Está en la página 1de 649

EL s ACRIFICIO DE LA Ní ISA

TRATADO HISTORICO-LITURGICO

Título de la edición alemana:


MISSARUM SOLLEMNIA
Eine genetische Erklarung der
rô· mischen Ã1esse

(2.ª ed., Verlag Herder, Wien 1949)

BIBL IOTE C A DE AU TO RES CRIS T] /\N OS

http://www.obrascatolicas.com
'i,f ft,. ·-·\~. --.'1·-t 1. i~.. «.,,.-'q
l . p\'~
L \\.._) 1 Jf: ' u L \\..
S ACRIFICIO DE
DE

u.
\ i\.. '"T() L (\_)
LA 1\~r I S A
J - ~- __i;,L
t:'

BAJO L OS ALTSPICIUS Y ALTA DIRECCIO~ D E


L A. PONTIFICIA FNIVERSID AD D E S.\ L A1\IANC A
TRATADO H!STORICO-UTURGICO
\1 L/~ C OMISil) K DE DICH A PO N TIFICL'.
~.:
V ersión com r)lc ta espa ilol ,·1 '-!e l,·t ' ;\
oor ~lJC fll:J.. na

'
l[··
~
~
~
UNTVERSID i\ D E NCA R GA DA DE L \
I~-.nVIEDIATA IU.:IJ.'\CI(JN CO:N L A B . A. C. ,
E S TA IN TE GR AD:\ E N E L AN'O 1951
I'OR LOS s E ;:;o R E S SIGU I EN T ES:
~
~
i
en do s v o! Ú menes « M

DEL
tSS "- l' l l lll S' o 1l cmni J•

~: ·:.<:r Ofü"l1fí>: ~
P. J O;; E A.
\ .\\ 1·1.• \'.

~ Excmo . y Rvdrno . Sr. Dr . Fr . FRANCISCO B ARBADO

\J.\
~
\:·1',,'._,"•,,Jr1.: ).•.·.:·.' ,. ,,''
· -
rc.-1~
., .. •.-.',·_:.C.·.);!
•.11·.· ,,.: ';f:., ~:; ,~: ' ;;~",~~:'.,;~S'""
C n ncill'<
- 11.:no . ~C::r . D r. Gru:c01no ÍlL:\~;TRUEY,
'1 r1

~\ \
U 1

Redor
- ·r
:'\jagní:ico . ~
I'

~ 1 ·vocAJ.r~:~-~~ l~. ·n Dr . 1\U.R ELIO Y . \I·~GUAS:i S. 1. , Deca·11 0


~.1. 1\ de /u. F acu [1,,:I· de Tc ol o,_ç:··fa; T~ . I>. Dr . l\'IARCELrr.YO CA-
~ m:rm.os , C. TvI . F ., D cccno de ln F ac nltnd de D crccho ;
~1

1.l\ R . P . Dr. F r. }ESÚS VALHUE~'IA, O . P ., Dcca.1w de ln


,, F ncultn d ele F ilos ofia; R. 1) . D r. Fr . -~~LJ>ERTO CoLUN -
~ \ GA, O . P., CcLtedráLico de So..grnlfo. E sc rilurn ; r ever cn-
'' 1 elo :P . Dr. D ERNAEDINó LLOI<ü\, S. I. , Ccdeclráf:ic o de

'1\
t._A H is toria. Eclesiástica.
~j 1
•;\
~ >'1-:f•:Tfltn O: :CvI. I . Sr. Dr. L ORENZO T URRADO , ro csor .
t
'.:1_
'. ··,1 ·"',,_· - p f
E DITORIAL LA EDIT O RIAL
\!
il 1-I E R D E R CAT ( >LICA, S. A.
I' S . .r\ .
l\UDRID :\ICMLI
'~ L A :M!\:DRID _ MCJYILI

t~-=- -- http://www.obrascatolicas.com
:::-q:.fiiii.~~···iii•'•••..:1:t-i w.»;;·ei'·'""'""R,...,_ _ _.,,..,,,.,.,,"''"'"'"''*"'"""'""'',...,_,"''..~..,~,,_.,"""''"''"-"'""''~~~~ ' ~ ~:~ _ : •.:~:~: . ~:. ~::~:~:rrrr :·.

I N D 1 C E G E N E R A L

~ (f1f1:ij- \ 1. ~g~T ~\1r:


DR. ,\nruo Rrrz \' AtDI\"IELso, Pági na•

Cens or. Prólogo a Ia edición espafi.ola ......... ...... .. ....... ........ . , . xxv

TOMO 1
Pró logo 1
Prólogo a la segunda edición ........... ..... .. ..... ... ... ... .. ... . 6
L ibras y a rtículos que se citan ... .. .. ..... ........ ..... .. . 7
I ntro ducción ... ........ ....... .. ...... ..... ...... ..... ... .. ........ . . }7

Tmtado [.-Visión general


LVl-l'J.;JM.I. h n E:-i"f :
p. V lR( ;'[ LlO RE \ 'Ul·J,'L\, P ART,El J.-La m isa a través d e los s iglos 27
P ro•' · d e Lcôn. 1. La misa en la Iglesia primitiva..... ... ..... ... .... ..... . . 27
Las elos con sa.gracioncs, separadas por la cena, 2·8 .- Los ritos
de la. cena pascuo.J judia, 29.-El s itio n atura l de Jo,s palt'tbras
consccrntoria s , 29 .- GCómo interpr etar el mand a to del r ccuer-
do ?, 3'0.-«F t·acci ón dei pan», 3h -~Fornla r.xterior dC'l ba.tlflllf'-
te, 32.- El tes timon io de la ccDldajé», 33.-El testimonio de San
P a blo, 3'6.-Confirmad o por S an Hipólito, 3!L-Se forma la <(n. c -
ción de grv.clas », 38.--La curva de s u evolución , 38.-Desap arcce
el cará cter d e banquete, 40.- IEI ágape se scnar:i de la Encaris-
tía, 41.--ffi:l diálogo introductor, 431.- Las lecciones enlazan con
la sin a goga, 44.-El agra decilniento preval ece sobre la id ea dei
convite, 44.

2. De San Ju~tino a San Hipólito de R oma


Primera descripción de la Euca.ristra., 4?.- c(Eti caristi a» , 4\'.l.--··Ac-
titud básica dei cristiano, 48.-Sacritlcio es piritua l, ·5 0.---S'in ex-
cluir la ofrenda nutl.erial. 51.-P rim cras expresiones o bJativas, 52.
J~\H 1 f{,_ !'[...í.\T '! ilZ: R e c·h :r~m ndo un fa lso espiritualismo, 53 .
+ Tos É I\Lu.d .1, 3. De San Hipólito a la r amificación de las liturgias 54
Ob. a11-x. y l' ic. gr.1/ .
C arácter d8: San Hipólit.0, 54.-.Su s. náfora, 56.--- U n modelo en tre
i\I atlriL1 1 25 111ayo :r 95r . muchos : cara.cteríst.icas, 57.-Tres t ip os de aná.!orn s, 59.-Norma.
unificadora, 00 .

4. La misa cn Ori ente a partir del siglo IV 61


C ausas de la unificaci (m , 61.- El ccEucologio» de Sernpión, 62.--
Su oración eucarística, 63.---Las «Constitu ctones Apm;tól icas>>, S4.
Precursores de las liturgias egipcia y a ntioque!la, 66.-San B a-
sillo perfecciona una. liturgia, G'7.-Controversias teológicas ma.ti-
z a.n las liturgias, 68.-Repercuten en la frecu encia de los f' a·
cram entos, 69.-Fomentan el esplen dor de las ceremonlas. 69 .-
Separan a i pueblo de i altar, 70.-La liturgia sirio-oriental. 7! .- iLa
lit urgi a s!r!o-occidental. 71'.-Las litu rgias egipcias, 72.- La !Itur-
r.l a biza ntina, 73.- -La liturgia a rm enia, :;3.-La mlsa bizantlna.

. T léfono "5 II
http://www.obrascatolicas.com
Madrid
antemlsa , 73.- La misa s acrifical, ?4.
-- --GRAflc,\:; . :;; E DR lJ c\, S . A .-IlHZn, nI.- - e •
OI.
lHDIHAoW ; o ntt p; ;;;

VI ÍNDICE GENERAL !NDICE GENERAL


VI1

-
Páginas
Lyón, Sarum 14 Páginas
5. La misa latina ~n la antigüedad cristiana .......... .. Avra nches, l<Í!I. 7 .- Infiuen cia dei
75 «Micrologus», 148.- Juan de
Penumbra esclarecida de pocas citas, 75.-Liturgia milanesa, ?6.
Liturgia mozárabe, 76.-'Liturgia celta. ?7.-Fuentes de la liturgia 11. La misa en la época del gótico
ga!icana, ?7.--Sus características, 78.-El problema de su ori- ·º ºª nueva época 149 . .. .. .......................... .. lfl
~en. 78.-Decadencia. '19.-Desarrollo de l as misas galicana y mo- tenor, 150.--Los mis~l .. --E.sp 1ntu con1uniturio de .
zárabe, 80.-Característlcas, 61. 1e bran te, independizad~::;:, 150. -Precursorcs deJ mi.sal la _evoca. an-
ademanes 153 L de la «Schola» 153 M . . ' lb1.-EJ ée-
6. La misa romana del siglo III al VI .......................... . lles, 1'5.5,_:._L . -;;: ~- alegoría.: nuev~s a~:--- as osculo~, cruces.
82 la entrada e~ aLgoria : e! ca mbio del mi ss~~ectos Y mas deta..
Sin transiclón, 82 .-Hipótesis dei canon, 82.-lCUándo se pasó Ruperto Tuitie;~~ .s:~~as~nc.tórun1, 157.-ifiono'ri;-si·s:Lª alegoria ;
dei griego ai latin ?, 83 . -Prlmeros elementos dei canon. 86.-El EJ simb olismo m:oditi oc~nc10 III, 159.-Los colores 1·~c_arcto, 158.-
texto de Ban Ambrosio, 85.--<Cufi.ndo entraron las s úplicas en
el canon?, 87.-Primeras noticia s de la estructura dei canon, 8?.- f~rí~is~61.~~eo.c~ióp_ -~ ~col~~ti~~~a~~~~· 160~.-~risi~ u~~lc~!· ~f;~
El canou al principio del sigla v, 89.-Puntos de contacto con la hu ellas 'iJ~62.LD1v1swn escolástica cie ~:ent:tnos e::;colásticos de
liturgia egipcla; características, 90. - Las oraciones sacerdota- sión 1,65 - T--J .ª ale~oria se cxti~nd e l6"1UI::)a! .16?··-Sin dejar
.. • · ema ceU"craI. 'a .,,., ·,- . · _. . -:1:.- N1m1eaact .
les, 92.-El problema de la oración común de los fieles , 92.- La m1.sa 1>, d e Calderón 16 . . . J. _IL... 1. m, H35.-«L os 1~- t . Y confu-
misa rom a na a fines de! siglo v, 93 .-Los cultos estacionales, 94. ~re;;;en~ia s:::crame~tal ºd;L~r~fr:gt.r:ía_ crea nue vas ~ ~~~ ~~~~ de la
J1 a , I6B.- M1lagroo obr d s to, 168.-Reacción cont
1
as, 167.
[1. Los libros más antiguos de la misa romana ........... . 95 la forma l70- . a os por la hostia Ie9 ra la here-
Pl'edicaddres, i n".:'..~" d e.• ver l.a forma, 1~0.-F--iLa eJevació n de
Las divers as clases de libras, 95.-El Lconiano, 96.-El Gela- genufiexión a nte el :a~~;~ ant;e el San tisimo ::~~r~~~ia ~~r los
slano, 118.--Las dos redacciones dei Gelasian 0 , 98.-El Grego- Las prímeras me!od ' ' ' nio, 1'13.--secuencias t. ' 1,~, .-La
riano, 99.--Los libras para las lecciones, 100.-El <cantiphona- El . «Chorus», 176.-~~: ~Teg ori ana s . 174.- Can,toy d~l ropo~)J, 174.-
le•, 101.-El «cantatorium», 102.-Los <cOTdines Rioma ni», 102. JJo hfon ia, I 77.--Valoració~otJ!º~· 176.·: -Prüncl'os ]Jl'inc~~~~~· ~ %.-
a pohfoma, 178. , e .._
8. El culto estacional romano del siglo vrr .............. ... . 103 12. Fin~s de la Edad M d.
l Por quê e! culto estacionai domina la evoluclón poste- Otoüo de la IEciact M edi . e~ ia y reforma tridentina ......
rior?, !03.-'La procesión a la lglesia, 10~ . -Preparativo s en la de la m1s a» 18ü L ·- . a, J. 7... .- Los <<rpericula» ,.., 179
basílica , !05.-La solemne entrada; honores, 106.-«Kyrie», «Glo- 1'82.-Voces 'cte ~hr~! m1sas gregorfanas, 1·81.~·Áu~·.g ·-···Los- «frutos
ria" y ornción, 1<18.-Episto!a, ev a ngello, 108.-El Ofel'torio, 109.- ma católica !B!i -iL • 183.-:-La Reforma 184 -r , lento dei clero.
EI canon. 1<10.-La fracción, 110.- Invlt.aciones, 111.-La comu- no, 186 -E1' d . a conus1ón inombrad ' . n-.entos de r cfor-
nión, 111.- Valoración, 1<11.-Dos ceremonias nuevas, 112.-Infiuen- n.uevas · «Rubri~~:t~e~!~-a~Oi~cilio, J.87.---iEJªm~~~l ~e c;;~cilio trid en ti-
c!a griega, 112. cias, Hl9.-Consultand; a e~» , 7.88 .·-·Supresión de fieot V, 186.-Las
reforma 190 -s . n lguos manuscrito . '' as Y secucn-
9. La misa romana en el imperio franco ................. . 113 «cáliz» , '19 2 .~Ro~~ ~~rinc:p~les t~nctencia.s, ~~/~-Lí~Jit_e~ d e la
gregación de Ritos rese1 va_ la ln icia ti va 19'-' LasC!.1E'.s t1 ón de !
Los francos adoptan la liturgia ro1nana, 1113.-Interés exclusi~ ce, 195 . ,' 93.- D1sposiciones iJ a~t'ifi· .ª. agr ada Con-
vo por e! culto pont ifical, 114.--Suma reverencia ante los tex- cias, 194.- Balan-
tos. 115.--Con todo, cambias fundamentales, 115.--Ca ra cterís ticas
de los cambias : predileoclón por lo dramático, 116.-Aumenta 13. La mi_sa en el barroco l
de las oraciones, 11 '7 . -Pasaj es en que se insertan las nuevas ora- rac10n .. . .. .. .. . . . , a Ilustración Y la Res tau-
ciones, H?.-Las apologias, 118.-La «Misa DJyrica», 119.-Rat Es tabi!J zación, 196 -· .......... ....... . ... ..... . ........................ ..
·p s!oológica de las apologias, 119.--Cambios eu las ldeas teol~ barroco. 197 - E! . . Ban oco y htul'gia l 6 196
gicas. 120.-lEI !atin, lengua sagrada, 121 . -Método diferente er clón dei ord!n>iri~'~!º~·'º d e Bérune, 198 ..'.....s: ;-~Íb teologia del
la m.!s ión de los eslavos, 1<21.- Nueva concepclón de la Igle
sia, 122.--Nueva interpretaclón de la consagración, 122.-El pue-
S
~1a, t2()0.-Devocionarlos ~o;ms~. 199. -H eren cias de
ª7 os en lengua vulga{., 202:::::.L
1:
is1ones popufares Y liturgia 202 e-
k3ct:~a~e-
blo se separa dei clero y altar, 124.-La presencia r eal, en primer
plano de la atenclón, 125.-El pau ázimo su bs tituye a! p e.n or- ~g o de oro de la polifoní . a comun16n fucra de l a mi• .. -
dlnario, 125.--Cambio en e! rito de la comunión, 126.-La r eforma
ma, 205.-Las !oJesias b a, 204.-Secularización de 1 sa, 204.
mento, 207.-- Pri º arrocas, 206. --G lorift . a poll!o-
car o lin~l:i.: particlpaclón de los fieles, 126.-Apunta l a explicación canas, 209.-1La i'{'e.~os es tudlos litúrgicos. 208 ·-c-~~ón.. dei Sacra.
al egórica, 128.-Los precursores, 1'29.-Alcuino y Amalario, padres tlcipación de los ~' lraclón, 210.- Postulados de. l'ef '.l' g1as neoga!i-
de la alegoría de la misa, 129.-Las diversas clases d e alego- loración 214 R et es, 212.- EJ canto en lengua º\ma, 210.- Par-
ria, 131•.- Una mues tra de la alegoria rememoratlva, rn1.--su- no 218 '._Co . t - es auración católica 215 v~1 gar, 213.--Va-
sig,los pasad~/ª ~f pa rticipación dei' pu eb·1,;- ~~viml"._nto cecllla-
pervivencia de Amalarlo, 132 .--V:>loración, 13'3.-Centros de cul-
tura . Intercambio, 134.-Primer document o de la misa francorro- co, 2Js. 7
• "' · - Gueranger, 21 '1. - T 'd.~ .. · -~noranzas de
/. m ana , 131;. r n. ic10nu.l1smo filosófi-
i
/; ·
10. La misa francorromana, punto de partida para la l4. . La mlsa desde Pío X .. . .. ..... .
~·:· nueva evolución ............................. .. ................. . 135 M:entos de Guéran
El decreto de Pío ' ge r, 219.- Rcstaurnción del r
.... · .. " .... ...... · .. •
.
219
Las ruentes prin·cipales, 11>5.-Características dei nue vo tipo, 137. Y movimiento litúr~c~ob~;l Ja comunión frecuent.f ~ggr~o, 2J.9.-
Pasa a ItaUa, 138. - La misa francorromana se impone en â.~co22:21'.-La
M misa dla!og~d~Br:,~; .:~~orla dei movlruten~g'~~~ór~
Roma. 138.-Dacadencia de Roma, 139.- Intervención benedicti- • ·.- isa cantada d . . .· n orma· Ia mis
na, 140.-Inlluencias políticas, 141<.-Múltiples tipos. 141.-Las f ór-
mulas cortas, 142.- Las liturgia s monásticas; Cluny, 143 .-Cis- ;;~~fe~a d~e e~~a le~olucÍcin".ezgwª.:_~~;·--;~1~gi~";,ctój~fi~ft:-N~c~:i~~",j
http://www.obrascatolicas.com 29
tercienses, 14.4.-Cartujos, 144.-Premonstratenses, 145.-Domini- Iglesi~~
ventud de la
227
·-El peso de los siglos, ';2':i.-2i~·j~!
cos, 14{'.l.-Franciscanos: el <cMissale sec. usum Rom. ouriae», J~.
"
·-..,:;:

VIII ÍNDICE GENERAL


ÍNDICE GENERAL

nes dei ordinario dominicano 303 L . - - - - ··


PARTE II.:-lLa misa en sus asipectos principales 231 dei culto divino, 304.- La ~isa . - a «missa lecta», nueva base
gativ as, 305.-Se reducen Ias difere1:::~or pierd~ .. mt~c has prerro-
1. Los nombres de ' la inisa ...................................... . 231 tes
ria,
seg1ares en ambas, 306.-RazonI:~~ ed~ el
307.- Los estipendios, 300.
lit? ·
la
u05.---:-Aj' Ud;~n-
çclcbrac1ón dia-
«Fracción del pa,n», «cena dominical», 231.-«Eucarist ia» , 2 32.-- ..
«Oblatio}>, «Sa-crificium», 232.-Nombres orientales, 233-.-(cKurob- 6. Div-<;rsas form as en la participación del pueblo
ho», «Sacrum», 234 .-«Dominicum», 234.-«·L iturgia», .235.-c<Actlot), 309
235.-«f3inaxis», 236.-t<Missa» = despedida, 236.-<"Missa» = bendi - mu~~~cis~~l~ p~ obj:tivo, 309:-~ímites entr e Ja. Iglesia
c16n, 237.-«Missa» = función relígiosa, 23'8.-«M issa» = misa, 238. • .,. . - r que se supnn116 la a n i· igua d . . ~· y el
~r~en de e!l.trada y salida, 3111.-;,Cuándo" ;e JSCip1ma .• 3·10.-
2. Sentido de la celebración eucarística. Misa e Iglesia. 239 fi e:es?' 311.--Las aclai:naciones 313· - D " puectcn r ct1rnr los
e.sfuerzo de Ia reforma carolingia 3j4 -~Êlaparde.ccn. pese a l ts-
Razón y particularidad de este capitulo, 23-9.-El recuerdo t os, 315.- - Acciones c;rtcriores ')-16 ~· ,_.t~ lor ma.no d e los can-
t an do de pie con Jn.s ma~~ ~ ;xt~~i~·~ Uc co rpo:·.~~l, ~ ld. --Es-
1
dei Seilor, 240. -Victima y Sumo Sacerdote, 240.-IRepr e.sentación
de la pasión y victoria, 241.--In t erpr etación medieval de la mi- 1unda y estar de rodillas, 3•l7 - Po t'. ' s, 31:7.---In;_,m~c16n pro-
sa, 242.-Banquete y sacrificlo, 243.-Sacrificio de Cristo, 244.-... y blO~-) de postura, 330.--Sentido . más s u1a de tién;a.ao, Jl6.-Cam-
sacrlficio de la I glcsia, 244.-El t éstimon io de los textos litúrgi- a las orar. iones, -3 21.-Con todo si . p r ofun?o. 3'20.-iLa. a t cnci ón
cos, 245.-El testimonio dei magisterio ordinario, 246.- La d oc- ción a.leeor~ca.. 3:'2. ' gue dominando la interpl'eta-
trina del concilio triden tino, 247.-Teorio.s s obre Ia esencia del
sacríficio eucarí:::tico, 24.6.--Conmen1ora ción objetiva por Ia acción 7. Día y hora de la celebración
del misterio, 24.g_- J..: a consagra.ción, oblación distinta, 21t}.·-- 323
Esencia dei acto s ae-rifical: destrucción, 250.-lnmutaclón; intrn- O bUgaeión a la miRa domi niraJ ·~t') 3 ~
ción sacrifical, 251'.-La consagración: acción inn1utativa, 25'3. --·-
Sacrificio de Ia alia nza, 254.-·Sacr ificio, signo ... , 255.- ...<ie un a
dete:r mina.das éiJOeaiJ del atío ?; 4 ·u; ., :.
·:-,- Y en las fic·s tas y
di:aria, ~1,2ri.-La.- tercia, , hora . P~;,f~;~d !-l ~ n.lrndos, 3.25.- .La. misa
intención s &crifical nucva , 255.-La Igleúa se ofrece a si mis- demás horas, :l2'1 -La mica p·"· bÍica· ª. P.j~"" la m1sa, 326.- Las
ma, 256.-El celebrante actúa en n ombre da la lgleoia, 257. -- gi~da, 3'28.- -Crlte~lo actu~l. , 3 ,~~ - L i.:ne:; e su sH~ación privile-
El s imbolismo de la.s ofrendas, 258.-La Iglesia, victima con nusa diaria, '3::n. · a mi .. a vesper t.rna, 330.-La
Cris to, en la cons::lgración, 2~5g .. ~iE l particular, en la con1u-
nión, 260.- Nuestro 3acrificio , acción libre, 261.--Sentido del ofer- 8. Condiciones del recint o ............ .
t ori o, 261.- Lo que ::iC exige para tal participación, 262.·--Di- 332
ver :,3s clfü:es d r. r eunione8, 263. El cu!to crbti:tno no está. li "'d
Mesa Y r ecinto, gérmenes d e 1:.,. a~ ~itu~ .. ll·1.ga.r d e ~rrmln ado, 3'32.
3. D e la asamblea litúrgica primitiva a la misi'I, so!enrn e. 263 idcas encarnadas en el templo c~·i~ t· et..;tu.1a') criRt1an~. 33.2.- -Las
ediftc_io,. a 1mttación de los ten;p·1 0 ~an~ivo3-.,3.-Santillc~ción del
Diversas ch.\Hcs de concelebración , 264. --Auir~ntico s r estos df' los tres prim ero~; :dglos. 3. 34 .--l:a;l sac:er dot s,. 334.- EI altar en
Ia antig u a conceh:h ración, '.W7 .-Ejcmplos ele la histor ia, _ 268.-L:i
0
o d á.ndoJe 1a c.sr,aida ?, 335.-- (.Dónde . f·
Gde cara. al puebJo
m esa, .3·37.~Bn rll. nd illas, gradns b 336
comunión de los ministros, 269 .---lLa mü;a solcrnne, oficiada por un pres b1t.erio se st·pan1 de Ja. nave, s:.._~~ oca : 1 altar ?, 336.-iEl
simple pres bitero, 270.- Poca s difcrencüis res pr:cto a la cpfacopa-1 , Jd. . a1ta1, actorna.do como
!11.-Transición a la actual misa solemne . 272.-Ultimas inno- ábside, 338.-- EI al t a r sc"u 'cro' ' d "' aq~rno, 338.---El fondo dei
va ciones y estabilización, 273.-Frecuencia de l a misa :·:olemne, 274. CJUia• encima d ei alt,;r ; ··~ 1 ' rc:tabl~. n;~~:ir, 338.-.'l.rc:ts con reJJ-
L a segunda n1üm conventua1, 2'15·. --- l~nt agonis1no entr~ cl cul t.o
s olemne y la cura de almns, 277.--- ;,Por qu ê eI culto ~olemne per-
dió i nier es? , 277 . ·

4. De la misa presbiteral a la misa cantada ............ .. . 278 Tratado ll. - Desarrol!o ritual
N e cesidacl de cultos más sencillos, 278.--El papel d el diácono PARTIE I ._JLa aut.emisa .. ....... ...... .
y dei Jector, 279 .-Los corte~ en la misa presbiteral , 230.··-La ····· ····· ··· ······ 343
mis a propia de los conventos, 281.-La misa en el c:unpo, 282 ... - -
N.atu ra. l tcnden cia. a ilnitar la nüs a solemne, 283·.-Las igk:::-ias S EccróN I .-El rito de entrada
parr oquiaJes imitan e1 cult o solemne catedralicio, 2'84. .
.............. .... . .. . . .. . . .
343
5. De la celebración eucmistíca en las casas particula- l. Idea panorámica de la antemisa Y :ritos p1·eparatori~ 343
AntemH;Ht Y misa sacrifical f
res a la misa cantada ..................................... .. 285 antenlisa en tiempos de San A, . u_nclones s eparada s, 344 .--La
oració n final, 345.-Más Y m . gustm, 344.-Lecciones, cantos v
Misas en casas partic ulares; prohibicioncs, 285.-0ratorios ;
p ecie de hora canónica. 346a~~xord1ot5 ' 345.-En Oriente, nna cS-
antigu a costumbre r om.a!"la, 266.- Mi.sa en los castillos; oblign.-
ción de asistir a la riar;-oquia._ 287 .- Legitinüdad del sa.crificio par- de entrada, como conj{1nto ." laa «en rada m enor}), 346.- El rÚo
Ucula r, 288.--La inisa e ntre semana, 289.-Aum.enta el número Ia_ colecta, :M?.-El «Gloria; no l~olf,cta: 346.-Los klrtes exlgen
de m onjes-sa.cerdotes, 289. --El deseo de misas votivas. 290.- Las c1on exterior convertida en rit n pide, 348.-~l Introi to, ac-
gradas,__35C>.-Un ccremonlal de o, . :t19.- Las. or ac1ones ante las
prime1·as noticias de n1foa.s por los difun tos, 2911.--Series de mi-
sas; cont·a~i.o s, 292.-La misa votiva, 293.-Los formularia s del clón . htu rgica de un prelado ;;f'
a D de iglcsrns , Z50.-Recep-
tas , 352.- La colecta expresfón 'd l '·-:- os exphcn.ciones inexac-
«Liber za.critmentorum» 1 .2'94:.--Misas para sólo el celebra nte, 295.-
Celebraoión repetida, 296.-·Aumcnto de a ltares, 296.-Prohibicio- aparece la solem n e' entrad a 35~ a l.dc-a. comunit;;'J.ria, 352.-Des-
nes, 297 -~N n~ vo aumento de alta res, 298.-Problemas arqultec- 353.-Rep er cuslones sobre el 'rito, ·3~4azones de ln desaparición,
tónic os. 298.-Balan ce, .299.-1Reacclón · contra la «missa s o!ita-
rian; 3()0.-El ny udante, clérigo, 302.-Las nuevas dispos!cio-

http://www.obrascatolicas.com
l !
ÍNDI CE GENE R AL ÍNDICE GENERAL Xl
X

Página•
Pági n as

35õ mingos d espués de Pentec ostés 424 Em . e el celebra nte a


2. «Praepar at io ad missam)) ·················· ·· ···· ········· ··· ~:~a<le~ introit~. 426.- 0 Por qu é 'no h;~ iJ~o'í~o
en la mi s a del
«Asperges )} y «Vidi a.qua rrrn, 35r) .-- :?.l ~. i;<.t:<.•:':: -; u :-;l) de l sacra - rio ' 4.?'J S~nto ., - 4?G.-- L.a primera pal:Íbr a, nomb r e del formula-
m ent ario d e An1 ién s, '356.--·Ú\ \<pracrini:aLi~\1 de l <( Ordo m b sae» , "" .- · a scna.i d e l a cruz, 42'1.- i.EJ sitio, 421.
d ei gru po d e Sé:ez, 35'1 .-Adi:cionrs f•O~.;terior<-!S, 357 .--Oración al-
ter nada.. 35·9.-La «O ratio S. An1b:rnsii», 359.-- 1-lcdi tación en vez
de oración vocal, 360.
36l
9. «Kyrie eleisomi
.
Los problemas del «!~; :;~ . ;;~i·:~~; ~·;~ -~··, ~"
1
Modelos precristianos, 429.-El testil~oni~ dori~en . one~tal , 429.-
...... ·.
~· .
428

3. E l a cto d e revestir se los ornamentos ..... .. ... . tania d e las «Constitucion . e Etcna, 4"9.--La Je-
clón a Occidente 1'30 La. i!t a~ostóllcas », 430.-Su trnnsplanta-
Vc r,tidt:ra.s es t ili:ladas, 361.- C ingul o, a m ito y easulla. , 36-2. --M o.- «Deprecatio G ela,q ii» ·:;;.) La a~1: ~n ritos occident a les, 431·.-·L a
nípulo. estvln. , 362.--tEl poner s e los orn a m en tos se conv iert.e en En el cul to públi~o ~o ;~-;;;r~ sti eoam a e~ el ofic io di vino, 4:34 . -
r ito, 3::;2.- 0 tr o.s ccrcrnonias preparat orias, 3G4·.-El ·amito, 364.- - al obisoo Ju a n 4i - R emi .i ~ e '. 4 3 5 .-1Un. ca~ta. d e San Gn~gorio
5
1
Los kiries inte~sificánd~se º :c~n~~as d~ la lc t.~m ía en~er~, 4.3G. -
El m a n ípulo, 305 .-Costumb rcs de vestir en con vent os m edieva- 6
l cs, 3·6 6.- Interpret a ción alegórica de las vestidur a s, 366.-0r a.- tre el «K yri e» Y el (( Alleluia » n 4-i~en~{zan,:. 4~ 7.- Para ielrnm o <.~ n.
ciones a l ves t ir se el a mito. 357.-El cingulo. 369.-El m a nípu- Rom a ni», 439.-La trip1e rep'.a.ti ·6-,
1 «K y ne» e:i los (<O r dincs
l o. 370.-iLa es tola, 371.-La casulla.. 372 ..- La fórmula «Fa c me.
4
09 .-Can t o de la «Schola" Y ctel c~l~r~ ~.ie~Utacrón trlnitaria,
que.e&O)}, 3'1'3.-El bonc te. t374.-Balan ce, 374..- iEl reves tirse y la ter n ar los kiries 442 La" m elo r • · · as m a n e r as de a l-
« pra.epa rati o a d missam », 315.-El pon e r s e los ornam ent os y nominaciones, 443.-T~-;to ;;)d.e e ia~ a ctuales ; . ori gen de sus de-
el salmo 42, 376.-Por qué el oblspo se p one el maníp u lo ·ctespnés r~es s e aplica t a m b ién a s u rec~~ c1.<~tIn opo», 4-43.-El alter n aT los ki-
cn el a ltar , 144.- m sit.io, 446.
del «Con f1tcor», 3'77.
37$
4. Las oraciones ante las gradas en su plan de conjunto. 10. «Gloria in excelsis» ........... ..... .... . 446
L ou <~.na.lmi ídioti ci>i 446 -La s ed . ·.. ........ ... ·. · · "· · · · ·
Aociones se acompafian de oracioncs, 318 .-El sahno <<1Iudica» Ca rac t er is t.icas : po r Cri's to ~ D~ o~ ; ad acc1~~es sina Y gr iega. 447.
y la ora ción «Aufer», 319.-El «Confitc or» , 380.-«l ntroibo ad o.ntlguo com parado con el de ' «C /e,Al 4 .-- EI. texto latmo más
altar e Dei», 3'81.- Con'ftanza, 381.........,..!Riazones para recita r el sal- sión del himno. las dos .~ o . exandrnlUS )) , 449.- -Di vi-
mo 42 sólo a l pie del altar, 382.--La· a nt ífon a como versículo, 3'83. tolôglca. IRefiejo. de ·la ecoi:~:rin::ra;e parte~, 450.--La par te crl s-
«Jn nomlne P a tris . .. >>, 384.-0tras aií.adiduras, 38~. mensaje a ngélico 452 Las e~·p . nu es r a sn.lvactón, 451.-El
386 enumeración d e l ~s no~r~ .... r ~ston e: d e a lo.banza, 4..63.- La
5. El «Confit.eoT» ............... ... ... .. ...... ... .. .. .... ............... . t-0, 4fj~.--P.rofesión de la u ; icrc:'aJ1'g: · c~!t;r,~s noml~ r cs de cris-
dor, 406.-·.El final majestu oso, 456 -E~l T ~ mo S e n or y S a 1va.-
Origen , 3H6.-lLO. f órmula primitiva, 3'8'1 . -T r a nsi ción a l a f or· hagüu, 46'1.- ·Gi.En qué mieris 8. : ~< u so 1:1s sanct u s » Y el <<Ta
ma a ctual, 300.-·-Significación del «Indulgcntiarn», 3.B9.- Confc- ria »'?, 456.- ~~l s ir.!n en qu~~~ s e aec1a -~nt1g uan:iente el «Glo·
si6n y petició~1 de intcrcesión , 389.--Los n ombres de s antos, «Gloria)) ?' 4ti0.--Los «trapo~>) d; l caGnlt,a~. 4;,Ll. - l Qu1é n cantaba el
391.-lRiito exte rior, 392.-·El {(,~1ir;ereatun) y sus va r iantes, 39~·.·­ ' • <( •. oria», 461.
Anti gu a.s redricc~cncs del «In tlulge n tian1 )), 3'95 .- Int erpretacioncs
med icvales , 3D:l.-· ·Ccrem on ias r1a r a destacar el «Indulgcntíam» , 11. La cclecta Particip:i,ción de la comunidad 462
396.-0tra s a fla cl'. d:u as , 3,91. -P.,cflejos de una é poca pre cs col ús ti-
La primera orac ión nropia del c e l~ b t"t Pt P .
ca , 398.- Los verr;ícu1os antes d el «Confitr.or », 398 .. -Los ver::-.ícu los dei nombrc «Ccllecta», 4 63 -La f n 10
... - d: ·· 4G 2 ..-El on gc n d el
ant es d el «Aufcr », 400.--El «Aufcr a n obis », 401. 464 .-S u senti d o. 1.65.·-··l!:l ·origc n ude~ ~~-el. ...~ Dorn1~1:is vobis cumll,
402 Su contenido crisioí ógico, 4(Jl).---E l {(F ax« .:,~~:i..' 11s P. vo m scum» ,. -i.6G .··· -
6. Salutaciones. El beso del altar ........ .... ....... .. ...... .. . terior; s itio y nd cmán tx · . t:' ._,,_ns ;i. 4.).7 .- ·La acc.16n ex-
tuo», 468.-Invtta cioiws • a l~.-~~cig~1iu:~;&.c :.~n ((Et. cu~n spiritu
4

11 . ~ ', . :__ .. ;~ inclicnc1ón de Ia


Salutaciones entre el celebran te y su s minis tros, 402.-El 1ntención, 4'11.--El <(F'l ec tam us
beso del ev angelin.r~o. 403. ·- El hes o del crucifijo, 404. - El bcso del El a.rro d illarse se hmi ta a. . o~~s u~~ -: r ti1~11u ~is :l)a.:i.·al.~la.i;, 471.- -
a lt a r, 405.- VaTi:i.5 i;:ü er prc\;3:,:;i(mes de este be:rn , 406.-Las f ór mu-
las que le a compa.úu.n, 40:7.- - Aumenta f; U f recuencia , 408 . ~Inter­
antes, s.ino durante la oraci~n 4.7~-.:; ·. 4;~~~--:~<:- t.rroallfa. ya no
Xión IlO Signi.tlca omisión de· Ía ~;. uU1,1 ! ."''lé•n rl e la genufte-
pretaciones a l eg óricas y sentido verdadero, 400 . rece también el ro.to de oración /t~:~~a.1a. ' pn,~_a. d a.' 4'14.- ·:D rs ap a-
409 funda , 4'15.-La actitud cor )01~1 • ('\a, 41~.-·- .!..,,a inclinac~ ón pt·o-
7. La incensación del alt ar ..... ..... ......... ... ......... .. .. .. . . tivo de las d os clases de or~c 1on es,d~;1.Celt:ll rante. 4 7.ti. --· Di:.; tin -
Em pleo dcl incienso en la a ntigücd a d pago.na, 409.-Pri-
me r os t estimo n ios d e su uso en cl culto crisUa no, 409.-SU sim~ 12. La colecta. Forma y contenido 478
bolism o, 4.10.- L a in cens ac ión del altar. 411.- 0t ro aspecto d e su Una n. d ver tcn ciu d e S an A us t' .... : · .. · · ;~ ·· ··· · ·· ......... .
simbolismo, 412.-Rito de comienzo. 412. Jas co lcctn:1 , 4~9.--S u cará cter ~e .1~ , 4'7t1.-:--I!.l cs ,,~1o r om::rn o Ge
413 tiDos de ora ción, 480 .- Uso d e 1 o1 a ci.ó n . 1mpet.ratoria , 'lBO.---Dc;:>
El canto del introito ...... ... .... ...... ......... ............... . . i!l contcnido àe Jn. o1·ación l a J <{~ 1.ed 1ca c1ó n r elativa », 481.- -
8. tica. 482.- ·-iEl «cursus», 482 -·~~s \~a :· 1 ~ º' 48:?.---S u forma cs t ilís-
Ad ap tac i ón a l luga r, 413.- Ambient e em ocional, 413.- -:El t exto,
ción snc·' r ci o t nl. 4B3.-El <(~ccc~l;u;:111t4e:4 ~_::a el • arte de la ora-
torn a do de los salmos, 414.-·-El m o:io de canta r , ant ifon a l, 414.- clô~, 485.-Expresio nes antitéti cas da .. t. ~·~ . ,º b Je t.? d e ... r :t p r~t.i­
L a n oticia del «Liber pont ificalis» . 415 .-El ln t.roito cu el culto c~c16n d e Dios P ad r e. 486 ---C . \ªe ens icas .. ~..1.'88 .·- ·.L 9. in vo-
est a cional, 416.- i.El salmo se reduce a u n versículo, convirtién... c1s ando el sentido de «Per . h ),1.st~ , n .1 es~ro med 1 ac~or . 4.n.g .--· -Pre-
d ose e n cant o inic ia l, 41'7.- iLn que boy qued a del canto a.nti~ c0ntenido afec tivo del «Pe~ ê~:;~1~?1., Dom1num n os t r u nrn, 4·8.S .····-El
f onal, 41S.- Amplia.ciones p oster io res, 419.- -Los <(trop as », 420.- O r a c16n d e la I glesia 4.o i S ; t;.n1 Domlnum n ost r unn , 490.
Interpretació!l de a lgun os intro ltos , 421.-0rigen d el ~Gloria c idad de la orac16n .• v~ri;; acrr _0 .. e y co:nunida.d . 492. -- J,c~ uni·
,' P a tri», 422.- L a omisión del «Gloria Patrii} , r esto del ceremoni a l n:~moraciones. 4·92.-Va rios m~~'~"c1~nes d e.l problema d e ];1 ;.; c o :1.
ant iguo. 423 .- Introit m; «regulares» e «.irregular es)>, 423·.- Algunos i 10 en la oración 494 La . e con,nemo ra r otro f ormula-
ejem plos de introitos bien logra.dos, 424.~Los introlt os d e los do-
http://www.obrascatolicas.com
' .- no1 ma actu a l, 495.-Cons ec u~ncia.s de
'"'"W"''h"',,.'"~'fl'f>~l'!'"""'l'ml'l'l'!l'lll!TlmMMl'!llll••-.11'1'!11111••••••••••••1!111••--,...
.. ''"''1tn••••thhhhHN1Mi45 Ili•Wh
li "'

ÍNDICE GEN IIB~.L XIí.I


1ND1 CE GE1'1!:RAL
X:ll
Pá ghtaS Páginas

·:crsículo aleluyátiro
l.•.J, !>53.--0rigen d • ..,e.53 . -P referencia med íeval . .
suprimir 1'1. particiµació n dcl pueblo en las oraciones, ~90.-S·· portanda e
paschal
1 e las secuencia.s. las po1 e"te ca n-
n , a. poes"1 religiosa, 55" , «prosas» . rr54.-S u lm-
distingu e por el rito la p1·lmcra oraci ón ele las conmemoracio-
nes, 496.-El Inciso eN.trc la. colect<t y la l ección, 491.-Las 557.-El l»~s~;~;tE.~~ ·~cni
de la se~u" •
Sancte Spirir~-;;;L~ 5 ~ec~~nc~
«Victimae
" erll, 558.-El «Dies Íra ,---,·~ • .uudo. Siorrn,
«laudes gallicanac)), 491.-Valoración. 400. m «Lauda Snc!a, 558.---0rígen del canto e~i 1508. - Im portancia
500 la misa en. l0Il)) da lugar a una ceremon re .. g º"º ~lcmán, 559.

SECC!ÓN II.- Las lecciones


··········· ·· ............ ..................... . la preparació~uedes~ confieren las órdenes
as ofrendas, 56L •
l~Gl5~0.,:-
.. E,l pasajc de
· ..ve emp1eza cor~
500
l. Ide::t panorámica y orígen es de las lecciones ........ .
6. El evangelio .. 562
El pro blema de las oraciones nn::clcs después de las leccio- Aprecio del €\'nng~: .... : ....... · · · · · · .. · .. ·· ........ · · .. · · · · .
~~~~gel~;:,; fJ6i. - El ev;~;~{;~ ~~ ·,;;º;~;,i,nci6n de la lcc t ura del
ncs, 500.-IEl «Oremus» y la secreta, 501.-- El orden de lccturn eu 2
cl c\llto sina.gogal, 501.-Apertui·a y clausura cld culto dnago -
g~.l. 502.-F.structura del culto cr ist!ano no eucaristlco, 503. del 'evangdÍ~a procesión r_oman a al a~;~ie
Cfj la ley del ar-
504. evangelinrio " en otr~s ritos, 565.-Las . 560.--L_a procesión
2. La selección de las perícopes ................................ . en l a Edad' Mo66d.;-Aclaarne 10nes a l final d l h onras . tributadas ul
d l e ia los caballe . e evangello 568 -e·
e evange!iar io 510 - La i ros o1an el evangclio 5' 69 .El bomo
das.' 57S.. -La bendición del di ácono, nS75 ~2.-La
Fuentes y número inEmo ele l ns lcccione:1, 504.-La seleccióu cru z 574 ' · ncensac ió • .- eso
de lo.s pcrícopes en otrr,s JiturgiHS, 50.;.-1ntlucncias del culto · .En l as sefia l de
P." tt::as la
p riv-a-
eucarístico sobre las lcccioneB, 506.-Evolnción en i o. mlsa ro-
mana, 506.-Sentido ele ia ll'ctura del Ar>ttguo Testamento, f>07.
Aclualidad ele las leccionos del Nuevo Testamento, 503.-Ccstum- 7. La b.omilía 577
bre primitiva : lectura continuada. 509. - ...Cómo nacicron las La hmniFa el . · .. · · · " · · · · · .. · .. · · · · · · · ..
pcricopes . El sistema anterior, 5U9.-iEl orclen seguido pnr l"- ttva deld obí;•. po, .' excepc1ones
modos em cnt? n.nt. iquísimo
57B.--Ra "on- de la. mi sa , 577 ... --Prerroga-
Jlturgla bizllntina, filO.-Res tos ele tal orden en la liturgia ro-
g!co de el;e~~~di~ hc.milía, 57•9.--La l1;mi~fa d~'B;sta prcrrof(ati va ;
~n ~~\~~lt scn·;;:~l
mana.. 510.--En las epistolas; el «comeSll de Würzburgo, 511. .. -
La cl\str\bución dé los evangelios ele] principio ele la Ed<id Me- rqiercti 8ión el 581".-·El sennón sd Jnufco lltúr-
dia, &l:l.-Pn plan del concilio tridentino para Jos dias entre se- l·'orrn11l:ti; p::tr8, empez al r o, e1582.- Postura cm:pornl
sermón, . de lo se ti eles
a m1sa.:
, 5B2.
583
rn:in a. , 515. 515
3. La presen tación litúrgica de las lecciones .............. . 8. «Credo» ........ . . 584
Prcce~en cia. de est~ . ·; ~~·~ ..... · · · · · ·' ·' · · ·
~1hoh_)
«Cento!lr.eión», armonización, 515.- l'órmulas para cmpezar de baut1srno de J e.rusaló cc:ón del «Gr r d o». 584.··-- '
y tei·m \n:i.r la lectma. 616.- Palabras 1w evias, 518.-© prn\Jlcma lo, 5'80.- Su::; dive r sos t n , t 580.--Car actcris t ica.s de Etl s
ele la }Cngu a . Algtmas soluciones de litm~i,is actuales , fi l9.-L" nopolit.ano co : cs ra os. 586.- El • ' mb l . es e simbo-
la d lvinidacl c~p~~~? con otros, 587.__:Proi~s~ó~1ccno-constant!­
589.-Losº"~·. ,~8·&.-«Et -~st" ~~gntnado.
costumbre de Jerusalén, t20.-Las do• t.cnd cncias, 52l.--L'1 re-
cit.aclón, 522.-EI cficio de! lector, 523.- -F.l modo d~
vest.ir :;c el cte Cr18tr. , iucarnatu:; de
en't1~""' 59f . C~l
diacono y sub<.'<í:íccno a.l recitar el cv:i n:;dio. r espcc.tiva m onte to, 590.- ·La I " l · ,.-' .rn os de lo, redcnc lli . , · .: ·:---1"'\ obra
f.)~.il.--il.~1 i·-;·~·~
la epistola, 524 .--El ambón, 52õ.--- L." colocrcción actual dei el cCrcdo» y los sacram entos Es1nr!tu San-
ull\.cono al Jcer cl cvangelio, 526.-«Lado ele! evangelio» v dado (, Cufindo 'ie incorpc_:i. la nusa, 'lmo cn Oriente
de la epistol,u>, 527.-0rigen ele cs to. terminologia : B.cmigio
tR , · ... r o o. la mi-
.1. , 1 .mr.lmcnt.e, to.mlJién cn l
·· · ·
''." cn Psna Cai? . f.~3 .~: .s~
: n11c bh1 'n
"·cl··-
. •' nn~c '" misas, 594 -B·
e I•?ón, 527.-Bernoldo, 52B.-La costumi>re romana: la cátedra . m ta a det er11. l . . a rnisa l' 'l'11' na. r: a op-
punto ele -referencia, 62B.~Prevalecc la. colocaci6n del diácouo 1ttnacla l , '" , . •· ""
59u03 .--8u uso se
mira!1do 11acici el norte, 530.----iLa orientación preferente de! á b.- t61lco, .~;;,~.~l ~~~~'.~lo, 5~JS.
n
'El modo de .., lt . - s... cncarga de cant
·A vec.cs s~ "i~c~iba ~i--;.~r~ción
.. !.•! olo apos-
des-
slde hacia e\ este y la alego r ia conducen a la norma actual, 5·3'1.
DlsLinto lugar en el a,mbón para las diversas lecciones, 532.- !El ción cucar í;tÍc a1 oi «C:cdmi, 593.-El «Cr:J el «Crede;» , 5·97.-
ca, 500. --U n abuso, 5!l9. O» Y la solemne oro..-
púlpito; evolución posterior, 532.
534:
4. La epistola .......... ... ... ... .. .. ....... ............................ .. !J. Las diversas formas de despedida 600
53·~.--Los
60:.~~{"'"{ªª Ylosla
. ,
de ~.;pedir
no bautü:.ado~; _..
:;olnc.i6~00.:·
Sencillez de Ja.s ceremonias . diversos s!tios en que ·- Ti nz:·nH•:; GOl.-L
para
5~5.- lQué
chscutido,
~itos, la~ t~ GÍJa"~.:'R,-,~a
\'
se us a el «Deo grat i<iS», quierc rlecir propiamente el cera solu cióu segunda .. ;Un punto
!. tales G0 .- En de esta d es;:icdida, ter-
«Deo gratias»?. 53€. 531 4
cos t umnrc r om an a , 605 .- Ij'a
n allas. y el c.,pcc
formula nort<: ial,
de 606.
Italia, e.604..-
os La de
5. Los cantos intermedios ........ ... ..... ... .. ... .. ... ...... ... ... .
La forma primitiva del canto litúrgico, 537.-Dos testimonio• 10. La oración común de los fieles ... 607
de l a primi tiva salmodis., ú'.lS.-El aleluya, estribillo preteri- Testimonios de un . . · · ·· · · · · · .. . ... . .. . .... .
ª. orac1ón dcspués de l as 1, . . 007
~ª?'ªs d~~ac~r~n;t~ r01nan~.cr~~~:.:.L
do , 5ia.-El testimonio d e San Agustin, 539.-E-volución poste- Los. r estos de esta
rior; · e! «hirmos», 540.-!El verso o.Jeluyátlco en leis liturgias dla conales l a liturgia ·1-
• 609.-El <00rcm
or ie11tales, 540.-Probabie r azón por qué h ay dos cantos entr e e ofertono 610 --<L "
~oirnfn s~c~·ctt cará~~~~. a~ 11 1~inclplo
as e-

~:,."· d~;\:;:;~·~!v~~~!~e º:ra~7~~J;,desn~;;1;;,;-~~'st~~~bres. ~~~~~~~


epístola y evangelio, 541.---'La música cambia e! c arácter respon- de l a ornclón cambia de
sorial de los cnnto,, Z'B .. - Guadro sinóptico de los cantos r cs-
pon.scriales, 644.-·El ,;r;;,dual actual, 54~.-Antiguoselementos
·;rnnia, 61 La ·
esta
as oraclones é d • · .--Las «priê
a islaclos del canto rcsp onsorial, 546.-- El ectual vernícuio ale- .- «Orac!ón general» d , _S1 s el sermón cn Ale=
luyático, M6.-No se suprimen las r epeticione"; el «Iubilus», õ41. 7 e an Pedro Canis!o, 619.
El tracto, 543.-\Ejecución de los cantos \nte rmed!os en la alta
Edad Me dia, 549.-Los Jibrps más o.ntlguc8; evoluci6n poste 1 ·

~acl.~~l
:·lor , 550.-El cq!!_t1!l-\do del
http://www.obrascatolicas.com
y tractQ. ... 5!\ll·:-"El tel<'tç c ••
UINUH!IHltmmmlllrrtnmRL ------·- . -·------1
XIV ÍNDICE GENERAL ÍNDICE GENERAL XV
'
Pági:ia s Páginas

11. Otros elementos adicionales de la homilia .......... .. 619 r as oracic nes ; su carácter intercesor , 675.-El fin de Ias cere-
monias m ás antiguas, 615.-La distribución en ln Ht.urgia bizan-
Anuncios, 620.-Sencilla ca.tequesis popular, 620.-La «con- tina; m odo de encomendar a particulares, 671.-Razón d e ser dei
feslón general» y absolución sacramental, 622.--Absolución gene- grupo de oraciones del modelo «Suscipe s. Trinitas» , 679.- Con-
r al, 623: secuencias de la desâ.parición de la entrega proce~.ional e intro-
ducción de pan ázimo, 002.--iEl grupo se r educe a una ·sola.
fórmula, 682.- Amplifioaclones en esta fórmula respecto -a su
redacción actual, 684·.-«In spiritu humilitatiSll , pjdiendo a Dios
acepte la ofr enda, 585.-···La postura corporal. 6'%.·- La ceremo-
TOMO II nia de extender el co rporal, 687.---Cóino se colo cnbn.n las ofren-
das sobre el altar cn cl culto cstacional, G83. --E::;te ccremonial
se llena de oracfones: fórmulas pa:z:a la. hos tia, G8G.- FórmuL.s
Tratado II .-Desarrollo ritual ( contimwción) para r ecibir y ofrendnr el cáJiz, 6'89.-0 raciones rara ofrercr
juntos la fo rma y e! cáli"· 690.-0trn bi furcació n clrl ri to, 692.
«Suscipe san.cte Paten>, 002.-El «Offerimw:rn, 695.-L:.t prepar a-
PARTE IJ.--llia misa. sa.crifical ............... .. .... ... .. 629 ción dei cáliz, 695.--Ceremo n:as a.ntiguas alredc dor de l a prepa-
rs.ción d ei cáliz; el pafio de hcrnbros, 6!?6.--{<Deu::; qui h u1nanae
SECCIÓN I.-El ojertoric 629 substantiae;>. ... 693.-0tras oraciones y ccremon i8::> basu.d as en
Jn 19,34, 6S9.-La bendición del agua, 700.- P!.rmulas espcciales
para esta benclición, 701 .--La bend.ición dei (tt"{i..l a. s e h~ - cc ex-
1. Las oblaciones de los fieles y su entrega prnce;,ional. 629
tensi va a las ctemás ofrendas, '102.-Carac.tc r!:itlcn;; cic e::;ta.s
La preparación de las mat ~ri:u~ de pan y vino no es por fórmulas de b endir: ión, 702.-.:tVcni sanctii'icaton>, .7 01.··- IEl himno
si misma un rito, 629.-Rehab1litaci6n d e los danes materi.a.les «Veni crN·... t or>l, 706.
ante un espiritualismo exagerado, 630.-Lag apo1:ta,c ioncs de lo':l
fieles se convierten en ofrenrlas para. el sacnfic10~ 631:--La _en- 5. La ince!lsación 708
trega. de las ofrendas en Oriente, 63:?.. - En la liturgia gallcu-
na 6'3'4.-El te.stimonio de los Santos Ambrosio y Agustín, 63;). Origen carolint; io, 708. --Ln.s orac.iones dei ordinario àc 8{ C7., 1

En' el culto estacional de Rom a , 635. --·~.Qué se hacía con las '709.-El silnbolisrno del incienso: incienso como ofumdn., 1110.--
ofrendas que no se usaban para. el sacrificio ?, 63tL-Cómo se Preva..l ece el simbolit'mV d~ ber.dición soiJre c•l de ofrenda., '111.
entrcguba.n las ofrendas, 638.- - Los objetos que se podían ofren- Ln.s rcremonias de la incensación, 'í13.
dar, 039.- 0frendas extraordinaria.s , 641.-Un modo de soste-
DE'.r el clero, 640.-Abusos, 644.-·Entrega, de ofrendas en otros 6. El lavatorio de las manos .............. ..... ........... .... .. 714
pasajcs de la ml:;a, 644.- El ceremonlal de la entrega, 646.-
En la misa papal de las -canonimi.cion~s. 643.-El celebr ante ya iLava torios r ltuales de la antigüedad. 714 .- 0tras costumbres
n o r er.i.be las ofrendas, 648.-Los que no puedcn ofrcccr ?o- parecidas prurba.n su carácter exclusivamente simb61ico, 716.
n es, 64-9.--La frecucncia. de esta cerem<~nia, 65-0.-0frend i_i su~­ Los diversos lavn.tor ios cn los ritos oc ci d·~nta.l cs . 716.--El del
bóUca, lirr..ttada a las grandes solen1n1dades, 650.-Perv1vc~c1:i orertorio, a través de los siglos, 717.-El Iavatorio al fi.nal dei
en las mit;as . . . ativas, 65~. -4fi~stipcndioa ele m lsa y entregas ::ar.11- ofertaria ·y la in ccns ac ión, .7 18.-Las fórmu1~. s que a.compafia.n
la r es, C6:l.··- -Scntld.o del el)tip~nd i ü; dbpcs iciones m:í:i recie1. - al Iavator10, 720.-.Supres ión posterior de las fórm ulas o dei
tes, 6~4.-EI «cepillc», 655. rito mlcro. El misal de P i o V, 721.

2. El canto del ofertorio ... ... .. . ..... .. ... . . . .. . . . . . ...... ... . ... 606 7. «Orate fratres» ............................. ......... ............ ... . 722
El porl1ué de este canto, 650.-- .iEl silenc.i~i c·n Lre cl_ .ofertor io El rit o primitivo y la idea que exprcsa, 722.-C::iró.ctcr 111{1:.;
y el prefaeí.o dura:nt·o Ja Edr~tl Media., 556.-·..-P~· irncrn.s ~ot1c1as so!Jre b!en privado, 123.- No obstante, se invitaba a todo cl pue~
el ciliÜt' tiel ofert.or!o, C5T--Cu nt.o c1rrti.'.·11.n·ia.m~n te ant.donal, G'5b. ··· blo, 72 ,L - (<'Qr~1t0 fratres et sorores», '126.--·Primeras fôrmula.r; de
Pres€'nt.a ckfde r.uuy ::... ntigno fcirm:J, l'r.;.;;_)on:H~ n2.~, 658.~Razones de contcRt~ei ó n, 727.--·M ús fórmulas; la redacción primitb·a dei
estt3 can:.:.bi(.•, 659.·---V:l.ta.J.ici.;;id de 1a. entrc~a pr oces10nal de ofrcnda.s Y <f'Susc.ip1a. t» , '1,2?.- Diversos textos del <(Suscipin.t»·, 729.- i.A quién
e""...:t-0nsió11 dd car:tt}, füiO.- - Los cG<.ntnre~; L.a.cen su entrega per pertenecc prop1amentc Ia conteBh1ción?, 7'.W.
roe<tio de un re;_ff('Se~tante, 600 .--·LO.s textos del ofertorio, OG1.
8. La secreta ........ ...................... ....... .... ..... ............ .. . 731
3. La ma teria de las oblaciones .... ........................... .. 6G"
La «?rn.tio supe r obl:tt:\)), .7 :n.--Be cmw icrte en «secreta», 73.1•.
Los panes usados en la anU.güedad crir".>tiana, 662.-Ccs tum- lnfiuenc1as galicanas, rn ejor àlcho, ori.:~nUt lrs, 733. - La. secre ta
bte de seHar el pan, 664.-Pan t..zlmo, 664.-Cof;tumhres que sr se. d rf> tn ca siempr~ _entre las <lemás oract orws oh1ativas, 734.-
obs!':rvan cn Oriente en ja cor-ción dei pan, 666.-RiLos para. 1a F ôr:nu:a.s ca r n.cte::::st1cas de Ja secreta, '135-.- l .o que se p ide en
ela.boradón d el pan en mon a~ terios Jnedie\.·a}es, 600.-La e"Voluc16n la SCC!'Cta, 137.-H.edaC<'ión en plura l y fórmUl:t !l naJ. 737.- C :m-
des.put..5 de la. introduccíón del pan à zimo, 667 .--Los no~bre s m f'tllOi'UC ión de otrn.s secretas, '13'8.-El «Per on111fa saecula sa('cu -
de ia~ obleas, 6'68.-·El vino: l blanco o tinto?, 6{;.'J.-Vino d.: lorunrn y c l «O r emus », 73-8.
pa.s:\1-}, 86:J.--Ei rlto de n1ez.clar agu.a. al vino. Origen, 670.-I.as rJ 1 ~
versa.s ex:pl!ca.ciones simbólicas! 670.--La. mezcla d~l agua Y las 9. Valoración del actual ofertorio 740
luchas cristo,.ógica.s de Ori ente, 611.--I..a proporc16n del ag 1)<J..
que se echa. al vino, 6'72. Incomprcns ión del canon, 740.-Caracteri stica.s de las nueva::;
oracionrs, ?·l-1.--La cstructurn. del ofertorio, 7·lJ,.;.-Un contraste
4. La colocación de la.s ofrendas sobre el altar Y las manifle,3to, .742.- Verdadero signüka.do de las oracioncs c!el ofer-
torio, 742.-La f~nción de la secreta, 742 .- lnterpretación de
araciones que la acompaflan ............................ .. «i1mmaculata hostia» y «calix salutaris1>, 743.
Sinnúmero de orac10ne8, 673.-~i\ft rmacwnes no probadas,_ f574.
El ol r...,lmlento mudo do la propla oblaclón, 674.-Làs prime·

http://www.obrascatolicas.com
--------- ----

XVI
x v~ I
-··---··--·--·-- ·- - -- -- - -- - -·-·
Púqinas
P ág in a s

S.:ccróN n .-<cCa;i(l n actionis» ...... ....... ....... ...... ..... . . 745 6. «Te igituni. Súplica de aceptación ...... .. .............. .. .. .
803
1. I dea panorároi.ca ...... .......... .... ..... .... ........... .... .. ... .. 745 . Dei «Sa nctus» a la cons a gración, 603. - õSobre qu é idea ante-
r10~ se v uel ve n:iectiante eI «igitur»? , 804.-Se enlazan las ideas de
l..as a pariencias externas, "i4.5. - Influcnci'.as tranEform ado- acc16 n. d e gra c1as y ofre·cimtento, '804.-Se confirm a esta. inter-
ras. '1 4(l-- Los nornbre,:; antiguos , 716.- La extensión primt'U.v a del p~etac1óu. 005.--El t itulo de Dios y la fórmu la d el m ed iad or, 806.
«On. n on actiOnis». .747.·-L Os li turg is tas francos, baj o el iufluj o Asonanc1.as a una «ep icle.s is », 80 6.-Las cxpresiones referent es a
d e S an I sidor o, separa n el prefacio del canon, 746.--·E l c.::i,non, las ofre n das, 30'/.-La protJable fo rm a .primi t iva, 608.
sg.ntü.:uio al que el celebra nte entra en silc:::1cio, 74,g,- El ca-
n vn . vedado a los seglares, 750.--Separa ció n entr e c ano n y pre- 7. Oraciones intercesoras ..... ...... ... .. ..... .. .. .... .. .... .. ..... .
f ~cio cu la presentació n tipogr áfica, 750.-z D6nde te.rnü rrn. el 809
can on?. 752.-La i:.ignificación primitiva de <cpraefatio}), 752.-Todo Su s~tio primiti vo. 809. - ·Orac ion es in tf'r cesoras _ del canon y
el ca non s e rczaba cm voz alta, '7 53.--El canto del prefacio las ora c1 ~.ne s so~e mn cs d el Viernes Santo, 809.-0raciones sol em-
evolucio na hacia. for mas más ri cas, '154 .-Su contenido : f a lta n~s Yr «.c.epre ca.t w. G el ns ii », 810.-Intencion cs particulares y o ra-
de unifo_rmi dad, '7 55 .- Causas de la diversificación, 755'.-La eter- c~ó n tJOI 1 ~ Igle!:: ta, !llO. - -::oinenturio a la ora ción por la Igle-
n a n ccesi.d ad de pedil', 756. sia, ~1.1i . ·- El n:emento por el papa y el obis po 81~.-Final del
<1:Te .1g1tnr» , (H <1.--La oración por el em perador ' y el r ey hasta
2. El diálogo de introducción 756 el ~a glo XIII, 815 .- - -Los u sos actua1es , 816. '
El t exto, '1 56.-·-0mne.atarjos a r1tiq uísim os a! i<~·.S u: su m corda», '::)'1. 8. El «ilfemen!-.o» de los vivos
Origen precristiano rlel «G ratias agt<.mus », ~ma. - -Bl sen tid o :tü.t6n- ··· ···· ······ ··· ··· ···· ·· ··········· 817
tico de tales ac1am ac io n('S, 758.- ·i:. Por 4ue 'r.o se vuclvc el ce-
l eb rante a l <~Dominus vob is cum.})? , 159.---iEl di éJog:o inLroüuctorlo
en otras li t urgias ant igu as, 760.-Avisos prey· tos, '1 6'1·.--El «Per
omnia saec ula saeculonun», 762.

3. El pmfacio 763
Los m otivos par a la a cci6n de gracias, '163.- Acción de gra-
cias , a la.ba nza y Rúpli ca, '164.--El re ~u erdo d el Scü <)r , '.76$.-- .....i; c-
c.ión de gracias, c omo prcfes lôn de f e, 765 .- ·i>iferencia. ca:::actc-
rísti.ca ent r e bs prefa cios occid ental es y las «an áforas)> orien-
t ales, 7se.--P refacios r oma nos para las fies tas dr: u19.rtires. 107.-
J_,a r efor ma. del Gregoriano y el ca no n de Burcardo, '1 6'8.-- I.os
demá s prefacios a.nti guos y los ~ r iu a. les de la Ji tur gia r oma-
na, '7'10.- l>refa cios d ominic a.les , r;11. -- El p ref a cio de Jcs ap ós to- 830
les, 'i'7~ . -E l pr efacio común. 77 5.- La estructura de los demá.s
p refa cios, 1175.-.. . ©Vere dign um et iustum est )) , 176.- Lc-;; tftl1los
de Dios, ?'n.-<\POr media ción. de Jesucris to, en s u I g1c:.;i a_};, 'í77.
El hin1no de alabanza de los coros celes t ef;; Crist o, s u cabe-
za, 778.

4. <cSanctus» y «Ben cdictus» .... .. . 78()


P or qué el <cS a nctur.;,, s o f t1é : -.cpar and o del p :·r~f ac i o. 730.--
;, Quién Jo .cantaba or igi:iari amente ?, '180.-En el ir'ayerio fran-
c o, 781.-Las melodías d ei <cS a. nctus», 7S;2. -I" nn ción dcl órga no
y d e la campan illa, 7:::3 .·-i,CUi:id.::> se i ntr oduj o eu la milrn el
«Sanc tns»? , '1 84 . --Alu ~ü ón nl misterio de la S a ntisi ma. T ri ni-
d a d, 785 .- I.as v a ri antes respecto a la. Bibl! a , 786.-En especial, 10. <cHanc igitur» ... ..... .. .... .. .......... ... .............
i a ad ición «CA. eli ct», '18'1.-En l a an á fora egi pcto. d e S an M.ar- 842
cos, 787.--Signific :'.lci ón de las varia.ntes: un i ver~• r..lid a d cris tia-
n a, 7 88.--.lli;l <(Een ec'i.ictus >> s e afiade al <(Sa.nctus », '1E8 .- E1 sentido
del <tqni vefflt», '1~9.-f<; l ca nto del r.:So.ncttts» y e<Benedictus», 790.
IJa ,post1.:_ra corpor i:ü . 790.

5. Ccr emon ias dcl canon 7[)1


Silencio, 791 . -E nt l.·a dn. cn cl sanctasanctórum, 792. - Otr;!s
1

ora ciones y cer emonia.s a.l principio del canon, 792.-Cirior,, in-
c ens a.rios y l a pn.lma tor ia., ?94.-Unico rnedio de s eg uir la n1isa
los seglares, '195.--Dive r sas a ctitudes corp ora les dei celebrante
y clérigos, 795.- ·La inclina-ción, 796.-Cronología d e las cru-
ces , 7~n .- El problen1a'. de las cruces después O.e la consa gra.ción,
ll. <cQuam oblationem)> ... ...... ................ ............ ........
cruz y bendlción, 793. -Una m anera d e s ubraya.r <:iertas p a la- 852
bras, '199. -Ademanes ret óric os es tilizados, 800.--t.;:,."Cami n and o l os La f un ció n de es ta. fórm u la , 852.- La rcdac c 'ón à e Sf:ln A
diver sos pasajes en q ue se t r aza la cruz, 801.- Ad em á n oblati- brl os 110. ~fi52 . ·····-D lfr reu cias Y n rm oni?:aci ón d.o n.m b~s l r ed ac c 1:~-~ c· .. ~~3-
E s gn1 cacto <.le la •, b. t' . • •:> . e,, •
d cl t exto act u al· a la f~ª., ªd \ªd « r~ w n a bile» , .C54.-:_Interpre:i aci ón
1
vo. 802 .-- Conveniencla d e esta ceremonia. 803.
la tr ansubs (;anciación Ú~fi e S'.-. '-:l~ n dAn1 b~o s1 0, 85a.--Peti ción de
• • ~J. - 1g n 1 ica .o ae la pa iabra <(epícle-
http://www.obrascatolicas.com
- - - -- · - - -
"'''ª""''""'''' 1 '""""'~"""_.,m"flv1!fffffil"mltllt~~11
. ".il'IW1!11'1Ulb,"IMllllllll••••••••••••P·~·' ·--" ·-....

ÍNDICE GENERAL XIX

XV III ÍNDICE GENERAL


Págin.as

Página•
16. iEl «Memento» de los difuntos .......... .... ....... ... ..... . 914
sürn , 050 .. -Div.ersos n1odos de re<i~ctar _l~ {<~pícl esis» ;. º::i.gen de Falta en los documentos antiguos, 914.- Se d ecia sólo en l as
la fórmula m.ás con ocida. , 85.7.--0ngen s1r10 ae la «_ep1c~es 1s», 850. misas privadas de difuntos, 915.----.Con todo, se r emo nta al si-
«Eo iclef'iS» a ntes <le la consagrad.ón, 3!)9.--La «ep1~l es1s~>, car.a.c· glo vII, ()16.-El «Memento» de los difuntos, d esmembrado dei
t efística de Ias liturgias orientales, 83·9 .-- En la liturgia roma- r esto de las or a ciones in tercesoras, 91'1 .-La razón de es ta co-
locación ent re consagr aciô n y comunión, 91·7 .-Paralelismo en la
n a, 860. antigua liturgia eg ipcia, 918. - EI «etiam>J , 919. - · «Signum fi-
12. La consagración. Las palaoras del relato de la dei», 920.-<{0mnibus in Ohristo qui escentibUS)), 921.- «Qui nos
861 praecesserunt ... », 9211.-«Loc mn refrigerii lucis et pacis», 922.-
institución ... .. ..... .... ...... .... ............ ................... . L a inención de los nombres de àifuntos, 9'22.--La lectura .en voz
Los textos li tú r gicos, an t eriores a los escriturísticos, 6f.!l.--La. al t a de los nombres, 923.-Nombr cs o fónnu las breves interca-
lados en el t exto. 924.- 0tras incl us iones, .g:25.- La ]nclinación
evoluci6n ul terio r: prünet'a fase. 862.-Las f&.~e::; segunda Y t er-
cera B63.-Apllcando estos criterios a la m1sa romana: 663 ..- de !& cabeza al decir «Christum D. n.», 926.
D!fe;·encias r especto al r elato bíblico, 864.-IEl r elato llll;llco. Y
los textos de s a n Hipóllto y San Ambrosio, BM.-.Las palabrns 17. «Nobis queque» .. .............. ...... ............................ .. 927
sobre el cáliz, 864-.-0tras afíadídur as, 305'.--Exprcsioncs de r e!$-
Sus problemas, 927 .-Los puntos de contacto en tre el <tSUu -
p et uosa admiración, 666.-Mención ª. la mezcla . dei agua, S61.:- pliccs» y el «Nobis quoqu e», 928.-Pero el uno no es simpie
«Mysteríum fidci)J · rechazando soluc10nes insuficient es , 867 . -P l e-
cisando el urobl<;ma, 868. -- ~. Qné significa la palabra <m1yste- continuación dei otro, 928.-F'órmula para encomen dar se el clero
a si mis1no, 929.-Se confirma por parri.lellsmos orientales, 93'0.
riU !l1)) ?, 869:- «Hacc quotlescumque fe cerítis}), 870. Probable evolución, 031. - -0tl'O paraleli s mo egipcio, 931.-Probable
870 redacc ión prinli"Liva de Ias primeras p a labras, 932.- Los prin1cro~
13. La consagración. Ceremonias que 1a acompafian ... nombres de santos , 933.·-Datos sobre los Santos Pedro, Marce-
Im'tando a Cristo. S10.-Cristo mis mo obra , 812.-Mo.dos .de lino, lnés, Cecília y P elicida.d, 0:14. --l deu t ificaci ón d el resto de
hacer resaltar las palabra8 consecra torías en a lgn!1as. h turg~as
1 los nombres, 935.--Cronologia de s u inclus ién en el canon, 936. -
orlentales, 0"13.-El juntar las puntas de los dedos md1ce Y P •.tl- E l crit erio seguido por San GregoTio al orden ar las listas de
gar, 874.--E.l a nsía de contemplar la . sagrada f~rm.a, . 875.-La. santos, 93'7.- Repr esentantes de los hf"!roes anónimos . 93i3.-Nmn-
prünera noticia. acerca d e la. el.evac1ón, 87G.-Evoluc1ón ulte- bres a nadidos cn la Edad M edia, 938.- P a ralclismo entre el «Com-
rior 8"1'1.----l~a. atención psicolégica . se con cent ra s~br e 1~ pr e- m.unica.ntes» y el ''Nobis queque» como prolongación del «Me-
•en~ia real , 613.-·Modiflcando el rito de la elevac1ón,.. 8, 9.-El m ento» , 939.---Confirmacié.n de :3U carácter person al, 939.-IEl gol-
p e de pecha, 93·9.- c.Por qu é se pronuncía cl <cNobis qu oqu e» en
t~que a la eÚ~vadón, 880.- ·iLa genuft. cxi ón de lcs a slS"entes a voz alta ?, 9~0. -Seüal par,1,. los subdiáconos; in tlujo de la a le-
m lsa, 681.-Costm.nbres actuales de los fi~Jes, 8-82 .-~a gcnu-
flexión del celebrante y otras ex1Jrcs iones ae r everenc1a, 883:- gona, 940.--Ex plicación del goi pe de pecha y la i.nc1inación, 94.L
P or qué se sostiene la oria de la casulla?, 684.-- Jaculatonas
~e.ra el celebrante, 885.-Prácticas piadosas y j aculatorrns ~aro. IS. Doxo1ogías finales .... ............ ... ..................... . 941
los aslstentes, 886.--0racion es más la rgas para uso ~e comuni- c1Intcrc-ambio u.d mirab lc>~. 941.--cc!..>or Cris to nuest1·0 .Gciíor» 94.2 .
dad es religlo5as, 887.- Anti.fonas e himnos de salutac16n. 886. -
B endición de prod uctos de la na.turalcza, 942. -Funciôn Primi-
S e ref:taura el silencio del canon, 888. tiv a del ccPer quem ... », 944 .- La ben<lición en S a n Hi pólito. 944.-
890 Comentando el «Per qu em ... », 9}5.- Intimas relaciones entre el
14. «Unde et memores» ....... ......... .......... .... .......... .. .. · «Per quem» y el resto d.el cnnon, 941 .- Fónnulas finn..le s, 947 . --
R efle xión sobre el misterio; el recuerdo, 800. ·~Reftexiói: so- Comparando !as r edacci ones del canon Dctual y el de San Hipó-
b 1 misterio. el of1·ecimiento. 890.-·-Cor,memoración obj ct1va Y llto, 910.-Coment&.rio ele! t exto, 949.- -Ra?.ón de la doxologia f i-
8 ~~j!tiva. e91 ..-.:..carácter y limites de est.a ~onmrmor,a c16n su b- nal, 950.-La {'levaciú n menor, 950.- -Van a u1nento.ndo las cru-
l ti 892. _Comentando el texto, 003'. - El c~nten.do d e la cer. , 951.--Su sentido qued a obsc uro, 952.- Explicación simbólica·
•~n~~nesis» en las otras liturgias, 894 .-Paráfr ~sis d_el m an dato una fras e .de San Agus tin, 952.-La alego ria d e las cinco na'-
d l s nor 895.-Fórmulas combinadas de «·anamnesis» . Y man- g as, 954.-Interprctación trinita ria, 95-5.- Desaparece en parte la
d:to ~el 'seftor, 8.95.-Expresión d efinit~v a de nu es ~ra int~rver:­ elevac ión, 955.-l ntervenci6n dei diácono; elevación a las p al a-
clón en el sacrificio, 696.-La inter venc16n dei pueb1? en l..ls 11- bras «Per omnia ... », 956.- La costumbre ac tual , 957 .-iEl Amén, 958.
turgias orienta les, 891.-Modos de cxpresar el ofrecim1ento, SG7.-
Equ1valencias orientales a «de tu1s don1s ao dn.t iS)), ~98.-Los
nombres con que se designan las ofrendas , 899.-~xpresrnncs de IIl.- La comunión
1
SECCIÓN 961
gratitud, 900.
900 1. Idea primitiva y primeros elementos 961
15. «Supra ,quae» y «Supplices» ............................ .... .
La comun h'111 . pa !·te esen cia l de l:.i. nlisa., -96!. - -Sar.rillc1o v co-
Ruego que Dios acepte el sacrificio, 9CC>. - ·I·a función d e .1ª m unión, est~· e 1 ·L ~11 . !e nte unidos, 961•.- Prim•"!l'Oti e lementos def rit o
liturgia sacrifical, 001.-Un aparente cont.r_ai:.cnt1do, 9?~·-L a so- de comunión, ~ei2.
Jución, 902. -Los sacrificlos de Abel, Abral1n.n. y Mclqmsedec , 903.
Abel, Abrnh tl.n y Melquisedec en la i conografia .ant1gua, 904 .--o A 2. «Pater nostBn>
é refieren las p o.labras «sanctum sacr1fic1um ... »?, .gos.-La 963
i.:.
'&:,,. ~~ d ei a l tar celes tial, e06.-Sirve pe.ra expresar e! ru ego de Primer~snoticias, .963.---Sitio qu e ocu pa cl «P <ttcr 11 03te:n>, 9G4.
aoeJtaciôn, 901.-Inter.p r etaciones medlevales, 907.-El «Supphces >. La carta d e San Gregor io, 965 .-Ai cance de su i ntcrvenciô n, 966.
la «epíclesir;;» de la mísa rmnana, 908.-El «ángel» , les el m~smo El «Pater noster », resumcn de Ja oraeión eucarística, 9&6.- P ero
i to S()9 -La interpretación m ás obvia, 910.- -La tra.ns1clón no p~rte nec e al C8.!10n, 061".-··Co1nenta rios patrísticos del <(Pater
7
0af sruego de. u na comunión fructífera, 910.--•iEx .hac altans par- noster», 967.- E! t";; timonio do los rit os de comunión, 96B.- .Se
tlcipatione>. 1n2.-El rito exterior, 91'2.-Conclusión interina. en confirma por las litu rgias oricntales, 909.-Cierta autonomi a ctel
vez de d efin itiva, 914. «Pater nos tcr », 910. ~--C·o!n c nta rio a las palabras introd ucto-

http://www.obrascatolicas.com
~~H~:1P..t'~f~"~..·~::~:1ri.1nn~~!l1"m:!.Tiffi,~!!!1:\rnn_~m1Jtn'1!Jlrt111tnn111mlftlM'lll'_mtn
.m111wrrm1n111111t1RH1111na•'ll"""•"111•••••••••••••••••ill--.,...,.... _.__,,,. ~·-

XX ÍNDICE GENERAL
xx r

Página•

rias, 970.-La. pet ición del p erd ón, 971.-El «embolismo» en las 8. An tiguos ritos de clausura antes de la comunión ...
liturgias ori entnles, 972.-En 1as occidcntales; las pet.icionf?s, 913. 10·12
La invoc a cíón de 1os santofi; el «a tque AndrE~a)), 973.-Afi adidu- Punto final de! c:tnon prolonga do. 1042.-- Des ped iQ: a de lo ~ Que
ràs inedievales. 974.-lLa fórmula final, 975.--El «Pater nost ~ r>l no comulgaban, 1043-. -An u ncios , 1044.-Espafi.a en vanguardia
comprend!do cn Ia l ey dei arcano, 976.-Intervcnción dei pueblo d el criter io m ãs severo, J. 044.
en s u recita ción , 9·16.--En la liturgia romana, 97_7.- Las melod:a s
del <c Pater noster», 9'78.- La recita.ción en voz baja dei «Libera 9. La comunión del sacerdote. Oradones prepara.terias.
nos", 918.--Fl <L~. mE'n» entre el «Pat.er nos tern y el <:embolis- 1046
mo», .97.g_-CostumbreS medievales: l a elevación <lox ológi ca de C?ostumbre Y orden de comu;gnr según los do cumentos mas
las sagradas er.; prcies , 980.-Ceremonia de ostent a r la forma, 981. ant1gu os, J 046.-·En el culto estacion ai, )_046.-Corr c,<; pondcn cia en-
La pos tr a dón, 982.-Prcces para tiempo de afiicción, 983. tre .ofc rton~ y comunión, 1047.- Espccialmentc cn · el gruno cte
ora~10n es .privadas, 1047.-Primera.s rcd a cc ion es d e! «Do~in~ I cs u
3. Ceremonias preparatorias en la lit urgia romana ... 984 Ohriste filrn, 1048.- Y del «Pcrc cp ti m>, 1049.- 0tras fórmulas, 10\9.
E l cntcno de Bernoldo, l 05L-Prev nJe ce Ja tendrncia co!1 trn -
Fnnmcra ción de Ias cer emoni a s en las liturgia s orienta les, 984. ria, 1~5 2. - - Prepara._ción. i n n1edfa.t a ; ·d s ión de Cristo glorifica-
L a b endi ción. 965'.-,EI rito de esta. bendici ón g aUcana, 9a7 .- El d o, .10?3 .- Comentano al <1Do1ni:!.H~ .!. C. filí)) 1054.-Y ul «P ~ --
«Sa ncta s anctis», 988.- Ri t os s e1neja.ntcs en la liturgia roma- ceptlO», 1-055. ' º'
na, 989.- La fracción; su razón de ser r.: rimitiva, 990 .-La fr a c-
ción s imbólica, 991·--Y l a conmlxtión, 991.-'-ILa mezcla de agua 10. La comunión del sa cerdote. E! rito y ]as ornciones
callcnte, 992.- El senti do s imbólico d e l a fracción, 993.-Expre- que Ia acompafiun
sa.do eu los cantos y pal a br a s que 1c acompafín.n, 004 .- ·D ispo- 1055
sici6n d e las par tículas en forrou. de cru z, 995. Fal~a n
o rar:ion r ::; dc:;;1111c':-:; de la comüni611, 1055 . ~' ~ l:mnt l•J
corport~». .1055 ..-· Trc!; f~ ru po::.; d e fórm 11.l u :i de: acompfl üami 1·n -
4. La fracción ... _...... ...... ... _..... . _.. _.... _.. . . 996 to, 105'1. -E~ vnm c ro: rn.dabra s de a n helo y salut.a.ci6n, lOG7 . .. · -
s.~ ~recuencrn, 105? .·_-El . s egundo g rupo; pnlahras de la Sa.gr a aa
La fr acción cn el cu1to estaciona!, 99'7 .-iLas patenas prinü- Es critura, 1058.- S 1t10;;; <loudc s e c>ncueutr an. 1059.---0tras fórmu-
ti va.s, 998.-- La p~tenn des p ués de introducir el u.so del pa.n á zi- las t~oy c!esn.p a~ c chla~; , lOGO.--<iDmninr non ::;um di gnus», lO GO.- -
m o, 999. - JRcm ini:.;c cnci as de la antigua patena entre las cere- E:i htu rgrns orienta 1r:-; , 1062.- Comcnt.arlo al «Domíne non ~mm
m onias actual e>, WOO.-- EI bes o de la patena y la cruz, 1002.- d_i?nusn, 1003'.-iEl tcr ccr grupo : fórmulas para la. adminis tl'a-
0tra.s ccre1noni<i s su p rimida.s. 1002. -El misal de Pío V ad elanta mon dei s acramento. 1(163.· ·- Diverf: as cornbinnrionrs, 1064.
l a frncción. 1004.--La divisi6n en trcs partes, 1005.-Explicación
alegóric a d e Ias tres partículas, 1006. Comunión de los fieles. Su frecuencia 1066
5. La conmixtión 1007 Cambias d.el_ crdcn p r imi ti vo y s us cons ecuencias, 1086. ·---La
costumbre orig1n ar1a, 1066.--Djsminuye rápida m ente l a. frC' cuen-
La conmixtión con Ia par t ícula de la p r opia obl<lCión , 1001 .- c la , 1063.-En l os ~onv e nto s. JOGS.-.Los motivos : su conccnto
La conmixtión que debe su or'i.gen a los «Sa.ncta» ; en 1a misn. d~. C:1s to, 1?69.-Pract1c:~s pcnHc11ciale8, 1070.-Ln.. comunión -CH -
papal. 1007.--En las dcmás misas , 1.008.-P or qué se trasladó l a p1ntual: 10~'1:_.-r...a com 1m1ón p or i·cprcsenta ción, :1_072.-..--Resumcn:
fracción antes del <(Pax Dominb>, 1009.-Las cruces que se tra- los dos ext- cm os, 107 ~ ..... .f.i::J a yuno eu curí:-;tico, i073.
zan con la partícula, 1-011.-La fó r mul a. «Fia t commixtio ... )), 101!.
Interpretación de su s entido, 1013.---La fórmula «Haec s acro- 12. Comunión de los fieles. Oraciones prep aratorias __ .
sancta ... »: explicaci ón alegórica, 1013.-Gómo se llegó al rito 1075
actual, 101'5.-El sitio d e l a conmixtión, 1016.- Balance, 101'8. . Las nucvas te_ndencias. Qt·~ manificfit:ln taril.bién en l a coml!-
n1ón. 1075.-0rac10n ci"'.i pnvadas de lo~ ti.eles , convertidos cn ofi -
6. «Pax Domini» y el ósculo de paz 1019 cia:c.s del cclcbra.nte, J 075':--· Las oracioncs preparatorias de Mnn-
tc~ ·"".i_no, io77.--&1 evo1u_c1 6n del pcnsamiento t eo lógic o modifica
Función ori gina ria del «P ax Domin i»~ 101-9.··- IEl ósculo de paz !as form ul as, 10'1 7.--~l rito de la comunión de lo~ enfenn os s e
com·o «s ello» de la oru.ción, i019.- L a evolución ulteri or en Ia 1ncorr~?r:t n. la. misa., 107H.--Ca n1bios y tend en cius postc r i o~-c~;
liturgia. roman a , 1020.-,-El ósculo de paz, preparaci6n para la conk\1.ón, dP log pecados, 10_19.--.Pr ofesión d e fe , 1079. - iEntran
comunlón, 1021.-El ós culo de paz simnltánco, ion ..... se con- t~1nbH .•l c:n el rit~ d,e comun1ón de la mis a, l OU.0.- •La profe~• i ó n
vierte en suces ivo, 1024.- Variantes, io25....-Estilizaci6n; en Ias d ~. fe,.. queda HUbst.i tu_ida por e1 «Ecce Agn u s Dcil>, J OHJ..····Tcdo el
liturgias orient.ales, 1027.--En Ia liturgia romana. 1027.-EJ po r- [1~0 .,e: l?On~. e1; .latir:. 1081.- Y r.e incluye dcfinitivamcnt.c entre
tapaz, 1038.--Signo de dlst inción, 1028.-ILa oración y el óscu lo ,~~o s~r.\c~g~~("') Gel m1s a l, 1082.- J u ramento!-'i , ]082.-- p 1·ofr:.ión d e
de paz, 1029.- «Domine I es u Christe qui d ixisti>); su proced r n-
cia, 1030.-Su s entido, 1030.-Fórmulas para el ós culo de paz, 103'1.
13. La comunión de los fieles. El r ilo
1083
_7. «Agnus Dei» .. ..... .. ........... ...... .... ..... .. .. ... ........ ...... . 1032 . E1 l u gar •. 1:08~. ~·El comL1I ga t<H·;0, J. 004.- -Po:::Lnrn. corporal 108!1
Una not icia del ((Liber pontificalüw , 103 2.·- «Gon fr a ctoriunn; <?tras .1?,1an1fcF t~~ ew ~1cs . d e l't-"':1 cn:ncia, ioa ·; .····· La exhortn.cÍón dê
origen oriental. 103'3.-!nvocación a Cristo víctima, 1035.--Home- San .~ 11110, _1 ?81:!. -~-iEl rno n.nt1guo d e Ia comunión, lOH9 .---El la.
n a je de adornción. 1035.-Canto dei clero, 103&.·- Intervención de vat01.10 d e m ~'f.ll 0i> de los S('glatcs, J:-091.-Aumenta Ja reverenci·i
la «Schola» y d el pueblo, 1-03 7.-Se convierte en canto de co- exter10:,. 109.2 .-- -iLa. ?otn unión d cl cá.li.z de los segl a r c:-:, · l093 __:_
Se ..1neL,cla el .~nngms con v.i~o, 1094.-Modos de .sumir el s~n-
i! ,I munión, 1038.-0bservaciones gramaticales, 1'039.-IEI número de
re peticiones se limita a tres, 1039.-Las variantes de l a. peti- gu1s, 1095.-- Des •.parece e! cal1z de los s eglares J096 - L t
ci ón, 1040. - :rvrodo de cantar el «Agnus Dei», 1041. qu1s t [l.s,. 1 09'1.-·-- Lo~ .di_ áco~os y la comnni ón, iow.- -Las osfó~l~~~
l a s . 1;~ia ln _ a dmm1strnc1 ón , )'100.--Votos de bendi cl ón, ll(JZ.-
D l1ema s npl1 cac10n es, 1103.-Más var ia ntes, 1103.

http://www.obrascatolicas.com
XXII lNDlCE GENERA.L
iNDrCE GENERAL XXUI
Páginas

14. E! canto de la comunión 1104 Página•


.Los p rimeros t extos, 1105.-El salmo 33, 1105.- En la liturgia mo- aparecida «o r atio super populum». Jl64.-Cart.cter semiprivado de
zá nbe, H06.-1En la liturgia celta, 1101.-En la liturgia ro- la nueva bend1c16n final, 1'165.-La bendición dei Jector. 1166.-
m an a , 1101.-Primeras n oti cias, 1108.--Se n1a ntiene en s u forma La beodición, ai salir, se traslada ai altar, 1167.- También la
primitiva durante siglas, 1108.- F ormas artísticas del canto: el bendtc16n sacerdotal r eviste gran solemnidad, ll68.-Distinta•
«Trecanum», 11-09.-Des a parece el salmo, 1110.-Ya no acom- ceremon!as en las dos bendiciones, l 'l69.-1E.l rit o exterior, 1110.-
paiia la comunión dei pue blo, Hll-.-·Formas sucedáneas; e! 0rden de sucesión de las ultimas ceremonias. UIJO.-Una fórmu-
«Agnus Dei>>i 1112.-Horas canónicas, 1113.- El sacerdote l ee el la de bendición para la misa de «Requiem». 1171.
ven . 1culo de la. comunión, 1H4.-Normas p ara la elección de
Ios t extos, 111•1.--ütl cont enido C.el ca nto de la comunión, 11'15. 5. E! último evangelio ................................................ 1112
15. Ora.ciones en voz baja después de la comunión ...... lll6 lnstrumento de benctición, l 1'72.-De los enfermos, de! ttem-
po, !173.-Al final de la misa. costumbre dommican.a, 1'173.- Has-
«Q uo d ore 5 ump3imu s~. 1-116 .-<~Cori JU S tuum Domine», lllrl.- ta fines de la Edad Media, indecisión, 1174.-0casión p a ra con-
<,Domln e I es u Chn~t e fili Dei)), 11110.-- «Gra. tias ag o tibi», 1120. :~~c~~~~ ~~;~~ formularios. 11 75.--Cambia. su carácter, 1176.- Va-
<:N·l mc d imittis» , ll:n ..-Otras fórmul a s, 1122.

16. Reserva del Santisimo. Abluciones ............ . 1123 6. Bendiciones de derecho particular ...... ... .............. . ll'l'J
Lo que se hacio.. con la s formas sagradas, 1124.- l ,a r e:scr- La bendición dei tiempo, 1'177.-Bcndicio nes sacramentales. ll'l'J.
va, 1125.-El nún1ero de Ias formas que se reserv aban, 1126.- o::o «Asperges» ai !~nal de la misa, 1'178.-La s «EUlogias», en
La. comuniôn del pueblo, l después de ía dei celebrant.e o al final 011ente, 1179.-Tambicn en Occidente, 1160.- «P ai n benit», 1!6l.
de la misa ?, J127.-La comunión fuera d e la m isa, 11'28.-«Ablutio
or ü;;), 1;129. - Algunas ref erencias más d e ests. costumbr e, 1130.·-
iEl có. liz con vino, 1131.-Prolongación de la comunión dd câ.- 7. Las oraciones de León XIII ............................... .. ll82
liz, 113·2.-0tras disposiciones referentes a esta co~tumbre, 1133'. !Resumen cte las diversas clases de súohcas en la mtsa
La puriflcación d e i cáliz, 1133·.- La purifica ción de los dedos, la- 1162.- EI problema de la lengua, ! 182.- Brêve his toria, 1163,_:
vatorio en la piscina y ablución en el cá!iz, ll34.--E l lava.torio La postura en que se rezan, 1184.·-Su contenido, li184.-Dos apén~
y la ablución se combinau en una ceremonia , 1136·.-Falta de <iic<'s más . 1185.
uniformidad, 1137.-0tr as costumbres, JJ38.

17. La poscom unión ..... ... ... .. .... ...... .... ....... .. .. ...... .. ... . . U39
li. fie gracias .................. .. ..... .. ........ ....... 1186
. d ~a vue Jta a J ~i sacris tia, 1'186.-Paralelismo entre el «IBene...
Acciones de gracias en las liturgias orientales, 11 30 .- P eti- d1 c.: itc)> Y el ·«Iud1ca» , 1187.-0tras oraciones que se decian an-
ción en la liturgia rom a n a, 1141.-Pa ral e1is mo con la r.ecreta y tes; 1188.-;--La oración de San iLorenzo, J.168.- Valoración, 1190.-
la colecta, 11142.-Pero diferencia rcspecto a las fórmulas d e invi- La, •orat10nes pro opportunitate s·a cerdotis dicendae», 119)J..-
tación, ll4.2._:_El coatenido de J:i poscomunión, IH2.- El mo- Toda la m1sa, 11.<lción de graclas, 1192.
d o de explica r los Santos Padre• la Eucaristia, lHl.-La
petición de la poscomunión, 1'144.- Una poscomun1ón invaria - Indices:
ble, 1145. A.~!Wuentes ..... . ........ .. ................ .. .. ......... ................. . '.IJ193
J::..-1.l!'órmuJas .. .... .................... ... ..... ....... ....................... .. 12-06
IC.-fNombres mi4
SECCIÓN IV.-EZ rito de clausura 1147 D.-IJ.\/Ia .terias ... ... ....... ... .. ... .. ...... ............. ............ ... .... .. ..... J.1.134
l. «Orat io super populum» 1147
Rito de despedida , 114'1.-Con carácter de ben dición, 1147.-
Fm·ma y contenido, 1148.-(.Por qué. s e dic.e sólo cn cuares-
ma ?. 11,50.- Y ;_,por qué sólo en los d1as entre .semana?, H51.-
La be.ndición d e Jos peni tentes, 1151.-·Se fu siona con la ben-
dlción general, 1152.--Desaparece :;u caracter p enite n cial, 11 5:3.

2. El aviso de despedida ................................. ........ . 1154


Costumbre gen~ r:i.l, 1154.-<{Missa est », 1155.-Su marco litúr-
gico, 1156.-El «Ben edi eo.. mus Domino» ; origen galicano, 1156.-
«Benedicamus D omtn0u e «lte missa est», 1157 .-El modo de can-
t a rl o. 1158.

3. La despedida del altar .. ...... .... .............................. ll59


11 I El tr.inle <<Adiós» de los sitias. 1'160.--·El «Pla ceat tibi)}, l lôO.
Otra s fó.rmulas para el ósculo del alta r, !HH.

4. La bendición final dei sacerdote 1162


Lo.bendición dei papa a i salir dei templo, 1Hl2.-Antigua
Jll'errogatlva dei obispo, 1163.-Necesidad de substituir la des-

http://www.obrascatolicas.com
-- ... '. -- ' ·- . , .-'"'™"'·"... .
~"fl'''"''''""""""'w''"'""'""''"'"''mmmftll~ftll"~llAW"-···
,,_....,.,_,.,li'. ...._ ·

PROLOGO A LA EDICION ESPANOLA

OCO tiene que aiíadir el traducto. r al pr~~ogo del ,º":fll-


P nal, y todo se reduce a 1lamar la atencton del pulil1co
d e lengua espaiíola sobre algunos puntos tratados ya en él.
En primer término quisiera rogar al lector d e la pres en-
te traducción se fijas e en a(Jue lla fras e en que el P . /ung-
mann se refiere al inf lujo qu e la ma teria ha tenido sobre el
estilo: «No era fácil resumir los resultados de innum e rables
in ve stigaciones particulares ... de modo que no se resintie-
ra el e stilo ». Si esto vale ya del original y de la lengua a/e-
mana, que se presta mu cho mejor a disimular irre gularida-
des en la trayectoria del pensamiento con aqu ella f adlidad
para acumular desmesuradamen te comple mentos circuns-
tanciales ( aquí e stá el fmn to ne urálgico), el lector benévolo
no podrá extrafíarse de que e l estilo resulte con fr ccuencia
duro al transportarlo al castcllano. Era in evitable . Eso s í,
h e mos procurado que el texto castcllano sea más claro y
más legible que el mismo original alemán.
Otro punto que quizás sorprenda al lector es paiíol es la
parquedad con que se trata e l rito mozárab e , so bre todo si
se fija únicamente en el corto párraf o qu e se le d estina al
rese fíar las liturgias no romanas. En realidad no es tan exí-
gua la ate nción que el autor dedica a esta contribución es-
pai'íola a la cultura religiosa de Decidente . A cada paso sa-
le n referencias de sus fuentes. V éanse en los índices las
voces Liturgia mozárabe, Missale mixtum y Espafía. Y
sobre todo no se olvide que la obra no trata de la liturgia de
la misa en gen eral, sino de la de la misa romana. A demás,
con el progreso de los estudios litú rgicos d e los últimos de-
c e nios, hemos !legado a apreciar un poco más la evolución
que ha ·tomado la liturgia romana durante la Edad M e dia.
Al entusiasmo exagerado de la liturgia primitiva ha sucedi-
do una ponderación más ecuánime d e la coniribución a la
litu rgia de todos los siglas . Y así tamf;Joco en EsJ;Jana debe-
http://www.obrascatolicas.com
X.XVI PRÓLOGO A LA EDICIÓN ESPANOLA PBÓ LOGO A LA EDIC!ÓN ES?ANOLA xxvn
- - - - - - - - · - -- - - - - -- - - - - - - - -- - - - -
mos limitarnos a dirigir nuestras miradas exclusivamente a italiana está e n p1,eparaci6n. Ellas podrán tam bién hacernos
los seiscientos afíos de la liturgia mozárabe : les iwn seguido caer en la cuenta de por qué en Espafía el actual e stado de
nad a menos que o chocientos anos de liturgia rom ana. Quie- la liturgia aún no se siente como un p rob/.ema que todavía
ro d ecir que la contribución e spafíola a la e volución del rito está por resolver d efinitivamente: las necesidades de la
romano no es much o menos importante .e interesante que c ura de almas no han entrado aún e n Espaíia en esta fase
la c reación dd rito mozárabe, sobre todo si, como en el au- evolutiva, que exige una mayor participación de ./os fiel es en
tor, el estudio d e la liturgia histórica ha de servfr a la com- el culto . Con todo, Espafi.a , y con ella todos los vasto s te rri-
prensión de la liturgia actual. iorios d e lengua espafíola, está entrando cada d ía m ás en
G racias principalmente al lihro d el P. F erreres ((Historia es te movim iento . La lglesia ne cesita la colaboración espa-
del misal romanon (Barcelona 1929) , citado tantas veces por nola , y no en últz'mo lugar, para contrarrestar las exa gera-
el autor, esta colab oración espaiíola e n e l d esarrollo del rito cio n es de oiros sfüos. Acelerar esta evolució n ha sido el Jin
romano durante la Edad Media ocupa un puesto honroso rnás nob le que ha perseguido el traductor con st1 trabajo.
e n el presente libro. Por cierto, incluso el l<l'Vlissale mixtumn Le queda para terminar el grato deber de expresa r los
mozárabe arroja mucha luz sobre la misa romana en la Es- sentimienfoll de su más sincera gratítud por la comprensión
pafía de fines d e la Edad Media , p orque de ella ha adop- que ha encontra.do en todas parles ai hablar de la p resente
tado no poc a$ oraciones y c e remonias . Con todo, no sería obra y por la c olaboració n en su tarea. Le ayu daron en la
aventurado fJens ar que cl autor, además d e e n otras regiones, tra ducción sus hermanos en religió n Alejandro Barcenilla u
pensaba Lambién en Espafía, cuando escribió : ·HUna vez que Constantino Ruiz Garrido, y en los demás trabajos t::icsa:
existan d escripcion es d etalladas de manuscritos litúrgicos de dos qu e i:rae consigo la impresión ele una obra de tal ín-
aquellos países q u e hasta la fecha aun no han dedicado la do le , cI' H. Jos é Llamas; p e ro qv.ien realmente s e ha sa-
de bida atenció n a e sta parte de la cie ncia teológica .. . n Y crificado con to do d esinierés por la o bra fué el H. P . Gu-
/cuánto material se podría reunir no sólo d e los arc hioos de mersindo Bra vo, S. !. , profesor de T eología de ln U nioersi-
catedrales y conven tos, sino tamb ién, e n las diversas regio- da.d P ontif ida ele Co míllas, quien caraó con el molesto
nes de Espafía, d e las mismas costumbres populares rela- trabajo de revisar las dos mil cuartillas, ~orrigiendo el estilo
cionadas con la liturgia! ca&te!lcmo. Que Dias se lo pague , !J b endiga nucdra obr.a
Finalm ente, quisiera acons ejar ai lecior espafíol, que tal comú n con rnira s a la frucfif icac.fón cn tierra.'J de l?sr:;cfia y
vez no conozca la p ersonalidad del fJadre f. A. Jung- e n todo el mundo h isf.xmo0;mcricano , parn bic n de la fole -
mann, S. /., que m e dite un poco las ú ltimas palabras dei sia católica. V

prólogo, donde confiesa que su libra, preocupado siempre Cha martín de lo Ff.os.:i, Penlecostés, 195 1.
por la exactitud y honradez cie ntíficas, no quie re servir tanto
a la ciencia cuanio a la vida, citando a continuación una EL TRADUCTOR,
frase de la encíclica <<Mediator Dei »; y aquel oiro pasaje de
la introducción donde explica por qué hoy día se da más
importancia al problema de /a pariicipación del pu e blo en
el culto, interpretándolo como un e f ecto concreto de la v uel-
ta gen eral a una concepción más com pleta d e la lglesia, «a
la que nos han obligado las circunstancias del tiempo y las
necesidades de la cura de almas n. Estas palabras no sólo
caracterizan la obra de i padre f ungmann-la presente y la de
r· i
! toda su vida- , sino que resultan iambién básicas para com-
pre nder e l êxito qu e ha tenido e[ libro e n .Alemania y casi
se pu ede d ec ir en todo el mundo católico, pue s existen d e
é l traducciones al inglés ( norteamericana ) y franc ês , y la
http://www.obrascatolicas.com
- ------1
p R o L o G o

VID!NTEMEN'l'll, sl existe 1nstituclôn alguna en n uestra cul-


E tiua crlstlana, aun prescindiendo de razones más direc-
tamente relacionadas con su esencia como supiiemo acto de
culto, merecedora de que no nos contentemos con un cono-
clmlento superficial, sino que lle dediquemos todo nuestro in-
teréa y diligencia a fin de conocer intimamente sus or1genes
y seguir su desenvolvlmiento hasta ,en sus detalles más m1 -
n1mos, es dertamente Ja liturgia de la santa mlsa que todos
los dias se celebra en mlles y mi1!es de altares y a la que con-
curre cada domingo todo el p,ueblo cristiano.
No faltan, por c!erto, explicaciones de la misa. Cada afio
1as vemos aparecer, d1estinadas a los más diversos públicos.
Como ni faltan ·trabajos dentíficos, que sobre todo en estos
últimos decenios van aumentando felizmente. Pero lo que
hace tiempo no se habia intentado era una obra de conjunto
que !l'euni1ese los resultados de 1os innumerables estudios par-
ticulares para hacerlos negar a un público más amplio.
Por raro que parezca, Ja razón definitiva que ha decidido
al autor a emprender este trabajo iestá en los tiempos tan
critlcos y turbulentos que acabamos de sufrir. Pocos meses
después del Anschluss fué suprimida la facultad teológica
de Ja Univ·e rsidad dle Innsbruck. Aun desligadas de la Uni-
versldad, al :principio sigui·eron Jas clases casi en su totalidad
ante un auditorio que apenas disminuia en número, hasta
<J.UP, el 12 de octubre d1e 1949, rpocas semanas después de con -
fiscar el Canisiano, especie de colegio mayor para •estudian-
tes d e teologia, quedó e.errado y expropiado también el Colegio
Máximo, edificio contiguo a la Univer.sidad, donde vivian el
claustro de los profesores y los ·e.s tud ia nt~s de la Compafiía
de J•esús. A los pocos días de estoo azares y antes todavia
à.e partir de Innsbruck, surgió en mi )a idea, convertida in.s-
taintáneamente en firme propósito, de consagrar las energias
que ahora mie quedaban Hbres a una exposidón de la liturgia
de ~a misa que resumiese el estado actual de las investiga-
clones sobre el tema. El tratar.lo me pariecia que, por una
J 1

http://www.obrascatolicas.com
, 1
PRÓLOGO
P!tÔLOGO
2
tilld d pasados aquellos tlempos bo- Enteramente nuevo era 1el estudio de la evolución litúrgica.
parte, habia de setr de r~ía q~e gracias. a mis estudios Y tra- duram.te la Edad Media, que debí.a sacarse en su totalidad
rrascosos, Y por ra e 0 ' . tas acumuladas, podía de las mismas fuentes. Pues, aunque no se desconocían las
bajos anterlo11es Y a las num=~~s: ~~e no sólo me veia pri- grandes Hneas de su ,evolución en general, el conocimiernto
llevar a .cabo .es~ateobrad, ª1 pceolegio Máximo sino también se más detallado de los orig,enes y motivos de esta evolución
vad o dº". la. , b1bllo <> ca e1 biblioteca del. Beminano ·' · L"t · i
1 urg co, no era posib1e sin dividir el cúmulo de los textos conserva-
me proh1b10 el acei~s 0 ª,.
crue durante muchos auos, con
ª no poco trabajo, había con- dos por regiones para ordenarlos luego cronológicamente
dentro die estos grupos, ya que, aun ordenados así, presentan
seguido reunir. t P.ronto vi que ,e ra una nusión pe!Ilsar toda via gran varíeda,d de formas. Todo el material tenía que
Comencé la area. . . . ra con los pocos libros que ha- 1•xtractarlo sistemáticamente de las fuentes, presentadas en
e:r: neva~ a cabo se~ieJ::etreí.:bconstruir un sólido edificio que Ias nuevas ediciones de los textos y en ias coleccionies anti-
b1a podido salvar. , jeturas Y opiniones aceptadas sin 1~uas, ante todo la de Martêne, que cuenta ya doscientos
no se b a sase . ,en meras t conEn mi nueva r,e sidencia de Viena, anos y continúa. sin explotar a fondo. Así, las columnas pa-
. "ón "e otros au ores. . bll as raldas en tiras de papel a . las que por doc,enas, a veces hasta
rev1s1 "' ' . , cas de nuestras casas Y de las pu . c '
aparte de las b,blio~acias a la benevolencia de sus respecti- llcgar a un centenar, iba pegando una al lado de otra, al-
acc·esibles a todos, g," ómodamente utilizar algumas importan- i:anzando en algunos capitulos anchur:as a1rededor de un
vos diriectores pude e . b todo las del Al'llmnado Y metro, que luego, para mejor sistematización por formas
ºbli tecas eclesiásticas, so re · •
tes b l o -· . bt . do de ellas, prestadas a largo P 1a- 1;emejantes y tipos comunes, prnnto irisaban en todos los
del Schottenstift, o tey1en No quisl1era dejar pasar esta oca- colores, facilitando de este modo el conocimiento más exac-
zo, obras fundamen. a;~·s sincero agradecimiento por tanto to de un sector tm iesta ev.olución. El resultado se presenta al
sión de expresar m~ · ernerosa ayuda del entonces pa- lcctur generalr.'1'ente 'en unas pocas frases, apoyadas ·en una
favor. Además, g;ac~a~~l~~ gel caudal de los libros ;propi-0s <11w·1·11:t d•· 1·j0mplos bí,en escogidos que se ponen en las no-

dre P.rov1incial, p,oc~icto ~alv~r iba aumentando poco a poco La.~, Jiar:i tJLW d critico t enga la deseada seguridad y base
que hab amos ·~ · · . , .vos antiguos, que en- para ulteriores 1estudi.os, sin entorpecer la marcha al lector
mefüa.nte adqulsiclo,~es de ~r~~r~~~ las ~ibrerias. Hermanos ordinario. Se comprende que mo siempre haya sido fácil re-
tonces todavia se po.,,_ian ~o P ot~os si'"ios esta.ban prestando sumir los resultados de tantas investigaciones particular.es,
de religión que en Fra~c ªJ a adqul;i~ en llbrerías extran- de-scubrimientos, referencias y controversias de modo que
servicio militar me ayu aro . a F1.:,a·1mente consegui in- no se resintiesie el estilo de la redacción o que las piedrecita.<3
. ás d una obra precws· . "' · • . . de este mosaico int€grasen bien el gran cuadro de la mi.sa
J1eras m e "" t . d la biblioteca del Semmarlo L1-
cluso que se me p.eskar~ - ~os llbros para mi muy impor- romana, que, a pesar de tantos retoques y acomodacioires,
túrgl.co de Innsbruc a. gu por las circunstancias de las diversas épocas, conserva aún
tantes. . fi damente mi trabajo. Con todo, hoy la serena claridad de .su conoopción primitiva.
As1 pude contmuar con ª 1942 "ambié mi Cuando em mayo del 1945 la guerra toe.aba a su término
pujie hasta ·q ue en ·"
no logré darl,e mayor em a estancla prolongada en el cam- en 1el mundo, se estaban poniendo ,e n limpio las últimas pá-
residencia vienesa por ~n de uerra Era el hogar de las ginas del .mainuscrito. iLa vuelta a Innsbruck, es d~ir, a la
po, soluci6n ideal .p ara _hempode 8~ Põlten en Hainstetten, biblioteca de1 Semirnario Litúrgico, me ofrecía la coyuntura
Hermanas de la - enfsenanazdaa por ,ei Ybbs y' el Danubio, pal- no sólo de llenar huecos sensibles, sino de coronar- también
s1·t.ua do en ". la cuna
. orm .Y. fértiles colinas, donde, a l a P ar el trabajo, empezado ya en Viena, de verificar todas las ci-
saje ap~c1ble, d~l~ua:.es es pastorales en la pequena ig1esia tas, tarea de la que, com-0 discípulo de Francisco José Dõl-
de minusculas o. · ga.,ion te mi trabajo en la tran- ger, no pude dispensarme, y que me llevó otro medio .a fio de
del convento, pude nevar a~elan bajo el cui<:iado maternal intenso trabaj-0.
-quil!dad del paisaj~l ~t~:i;:1~~r~endo de Ia guerra, aunque Gradas a la tenacidad con ·que la casa Herder de Viena
de las Hermanas. e las bombas que sacud1.an puso mano a Ja obra, la impresión se hizo, a ;pesar de innu-
a veces nos visitó. el esta11ldou1~ estorbar mi' trabajo; antes merables dificultades, en un plazo relativamente corto y
1' 1 la casa en rus ,cimient~e~~: motivo para que en mi pe-que- con la diligencia que riequiere esta clase de obras.
' 1
al contra-rio, fué un po tribulr con maym empef'10 a la No desconozco que, a pesar d~ mi empefio, no he podido
.fio sector me pr,eparas,e ª. c_on , e· anunciaba cerca. evitar todas fas deficiencias. Hija nacida durante la gu~ rra.
1'
futura reconstrucción ~sp1ntualdquti ~fi.a.nzAndose el método. también mi obra tiene derecho a que s.e la juzgue con menos
Con el tlempo fué madura.n o Y . ..
http://www.obrascatolicas.com
11'1""----------------------· -·-··-·-~-- .
rigor. Era sumamente dificil y a veces imposib1e, aiun des-
pués de aa guerra, ha·c erse con la nueva literatura. del ex-
tran}ero sobr.e la •e specialidad. En todo este ttempo se hacía
prácticamente imposib1e consultar directamente manuscritos
e incunab1es, aunque el perjui:cio que esto pudo causar a la
oC-ra no hay ·que exagerarlo, ya que casi todas las fuentes
manuscritas de alguna importancia hasta bien en.trada la
Edad Media, y de la época posterior hasta 1570, por lo menos PROLOGO A LA SEGUNDA EDICION
las más típicas de la creci~mte literatura litúrgica, son fá-
cilmente accesibles en ediciones modernas. No obstante,
quien más tarde vuielva sobre el tema tendrá ocasión de lle-
nar más de una laguna, y seguramente también deberá rec- D<i:do que para la segunda edición, necesaria en tan breve
tificar, a ·b ase de nuevas descrip.ciones d etalladas d e manus- espac10 de tiempo, habia que compon·er de nuevo todo e1
critos litúrgicos de aquellos países (y entre éstos vienen texto, es .natural se aprovechara la ocasión para hacer algu-
también territ-0rios de liengua a.1.e mana) que hasta la fecha nas enmie_n~as Y poner al día la literatura, si bien es v1erdad
aun no se han preocupado de la li.turgia histórica, y cuando que la critica a.penas ha podido expresar sus impresiones.
haya ediciones .criticas de fuentes tan importantes e.amo los No es poco lo que en 1este último afio se ha publicado sD-
Ordines RomanL Se podrá sacar todavia mucho material de bre cuestiones litúrgicas. Aparte de que sólo ahora hc logra-
las ·costumbl'!es d e conventos y colegiatas medievales. y quien do h~cerme co? algunas publicaciones a.parecidas ·en afios
ccmozica las liturgias orientales y ritos mona.cales del Occi- an~riores, o solo ahora me ha sido posible a.provecharlos
dente, no sólo por las fuentes escritas, sino por propia expe- ~un así, ~odavía ha quedado mucho fuera de mi alcance:
riencia, podrá iluminar más ciertos detalles d•e la misa ro- por la ~azon de ~ue todavía no es posibl-e en Aus tria cncar-
mana. Por último, el estudio de las costumbres populares ga_r fá~il_mente llbr?s al .extranJero. Si a vec•es ha llegado a
religiosas de los diversos país·es que hasta la fecha se han mi .nct,cia de su existencia, he tenido que valerme de buenos
estudiado Nen poco, ofrecerá mucho material para la inte- amig?s. para adquirir las obras deseadas, no si•empre logran-
ligencia. de la verda.dera partici:pación del pueblo en Ia misa, do mi mtento.
parte ciertamente también de la liturgia. . 1'.ªs obras a_frndidas a la lista de los libros y artículos que
Por lo que se ·refiere a pormenüres históricos, la familia. se c1t ~n abreviados .son las siguientes: Berliere, De Corswa-
de textos que provisionalmente el autor ha c.omprecidi.clo r-c m •... Del{kers, Ellard, Fiala, Hoffmann, Kmrne, Miscellanea
bajo la denominación de grupo de Séez, necesita todavia. Moh.l~e rg, ~onachino, Ordinarium Cartu.siense, Righetti,
por ser documentos de una reforma litúrgica de fines del Sch:ei?er, -y1,erba~h, A ellas hay que aiíadir, en mayor nú-
primer milenio, una investigación más detallada, en la que i;ne.i o, ias c1 tas aisladas -de autor~es. Por lo general, se trata
habrá que tener en ementa su relación eon el fiorecimiento umcamente de nueva.s referencias entre las notas- varíos
de la vida eclesiástica de Normandia 1en los siglos x y XI. centenares-, o sea de datos per los que, por ejemplo, se ade-
Como se ve, a la historia de Ia liturgia le ·QUedan por resolver 1.ain~~. la fecha de la a.pari.ción de una costumbre, 0 se indica
todavia. muchos problemas aun sólo dentro del cuadro limi- el sic10/m c~ue ~e ha e::icontrado por primera v1ez, o se precisa
tado de lo ·eucarístico. con m as ex~ctitud. Solo en contadas ocasionoes se han im-
Por ahora ·el 1ector ha de contentarse con aceptar lo que puesto camb10s en el mismo texto, correcciones 0 pruebas má
se le ha podido ofreC1::r. No se olvide que, •en último t érmino, concluye·n~es d e una tesis d efendida. Pero ni aun entonce~
el libro no quiere servir tanto a la ciencia, aunque se trata ~emas creido convenien~~ alterar la paginación ni el volumen
de la cioencia de Ia parte más pr.e.c iosa de nuestra t.ra.'1.ición d e l_a obra" No nos parecw prudente ·el hac.erlo, porque ello ne-
eclesiástica, cua.nto que a la vida, o sea a ~a compr·e nsíón varia ·Consigo el r ehacer completamente de nuevo los ind'ce
más completa de aquel misterio de que dt.ce el papa Pio XII que desde luego ham. sido aumentados y irevisados a fond;. s,
en su •encíclica Mediator Dei, que es la obra más sublime del A todos los que me han ayudado en .e sta ta·r ea... quisi•era
culto divino, y que por eso debe ser la fuente y el centro de expresa.r por este conducto mi más sentido agradecimiento.
toda piedad cristiana.
Jos. A. JUNGMANN, S, r.
Innsbruck, Pascua de Resurre--..,,ción de 1948.
lnnsbruck, .Pentecootés del 1949.
http://www.obrascatolicas.com
LIBROS Y ARTICULOS QUE SE CITAN
ABREVIADOS

AcHERY (J. L. n'l, O. s. B., Spicilegium sive Collectto veterum ali-


quot scriptorum. 2.ª 'e d., 3 t. (!P.arís 1723).
AIGRtlIN (véase Liturgi<lJ).
ALBERs (BR.), Consuetudines monasticae, 5 t. (Stuttgart 1900, Mon-
tecasino 1905-1912).
ANDRIEU (M.), L es Ordines Rom.ani du haut Moyen-Age. I, Les
Manuscrits; !I, Les Textes (Ordines I-XIIIl : «Spicilegium Sa-
crum Lovaniense», 11 y 23 (Lovaina 1931; 1948).
· J,e P ontifical Romain au Moyen-Age, 4 t . I, Le Pontifical Ro-
m Un d.tu xrro siêcle ; II, Le Pontifical de la Curie Riomain:e
au xrne siêcle; III, Le .P antifical de Guillaume Durand; IV, T,a-
ib:es: «Studi e T esth>, 86 87 88 99 (Ciuda<l! del Vaticano 1938-41).
ARNOLD (A.), D er Ursprung des christlichen Abenctmalites tm Lich-
te der neuesten l i turgiegesc/iichtttcnen Forscnung, 2.ª ed. «Frei-
burger TheologL5che Studien», 44 (Friburgo 1939).
ATCHLEY (E. G.), CUTHB. (F.), A History o/ the use of I .ncense in
divine worshi p: «Alcuin Giub GoUections», 13 (Londres 1909).
BATIFFOL (P.), Lcçons snr la Messe, 7.ª ed. (Paris 1020; reimpresión
invaria.cla 1927, con su:p:leme nbos).
BAUMANN (T.), S. !., El misterio de Cristo en el sacruwio àe la
misr.i (Madrid 1946).
BAUMSTARK (A.), IAturgic cornparée. Conterences faites au Prteuré
d'Am.ay, édition réfonàuc (Ghevetognc s. a. [19401).
- Missanc: Romanum. Seine Entwicklung, ihre wichtigsten Urlcun-
:i 1
den und Probleine (Eindhoven-Nimega s. a. [1929]).
- Die Messe im Morgenland : «Oolección K êisel» (Kempuen l906).
- V o1n gesohichtUchen Werclen dier Liturgie: <OEcclesia Orans», 10
(Friburgo 1923).
BECK (A.), K i rchliehc Stwiicn und QUCilen (Amberg 1903).
BEISSEL (ST.) , S. I., Büder aus der Gesehichte der altchriStttcnen
Kunst U77tl L iturç;i e in lta~ie n (Frihm·g·o 1899).
- Entstehung der Perilwpen des Romischen Messbuehes GF'rilbur-
go 1907).
"3ENEDICTo XIV, De sacrosancto swcrifieio Missae libri tres, deooo
'' td. J. ScHNEIDER (Maguncia 18'79; Ia prime11a edición: Roma
1748).
ERLIERE (U.), O. S. B., L'a;sicese bénédictine ães origines à la fin
; 1
clu Xne siecle (Maredsous 1927).

http://www.obrascatolicas.com
1 · · . · - ~ _: . . . .. lnl(mffliff(H;;a;tU•
'ifiiM+.HtffEtlftth~mmfftll j

LIBROS Y ARTÍCULOS LIBROS Y ARTÍCULOS 9


8
r 'onctltu.m Tridentinum. .niariorum act .
BERTOLDO DE RATISBONA, Vollsti:indige Ausgabe seim.er deutsohen pre- /.umn nova collectio. Edidit Societ' or~m:. epistotarum, tracta-
àigten mit Einleitungen und. Anmerlcungen, 1Von FR. IPFEIFFER <lnN.Nou.Y (R. H.l, The litur ical ;s _G_o,e1resiana (Fr_iburgol90.lss).
u:nd J. STROBL, 2 t. (Viena 1862-1880). • l:>lmlies », VIU, 1 (IOambri~ge 190~;mz,es of Narsai : ({Texts and
BIEL (L.), Das liturgische Gebet für Kaiser und Reich: «Veri:if-
fentlichungen der Sekt ion für Rechts- und Staatsg.eschichte», 75 < .rnim .Kr (J.) , Ili-stofr:e dogmati ue
siu.:n~mentde V!Eucharistie ~ t'
z-.· .
(itur~iqwe e~ «Jffohéologique du
(Paderborn 1937). C<JitRWAllEM (P· DE) ' De litu rgiscu,e
'. .... . boeken
Pans der 1385~86).
kolleg ·al
BINTERIM (A. J.), Die vorzüglichsten Denlcwürdigkeiten der christ- Kerlc van Ton aeren vóór het Co . . i e O. J.,. Vr.-
katholischen Kirche, 7 t. (Maguncia 1825-1841). ' 'mtrs et Conferences des S V nciJl'.e van Trente (G1J,n1Je 1923)
.'
' · emames liturgiques (L
( At~a tomo contie11.e un r l t
. ··
BISHOP (E.), Liturgica historica (Oxford 1918). . • ·, ov·ama l:925ss).
BLUDAU (A.), Die Pilgerreise der Aetheria: (cstudien zur Geschichte l.cnor en d iversos sitias dee.~~"?el cms1Uo c elebrado· el afio an-
und Kultur des Altertums>>, XV, 1-2 (Paderborn 1927). / J1'<"ret , ,,,1ca.
1898-190l); suplemento I O:~~f. Sacrfru.m Riotv.um , õ t. (Roma
<fJ -au..hent ica congregai; · .
B:::.UME <CD ; S. I., Tropen des Mi-~sa1le im Mittelalter. II, 'Itropen
· •

zum Proprium Missarum : «Analecta Hymnica», 49 (Leipzig 1906). U1·:KKERS (iE.) O S B Tert ll" ' sup emen to II ( 1!}2'7).
BLUME (Cl.) und BANNISTER (H. l\IU , Tropen des Missale tm Mit- gie: cc.Oatih~lic~» . VI., 2 'Bu i~nus en de geSIChiedenis der litur-
t~l:alter. I, Tropooi :>tum Ordin.arium Missae : «Analecta Hymni- 1
1•
:1'f<11NGER
1 r F'riburgo(H.)
• ., \ nIBe.as-.Arns terdam 194"'
y UJVIBERG (J B) E . . . ,. .,.
1922). . . ' nchindion Symbolorum, 15 ed.
ca», 47 (JJeip~;ig 1905).
BONA ( .J .), Rerum liturgicarum libri duo (Colonia 1674). 1 >l.lll (A. VAN), O. F . M. De f . . . .
BoTTE (B.), o. s. B., Le canon de la Messe Romaine, édition criti- l•'r. Gulielmi de M z·t ' o_ntibus «Opusculi super missam»
e z .ona, O. Mzn (con edi . . 't'
q~ie. introlh~ction eit notes <Mon t-<César 1935). <<"Eph. Litu11g.», ó3 ( ) _ · cwn cn 1ca del texto):
1939 291 349
BRAUN <J.), Der christliche Altar in seiner geschichtlietien Entwick- Drx (GR.), The trea.tise on the AP'~st r T ..
tus of Rome (Londres 1937). o zc raditwn of St. Hip1poly-
zwig, 2 t. (Munich 1924).
- Dros christUche Aitargeri:it in seinem sein uivd in s'einer Entwic'k- The shape of the Líturgy 2 a d . .
(F'. J.), Sol scautis (;; ºe . (Westmmst~r 1945).
llii1.m:.1t
-
Zun g (~.1unkh 1932).
Die Ziturgische Gewandung im Occident und Or ent nach Ur- lm·lurn. Mit besonderer .Rüc?··t 7~1Tid Ge~ang zm ohristlichen Al-
Liturgie. 2 a ed . LF 4 5 <M~sicti auf àie Ostung in Gebet und
sprung und Entwicklung, verwendung und Symbolik (Fribur- n · ·· - uns er 1925)
u OANGE-FAVRE, GZossarium med'. .. .
go 190'1l. (Miort 1883-8'/). iae et infimae Latinitwtis, 10 t.
- D ie liturgisclven paramente in Gegenwart und vergangenh .eit.
Eine IIandbuch der Paramentik. 2.ª ed. (F'riburgo 1924). Du~H~S:<"E (L.), Le. Liber pontificalis, 2 t. (Paris 1886-92)
BREMOND (K.), Histoire littéraire du Sentiment retigieux en France - ' rigines du C'l.tlte ohrétirn 5 a ·ed (Parí l .., ·
DUMOUTET (E.), L e de:;ir de
s ·t .,;oi~
l'h;stie etsl es9.o5): .
(París 1916ss).
BRIGHTMAN (F. E.), Liturgies eastern and w esteni. I, Eas-t ern U.tur- ~-"
tô"""
au am -Saf'.rement (IPar:ís 1926).
ongmes
.
de la de
vo-
gies (Oxford: 1896l. DURA
,., ·_N_ · (G), Rat1.01wle divinorum o1·1·iciorum
·D·us . (L ·
BRINKTRINE (J.), Die heilige Messe, 2.ª ed. (Paderborn 1934). '.-"1vis1?n en capit ulas y n1úmerm seo·. - von 1574). (La
- Die feierliche Papstmesse und die zeremonten bei Selig- und Hei- mvanada en e d iciones más Deciente.~f1 la ouaJ: se c1ta vuelivie
Hgsprechzmgen \Friburgo 1925). EBNER (A.), Quellen und Forschun e .. .
geschichtle d es Missa.ze Roman g n_ zur <:J-eschichte und Kunst-
- Ordo et canon m~ssae (cód. Vat. Ottobon. lat. 356) li. «Eph. L,i- (Frfüurgo 1189.6). urn im JJl/.ztit:ela.zter. Jter Jtalicurn
turg.l>, 51 (1937) 198"209.
BROWE (P.), s. !., Die hi:iufige Kommunion im Mittelalter <Müns- EICHM~NN (E.), Die Kaiserkronung im Abe dl . .
Geistesgeschichte d es: Jliit.tezaite n __and. Em Beitray zur
ter 1938). EISENHOFER (L.), Hctndbuch der º1v;';~ci- t.h (Wm:zbul'!?>"º 1942).
- Die Pflichtko:mmunion im Mittelazter (Münster 1940). go 1932-33). zso en Lzturgzk, 2 t. (Friburr-
- .D ie verehrung der Eucharistie im MitteJ.alter (Munich 1933).
BRUININGK (H. v.), Messe und ka.nonisches stunaengeoet nach dem ELBoGEN. (!.), D er jüd.ische Gottesdienst . .
Brauche der Rigaschen Kirche im spi:iten Mittetalter (Rig a 1904). Entwicklung, 2.& ed. (Francfort 1924) in seiner ges'ôll.ichtliohen
BUENNER (D.). L'ancienne Liturgie Romaine. Le Rite L11onnais .ELFERS (H) D" K.ire 1i enordnung Hippoi,,.,
·
· 1938). · • ie ,,,s von Rom (P.aderborn
(Lyón s. a. [1934]).
CAGIN (P.), o. s. B .• L'Eucharistia, canon primitif de la Mess e: ELLARD (G.), s. !., The Mass oj th
F~LTOE (CH. L.), Sacramentariu e fut~re (Milwaukee 1948).
<eScriptorium Solesimense», 2 (1P arís 1912l. F'ÉROTIN (M.) o s B L L_ibn Leon:anum (OambricJlge 1896)
CALLEWAERT (C.), Sacris erudiri. Fragmenta liturgica col.lecta a. mo-
wiszgothique l t rnozarabe d'Espagr ,, drn en wsiage dans ~'église
· · • · · ., · e ' rer ord'nu · · ·
i i nachis s. Petri de Aldenburgo in steenorugge, ne pereani <Steen- ris 190'1). ie e Ve au XIe siecle (Pa-
1brugge 1940).
CODRINGTON (ili. W.), The Liturgy of Saint peter: LQF 30 (Müns- _, bes
l.ie liber ·moaarabicus
('Pa.ris 1912). sacrarnentorum et les manuscrits mozMar
ter 193il).
http://www.obrascatolicas.com
10 LIBROS Y ARTicULOS LIBROS Y ARTtcut.Ç)S 11

FERRERES (J. B.), s. I., Historia del Misal Romano (Barcelona 1929). TfonTzm~IM (J.), S. I., Concilia Germaniae 5 t. (Colonia 175ª-63'
(Oon descripciones de manuscr.itos lit1úrgicos de 1as p11C1Vincias lfou~ER (E.), Didasca.liae Apostolorum /mgmenta Veronensi~~ U~Íp­
eclesiásticas de Tarrago'1.a y ValenJCia.) z1g 1900l.
FIA~A (V.), o. s. B., D er Ordo missae im Vollmissale des cod. Vat. TIEILER (Fr.), Das Gebet. Eine religion.sgeschichtlicne und religtons-
Zat. 60 82 aus dem Ende des 11 . Jh.: {(Ze ugnis d es Geistes». Gabe psychologische Un-tersuchung. 4.ª ed. (Muni.eh 1921).
sum B ene:à'ictus-Jubilaum, dargeboten von der Erzabtei Beiuron HENNECKE CE.), Neutestamentliche Apolcryphen, 2.a ed. (Tübtn-
(Suplemento al afio 23 de la «Benediktini.sche MonatssCJhrH·t>>) gen 1924).
(Beuron 1947) 180-224. HERRGOTT (MJ, Vetus disciplina mon·asticw (íParís .1726).
FINSTERWALDER GP. V/.), Die Canon es Th eodori Cantwariensis u,;nd HESBERT CR. J.), O. S. B., Antiphonale Missarum sextuvzex (Br.use-
ihre tJberlief a ung·sjornien (Weimaa• 1929). fas 1935).
FISCHER GL.), Bernharcli Cffrdinal'is et Lateranensis Eccleskle Prioriis HIERZE?GER (R.), Collecta una Stnt'ixJ. Die rornischen Stationspro-
Ordo ojfíciorum Ecd esiae Lateranensis (Munich 1916). zesswnen irn früroen Milftlalter: ZkTh 60 (1936) 511-554.
FORTESCUE (A.), The Mass. A study oj the Roman Liturgy (Lon- .HITTORP (M.), De divinis catholicae Ecclesiae Oljficiis ac ministeríis
dres 1912). CColonia 1568).
FRANZ (A.), Die Messe im deutschen Mittelalter. Beitrage zur Ge- HOEYNCK (F. A.), Geschichte der kirchlichen Liturgte des B:isturn.s
schichte der Liturgie und des r eltgiôsen Votk.steoe~ _(Fribur- Augs1burg (.Augsburgo 1889).
go 1902). HnnMANN (J.), G-eschichte der Latienkcmirnunio~i Oi\s1 zum Tri<lentf>..
FRERE <V. H.), The wie of Sarurn, 2 t , (Dambridg1e 1898-1901). e.mwi (Spira 1891).
FRIEDBERG (E.), Corpus faris Canonici, 2 t. (lLeipzig 1879•81). l l.11110 A S. CHARO, T-ractatus .mper M issa:rn geu. Spemtlu·rn Ecclesiae
F uNK (FR. X. ), Didascalia et .Constitutiones 4postolorum, 2 t. (Pa· , ed. G. SõtcH: «Opuscula et T extus)>, ser. Iiturg. (Münster 1940)'.
derhorn 1905). ,JAVOR (E.), O. S. B., Hét kéz,Lrrutos Po?.sony Miissa;le 'ª Nemzieti Mú-
GARCÍA V ILUDA <Z.), S. ! ., H istoria eclesiástica de EspaiW., 3 t. Ze<Umban <Budapest 1942).
(5 v ols.) <Madrid J.929-36). .Jmim CH.), Das Konzil von Trient und die R eform des romischen
GARDELLINI (A.). Decreta authentica Con gregationis s. Rituum, JVl'<'.~1~lnu:hes : «Liturgis c..r:tes Lebem>, 6 (1939) 30-66
3.ª ed., 2 t. (Homa 1856-58). .r11Nc:ivrnNN r.r :A-\ .s. I .. Die Stellung Christi irn inurgtscnen Gebet:
GATTERER (M.), s. I .. Praxis celebrandi functiones oráinanas sacer- J il" '(..,g "iVlll:tlS~l':J" l!J2!j)_
do.bales, 3.ª ed. (Innsbruck 1940). - Die lateinischen Bussriten in ihrer gescnicntttcnen Entwtc/CLU.ng
GAVANTI (G.H\lfER llTI <C. M .), Thesaurus sacrorum rituurn, 5 t. (Ve- (Innsbruck 1932).
necia 1~23). .. Gowordene Liturgie. Studien und Durchblicke (Innsbruck 1941).
GEISELMANN (J. R.), Die AbendmahLsli:hre an der Wende der chri.St- KENNEDY (V. L.), C . S'. B., The Saints oj the Canon of .t he Mass:
lichen Spatantike zum Frührnittelalter (l\'funich 1933). «Studi d'<Antichi.tà GTistianal>, 14 (Ciuda d del Vatiicano 1938).
GERBERT (M.l, Monumenta veteris L i turgiae 1..kmannir:;a,e, 2 t. CSt. KLAUS~ (Th.), Das rom_isch e Capitu~ltre evange!!'i.orum. Texte und
Blasien 1777-79). Un~.ersuchungen zu sezna.r altesten Geschi.chte. I , Typen : LQfi' zs
- V'etus Liturgia Ale.mannica, 2 t. (St . Blasien . 1778). (Mun.ster 1935).
GIHR (N.), Das h eilige Messopfer dogmattsch, titUr!JiSch una asze- - D ie liturgis_ohe:i A. usta'!!~~chbeziehungen zwiSch e.n d er rom~Twn
tisCh erkliirt, 9.a_io.a ed. (FJ"iburgo 1907). und der franlcischàcutschen Kirche von 8. bis zurn 11. Jh.: «His-
GoossENS (W.), Les origines de l'Eucharistie .<París 193B. .. tonsches Jahrbuch d e r Gõrresgesellsóhaft», 53 (1933) 169-189.
GõTz (J. B.), Das Pfarrbuch des StepJwrn May i·n Hilpoltstein vom K ?CK (J.), Handschriftliehe Missalien in Steierrnarlc (Graz 1916).
Jahre 1511: ,«Refórmationsgeschichtliche Studien und Texte>>. KossrNG _CJ.), Litur gi s'che Vo-rleswrvgen über die heilige Messe. 2.a ed.
47-48 (Münster 1926). (R.:i,t1.soona 18<56).
GREVING (J.), Johann Ecks Pfambuclh für U. L. Fntu tn Ingolstadt: KRArnP (J.), S. I ., l /fessgcbriiuclte der Gllêiubigen in der Neuzeit: stz
<"Reformati·onsge5chichtllche Studk;n und Texte», 4'5· (Mii1IB- 111 <rn2s, rn
205-223.
ter 1908). - M essgebrêiuche der Glêiubigen in den ausseraeutsclien Lanaern:
G u ERRINI (F. M.), o. P., Ordin.arium iuxta ritum sacri OrcliniS' Fm- Stz 1.13 (1927, ID 3fi2-3,S7.
t rurn Praedic:atorum (iRoma 1&21). KÜNSTLE (K.), Ilconographie der christlichen l[unst, 2 t. (Fribur--
HABERSTROH (L.), s. V. D., Der Ritus der Brechung und Mi.SCtiUng
go l92&,28l .
nach d em .l11Iissctle Romanum: <<S.t Gs.J:>r.i eler Studien», 5 (Mêid- KUNZE (G.), Die gottesdienstliche SchriJtlcsung. I , Stand und Au:f-
ling 19~m. . . . gaben d er r?enkopenfor;R~hung: <Nf:róffonGli chung; der evan-
HAMM (F.), Die liturgischen Ensetzungsoericnte im Sinne verglei- gellschen GesellschMt für Liturgieforschung;», 1 (Gõttingen 1947).
L EBRUN (.P.), E.x_p7;1cati?n littén.li, histort.qiie et da.gmatique d;eis prie-
chender Liturgiegeschichte untersucht: LQF 23 (Münster 1928).
res et des ceremonie de le Messe, 4 t. (Lyón 1860).
H ANSSENS (J. M.), s. I., Ins.t itution.es L iturgic.ae de ritibus orient;a...
LEFEVRE (Pl. F.), O Praem., L 'Ordina'ire de Prémonté d;aprés des
libus, t. Il-III, De Missa rituum orientalium (Roma 1930-32).
mss. du XIle et du XJIIe siecle (LO'va.ina 1941). .
HARnourN (JJ, s. r., Acta Coil:ciliorum et Epistola:e decretalea, 1l t. LEGG J. Wrcr·rnAM, Traats on the Mass: HBS 27 (Londres 1904).
(iPM'ls 1715),
http://www.obrascatolicas.com
HRilinttlfMIM&h-

LmROS Y ART1CtTLOS 11
12 LIB'.11.0S Y A'.11.TÍCU!.OS

MOID, BERG (K.) un.d BAUMSTARK (A.), Die iilteste erreicnbare Gestalt
LEGGS J . wrcKHAM, Missale ad usum Ecclesiae westmonasienensis , des ~iber Sacramentorum anni circuli der romtsctien Kirche. LQ
3 partes: HSB 1 5 12 (Londres 1891-97). 11-12 (tM.'Ü..'lSter 1927). . . .
LEITNER (F.), Der gottesdiensfüche Volksgesang im jüdiscnen und MOL'ÉON (DE~, Voyages liturgiques de France (Paris 1718).
c7vristlichen AUertum " (Fri·b<uirgo 1906). MoN110Hrno <V.), La cura pastoraile a. Müano Carta.gine e Roma nel
LEITZMANN (A.), Kleinere geistliche Gedichte des 12. Jh., 2.• ed. : secolo IV: «'Ama1ecta GregOl!"ia na>i, 41 (Roma 1947)
<cKJ.eine Te ~te », 54 (Ber lín 1929). MURATORI (L. A.), Liturgia Romana vetus, 2 t . (Venecia 1748).
L EPIN (M .), L'i dée de la M es>"e d'apres l es Théologiens depuis l'ori- NETZER GL. A.), L'introduction d e la Messe rarmaine en Fra (Pa-
gine à nos jcnirs (P aris 1926) . ris 1910)'. nce
LEROQU AIS (.V .), Des s acram ent aires et Zes MiS'sels manuscrits des NrCKL (G .), D er Anteil deS' Volk e .~ a.n aer Mes.~l.íturgi e im Franken-
bibliot'lul[!tes publiques de Fra rvce, 4 t. (P aris 1924). (Las dtas co.n re!c~e V?n
Chlodwt? bis auf Karl den Grosr,en ánnsbruck 1930).
sólo el n ombre del a u tor se refieren .a es t a obra.) - Ord.marium: Cartusiense pro di.vinfa• officiis in Ordin e cartusien-
-J,es Pontifioa"UX ães bibiJ,iotheques r ..1,blique8 de France, 4 t. (Pa- sí 1mi_for:niter celebra.ndis (Grande Oh artre-use 1932).
ris 1937). , PARSCH C.P.J, Volksliturgie. Ihr Sinn und Umfang (Kloote bu
- L 'Ordo M i ssa.e du sacramenta.ire d'Amiens: «Eph. Liturg.», 41
1940). . rneUJ rg
( 192'7) 435-445. PUNIET (P. DE) , O.S. B .. Le pontifical Romain, 2 t. (Mont-César 1930).
LIETZ1\1ANN D as Sacramentctrium Gregorianum ?W:Ch dem
( H.), QuAsTEN (J. ) , MOT11Umenta .euch<vristica et liturgica vetustisstma
Aachener Urexemplar: LQ <Münster 192.D. <Bionn 1935-37).
~ Mes<!e und Herrenmafbl: <<·ArlJeiben zur K trcllengeschichte», 8 - Ex~o~itio antiqua.e liturgiae Gallicanae Germano paríStensi ad-
, (BIOIDID! 192ôl. ~cripta: «Opuscula et Textus», ser. liturg. 3 (Mi.inst er 1934)
LINSENMA.YER (0.), G eschichte der Predi gt i n D eutschland von Karl RAD6 _<P.) , O.~- ~ . .,Lib~ ~iturgici manu scrtpti bibliothecaruni.Hun-
a. Gr.
bis zum .Ausgang des 14. Jh. (Munich 181$6). grwe, I , iL.b:rr 11turg1c1 ms. ad Missa m pertinentes: «Editiones
LlPPE (R.), Missare Romanum Medioiami 1474, 2 t. : HBS 1'7 33 (Lon- Blbllot.hecae Széchenyanae Musaei Nationalis Hun=,.iae 26
<l!res 18994907). mudfü})est 1947). "~ »,
Liturgia. Encyolopédte populaire des connaissancesi li turgi,ques. Pu- H A.~ (~J, S. _I., I ntraductio in líturgiam orie1'1Jtalem (P.mna 1947)
ibliée sous Ia direct ion de R. A1GRAIN <Paris 1935). H.AHMA:N! <I. E .), 'I'estamentum Domtni Nostri resu Christi (1"a ·
DE LUBAc (H.), s. I,, Corpus mysticum . L 'Eucharistie et l'Eglí.Se au d a 1899). " gun-
moyen âge: «Théologie», 3 (París 1944). R:mAUDOT (E.), Liturgiarum ort.entalium co1lectio 2 t 2 a d (Fran-
MANSI (J. D.), saororum Concfüorwrn nova et amplíssima collectio !ort. W47l. ' ., · e ·
(iF'Jmienicis, l 759SS). RICHTER (G.) tmd SCHÕNFELDER (A.), Sacramentartum Fuláense
·MARTENE ([E.), O. S. B., D •e antiquis Ecclesiaie r itibus, 2.• ed. 4 t. saec. X (!Fulda 1912).
l . (IAmbelJ:es 1736.-39) . Para f.acilibair el encontrar 1as ótas en ~trcas RlEDEI. (W.), Die Kirchenrechtsquellen des patrtarctiats Alex an-
e di.cion es, se cita siem µr e en prime r lugar según la divis ión de drien o :..eipz ig 1900).
Ma.r t êne ; entre ( ) se aíiade tomo y columna de la 2.• ed. RmHr.'.i;TI (M.), Man uale di storia Uturgica m, L'EUcharistia sa-
Así que 1, 4, XII CI, 568) signifioa l. I , •C. 4 (se suprime la sub- . orl:flc:Lo e sa.cr:l.men to (.M i.Já..11 1949). ·
división en m1tku1os), ardo XII (IAmberes 1736; tomo I, •ool. 568). ~RoE'TZER
· ,. . (W\
. ., , ·O . S . B., Des hl. Augustinu3
· Scnri/ten azs murgtege-
, MARTINuccr (P.), Manuale decret orum s. Rituum congrega.tionris, .. schw h thch e Qitellc (Munich 1930).
· 4. ~ e d. (Ratisbona 1873). RucKER (A.), Die syrische Jakobsanaphora. Mit dem gríectiíSctien
MA.SKELL (W.), The ancient .l itur gy of the ohurch of Engilana accor- Paralleltext : L Q 4 (Münster 1923 ).
. din g to the uses of Sarum, York, Hereford and Bangor, 3." ed. - Ritus B~ctisrní et M issa.e, quem aescri,ps1it Theodm M
ve.~.tenus in .~r:m.onibus oof!echeticis. u~ ep. ops-
(Oxford 1882). liiturg., 2 (Mürulter ). · ~ooCJUJ.a. et Text us», ser.
MERK (K . J.), Abriss einer Uturgiegeschiohtlichen Darstellung des 1933
M ess Stipendiums (Stuttgart 1928). R~.rz BUENO (D.), Padres Apostólicos (iMadrid 1950)
METZGER (iM. J .), Zw ei k arolingische Pontificalien vom Oberrhein: Rü~~:O. CF'.), Phiwlogisohes zum Canon MiSsae; StZ 133 (1938, I)
«Fl·eU>m·~ Theologis.ch e studien», 17 (iFr~burgo 1914).
Miscella~a Liturgica; in honorem L . Cwnioerti MohLberg: «iBihlio- SAWICKI ((P.~, .º~~S . _l".·
,I ~ .. D e miS'S'a conventuali i n Capituli et
stb.ec:a Ephemetrides Liturg.icaie», 22, 'V. I (R<Jma 1948). . wpud R eLigioovS. J:h l'Wricc, ca.nonice, liturgice Oui 1ac d 1' t s
MoHLBERG (K.) , o. s. IB., DGJS frankische sacramentari um Gelasia- d~x de Missa conventuali in Ordine s. P~uli I ; (Orap.p.e:n-
v1a 1938). • · aco-
1bUm in: alarnannischer Uberli,eferung, 2.• eã.: LQ 1 2 (Münstel' :
1 I 1939).-En las pp. 293-339 d e la nueva edición se ha;n afiadido , ScH~s _ (L.), Alte litwrgische G ebrauche una zeremonie ae
unos •cuadros sinóptiws, procurados por G. MANZ. Stiftslcirohe zu Klostemeuburg (Klosteru.euburg 1930) n an r
- Radulph de Rivo, a er zetzte vertreter aer ailtrõmischen Ltturgie. ~
(Diill8eldorf Die BUSS·'l:!ücher Und dais lcanonisc"-
(H. J.),1898), <>••~'"''erf-i.
'"Ç "' '""'Y'V . Wl.ren
TOllllo I, studien (Lava.ma. 1911) ; ilio.Ino II, TeXite (iMü:nstea'
1911~15).

http://www.obrascatolicas.com
14 I.IBROS y ARTfcm.os

ScHNEIDER (F.), O. Cist., Vom alten Messritus des Cistercienser or-


dens: KGisterctenser-Chronik», 37 (1!}2Q) 145-152, con coniinruaci0-
nes hasta 40 (1928) 77-90.
ScHREIBER (G.), Untersuchungen zum Sprachgeorauch des mittelal-
terlichen Oblationswesens (Worishofen 1913).
- Gemeins_?haf~en . des MtttelaJ.ters. Recht und verfassung, KUlt
und Frommigkeit: «Gesammelte Abhanidlu!'..gem>, t. I (Müns" S 1 GL AS
ter 1948).
SCHÜMME"R (J.l, Die altchristli che Fastienpraxis mit besonderer Be-
rück sichtigung der Schriften T ertullians: LQF 27 (Münster 1933). Oist.~C!hr. Cronica Cisterciense.
Srr.vA-TAROUcA (C.), S. I., Giovanni <<Arohicantoni ãi s. Pietro a CSEL C~fP'.Us S cri ptorum Ecclesiasticorum. Latinorum
Roma e l'Ordo Romanus· da lui compooto : ·<~A,tti della pornt. .AJc- DACL D1ct1onna1re d'Archéologie Chrétienne et d L:t ·
oad€mia di Archeologia», M em orie I. 1 (Roma 1923). DThC D ic · t· · .· . . · e I u.rg1e
1onnaire de Theolog1e c atholiqu:e
S IMMONS (Th. F'.) , The La1.1folks l'vlassbook (Londres 1879). Eph. Litur.g. Epihem~1·ide:s Litu11gicae. Ana,lecta hisu;rico-as,cetioa
SMITS VA.'i" WAESBERGE (M.). s. !., Die misverklaring von Meester Si- GCS D1e Gne ch1sche n Ohrisitlichen S ohrü,ts:teJler ·
mon van V enlo: «Ons geesteli.1 k Erf», 15 0941) 228-261 285-327; HBS Henny Bradsihaw Socie1Jy. ·
16 (1941) 85-129 177-185. JL J ~hrb!!-ch für LLtuJrgiewissenschaft.
Sõr.cH (G. G.), o. P., Hugo von st. Cher o. P. und die Anfange der LF L~.turg'.egieschichtli che Forsohungen.
Dominkanerliturgie. Eine liturgtegescJttclitLicne Untersucnung
LQ L: turg1eges ohichtliche Quelloo,.
zum «Speculllm Ecolesiaei> (Oclonia 1938).
LQF L1tuQ'g!eg· e~chichtlkme QueUen und Forschungen
STAPPER (R.), Ordo Romanus primus de Missa papali: «Opuscula et
LThK Lex1kQn fur Trheologie und Kirche. ·
T ex,tms », serr. Jtturg., 1 (iM:ünst-er 1S33).
MGH M~mumenta G ennani-a e Histortca.
STRACK (H. L .) und BILLERBECK CP.), Komm entar zum Neuen Te- 'PG M!g·rne, Paitrologia Gmec:a.
stament aus Talmuél urui Miélrasch, t. IV (Munich 1928).
THIEL CA.), Epistolae Romanorum Pontificum (Braunsberg 1868). a?IL Migne, P.atrologi·a La1tina.
ToMMASI (J. M.), Opera ed. V ezzosi, 7 t. (.R oma 1747-54). RAC ReaJ!ex.ikon ifür Antike ·uind Chrlstem.-tum
TRAPP <WJ, Vorg esohichte und Ursprung der liturgischen B eivegung SRC S a cra ·R ituum Congr egatio ·
vorwi egend in Hinsicht auf das àeutsche Sprachgeoiet (Ratis- stz Stimmen der Zeit. ·
bona 1940). TU T e_xte u.:ict Untersuchungen.
URSPRUNG (0.), Die katholische KircTtenmu;Silc (Pot5dam 1931). ZkTh Ze1ts chnft für ka.tholische Thool.oglie.
V!ERDACH (A.), Die Ziturgische11J Ansohauungen des Vitus A nton Win-
ter. Ei n Bei t r ag zur G.eschichte der AufkJliirung: <<.lVIünche,ner
S t udien zur histori.sahen 'I1heologie)>, 9 (Munich 1929).
VOLK (P.), O. S. B., Der Liber ordin arius des L"iittich er St . J a,kobs- N. ?3.-Las referenci.a s en que aparece so.lamente una cifra
klosters: <rBeitra.ge z·ur Geschichte des alten Monchtums und des _cr.
rp. e~ .. 44 ) _remiten al número del primeil" tomo.
Benediktin erordens», 10 (Münster 1923). L,.s ieferenc1as que delante dei nú mero llevan un II al
WAEFELGHEM (M. VAN), O. Praem., Le Liber ordinaríUS à' apres un do tom o. ' segun-
ms. dtt 13-14. si ecle (Lovaina 1913). .Si la referencia a barca texto y notas se cita de la mantWa si
WAGNER (P.), Einführung in die grei,~orrianis chen Melodien. I, Urs- gmente: Cf. 23 con Ia nota 3. '
pnmg und Ent wioklung der Uturgis.chen Gt~s m1gsforrne n bis zum Si remite exclusivamente a la nota, 28 s.
Ausgang des Mit telalters, 3.a ed. (Leipzi.g 1911); II, Neumenkun-
de, 2.• ed. <Leipzig 1912).
WARNER (G. E.), The Stowe MiSS<LL, 2 t.: HBS 81~&2 (Londres
1905-15).
Wrr.MART CA.), o. s. B ., Aut:·urs spirituels et Textes dévots du mo11en-
âge l<Ltin. Et ude s d'histoi re lit téra.ire (,P a rís Hlc:'.l ).
WILSON <H. A.), The Gelasian Sacramentary (Oxford 1894).
- The Gregorian S<lieramentary wnxLer Chwries the Great: RBS 49
(Londres 1915).
YAVEN (li.), San Justir.o, Apologías: «Colección Excelsa», 3 (iMa-
d r id s. a .).
YELVERTON (E. iE.). The Mass in Sweiten: HBS 57 (Londres 1920).
ZIMMERMANN <B.), o. Carm., Ordinaire de l' orare de No.t re Dame du
Mont-Carmel par Sibert de Beka: «Bibliotheque Litw-gi~ue», 13
.Waitis UHO).

http://www.obrascatolicas.com
............. ----~----------~~--~

INTRODUCCION

Ouando el Hombre Dias, después de cruzar nuestra tierra,


hubo ·t erminado su vida mortal con el sacrificio redentor en
la cruz, !e ntonces dió comienzo la celebración que desde aque-
lla hora, en todos kJs paí:rns, a través de todos los siglos, será
una misteriosa renovación de su ~m t re g a redentora y que no
c·esará hasta su segunda venida. En una incesante repeti-
ción, unas veces con gran Eolemnidad y an te la presencia
de miles de personas, otras en la soleda d de una capilla ca-
nada, o en la pobreza de una iglesita de a ldea, o en cualquier
rlncón donde haya hombres consagrados a Dios, en todas
partes se r ealizar á dia t ras dia el mismo sacrificlo. Apenas
'i ;;eparado d el bullicio de la vida por una débil pared, este
''
misterto está en m edio de los hombres que acuden en busca
de la gracia divina, que en él resplandece, extendi:endo .sus
manoo suplicantes para no verse hundidos en el vacio de
una vida alejada de Dios~
La institución de Jesucristo estaba destinada desde un
principio al más intimo contacto con Ia vida diaria de los
hombres. En su centro se encuentra, levantado en alto, el
árbol de la cruz. A su misterio se refieren con preferencia
las palabras del Ma,estro: «Cuando yo fuere levantado de
1
1
1
la tierra, lo atraeré todo a mí» (Jn 12,32). Un inmenso pro-
,,.
•'' , ceso de asimilación que va creciendo como en ondas, tiene
. 1. en este sacrificio su centro y su fuente ll ena de energia; un
autêntico proceso en que lo t erreno se con vier te en lo celes-
tial o al menos se le h a ce semejante, m edi.ando entre la vida
El~l hombre pecador y la en trega santa del Hijo de Dios a
la voluntad del Padre .
P ero como este· legado d e Cristo estaba destinado a en-
contrarse en medio d el oleaje de la vida, solicitado sin cesar
Por los hombres, nec.esitaba, por d eclrlo así, d esde el princi-
pio de un a envolt ura que lo preservase de la inconsciencia
de manos rudas y del polvo de la calle, de un revestimiento
ex1lerior que lo guarda.se incólume a través de todas las vi-

http://www.obrascatolicas.com
18 INTRODUCCIÓN INTRODUCCIÓN 19

clsitudes. &a forma tJenía que ser de modo que al mismo mu~ bien _reducirs·e a pocas y someras indicaciones, y el es-
tiempo diese expresión al mist€rio, rev·elándolo a los sentidos tud10 genetico seria. objeto únicamente de interés histórico
de los hombres, para que su riqueza interna y su poder san- del que podría prescindir la instrucción popular. '
tificador quedasen de alguna manera parentes en ella. Y esta No es éste 1eJ caso de la actual misa nuestra. Quien quiera
forma es la liturgia de la santa misa. conocerla un poco a fondo, tanto ·en su plan de conjunto
Jesucristo no nos entr.egó más que los elementos es·encia-
les de la c·elebración. La forma e111 que se habia de desarro-
c?mo :n cada una de sus partes, tiene que ,recurrir al estudio
histórico. Tal método histórico, destinado a iluminar el pre-
llar la debían cr€ar los hombres. La ejecución de esta obra sente. ha venido aplicándose ya desde el siglo XVI a la litur-
ha sido un proceso de lenta ,evolución que ha durado muchos gia de la misa con creciente in1lerés. En los últimos decenios
siglas. De ahi que, lo mismo ·que en un edificio construído o. sobre to.do, s·e ha trabajado con particular empeno y po;
lo largo de centurias, la liturgia de la misa ni en su COIIljun- c!erto consiguiendo importantes progresos. Pero hacÍa falta
to ni en sus diversas partes presenne una idiea simple arqui- reunir en slntesis y completar, dentro de lo posible, los re-
tectónica. Desde luego, la forma esencial que dieron los após- 1iultados todos de la investigación. Esto es lo que nos hemos
toles a la liturgia de la misa ha permanecido inalterada, propuesto en estas páginas.
causando emoción la piedad con que ·en las posteriores am- Para :fijar los limites dentro de los cuales ha de mov:erse
pliaciones del edificio se ha respetado la línea primitiva. Ja- 1111<~stro estudio histórico, se impone determinar la exte!nsión
rnás se sacrificaron a una nueva i<lea las cer.e monias y ora- 111· la noción de liturgia. 6Comprende tan sólo la actuación
ciones antiguas. iPero al correr de los siglos aparec,en en d1·! sacerdote en el altar mientras realiza su sagrada acción,
diversos planos !)Juntos de vista inter!esantes, ideas nuevas, que <k suerte que la partlclpación del pueblo, con t odos los ritos
amplian la institución de Cristo al compás del dist.l nto s1ent1r <1111e la acompafian, figure únicamente como complemento ex-
religioso de ·Cada época en la historia eclesiástica y los diver- lierno que tal vez pudiera interesar a,1 investigador de la misa
sos ambientes culturales y de espíritu por que pasó la Ig1esia. <ks<Jir> ·<'l punto de vista ;pastoral o canónico, pero que no
De este modo, la liturgia de la santa misa ha venido a "'".l.r:i. 11'11 •l'l 1:< 'l'T<'no propio de la liturgia, o se debe afirmar
ser una obra sumamente complicada, en cuyos detalles no es 111w1 !Jl<'n <JtW eon d sacerdote también el pueblo cristiano
fácil ortentarse a la prlrnera. Podríamos compararia a un r11rma como un todo en la acción litúrgica?
vetusto y milenario castillo qué con sus tortuosos pasadízos Esta segunda parte de Ia disyuntiva es la verdadera, si nos
y angostas escaleras, coo sus altas torres y extensos salones, íljamos ren <:tros períodos más antiguos del culto divino. Los
causa extraf1eza a quien lo visita. Sin duda es más fácil vl- ritos de la liturgia se concebían en la antigüedad, sin excep-
vir en un m-0derno hotelito. Pero hay en la vetusta oonstruc- ción, como formas sociales. Todavia el concilio de Trento
ción un aire de nobl:eza incomparable. En sus muros aJientan pone d.e reliev.e que Cristo dejó el sacrificio de la misa a su
ideales arquitectónicos de muchas generaciones, junto con la Iglesia. iAhora bi<en, la Igiesia es ciertamente algo más que
herencia espiritual de los siglos pasados. iPero las generacio- sólo el dero ; Ja Iglesia .es el pueblo de Dios, a unque regido
nes posteriores han de saber desenterrar esos tesoros. Por Por las autoridades consagradas. Si actualmente vamos dan-
eso, sólo el que piensa en historiador, el que acierta a asi- do ª! problema de la participación del pueblo mayor impor-
milarse las mentalidades que fueron patrimon1o sucesivo a tanc1a de l~ que Ie daban otras generaciorues inmediatas 1,
lo largo de siglos, será capaz de comprender y valorar au- esto .no es sino un easo más de la .vuelta general a una con-
ténticamente la liturgia de la mlsa. No es esto posible a la cepc1ón más completa de la Iglesia que se observa hoy dia
mayoría de los cristianos; por eso ha d:e ser preocupación de en varia~ direcci?nes, y a la que nos h an obligado las clr-
los estudiosos el r·e flejar COl!l toda la fidelidad posible el le- cunsta1:cias del t1empo y el estado actual de la cura de al-
gado de la tradición, la liturgia de la misa, de tal forma que mas. Solo con teruer ante Ia vista este modo de ver más am-
tanto el plan de conjunto como la realización de cada parte p~o, quedarán resueltos muchos problemas y enfoques litúr-
en lo esenciaJ se pueda ver y comprender por si mismo, sin gicos.
nec·e sidad de acudir a complicadas explicaciones históricas. °?n lo dicho hasta ahora queda explicada la estructura
No descoooe:emos la extrema dificultad d•e tal empresa; pero del llbro. A su parte principal, la :explicación g,enética de las
tal vez se haya exagerado al considerar este ideal como un aeremonias Y oraeiones particulares del misal romano, pre-
1mposible. Algunas catedrales antiguas-tal impreslón me
ha causado iespecialmente la augusta catedral de Tréveris- 1
cumplen este ideai en alto grado. Asi, la exposición pudiera ot.. mi estudio Was ist Liturgie?: Zk"nt 55 (1931') 83-102, reJi'O·
llUCido en el llbro Gewordene Liturgie, Hl7.

http://www.obrascatolicas.com
~"""'1'11 _ ."lfllllllllil•"s•1~11'11Ali"'Clll.•.••••••----------·--·---····· ..
. m.mtt111111.14~

INTRODUCCIÓN 21
INTRODUCCIÓN
. 20
. ·n z La primera recorre la his- Una vez asegurados estos conceptos fundament.ales, po-
ceden otras dos de preparaciot d del primer Jueves Santo d r<•mos entrar en la segunda parte de nuestro restudio. Subi-
toria de la Utur~ia desde la X'aros~ción se incluirán las Utur- r<•mo.s con la Iglesia al monte santo de Dias, donde ena se
hasta nruestros dias. En esta et Pdio comparado de las mismas 111w a los cánticos de los espíritus cel~stes, para abrazarse
gias no romanas, ya :que ~l .es ud suma utilidad para descu- 1·1111 su Esposo, ·que venoe muriendo; después volveremos a
nos será ·e n muc:ias oc~10nes
:e 1! misa romana. Tal recorri-
brir la trayectorm g~netica t'ntas fuerzas que a través de
do histórico descubnrá las . {s if;rmación de la liturgia de
11cnmpafiarla cn su bajada del Calvario a la insignificancia
dP la vida dlaria.
Alguien ha llamado al sacrificio de la misa la «producción
los siglos han actuado en p!r"r.erán de reUeve las grandes 1·11mbre» de la cultura cristiana. El dramaturgo Hugo Ball
nuestra misa, con. lo que a 1 ~~bre las que habremos de vol- 11 rn~7) diDe: «En verdad, para ·el católico no d ebiera existir
fases dle su evolución gen~ra ' e sus diversas partes, pues mu- d IA·atro. El espectáculo de su ·v ida que todas las mafian.as le
ver .repetidas veces al tra".~r ~e eYplican a la luz histórica de llll d<' cautivar, ·es la santa misa» 3 . Paul Claudel, después de
chos de sus pormenores so o -· :1 11 wnv«~rs!<'m, s·e sentia arrieba.tado por la grandeza. del dra-
dioha evolución. . . ier'amente no pocos tra- 11111. sagrado de la liturgia em. sus primeras visitas a la cate-
f>el periodo m.ás an. ti.guo ·e:nste,:io.c la vliturgia de princípios drn.1 de Notre-Dame: «Era la más profunda y gloriosa poe-
as por que aorav.~s · -
tados. Las e t ap. . l: ha estudiado con particular empeno "'"· 1·r11. n las actitudes más sublimes que jamás sre habían
de la Edad Media, as r la Messe nos ha trazado un 111111.,·dldo .a seres humanos. Nunca podia saciarme del es-
Batiffol, que~ ie n sus ~eço_ns !~ En ca~bío, por lo que se r:e- ;11•1'1.t'u~nlo de la santa misa» 4 . Palabras son éstas de hombres
cuadro plástico de la-. Ill:ism . demos decir que la presente 1111111lnados, que nos dtespiertan de nuestra indolencia. Cuan-
fiere a las épocas P?St€~Wr~s·d?º deta;llado que sobre ella se do una fe realmente viva ha comprendido el misterio invisi-
exposición es 1el prime. es u 10 hl•· qne Rc oculta tras las ceremonias, entonces aun las más
hace. t dPl tratado introductorio se de?ica a p11•q111•f\as R<' ven bafiadas de la luz del misterio.
La s·e gunda par e . ~ . u e resultan de los diversos l'•·ro ~·:11.n no ha de hac·ernos olvidar que, tratándose de la
aquellos aspect_o~ de la m~~,,1fd~d en ena. Los conside~a­ 111l1m.. la 1·x1H"<'Hlún ...:obra de arte», tomada en el sentido obvio
modos de participa~ la co -ue actúa en las cer·e momas, que .-;1c Ie suele dar de ordinario, no es más que una verdada
mos primero ate~·dl<~ndo ~l .~ d~sde la celebración solem- 11wdlas. Falta en ella'-y no sólo en la Uturgia romana.-la
ª través de sus disti?~as . as ' u ada en torno a su obis- armonia plástica de la acción, f.a lta un plan artístico man-
n e de la asamblea -
llturgica, agr P
· da sin comum a
'd .d asi·stente. lue-
• 1.<·nido y realizado conscientemente a través de todo su des-
po, hasta la misa I?:iva , . en los ftlel·es pesando las cir- arrollo. La razón está 1en que en la misa han colaborado
go las iestudiamos fiJandonos · Y locale~ que condicionan liombres distanciados por muchos siglas, que hablaban ilos
cunstancias rituales, . tempora1esveremos sobre todo, cómo la más diversos idiomas. Es •v erdad que todos Hevaban dentro
su participación . .Aqm ·es don~e r en el ~oncepto de la litur-
comunidoo cri:stia_na d-eb:-~; :t e~ta concepción está j:isti~­
gia. Par.a determmar m ~ vista de ce1ebración como sacn -
de su corazón un mismo ideal que querian realizar; pero
c:stie ideal dlferla 1en muchos matic·es y tonos, como lo prueba
la historia del dogma y más aún la historia Ctodavía sin es-
cada aun desde el punto :e. emos antepuesto un capitulo cribir) del modo de ensefiar la verdad divina al pueblo. Con
ficio de Cristo. Y sul Iglesii:~i: ie ucarístico, ie xplicativo de 1a todo, aquellos hombres eran hijos de la misma Iglesia, una
sobre la esencia .de sacr . . de culto a diferencia del y santa; más .aún, eran hombnes que se identificaron de tal
función de la misa .com~ acc10~os ademàs, que· el pap;el de modo con la Iglesia, que hoy sólo en contados casos conoce-
sacrifici? de la cruz. iPore~l ~:~~o de' Dios, no se reduce a una mos sus nombres. Por otra parte, 'e ra tan fuerte e1 factor co-
la Iglesia, y P?r tan~ d l ~acrificio de Cristo, sino que. tod~ mún de ·e ste ideal que todos ellos intentaban realizar, que
mera asist·encia pasiva a l . ven namadas a una part1- nunca perdió la obra las líneas esenciales de su primer dise-
las ,f uerzas vivas de la Ig e~a s~umbre. del Sumo Sac.e'rdote, fto, sino que conservó su unidad , adquirlendo una h:ermosu-
cipación sa~erd~tf~ e~fl~:n~a:ªmateriales, eleva hacia si a la :ra :renovada. Claro que la bellreza que en ena respJandece no
q~e, a trave~ d 1 santificándola Y purificándola. es la de una obra artística, sino la que .admiramos, por ejem-
cnatura rac10na ,
11 r sente edición espafiola bajo el , a E . tHENNINGS-BALL, Hugo Balls Weg zu Gott (Munich 1931), pá-
2 Estas se comprenden en ~a P e ado al que se opone, como \ gina 42.
título Visión ge~era!, comoéptpmâ~ i~\er~monias Y oraciones par- 4 S. LAMPING, Hombres que vuelven a la Iglesia (Madrid 1946),
segundo, la explicac16n gen ica p. 198.
ticulares.~(N. àel T.J
.,
http://www.obrascatolicas.com
22 INTRODUCCIÓN INTRODUOCIÓN 23

plo, en un árbol florido que, a pesar de la distribución irre- invenire, ut ea sapienter. instituta vulgo persuadeant 6 • Des-
gular de sus ramas, hojas y flores , 'está todo él dominado por de luego, ,e sto no significa que cada uno se pueda considerar
una elegante armonia merced al principio -;ital que rige su con derecho a introducir reformas a su antojo. Ya el gran
crecimiento. En este sentido, Segismundo de Radecky dice de Mabillon Ct 1707) acompaií.a su edición de los Ordines Romani
la acción que se r,ealiza por las palabras creadoras de 1a con .esta advertencia, aunque al mismo tiempo expresa el de-
misa: «No es arte, sino el origen y prototipo hacia el que seo de que aquellos a quienes incumbe la vigilancia en las
tiernde toda arte» 5 • En la santa misa, el mundo del más allá cosas del culto no pierda.n de vista los antiguos modelos 1.
irrump.e triunfalmente en el de acá. Ante el ímpetu de esta
irrupción desaparece la creación del puro artista humano, se 8
BONA, Rerum liturg., I, u, 7, 3 (670). El rubricista cardenal Me-
trastorna el ritmo de las armoniosas palabras d·e los hom- rati (t 1'744) reproduce casi íntegramente estas palabras, hacién-
bres. dolas suyas. GAVANTI-MERATI, Th esaurus, I, II, 6 (I, 111).
7
Por otra parte, la grandiosidad del objeto, el reverente J. MABILLON, ln ord. rom. Commentarium praevius, e. 21 (PL
78, 934 D) : Haec autem non eo animo referimus, quasi veterum
entusiasmo por la obra más sublime que pueda.n realizar los huiusmodi rituum usus privata auctoritate revocari velimus aut
hombres, siempre es para ellos un motivo tentador para as- recentiorum ( quod absit) induci coniemptum, sed ut eos qui 'eius-
pirar a lo imposible. Mil v.eces durante su larga historia, por modi officiis praepositi sunt invitemus ad consulendum antiquita-
sus órganos más diversos, la Iglesia ha intentado perfeccio- t:em, quae quanto fonti propior, tanto venerabilior est.
nar la liturgia. Y de esta tarea slempre urgente y nunca ter-
minada, la Iglesia no podrá desentenderse tampoco en el
futuro. Con razón podemos hoy abrigar la esperanza de que
sús desvelos por la conservación y perfección de las sagradas
formas que contienen el tesoro que pos,ee la Iglesia, s'erán
en adelante tanto más eficaces cuanto que más claras están
hoy ante sus ojos las ideas que desde antiguo le han guiado
en esta tarea. Pues éste es el cometido propio de la nu.eva
historia de la liturgia: verter luz sobre las ideas que han im-
pulsa-do las distintas fases evolutivas de la liturgia, ya que ::i
veces ,e;r1 las ceremonias aetuales se encuentran sus lineas
bastantee de formadas por las épocas posteriores. Buena pre-
paración del camino son los trabajos previas de la descrip-
ción minuciosa de los manuscritos, la edición critica de los
textos, con la fijación de su origen por épocas y regiones; en
fin, el acopio de datos y su examen. Sólo esclar;ecidas así la.<i
ideas que crearon las ceremonias, es posible Ja valoración
adecuada del tesoro de la tradición. Y nótese bien: no ies la
edad como tal la que decide sobr,e el ivalor de las c,er,emonias,
sino la plenitud de su sentido y, sobre todo, la fu e·rza de ex-
presión que poseen. Por ·eso aun creaciones recientes, como,
por ej,emplo, la hendición final, pueden tener gran valor.
En no pocos ,casos, un juicio obj·e tivo dirá que las formas
litúrgicas -:ln cuestión deben considerarse corl!-O menos logra-
das o que pi:esentan manifiestas corruptelas posteriores. Cuan-
do el santo cardenal Bona habla de la colocación del diácono
durante el canto del evangelio, hace esta observación: Hinc
apparet, quam verum sit ... multa hodie pro lege haberi in his
1' quae pertinent ad ecclesiasticas observationes, quae sensim
1
ex abuso irrepserunt; quorum originem cum recentiores ig-
norent, varias conantur congruentias et mysticas ration,es
s. v. RADECKY, Wort und Wunder, 2.ª ed. <Viena 1942) 51.

http://www.obrascatolicas.com
· - - - - - ·- - - - -
,_-.~

1
TRATADO l

VISION GENERAL

http://www.obrascatolicas.com
1 1
PARTE

l ,A Ml5A A IRA VES DE LOS SIGLOS

J. La misa en la l glesia pT'imitiva

1. ,1,a ccld>ración de la santa misa tiene su origen °mn


111 111wlt1· ~·u que El fué traicionado» 1 • Ya estaba tomada la
<11·1·1:;11111 <h' Judas; los primeros pasos del Sefior le llevarían
111 11111111." d1 · loR Oli:vos, donde le iba .a asaltar la agonía y le
p11 «11iln11111 :1w1 1·111·111IRnil. En ·esa hora confió a 1os su'.)'os el
H1u 111:.111111 H11nn111 .. 11l.o, q1u· a la vez habia de ser el sacrificio
eh• la IM!t'.~la 1Jara todos loo tiempos. Su institución durante
la <:1~11a pascual tenia una significación profunda. Ahora iba
l l cumpllrse aquello que como esperanza. Ie jana se venía ce-
.l1~brando de generación en ig.eneración, a partir de la salida
tk Egipto, ·e n la figura del cordero pascual. No era ya sola-
mente la liberación del pais de Egip~o, sino también la de la
t.ierra del pecado; no se trataba ya d e la marcha hacia la
tlcrra prometida, sino de la entrada en .el reino de iDios; y a
partir de aquel momento esta celebración d·ebía perdurar en
todas.Ias 1generaciones como un recuerdo inextinguible 2 • Sin
embargo, los relatos de la última cena nos dejarn a obscuras

1 ... in qua nocte tradebatur ... es la fórmula con que empieza en


las liturgias orientales 'Y la mozárabe el relato de la institución de
la !Eucaristia.
2 La idea de que Cristo es el verdadero cordero pascual se en-
cuentra expresada en Jn 19,36. Por la misma razón, es decir, ;para
poner de relieve que Cristo es el pascha nostrum, San Juan parece
tener especial interés en demostrar que Jesucristo murió el mismo
día en que los sinedritas comían el cordero pascual (Jn 18,28), o
sea en la Ttapacrx Eu~ cou 'ltacrxa (Jn 19,14). Aclemás sostienen casi todos
los exegetas que la última cena de Jesús, celebrada el jueves, fué
una cena pascual. Véase la exposición del problema y las soluciones
propuestas en w. GoossENS, L es origines de l'Eucnansi;ie (Pa-
ll'lS 1931) H0-127; A. MERK, Abendmahl: LThK 1. 17-19; A. tARNOl.D,
D er Ursprunu des christzichen Abendmahles im Lichte der neuesien
liturllieueschichtlichen Forschun11, 2.ª ed. (Friburgo 1'9>39) 57-73.

http://www.obrascatolicas.com
- - - - - - - - - - -··- - · - -· ·
l!"'l- - - - - - - - - - - - - - - - - · - - -·- -

i'·I

~!l--~'rR· I, P. I •....,,-LA MISA A TRAVÉS Dfil LOS SWLOS


-· ___,,·-···· --~:. ..!:.~ Mí~A--~~--~~"'~"'~'· "- · -Pl'itil'lti'fVA,
_t~ J, A IGt.Ei!líA -~--=-- l!ot
---""~·-·· 2!i
sobre muchos pormenores de aquel rito, tal vez porque no Orlato al instituir la Eucaristia encaja mejor en el rito àc·
esta.ba destina.do a. a.mstltuir el modelo de la celebraclón fu· Ili cena pascual tal como la conocemos hoy ª·

tura 3 • Los HITOS DE LA CENA PASCUAL JUDÍA


. .·
LAS DOS CONSAGRACIONES, SEPARADAS •. :'. - Es de saber ~ue en la cena pascual del tiem o J e
POR LA CENA c1lsto lnterveman ritos múltiples. Antes de 1a cena propia-
lll!'l t, d . h
P

se ::>ervia un manj ar hecho de hierb as am=rg~~r Ye~~~8:s~ual,


2. Desearíamos conoc·e r en detalle el desarrollo de aque- . 1 t. ic a, en la que habia que comer 1 d
lla primera misa. No han faltado intentos para reconstruir
el proceso de la última e.ena a base de lo que sabemos sobre ~>~o recuerdo_ de las penurias sufridas a la salida de .;;:~~·
, n e.~ Y despues de este manjar se s·ervía una copa. Entonce~
la cena pascual en tiempo de Jesucristo y profundizando en
los relatos del Nuevo T estamento 4 • Observemos que las di~ e\ hlJO d~ la, ca?a ? el _1~ás joven de los comensales debía
ferencias visibles de los relatos .e xistentes, incluso las que ~~~~~l~~a~ar Esqtuoe dsaibgmficac~~n tenían aquellas costumbres t~n
se refieren a la fórmula de la consagración, se deben a la · · a ocas10n a que e1 padr d f T .
rn.ndo agradecidamente a Dios hablase e e .:.mi ia, mv0-
diversidad de las prácticas litúrgicas, de las que se toma:a d11\llroso de Egipto Y cómo lo '. d' f del ªD:ti., üo destlerro
estas palabras 5 • En San Marcos y San Mateo, a la fórmuia. ll11kblas a la luz, de la escla:it~ud i~sla ueron l~?erados de las
del pan sigue inmediatamente la del cáliz; en •cambio, en T1•rminaba el relato recitando 1 . r edenc10n (HaggadaJ.
San Lucas y en San Pablo precede a la ·f órmula del cáliz una : Vulg. Sal 112. 113 1-8) dur t ª1 pnmera parte d el Hallel
dieterminación más exacta del tiempo: p.nà 1:6 ~i::mv71am, h! · . . • • • an e a cual los comensales ha-
e~resión que conservamos en la misa romana: similo modo i·s~~s ~~t~~n~~~:z:b~a~: ;:~siculo ~on el Aleluya. cumplidos
postquam coenatum est. Deduciriamos que en la última cena l'ilmlll:t t.o~aba uno de los paaprop_iamente tal. El padre de
. . · nes az1mos lo 'Part'1 a 1 b
la consagración del cáliz estaba separada de la del pan y d•·•·la .v <11slT1bui·a
· ·· · Esta ·part·1cipac1ón
. . ·
frater 1 ·• 1 o · en-
que sólo gracias a la práctica litúrgica de la Iglesia primitiva pau •·ra l:.t sefí.al de que hab " na en e mismo
se juntaron una y otra. La exégesis más anttgua cree que se u11uclón se comia ·el cordero ia comenz.ado la cena. A conti-
puede interpretar esa determinación del tiempo aun sin se- mlda Y bebida ritos especiale~a~cc~~~~m, que rigiesen la co-
par.a r ambas consagraciones 6 • Pero los expositores moder- l'umilia tomaba la copa recié~ 11 ~ d·ª "ª cena, el padre <ie
nos, aun los católicos, se deciden unánimemente por la t~ incorporándose decía 1 . - e a a, la. elevaba un poco
1nterpretación estricta de su sentido 7 • A favor de esta in- comida. Luego todos bebi~na~~10~1~·e -.gracias después de la
terpretación está, además del sentido natural de las pala- Uamada «copa de bendición» º Le . "~ª la tercera copa, la
bras, la circunstancia de que de este modo la actuación de cipal parte d·el Hall e! (Vulg. Sal l~~~u~~ ~ª1 se1gunda Y prin-
tras una n ueva ben dición se beb1·a l a ' cuarta . 7,29 ~al 13.5) Y
copaY ritual.
3
La hi"pótesis de que la forma primitiva de la celebración euca-
rística debe explicarse a base de la cena pascual ha sido propuesta
por G. BrcKELL, M esse und Pascha CMaguncia 1872), y recientemen- EL SITIO NATURAL DE LAS PALABRAS
te por J. B. THrnAUT, La liturg·ie romaine (París 1924) 11-37. Esta
CONSECRATORIAS
hipótesis se la rechaza generalmente.
4 Mt 26,26-29 ; Me 14,22-25; Lc 22.,15-20; 1 Cor 11 ,23-25.
s F. HA!VlM, Die liturgischen Einsetzungsbericht e im Sinne ver- 4. No hay dificultad aJ a u
orden la institución d " n.a pai:_a hacer encajar en este
pan p_udo seguir a la b~n~i~~~;~r~ s:nor. La consagra~ión d<e!
gleichender LiturgieforscJiuno untersucht. LQF 23 <Münster 1'928) 2 ;
J. GEwrnss, Die urapostolische H eilsverkünaígung nach der Apo-
stelgeschichte (Breslau 1939) 158s 164s 167; BRINKTRINE, Die hl. Mes- mesa qu~
de comer el cord ero pascual • en1ePªª1mando as1 se
conhacia antes
el rito de
se, s.
18s.
Véase, p. ej., R CoRNELY, Commentarius in 1 cor. (París 1890)
342s; W. BERNING. Die Einsetzung der hl. Eucharistie in ihrer ur-
sprünglichen Form nach den ~erichten des N . T,, kritisch unter-
sucht. (.Münster 1901) 243s. Ambas consagraciones se traslaidan al
8 H. L . STRACK,p BILLERBECK K
aus Talmud und Mfdrascli
Pesachim. D er Mischnaht t t al
IV
'<M orn:i~entar zum Neuen Testa.ment
Ulll~n 19 28 ) 4~·76; H. L. STRACK
final de la cena. des N . T. und der jetztg~n e /Jas6~fgfii~~f~tl> mit Berücksichtigung
1 J. M. HANSSENS, S. r., Institutiones liturgicae de ritibus orien- alten Drucken herausgpgeben .. b · . er Juden nach Hss unà
talibus, II (Roma 1'930) 407-418 (en la p. 410 remit e el autor a sus 1911). ' - · • u ersetzt und erlêiutert (Leipzig
estud\os sobre la solución que se puede dar a algunas dificultades 9 Sobre la significación d e
otras comidas. cf. H . LIETZMANN es~/ copa dde bendición también en
t
teológicas); GoOSSENS, L es origines, 151; J. SICKENBERGER, Die
Briefe des hl. Paulus an die Korinther u.nd Romer, 4.• ed. (Bonn 208s. • esse un Herrenmahl <Bonn 1936)
1932) 54; ARNOLD, 7'5-79.
http://www.obrascatolicas.com
--- · -·---·----··- - - - - - -
j l
1

':1
' 1. EN LA 4-6
1 30 TR. I, P. I.-LA MISA ATRAVÉS DE LOS SIGLOS LA MISA IGLESIA PRIMITIVA.
31
Ia rracc1on del pan que lba unido a esta ceremonia. Llama San Lucas y San Pablo hacen resaltar que Ia consagra-
la atención que San Mateo y San Marcos para esta be•n dición ción del cállz se tuvo después de la comida, al ipaso que San
no usan la palabra eirxaptaT~aai;, sino EuA01~aaç que ma- Mawo ·Y sai;. Marcos no se tl.jan ya en esta particularidao.
nifiestamen w es más propia de tal bendición 10 • Aquel pan Cuando esc.nbian estos dos evangelistas, ·seguramente se ha-
que el padre de famiiia, según una antigua fórmula aramea, bia .generalizado ya en sus cristiandades la costumbre de unir
debía ensefíar durante la narración del Haggada con las pa- . ambas consagraciones. C:abe preguntar si San iPablo y su dis-
labras: «He aqui el pan de miserla que comieron nuestros c~ulo San_ Lucas supo~ian toda·v ia esta separación. En este
padres a la salida de Egipto», ahora lo presenta el Sefíor a caao tendriamos un md1cio en pro de la hipótesis, muy natu-
los suyos con Ias majestuosas palabras: «<Este es mi cuerpo, ral, de que la Eucaristia en la Iglesia primitiva Jba unida por
que será entregado por vosotros» 11 • La consagracicm d·el cá- regla g·e neral a la comida. Sin embargo, para esclarecer sa-
liz vendria a continuación de la acción de gracias del convi- tlsfactorlamente estos y otros ;parecidos problemas y formar-
te pascual, coincidiendo con la tercera copa 12 , el «cáliz de nos :111ª idea de la liturgia de la misa, no disponemos des-
bendición», en que todos bebían del mismo vaso, mientras grac1adament€, hasta la mitad del siglo 11 más que de al~unos
que en las anwriores cada comensal usaba el suyo propio '"· ivest1gios e indicios, que nos obligan a wnernos que valer de
Para esta bendición había fórmulas fijas, a las que Jesucristo concluslones, sacadas a la luz de hechos pos.wriores.
infundió un nuevo espíritu 14 •
''FRACCIÓN DEL PAN>
lCÓMO INTERPRETAR EL MANDATO
DEL RECUERDO? 1
6. En los Hechos de los Apóstoles se habl.a en tres s1t1os
5. A la institución de la .Eucaristia afiadió el Sefior el si- de la fracción deI pan en la comunidad cristiana 1~ to
guiente mandato: «iHaced esto en mi recuerdo!>> lCómo in- ~orno de un rito preparatorio del convite sino de u~ ~o~jun~~
terpretaron los apóstoles este mandato y de quê manera lo l11rl1 •.ncncilrnt.e, como de una acción com~leta y aut · E
practicó la Iglesia primitiva? iPor lo que sugieren los relatos ~·I tlmnlno de «fracción del pan» aparece onoma. n
·tócn 1 ti una nueva expre-
del Nuevo Testamento, que silencian casi en absoluto los por- ~lásl cri~ ana, aJena tanto a la literatura judia como a Ia
menores de la cena pascual, lo de menos era ya e! marco de ca . La nueva expresión corresponde sencillamente a
esta cena. iP or otro lado, su r epetición no sólo era sumamente u~t:i-uev~7 realidad, a saber: el pan sagrado de la comUnidad
difícil por su nimio detallismo ritual, sino que la misma ley cr ia~a . Los recién convertidos en la Pascua de Penwcos-
'la bacia fmposible. De atenerse al Antiguo Testamento, como tés vivian en santa aiegría «aslstlendo a diario al templo· uni-
se atuvieron por de pronto los apóstoles, sólo una vez al afio dos con un mismo espiritu y partiendo el pan por las c~sas»
se podia comer el cordero ;pascual. f'Act 2,46). Al lado de la liturgia tradiciO!llal dei Antiguo Tes-
ament~, a la que se asiste con regularidad H aparece un
10 El que San Pablo y, siguiéndole, San Lucas pongan en su lugar n~~o n.to que ai principio sólo se dibuja vagam~nte. Para su
•uxaptcri:~craç,se ha de interpretar como una tendencia a grecizar ce e rac1ón habian de repartírse por las casas particulares
la expresión (GEWIEss, 164l. ~n ~grupos pequefios: «Y perseveraban todos en la doctrina
11 HANSSENS, 412; J. JEREMÍAS, Die Abendmahlsworte Jesu (Géit-
tingen 1935) 23. e . os -apóstoles, en la comunidad, en la fracción del an
i2 Esto se deduce de la mención del «himno» que le sigue inine- en la oración» (Act 21,42). Seguramente se trata de la o~ació;
diatamente (Mt 26 ,30; Me 14,26). Los exégetas que defienden la te-
sis de que ambas consagraciones se hacian juntas, las colocan en 15
este sitio, o sea al final de la. cena. No hay duda de que en la cena Act. 2,42.46; 20,7.
18
pascual de Cristo se suprimió la cuarta copa. Unicamente se encuent J
13 GOOSSENS (15ls), refüiéndose a G. DALMANN ( Jesus-Jesctiua en 17el sentido de ((Celebrar un~ªc~i:iid~r 1'6,7, como expresión poética
[Leipzig 1922) 140S) y STRACK-BILLERBECK <IV, 58$ 76), interpreta La maiyoría d 1 · . . en recucrdo de los dífuntos>>
poner que en los s~ti~s ~~~~~!g~ci~eg recientes se incli!Jan a su~
la copa común como una excepción . .A propósito de la expresión
«cáliz de bendicióm>, cf. 10 7to-.:'ljpto•' >:1)ç eul-~1laç en San Pablo (1 Cor
1
SENs, 170-174; ARNOLD 43 _ v~. ",e.ª a ~e.} a Euc:anstia (Goos-
10,16). lo menos en Act 2,42.46, el~stu~í~~~~~a 15~-t;i7)d. As1 también, po1
14 El que los discípulos de Emaús reconocieran ai Sefior «ai par- Das Brotbrechen im ur h · t •i men ·ª· e TH. SCHERMANN
tir el pan», se refiere tal vez ai modo con que Jesús rezá las ora- 33-52 16"-183) 169s E e ris er. um (((BJbL Ze!tschriftl> 8 [1910] ,
' ~ · n contra de la inte~pret'" ,· · ' · . '
ciones que acompafiaban esta ceremonia; .p. ej., la invocación de t á n A. STEINMANN, Die Apostelgeschichte 4ª do.c1on eucarist1ca es-
Dios Padre, su mirada hacia el cielo; cf. GoossENs, 170-172. Toda- .T. M. NIELEN. Gebet und Gottesdienst im Ú e · C~<mn 1943) 40-42;
A. WIKENHAUSER, Die Apostelgeschichte (R. t1:· b(Fnburgo 1937) 29s;
~ia nos volveremos a ocupar de las fórmulas ; véanse los notas 25
1 a Cf. iAct 3,1. a is ona 1938) 35s.
y 26.

http://www.obrascatolicas.com
32 TR. 1, P. 1.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS _ _ _ _ _l_._L_A_JV_!IS~ f:N LA IGLESIA PRIMITIVA.
6-8
-~~~~~~~~-..:3~3
que acompafia la fracclón del pan '9. pero no conocemos más lo partlese y d istribtprese 25 De e
pormenores. ·'ales participaban d~ Ja <nnd ' · .~te modo tod?s los com en-
Un pasaje posterior nos informa que un domingo por la " J'recia

e.• caso Sº afiad·· '"e lClOn
. y la cnm1da
ua - •
S egun
· se
noche se reunieron en Troas «para partir el rpan~ (20,7). A llamada copa de bendici~~ ~~e{~~s ~a b~mdición del vino. La
esta fracción del pan y la comunión precedió una larga con- v antes de la acción de ra ; ena a solo ~l ~na1 de la cena
ferencia doctrinal de San Pablo 20 • El análisis del término l'amilia con una fórmulag dectas. :/\. ella inv1taoa . ~l padre de
«fracción del pan» no nos da, desgrac!adamente, luz suficien- i:omponía de cuat~o hlmno ;rmmada. La orac1on en si se
te, y como la expresión no es sinónimo de \O:tener un banque- J;•s por lo menos dat;n d,,s t~~~~ más lar~os, dos de los cua-
te>, no podemos sacar de ella la consecuencia de que el rito ción de Jerusalén a saber: 1 dp~s ant~nores a la destruc-
sacramental, iniciado por medio de la fracción que le valia •: ena Y por Ia patria 2s. . os e a acc16n de gracias por la
:i u nombre, hublera ido unida siempre a una cena.
l•:r, TESTlMONIO DE LA «DIDAJÊ»
FORMA EXTERIOR DE BANQUETE
8. iEs cierto que estas coot b
7. Sin embargo, otras razones sugieren ·e sta hlpótesís. '' iwvo espíritu cristiano seg~· um ,re~, transformadas r>or U!l
Cuam.do después de la resurrección dei S.efior encontramos <111111.,~ cristia:nas, Y urueba d 1:i~ est1lándose en las comuni-
reunidos a los apósto1es, aparece como motivo la comida en '"''" siglo en las orâcion"'" i- ·º
,._.,, dee .a ~enemos a fines del pri-
n'.ªu za1é:
común. liPor qué esta costumbre iba a sufrir alteración no-
table después de P€ntecostés? De este modo la C·e na parecia <IX.) ReSDecto {> Ja R' ,.· - ..
la ocasión más a propósito para conmemorar de tiempo en nera: primeramente sob-;_:~c:11~~\t~ _dareis gracias de esta ma.-
tiempo la cena del Sefior tal como El mismo aa había teni-
do 21 • En si, cada comida estaba penetrada de cierto tono re- Te damos
·~n ta ._
gracias . "'act·
Pol. la' "'' ' · re nuestro
v•naa d"- 'D ::tv1·d , tu s1ervo,
· '
ligioso: empezaba y terminaba con una oracíón 22 • Este ca- 1:1, qnr: nos.... d'~:~
_• ._ 11 .... conocer
rácter sacro resaltaba sobr·e todo en la cena del sábado, es P<>r !l.iuJ:o de .Jesús, t u siervo
decir, la cena que el viernes por la noche inauguraba el sá- A ti sea la gloria por los siglas.
bado. Tanto a estas cenas como a la oena pascual solia invi- Luego. sobre el fragmento :
tarse a .algunos amigos 23 . Parecidas características rervestian
otras cenas que en determinadas circunstancias se celebra- Ter~damos
por ·d
>'rac;no
:" .,,.,,
p a d re nuestro
ban entre las amistades (Chaburah) 24 • ·' vi.~.:'.". e! conocimiento '
que nos _m ...rufestaste
En €1 rito de estas cenas entraba seguramente ya enton- por_ medro de ,rcsús tu "Í"rv
ces 0.l qu.e e1 padre de •f amilia bendijese al principio el pan, A t1 se~ la gloria por Ios"siglgs
C orno e.,te pan estaba "" .
Y :.·eunido se hizo uno"!Sperso sobre los mon tes
19 O. BAUERNFEIND, D ie Apostelgeschichte: «Theol. Handkomen- ~s1ls~a re~ida tu Iglesia
t.~ zµm N, T.», 5 (Leipzig 1939) 54, se muestra inclinado a darle e º"' contmes de 1- +·
una interpretación litúrgica a Act 2,42 : los cristianos escuchan la Porque tuva es lá g~ u!~rra en tu reino.
doci:.rina de los apóstoles, aportan su contribución, se parte · el pan por J ". J.OT!a Y e 1 pode"
esucrrsto ete1namente.· •
':! $1! rezan las oraciones. «Lo que San Lucas propiamente quiere de-
c~r es que la comunidad de los cristianos fué esencialmente comu- . Que nadie coma y beba d
tlz;:tdos (m eJ nombre d;l s:,fi'u:-stra Eucaristía, sino los bau-
nidad eucarística».
20 Cf. ÜOOSSENS, 136. Senor: «No deis lo sant.o
_ _ __ a
_o1. perro.s».
ios Pues acerca de ello dijo el
21 GoossENS, 133. Tal vez hemos de considerar el convite dei re-
sucitado con sus discípulos •Como puente entre la última cena y la 25
STR.ACK-Bnr,ERBECK
cena eucarística de la I glesia primit iva. Más aún : si se nos per- .'>~ndi~ión es, según Be;·a~h'a1~21; LIETZMANN! 206. La fórmula .
mite ver el sentido simbólico dei convite en estos casos, result aría
un punto interesante para la evolución de los relatos de comidas r<thve, nuestro Dios, e! Rey ctéI 6m 1, dJa s1gu1ent.e: « i Bendito ~:
en los evangelios hasta !legar ai convite mesiánico dei final del mun- .ar 26e! pan ! >> un o, que de Ia tierra hace br . ~
do, ry con ello se vertería nueva luz sobre el misterio eucarístico. STRA~K-BILLERBECK, IV, 627-6 .• o
Véase Y. DE MoNTCHEUIL, Signification eschatalogique du repll$ ~/i~rtra emp1eza : «cGracias te dami:· ~~h~~c10nn· de gracias por la.
eucharistique: «Recherches de Science Relii?;ieuse», 33 (1946) 10-43. · e como herencia a n 't ' ' ve, 10s nuestro por . ·
22 E. KALT, Biblisches Reallexikon, II, 2.ª ed. (iPaderborn 1939)
):.r:~·qtoue tú, 'l'.'ªl'!vé, Dias t1;;_~1e~~~~t,ª~~~s hesta1.ti;na buena y 'gi:an,_i~'
,gip Y red1m1do d i' Ja mansión d as Ib,.rado de la . ti:orra de·
868s.
2a Cf. Lc 14,1. ! li alianz_'.1 . que has sellado. en n·uestr~scla~os. Gracias te du1nos po;r·
2• LlETZMANN, Messe und Herrenmahl, 2-06-210 .
ms ensenado .. . >> <B3U. carne, por· t u Thora, erNe· rros

http://www.obrascatolicas.com
.. ---- · ·- - - -- ·· ·- ·- -· ~ - -· ---------
34 TR. I, P. I.-LA MISA A TR~VÉS DE LOS S I GLOS
1. r. 11 MJS A EN LA IG T.,;<;f.IA PRIMITIVA.
3-9 35
(X.l · asi:
Después de saciaros. daréis grac1as
T e damos gracias, Padre . santo, 1'1·1"11 1111 queda clara la rnanera d e relacionarlas con eila 2 0 .
por t u santo Norr;bre, stros corazones, 1,11:: :'11·.:qws que conoce rnos más ai detalle, datan de épocas
que
Y porh iciste morai ero, ~~efe y la inm ortalidad
e! conoc1m1en
, 1111y 1J11::tcriores, o sea de fines d el sigJo n , y é r an organi-
que nos diste a conocer . , " '"': p11r las comunidades cristianas para fomenta r la cari-
or media de J esús, tu s1eno. · l.1il p:1r:1. c1m el pobre y el amor mutuo 30 . Ya no ten ía n co-
~ ti ~ea la gloria. por l?s s1g.os. "' \ i1111 alg;una con la Eucaristia. Por e.sono se puede r ccono -
T ú , Sefior ommpot.ence, , - de tu nombre,
creaste todas las c,osas por ca."1,,a
y d iste a los hom ores . f t " • '1'1 t. l:' cHER :VIANN ( Die allgemeine Kirchenordnung , Jrühch rist-
l·da y bebida para su d1s_ru e, "''" t.i t l!r!fien und kírc h lich e Uber licfenmçi, II [Pa dcr bor n 191.5 .1
com
a fin de que te oen · gr ac1as
· ,: ·::·: :1 ::1q'°ne que se refiere a i pan consagrado. que desde la ú ltima
Mas a n osotros nos concemste l· ·l• r:u: 11.:> n e ucarística se conse rvaba en las c~:. sQs pa r a tom ar lo du-
comida v bebida esp1nt ua_l ' 11 il '· l:L semana. S eria la forma primit iva de la Missa pra.esancti-
de vida etern a p or tu s1ervo. ' ' ' 1r11,,n. f-;t i·1 ci 1n b:.trgo, tam bién se pucd·e p en .~~n-r, con ·A. BAUM-
Y Ante todo, t e damos gracias, 1 1 1; 1: r l'nni·. ,r,r,·.·x..:hiclitlichen TVcí·clcn:-àer Liturgie . 7s) , cn una. verda-
p orque eres poderoso. . ·11 ·1:1 111i:::-t p.rivada en casas particulares. E.sta idea de una celebra-
A ti sea la gloria por los s1glos. . "'" 1·111·:i .- :::i.ka en casas pa r ticular es se enouentr a ya en P . Dnzws
1 .1u 111111r1cn zur Didachc, IV: «Zei tschrift f. d. ne utest. Wis-
Acuérdate, Sefior , de tu Iglesla, " "1. . " ·l1 90~ . ! , i'A-'nl . (co mo pa;\1 tal c;clr:bración i;: , cia J:::.lta
P ara librarla d e todo mal. ' "' 1,1, .1•.i1 ·ro, pocas Ve 8es se habri a pocliclo temer (cL D i à.. , 15 , D.
.1 erfee'a en t u amor. . .
Y ha_ce1 la ~e Íos "cuatro vientos. sant1f1cada,
• 1 111., 11 " lllism o. como no eslaba à est inado en primen1. !inca p ara
Y r eune a h " prepo1·a•:!o , 1 .. 1., .p11 , nino para la comunidad y s us catequistas (c[, p. ej., los
en el reino
'Porque quee 1 po ' Y. 1 ~ 'o-]o{·ia
tuyo es ªciªr
" por los siglas. . , 1,1,_ cn !-IEii.lVL1\S, Pas to rf n1and. 4. 3, 1). no t-enia oue conte-
" ' 1 1,,.,.,,,,ariamente los textos de la consagr ación (cf. AR NO LD. 26-
" I• '· ,.1i1. 1·a la suposic ión de ciu ~ la acción de gracias en el capítu-
Venua la gr acia y pase es t e em~~erq.ue.
,,1do Hosanna
el que alnoDias de
lo sea, 1. • 1u lo :1. de consiàernr con'o oraci611 cucm·istica. cL Z kTh Cl
·d" E l que sea santo. que s . ,. • ' 1 ' ' '' ' ,: ; : i •: . PETEI'.SON ( Düic1cit.e, e. g iO: ((l,;ph. L itnrg.J), 53 ll!H :J .1
D
que .
avi haga .
pemtenc1·a . Maranatha.
• Amç"1.
1 •. 1· 11 " '"·' con r azon es sólid.8..s una nt:ie·h,, explicación, S(!gúr1 !:;,
· " " 1 l:i :: urn cion es que en la .Dicfo.Jé se usan ya corno bendicion c3 de
A los profetas permitidles que den gracias cuanta s quic - •. " ""'ª r cpresentan la tran~,fo""11ución de un Lim no cr i;:tciógico
ran 27 • 11,.,,. ""1 111r"\
.1:•i:i1' nrir.•:i n:tri:1m::mte en la celebración eucanstica durante la
{Í ;' f /l.'lll.

escrito sobre estas oracionc!;, ·"' '1.'i·:i: '" IJ.t M m , A pol. , c. 39; s.~N H IPÓLITO, T'rad. Ap. Véanse los
9. P or mucho qu e se.. h~{~in concreto de las mismas. r:e '" .11,:: "" li : :~. •L.: ·L i. li:! texto c Li or."c cs en e:; le ix:saj(: cl F1ú:; ccrn -
;poca luz se ha hech o sob . . e ono.cer en eilas orncioncs de J:l. ;il1 ·Lo, aunqu e a,clolece de sJ rr,ún cl.c:;on~t;n ; vc~8.;;r, la rc:i taurac ión cld
rtod os mod os hemos de. ~~ e ·.~ )an y vln o y la acción de
1 lnuy
l 1· , l o eu E. HENNECI{E, Ncu.ic:;tamc11t1. Apo!crypíu.:n, f5Dl : y a lg-1mas
mesa, a sa?er. la bend1c. ~~ ~~
"" :1 Tvaciones comple;,12ntar ias en ZkTh ü:J OD:i iJ ) 2:m. J!:J d(\';arro-
poco probable que esta llo, ::i ,gún lo deser ibe 8 an Hip6llt.o, es e! siguicnte : Lo:; IJ :,rmanos
gracias al] final de la com1 1 . "Cion es incluy a ya el s a cra -- "' 1""·men para e l ágD.pe por b tarcl.e. E! ci L\cou o Lr;t e una lu:,, que
,,, ·~ 08 'í' canll'Jio , las lnvocacion cs a . t • .'
cen a , a a que se· re Aer en .as or-. . l fin'1l ,,. '""1dice con una acción de gT~v.:;:1s y a la que p rece de cl c:a.ludo
m ento d e la Eucar1.,t1a_ . ;~r;: r ef"rirse a la Eucansorn. · •·:1 :»ciior sea con vo1;otrosJ> iY üi exhortación ((Demos gr a cüw rl.l Se-
de la acción de gracias P«recen 11 . ""' (JJero no el {(Elcvad los corazo.iws», q ue rõe r eserva pgra la ce-
1.. 11,.:tción e ucaristica), con sus r espuestas corrc.sponclkm:. e c~. Lue~a,
e:

" ' d iúcono, toman do cn sus manos e! C:<í li:\ cntona un srtirno. Asi-
11ii:;u10 cantan salmor; e! presbítero y cl obi:;po, y lo:; rcu.uiclos con-
1•·::l.an con el <:f1JcluyaJJ. Después cornicnza cl con vii<~ . ai p1·iJ:1cipio
21 Traducción de DANIEL Rurz Burno, Padres apostélicos (Ma-
drid 195 0) 86s. . . se def1en de otra vez por C. RucH . 1,.J cual ha de n: cibir ca da uno de los r eunickg; un trocito ele p an,
2 s Con t odo. _esta h1p_ot~~hTh"" iô [19 28] SG5-832l. Cree f!UC las
0 , .-,

l11·11decido por el o bisp o antes ele partir su p:m ; ({C .'; E ulogfa, pero
(Da m esse d'apre_s les Pe ,es. 1?-'
"".·.,d mien tras que la~ orac10nes 1111 Eucaristia. corno el cuerpo ele! .ScüonJ. Ac! cmús, cacli1 un o delJe
oraciones se dec1an por11 1~ - ~~.n~~~.°~sérito. Tal suposici?n, sm ~m­ 1<1111ar su copa y decir sobr e ella un~1. oracitin ele g:racias y lu ego
del presbítero n o se .h~, fll~\ o la expresión p.nà ~2 ~(J 2:1. r:kr,_:>~}:;'""·
n l11· Ji1;r y comer. Los catecúm enos recib2n 1x111 exorcizar.lo, pero no
ba:rr;o , no armomz a f::tcum? ·.~. co 1-. nme (como, p. ej., el Satzati de
11
11111·den tom ar parte cn el convi te. E n él se pur~clc comer h asta sa-
que· no aparece en una 01 ac10~~sg·~~ 8 una rúbrica. Y, por ot ra _p ar; """"'e y llevarse a casa de lo que para este li n se o:frece a todos (el
las poscomuniones ro_n1an a;i.J . .,·., o'crnc·, 110 8011 pruebas mfal1bl;., " "'!"'PYi''H; pero con tal m odcraci ón . que lr qu crlc a l huéspc:d to-
te · J:?.S exp1·es10l1€S S~f.O:(AJ ela Y -~YJ1 . • 'e t a les expreSlOnes .,e <l:i via algo de la mesa para cnviarlo a otros. La con versa ción la
~;anq~in po:teL1·i~1u·~~gi~nc~;~~~~~em5o~ ;ª~~ C~GIN,
' . tr at e d el sacramento, pmqu r. lio Cf. e . o. AR- •l1rigc el obispo o el presb ítero que le substituye o e l cl i:í.cono; se
s;n épocas
:NOLD, 23-29; BllUMSTAF {. i
L'Eucha- li:i.J,Ja solam en te cua n c!o éste in1'i t:a a que se d iga a lgo o si pregun-
ristie (iParís 1912) 252-283. 1:i. Hcpetidas veces se insiste en e! buen componamier:to. Si se tra-
1.1 de una comida pa;·a viud <is. hay qu2 p:·oc u:·ar que vuelvan a
• . 1· : :i antes del anoche cer.

http://www.obrascatolicas.com
36 TR. I, P. !.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS
l. LA MISA EN LA lGLESIA PRIMITIVA.
9-11 37
cer en -ellos más que e! c·e remonial de una comida organizada
l)or mut1vcs religiosos 31 • Y las ceremonias de la acción s
Finaimente, lo único que podemos deduclr con seguridad
nw1nte a segundo término co . a~rada ;pasaban necesaria-
lll1tlldad que el pr.esbiterC: h ny1rt1endose en una mera. for-
de lo dicho es que d iversas costumbres religiosas en los con-
vites 32 , tomadas por Ia Iglesia primitiva del judaismo, die - ' 11• prestase atención. AI esc:~1:a1en su mesa sin que nadie
1 1>Pnosa de aquellos ue no ha . o se _sumaba la si·!'.t:aciôn
111<m:;truosidad alza s~ voz San b~an traido nada. Contra tal
ron pie a que la institución de Cristo, aun prescindiendo de
la cena pascual, tomase la ·f orma de un convite. La acción
dacl recuerda ·el 'Verdadero co ab.l?, Y con 11 evera >Z·::>!emni-
de ·gracias dió motivo a la consagración del c<iliz, ya sea que l11i;J.ltución de Cristo En ntemao Y la dig11~.:1a.d de ia
la consagración del pan se hubiera tenido al principio, ya sea
sólo inniediatamente antes de la del vino 32 '.
1' Indicar el moment~ e su rtelato llar.ia la at.eil'.1clô11 'el que, al
con "ªs 1
paJabras
onere O de Ja "On , ,,g,.,
, , ~ _ V
..
tac1on del cáliz
• "''"

clún de! pan dánµdEotcc to OEt7tY)jom, lo s epare cLe la consagra-


EL TESTIMONIO DE SAN PABLO i
1 • · ·
'
•1ldacl<·s prim!t1·vas un

nos a ente
a cena nder
entr
. r
que habia en Ias c01·1L·1-
,,. '
10. La única prueba convincente de que en los prime-
11,J tono no parece ser el d e amua~ , consagraciones.
1 •·01110 tal "e. más b. e ~na conde.na.cwn d-eJ banquete
ros tiempos de la Iglesia la Eucaristia iba unida a un bam- , ' · ien es una Jnd'cac' - d . · ·
1 iiitlD que se celebra.se l ' ,.on . e como queria San
quete, la tenemos en el ejemplo de Corinto, conocido a través 111 11 a oena en Cori.n1 t ~
de San Pablo 24 • Lo ·q ue en este testimonio queda a flote cs H 11.N consagraciones. Asi a a . . . ""' , a M>ber, ent:re
''"'' f.ndo el conjunto f . P r ecena .con mas c.laridad por
que los coríntios unian la Eucaristia cem una simple comi- '" ' lltt del Seüor» ar. ormaba una Ullldad Y se liamaba «la
da, pero que en ella s·e dieron abusos que estaban en fla-
grante contradicción con el espiritu de Cristo. Según lo que
sabemos por otras fuentes 35 , estas carpidas no se tenian a
{ 'llNl"lllMAllO POR SA~T H ó
expensas de una caja común, sino a base de las provisio- " IP LITO
nes que traian los mejor acomodados. Pero, en lugar de
poner estas provisiones a disposición de toda la comunid:id 11. 1•:11 couJJrmación de esta " . .
y en vez de esperar el priincipio de la cena dominical, los co- u1m i:rn.;J.1rn1bre de p1·in . . . ~1põtes1s Podemos recoger
mensales, reunidos en grupos, se entregaban a la comida y 11ri11•11ación eclesiástica ~~1~!nd~i s~g.Io rrr, conservada en la
bebida hasta la embriaguez. Y en este ambiente las palabras ti•~ una cena; consistia en Poht.o Y que rpar,ec·e ser eco
l<·H cu la misa de .Pascua qu: a los neófitos, ademá,s de dar-
111cra, e! cuerpo deI Senor' cu~do co~ulgaban por vez pri-
2·1 Es característico de estas convites el que varias pormenores
1f art antes del cáliz cansa' sed es ofrec1a, coo, toda 'Probabili-
recuerdan todavia visiblemente e! rito de las cenas judias: la sal- llll • gra o un ca· ' 1·
modia responsorial que precede, la fracción dei pan que lo inaugu- .i copa de agua. 2s . .P..ecib. ' '. z con 1eche y miel y
ra ry la bendición sobre el cáliz, pronunciada por cada uno de los r.l<ios, la comida de nifios Jfnh como hlJos de Dios recién na-
comensales. IPcerles, a la vez que les 'r ·ec e Y m1eJ, que habia de forta-
2.2 E. VON DER GoLTZ, Tischgebete und Abendmahlsgebete in der
una copa de agua para qu,,, ecordaba _Ias Promesas de Dios Y
altchristlichen und in der griechischen Kirch e: TU 29, 2 b (Leipzig
1005). ---- , no se olv1dasen de la PUrificacÍón
2 ª
iPara avalar la hipótesis de que la consagración del pan se
hizo al final de la cena, se ha llamado la atención sobre la costum- :ir. Opina G
bre de reservar algo del pan bendecido ai principio para comerlo nhuso Ia cost O~SSENs 036-141) q ue San Pablo ''<
al final dei convite (véase V. D. GoLT.<>:, Tischgebete, 6s). Sin em- iilgnilica que ~~ rehde. tener yn convite al dec1i'".'..~, :::probf!:r como
bargo, parece tratarse de una costumbre más reciente de origen ba- "' El se ic1era mas de lo . ,, '""·ª 1trJ<2 (c:•, que
bilónico y no palestinense (cf. A. MARMORSTEIN, Miszezren I. Das 111 com· que con xopta;u~y oúr.:yoy (1 qu~ d1c~ en s u rela to.
{~tzte Abendmahl und der Seder-Abend: «Zeitschrift für die neu- ,11:~ B. A~~;. ~ntera, lo ~efiende e. o. ~N~~ > se quiere ~ludir a
20
test. Wissenschaft», 25 [1926] 249-253; ARNOLD, 5·5S}. P'' (sin Euca~i S(IN HIPou!o, Trad. Ap. [Drxº (101: 105>, s1gmendo
34 l• ("';or 11 ,1 7-34. Cf. >E. B. ALLO, Premiére építre aux Corin- 111,,ntos qu st1a) tamb1en «cena <lel Sefi0 ' 46], se llama el ãga-
thiens (París 1934) 269-316. ' e recuerctan un rit · n>. Este y otros ·1
pn antes efectivamente .b o, .son tal vez indicias de qu 1 .e e-
36 Véanse las regias para los cultores Dianae et Antinoi, descu- v,i:ise H Er.FE D . . i. a Ul1ldo a una cel b ., e e aga-
biertas en una inscripción de Lanuvium (Corpus Jnscnpczonurn La-
ttnarum, XIV, n. 2U2 [II, lín. 14-16];). Según ellas, .c ada uno de los ,, " 8
t
dorborn i 938 ) 6s9, ze Kirchenordnung Hipp;lyrl';;cw.n eucarística;
· . von Rom (IPa-
cuatro miembros a quienes ha llegado el turno en el afio en cues- AN HrP6LrTo Trad A
r.lnni;e de este ·t b· , 1 · 1,p, CDrx, 40-42). r a . d ., ,
tión debe facilitar par a los seis convites una ánfora de buen vino,
un pan para cada comensal, cuatro sardinas, las almohadas, agua 1;, IHIEDE~,. 2w~\ ºca~i~J\~ ~~ ~~e~s cánones d~ s~~ ~i~;mt:(g ~~-
0
" i-:ue el cahz cons"""'ad . ' o sea Ia copa con !e · . •
caliente y servicio. "" eucarístico ""b• o, seguramente en atencio'n1 a l 1-c1le Y nu.e!
• ' a ey de! ayu-
http://www.obrascatolicas.com
38 TR. I, P. I.-LA JIUSA A TRAVÉS DE LOS S IGLOS

39
dr l a lma que acababan de experimentar"~. A pesar de que
ll1<·r11.~ rnrnnen to.~ a las d os inv'ta .
dt sde hacía much o tiempo la doble consagración venía ha-
ciéndose con una misma oración, la «acción d e gracias» , en
l it1:: rt</11111.n s,
J 11111.:1.:.;
que en toda la
i11variabJ.em.ent<>
tra c10~:s : _SZfrsl!m corda Y Gra-
d1c.on l1tur:g1ca. encontramos
esta primera comunión dentro de la m isa que en la solemne l '111111 Y rl<:b il'i f'·\c1·1n•"'n~. coln l sus corr.espondientes respuestas
vigi1ia pascual seguia al bautismo, sobrevivia un vestígio de · e. - ·" (,·e ·e,.1a rse d . . ·
•·::l 11. :u·.cic·1n ele gracias co .. ·t e, un contemdo cristiano
la cena qu·e antiguam ente se t enia ent re las dos consagra - ' . n anta m as facffd d
V! 1 r· 11 .~ 11 n10delo precristiano. l a cuanto que
ciones.
"" la rn1nirla Y bebida se ref ' ..Por encima de los beneficias
i 11· .. rd lo ;; a cf<>l puebJo de Israe~I4~a a los de la dirección mise-
SE FORMA LA «ACCIÓN DE GRACI AS» 1 .. 1·1 · "11 la.s orn.cion es de la D'd ,;. _Este nu·evo contenido apa-
11_, ·:11.1vo c11an to que . t i a, e, Y ello es t an to m ás sig·ni-
L a colocación .Junta d e: src1b ~<i consagraciones tra jo como . es as se refteren excl" ,
'1111>< ·:: d P la mesa. Adem . . . . ... s,vamente a Ias ora-
consecuencia n atural la fu.siún d·e las dos acctones d·e gracias , ...·1..,1.... c11·ac'. 1rnJ1•.s
· .~ on u·n a crea.ci ·
as se msiste exp1·esam . en te -en que
<:n una so~a , que aeo10 tLsars c y;:., en 10,3 t l.e.n1pos apostólicos, l•,r:i 11:il 11 r:1.I C/ll<' de• J·<icl ·' ,., . toº~ proma del profeta oo ' 7 ) ·
cuanào a la celebración ·eucaristica iba unida la cena . Si, ' · , · " 1" 11 1s na d e i~ 1
i " l1111 11:11w, e! curnplimiento en . . ":. sa vaeió:° de l géne-
pues, se celebraba la Eucaristia des~J u~s de la cen a, era na - , .. 1.. , 1.. 11"1r:tr'. ión y ace1·n· d Cristo fuera el ObJeto de esta
tural .situai·la con la acción de .gracias de la n1i.sma cen a, un ·e gracias Bº1 •
1
··• '' ' " '' '" rfe estos p ensarniento ·
1 · : n ?u~o inspirar !a
:pero ampliándola, .solución .s ugerida por a lgunas particula - " '' , ' ' rr1d11 c:n la P ascua Y otras ~e e" n'.oddo JU d10 de! liagr;a -
ridade.s de la litur gia posterior. También se puda dar el cs,so 1"1' " l:i /ll'Cdicación aprwtõT' n, s' 3~<> , .P'~ ro no era n ecesario
" " i •·ih. Más de un hf~,~ ~"~,, clo~ten:,a ab und ant<C materl ~
de que ia celebración eucar ística y su acción de gracias ri r e-
cedi·e rnn a la cena; àe '2110 !nO nos faltan indicias 4 ri, /, _,,, .111 .·111 c:antan a la divin idad· .o., qu" en el Apocalipsis d e
' ·" 1.. ., I " «i 1a r Psonar· .. d Ignamente
' ' Y al Cordero los biena ventu-
en la b .
LA CUR VA DE SU EVOLUCIÓN ,, ' i .111" 11111 · :-:r• nn e a ,. b . e oca de la eomuni dad
1
"
, , •
1 1 '""1:.:t "T·tc·icín d
.su ca ,
eza.
para
.
la C".,. ,' ..,..b r.-,,cwn eu car is-
n ••

12.Teniendo delante estas hechos podemos atrevernos " ,1 ·' ' ·


''' 1•i: :i. h C:1J11sagración dc l, a "
e1 ca 1iz d· be11·dici· on.
0
· d e b·ió atraer- a
a reconskuir la siguiente curva de evolución p robable <Cn la 1
' ' ··
111 y: 1. {· 11 la primera "en ,Y .~ q~e : e terna al principio,
celebración eucarístic a del primer siglo. ' .. ·. :1 ·1wnnltida L::is dos f '.' -_e. a e10n. Pül J.o menos como un"
Los apóstoles cumplían e1 mandato que el Sefíor 1es ha- ,, , .. 11 ., .·· ·!· .1 · . '"• ·· ornm!as de cons a«rac ;' . ''
' · '· ' " ' : · • !ln 1:1.n c·n 11 · · ·- " "cin ui;adas p or
hía d ado ein la ü ltim.a noche , por regla general dentro de una . _ .n un1co relato drfrJ!e '" , ·
.-" /"'.• !(1T"1. erJlT• 'spon diente ai .J" n . . : - , Y .1a c:ou,·r ~a.­
cena que .se atenía r itualmente a las costumbres judías. Es- ' i :•.< ·,: ión de "Tacias . 1 ~ quedo atisorb1da )Jor la ünl-
tab a constituída por la acción de gracias de la cena y por d ··I i· .. 1·i+o "ºn "'1 " d q,1e ·en adelantc iniciaría o en .
«cáliz de bendicióm>. Esta acción d e gr a cias iba precedida d:~ . ' ' ", as os consae-r a · , '"' . c·err an a
lr:1 ::<• : -<(Cuantas veºes c .. ' · crnn u cn e l contenida" La
una exhortación, q ue d irigia a los comensales el qne presidia d · 1 .-.. . _ . " ornais este pan '" bºo·· · · .,,, ·
' J. '" Hnunciar 1a ll1Uº I"te a'"l "" .. ' · ] e «JS este Cál!.z"•
la mesa 41 • La exhortació.n debió de concretarse ya en los pri- '' . " ... ' enor " cr
'" ' 11 "mua el re lato d e la i i1 stit -.. "· .. ,m a que San Pab !o
i1111 dd m andato d-e! S,, : , uc10n, asr como el st<ntido mi''·- ·
, ~ 1101 p arene-1 h' · •>
3 9 F.Ll'ERS. 165-175. El desor den que se observa en las rccl.~c cci o­ ~:::;~Jho la breve comnemoracÍón. de"' ,_ ·- iao-er moti vacto m uy
nes má:> reci.!'nt es de la ordenación eclesiástica prueba que ya no " ·_nur a con ti11uación d · l toda .. a viela Y mue:rte d " -
se co1nprendia el antig uo rito; 1. e., 174. 1E l cáliz con agua se lnên- " e as pa l al'ro:t ~ c t l
'''' 1H:i.lam ente, Ia anámne ., " ··
,J . on.s<:erat orias. Es ta :.'s
dona también en S an Justino; vé:::ise el principio del sirs t!i:cn t e l!l.nrgias 44. SZIS q ue encontra mos e11 t odas 1 ~;
c21ipitulo.
'º La Ep iidola a postolormn , a mediados del si;;lo n , que ce nos
ha conservada en una traducción copta ry etiópica, xefi.riénclose a
---
Li:l:td de la acción sig';kn t,. f .

la c elebración de la vigilia pascual, menciona en su traducción v:1. ~·. _esia cos t umbre 'Ht~ ·d;~ , · '}'! seg uramente la cans·t de con"r 1'-
copta en primer lugar la Eucaristia, y luego, el ágape; en la d ió- ::anon a n terior y 10 • ·,. •, J,u::s. ele h abersc suprimi·d'
'" Cf ~ --,.' 1-. '·· nu011i::t com1cla. o la con v;;i·-
pica, en primer término e l ág«>pe, y luego, la Eucaristia (C . .SCHMIDT,
Gespr dche Jcsu : TU 43 [ L·cipz!g l9l9J 54sl. I
43An. "';"''H la not.>1 20.
, .. 4., J ; 5,9·14 · J11"'s. y 3
41 Berachot h, VII, 3: «.:.Cúmo se exhorta? Cua ndo hay t res a ~.; .g:critu r'c: DThC ló: 'uia-a'~o.s ; cf. e. RucH, La messe d'avres
personas, se dice : -Bendigamos a aquel d e quien vicne lo que ,. . . e . o. (,EWIE8s ( Die ur .• .º .
hemos comido.» Si hay más comensales, la e xh ortación toma· for- lfü1. q ue inter pre ta h • 1 b'- cipo.s_tolz"che Jlellsv crkünatgu
mas más solemnes (STHACK.;BrLLERBECK, I V, 629) . Tal exhortación perativo de modo ' ~~l.a . a Wto.n eU,2t2 (1 Cor 11 26) _n'J,
se comprende, sobre todo, cmmdo no le precede un silencio gene- BI' anun' · • que por ella se pide . 1 , · como rm-
ral, sino se pasa de la conversación a la oración. La especial san- .a)
nl . c1e con palabras (y no solam<>nt que a muerte del Seno~
. • ~ • e por m edia de la ceremo:

http://www.obrascatolicas.com
1'''

40 TR. I, P. I.-LA. MISA .\ TRAVÉS DE LOS SIGLOS

l, LI\ MISA EN LA IGU:.~11\ PRIMITIVA.


.13-14 41
DESAPARECE EL CARÁCTER DE BANQUETE 1
J•· "' v" " 1'' 1111 n11'mte a esta con ·
" ''''' I • 111•1,, ·11 de no l cepc1ón, Y as1 se tuvo la fun-
13. Como, por una parte, la acción de gracias se fué en-
riqueciendo y estabilizando, y por otra, al crecer la comuni- 1111111:1:1 1,,.,.;,1 l11s .pr~~e~r~r~ de tal modo que culminara la
d•·I I'""" .,,, .1 ,11' . ·Oras de la madrugada al canto
dad, la función religiosa fué rompi,endo cada vez más Jos
moldes de una simple cena doméstica, podía y debía desapa-
· ' a se acomod · t
Ili•·. 1:1. 1111:,:1 d11111tnical Infl º.
1·11·111 "'' la 11111"1 1·1 c1·r·
ar;; b··
ien, en cuanto fué facti-
tuyo'. a emas, en esta determina-
recer el carácter de c,ena en las r,e uniones cristianas hasta
independizarse la celebración euc9.rísti.ca como acto autóno- i.11/ld:1. d•·I ::111 l:i. · 1111· :wen
· cuns anc·a. ' d e qu~ pronto se vló en la
mo de culto religioso. Desaparecen de! 1Dcal de la reunión 111 lrflo:t <I{· :::1111t1:11· :1.'Cri: ~nst~,resuc 1va~o 'º, Y esto sugirió
I·· •·1"1 ouvi nac1ent,~ si Finalmen
todas las mesas, excepto una. en ia que el presidente de la · · ",, 1 '1111' 1n!Pntra . ..,on
. 1 t:,• sol
• • • • -
,.,.,,, públiea111,,1111·, hs, ci se...cn.st_rnn1smo no fuera recono-
asamblea pron une ia la acción de .g racias sobre el pan y · e1 "l1IJ1:n1;<·n a el<"'Ü' ;m~ rcuns.ancias de la vida cotidiana
vino; el recinto se convierte en una sala, capaz de dar cabi- ili · f r':iba,io. "' ' 11 ora que no coincidiera con las horas
da a toda una comunidad . .En siglos posteriores se conserva
su conexión con el convite só lo en casos excepcionales 45 • El
ideal que ahora se propaga con insistencia 4 6 es celebrar una i''r. A11n1•1r. SE SEPARA DE LA EUCARISTÍA
sola Eucaristia en cada comunidad.
Una vez desaparecido el banquete que, como ~úr.vo v, se- Jt ( :uando hacia el afio 111 113 .
gún las costumbres judias y griegas, se tenia al atardecer, no ' " "''".d<! Bitinia det
' .
uva e mterrogóª a Plmio
al el Joven ' gober-
h.abía ninguna dificultad' en elegir otra hora del dia para la 'r1t.1·rú de que soliain reunirs~ un . gunos cristlanos, se
celebración. Los primeros cristianos, en recuerdo de la resu- u lha 1si.ato die ante lu ) dta determmacto antes del
.rr.ección, eligieron rnuy pronto el domingo como dia de la ce- ' .' " l1rr1111r d{' Cristo, suc~%s.P~ra cantar un himno alt.ernacto
lebración eucaríst.íca 47 , acostumbrados como estaban a con- '111111·1... r i11111n111 nlm ct;más, se cmnprometian a no
1 111 1.. r<11· 1·11
• ·· en, separandose lue
siderar la redención preferentemente en su término glorioso, ''"
h 111 .1111
''"ª <'•'IJ.'l inof . ~
. ens1va 52 Es mu
go Parab reunlrse
y asi era natural escogieran la primera hora de la mafiana; ', •Tn n:u11lú11 !JLW ·~'! meneio · , Y Pro abJe que
por la mafíana y antes del alba Cristo había r esucitado '"· t L1, Y d ülmno alter!llado la .óna. fuera ia de la Eucaris-
La primera celebración d.e la ·Pascua que COITT.OC·emos, se su- 1111•11te iempezó con un r~" o~cc1 _n de gracias, que efectiva-
d<'l pueblo, Y que tal vez ~Pe sono Y terminó con el Amen
45 SAN AGUSTÍN (Ep. 54, 7, 9: CSElL 34. 168), refiriéndose al <'li.afio en común s3 La Y ntonces contenía el Sanctus re
Jueves Santo, da test imonio de la costumbre de tomar la cena · segunda r>P un"ó , -
antes de la misa vespertina para imitar fielmente la última cena.
r1wnor importancia Y se su rim ._.. i n, que se considerá de
Ultimos restos de esta costumbre se encuentran todavia, en el si- i111•dldas tomadas Por el go~e1: -1~ c:mo _coosecuencia de la.s
glo XIV (ErsENHOFER, II, 304). Según SÓCRATES (Hist. eccl., V. 33: na o1, fue tal vez Ia que en-
PG 67, 636), en E gipto se conservaba todavia 1m el sig:lo v la cos-
tumbre de celebrar los sábados ·la Eucaristía después de un convite.
Además debe suponerse que la celebración d oméstica de la Eucaris- ' " º· CASEL Art Und .
tía, que ai lado de la celebración en comunidad siguió también en ·''' '.,~,\}.1938) 1:78, especial~~~tede; 2~~te~~en christlich en Ostcrfcier:
los siglas postPr iorcs Cvéase más adelante, 272-289), estuvo unida •1 OLGER, Sol salutis, 364-379 · .
a un convite durante mucho m ás tiempo, ya, que en esta circuns- • L. e., ll9s, que cita Sab i6 28. <2~: 1,2~s. , "'
tancia especial no se le oponian los inconvenientes de la celebra- '.' ,~. menester adelantarse al
'l.1.,~). que se r efiere al
j '°."' rpili:-vstnov r,At0v27t'su"ap1cr-::i •
,, so paia tnbutarte la acc· f. · u. v 00 •
;
ción en comunidad.
l;1 función r eliP-iosa m manei, p ara aplicarlo a la E~c~ I_?n. de gra-
46 SAN IGNACIO DE ANTIOQUÍA, Ad Phil ad., e. 4: ~1touo rÍ'.:!'7.'CZ ''º" p.tq
"''':1t, Die altchristzich a~utma, cf. ~ambién Dütcm • llB11s_tia. P:otra
ouzrxp1.or;ía f.pY):i&r.a; DAF!.<1", Rurz Bmmo, Padres apostólicos, 4.33. l!is: CSEL 3 . e ast enpraxzs, lü9ss. SA · · ss, ScRUM-
47 Act 20,7; Did .. 14; Rurz BUENO, 91. rl.,:tia como saJ;i}if/ lo exp~esa claramente : «lJel~J~~~rANo ( Ep. 63,
•! S LIETZMANN ·(-~lfesse 1lnd Herrcnmahl, 258) opina que la cele-
"" que fué instituíJ mat.utmal-zn sacrificíis matuii1r;1°.!!_ la Euca-
;:~~~r~e;c;.~~01~~r s;~~t}º~~~Jt~~~e, v~g:~1~en;o~t~~~~:~orcta~~~:s~~·
bración eucarística de la t arde se trasladó a lns primerns heras
de la maflana pnr su in tima conexión con la función r eligiosa de
la lectura bíblica v las oraciones, que en la si.n :::!. ~Wga se t enía los l'f'eceión. P e1· "'' o1ac10n domésticfl. de la - a exuorta-
sábados por la màfi ana. Clfl.ro que ent.orn;<03 tendríamos que supo- " ' . " •.:"'N CIPRIANO De or d ' manana la resu-
ner aue esta fundón religiosa la con:iicleraban como la par te prin- . · PL!Nro, EJJ: _arl Trajanu./n · on:;' ,e. 35 : CSE.L 3, 292.
cipaf Lietzmann menclona también O. c., nota 2) la iclea de ' l i KrncH, Enchzridion f ont'u ' h10,t9G. Ve.>:;c el texto de la t
:1:1,~s · tamb·, .. z m is . eccl 5 a d ~, . car.,a
H. USENER de que este tn1,slado se rela.ciona con la costumbre 1, •.~ ,ien en DoLGER (Sol saJ.utis 1 ·: · e · ü· ri burgo 1941)
griega de sacr ificar a los dioses al levantarse el sol, aunque con .lb.1.{ e con:.ent~n los. conceptos. , 05.,), donde en las PP. lOü-
razón no le concede infiu1o decisivo. EI ti 1sag10 esta to1nad
~J 1• 11 !J2~aiirt1o21ctlebía rezarse arit~r~~ªf~~~i;~~e ~~1 80«1soo(B.ema'Ji judio,
· . erachot11.,
http://www.obrascatolicas.com
42 TR. I, P. !.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS 1,.\ fdl>.,\ l·:N J,,.\ 11:11.::;1A PRIMITIVA. 14-15 43
contramos más tarde como ágape vespertino De ser cierto 54 •

esto, tendríamos en la promesa de no cometer crimen algu- l :1. ll I Í\l,OG O INTRODUCTOR


no, que se hacía en la celebración matutina, un lejano para-
lelismo con la confesión dominical de los pecados de la que l !1. Vemos por estas obscrvaciones cómo ya en la prime-
n os habla la Didajé 55 • Aunque nos hallamos completamente 'ª 1
·11<ica s e dibujaron a grandes ra.sgcs las lin eas de la Jltur-
a obscuras sobre la forma y el desarrollo de esta promesa, ,. 1:• 1111.o; l.r ·r ior. Más a ún: podtíamos fíjarnos en una serie de
sin embargo, su fin era, sin duda, procurar aquella dispmi- p:r 1·1.11 ·11 laricl::td es de. tiernpos posteriores y a U·n actuales en las
ción d e alma que exige San Pablo para la Eucaristía 56 , y que .,.,, . pnrln ra para la misa ia lit urgia apostólica y primitiva,
unas veces puede tener la forma de una confesión arrepenti- 1 :11 ,., 11 110 los apóstoies la tomaron de la sinagogaºº· Entre
da y otras ia de un propósito o una promesa sagrada. De la •·ll:r. : l1al;ia que pone r el mod o con que generalmente se co-
rn.isma nüz vemos brotar posteriormente nuevas formas 57 . rr 1w1i;:a la oración, a.saber, sal udando al principio con el Do-
Por lo demás, eu este pasaje hemos de atribuir una función 1n'1111.·: vobiscwn u otra fórmula pare cida, a la que se respon-
;parecida a! ósculo de paz 58 , con el que pronto nos encontra- ,i, ,·1111 el Et cum spfritu tuo, de sa bor auténticamen te serní-
remos , y que d ebernos considerar en los prirn~ros tiempos 1 iO:l final de la oración alude de una u otra manem ::tl
• • •
como ceremonia pr eparatoria de la celebración eucarísti- '' " '" 1 i•1 111·rpetuo de Dios, que perdura in saecula saec.utorum.
ca 59 • 1
• " 1•1 ,·:::.:t confirmatoria ha qUedado incluso .sin traducir:
1 1
' 'J'"duvia m ás: en la acción ele gra c:Ia.s , a pesar de los
5 4. C. MOHLBERG (en «La Scuola Catfolica», 64 [1936] 211-213) SU- '""' 1111: : cambias que ha sufrido su contcnido, se ha conscr-
pone t.ambién dos r euniones. por h rrmfl<:u1a la Eucaristia y pm la
tard e el ágape; ID., Carm en Chnsio <1twsi Deo: d=t1v1sta fü Archeolo- 0
'" '' 1·11 r;ran p art e .su forma antigua. conforme a cabamos de
1 1
gio, Cristianall , 14 (1937 J 93-123. DclLGER rSol sa.lutis, 1'2~s) p1ensa • • ·11 :;u fórmula fina !; el mismo d.i álogo introductor io h a
1
en hi.1:inos dei género que se encuentran e11 e! Apocallps1s, que , .. • 1:1 11 1·!'.ido inalterado de.<:de los pr imeros tie mpos. Es ve.r -
han servido t ambién de elementos para la oración eurnrístic:i. 1
" " ,.., •• ,.nmo fórmul a ín t:roductoria no se ímpuso Ia ordína-
'· ::J'. n~ús 8..lT ibh- , l 2s). De otras ex p1i. ,~a :~.} cnes ela cuent.a A. KURFEss
, · ' 1
11
.J •.•:. ll :•macla
B cra ch ah ni; }Jcro e! modo ele cmpe,.mr oo::
(Píi niu$ unrl der urchristliche Gott esdienst: <: Zeit.schrift f. d. neu- 1 1 1
test. VVü;s2n sch a.ft». 35 [ H.t3üJ 29 5 -~:.:wJ. ' u :1num et iustnm est debió de tormn·Jo la I glcsia prl -
· ·•
11 1
"' D irl ., H 1 (DÍrnrnL Rurz Bumw, Padres apostólicos, 91 : l\a.:à 1 11ii : :1.. .'1 : una t radición anterior. Ein e l ulterior desarrollo de
:. '· •. .' 1l c:lc~ P:~:aclas . .•1obrc toclo en la tran.slció n
11 1 1 1 1

~~~:~·~!';,t~1;,~~f E;:}:;~~p:~~J~é~~~:.i~~~;:~~:~~~~~~~·~:·~~~~~ú~~~~
al t rí.s:-vl'l• )
11 1
_ ~ !d.r:u1. ~1 ·( ·;-: ll<· 1c1:: p.::Jnicros si gl as r en1iniscencia.s de,'.) lD,
1
• '
1 1111"1 ! I i"( 'li '1·)""l (~ J'"l ç· 1·y, ....
" "l 1 (1 +· .. n' -

vue.st ros Dt'·-:.:ados,


fc ,:;.:t do vu·estro sacr1nc10
a fin d-e que sea puro. • • • ~~' ·"~ · · · - :~
- ,,. o,~_,oga. c11~re la::; que h a y que con ~
. .. " oJ

;-i1l l .f'lor 11 28ss. : · ' 1::. _;u u.~J~L:1 alal;anza tribut~.i.da a Dio(; PO!. . la ercnción ·o
õ7 coi;10, p.' ej., las muchas fórmulas de acusación propia, las 'i ::: 'i.'. tt ci_rcl1osa clirección d e Isr~.i.cl r,~_ T?roi) ~tblcrncn Le nrov l c n~:
1 1

JJ.a1nadas aj;ologü.t;;, q~1e sob_~ ..~ to:~tJ D, p a rLi:t de la _:::~.J.t. ~1. l~<-i a d JvT,c;- 1 1
1 ' h. irll,srn a fuent0 el Sanct us en SL1 p ':Irncra r,?dacciCn.
dia se rne:zcla.n en Occ.~. clD:nte y Oriente con las oracJ_or1:~s a el sa.cer-
doÚ en la misa. ,A ella.s pcrtenecen en la misa r oma n1:1- el Confi-
'.. <_ .~ r :ô,29 ;_ 2 Ccr 1 :J.1 '.:~ ;. ) . rr~·, : ; !J. 2G: l F··2 G, 14.
71
teor al p r incipio y en el rito de la con:rnnión. A este ú lt1m~ _corres·- /1 la lectvnt de Jn
nonde en el rito etíope en cada misa antes de la comumon yna ' .1.1 ::1 :~ s . . _g u1na la cele!Jt';J.C1cv1 2uc n.rLs!.ica. ·· ·
ôración de penitencia,· d espués. _de la cual el. _celei;i,rante se d1nge
al pueblo a fladiendo una or_2,cicn de abs.olucwn ( DiUGHTMAN, 235-
·. Vease
.1uon1as -e n ellatratad.o
expllcación
II. para cada una d-1'. .) las 0 ~·~ ... i"" ,.'e·:--
.l t,;<.v ~ ••.,.. ... _.,
y
ccr c ~

1 ;" *~! ndom~ rcddc «Berach a h,l cstú tomado de la or imcra rrn Ia 'r"
?'>7) La misma interpre tacion tendna Did., 14, 1 rnota 5[>); con- 1
:[;óntes~ B. PoscHMANN (Paenitentia se.cuncla [Bonn 1940] 8f'.:".92), < '', :1 oen- 1c10n e l;i. mesa: <(8cnditcll . L:t fórmu la ·ouc ·1°' 1: 1~; ;:~:.~·1
que lo compara con el Confiteor y lo mterpreta de una pUl'lilC'.-'· ~: Jrev1ye en nucstra. bcnd 1ción: n cncd ictns · Dcu,1 Úl. do·;~i (; ~~/j~."~'
111

dón de pecados veniales, pero r eclrnza la 1dea de una peni tencia ! ,a:; lJl"lll1eras palDJ)l'<l,,S de Jn.~; {l f8,!"·ior'fH' (IC la D i,\ •7'('·. ~ .., . ., "''.'..."' · ', ·
,,. ,, , Qllº pro'J n i-.1 c t ,_. . ,, ~:· L~ r :.! . 2'JY..'7(1 '. s•:r1l1!1 2 1
;acramental. En contra está K. AD ;1;vr. { s u.ssdi.s.:;iplin: LThK 2 [1931·] • , .mcn .e "tenr:m cam b1cn de una tracHción precrb.
v • " ., , .
4. · .... ,. ,: •. . • . .L

6fr7), quien, recordando lcis testimonios en pro de la. ~ficacia de la l.1 ana, las encon traremos como principio de la onidón cuc"~'ºt. ·
oración de la Iglesia para qm~~r los pecados, y refin~ nd ose e.. o. a ri <~ San Hipólito. '· - ~d,, 1ca
Did. , 14, 1, dice: «Esta confes10n en la ?omunidad cns~1ana (eto110 - " " ~ B.rniv~sTARK~ Li~1irg!e comparée, 54s. E3tc elemento aparece cs-
l.o-rsfoftc( ~, Sant 5,16), que recibe su efica~ia por la orac10n de la co- p .. cialmi;nt~ en_ la oracwn eucan.<.:t1ca ele las constituc'on ºs apos'ú
munidad, es la forma ordina:ria de penitencia en los tiempos apos- J1cas ~vcase mas adclantc, 40l. pero también en algunos"p .' f. ·' ~
tólicos para todos los pecados que no son mortaJes>l. , rir!! Miswle Mixtwn (PL 35, 271 8 , 286 s). 1 e ac10.:.
58 Es significativo e! que encontremos el ósculo de paz, as1 como
la oración de penitencia, no sólo al principio d~- Ia m1sa sacnfi.cal,
sino también en la preparación para la comumon.. .
59 Llama la atención el que las cartas de los apostoles termmen
reoetidas veces con la exhortación al ósculo ~raternal: Rm 16,16 ; , ·

http://www.obrascatolicas.com
....... , .. ....... _____ ___ . ____________
1. r.A l'llISA EN L/I IGLESIA PRIMITIVA. 16-18
TR. I, p, J.-LA l\lISA A TRAVÉS DE LOS SIGWS
44
l'ht, slno sagrada, santificada y esplrltua1lzada 1110 sólo por el
LAS LECCIONES ENLAZAN CON LA SINAGOGA 1'1>c11crdo del Sefí.or, a quien iba dedicado, aunque slempre
16. En las lecciones de la aintemisa, tal como las encon- hn.lo velos sacramentales, sino también :porque quedaba su-
tramos en San Justino, sobreviven múlUples elementos de hl lnmdo hasta el trono mismo de Dios en virtud de las ora-
tradiciones judío-cristíanas. Las relaciones que, apart.e las "1011cs que se decían. Ahora bien, si ya los judíos afí.adían a
reuniones ei.{carísticas, conservó la cristiandad primltiv~ para t11!l:t eomlda, entre otras bendiciones, u:na acción de gracias,
con el templo, consistían, según los Hechos de los Apostoles 111111:!10 más lo habia de hacer la Iglesia en este banquete
(2,46), .e n frecuentar los sábados la función rellgiosa de la s~­ : · 111~rado.

nagoga, que se dedicaba principalmente a la lectura de los L1- /\.un Ja comida natural le trae al hombre que no está ce-
bros Sagrados. Sólo cuando con la persecución del n.flo 44 los ".11d11 por la soberbia el recuerdo del Creador. Nunca se hace
cristianos rompieron definitivamente con la sinagoga, hubo ta11 (•y:l.dente y saita tanto a los ojos que el 11ombre es un
que organizar por vez primera, con criterio totalmenfu cristia- · • r que vl·ve de lo que re clbe d·e otros, como cuando toma su
no esta hora dedicada a la lectura de las Sagr adas Letras, qu1e .11lnw.ntü para mantener su vida. Por estola comida en todo
1l•·mpn impulsaba al hombre a reconocer su dependencia por
po~o a poco se fué transformando en la ant.emisa. La anti-
1111 fl\n de Ia acción de gracias con que la terminaba. En e!
gua tradición vino ejerciendo un inftujo constante durante
··11 .. 1.tl\lilsmo «recibe» el hombre en doble sentido. No sola-
muchos siglos, a través del esquema ley y profeta~, e1:L l_as .di-
versas distribuciones de las perícopes para el ano llcurg1co, '""1 i\1· .~n ve adornado de bienes en el ord-en natural, sino
así como en la disposición de los cantos responsoriales de en- "''' ' m· si.ente inundado increiblemente al comunicárselo ~l
1111:.r1111 Dlos. De este modo la acción de graclas se impone ·
tre las lecciones. ··1111111 la verdadera respuesta con que el hombre agradecido
En todos estas casos se trata exclusivamente de elemen-
tos y moldes antiguos que pasan ai nuevo edificio. ~·el cul:o •'•t1il.1•sta a las comurnicac!ones misericordiosas de Dios.
I•~:; muy natural, por lo tanto, que este agradeclmiento
~ristiano naturalmente que informados por un esp1ntu nu~­
11111· 11 r11n Dios se convierta en una virtud fundamental d·e l
~o. Desd~ luego, lo que en su evolución y crecimiento nos
interesa. mucho más que la ant!güedad de sus ele~erntos, es • 11 .. r111.110 y ·que el elemento más poderoso en la oración de
su misma estructura, es decir, por qué la cele.brac1ón euca- '" 1~~ks la primitiva fuera 1.a acción de gracias, y que ésta '
rística ha negado a configurarse de tal iforma. por qué el 1"11· eucarisUa, se combinara con (;l convite sagr.ado en eÍ i
•Jfl<' cscncialmcnte como sacramento se renueva d~ c~ntinuo
nuevo espíritu ba creado, ivaliéndose de elementos antlguos
-· a través de tan varias transformaciones, precisamente este ltl mima de todas las comu.11lcaclones amorosas d·e Dios .
.: ~terminado cuerpo. rn. .EJ'ectivamente, la santificaclón de la comfda por la
11cclún de graclas pronto se impone, por lo que se refiere a i:u
EL AGRADECIMIENTO PREVALECE SOBRE l'ormn. Utúrgica, sobre la idea d e convite. Tal modo de pensar
LA IDEA DEL CONVITE 1·1111u. perfectamente eon aquella espirltuallzación de los ob- ·
!dos del culto, tan característica en el cristianismo iprimi-
17. La idea fundamental fué siempre co_nmemorar en un 1Ivo .f rente a la sinagoga 63 • Movimiento de oraclón bacia
co vite sagrado la pasión redentora del Senor. Por eso apa- 1>!11.s, que, si no lo bacia. ya desde ~1 principio, influyó :pron-
re~e ·e n primer plano l.a estructura de un convite. yis fiel:,o; 1.n Y cada vez más decididamente en la actitud de los par-
estám. sentados alrededor de una mesa, tomando baJO los ve- l.l1:!11antes. La eucaristia Uegó a ser la forma fundamen-
los de una modesta comida el cuerpo y la sangre de Aquel 1ai dr. la liturgia de la misa 84 • As1 fué cómo la acclón de gra-
que se entregó por todos nosotros y ha de v.enir Y j~ntarse a
los suyos en su reino. Las :palabras que s·e pronunc1an, ade-
más de expresar el mandato del Sefi.or, evocau con pr.ef.eren- n:iCf. H. WEN~CHKEWITZ, Die Spiritualisierung der Kultusbe-
lf/' /f ft~ Tempel, Priester und Opfer im Neuen Testament (Lejp-
cia sentimientos de recuerdo y a la vez de expectac16n. As1 ·1,1~: 1D32l; véase o. GASEL, JL .12 (1934) 301-303 .
como el sentimiento d!il comunidad se expresa plásticamente 04
A simple vista, sin embargo, se presentan aun hoy dla algu-
por ,el convite, de la mism~ ma~era ~n el alma de todos se 1111:; rasgo~ de la antigua forma de cena: la mesa, sobre Ia que en
1•1 o!ertor10 se preparan pan y vino y, en la comunión, el acto de
impone imperiosamente la ide.a ne umón con el Sefior glori- 1·11mcr los danes consa~rados. La acción sacrifical, e11 cambio, que-
ficado. Era imposible ya desde el principio que la forma del da mm hoy a lo sumo msmuada por algunas ceremonias de ofreci-
banquete impusiera por modo exclusivo su seno a .la celebra- 111\.,n~o- Pero aun la elevación de los danes pertenecía al rito · de
1•1·ri1.llc1ón en el convite judío; al principio, el que presidia tomaba
cíón eucaristlca. Aquel banauete no era una comida ardina- .. 1 1mn uue tema delante en sus manos oara recitar sobre él la ao- :

http://www.obrascatolicas.com
.. ... -- ----·- ----------
46 T·R. I, P. r.-LA MISA A TRAVÉS m; Lm; SlGI.O:>
l. 1.1\ ~.'l!Si\ l·; N LI\ lGLJo:SJ/\ PRIMITIVA. 18-20 47
cias, costumbr.e que se observaba después de comer en las
comunidades judío-cristianas, juntamente con el dlzaptcn:+ioa\
dei Sefior, se fu é haciendo célula de una wvolución que vital-
mente e ncontrá su manifestación externa. En el mundo he-
lenista de entonces, tal e vólución halls,b a un ambiente favo- 2. De San Justino a San Hipólito de Roma
rable ss. Ya ,en la Dirlajé, al exhortar a los fie les que asistan
a la funcióm. r eligiosa del día del Sefío r, se aflade a la expre -
l '1: mn:nA DESCRIPCIÓN DE LA EUCA RIS'rÍA
sión acostmnbn1.da de «partir el pan» la nueva de «dar grn-
cias» 6 6. P ara San I gnacio de Antiocauía, suzapto:[a es senci-· 1!J. 1A San Justino, filósofo y m á rtir, que escribió su pri-
namente el nombre de la celebración 67 , y para San Justmo 111 • .,.:t apolo;:~ía en Roma hacia el afio 150, d-ebemos el orimer
esta palabra se ha conv·ertlclo ya en el nombr e del sacramen- 1
•· 11cli-o completo de la celebración eucarística. El relato se
to de la «Euc2.ri;0;tia». 1i· 111 Te' cn primcr lugar a Roma, pero los datas que nos da se
1o11,.d1 ·11 ap!fr:u· ciertamente a todo el mundo crlstiarw, que
ción de grs,cias. ·Además, se solfa asir el cáliz cuando se decía sobre 11
.J mLiuo lwbia .n ;corrido de orie:nte a o ccict-ente
: :, 1 1 • Des-
él la b endi ción del vino. Esto ;;e apEca espc:ci.almente a la copa de
b endición, cwe se debía cog er con :;,mbas manos y luego con la. de- • p 11• :: lle hablarnos d el bautismo cristiano, slgue:
recha eleva.rla una cuarta sobre Is. inesa n11entrn.s se rezaba la cen-
dición (BTRACK- BILLERBECK, rv, 6:<ll 628). Se ha ~.p l.ic acb a C<;\.e rito
el versículo 4 (13) del salmo 115: Calicem salut aris accipWm; véc!,-
se el _pasaje del Taln:n1d b:~b .. PesGch f. 119 b, en LIETZl\lfANN, l•iessc
und Herrenmahl, 209. Para la elevación del pan cf. E. v. n. COLTZ
(Tischg ebete: TU 29. 2 b [Le ip,>.ig 19051 7 57ss) . Por otra p~n·t.8,
el que impere el a1nbiente de or::1ci.ón, se manifi~sta en Q_!:le t.~c~?:r
están de pie, lo mismo el que pl'e:;1 de que los czrcumstanies. E:o;co
cuestión d.e la forma funà.ament?.l de la misa fué })lanteada po:.·
R. GuARDINI (Besinnung ver der Feier der hcil igen J!!!.essc, II [ Mõt~
guncia 1939] 73ss) . T uve oce.sicin de tratar con el aHtor sobro . el
tema en distintar conversaciom:s, de las {1ue resultaron l:J.s d1sl:: n ·-
ciones indica.das. Cf. ta1nblén G . SõHNGEN, Das sakra1nentale. V~ c-·
sen des Jricssopfcrs CEssen 19 116) 57-61; J. P ASCHEH, E uch arwt:;~l
· Gestalt un.d. llollzua (Niünstcr 1947) ; .J. A. JUNGMANN', Um e 1.e
Grund gestazt âer lVJessfci?r : stz 143 094 3-49,. Il ,310~8 12; . •.
65 Una corricnte f ucrtc c1.m1tro del pens8.mienco nlmofJ.co y nb-·
sófico-nooula r de la épcca dei eristianisn1 0 naci ente, que llevab:l.. ~:l
sello de Pl:l.tén y clcl estoicismo. r;ustab a ele insistir en ,Que la c1lv1-
11i.dad no n ec23itaba de nt~23tros d~nes n1at~r 1al ?:3 , po:cqu2 eJ:g
v'l/ 2d'/Õ::ç. El único sacrifi.cio {tg1;0 ·de Dias es el s:1enc10 e, a_ lo s1~n:-c,,
unn, orar:ión ·d:; .s ublirn es pn.~ ab:. s. s, co1no la 2lJ),.r~ Tª · S:;f~:un F1ln:nj
Ia actividad ml-~s propia d(~ Dios es hacer beneficias, y la de la? crea-
turas, af~ra. de ::r:das, yg r!;J c cHas no pueden ofr ecer ~jº~ª . n1c.ir;r. La
h ermosLÚ·a y el ordcn cL;l cosrnos, q ue con el_,,flor.:e1n.;.1en ~o ue Ja,cj
ci ~r~in,c; ri::~t urales ccr:::~en?:::~ba en tonc.c.s ª. 1Urt1E1 2 :;t:.1s .:;;e,. /tle el_tf!1~1:1
preferido do tales rnec!it::.i.cion:::s (9. Cls r:L, . Das Ge(,dchtms . acs
Herrn in der altchristlichcn J,iturgie: «Ec;clesia OranS>> , 2 [Pnbur- =~~·,~(e. 6(D. :.~.~~·":t e o.l t1n.~nt0 e::; J;:i.~.;·.i. r:~-:ln entre D.o.s:otros [E.,11-
car1sc1a, y n, l1H-Ld2 .f::~ líci~o pfi,rL.i cip;:i.t' dcl rninmo sir:o al rf1lh~
go 19l8ll. . d t-· J , crea qu 8 .~on v~:-~.rd~-:Jeras la~_; yo_.~r.t..s que enscfin..n1os, haya. [)Í(fo
"" Dià., H, 1 (DANIEL Rurz BUENO, Pa rcs apos o1icos, 91): % ,a- lavado con e! D~;_ut,.t . '. :JT;t~; y a e,ur;,· :~u, J:J.::u:a {;l ncrdón de lon pe ·-
aa.tz ljr;T:.nv xt;Ú eUzap~::n-f1oo:i:2. . cado~ FY ln. regenc1~~u:aon , y viva de l~t rn ancra c1ue Cristo
67 'SAN IGNAÓO DE ANTIOQUÍA, Ad Eph., 13; Ad Philad., 4; Ad m anao. _.PcrQJ.1e l~.o to~11 an1os -estas ci:.l3as corno pan co1nún ni
Smyrn., 7, l ; ibíd., 8, 1 (I..;,urz BUENO. 455 483 492sJ. co1no v1110 '~~nn u.n~ ,·~:. n-:o qu e ~.sí co~-n.o o..Tcsucristo, nuestro
S alvador, hecGo cc,r ne por el Verbo de Dios, tuvo carne y
s~.n.~re para sttlyarno s, asi también hemos recibído por tra-
d1c10n que LtCJ.Ue, alimento sobre el cua l se ha ihecho la ac-

.' 8i ,A. ~~UMSTARK (Vom Werden der Liturgie, 291'.S) pane de


1· 1·l1r~ve las diferencias Jocales en la liturgia más ant.igua, lo único
q111~ fügmfica es que, a falta de un a Jegü;lación unificadora, varia-
i n11 1os pormenores; el mismo San Justino desconoce un texto fijo
ti " 1:1 oración eucar ística.

http://www.obrascatolicas.com
...... .- .. ~ ,· · ----------------
\1: !

48 TR. I , P. I .-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS


1110: 8 /\N __
.JU_~:::Jl.'º A MN HIPÓLITO. 20-22 49
c1on ae graclas por la oraciôn que contiene Ias palabras del
mismo, y con el cual se nutren por conversión nuestra san- lu11/.i• va a KIT em?leada como término técnico de la misa •
gre y nuestras carnes, es la carne y la sangre de aquel Je-
sús encarnado ... 11/1
111
11.'. "'. lo. ~ ed~c1mos ~ambién de la in terpretación que se
(c. 67J . ... Y en e1 dia que se llama del Sol se reúnen en un 1 ' 1· ' •• L.t JJ,~labra. El mismo San Justino observa en otro si-
1 11 1

mismo lugar los que habitan tanto las ciudades como los ''" •/11.t'. Cristo nos dió el pan de la Eucaristia en r·e cuerdo
campos y saben los comentarias de los apóstoles o los escritos 1
" ' ••
11
/l:t.'l 1ún Y, a la vez, «para que coo él d emos gracia
de los profetas, por el tiempo que se :puede. Después, cuando
ha terminado el lector, el que preside toma la palabra para '' '" " ''""' ltalwr creado para el hombre el mundo con tod: l~
1 11
amones tar y exhortar a la imitación de cosas tan insignes. 'Ili•' • f'I lia.v, Y por habernos libertado del pecado en u~
Despµé s nos levantamos todos a la vez y elevamos (nuestras) 11< ·11111 :: :: 11111 1~ugcndrados, clespu.(§s de haber reducido a 1 9 ..
preces; y , como ya hemos dicho, en cuanto dejamos de orar,
se traen el pan, el vino y el agua, y el que preside hace con "' .i ., i 11·1" a lo., poderes del mal por medio de aqvel a im
todas sus fuerzas las preces y las acciones de gracias, y el " '' 111 :1.111/al.11 se cntregó a la. na~ión~San Ir··eneo . . d' que por
11 · . "" ~ '· in ica com•)
pueblo aclama Amen, y la comunicación de los (dones) so- li .,,,. la llli>t.l t ución el que los diseípul<Js «no fue~e e
bre los cuales han recaído las acciones de gracias se hace "' "'.•:1:·.1·:uli·1:ido.•; ,, ". Or·í"'en"s m
"s1'ste·. ~<' N o somos h ombres
n vanosdeY
por los diáconos a cada uno de los presentes y a los ausen- . .. . " •v
tes. Los que abundan (en bienes) y quieren, dan a su arbitrio '"' ª -'" "1 d1 ·:;:i.·; :radcc1do. J~s verdad que nosotros 1 . .
lo que cada uno quiere, y lo que se recoge se deposita en · 111. 1 · r1111·/11.~ nl_ <~am os culto a aquellos seres que l~fos1~c·er::.º~
m anos del que preside, y él socorre a los huérfanos y a las ' ' i li''·" /"'ncltc10s, son m ás bien n uestros enemÍ os . , e a
viudas ... 2 111., l ··11w11111s mostrarnos des agradecidos a Diosg . En ca-i:n-
, .. 1,11 .11/11 de tantos beneficias, Y la ·e xpresíón d , ' q~e nos na
«EUCARISTÍA>
;,:::'''li'." 11 1
para con Dias es eJ pan, namado Euc!r~~ía»a6gr~~~=
• .V que ~ener en cuenta el entusiasm . · ,
2.1. Gracias a esta doble narración sacamos como eviden- "
te que la liturgia de la misa en este tiempo lleva el sello ' · 1 i ,' ' i n "~ d i '. ('.~ta época describen los benefici~s e~~ ri~is loy~ ~~~

característico de la d1xaptoi:la. En ella llama la atención eil "'1 ·· 11 i1 1a/.ural, pero sobre todo aquellos con u i-"·
/u l1 · i•·:, f11 /1 : 1.11 .' li d o agraciados y la i· º "' t q. e los .llJOS de
empefio de San Justino por poner d-e reUeve por dos veces • · n,,1:, encia con que in
una cosa al parecer tan insignificante como el Amen de la '•1 1,. '.'' ,., :.1· 111111111 ·111.n lntf:rior de entre a . , . . .-
., 11111 1.. a. d/:, p ..:: /, ·/o'it la más nat ural . ar g Y ~e obed1enc1a
comunidad. La acción de gracias que recita el que preside, "' ' r'.1 ·: 11·/:1..•; . tkg·1ü1 Clem ente de Á1e ·ª qu~ b1 ote la acción
na de salir d el corazón de toda la comunidad y ha de ser r.e - <11 •/ n/:;1./ano tributai· a .D1'os u . _Jandna, es un deber
fr.endada .por ella. San Justino, que es un seglar, atestigua · · na acc10n de gra · .
ii11 vil/a. l•:.s ta <'s la expresión de la a " . cias ipor toda
c·o n esta doble observación que los fieles tenían mucho inte- 11111: : '. d•:I .sacrificio de la Iglesia uLntwa_ veneración de
rés en pronunciar esta palabra de aprobación. El sentido co- •·1111!:1:;/.i• i•n las oraciones que como inc;co~tmua Clem·e nte--
munitario, que habia encontrado una expresión tan directa nl111as :;:mta;;, Y este .sacrificio en cierra ~~ns~ se eleva? ?e las
en la forma primitiva de convite de la función eucarística, •1 1· t11·vot.a entrega a Dios» s. · dos los Se!lltim1entos
sigue imprimiendo su sello al culto divino. Esto se manifies-
ta aún más en la comunión, que, naturalmente, une a toda
la comunidad. · ·' El;te término se encuentra ta b' ·
Lo que sé recibe en la comunión, se califica de objeto de fr1:1 apústoles, semiagnósticos. Cf. T~. ien _en los He~~os ª??cri/os. de
I" 1 .. IV, ln ihrem Bedeutur:.as fl s .cHERMi\NN, ººi'."f''ª 'ta y .euxa-
agradecimiento (tà EtrzaptoflÉvi:a, ó si'.rzaptcrn1Ds\ç api:oç),Y el Amen fi!I e HllO) 375-410. , , ·- wan_..el bzs 200 n. Chr.: «Philologusi1,
refrenda también la acción de gracias. De este m.odo, el se- • SAN JUSTINO D iaZ e Tr h
gundo rasgo característico en la misa de San Justino es el • füN IR ENEO Adver~u; ha~f. one, 41 , 1 (QUASTEN, Mon., 337).

, ambiente d e agradecimiento, la idea de gratitud. .• ÜRÍGENES, é ontra Celsum 'viit


~~ _5 p((j}UAS'XKI'!, Mon., 346).
, GJ,EMENTE DE A LEJANDRÍA , Strom'ata ·1 7 . 11 , ltiOls .
• L. e. (PG 9 444 C) Cf 1 ·' ··' . PG 9, 449 e.
ACTITUD BÁSICA DEL CRISTIANO lf'"' >;e esconde clet.i·ás de. la do~· ~xposicion del concepto de piedaõ
, . ,, I~LFEI:s, Die fürchenordnungt1iJ1~;g~;t~ 1~6~~~~nsCtfia del siglo II
22. El que aqui se trate de un sentimiento actuante y 111°: .J1mus,\LÉN (C atech. myst v [Q • • - · ' · SAN CIRILO
•·r111c1!pción de la gratitud co'fno' i5 ,º~'.'TEN, Mon., 100]) para la
vivo entre la comunidad, que se cultiva consci·entemente, lo t.ln1tr Js de los tiempos poste-;ore~ sfo~.c,o~~ .de alma entre los cris-
demuestra no sólo el hecho de que la palabra si'rxap1.oi:ía en ade- fll .1/l/t., ham. 25 3 : PG 57 i i I . · 'n l Ca~l hlen SAN CRISÓSTOMO (ln
' ' ' 1 oi .,· om. 24, 1: ,p Q 61, 199).
i ' 2 Véase el texto griego con notas en QuASTEN, Mon., 13-21. La
traducción espafiola está t omada de HrL11Rro YABEN, San Justino,
A11ologías: «Colección Excelsa», 3 <Madrid, s. a.) P.:P. 174-178.

http://www.obrascatolicas.com
.. . .. . ... ·- -~ - ·- - ··~-------------
....----------------------,-------·----·
ji. ',

50 TR. I , P. I .-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS 111: ,•: ;\N ·:~ J.~'I TN<> /\ S;\N HIPÓLITO. 23-25
51
. , , i 1·1·11.:1. .•:nlll·r· «1 p an Y el vino ~ino a ..
SACRIFICIO ESPIRITUAL i ... i,, 1'!:1rid:11 J ck rlonPs que ~e ..ofrecenu~ ~~~an tam1;~n c?n
ll .1 ''· " q 111· c·:tl i!i c:nn l a ·F uc .· t·

. - en la ~i.cans-
· ·' a11s 1a senc1!1amente d,, "'ª _, 11 •
2.3. Las fuentes cristianas de esta época acentúan con tal " . "l"•11t·11 ::11 carácter sacr 1'fJ i 11 . . ~ ~ c1"'.c10
viveza 9 la interioridad y espiritualidad del culto de Dias y -
t ,. 11 ·1:1:: ·1··: 1 IJ:l(la S"' p·1eda . t
.. .ca. · San
.
expres1ones
.
que ·
la .entrega del corazón, que algunos han llegado a creer que " '"r ol.i11. ,-., 1110 h "CP"ti·d
· • '· ' · 'c n in erpretar e·1
. . ." un sen · '.msm
t ido ,
as
se debía interpretar esta como la completa exclusión de l sa- · · · · ~ · a a 1us1on a la prof · d .
'I '- l f<-1 )I • :: 11 1'. llll1:Plimien•o e 1 1b . _ecia e Malaqurns
crifício exterior, afirmando que antes de San Ireneo no se - " n ª
ce e rac10n eucarística "·
conocía en la Iglesia n ingún otro sacrifício que el de la acción
de gracias 10 • Efectivam€nte, más de una afirmación de en·- ti•·: •!l.IJW L/I OFRE 1JDA MATERI AL
tonces nos suena hoy d emasiado atrevida. Dios «no quiere
sacrifícios cruentos, ni lib_aciones, ni nin gún objeto mate- , " ·; ·: ,,.1 prin?iPio s~ tlene plena con ci011cia de QUP
' .>'.'.ct:el
rial» 11 ; no n ecesita «sacríficios cruentos, ni libaciones, ni el .i 11 .•.11s ia no solo se erevan a Dios por parte d e la cn-
perfume de flores ni de incienso, porque El es el aroma per- ' ., .,, " , "' ::.1!c101ws de g ra cias sino oue a J • .,
'" e li 1. .a. v-=: z .se le ofrecc:n
fecto, sin tener necesidad ni penuria»; para El el sacrifício " ª , , • ·
co;,a es 0·e quê manera se exn 'ª ·
.i,, .,, :: <'n el rito ele ;;:i '' " l t · - ..
, , · · -·
. .lvSO la ool.,tcto:"l
máximo es que le reconozcamos y le dediquemos el servicio ' · q,., .., wn,po Es nat,,raJ ., ~
espiritual 12 • Este es el único homena}e digno de El: «no con- ,.,.. l'""!<!C·uores de Ia tn-,1 ,,.·, . . . . ·- ''-« L qu" 71,,
, ,, , .. . •· · ' uo:cLl ·e ucans;;1ca s0 rn ·in'fJ P·'-
, .. 11 1.1m-t·n ceen ·elc"1 • 0 p · • ., · <-• -·"
sumir con el fuego las cosas que .por El han sido creadas
para alimentarnos, sino o frecerlas para cubrir nuestras ne-
.,, ,, , '!1:i"a:..: -de dP . ~r~ . _
... ~:t· · · ·; 1 ~ en 1as ncur.'!,ÍGS act uP.1e.s.
_.sa.!. . . oilo, se nuenen 0ncc,~-- +rri,.. ..r ·~- ..
cesidades y las de los pobres» 1 " , y que se ias agradezcarnos '' I:·:: Jll'O))osicioneo doP·m "i':. " '-'. "· ~- €"P 1 ·2s~was
, ,, , , 1 , 1.. ·A .. · . '" . ~ . -~ · "·"Las concern1ente.s a la ~, 1 _
y que nues tro espírítu le t ribute alabanzas e himnos por .• 1 se ·e ,.pl 1ca. b1en ·Que en un ' r i· " , . ' . ':
' ' " · '. « 11· 1; •1] 0 r;c Cl1lti v aba n~1t t d 1 ~L.n.er .€.SGad,o de J.2.
nuestra creación, y por todos los medios con que procura 1
1 •1 1· 111 11 t/1 · ºT'l"in• . . . n • • "'"r- e o o € r€cuerdo -· à.el "" - -º
. ., __ L.)enor , y
nuestrn bienestar, por la variedad de sus criaturas y por :;~ ,, ' · · · ' ·" · .O Se .ia 11J.D.SC Til UCho de O'e . ni~ · •
· ' " " ''' 1 ·,,1· ,,:,·rto ocur'" .;.. 11e..,,.•.,1.tento n1
su cesión de las estaciones del afio 14 • ·De ahí ql!!.e los apologe - ' .e ·1j·0 mi.-,r.e> cu"<-<.'.l-1 do Se encr.e:ga,
·
'
1 1 11
dt~Uf; • r 1w:1 ·.:i{ .)J1 lJD ~'I "', .~
tas afirman que para los cristianos no hay altar ni templo 1 ". , 1, 1 ·· • · · • ·aon .10nonJro · '1'"" 1, ..,
i.1 •·1 ;11 ,d onqneseen ·ê,1",':1 :0· <:1 · ·l"'I ...., • L ·..i:.J'--:H~s ~sic h abla
24. Seria prematuro deducir de estas palabras que en f,,. ' " ;·ii.c1:: y s ervicio ~ fJ11 ·" h">"" P~ ;~º· :en ,c:,mbw, mucho d e
. .., . .. . an rn ocuaao e.1 n omenaje.
la mente de los cristíanos primeros existia, sí, un a euc:1, -
ristía, pero no un sacrifício eucarístico ·e n el sentido pro pio
de la palabra. Junto a las ·expresiones de esta clase que tra-
tan de acentuar el contraste con el paganismo, aparecen
desde el principio otras que no sólo afirman que la eucaristia

9 Cf. el capítulo «Das Opfer im Gsiste» del libra Die Lituraie


e rans~>, 9 (FribL'.rgo J.923) 105-
als Mysterienfeier, 5.ª e d .: <<.Ec'" lcsia
134, d ·s O. C11SEL, y los trabajos dei mismo autor, citados en 12" pá-
gina 105.
1o FR. WrELAND, Der vori r eniiische Opferbegriff (Mnnich 1908).
Wieland había venido defendiendo la m ism a t.esis en d.os publirn-
ciones anteriores (de~de el afio 190GJ, que p rovocaron una ccntro-
ver3ia con E. Dorsch; cf. E. D ons cH, Der Opfcrclwralcter der Eu-
charistie ei nst und j etzt, 2.• ed. <Innsbruck 1911). :O:!:I resumen d e la
controversia véase en G. RAUSCHEN, Eucharistie und Bussalcrmncnt
in den ersten sechs Jahrhunderten der Kirche, 2 . ~ ed. <Friburgo
1910l 71-96; GoosSENS, Les origines de l'Eucharistie, 58-71 367-369.
11 .ARÍSTIDES, Apologia, e. l , 5 : BKV 12, p. 2Gs.
12 ATENÁGOHllS, Legatio, e. 13: TU 4, 2, p . 14.
13 SllN JUSTINO, Apol., I, 13: PL 6, 345; HILARIO YABEN, San Jus-
tino: Apowgías, p . 89, que por cierto omite parte de la frase .
14 Cf. CLEMENTE DE ALEJANDHÍA, stromata, 7, 3 6 y más veces.
15 lVilNUCIO FÉLJ'.X, Octavius, e. 32, 1: CSEL 2, 45; cf. e. 10, 2:
l e ., 14; TERTULIANO, De spect., e. 13 : CSEL 20, 15.

http://www.obrascatolicas.com
·-- · ----·-·---~~- ----------
52 TR. I , P . I.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS 2
· DIJ: ~l\N JUSTINO 1\ Sl\N HIPÓLITO .
25-27 53
Con todo, encontramos, efecti,vamente, aun en el text-0
más anti.guo, de San Hipólito d·e Roma, por lo menos .una bre- f.r1tld11 p:1.1..·1· ,., ·F.l'"'Pe
·h" u otr·os fi nes b · fi
f.!110 c1111~1Tvn <•ste punt d ene cos. Todavia San Jus-
ve expf.esión del ofrecimiento, y .precisamente en conexión . · o e vista 2~
•·Nl.:t .o;11avt;;:1d11 ;,,, En San I · que en Tertuliano ya
inmediata con la anámnesis, en el mismo sitio en que todas n11«va p11,<;f;11 .ra. AI explicar lre~eo s~ perfila claramente una
las liturgias católicas posteriores tienen una frase parecida: •·11 dia ol'ri·1:1·n10s las pri ~ : ucanstfa, pone de r·elieve que
Memores igitur mortis et resurrectionis eius offer imus tibi 1t111111• .. ,., 11a11 provenlent mwias de
d . la . crea c1on
· · •- s. El Sefi.or
panem et calicem 2 1 • Es, pues, muy posible que la acción de d•· •·: :l.a 11111· s l1"t creac1·ón»e e la creac1ón» Y «el cáliz tomado
graclas ya en tiempos anteriores, incluso desde el principio, · ·' . pronunci · b
" : ' ' • · 11::1 ·11(1 a .füs discípulos Ia obla ~ .so re ellos la fórmula Y
enc.e rrase tales o parecidas frases de ofrecimiento 22 •
' "" ·•·::l.11 n•comendó a sus a· . c10n de Ia Nueva Aiianza
l•l'l111lc:fa.'i de sus criaturas ~~c1pu!os ~ue_ofreciesen a Dios Ia~
PRIMERAS EXPRESIONES OBLATIVAS tf•· i·lla.'i, iiíno nara que no' ~orno ~1 D1os tuviese necesidad
.,, .,. ,.,. :"1 Con t-odo Sa I que asen mfructuosas Y sin aO'ra
26. En cambio, hubieron de vencerse serias dificultades . · n reneo n · · t " -
.,, .,., .snn •ii {'n que lo importan . o 1~s1s ~ menos que s us pre-
hasta que el ofrecim!ento ,h echo a Dios. y con ello al carácter l11l .1·rlcir fl(' la entrega del c te ·~a1~ª D10s es el sentimiento
de sacrifício de la Eucaristia, ·e ncontrase no sólo una expre - 11:11 .. 111·l::l:ía del cuerpo Y san rorazon -.' Y que únicam ente la
sioo ve rbal, sino también litúrglcâ dentro d e la celebración "' 111 :11 11 lllancha de aue ha~J e ~ Cristo representa .e1 sacri-
e ucarística, y, en consecuencia, desbordase .por esta razón los . ,, , ., hl.11 ,..," sintet;za" Y s af • alaquias •9; ipues solamente
lím!tes de una acción de gracias inscrita en el marco de un •• e o rece a n·108 -
' ''"" 1111,11 Ireneo no se
convite sagrado. Acabamos de escuch ar las voc,es de los apo- cansa de repetir 3o toda la creació11•
logetas del siglo II, que a las costumbres .g roseras de los sa-
crHicios paganos, con su culto suntuoso y sus orgias, opo- i!H ' llíl".~~NIJO UN FALSO
ESPIRITUALISMO
nen el sencillo culto espiritual de la I glesia, que no pretende
otra cosa que manifestar a Dios la ·e ntr ega del corazón agra- '"/ 1'1 '!'li t 'li l ·•
...~ nuevas Iuchas co t
decido de toda la comunidad unida em Cristo. El único si.gno " '''"' ·"I" ,i,. '" " 1· 11(1<- fieo s S n ra el espiritualismo
exterior de esta entre.ga que se afíadia a las palabras de la '"""' ' ' "I \':1l11r ri. 1 "'.. · ', an Ireneo se 'Ve forzado a ,,,,
' .1 1 11"11·10 11 mat · 1 u~-
oración era infinitamente superior a todos los sacrifícios p a- '"11·:1 v1·1·"' .•. l1'11lrt1·:irlo •l;nbóli d,ena. Esto le abre los oJos
ganos e incluso judios, toda vez que consistia en el cuerpo ''r·l::l.11. "i>.ll'f.o., materiai~ co e que, en la Instituclón de
del Sefíor, entregado em un acto de obediencia hasta la muer- 1.1• '1.::.1.11 a .'i<T «ap;tc<'s de c~n~~~tl ele~ados a tanta altura q;"e
t~. y en su sangre d erramada, que aparecían al exterior como ' "' r 110 Y .sangre de Cristo .rse por la palabra de Dios en
uno trocito de pan y una copa de vino. La nueva J.ey no co- 111 r1~:1.11cha de la Nueva Ali~n~~ formar part e de l sacrific!o
noce nirnguna «ofrenda que sea sola.mente obra de los h om-
bres» 23 • De este medo quedaba excluída la posibilidad de
considerar como verd adera ofrenda hecha a Dios los d ones ·· ' SAN JusnNo Dial
"'" YilllEN, p . 178Í . e. T_ryphon e, e. 117. En A
de pan y vino que como materia de Ia Eucaristia se coloca- i·1·l1•lwacióri eucarist·se menciona la colecta aunqlº~ I, 67 (HIL,1-
ban sobre la mesa, y menos aún aquellos que ~os fieles habían " '":i.<!lún hecha a wa, p ero no se califica como e . ~spues de la
'I0!1::s. Cf ·E D19s. R!TCH, La messe d'a , l sacz.-1!1c10 ni como
"'' T . LFERS, Dze Kzrchenordnung H. pres .es P eres: DThG 10
21 HAULER,107; DlX, 8s. ERTULI ANO, De or. e 28 . c s zppolyts, 236ss. '
Así opina también LIETZMANN, M esse und H errenmahl .• 181: ,. l1 : CSE.L 70 146 ' . ' · EL 20, 198 f · D h
:22
1•:1.v1ms, 294s. ' s. Véase la explicación de 'am; ex '!rt. cast .,
«Estas pala bras podrían pronunciarse, así como las encontramos "" SAN IR os pasajes en
en este lugar, en el corintio o efesio de la época de San Pablo». 11 • 1 ; HARVEY ENEO, AdV"rsus 7 a
Lietzmann quisiera suponer que San Pablo fuera el autor no sólo II 201 i er.. IV, 18, 1: PG 7 1024 .
., L e IV 17' · • , al. IV,
u

de la liturgia de San Hipólito, sino también de la doctrina euca- ili' TE. -· · ' · 5': PG 7, 1023 · al IV "
rística fundada sobre el pan y el cáliz y el modo de celebrar la . "" R LTULIANO, Adv. Marcionem 'r 1·4· ·c's2EL9.;:); H.~RVEY, II 197ss
Eucaristia aue en esta liturgia se contíene. Siguiendo su método · c., IV 1º 3 · ' • · . 47 308 ·
crítico, ponê al lado del uso paulino otra costumbre primitiva de 111:1 hombres ' º· · · «No son los sacrificios 1. ' ·
la Iglesia de Jerusalén en que faltaba el cáliz, y que existió du- ·11•nda de1 ~ifeu1~~10~ no ~ec~sita. del sacrificig~ ~: santifican a
rante algún tiempo en Egipto. La verdad es que tal costumbre de l·,':,',:~cto i~s\~ue qu: Ji~~1\~c~icr~a1~ot~~ed~impÍa, s.~ntl~~alªa{~~~
l
consagrar sin el cál!z nunca se dió. Cf. a propósito de estas teo- ' :11hrc el., co,née to4~ Pq. 7, 1026s; al. IV, 31, 2 ~~ ~migo». C<2nfr~n­
rias de Lietzmann, ARNOLD, 11-53; GOOS,SENS, 86-96, 353-359. l11. l:llu.caristía cfe Sa~ :i;nedad que s~ esconde en ésta-~VE{",_ h, 203s.
2a carta de 'San Bernabé, e. 2, 6: !-'~ dvll·pw1la1tatY)'tOV ªX'll TI)v 1tpo<:;-
"" L. c., IV, 17 5. c~eneo, consultese ELFERs, 263-27~c rrna sobre
f.!topdv . "·º L. e., III rn' ·. . V, 2. 3. .
, ' l • 19, 3 ; 21., 10 'Y passim.

http://www.obrascatolicas.com
·----------------
"°S DE LOS SIGLOS
54: ::1. lll\M ll" ICAC IÓN DE LAS LITURGIAS. 28-29 55
TR. l, p, I.-LA MISA A TRAVr.
~----~~~~~==--==--~~=:..
matenales ::-, ·___:.:__------
1

28. Una ve z que los. danesº de l a e•ntreg.a interior de1 co-


a e 'P an y vino fue -
1·; rlcgo cs '1\ ,i: ,,,; u1/,tx~ 71:apáaoatç. San Hipólito queria, como re-
on reconocidos como snnbolo., ·e en transformar e1 acto m3:- l>l'l'ii<~nt.;u 1Le d1• la tendencía conservadora, reunir en él todo
r. ., ón no había ya inconvenienc ctones en ceremonia de sa~n­ 11> q1w .:1111111 1.1·arlición apostólica se debía conservar de las
r a:,,:1' de la aportación de tales l n1ente con palabrns, s1?'0 11 1::t.il.1wl"111·:. 111• la vida eclesiástica. ,su origen h ·emos de :po-
tel.l<" . '"'ón no so a - E , a-1s-
. d"ndo as1 expre~· l • ter sacrifical de 1a u 0 l 111·1·1" "'' .-1 :u 111 :l15, es decir, antes de la ruptura con las auto-
fi c10, "' • nias al carac . . d sig1o n r 11<1:11k:. c1·!1 ·::l:\.c;ticas, que tuvo lugar con ocasión de la s ubida
tºmb'én con cerelliO · . D º l .princ1p10 e 1
t~':' ~ue es su verdader.ª . esenc~\en~rnos sobre una ofrenda. ,1 I , ,.,, ,,,, 111111Lilicio de San Calixto. La escisión subsiguiente,
d ;tan las primeras noticia~ ~-;_ción eucarística, ? q~e l~eg~ 1111.i" 1'1111 la circunstancia de haber sido redactado este es-
d" 10S f\:e]€S que prece d.e a a '•OlUCiOnandO de d1ver;:;os. mo ,·111" ,1·11 gTicgo, nos ·explican por qué la Tradición apostólica,
·'° -, º distintas liturgws v a
en ·ª"
º' - .
nvierte en un a
ver·dad e ra proce;,;1on d e
· f!•- so-
11' 111 l:rnw que la mayoría de los escritos de San Hipólito, vi-
dos Y en algU•'.1ªs se c?;:. "'' xuresión litúrgica se re iCi.e . , 111,.1·"11 ~" caer en Occide nte casi por completo en el olvido. En
cfr~·ndas 31. Sm embars?, º"".1 ei·o del ofrecim!ento, pero no al ""1111Jiu, en Ori·ente, lo mismo ·e n Egipto qu·e e n Siria . precisa-
·.·~,~:1·,,1, te al conceptci mas ªt~P:l o a',ec· :rucción del cton '~ . L~s 111,.11!.·1' porqu e ofrecían tradiciones apostólicas y venían d.e
e nl'C) ona • d 1a'"l -
d e la innrntac10r: cons ",::·ª r.,_ anarecen ya conto a e. _;' n 1..,1111:1. ~·j erc ieron un intlujo e norm e, y por esto se han çon-
-' " ' ' '> V o o U'

.. , ,p rinciplOS de C.ocr... lo~ • , ~ª Bipólito de ROhlc--- ' · :1'111. no precisamente en su texto original, a excepcíón de
p·»1meros . 1 o«cís'nr>a ue w<>n - 1 'd
,;-'d en 1a ord·e naclon ec .e~'": •-v u-oa"nos algo más detern a- •111·• ''"""·'' trozos, sino en traducción copta. :irabc, e tíope y,
c,,,
,.,
. ..
este documen o ..
t r1P 'TIOS Cl·P oc . l
v:- . ·t ·11.tú r o·ico t
concre o q ,
'le n0 ~
~ , " '"'' ''" siria. También tenemos int·c resantcs fragme ntos de
'-'º11 1 p'···w er tex o ..
0
"" '' a11Ligua traducción latina, que s e ha cons•e r vado cn una
( onte vorque es e. ''.' -. . +
n~v 'l o·1·ación eucanst1ca encera.
o1reee a -
111p1'11!.o "~; su autor H. ELFERS ( D ie Ifirchenordnung I-/ii);1ulJJlh3
.. , "' 1;11111. l l':i.ckrllorn 1938) ).
1: 11 11•1:1111111 11., ::i11 1'1nl1:ugo, ha sido impugnada de nuevo lapa-
., " '' " ' 111,.,-, ,1,11 1, <11• :::111 ílipólito por H. ENG!:ERDIN G, O. s. B.,
1 •.: . 1111111·/ •li!'/11· 1111/.:11111.i·n /. riimischcr Liturgi e aus dem ncginn eles
"'' '' ' '" ./ u/l r/111.m/als : «Miscellanea Mohlberg». I .U948) 47 .. 71. Como
,,,,,, 11,. \11 ::" ha pues to en tela de juicio el f undamento más impor ..
1:111lr· <l" J:i. historia de la liturgia antig:ua. base y fund amf'n to
1 1n1 '1 i1· 11 <>ll e:,:te libra, hemos de contes ta r a esta irnpugnación
"""lll" 1-;e:.l sólo brevemente. Ya tomarún cartas cn e.-;tc asunto c1i-
11,·o:: n1:'is calificadDS sometiendo a cxamcn dctcn ido Joc, porn.l8TIO·
11"; 1k la tcsis de Engberding. que parece anuncia cont.inuarsc.
1•:11glJerding, a unque impugna scílo los argumentos externos de
l:t 11:1.Lernidad !iteraria d0 ::;01.n Hipólito. piclc que~ s 1~ resi:·1.hlezca el
1111110 <cOrdenación cGl%i:ística egipcim1 para e! doc1::ncnto que
.1.. ::<1" h ace trc.s si!';los s~ vienc llamando «Trarlición apD,':t.ólica» de
, ;:111 IIipólito. J'Yo se ocupn. de los argun1entos internos. que n. lo
111T.1> de .Ja lnlJor d e invec.tig·ación, sobre todo últimamenle por
1-:lt.- rs, se hPn :i.ducido en favor de San Hipólito, dando ellos por
" :'.1 1los un alto grado de probahilidad a Jp, tesis tradici.onal.
t .ns argumentos que Engb2rd in::; adnce contra los ci'itcrim ex-
' 1·r11os del origen de [):ln Fi:ipólíto no son convincentrs de ningún
,, .. 11 11l. Su :_1_rgnn1 cn1:ación se p112rle re sun1.lr cn la afinn:t.ric'>n de
·li"' i:l tec,timunio d e la pat.ernidad lik'· :w i~\ de .s:rn H ipólito que
·" r·ncuentra cn las ruentes orientales (L\m<.mcs I-li.i,JJJuiyr.i, Cu11stiiu-
, , '''''" per ll'ipµol71tum) no :i,Jucdc tener ol.ro senLicio qnc aquel que
··•H·.1mtr amos en los epig:ral'cs de otros documentos similares que
1.. :: at ribuy.en a los apél;tolcs, como, rior ej emplo, e.n las Const itu-
1·/1111.es apostólicas, par::i. dar mayor autoridad a cicrtas dispo;;icio-
1"•:; eclesiásticas : es dccir , carnce de valor histé r ico. porque t.am-
IM•n a San Hipólito, como se VG en fu entes que empiezan thacia el
· t ·~ o t'n E ginto con la Historia Lmtsíaca, se !e consideraba como adis-
1·1p1llo de ios apóstolos, T"í'r''i11Jç -;;,;-,., ll1ton•~/,,,,.,,
I~sta última afírmación, sin duda, es cierta y se conocía 112.ce
""· mucho tiernpo. Pero antes de sacar de ella consecuencias tan
t ranscendentales, hay que preguntar por qué ha sido posible oue
, .., Egipto se tomara a San Hipólito, junto a los apóstoles y el dis-

http://www.obrascatolicas.com
..
· ·- -- -· "-" · ~~e~ ,,,~-=·---

56 TR. I , P. I .-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS 3~ RAMIFICACIÓN D


. E LAS LITURGIAS. 29-32
57
co1ecciôn ·de normas jurídicas orientales J>ara nosotros est-e
2• manifestet, accipiens an .
documento es la fuente más importante para el conoclmienta Acc!pite, manducate: Koc ee":t gratias tibi agens dixit.-
d e la vida eclesiástica de la Roma del siglo III s . vobzs ~onfringetur. Similite t corp.us mei.:m, quod pro
Síf/1:guzs meus qui pro vobi/effu~~~~c;;,mQdzcens: Hic est
cz zs, . meam commemoratione . '.· uando hoc ta-
Su ANÁFORA mortzs et resurrectionis . m f~cztis. Memores igitur
licem gratias iibi agente;ius .offerzm.us tibi panem et ca-
30. El escrito comienza con algunas disposiciones para la r~ coram te et tibi minist~~ia nos dzf!nos habuisti adsta-
consagración episcopal. El recién ordenado es saludado con rztum tuum Sanctum in obfà/Z petzmus ut mittas Spi-
la aclamación aEtoÇ. . A continuación los diáconos traen ~a !n unum congregans des o . zonem. sanctae Ecclesiae.
ofrenda (11:poc;9opá). El obispo pone con todos los presbíteros :n rep~etionem Spiritus sa1?;;,~z.bus quz p~ercipi!lnt sanctis
las manos sobre el don y comienza la acción de gracias: zn verztate, ut te laudemus
tuum lesum Christum
e/ ad ~o.nfzrmatzonem lidei
e glorzfzcemus p er puerum
Palri p,f Filio cum. San~t~'T ?1f em. tibi gloria et honor
Dominus .v obiscum. Et cum spiritu tua. Sursum corda . r·f ll'lt11c 1•! i11 san:nla ~a P rztu zn sane.ta Ecclesia tua
Habemus ad Dominum. Gratias agamus Domino. Dig- · · ecu 1orum. Amen 4.
num et iustum est. Et sic iam prosequatur. :H Hi1:111· i11m observación qu ct · . .
Gratias tibi referimus, Deus, per dilectum puerum .v li> i11lsmo cuando trae . e ice. «Cu.ando alguno trae
111·1·11 •.,
tuum lesum Christum, .q uem in ultimis t emporibus
misisti nobis salvatorem et redemptorem et angelum vo- '''" '""1 a:; "usas una acción de ques_o o ace1t_unas, récese so-
luntatis tuae. Qui est Verbum tuum inseparabile, per ··J ,·111pJo, sigue una breve f' gracias semeiante»; Y como
quem omnia fecisti e t bene placitum tibi fuit. Misisti de po.~Jclollles sobre las otras ?rmuia d.-e bendición s. A ]~s dis-
caelo in matricem Virginis, quique in utero habitus in- 1~11cn algunas prescripcionesº~~~nes Y oficias eclesiásticos si-
carnatus est et Filius tibi ostensus est ex Spiritu Sancto 1.1.~mo, Y a continuación lo . .re eI cate cumenado Y el bau-
et Virgine natus. Qui voluntatem tuam complens et po- v111'lve a hablar d·e Ia mÍsa ;pm1smo que en San Justino <e
pulum sanctum tibi adquirens extendit manus cum pa- l11111ente que la particlpaci6~ · dero en e~te sitio se observa• s;-
teretur, ut a passione liberaret eos qui in te credid erunt. 111.:-Josa de la comunidad co . e los neofitos ·en la función re-
Qui cumque trad er etur voluntariae passioni ut mortem
solvat et vincula diaboli dirumpat et infernum calcet et
1)scul? de paz de antes de ~1e::rz:- con 6 Ia oración común Y el
iustos inluminet et terminum figat et resurrectionem trucc1ones sobre una costum . renda . A~emás, se dan ins-
deI bautismo, de ofrecer a lbre Y~ me:nc10nada de la misa
cípulo auténtico de ellos, San Clemente, por «confidente de los menta de Ia Eucaristia una os neofl.tos, además dei sacra-
apóstoles», atribuyéndole disposiciones «apostólicas». La respues- .agua 1 · ·, copa con leche Y mieI
· Y otra coo
t a es obvia, y ya hace d os decenios he llamado la a tención sobre
ella (véase ZkTh 53 (19 2!1) 579-581). El fenómeno se explica per-
fectamente si .p or e ntonces circulaba un escrito, considerado como UN MODELO E NTRE MUCHOS •
.proveniente de la tradición apostólica, que llevaba el nombre de San CARACTERÍSTICAS •
Hipólito, circunstancia que fácilmente pudo dar pie a la creencia
falsa de que lo habian dictado los mismos apóstoles a San Hipólito. . 32 . s ena
. un error querer ve ..
Esta explicación en.cuentra una confi rm ación sorprenden te fi-
jándose en un caso paralelo, o sea en el hecl10 de que en la litur- t~a . de San Hipólito sencillame~ten Iest€ :exto de la Eucaris-
gia e tíope el formu!s.rio de la misa que está tomada de la ordena- g o III, porque tal conce. ci . e a m1sa romana del si-
ción eclesiástica en cuestión se llama «anáfora de los apóstoles» evolución litúrgica en l P . on no corresponde ai estadia àe
(d. m ás adelante. 34>. Denominación que se explica perfecta-
mente si el escrito primitivo se llama ba «Tradición apostólica». no P?demos contar conª :;,.o~a ~e s.an Hipólito, en la que
Ciertamente, con esto no se han aclarado todos los puntos del la i:usa, sino únicamente co ex o fiJo para la liturgia de
breve art ic ulo. Sin embargo, l as objecion es presen tadas por Eng- deb1a Ilenar con palabras d~ ~n i:nolde que el celebrante
berding no son de tal nat uraleza que pongan seriamente en :peligro msp1ración propia, como lo
la .paternidad literaria d e San Hipólito de Roma. · 4 HAULER, 106s. Drx 7 9
2 E. HAULER, Didascaliae apostolorum fragmenta Veronensia
~
(Leipzig 1900) 101-121. cale
Un fra gm
°
t· ' - ·
en de este texto lo · ·
~· Aun no existe una edición crítica definitivoi,. El traba.io más
·importante es el de G. nrx, The treatise on the Avostolic Tradition ~~i~~~~i~J!~~1~~;~sd~r~c~~~: gt~~:~~:i~P~h 1~ ~~t~~~f~~~
of St. Hippolytus o/ Rome (London 1937). Más eJ'.ciones (e inves-
t igaciones) se encuentran en QUASTEN, Monumenta, 27. -Para públi· Z~e;f~~e~ung»: z'f~~ ~~~1~f~tl~~g~ 8gº~ I-Iippolv,~s ~Á~st;zfs~fi~;
cos más amplios existe la ediciõn de B. BOTTE, o. s. B., Hippolyte G D ue mguen en el texto eglpc' . cwas orac10nes para la co-
de Rome: La tradition apostolique, texte latín, introduction et no· r V:~x, 39s;_ HAULER, lUs. io ya no son de San Hipólito
tes: «Sources Chrétiennes», 11 (París 1946.), Editions du Cerf. ease mas arriba, 11. ·

http://www.obrascatolicas.com
"'""""ª 441 14•

58 TR. I, P. I .-LA MISA. A TRAV!l:S DE LOS SIGLOS

atestlgua!! noticias a,nteriores •. San Hipóllto qu!ere que se 11.,1\ll f•º!C,l C:I(JN ,
considere su texto sólo como un modelo. e insiste expresa- . ··- lll" L l\S UTURGIAS 32-33
;,,,., ,., ' '• ___________. _ _:__ ____:59
mente en el de recho del celebrante a formar libremente sus . . . i ·11 ::i1 conjunt
t~xtos •. derecho que siguió en vigor aún por b astante üem - '"" "" r·1 p1 ·1·: :1 Ili.a lilás o, la oracfon eucarística de .. ,
po 10 • De este derecho hizo uso también San Hipólito. En su , " . " l 11 ·11 1111 1, d 1' i1 iLJ1 .. · .que un m od elo de las San Iflpo-
formularia se repiten con frecuencia pensa mientos y expre - '" " " \ " ' " " . i ·· ,,u11 modo e l ún'co que se usaban
siones favoritas, conocidas de otros escritos suyos 11 • Aun con- 1 " ·' '"I' '1·,,'.11:>11 :.: '. ª'.~;ª ,n:ucho la at~nci~~e :rtonces estuvie-
" · ' -"· 11 í 1"1 111 ' 1'1 ., 1· Jl!Cüas largas teorias d .que falten cn
' ".' ,, ri .. n·:: •w11 :; .·· 1.111t·11to, ·qu . .e fül la mayor '" etideas tomadas
8 Did., 10. 7 (RUrz BUENO. 88) ; S.~N JUSTINO. Apol., I . 67. Véase 1 .111 1w C'"P 'i c+ . ,,,ar e ae l o .. ,
el texto citado en .l os nn. 19s. "' ""· 1·111 11 0 ri i . .,,. ·•• • · 'º cons:derabr · s wxcos
" , ., .. . • , .. i; lc.,tos de una t,.-d .. , e'.y se suponen
9
Véase la nota después de las oraciones para 1a consa~ación ·· ' · .l..1 •. qioco se ··-,,, . .a icwn an tiqu· . . 'con
(Drx, 19) : «No es necesario que el obispo diga precisamente estas 111 i ,,1 i: 1. 1J1·,.·1·1·1···'·1"' •.. de L.ç.nc10na
palabras, que dimos en el texto, como si las t uviera oue saber de . .,,,·«na - n. la ohrn .v «
de. l a is1111a
crea . de . la. sl-
l,1 . ·111 1·1 ·· l i' . .· nue,,tra sa1 --aci· ·ClOn Dl la
memoria para dar gracias a Dias. Al contrario. cada uno debe orar . ... i.11 1 l '.1:1.•; ·i :rüv'as '" ºº' .. '. on, como es Cü"t' ,
.l...I <3 ve11ores· ; .:) um -
según su propia capacidad. Si puede recitar una oración largs, y í11·, • ·11 1 j , ii •. , ,..
.' " J . .
. b
' l•·:.p11 11r ii1· 11t: · intr d . '. -nc 1uso fa lta el S
solemne, está bien ; pero si. al contrario. quisiera decir una oración " '1 ::i: 1.1 ·1:t:: i·:; ·1· . · ' ,. · o uccwn. E J b" anc-
según un formulari a fijo , nadie se lo puede prohibir. Lo único que ' 1 'I" ' ' " · ·dr: 111 i.1' . . .1 c1.11.,1v : ll 1 H'"1t{~ la abra d·º- Jeto ele la ac -
se exige es que su oración sea buena y ortodoxa». Cf. también . llii .1 llase ' ·1·· 1.-, · · e la r "den · ·
J. LEBRETON en FLICHE-MARTIN. Histoire de l'Eglise, II <193 5) 70, , . • ,, " ' ' ' , . , I• 1 J l clv!J lJUl'cia or~· .. ç .. c1on a
nota 3. Es significativo para la evolución posterior que el texto i ,, , i ., . '" 1 ' • i ' " ' .. la institución ·D·., &ai.11ca111ente inc~r -
1 i 111111i ºTan . . . ~ €ste m-0cto 1
árabe y et.iópico omitan e. o. e! «no» de! principio: «Es del todo l'"I ··" " l•1 ;1olil;o ~~ ·-~ a~:mon1a, Pretendida' .' a o1·ación
n ecesario ... » , , i 1.,,. " li i · , hi...mnesta antitfo . ev1dentmnentc
1o T enemos, p. ej., tal creación libre de! texto (que no equivale 1 ' .. .t 11 11t~ la -l\structu ·, - s1s con una fo
a improvisación. sino que puede. como un buen sermón, estar com- ...., . i 11 :1r · :i111 <'.<>te tip da ra ~e ve algo resque' , ·n rma an -
puesto cuidadosamente de antemano y fijado por escrito) en un · · 1" . 'r1: :11 :1 , :11 ,.,,Wll.., o ~_ l a circunstancia de o1a1 .. da. Pudo
prefacio del Leoniano, compuesto e! afio 538 (o tal vez 558) , cuan- ""1"1111 1' ri 111.11::1.; ,; () c:rse ~:-1 ágape nocturi;o ' que!~ función
do coincidia, o por lo menos caía muy cerca del Jueves Santo, el ,, , ' il ,, , ' . .v a existente, en e1 , se i:m o aJ culto
aniversario de la ordenación del papa ; véase B11uMSTARK, Missale , "1""""1. 1 . . 1 •11. 1. u rr:i rf r.l sábado 1 3 que Pervwía el c ulto
Romanum, 32s. En Espafia puede probarse el derecho de la libre · ' ' " ' 1111 : 1. 1 1 1 ;-1 1• . • Ya aludido
creación de! texto todavía para el sigla vu CP. SEJOURNÉ, S. I sidore ' 1" 11 l/i · ,. ···11 T1 . ' . ' ' 1( ' '·('CCiDn-es . • y QU«> ,.. .,
de Séville [Paris 1929] 175). Por lo general, se introducen y se pres- · '· · · · · Jrnr h e· '" · · • Y Por otra d
<1 1· 1 p111· i ·lo .,.,,.,.•. idü ~ , . ' .e la a.c -
V "' ' ·
,! ( :..iciuu Y la direcció
criben textos fijos en el sigla rv. Sobre los comienzos de los libras .111 ;;1 ·Ji i:(ls Y se · ~,;" b nl e.! se introclucian ta~ ~fllsencordiosa
litúrP:icos êonsúltese FoRTESCTJE. The Mass, 113.ss. Oon la aparición
de libras litúrgicos no se introdujo en seguida la costumbre de leer . ~-· •a e trisagio de ia vi~· . "m Jén 10;s coros
en ellos los textos, sino que éstos habían de aprenderse de memo- "' 1º11 de Isaías i1.
·r·ur·::-; l'lPCS T"E ,
ria. conforme lo supone San Hipólito (cf. la nota a!1teriorl , v reci- · .u ANAF'OFUtS
tm·se también de memoria, lo cual no resultaba demasiado dificil
en · las liturgias orientales, que; tenían formularias invariables. Del
Occidente poseemos · testimonios de que se leia e! texto en un libro
por SAN GREGORIO DE TOURS (·J· 594) (lf'ist . Franc., II, 22: PL 71,
217sl; Sidonio (+ 439) recitaba todo bien, aun cuando se Je había
quitado su libellus (Vitae patrum, e. 16 : P L 71, 1075). Cf. EISENHO-
FER, I, 59S.
i 1 ELFERS, ·50-5t,, prueba sólo para la oración eucarística seis ca-
sos. :La expresión Verbwn inseparabile se dirige con tra la acusación
de que San Hipólito introdujo una separación entre Dios y su Ver-
bo. iLa expresión llamativa extendit manus tiene su explicación en
SAN HIPÓLITO (De antichristo, c. 61) : «En las persecuciones no que-
da a la I glesia otro recurso que extender las dos alas de la gran
águila que es su fe en Jesucristo, quien extendió ambas manos en
el árbol _san to .. ., y llama a todos que creen en él a que se acer quen,
uara protegerlos como un pájaro a sus criasll. Otro frn,gmento de
San Hipólito explica la expresión enigmática ut terminum fi gat:
Cristo quería dar una ensefianza a los .iustos sobre la fecha de la
resurrección general <ELFERS, 54). T ambién la doxologia final, por
lo menos Ia particularidad de nombrar las tres personas divina.5 eon
sus nombres propios, probablemente es exclusiva de San :Hipólito .
Cf. R. H. CoNNOLLY, The eucliaristic prayer oj Hippolitus: «Jour-
n al of Theol. Studies», 39 (1938) 350-369.

http://www.obrascatolicas.com

--~------------ - ----
60 TR. I, P. r.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS
- ·- -----·-- •• LA llUSA EN ORIENTE. 33-35
la creac1on con acentua,do sentimiento de la naturaleza, tam 61
clones sobre la ,er,ecc'ó . .
en boga entonces, alabando el poderio y la. sabiduría de <1l:\tlempu Y l'urin . i, n Y orgamzación de los te .
Dios 16 • a de1 c~lto, distribución de 1
Se entiende que estos modelos nunca se dieron perfecta-
mente separados entre sí ni en una forma pura, puesto que
n'1Ta de empe
:drpt}enta! d~ i~ª~rl!, ~~rmmar ~a ?ración, etc.
, 1.1.JO: . <>m'>i . ., . ,,~ ,{\c1un. eucanst1ca es en too
.:t lllplos, sobrf>
e~argos Y ma-
quema fun-
los tlementos cristianos y cristológicos podían ser atenuados. 'ú·l. ·' , , e,,~ 1nv-ar1ableme'l1te con , b as Partes el mis-
pero nunca excluídos 17 • Con todo, definen los componentes " c~i. el Amen del PUebJ un . reve diálogo te . .
que se agrupaban en la oración eucarística o también las ~.'.~~ I~tf~~~fi ~ed!~~irna ~·s~~~~~~;';~:~ ~~~/;; :i ob~~~·
tendencias divergentes, que diversificaban mucho esta ora- .w consideraba co~o r~~ 1~ Eucar~stía en Ia igle~ia ;sn ~oma
clón, hasta que un dictamen de la autoridad y la imposición
de un texto auténtico puso fin a esta. evolución personalista. •:11Ntumbre 'QUe en casos a~á~~genaJe para el obispo hué~p~~e
P 11 r la Didascalí · os se r-ecomiend . '
En los documentos de la liturgia de la misa que se conservan n1 it Jo t::vnto ~ .ªf1s1ria del sig}o III l 9 No a ta. los ob1spos
del siglo rv, al lado del crecimiento orgánico de las formas y , , " · ·• m . ucncia , t · · se ··enfa m · d
usos litúrgicos ,e ncontraremo.> tambiên las manifestacione~, ;;;""'. ,Jr,.c;l,11 rni.'i1t10 lo demut~t~!r ulrhbadoras de Iitur,g ias e~~·a~'
.1111./1·0 <li· S·1·11 Ili T . e . echo de que el f. .
concretas de los modelos mencionados. .fº
l• ·/111111 11:i:IJ11. 11 'v 1 '. 1
t?, ~acido en Roma h ormuiario,
•1l1111a ,.,,,, "'H·uU:~:eadEt1op.1a, donde se ha ~on~;:,a Pasado . a.V
NORMA UNIFICADORA i1111l1t 111ü.~ corrient A.e .. al}afora de los apóstol --rvado ha.sta.;.
:.1-11 111 ""· a Io
..., s usos e..p · Pes,ar
·' jo Y es la fór-•
de ven1·r de t an lees,
34. Aunque, a tono con lo dicho, n<> hemos de :perder d e n·l'f111 a hablar de zop1~s del País. (,No nos d s, se adaptó~
vista que las oraciones litúrgicas, por lo menos .e n el siglo m, .·.11p1Jera en un sent1'udna htu~gia uniforme en ~ to~o esto. de-.
er.an todavia flúidas y estaban a merced de la inspiración del o amplro? 20. * Primei'. s1glo.,
celebrante. Sin embargo, ,h ay muchos indícios de que existian
en Ja Iglesia universal una cierta norma unificadora de las
lineas ,g enerales, es decir, un conjunto formado por la co.s-
tumbre, todavia bastante ftexi.b le, que consistia. en disposi- 4. La misa en O rien.te a ·
partir dei siglo llf
nung, frühchristliche Liturgien und kirchliche Uberlieferung, II t:l\USAS DE LA
CPaderborn 1915), 462-465. U.NIFICACIÓN
16San Justino menciona ya la gratitud por la creación como 35· A Partir de! ·
tema de la oración eucarística; cf. más árriba, 24. Uno de los pri- 1 1
meros ejemplos de una meditacíón piadosa de las maravillas de la ~~61~ 'en ~a liturgia d: ~ º~~:e ~:.Pane un_a clara diferencla '
,g~7~~~~r~ ~~g~~i!aéión ecl~siá~t~~~~ 0 ~~:en~~~;:11se conta~
creatura puede verse en SAN CLEMENTE DE ROMA, Ad Corinth., e. 20 1
(iRurz BUENO, 197). Cf. o. CAsEL, Das G eddchtnis des Ilerrn in der 1<io
altchristlichen Liturgie: «E<:ciesia Orans>>, 2 (Friburgo 1918) 15s.s
3lss. como MeJandría Y Antsufl'.en Ja dirección alguno el mun ...
17 ScHERMANN (4'39sJ distingue entre los diversos tipos de accio- ioqu1a. Así como d t s centros;,
nes de gracias, además del judaico, helenista y cristológico, tam- e es os centros Y de
18
EusEBro
l 9 Dz'd '

' . zst. eccl. v 94
i
bién el trinitario. pero no piensa precisamente en la liturgia de la ascalza II 58 ' , ~ .
misa. Sin embargo, por lo que se refiere a ésta, con más motivo de- t la no 'c:!Uiere ac' ' '. 3· (FUNK, r 168) ·
beríamos hablar de un esquema cristológico-trinitario, porque la. 1~lt redacción posl~tar'. diga Por lo menos. IS1 el huésped por modes-
obra de la salvación, que en la oración eucarística es objeto de las 1.Jtuye estas últim~101 en las Constit. aposts palabras sobre el cáliz.
alabanzas, no se describe solamente en sus princípios, cuando es
obra de Cristo, sino también en sus efectos, dentro ·de la Iglesia y
111

P.~~s 1,,. h+>nrlicinns ,~~;~brts Por las siguie~fêÍ~' 3
FoRTESCUE, 51 _ · " nn."hlmi.
.,p.e., 16SJ s ubs-
· << .ue rece por lo
sus miembros, que han de atribuirse al Espiritu Santo. Esta des- .11éndose con 57 · En varias obra oF'
cripción, continuada hasta la santi.ficación d.e los hombres, &e en- Wéase más ad~~.os ,,acierto a la JJan~àd~· P'.'oBsT C-r 1899), refi-
cuentra ya en San Hipólito cuando pide la plen.itud del Espí.ritu
Santo. Como norma, hallamos la mención del F..spíritu Santo, y j/~f et apostolica z~Fí,/:i?á ~fendió la idea de {~ 1 ~~~~1a clementina»
<, ien Werden ) . · . · I contra él BAUJV . · ' sancta, catho-
con esto la mención sucesiva de las tres personas divinas, que se 1.urgia no arran:30 lilSJste en que Ia evo IS~ARK. (Vo m geschich~­
manifiestan en la obra de nu0stra santificación, en la epíclesis d ~ i;ariedad cada v~: ~e una uniformidad vr1~füi histórica de la lÍ-
las liturgias orientales a partir del siglo rv. W. H. FRE.RE (Th c lormas progresa h .ayor, s11'.o, al contrari va para .dar en wia,
anaphora or great euchar istic prayer. An eirenical stud.y i.n liturgi- LcrJ?retar únicamen~~a la Ul1lfor'.!1idad, tal ºai~la .1!1Ult1plicidad de
ca.l hi3tor y ['Londres 1938) espec. 19sz. 90ss lGBss) encu<!ntra en tsi vanedad An 10 - en el sentido de ac10n se puede in
anáfora la forma ideal de la oración euca1istica, que con esto- logra •ln conj[1;1to; s c~extt°: ~.<!tras particuJ::i,(i~~d~~ Principio hubo gr~
la misma estructura que el símbolo. Cf. más adelante, 60'7. J. e., 29-36. . m ien fa exposici6n d , pero no en el pl.211
e Baumstar1r en el
http://www.obrascatolicas.com
-~~~· ,....------------~
62 TR. I, P. 1.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS
4. LA MISA EN ORIE...,,TE. 35-38
· sus sinodos provlnciales irradiaba una legis1ación particular .
1111111 ------. 63
de la Iglesia» , , .
cada vez de mayor importancia, que imprimia sus rasgos a
la v ida eclesiástica, de la misma manera las liturgias ;parti-
·culares fueron adquiriendo su forma fija. Era una e·v olución
·; '.,': ; ~;~P~! ~~eb!o,'una;;~: ~~n~1~~:ri!~~~:s e;~~ l~~ ca~~cúme-
nld··po . . ue f_W;o!J·~::J(a o " o ae e.stos
inecesaria. El crecimiento impetuoso de las comunidad es, para , ,, . - ' Peticiones d·e uiia' b· -, . ·: "ea una bendición d l
' 1 ob1spo Y la I les. U€na cosecha Por Ia I"'. . e
J as :que desde los tiempos de Constantino se levantaban nu- 11:1.,:;, que de seg~,.o ia, ~' finalmente, u.ua' «oració ,,les1a, por
:merosas iglesias de enormes dimensiones, exigió una disci- · • eqmvale a ltt bªndlc'.
:plina más estricta de todo el culto d ivino. Al rnismo Uernpo
1·111nrs 10 m·
., ismo que la , . " . ion .f inal nTalde, rod1-
11 1.. t·m u . .s.guiente o·aei1 · - · .es ora -
se sentia también la necesidad de prestar a la redacción ct e ·'"
l:1 Pompa de 1 na tet.dencia a t"oio , • on eucarística mani
~ • gizar y ~ .,. ·pr ~ , -
las oraciones mayor a'Gención que antes, cuancJ.o en Ias co- , ... . . a 1engua griega e '1 . ~ - . • e,,,entan con toda
munidades pequenas 1el sacerdote f ácilmcnte podia improvi- ·:':·. Y ·e xpr.eswnes sinónimas
,, 111lc~ con casi las m·
E mP_~ancto con pro1'usión fra~
. ,s nuoab!e Ia. (lº"º' 'w·
sar. Por -eso se fijaron los textos per 'escrito. <Con ·ello se íaci- 1:111 c:n· :1r· t01·í~t· . ismas Palabtas eu t ·". ·-1 "v"'ia que se
litaba el control, y parnce que se fomentá tarnbién la ten·- · · ' · · ·1<' :1 dr los s i i · uuas as oracio
n llio: : 1':1.rln• Por, .lr·::111:.rH~~-~s nr y rv. La alabanza "e .~e~,
dencia a adaptar t extos buenos de otras I gle.o,ias. En 'el nort•2
ele Africa se contentaron con indicar que no se tomasen los
11 ri111.11:1. i11111!11r:in<10 'l. C :·.to <n el Espfritu Santo· 1 ~ .du_1ge
<f, . ":: f:i 111 ·1111·1.. 1 • p, ris '.Para S·c guir Poco má a 01ac10n
textos .sin ningún crite1·io, s.ino que los sometiesen al exa- , .... 1, r • · 11 ,:1 ,, .• .'. •< or el cuaJ te es dact' . .somenos,
men de hermanos experimentados .en el oficio pastoral 1. A.si ...J1lrltu Santo ahor . o a ti eJ honor Y el
a Y s1empre».
se fueron form ando los formularias unificados que se usabau
con el mismo texto en todo el t erritorio de una província
eclesitstica. ::'/. A nosotros nos . ,
PI•· ;: i.así: «D;"no . lll Lere~a la oración º , .
" 11 Parire i ""': Y Justo es alabarte ho , ucanst1ca. Em-
EL «EUCOLOGIO» DE SE!lAPlÓN nc1eado del Un io , . , nrarte v o-Jorifl
' '" " , ,. <·nsalza la . ..,,cn1to Je:mcristo" , "" .carte
< 1ne~cr11tabl " .. · A cor1•1
·
36. De esta época de transición del siglo rv se nos h an 1
"' 111: 1nife stad
e
~ e ·e sencia d n· "nua-
conservado, .provenientes de la esfera de infiu.encia de 1:1s ' i1 .~1hJi~a ºª'? po; tnedio del Rijo. La al ~ ws, que .se nos
f - - - a a1canzar el d a anza se con•viert,e
dos metrópolis orien tales arriba citadas, dos colecciones li- r11 ua elevando la , . 'Ver adero conocimi." t
túrgicas. cuyos formularias a un se dif.erencian del t;r;xto que J>ios impera: mirada a los coros angélic ;-n.o Y ter-
se impuso más tarde como definitivo. De l.a órbita alej::indri - . os, sobre los que
:no-egipcia es el Eucologio deJ obispo de Thmuis, Serapión, y
de la antioqueno -Siria, la liturgia del libra VIII d e las Cons-
titiiciones A.11ostólicas, llamada tamblén litlU"gia clementina. i
Vale la .pena -examinarlas con más detenimiento. 1

1
Serapión, el obispo de la pequefia ciudad de Thmuis, del i
bajo Egipto, es conocido como amigo d~ San Atanasio y ':le 1

San Antonio el ermit afío. I-Iay un documento que lc acr.c.-


d ita como obispo desde el afio 339 al 362'. Su Eucologio, oLie ' 38. E.s carac t erística t ..
fué descubierto el an.o 1894 en un monasterio del monte "ias Posf;crior.es l . ~mbien en todas 1 . . .
lnstitución Y a trans1clon del Sanctu -~s h~u1 g1as egip-
Atos, contiene, ·entre otras; las oracl ones principales de la nes en•. , m~y en :Particuiar el , " ,,s ~ a formula de la
misa, desgraciadamente sin rúbricas 2 •
La serie de oraciones de la misa em;pieza con una oración
1ancia ~re Ias nusmas Palabras de
ue recuerda costumbres d
flL
t ,,e mtcTculc·n p ·.·Ucio-
cons~gración, círcuns-
para que resulte provechosa la lectura de la Sagrada Escri- L~ e a Igl cs1a Primitiva
tura. Sigue una oración pa1·a «después de 1'evantarse de :a !.na t.am bil\n ºt · . ·
pu e> lo hemos~ r~::, sacnficio de tu vir. .
h omilía»; luego una serie de fórmulas para la «Oración eo- 1pc1yento. Te 11~~ '"~.·elo . a ti. cst~ sac!·ilud Y participación
(op.r111op. o:) de) C l!eq;~O,d 0frecul0, r:~tr~ !Jrln ,! Cjü ~~:o: "este don
tpresentación deJ e. e tu Unigenito. Este ª ·~Pifüentación
i Sínodo de Hipona (393), can. 23 (MANSI, III, 834; cf. 1. e., 850 guen las p a labras tie~J?º sagraao, pues cn fªn es una re-
e 895 D) . La prescriución se r epitió en varios sínodos afrirnnos 24.) Por esto t ! º so ie eJ Pan, toma.d,· . , a n~che... \8i-
})l:l!tteriores (J\íANSI, III, 8S4 B 922 C). 1a representar"~. Lmos ofreeiclo el na as _de 1 Cor 11, 23b
)} m texto vt ase en QuASTEN, Mon., 48-67. El orden de las ora- sacrificio: T~1iº~i~; }n ?}Uerte y pêdi~o~~en.tras realizamos
i!.~º'-n~s -es incierto. de la verdad 1 y asc_lICOlOJa de noso tros y àp~ - mçdro de este
1

. I como este Pan e.staba d:~ca .e, i oh Dios


Lemmado .. ., así
http://www.obrascatolicas.com
-- --~,.,,,...,...,, mrr---. _ _ _ _ __
64 TR. I, P. I .-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS

reúna a tu santa I glesia .. ., a la Iglesia católica y vlviente. · --·· . 4. LA, MISA l:.N O~TF.. :!8-40
T ..mbién te hemos ofrecido el cáliz, la representación de la
sangre; pues el Sefior... (Sigue el texto de Mt 26,27ss). Por
esto hemos ofrecido también el cáliz en representación de la
11111· r.on.s!ste en u
111 IJ1 •11c11cJón d e! o~~ oraclón intercesora de 1
. -----......----_ 65
- ·-·
i
sangre. Descienda, i oh Dias de la verdad ! , tu Verbo sagrado 11111 IHes, que ta ispo. Luego .emp1eza la a. com unldad Y
sobre este pan, para que se convierta en el cuerpo del Ver-
bo ... , y concede que todos los que 'Participamos, recibamos
i\1w1110 d e paz Y cte1J11b1én consta de dos Pa~:!c1ón común d-e
un remedio de la vida ... v "ll1pJ.cza la oraci _avatorio.de las manos se s.. Después del
i111 l'<'sL1men la t on e~canstica. Vale 1~ ptraen los danes
La petición de una comumon fructuosa se c001vierte en •· 11'111. Después def~~~tor1a. de los Pensamie:t~na exponer eil'l
un breve memento de los difuntos, con la lectura de una ogo mtroductorio em . os de esta ora-
Pleza .·
lista de nombres, y de los vivos. Termina la oración con, Ia 40. (VIII 1'2
doxología. Sigue la ·f racción de las especies de pan, acompa- ante todo a' t· ' 6/ Verdaderament , .
ií.ada de una oración del celebrante y la comunión del clero. ;'/~ic_n recibe ~[1 ~g~;erdaàero, ai{ti;\ 0~1 gan~ Yd Justo alabarte
1 · cri a · a ti · . re toda pate . . o a creación d
A coritinuación v1ene una bendición del pueblo y su comu- no ]]- 1' • • un1co increacto · Tnlda..; del ciel 0 · · • e
'Y tf' y n1 Sf'iio • srn Pnnci · Y de la
nión, .q ue termina a su vez con una acción de gracias d·el 1111111 Jii"'' ·. l'/ J. ·,, ; . fi·. que no necesi ta PJº' encima del qu
J>11r '"'''"" d1· 11 1 .u . .. 1111a~t.c de la s e na da Y repar .:
;'•: .. ' '" '" 1.11· 111p11 : . . f~jº ~ '.i1:~nito. a ng~i~ntodo a la existen~
celebrante 1 11
" , \' :o1·1·:i """" los t o1 EI crcaste ant engendras te anteº
,,, . ' ,. l1t"l'•;"este ronos Y dominaéiones e .t0do los querub(
LAS «CONSTITUCIONES APOSTÓLICAS:. '."' ., .., ,.,....~ qui~n h mun~o visible Y tocto'1v1rtudes Y Potesta=
0 que en él
''""· <'l aire as criado el a ·
39. Un carácter distinto bajo diversos aspe ctos presenta ,'.';,. ala ba a Eforsa ~~ respiración ff~8;.~aard bebida y PUI;jig~:
la liturgia de la misa del Ubro VIII de las Constituciones t·.i. l.icrra con sus ánimeamJ as, Por el -fuego eªlrmtono a la voz
0 v lluvia f es Y Plan ta ' ar Y su J :··
Apostólicas 3 • Se llama también liturgia dementina, por estar
T!:'tcio con 'u~· aJ~~11'.Jente, Por el s,h~C:b~u~ cambios deº ;i~3;~
inserta en una colecci6n de derecho e clesiástico, compuesta. f! .. alma de la nada mmortaJ Y un cuer e . (17) Tú le ha~
de ocho libros, que se presenta como obra del papa Clemen-
te I, discípulo de los ap óstoles, mientras en realidad es un
,:/,:·,": (;J :r~:~·~ . todopod!r~~?~~e los cúft~oc~~~~nfg~mancto
ox.p11J,.;;t:; l1! c~u· ·i.oáf.ºl ~dc·spués d~lf~t~~o ~l paraíso en"E~~~
producto de fines del si.glo IV. aunque estaba com JUSL1c1a del Paraíso. ue ~ y la Caída) le
El libro VIII, lo mismo en su estruc tura que en sus pres - ~!let e!a una criatuf~ettamente Perdido 'n pelr o en tu bondad
rs ona de nu t uya (Ahor , o e desecha.st '
cripcio;nes canónicas, es propiamente una refundiclón de la
Tradición apostólica d·e San Hipólito. ·P or lo que hace a los
AbraJ1arn Meles ra salvaciÓn se a, ·en. la narración
Arón, los 'mila qursedec, J ob, 'r saa menc1onan A bel
J·ya
,,j )a
textos litúrgicos, poco ha quedado del original de San Hipó- la gloria . gros del éXodoJ, e, Jacob, <Tosé MY .. ~m.
\Uto. Fué substituído por las cost umbres de la caipital siria, merabJes' ~~~s Sefio.: omnipoten(~7t Por .todo esto te se~sâ" Y
sm eninudecer t~ea ª1ngeles, arcúng· efts t1 te alaban los inanda
,que ya habian encontrado su forma definitiva. En el texto Santo s t ' e aman t d ... o ne · U·
'de la or.ación eucarística nos encontramos otra vez con una lo• Y Í an o el Sciior de ' / o . 9 .pueblo 'débe .. " sm cesar y
a trerra de tu . os eJercitos - J .· cantar: San to
i ereación personal del redactor, es decir, con un modelo, que
.u •
n1dad. Amén. (2"'J maJestad, bendit . L enos estún los e· ,
men te santo eres o y e_J _O bispo COULJnS!!as por tocla la et~~-
;IJ.JOr cierto resultaba poco práctico por sus dimensiones exce-
JSivas para usarlo tal como estaba, y sirvió m ás bien de ar- ~~~tl~~ ~te~rnidad.Y (~~~ t~~1[Aº· tú, Altísidi1; ~ ~~~~ v;rdacier~:
r h enor Y Dios J . ·º es también tu ff . m rado por
1senal <te inspiración. al celebrante cuando toda'Via podia for- u~ r~~ano, que se perdf~uc~~to .. " quien no de si~ Jlnil5é11ito,
1mular libremente esta oración 4 • La parte de l as lecciones
1aparece ya definitivamente incorporada a la m isa sacrifical, fidelictadfe~ s~~~~ fisto~iá d~ oI~~~l <;q~í sigue u~~ ;~zgiii~
1:pues la liturgia clementina erhpieza con las le cciones, a pesar ~r:n E~ 9ue fué crea~lo~e~~Pjacito se deci~i~uapholongada in-
ide que, lo mismo que en San Hipólito, le precede la c<msa- Y toJ~ngeb~I'Jd~~icia, apar tÓ d~s J~~~~res ... (32J .. ~i~~e ~rn­
..gración episcopal. Suele haber cuatro lecciones. Se leen t.ro- l~to, juzgact~ el jüe~33J. ... EJ fl!é ~ntre~~des tloda enfermed;~
cruz. El que n t ' condenado el S 1 o a procurador P-
l zos de la ley y los profetas-aqui se palpa la tradición de la naturaJeza in~oi~~rba sujeto ai dolo:.vadoi: Y_~lavado a 1~
sinagoga-, y luego de los Hechos de los Apóstoles y los Evan - fiara vencer los sufrimfe~~é enterrado 'e/ d:r:;~rro siendo por
ctf;b1~ ~ Ífb'erE~; :J;bia ve~fct~ ~~1~c;;mde la ~~e~te ~a a~~~~
0
gelios. Sigfre después la homilía y la despedida de los cl:l,te-
cúmenos, energúmenos, candidatos al ba utismo y penitentes, ----
1
sus enganos a los hteb .as cadenas d.el
• Este trozo 12 2 m res. (34) Y resu-
:J, Const. A p., VIII, 5, H -15 (FUNK, I, 476-520); QUASTEN, Mon., pués del exw d ' l-26, trae su or·
l.9 6- 23'.3 ). sche Hoch eb~ e Bab~Jonia; véase rgen de! culto del te .
- ·· "'l AUMSTARK, Liturgi e comparée, 22.
~r,;:~~1~é~e :~~J gradu~~ ~i~%%~r 3fft,~~~:Il!is~Íi;;iª 8Ji~ff;;~~~
' , e.>p, 364ss . Id L . . i~ .
, · ., zturg,it:,

http://www.obrascatolicas.com
65 TR. I, P. I.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS .SIGLOS
. 4~ ·-·~ ll1!SA EN OR IENTE 40-43
-- - ---- . 67
citó de entre los muertos. y después de conversar con los i·la.'> oricntales, sobre to . .
apóstoles cuarenta días subió a los cielos y se sentó a tu
diestra, Dios y Padre. (35) En recuerdo de lo que padeció por i111·1 1to.s Prnnto fueron
pr~ ilicactor de A t·
.d?,!ª liturgia clementina e
. te visados Y completad , uyos ele-
nosotros te. damos gracias, Dios omnipoten te, no todo lo que
debemos, smo todo lo que podemos, cumpllendo así su man- la a1i:,a romana nl rnqura, San Crisóstomo 7 cgs por el gran
dato. (36) Pues en la noche en que fué traicionado ... i.11·1H:n más IeccÍo;s hturgias ya explicada~ ctef1~ªradas con
i11ús desarrollada Ees, Y: la oración común d l s1g o rv con-
41. A la fórmula consecratoria sigue la anámnesis, en ia 1:111• a las l . . n esta oración comú e os fieles está
que, además de la muerte y la resurn~cción, se menciona tam- I« JJor J~ed~~c~ones, el diácono inicia la ~.::.!os fieles que si-
bién la segunda venida. La estructura del texto que sigue es •"fi111umdad e una especial oración dia' rnn deJ celebran-
111 :1:; intim~ e~u~l de esta manera ob~iene·º~~~a ent~e. él Y la
la misma de San Hipólito, con la única diferencia de encon-
trarse enriquecida por Ia epíclesis y el memento: •·:; CJll<' Ya "n ' o desarrollo de la sagrada c , . part1C1pación
" u nces se h b' . . e e1emonia ~ .
(38) En recuerdo ... te ofrecemos a ti, Rey y Dios, según su f"lon L'll(':untic:a a]<Y a rnn. inr:orporado a 1<' 1 . e1dad
mandato, este pan y este cáliz, mientras por El te damos :: 11.<, ll11n · < hunos comienzos d . ~ so emne ora-
gracias, porque nos has juzgado dignos de estar delante de 1·1 ' " . , .. 1:1·1,.-ralf·1;, i.;i11 l'!Dbara ~ oracwnes de súplica
1,1:·. /,· /(\ ( ;;,;; ( .r::·";;~ 1:1~;~a.s-egtb1ia ca"~~a~~~~~ni!1;:e~~~s cdon taÍ
11 11
tu presencia y cumplir este ministerio sacerdotal, (39) y te
rogamos mires con benignidad estos dones que están ante 1 so resalen
1 .on e ,1na
ti, i oh Dios ! , que no necesitas nada, y que te sean agrada-
bles en honra de tu Cristo, y que envíes sobre este sacrificio
'1 : •., 11 , ,
"'

. i1. \' la upiclesis. También
,() (111111 •·xc:epcionalmente rico.
/ª como 'Partes notables
a comunión tiene ya ~n
tu Espíritu Santo, testigo de la pasión de Jesús, para que
manifieste (cf.rroo/ ~v"IJ) este pan como el cuerpo de tu Cristo
y este cálíz como la sangre de tu Cristo, y todos los aue par- : :11N BASILIO PERFECCIONA UNA
ticipamos se confirmen en la piedad, alcancen el perdón de LITURGIA
los pecados. sean libertados dei diablo y sus enganos, sean ~3. El siglo IV sobr
llenados del Espíritu santo, sean dignos de tu Cristo y par~ davrn como é ' e todo en Oriente
ticipen de la vida eterna, siéndoles tú propicio, Dios todo-
poderoso. l'11ndamenta1ef~ft- ~~ amplia evolución é se ~aracteriza to-
./'11J1itiva. Una " .u1g1co~ eomienzan ya ~ t on do, los textos
·L e siogue el memento, en que cada uno de sus diez miem- San Basílio de \ecie~te l~vestigación sobr amar su forma de-
bros empieza con la frase: «Además te pedimos», y la doxo- t;ados con él ª na n11sa ?1zantina Y los fore el f?rmuJario de
logía final con el Amen del pueblo. También la comunión tie - nera como P~r e~~t~erm1ten ver Por dentr:e~lanos emparen-
ne sus caracteristicas 6 • No se reza aún con esta ocasión cl tes. Un rectactor g . nces se transformaron t ~odo Y la ma-
Pater noster, que en otras liturgias un poco más tarde ya .se trata de! m1· sn1n~go-hay buenas raz,..,,.:es ex os ya existen -
· o ""ªn Ba T
se emplea como oración de la comunión; pero tras una J.eta- t ·
ro Co<n un texto d s1 .w el Grandev.u
U Para
3'"Í "sup oner que
nía del diácono hay una oración preparatoria del obíspo. definido que le. e ~a solemne oración ~) -se encon-
de que no ' .le faltab
Pareciõ. , con t Odo, demasiad eucanstica ya bi en
Luego el De~ebrarnte exclama: Tà iljta -col.ç &.)'lote; y el pue-
blo contesta con un pequeno himno. <Durante la comunión de ficá y enrique , . a~ Pensamientos bibli o pob:e, a pesar
los fieles se canta el salmo 33. ·El final está formado por una grada Escritur~iop en~r.everándolo con m~ost Y as1 lo ampli-
acción de gracias y una bendición del obispo, cada una CO!l1 se nos ha cons~rv:Jo ~~empl?, el texto ori;in=~tos de Ia Sa-
su correspondiente llamada de atención del diácono. g.e transgredir nosotro , tqecia d·e spués d·el tris~i·u~ ~mbién
·,as desechacto Por s u mandato en el , .10 · espués
otros Por mectio d completo, sino que h Paraisa, «no nos
PRECURSORES DE LAS LITURGIAS EGIPCIA ------- e tus santos profeta as '\Te.lado por nos-
Y ANTIOQUEN A , . ' Véase e! . . s ·y en los últimos tiem-
dice de la obr materrnJ reunido en
42.Aunque en ambos escritos el texto de las oraclones dos según los-ª .de Bnghtman conti BRIGHTMAN, 470-481 , .
de la misa no es todavia el definitivo que se fijó más tarde
en las liturgias de Alejandría y Antioquia, lo mismo el Eu- ~~1·~;~i~0!~e:~~f:;.e;~~r~~1~~~sq~~~ei~1~T~~}~~j~t~~~d~~yp~~
cologio que el texto de las Constituciones Apostólicas presen- Basileiosli~~-BJ!'.Il.Drwc,. o. .s. B., ~a .
o ema dan los
ta ya claramente las características exteriores de las lltur- 9 ENGBERD~:;G (Munster 1931). s Eucharzstische Hochgebet
P. En<>"berct· · P. u:xxrvss u der
consid'er mg en noviembre d na. ·Conversación .
Const. ap., VIII, 13-15 I, 514-520); Mon., 'º . a sus conc!usiones e 1942 me convenci .sostemcra oon el
Liturqfdrut:n_ata ~e Ia anáfo;~I~~e~te como hiJJót~si~e que el autoz·
6 (FUNK, QUASTEN,
227-233).
. orzent. COllectio. I f18a4n71Basilio, egipcJa (R
57-85). ENAUDOT,
http://www.obrascatolicas.com
--. ~...,,.......,,."'''..,. . ,. 11'"""TT"T1~TIT"1f.~------------------
TR. I, P. 1.-LA MI!!A A '.t'l'lA\TtS Dll LOl!! !!HH..OS

pos te nos has mostrado a nosotros por medio de tu UIIllgénito ---~---=~-'-·_LA..:....;:J4Ia:::A:_.=irtt~~~~


Jimnos de t
-~-~~'3~-45~...,....-
.. _ 69
Hljo, que tomó carne de la. Santisirna Virgen, y se hiw hom-
e.s remecerno ---
bre, y nos ensefió el camino de la salvaci.ón». En este texto, 11p1Jcarn Ya en S' . ~ Y tembiar u. Esto
el redactor, después de nombrar al Hijo, introdujo el elogio 11ondicnte de sua~ BaSillo a la Eucaristía E~ .sen~imientos ae
de su dívinidad según Hebr l,2s, la fras.e de Bar 3,38 sobre i1wl"... ohemo.s d regla menon lleva el Út 1 ~amtulo corres-
la sabiduria que apareció en la tierra y la expresión «forma e rec1b1r eJ cuer:Po Y 1 u o. «Gon qué te-
de siervo» de Flp 2,6s, y describió luego con frases tomadas a .sangr-e de Cristo» 17.
l/.1•:1'1mcuTEN EN
de Rom 5,12, 8,29, la victoria sobre el pecado y la muerte, a
la que todos estábamos condenados en Adán 11 •
DE LA FRECUENCIA
LOS SACRAMENTOS

. Pronto tropezamo .-
1
CONTROVERSIAS TEOLÓGICAS MATIZAN i 1r11_'r1ta1 con los . s tamb1en en otr(),! .
LAS LITURGIAS <'.•,t,o tamhl én Pre<-~1sn:-os sentimiento.s ante31tros d·el mundo
l.11ct" ' ' " r-:·111 <' .· " ~nd1endo de Ia idea d 1 la Eucaristia Y
44. En San Basilio notamos también por vez primera 1m .. · . ,. .11 .'."·" ""Hlo . e a comun · - '
'"'" '" 1., -rr1·1·••1. ·. lf,•Ja.J.. · quwn una y ot ravez h bion l ' sobre
fenómeno que luego llegó a ser la nota más característica 11<:: ··I 1111:;1.•-rlo "" 1., 101,1 <'1;caJofria·n te· » en .qua a del «sa-
todas las liturgias ori·entales; a saber, una extrafia intensi- . ... 111esa t. ·
'"'•·11111·
.. 1
,, .
111 ' l'" r•111 d • · crr1ble y ti·{·Jn
· · · e'1da i s
e se celebra
dad de la conciencia del propío pecado y de la reverencia ' '· ,, , oJ, · l.1.. líJ.1u:1•ja.s (~J ?Jdamente no sól~ e~ 1. Tales senti-
ante 1os sagrados misterios 12 • Los ministros del culto se ca- ' '"" ';"'"Tal de 1~ ·" .r~en tales, .sin o tarnb· : as caracterí.s-
lifican de «humildes pecadores e indignos :;iervos» 13 , que de- ' ' ' " '· ' VI) i>"I"' q . , ~sPJntualidact 10 y S ien en .su concep-
" "' U·e J'tr-p d · a an e · · ·
beini «salir incólumes el día de tu justa retribución» u. Este rq:J!Jir la comuni ~-~ --~;.e que demasiado . ..r1sostomo tuvo
cambio de disposición del alma se halla intimamente rela- llltín en Or1· a ·1t- º1n. r.,ota baja en la r~ Poco~ se atrevían a
d .t' a reg· t .. ecu"nc"> d
cionada con la nueva postura teológica, que trajo consigo la i1;; siglas iv Y v ;º ·,~ e Ia c01nu-
)
is ran tambiõn l ç

lucha contra el arrianismo, una lucha que había que soste- . os Paares la·tu·lOS de
nerse en ·Pro de la c011substancialidad del Hijo. El estruendo l"OMENTAN EL ESp .
de este combate penetró hasta en el recinto de 1os templos ' LENDOR DE LA$
y tuvo su repercusión en las mismas palabras de la oración. .CEREMONIAS
Fué precisamente San Basílio quien propugná, al lado de la 4-5. No es ca.sua1
doxología entonces en uso, que se dirigia al Padre «por el J>l·e~e en Orlente el que a Pl!lrtír de este
Hijo en el Espiritu Santo», la nueva redacción: «Al Padre, •en la celebració;r{ d~ :tar una ln tensificacJó~omento .~e em-
con el Hijo en unión con el Espiritu Santo:P u; es decir, pre- altar se conviert - s santos mJsterlo.s L del esplend or
firió una manera de orar y alabar en la que no se dirige admiración. El c~~. vara los fieJe.s en obiet as cere monJa.s d~l
la mirada a la humanidad de Cristo, por la que El es nuestro .se hace un derr o .se Presenta con o de su reverente
medianero para con el Padre, sino a su divinidad, por la que arrolla a ha.se d~c~e ~e luz e incienso ~~nt~o.sas vestiduras,
El es una misma esencia con el Padr·e. En el primer plaino formas que nclmaclones Y , . ce1emon1a1 se de"-
de atención ya no aparece la gracia que El trae, sino la Jus- dignatarios ~ólo se usaban cuanctoK~~çxovytmç. Se introduc;n
tida que El pide, su poderio como juez terrible, ante la cual - - - ' n ocasiones festiva.s , emperador o sus alt .
, .'!e Presentaban os
11 ENGBERDING, 10-21. Este eJemplo demuestra que la tesls fun- lo Lun aI Pue-
damental del libro de F. PROBST .(Liturgie des vierten Jahrhunderts 11 SAN ABTSCffIWSI!:Y J, 25_, 32~
BA ASILlo R eg l .
und dercn U eform [Münster 1893]), según la cual en el siglo 1v hubo TSCHIWSKYJ
1
u a brev.
34 ' tract 172
.
una tendencia general a abreviar la liturgia (354s 882s), es muy poco ~ !!J. Brsuop s. ., : PG 31, 1195 B .
probable. cAdemás, está fundada en la suposición anticuada de que homztzes Of Nar e!?- el apéndice de R O• Lu-
la liturgia clementina, por aquellos anos la única conocida de los
primeros siglas, fué la base de las demás liturgias. ~~~f, fr!t~ttfB 21 ~~22:c~1!1r~~~g~ 1909) · 91f9f;ºNJ'i~~~ The lt~urgtcat
M. J. LUBATSCHIWSKYJ, Des hl. Basilius liturgischer KampJ nos u- . IDEz, 25]), que no s que también FnoANN, Dze Stel-
12
gegen den Arianismus: ZkTh 66 (1942) 20-38. 1n Cf ~ 1xpresión ú;, coptxêzvo~u:~a SUs simpatias hs;~RGfo Hist.
Es Cierto QU DAM, Cristo, n uest~o i;?!o.v. , a OS arria-
(
13 BRIGHTMAN, 31'7' lín. 12s; cf. 1. e., 329, lín. 13s.
320, lín. 15s; indicias para atribuir estas y seme- cia d e se han man ·f .ermano (Fr·b
14 BRIGHTMAN,
jantes frases a San Basílio, véanse en LUBATSCHIWSKYJ, 33s. e. o e esta argumentació~ est~do algunas dud~ urgo 1940) PP. 40-52.
is SAN BASILIO, De Spiritu Sancto, !, 2: PG 32, 72 C . Cf. LUBATl'l- 0930) ºi3.º~~EL, JL 7 0927) ~~~fuesta anterior~;~1~ca de Ia. e.fica-
CHIWSKYJ, 24; JtrNGMANN, Dte Stellung Christi im liturgischen Ge- ha sometido 1~ todo,. ~espués deJ 'ti'abs" SALAVILLE, Ephpºf.tm1; así
bet. 155-163. 0941) 233s. cuestion a una investigªaJº. ,de Lubatschi~skyzJ.u rg., 53
20 Of . c10n cientí.fi , no se
· · mas adelan te . JJ.. 516 8. ca. Cf. ZkTh \N
,,,,

http://www.obrascatolicas.com
l".,.1'..,- -.• • • • • • • •______________
zmwfWWll:IT'~.~.:r.
70 l'R. I, p, r.-LA MISA A TRAvts DB LOS SIQLOS
4:_ 1,,1, MISA EN ORIENTE. ~47
~ . n
blo 21 • El traslado de los danes al altar y, si se daba el caso, Una descripcfón más
;.'''::;;rl<;'s re basaría los lí~~;:;1~~a det los ritos oríoentales Pos-
la distribución de la comunión dieron ocasión a solemnes
procesiones de los clérigos, que recordaban los coros invisi- 1u . ..tr la comprensi. es e libro; con todo
bles de los espíritus celestiales 22 , según expr.esión d e a1'gunos n lo largo de este estuC::o de las múitipJ.es comparacion~s 'Para
himnos festivos. ria Y lo.~ -diversos rit se han de hacer .e ntre Iam · q~e
1111•. <"·•1·act"
... .
"'nzar os .orientales ' se· nos· .h a.ce i isa ·lati-
.
SEPARAN AL PUEBLO DEL ALTAR
ll1~ar:Jón de las lÍt~~r. lo ~enos a grandes línea~plrescmd~-
Por lo dem ás, s·e acm1túa cad a vez más la linea divisaria •'•11 cl ·~lg1o IV 2s g1as or1entales, tal como empe'zóª rdam1-
entre el altar y el pueb lo. Las barandillas que había entre . a arse
los fieles y ·el altar s·e l1acen más altas, hasta convertirse, l ,A f,ITlJRGIA SIRIO-ORIENTAt
finalmente, en el iconostasio, una pare d con cuadros que
oculta completamente el altar a las miradas d el pueblo 2 " . Con '1d>. Nuestra atención . .
·iw:lva111<•111;p a lns l1t 1 se ha 11m1tado hasta ah
esto s·e da un paso más en la digniflcación de las ceremonias •1 • • • ·• .urg as de len . ora ex-
dd altar, que quedan envueltas en una atmósfera de estre- :,,':: 1a11 i·r11l.11ra, •·11 c11.va (1r1Jlta hab~ua gnega, la lengua d e
mecido y sagrado misterio. LPoste ri-0rmente se van introdu-
ciendo amplias ceremonias antes de empezar la liturgia eu-
i.,,,' ·'.. 11·.111:.
.v ""'"''' f.11v11 lugar la • 1 ian entrado ya los apó -
:1111 i·111liar"o III cvo uclón decisiva de los pri s
,, l~\ !1·:;111 prJ111Jtlva : ; P~l~~~e d·uda de que la liturgiam~:
carística , es decir, antes d•e las l·ecciones 2 • ; de este modo
adquiere ·el culto una extensión c onsidera ble. Como re acción i>J '''"'"· :doo en arameo ma no estaba lledactad ~
.1r111, '1'11é también l ' Y el arameo, respect· a en
a esta evolución, o sea p ara a cartar ·esas tan largas oracio- 111111J1mdo los limite: áeng_ua de aqueJia l!turgia ivamente el
nies, el celebrante no solamente reza la mayor parte de le.s 1.11lrlo en Mesopotam1 :1 imperio romano, se ha~ue, tran~-
suyas en voz .b aja, sino que .e mpie za también con ellas mien- 11rl1!ntal. Esta litu J a, nos ref.e rimos a la n ia_ const1-
tras el diá cono todavia sigue recitando con ·el pue blo la le- l1111h1 al nestoria~fs~ sirio-orien tal, que despué~ ~rg1a sirio-
tanía. ••11 los grupos que Voliie se llamó nestoriana Y ;:_~u tapos-
111111 -h oy dia · ron a la unidad arde,
2 1 El profesor Th. Klauser me advirtió en una carta d':'l 18 de
octubre de 1942 que muy probablemente ya en tiempos de Censtan- '"~ decir Por ~or los desce1I1dientes de aq~e~:Idea,_ se obs,erva
tino, al asignar a los obispos su range dentro de la jerarquia civil, J ' os restos de lo . 1 as cr1stianctad
'" a Y, ·en parte tambié . s s1r os cristianos de M . . es,
se les concedió las prerrogativas de los altos dignatarios del impe- l11bar de Ia India 1 n, ~or los cristianos de l esopota-
rio. A estas prerrogativas pert.enecía el ir precedidos de cernferarios orlentales La . , ~ m1s1ón más importa a costa ma-
y también la 7tpoçxÚY'l)cç. Alg·unos ponn.::nores los veremos en los más
·a ntiguos Ord.inies Roma.ni; d. otambién ios oapitu!l.oo :>obre el evan- l-0s más a~tigu~Isla s1rlo-orienta1 presenta
rrue Por e! aisla~· as hueIJas de un período n ~us d.ocumen-
;te de los slrios
gelio y la incensación. Klauser reunirá el materhl en un artículo
del R A:C bajo el t ítulo Hofzeremoni e!l. Of. por ahora H. \LBCJ.ERCQ, que terminar pro~etto~rogres.ivo de aquella ~~i J~'flUJo griego
Adoration : DACL l , 539-5·16: A. AJ.FOLDI, Die A·u.:;gcs.U:.ü'/.W-jJ des
monarchischen Z er emoniells ain romischen Kaiserhof : <cM:itt~ilun­ .~ervan tres formu1aºr· · fa ~isa sacrificai o ansáfiandad tuvo
gen des Deutschen archaologischen Institutes, rõm. -t\bt.», 49 (1934) rns d1stmtos. · ora se COII! -
1-IJ.8. LA LITURGIA SIRIO-OCCIDENTAL
22 Los mencionados pormenores apareceu por vez primera en la
explicacíón si.ria de la liturgia de Narsai (t 502) R. H. CoNNOLLY, 47. En territorio grie o
~~~m~~~ ~~t~~P~lis ~~s A~~~~~i:ncontr~do
The liturgical homilies of Narsai (Cambridge 1909) y l. e., 88-91'; la
disertación de E. BISHOP sobre Ritual sp1endour. Bishop encuentra rector!s Ya c-0n
que los cuadros en Narsai corresponden a un grado de evolución en
el culto que en Occidente solamente se alcanzó en e! siglo XIII. La t~mbién liturgia e~!r~a~et_la liturgia sirio-~c~d~~e{~n~ria. La
«entr ada· mayorn con las ofrendas la describe ya Teodoro de iMop- s1glo iv cedió su iago, que, sin embar . amada
suestia (-!· 428) como solemne procesión, en que los diáconos repre- lén. De la fu Pu es~o en gran Parte a 1 go, después itel
sentan a los coros celestiales (TEODORO DE MoPSUESTIA, Sermones
catech., V [RÜCKER, 2lsJ). Más testimonios sobre el esplendor cada
Podemos for;~~~ de irra~iación de la litu~g·~·ed~ de J erusa-
vez mayor véanse en HANSSENS, III, 286ss. vegrina espafio!a 'ite~~a idea Po~ Ias narraci~ne: ::rlusalén
n Acerca de la edad de! iconostasio existen opiniones muy dis- · que hac1a 390 . a Pe-
pares. Razones para un origen muy antlguo véanse en BrsHoP, 91. 2s Los textos princ· . o, segun otra hipó-
A. BRAUN (Der christliche Altar, II, 666s) cree que el act ual iconos- se _en BRmH:rMAN, Lit IPfi:les de todas las litu. . .
tasio del rito griego no se ha podido formar antes del sigla xv. In- of1ece BAuMs:rARK D~rgzes. Una in troducció I gias onen tales véan-
vestigadores franceses prefieren una solución intermedia (siglo x-XI) . P. DE MEEs:rEn Gr~c ze M~sse im Morgenln en estas liturg.ias la
Véase BATIFFOL, Leçons (1927) p. xxvs. obra reciente: A !/,ues (L1turgies). DACL and CKempten igoo).
2• Véase más arriba, 319ss. (tR oma 1·947). . . Alí:s, 6 wl25) ,1591-1662. otrá
S . I ., lntroductio in
1
· urgzam orientalem

http://www.obrascatolicas.com
-------.
72 l':I'!. I, !'. 1.~u MllA. A '.r:ltAvts })Jl: '.LOS SIOI.OS

tesls, hada 417, visitó los Santos Lugares. A su .relato hab:•e-


mos de referimos muchas veces, .aunque en él la misa se ( 1r1·1(0rJo todas Ias . - 73
toca solamente de paso. Una descripción más detallada d e r111·1t mariana etiópf~ªct1one.s se dirigen a Cristo
la misa la en~.ontramos en la última de las catequesis . mis- ª Oda.s a Marta 2s Y en la. anã-
tagógicas, atrl.buídas a San Cirilo de Jerusalén (t 386). DE ' . ~ f,T"['URGIA BIZAN'.1.'UvA .
J·erusalén prc.1viene también el formulario de la misa sa-
crifical, la anáfora de Santiago de la liturgia sirio-occiden- ·l!J. En la ép
tal. Después del concilio de Oaloedonia (451), la mayoria de '"XIA>.~ lil.ürgico . oca en que lle 11Jaron. d ..
d1· la lltur . s ª?areció aI lado d.e 1 etln1t1vamente 1015
los sírios occídentales, que de su organizador, el manje Ja- 1/l! i ' Pronto
gia .griega
un tercero · Bi
os dos anti guos centros
cobo Bar Adai, tienen también ·el n-0mbre de jacobitas, pa- ··1iornw ·exte~~~~ró a las dos a~tigu~~ncio-OonstantínopJa,
sara.n al monoflsismo; al pequeno grupo que no es mono- l ll'/·•·111.r, <'slavo EJ de su área, que abarcmetrópolís Por ia
fisita, le llaman maronita. AI nacl:onal!smo que surgió con rl11 rom·tno o i continuo contacto ó pronto todo eJ
la separación de la Iglesia griega se debe seguramente la ,.,.,., .,,,,.11 ~·1 ·· -..,i· ·enJtaJ Proctujo en e11acon Ia corte deJ impe-
paulatina substituclón del grlego por sirio, y posterior- el . ··· "º " 1•·1 ·i•nt<> una gra
•l!i•·•·l .. 111 •:;, P«ro ri11~,·, ". , ':. de ella no existe .
·
n riqueza d e
mente, cuando el sirio !ué eclipsado por el ára.be, en una 1>11 ·11 " ,.. , .. , 1 1 . ,11eetan no sólo a I n más que dos "e-
parte, o sea en la.'i lecciones y letanías, se lntroduj o la J.en- o 1•J < rd· · a anáf ,.
n,,, l'rJ ·.,·,..,.,,,1·"' . J inar1ode1am1 . ora,s1notam
gua árabe en vez de la siriaca. iLa liturgia sirio-occidental ·• ·•
110 Y la .sa: son 1 -
i l1 ·li111 l11 varJ11lJJ1iaa Ya mencionada de Sa a liturgia d e
se caracteriza por su riqueza de anáforas, que se fueron
!ormaindo a lo largo de un mnen1o. Sesenta se han conser- i.,,.,, '"''''P• ·1 1.%1da d de sus oraciones sa . n. Basmo 29. La
vado, de ellas las más antiguas redactadas en griego; ac- 111:1. 1/111' Ol'f1Jnaria~~~1 empleo abundan te dcer;;;:>taJ.es queda
1111 ·1 :0 las lt •c·cion e camb1an eon el e .1m.nos Y can-
tualmente. se usa una parte de la.s mlsmas. ••l1"11"'11l.o va~iabI es, como en tOda,s las ~fio litúrgico; desde
e. más liturgias, son
LAS LITURGIAS EGIPCIAS. 1,,1 l 1'1'111 '
' lf,l/I Al!Mb: NIJI

48. Muy parecida a. la evoluc!ón de la liturgia slrio-oc- :,11. l•'onuai; ,.


cidental es la de la liturgia egípcia, llamada de San Marcos. •:lcmentos autóc~~~~~tln<113 Y isiria.,, junto co
Tamblén el patriarcado de Alejandria pasó después del con- i.uya Iengua d - , ha!ll. mod-e!ad l n antiqufs1mos
cilio de Caicedonia al monoftsismo, y luego, em, la liturgia. 1:1), resultó Pro~~~ues ~fo un .b reve iJJe~io: 11tu1:g1a armenia,
primero a la antigua lengua nacional, que ·e n adelante i;e ~1entado algim, 1nft1a lengua nacional. T~ in~c1a1 sir1o-grie-
llamó copta; más tarde, parc!a.lmente, al árabe y, en la me- r~onsecuencia de un Ujo ?or 'Parte de la 11f1b1én ha exper1-
seta de Abislnia, al etiope. iPero, aun prescin<liendo del Eu- &1ad Media; así fua UU1ón Pasajera con R urgia romana, a
cologio de Seraplón y del papl.ro d1e Dêr-Balyzeh, que con- Y al final el Próio eron adoptados el saim oma a f"mes de la
tiene restos de una liturgia gr1ega parecida a la copta"~ . l'Xisten varJas go de San Juan •o P o 42 aI .Principio
anáforas. . ara Ia mlsa sacrrnca i
todavia exlsten documentos de la liturgia .g riega de San
Marcos. Entre los más antlguos se cuentain tamblén los res- LA MISA BIZANTINA, AN'.1.'EMISA
tos d:e la anáfora primitiva, llamada de San Marcos, perte- 51. De todas
neclente a los siglas rv o v 21 , y que se distingue de la re- Importante e estas lJ~urgias ori€nt
dacción corriente sólo por la aus·e ncia âe algunas ampliftca- oUa frecuente~~~t~izantina. Por eso ~:s,econ mucho Ia más
ciones. Los captas no poseen nada más que tres formularias vendría exponer en el transcurso de 1 incontraremos con
de anáforas. De la liturgia etíope, en cambio, conocemos . nas Partlcularida~C: breved ad su estructu~·ae:xposición, Y con-
hasta 17, pero la mayoría en desuso. En algunas de est as griega Y eslava an ti5 qu.e la caracterizan É Jiunto con algu-
anáforas se notan con toda claridad las consecuenclas d·el la mlsa a!l1tíO<Juena ~~~- En sus líneas gen~ra~ste ('ll . I<en·gua
monofisismo, que considera en Cristo la divinidad exclusiva- La antemisa comte siglo IV. s colnc1cte con
mente; por ejemplo, cuando en la anáfora copta de San siderable extensión nza con dos ritos intra . 1
Que se formó dur , QU.c precedeu a Ias le .ductorios de con- i
26 QuASTEN, Mon., 37-45. Preparación de 1 ante la Edad Media e c~1ones. El primero 1
21 M. .ANDR!EU y P. Cor.r.oMP,
Fragments sur papyrus de l'ana- - as ofrenctas Que cnn-.' s. a proscomidia 3,,' f
phore de s.
Marc: «Revue de Science Relig.», 8 <1928) 489-515: tam- .!Ili Cf
.. JVNGMANN Die
' v;~ muJtipJ ' C-<
· es e;eremonias
bién en QuASTEN, Mon., 44-48. 29
so x~ase más arriba 4ftellung Christt 36ss 46 1
5e. · '
.~
nlGHTMAN, 416. 4 SS 201.ss.

http://www.obrascatolicas.com
~~~--_.,,,~'liW~imrJ!Ill!:ll~. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .._.._______~~-
74 TR. I, P. r.-LA .MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS j). l~N LA AN "'
TIGvEDAD CRISTIANA. 51-53 75
renía lugar en una mesa especial, la 7tpó&ecrtc;, situada en 1Sl ·Tanto amaste al mund
parte norte del presbiterio-la igle.sla ordinariamente mira- l.11 ... g1 v.lno Y llevó a c~b que entregaste a tu H!jo unigéni-
ba bacia orienre-. El .segundo e.s la ivr~p~tç,- la apertura, 1wfPrn:lún, Y •en Ia nochie e~ por nosotros toda la obra die la
que represein.ta la forma resumida de una hora del oficio, "''J>an ... » La oración solemneque eI_ mismo se entregó, tomó
parecida a nue.stra.s laudes, que, por otra parte, .sufrió luego i·rn1 Ia doxo!ogia Y e! Am d termma después del memento
una nueva ampliación, en .su principio por la solemne incen- Ji'I p . en el pueblo
, . ater noster, rezaido en com. .
sación y al final por el himno MovoTsv'ijc;. Las lecci{)flles co· IP!.anla diaconal Y una ora ºó un, va precedido por una
mienzan con la entrada .solemne (p.ti(pà etc;oaoc;) d1el clero, 111. doxologia trinítaria Síc1 n sacerdotal, para terminar con
que lleva el libro de los evangeUos, antes .sobre el altar, por /ll"iW<mtación de la sag;ada g~e t~ª bendición de] pueblo Y la
la nave de la igle.sia en proce.sión otra vez al rpresbirerio. Va- 11
";
· •
uroic;, la !fracción y 1 os Ia ' con. ..
la exclam ··
· ac10n Tà u:rta
rios cantos y, por último, el tri.sagio ("A poc; o&eóç) acompa- ..,. "fí d
" " a e agua cal1ente ce:;.
a conm1xt10n ' en la q t
ue ambién
li· Y ri diácono han comu~~~ª ~~lz. Lu:go Que el sacerdo-
1
fian esta c·e remonia. Solament,e se dan dos leccione.s, del
Apóstol y del Evangelio. La antemisa termina con wna ora- 111wrl.as a fllH' los íleJn~ 1 o, este 1nv1ta en las sagradas
I· 1 • . ,., comu gu·e n El
ción especial por los catecúmenos, que son despedidos en ..u º f'I iu;tvwmuiv, entona ah.ora e. , cor~. que había can-
este lugar, y la oración de los fieles. Ambas oraciones, según d1· P.1·1tda.~ Y nna bendición . 1 a?toÀ.tmxwv. Una acción
las normas para la oracioo en la liturgia bizantina, constan ··11111111~ ; nrli·r11bros de la 1eta~· Pr·~cedida cada una de unos
de la letanía del diácono y la oración sacerdotal. il11dN11 rll.o final, al que o. ia ~1aconal, constituyen el ver-
1·11111pl·1·mcntos entre otr'osp 11 ele. to, se han afíadido aI"'unos
LA MISA SACRIFICAL · ·e reparto del • ..,, "'
111m lwndecido en la Prosco '.d ' . aYtwmpov, o sea de
52. La misa .sacrifical comienza con la entrada mayor grnrlo. mi ia, pero que no •es Pan cansa-
(fl.ETriÀ.Yj sfooaoc;), la proce.sión, en que las ofrenda.s s1e tra.sla-
dan de la 1tpó&scrtc; al altar atrave.sando la !Ilave de la iglesia
cantando el Querubicón. Le .siguen el ósculo de la paz y el 5. La misa l a tºtna en la ant • .. d d
Credo. Acabado el diálogo de costumbre, comienza la solem- · rgue· a cristiana
ne oración eucarística, de la cual el sacerdote pronuncia e:::i
voz baja también la primera parte, mientras el coro sigue PENUMBRA ESCLARECIDA DE POCAS CITAS
cantando una amplificación del Dignum et iustum est. Eleva
la voz únicamente al Sanctus, así como a las palabras d•e la 53. La primera cri.stiandad latin
consagración y, después de la anámnesis, a las rpalabras del Presenta
.
en el norte d·e n"frica
. a ded IOccidente se 11os.
a fine
ofrecimiento: tà aà ix twv awY aot 7tpoc;rpiipoYtEc;, a la que si- '~Poca •e n que en Roma predo~i .. b s. e si.glo rr, en una
gue todavía la epíclesis y el memento, con la lectura de !os Mi.entras de este ;período ªr1·eg na a aun Ja lengua gri·ega
San. 1'~TiPól' b o Poseernos. · 'Por s an Justino· y·
· lto, ·valiosas explicacione.s
dípticos por el diácono.
El contenido ideológico de la acción de gracias se mantie- historia de la . misa latina en Rom . de la m.!sa romana Ja
ne dentro de la antigua tradición cristiana. Tíene una redac- dente, que arranca d e aquel tie .ª·
Y generalmente en O~ci­
ción larga en la liturgia de San Ba.silio y una muy concisa en !ª penumbra de unas POCa.s mf º· q?eda. hasta el siglo vr
en la df: San Crisóstomo. Las dos ideas prlmcipales de esta débil luz que vesulta d·el cot~jo cdtas, ' 1lummada sólo por la
última, después de la introducción acostumbrada y de algu · ~ consonancia con el cuadro e d_ocumentos Posteriores
nas palabras sobre la grandeza incomprensible de Dias, son orientales, encontramos también multic<:lor de las liturgia~
·el agrad·e cimiento por la creación y la redención.: liturgias Y. ante ·i odo distintas f en Occ1dente diversidad• de
«Tú nos has llamado de la nada a la existencia, y después ferencla, sin ·embarg~ de que armas d1e Ia misa; coni la di-
la .única lengua cult~ é t • como e~ Occidente el làtin era
de nue.stra caída nos levantaste e hicisre todo lo posible para Jiengua litúrgica. Otra' c~r:cf r~v~Iiec10 también como única
llevarnos al cielo y r·egalarno.s el r·e ino venidero.> Estas pala-
bras de agradeciml.ento al Dios trino y uno se convierten las liturgias occidentales fr·ent!r~tl1ca fundamenta] de todas
luego en adoración Y, después de nombrar los ejércitos ce- de los textos de sus oraciones o 1as d€ Oriente es el cambio
lestiales, culminan en el canto del Sanctus, propio del !PUe- Ias, segün el afio Jitúrglcoi Ena d~enos de algunas fórmu-
. a e ante, .además de la ro-
blo. La oración sacerdotal empalma luego con el Sanctus:

_______
1 BAUMSTARK (Vom h.
Santo eres tú y santo tu Hljo un!génito y tu Espir1tu Santo; excepción más notable,g~gr zfoh~~~ies~ ;:'~den, 93s.J. menciona como
e ere al Oriente, los restos
http://www.obrascatolicas.com
- --~~· ,.,.._
l'I. EN LA ANTIGtfEDAD Ç!tISl'IANA. 53-57 '17
TR. I, P. J.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS
76
mana, tratn·emos tambtén de las otras uturglas occtdienta- i11~1shapura.
~:{~ conseguido restablecer la mi
tal como se celeb b sa mozárabe en una f.orma
res, pero solamente en cuanto sea necesario plHa la ulterior IH' ·(711) •. ra a ant€s de la 1nvasión ára-
exposición del tema. Las liturgias occidentales se divid•en ela·
ramente en dos familias: la romano-africana y la galicana..
En ambas áreas, conforme a las condiciones de la iprimera LITURGIA CELTA
época, seguramente tuvo que haber muchas variantes locales,
si es que podemos suponer en .general formas fijas. De la misa 56. Celta se llama aqu.ella utu º'
los pueb1os celtas del noroeste d rola latina, practlcada por
africana no se nos ha conservado ningún · texto completo, !anda Y Escocia, cuyos renre&e e Eump~, s?bre todo de Ir-
pero datos sueltos negados a nosotros 2 nos permiten con- monjes iro-escoceses que- en n~antes rprmcipales fueron l:OS
cluir que en muchos puntos coincidia con la romana. En la todas las tierras dei co~tine ~ s zeregrlnaclones recorr!an
órbita de ls. liturgia galicana suelen distinguirse cuatro for- que se han conservado 7 refie~~·bl os documentos litúrgicos
mas principsJes : la galicana en sentido estricto, la celta, la naquismo ambulante E, . en el caràcter de este mo-
espafi.ola antigua o mozárabe y la milanesa o ambrosiana. tos heterogéneos to~a~o~n~ liturgia compuesta de elemen-
mozárabes Y ha~ta or!entale e modelos galicanos, romanos
LITURGIA :MILANESA
misa, de tal modo que sól s, agrupados sobre todo en ,~
hablar de una nueva llt.urgºtaen uti;i sentido amplio se 1'>Uede
54. La liturgia milanesa, que todavia se conserva en la · au onoma.
archidlócesis de Milán, se cruzó muy pronto con formas d0
la liturgia romana, sobre todo :por lo que se refiere a la misa. FUENTES DE LA LITURGIA GALICANA
donde tuvo acogida e1 canon romano. Gon todo, se han con-
servado numerosas particularidades de los usos prerromanos, 57. ·E n cambio, la liturgia . aUc
frnnr.o del rprlnc!plo de la Ed dg a.na, usada e!Il el imperlo
e incluso las formas adoptadas del rito romano re:presentan 1111 <'<111J1111to lndependl~nte a :iedia, se nos 1;rnesenta como
a veces un estado de ·evolución más antiguo que en la actual •k::i 1p11n·1·Jd·1 {'n el si 1 Y . em caracterizadoª Aunque
misa romana s. l m·r;ta de.sd ~isa E~f,/ lvm:, ·c onocemos bastante bien la li-
• · , e os u.ocumentos .q .
'.ncr·ece destacars.e ·el llamado Missal ue nos han negado,
.1. fines doel sigla VII verdadero e Gothicum u, compuesto
LITURGIA MOZÁRABE
orig·e n parece ser ~l monast~rl sa;:amentario,, cuyo lugar de
55. También ~e conserva en la actualidad la antigua 11 · eia io. Tamblén conserva~os o regorienmünst€r, en Alsa-
turgia espafiola, o mozárabe 4 , aunque solamente en una ca- ción de las pericopes u a las doc~mentos sobre la distr1bu-
pilla de la catedral de Toledo, a la que por el afio 1500 reser- datos aislados consel'Va'dos qbue an .de snmar.sie· numeros"ª
vó este privilegio el gran cardenal Jiménez de C.lsneros. E.1 {t 594) ' más la' E:rpositio mis· so red todo e n G regorlo d•e Tours
""'
misal que en ella se usa. llamado Missa/e mixtum, y que Cis- Germán de iParís u sae el siglo vu, atribuída a San
neros mandó cornponer a base de los manuscritos de que en-
tonces se disponia, presenta en algunos puntos •infiuj o roma-
.no•. Posteriormente, a la vista de manuscrit.os más antiguo.s I
º··. LM.Le Liber
G l'.'ÉROTIN, Le Liber mozarabt
ordinum <Pa.rís
C lt ·
190·1 )
. ·' ·
cus sacramentorum (iParls 1912)··
· '
la m!sa·GOUG/\.UD
misal d~ ~obmb1isoalsedecuenta
l . , e .iques (Liturqtes)· iDAO
stowe, much
de prlncipios del Ls1·g210' 2969T-3032 . . Para
de una liturgia especial de PMCU~. San de origen eglpcio y b.an 1x. amb1én el
sido editados por H. HYVERNAT. Las lecciones y los cantos se suje· ! ~··.O:
LECLERQ, Gallica~e (Litu;g;J .v:{1'.~ en los célticos.
MURATORI, II, 517-6 58 . · . L 6, .473-593.
tan en Oriente siempre al cambio del afio litúrgico.
2 E. DEKKERS, Tertullianus en de geschíedenis. der liturgie (Bru- Una.,,e~~c1ón en reproducc!Ón facsí~~mb1én M1gne, PL 72, 225-313
selas 1947l; W. ROETZER, Des hl. Augustinus SchriJten als murgie· aps;rºv~o el 1929 en Augsburrro Véasé pr~curad~ por e. MOHLBERG.
geschichtlíche Quelle <Munich 1930); F . CABllOL, Afrique (Liturgie): , . · MORIN, sur la proven · · m,~s arnba la nota 5 a '
d H/~t. Eccl.ii. 37 0941) 24-30. ance du «Missale Gothicum»: «Revue
DACiG 591-657.Ambrosienne (Liturqie): DACL l, 1373-1442; p, BO·
s P.;!.,LEJAY, Sobre todo, el leccion-r" d
LON (PL 72, 17.1-216). Cf. p~,~~ e LUXe'.!il (s. VII) , ed. por J. MAB -
der ~ltgallikq,nischen Liturgie. «~Pif~\alteste
1
RELLA, La messa ambrosiana; RIGRETTI, Manuale, III, 508-568.
4 Mozárabe, voz árabe «.rnoçtáreb», arabizado (Real .Academia Schriftlesungssvste1iíi
Espafi.ola, Diccionario de la Zengua espafí.ola, s. v. <emozárabo>l . cripta E:dpoJsitiQ·a antiquae liturgiae gátií~d;rne.\,4fr~Lla9n3ollp9-2.5,
100.-115.
5 Missale mi:r;tttm con las notas de A. LESLEY, S. I . 0775) <Migne,
iPL 95). No obstante, este misal mozárabe, en su edición del aiV· ter. 193~); también Migne PL ~~cu8~ 9it Tex.tus», ser. lit., 3 <Mün~ ;
' . . UASTEN en «Op l an.siensi
COIDO s1glo de l>U origen éJ. VII eatá - · La razón que obllga a tlJâr
1804, patrocinada por el cardenal Lotenzana, se llama Missale Go· , e.n sn dependenc!a de SAN ls:r- '1
thicum. Véase más abalo el n. 57 con la nota 9.-(N. del T.J .

http://www.obrascatolicas.com
73 TR. I, P. I.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS !i. l•;N LA ANTIGÜEDAD CRISTIANA. 58
79

Sus CARACTERÍSTICAS

58. En todos estas documentos se no~ presenta claramen-


te un mismo tipo de liturgia, bl·en definido por dos particu-
laridades em las oraciones sacerdotales de la misa. La prime-
ra es que no forman una oración seguida, ni siquiera en la
misa sacrifical, como la anáfora en Orlente, sino que se com-
ponen, dentro y fuera de la oración solemne, de una serie de
ÜECADENCIA
oraciones particulares; la otra, que está sometida al cambio
del afio litúrgico toda la serie de las oraciones, incluso de la El ílorecimiento de la litur . r
misa sa·crifical, y no solamente trozos aislados, como en la li- La ausencia de un cent . . gia ga ica-:i~ no durá mucho.
turgia romana. 1A cada fiesta del 8efior y d·e los santos co- tiplicidad de sus forma~º t~~~enador ~· log1?amente, la mul-
rresponde ordinariamente su rpropio formularia completo, lo como consecuencia ·el que se ca~n, el impeno de . los francos
que no quiere decir que no existen formularias aplicables a empezasen en el sigla vnr a su;~~:n. ~e su Propia liturgia y
cualquier época, como lo prueban los ejemplos de las misas ~~s isia.s .Británicas, la preponder:~c~1rda Ip~r la romana. En
coJ.ecclonadas por Mone 13 , Jon, m1s10nado por Roma dec l~ e e emento anglosa-
Magno, trajo consigo la ado;~~~º~ t1~mp~s de San Gregorio
tras que en Espafia el rito m " e a m1sa romana, mien-
r~os. siglas, hasta que al princ~~7~a:e !se mantuv.o toda~ia va-
EL PROBLEMA DE SU ORIGEN

Un problema que hasta hoy no lia encnntrado soluclón es t1tmdo por el romano a im l e a reconqmsta fue subs-
el origen de este tipo de liturgia. i,Cómo pudo formarse en la Corno fechas se dan el ancf ~os7ols de. la refo~ma cluniacense.
Europa occidental una liturgia tan extendlda sln que la me- 111'1!1 11 :1.ra Ca!itilla A fin d para el remo de Aragán Y
. . ·I . " . '. e asegurar la .eJ·ecuc·. d 1
trópoli romana, cuya hegemonia universalmente era recono- ' " .11. 1 ""'''', la ado]Jc!ón del rito rom . wn e os d·e -
cida, formase su centro? Más aún, sin que existlera ni slqule- .v CastlHa Uamó a. algunos m . an~, Alfonso VI de Leán
ra otro centro . .Record·emos lo que vimos en Oriente, donde i:omo obispos ·e n sedes espanof~Jes ~Iumac~ns,es Y los instalá
encontramos tres centros. L . Duchesne ha propuesto una so- recíén conquistado 11. ' asi, !Por eJemplo, en Toledo,

lución sorprendente 14 , afirmando que Milán fu é este centro.


Milán fué en el sigla rv la res!dencia de los emperadores. Su 16
Iglesia extendió posteriormente su influjo hasta E.spafía •s . Cf. más adelante ..
de:fiende G. MORIN (Dé' 6_5. La soluc1on en e! sentido indica
Si pudiêramos suponer que uno de sus obispos, venidos de Bé~~d.», 51 (l939J 10 1 _fg8~ quand un canon fixe d M i lan?: «~~vii~
Oriente, por ej1emplo, Auxencio de Capadocia (355·-374), hu - DUCHESNE, 93s. La tesis .
biera formado esta I!turgia, se explicaria fácilmente su pa- F. PRoasT (Die abendlandisch menciona da ha sido defendida or
reddo en algunos puntos con los ritos orientales, especial- der~ [Münster 1896] 264-268) ~a!~·~e vom 5. bis zwn 8. Jahrh~n­
cac1one3 a:iteriores; cf., sin ~mb ·cr I n por F. Cabral en sus PUbli-
mente de Antioquia, tan caracterlstico para las liturgias ga- dent (P aris 1932) espec P 37 1:J"'º' [ · CABROL, La messe en Occi-
licanas y que tanto las distingue de la romana. Tales puntos R<;>ma dejó e! modelo de Ia r ~s, onde Cabral ya no dice ue
de contacto son la procesión de las ofrendas después de la n.usa occidental común que a~t;:rgia gallc~na, sino que existía Jna
t1cas romanas. Considerando ueno co~oc1a las actuales caracterís-
antemisa, el ósculo de paz en el ofertorio y la epíclesis . Pero q.~e se re:fiere a su extensión t~rrit~i·i~jto galicano coincide, por lo
en esta hipótesis habr1amos d e suponer que en el mismo cllon d~ los godos (y longobardos) tan1 b 1·~ su época, con la domina-
Milán sobrevino muy poco después, o sea en tiempo de San os •. JUnto con su arrianismo t' . n se puede pensar en que
dei rito galicano, de modo ue '. raJ~ron del . Oriente los gérmenes
Ambrosio, un cambio radical, pues el canon de San Ambro- tales g.érmenes con el rito qpri~~~fv 0iesul.tateria de Ia combinación de
romanas.-(N. dei T.) exis nte en estas provincias
1
~ :Véase más adelante, 128 n
DORO DE SEVILL1, li~ ccclesiasticis officifs (hacia 630) ; V. .lle ~CAS ­ ~oncos, se llega a la conclusiÓ ?amparando . ambos hechos
rito romano forma parte de la n de que la mtroducción dei
TEN, 5S.
1a F. J. MoNE, Lateinische und griechische Messen aui: àem 2-6 ca Y ~itúrgica nevada a ca bo por 1~~nmob:r:a de reforma eclesiásti-
Jahrhundert (Frankfurt 1850) : Migne, PL. lii, 863-Bll:à espac10 de t1empo de más de cien afi onJes de q 1uny durante un
a DucHESNE, Origines , 93-ll!I. l~ transf ormación franco-alemana ds.l Detpués ~e imponer en Roma
íit D•OIJEBl'll, ll3ss 95s. s1glo m.3:6 tarde la imp!antaron tami · !lo ant1gu~ romano, media
troducc1on se presentá en la forma 1Jn en Espana, ~onde su in-
e una um:ficac1on litúr~ca,

http://www.obrascatolicas.com
80 - -··
TR. ! , J'. 1.--LA MISA A Tt.AVÉ5 DE LOS SIGLOS
-------
!I.

··rnpalmado ordinaríament
1-:N LA ANTIOÜlIDAD CRISTIANA.

. .
Nlgue el Post Sanctus qu .e con un.a palabra del Sanctu s
59"'60 31

";t~ la lnstitución. D;spu~s


con a:gunas frases lleva al relat~~
DESARROLLO DE :LAS MISAS G.!1.LICANA Y MOZÁRABE
1 ost_ secreta o Post muste ~e re.za la oración denominada
59. A continuación d amos un breve resumen de la misa p1·tdze), que contiene ordin~1~~n le~ el rito_ mozárabe: Post
galicana correspondi,en te al moment o en que se encontraba .~ls. La fracción del pan ·e menve la. anamnesis 'Y epícZe-
1 t.lculas sobr-e el altar e:tá l orden.tde colocación d·e las :par-
cu ando
La nüsafué suprimida
comienza •. con cuatro cantos: e l primero es !a :~compafia~a la ceremonia d~rescn~o con U:inuciosidad; va
salmodia que , como el introito romano, acompana la entrada i.lón-
p especial-, que • como .todas un
l canto
d antl-fonal· · u na ora··
del cíero. Después del saludo de} obispo a la comunidad (Do-· . ater noster, que se r-e cita p;r t~~o e~nás, varía, conduce al
minu.s sit sem1Jer v ob iscumJ sigu.e el canto del trisagio (' A1toç mo se amplifica. Culminac"ón . s J~ntos Y en el embolis-

~r à~á~isa antes~=~:~º~~~~~ meno~


ó &sóç), en -g:riego y en latin; a continuación cantan tres ni- t.uye también la bendición . . s ' de la misa galicana la consti
õ.os el Kyrie eleison y,. finalmente, el cántic.o Bened·ict u.s Do- pontifical, ªªs.e'por lo
minus (Lc 1,611-'79), que termina con .u na oración. Las leccio- ono, Y para est o existia on. anuncia por
nes que empiezan luego, son tres. La primera está tomada, fórmulas apropiadas a cada fie t-~ colecciones especiales de
por regla general. del Antiguo Testamento; la segunda, d.e ~ada del salmo 33 o de ala s"~· La comunión va acompa-
ios Hechos de los Apóstoles o de las Cartas, y la tiercera, del canto, para terminar con ·~nunos versículos suyos o d-e otro
· " a oración. ·
EvangeUo. Des.pués de la seg-unda lección se intercala el cán-
tico de los tres jóvenes -en -el horno de fuego : Benedictus es,
y le sigue otl'D canto r-e sponsorial. .&ntes y después del evan- CARACTERÍSTICAS
gelio se re-pl\;e el trisagio, formándose una solemne procesión 60. Por este .brev.e resu .
de los ministros, pr·ecedidos por siete ceroferarios. Sigue la lti mllm ri:a11cana que con men - vemos perfectamente cómo
homilia y termina la antemisa con la oración común de los \1111 ol.ro~1 grupo -~!{.U~nas variantes es la misma en
rll.os <lt'l
fieles y la oración- por los catecúmenos, que a cont inuación mJ.sma 1mpr~~7~º· ,tiende al esplendor Y la
'. 111li·111nld11t..l. La
son despedidos; a ambas oraciones, lo mismo que en Orien- .u npuluso, que gusta de det nn causa su estilo florido
ra.s veces rompe los moldes ener.,e en descripciones Y no ra"..
te, precede una letania diaconal.
La misa sacrifical empieza con otra solemne proc-esión, en ;, del sermón a la oración '~~~a~do de la oración al sermón
la que el clero neva los dones al altar-la ofr·enda de los fle- ,,ico acusa muchas veces Ías €n ras .que su contenido teoló-
les ha '0enido lugar antes de empezar la misa-. La procesión, ~uchas cristológicas; pues no ~~~mo~ion-es orlgirnadas por las
que se interpr eta como la entrada triunfal de Cristo, va e las controversias con el a . soa.mente en Espafl.a don-
acompafiada de un canto, namado sonus; otro canto la ter- un.a influencia decisiva sob~e rri~nismo germano ejercieron
mina. Una especie de alocución introductoria, denominada eJemplo la collect io ad a la vida eclesiástica. Sirvanos de
praefatio missae o missa, expone a los fieles, en un :párrafo íleata d·e San Clemente ~o~~; del M issale Gothicum en Ia
artistico, ia ocasión y el sentido de la celehración en cada ~e la Santisima Trinid~d t e -e._ o. la primitiva invocación
caso. Termina con una oración, a la que sigu-e la lectura de "ª convertido e:n la de C~is~ cai a a la liturgia gallcana, 8-<'
los dípticos, con los nombres de los que ofrecen o por los que
se ofrece el sacrificio, y una oración final. A continuación se
da el ósculo de la paz, que a su vez neva consigo una oración.
. C?1:cordator
indivisa Tr initas Deu~ae et. o~igo
discordi . sacie . ta tis aeterna
Por fin empieza, precedida por el diálogo a costumbrado, la Ecclesiae un itate' d'-. , ' quz Sisennii infidelitat e,
· t z·t em et ,subdis
ant is catl1~r per
zsiunctam . .s a J~c t um Clementem
em ab
solemne oraciôn eucarística, o sea su parte primera, el pre-
petu ae carítati: e.-rai·d' P"1 zcae fzdez et innectis per-
reliqui~ft1~t aet~erem ai~:n~~rb~~
facio, uamado immoratio o contestatio, cuya idea fundamen- pacem tribue •· ' eces nostras illam .
tal se centra en la acción de gracias, pero que frecuen temen- Apost_olis qui;iciam
te se convierte en súplica. Desemboca en el Sanctus, al que, presswne inlegati fu eri1it o~;aesentzum labiorum im-
pe~maneant in fut uro. Q dul?, tua custodia pacifict
~ quz cum Patre "º· uo zpse praestare digneris
porque el rito mozárabe, lo mismo que el galicano, por el afío '750,
cuando íué substituído por el rito romano, variaba m uci-:io de ciudad
en ciudad.--(N.
19 CABROL, Lade!messe
'J'.) en occiàent, 139-156; nucHESNE, Origines, 2 º93. e h risti,
-1 MURATORI • Il ' 55 4. Cf. v•ANN,
JUNG" D! e Stellung 78-93,
200-240; A. \VILMART, Germain de Paris tLettres attribuées à), V 195
1; La messe: DAC:L 6 ü924) 1066-1090.

http://www.obrascatolicas.com
82 Tii. 1. 1'. 1. Li\ MISA A 'l'ltl\VtS DJ:: LOS SIGLOl:l
(j

61-63
83
dln 111>11.var
en 1a «liturgia Clementina»
/11'l'1:1H·ct.iv a seductora ~eJ s1glo IV, fué una
'" 111111 11orecía a fines de~ªr.a la n ueva c1encia litúrgica
6. La misa romana del siglo Ili al VI / 111r la !llologia clásica s1glo xrx, adlestrada en gra ' ial
JPi (• . n Parte
i . entonces cuand

SIN TRANSICIÓN
''"~I.~ . sobre eJ origen d~ ~ea:oesar.mllaron una s·erle de bipó
ll1<·11tc por su t . n romano de 1 -
i11üs que un s es1s contradictorias no' h . as que precisa-
61. Los comienzos de la misa latina en Roma están en- w.ario hace P~~:mpo de ruinas» i. AI mism: r~~edado, a! ftn,
vueltos en profunda obscuridad. Debemos los manuscritos J'.1·11.~or de Ia teo~í=n ~na nueva revisión de! Pro~Il~ado ha lle-
más antiguos d<e la misa romana casi exclusivamente a la di- .. 1.ark 2. Esto no . mas audaz sobre eI canon A t eu:.a, eI de·-
ligencia de copistas francos de los siglas VIII y IX, y en lo 11 v qmere decir que . 1 , n on10 Baum
que nos ofrecen, el examen crítico de los textos no nos per- ,;1H~1~e~~ a _escJ~re~er Ia histori~e d~~Yo~·de renunciar defini~
mite reconocer más que documentos del sigla vr, a lo sumo, if<~ Ia tierr:1f~·c':,d1m1ento estéril el traer J~!n deI c~non, sino
raras iveces del siglo v. La mayor parte del texto primitivo Jantes, Para co~b~~~~~P~: textos que ofr.ece~u~~~~~ rincón
que se !I10S ha conservado de la misa romana, sobre todo ei uo; ai fin Y al b icar la formación dei . seme-
canon, pero también una gran parte de las oraciones sacer- i:ontrar ·e n cual ca. o, formas semejantes Ias . ca~on roma-
dotales variables y las lecciones, coincide ya completamente rk.sarrollarse sob~u1er Parte. La liturgia romPodriamos en-
oon el texto actual. Hay, pues, un abismo, que hasta la fecha
no se ha podido salvar, erntr·e esta misa latina y la griega
,._~to influencias e'x~r:~:~elo romano, aunque s~~x~~~~ ~~~
que nos ha transmitido San Hipólito. A la fluidez anterior
dentro de un esquema dado, substituy·e la nitidez de formas .~C:Hi\Nno SE PASÓ
DEL GRIEGO AL LAÚN?
perfectamente rígidas. Como éstas se distribuyen por todo el o:i l ,o 11rl1111•1·o Ili' .
afio litúrgico, es natural que nos encontremos ya desde el .11:1 .... ; "' :ti v1 ,... hay que explicar en
íJ
principio c-0n una gran variedad de ellas. Dentro de este nue- •·xl~ldn •<'vlcl , t" l:t traw;fción de Ia len"' e.1 per.iodo de lo~
vo esquema, parece que las formas, con sus cien variantes, , u1 emente Por eI pau!ati ,,ua .gr1ega a la latina
creadas principalmente para el gran número de fiestas de ·-·- no cambio operado er{
mártires, han querido agotar desde un principio todas las ' Véase u
HIWL, Canon nR~1;,~rpen detallado de todas •
posibilidades de este nue'Vo orden. La oración sacerdotal para mass U912J l38-17r: DA~ 2. Cl!MOJ l847~[9ªs, teorías en F. CA-
cada fiesta ·está integrada en los formularias antiguos por CHR, BUNSEN (13•4 . Las Pnnc1pales teoria" 05' FORTESCUE, The
una o dos colectas de la antemisa, una oración sobre las
.s suplicas como i1 t,. ..e dlacono . p e
º!:i
~el ~1e_brante las" s~p~~~~e~tra il:iterealactas ºe118 ias siguientes:
1 ex to principal
ofrendas, un prefacio variable y una oración después de lu v1eron su sitio ani·e: -ç>d1ucc10n posterior dé u~~rN U8.96J considei:a
comun!ón. l a liturgia roma - " " ae prefacio en un . . " 8. ora.c1ones que t _.
(1902) quiere d na," P;oven1ente de la n º!dmar10 más ant!O'uo J
mente la acció~~o~,t~::;1· que después de~ 1}1~1~ª galJc:an:;.; P. DREW;
HIPÓTESIS DEL CANON vos 'Y el Communi~a~tt~~Ias Y. que e! Te igitu~tu1;:;;w~ originaria-
go tuvieron ori<~inaria~e~~g1.m e! .modelo de Ia litu e~ o de los v:i-
62. iA estas textos variables se opone el bloque uniforme como continuacÍó d ' · e su sitio desp , rgia de Santiá-
de la solemne oración eucarística, que más tarde, en un sen- 1ba1·s,t_demostrar q~e l~s S~~~Plices; BAUMSTA~i; ~\e ~~ fºnt sagración,
90
o a zonem, Supra au~e 'cw1ies de oblación Ha·i . n. enta, ade-
tido más ·estricto, se llama ·el canon. 'Es un texto esencial- H,avena entraron e•{ el Y Supplices Prnvienen de A' lc .zgztur, Quam
mente invariabl·e, que empieza con el Te igitur y llega hasta redacción a t · canon romano . B · e1andría y
la doxologia final, con el suplemento del Pater noster y su una epícles fs u~~e co~~;,.~cep~ión de 1ai sú~E~~ A1;;i 0906) explicaPf~
0
W. e. Brsuop <l908)ú e"' ' n hel; estaba unida cbn ~o los restos de
correspondiente oración. Comparada con la acción de gracias canon romano en 1 ree ao9r enconu·ado el . e Supra quae;
de San Hipólito, clara y rectilinea, el canon remam.o, con sus la p~la ba utisma I, f~r~~gos1c10~ de las oracion~~dân :1mitivo del
diversas clases de oraciones, sus repetidos ofrecimientos, dos Perdido. un rcsumen d as segun e! modelo de e ".nd1clón de
mementos y hasta con enumeraciones de santos, resulta un g~~z, G . O'NEIL, I-Jistoriae d~s;~s n}i~~rias lo presen~~ ~~~g~~ c~non
cuadro muy complicado. El intento de esclarecer por medio 2 ' a.p. VII <Ma.drld 1941 . L.
. A. EAUMSTARK, D as Prob . .. ) pp, 235-
de bipótesis la obscuridad inter.media entre San Hipólito y
los documentos del siglo vr, para las que únicamente se no- ~;t~~~·;j9 ~a~~9:~c204-243. Jl.~~~to%~ft~~;f~~~~en Messk.anons: «Eph.
vro, B~rmu, Leça~~ \1J~?? unn. actitud ~•ga~fvr;_ ven1do observaa-
Prunera ed!eiót&, 191 S)c~mo, Por eje111..
. 2 3ss.
u •

http://www.obrascatolicas.com
--. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .77?11111. .'1"1"'111!i'Hi'Hiimi~iPmllaim'·rt111111111111111
1 11 116

1111111111111..11. . . . . . . . . . . . . . . . . . .liiill........______~
- -·-·------.i-· , .... 4
IM 1'11. T, ['. r. - "·J,A MISA ÍI Tfül.V f;s m•: r,os SICILOS
n l .A MI~1:._~~ VI. 63--05 85
la composlc16n de 12 crlst1andad romana. Trans1ciÓn que no ' ·.,J,jo· JJJ'OC'-'S d ·---------_:~
se verificó de golpe. Las pr1meras inscripcloneis latinas de la:s e tr:tn.fliclón h
· . "· 0 . .
tumbas papales suben a la segunda mitad del slglo III y em- '' 'l'HWdlos, sobre todo u aya na~Jdo algunos estadio f
r11•1.~ .rnponer textos fi' ~e durante Wdo el siglo III n s .n-
piezan con San Cornelio (t .2153). Ahora bien, si antes de •·1~1.110 romarno, q·~e t Ja ~s definitivamente. Además o 'P?d~-
Constantino ·e xistlan ya en Roma alredoedor de cuarenta igle- 1111n, ciertamente an e.aro aparece en el len ua: el soor10
sias 3 , es muy probable que algunas minorias griegas conti- ili11rndonar el ~extono ~e Jmpuso inmectiatamenteg dJe de! ca-
nuaran celebrando su culto en lengua griega, asi como, por " gnego. · espués de
otra parte, es también natural el que existieran comunida-
des latinas aun antes de San Cornelio ~. Todavia en 360 cita i 'l!!MEROS EI,EMEJ\TTOS
DEL CANO N
Maria Victorlno, de una oratio oblationis romana de su tiem-
64.Por otra parte
po, la súpUca aõ,oov tci;ptoúatav À.a.ov ~YJÀ.mrfiv xaÀõw €p-'(lú'I 5 • "º" lo menos un "'er ~ a fines de! sjglo IV debió ·"·· ·
Mlentras la parte variable de los misales latinos, como •'rito anónim d ~~ .m:-n de! can.on romano. . rn, de ex1.-,01r
era lógico, se fué formando de modo lento, y las normas tle llu autor desºco~o"'"'.t.a epoca se cita una fras~ ~"uc~ en un es-
aplicaclón de estas formas al afio litúrgico fueron cristali- •i1w Me1quis€d·ec eia.o, al exponer su opinión -I _....i~pra quae.
zando poco a poco, ya desde el principio se slntió Ia necesi- d SJJir'itus miss reme.s~nta ~l EspJritu Santo d~ar."1c~Ja.r. de
dad imperiosa de troquelar con precisión Ia oración solemne "''/~i Dei us quasz antzstes sacerdo , ice. Szmzlzter
· ' non summus · t· ' s appellatus t
eucaristica. ê,Resultó de esta primera redacclón en seguida Pura Ias palab
h
' szcu nostri in oblati es ex-
nuestro canon actual? Se ha formulado esta hlpótesis, inclu- ras del canon q . one Presumunt '
111a11do a la ofre d ue s1guen inmediat
~o se ha intentado probarla 6 • Más iverosimil parece que en . · n a de Mioiau·. d am12nte lla .
l'l<?· ~lllos un testimonio d· -· j. ise ec «sacriiicio sant » ' -
lffu:alis, según el cunl ~la mLad de! sigla v en el Lib o , Po-
3 ÔPTATO, Contra Parmen., II, 4: GSEL 26, 39. n.1·111. sacri/icii las P:iab an León Magno afiadió intr er po_n-
' C. P. CASPARI, Ungedruckte, unbeachtete und wenig beachte- l ':r.n ·1 ·•·. ackrnás ue . ras s~nctum sacrificium et a actzo-
te Quellen zur Geschichte des Taufsymbols III (Ghristiania 1875) rlr ·11111:: •fi1·,.,.,." ' Q Sam Jeronimo alude a !a I cetera •.
303-466, especialmente 456ss. Cf. EISENHOFER, I, 151s. G. BARDY La- s pa abras au-
tinisation de l'Eglise d'Occident: «Irénikon», 14 U937l 1-20, 113:130;
In., Formules liturgiques grecques à Rome au JVe siecle: «Recher-
ches de science Relig.1>, 30 (1940) 109-112, que remite a AMBRosms-
TER (ln ep. I ad Cor 14,14: p ;L 17, 255); dice que Jes gustaba 0.
mucbos latinos intervenir ·en el canto de los griegos (graece can-
tare); sin embargo, no consta que se tratase de cantos litúrgicos.
TH. KLAUSER (D er Ubergang der romischen Kirche von der grie-
chischen zur lateinischen Liturgiesprache: «Miscellanea G. Merca-
ti>J, 1 [Roma 1946] 467-482) supone que el cambio de lengua tuvo
lugar mucbo más tarde (en tiempos de San iDàmaso) y fué menos
paulatino. Cf. en contra de esta tesis: B. BOTTE, Bulletin de théol.
anc. et méd., 5 (1948) 374. La tesis de la t.ransición paulatina ba
encontrado otro defensor en CHRISTINE MOHRMANN .(Les origines
de la latinité chrétienne à Rome: <Nigiliae Christianae», 3 [1949]
67ss), que estudia las primeras traducciones latilias de escritos cris-
tianos. Cf. también G . BARDY, La question des Zangues dans l'EUli-
se ancienne I <Paris 1948).
s MARIO VICTORINO, Adversus Arianos, II, 8: PL 8, 1094; con-
fróntese 1. c., I, 30: ,PL 8, 1063. Cf. FrrERE, The anaphora (e. 3,
nota 1'7) 142s. En esta frase, inspirada por Tit 2,14, se trata proba·
blemente de un pasaje de una bendición que se decía antes o des-
pués de la oraeión so!emne; cf. Const. Ap., II. 57, 20; VIII, 41, 8
(FUNK, I, 167, 552). Un paralelismo más b!en de la forma véase eIJ
la misa sirio-oriental (BRIGHTMAN, 264, lín. 3).
6 A. BAUMSTARK, Ein Vbersetzungsfehler im Messkanon: «Stud!a
Catholica», 5 0929) 378-382; In., Missale Romanum, 13s. En la ex-
presión summus sacerdos tuus Melchisedech, la palabra summu1
puede Ilamar la atención. Según Baumstark, se explica por el text-0
griego, que sirvió de base ;para la traducción latina y tiene
esta redaeción : '~v itpoç«lopdv Ms)..)'._tOÉosx i:oü rEp€mç ooõ i:otí ú~ioi:oo :
en la traducción .latina, 'por equ!vooación, se uniria el 'toi:i u4iow1

http://www.obrascatolicas.com
-------
8(3 TR. !, P. I.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS
~------- -· -- - - - -- 6._LA lwIISA DEL SIGLO III AL VI.
____ 65-66
87
no actual Quiere demostrar a sus oyentes que es la pala-
10 •

bra creadora de Cristo la que convierte los danes terrenal-es Nagración, existia ya a fm .
rPsulta claro es si las varia e: del s1glo IV. Lo único que no
en su cuerpo y sangre: .~(' deben a un texto m?~ an~~;s en el te~to de San Ambroslo
i·n, su cita sólo inter~~b~n."'1~º o _a l mismo orador, a quien
Accipe, quae sunt verba. Dicit sacerdos: Fac nobis, cion u. Por lo menns las ri s formulas de la consagra-
inquit, hanc oblationem adscriptam, ratam, rationabi-
lem, acceptab'ilem, quod figura est corporis et sangui-
n~ee conexíón alguna cozi l meras ~alabras, en que no apa-
nis Domini nostri I esu Christi. Qui pridie quam pate- ducción 1ibre del s~;tido o antena~, semejan una repro-
retur, in sanctis manibus suis accepit panem, re-spexit tanciaclón de los dane~ qu~ª iue Ia suplica por la transubs-
in caelum ad te, sancte Pater omnipotens, aeterne ya un ofrecimiento previ.o ;s fs Palabras contienen supone
Deus, gratias agens benedixit, fregit fractumque apos- progreso del canon del siglo e os dan es i2_ De este ~odo ('l
tolis suis et discipulis tradidit dicens: Acciµit.., et edite de la tercera centuria consist IV sobre la oración eucarística
ex hoc omnes, hoc est enim corpus meum, quod pro c1~1ento se encuentra reforz:d en que Ia ~x~resión del ofre-
multis confringetur. Similiter etiam calicem, post- recrba propicio los danes a por la supllca de que Dios
quam coenatum est, pridie quam pateretur, accepit, obre la transubstanciación.Y por la Petíción expresa de qwe
respexit in caelum ad te!, sancte Pater omn;ipotens, a'?.-
terne D eus, gratias agens benedixit, apostolis suis et
discipulis suis tradidit dicens: Accipite et bibite ex hoc i,CUÁNDO ENTRARON LAS SÚPLICAS EN E'C, CANON?
omnes, hic est enim sanguis meus.
Vide quicl dicat: Quotiescunque hoe f eceritis, toties Las súplicas Que con tí·ene n ues .
commemorationem mei fadetis, donec iterum aclve- Palmente J.os dos mement . tro canon romano, princi-
niam. Et sacerdos dicit: Ergo memores glorioss·imi eius glo IV? P.or lo que se refi~:~ GP€rt<mecen ya ai canon del si-
passionis et ab inferis resurrectionis et in ca elum as- <'stas súplicas, que en un esta~· Oriente, ya hemos visto que
censionis, offerimus tibi hanc immaculatam hostiam,
C<'<lfan a la oración eucarísti~ w de ev?lución anterior pre-
rationa bilem hostiarn, i.ncruentam hostiam, hunc pa-
1·11111<·11l1· l1ll'J111<:l:i.s ya en ei ca::~en el s1glo rv se ven efecti-
nem sanctum et calicem vitae aci:ernae; et pctimus et
precamnr ut hanc obiatione-m susc"ipias in sublime al- ln l~Tl. 111:a d e lo,<; nombres '·'. Y en Parte combinadas con
tari tua per manus angelorum tw.1n1-ni sicut s·u scipere
dignatus es munera pueri tui iusti Abel et sacrificium
patriarchae nostri Abrahae et quod tibi obtulit sum-
mus sacerdos Melchisedech.

Volveremos más tarde sobre algunos pormenores de este


texto. Es cierto, por lo menos, que la parte de nuestro canon
que empieza con el Quam o'blationem y con toda segur1dad
incluye aún las oraciones de ofrecimiento después de la con-

10 SAN AMEROSIO, De sacramentis . IV, 5s. (QUASTEN, Mon., lG0-


162). Véase en QuAsTEN (p. 137s) la literatura sobre la persona del
autor, muy discutida hasta hace poco. Posteriormente la autentici-
dad ha sido confirmada. por H. FRANK ( Ein Beitrag z11r ambrosia-
nischen Herkunft der Predigten «De sacramentis»: «Theol. Quar-
talschrift>>, 121 [1940] 67-82) y O. FALLER ( Ambrosius, der Verfas-
ser 1,on «De sacramentis»: Zk'I'h 64 [194()] 1-14; 81-1-01). Según el
P. Failer (99s), se trata en es:a obra de San Ambrosio de unas
apuntes estenográficos que hizo un particular de los sermones de!
Santo, y que por esto no estuvieron sujetos a la ley del arcano.
Así se explica por qué contienen, al contrario de la obra De mvste-
riis, dates tan preciosos para nosotros. Esta exp!icación ya la ha-
bía propuesto por cierto, como opinión probable , F. PROBST .(Litur-
oie des 4. Jahrhunderts und deren R eform [Münster 1893] 238s).
La misma demostración de la autenticidad ha sido nevada a cabo
últimamente por R. H. Comrntr,Y 1The De sacram1ntis • work of
lt. Ambrose [Downslde Abbey 19421).

http://www.obrascatolicas.com
.,._ es:"'\""""''""'"""W'W'
ll. . L.\ l\U.SA. D!L SIOLO Ill AL VJ.
~-~-----=89
66...()8
TFl. I , p . r.--L.<\. MISA .<\. TR AVÉS DE LOS S IGLOS
declr, no solamenre despu{;s de l M .
puês de una oración que corre a .,-. ereta, smo también des-
tur), lo cual es cos::i. demas1ado in uslt a,da dentro del canon.
nuestro Te igitur. P·ero tamb·é splonde .ª la primera parte de
De ahi que parezca. n-.. ás probable que Sa.n Arn.brosio enumera tur existia ya en. aquella é n ª se~unda parte del Te igi-
1
las oraciones al r evés, uripez.ando por las oraclones próximas algunas cartas de .napas. d placa, con~orme se desprende de
· ,, e os afio" mmed· t ·
a la consa graclón, suponii:': ndo el orden tradicional en que la nores, en las que &e dic ~ ia amente poste-
ipsa mysteria rr, oblatis es~~~f~~ii~~~~ por el emp erador inter
oración común ele los freies hace de puente e11tre la antemi-
sa y la misa sacrifü:a.l, orden cpe se conservó todavia por
algún tiempo en las lltmgias galí.carias. De todos modos, el
probloema del sitio que d ebi a ocupar e l memento de los vivos EL CAN()N AL PRINCIPIO DEL SIGLO V
se planteó tamblén por e10.ton ces d entro de la liturgia roma-
&~ún estos datos ten" . .
na. El obispo Decencio, de Gubbio, ciudad de los Ap.eninos, glo 68·
v, por lo menos tres '-· . comas, pues, al prmc1pio del si-
dirigió en e1 aflo 416 una carta r efel'ente a esta cuestión al Te igitur (con la .contln~raac~~~:es. ante~ ~,e la consagración:
papa Inoce11cio I. Ten ía por costumbre hacer leer los nom- rnus}' Memento Domine <u ot . !7:' _P:imis qua.e tibí offeri-
bres antes de que el celelnante con sus ori:i,ciones ofreciese Iectura de los !ti.ombres) . Y ,el r~.1o:nula D~ra encuadrar la
los dones a .Dios. pero se encontró con tendencias a cambiar atendón el que en el Libe . uarn oblatwnem. iLlama la
este orden t rad icional. San Inocencio l e dió la sigui·ente con- oontiene también en otra ,r o::inum espafiol, que por c.ierto
testación a su pregunta :
15
no 19, existe 'Una ora,..ión .s pa., ~s elementos de origen roma-
tres oraciones "º Sin~ d dque parece una refundición de estas
67. De nominibus vero recitandis antequam pre- · u a que las t res · 1·
cem (al. preces) sacerdos faci.at atque eorum oblatio- men e ellas solas durant . . · 'exis ;rcron efectiva-
mcntet e algun tiempo qu·" da d .
nes, quorum nomina rec"itanàa sunt, sua oratione com- por averiguar si , Mernen . • '"' n o unica-
mendet, qu.am superfltmm sit, et ipse pro tua pruden- '~staba unido ya desde e l 81p11nc1plo
. . to, mdependiente por sí,
con Jas otras fórmulas n
tia r ecognosC'is; ut cuius hostiam necàum JJeo otteras,
eius ante nomen insinues, quamvis illi incognihtm sit
nihil. Prius ergo oblatíones sunt commeruI.andae at 11u1sl1:riis. (2l[J <• o)
'jA~i~~ª~lr~eofJ~~;ç:ass ~'R~Ja ~i~ 8 ~ ~~- (~f. =bfé~ JThe_Saint:i
CONNOT l y 1

~i~~ ~;J'%~J~ con r~iu~ts, 1~~~;pr~~~~~e;))à1~Tia~1;~;;.b4iJ':· ~~{~~l!~


tunc eorum n omina, quorum sunt, edicenda; ut inter
sacra m11s1'.eria nominent ur, non in t ér alia quae antea

?'~·~:i,n;-;:i~Tu<~~ffE~~~~~Z;;~is~'ira':fd~n1i':~a,~,~'.:'~~;
praemittimits, u t ipsis mysteriis viam futttris precibus
aperiamus.
Por di:versas interpr·e taciones que se hayan dado a estas
o~} ~n lugar de futuris se lee a ma resulta e! mismo senti-
ONIFAcro I (418-422) E 7 '.. . '
palabras, por lo menos parece cierto que, según San Inocen- 18 CELESTINO I (422-•1 )• Ep., · PL .20 167.
32 • , p. , 23: PL 50 544 e Cf
cio, la ·l ectura d.e los n.ombres a:io debería hacerse hasta f19 Asi • po·I e.emplo,
j fórmulas · · . . KENNEDY, 21.
l~t e_n'.losh, que se usaban ya antesrâ~ªntfs de pemteneia para los
· ~i nisc en Bussriten, llOss u .
0
después de naberse ofrecido a Dias 108 dones de lOS oferen- a o 580; cf. JUNGMANN, Die
tes. La orac!ón por ia que se nac.e t~ll ofreclmiento, segUra- 3
mente es la secreta. P·ero no es esto tod-o; dice , además, que
J!'ÉROTIN, L e Liber ordinum
~tencion. s_obre esta oración, que 'e1 2ls. El_ ?rimero que llamô ila
:,ifg~ i;::~i efu~ (L'Eucharis~~a J~~)1:1u fa p~r!l
1
los nombres deben lcerne int er sacra mysteria. lo cual supo- CAGIN la oración
ne su lectura dentro de la n:üsma oración eucarística ª; es ornnipotens Pal~~~~yt~c~~~V~:lia Per quem té '.l!et;;;i~~nct ~-~~~~~1s
;~~nera tet haec sacrificia illibata ~~a:e ~~b 1?~nedic:ere digneris haec
15 1NOCENC10 I, Ep. 25: Pl.1 20, 553 f.
u Cf. R. H. C oNN OLLY, Pope rnnocent I, De nomini.bus recitan·
· sane a Ecclesia cath r
·:1mi orbem _terrarum in ~1:gªp:Jc~ªrg. 11vacifieare
m primis offerimus
digneris per uni:t:r~
dis: «The Journal of Tl'len!.. studiesil , 2.0 (1919) 21'5-226. Es evideD·· snmus Domin e, servorum tuo i. U:50:m. Memorare etiam uae
te que ali a qu ae antea praemittirrw.s se n)D.ere a la secreta o, mejor rum illorum reddunt vota su rum qui. ti bi m lwnore sanetorumq tuo.
dicho, a la oración común de lo':' f.ieles, cuya última part.e formab a
en aquel tiempo la secret:;1. La última frase: ut ipsis,.. aperiarnus,
:n'f.
1
om;iium delictorui'.,i.
0 wnabilemque facere digneris
Q~o~::1n vi~~ ~<:
0
vera vro remisswne suo:
a i?nem benedictam ratam
obscurece la exposición anterior t an clara. La interpretación de 1
ns et sanguinis Jesu Christi FiÚiq~ie
est imago et similitudÓ corpo-
P. DREW (Zur Entsten1mgsQeschiciLte à es Kanons [Tübíngen 19021 llOTIN, Le Liber mozarabieus sacra i act l!' edemptoris nostri. Cf. FÉ-
35), que le sírve de base para su teoria sobre el c9,non, y segím la 21 Al M em ento habrá ue men oium, n. 1140.
cual la consagración preparar'.::;, el camino para la siguiente ora- ln primis quae tibi ojfer~mu:fíadir la segunda parte dei Te igitur.
ción intercesora, da a esta pequena frnse, que manifiestamente Mmnento. Entonces e! Quam obtuf. por su contenido pertenece ai
quiere indicar el fin de las orac'i.ones anteriores, un sentido comple- ~·1 Eárrafo anterior: uti accepta :abonem enlaza perfectamente con
tamente nuevo, en el que l oH mysteria se rebajan, de modo poco 11i a. Quam oblationem. Con est :as .... haec sancta sacrificia illi·
probabie, a hacer un papel subordinado al de las súplicas. BATIFFOL o, endnamos la forma d~l canon
(Leçons, 219) se muestra inclinado a leer oblat íonibus en llli!::a.t' da

http://www.obrascatolicas.com
Cj. LA MISA DEL SIGLO m AL VI. 68-69 91
-LA MISA A TRAVÉS PELOS SIGLOS_ _ ___.
90 TR . I ' P . I.

. n , or lo tanto, al principio .d:l una época en que las comunidades de .Alejandria y Roma
o se les umó más tarde. Falta 'ei
Communicantes, Hanc igi- cstaban más unidas, no solamente por un f'uerte intercambio
siglo v, de nuestro can~n ~?~~ Y Nobis quoque, después de la marítimo, sino también por los lazos de una lengua y cultura
tur, así co~o el Memen o e ~as fórmulas, exceptuado el me- comunes, ·y cuando aun no se trarnsmitian textos .fijos y si en
consagrac10n. P:ro aun esisten a •en los manuscritos más la tradición viva se buscaba la conformidad con la Iglesia
menta de los d1funtos, ex decir en una r·edacción que hermana. Conservando piadosamente estas tradiciones, al-
antiguos c1el canon roi:u~no, e~ . que' debieron de componer- guien creó en el sigla IV ·el texto primitivo del canon roma-
evidentemente es del s1g,? v~.ca~~s Y las otras, si es que su no. Con frecuencia se ha afirmado que, en cornparación con
se entre las dos fechas i;n~1 , la actual tomar en este la oración eucarística de otras liturgias, ésta presenta ras-
redacción primera er:i- .~.1st1~2ta T~~ vez se cte'ba la redacción gos de mayor antigüedad 26 • Querer de1ierminar la persona
tiempo su forma defm1u1vla .. I. (492 496) al que se atribuye del autor seria vano intento 21 • Eso si, se ha llamado la aten-
. ai papa san Ge as10 - • · . . a ción sobre ciertas particularidades de su estilo. Su autor tie-
defin it i.va • . St we. Incipit canon dominicus P -
el canon en. el m1s.al de ºt . además otros indicias 2'. ne una marcada predilecciém por expresiones g-e melas: roga-
pae Gilasi z:., a qmen apun an mus ac petimus: accepta habeas et be:nedicas; catholicae et
apostolicae fidei; quorum tibi fides cognita est et nota de-
PUNTOS DE CONTACTO C01"'., LA LITURGIA votio; sanctas ac venerabiles manus ; de tuis donis ac datis;
EGIPCIA; CARACTERISTICAS respicere et accepta habere; sanctum sacrificium, immacu-
'ó más antigua Y más breve latam hostiam; omni benedictione caelesti et gratia; par-
69. Pero también la redacc1 :C1ones últimamente mencio- tem ali quam ·et societatem; non aestimator meriti sed veni ae
del canor:, •en la que falt.antlª~.~\as anáforas orientales, aun- largitor; omnis honor et gloria. T.arnbién apareceu expresiones
nads.s, d1fiere notablemen ~ i sanctus Por otra parte, ia de tres mi·embros, y en la súplica por la consagración. lo
que le a.nadamos el pr·efac10 Y e, no se ~ncuentren algunas
r11111dl . 111/ornn/. clmninationes, y la transiCión al canto de los ánge-
diversidad no es tan completa l~u~iturgta egípcia 25, restos de 1, .. : <'ll l'onu:.1, de una súplica para que Dias . reciba benignamente
narticularidades comunes con 11110sLm canto de alabanza {actmitti _iubeas), que se califica expre-
• b s ue no pudo hacerse mucho ':amcnte como canto de toda la comunidad, También la particula-
anterlor a la inclusión ci,e los Il:ºmtr1:s' %e el primer documento que ridad <le atribuir a los fieles la oblación, no sólo de los dones en ge-
tiempo antes de Inocenc10 I'. .m1e1 ' ·nt~gra) se remonta todavia al- neral, sino tambiép.. ~e los escogidos para la consagración (qui tfbi
tenemm• del canor1: <nç la _rormu aq 1 offerunt hoc sacrificium laudis), no se encuentra sino en Egipto
unos decenios ; cf. mas ai n?s,, ?~, · ión activa de San León Mag- (Mv~o!hp:t ... -r4>v 7tpoç'fzpónur1 i:à rZI'"' ôfüpu. i:au;:a). Hallamos además
g 22 Hay q\1.e suponer una mtÓ;;e ~c((CommumcanteS» et le «Nobis
1
no. véase e. CAL:tEWAF.RT!, s. ~J.e er'udiri» l (1948) 123-164.
coincidencia en las ampliaciones del relato de la institución, e. o. ad
te Deum Pqtrem suum. Al offerimus praeclarae maiestati tuae de
quoq·ue peccatonbnSJ): «::;acns , tuis donis ac datis corresponde en iEgipto no sólo tci oa
i.x i:<uv a(\JY cr1
23 BoTTE, r,e ca:non. _32. . " 0 .. rrpoçp€povt3ç, sino también una frase completa. : .:e) cd sx i:wv 01õv õ<lipuiv
2~ KF.NNEDY, The sa~nts, 32-3:>, ,)8. ARK Das «Problem>> des ro- rrposth/xa[L<v i.vdimov tij~ á.7iaç ar;u õ rí i;'~ç. Hace tiem:po ya que lia.mó la
2.s Véanse enumeraaa.s en BAUMS~as otras afíade BRINKTRINE, atención el paralelismo (directo con el texto de San Amhrosi1.>) que
·schen M esskanons, '.U.2-232; algu Messe und Herrenmanl. se -refiere a la pctl.ción de que Dios reciba benignamente nuestro
1nl. , , 2
Die h.l. Messe, 2 . no " ? - • .
ta 1 V LIETZMANN,

. .
son las s1gmentes: a 1a ora- sacr!ftcio, y que en ·Bgipto se encuentra antes de la consa;g.ración: ôtd
45s 59s. J..f.,s principa~es comc1ct:-n~:~s d~ secreta; las súplica~ se en- •~ç dpx_an•À1x~ç ar.u i,st-roup1ioç, Dios recibe los dones en eJ. altar ce-
ción '.luoaríst1ca precede un<': es.ee :;;·~ el Memento de los. d1funtos,
cuentran delante de la coi::t"ªg'~;1p-ecede a la consagrac16n la pe- lestial. ÚJç 1tpoçeliii~1JJ i:d :Jwpu. 'º~ Õtxaioo aou ''A ~ele , c'i)v t~uciav coõ 'ltrHpoç ~p.ci:>Y
d , , és de la roisma. Iguann ~~, '. · · ) A esto se suman u~a ':\~padµ. Esta coincidencia dió lugar a .la tesis del origen egipcio de

tlserie
.ec~Po. ~ , wir la tra.nsubst~nciacwr: s(eopri~clZos~~e~. en la liturgia e~ip~1a
de- formu.
. 1 pa1·ac1das cn Ja
as . . ~· , º' - , ' '
i~troductorio. el 'O xilpcoç p.sw 'ltcNtuiv. up.u v '
) )
l.odo e! canon (véas<> m ás arriba, 62 1 ). Todavia se tratará más
:odelante de las relaciones entre ambas liturgias, cuando se expli-
se encuentra. en el drnlo~ . . ' ... ,, las que se usa la for~ul!­ que el Memento de los difuntos y el Nobis quoque. Otros puntos de
al contrario de las de3mli;;s. i~\~~~tl~~g~nla exhortación: "Ay ui lr:P."'v contacto entre ambos ritos existen también en la liturgia no euca-
más larga de 2 Cor 1· • :' • , _ , " , Unicamente en !Egipto l'isticã.
2s BAUMSTARK (Vom geschichtlichen Werden, 89sl llama la aten-
ú Õl\• anadido posteriorment e) w~. xa.p~~~bras tan sencillas como
dón sobre la sencillez del diálogo introductorio y la falta de la epí-
~nc~nt;aroos al. principio .d~~:,;;,ef:S110 a~quum et sai'lltare .CA/.:11&õ1ç t'/esis, en cuyo lugar se pone .una simple petición.
nue stro .vere ãignum .,._ enlugar de' '('-
et iu ,;,,,"õY
"'•'""'1u , ...
y ex. pres1ones se-
· t i- 21 G. MoRrn apuntó ya l1ace anos a Fírmico Materno y man-
1dr tl~uiv :;. ow1 xat otx-xtov . . . . • . . sa lutare (i.'lt w'f'êl..ê'). La ;~s 1uvo aun después esta hipótesis como suficientemente documentada
jantes) Y aderoás la expres10n uem encuentra umca- l<~Revue Bénédictine», 51 [1939) 103). Sin embargo, la palabra de
~~n per Ch.ri~ttlm. D~mi~um ~~:~~~n~u p~~r~lelismo: 'f. Xp ' oi', ou :4f\N GREGORIO MAGNO (Ep., IX, 12: PL 77, 957) de la prex quam
mente en la liturgia ~ an arecido hay que decir del asm- '" '/1.olasticr.ts coinposuerat ctiflcilmente se refiere al canon; véase
aot. . "º 'lªP'·º-.:oõ·1csç npoç<p<(l O\J.é''. ''l.lg?. P de los coros celestiales: laudant 1111'1s adelante la explicación dei Pater noster: II. 3888.
det~n einpleado en la enumerac1on
http://www.obrascatolicas.com
'!.!\. I, J:'. x.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS
~-
. -·-,--- - - - - - - -
m1B:tno que en la bendición ·antes de la doxologia final, lle- lugar encontramos una oración delante de las leceiones que
gan, incluso, hasta cinco los mi·e mbros: benedictam, adscrip- '.10 se pued.e comprender sino como :parte de un rito ante-

tam .. ., respectivamente creas, sa nctificas ...


28 llor de entrada, que encontramos más tarde tamb' ·
otras
l liturgias
t ·iz. En la misa romana• ·tal r;to• d e enora
+ iedn en
a es
mes, an antlguo como sus primeros documentos que sé
LAS ORACIONES SACERDOTALES
r~~ontan por lo ~enos. hasta la mitad del siglo ~ 3~·. Este
70. En la misma época en que el canon adquirió su for, r o de ·e ntrada fue ennquecido luego con cantos Y oracto-
roa definitiva, la misa romana debió de sufrir tambi\':n en nes. Existen var~os indicias de que el suc·esor de Félix II, el
otras partes una tram.sformación. Los documentos más an- ~a:pa Sam .Gelas10 I (492-496), cuya ::wtividad litúrgica en-
\tiguos de la misa latina en Roma pn~sentan ya en cada for,. ~::a el Liber p~n.tificali~ ª"", ~ntrodujo cambias notables en
mulario, sobre el complemento variable del canon, el prefa- . Y ien o~ros s1t1os de ,a m1sa romana. San Gelasio debi.
~e . ~ntroducir, p~r ejemplo, la 1.etania de los Kyrie eleiso~
1

\cio, como institución fija, la terna (o cuaterna) actual de


las oracion.es sacerdotales: una (.o dos) al principio, una a
1' las ofrendas y una d·espués de la comunión. Con esto no -:o,
~egun modelo onerntal, corno preparación de la oración
trata de un~ letanía rezada entre un diácono Y el pu~bl~­
s"
\lamente se terminaba la comunión con una oración, sino q~e respondia con el Kyr ie eleison, !lama.da po1· la tradi'
· que, al concluir el ofertorio con otra oración corr-espondien- c1 n _de?recati? l!elasii . Ahora bien, el contenido de la seri;
.t.e, que acentúa la participación del pueblo, se puso también de
c· · suplwas · comc1de .en gran pa1·te - con los t emas de l a ora-
de manifiesto el carácter peculia r de la entrega de 1as
', ofr•endas como parte integrante de la misa, que hace juego
S1on
a~
:!:ef
u:i de los f1eles, tal como existia ien Roma antes de
as10. Podemos, por lo tanto, sacar la conclusión jus-
: a 1a comunión . Este aprecio de los don,es materiales, que em - tifwada de ·~Ue ~an Gelasio eliminó la oración comúrn. de lüs
·, pieza con San Ireneo, es urna de las características más nota- fieles, subst1tuyendola por la letania de los Kyrie 25 E t
' bles de la misa romana, y.a que en ella su oblación encontr6 cvoluc!ón pudo influir la circunstancia de u . . n es a
:una expresión mucho más .plástica que en rninguna de la.s ol.ru.s or;u:lonc.s dentro del canon-tal q e Y~ se rezaban
1:ar cl mismo saii ,-,,.,laºi·o "'° d. . vez as b1ciera recal-
)otras liturgias. La .primera de las tres oraciones estaba ya . · """ " - , a emas de camb·
1.
1
dlciones exteriores de Ja Iglesia al d iar as ccm-
.entonces, como hoy, antes de las l:ecciones.
Todavia en los documentos del siglo IV empi.eza la mlsa. entre catecúmenos Y fieles con lo flu le~aparecer la di~isión
los fi 1 . . ' '-' a la oración comun ae
, sin más preparación , con las lecciones 29 , siguiéndose, lo mis- e es, que se apoyaba precisamente en .esta división
[mo que en las liturgias orientales y galicanas de los siglas no tenia razón de ser 01. , ya

, posteriores, la oración común de los fieles. No asi en la misa


(romana, que en ambos puntos difiere notablemente de ·estas LA .MISA ROMANA A FINES DEL SIGLO V
: documentos anteriores.
72. \En una palabra: como sintesis d 1
EL PROBLEMA DE LA ORACIÓN COMÚN DE r.os FIELES de exponer, :podemos deducir la con~ecue: o que acabamos
. romana, oela
mentos principales de- la misa seadelas
queoracione.s
los ele-
71. A pesar de que la oración común de los fíeles se esti··
laba todavia en Roma en tiempos del papa Félix II (481-492) ,
distinguiéndose la oración de los ca.t ecúmenos de la de !os !! Véase mã;J adelante, 321ss.
neles 20 , después de esta f.e cha ya no se encuentra rastro e.1- León.. Magno
Muchas (formulas
440-461 l . coincider
F 1
con. e1. modo de expresarse de San
guno de ella, y los documentos más antiguos del ordinario ãe 8 <1929) 2552 Ha t' b·. pwROL, _Leomen (sacramentaire). DACL
• Y am ien mdic10s que a t · . ·
la misa latina de Roma presentan el estado actual n. IDn ~u (366-334) como al autor de las ri . pup an a San iDamaso
que se nos han conservado. F'P pr;;1~~ as 3:i:,-1[1ª.s _antiguas oraciones
derts und deren Refonn (Münster 18~~) 4~5u1.gie d es 4. Jahrhu;p,..
28 BRINKTRINE, Die hl. Messe, 228-230; A. BAUMSTARK, An-tik-ro- sog;nan:nte Sacramentarium L eonianum (Vi:na ~·g~fc~WALD, Das
mischer Gebetsstil im .Messlcanon: KMiscellanea Mohlberg», I (1948) .., Liber pont. (DucHESNE I 255) - F . . 3ss.
rum praefationes et oration~s éaut · ecit etiam et. sacramento,
:.s KKENNEDY, The saints, 7-38, es;ec~~l~~~~e· c33f~sarnba, 68.
301-331.
2• Asi aparece con especial claridad en const. Ap., II, 57, 5ss;
VIII, 5, Hss (FUNK, I, 16iss 4'76ss). t "b
menta de los vivos ·unt ª n uye la reclacciôn definitiva del Me-
ENNEDY (38 189) '" ·
30 FÉLIX II. E-p. 13 (THIEL, 253). Más pormenores véanse más ade,
lante, 6llss. · mento de los difunt~s coºn ~~nN~L~ºqn:.~iq~:;_icto{<tes, así co~o el Me,
s1 Véase más adelante, 624, i:londe se trata de la probabilidad de ~ontra la nota 22. -, a papa Gelas10. Of. en
que la segunda oración entre las cuatro formaba parte de la ora- 37 KilNNl!iDY, 34.
ción cornún de los fieles.
http://www.obrascatolicas.com
94 TR. I, P. I.-LA MISA A 1'HAVÉS DE LOS SIGLOS ?• LOS LIBROS MÁS ANTIGUOS
- - - - -· - - - - - - -- -- - -- -- - DE LA MISA. 72-74 9f
sacerdotales destinadas a prommciarse en público, existie- familias más distinguida b
ron prácticamente t odas a firnes d el siglo v. A nuestro paso r~oma 40. Cultos «estacio~afes~ue . lo ~e los ot:os barrios úe
por la liturgia de la misa en contra remos sólo en pocos pa- )rincipios de Ia Edad Media tan;:.~ec1dos t~v1e:on . lugar a
sajes modificaciones introducidas p or San Gregorio Mag- copales º, que, como era natural 1 n en otra~ igl1es1as epis-
no (590-604), concretamente en los Kyrie, Pater noster, pre- más modestos EI ma ' se mainteman en limite~
facio y Hanc igitur; y éstas no pretendeu una mayor evolu- 1
tal de la cristÍandad ;~; ·~~~l:i~~º~e~~;~ 1!turgia. en la caipi-
ción de las formas, sino al contrario, su reducción y simpli- manos, dieron lugar a que se .fi"a ·en, Prop10 de los ro-
ficación. Así surgen las diversas clase de JI -~en por escrito tales cultos.
Al mismo tiempo debieron modificarse también los cantos na no solamente el plan de lo l roft en, los que se determi-
que r·e'Vestían la estructura de las oraciones sacerdotaJes y conforme rezan alg.unos títulos s. cu os per circulum anni,
lecciones, no precisamente por lo que se retlere a sus tex- más en particular. Con esto h' smo también las ceremoni.as
tos, sino más bien a su empleo y modo de cantar. Estn va1'e de los libras de la mis a rom emos llegado a la explicación
ciertamente para los antiguos cantos sencillos entre las lec- ana, ·Que se limita á l
go, a lo más impresc!ndible para t r , s n embar-
ciones, y probablemente también para los que acompafian cias a que aludiremos ·en la expli~:cie_nd~r lluego las referen-
la entrada, procesión de las ofrendas y comunión. Los p or- tes de Ia misa ' 2. on e as distintas par -
menores de estas modificaciones se verán al considerar cada
canto en particular. De toüos modos, en esta prirnera época,
anterior al siglo VI, no se puede tratar sino de un canto sin
pretensiones, donde .e jercen todavia una grau inf1uoencia los
;prejuicios sobre el art;e musical, que a la antigua Iglesia lia- 7. Los libros más antiguoS' de la mi"sa
b1arn nevado a desterrar todo instrumento músico 3 s. romana
LAS DIVERSAS CLASES DE LIBROS
Los CULTOS ESTACIONALES 74 · Como queda indicado l
73.Si el sigla v fué para Roma una época de duros con- ({e Ia antigua liturgia roma~a o qu: busquemos en los libras
tratiempos, el siguiente no fué mejor con la invasión de 10s Icmne. Esto es lo que se des ser , ante todo, el culto BO-
godos y longobardos, que causaron nuevas angustias y aflic- bros, clasificados por Ias pers~~ende del carácter de tales li-
ciones. Con todo, fué precisamente en ·e sta época cuando la as 0 grupos litúrgicos que i!Il-
liturgia romana desplegó su mayor pompa. Esto se explica 'º Cf. J . P. KIRSCH L'origh . d .
Romati:i: «Eph. Li turg.;>, 41 (l,9~7) es ~tat:ons lit11:rgique~ du Misal
por el prestigio extraordinario de que gozaba por aquella deft Missal~ Romanum: «EccJesia l'f}. 150 , Io., Dze. Statzonskirchen
época el Papado y Ia Iglesia en la Ciudad Eterna. El Papado cu o estacionai se conservá en R l ~nsi>, 19 (Friburgo 1926). El
era ya la única gloria y orgullo del pueblo romano 39 • Por eso, ron su res1dencia a Avifión A oma asta que los papas traslada-
en la medida en ·que el papa se convertia en el único apoyo parte esencial, la celebración de slu vu_elta se restaurá solamente su
de la ciudad, tan duramente probada, y se v·cía con la res- ~ielma bque, dcomo representa~1~~s~e Ylaés~i~J~dlo CO!IJt~ Ca'f!pella
::iªfuªt':' r os e la alta aristo . . as1s 1an unica-
;ponsabilidad de ia administración ci'vil de la ciudad, las fun- g!a general eu la Sixtina Véas cracia, Y que hoy se tiene por r e-
ciones religiosas ;papales tomaban .e! carácter de la principal carzdenalizie. e prelatizie °cVene~i;'·1ã:i?)RO~ Le Capelle Pontificie,
manifestación de vida social. Al lado de la celebración sen- ~o b~cta ~ Zztanza lntroductoria que sob1:e t d camb10, sobrevive la
a ia unido al culto estacionai <cr' má o o en la cuaresma, se
cilla de los domingos y dias festivos, que se tenía en las nu- duranti: la cuaresma con e! nombr~ . s adelante, 327), Y se tiene
merosas iglesias titulares de la ciudad para sus barrios co- ve~pertma de penitencia. Sale de la d~ ((Staz1one», como procesión
rrespondientes, saltaban al primer plano las solemnes funcio- senalada como iglesia estacionai a iglesia _que en el mlsal está
4.1 Para los siglos IV-VI ha n P . ra este dia.
nes reiigiosas, comunes para toda la población, en ~as que ~'\nt1oquia, Ox:i:ryn.cho .Y Tom~; ~~~~s je tales cultos de Jerusalén,
oficiàba el mismo papa en la iglesi·a elegida por él como :~uA~%~RK, Dze alteste erreichbare Gest!fz~ud;;A,f!'b· en MOLHBERG-
statio, con intervención de toda su corte y asistencia de las , s. Para época posterior . . z er sacramento-
iAu~sburgo, Maguncia, Tréveris J 1
1 os. pa1ses a l norte de los Alpes
t ~atzonsgottesdienste in frülzm~â~~1:t·i~!Ji~Jts, etc.) . véase J. DORN
38 J. QuASTEN, Musik und Gesang in den Kulten der heidni- < ~estgabe A. Knõpfler zum 70 G b . en Bzschofsstadten:
schen Antike unà christlichen Frühzeit: LQF 25 (Münster 1930)
84ss.
r" . PFLEGER, Frühmittez"alterliéhe esi~ii'J~~~oireiburg 1917) 43-55;
mrg: ((Ardüv .für elsiissis:;he K' h . esaienste in Strass-
39 G. ScHNÜRER, Kirche und Kultur im Mittelalter, I (Pader- 42 <P ara un estudio más det,.~fa~n~schichte>i, 7 <1932) 339-350
born 1924) 322; cf. Z57. 1,:mnanum (1E indhoven-Nimega 1~929). ~ase A. BAUMSTARK, Missazé
• ISENHOFER. J, 60-8.7 : 103·lll.

http://www.obrascatolicas.com
7, LOS L!BROS M.~S ANT!GUOS DE LA MISA. 74·75 97
!' 1.-LA J\USA A TRAVJ1:S DJC I.OS SlULOIS
911 TR. I ' . _:
-·- ----··- ··-· -··· --·-··· ..----·--. , ra uso del obispo Y del sacerdo- una prueba más de lo poco que se pre-0cupaban a fines de la
tiervienen .e n dicho culto. pa amentorum o sacramentarium, antigüedad cristiana de fijar definitivamente las oraci-0nes
·naba -el Liber sacr - . d fi _
te se d es t l - . v r;ables Y pre racws de ca a es de ,la misa. Estos tres sacramentarios, a los que evidente-
que contenía l::S orac10nes ~â.s recient·e ..también los textos mente precedieron colecciones más incompletas de formu-
ta y, tal vez solo en época de la misa; anteriormente éste larias en forma de libelli 4 , los liturgistas del siglo pasado los
no variables, o sea el canon ecial i a no ser que se s.u- designaron algo arbitrariamente con Ios nombres de tres pa-
vooia escrito •e n una tablill~a~~~ de m~moria z. Para las lec- pas, que se suponian sus autores; tal adjudicación, según se
pusiera que el celebrante loitaban por dos lectores· de distin- ve cada vez con m ás claridad, carece ·en parte de fundamen-
ciones, que. entonc·es ~t r~c n dos libras distintos, el Aposto~ to. El sacramem.tario Leoniano, conservado en un solo ma-
ta categoria, se neces a a ·stola Y el Evangelium, para ~1 nuscrito del siglo VII 5 , es una colección de formularias or-
1.us, para el le~tor de la e~~o Además se rnecesitaba un li- denad-0s según ·el afio litúrgico y fué terminado probablemen-
diácono que J.e1a el ev~~a de cantar el grupo de los can- te hacia 540 6 • Le falta, sin embargo, }a parte primera des-
bro con los textos que . . s , uyo oficio era acompafl.,a.r con de Navidad hasta mediados de abril. Su origen romano lo
tores d e la Schola can.tor~~~r~~ proc-esion-es de entrada, la delatan claramente multitud de pasajes. El recopllador pa-
cantos antifonales las d l munión. otro Ubro, el Canta- rece haber recogido todo cuanto pudo alcanzar; asi, para Ia
eintrega de las ofrendac Y a coJ. del'cantor que dirigia e1 fiesta d-e San Lo:renzo presenta catorce misas, y para la de
t01·ium, es t aba destinado ·· ' para
i 1 usoentre las lecciones. D a d a la San Pedro y Pablo, hasta 'V·eintiocho. Generalmente se J.e
antiquisirr:~ canto re~po;sr~: ªlitúrgicos, t uvi,eron que redac- atrlbuye al Leoniano un mero carácter particular, y con ra-
complicac1on de los a.e}° -·di'Versas ceremcmias particulares, zón. Dificilmente se le puede considerar como un misal d·e s-
tarse unas regla.s sobre as bin;ción por lo menos de los tinado al uso general, dada la arbitrarledad en la selección
principalmente sobre su comdias del 'afio lo mismo qüe del de sus formularias y el carácter notablemente personal de
ritos propios de sólo algunos variaban, no sólo las perso- algunos textos 7 • Más aún, en la época de que data este sa-
cu1to estacional: varia~·~º. c~~~cias del ~ugar. De este modo cramentaria, n! era posible un texto obligatorio para todos•.
nas, sino tambie:i. las ~U':~nlos Ubros de rúbricas, para el uso Por otra parte, es muy probable que esta recopilación repre-
surgieron los Oraine~, o S•v.,. como maestro de ceremonias, senta.se una colección de elementos litúrgicos existentes 9
del clérigo que ~e~1a d\rlg1r,s antiguos libras litúrgicos ve- hecha por mandato de las autoridades eclesiásticas. No po-
las funciones reJg1osas. Esto d uno de los que intervenia111 c-os textos del Leoniano-<Cn total ciento setenta y cinco fór-
nian a ser co . . '
mo e, papell dererpr-esentación
ca a 1 tras
sagrada, m en 4 Cf. F. PROBST, Die iiltesten rõmischen sacrarnentarien und Or-
a mod(} de actores en . a . litúrgicos por razones que lue-
que nuestros actui;,~es hbr::e!Ildiendo ~ las diversas clases de dines (Münster 1892) 78-80. A ellos pertenecen también los sacra-
mentarias breves que existen todavia en la época carolíngia; véase
go veremos, se _cl~o1fican nuestro misal comprende todo Jo A. DoLD, Das altes t e Liturgiebuch der lateinischen Kirche (Beu-
funciones relig10.,as. As!.
mlsa· el breviario, todo lo re·f eren- ron 1936) 92 ss. Para las misas priva das hubo tales libelli con pocos
formularios, que, sin embargo, contenían lo más necesario; con-
que es necesario para l '1;;,...'as del oficio divino, y el ritual, fróntese EBNER, 359s. El ejemplo más conocido es el misal de Stowe
te al riezo -O.e las horas cano . ., tos (véase más arriba 56 7).
io de la administración de los sacramen . 5 Las edic.iones más importantes son: e. L. FELTOE, Sacramen-
tariurn L eonianum (Cambridge 1896); L. A. MURATORI, Liturgia ro-
mana vetus (Venecia 1'148), I, 288-484; también en MrGNE, PL 55,
EL LEONIANO 21-156.
no se IJ10S han conservado s H. LmTZMANN, Petrus und Paulus in Rom, 2.• ed. (Berlin 1927)
75. Del sacramentario ro~,! resentan tres proyectos su- 30-35; lD., JI, 2 (1922l lOls.
tres redacclones distintas, que - ~l sacerdote en la misa.. E<; 1 Se t rata de algunos prefacios convertidos en sermones polé-
micos contra adversarios personales, ante todo fal sos mon.1es; por
cesi'VOS para la parte que toca ejemplo, MURATORI, I, 301 350s. Según DUCHESNE (Origines, 149-151),
um Urgregorianum: JL 1929, suponen circunstancias concretas de los siglos IV y v.
i Cf H Lrn<rZMANN, AUf dem wege z n ue el papa zaca.rías en- • BAUMSTARK, IVlissale Romanum, 32s.

~~g- :;:7~1 r~t~;,u; ~~~i~~1~r;~~t~~;l~. li{J's~~9k~~~i1á1~Fn~


9 Cf. TH KLAUSER: JL 15 ( 1941) 470: ccAllí se encuentran reuni-
dos borradores de formularias de los obispos romanos». Cf. también
sus obser-vaciones en JL 13 (1936) 355s. Sobre el origen de estos
((SaCTal> del ~iglo XIII en E ' .. . . CSEL 52, 58SS) _su- textos consúltese e. CALLEWAERT, s. Léon le Grand et les textes du
L~~A~· 1~~STÍN (Contra litt. P~i~(~r~~ ~~~êrdotis) se rezan de Léonien : «Sacris erudiri», 1 (1948) 35-122; B. CAPELLE, Messes du
pape s. Gélase dans le sacramentaire léonien: «Revue Bénéd.», 56
one que las oraciones del sacek'iTZER 120sl.
~emoria rme~o:iter tenere) i
e Schola significa en este u -
S.,,.
«grupo» y no cescue1a». ( UJ45-46) 12-41.

http://www.obrascatolicas.com
,...
98 TR. I, P. I.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS
7. LOS LIBROS MÁS ANTIGUOS
mulas-han pasado a nuestro misal actual; tres de ellas <·e DE LA MISA. 75-78 99
encuentran en el ordinario de la misa (Auter a nobis; Deus e!ementos litúrgicos incorpora .
qui humanae substantiae ; Quod ore sumpsimus). eia la primera mitad de! . 1 dos de Roma u, se formó ha
cos u Slg o VIII en el ' . ' -
' n nuevo modelo de misaJ ' . imper10 de los fran-
EL GELASIANO co, llamad.a tambiéin Gelasian~e~e~el.as1ano posterior o fran-
va ~n var10s manuscritos El . s1glo. vrn, que se con.ser-
76. Como misal propiamente dicho s·e nos presenta el sa- cop1a de San Galo, que se. hizo~ª: .c onoci~o entre ellos e.s 18
cramentaria Gelasiano, del que hemos de distinguir dos r e- quedado fundidas de . eia el ano 800 12. En él h
dacciones, una más antigua y otra más reciente. El Gela- ble.s del afio litu· rg1'co. nuevo las partes variabJ.es e mvaria
. an..
siano antiguo o s·e ncillamente ·el Gelasiano 10 , que se ha con-
servado completo em un solo manuscrito de la primera mitad EL GREGORIANO
del siglo VIII, oriundo probablemente de la abadia de San
Denis (Vat. Reg. 216), presenta los formularias distribuídos 78 Lo ·
t .. . mismo ocurre con el t
en tres libros: el primero contiene los de los dos ciclos õ.e ano, el Gregoriano autént· ercer modelo de sacramen
Navidad y Pascua; el segundo, los de las fiestas de los santos tos conservados son '.en s u ~caa':;e?te romano. Los manuscri=
de enero a diciembre y, •en un apéndioe, los de adviento y d:e algunos .fragmentos empie Y ria francos, Y, prescindiendo
sus témporas; el tercero, finalmente, ofrece una serie d·e mi- cias a un estudio com~arativ~an con el si.glo rx. Pero, gra-
sas dominicales con el canon y a continuación grarn número er~plar que envió el papa Ad s.e ha P~d1do r econstruir el
de misas votivas para las más diversas ocasiones e intenclo- e _ano 78"5 ó 786 '"· En otro e.s n~no I ' ·· a Carlomagno en
nes. Aunque el Gelasiano ·e sencialmente es un misal romano, mas la forma que t""''a eot tud10 se ha reconstruído ade
su colorido local queda atenuado al prescindir de las indi- papa Honorio I (625 :G~8) , ~'· e sacramentaria en tiempos de~
caciones sobre las estaciones y al incluir un número consi- se ha confirmado que S ~ Poco .más tarde l•. Finalmen'!;e
derable de santos no romanos ; también se intercalan en é!, <.'str. misal. Seguramen~ ª;ro/egono Ma?:1º es el autor à~
en diversos sitios, el1ementos galicanos: algunas oraciones par-· i 10 alguno.s textos de nu·e str mn:n tambien de San Grego-
ticulares y, en el canon, algunos nombres de santos. IDn las estaba destinado al uso de o misaI moderno 17. El Ubro no
oractones solemnes del Viernes Santo, la súplica para el em- sal i?ªPal, para las grandes! tl~~l;o parroquiaJ, sino, como mi -
perador dice: Respice propitius ad Romanum sive Franco- exphca que falten ·en él ~s Y cultos estacionales. Esta
rum benigntis imperium. De origen galicano es t oda la par- mmgos. ?~dirnarios. Pronttºr. eJemplo, las misa.s de los do-
te de las órdenes menores U, 95, 96), cuyos textos, por cierto, o~ra ed1c10n para uso de l;s ~m emb~rgo, debió d e hacerse
los copia el pontifical romano. Además de otros muchos ele- !~~~ tenemos noticias indir•ect!~e~;a;t1tulares, :Pero de la que
mentos que se conservan de este sacramentaria en nuestro o enviado a Carlomagno faltab como ~n el sacrar.. 1en-
misal. -- an las misas dominicales
11
El material roma . . '
gregoriano del t · no cons1st1a ante tod
LAS DOS REDACCIONES DEL GELASIANO lante. i empo de HonoriÓ I, de o, en un sa~ramentario
12 Editad . que se tratara más ade-
77. Los elementos romanos del sacramentar1o Gelasía- Gelasianu 'f por 0. MOHLBERG Das f .. k ·
2.• ed. M~s~rªi~~~nischer UIJ~rlieferu~~~ ~s::;i~_ sg;;c:i-mentarium
no llegaron al imperio de los francos lo más tarde en la pri-
1 3 H. LIE'I'ZMANN .D
2 unster 1918;
mera mitad del siglo vrr, o como libro completo o en forma Aachener Ure ' as Sacramentarium G .
de colecciones parciales privadas. Antes. o sea en ·el siglo VI , 241.271, 35'l-36:r;_emplar: LQ 3 (Münster 1921) . reMgorzanum nacnaem
14 T H Kr . , URATOJU, II, 1-138
debieron de utilizar.se estas ·f ormularias en Roma. Aunque la -· .AUSER en f H. t ·
paternidad literaria del papa San Gelasio I (492.-496) no está
15
~· MOHLBER~-A 11\~M J ahrbucl_l», 53 0933) 197
1f~ 1is2L~~~~n~~~;a~~~~i~rum
8
muy documentada, la denominación «Gelasiano" nos indica
KtAu" ~R ,
a;;i~R~irg~r 3!~es;zm~~~fz~:bc::eirche:
Gescau
por lo menos la época en que debió de formarse la parte · LQ
principal del libro. Con el contenido del Gelaslan o y con otros Posi'ble, e! ""' afio· i.642.'
e. 173' no ta 13' d a como fecha Ia . ·
i 1 Por ejernplo el . ' mas temprana
~· CAPELLE. La main ~~efacJo qe ~favidad, la colect . .
rien: «Revve B•' néd » . 49 ~j9G;reg_o1re dans le sacra~e~i EPifan_1a;
1o Las ediciones m ás importantes: H. A. WrLBON , The G elasian los .prefacio.~ de. o ··n' . . , 31) 13-28. San Gre o . a.ire grego-
sacramentary (Oxford 1894): MURATORI , I . 493-776 : también en lirms ZiturgiÓue ~ ~fSvu a .Y .de la Ascención. Bg ~ 10 deb10 redactar
MIGNE, PL 74, 1055-1244. 18 H L · . _, · paro1ssw.tes, 20 0935 ) 89 · APELLE, Les ques-
l'J '> 9 · I'ETZMANN, AUJ c1Pm W -97; 21 0936) 73 83
< · " ) 132-138, especialmente
135s. ege zum Urgregorianum: - JL 9
http://www.obrascatolicas.com
-·- -----------
...
.......
100 TR. I, P. I.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS
--~- l.<Js /.llJJWs MÁS
-,
_ __ ___
AN_T...:_I:_::G:_::U:_::O:.:::_S. DE L~_MISI\. 78-80 101
Alcuino le afiadió un apéndice para satisfacer las necesida- .v 755 Y otra del 750 -~·----..:::.::::
des del culto parroquial, .en el que juntó con los elementos Esta fase , desarrollada ya en .
romanos otros de tradición galicana 1 9 • En una ulterior evo- mano iP final s,e ha conservado más el imperio franco ?s.
lución del sacramentaria, su apéndice, más otros elementos Wtirzbur a~a la 1ec~ura de la ·e pistolao ~enos en el misal ro-
de origen gelasiano, se mezclaron con el contenido primitivo, otro de ~ ... uYrbeI hed:tado por Alcuino 2~ t1·eenmás d~l comes de
creando de este modo un nuevo modelo de misal romamo 20 • ~., ac. 2 • cu , ·· e su 1mpo t .
rres1Jonde aI Gela .' ya concepción del afio l"t . . ~ anc1a
1 urg1co co-
en - l . siano Posterior ·
Los LIBROS PARA LAS LECCIONES evo uc10nes posterior·es. Y, Junto con é!, se impus o
79. Para las lecciones litúrgicas no se usaban colecciones EL «ANTIPHONALE»
especiales, sino sencillamente los libras de la Sagrada E'..s-
critura hasta muy entrada la Edad Media, cuando hacia :ya BD. s_alt~ a la vista ue .
siglos que cada dia del afio tenia sus lecciones propias. Esta res, .5e smti.era 'a nec qd ' a1 formars e los grupos d
can•o ' es1 ad d·e Pr . e canto-
distribución se fijó por escrito en catálogos que sefialaban " •S :Para la Schola Ef t· oporc10t11ar1es un lib
m ntos de t 1
0
" · ec wame!l1 te ro de
para cada dia su capitulo correspondiente, por lo que se lla- ri; 2s PPr a es libras, anteriores a ia' .s·e encuentran frag-
maban «Capitularias». Son las principales fuentes, sobre todo . ·- o, como obra com l t epoca de San Gre
r·especto de la misa, para conocer las lecciones litúrgicas. cons1ervado, eJ Liber f' P e a, sóJo un libra go-
Como excepciones (hasta después de terminar el primer mi- aunque se atribuye a ~:·1Phonarius o antiphonasl~ 2~os ha
lenio) hemos d0 considerar las colecciones especial·es para el nuscrito. a lo l1'ás d 1 ".1 Gregorio Macrno dat , ' que,
culto 2 1, llamadas lectionarius o comes 22 o también, por EU te e1 método cd , e :ª epoca caroJinoi~ e~ a como ma-
contenido, epistolarium, evangeliarium. El }eccionario más de los fo~mula1~Parat1v?, Y PrincipaJ~;~~te n todo, 1:1·edi~::i­
antiguo de la Iglesia romana, con epístolas y evangelios, es reconstruir la fo~~a de f1estas más r eclentespº;e la exclus:on
e.l comes de Würzburgo 22 , correspondiente al sigla vn. El or- ~: ,if-Ionorio I (625-·63i)u~ terna el libro_ de can'tos e~~ P~~Jd,o
den romano de las lecciones de la misa sufrió muchos me- ' ·~: 1 .. t :11iuutacta la meJoct· . En estas Primeros manu . \evoca
nos cambios, aun incluyendo ·en esta co•n sideración sus pri- " ' r•·c:• ·u cantos de l ia. Los docum.:ntos má. ~cn os no
!.icn-eu también . a ~chola en forma de n s a nt1guos que
meros princípios, conocidos por los más antiguos documen-
tos, que las oraciones sacerdotales de los sacramentarias 24 • cha. la transmis~~o~~ª~· vienen del siglo x e3~1~~sra quet con-
mente a t . as melodias de b·. · , es a fe-
No obstante, se pueden sefialar diversos estadias de evolu- a San Gre;~~s ;;e la ensenanza viva. ~a d;~ h~c~~se única-
ción o tipos, de bidos principalmente a los cambias del ca- lo del canto ecle _aguo Je corresponden. mérit ad1:1on. de que
lendario. Por lo que h ace a la lectura del evangelio ·en la lgle- dia. S.egurament s1ást1co: se remonta hasta 1 os e.,peciales en
sia romana, gracias a los trabajos de Teodoro Klauser co- port a.ncia no se e se refreren a una reforma~ alta iEdad Me-
nocemos la distribución de las lecciones de los afi.os 645, 740
no sin fundamenfouede saber nada en concr~t~~.~~ de su iln-
Véanse los textos en MURATORI, II, 139-240, 272-356, 362-380.
19 to gregoriano» se hablaba Ya en la Edad M d", claro que
De este tipo es el Gregoriano que se encuentra en Migne, PL
20 _ · e ia del «can-
78, 25-240; se trata del códice Eligii dei siglo x, editado por H. MÉ-
NARD en el afio 1642 con notas interesantes. ~.5 TR. KLAUSER D ..
21 Cf. p. ej., A. Do1n, Das dlteste Liturgiebuch der lateinzscnen
<M:unster 1935) ' as romische Capituz
"
6
Edición ~ri"ti·ca d are evangetiorum 1
Kirche. Ein altgallikanisches Lektionar des 5.-6 Jh. (Beuron 1936).
Una síntesis la ofrece ahora G. KUNZE, Die gottessaiensuzc!ie
((Eph L't eA W
27 A \~.rg.» , 51 (1937) 136_ 197 ILMART. Le tectzonnazre à''At
'
Schriftlesung, I (Gbttingen 1947). 25-69 ii ILMl\Rr, L e comes de M cuzn:
22 El nombre de comes parece que se usaba también en la vida
ordinaria, y significaba un libro de educación; EISENHOFER, I, 82. ~rse~~~i!_~~~e I~ambién ~~~ª;~;n~~ii~~e
::· ct. Bénéd.>>, 3 0 0913 >
Acerca la significación exacta de comes como libra litúrgico, consúl- Los seis manuscri ' 2~.
tese TH. KLAUSER: JL 15 (1941) 465s. Véase también PÉREZ DE UR- columnas paralelas en tos m as antiguos están
BEL y GONZÁLEZ ZORRILLA, Liber commicus (Madrid 1950), !PP· XIII-XV. plex <Bruselas 1935) R J. HESB!':RT, Antiphonarlepro.ducidos a seis
• TH . K LAUSER en · JL e missarum sextu-
30
Liber commicus es la expresión, pro.pia de la lit urgia antigua espa-
. 1 Han sido editado 15 0941J 469.
fiola, que corresponde a Comes.-(N. del T.) de_ Solesmes en los t s ª Pa,rtir del afio 188 .
23 G. MORIN, Le plus ancien comes ou tectionnaire d e l'église Ro-
maine: C<Revue Bénéd.», 27 (1910) 41-74, y el suplemento, 1. e., 28 ~ 1 eri la J'eproducciónº%~~~~ifiª Paléogravhie ~n~~fcd?s be~edictinos
(1911) 297-317.
CaJ. 35, n. 7) en G V o· 1ca .de un códice . e.-Vease tam-
24 En cambio iBAUMSTARK (Von geschichtlichen Werden, 89J hace
2.", p. 5•2. (N. del T) ILLADA, Historia Ecl d~ if~ar_abe de Tolecio
32
constar que entre los coptos y los jacobitas sirio-occidentales iban • P . WAGNER Eí "1"·- . . . ana, t. II, !Parte
·'Prung und Ent " n uni ung zn die m·e .· .
apareciendo cada vez nuevas distribuciones de lecciones. vang des Mittez~:~klung d er liturgisc!ien g8~~~;:sche,n Melodien, Ur-
ers, 3.• ed. (Leipzig 1911) gs/orm bis zum Aus-
' e&Pec:almente D. l88s.
http://www.obrascatolicas.com
102 TR. I, P. 1.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS
!I. J;;L CULTO ESTAC!ONAL DEL
S · VII. 80-82
103
tacionaI, junto con los , . .
EL «CANTATORIUM> ."'6'r>vfrá más de una vez pdreparativos correspondientes nos
e,xp_icac10n
1· .. .
de la misa Este PUnto de. ..,
rnart1·d a Para nuestra
'
0
Al lado del antifonario, que conternia únicamente los can - va,do ie n numerosos m~nus~rit:do ~omanus I se ha conser-
tos antifonales de la Schola, se encuentra ya desde los pri- .sent°:n . ácomodacion,es posterio:~sa guno~ d e los cuales pre-
meros tiempos el cantatorio, con los textos y melodias que, ampl10s. La forma más anti ua del r~to Y ·complementos
sigui-endo costumbre antiquísima, d ebía cantar en el ambón se remonta al sigla VII as g que de el podemos aJcanzar
uno de los cantores, con el ftn de que el pueblo le contestase
-~ª existencia en los P~íses del
con breves ·V·ersículos. Se trata del gradual, el aleluya y el ro.s~s · _redacciones de este Ordo inorte de Europa de nume-
tracto. J?.ocos cantatorios se nos han conservado 3 ". Como gra.u mfh1jo que ejerció ·en si lodemuest~an a las claras el
la interpretación de los cantos responsoriales pasó luego a eional p_apal como model s posteriores
d e 1 gculto el culto esta -
' o sol
la Schola, dividido para ello en solos y coro, su t exto quedó r .
nes. rales rectaccíone0
. .
· emne de otras regio-
intercalado en los antifonarios. re cibie1n do mas tarde, de "" e . ,, se pres€ntan a vec
..,,es. a·e senpciones de la mi .· . es en forma de sim-
estos textos, el nombre· de Graduale. ()r~o Romar11us III d el . 1 sa papal, como, por ejemp1o n.J
br 1cs,s l)ara la misa Pontifical del . . ien en forma de 'rú-
- ' Slg o XI o tamb". '
Los «ÜRDINES ROMAND> manus li (sigla rx: o X) el O d ob1spo, camo €1 Ordo Ro- .
m anus VI (sigla X). En'trn e;t~ Rom~nus (siglo x), Ordo Ro-
81. Objeto principal de los Ordines Romani más antiguos de_! Or-ao Romanus antiquus o d~s mterpretacion€s está la
es la reglamentación del culto ·estaciona! papal. Su larga s<:" - afio 950 en un convento de. Ma vu g~tus, que nació hacia e1
rie empieza con 1el Ordo, que fué fijado por escrito en territo- tlficaJ romano-alemán 3g gunc1a, como parte del pon-
rio anglosajón, un poco después del afio 630, por el a r chi·-
cantor de San Pedro de .R oma Juan, ai que, a p et ición <1.e
un abad inglés, el papa habia envia do a Inglaterra par a or-
ganizar la parte de los cantos de la Iglesia anglosajona. El 8.
escrito del Archicantor no nos ha llegado en su forma pri- EI culto estacionai romano d
mitiva ~ 4 , sino en dos redacciones francas que poseemos por el sigla Vil
manuscritos del siglo vrn 3 ", y conti e.n en ambas también ei .;POR QUÉ EL CU
LTO ESTACIONAL DOMINA
ordinario de la misa. A lo sumo a fines del siglo vnr se re- LA EVOLUCIÓN POSTERIOR?
monta el Ordo de Saint-Amand, que igualmente nos presen-
ta un cuadro vivo del culto estaciona! romano 3 ". Los m ás 82. . El so.Iiemne culto estacion 1
conocidos son los Ordin es Romani publicados por Juan Ma- ·e volucmnando hasta el . l . a romano, tal como fu é
billon 27 , de los que el primero tiene especial importancia P~rtancia notabie en la ~~leo. vn~. llegó a adquirir una im-
para nosotros. Su clara ·exposición del desarrollo del cp.lto e~: - m1sa, debida a las siguiente nor , istoria de la liturgia de la
·- - - s razones. Por haberne fl. d
as En el t J a o por
3 3 Tal cantatorium tenemos en el Graduale de Monza (siglo VIII) , tan el t t exto de MABILLON, los nn 4-21 .8 .
1
STAPPER e~3r3ge R~e~~~umanu_scrito d~! sigl~ ~ f~~~ârtisdrepresen-
5
reproducido en la primera columna de HESBERT. A la misma cate-
goria pertenece el rnisal más antiguo que contiene neumas, códi- l;er l933JJ. s vrzmus: C<Opuscula et t t a o pai;. R
ce 359 de San Galo, dei sigla IX : cf. EISENHOFER, I, 78s. ' ·• Editad ex usii [Muns-
.. (C os por M HITTORp De dº . .
3 4 iA. BAUMSTARK, Johannes Archicantor Und der romisch e Ordo
des Sangull. 349 : JL 5 ( 1925) 153-158. ;;~~trib~~~nia 1568) 19-85. A Já aclar~~i~~ ~atholica<: Ecclesiae offi-
3 5 Editados por e. SILVA-TAROUCA, Giovanni «Archicantoni dr ';~s editadgs ~o~A:~~rio~, c~n~ 494-506. De foss~râf~~nm~~~~ieh~
S. Pietro a Roma e l'ordo Romanus da lui composto: «Atti della uma, q1:fe ~ació entre los afias ontraremos con frecuencia el und~-
Pont. Accademia Romana di archeologia>>. Memorie, I, 1 (Roma 1.o pont1fic10 durante el afio lifú~4~ Y 1143 com_o descripción del cul-
c'i~P~!rg: ~1;,~5) la desc:ripción de1 ~~lt~ ~~ ~s~a ·fpoca pertene:::e
1923). D e las dos redacciones, la primera, que se refiere exclusiva- 1
mente al ambiente roma no, se llam a Capit ulare ecclesiastici ordi-
nis, y su continuación, Instructio ecclesiastici ordinis; la ot ra , adap- dorum eccZesi'f:.eARDO, editado. por L. FISCHER (Ber~s~:<J,?- lateranense
tada ya para un monasterio franco, Breviarium ecctes1ast1ci oraznis. 111·dinario de la mfsa;,e;::i~~szs [Munich 1916] ). Más dzátoi1~~~ o/tii
3 6 DUCHESNE, Origines, 475-500. 1.1!.S: Ordo XIII d M a se encuentran en las si . re e
37 J. MABILLON en «Museum Italicumii, II (Paris 1689), reproduci- ( 'freg~rio X. (t, 12i6); Aig;~~NxJ~e representa el cerem~~fif~;l f~er~
do en Migne, PL 73, 937-1372. Una edición crítica ha presentado M. t1t~.sch1 alrededor del afio 1'311 , compuesto por el cardenal S~ef -
ANDRIEU, Les Ordines Romani du haut moyen âqe. I, I..es manus-
crits (Lovaina 1931). Il. Les texles (Lovaina 1948).
illl~on en una redacción m ás 'rrc~ro t q~e está reproducido por
11111 Pedro Amelio (i· 1403) Cf E1en .e' Y el Ordo XV, compuest
M:-
· · ISENHOFER, !, ]04-107. O

http://www.obrascatolicas.com
104 TR. I, P. I. LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS
8. EL CULTO ESTACIONAL DEL S. VII. 82-84
105
. . . e mantuvo por mucho tiem-
escrlto este culto, su ej ecuc10na~ontece en toda codificaciém,
po sin cambio nota?le, coi::io Esto junto con el hecho de JJallo, los altos di.gnatarios de ia corte: vicedominus, vestua-
rios, nomenclator, saccelarius.
a lo menos por algun per10dt~f"cio ie dió no escasa catego- Delante d e la iglesia estacional, el papa es reci.bido por los
que se trataba del cultod~ºc~l~~ crÍstiano. Por si era poco, la representantes de la misma. El resto del clero ha tomado
ria como n?rma para to, . amente por estar fijado por ~s­ R.siento en la silleria que roctea el altar en semJcírculo, t'.J1
circuinstancia de que, prec1s e hacía más fácil tran~lan­
cuyo centro, algo más elevado, está Ia cátedra del naua. A .su
crito hasta en su~ pormenor~~i~tió en todo el Occiden~;..e_ n ãerecha se sien.tan ios obispos suburbanos y a su- izquierda,
tarlo a -Otras re.g1ones, l~ co su forma solemne de la ~is3 los pr,e sbíteros de las 1gksias titulares. AI altar., todavia una
modelo de la m1sa, !1;? solo en ma de la misa cantada o
pootifical, sino tambien :n la se~:fluyó hasta sobre el culto mesa scncilla, la cobija un baldaquino. Ilamacto ciborio, poco
rezada. De este mod? fuehco~o en las ceremonias de la misa más o menos en el centro del ábside. Como carece de super-
de la última parroqma Y as .estructura, no impide la mirada desde el fondo. La nave ú·e
la ·ba.~ilica se ha Jl.enado de r:umeroso pueblo, que ha afluído
privada.
Conviene, pues, que nos formemos una idea clara de este de las s1ete regiones d·e Roma ·e n siete procesiones, cada una
culto 1 • con una cruz procesional d.e plata a la cabeza.

PREPARATIVOS EN LA BASÍLICA
LA PROCESIÓN A LA IGLESIA

a caballo de su patriarchium de Letrán


83. EI papa sal~ .
84. El papa es conducido a l secretarium (sacristí.a), si-
cional 2 En tiempos posteriori:'s t uada junto a la entrada de la basílica. Aquí se reviste de fos
con dirección a la :glesia esta. rte e~ una solemne procesión,
ornamentos litúrgicos, que entonces ya eran numerosos: Zi-
(siglo VIII), est~ ~al1da se ~on.:1:te pontifical "; precedeu a pie nea (nuestra alba), cíngulo, amito, linea dalmatica (tuni-
en la que part1c1~a toda a c ensores es decir, los adminis- cela) y maior dalmatica 4 ; finalmente, la planeta, es decir,
un grupo de acólltos Y ~os _de~a ecle;iástica de toda la ciu- la cn.1mlla (en forma de campana), que por cierto es llevada
tradores juristas de la ba~~en los siete diáconos de las siete
dad; vienen luego a
regiones de Roma-~si ?e
:ªªn~maban los siete distritos em. que
·ást.icamente, con el fin de
por todos los clérigos, incluso los acólitos. La última prenda
pontifícia es el palio. A continuación se abre el libra de }os
santos Evan.gelios, lo coge un acólito, no con las manos des-
la ciudad 'estaba_ divid~a ·ef~~~~cia de cuya administración nudas, sino sirviéndose de Ja planeta, y, acompafiado por un
1poder ejerner meJor la · en~; ' cada uno con su sub-
subdiácono, }o lleva al altar, míentras todos se levantan. En-
estaban enca~gad~s esDtost
diácono •«reg10nario». e r ~ c~~lospa~a van, también a ca- tonces hay que decir aJ papa quién. de los subdi.áconos «re -
gfonarios)) J.ee la epístola y quién de la Schola se encarga de
d ·a de las partes de la misa los cantos responsoriales entre las Iecciones; para el evan-
i La e~plicación detallada de ~~eª s~nindican tamb!én. las fuen-
véase abaJo en e! tratado II, d? nte de una expos1c1on de con- gelio está destinado ya un diácono. Una vez que todo está
tes iEn este capítulo se trata so am~ rtodo dei Ordo Romanus l: dispuesto y el papa ha tomado el manípulo, a una sefial de
junto, ;para ola cu~l nos 1serv~~~~a~~o~~s arqueológicas referente~ a
5
éste se avisa a los clérigos que esperan delante de! secreta-
p ,L 78, 937-948. Veanse as e L ( Bilder aus der Gescnicnte er rium con los cirios y ·el incensaria: Accendite! 6 , y a los can-
los datos de este Ordo e~ fl~rss~e 296-328) BATIFFOL (Leçons, 65-
99 ) y E. a. e. F. :ATCHLEY (~ r
altchristlichen Kunst un udo Romanus 'primus [Londres 1905]
. .
tores que están colocados en doble fila, a Ja derecha y ia
izquierda de la entrada de! presbiterio: Domni iubete! Co-
mienza el canto del introito y la procesión se pane en mo-
2 .'Este orden se subst1tu~ fo~c~s se reúnen e! clero Y e! pueblo
3-55) . tro sólo en dias de pemtenc1a, vimiento.
sobre todo en la cuaresma.. n a a 0 su representan te en
de todas las partes de la cmd~d c{~o~ec~a), 1
de donde ca:t?-tan~o le-
penitencial~, ~~l
na iglesia, situada en e! <'.en ro · rocesión a la igles1a es- 4
fanías y antífonas guas;LaSTAPPER, dalmatica falta aun en las redacciones rnás anti-
maior 16.
tacional. Cf. R. HIERZEGGER, ozT:ckª statio: ZkTh 60 0936)
5
Esta sefíal (dum ei annuat pontifex) parece que está relacio-
a O~do Rom. I , n . 1-3; se trat~ en algunos manuscritos,. nor
511-554 de un pálTafo aue representa nada con e! tomar e! manípulo (mappula); el papa lo torna para
una intercalación poster10r Y falt er En E. CASPAR (Geschic.hte con é! dar la sefial, así como en la Roma antigua el cónsul con la
ejemplo, en e! reproduc.1do Pºf9 ~~~~ 78 · 785 _787 ) se hallan descrito~ mappa daba la sefial para el comienzo de los juegos.
des
los Papsttums,. I~ [Tubmgenla
cambios <:>r~gmados por presencia de la corte papal en la, G Este aviso Accendite se usaba en las catedrales francesas to-
<litvía un mi!enio más tarde en los dias festivos. En Ang\ers solía
funciones rel1g1osas. ·~antarse a varias voces (DE MOLÉON, 26 67 87 129 161; IM:ARTE-
NF., I, 4, 2, 1 [!, 358])

http://www.obrascatolicas.com
8. EL CULTO ESTACIONAL DEL S. Vff 85 107
106 TR. !, P. !.-LA M!SA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS

presentan al papa una cajita abierta (capsae) que contie-


LA SOLEMNE ENTRADA; HONORES
ne una partícula de la Eucaristia (sancta). El papa la adora
con una inclinación 11 . Cuando la procesión ha negado al
85. ·Son notables los honores que se tributan al papa al sitio donde, erntre la nave y el presbiterio, Uene su puesto la
comenzar la función religiosa. Por él se usa el thymiama- Schola, se separan los ceroferarios, cuatro a Ia derecha y
terium, lo mismo que los siete círios de los acólitos; es una cuatro a la izquierda. El papa avanza hasta el altar, se in-
distinción que se tenia antiguarnente para con los empera- clina, se santigua y da el ósculo a uno de los obispos, que
dores 7 y altos dignatarios del Estado 8 • EI papa alarga am- para ello ha bajado de su asiento, y también a uno de los
bas manos a los dos diáconos que le acompafian, quienes se sacerdotes y a todos los diáconos. Luego hace una sefíal al
las besan y le sostienen al andar", otra de las costumbres prior schoZae, para con. el Gloria Patri terminar el canto del
que seguramente provienen del antiguo cieremonial de las introito. Mientras tanto se ha extendido una alfombra de-
cortes orientales 10 • En el camino apareceu dos acólitos y' lante del papa, en la que se postra para una breve ora-
ción 12 , homenaje mudo a la majestad de Dios, que aun en
1 En los siglas II y rrr, una de las prerrogativas dei emperador y nuestros dias es la ceremonia con la que empiezan los ofí-
de su esposa era la de ir precedidos por e! fuego (cà r:õp). Véanse 1os cios del Viernes Santo y Sábado Santo. Durante esta ora-
ejemplos de Herodiano (Historiae) en ATCHLEY (A History o/ the ción, todos los diáconos suben de dos en dos a ambos extre-
use of Incense, 5ls). Noticias más antiguas S?bre e! empleo d~l m-
cienso en la vida pública, p. 48ss. Ya en el tiempo de la republica mos del altar para besarle. Luego se levanta el papa y besa
debieron considerarse la luz (fuego) y el incienso como elementos asimismo el libra de los evangelios y el altar.
que se completaban O. c., 56s). TH. MoMMSEN ( Romisches Staats-
recht, I, 3.ª ed. [Leipzig 1887] 423s) habla çn. el mismo sentido de Ia misa solemne pontifical; véase el Ordo Rom. II, nn. 4 9 14:
hacha y recipiente de fuego (para poder rapidamente encender el PL 78, 970iA 973A 976A; Ordo eccl. iLatercin. (FISCHER, 82
hacha en el caso de que se 'apague), que debieron pertenecer a los lín. 21•; 87, lín. 21; cf. 88, lín. 6); pontifical de Durando (ANDRrnu'.
atributos dei magistrado romano cuando se presentaba en público. Le pontifical Romain, III, 638; cf. DURANDO, Rationale, IV, 6. 10).
Este ceremonial continuó en 18, corte de Bizancio. Al victorioso He- Asimismo se ha conservado en el ceremonial dei culto papal:
raclio se le recibió el ano 619 en .Jerusalén con thuribulis et s·uffitu Ordo Rom. XJ (hacia 1142), n. 17: PL 78, 1032 B; un Ordo en
(EUTIQUIO, Annal.: PG lll, 1089 C; cf. ATCHLEY, 53S). En los deba- MARTENE, 1. 4, XXXVII CI, 686 D), que no puede ser anterior al si-
tes sobre la veneración de las imág.enes en el segundo concilio àe glo xur; Ordo Rom. XIV (alrededor de 13Hl ; todavía en la re-
Nicea (787) se hizo la observación de que, cuando llegaban las imá- dacción posterior de Pedro Amelio (t 1403), n. 95: PL 78, 1220 C.
genes de los emperadores, se las recibia con velas .e .incienso En forma atenuada sobrevive aún en la actualidad: véase BRINK-
(i12-cu XY/P'"" xo[ ll-up.v:t.pd.crn'1) (MANSI, XII, 1014 D). Un recibimiento se- TRINE, Die feierliche Papstmesse, 4 7, etc., donde se habla de los
mejante se dispensá el ano 963 a Nicéforo Focas (1De caerem. aulae diáconos cardenales. Asi también prevé e! Ceremoniale episc. del
byz.: PG 112, 808). Dei Occidente tenemos todavia dei sigla xn ano HJO(), todavia en vigor, que dos canónigos asisten, en el solem-
ejemplos de que se llevaba delante de soberanos (dux de Venecia, ne rito pontifical, al obispo in habitu diaconi, y explica su fun-
Ricardo Corazón de León) luz o luz e incienso (Arc~IL~Y 186s). Pa- ción: procedente cpiscopo a secretario ad altare ... ipsum. medium
recidas son también las prescripciones para e! recib1miento dei rey facientes ac fimbrias anteriores pluvialis hinc inde sublevantes ...
en el Ordo de Farfa (s. XI) (MG H .scriptores, XI, 54'1 ; BIE1~L, Da.s et, si opus erit, ei1t.~ brachia sustentantes deducunt (I, 8, 2). Aun-
Ziturgische Gebet für Kaiser und Reich, 168; cf. EICHMANN, Die K<p- que la sustcntatio no se usaba cuando un sace:·dote celebraba la
serl;,ronung, r, 184s). F__J]_ las familtas de la alta .anstocracia austrrn- mi:;a solemne. sin embargo, el ritual de Soissons, medieval, contie-
ca era todavía en nuestro sigla costumbre reciblf a los m1embros ne uns.. prescripción ddallad::J, de ello : el diácono ofrece la mano
àe la casa imperial con dos velas encendidas, que llevaba un cama- izquierda. super quam sacerdos dextram suam ponens statin as-
rero, estacionado al pie de la escalera, en un candelabro. cenrlit ad altare pompatice (MARTENE. l, 4, XXII [!, 610 D]; con-
8 ATCHLEY, 55; E. FEHRENBACH, Encens: DACL 5, 14s; BATIFFOL, fróntese 1. e., XIX [I, 607 1AJ.-El alzar Ias fimbri~Ls dei pluvial se
I,eçons, 57s. Cf. arriba, 45. exi_ge aún en Ia actualidad por los autores; véase MARTÍNEZ DE AN·
o Ordo Rom. J, n. 8: sustentantes eum. Así también cuando va TONANA. Manual de Liturgia Sagrada, I (Madrid 1938) p. 467.
a recoger las ofrendas (n. 13s) y para dar la comunión (n. 20). 11 La significación de esta costumbre, que menciona solamen-
10 Cf. 4 Re. 7,2.17; 5,18; Est. 1'5,3. HERMAS, Pastor, vis. 1, 4, 3. El te el Ordo Rmn. !, n. 8, no está aún aclarada. Según se despren-
evangelio de San Pedro, n. 35-40 (L. VAGANAY, L'~~angile de Pierre de del contexto, la simple veneración dei sacramento no la expli-
[París 1930] 292-300, donde se encuentran tamb1en expuesta? las ca por completo. Véase más adelante, II, 439s. La palabra sancta,
exulicaciones aue hasta ahora se han dado de la escena) : dos ange- usa.da como indeclinable, se emplea también en otras ocasiones de
les apoyan a Cristo, que aparece en figura sobrehumana, saltend? ~e­ 19, Eucaristia : Ordo Rom. I, n. 19 : PL 78, 946 O; Ordo de s. Amand
sucitado de su sepulcro. A esta escena alude seguramente una mmia- cnucHESNE, Origines, 482); un sacramenta.rio dei sigla XII en
tura dei sacramentaria de Enrique U que representa al emperador, EBNER, 341.
que neva en una mano una lanza y en la otra una espada, sostenidos 12 Ordo Rom. I. n. 8: ... ut ponat oratorium ante attare. Et
ambos brazos por ángeles (cf. la reproducción en EICHMANN, Díe accedens pontifex orat super ipsum. Oratorium (contra Stapper y
Kaiserkronung, D; así se explica también .1~- figura de I?ios Pa- Batiffol) debe significar una alfombra; cf. Ordo Rom. antiquus
dre en el cuadro de Rafael llamado La viswn de Ezequiel. Esta (HITTORP, 52) : .prosternat se episcopus una cum poenitentibus in
sustentatio por dos clérigos ha pasado también al ceremonial de oratorio.

http://www.obrascatolicas.com
108 TR. I, P. r.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS 8. EL CULTO ESTACIONAL DEL S. VII. 86-88 l09

del paganismo, las formas de despedida de los cándidos a:


«KYRIE», «GLORIA» Y ORACIÓN bautismo ya no tenían ob}eto y, a diferencia del Oriente,
se habían suprimido.
86. Mientras el coro entorna el Kyrie eleison, el papa se
dirige a su cátedra y se queda de pie con la mirada hacia
EL OFERTORIO
oriente ·en actitud de oración 1 ~·. Desde este sitio da luego
la seií.~l para terminar ·el canto de los Kyrie, que ya enton-
88. ·El papa vuelve a saludar con el Dominus vobiscum
ces consistia únicamente en la repetición indefinida de la y pronuncia el Oremus, sin que siga a la inmediata ninguna
invocación. Luego entona el Gloria in excelsis, si corres-
oración ·en voz alta. Aqui se intercalan los preparativos para
ponde a la festividad del dia, dirigiéndose para ello al pue-
la misa sacrifical. Comienzan con la. preparación del altar,
blo, ya que se trata de una invitación y una exhortación a
que hasta este momento no era más que una mesa hermosa
éste para que prosiga el canto, y luego vuelve a la actitud
y vacía. Como único adorno Uevaba un mantel 1 s grande,
de oración 14 • Acabado ·el canto, saluda al .pueblo con el Pa.r
que colgaba por los ·extremos y que después se convirtió en
vobis y canta la oración, a la que todos responden con el
Amen. el antipendio. Se acerca un acólito con el cáliz, sobre el que
está colocado el corporal plegado. Lo recibe un diácono, lo
despliega y aJarga un extr.emo al segundo diácono, que está
EPÍSTOLA, EVANGELIO en el otro extremo doei altar, para que le ayud·e a extender-
lo sobre e1 mismo, cubriéndolo por completo 11. Ahora em-
87. A continuación todos se sientan en el semicírculo pieza el ofertorío con la presentación de las ofrendas de los
del presbiterio. Un subdiácono sube al ambón y lee la epis-
fieles 18 • El papa mismo inicia esta ceremonia, recogiendo
tola. Una vez que ha terminado, Je sigue el cantor con oel entre la alta nobleza de la ciudad sus ofr·endas de pan, mien-
cantatorium, e igualmente desde el ambón, alternando con
tras el archidiácono recibe de la misma manera la ofrenda
la Schola, canta el gradual y el aleluya o el tracto, según la
del vino. Luego el papa vuelve a su cátedra, dejando la cotl1-
época. La lectura del evangelio se reviste de grarn. solemni-
tinuación de la r-ecogida a otros clérigos. Entregadas todas
dad. El diácono se ac·erca a la cátedra y besa el pie del
las ofrendas del pueblo, el archidiácono, a una sefial d'el
papa 1 5 , que le da la bend!ción. Después toma del altar ?l
papa, se acerca al altar y prepara, con ayuda de un subdiá-
libra de los evangelios y, luego de besarlo, se dirige al ambón
cono, los panes necesarios para la consagración. y también
para 1eer el sagrado texto, pr·ecedido por dos acólitos con
el cáliz, en ·el que un representante de los cantores echa,
ciriales y dos subdiáconos, de los que uno lleva el incensa-
como aportación suya, el agua. Acabado todo esto, el papa
ria. A continuación ·el subdiácono papal rsubdiaconus se-
deja su sitio, besa el altar y recibe las oblaciones de su sé-
quensr J'ecibe el libro, cogiéndolo reverentemente con la pla-
quito, a las que aií.ade su oblación propia, depositáindola so-
neta; lo presenta a los circunstantes para que lo besen y se
bre el altar. Otra vez se hace una sefial a la Schola que está
To entr.e:ga a un acólito, que lo devuelve en seguida aI le-
acompafiando la ceremonia con sus cantos, para que termi-
trán. No se hace mención de plática alguna. Tampoco apa-
ne y S·e pueda pronunciar la oración única de las oblaciones,
rece la despedida de los catecúmenos .. Con la desaparición la actual secreta 19•

'ª En las basílicas orientadas hacia el oeste, es decir, en la ma- 16


Cf. BRAUN, De liturgischen Paramente, 192ss, y el dibujo en
yor parte de las iglesias antig;uas romanas, estç ~ignificaba que l!li- la p. 195.
raba hacia el pueblo. ·Pero no fué esta lo dec1s1vo. En las 1glesras 1
7
El corporal cubrfa todavía hacia fines dei siglo x toda la
cuyo ábside caía hacia oriente, e! papa estaba con las espaldas ai mesa dei altar ; sólo más tarde se redu.ieron sus dimensiones a las
pueblo (BEISSEL, Bilder, 82-85); cf. más adelante, 310-314. ., que tiene actualmente (BRAUN, 206). Por otra parte, se usaban ya
. 1< Esta prescripción se encuentra expresamente en la redacc10n en la época carolingia varias manteles. El uso de tres manteles de
más reciente de Mabillon (n. 9; PL 78, 942). . lino además del corporal se hi,zo costumbre general sólo a partir
1s Esta ceremonia de besar el pie representa una vanedad sua- de] sigla XVII (BRAUN, 186).
vizada de la rcpoçxúvratç oriental. Como prerrogativa de los sena- 1
s Para más pormenores véase más adelante, II, 6s.
dores ante e! emperador, forma parte del ceremonial de la <:arte 19 Sin embargo, el primer testimonio para esta relación entre
imperial <ErcHMANN, Die Kaiserkrõnung, I, 189s). As~ como ~l, osc?- la secreta y el canto, se encuentra sólo en el Ordo Rom. II, n. 9s:
lo dei pie se tributaba únicamente al emperador, as1 se apl!co :n::as PL 78, 973 O.
tarde sólo a! papa y no a los obispos; cf. TH. KLAUSER, f!bendla!!--
dische Liturgiegeschichte: «Eleutheria. Bonner theol, :Blãtter fur
kriegs~fangene Studenten>>. l (Bonn 1944), 12s.

http://www.obrascatolicas.com
-------.
110 TR. I, P. r.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS 8. EL CULTO ESTACIONAL DEL S. VII. 39-93 1.11

pos ,el ósculo de paz, en que luego también participa el pue-


EL CANON
blo. El papa inicia mientras tanto en el altar la fracelôn
89. Empieza el canon, tomando la palabra en su sentido del pan, coloca una parte en una patena que se le presenta
más amplio que entonces tenía. Cada uno se vuelve a su y vuelve a su cátedra. Ahora, mientras se colocan los defen-
sitio. En el caso, entonces ordinario, de estar orientadas las sores y notarias, en forma de escolta, a su derecha e izquier-
iglesias hacia occidente, o sea con la entrada hacia oriente, da, ,el archidiácono sube al altar para entregar el cáliz cA:m
el papa, al venir de la cátedra, queda dielante del altar, fren- el sanguis a un subdiácono, que lo guarda en el extremo J.e-
te al pueblo. Detrás de él, formando en el eje del ábside una recho del altar. iLuego coloca los panes consagrados en .sa-·
fila en dirección de la cátedra, están los obispos y probable- quitas ofrecidos por los acólitos, quienes los llevan en ellos
mernte también los sacerdotes. A la derecha e izquierda del a los obispos y presbíteros para que procedan a la fraetiôn,
papa Y del primero de los obispos se colocan los diácanos, mi,entras la Schola entona el Agnus Dei.
detrás de los cuales están los acólitos 20 , mlentras los sub·-
diáconos se colocan frente al papa celebrante, en el ctro lNVITACIONES
lado opuesto de1 altar 21 . Durante todo el cancn ya no hay 91. Entretanto, sin llamar mucho la atención, tiene lu-
más cambias. El papa comienza en voz alta la oración, a cu- gar otra ceremonia, algo más profana, propia de la corte
yos versículos introductorios responden los subdiáconos n. pontiflcia. El nomenclator pontiflcio y dos cort;esanos se acer-
que también entran en el Sanctus. Terminado éste, el papa can al papa para que les dicte los nombres de los que han
se incorpora y continúa Ia oración. Como dei resto del ca- de ser invitados a su mesa y la del vicedominus y en seguida
non, se puede oír fácilmente también la pronunciación d(' cumplen este encargo.
la fórmula de la consagración, pero no se destaca de un
modo especial. Al Nobis quoque 23 se incorporan los subdiá- LA COMUNIÓN
conos, pues tienen que preparar la fracción dei pan, para la
que ya al principio del canon se ha dispuesto la patena. Al 92. A continuación se lleva la patena con el sacramento
Per qu~m omnia se incorpora el archidiácono, porque en la al trono del papa. Comulga con él, dejando una partícula,
doxologia final del canon tiene que elevar e1 cáliz, cogién- que en seguida, al pronunciar la fórmula de la conmixtión,
dolo por las asas con un pano, Uamado offertorium. Como echa ,en el cáliz, que le acaba de ofrecer el archidiácono, ~
se ve, el canon, aun en media de 'esta ostentación de solem·- de és te recibe el sanguis (confirmatur ab arc!Lidiacono) .
. nidad, conserva toda su sencillez. El actio, expresión con Como ya ha llegado el momento en que pueden retirarse los
que se designa preferentemente el canon, se reduce, pues, a que no comulgan, el archidiácono da los avisos para el cul-
las palabras sacramentales del papa, eucuadradas en la ora- to de los días siguientes. Luego sigue la comunión del clero
ción. Tampoco el Pater noster.• con su continuación, e1 em.- y del pueblo. Su desarrollo exterior hace perfecto juego con
bolismo, altera este cuadro, por lo menos desde que San la recogida de los dones en el ofertorlo. El papa y el archi-
Gregorio Magno lo pusa inmedlatamente después del canon. diácono empiezan la distribución, otros la continúan sir-
viéndose para la comunión del cáliz de cierto número rle
LA FRACCIÓN vasos auxiliares (scyphi) que contienen vino en que se ha
mezclado un poco del sanguis. Entretanto, la Schola canta
90. Ceremonias exteriores no vuelven a aparecer hasta el salmo de la comunión. Acabada la comunión, el papa sube
el Pax Domini, cuando el archidiácono da a uno de los obis- otra vez al altar y reza la poscomunión. Luego el diácono
seflalado por el archidiácono, autorizado para ello por una
20
Acerca de los acólitos, véase el Ordo de s. Amand ; DUCHES· senal del papa, canta el Ite, missa est, al que se responde
NE, 481; cf.BATIFFOL, Leçons, 88.
con el Deo gratias. Acto continuo se forma la procesión para
7 Esta colocación de los subdiáconos se menciona también rn-
1
volver a la sacristia.
pet1das veces en siglos posteriores. La encontraremos más tarde
como elemento de la interpretación alegórica de la misa.
22
Esta funci.ón de los subdiáconos se menciona sólo en la re- VALORACIÓN
dacc,ión
2
más reciente editada por MABILLON (n. 16; p,L 78, 944sJ.
" El Ordo Rom. J, n. 16, no indica en modo alguno quí! estas
palabras o las siguientes se hayan de destacar por el tono de ILI
93. No podemos negar que, visto en conjunto este cua-
voz; aun as!, se oyen, C-Omo todo el resto del canon. La discusión dro, saca uno la impresión de una unidad grandiosa en me-
ll>cerna de este punto, véase más adelante, II. 35~/ll. dio de tanta variedad. Una gran sociedad, heredera de una

http://www.obrascatolicas.com
112 TR. !, P. J.-J"A MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS
9. LA MISA EN EL IMPERIO FRANCO. 93-96 113

cultura milenaria, ha encontrado su última expresión en la aún en la actualidad las lecciones de la solemne misa pa-
Iglesia, y, por otra parte, ha comunicado al culto de la Igle- pal en latín y griego 26 • Mayor fué aún el influjo oriental
sia el esplendor de sus nobles tradiciones. Un gran séquito en otras partes de la liturgia, sobre todo en el calendario.
rodea a la persona del papa para su liturgia, y en sus ritos, No sin fundamento se ha dicho que la liturgia romana del
hasta en los mínimos detalles, ha penetrado el ceremonial siglo VIII se vió seriamente amenazada por •el peligro de ser
de la corte. Con todo, en medio de tal exuberancia de cere- absorbida por la oriental 27 •
monias se distinguen con precisión las grandes lineas de la No liegó a tanto porque precisamente en la misma época
celebración eucarística: cesa toda ·esta riqueza de movimien- se inicia otro movimiento diametralmente opuesto, que hizo
tos cuando empieza la oración solemne y vuelve a surgir del rito romano. hasta entonces, y prescindiendo de la mi-
cuando ésta termina. Verdad ·es que ya no interviene la co- sión anglosajona. de uso único en Roma y alrededores, la
rnunidad con la misma participación activa de ant·es. Como liturgia de un gran imperio.
hemos visto, el pueblo ya no responde ni interviene en el
canto, que se ha convertido en el ejercicio de arte de_ un
grupo reducido. Pero la Schola no es un elemento extrano y
profano en el conjunto del culto, sino al contrario, el lazo
de unión entre el altar y e1 pueblo. Este sigue oyendo reci- 9. La misa romana en el imperio franco
tar las oraciones en su propia lengua y participa en las ce-
remonias sagradai> al ofrecer sus dones y recibir la comu-
nión. Los FRANCOS ADOPTAN LA LITURGIA ROMANA

96. Antes del sigla VIII debieron de buscar algunos obis-


Dos CEREMONIAS NUEVAS
pos del imperio franco el contacto con Ia liturgia de Roma.
94. Como costumbres nuevas en el desarrollo de la acción San Bonifacio, oriundo de la iglesia anglosajona, pretendió
lillúrgica, hay que registrar la conmixtión de las dos espe- con su misión continental el mismo fin. EI ambiente estaba,
cies antes de la comunión y el canto del Agnus Dei, junta- pues, bien preparado, cuando, finalmente, se interesó por el
ment€ con una mayor riqueza de formas en el rito de la mismo asunto también el poder político, decretando Pipino
fracción. Ambos elementos habian pasado del Oriente a 1a el afio 754 la adopción de la liturgia romana 1 • Desde enton-
iiturgia romana, cuando entre los siglos vn y VIII clérigos
2
del Oriente fueron ocupando con relativa frecuencia pues- 2
s BRINKTRINE, Dic feierliche Papstmcsse, 14-16.
tos relevantes en la Iglesia romana, incluso el mismo trono 7 BAUMSTARK, 1. e., S2s.
~~· .KLAUSER, Die liturg_fsch:en Austauschbeziehungen zwischen
1
pon tificio.
der romwchen m.id der franhsch-deutsehen Kirche vom 8. bis
zum .11. Jh.: <<Hlst. ,.Jahrbuc~», 53 0933) 169-189, especialmente
INFLUENCIA GRIEGA l 70ss,, H. N~TZER,, L introductio_n de la messe romain en France
(Pans. 1910), JO:is. S<?bre lo~ ~ot1vos para este cambio de la liturgia
95. El infiujo griego, sostenido durante dos siglos en Ita- no ex1sten test1momos unammes. Para los soberanos francos con-
lia por la domin.ación bizantina, se nota también al princi- f<?rme opina BAUMSTARK (Vcnn geschichtlichcn Werden der Litur-
pio de la Edad Media en otros pormenores del rito romano. me. 6lsl fueron decisivos los intereses políticos de una unión más
estrecha con R~ma, ?_e c~iya protección se habían encargado, así
Ya un poco antes habian entrado los Kyrie y, en el canon, ;orno de la umf1cac10n . mte;·ior del extenso imperio. Con todo,
los nombres de algunos mártires orientales, a saber, Cosme Y r(LAUSER seguramente aci.cita al suponer en los emneradores ante
Damián, A.nastasia. El antifonario romano contiene un con- todo en Pipino, motivos religiosos, siguiendo TH. z"woLFER r'sankt
siderable número de cantos, tomados en aquella época de Pcter, Apostel/ilrst und Htm:nelsp]Ortncr l8tuttgart 1929] 64-151·:
véanse especialmente la;3 pág1rnM'. G9ss y 130ss): «Cuanto más cerca
modelos griegos 2 4, y no pocas veces se cantaban en Deci- estában ª·San Pedro y a la i~lesia de la ciudad de Roma, íntima-
dente cantos enteros en lengua griega, según testimonio d.e mente umda con él, tanto mas seguro parecia a los germanos de
algunos Ordines y otros manuscritos 25 , a.si como s•e tienen a,quella época la entrada en el ciel0>i 0 72). Para los circulas ecle-
siásticos, juntamente con el aprecio de las ventajas del orden ro-
mano, fué decisivo el canso.nc:io por lar> formas superficiales de la
Vom geschichtlichen Werden, 63 con ~a nota 14.
24 BAUMSTARK, liturgia galicana. con su preferencia pa:r2" lo extraordinario su poco
L. BRou, Les chants en. Zangue grecque dans les _liturgies la.
2s orden y mucha diversidad entre las distintas regiones · cf: NETZER
tines: «Sacris erudiri», 1 0948) _165-180. Sobre los cant:is g-.negos l8 f. Tales diferencias debían molestar sobre todo en' lo referent~
en S. Denis, que por cierto tienen otro origen, véase mas adelan- a la parte central de la misa, para la que los formularias galicanos
te, 122. carecen muchas veces de elementos tan esenciales como la an:ímne-

http://www.obrascatolicas.com
- ....... . - -·-.
114 TR. I, P. I.-LA M I SA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS ~~9-·~L_A~M_r_sA~E_N~E_L~I_M_PE_-R_r_o~F_R_AN~cº_-~9_6_-_99~~~~~115
ces se ext€ndió rápidamente por todo el imperio franco, no
sin sufrir en este proceso de aclimatación profundas modi- SUMA REVERENCIA ANTE LOS TEXTOS
ficaciones. Por la imposihilidad d•e frecu entes viaj.es, los li -
bras litúrgicos, que, por cierto, no se consiguieron sino con . 98. A pesar de que, dadas las lagunas en los libras ve-
grandes dificultades de Roma, constituian para los francos mdo~ de R~ma , sobre todo ·en el sacramentaria Gregoriano,
la única fuente para conocer el nuevo rito 2 • Viajes a Roma •era ~mprescmd!~le completarlos y acomodarlos, como lo hizo
de algunos clérigos francos de categoria tuvieron únicamen- Alcumo, es adm1rable la reverencia con que se acogieron los
te un caráct er supletorio. Asi, p or ejemplo, el de Amalario, nuevos textos. Los sacramentarias francos que ahora surgen,
el primer gran comentador ele la liturgia romana en el im- preser.1tan todas las fies tas de los mártires romanos por des-
perio carolingio, que l e dió ocasión para afiadir a la t ercera conoc1dos q~e. sean, y renuncian a todos sus santos propios,
edición (831) de sus obra D e eccl esiasticis officiis un prólo- de !ºs que umcamente San Martino estaba en el sacramen-
go 3 , en el que enumera una serie de diferencias entre la tano romano. Incluso conservan las notas de las esta~i ;nes
práctica de los clérigos romanos y las costumbres que en- r~mana~. en los fo::m ularios, a.unque fuera de Roma no t-e-
tretanto se habían formado en el Nort€ •. Est€ método de man ut.1l:dad P_rá:-t1ca alguna 8 • Alcuino mandá a los copistas
trasplantar la liturgia por medio de libras originá malas n- que om1.t1esen umcamente aigunos formularias más recient"s
teligencias y falsas interpretaciones. Lo veremos en varias re?onoc1dos yor él como poster iores a San Gregorio. Con Í~
puntos de la liturgia•. m1s1!1a fi.del1dad. fu~ron transcritas y tom adas como base rte
su hturgia las ri:bnc a~ deI prlmer Ordo Romanus, que, natu-
I N TERÉS EXCLUSIVO POR EL CULTO PONTIFICAL ralmente, supoman circunstancias Jocales roman as y, a de -
más, . como celebrante a! pa.pa. Solo a partir de! siglo x se
97. Otro gran inconveniente fué que así se conoció sólo atrev1.eron a proceder a u.na n.com odación y transformación
la liturgia fijada por escrito, o sea el culto esta.cional pon- consciente de las rúbricas romanas• . · '
tificio, mi-entras nada se supo de las otrns ciases de fun-
ciones religiosas y misas, cantadas o rezad as, qw2 evidente- CON TODO , CAMBIOS FUNDAMENTALES
mente se usaban entonces en Roma; pues en las iglesias ti-
tulares d·e la ciudad, asi como en las ciudades pe qu€iias ct.e las . ?9. Por otra ~arte, hay qu e reconocer que desde el prin-
cercanías, d onde, por regla general, n o h abia más que .m c1p10 se !ueron f1ltrando in.se n.siblemente en Ia mlsa roma- ·
presbítero y algún que otro clérigo, no se podian tener cul- na ~amb1os profund os y hasta tran sformaciones esenciales.
tos tan solemnes 6 • Sobre todo n o les era posible, ni hacía L.a llturgia ro mana, c uando fué trasplantada ai nuevo am-
falta, tener una Schola bien adiestrada. Además, con razón biente, cread? por una. ment<1Iid ad completamente distinta,
se puede dudar de si los cantos del antifonario, con sus tex- estaba t? davia l.o suficie ntemente .i ov0n como para adm.itir
tos variados, se usaban mucho fuera del culto estacionai, y amplias ,nfiuencias . .E,stas. sin embargo, no J.e vini€ron en pri-
no digamos nada de las melodias ; pu es const a que a fin es m~r ~li gar de! espíritu ge r~nano,_ p ue~ no fu é éste con quien
del siglo vn era todavia n ecesario hacer mucha propagan- prmc1palmente se en contro la llturg1a roman a en t€rritorfo
da para que, lo mismo en la ciudad que en el campo, los do-
mingos y los dias laborables los sac erdotes empezasen la porm~!1ores más aàelante, 4JC; II, 581 con la nota 52. Las frases en
misa con el introito y que a la comunión se afiadiese el sal- fuest!on no se .escrib1eron en Roma, pero es eviden t,, que suponen
mo con el Gloria Patria 7 • as 8 CirCu!!stancrns ;ie la patri'1: romana c1el escritc•r:..,
. El c od. Reg. 316. en ~~amb10 . ha suprimido en el Gelasiano an-
sis y la oblación. De ahi se explica también e! hecho de que a lgu-
t~guo _Ias no~a~ . ~obre la 1gk.;ia estacional. No según la Jet.ra, pero
~1 segun el e~p111tu, la I~lesia de .M etz adoptó en el siglo vnr el or-
nos libras de la liturgia galicana ( Missale Francorum, Bobbio y
Stowel hubiesen adaptado anteriormente a lo menos e! canon. ~n romano de ,'.as .es~ac10nes, por lo .men.o~ por io que se reJiere al
ciclo pascJ.!al. P" eve pa.r~ t-.oclos los dias l!turgicos. desde el miérco··
2 Sobre la escasez de libros romanos en los síglos vrr y vnr, con-
súltese KLAUSER. 172s 181. lt:s de ce.mza. hasta el sabado <ie gloria. cultos estacionales en las
3 AMALARIO, De eccl. off., praefatio altera: PL 105, 987-992.
diversas igles1as de Me tz, que son una c)arn aunque libre imÜación
4 Cf. el segundo tomo con los respectivos capítulos: número de
de} modelo romano; cf. TH. KLAUS ER , Ezne Stations liste der Metzer
K_irche aus dem 8. Jh., wahrscheinlich ein Werk Chroaegangs. «Eph
oraciones, incensación, colocación dei cáliz y de la patena, etc. L1t urg.11, 44 0930) l 62-l 93. · ·
5 Por ejemplo, la colocación del d iácono durante la lect ura del
evangelio, el concepto del prefacio y canon, la fracción. . ~ Suponiendo como cierto que el Ordo Rom. II se escribió en el
6 Cf. más adelante, 267ss.
111glo x. El Ordo de Juan -Archicantor se adaptá mucho antes pero
1 Ordo de Juan <Archicantor (SILVA-TAROUCA, 2048 207). Cf. los
~. e:f:r~ de su influencia. quedó muy restringida; at. más' arn-

http://www.obrascatolicas.com
· - - - - ---------··-·- - ------------------..
ll6 TR. I, P. !.-LA MISA ATRAVÉS DE LOS SIGLOS
9. LA MISA EN EL IMPERIO FRANCO. 99-102 _117

franco, smo· de· la me·nta'id~d


· ' "· "' de· los celtas romanizados,
. que
ya se habia.n creado una expresión concreta de su vida reli- ma men talidad se debe también la íntroducción de un ele-
iosa .,n la liturgia galicana. Con todo, el modo de sentir dz mento poético, la secuenda.
fos celtas poco debió de díst!ngu!rse del c3:rá~te.r germano.1 • AUMENTO DE LAS OR!l.CIONES
tan diferente de la mentalidad romana, disci~lma~a , reah~­
ta sobria,, lógica y parca en palabras 11 • La mqmetud Y.:ª 101. El segundo carácter, o sea el gusto por las oraciones
ftl~ctuación, el sentimentalismo eticista que caracteriza el .s- largas, se m anifiesta en la acumulación de varias oraciones
píritu germano. debi.er on ser propios. Y aui: 'e n .grado ~ayor. donde antes no se decía más que una, como, .por ejemplo, en
al pueblo celta, pues así lo manifiesta la liturgia crea. a '10r la colecta ·an tes de la epístola. Incluso los hombres m ás celõSos
ellos el rito galicano. No c-edió el campo al romano sm lia- de la tradícíón romana, con tal de que no se sobrepase el nú-
berl~ a·n tes impreso su prop!o carácter. mero de siete, n o tienen inconveniente ·e n admitir varias ora-
ciones. De la tradición galícana .proviene también la solemne
CARACTERÍSTICAS DE LOS CAMBIOS:
PREDILECCIÓN POR LO DRAMÁTICO
bendición en la misa p ontifical. Además se intercalan en di-
versos p asajes d e la misa las oraciones parttculares del cele-
100 Recordemos sobre todo dos puntos: la predilección bran te, que han de decirse en voz baja y cuyo número au-
r lo· dramático y el gusto :por las oraciones interminables. mentó en siglos posteriores.
~~n estas dos notas, la tradlción galicana s~ acerca :r::iás al
Oriente que a Roma, y en algunos casos es evidente el mftujo PASAJES EN QUE SE INSERT!l.N
oriental directo. . LAS NUEVAS ORACIONES
Veamos en primer lugar las manifestac1ones _de~ cará~t~r
dramático . Mie.n tras que en Roma se emplea~ ~ el mcienso u~1- 102. Estas oraciones, cuando para su comp osic1on n o se
camente en la entrada del papa y la proces10n del e~angel10, sirwm d e modelos antiguos, están redactadas en singular. Ya
en el imperio franco aparecen ahora varias incensac1ones en no se encuentra en eUas el nosotros, sino el 110. Clarament e
la misa solemne. Se inciensa el a.ltar cor:_arreglo a un orden se dife rencian de las romanas también por s us invocacion es
determinado al principio de ia m1sa sacnncal, Y :in P?co más y su estilo. El sacramentaria de Amiéns, que data del siglo 1x,
tarde se introdu ce también la inc,?nsación al prmcipio de l_a contiene, además del cuerpo de las oraciones romanas, gran
antemisa. A la lectura del evangeli.o no se !nc1•ensa sólo el 11- provisión de tales oracione.s nuevas 11 • Una larga serie de
bro sino también durante algún t!empo al pueblo entero. ellas se encuentra antes de empezar la misa propiamente
par~ lo cual se necesítaban varios incensario~ 12 . La pro~e- tal'"; siguen luego fórmulas para iniciar y concluir la lectu-
!ón del ·e vangelio se convierte en un desfile trmnfal de C~1s­ ra del evang·elio, más varias oraciones para el ofertorio, de
~o. a quien se aclama con el Glori a tibi. Dornin~, d.esconocido las que cinco ·comienz·an ·Con Suscipe, Sancta Trinitas y ter-
hasta entonces en la misa romana. La diversa d1gmdad.de ~as minan con el Orate, fratres, y otras para la comunión, entre
Jecciones del evangelio y la epistola se indica ~or el sit10 dis - las cual€.s se encuentra la oración D omine Jesu Christe, Fili
tinto de su lectura; pues mientras el evan~ello se l~e desde Dei vivi, y, fin almente, el Placeat, asi como una oración para
lo alto del ambón, la epístola y el canto mterm ~d10, so~re
todo ,el gradual, se cantan desde una de las gradas 1 . A la m1s-
c uando se quitan los ornamentos 16 • Una parte de estas ora-
ciones coinciden parcial y aun enteramente con los textos ac-
1 o Cf. A. L. MAYER, Altchristliche Liturgie und G erm:anentun: ~
tuales. Además d e Ias ya indicadas, encontramos entre ellas
JL 5 <1925> 80-96 especialmente 83s ; I . HERWEGEN, Antike, Chris 'algunas de las oradones que actualmente se r•e zan al poner-
t entum und G ermanentum (Salzburg 1932l.-;-Con todo, n9 de~mos se las vestiduras y el Quod or e sumpsimus. P or la misma ac-
0 1;,idar que cua.ndo se suprimió e! rito galicano. ya hab1an rai;is- titud corporal ·q ue toma el .sacerdote al rez,a r ·e stas ora.ciones,
c~rrido casi 400 afios desde que las primer?-s tnbus germ~nas m-
vadieron Ias Galias · tiempo más que su.fic1ente para que a.r mo- se rconoce clara:m ente que con ellas s e ha afiadido al antiguo
deiada la liturgia gàlicana según el espíritu ~e.rmano.-.-.(N . del T.J ordinario de la misa un e lemento completam en te diferente.
11 BrsHoP, Liturgica historica, 1-19. El capitu~o .. ªaplla.io, se ~!
editado aparte en E. BISHOP-A. WILMART, Le genie u 11 romai H V. LEROQUArs, L 'Ordo missae du sacramentaire d'Amiens:
(Paris 1920). «Eph. Liturg.», ''41 (1927) 435-445.
i2 Cf más adelante, 395ss 575 ; II, 72ss.
En primer lugar, e! salmo 50 con versículos y oraciones; lue-
is Cf. más adelante 545. Una consecuencia tardia de ~stas ten-
is
go, oraciones para e! lavatorio de las manos y el revestirse; después,
dencias dramáticas de '1a liturgia gal!cana, véase en M. \BÕHME, Das tres apologias para la ida ai altar y, finalmente, oraciones para la
zatetnf.sche Wetlinachtspiel <Leipzig 1917), 7. . incensación O. e., 439-441·).
1 6 L. c., 441-444.

http://www.obrascatolicas.com
118 TR. I, P. I.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS 9. LA MISA EN EL IMPERIO FRANCO. 102-105 119

pues el sacerdote no las reza con las manos levantadas en ac- como, por e je mplo, .nuestro Confiteor y la oratio S. Ambrosii
titud de orante, propia de la cultura r eligiosa antigua, sino en la preparación para la misa.
con las manos juntas, conforme a ias costumbres de los paí-
s·es dei Norte 11 • LA «lVIISSA !LLYRICA»

LAS APOLOGÍAS 104. !Este auge de las apologías llega a su colmo en un


ordinario de la ·misa compuesto por el afio 1030 y editado ei
103·. La mayor parte de los manuscritos del siglo x que afio 1557 por el historiador, entre los reformadores, Flacius
contienen ordinarios de la misa, desconocen aún estas nueva;'. Illyricus, con el fin de probar que antes de Ia misa romana,
oraciones; en cambio, un siglo más tarde adquiere en algunos hacia fines d el siglo vu, existían misales que no profesaban la
sacramentarias una abundancia abrumadora. de la que sólo prns·encia real. Este ordinario de la misa, llamado por su edi-
una parte pequena ha pa.sado a nuestro misal actual. Donde tor Missa Illyrica 25 , que ha recogido casi todas l as oraciones
más se m anifiesta esta nueva manera de pensar y s entir, tan que por aque l tiempo estaban 1en uso, contiene apologias
distinta dei estilo de la antigua lit urgia romana, es en las apo- para después de r evestirse, para entrar en e l templo; una
logias. En ellas se trata de confesiones de la propia culpa e larga serie para después de besar el altar, otra apologia para
indignida d del celebrante 1 8 , generalmente de una extensión !'ezarla durante el canto dei Gloria, una nueva serie abun-
considerable 19, que se combinan con ruegos para conseguir dante p ara los cantos intermed io.s, otra para e l canto de l ofer-
la gracia y misericordia de Dias 20 • Las primeras apar·e cen en torio, la preparación de las ofrendas, para después de i Orate,
documentos de la liturgia galicana 21 , y casi al mismo tiempo trates, el Sanctus y la comunión del pueblo 26. Un caso pare-
también en libros litúrgicos orientales 22 . En el siglo rx lrrum- c'do ,se ela por cl si.glo x en un .sacramentaria de S. Thierry,
pen en la liturgia francorromana, y alcanzan en el .siglo x1 junto a Heims, que contiene siete formularios de una missa
una ímportancia y extensión avasa lladora 23 , para desapare- ueneralis, compuesto cada uno de colecta. Super oblata, pre-
cer después casi de golpe 24 , cem excepción de algunos restos, tacio, Hanc igitur y Acl complewium, oraciones todas estas de
características rnuy semejantes a las apologias 21 •
i 7 iEste uso con su simbolismo elocuente de devoción y entrega
de la propia fuerza en manos de un superior. se considera como. de
ascendencia cultural germánica. Está relacionado con la costumDre ~AÍ?. P8 !.GOLÓ(HCA DE LAS /\POLOGÍAS
de colocar el vasallo sus manos en las manos del sefior :tendal al
prestarle el homagium (ErsENHOFER, I , 267; HEILER, Das Gehet , 105. No nos es fácil comprender hoy una mentalidad ta.n
103). ' } reocupada por crear y multiplica.r .cse tipo de oraciones, que
i s La palabra tiene, .pues, una significación semejante a la qur•
tiene en inglés : to apologize = excusarse, defenderse. . . de un modo impresiornmte d elatan un estado de alma no
i o Como traducción latina aparece a veces la expreswn exéusa- ;;ólo ·consciente de su propia indignidacl, sino también ator-
t:io sacerdotis, por ejemplo LEROQUAIS, Les sacramentaires. I, 110;
pero también confess'io peccatorum; así, por e]€mplo, e!". la aclmo- 25
Los datas están tomados de la investigación de J. BRAUN
nición del sacramentaria de Echternach (s. xr): confessio peecato- (Alter und Herkunft der sog. M.issa J'llyrica: «Stimmen aus J.VIarig-
rum brevis sit inter missarum sollemnia CLEnOQUAIS, I, 122). Laaclrn! 69 [1905, IIJ 143-155). Braun opina que ia composición de
20 F. CAEROI,, Ariologies: DACL I, 2591-2601. este. m1sal, destmado ai uso de un obispo, tuvo lugar cn Minden.
21 una fórmul:::i· de M'issale Gothicum (MURATORI, II, 595s) llev,1 :i;;:1acrns Illyncus pronto cornprendló su errar, pero ya no le fué po-
también el título apologia sacerdotis; empiez.a : Ante tuae im.men - s1ble. recoger . todos los ejemphres vencüdos. Cf. tambi.~n F'. CABROL,
sitatis conspectum et ante tuae ineffabilitatis oculos, o m:aiestm Flacius lllyrzcus: DACL 5 (1923) 1625-1635. La hlpótc:iis d '.' Ca.broJ,
mirabilis, ... vilis admodum peccator accedo. Con una.reclacc10n :J;lgu que busca. el origen de este misal en la corte de Cn,r lo:nagno, :oe
ca.."!1biada sobrevive en algunos documentos de la llturgia fran co- funda cas1 exclusivamente en las apologías, a h.!.s qui: crcc en su
romana; por ejem,plo, en ls, Missa Vlyrica en dos formas: MARTE- mayo~· parte obra de Alcuino (en lugar de Pseudo··AlcuJno, sigla x;
NE, 1, 4, IV (I, 499 E 5-01 tA). . . . _ _ confron tese mas adelante. II, 527 5 ) . El estudio de e.qte misal
22 Cf. JuNGMANN, Die Stellung Chnsti im liturgischen Gebel . (véase más ad~lante, 335 338 350s etc.) y texto co:rrespondiente
223s. confirma Ia tes1s de Braun. E! 1exto de la MisM, .mvrica, en MAR-
2a Véanse los ejemplos de aquella época en MARTENE, I , 4, IV- TENE 1, 4, IV <I, 490-518); tambíén en J.\'.ÍlGNE (PL, 138 1305·-1336) y
XVI (I, 490-598). . BONA ( Rerum liturgicarum libri duo, app. [913-9;i4J). '
Sin embargo, hay excepciones en tiempos postenores. A ~llas
24 2
5
Son en total unas 35 fórmulas, .que ocupan cn Martêne el
pertenece el misal de Seckau, del afio 1170 ~KocK, 19s); cont1ene espacío de nueve columnas de folio y represent.an .mia tercera par-
apologias durante el Gloria, antes del sermon,_ durante el Credo. ~e de todo el misal.
delante del canon. 'l'ambién el misal de Wé_stmmster d~l. afio 1370 21 MARTENE 1, 4, X (I, 552-562). Es manifiesto que se trata de
(ed. LEGG [HBS 495-498]) contlene seis apologias para deem.a s duran- una especie de misas votivas para la celebración privada. Cf. más
te el Gloria. adelante 277 280 con la nota 58.

http://www.obrascatolicas.com
9. LA MISA EN EL IMPERIO FRANCO. 105-108 121
120 TR. I, P. I.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS

l10y en las dos oraciones del ordinario que empiezan con la


mentado r,e almente por la angustia de la culpa 28 • Junto a irwocación Sancta Trinitas, además de en el prefacio de la
influencias de la psicologia popular, difíciles de definir, ha- Santísima Trinidad. No a otra causa se debe la inclusión, en
bremos de reconocer aqui la consecuencia, por una parte, de d ordinario, del Credo, que en Oriente habia sido adaptado
la identificación galicana de Cristo con Dias, obscureciendo mucho antes como oonsecuencia de las luchas contra las dis-
bastante la idea de la gracia r ed·e ntora, y por otra parte, Y ~intas herejias s2.
hasta bien ·e ntrado el siglo XI, el que la penitencia sacramen-
tal, incluso en los conventos, se usaba sólo una vez al afio <9 , EL LATÍN, LENGUA SAGRADA
míentras que se atribuía a la manífestación dolorosa de los
pecados una fuerza extraordLrrnria par.a perdon.ar la culpa'º· 107. Influencia más profunda y duradera, empero, tuvo
Parece que en la desaparición de las apologias infl.uyó deci- en el carácter de la misa r-0mana otra circunstancia. AI ser
didamente el esclarecimiento por la ,escolástica de la doctri- trasplant ada al imperio franco, la liturgia romana no cam-
na sobre el perdón de los pecados y la introducción de una biá de lengua, porque también en él la lengua culta era fl
práctica más humana del sacramento de la penitencia. latín; pe.ro precisamente por esto la entendia solamente una
clase social reducida, identificada casi exclusivamente con
CAMBIOS EN LAS IDEAS TEOLÓGICAS
el clero. Es verdad que también su antigua liturgia galicana
se habí.a celebrado en lengua latina; pero ya antes d·e ser abro-
106. Así como para este cambio tuvieron parte tan nota- gada aquélla, la población, incluso en su sector latino, esta-
ble l.as tendencias contemporáneas de la teologia dogmá- ba tan distanciada de su propia l'engua, .que ya no la enten-
tica .así se advierte con mayor clarídad· ese ínflujo en la mo- dia. Sin embargo, como el latin siguió si,endo la única lengua
dífi~ación aparentemente insignificante del texto de no po- escrita, sólo a ella se podia .acudir para la expresión en el
cas fórmulas variables de la misa romana, y más aún en la culto. Ni se pensó en traducir la Sagrada Escritura a la l'en-
creación de textos nuevos. Las antiguas oraciones de los sa- gua dél :pueblo, dialecto romance o g·ermánico. De haberse te-
cramentarias romanos termlnaban sin excepción con un Per, nido en ouenta dicho factor, se hubieran elevado estos dia-
es decir, estaban dirigidas a Dios Padr·e y debian terminar leetos a la categoria de lenguas escritas, capacitándolos para
con la fórmula conocida del mediador. No pocas de estas ora- servir en. el culto. !Pesaba mucho la superioridad de la 1engua
c.iones, si el misterio de que h ablaban lo permitia, tomaron y cultura latinas y habian causado tanta impresión en los
ahora la fórmula ,final Qui vivis, es decir, se dirigían al Hijo, pueblos jóvenes que se iban formando, que todo.<> los hombr<:'s
aunque empezase con la invocación Deus qui. La tendencia a de cultura aprendían el latiu.
este cambio provenía del carácter particular de la liturgia
galicana, formada en un arnbknte de lucha _antiarriana, que MÉTODO DIFERENTE EN LA MlSIÓN
exigia se prescindiese de ia fórmula del mediador Y se ac.en- DE LOS ESLAVOS
tuase la consubstancialidad d e las tres personas divinas, lo
mismo que en las liturgias -0rientales 31 • Este mismo origen 108. Otra fué la evolución algo más tarde entre los esla-
tuvo la inclinación galicana a poner de relie ve en las oracio- vos, donde los Santos Cirilo y Metodio celebraban desde el
nes ·el misterio de la Santisima Trinidad, inftujo que se ad- principio la misa en lengua ,eslava-se trataba de la misa ro-
vierte también en la misa romana, en la que perdura todavia mana, por lo menos a la muerte de San Cirilo (869) 3 ' ' - . Eran
32 Cf. J . iA. JUNGMANN, Die abwehr des germanisch en Arianis-
Como ejemplo de una acusación propia sirva una ~órmula
2s mus und d er Umbruch d er r eligiõsen Kultur im frühen Mittelal-
corta que da Ia Missa Illyrica para: el ósculo dei. altar: Suscipe con- t er: ZkTh 69 (1947) 36-99, especialmente 54ss 57ss.
fessionem meam, unica spes salutis meae, D o1mn e Deus _meus, I esu 3 '· Así lo prueban los fragmentos de Kiew, que datan dei siglo x
Christe, quia gula, ebrietate, tornicatione,_ libiaine, tnsti tia, acidia, u xr, de un m isal romano en lengua eslava antigua, que se basa
somnolentia. negligentia, ira, cupidUate, m vi dia, malit w, odzo, de- en un sa.cramentario gregoriano del siglo vn y debe tener como
tractione, periurio, f alsitate, mena'!'ciº~ vana gtona, teviiaie et+ su- autor ai mismo San Cirilo; cf. e. MoHLBERG, Jl messale glagolítico
perbía perditus sum et omnino cogitat:one, locu~wn~, ac tzon~ <!·_que di Kiew: «Atti della Pont. <Academia Romana di Archeologia», Me-
omnílnts mal-is extinctus su.m; qui iustificas irnpios et vtvtf,ica_s morie II (Roma 1928), 207-320; especialmente 223s 280ss. Con esta
mortuos. iustifica me et r esuscita me, Domine Deus meus. Qui vi- opinión coincide F . UsENICNIK en su est udio en <cBogoslovni Vestnik»,
vis (MAJÍ.TENE 1, 4 IV [I, 496 B]). iLa fórmula se rep1te en V VI XIII 10 (1930); · cf. el resumen en JL (para 1931) 326. Ya anteriormente
XV (I, 5.2 oc 531B 575D 588B). . se conocían ·a lgunas razones que hacían probable que se tratase de
29 Cf. JUNGMANN, Die lateinischen ,Bussriten, 172ss 282-285. la liturgia romana; cf. H. v. SCHUBERT, Geschichte der chriStLtchen
M La literatura sobre este tema, vease 1 e., p. 268. Kirche tm Früh.mittelalter CTübingen 1921), 520.
~.1 Más pormenores véanse más adelante. 486.

http://www.obrascatolicas.com
1
122 TR. I, P. !.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS
9. LA MISA EN EL IMPERIO FRANCO. 108-110
123
1 e oponian con toda
precis_a mente ~lérigos ale~an~sel º~u~~ee~ una lengua barb~- y en cuyo transcurso los dones de la comunidad, por la pa-
energia a este mtento de l ei:ie cripción de la cruz sólo p ernn- labra dei sacerdote, eran sublimados a una ofrencta cele.s-
rica, fundándose en que . a ms et latine Les podían con-
tial, a.hora, debida a las idea.s que 1anzó el primero San Isi-
tía t-ener el culto hebraice, graece . a lengua barbá - .,l
doro de Sevilla 36, salía al :primer plano de a tención umi.
testar fácilrnente que el esl~sºcJ~u~s e~~t~:an tr~ducidas &. concepción distinta. La Eucaristía es la bona gratia '17 que
rica, porque las Sagradas t º lldad el rito roma-
P y . . ha conservado hasta la ac ua. Dios nos envia a nosotros, y que haja del ciclo en e1 intimo
e,ia. as1 se 1
no en eslavo antiguo, el ga go 1 l"tico •
por •
lo menos en un sec- santuario de la misa, la consagración; por eso se afanan
. fio del mundo eslavo 3 • a-hora por circunscribir exactamente la p a rte de la misa en
tor, .aunque pe~ue ' f . o~ sin embargo, la inteligencia

que se r ealiza esta bajada. P ara San Isidoro cs la orat io se:c-
En el impeno de los ra~c ~. e refiere a su lengua, quedó ta, el grupo de m-aciones de la lit urgia galicana que em-
de la liturgia rom~n'.1, por lo q~e s , te modo una nueva
pieza con el Post Sanctus y al que pertenece todavia el Post
reservada a _lo~ c~engdosl, resu~~npd~r~ey=sno para los infieles, 38
pridie • ·Aplicada a la liturgia. rornana, se trata de las ora-
especie de d1sc1plma e _arca·_ : .
. 1 · 0 pueblo cnstiano. ciones d esde el Te ig itur basta la doxología antes dei Pater
smo para e m1s~no-ún problema para aquella época. Pres- noster. Apoyándose en algunas sugerencias del texto romano.
cin:i~~d~~ee~~ con;ic~~~o~~lit~i~t~:ioq~~ ~~/~~i;~~t~.iee~=la se declara esta parte del ordinario como canon en el sentido
de la oratio sexta de San Isidoro '"', a la qu.e precede -eI pre- 1
pre tenia qu.e ver muc . .-. debia estar la ocultación
tre susb me~?:te~fos!~P~=~~º~volución se v•eía favorecida por
Y facio como U:lla int'.'Orlucción solenme, pero secundaria 4'>.
Esta parte, pues, queda cubierta por un s·egundo velo de mis- i
~~~~~a:ªdel pensamiento teológico_ de ·~r_itonces que, de dis- teriosa inacce~:ibilidad al re ci taria -en adelante el sacerdote
tinto orig•en, sefialaban la misma dir·ecc10n. en voz baja_ Sólo el sacerdote puede entrar en este intimo /!
santuario, mientras d pueblo, como en otro tiempo en la
NUEVA CONCEPCIÓN DE LA IGLESIA
incensación
zando 41 •
de Zacarías, se qu·eda fuera esperando y re- ij
. ·n de la Iglesia no se sobreponía va,
En la c?ncepc10 comunidad de los redimidos, que
109.
Esta idea se desarron a t.odav.ia má.s, con una infiexibili- ~
dad constante. En un pasaj-e d e la misa, al que se creyó sus-
como antes, la idea ~e ~a tegran el Ouerpo Místico; precisa-
!1
ceptible de modificacirm. se introànjo en el .sigla VIII una i
con el Cristo glo!i~~a á~e~n galicano··espafíola, por la.s lucha.s nueva cer·emonia: estando ya, todo p1·.eparado, antes de en-
mente porque ~·· ~ l ·aea de' Hombre Dias glorificado, me- trar e! sacerdote en d santuarlo del canon, se vuelve otra
contra el
d. d
arriamsmo,d
y sumo sacer oªt·e,1 tuvo .'que oed€r el puesto a. la exal-
·d vez a los ministros para pedirles una oración con el fin de
ia or . . . ivina ss Como consecuencia, 1a 1 ea
~~ci~~o~u~Ict~te~}~~~~~~~~~~.~~~~~ó ~~~~~z~~~~;~~;~r~~~~
cepción de a ~·blo P.or otro lado, la posición social del cle-
57
6
" · Ace!'ca de su influjo en el imperio franco,
i". Según una lista -de las cosas our.::e iussa
véase más arriba
sunt aiscere om-
nes eccleciasticos Cn. 1::n, los can ónigos debürn conocer también
ca de cle~o ~~;maba part,e de la clase dirigente, con el m~-
!a el 26J. de .SAN ISIDORO De ecclesiasticis ofjiciis
lín.libra (MGH, e. 1, 235,
ro, q~e acas1
nopoho o. exc1us1vo
. de .la cultura' ·tuvo que ahondar es a :
17
'SAN ISIDORO, Etymol., VI, 38 : 2L 82, 255 B.
distanciación del pueblo. :is J. GE!SELMANN . Die Abenrlmahls;chre an d-er Wende der
christlichen Spatantike zurn Friihrnitt:?.la.lter (München 1933) 180-Js.
La explicación de la mi~a car.:·lingia Dominus 1;obiscum ha-
9
J
NUEVA INTERPRETACIÓN DE LA CONSAGRACIÓN - bla al explicar la:; palabras hostia:m P<ITmn, e tc., en el Unde et m e-
mores, como si aun no hubiera tenido l ugar la consagraeión (P·L
. . d 1 Eucaristía se había operadc• 138, 1170 .A) .•La explicació.n posterior dei siglo x . que lleva el mis-
110. En la cm.~cepc~on t e a ue en los períodos anterion~s mo título, rechaza esta intsrpretación (GERBERT, 1J,fonumenta, II, 274l
también un camb10. M1en ras ~ a misa como una eucaris- J. GEISELMANN, Stitd.icn ZU frühmitteclalterLiCl1.e11. Abenanrn.111ssctiri.J-
ten [Paderborn 192GJ 88s'.
de la vida litúrgica ~·e co.noeb1~i!s de la comunidad, a cuya
tia, es. decir, una alcei,~~ :is~~~ fieles con el Gratias agamus,
•o La merma dei aprecio dei prefacio (y por cierto también d e
partic1pación eran nvi ª las palabras <ie la consagración) se refleja en la op inión que por
entonces se había ido formando de que los apóstoles ha bían consa.
grado diciendo únicamente el Padre nuest.ro, para en seguida pro-
--
a• - - más detalles : L. ROGIC, Glagolitische Schri.ft: LThK 4
Pa.ra ceder a la fraGción y la comunión (GErSEL!VIANN, Die Abendmahls- I
(1932) 5l3-515. . lehre, 210s; cL m ás adelante, II, 388 ° 389).
as Cf. más arriba, 44. Véanse las 11.
referencias más adelante II, 115s. 169 con la nota 3.
170•1con la nota

http://www.obrascatolicas.com
124 TR. I, P. I.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS 9. LA MISA EN EL IMPERlO FRANCO. 110-ll3 125

que, como dice un comentarista, sea digno de ofrecer a Dios de iglesia interior, bien separada del resto de la nave por
el sacrificio de toda la comunidad 42 • Aún hay más; las pa- altos muros, el coro para uso exclusivo de los canónigos.
labras del canon donde se dice de los fieles: qui ti"bi offerunt
hoc sacrificium laudis, empiezan a causar extrafieza, Y para
suavizarlas s·e permiten una pequena corrección. Como no LA PRESENCIA REAL, EN PRIMER PLANO
se s.treven a quitarlas, les anteponen por lo menos las pa- DE LA ATENCIÓN
labras pro quibus tibi offerimus, satisfechos de haber puesto 112. Fué en esta época cuando se fijó la atención con ma-
así fuera de duda la actuación decisiva del sacerdote. Estos yor insistencia que antes en la función sacerdotal a la que
cambias los encontramos por primera vez en el sacramenta- se debe la pr1esencia eucarística de Cristo, y en la presencia
ria Gregoriano preparado por Alcuino. misma. La teologia se ocupó entonces por vez primera más
detenidamente de estos problemas. 1A mediados del siglo IX
EL PUEBLO SE SEPARA DEL CLERO Y ALTAR (a partir del afio 831) tuvo lugar la controversia en que Ra-
tramo defendió, contra Pascasio Radberto, que el cuerpo de
111. La línea divisoria entre altar y pueblo, c1ero y se- Cristo está presente en .el Santísimo Sacramento con toda
glares, entre los ministros de la función sacramental y la realidad, pero no en sus apariencías externas, sino única-
comunidad que participa, exigida. por la misma esencia de mente en su substancia. Como consecuencia pasó a segundo
la Iglesia y nunca olvidada, se convierte ahora en una ba- plano el simbolismo del sacramento que tanto estimaba San
rrera, por no decir en un muro de separación, que se ref!eja A.gustín, tal vez demasiado, y que tan claramente se mani-
incluso ·en la misma eonstrucción de las iglesias. El altar fiesta en las oraciones de los sacramentarias romanos, prin-
se le retira al fondo del ábside. Por esta -en las catedrales cipalmente en las fórmulas de las poscomuniones, a saber,
se quita. de allí la cátedra del obispo 43 , para colocarla ahora la comparación entre el cuerpo sacramental del Sefior, que
generalmente 44 al lado del altar 45 • Esta mismo trae consigo entonces empezó a llamarse cuerpo místico, y ·el cuerpo del
el .que la sillería para el clero, que antiguamente, cefiida a Sefior que es la Iglesia ••. Lo mismo puede decirse, en ci>erta
la pared del ábside, formaba un semicírculo en torno al al- manera, de la comparación entre el sacramento y la muerte
tar, ·queda ahora dividida en dos mitades, una frente a otra. del Sefí.or 47 • iPor la misma razón fué también desapareciendo
Así se pone en marcha una evoluc.ión que luego en los países la participación consciente de la comunidad ·en el sacrificio
del norte de los Alpes, con la erección del llamado Lettner, de Cristo y, en consecuencia, el movimiento de la comunidad
llegó a levantar un muro divisorio entre el presbiterio y la hacia Dias, que habia resultado de esta participación. En
nave de la Iglesia. Con esto se dejaba al pueblo cristiano, substitución, la misa se convierte cada vez más en el mis-
al menos, la nave de la iglesia; pero 1en las catedrales es- terio del advenimtento divino, que desde lejos se admira y
pafiolas s·e construyó en medio de la nave central, a modo se adora, porque la mayoria de los fieles ya no tiene por cos-
tumbre comulgar ni siquiera ·en los dias festivos; la comu-
42 AMALARIO, De ofj. eccl., III. 20 : PL 105, 1132 e. En este mis-
mo sentido inter[preta REMIGIO DE AUXERRE .(Expositio: PL 101, nión ya había dej ado de ser el pan de cada dia.
1'252 D) también el Sursum corda: e! celebrante pide a los fieles
que eleven sus corazones, ut sacrificimn quod Deo ofjerendum mihi EL PAN ÁZIMO SUBSTITUYE AL PAN ORDINARIO
obtulistis, digne offerre valeam. Para más detalles. véase más ade-
lante, II, 85s.
4a Según Ias Eclogae (iPL 105, 1321 ·Al, que en esto reproducen 113. :Este a1ejamiento sacramental de la esfera de lo co-
evidentemente la exposición de Amalario del afio 813-814 (véase tidiano es causa, en parte al menos, de la substitución del
más abajo) e! obispo está sentado después de la colecta versus ad pan ·fermentado por el pan ázimo, que se verifica por esta
populum. Cf. también la exposición Jntroitus missae quare, ed. por
HANSSENS en <{Elph. Liturg.» 0930l 44. En las demás fuentes carolin- época. Alcuino y su discípulo Rabano Mauro son los primeros
gias ya no se habla claramente de este asunto. Según AMALARio (De testigos seguros de esta nueva costumbre 48 , que desde en-
eccl. off., lll, 10: PL 105, _1H7), solame_nte la posición elevada de tonces se propaga poco a poco. La creciente reverencia ante
su asiento indica que e! ob1spo debe v1g!lar ai pueblo.
44 Como ejemplos de la antigua colocación de la cátedra, MAR-
46 Cf. H. DE LUBAC, Corpus Mysticum. UEucharistie et l'Eglise
TENE (1, 4, 3, 3 [l, 364s]) nombra las cati;drales de _Lyón y Viena
(de Francia). También en Maguncia la catedra esta en e! centro au moyen-âge <Paris 1944).
de! recinto dei coro, situado detrás dei altar mayor. ., Cf. o. CASEL, Das Mysteriengediichnis der Messtiturgíe im
45 E! nuevo orden se manifiesta en los camb1os de! Or<Jo Rom. II Lichte der Tradition (JL [1926] ll3-204l 117ss 195ss. Desde luego, no
(nn. l• 5 : .PL 78, 969 A 970 C) con respecto ai Ordo Rom. ·1 <nn. 4 8 : estamos de acuerdo con todo lo que allí se dice.
PL 78, 939 B 942 A) pergit ad dexteram altaris ad seaem suam. 4s GEISELMANN, Die Abendmahlslehre, 21-36; para más detalles
véase más adelante, II, 33 13.
http://www.obrascatolicas.com
9. LA MISA EN EL IMPERIO FRANCO. 113-115 127
126 TR. I, P. I.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS

el sacramento debió de influir mucho en esta preferencia vación religiosa del pu2blo entero. Forma parte de este pro-
por las puras y blancas hostias, que fácilmente podían par- grama una reglamentación de la participación de los fiel.es
tirse sin desperdicios. en el culto, principalmente en la misa, como se ve cla-
El cambiar la. clase del pan nevá tras de sí una serie de ramente ·en algunas disposiciones. Se exigió a los fieles que
modificaciones en la liturgia. La ·entrega de las ofrendas se interviniesen en el Kyrie eleison y el Sanctus y también en
fué convirtiendo en una entrega de donativos en metálico, el Gloria Patri-sin duda se refiere al Gloria con que termi-
que más tarde se limita a algunos días determinados. Pronto naba la Schola los cantos 50 - . Parece que también se exhor-
se prescindió de la fracción del pan dentro de la misa con taba a los fieles a que respondiesen al Dominus vobiscum y
lo cual 'el Agnus Dei que en el siglo vn había sido intrnduci- oraciones del sacerdote 51 • Además debían ser amonestados
do como canto de la fracción, a primeros del siglo 1x se con- los fieles a que participasen en la procesión de las ofrendas
virtió en canto de la comunión o también del ósculo de la y en el ósculo de la paz 52 • Incluso debieron intentar dar a
paz. La fracción del pan, objeto antes de tanta diligencia, conocer a los fieles ·el contenido de las oraciones sacerdota-
desaparece ahora, sea porque se prefiera hacerla antes-con les, por lo menos de las que se decian en voz alta y se repc-
el pan ázimo no existia ya el inconveniente de endurecerse tían muchas veces. Los clérigos carolíngios no sólo tenían
rápidamente-, sea porque las partículas para la comunión obligación de entender ellos mismos la liturgia-para lo cual
de los fieles se hayan cocido ya de ante mano en la forma se introdujeron el afio 742 exárnenes anua1'es de liturgia 5 3 - ,
deseada, como se hace en el sigla xr. sino que también debían ·explicar al pueblo totius religionis
studium et christianitatis cultum 54 • Efectivamente, entre los
comentarias de la mísa que se escribieron a fines del siglo v.a,
CAMBIO EN EL RITO DE LA COMUNIÓN hay uno, la exposición Quotiens contra se 55 , que sólo comeu-
114. Con estos cambias no tiene objeto el uso de la pa-
tena, que como plato ancho en forma de fuente habia sido
'º Cf. G. NrcKL, Der Anteil des Volkes an der Messliturgie im
Frankenreiche (Innsbruck 1930) 15ss.
necesaria para la fracción y la distribución de la comunión. n Cf. más adelante, 293.
En su lugar se usa un platito fino adaptado a la copa del 52
Sínoi:;o de reforma de iMaguncia (813), can. 44 (MANSI. XIV
cáliz, mientras que para la distribución de la comunión se 74) : Oblationem quoque et pacem in ecclesia facere iugiter admo-
neatur populus Christianus; cf. NrcKL, 44s 49s.
emplea el ciborio en forma de cáliz, nuestro copón. En la ma- 5.3 C'.on el asen~im~~11to de San Bonifacio, Carlomán diá en 742

nera de distribuir la comunión se dan también nuevas posi- llJ: s1gmente presc1:1pc10n: ut unusquisque presbyter in paroehia ha-
bilidades, que facilitan un trato más rever.ente. Las partícu- bzt.an~ ... semper yi Quadragesima rationem et ordinem ministcrii
sui, swe de baptzsmo sive de /ide catlwl!ca sive de preczbus et or-
las ya no se colocan en las manos de los fieles, sino sobre dine r:iissqxum,, episcopo reddat. et ostendat (MGH. e. 1, 25). Esta
la lengua, lo que no habia sido hacedero con las partículas prescnpc10n fue renovada repetidas veces en los derenios siguien-
del pan fermentado 49 • Otro paso que por cierto tardá en tes, e. o. 769, 774 y 789, y entrá en las disposiciones de varias obis-
darse, fué que los fi,eles recibiesen la comunión de rodillas pos, p. ".· el afí.o 85.2, en las de Hincmaro de íReims (ANDRIEU,
Les Ordznes Romanz, I, 476-479; R. STACHNIK, Die Bildunq des
trayendo como consecuencia la introducción de 'Una baran~ Weltklerus im Frankenreiche [Paderborn 1926] 23s 57s). Una par·
dilla baja, el comulgatorio, desconocido en las iglesias an- te de los escritos posteriores sobre temas litúrgicos tenía por fin
tíguas. facilitar libras para tal estudio (ANDRIEU, 479s). Hubo también es-
critos pequenos en forma de catecismos para este examen · como
ejemplo véase en FRANZ (342s) los ioca episcopi ad sacerdotes asi
LA REFORMA CAROLINGIA: PARTICIPACIÓN c<!mo la exposición Introitus missae quare (ed. HANSSENS: «Eph.
DE LOS FIELES Llturg.», 44 0930) 42-46. en parte va en FRANZ (410-412).
5 .i Capitulare, de 802, n. 5: MGH, e. L 106, lín. 23. Un decreto

115. A pesar de todos estes cambias, que apartaban parecido dió ya eI concilio de Cloveshoe, en Inglaterra (747), can. 10
(MANSI, XII, 398): Verba quae in missae celebratione et officzo
cada vez más a los fieles de la participación activa, en esta baptismi sollemniter dicuntur; cf. NrcKL, 7.
época carolíngia s-e advterte verdadero empeno en la rena- 55 Quotiens cont;a s~: ~ARTENE, I, 4, 11 (l, 443-461): iPL 96,
1481 ai 1502. Las mas prmc1pales de las demás explicaciones de la
49 A favor de esta dependencia está el hecho de oue los prime-
misa son: Primum in ordine (bacia 800) : GERBERT, Monumen-
ta, II, 282-290: PL 1'38, 1173-1186; cf. para Ia historia de sus ma-
ros testimonios seguros de la nueva costumbre datã.n solamente nuscritos: A. WILMART, Un traité sur la messe copié en Anglete-
del sigla IX; cf. más adelante, II, 552 53 • También e! rito de ablución rre vers l'an 800: «Eph. Liturg.», 50 0936) 133-139. Dominus vo-
después de Ia comunián dei sacerdote se formá en el sigla IX; véa- biscur:i: GERBERT, Monumenta, II. 276-282: PL 138, 1163 ai H73 (y
se II, 607ss. :Para los seglares se tenía en el período anterior un adernas ,PL 83, 1145-1154; 147, 191-200). Además, la exposicián que
lavatorio de manos antes de la comunión, pero no desnués de la· empieza con las mismas palabras y polemiza contra ella : GER-
misma; véase más adelante II, 550; -
http://www.obrascatolicas.com
128 TR. I, P. I.-LA MISA A TRAVÉS !}E LOS SIGLOS
9. L A MISA EN EL Ii\1PE R!ü FRANCO. 115-lJ.8 129
ta las oraciones rezadas en voz alta, pero éstas con notable
detenimiento. Despu.és de una breve ojeada a la antemisa,
sigue el texto palabra por palabra desde el Dominus vobis- Los PRECURSORES
cum y Sursum corda hasta el Hosanna in excelsis, para saltar
luego al canon y continuar con el Praeceptis salutaribu.s 117 .. ·?01;no uno de los primeros representantes de la ale-
moniti. goria. l!turg1ca se considera a Pseudo-Dionisio, de princiolos
del s1glo vr'.· cnyo P''1'. ~am iento neoplatónico no sólo inspiró
APUNTA LA ElXPLICACIÓN ALEGÓRICA ; 1 m~tod~, .smo ta~b1~n. en. cierta manera, el contenido de
.,us expos1c~ones l!tur g1c ~s. Sm embargo, son solament..e ~mos
116. Un poco más tarde surge otro género de comentarias P?,,cos pasaJes de la m1sa que e xplica alegóricamen~. por
que prescinden por completo del texto de la misa, redactado r J~mplo.
,, t dcuando en la bajada · · · Dios a la comu m'6 n ve re-
de
en lengua extrafia, y se fijan exclusivamente en su presen- ;res, n a a 1a encarn a ción "9 . Antes que él habían dado ya
tación y desarrollo exterior: son los comentarias alegóricos. m .P~so más all á Te odor o de Mopsuestia (i-428) y cl si~io
Se conocían en el imperio franco antes de la época carolín- ~a1 s a1 (t 502), que en el. trasiado de las ofrendas al aitar
gia; la ·e xposición antes citada de la misa galicana del 3i- '. e!an.. la sepultura de Cnsto; en la consagración. la resu-
1 re~c1~n. ~ en la fracciôn clel pan consagrado, las aparicl;nes
glo VII presenta ya esta modalidad 56 • En Oriente se conocian
todavia antes.
0
de c;;nsto . De otro modo procedie ron Sofronio (l· 638) y
En la era precristiana se habia dado a los antiguos mi- Máximo Confes~r (-l _662), de los que el primero halló repre~
tos de los díoses una explicación en que se les hacía «decir sentadas en la 1Iturg1'.l ~·~ la misa diversos deta lles d e la vida
otra cosa» (?i.Ha àropebi::tv), d•e lo que era su sentido inme- ~e Jesucrlsto (ammc1ac10n, nacimiento, manifesta ción en el
diato; Fílón de Alejandria había empezado en gran escala .?rdán Y transfiguración ), y sobre todo de su p:i.:•ión n1. Má-
a dar un sentido filosófico a los relatos biblicos del Génesis, ~111,10 Co.nf?sor vió prefcrentcrn.en te en ella slmbolos de ;ds
y el cristianismo desde muy temprano se esforzó por dar un - aractens t1cas y grados de la vida espiritual •2.
sentido alegórico a los textos sagrados que parecían obsc:i-
ros 5 7 • Asi se hizo primeramente con el Antiguo Testamento, -'\LCUINO Y AMALARIO, PADR'ES DE LA
cuyas figuras de Cristo y sus misterios se prestaban a ampliar ALEGORÍP. DE LA MISA
este su carácter y significación. Lo mismo ocurrió con la li-
turgia cuando empezó a hacerse obscura al pueblo 58 • Gon- . . 1~8. Al parecer fué Alcuino quien apllcó Primero a la 1-
t.mgia romana el método alegórico o3 aunque el q 1..ó
dición pr·eliminar .p ara la formación de tales alegorias fué uc 1o u-·
el .gusto por el simbolismo. Existían, efectivamente, ritos que .<'n
· gran esca l a f ue· su discípulo Amalario
' ••. ·

se habian intr-0ducido en la liturgia como símbolos de reali-


dades invisibles: ·el lavatorio de las manos, <€1 ósculo de la 313;." Psr:uno-DroNrsro, D e eccl. lzierarchia. II. 3 13 (Quasten. Mon .,
paz u otros, que, aunque tenían origen distinto, su simbolis- • liíl TEODORO DE ,11,IJ:oPSUESTIA, Serm. ones catech V ..
mo se imponia por su misma naturaleza, como, por ejemplo, 21s 3lss). CONNOLIY, The liturgical homilies t N ". . VI CRUC!{JlR ,
la mezcla del agua con el vino. La alegoria dió un paso más :~ SoFRo~ro, Commentarius liturg.: PG 8'lo 398~'.!ai, ~ss 11 23s 5~:'
' SAN MAXIMO, Mystagogia. PG 91 651-7l8. f 002' FRANZ, 33!L.
al ·no preocuparse de si existia con anterioridad tal simbo- 6"FRANZ. 361s. . . ' e . FRANZ, 337s.
61
lismo o disposición para él. Se trata, ante todo de la obra pr· . l d
D e ecclesiasticis ofiiciis ~ como es el tW~JPª f AMALARIO DE METZ,
/.l er officialis: PL ·10 5 , · 9135_1242 . iL' · ·b o en ~s manuscrito_<;:. Li-
BERT, TI, 269-2.76. De las explicaciones de la misa dependientes de Roma; del a utor en 813, quedó ter!i~ad!' eiu~2~u~?ne un VraJe a
Amalario, así como de las demás obras carolingias, se tratará a dacc1on, en la que se afiadió a 1 . t . · na segunda re-
continuación. Con los escritos de Amalario está emparentada la hacia 831. Una te.reera edición ~~e ~~e"lib~os un cuarto., se publieó
exposición en forma de catecismo I.ntroitus missae quare (ed. HANS- das a una nueva peregrinaciórÍ a R 1
,,en a as Cf!rrecc1on,es, debi-
SENS: «Eph. Liturg.», 44 [1930] 42-4.6). Para más detalles: A. WILMART, De ahí que los múltiples ma • orna, se . publico algo mas tarde.
durante toda la Edad Median~~c~~~~e~f esta obra, muy apreciada
0

Expositio missae: DAOL 5 (l92.2) 1014-1027.


s& Véase arriba 57 con la nota 12. cf. J. M. HANSSllNS, Le texte dil L .b.. ' .en .con m1;1ch.as variantes;
57 J. C. JOOSEN-J. H. WASZINK, Allegorese: RAC 1, 283-2~3. Liturg.», 47 (1933) 113-125, las ~ ! er otJ:ciatzs» a Amataire: «Eph.
58 El ambiente cultural de donde han surgido los princípios de 435; resumen 49 0935) 4 3 3~. La e~~~·fI_l~aci~nes h~sta 49 <1935) 413-
Ia. alegoria litúrgica se disefia en la disertación teológica de la estudws está próxima a aparer·er A~er::~ 1 IC\1 ,Pleparada por estos
Universidad de lnnsbruck de •P. RuscH, Wurzeln und Anjange
der allegorischen Liturgieerklêtrung (1933), especialmente p. 61s (sin ~Órf;o,~~; c~~n~~~cf ~~tet~l i~~A1~~~a~Ei~~)~~~~ ~!mca~~~i~~ac~?~
imprimir). fiere a su primera par te en un ,· . R~v~Rrs, por lo que se re-
entre los afíos 813-814 (ect por J ;}_ª1J; mant.mo a C~:mstantinopla
· · · . •ANSSENs, Le traité de Ia mes-
http://www.obrascatolicas.com 5
130 TR. I, P. I.-LA MISA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS 9. LA MISA EN EL IMPERIO FRANCO. 118·119 131

A pesar de que no era cosa nuf'va, la ampl!tud con qu e ensayos l?s que di eron la norma para desarrollos posteriores,
Amalario la aplicaba ofendl6 al principio. A instancias d e smo los llbros de Amalario, sobre todo su obra principal De
un adversario suyo, ·e l diácono Floro de Lyón, su oexplica- ecclesiasticis otficiis. Por la acumulación de interpretaci~nes
ción de Ia misa fué condenada en el sínodo de Quiercy, E:l alegóricas ofrecía a sus adversarias un amplio campo . de
afio 833 6 5 , dando como razón que solamente al Antiguo Tes- ataque.
tamento correspondia contener figuras y sombras de i1na
realidad más hermosa, pero no al Nuevo, que exigia un ra.- LAS DIVERSAS CLASES DE ALEGORÍA
tionabile obsequium, sin superstición ni imaginaciones ne··
bulasas 66 . Sin embargo, ·esta condenación no pudo detener Amalario lo interpreta todo: personas, vestiduras ob-
el avance impetuoso del método alegórico de Arnalario ni la jetos litúrgicos, horas, acciones, y con toda clase d e aleg~rias,
creci<>nte difus!ón de sus 'escritos 67 • Con todo, en el siglo si- Y~ s~an alusion es morales (alegoria moral), ya sea el cum-
guiente aparecen todavia algunos comentarias que se abstie- p,u~1ento de figuras dei Antiguo Testamento (alegoria figu-
nerr por completo de la alegoria. El mlsmo Floro (t 860) ~s­ rativa), o su cesos de la historia de la salvación (alegoria
cr!bió un comentaria que ·e sencialmente se apoya en los dI- rememorativa), o, finalmente, alusiones a los últimos tiempos
chos de los Santos Padres 68 • Bajo s·u inftujo, Remlgio de (alegoria escatológica). Ei amito dt::l clé rigo sio-nifica la cas-
Auxerre (t 908) se afanó por componer un buen comentaria tiga.tio voCis CII, 17); los siete ciria.l·e s que nev:n los acólitos
literal del ord inario de la misa 09 • Rabano Mauro Ct 856) :.;E
limitá a destacar brevemente las ideas principales de la
los siete dones d ei Espiritu sa.n to CIII, 7); los d os ciriales qu~
se . usan en el evange lio, la l·ey y los profetas, porque éstos
l
misa '°- Valafrido Estrabón Ct 849) se entretuvo también rn liabian prece?ido a l evangelio (III, 18); la subida dei obispo
pormenores. manifestando no sólo interés, sino perspicacia al trono s1gmfica el estar sentado J·esucristo a la diestra del 1
notable para la historia de Ia liturgia 11 • Pero no fueron estos Padre \III, 10). Pero la que predomina es la interpretación
rememora tiva. i
se du ms. Zürtch 102 e: «Eph. Llturg.», 41 09271 153-185. Su prime-
ra parte Cen GERBERT, Monumenta, n. 149-1561 está completa en UNA MUESTRA DE LA ALEGORÍA REMEMORATIVA
una redacción posterior de la exposición Missa pro multis Cedit. por
J . M HANSSENS, Le premier commentaire d 'Amalaire sur la messe: 119. Es casi la única que aparece •en la p.e quefia e xposición
«Eph. Liturg.», 44 <1930 ) 24-42; ta mblén en HITTORP, 582-587, con de ArnaJ.ario de l os afí.os 813-14. El resume n con que el autor
in terpolaciones). Las conocidas Eclogae de ofjicio missae CPL 105.
131 5-13121 representa una redacción posterior de su segunda parte. mismo 1a ·e ncabeza, nos da una clara idea de su contenido 12_
Con HANSSENS («Eph. Liturg.,» 4l [1927] 158). preferimos dejar abier-
ta la cuestión muy discutida de si Amala rio de Tréveris es idén- El in.troito se r.efiere al coro de los profetas (aue anunciaron
tico a Amalario de Metz. Por esto llamaré sencillamente .Amalari:J la i:emda de .cnsto, lo mismo que los cantores anuncian la
los Co el autorl de ambos escritos. Para su distinción cf. e. o. FRAN ·~ . vemda del ob1~po);·:; el Kyrie eleison, los profe tas de Ia época
35lss. Un a investigación de las divergencias en la alegoria da más de la vemda ae Cr~sto_. entre l?S que está Zacarias y su hijo
bien motivos para suponer dos autores distintos. ~an Juan; e! G lorw: in excelsis Deo recuerda el coro de los
65 FRANZ, 359s 394s. angeles. q:ue anunciarçm a los pastores la buena nueva
66 FLORO DIÁCONO, Opusculum de causa fidet, n. 6: PL 119, B'Zs. del nac1m1ento dei Senor (y asi como allí empezó primero
La polémica de Floro se dirige más bien contra el modo, lleno de un.o Y luego entraron los demás, así en la misa entona el
contradicciones. en que Amalario aplica la alegoria (FRANZ, 359ss ob1spo Y. entra t~da la Iglesia); la primera colecta alude a
394s).