Está en la página 1de 4

1

Transferencia de tecnología de la
Formula e a la Formula 1
En los últimos años la Federación Internacional de Automovilismo ha pedido a los equipos
de la Formula 1 que centrasen sus esfuerzos en mejorar la eficiencia de sus motores, y
redujesen los consumos y costos. Esto ha llevado a montar cada vez motores más pequeños
y con menor potencia. Algo que para algunos ha restado interés a la competición.

Ahora desde Magneti Marelli se propone recuperar parte de esa potencia perdida utilizando
motores eléctricos. La idea sería desarrollar un sistema donde el apoyo eléctrico pase de
los apenas 120 kW actuales del sistema KERS (kinetic energy recovery system, «sistema de
recuperación de energía cinética), y llegue a unos más interesantes 300 kW.

Según Roberto Dalla, responsable de Magneti Marelli Motorsport, esto sería posible
realizando una transferencia tecnológica desde la Fórmula E a la F1. Aumentando la
potencia de los motores eléctricos se podría llegar a poner en el circuito coches con 1.000
caballos de potencia, pero sin incrementar consumo ni emisiones.
2

Honda por su parte ha propuesto utilizar cuatro motores eléctricos en rueda para
propulsar a los F1. No podemos olvidar tampoco la espectacular propuesta del *McLaren
MP4-X, donde motores eléctricos y aerodinámica mostraban el futuro de la competición.
Algo que nos indica que los constructores no son a los que hay que convencer, si no que la
más reticente a estos cambios es la propia FIA.

Pero está claro que si el objetivo es reducir costes, consumos y emisiones, la única forma de
hacerlo es aumentando el protagonismo de los motores eléctricos que poco a poco ganarán
espacio a los motores de combustión interna.

*McLaren MP4-X. El futuro de la F1 será eléctrico y


muy tecnológico
El McLaren MP4-X es un prototipo realmente espectacular que pretende servir como
ejemplo de como debería evolucionar la tecnología de la categoría reina del automovilismo
en los próximos años.

Se trata según sus diseñadores, de un concepto que a primera vista podría parecer futurista,
pero que cuenta con elementos ya existentes. El único problema es que muchos de estos
desarrollos todavía están en sus primeras fases de creación, lo que los hace demasiado
caros.
3

Lo primero que llama la atención del MP4-X es su aspecto. La aerodinámica juega un


papel muy importante. Liberados de las limitaciones que impone la FIA, los ingenieros de
McLaren se han lanzado a aplicar toda su imaginación y toda la tecnología disponible.

El cierre del habitáculo del conductor es uno de los elementos más interesantes. Esto
permitirá no sólo aumentar la seguridad para el piloto, si no también mejorar la
aerodinámica. Además desde el puesto de conducción una serie de cámaras indicará en todo
momento que sucede en el circuito al piloto, que mediante la realidad aumentada podrá ver
en su casco o en el parabrisas los datos más importantes.

El McLaren MP4-X como hemos dicho explota elementos prohibidos por la FIA. Por
ejemplo con los túneles de viento esculpidos en la parte baja para crear un potente efecto
aerodinámico que pega el coche a la carretera. También lleva electrodos en la carrocería
que se activan en las curvas para convertir el aire en plasma, aportando una mayor carga
aerodinámica.

Otro aspecto más en cuanto a seguridad será el material que de forma al propio cuerpo del
coche. Un material con memoria capaz de resistir los impactos más fuertes, pero al mismo
tiempo capaz de reconstruirse de forma automática e incluso comunicar a los técnicos
cualquier problema que pueda aparecer en el coche.
4

Ya entrando en el mundo de la ciencia ficción, McLaren espera que en un futuro no muy


lejano el volante deje sitio a un sistema por el cual el piloto podrá controlar el coche con
la mente. Tal vez el elemento más lejano de todos los presentados.

Ssistema de propulsión.
Un sistema protagonizado por un sistema 100% eléctrico que desplazará definitivamente a
los motores de combustión.

Este motor se alimentará de baterías que se ubicarán dentro de la propia estructura del
coche. Para su recarga además de la energía de las frenadas, el piloto podrá utilizar unos
emisores situados en el propio asfalto, y también el aporte de las células solares
instaladas en el cuerpo del propio vehículo.

Esto permitirá reducir el peso del conjunto al tener que contar con pocas baterías en su
interior. Una característica que permitirá disparar las prestaciones del monoplaza y
convertir las carreras en algo más divertido y dinámico. Algo que hace tiempo algunos
pilotos han pedido a la FIA.

Es posible que veamos algunas de las características del MPX-4 ir desembarcando de


forma paulatina en la F1, como el habitáculo cerrado. Pero para el resto, como la
sustitución de los motores por motores eléctricos será algo que podría llevar más tiempo.