Está en la página 1de 4

REFUTACIÓN

3.2. La refutación

Se utiliza el concepto de refutación (palabra que tiene su origen en el


vocablo latino refutatĭo) cuando se busca hacer foco en el acto y el
resultado de refutar, es decir, de contradecir algo o rebatir una
determinada cosa con argumentos. También, cuando en el campo de la
Retórica se quiere hacer alusión a la porción del discurso que permite
probar o demostrar aquello que se pretende desmentir, impugnar o
rechazar.
Una refutación puede surgir con el propósito de desmentir, restar
credibilidad y negar lo dicho, por ejemplo, por un determinado político.
Si un gobernante asegura, por describir una situación hipotética, que no
hay inflación en su distrito, la autoridad de la oposición tiene la
posibilidad de refutar esos dichos mostrando índices, presentando
informes que reflejen otra realidad y entrevistando a ciudadanos para
que ellos mismos den testimonio acerca de los sucesivos incrementos
en los precios.

3.2.1. Definición de refutación

La refutación consiste en el razonamiento o serie coherente de


razonamientos mediante el cual se prueba la falsedad o invalidez de una
tesis, los errores de procedimiento (errores de inferencia) o la
inconsecuencia de una supuesta demostración, cometidos durante la
demostración de dicha tesis.
La refutación critica a la credibilidad de una narración, con el objeto de
desautorizarlo o invalidarlo, con la refutación pretendemos demostrar
que lo dicho por otra persona no es válido, conveniente o útil.

3.2.2. Uso de la refutación

JUSTIFICACIÓN DEL USO DE LA REFUTACIÓN:

Con la refutación entramos en el campo argumentativo. Pretendemos


que el alumno refute en primer lugar con razones o argumentos una
narración, que se quiere probar. Para ello debe exponer de una manera
clara y precisa sus argumentos, las razones que lo apoyan, finalmente,
concluir reafirmando su propia tesis.

3.2.3. Características de la refutación

Al refutar, lo que intentamos es rebatir los argumentos que se han ido


dando o que puedan darse. Para ellos se han de seguir los siguientes
pasos:
<!--[if !supportLists]--> <!--[endif]-->Resume brevemente el hecho, narración, etc.

<!--[if !supportLists]--> <!--[endif]-->A continuación pasamos a rebatir punto por


punto todos los argumentos que se hayan ido dando. Para ello debemos
basarlo en seis aspectos:
<!--[if !supportLists]-->1. <!--[endif]-->Oscuridad: lo que se dice no se entiende.
<!--[if !supportLists]-->2. <!--[endif]-->Improbabilidad: lo que se dice es falso y no se
puede probar.
<!--[if !supportLists]-->3. <!--[endif]-->Imposibilidad: lo que se dice es imposible que
suceda. Ejemplo: un burro vuela.
<!--[if !supportLists]-->4. <!--[endif]-->Contrariedad: lo que se dice es contrario a lo
lógico o natural.
<!--[if !supportLists]-->5. <!--[endif]-->Inmoral: lo que se dice va en contra de la
moral y las buenas costumbres.
<!--[if !supportLists]-->6. <!--[endif]-->Inutilidad: lo que se dice no sirve para nada.

<!--[if !supportLists]--> <!--[endif]-->Nota:


No se puede refutar lo que es
demasiado evidente que es cierto ni lo que es posible, solamente lo que
ocupa una posición intermedia

3.2.4. Recursos de la refutación

Contradicción: Demuestra que lo que se expone contiene afirmaciones


que se oponen entre sí y se destruyen. Por ejemplo, no puede afirmar
el cuento de la casita de chocolate que era de tal y luego hacía la bruja
dentro de la casa, porque se derretiría.

Recursos de la refutación:
<!--[if !supportLists]-->1. <!--[endif]-->La
impugnación: Negar la validez o legalidad
de una tesis o conclusión por considerarla falsa, mediante errores en la
argumentación porque hay premisas contradictorias con los hechos
conocidos.
EJEMPLO: No es verdad que todas las aves vuelen.

<!--[if !supportLists]-->2. <!--[endif]-->Por


concesión: Se le concede al adversario
algo de lo que nos opone, pero le demostramos que no concluye con
verdad.
EJEMPLO: Dices que es difícil, yo creo que no, pero aun cuando lo fuera,
debes hacerlo.

<!--[if !supportLists]-->3. <!--[endif]-->Por


retorsión: Se combate al contrincante
dándole la vuelta a sus mismas razones y se extrae una conclusión
opuesta.
EJEMPLO: ¿Podéis dudar del movimiento del sol cuando la sagrada
escritura dice que Dios dijo: “Sol, no te muevas”, y el sol se paró a la
mitad de su carrera? Pues ved ahí, señor porqué digo yo que el sol está
parado: porque Dios lo paró.

<!--[if !supportLists]-->4. <!--[endif]-->Por reducción al absurdo: Se utiliza la


conclusión del adversario como si fuera cierta.
EJEMPLO: Si es verdad que me ayudas para que trabaje menos, ¿Por
qué cuando lo haces tengo que trabajar más?
<!--[if !supportLists]-->5. <!--[endif]-->Por contradicción: Se demuestra que lo que se
expone contiene afirmaciones que se oponen entre sí y se destruyen.
EJEMPLO: Dices que la amas, pero no la trata con cariño.

<!--[if !supportLists]-->6. <!--[endif]-->Por adínaton: Se relatan las cosas que son


imposibles.
EJEMPLO: ¡Fue tal el susto que corrí a 10 000 kilómetros por segundo!