Está en la página 1de 3

UNIVERSIDAD DE ORIENTE

NUCLEO BOLÍVAR
ESCUELA DE CIENCIAS DE LA TIERRA
DEPARTAMENTO DE INGENIERÍA GEOLOGICA
MECÁNICA DE SUELOS

IMPORTANCIA GEOTÉCNICA DE
CONOCER LA CLASIFICACIÓN:
SUELOS RESIDUALES Y
SUELOS TRANSPORTADOS.

PROFESOR: BACHILLER:
RAMOS JAVIER ROCCA YISSEL
26.158.776

CIUDAD BOLÍVAR, MAYO DE 2017.


La palabra suelo representa todo tipo de material terroso, desde un relleno
de desperdicio, hasta areniscas parcialmente cementadas o lutitas suaves.
Quedan excluidos de la definición las rocas sanas, ígneas o metamórficas y los
depósitos sedimentarios altamente cementados, que no se ablanden o
desintegren rápidamente por acción de la intemperie. El agua contenida juega un
papel tan fundamental en el comportamiento mecánico del suelo, que debe
considerarse como parte integral del mismo. Los productos resultantes de la
meteorización de las rocas por medio de cualquier agente van a ser transportados
hasta determinadas zonas, normalmente denominadas cuencas sedimentarias
donde se van a depositar en un proceso conocido como sedimentación.

El tipo de cementación que se requiera depende de factores tales, como el


tipo de suelo, los asentamientos permisibles de la estructura, la magnitud y
distribución de las cargas, la presencia de aguas freáticas, la sismicidad, la
velocidad máxima del viento, el hundimiento regional, etc. La geología, auxiliar de
la ingeniería, clasifica los sedimentos no consolidados en dos grandes grupos
como son los suelos residuales y los suelos transportados

Los productos del ataque de los agentes de intemperismo pueden quedar


en el lugar, directamente sobre la roca de la cual se derivan, dando así origen a
suelos residuales, ciertas propiedades de los suelos residuales deben ser
suficientemente conocidas por el ingeniero, una característica importante es el
llamado perfil de meteorización que es una secuencia de capas de materiales con
diferentes propiedades que se encuentran encima o en lugar próximo a la roca
que les dio origen. Varían de un lugar a otro dependiendo de una serie de factores
tales como el tipo, edad y estructura de la roca madre, la topografía, la vegetación,
el drenaje, el clima, entre otros. El perfil de meteorización se ha formado por
desintegración y descomposición de la roca. Dependiendo de su grado de
alteración generalmente se distinguen tres capas u horizontes sobre la roca sana.

Horizonte A o capa superior, es aquella donde la alteración es mayor y ha


habido alguna remoción de sus productos. Normalmente en esta zona se
encuentra una capa delgada de descomposición orgánica.

Horizonte B o capa intermedia, es una zona de acumulación de los


productos de alteración de la zona superior.

Horizonte C o capa de transición, es una capa parcialmente meteorizada


que sirve de transición entre el suelo y la roca sana.
El espesor de un suelo residual puede ser de unos cuantos centímetros a
varios metros dependiendo del clima y fisiografía de la región. En zonas tropicales
y subtropicales el espesor de los sedimentos suele ser relativamente grande. Es
importante señalar que los sedimentos residuales suelen presentar los mismos
defectos estructurales que el macizo rocoso que les dio origen como pueden ser
grietas, fallas, entre otros.

Los suelos transportados son el producto de la acción de agentes de


transporte (agua, aire, hielo, gravedad, entre otros) que actúan sobre la roca
madre o el suelo original, para así ser redepositados en otra zona y esto genera
suelos que sobrepasen encima de otros estratos sin relación directa con ellos. Las
propiedades físicas de estos, permiten conocer mejor las actividades
fundamentales como laboreo, tanto estas como las propiedades químicas,
biológicas y mineralógicas, determinan entre otras la productividad de los suelos.

Cabe destacar que el suelo es el material de construcción más abundante


del mundo y en muchas zonas constituye, de hecho, el único material disponible
localmente. Cuando el ingeniero emplea el suelo como material de construcción
debe seleccionar el tipo adecuado de suelo, así como el método de colocación y,
luego, controlar su colocación en obra. Con esto se hace recalcar que los suelos
residuales son los más aptos para la construcción, ya que son capaces de
soportar esfuerzos, caso contrario de los suelos transportados, ya que estos
contienen más espacios “vacios” (fluidos, como aire o agua), y esto implica que
sufran más cambios que los residuales.

Conociendo la importancia de estos suelos en forma general, se puede


decir que a partir de ellos nacen ciertos sucesos o etapas que nos ayudan a
reconocer como se comportan cada uno de ellos a medida que sufren cambios
debido a que están expuestos y como es así, se reconoce la diferencia entre
ambos. A través de ello se hace relevante saber su disimilitud entre ambos para
percibir cual es el que se utilizara para cualquier fin a nuestro favor.