Está en la página 1de 8

,o lr,il d;ct-i'

,,ü1",,i .j:,r) Sü'


l'\ ¡ --¡s...-:i- -1fq
,V 'Y

rl 1
',.'l
$ DE AiViOR. Y MATR.IIV{ONIC
EN LA E,UR.OPA N,IE,DIE,\/AL
Aproximaciones al amor cortés

l Auleiio
GoxzÁi-rz
?,
¡ Centro cle Istrrclios Lingilisticos y Literarios'
El Colegio de }Iéxico

A' parrir del siglo xri la cr-rirur-a o_ccidenta!-rnangi¡-:-<l-1


*itY de como lo
d!tt"!o
l'ste cañbito de seirlido es

lo que ilevó a investigadores como JSlltO" a clecir que


el amor era ttn iñ.tt¡o ,l.Lt,gig-Ili- El trltamlsg d9
pr-üggio, lut ¡l4v
s, 1-¿ nlgJgl-lo{to
¡ v_ ---
, ^^^-Á
1 ., - J

i oó,d= a*ur-.¡ó.,?ol eq-!a r e a c i ó n


a -re rr n i $,¡¡ s-q gie L. g- 1

n@-*:L.r, son términos cle condr-rcla que sigue*


tñiñ¿g.ñgencia .en nueslros días, Pero qYt 1 un ciu-
clad.ano .:ertJ ;. formal cle la Roma impe rial le.hubieran
parecido absurdos y a Lln horrrirre forgracio en ia cultura
frienral tradicional poqo nlenos que inqornprensibles'
. El papel cle 1a mu1er, la institución del-mauimonio
y .t .o*iepto del ^*át en 1a época meCievll son lemas
que han ,i,to bastanle .tri,ii"dos y que sin emb¡rgo
si;

g1,.., rodeados de un allra de "obscurantisn:o". Popu-


íur*.rrr. aún se piensa en el medioevo como un periodo
,asociado u t^ *.,jer somefida'con cipturones de casri-
.. .'.':
r . '.-].
:

Jeanro,v, La. Poésie briqt,t^:t: Troubadot¿rs, 1934' {


q\
t
De arnor ), ¡ttalrtrntntto 3l
3A .¿\unrt-ro Goxzir rz
en[onces una posición eclesiástica que considcra a la mu'I
dad, al derecho de pernada y al amor cortés como amor jer como un ser dedicado esencialmen[e a 1a reproduc- r

platónico ción, inlerior al hornbre y luente seglira de pecado.


Creo que es tiempo de rcvisar estos concepros con une. n9s_pl__el e! !? _u Ia
visión menos alterada por nllestra rnodernidad, renacen-
S irye m
lqgg_L1¡s u !li ¿d a4_4 ad-4 g_13
s_t¡ 9p_o_11
É
sittúEó.t ..t la cual la mujer--tenía muchas.¡r.{9- PQsibi
- j .. ll:
tisca y deformada por el romanticismo. --

v
y
E,s difícil carac[erizar en líneas generales las estruc-
lüááes que las consider4d4-s- laqlg-s- pcr- h
par. l+ Iglesia, oDcrone5
o
--¡-"-?''"'"
aQ¡er¿-rroiió
a;tae s a-nro I Ió- iñGintelectual
Iectu mayores que las que tuvo a
luras medievales ya que hablamos de un perioclo que
pulti. d,el R-enacimiento. Por ejemplo renía acceso a ia
abarca casi diez sigios. Obviamente esto implica gr^trá.t
cr-rl[ura incilrso a 1os niveles superiores como la escuela
diferencias entre ios puntos extremos; sin embargo po-
libre de medicina de Sulelaq-qg9-49!d9--e!{g1g¿ -gtor-
demos trazar algunas iíneas a-mp1ias, siempre y cuando
éstas no se tomen en forma absoluta.
guuu f^@t i" *.ai*"^ /1üt,¡.qi4-I44-
I o a h o m b r e !-, ..c-Q j y- l:f U - qu e e dÍ a.-e¡
-a - mu EI -e-p,-
lr']p- I,o,

Veamos en primer iugar cuái es ei p"pg]_d_e_1a-mujer -ryi


Bolosna-.o--
.U l-o.;¡rtp.qll-ipr. Desde el siglo xltt, y hasra el
en esta.sociedad. Por una parte tenemos la v_isiórude xvt, fue bastanle comírn gn lodas 1as glandes--c-iu-dades
pa¿res ¿e la tgtesla como Sgg_J_gg":Qfjqfutp_lno, Sa_o e qqo p._g.?f e n c o n r ra r E ulg¡ s q_q_i1e j e.r_a1 4q_ L1 ¡s-gdi-c i n a y
_e
_
Antgryns, San__Jlta.n-Damaceno o S3_n_Jer. óniuo, pare escribí4g-tq46rcios, inciuso de especialidades como lu gt-
<----'--:-l----1
)quienes la mujer puede ser .roberana peste, puerta del rl.9e9J-o g í a, o I ta I m o io g í a o c iru gí a. T au-bién*erisrian-es -
\ín¡;erno, a.n1or del d.iablo, lar-ua d.el d.emonío o flecha cgqlas p-afg*nilgs en un nitmero simiiar ai de'niños; se
ldel ¿iablo, posición'que indudablemenre irriplica la con- exigía quq -led4r-let ¡1egjqs- slplgreg -ls-et-y-,e.sc¡lbir y
sideración de Ia mujercomo fuente:del'pélado. tgle es asombrgsl e! núrygro Slp -.qp-t-t-!4s--!qqjg-les que se en-'
T9ryI3g=¡'qiú"o. (r tgf r zTaL-ia-ruujsr es "una defi- cuenr;a il revisar los colofones cle mannscritos medie-
',c " ,j'de_ merrg! rulgly_-ClEnidad vales.'
ggg_qlhggb$" y cláramente creada para la:replodr.- Ejemplo de cómo la mujer se Presenta naturalmente
,cióir, Eesde luego, no'se;llegó a eK[remos, como el que como poseedora de una formación cultural nos 1o da una
cuenta' Ia''ilbyenda negra" .sobre el medioevo, de discu'- de las *á, urrtiguas cancion-$. de teiar (chanson de toile),
tir en un concilio si 1á mujer tenía aima o lo." Tenemos tipo de ca@psr exceieqcia que nos dice:
:'
" Este. supuesto. "concilio" habria tenido lugar en 585 en Mácon, Belle Doétte as fenátres se síed
fecha ea. qué hubo simplemente un sfnódó' provinciai; de Ia'supu&ta
discusión nos da noticias solamente un documento hoiandéspublicado Lit:en un líwe, mois au coeTLr ne I'en tient.
en el siglo xvt. Sobre el origen de la interpretación misógina de lo
sucedido en dicho sfnodo, a partir deJ- uo erróneo de vir y homa, véase ¡ Regine Pernoud, Lo mujer m eI tiempo d¿ lrrs cated;ralcs, luan
I
Granica Ediciones, Ba¡celona, 1982, p. 70.
,.]
el artículo de Adeline Rücquoi, "Historia de un tópico: la'mujer en
la Edad ilfedia", Ilistoria 16,21 (1978), pp. 104-113. Y
I

.l lll
rr&

I {ÉPi
32 ¿\uREtro Go¡rzilrz Dc amor y rnatrimottto 33

L a-docr¡1rr Ulg_b_I gl es ia - sohr e_d m.a qfjp -o_ry


o_W_ esra - laz, quien a causa de esto la desheredó y le hizo perder
blece realmente hasra el siglo xlrr., pere en Ia mayor rodo derecho sucesorio.
parte de las ocasiones la moral crisriana quedará al ser- E,l matrimonio, según 1o conciben las Partid"as alfon-
vicio de la sociedad, para la cual e] matrimonio, más síes, significa ot'icio de nodr¿ y sus objetivos pueden
q$_Yn j1c-lxrngn!-o--s1 tr¡-9cl[4g_{g_1gleiés y por lo .@ii -¡epfüiric ió H y-e I. po n e r ;.e-l,eE.d ió¡
tan[o mudable como muda el inrerés. L.--igl4.q!1eld.- l1!¡1jgria. Por lo tanro según Ia Cuarta Partida no es '\
t t3¡!Sg!S!-d. qsa-y_i e ga i¿aú-_d.
3eserd o c qr!1¡ cr rgg r1s -
1 ¿ti¿o el matrimonio de qr-rien carezcaid e aquellos miem- :l
tancias, el concubinato, los hijos iiegírimos, la disolu-
...--í-l bros que son rrrenester para engendrhr-, o de aquei que
.r ,
- .'_ ios ;.
ción de matrimonios, impedimentos por cuesrión de non á ltoderio de yazer, por razón de edad (calorce años
parenlesco, nuevos matrimonios, etc.* para el hombre, doce para la mujer) o por enfermedad ;
Ai fei-gljgrar¡lnigrUo una cuestión de interés, el sen- (impotencia masculina) a natt-¿ra tan cerrada que non i
timiento de lqg_ggnl¡3y--llg: ql por lo general algo se- puede el uarón yacer con ella."
AY
cunciano. N o r &_ De acuerdo con el segundo obje tivo del marrimonio,
"r "gl¡¡1gA.y_a_@
I!&4L.(:ltU ¡s--d irp,le qye: i¡--Lusr¡]e@ Pedro de Cuéllar (obispo segoviano del siglo xIII y alt-
e n ma_cri¡ggn io. en- contra-. de- sr.r._y_g-}un rgd.' S in em bargo ror de obras donde- presenta ia doctrina de la Igiesia
S!_ig y.jl¡j_r_e&-¡gl*Le-lfl1g- I u p *S!j. {Jg. c-as ar a s u s va - sobre ei matrimonio) afirma que cada uno de los cón-¡
s os, a u n qq e-ésta_.en_&-u.qlta!_qge!¡g
aI I n es je i Xxpreia b a yuges está obJigado a dar al otró cada vez que 1o pida,i
co m o .ó rde rr e s *s in o_como*_p_etici oa e lglas_su aie s e ra eI debdo carnal,.
F'
incluso en vielnes LI otros días sanros, ¡
aunqüe pedirlo en esos días es pecado. Lo írnico Que )
IY\
r.3l*..1t._4i!¡güy_p--el jgrg!e__e.p_qncr_s,e.
L a h i s to r i a lg¡_g-qls e rva dlg#s_n qj e¡gt*g u e excusaba de dar el debdo era la solicitud de prestar un
_9pfs:
d..¿- ;*;;" Bearriz, infanti-áe servicio requerido por el"pacto vasaliácico.
Portugal, con Pero Niño, o E,stefaníaDíaz, que casó óon Como contt'aParte se puede r ecordar 1a afirmació-q-de t
quien quiso, desafiando a su tío el conde Ramiro Froi- SS:g Pir"gglgg; recogida por Pedro Lombardo; segrin
I tffi:,clentioramator'propiaeuxoris.'ad'uIter
. ¡ Por ejempio el documento que legaüza el concubinato entre Jaime es (quien a¡na apastona@pia-erpcsa
t"'
I de Aragón y la condesa Aurembiax de Urgel (1238), o la aceptación
de la disolución del matrimonio entre Alfonso ltI de Portugai y Ma- es adúltero) . Según esta idea eJ acro se.xu-al sqría ino-
ffr'
tilde án 1256. Para estos y otros ejemplbs sobre Ia reiatividad de las
norrnas canónicas puede verse el a¡ticüió de José Luis ivfartfn, "Nfa-
cente en sí *is o, Pues
trimonio cristiano y sexualidád medieval", Híst'oria 16, 124 (1986),
J. L. ivlartlri, op. it., p. 38.
pp. 35-42. '5 'l
'¡ üfa:'de*'Carmbn'Carié ef, át,,. La socíedad, üispano medieual-' Sus _ ,
t -Pedro coíttrs, citado por c.s. Leryis" I
l-omba¡do, De'exczuattone )(
estTTtcluras, Geüsa, BuenOS.'Aires,.l984, P. f 5. La. alegaría del amor, EUDEBA,. Buenos Aires,'1969, p. i3' j
l'
d
E

!
l
..f.j
i
35
Aun¡uo GcNai¡-¿z De amor y malt'intortio

t@b razón, Por io lanlo 11gg414¿ transformación qlre va reniendo el hornbre y su com'
portamien[o en ia socieclacl' El hombre será por
nece'
p".a.r@p"tl¿"
'El "d,-,lt.rio femeniño .to se considerab"'ig!113"9j1 ii¿o¿ guerrero para poder ser miembro del estamento
il'{edia
a; lñqá ,l-rp.riá, cle la sociedacl, y a 1o lai'go cie la Edad
@"* éñfuñoáJno Pa:
va siguiendo un proceso evohrtivo qtre 1o lleva
del f er"
¿... y en cambio la del hombre sí por estar depositada,
según la menlalidad de ia época, .1 1T mujeres de la ,rrtri,guerrero bárbaro cubierró de hierro ' aI caballero'
i,
también vestido cle hierro, Pero refinado y con
Lrna co-
r familia, io cual explica que según Ia Slp!y:U!g:Uo
i el marido engañadó pueda úcLLsar a su rnuger del adul- dilicaciónd'esuconcluctabélicaycotidiana.Eneste
de ia Iglesia
,t. terio, .. e ella non a ¿l' EL marido ofendido también proceso hay que señalar lanto la influencia
de la
i podía romar venganza y hacer justicia por propra mano como la transformación económica y es[ructural
. y *utot a la mujer adúltera y a su cómplice'" sociedad'
n e re p a l*€ire*ero-¿1-gab 3119Ii,
, sin embargo, en la realidad de la época, el. aduiterio E s s o . cl e
:: :^' lo:"1 f'
jy .l concubinuro .or,.,,b,ujiaganas,,o amigas públicas ins- f" l=U*¡* lu inrt",rr1.iól:,Po:,Ptttlo:1'.t:5::
?lil p-ro-b'-b i. i ón-d e- qa n'-b+T+n
. tirucionalizadas fueron ün fenómeno tan común qrle , io, @ T, e-qutg--d t-Pjg) (b-
e-It-eltr y -49¡g I n
¡ Alfonso X nos ha dejado una clasificación de los tipos .r ¿" l.ffi p-o.ie l, ijas
regl4.glgt!1-Llggq*4-u; q
-ti
úa maneJ4 . reÍ
ae Ujos ilegítimos: los naturales, casi legítimos por ha- --
$os)__.,_gqe-{e-¿lgg+4-r-nq+.9r4 - _ _...^_:^ r o nrnre¡_ -
t ;qjÚ
ar!e-de-
, ber sid"o concebidos en barragana o amiga oficial y ex- *áñ i *---------'a-- a I &!9s i a - qog-q!4¡1u Pr'o t e c
ball
a@zo can toda ia ceremonr",ti?1t]tl:::.1
I clusiva; fornecinos hijos de adulterio, coricebidos en[re
d ura, c e re m o_nj'_qgl4 cq4i
t i qn e- Par t r -
hijos de barra- d ñ;;l;
I p"ri"trt.s o he chos a monjas; espureos, ".*
gana que no gr:arda la fidelidad debida a su amigo;
^
cipaglqn Ia mujelylsgl Pg.tg"dg--l+-lgg,g il
¡,q -h.-gtl¡'1"
p-qqla;-al --ca.p ail e rp'
*onrrr* tenid-os con mujeres qu€ se dan a todos quI'n' o _!*-láq+ruv.
ulAq Ef=e!
caJ¿4¡rdo
tpo,
qs--Y:r-::::-:1
flas..e¡p-q9-!.qs-al- ". a.b
- --

puti.;t^u Q4ryados con 1o que tuviet?" 1:


TJ

tos a ellas aienen) y notos nacidos del adulterio de la


"o"
contacto .rrlt.,rul y .ol*iáienlo de una sociedad
más
mujer, pero criados por el marido como si fueran pro- se venia
t refinad.a, modifican el compor[amien[o que
; Ptos' de hombres y
' Si., embargo para entender claramente las relaciones dando en los castillos con la- convivencia
las buenas
enrre el homtrá y i" mujer tenemos que considerar ia mujeres en torno a fiestas y lorneos' donde
*uá.*, la generosidad y el refinamiento ya eran tan
¡ Como d.ato curios o, el Lib¡o de |os Fuetos de Castilh recoge la los dos o
ejercerse contra
fauño de un cabailsro de Ciudad Rodrigo que .encontr'ó a su mujer perdona¡ a ia esPosa Ya oue la venganza debe '
cit', P' 38'
con otr.o y castrol d-c pixa et dc coiones y fue condenado a la horca por ioo* oingr:no. Ciiado io. J. L Ñfartín, aP'

"J
,q


"-4'í
36 AuR¡LIo G-o¡z-Ál¡-z De amor y notrínonto 37

importantes como ia habilidad con las armas y el valor vados y refinados, de ahí que únicamente el cortesano
sea capaz de "anar", per0 curiosamente será el
"amor"
g'uerrero.'
Dentro de todo es[e contexto y codificación de ias re- el que 1o hará cor[esano.
laciones entre el hombre y }a mr-rjer, sirbitamente, a fi- E,l amor tendrá como objero fundamental la fruición
nes del siglo xlr en el Languedoc, aparece una concep- y el deleile concre[os, ioi, Y su [uente será la contemPla-
ción de la relación amoros a, f ip'amor, [otalmen[e nueva ción de 1a belleza visible.
que se expresará especialmenfi a través de ia poesía de Este deieite no será ideal o platónico, como erronea-
trovadores y tt'oztuéres. Esr-a poesía
-lirica, artificiosa y mente muchas veces se ha querido considerar' En el
enigmática- expresa una forma de amor cuyas caracte- amor corlés o fín'amors la mtrjer se ha !{-ealizado y Por
lo tanto es alcanzable, siruación mr-iy distinra de la que
!

rísticas básicas son la humildad, Ia cortesía, el adulterio rl

y el "feudalismo de amor". se planreará en ii p.r*tquismo y en sus derivaciones


E,l amante es un sieruo y por lo tanto sus virtudes de- renacentistas Post.eriores donde la mujer es ideal y Por
ben ser la obediencia y la aceptación. Este concepto dei / i' io mismo inuicanzabie, pues si se obtiene deja de ser
siervo de amor está moldeado sobre el esquema del pac- ideal. =
to fe udal y por lo tanto el amante será aosallo de la dama EI anónimo au[or de un salut d'amor de mediados
y se dirigirá a ella como rwídonz, término masculino que dei siglo xlil explica que en el amor hay cuatro niveles
quiere decir "mi señor'1. Esta simiiitud con los ritr-rales :J
o g*áo, que corresponden a los estados en qtle se en-
del pacto vasallático se prolonga al asimilar en la rela- cucintra el amanre. Eiros grados son los siguientes'. f enhe-
ción amorosa los aclos del hornenaje coma Ia.immixtío d,or,'tímido', en el cual ei enamorado no se atreve a
Tnanuun'L (el señor toma entre sus manos las del vasallo) , clirigirse'a la dama ) pregad,or, 'suplicante" es[a es la ca-
el aolo (donde el Vasalio 'ev-presa- su voluntad. y su fide- ,.gJrí. en la cual"tsl .onr.-,.r,.1,a el enamorado que lra
lidad) y eI osculum (beso de confirmación de las obli- siio aientado por la clama a declarar. su amor; üxten.de'
gaciones contraídas) .'o Todas estas acciones serán las que' d,or,'Lolerudoi es cuando el enamorado recibe dádivas
el amanle solicirará o realizará con su amada como el cordón, el cinturón u otras prendas de la dama;
Por otra parte, eI amor es un sentimiento elevado y y'sed,rutz, 'amigo, amante' es cuanclo la dama' e'l colg ab
por tanto debe ser expresado a través de conceptos ele- sotz cobertar," esto es lo acepta en su lecho bajo sus
sábanas.

-d- 'o C/. Jacques I-a-titte-Houssat, Trwad.ares y Coiles de Atno-r, EUDE-


' BA, Buenos Aires, 1963, Cap. I.
10 Frangois L. Ganshof El
, feudal¡5aq:, Ariel, Barcelona, L975, pp. ..; 11 lvfa¡tin de Riquer,
X'19?5, T,os trovad.m,cl, 3 vols:, Planeta' Barcelona'
ntl24. . . . : t. I, pp. 90-91-
I
)I
.¿a

-1
AuR.¡t-to Gor'{zlr p De amor y. malrimonio 39
JD

Err el amor corlés se ambiciona llegar ai fach o fait amplia difusión y acepración que Luvo esle concepro del
o acto amoroso, aunque esto no es indispensable y PLle- amor cortés en [odos los eslanen[os de la sociedad me-
d.e no darse o concrelarse a un 4-t-t4i o assog (ensayo) ; dieval.
es decir, a una ¡elación incompleta. Las elaPas an[erio- Las formas poéricas en que comPonen los [rovadores'
res corresponden a las que señalan ios tratadisfas iatinos refinadas y artificiosas, son básicamente la canQo Para
medievales d.e ias etapas de desarrollo del amor: uistu, , el amor caballeresco; ei si,raentés para la sátira; la tengo
alloquíum) contactus, basia, factt-tm. P o joc bartit para las dispr-rtas o fallos Ce cortes de amor;
En la relación amorosa qlre se establece' por lo gene- ' lu'alb'acla paiu los en[revistas amorosas al amanecer y las
rai de tipo adr-rlterino, se hace obligada la discreción ab- serenaclas para aquellas que tienen lugar al anochecer.
soluta por lo qr-re la dama será nombrada medianre un - Arr.rq,t. se trala de poesía lírica (la primera hasla
pseudónimo, senhai, que identificará siempre a'la dama antes dél descubrimiento de las iarchas), no lodos.los
ó al amante y que no se deberá hacer público por nin- teKtos tienen el mismo estilo ya que unos están escritos
gún motivo, bajo pena de come[er una f elonie (infideli- en trobar leu, de fácil comprensión y Pocos artificios, y
dad) que hace indigno, perfnanenremenle, al caballero. otros en.lo Queis llamó trobar clus o cerrado que abarca
Como dijimos antes, la expresión de este amor es la tlnaanPlia.gamaentrelaquesedistingueneltrobar
po.ií"-trovad.oresca, Ia cual fiorece entre el siglo Il y .t ric (rico) ,elsotil (difícil), eL.cobert (secrero) y eloscurc
irrr, p"* sulrir un golpe casi mortal con Ia cruzada con- (impenetrable) , según ia densidad conceptual y la maes-
rra lás albigenses. Tradicionalmente se considera a Gui- rría o riqueza en el uso de artificiós estilísticos.
llermo de,Poiriers,. duque de Aquitania, como el primer Lo, pri.r.ipios d,el t'in'amo"'o ai;m'or cortés aParecen
rrovad.or y a Giraur'de R.iquier como el úitimo. Entre recogidos y rirr.*"tizad.os en ei De'art,e
'hon¿|t¿
amandír-
los 35o trovadores. de nombre conocido se cuentan "al Ars amatoria, o De amor¿ de Andreas capellanus, obra
menos cinco reyeis, diez condes, cinco vizcondes y cinc-o
divid.rda en lres'libros, siguiendo una estlucttlra dialo-
l. .1. t

marqueses, numerosos señores de castillo y vasallos, al-


gada con rln discípulo liamado Gualte¡io, que incluyen
gun bqispo, clérigos en abundanciá, mercaderes, pele-
teros, sas[res y algún siervo;o y, aunque Parezca exrra' un manual de cor[esía, cómo se adquiere y conserva el
ño, damas nobles (M.g Bogin incluye en su; antologra amor. y por último 1os fail.os de las Corte¡ 1t *qot
t5 trobaritz o mujeres trovador) ,'" 10 cual muestra la formadas por damas de a¡o i"trgo como lvlaría de Cham-
Pag.ne,Al-ierrordeAquitania,E'rmengarda'deNarbona'
!: Carlos Alvar, Poesía de trotndores, trollv¿t€s y lv{innesinger, Alian' AélirdeChampagne,IsabeldeVermandoisyunaasam-
' za. Tres, iVfadrid, 1981, p. 26. : ,.

blea de damás de Gascuña'


.. Ivfeg Bogin, Tfu wom¿n Troubadottts, Norton; New.York, 1980.

_t
.10 Aunrlto Co.r¿rruz De amor y tnalrimonio 4t

E,ntre los principios reclores del amor cortés.más im-


..i a. n.^*ia que en el sur donde sLrrge ei amor
"".t.
col'res.
porlantes, según los lallos de las Cortes de Amor que )
hay quien ha visto en el amor cortés el ini-1
recoge Andrés Capellán, tenemos los siguienles: -También
cio clel antifeminismo, ai transformar a la mujer en un)
* El arnor no es posible en el matrimonio Porque no existe ser pasivo; " lo cual rlará ltrgar a norrnas misóginas y r I

ibertad.
I la limitación del campo de acción de 1a mujer ai ámbito
* Es .insensato que la darna que nc arna exija ser amada'
* Es indigno emplear un inlermediario en asuntos de amor' de 1a casa, actitudes que se voperán habituales y domi-
'* Nada iÁpide u uttu mtrjer ser amada por dos hombres, ni nanles a partir del sigio xvr. I
a un hombre por dos mujeres. Tampoco se puede olvidar que la exaltación senIimen-
* El verdadero amarile siempre está absorbido por la imagen
tal es una forma váiida de reacción escapista anle trn
de la amada.
* No tiene ningún valor 1o que eI amante obtiene sin el con- tipo de vida que no ofr-ece muchas posibilidades de de-
sentimiento de la amada. sarrollo, como podía ser la vida qr-re se Presentaba a la
* El a-mor rat? vez dura cuando se lo divulga demasiado' mayoría de los caballeros segundones y a las damas casa-
das en matrimonios de interés que recibían pocas aten-
lratado de explicar de myy diversas maneras el
Se ha
ciones por parte?el marido."
surgimiento del amor cortés y de la }írica lrovadoresca
No puede dejar de llamar la atención, despr-rés del pa- i
que Io'expresa. Hay autores que, Pensando en el tono
norama que se ha presenl.ado más arriba, cómo 1os seres /
casi religioso de esta Poesía amatoria medieyal, han su-
humanos buscaron en ios sigios xli y xIII 1a manera dei
p.uesto u.na derivación de la veneració.,'y e1 culto ma-
expresar ios sentimientos y la pasión, y, no contentosl
rlano, aunque parece más probable que haya sido al
con eso, ios codificaron para que fueran tdlalmente com-\
revés. . (-"9w patibles coll una ¡'ociedad que encontraba en el senti- \
. Otros autores han rasrrgado la presencia de
lo{{p/ t

i- miento colectivo y en la rrascendencia su razón de ser y7


mal interpretado, en la construcción del amor cortéS. en el ordenamiento su forma de permanencia.
Esta posib-ilidaá'r. en el heicho de qug cvidio fue
"poya 'de Lo cierto es que el modelo creado en Occitan!4 sobre-'
el auiof más importante la antigüedad clásica en el
vivió a su tiempo y uún pewive en ciertai formas de cor-
tema'del amor y el,más infiluyente eri la Edad Media,
tesía y de reiación en nuestros dias. Temáricamente de-
sin'embargo'laliro.rí^; el interés, etc. de sus- Plantea-
mientosl sobre el:anibr contrastan. con la seriedad de1 :a A. Rucquoí, ort. cít.
tr Ejemplo de esta desatención io tenemos en el caso de Marla de
tratamiento med.ieval, así como con el enaltecimiento Nfontpelüer y Pedro EI CotóIíco, rey de Aragón. Cuenta la crónica que
idealizado de la mujer medieval, ausente en el trata- el rey 'aragonés cumplió con el debdo a su esposa en una soia pcasión de
miento clásico. Además, Ovidio fiene más influencia en la cual nació Jaime Í El Conquístador,
¡

j
:l
t
-i
,19 ¿\un¡r-Io CoxzÁrrz

termina la expresión cr-rltr-rral del amor. duran[e varlos


siglos y lireraiiamenre señala la aparición de la lírica ti

..il,u europea en iengua romance' De mttchas formas'


la clama )' el caballero se sigr'len ocuitando denrro de
cad,a nno de nosolros, y aParecen en 1os momentos más
insospechados, como expresión de ese deseo profundo
cle cieer en icieales s*periores, en formas de reiación
htrmana intensas.y, sobre todo, de creer en el amor, ese
invento del siglo xtl.