza y muchas cosas
más que aunque no son ciertas provienen de pro-
gramaciones que nos paralizan y no nos dejan
obtener nuestro potencial.
Por eso debe ser tu meta cambiar tu vida de
una vez y por todas, para evitar la manipulación
y que otros tomen decisiones por ti.
Napoleon Hill en su versión original del li-
bro: “Piensa y Serás Rico” define la decisión y la
falta de ella:
“La falta de decisión es la mayor causa de
fracaso. El dejar para mañana lo que puedas
hacer hoy es lo opuesto a la decisión.”
Si todo lo que haces está basado en la opi-
nión ajena, terminarás sin vida propia.
Sigue tu intuición y toma tus decisiones y
responsabilízate con ellas.

122
¡Compite con la Vida y Gana!

Crea un grupo de mentes maestras que se


reúnan cada cierto tiempo, que tengan los mis-
mos intereses tuyos y asegúrate de la selección
de tu equipo
Los amigos y parientes a menudo nos limi-
tan con sus opiniones y críticas sarcásticas, tienes
cerebro propio. Úsalo.
Sé responsable por lo que decidas. Si necesi-
tas más información pregúntale a aquellos que la
tengan, sin revelar tu propósito o tu meta a me-
nos que sea necesario.
Mantén tus ojos y oídos abiertos y tu boca
cerrada. El decidir es como entrenar un músculo.
Flexionas poco a poco hasta que te acostumbras a
tomar decisiones y se convierte en un reflejo in-
condicionado. Sé parco y deja que tus actos
hablen por ti.
Si hablas más de lo que escuchas te privas
de oportunidades de aprender cosas nuevas y les
dejas saber tus planes a personas que se sentirían
felices de que tú no llegues a conseguir lo que
quieres, porque te envidian o simplemente por-
que no creen en ti, ni en la validez de tus ideas.
Un pensamiento respaldado por un fuerte
deseo tiene la tendencia a transformarse en reali-
dad en el plano físico. Aquellos que toman deci-
siones rápidas definitivamente saben a donde van
y son líderes en cada sentido de la vida.
El mundo tiene el hábito de cederles el paso
y dejar triunfar a los que muestran determinación
con sus actos.

123
¡Compite con la Vida y Gana!

“Empezamos a ver por lo tanto, la impor-


tancia de seleccionar nuestro medio ambiente
con gran cuidado Porque el medio ambiente es
como el suelo del que se extrae el alimento que
nutre nuestras mentes.”
Napoleon Hill
Persiste en obtener sólo lo mejor. La diosa
Fortuna es caprichosa y bendice a los que persi-
guen la excelencia.
Uno no se entrena para un segundo lugar en
los deportes, sino para el primero. ¿Por qué no
hacer lo mismo en la vida? Cuando estás listo,
solo quieres ser el mejor. Presiónate y obtén los
mejores resultados. Enfócate en la solución a las
situaciones que aparecen día a día.
Si eres infeliz sólo tú puedes cambiarlo. Na-
die más lo puede hacer por ti. En cualquier mo-
mento puedes obtener diferentes resultados, si
cambias tu forma de reaccionar. Emplea toda la
energía posible para mejorar.
Deja que la gente a tu alrededor se queje del
destino o de la suerte o cualquier otra cosa que
los haga sentir miserables. Tú, no te rindas y no
pares hasta que logres lo que deseas.

124
¡Compite con la Vida y Gana!

125
¡Compite con la Vida y Gana!

Capítulo Doce
¡Acción!
“Haz todo el bien que puedas, con todos los
medios que puedas, en todas las formas que pue-
das, en todos los lugares que puedas; todas las
veces que puedas a todas gentes que puedas por
tanto tiempo como puedas”.
John Wesley

126
¡Compite con la Vida y Gana!

Llegamos a esa parte donde los actores se quedan


quietos y todo el equipo de producción está listo:
Ingeniero de sonido, camarógrafos, actores y la
voz del director grita: “¡Acción!”.
Si hay una sola lección que debas aprender
de este libro es: “Piensa una vez o dos, pero actúa
tanto y tan rápido como puedas y en tantas direc-
ciones como la vida te lo permita”.
Vas a convertirte en un resultado de tus ac-
tos y si no tomas la decisión de actuar, ya estás
tomando cartas en el asunto, pero en la dirección
equivocada.
Muévete, pide ayuda: Haz lo que tengas que
hacer pero hazlo ya. Nike una de las marcas más
populares de los Estados Unidos en zapatos y
artículos deportivos tiene un lema muy popular
que si lo aplicas te dará grandes resultados:
“¡Hazlo ya!” (Just do It!).
Preocúpate memos y ocúpate. Si en algún
momento tienes miedo, acéptalo como un conse-
jo, como una señal, pero véncelo. Reajusta lo que
tienes que hacer y sigue haciéndolo.
Si los resultados no son los planeados origi-
nalmente analízalos, cambia lo que tengas que
cambiar y trata de mirar las cosas desde un nuevo
punto de vista. Pregúntate a ti mismo si puedes
lograr nuevos resultados que te satisfagan más en
forma distinta.

127
¡Compite con la Vida y Gana!

Mientras “todos los caminos te lleven a Ro-


ma” (lo que hagas te facilite llegar a donde quie-
res) todo está bien. Cambia los planes y acciones
sólo si lo que estás haciendo no te lleva o te aleja
de lo que quieres conseguir.
Un aspirante a convertírse en escritor visitó
una editorial para solicitar la publicación de uno
de sus libros. La entrevista con la editora no fue
según lo planeado pero ésta le preguntó a mi
amigo si aceptaría una posición como asistente
editorial, él lo hizo.
Gracias a la posibilidad que le dio el nuevo
trabajo, aprendió el proceso editorial desde
dentro y comenzó a autopublicar sus libros. Los
conocimientos de mercadeo adquiridos le sirvie-
ron para ganar más dinero por su cuenta que afi-
liado con una casa editorial. Hizo un trabajo úni-
co para la empresa que lo contrató hasta que dejó
este empleo para dedicarse a su carrera de escri-
tor y motivador personal. Hoy por hoy, sus rela-
ciones con el antiguo empleador son excelentes y
ambos (el escritor y la ex-jefa) se han ayudado en
proyectos que han reportado beneficios económi-
cos para la editorial y el escritor. La lealtad, el
trabajo y la honestidad pagan.
Si vas a decidirte a ganar por todos los me-
dios, debes cerciorarte que estos medios sean
honestos. Hay personas que se quejan del trabajo
o del patrón porque les paga poco. Ese es el mo-
mento perfecto para analizar un par de cosas.

128
¡Compite con la Vida y Gana!

Cuando te fuiste a trabajar por un salario


pobre o alto, la decisión fue tuya. Por tanto debes
agradecer que tu actual jefe te esté dando los me-
dios para sobrevivir y es tu responsabilidad cre-
cer en el tiempo libre que te queda después de
cumplir con tus labores.
Si mantienes una relación de respeto con el
jefe y la empresa podrás seguir contando con
aliados en futuros proyectos cuando ya no estés
en ese cargo y podrás utilizar la recomendación
de los superiores que tuviste para ampliar tus
horizontes.
Una de las características que poseen los
triunfadores es el pensamiento crítico. Se acos-
tumbran a ver las situaciones desde fuera para
saber a tiempo lo que funciona y lo que no. Esta
actitud te ahorrará tiempo y dinero. Aún cuando
llegues a donde quieres debes siempre tener en
cuenta lo que has hecho bien y lo que has hecho
mal a fin de seguir mejorando los resultados.
Acepta solo la crítica constructiva. La que te
va a ayudar a mejorar y a crecer. Aléjate de quie-
nes te critican para hacerte sentir inferior.
Nadie puede conocerte mejor que tú (eso si
te estudias bien y si sabes a donde vas). Respéta-
te y respeta a tus sueños y no dejes que nadie te
sabotee.

129
¡Compite con la Vida y Gana!

El poeta cubano José Martí dijo: “Los hom-


bres andan en dos bandos: Los que aman y cons-
truyen y los que odian y destruyen.” Ten el privi-
legio de estar en la categoría de los que aman y
construyen.
Paul McKenna en su libro, “Yo Puedo Ha-
certe Rico” explica por qué la gente hace dinero
y qué puedes hacer tú para hacer dinero también.
“El dinero es una de las recompensas que
obtienes por añadir valor a la vida de otros.
Mientras más valor le das al mundo con más di-
nero vas a ser recompensado. Pero todo el valor
se crea de igual manera”.
Hay esencialmente tres factores que afectan
tu habilidad de hacer dinero del valor añadido.

° Originalidad: Cualquier cosa que haga tu


producto o servicio distinto de cualquier cosa que
se ofrezca en el mercado. Es también acerca de la
exclusividad. Qué pueden obtener los clientes de
ti solamente.
° Alcance: El número de personas que vas a
abarcar con tu oferta. Generalmente hablando,
mientras mayor sea la cantidad de personas a las
que se le añade valor a sus vidas, mayor la canti-
dad de dinero que harás.
° Impacto: Se refiere a la cantidad de valor
que se le ofrece al mundo de alguien.

130
¡Compite con la Vida y Gana!

Hacer la diferencia en el negocio, las rela-


ciones y la vida de alguien será recompensado
mucho más que el prepararle a alguien una taza
de café en las mañanas.
Mientras más peculiar sea lo que estás ofre-
ciendo, mayor será la cantidad de personas que
vas a alcanzar y más impacto vas a hacer en ellos
y más dinero vas a ganar.
Ésa es la razón por la que una estrella de ci-
ne hace más dinero que un maestro. Mientras que
el impacto del maestro es limitado a treinta o has-
ta doscientas personas que pueda enseñar durante
un año, una estrella de cine comparte su trabajo
con millones de personas y por eso es recompen-
sada en proporción al valor que añade”. Finaliza
Paul McKenna en su libro.
Actúa con integridad y buscando la excelen-
cia en todo lo que quieres obtener. No puedes dar
lo que no recibes. Nuestros actos de hoy son las
semillas del mañana.
Hay una leyenda china muy antigua que re-
lata que un ratón caminaba por el bosque y se en-
contró un ánfora sellada. El ratón rompió el sello
y un genio salió de la botella:
“Al abrir el ánfora me salvaste de una mal-
dición ancestral que me hizo una bruja, pídeme
un deseo y te lo concederé”.
El ratón se había pasado toda su vida escon-
diéndose y huyendo de cuanto gato habitaba en el
monte y le pidió al genio que lo convirtiera en un
león, así nunca temería a nada ni a nadie.

131
¡Compite con la Vida y Gana!

El genio le hizo realidad su deseo y el ratón,


una vez convertido en león era rey y señor de los
animales.
Su palabra era ley y era respetado y temido
de igual manera por grandes y chicos en la selva.
La situación era perfecta hasta que una ma-
ñana caminando por la selva se encontró con un
gato. El corazón del ratón-león comenzó a palpi-
tar de forma tal que quería salírsele del pecho y
comenzó a correr a todo lo que daban sus patas
para escapar del pobre gato que se había quedado
perplejo y asustado a su vez.
El genio se le apareció nuevamente al león y
le dijo:
“Voy a volverte a convertir en un ratón. No
se puede ser un león si tienes corazón de ratón”.
Y diciéndolo lo hizo. El genio, luego desapareció
dejando sólo al asustadizo ratón en la jungla.
Lo mejor que puedes hacer por los pobres es
no convertirte en uno de ellos. Sé un ganador con
el corazón de un león en tu pecho.
Te deseo lo mejor en la búsqueda de una
prosperidad duradera para tu vida. Si compraste
este libro como e-book, te autorizo que hagas
hasta tres copias para tus amigos y recomiéndales
comprar una copia en papel para que lo puedan
usar como material de referencia.

132
¡Compite con la Vida y Gana!

Si compraste este libro en papel y te ha gus-


tado; recomiéndalo y si puedes compra uno extra
para un familiar, conocido o amigo.
Tan pronto el libro te dé los resultados que
deseas dónalo a una biblioteca o a alguien que lo
necesite y le dé un buen uso.
Pon en movimiento la Ley de Compartir.
Mientras más ayudes a los demás a alcanzar for-
tuna, mayores serán tus bienes.
La meta de estas páginas es convertirse en
material obligatorio de consulta para aquellos
que quieren alcanzar una vida mejor. Ayuda a
quienes quieres, en este propósito y te estarás
ayudando tú mismo.

133
¡Compite con la Vida y Gana!

134
¡Compite con la Vida y Gana!

Epílogo

“El día llegará cuando, después de aprovechar el


espacio, los vientos, las mareas y la fuerza de gra-
vedad, aprovecharemos la energía del amor de
Dios, y en ese día, por segunda vez en la historia
del mundo, habremos descubierto el fuego.”
Tielhard de Chardin

135
¡Compite con la Vida y Gana!

Yo no puedo hacerte rico ni próspero. Sólo pue-


do decirte lo especial que eres y lo que puedes
lograr con esos talentos únicos que el universo te
ha dado. Te puedo enseñar como se puede ser un
mejor ser humano y obtener lo que quieres. Pue-
des tener una mejor vida y la mereces. Somos se-
res espirituales viviendo una experiencia humana
y eso nos hace más especiales que el resto de los
animales.
Las leyes dinámicas de la prosperidad son
espirituales y existen sin importar tu opinión o la
mía del asunto: Aplícalas ahora y cambia tu ma-
ñana.
Permíteme resumir un poco lo que hemos
hablado hasta ahora de forma tal que lo puedas
consultar en forma condensada en caso que lo
necesites.
Usa la ley del diezmo dando un 10% de lo
que ganas a tu iglesia, sinagoga, templo o logia o
al lugar donde recibes tu sustento espiritual. Usa
otro 10% para pagar tus deudas, otro 10% para
reinvertirlo y con el otro 70% cubre tus gastos.
La ley de propósito en la vida la puedes uti-
lizar encontrando lo que te gusta hacer tanto que
si no te pagaran, todavía te encantaría hacerlo.
¿Cuál es tu razón de estar vivo?: ¿Qué puedes
hacer para ayudar a otros a seguir su vocación?
Recuerda ofrecerle al Universo tus buenos
actos como pago por tus pasados errores, incluso
aquellos que has cometido sin saberlo.

136
¡Compite con la Vida y Gana!

Ayuda a las personas a las que has humilla-


do en el pasado con tus malas acciones y si estos
seres humanos ya no están en tu vida, haz algo
bueno por un desconocido o por alguien a quien
no desees hacer un bien.
Perdona a quienes te han ofendido, absolu-
tamente a todos, incluyendo a familia, amigos,
enemigos, conocidos, desconocidos. Mantener en
mente lo que otros nos han hecho es una carga
muy pesada. Cuando perdonas estás dejando ir
cualquier energía negativa que te rodea o que
está en ti.
Da gracias por todas las lecciones que la na-
turaleza y el entorno te ofrecen, incluso aquellas
cuyos resultados no te hagan muy feliz. Aprende
de todo y de todos, porque si no aprendes las lec-
ciones, repetirás las clases hasta que adquieras el
conocimiento. La vida es una escuela insustitui-
ble.
Visualiza lo que deseas y síguelo sin apegar-
te a los resultados. No cambies cada 10 minutos
tus ideas para que puedas usar la Ley de la Crea-
tividad a tu favor.
Decide lo que quieres obtener y escríbelo.
Haz inventario de las cosas que tienes a tu favor
para hacer tu sueño realidad.

137
¡Compite con la Vida y Gana!

Deja lo escrito en un lugar seguro por un par


de días y transcurridos estos, lee de nuevo lo que
escribiste: tacha las cosas que en verdad no quie-
res, ejecuta los cambios necesarios en tus planes,
decide lo que quieras y ve tras ello.
No comentes con allegados o amigos tus
propósitos a menos que te vayan a ayudar en la
ejecución del proyecto porque estás desperdi-
ciando energía necesaria para avanzar.
Constantemente supervisa si las cosas van
en la dirección adecuada. Escucha toda opinión
constructiva que te pueda acercar a conseguir lo
que quieres y te muestre si no estás haciendo to-
do lo que deberías. A veces no nos enteramos
que va mal con un plan hasta que es demasiado
tarde. Pero cuando alguien te da una opinión
fresca sobre algo que no has contemplado te aho-
rrará energía tiempo y dinero.
Visualiza y medita cada día en las cosas que
quieres, imita a Oscar Wilde en alguno de sus
gustos, quien dijo: “Tengo los gustos más sim-
ples: Sólo me satisface lo mejor”.
Utiliza la Ley Creativa de la Prosperidad
agradeciendo al cosmos las cosas que tienes y las
que vas a recibir antes de obtenerlas.
Planifica como distribuir la riqueza en una
forma que beneficie a muchos y les dé armas pa-
ra la vida. Un viejo proverbio reza: “Dale a un
hombre un pescado y lo habrás alimentado por
un día, enséñalo a pescar y lo habrás alimentado
de por vida”.

138
¡Compite con la Vida y Gana!

¿De qué forma quieres ayudar al mundo con


tu abundancia? Usa La Ley de Compartir la
Prosperidad planeando cómo vas a emplear tus
recursos cuando estos comiencen a llegar. Repar-
te tus bendiciones para evitar estancamientos.
Ejercita la creatividad escribiendo en las
cuentas que recibes: “Pagado” de forma tal que
generes la energía necesaria para que te liberes
de toda deuda.
Dirige la atención hacia lo que deseas y no
hacia lo que no quieres. Haz un Mapa del Tesoro
y sé creativo. No te preocupes mucho de dónde
estás sino de adonde quieres ir.
Aplica la Ley de Dar y Recibir. Si quieres
recoger, Siembra. Hay quienes dicen: “No tengo
nada que dar”.
Nadie es tan pobre que no tenga nada que
intercambiar con la Creación.
Si quieres obtener cualquier cosa ofrece algo
a cambio a alguien que lo necesite. Dale una rosa
a una señora mayor. Visita a un enfermo o regala
un libro.
Aplica la Ley del Vacío o de los Espacios
Vacíos para traer riqueza espiritual y material a
este plano.
Cada espacio vacío debe llenarse. Debes sa-
ber que todo lo que quieras manifestar debe tener
un espacio que ocupar. Elimina regueros y aglo-
meraciones que impidan el paso libre de las
energías en tu casa o en la oficina o espacio de
trabajo.

139
¡Compite con la Vida y Gana!

Si deseas un auto, libera un área en el garaje


(o la cochera) para él. No llenes el espacio de
herramientas, libros, papeles y cosas inservibles.
Estas cosas abarrotan e impiden la circulación.
Si quieres zapatos nuevos, regala los viejos.
Si quieres ropa nueva, o herramientas o lo que
sea, dona su equivalente a iglesias e instituciones
de caridad que ayudan a los menos afortunados.
Saca de tu casa todo lo que ocupe un espacio in-
necesario y acostúmbrate a liberar espacios de
vez en cuando.
Cuando uses la Ley de Atracción no se te
olvide que atraes lo que eres y eres lo que atraes.
Cuídate de lo que piensas, hablas y como actúas
y de propagar chismes Si estás hablando constan-
temente de lo mala que está la economía o de lo
mala que está tu situación económica o emocio-
nal, no vas a mejorar porque tu atención está en-
focada en lo negativo y vas a lograr lo que más
piensas. No importa cuan buena o mala es tu
existencia. La fuerza que estás generando hacia
el cosmos, regresa multiplicada.
Puedes decirte: “¿Cómo puede el universo
ser tan estúpido que nos dé cosas malas? El cos-
mos no tiene nada que ver con lo que obtienes.
Tu voluntad y tu libre albedrío atraerán
aquellas cosas a las que te acostumbras y aceptas
por bueno. Eres el único responsable de obtener
lo que quieres para ti y los tuyos.

140
¡Compite con la Vida y Gana!

Si ganas mucho dinero o si no, si tienes una


novia fea y de mal carácter es tu culpa. Sólo tú
puedes decir si ha llegado la hora de cambiar lo
que no funciona.
Si tienes un auto que es un desastre, un mal
trabajo, y relaciones amistosas manipuladoras e
inestables fuiste tú quien dijo: “Sí” cuando todo
esto llegó a tu existencia. Además fuiste tú quien
no luchó por un mejor trabajo, un mejor carro o
por encontrar tu alma gemela o cualquier otra co-
sa que estuvieras buscando.
Hay situaciones que escapan a tu control, lo
importante no es lo que te pasa sino cómo
reaccionas ante los imponderables del destino.
Si quieres apagar el sistema “automático” y
ser distinto a la mayoría de las personas que te
encuentras todos los días, piensas antes de actuar.
¿Suena simple, verdad? Pues no lo es.
Cuando ante una situación imprevista, te de-
tienes y piensas; te conviertes en proactivo en
vez de reactivo, y es ése el momento donde eres
creador con el Creador de un mañana distinto.
Ese detalle de detenerte a pensar un momen-
to y reaccionar en forma distinta a como lo
hubieras hecho en otra circunstancia, es lo que te
hace superior a cualquier circunstancia que te
tome desprevenido.

141
¡Compite con la Vida y Gana!

Recurre a las leyes que hemos tocado en este


libro. Escribe tus metas y amplíalas tanto como
puedas. Trata de ganar los retos más grandes.
Ama desde el fondo de tu corazón todo lo
que pasa en tu cotidianeidad porque todo encierra
una lección valiosa. Ama a todas las criaturas de
la creación porque interactúas con ellas. Vive ca-
da día como si fuera el último porque definitiva-
mente un día lo será.
Como dijo el Dr. Wayne Dyer: “No mueras
con tu música dentro de ti”.
Si tu sueño es escribir un libro, hazlo. ¿Una
carrera universitaria? Empéñate y ejecuta tu an-
helo. Si quieres viajar viaja todo lo que puedas.
Crea realidades de tus planes, tus esperanzas
e ilusiones. Son muy sagradas para dejar que na-
die las mate. No vivas en el pasado porque pasa-
do está, sólo puedes cambiar el presente y el fu-
turo es una quimera.
Quiero agradecerte quienquiera que seas
por el tiempo dedicado a esta lectura y por con-
fiarme tus más preciados anhelos. Espero que es-
te libro te sirva de herramienta para lograr todo
lo que quieres en tú vida y sea tú compañero por
el resto de tus días.
Deseo que cualquiera que sea tu Dios te
bendiga ricamente con lo mejor de su prosperi-
dad. Lo mejor de lo mejor, espero nos veamos
pronto por los caminos del mundo.

142
¡Compite con la Vida y Gana!

Recursos
Libros:
1- La Paradoja Dios por Ralph Rewes
2- La Ciencia de Hacerse Rico por
Wallace D. Wattles
3- Como Superar el Fracaso y lograr
el Éxito por Napoleon Hill
4- Naciste Rico por Bob Proctor
5- Riqueza Rápida por T Harv Eker
6- Los Siete Hábitos de la gente efectiva
por Stephen Covey
7- Las Siete Leyes Espirituales del Éxito
por Deepak Chopra
8- El Vendedor más Grande del Mundo
por Og Mandino parte 1 y 2
9- Secretos de la Prosperidad
por Annice Booth
10- El Libro de la Abundancia
por John Randolph Price
11- Los Secretos de las Mentes Millonarias
por T. Harv Eker
12- El Millonario Automático
por David Bach
13- Abundancia Creativa
por Elizabeth Claire Prophet y
Mark L. Prophet
14- Dios es el Presidente de mi Corporación
por Larry Julian
15- Principios del Éxito
por Jack Canfield

143
¡Compite con la Vida y Gana!

16- Las Leyes Dinámicas de la Prosperidad


por Catherine Ponders
17- Como Piensa un Hombre
por James Allen
18- Sopa de Pollo para el Alma
por Jack Canfield y
Mark Victor Hansen
19- Por Encima de la Confusión de la Vida
por James Allen
20- Cinco Piezas Importantes
por Jim Rohn
21- La Actitud lo es Todo
por Jeff Keller
22- Crea tu Futuro. Como Dominar los 12
Factores Críticos del Éxito Ilimitado
por Bryan Tracy.
22- Te Puedo Hacer Rico
por Paul McKenna
23- Piensa y Hazte Rico
por Napoleon Hill
24- Riqueza Espiritual
por Joe Vitale
25- El Manual de Piensa y Hazte Rico
by Pat O’Bryan. Presidente y fundador del
Instituto de Investigación Milagro
(http://www.InstantChange.com)
con el Dr. Joe Vitale. Presidente de Hyp-
notic Marketing, Inc. Autor de Mercadeo
Espiritual (entre otros muchos libros)
http://www.MrFire.com)

144
¡Compite con la Vida y Gana!

Cd’s y DVD’s

1- Prosperity Series (Serie de Prosperidad


(en Inglés) (www.randygage.com)
por Randy Gage
2- Atracción de la Riqueza
(www.dankennedy.com)
por Dan Kennedy (DVD, 2003)
3- Cómete esa Rana
(www.briantracy.com)
por Brian Tracy

Conferencias

“Prosperity” (Prosperidad). Conferencia (en


Inglés) en el Templo Unity on the Bay 2001,
Miami Florida. EE.UU.
por Edwine Gaines
“The Laws of
Prosperity” (Le-
yes de la Prospe-
ridad) Conferen-
cia (en Inglés) en
el Templo Unity
on the Bay 2001,
2002, Miami
Florida
por Randy Gage

145
¡Compite con la Vida y Gana!

Algunas de las frases y escritos de Napoleon Hill


usados en “este libro están basados en la versión
original de 1937 de Think and Grow Rich por Na-
poleon Hill, originalmente publicada por The Rals-
ton Society y que ahora pertenecen al dominio
público. Este material no está patrocinado o endo-
sado por Napoleon Hill o su familia y/o herederos
en forma alguna, Tampoco está patrocinado por The
Napoleon Hill Foundation, The Ralston Society, o
cualquier otra persona o entidad. Este material ha
sido usado solamente como referencia y fue tomado
entre otras Fuentes de, “The Think and Grow Rich
Workbook” por Pat O’Bryan. Presidente y Funda-
dor del “Instituto de Investigaciones Milagro” con
el Dr. Joe Vitale. Presidente, “Hypnotic Marketing,
Inc.” Autor de Spiritual Marketing (Mercadeo Es-
piritual) entre muchos otros libros. Todo el material
ha sido usado como referencia y propósito educati-
vos como ejemplos y han sido identificados pre-
viamente con el o los nombres del autor o autores
de acuerdo con lo estipulado en las leyes de derecho
de autor de los Estados Unidos de América y de
otros países firmantes de similares pactos. Si existe
algún error u omisión es involuntaria y el autor
puede ser contactado para cualquier corrección per-
tinente a:
polopetoon@hotmail.com

146
¡Compite con la Vida y Gana!

Acerca del Autor


José Emilio Polo Madero

Consultor internacional especializado en la publicidad


para el turismo. Motivador personal, José Emilio Polo
Madero ha sido periodista, reportero y caricaturista. Fue
redactor ejecutivo de la revista Men's Health Magazine la
edición en castellano de la prestigiosa revista. Formó par-
te del equipo editorial que editó la primera publicación de
la prestigiosa revista Newsweek en castellano. Comenzó
como caricaturista en 1980 y ha publicado sus dibujos en
diversos países, ganando varios premios.

José Emilio Polo Madero a pesar de sus orígenes humil-


des ha estudiado la prosperidad por más de diez años y ha
dado conferencias en distintos lugares del mundo. Es au-
tor de los libros:

°“Mundo Chico”
° “Amo los Deportes 1”
° “Amo los deportes 2”
° “Loco Mundo Animal” y
° “Sólo para Soñadores.

147
¡Compite con la Vida y Gana!

148
¡Compite con ¡Compite con

por José Emilio Polo Madero


la la V ida y
V ida y Gana! Gana!
El secreto de las
El secreto de las Leyes Leyes de la
de la Prosperidad Prosperidad

¡Compite con la Vida y Gana!


Por
José Emilio Polo Madero

Por
“Es el mejor libro de prosperidad
que jamás se haya escrito”.
José Emilio
Anthony Valente
Polo Madero