Está en la página 1de 1

COZMOLANDIA Y SU FUENTE DE ENERGÍA.

Había una vez un Robot llamado NAO, él era muy curioso por lo que le gustaba viajar a diferentes planetas para
aprender más del universo, estaba listo para su próximo viaje rumbo a Júpiter, pero esta vez algo salió mal NAO olvido
recargar las reservas de energía de su nave, es por esto que en medio de su viaje se quedó sin energía viéndose forzado
a hacer un aterrizaje no planeado en un planeta desconocido que estaba muy cerca de sus coordenadas, al caer la nave
daño sus sistemas de comunicación por lo que no pudo pedir ayuda. Entonces decidió aventurarse en busca de ayuda de
los nativos del planeta en el que cayó, camino por varias selvas, desiertos, bosques pero no encontró a nadie finalmente
se desmayó del cansancio.

Un pequeño grupo de COZMO nativos del planeta que pasaban por allí lo encontraron se asombraron mucho al ver a
este gran robot caído, al mirar que solo estaba desmayado se asustaron, uno dijo que se alejen porque podría hacerles
daño, otro proponía ayudarlo ya que se veía muy mal y cansado, en eso aparece uno de los COZMO ancianos quien les
recuerda “Uno de nuestros valores más preciados es la solidaridad con quien nos necesite”, el grupo accedió a ayudar al
gran robot, la duda surgió, ¿Cómo llevar este gran robot a su asentamiento para ayudarlo y proveerlo de la energía que
necesitaba?, intentaron jalarlo con lianas, rodarlo, y nada funcionó era demasiado grande, en eso a uno se le ocurre usar
palos y una tabla para llevarlo rodando los troncos y empujando la tabla.

Al llegar a su asentamiento todos los habitantes se mostraban asustados y sorprendidos, los COZMO llevan a NAO a la
fuente de energía para recargarlo pero antes lo ataron para que no haga daño al despertar.

Cuando NAO finalmente despierta tiene un pequeño COZMO anciano subido en su pecho, no sabe dónde está ni que
pasó, esta desconcertado, el anciano le sonríe y le dice que está a salvo, que está atado porque no sabían si era uno de
los malvados gigantes que amenazan su aldea para robarles su fuente de energía, NAO explica que su nave cayo y
necesitaba energía para poder llegar a su destino, el anciano accede a dársela pero a cambio debe ayudar en la
construcción de un pequeño muro de protección para su pueblo, NAO hizo un excelente trabajo ganándose el cariño de
todo el pueblo que lo ve marcharse con suficiente energía para su nave.

Al siguiente día los pequeños COZMO reciben la amenaza de un ejército de zumos gigantes comandados por el malvado
BIOLOID, toman sus posiciones de batalla detrás del fuerte recientemente construido pero no resulta y los malvados
zumos ingresan al pueblo a causar destrozos, los pequeños COZMO logran robar una de las partes de un ZUMO gigante
pero aún hay 3 más que han derrotado a otros pequeños, cuando se miraron perdidos y BIOLOID se declaraba ganador
malignamente, NAO llega al pueblo nuevamente, (Mientras caminaba hacia la nave veía como un ejército de zumos se
dirigía al pueblo y decidió regresar para revisar que todo esté bien), logra que los zumos se replieguen pero BIOLOID no
se da por vencido y ordena a los ZUMOS atacar al gran robot, ellos asustados no le obedecen y se quedan detrás,
mientras esto sucedía los pequeños COZMO se empezaron a reparar entre ellos pero lo más asombroso fue que
también repararon al ZUMO que había sido abandonado por sus compañeros porque no podía moverse, al ver esto los
ZUMOS que se habían replegado se asombraron y decidieron dejar de atacar, BIOLOID furioso intenta atacar a NAO pero
él no se mueve, y pregunta por qué desea apoderarse del pueblo, él dice que quiere la fuente de energía que ellos
tienen que también ellos lo necesitan, NAO le pregunta ¿alguna vez pediste que la compartan y se negaron? BIOLOID lo
niega con la cabeza entonces sale uno de los COZMO ancianos del pueblo y le dice a BIOLOID podemos compartirla la
energía es necesaria para todos y nuestro pueblo siempre va a ayudar a los que lo necesiten, BIOLOID se disculpó los
ZUMOS y COZMOS celebraron todos alrededor de la fuente.

“Cuando todo parece perdido siempre habrá una luz de esperanza, nunca te des por vencido y siempre ayuda a quien
te necesite”