Está en la página 1de 17

All(U:\'OS DI.....Ot::a.

l:
ll.. ""*~"«>K'-'' tHOaOt«'S D
Aacs.\T.!t4 \' C..U MI. ,....Jn'YC ARCIII VOS DE mONTERA :
EL G081l:R!I"O DE LAS EMOCIOXES EN
hu Pil:lcllt-:n T«:a
(Cooo!-i ARGEN 1'1:-li\ y CI1 ILE DEL PR.F..SENTE
~fueat-ma f~nt.~ ((.::l(o;¡r.:.
P!Oblo l e-f&h!On Ccn4
Sm10a R. Pctslll
Ma.~ti.mi~i;~no Kor~11mjc
ttól rodrlgJte-;. freiro
l v.,N l, l 'iC:III<II{A Tmutr.s
R<::.t~mro Pro;Jiedad hueloctuf.l N• 221.1}72 ( C<Jcl 1u u MA IJQR)
!r.S-956-9065-18-1
J:)IJ~:
Pt<~duuJi;• Oencr<~l:
Mii:uel Soto J. 1\1,\Cllll i:"A l•'tttNA~'u_c:¿ Hot·:.t.\.'1!\'
Diser.o de Porbda: P11blo \'l'l:~mv.teiJ J. I)AIJLO Lti GII1'0" CIUU)A
St. IIA '\1)¡ lt PIU~,·"
Cl v...~ Plto'CttEIIV. Tou.a MAXIMIUAI\O K oRSTAJ\.IC
0 )1\.(:AP&M FtLx.l"'1ll!l. Jfono.N'f
Jt.Aftt. ~OORIC'UF.7. rRIJRt
CJ>AW.O l..o<.OIIl<Y' C.:UA
CSui.A~ R. P«.nT...
C..\IA'OIIJU4.'i0 Ktw.in.._.
CUt,.IOCIQ;t._n_ ftUIU

E-nil'.: HeU:;n:e_*~yüoo,com
W'.l'Wb!~J.!c.c

Octubre í.1.tl2
IMPRESO EN CHILE

Nilt!!Jiu ¡<~:lo ~t n !l p.U!v~i!o. ¡r;tde m r:¡nolu:i!b, al.!t~ro\~ y


lrllr4milida p.¡.r t!J~ub ,nro;;., >"~ ~ d:Wi:o, rl'linico, mcdwx-, l111ico, Cou:cctór. Jt."s,n·os v Cu:."~CtAS SOCI.,Lcs
!k ¡JJbJti6n ode f:YWlpi),li! w!:dtW:• ~1111 dd tdiltt 1\ 0 1C 1ON II, S USCA I'ARAT E
Wr.NGF.Jt) D. v Fnu:.nM:\1'\1 U. (1986). :·Loe31and Nntion:1l Media CO'.'cragc of ARTE, 1'1t\l$AJO, UNIVER.SJDA0 1
disnster: a eontent arHtlysi&cf the Print medja's ucatmem of dis.'lstcr
mrths", JJisas!er Re!;ean:h Center, ProUmlnarr Pllper J85a) Univer.si~
dad M Dclawaré. taúl rodrigucz frcirc
Wn..so~. H. (20l0). ''Oi't:ine Sov::reignify nnd ·ne Global Climate Chru\ge a Julio R¡uncs
debate'), Essoys i!l Phi!os~JIIJI, Vol. l l ( 1) : 1-7. t:ni\1etsit}' of Pacificu.
Vm~N.\Nt, J. 1,. (2005). Érase 11110 vez ... el universo. los diose.;,·, .'o.\· hombré.t.
nuenos Aires: FCE. t'ivimoo ro: !o em de ir: g•tb.<rnsm.'letHat'idad
t!t.sr:ubier!a e11e! siglo Xl'l.li.
Vnuuo, P. (1996). El Arte del MMor: aceleraci6'' y realidad. Buenos Aires: Miehcl fo••~•un
edjciones el Manant!al
Z<>••, S. (2008). "El Especto·o de laldcolog(a". En S. Zizck (Comp.) ldeoio· Porq11t /(1 ~~~chrt rtw;i:ICi<maria ~:o .se }ueg,;
enn~ e! C!lfilaiismo y el ~Sp•'ritu,
gla: 1111 mapa de la cues:iá1 (p1>. 7 ~42). Buenos Air~: FCE. si!io rmfl'l'! (!¡ {!(lpiwt'lsmo y el f)JY)!t:lar.iado.
Wll!t~r lkn.j ~:nin

A la luz de tas ecl\tales contiendas uni'.'crsitarias ~ no deja de resulta!


paradójico que en 1:• inlrOdücción a Lt1 contienda entre {as faculurde.s, Kru:t
ütse11e una nol;:. ;;'1] pié allldic.ndo a la rn!.lxima liberal por amonomasia como
modelo pata la t1lcult.'ld inferior:

CitrUJ Juinistro jronce.s CQm•oc6 r. nlgunos de !OJ comercian·


ze.s má.t r~putadar, con objeto de recabar sus propuesta.t .o·tspec:o
r. cómo re..t!ai>tecer el comercio, como si él fuera r:ap!PZ de elegir
las mejores (!n!m ellas. Despu& de que varios lwbiercm emiffdo su
parecer; un vieJo comerdaure dijo: ··'Haga buenos cominos. :zcuí:e
buentl moneda, proporcl6ncnos un derecho de cambio cigUy !odo
eso. pem ."espett() a](, tf¿md.~. ¡déjeno.~ hocerl'' [el famoso lnisse.z-
.faire, aunque Kant/() tlt!l et; su •'cmgua: la/Ji uns mechan). Vnn res-
puesur similar serio In fJ!U! };(lbrfn de dar la 1'':.1culrad de Fi!osofia,
t.••wndo el gobiemo le pregmrte sobre la doctn'na que ha prescrito

160 161
al CJ!mlioso e.n ge•Jero!: •tirtJif(JI'Se a no eJiorbar el /}I'Oj:I~IO de./ centenarias, otru no O«idcnt¡ lc:s, )' quo su reunión pos1fordis.ta es imJx:l:sablc:
cmmimie~~Io y de !asc.'en:W .. {KtJm. 1999: 4).1 sin la noción de CIJ)Ílal hUJnano, 11qudla cs1n teg1a que la ~re! a de Chicago
camentó a prop3g:ar alrodcdOC' de ut1J dé<:ada tok:Sde la n:YQtuci<KI estudiantil
f:.SU 11~0~ &pareció UlÓnio."l:WDCDlC CO UD lrtÍCU~ publicado CO e! y que ho)· pennioc ""l'Cr.dcr lo ooci6n de oraboj o.' al que"' rccm¡Jiaza coo la
.kJom«< O<c"""'"iq~~<~ de 17SI,8W>Que hoy sob<mos que floc el Mon¡,., de idea de empr<ndimicn1o. Ahom bico, si me ino,..... el liberalismo. es poo¡ue
Ar¡cnsoo quialliJ cdi.'ió; Km ~ib:emeot.:- !a 1om6de '"Princ1p:cs oftracW' no podemos pensar !a UDiversidad comonponi.nca, ni tos ac:luales condicicDe$
(1714), de llcujanun franldin, m> de los ¡wtres fund~Klor<s de lO> !:>lados lzbonlcs cuhunlc>, dosma~ de.., tisl<lria, oomo oampoco podemos
t;r.idos (Oobn, 1980: IS?; Fruklln, 1840: 401)'. En un momer.oo donde el culpar a Ja gecemcióu radieol wenti.sta por las formas de \ida axiomatitnd.LS
mem'I(IO tcn(IL un lugar basu1r~1e marginal frente al sobemno ll!!tíw!O, 110 extra- por el capital duraJ:te los iclent.l, porqr.1c ctl!Ls formas de v¡oo ya exii línn: nu--
na qJc b líbert.1d <¡ll( se solicita!>~ para él, tembié:l se 1~ qui!ic:a rc~licar. en el tor.om!a, libertad y fl<xibilid.ld no .soo deseos c.~dus i ..·os de ur.a gen-ereciór..
6.mblto d-el pensamiento, }' en el de la filosofia en pa•·hcula:. Km\l 1n:1ct1be la J:::l productor d-e ar1e moderno. desde Baudclall'( 011 adelac:te, ha n:xcsil!ldo de
cil" ni momc::uto de pl~•n.tear hl r.x:.esidad de una facult11d c1uc opere do UUIDC rll autonomia, libcnnd y Oc:xibilidJd paro c.rcor y no le cul.pamos por el mundo
"independiente llc lo&maodatosdcl gobierno ... (que] tcngnlibc11l•d, 110 de dar que hO)' h llbilamo s~ sin embargo, veremos que hay uu urco c:r.h-c su fot•ma de
o1'don t\lgunu, J)CI'Osi de jutgar todo Ctlani.O tcng1• que VCI' con los lllhlltscs vida y las formas de \•ida que hO)' 1tolizan nqucllos que se dodicao a las ll:una-
cicntínoos, es decir, con la vcróld, terreno en el que la rn1.ón de~ tener de· das indusltias cuhuralcs, i11cluyondo o los uliles de profc:iorcs parHime de la
rccho t\ cx¡ncsnrsc pl•blicament!'' {Kam. 1999: 4). No prctcudo ch:>Cutu· aquf uni•.-crsidnd conlcmporánc:t. Ese liJCO es1ó ~;l(mvcsndo I>Or lo cmpresarizacióc1
el wxto knminuo. otros y11. lo h ~n hédto y mejor por ii upu~s to de le) l(UC )'O de si (!tiC &uponc el capltnl ll',llll\U!U1 esttnlcgiu que ha lransfomwdo a Calla
podda.t Adcmd!l, el filósofo de I ünit;Sberg estaba lejos de ve.1:que .s'~ llefcusa lrabajndor en un JlCqucl!o cA.pitnlista, 1~1aod.o asf el amagonismo inheten!c:
tle 1& Facultad Inferior ftente a h.s censuras del soberano se ~1nscnbarfa, nlrc- del mundo ÍOilh!:l.a, de ahi q~ac Jos gobic:roos de derecha (y de izqJie:rda) ya
de<!or de dob ligios más tarde, cola f()(J]).(I de unJ lucha contm el modelo que no b.ablen de ~b!-tros ni de wabAjo, siuo de cmprenéedon..~ }'de autoemplco:
bbr.dió como cjcmp¡o. Más rc!evacte resulta aquf .se¡,alar que ellibcrahsmo ¿Cómo Juchar contra la emJH~sa donde uwertimos nucs<ras •.;cioocs, IMfe·
ha acom¡,;allado a b uni\'etsidaddesde l.ace ur.()$ sig.l~ y 61 tnlOI~ rcsu.lta·
riak.s y im:u•criales? V ta uni\'Crtklad•.• la ur..i,enidad wnb:éo está habitada
ba awféns.,o, tasa el punoo de rqx<senlar un ejcfTI'Io, hoy es lo F.lm~ '!"" por docaltcs y abmr.o.i: CtriiJitndll.'dores, uoos \"CtdcD 5Jber, otros lo compnu.
tiene condenada no solo a la uoi"ersKiad. sino al mundo cr:tcro. Su ~nción y dado que ambos habilan el mercado ftleldémtco, rooslituyen pute del mis·
1:eo no se debe al enrarecido ctmpl.imieoao de los deseos SC'$Cnlayochis~
co stock de cap:rat hutnJrK) nactonal. La universidad es la emprt$3 de kl5
como han S<f'la!ado de djfcreoé$ mancm Richard Scnnctt, lK'fl ti mwodo rn:crocmpresal'tos del ligio XXI. Ctu:c a el pab de los emprc1dedores. Aq.1i,
el uabajo l.t o!ll. Reinscrlarlo e~ nJcsua ~rca poElica.
anglo, y Luc: Bo!Um•ki y Evo C.oin¡xllo pm el fnocC.. Incluso en '"' ""Ido
critk:o como David ~br;cy, <ll ocoHbcralismo ap.m ce como un in..,·cnto de
los sctcnt:l. Nuestro lnteres a lo largo de este ensa)'O, será rccon:;idcn\1' es1Js Rl:<.:ORDAR A Fo uC.\ UI.T
tesis, con ta.l dl.l msislir que el actual liberalismo tiene nl'iJhipiCll mlcc5, nlsun~s
En fjl n\lcvo c.splritu del éllpitalismo, llo11anski y Chia1>cllo realizan
' I~CIOI!t.O il l;.~ !lu_c\l d~e!lll tiUIJ)'O~rlc <J~ bJ lt.!wq-;..: OOl\ Amll.!$ ).1-'xlmllhmo'l'~ll;.~lltM~hnl" «il!jllll· una cstnuégic.n dislinción cnh'C crhica IU'IiSiica y erilica sociul, la primera lte·
ltm.:llb; ..:o:n» I~I HI:III.ICKm al li)N: f).:¡,,UIIf¡ !t®. ,o.:'~lB}W 1().':-.'0l.b.\ ccr.t~,·l,u 1o111'l I'I~I(N,\N. ( 20 1 :Z.' 9·22)
c-cCcrfl de 1;! bohcmin parisiuú, ln scgur:do del mandsmo¡ mw sel'ia individual,
1 'l'f1y,')l6.\~~a;,.I1Ar Au¡;uM Ond,tt1 {1&%:6·1, !i3). t'mnkl:n.ut•.tla qu :lll »:nli:nCIII de l.oOwóo ll~no
1oda:,.. (1..CFM (~ 111u.,1•.n trrpgMI'".rJ'If'l, (lfiCHtll:llltc! ..:croo .V.?u:~ Gr/twll/00 Nt.WA, N <\'eh, uo ¡;ubl'Jl'nf
In otra colectiva¡ c.on el nn de hnceJ~C to!cr••blc, la cricica al1fst!ca habrla sido
<I="'I$...J4c), CJiilll~l\111 '/ QCtC\IUI:III)Of CI I!UIIIO M31;'Jl!Ud-! Ali:CIIIOII.
'Vtrt ~n-ele R<;M{tOO~}; ,1~·.l:'tl)cl ridll (1999) y \\-i:lyThJ)'tl (:996}.

162 163
axiomlliuda 1)Qr el eapilallsmo, mientras que la critica socisl habtill &ido rc.- del cs.pitlll, le b1s1a con tee1' libros pua princil>hu:tes y hablar de la caduca
icgad:a, juniO al movimit3lto <'lbrero, a 1• oSCiu:dad de la noche (Bolta.ns.ki y soc-iedad discip~loaria. pero Jesuita que la discLJ>lina dejó de ser cemral bacc:
Chia¡~<llo, 2002: 293·298). M, fn:ntc :. fibrioa distiplirutda<• y cnojcnono•, un buen tiempo. puesto que IJ llar.uda sociedad de segu¡idad asumj6 ellu&ar
se l'tl)l de\'Oivió la tu"-JOmi160brc outSII'aS \'idas y nuestnt formu de hacer. domill3l'le de los dispo!iti''OS de sujcciOO. No obslante. hty q.e aclu>r ""'
lo Q'J• implica, a fin de cumon. m ni'-el de explooaciOO m.\)'(lr, dl<lo que no equi """hay ruce<iOO: ley ;;•. sobc:fllllo), lueso disciplina, luego sqrJridad;
solo nuesuo ctkTJ)O, sino tam~éo nue-srra mer.re, cstin ahora al set\'ieio dtl esta última es, tnk~ bkn. um maocra de sum...r, de: bae=r funciona:, adtmás
eapk-11 Y kldo.pcias a la mdacal geoertttón esn.diar.li~ CU)'I'I pnktie.'\$ de: de los mecanismos de se¡undad propiMtcote dicl:os, bs l-ieju ~.uns de
rc:ti~cnciA fuc:roo ab:sorbkbs por la deoomin.1da clase "'crtativa". Senncu no la ley). la d:S<iplica" (Foucouh, 2006: 26). La I"•!P•Ia cc::oral que,. b.!cb
e.~tt lcjo.s de: esta m.irnd:l cuando sef\ala en L(l t~Jt,u·a d~l 1/llt\'0 c:cqu/(1/wnq: ¡¡qui Fooca·Jh em la s:gli!Cnlo: "¿Podemos decir que en nucstns sociedades
•·r.n dc:1.1larnción de Port Huron., documel:to fundacionel de la Nucva lt.<luicrda la economía g.er.erol de poder cs1á pa5an..-lo a ser del orden dt la segmidad?'.
en 1962, om 1:.\ll sevorn con el $0C!alismo del F..s1ado corno con lll3 oorporacío- (lbid). L."l segmidad es l'lllUCilo que Oilles Dclc\11~ :~c:ñ ul ó en un pequeilo ense-
ncs muhinJeional<:st ambosteg(menes parecfan pri ~ioncs b\II'Oi:ll'l.'l lic~s ( .. .] En }·o a pn)póililo d.el conlro,, un di:mositivo <1ue opera ¡tl aire libre, que necesi1a
In nctualidod) la meta de los gobernantes, 1nl como lo fuc1'11 l)ilrl• los mdicalcs y, por tll.nlo, produce libetttul y uutouomf:• ~·.m crcac y p:m' responde.• a ese
de lutoo cincuenta oftos, con$iSie tn desmonh•r In rigid:l buroc•'Jclo" (Scnnct, deseo que, seg,l'll\ Quesnuy, bu5C.n su llrOpio in:crCs, su propia gannncia; se
2008: 9·1O). Do nlgunamaneru, Cil ambos ljbros se cncucntm In insistc.ncin do b'afa enlences de un dispositivo que se OI>Onc 1nmto por punlo Rl:t disci¡)!in!l.
que lll crflicn que la i:.·quierda n•Ci~• l de los scscntn >' se1en1a rcnliz6 al esta· Visto asi, In seguridad cons i ;;u~ e.n un l'cuómc.no reciente, pues cncontrJmOs
1ismo, pi!lab:-• el mi1:1 m0 S(aclo del liberalismo: ;'cm, de alguna m!lnCrn1 hbe1al sus aoteccdcn!cs desde el siglo XV JI y XVII, por ejer.wJo cuando se ncce-
sin ~u bc•·lo'' (llolhtnski y Cb.inpcl:o, 2002: 297) Aqui por supuesto no se es1i s:tó revissr el ordcnnrniento d e~~~ ciuded, que de amumllada y -cerrada sobre
critjcl\ndo B una generación cstudiamiJ, sino la:nbi6n al pensamiento t'Jdi~lll si, de':ú t:ransforml\rso en un lug¡u· de CÍt'CU!ación poEtica y conlCrcllll1 que
que le noocnp11.M; sin embatgo, en los UJtimos wrros que M tc~l foucault hará de la serie, de Jos elementos que se dc6plan.n indcf:nid2.mente sobre un
comenzó a dN lw:::ta fmes de los r.ettrJ.a (()ntienco el mb claro y ca1ero 1nl.· roed:o, sobre urt soporte material, un objeto qu~ dchc: ser geSlionado. r.o disci·
lisis del hbea•li•mo, desde Argcnson haslo la escuela C~!CIJlO, p.mndo por ptinado: ..el medio ap.1rece por último como uo eampo de ir.tc:r•er.ció.f'J dor.de'
la social da:nocrecia alemana. AH es doodc mooolramos un an.ilisis h.sl6ri· [•••)se Ulllari de afecur, pc>.'<iwnmlc, o""" población•• (!bid: 41). De ~~<,ui
coque ~nniten comprender l.u aclu:aks formas de gobkmo o nqucno ~e se sigue lue¡o la "'8"JCÍI ÜS!óenMA de dar hbcnad al c;oc¡crcio y circulación
foucaultllam6 r.abemamcnlaJidad, uoa CSUI!.tegia de cootrn! CfJC Obvbmtnte de graoc:>s.: gtncrd.!:'lost un dtt»lo tr.tre mcrc.lrlltlislas (precio fijo, ir.jen::r:cia
no s-use en un par de tños, en tan:o rtSpuesla a unJ ju~eMUd ..~belde", ni delcstodo) y filióellllliS (pm:io hbll!, dcli:nnínodo por el mercado), que w•-.>
t(~Q~;k:rtrKiost de una dctermin:W forma de lil crflica; lo q'lle hate C!ll nlgo como ganodor indíselrtible. los p;l:lidar;o, dellaissez ram:. y la posibilid.1d
mucho mtb ~util y dominante, dado que lo que forn.n n su cargo es una rorn1.1a ciena de introducir er• la soci.:dud k» di.!>posÍlÍ'r'OS de ~gu:ridad. que por cierto
do vida, 1>éro no desde el pumo de ''ista disciplintlrio, sino de lnsesuridad. ~' debian prcocup"rsc no solo del grnno, si1:o dd "momento de la producciór,, el
f}Ublicución de sus úWmos c utSO) l1a permilido Unkl un~ •-.::visión do s~• tra· mercado mundinl y, 1)()r On, los eomportamie1UOS económkos de lo pobl;¡ción,
bnjo, cuya lcctum se hace una vez más nctu!ll y necesnria. De uhf quo •·osuJic los pt'Oductores y los con:JIIIllido•x:s". Gu fm ... hny Olros ejemplos, como la
sintom~tieo que uo seau pocos los intelectuales q\1e conlint'uu\ cousidumndo a implemen1ación de la WICUIU\OÍÓI\ y 1111 vinculo con ha no<:ióu de desgo duft~n -
FOIICtlult como el filósofo del pOder, desde B1•udrillnrd a Said6, I>.'I.Sundo por 1{1
igt\01\'lrw.:inS\!pina de lá intclligcnt;;iuchileno, quo, nd·hoc ll iOs tx:qucri:nicnlos
• "d ?f.!'ICipio dt b.llll•.: tl1"-thdón de ¡:IJnOtp-,.o:du lcne oomo laoon,e.:uenc:a t!t m• t.11n¡» 1ror.co, y
al olsmo ~como •m o¡¡ltndlo Cll \1 nt~;-\Jel6" de lu t.<CIY.IIo,fllt de po&r )' tn el w..Jhlccimlcnto> de la
lkni.:t.dii)Os d:jp:dilt\OdU~c,lll ldrd QIIO & lfti l!llltotr U cm.ct.:ri~l.U n « unaiii! IU 11tH.i:ICrillitM d~
ltuooi:C:.dcunod~af' (r.:.u:...k, '006 $1).

164 165
le el sigk) XIX~ y a <rJleu le lnllercM tc\'i$tlr~ put'Cle retornar leñ cur.os de ~urri6 ¡»~ que la díJCipl~a p;ua:t a un lugar secunclllrio luego de que el
Fouctult. pero antes de cerrar mtc P'•1to, me ¡usWia e~cp: la dc:$c:rirción hierro 1ambién de desnnecaera eo el aire y diera pie p.n que los herederos de
de C1la .OOcdacl de sc¡uridad, ""'icdad que pennitiaoo loo debolc:s econó- Adam Smilh se impw~emn ..00: Tay:oc y Fe<d: el quiebre de '"' aeuenlos de
micos y poUticcs aoolliC<IOOs <:llrc flll<S dclsi&!o XVII e inicios del XVIII y Bretton Woods, y cl cor.serucrue fin de 1M restJicc•oocs naeionalts aJ upi(al
otros que le siguieroo, aqueUos que lt mbié:n se preocupaban no JK:C' la pe'Ohibi· son aoontccimicntos que contnbu~•en a explicar el !»SO a la libre clt'(.u?~Wión
ción, sino J>Ot' dele,,nina.r un m::roo de acción colittolabJe. en cuyo interior, le. del CAJ)ital (Scnnct, 2008: 13 y 37), asi oomo dos siglo.' 3nlcs se había da :lo
amonomla y la libertad e.~, no solo J)OSible, sino tequisito: pié a la libre circulación del g.ra:~o. En otras IJaJabi'H51 el ttniebi'C d~ Brcuon
Woods 1labrltt pel'mili(IO1'\:Cnviar al lugaJ'dominunte lnAtCcnicos de ~c:suridad,
La di~·dplina es l:SCJclnlmenu: centrípeta{... ] concentra, f:l!ll• que espcrnron J)OI' dos siglos hacerse con el control del funcic)utlmicnto de la
/."a. encierra(.. .} fXJdrán r1W~ti1; al comrar·io, que los dispo.rilh'OS población, po1quc el libertlliscno no pieosn en un pueblo C$h"t"ltifie~do, sino
de segu,.id.:ui, u;J como üttme p1V.'3tlfttu·/ru, tiet:eJI una te~t<ietiCÜI Cil la poblnci.óu <:n general. nqud la que yn nos cnljonh\'li~~O$ en In época de
c:oJJsfonte o <m:p/Wrse: sor ctn:rífugos: .se iruegrat~ 1i.n cesO!' n~t­ ~falthus, badéndosc CIII),""' de \1M bioeconomia que, c:n tlcrnpos poslf'ordist~,
\'01' tltmtntos.la proáuccl{n. la psltc>log!a. los compt:H'Iamltmo:~.ltll ""'Uclvc 1 emerscr, y lo lw:c eoo toda la fuerza que puede, l)c manert que lo
mon_,as dt tXIUOF dt ÚJ<I J#XMIOnS. I<U cvmprotioreJ. ÚJ<I""""""'" que aquf cenemos es tna ccooomta política qYe touu: a su e.-u¡o a la pob!ac:ióo
Jotru, los importodort.$. Jo¡ t:X¡10TIOtiore.J, y ze ü:tegnm ol mm:ntlo eo su conj~nto, l:oy diriomos que mmdia~ mediante técnicas qm b 111iculad
nnmtbal. coo el temtono y 11 nqucll, pero lamti:n ron la sWjetividad de lu personas
A C'Qiitfrulación, la ;qrmda gran diferencio: por dcfinkMn. que la constituyen, porque esta b~omfa st d:rigcaltodo y 1 sus un.i<!:tdes
In dtsc•i>fil;a reglorm:.nta t«<o. b'o tl~ja escapar nada. i'Vo solo no y k> hace ioccnti"ando 1~ ltbtrtad y la autonomra, lo que cq11iwclc a scnala;
dt:ia hacer. sino que su priA•clplo rezo q1;e ni siquiera !as cosas rmb que tal acento "uo es O(l'll cosa que el C<.>n:da!o de In introducción de Jos di.s·
pcqueiia.~ deben quedar lil>wdu.v <• sl ml~·mtl.f. La máxima iujrrteel(m posilivos de segul'idud"(Jbid: 71} en el dcsc.ruupti(.Jo m::oliiJ<:IlJ) <1uc l1llbitamos.
" In d4·dplina del;e ser ~·o.ktladtr con extrem() cuidado, Ju.stamame Se trala lié url!l dcsesi!Hiz11ción que incenth·a la ros¡)()usnbilidall indh·idual,
fXJ'YI''e e.s peque1ia. El dlspJJIII~'<J de seguridad, por el comrarlo - lo desde la salull y el auto-empleo, pasando por ltt cducnción, que ¡IJ:ora debe11
han visto- dejtJ hacer. No Jf}a hocer todo, claro, pero hay un nivel depel\der exclusi.,.antemc de cuda uno; por supuesto <1u~ vu más allá del terna
en e! cual la pcrmisi~<ülotl tliJtdLrprmoble" (Fo~~c;a!llt. 2(}()6: 61). del acceso, ya <¡oc apunta a l11 ~tión de uno mt.sroo: yn. no <k:pcoder del
médko, por CJempJo, 1íoo, gracias al esna<ho del g<noma, conocer nuestros
A e..as diferencias, babria que •lli"S'•una ~<tcern, dado que ., la dis· propios riesgos y manejotloo; o. bojo la lógica del capi11l oomaoo coosidcnr
cipliM opm m<&aote un eódtto que pemrite o prohibe, 111 oódigo o uro ley que el tic~ que le dediquemos a nuestra formacióo. ddxria ir ~n beneficio
que nonna, la seguridad =¡~erde 0$\0$ opeiocre>, en fonáón de inmlar las d~ m~tras fUCiJtiU rm:as.. f1Sta fonna de gobierno, por ta.n\()1 es mdirccta y
tla.icat y estm!eg.iu r.ecesariasque permitan regular y modular los deseos y d1st:auctada, Ul\8 ibnna biopoliHca qut: gobierna modianle el ou1ognbim», y
)'a uo disc.ip1inarlos. Como set11dó FOiiCaull en su curso tilulado G;lbc:.rnam~u­ q:rc para ello fomenta la :cmooomia e locenti\'a el cmprendimicnlo.
;r.lirlod, la ley no es la mejor fonnn lle gobierno, ya que ella se cierra sob1'0 1!1 Esle escenario nos lleve obviamente uuis aUI\ llel lugar de Ja crhicu
)' al hnccrlo, dificuJia la max.imhación o intensificación de los procesos que un anistic.1y su supuos(l\ incidencia cu la,.'\ ao1uales lógiens del crmiud nos llcw•
. 1
1taCI~ . '6 ' •
gobiemo dirige. Hoy es un lugtll C(umln sellalnrquc la burocmein, as{ como ol 11CntiJlCSli1'11,!1CI 11 de s~ y el cnpi!al bumano, como (omhién hncia In pro-
modo de acumulación f'o1'dista1 )I)Crnrocl normttli\-a:nentc, cueslión pOI' <:i<:J(O ducc1óo }' e1con:nuuo do lt1 ltbenad encarnada cu lu fllJ~u·u d~-:1 emprendedor,
que :\'lax Weber analir.ó e.splénc.idamcn(e en sus trabajoo dedicados n !.1 jm&ln esa figura que ~~mch~l'il.!l lanto a. los profesores Part·timc como Rl mismísimo
de hi;rro. Interesa, ~ in cmbargJ, buscar una hipótesis pan determinar c1ué Se~sti.an Pici:.:ra.

166 167
scjo Ec:oo6mieo y Social de Chile pom 1968, señaló quo, ele mooleD<O< la
estabilidad polllica, Le. :a dicta@Jm, Cttile seda un pal::i compk:bmcnt~ libre
En su rimbomb:u:ue crÍiict. 11 tllUl agóojca burocn~Cin, hMin fines de y d..:sarrollltdo J'ara el aí'io 2000, similnr n l:l California que cobija a SiiicoJ:
los aiSos sctcntn Micbcl Croizor promocionaba la forma <¡uc In dcbcria i'ccm~ Valle}•: "la ri<¡uczá potencial que poseo y la entidad de SUíi iHOfcsioaale:; barón
plazar: "La cmpi><:SII es a~tcs que nndn. Ja realización do un tlnlm::ndedor: de de este pa!~ . unt~ nacióo lídet en la exi)QI1(1ci6n de uva, !a incorpo•·aeió!l de teo-
aJgWen q:.e ~~u'Cilde, que iruloVJ. q'"' hace lo que no r.e espera de é~ que noJog.la a b ~-IPiou ltorn y la fabrieacióo de progra.m3Scomputacionales'•. Pero
aporta pues al¡una cosa a la soeieud. Sin ~rio Í!U)(W;ldc>r una soc;ooad r,o soAo lada ~a ID3r&villa. dado que l&mbiéo teodriamos ''<locts $iskmu
se cscleroaiu )'declina. Ademü, •na empn.-sa es una inslituci6n en el sell•ido de lranSpon.! <pJe colle;taria:n a ChUe, y b descentrnlizacióo habría sido CMI
socio!ógico, lll mtjor inslitución c¡ue los bombees tao c~ado hastn hoy para compJe(a, dado que ta. import.v.cia de Santiago habti"l disminuido de manera
coopen1r, rxul\ 1\:alizar lo que no lubl'i\'111 podido hacer de pcrumncccr ;:¡jstados considera.• Dcfinilivnmcnte estábamos más COl~ de A1JSttuliiL de qué nuestros
[... ) Ocspe•1CII' n la St•cicdad, ílevrlvcll'lc su 1oao, supone tune IOdo liberal' el vecinos Pen'• y IJolivja,
espiri:n tle emp•'és.a" (Crozier, 19L4, 192). De modo que In ClllJ)t'esa, aquella Scrfatl\11'0 Cl'tCT que Lavfu v ivr1~ en el mundo de 811: y Pr.p. Lo SU)'O
ioslilud6n t):lc sulme:s:came:nte no gustaba a los franceses, ])IJCSlo que, según era una rcl61lea r.colibcrll.l exhibitis.ta diriQ.ida a la mant~neión de Pinochet e:t
cl3'~or de: LD tockóoá bloq~ preferían el ~iritu rentiila. reprtsel'.ta un el gobiemo, y « desde esta óplica que: se lo ha criticado. Stn cmbJrgo, pode·
ROO\'IIdo modelo de ci\-llizat;ión, «1Jtoc a ICM 1;er.,pos pcxdndasuia.les: ~ er.'- mo:s rastrc.:u en su panflelo el Jdvcnim1t11t0 de la sociedad fuMa, la que bs
prcr.dimicnlo desbkx¡uea un."'l soc;ktltwl gastada y permi~s:alir de la cri§is de la ncolibcrale$ !1;\m!lban t: sociedad del Cllipitalismo populllr. aquella dor.de "b
democracia CSil <LUC earlograftó junto n Samuel Humington- , probl~máti<:as difusióo de In propiedad prh'<lda da los medios de producción del pa(s'' (Va·
quC, J)t\rtt C1'0~i 01', Uunbién anidabln <m los revolueional'ios de$COSsesenta.yo· lenzueln, 1989: 175) comenzaba no u desbloquear, co•no p•-egonnba Crozicr,
chisuts; de nhl que acontecimiento lltunado mayo del •68 no hnbrfa consistió sino a dcsmnntcl:w lo que inehJ!iO en Chjle podrílliDOs ll!\mll•' sociedad fordis·
en '\ma &Íhtaejó.l i'C'r'Oiucionarie., t"ll el SCillido rr.arxisU. sino más bien en Utla ta, con el sistema de seguridad es1n1al quo le acom!XIñab3, iniciándose el rápi·
proñmda crisis qu~ fue rcvclJda !t~!fokktiJdc: forr..1 re-.'Oluciooaria, y el rne:n- do ct.mino ha.cia el autogobicmo del que hablamos mis Jrriba. EJ eap:c.atismo
,.;c que: <!le arro¡ó qucria decir lfso'XCrozi<r. 19i3: 123). Adcl4ooln~ a popvlar fue: el c:ornplcmeOO> de .. printiucióo de la •••::edad y m<lll;>R'"<•!i·
Friedm:an, Cro.der apwxab\la Qll( prkticamentc ''en todo OCCldcotc la l:bcr- caclón de:¡ ( que, gn~cias a la ley General de Uni\-'tr'Sldadde 1981, COIIICnnban
tad de eleg1r de los ittdi"·iduos se ha incrcmcntn...-io tremendamente" (Cro:áer a in.stal:u u n~' ruuropologia oeo!1bcml: el capital humtno (rodr(gucz frci.re,
el al, 19?5: 25), no asf las condicionc!I IJara su realización. (>or ello la rC\'\ICitu 2012: 101-lSS). r.1 capital hunwno es literulmemc la hr.n ~forn1.:1ei6n del s~r
juveniii'Cpi'CSO.Il\Obll "un punto dc:islvo l)rincipal" (lbid: 26). No hay que ser hum.ono en mm máquina o como sef1:.1 ló el dcc¡mo de la il\cultnd de Economia
un g1·an lectOI' J)ara comprender q·JC el mensaje que I>O!'Iab~ la revolución no de la üni\'enichHI di! Chica€o, Theodorc Schultz (..:o \ma couiCreneia que dio
era el mismo mcnuje .q;,e cocnpc'<'ndtó Crozier, q::e es, do a.lg.una manera. cl en Chile en 1962), la tta.nsfomw::ión de cad3 ser humano en un capitalista o
que ht lem!n.ldo primar.do, con13 ''<remos luego. Re:~,\,.Ce para IIOSOtro3 un emprendcdo~. elldti6n qae se 1oaro allrlDSformar e¡ uber en un biee de
e$ q-;~e eoUe: soci6k>go intentaba diigir n b soc-iedad posrindu.str¡:al, ¡N-es coo-- c:oostmO. GmeiM ala leoria del rotloiiOI choi.se, S< pen,6 el uabajo no c:omo
cucrd3 nqul con Daniel BcU, baci:t su <:mprcsariuaci611. CIUCI'ru reempl32ar al t:n proceso, sir.o como una t ctividad que, euJndo entra en nc<:ión, obtiene uti ~
Estudo por lns empresas y alcan7..ar !ISÍ 11111 aosiuda liberCnd. lidad=s; se reilllrodujo el trabajo (intclcclu.al y material) en el nmUisis oco:tó~
A inicios de los oovcntn, Crozi<:r scnaJa qu~; Jamcnlnblcme•ltc la soeie.- mico, y lo desdoblaron en una rcnt•l y c11 un capital; de mnnc1'l1 <¡ue Ull sue!d(>
dad segula bloqueada. pero en Ch le, una revolución silenciosn cuajada desde ya no es ~m sahwio sino la renta de un eopilal, }'un capi1al es lo que permitirá
los años se~enla cu:n¡,lia su we:rtt. y nos hablaba de una emergente, aunque
ingabmenl< desapen:ili.da "sor:iocbd de las opciooes". El pmoocro dd Cor.·

168 169
1
1
recibir ingresos a fJ h lfO: un capital que se pone en j1.1ego a la hou\ de eutrar al del emp1Y!sarfo, mucl1os de t ilos son Jsoy it~vitmlos fi'í!clletlfes a pro- .
me1'Cado laboral, )' que 110 solo tiéJlC que ver con el saber, sino tambióu con la gramas de telrJ·¡•isión. o numtlcmen cohmmas au !'os diarios, micutrn.'>·
ido1:eidad que se tiene p<tra .in\'c.rtir el propio capita:. con las competencias y alguno.)·se han atrcvfdo, h;duso, a comenUtr crap·orooer en su propla
habilidades, o con Jos t.al<mtos, p.•cs el capital humano bien puede ser In voz de pub!léidad. Es el CMO de fabrizio Levenr, quien al est.:io de hK.'QC: 4

Marin Callas, la dcsu-cza d:.mzmina de Michel Jackson, la psicología de Pilar ca, pubi:'cl!a sus pn:xluctos pet:sonalmenle, aparado en la música de
Sordo, el conocimiento de la obra de Platón o el manejo de la tootfa euántica. Gig.:, el amoroso (Lavin. 1987: 20~21).
El capitalismo popular, por su p:ute, es la difusión de la emj)resa privada enh'C
distintos sectores de la poblaciór., es decir, cuando los Uabájádo.res de urmcm 4
De wanem que la r~volución que se frnguaba dn!'anfe l.n dictadma &e
presa Compran acciones de la misma y se Lransronnao asi (ambjén co s<~s pro- escondfa tras las cifras de tclevisot'CS C<>mprados y malls ~onstruidos, pues
pietarios. Esto comen7.;6 gracias a la pri,•atización de la cooprcstts públicas (las coosis~ia en la (ransformación del hilbajador en emprt.Snrio o cmp•·endedor.
AFP, pero también con algunos b:tucos), las que si teóricamente pertenecían Si aqtú - en el Citu!o- hemos 1achado la idea de Lrablj•) , es porque su tusar ha
a todos los chilcmos, oo lo eran fácticameutc. AJ1ora, gracias a José }liDera, lo sido oblitemdo por cst.a fi,gul'a, pero a(m no se la ha podido hacer desap:trcccr.
son de todos los interesados en ser aecioni&tas de sus propios Condos. E11 el Creemos además que es uua terea política m-gente la de repensar tal ca!cgoría
cx.itoso balance del capitalismo popular que el economista Mario Valenzuela con tal de volver a instalare! ••otagonismo que hl cmpresariz.'lció•t de sí ocuha,
hada a fine& de los ochenta, se scllalaba sin tapujos que la meta eta "incoqJO· pues tal antagoo.ismo uo ha dcsnp:uceido... ¿qué p"cdeu las j)Cl}uclws ao;io·
mr a todos los individuos en la gencmción de rique~.a de las cmpresi\S }' asi nes de uo. trabajador (rente u( ca;>italista que posoo el 51% del total? Trnns·
lograJ' una nmyor identi(icación con ésta y compwmi::o w u el resultado op~­ fOrmar el trabajo mcdiom(c la creación de pcquctlos capitalistas es la fomt.a de
racional mismo·• (Valeuzucla1 1989: 1 98~ 199). En otras palabras, la meta ora la acwo.l explowción flexible, el desbloqueo a. la libe•·tad de circuktción dei
quit:tJ' el t•Dl:.lgonismo histórico que fundaba la relación entre tmbajadot•es y capital }' la ptO<Iueción de la libertad occesal'io para t ilo. Es, en sintesis, una
capitalistas, y a&í asegUt-arse el c-esbloqueo al dcsarroJio del caJ)ital. Pata ello, fonna de gobierno, una guhelllamcntalidad ncolibcmt.'
sobre todo los más jóvenes, el ccnLro de esta econotnia política, recibier(m i m~ Unn delas rese11:1s del libro de l avfn, ejempi:U1ncute titulada "RoYoht·
ponentes et'éditos CORrOS, lo ~ue logró que a tres mios de implcmcuti~dala ciónsilenciosa que Cavorece al pueblo'', tiene unn ilus(ración que plnsuwtúti~
medida, ca.si (re¡¡ milloues de tf3bajadorcs cnm también empre&arios. En una darnentc uuestro escem~rio: se Lrata de una i:nugcn que imita a la estatua deJa
nota al pie, Villc.n~udu scfiala: "De acuerdo a cifras de la Supcrio1cndcncia libcrtud de Nueva York~ pero ensu mano dcrccba no poi'L<'t una antorcha>sino
el ~ Bil..rlcos e Instituciones Finar.c ierns, a diciembre de 1987, del total de 106 uu libro, cuyo tlt1JlOes b:•staute claro: La declaración de principios del gQ·
accionistas populares de los lxtn:os de Chile y de Santiago, casi un 40% tiet:e btertto de chUe.1., Nucstro escenario, cotonccs >'como diría Parro, es el de urm
menos de 35 tu1o&y un 64% meno& de 45. Ello sig.¡lific2rf.a que. la juventud enorme Jibe11ad inmóvil, una lil.>ertad esculpida a p:trtir de las leyes gubema·
tiene gJ<'ll interés en cimet:lar la ::apitalizacióo de las empresas del país" (lb;d; mentales que la dictadura, con .Jajmc Guzmán a la cabcz.1, fue per letdoo~mdo.
185). De ahí la alegría de L11\'jn cuando llfirmab<• que: Se t!'ata de uoa libc11ad producida y gobe•·nada j)Of sus leyes y ad•uinistrada
luego por Jas ''reformas•• conccrtacior.iscas, un modelo gestiontuio de nutono·
Ru loo IÍI!imos dos mio.s. el desarrollo de la mentalidoá em· mía emprcsnrial que el Piiicn1pre&idente est{• pcofimdizando al tnwsfomtar
pre~·arial eJJ/re lo:J'j6vem:s J.a sido sorprendente, dandolugar a con· literalmen(c el pamdigma del Estado. Para ello, la I)I'OCari?.ación~ de crítica,
gresos de uuevos empresarios. com:r•rsos de proyectos de 1111ewts p<I.SÓ :1 dcveni1· la nonon, pues el ser emprcs.trios de si le resultó 1•l capitalismo
EmpiY!.sas {L<wln escribe (l(]uf con mayú:wrda, wl como ~;e escribe ul.ás productivo que el confinamieuto. Oc manera que h1revolución silenciosn
Etwdoj. detwrroUt) tlé fondos de capital de riesgo, y de diversas
olrns inic:iafivar. A consecue.ncia de esto vo!oraci6n creciellle del rol 1 Wr Mi~llet l~euet.U:1 {7007}.
l)S!uuíuub o, "Rt\'C)tll~i~n ~i!<«k~:l lJUC rM·""~~ 111flllílblu",!irgm~~~ o'J lih"ro ¡ ), 19BS, p¡>. $.1(1

l70 171
su h.1 COIWCltido en un..1. vocife.nmte pnktka <k: gobierno ocolibcral que con· siga:eudo el fluü de nuestro~ cambiantes dcliel)S: Asl nos lo dkcn Flores y
dena al puctxo n vivir la fortnll libcml Ce la Jjbcrbd. Una polhiea critica, por Gray. cuando tlOS hablan del ocnso de hu en.mros \!Oi\'ersitarias: "En iugar de
tMIO, tiene que romper con cllilxralismo, ticnc que ser rt:'lli:sliL y pedir, um. «Knprometetse de por vkla ton una proresión. \'ocscióo o forma de uabajo, la
\'el mAs, lo imposibk, pues e.Jlo i.nko q'Je podrb Uevvnos hacia un 1:umdo zcote v.Ved simplemente se deja Uevu por cua~ukra de $'\lS wrios talemos
<!occk la hbcrwl co sea una es&ann. o iospi.mciooes ¡...) EN ft CiliO ldMI, puedo pam sielc tOO$ de !'.J \ida tdu;ta
c:orr.o ing;eoicro, cbpu& CfJudiar adnini&lr.K:ióo de emprc:sas y COO\'ertirsetn
ro..'U\Ibor d\:rao'.c otros siete aMI. :n.is lude compru una \'Clldi:n.ia y dedieat
de lleno su aocueión a ~10., y asl •uct~iVIJn<!\le" (flores y Gtoy. 2000: 12).
De nuncra que. en el ea~ idul, ttr.emos la lihet'tJd de c.Jmbiar de
L'r.a \'t:t que el modelo ci-rHi;;alorio de Jtt er..tprcsa ba co:omzOOo lo profesión as.í COO.'l() se eambi11. Ce estilo o de mod~, be abi In ventajas de lá
soeinl, el discurso del emprendimiento se b.11 trausformOOo c.n ~ 1 u-cndir~gloplc "ida wtred, intercoocctada y mut ~nte como ei eiberespaeio. De ab.í el i.ofasis
mlls aclamodo )'difundido de polit cos, emprc.sarios, nc<tdCmjcos )' cicmU\cos, de la OCDB y el BruJCO Munclinl por I!.C01tl\t' las ca.l'reras, cuya duración debe
hnbln el pumo de c.nconlramos ccn Cst1.11Jidcccs que nos hablan de Pln~6n o estar en stulonfll con las n ucwu~ fo n nu~ de vida ldar:les. La Wli"·crsidt=.d, po•·
>tiel:t.llChc como grundos emprendedores, los forjadores de nucslms l\Cl~w l es (anlo, debe gcstionpr y cduenr, es decir, sooializar, csle modelo, debe coscñer
w ndicioncs ilc cmpi'C81trizución. que el saber es un bien de consumo, que la deudn es la pedagogía que dicta
que el capitalismo ocolibcrnl es nucslro t'mico tnuudo posib~c, )'que la Ubcti.x\
'f(mUJ ln.t vlda.v wlN!d [tót:e.c.·urdos) como lrAJ cmp,rtndtrdo,.a,r es la capacidad do elegir una eurrc:m ClllC respnn(la il nuCSli'OS momentáneos
lt'tnen su\' mh·e.v en conoc:idQ.s ideales did pasado. Eu Ltt Gcneo!ogltt deseos. Pero c11 paises como t:hllc, es decir, en países aspirantes al ••p:-im\:r
d4 1t' MIJNdyoliUJ escritos, h.1 descripción t idea.'izactdn q11c l:ldtrvt mundo'', oo todos pueden formar p;utc dd stock. de capital bumano, ni menos
NierzsdJe de lo..r proyectos de -¡¡cfa de. Jos r..obleJ en el liWtU/o m:lig110 comprar a~iones de ltL ernprcsa dOl\de tmb:J.ju, asl que Seb3.stián Piñ-:ra cum-
y tn lor ai~J ele/ JW.XIerntJ se apn:uimamucho CltW~IIfU rtC:UfiUO pli:-á los ~ucños de todO$ CSM emprcndedore! que atl:l no lo son.
(k lo vida wlrt!d /... / lH .fom:a txuy slmJlc~r lll tt:odo clt vidt1 '4frtd,
tldd tJp/rlt•• ttJ~ IGltthren pu«k ltoiiGT nu oriJ;I!nu tn In
ontlgllt.dhd. Sta raius )Yall en los trodiciwres dvfc:or lum:anlrfar
ik /011 grif'Bru y lo.r romanos ~"que IOJ int:l:n'Üki(}S protr•<" km C~N· E1 Presidenoc dcocnn'nó q.oe d aolo 2012 seria "el aro del <IJltli<U•
hiM tn .rc.r c~;w:i'lot:ia inn:hucrcmdo JirecttM:Utfe o svs toncmdo· di:n'enoo". El JO de nw1.0 del prcsalle, en el =•ro de Exoensillr• de la !:C
tkmol (1/ m k hu y porlkipar m di''t!r.rtu organizacicma, lolt.J COIJW se yadwoCI 470 e~n¡rcndcdot<s del pn>g!lma Empn:ndim'o•to l.oeal de 1>
lat R$fflNMcal ~ deli~rociiJrt J' a:soc.facior.es prod:ICii'r'OJ •• (J·iorcs CORFO. Las plllbras de mot:vaei6n ~e la máxima at~:oridad econ6u1ica, Pa·
y Grny, 2000: 1/), blo 1...onQ'Jeira, fueron las siguientes:

Oumnlc el siglo XIX, la opinión y conse:jo de An(h'és Oc.llo com6 ptu'il Qwsierafi:Udln,. a:odC.\' lf» presentes y a mnoés de us:edes, e
''tnio.s J)l~idcnto! )' minish'Os, de la misma mane.m que hoy e.11 l'>iltu· Sot·do, todos los cllihmOJ t¡llt'! J'l! attYJ\'Cn a.MíJar y a emprender camb:rmdo
cmprtlUI<:dom do empi'CJ)dedoras, la que asesonl a los Mi11iste•ios do lldu· su destino. Pam esl<r gQblomo y tmm m,uslro mim':.-rerlo, trtm ~for­
cncióu e Interior. Si Platón pudo ltaber sido (:1 primer éllliHC(IdCdOt', Y'' muln mttr o CMlc en 1m fJ(tfs de 1!11/fJI'elldedore.s, e.v lo q:fé nos permilirá
sotptx:ndc en los defensores el cnpitelismo ncolibcral, t:uJto en su versión I)O·
lluhu· como hum.'ll\0, pues hoy ao~bos se dan la ntaJ\0 p3t'U p:odu<:ir y Q~S·
tionar nuest:ra libertad. Es.-a QllC oos permite surfoar pot· <:1 m<:rcndo laboral,

172
producir lo movilidad sociitl que trOS ¡>trm!lira cumplir In mela de L~ iden!ifkación y so!ut:lún de e~:as d{ficut.·a des e:; 1111a tarea
alcanza,. el dcsarro!Jo pttmel 2QJ 8.tt fimdamef!!a f que debe realizar él E~·tado. cambiando elparadigma d~
Eswdr> bHrr.Jcrático, reg.,!adc;r yfiscalizndol; ol de E.5ladv faci/itodot;
En la página del ~<fini seri o <le Ecouomí;~, de donde hemos tomado que acompmje e incenthe n los privados e~r su:,. eJt1fJIY:mdimientos.
las palabras, (ambién leemos sd>rc mt exitoso <:aso de cmprendimicnto: "E(• E~'fe I'Ql facifilador Ht (tcompaiiado de mcliodv:,· rmis eficientes f(mW
representación de todos ellos, h emprendedora de Pe•1allor Virgioja PéJc:t, para crear empre.ffrs, por porte de tos prlvadvs. como p..1ta ejerce,.
contó su p.ropjo lesti;nonio y ag1adeció el apoyo recibido. Ella es uutt microc- eficozmerl/e el n:Jf./l'scafizador, por pt1rle del EJtodo (Pi!Jcra, 2Q!: 4).
mpresari:• CI\IC comenzó a elabo:ar me1mcl~das y IJtOductos caseros l~cgo de
qm.: su cspQso quedó cesame, co.l lo cua.l pudo sacar adelante a SiiS tres hijos't. Lo que quiere su Excelencia es ampUar radícaimente tu •·libertad de
.Aq\IÍ vemos ekmuuentc que. el cmprendimieQto 10\:al es Ja gmn estrategia de empr~nde r''> y para ello es uocesa.rio cambiar en lugar clci Estado ~n este fll\'>·
J>romove!' elautoempleo, puesli. Sra. Virginia dará trabajo! no impo•·ta si ¡)('o- ~so de capita.lizución Col ser huma•to. De abf que tenga claro que lo que
cario y flexibilizado, a su tspOJo, bjjos, vecinos, ct<:·. Da lo mismo si ():'U<l Llama un "Estado eficiente'' no es sino un estado gestiouador de la libe•'litd
e.llo e: tielllJ>O de ocio es subsunjdo por el tiempo de1emp•·edimiento, y si las de empresa. Puro ello, dos SOil las medidas a realizar: primero, t:na aeclcwa-
mermeladas no dan u:sullado, 1ncs c~mbia de mbro, a las vii\as por ejemplo, ción o reducción del tiempo burocrático pru'il la íOrll.lación de una empresa,
o se inslala con un t¡•llcr de ro~a que le entregue j)l'Oduclos a De:teuon, y se luego, nna liscatización "ex post qt•e sancione cv<:ntuales infmcciones", todo
tronsfonna de uoa de las miles JlYMES alrededor del mnn.do que tejen los con e1 fin de no reta1'da•· el inicio de las aclividadcs empresariales, aunque en
vbalccos de tos Vnited Color.s. re:1lidad se trata de no dcsinccn¡iva1' el esphitu cm1>rcndedor. úsCas mcdtdas
Lo que b~ce este gobiet'lo OIJionces es tnmsfonn..•u en pcqucl1os ca ~ por stlpuesto afectao taoto a la inslaJacióo de una sucmsal del l.idcr, como a
pita!is.tas a ql1ie:1es 1:0 pudieroncompr:1r una. educación o bien eu capilaJizar ln creación de una OOitorinl lndepe1:di<:ntc formada po•· dos u cuatro amigos,
el saber de aqucJJos (lllC si lo b:cieron, pero que no lienen trabajo. En otras pasando por el negocio de las m.enuclodas de la Sm. Virginia. En síntesis:
(}<'ll<"lbras, esto ticoc que ver cou !a politica de capital humano que viene desa- "Resulla neccs!!rio cnmbi:u· el p<lmdigma de Estado burocrático, regulador y
rrullan<lo el llamado gobierno de los emptendedorcs1 pon;uc cs<c no tiene que fls.caliza(:or, al de Estado r.-.ciliLador, que acompañe e incentive a los ptivttdos
ver úuica.me1:te con el saber, sine con los talentos y h:•bilidadcs para gestionar e11sus cmprendimientos'',
m1a empresa p•·ivada, -como Fabli:tio Levera lu•cc más de \'Cinte <dios. El 27 Es imJlOl'lan~e señalar que Pitle1'a encucnlm las bases para el c:•mbio
de enero de.20 11, el Diario ofíd al publicó InJey 20.494, que lle\'a por nomb1·e de p:uadigma eslatal en el informe Doi1lg Business Chile 20 1O, cicl Banco
"Agiliza tri•mitcs para el i11icio de actividades de nuevas empresas·•. Se tr.H.'I Mundial, que ubicó a Chjle ''e.n el lugur 69 entre 183 cconomias en relación
de \mil. le)· propuesta con suma urgencia por S.E., y cuyo plincipal objetivo con la tbcilidad IJaHI iniciar una nueva cmprl'Sa: dete~tmulo lu necesidad de
em lucharoonlm "aquellos trámites que se conslituyer~ como primer obs ..íc:.1lo rcaliz;u· 9 t!iiOJitcs con una demora promedio de 21 días''. En el recuento del
para el emprcndimicnto·• (Piilert, 201: 4). "En eíecto", señ~•ln su e:occelcnciu, de..·enir de esta ley, La Tcrv:era (21/01/12) seflalabtt n inicios de es.le arlo: "la.
•·paruqill~ Cltilc alcaoee el desan'Oito du.l'ame esta década es nooesario potcr.· ley entró Crl vigencia en ~bril ¡)aSildo y a nueve I'I'ICScs de su puesta eu mllf-
cinr considerablemente el emprendimiento". pj,icra tiene muy ~lnro q·.1c el rol cba, el Ministerio de Economia saca eucnrns. alegres. En 20 11 se co••t0n'l'laron
del estado debe seguit mutando. tiene claro (IIIC este no es el centro del capital, 58.407 empresas, lo que s:g:ni5ca unaumemo de 31,7% respecto de l<•s 44.353
sino su catali7.:td(w, y C01l10 tul n:suha todav-ío de lo más relevanle: ak~m:tndas en 20 10. la cifro es histórica y duplica el promedio de los \11timos
14 años''. Entrevistado para esta nota, Tomás Flores, subsecretario de Econo.
mia, se hacia eco (:ct e-SI>irim de Su Excelencia, y afinnab:• q\•e "la materia
·' hl\~!;·\•ww.c!Xln:uni~ ¡¡\tb..claQJ 'l/Ql.'JO:ú'Ji!!jiq9:l(ll¡m.uanjcjpl·CO:JQI;Iu,~len·dC·1~•>=h:nli.'l · prima del crecjm;cuto es el emprendimtcnto''. Dentro de l:.;.s pocas cosas creí-
s;j:~ti¡¡i:;I;-11W!mn-a-de-cmur<t.dlmxuloli«:tJ,btm

174 175
bJes de Ptlkm, ~~; cca~tra los ticnpos que esta ley promeda, rtS'.lllando con El rmp/«> ;,.¡oro:nl incl•)• ai<AS •igv;e""" tipo. tk tmp/..,.:
rocordSQUCya 1105 ¡tUStaJian p;trn tl lÍO'Ibito cducaliYO, >1l !J'IC de 22 dias erec- tNJbofadon:t por ;:uetJUl prop!r. tlm!ilas de. :tu:J prop!t:.s e.~t:preso.s del
dvoS(}\te pt·oml)(liaban los lt'fun!tct, se descendió n 7, y yn so CillA discutiendo s~ctor ltifo•m{f/, empfead(Jre9 tlucilos de sus prop:as l'ti1/JI'CSá3 del
en el Senado In posibilidad de teducir n un dfn Ja goncrución de emptesas. secttJr l't/brmal, rra!;ajadart>s j(unilfares GILli!iare:r, mlcmbro.r de
Pero veamos el lado ooultc dcl1mís de los emprcndcdor\:S. El úbmo coopt·mllwu de prod:rctortJJ il~formales, asaiariados q11c thmeu ém·
infom1e sobre el emplee de la 017 (2012), sellal3 que t n Am~ñea Latba h• plrot informales tn emprestu del sector fof?tJ(Jt. il¡forwtJi r> en ho-
h>bido una oopansi6n del PID, U<CimierJo que suele ir _,.,.ñado del n · garu; y lrobofodcret por cutr.tn JHUpla qt~ proáuun blr.~.u eulJI-
meato del empko mlarildo; se trua de W'..t rebe;&,. que inelu'JO u la podría I;m,..me poro ti P"'f''Y> wo final tk sv hogar. si dicl:a l>roÓ<tceÍÓ#;
deoomin:~r como lcnd:ocia. pero n) p:u-a nuestro pais. Ln medida cstñ tomadíl conJIIIuyt una apormci/Ht importanl~ al consumo I<JUll ciel hogar
n. palli:' de la COilliXIIaeióo do: los t:e.~o pt•itne1os tri:uestres de '20 ll n:spceto del (0/T; JOil: IOOj .
mismo I)CI'indo do 2010:
Como vc.mo~. se trata de unn rom1-11 cacubiel'ttt de ¡c~t.i6o y produc-
Chlot y C<Jiombia !uvieror1 rm t:wnl!nto de
J<)t COI:trtoparrhla, ción del capital humano, esooudk111 b11j0 lB fonna de1 capitall<mo popultr que
la 14sa de ocvpoció,, debido tn mayor o.-edH/a a la _.& de/ promuevo cscc gobierno, di\1ÍLUO, pero eo sintonía con el qu.c se promo,i6
empkq ptW cwnla propio N:f~s IJiie al empleo solarltwlo. lkula ltp- ruranlcla dielldua y los .OO. do b Concertación. Si pan la OIT en d.,.,.
liembnt flft 2011, lf.JS trábájatkrw."J twltlo popia cmieron tn Clulc a pleo inronn.ll "'"'Y muy poco o nin¡un:1 distinción entre el truba;o y el capital
U!IO UnlJ do 8.4%, en '-'OntfYI.\''16 CQJI ti 4.8% que regi.Ttmr(m /Q.r a.'ia- como t'aciO!'CS de Rr<xlucciót:.. (OIT, 20 11; 99), es porC)\ICL1 lógica <kl capiutl
lariado.v [ ...j 1?-vro rejlejarfa que lfr crcaciÓii de empluo 11() m.v¡;omli6 humano cstfl colomz:mdo no solo los cucr1Jos y mc(ltf:S de nqucllos que com·
!cm mtJI'Ctrdwueme a wm dinP~tlr:tJ de lá damaudo !aiJnml nsolariada pran una educación, sino l!lmbión do aquellos que (>Or dislinlliR •·azones no
)' rm,ch<Js trQbajodores recunler(Jtl a la generaciárt dt: tngte.SOJ !~ IJudieron. pc.l'O que, au.n así~ do.ben ser iml'odncidos al imcrior de esta lóg:ca
boro/~ tk IIM/:trd indtpendúnte ~ fnkioron at!nithlct por c:~er.ra gubernamental. Lo m.ís Ua.matÍ\.'0 dG ~~situación es que el d*urso del eul-
proplo(0/1, 1011: J<). prendimicnto l\3 calado profmda:nmc co la soc~ c~ltn.1, llccotñindo-
sdo, cuando no dcsclndolo,ll"'Sdc el muodo uoiversitilr.O de prc y postgrac!o,
l..at~ndci'ICia al empleo a.salari;\(!o parece ser ftl(rtc. Yt1 <¡uc cu los paises hasta los SCG10rC8llOCiales mts poM:s d:;l p.'lis. De mar.era que el emprendedor
que se cxpct•im<;t~lftr()lt cambios, estos fueron import:mtcs. Pcu· ejemplo, Perll es Ja llgum contrnt ~ tnwés de la cul\l su gestiona In autonomfn y In Libertad del
redttio cltrubnjo J)OI' cuenta propiod<: ll,.ual 116%, mient1~1s Bn.lsil lo hi:i..O de pueblo chiletlO, la lbnna. que anula el ttubnjo y nos b:tcc ignOI'llJUell de nuestro
2.0o/t 11 ..0,6%. Un este seJ:Lido, el infbt·me de la OJT se1lt1ht que la redueciól! ptop:o sometimiento.
del empko por' cucoll propia e:s 1.1'0 de los pJincit)31eS dcsallo qm~ a(ror.Aa el
subeoncinente, y que inc~uso lu Saciooes Unidas !o haa a.sumido ur.J de 1&,: ~{ooc (l~)raooocm-o
dificuttadcs a bs que atacar p:na reducir el hambre y la polncu. ~ trnta d.: la
meta 1B fijadn por la llamad.<t Cu11br<: para el desarrol!o del ~hlcnio: .. Lograr Si el eopilal humano es :~quc l snbcr, taltnto o :tnbilkbd que pcrmi!<:
em1Jlco plcnn y produeti.,·o, y tmlxljo d<:<:cntc paru todos, incluyendo mujetes ob1e.tiel' unn rentA, dudo que se trillll de un capitnl ins.::p.1111l>le de quien lo
y jó\'cnts". }\'uostm )'lnis es la cxe<polórt o esta tendencia JJI'<:cisnmcute debido 1\IC hilcc cn:once11 es lt'tlmllbnnar al trab:tindor uo en algo asimi·
p 011a ... lo <
3las poliHcos del emprendimientc )~1 1. que no es sino una form:. cn~;ubi crta lab!e a um\ má(lutna, sino en una má.c¡uina en sf. La fonnu en que se valot·a
del i!U1oemp)co, es dtcir, de trabajos nexibiliudos y JU'OOlliz.ldos. Así lo SC· el crocimiento coor.6mico de lu llt nutdas ltldiJSll'iu crcalivu. así eocno :os
r.a_:, la OJT, cuando 5C rcóerc al c:11p!co infannal:

176 1"'
·' .•
millones de II.U tQentp~eO que produce C$ UDbuen ejemplo J. f::s cic110 ()UC ~lai'X Armado. Allo'*• lJarbcttt, Oayonl!t, cte. No hace [alta recordar ilt¡'J( el prejui-
se rtr1rió ni saber cokcth·o y a su luga: (D la pcoducciór•, ••ta ntJura~~ltlnQ cio de Mmx, quien también n.:da:..ló una entrada para Authetic."', pero<)'&:: no
cocu&Nyc m.iquinas, ni looomCKoras", seflaló en lO$ Grtmtll'i»e, pues ~la! fue publicada. I111Cresa m<ls bien la o)IÍnión de su p<t>¡>io uabojolkxibilizado:
wo pmduciOSdc la ioduslria bllllliUla" (l>latlt, 19n: 231), pero micn1ros Mon< "El cotccoo eswrco~ pcriodbrico me abme. Me OCtlplll'JUt.ho tiempo, di.J.
.. p:eo<upabo por Lt forma en q>< el saber .. so:idificaba en liS copocidodcs pena mis t5fucrto$, y eo 6himo M!lisi:s, no Q Olida. Por indepeodien:e q¡e
~IJCtiYIS de b n\Jquina,los neolibcnles se pcwcupan por la forma eo que uoo quien ser, IQI!ovía ckpcocle del periódico y del público, especialmenle oi,
el c.ap.W ~encarna en elt>.umano hasta baccrtos iodistili¡UibiC$. llsta e¡ '1a COIM bago yo,"" recibe po¡o en dinero'"". Les p3ybatt uo pemque por linea,
tcode:<io hacia Ll real oubsWJ<;;o de la vida en el capllal" (Adamsoc•. 2009: y <;uici ew imp~D ""r.ta \crllontt COfKrJ Boli\<"11, sin embatgo, ~ún asi. Jos
274), que transforma a: bombrc en máquina. ma)ogando su valor al valor dtl honorariO< no cwnpliu• 0011 lu l"""""i'•ascsperadas (Mehriug, 2003: 253),
cn1Ji!Jl fijo. Sin e-mbargo, cuaoáo revis.amos las rcDex10oCii de Marx a 1>1'0¡lÓ· y la cclabornción oon;'w110 no )JaSÓ de lB letra C. salvo por uoas cntradi.S en la
sito dc.l1r11bajo 1u1rsdco. \'en')()S que aím teJtemos que llJ)rcudcr do ól, 11. pesar F dv Elt&Cls: Fortificauon, lufrmtry y Nm'Y.
dcllicmp·o que nos sep:tra. Si seguimos las rcncxioncs de Marx I'(:Sj)CCto dcl1rabajo imelectual
Cuondo C(lmen:-.ó la crisis ccoJ)ómjca de 1857, M11rx se cnconU'hba en como el que le lOóÓ renlitt•r o él mi!H"O o, p:wn dl\r Qtro cjem1>lo, las c•'6nicl'l!l
lnglatcnu, cxilindo >' sin dinero, pt·lícti c;~olcnl c cu In mismu miserin q¡1o lo que Mat·tf em·iabt• i~J.a Nac/Qnllc OuCI\OS Aires, desde NiiC\'<'1 York, se Hatlll'la
ucompunó o lo ltwgo de su estadía 1ondio.c1)S<:, pero tmb1Yundo en sus escritos, de un trabajo imprCJduccivo, ''ll<¡uel tmbajo que no se G~J mbia por capilnl, :1i11u
cscul)iendo siempre. De m1~ocra que recurrió a una vez más o Eugcls: ¡'Real- directamente )JOl' rcnl{l, os decir, por SA!Rrio o g;toanci:l''. lmpt'Oduclivo, ¡J(>I'
rucntc 110 só <¡uó Jtnocr: la vcrdll¿ es que mi situación es más dcsosperru:tc que tanto, es el hab.:Yo <JliOgenCI'u productos intangibles que car~11 de ~Cll m\1 ·
IJ.;acc cinco oJ\os''. El autor se Lo sagradofl.-miUa se iuoomodó con l.a notici11., la.:ión o j:mxluoción de capilul, y c¡uc. ¡JOr l.nnto, carecen de valor económico.
no solo porque lvL'lfX estaba en apuros. sluo también pot'(I"C nc.abab~1 do com- Marx sigue en esLa dislltiCÍÓit u Stnilh, para quien los abog:ulos, los ho 1~1bres
prar un eub.'lllo. grtw:i..'lS al dinero que $Up.'ldrc le rcsaJ6 paro ello In última na- de leuas, )' médicot entre otros. eran ccor.ómicam~mtc improductivos, dado
\'ldad A,:( crac tuaodo el dim:tor del New· YOTk Doily T;ibll'~, Charle.'! Oana, que el salario que rcx:ibr.vt r.o provenia <!le su tnbajo, sino de quien les contr.\-
a C(uien t.brx babia oonocido eo Colonia hada un p01 do anos, y que en ese t.ahl. En otras p;aLa~ oo etl1U pó\::IÍC:pc.~ del cn:cimknlo económico. AunqJe
cniOIIC<Sio tt~<at&ó oo!aboraeiones p;uae!.Ycw Yoñ IMIJ Tnbwl<, le..lici16 C$1a disliocióo no es 111a simple., scfta!a Marx, pues1o que oo ojsmo trabaJO
•• putrClpacióo en lo rocbro.ón de Lt .Ve•· Amulc:o7r Cydo¡>a<tlln,la naticia poedc: wt a la \'-('~ productivo e intprodueth"O, d3do que oo es el trabtjador,
oo podlal~r en m<¡Or '""'""".lO. oob<e lodo pan En¡¡elo. 1\:ndrian q.c dejar mo el capilalin d que ..ublccc de qué tipo de lnbajo se U.la: "Lo distill·
de lodo lo qiiC OS!Abln luciendo pan poda rcoolvcr los problcmos f!llllcriolct ción eotre trabajo ptO(klclh-o y ci trnb.Jjo improductivo se csu.bk:ce sit2i~
de liJbMslenti•, inc!uso $i ello implicaba escribir a pedido. Reahz:Bron una <ksde tf pw:fo (/e \'Lffa rkl capitofrslo exe~usivamente. oo desde el punto de
(lleb.ig·Jal) dh·idón del trabajo, q·JC le tocó recargado a hngets, quien escribió vrsla del embajador" (Mlrrx, 2009: 106).
en \Wins ocl'lsiones pour Marx.; asi se aprecia cuando re\'isarnos las cnln:tdu Dé m~ucrn qnc pnro .\torx el ••·abajo in~clcetuaiJ)roducti\'Q es aquel
rcli.ICladss (Mnnc y Engels, 1987: 3·376). Tcnhu1 que cnclll'glii'SC de (Cmas dor:de un actor, un l)rofesor o un csclitor <.m~regan a un emp1'eSa1·io "una cun-
dedicados ~~ lu historia militar, incluyendo cuesliones 1em1inol6g,icnR y olgu- tidad ma)•Or en ln·lb:•jo de In que •x:cibe d ~ Cl en forma de saltuio" (lbill). De
IHill bi ogr;~llos ... :.sf fue como llega•·on a la 13, a la ll Bolf\'llr, y ulllulor de 61 ahí que :úi.rooc quo ''el cscwilor no es un tmbnjndo1'P•'Odu.::tivo porq\ICproduce
C(wlurl lc tocó c.ncnrgnrse del Li':>ertador latiJl()tlméricuuo (Drnl)er, 1968: 293- id:-as, sino por<¡uo eu•·iquccu ni cdho1'que llUblka sus obras" (Ibid). Vemos cu
311), da,lo 'IUCS\1<:<.>lcgn csU•ba ¡1brumudo oou cucstionts mWI!u'C$: Artlllcry, este punto una idoucen(l'!l11'3m el capitnl humuno en su vet1icntc iuma:criul,

178 1'19
JUCSlO que el capiulismo oo se dOOK:a cxcl usi\'ame n~e a la produoci6n de 1ne1'· zación de las fo!'mas de vida rcvo lue~onarias q"Jc buscaba \VaJ t~ Benja"tlin,
canciat, sino fimdaulcntalmen;e t !a absorción de "trabajo no rctñ!M.Iido, que no h.a tenido l.tgar, dado que cl1utor no ha uusfomtado el slslCrm de pro~
conviene los mochos de produccOO -nwerit1es y medio., de trt.bajo- en u~ duooión., más bici'! ~ bJ ajijstado a ~ . cuestión que h.a perrr.ittdo oo soJo b
dios cleabsorcióco dellrabajo nordribuido" (lbid; 196·107}. Lo flOJ<ib•lizaciOO me:rcantilizacióo, sino La cspitali1.aci6n dt la vida o. en tflm.iO()$ M:te~rí­
y pitcaiÍ7Aeicln laboral a la 'P'" .,W, sometidos los achoalos l~>ba;adoru de la oeos, ha pe:tr..\llido la ttansformaci6n del a:..1or en C'afiW b.unano. Fre.nte a b
cutrum, a.\i' como los profes Iuis, oos llc:\"a.n al't('OOs.idera.r d llamado trlbajo p:imeracan.a<J~e envió Manla Ln /lnci6n, a.tobnéMitrt se vio obligado a
!lucónomo ofm..'lwK:e, ltn dc$eacb y a~ocompbcicnte p¡m unt gron paftie de1 explicarle al colaborador.fr«lt~~n, que su pluma debía ajus.tarse a los req.:.e·
rwe~ri:ldo cultutal, que 5in ¡x:rcihirJo.. m'JcbM \o'tCe5 re:aliza un trabajo que rimientos. de una emprcs.."'\ comcrci~l:
con.sider11n unproducti ...·o, mie!XrtS el em:prcsario saca cuen1as a!cg~s de lal
ignorun..:it'l. r.~ posible C(iJC: las rct:nlíiiS (¡quó nombre, oo!) mi.icmblcs que se /','() V(~l Ud l<m:poco o tomar u w fOI'ta corr.o la pretensifm
e1:tregl\O por derechos de nutor ht.}'an hed;o consiente de esto situueión ll mu~ tfe let:dtm que n.'lpirtJ o lk1r untsc:dlo,. n olro. !labia a Ud. ml jfJ-
cl:l~'l m\i'licos y ~crilores, pero oo a los profcso~csu nivc rsiltll'iOs, que compo ~ veJJ que t.1tfJe probablemente mucho más <¡ue aprender de Utl q1:c
1\Cn m:is del GO% de los trabajad~1-es docentes del pttfs, cuestión sobre In que Utl d~ tU, pct't} t¡uo ll'(ltlind&e de mcrcanc!a -y penl6t1eme Ud. lt•
voi\'Ot'Ó luego. Por nhorn quisiera cen·a.r este ¡nuuo con unn ú!timfl I'C fllrencia brutal!dad de la ¡Wit1bra, en obse<¡uio de lo erocawd-, t¡ue V!l tr
n ~·larx, quien sal>fn perfectamente que el trttbajo intelectunl <:s inliepnl\lblc de buscorfin!tJY!lb/e coiOCiiCI(m cu el mercado q1w sirve de base a svs
quien :o porta, lo que implica que el producto Jli'Othtcido (un:~ cnnción, mm operocionfiJ, lmtrt, CfltiW es .'lu deber y .w dcrccJ1o, de ponene de
ciMo, 1111n COil iCrcncia, ele.) es i.cseparilb!c del acto que lo pi'Oduco, Cli decir, ,?crterdo co•1~·ru· ngetlf~ ~~ y t'tJI'I't!.tpomwblc:.t eu el exterior acerco de
que el UC:IIll)() lle J)rodu<:eión )'el tcmpo de circul11ción se 1\~duoe 1\\dicalmcutc !OJ mctlioJ nub conYtnlemrs pom dar a aquella (i.e., la mtrt:tJr.tia]
"cero con el CIIJ)il31humano, reC.uccióo que ya quisicJ'J!'l alcan7.ar CJnp¡~sas todo el valor de qur ts rrJSccptlbleu.
aulomo~ricct como la 'fO}'Ol&. Sn embarg,o. dul'anle la é:poel en que MI)')(
pbDt.Ct.ba cst11 reflexiones, el tnbajo intelectual era mi:lor~uio, y qui1J lo Esu cuu de Milt"t 1 Mu11 se f-uncb, como se scña!a en sus primcr.u
era pn:c:iu.mcntc porqac no se k conside::tb3 trabajo en si, siro "\"'CAci6n.. tioeas, en •w coovt21ienciu de tlllp«s.~•. (Gm:ia, :m 108), yes •JUI1ir
y otros eufemismos, y tanto su aporte al ~im!ettlo coonómico., como el del de """ malerialidaJI "'"deb<:1l01 comprender d ltabajo mlc<oual y el .....
trie, eran '"bn Jrl.!ignifkat.te en relación con la proc..,cción tn su coojJoto.. que UM;fonnó en m.....,cla '"' produciO uadiciooal:neO".e considerado r.·
ICJI:c)poclcmos no ck<licarles 11e0<ióo al¡una" (lbid; 108). Si se considcn la material y sin Vllor de eamb!o, y e:n capitaJi:sta a S'JS creado:es. Baude~aire ya
ronut dtllrabljo que Marx opcrathiozab:t en la ti!Oria del valor, to e.,lrnta sabia que la S'Jbsi~cncia dclar1i.sl& dc:pelldfa de la venia de S"JS poema..;, pues
q1~ delermine la ia~ignif.eaneia pMa d tmb.a.jo imclccma.l, d:ldoquo su énfasb la st:p1Jc~a a1Jtor.omia del rute no cm sir.o el fin de 51J a·.1ra y el com:erno d~ S'l
radk:tlb:1en <:1 trabajo mccñn:eo y en el tiempo socialmente necesario para lo. abdlcadón ant;, el mercado, pt.lC' c:~o eS<.:tib ió~ •·vo, que vt-ndo mi penS0!tliemo
producción. y q1le autor quiero \ict". u UcQjamin lo scñtaló, corno siempre, de lllar;ern ejem-
pl.·u: ''La pél'd ,da de aureola nfccttl en primer tém1ioo nl poeta, el cu4l se ve
llounmr.u MORM.Isn: ob!ig:ado n expO!!CI'Se llll pcrson:\ en el mercado. Baudc:air~ lo intéattó exp1'Csa-

C1«:0 llnc hn sido cstn dificultad pam 1'\)Conocel' el lli1C como p1'0dnclo
" C'Br..A d~ Balt.)l:;mt Mi~ y \'edla • JoJd M~•lr, Ou~:nut Aire,;, sf?!iemb~ 16 de 1332, c11 ~r.'IW.'t» • ~
económico más altá de s.u lugar en lo cullunt.l, lo que hrt contribuido a ocull¡u· .lwl .\fani, l'l.'lmpil•~ y nt!l/111.,111 (l¡u~ ~ llal~lll1 ( 1999 1(»),,\grr¡d:w,n A~:lriJ ¡\ t.:c":o, de 111 Uiblio·
l:ls f'ormn!J de CXI>lolación de un uabajo c.1:.yo autor ve cC'lmn i-nluoductiW>, l«a Cct.lr.> ~fe F.a!lldiol. l.l ~r\IU'.I.l', el hl'xt P«•IO 1 tlll. dllpJskUm IMdltd e.-,abChs tll:t.: M!\'11y \ 1 :r~.
pcm no nsl los cmpl'CS.IU'ios a q:.~.ienes le emr~ga su "producto". 1..11 lilcrnturi· •s (.11afltt :&udcll>in. ",, SA~;~II", 11~~:1• IIJ9 0tatc t ll W~llct B:r4•min (~))J J 21. 2).

180 181
mcme. Su mit~mar.ía celebérrin:a tUe su estm.tegia, su j>ttblicidad'' (Benjamin, Y se S <~lJOR'.:. que Bot1rdieu u~bajó la noción de tapilal cullural pa.rn
2007:1 59,7. Enfasisdel autor) diSI.aJiCiacse de uo determinismo eeon6ruko, pero la vc{()ad e-s que, tol como
Ell "El autor como j)(Odu•;.tor", fle1till.lt1in illsistia en !a necesidad p<tJili· aquí ha sido definido por el sociólogo frrulcés. el ~· pita! cultural es intcrcam~
ca de comprender las condicion<s económjcas que se jmponcn a hts rclacioucs binblc con el capital Jmmano: si es que no iudis(inguiblc; no por tUida habla
sociilles. De abi su interés en ducnnioar la función de unn obrn dentro de las de la existencia de uu marché .n:olaire, un mercado escotar donde se da u.na
w ndicioucs Litcn11ias de prodU<(;iÓn, C~l )'a pregunta eucoutrnba ~ma nserti"a '~tas~ de eorwer1ibilidad Cólré e;'lpilal oseolar y caJJit~l económico'' (Dounlieu:
rcspucsu~ al cousidcrnr la funci,)n del jJeri6dko, pues a pesar de que :;u en ~ 1979: 6). El problema. con Bom'dictl es moral, pues no cree en la p.;>sjbitidad
sayo inicia refiriéndose a los poetas de Platón, sefi:!.la que el ¡llftor e11 (auto de que un eJ~IlJJ'eS<'IriO wmpre el vapital cultural de una J)Crson:t, pt1cs b:tocrlo
productor comienza con la JHensa burguesa, es decir, con el capitalismo 1~10 ~ emtafiarla comprnr tat-ub:éu a s·J poseedoa·:
demo (.BeJ~amln, 1998: 115~ 1 3'). Lo que le iz:tcl'e.sa a Dc.njatt1in es devehtl' la
connh•e.ncia enlre una intelectuliid.i d de izquierd<l que se dice radical, con los Ya seG'!r mecenas pri'vados o, por el conlrario, empresarios
medios de ptoducc.ión del capitd, ya que In Corma de su critico no hoe<: sino 'que emplear• a 'Wecwi~os ·· (/()fados de una compeJencia cultural
operar a fll\'Or de aquel: ''La. d aic b\lrgucsa Ja ha dotado'', sciiala1 ''en forma especifica (por no IIWJCÍOIIar !o.v mteo•os mecenos rutata!e.s)..\'leJI;.
de cducncióo. de \IJJ medio de IJroducción que, sobr~ la base del prh•ilcgio de pre se p~'esen!e el sigw'<?ute problema: ¿cOmo ,tmede COIIIfJtttrse e!o'!é
haber sjdo educado, Jc hace solidario de ella y, más aUn a ella solidaria de él'' capital, tm1 eswec/l(mrtn:e v!ncuiado a fa persona, sin comprar a la
(Ibid: 133. Cita levemente modi:lcada). Es t<clevante aquj la considetación del vez a la persona m.:Sma (perdiendo entonces la legitimación asagu·
saber como medio de producción j)OI' pru1e de Beujamin, puesto que no reliere roda por !o ocultació'' d~: !a relación de dept:ndtcia)? (,'Cómo puede
a otra cosa que a la cous:de1-aci'>n del sabct como capital. Po: supuesto que 1/emr~·e a cabo fa com:enlr<lción de capl:al Jlece.mr!cr pltra oigu11os
el crflico alemán uo está nbogaJdo 1t favor de él, sino rccono:.:icudo aquella empre:,·a11, sin concentrar al mismo tiempo tt lo:,· poseedores de ese
importancia que Marx desconsideró, )' Jo hace sobre una base completamenlc capüal, lo que lcndria .roda clase de consecuencias no deseada!.'?
mnterial, y sio prcjoicios morabs, que es lo que encontramos en el camJJO (8ourdieu, 2{)()0: 140).
cultural de Bourdieu, quien en J979 definia el capital culnu'al de una nuJ.neta
asombt•osamente similar al capil11hurmtno. tal como lo hewos entrevisto ;tqui: La 1cotia dd capitul humano no tiene ningl1n IHOb!cma con <~propi¡a n;c
de las personas. aunque éstus no J)crdban tal apropiación, pues t OI.\ 10 scJi:tló
(;a mayor parte de las propiedades del ca{Jital cultural se Marx, la ilCIJ:uulacióo de capilitl "se establece siempre desde el puoto de visla
puede dedt1cir del hecho d~ que, en su estado fimdameu:al, se en· del capjtalista''. Croo que lal d csco ns idcr~lción por parte de la tcoria del c~pi ..
cuentraligado a! cuerpo {lié au corps) y supone la incorporación. (al c.uhuml htt luchado menos y conlf•ibuido más ia la <lC\IIDill!tción del eapilal
La actmiUlaciót: de capitai ctd!J;ral exige 1ma Incorporación que, c¡uc hn su crisis, pcrmWcndo que los ll-abaj;ldOres de la cultura>incluso los
en umto Sli¡Jtme un trabcrjo de inculcacil,m y de a.~Jmí!acl6n, cue:;la críticos de la cufwra como recursq, adopten \lJJ{l posición de resistencia fútil,
tiempo, tiempo que debe ,\·er lnvel'lid(J per.tonalmeute p<Jt el fuversio· cuando no noc..;}saria y requerida por el cupital mismo, y ello bajo 1~ pl'cntisas
t1Ísta ... Ellmbrojo perS<Jua!, el frabajo de adquisü;iQn, es un trabajo morales de lUla soci ed~d más justu. ):o estoy señalando que no se desee uo
del ":mjeto" :,·obre si mi:,w/Q (se ~;obla de ''culth'Orse'} El capital mundo dist.imo, !:!no que unn ci'Íiica am1Jarada en valores nH1mles no contri~
cultJJral e.s un tener deve11ioq ser {un avoir denmu Cm:], ww pro pie· b u~'e a una cdtica efectiva de ewuomía poUtica nCQiibetal. Co:no ba señalado
rfod ilrJcha cuerpo que se v¡,.;fi,'C parte it:tegrame de !a "iJersona··. rm Niilo Kauppi, ha tcorin de Bourdieu está a(ra\•es.ada por "los vnlorc.s momlcs
habitu,v (JJowrlieu, J" 979: 3-4). iucorlJOnK!os en una estructum conceplual tigida comp\lcsta por sus ténuinos
clnvcs de hubitus, <:-1. mpo y capi!al'' (Kauppi, 2000: 6}. Ello porque el soc iólo~

182 183
go fmneé.s se svs:tcnta sobre premim repubJk:anu de un mundo mejol', do UJll Comenetmo& ob'CI"YII.ndo un g.rAfico simple. relativo aJa eornposi66n
lucha por la igualdad y lt jus:kia, q~ poco o ntda cor.ltibu}'en a corn¡)ftnc:kr docente en las ~miversidades: d eOli l ~ ' 1p(Jbhcas·· y prhoad.as. EslaS cifras re$t.~l ·
lu prcmiw cco:-~ómicas de la sociedad ron~empori.nea. ""'del promediA> es l ob~ccido CIIIJe lotll!os 2005y 2010.• pu1ir de los dJios
dí;po<ibles en los lndices que eloborn el CoMejoSupericrdc Edlcacióo". En
primet lugar, es occesa:io ~al ar ql;C ~los porcentajes soo am;ivakttcs. P«
una pule_ son rdevadorcs de la situuión laboral flexibilizada, al mosc'tmc:s
He c¡cucb:Kio a acadánic:os.oomo tmtbié:a a C$1udiantc:s de poscamd.o, que ni s;qu;era el 30% de los profcson::s lmbaja a tiempo complelo. sitJtción
llamarse orsullosamcnle a si mism>S.. "'capital OOroo::to nV'ftnmc!o", de hu:<:lt· que tolo secom~m a losal.os ant:riorcs alá refonr.a de 1961, cuando la um...
ni<!adcs y cicncll!l ... crcytndoquc t.t1 cor.oepcocr.cror.ea con el de c:u.pitnl cut.. "'erSida.d de C.1ite, por ejemplo.. tcnfa un 32% <le SJ.S profesores coa jClt'OOditJ
nual, como si eso fu cm una altcmnt.'t'a, eoga.ñilr.dosc n si mismo, cín ic.llnenh~. de p~anta (Bmnner, 1986: 30), y se ¿cdi<:aban a la docencia, mientras que hO)',
1mesno lt('Y fXI¡Iirol que no tsté al ser;icio de lo ac:rm11lnd6n. ¿Por 11ué $t> gran pa:te de los ¡nofc1ores de tiempo completo de las uni•;ersldades privad:u
duce e nlonccs·~ ¿Por qu~ su ( rilie-3 !1.1 dcmomdo lanto1 t:na po,)ibl<: ro¡¡pucs1.1 {y e •~ menor grado en la!l ))~ib l ict1$''), dcb<.:il desarrollar prineipabnente aetivi·
1

la I)OC:Irf:\IHOll cucoulmr en el deseo ~e libertad y autonomía t¡\IC p131'n1Ít<.: el ~e·· dades burocrálicas. Esln situ;"~ción COilltllS(flnlc 1C\ftlli ·.m mismo •-esultado: un
''d1113Mo" de nu<:slm&vidas, de nues.:ro tiempo, ya no lene•· quo mnn:M U\tjc:tn, deSArrollo d~ la !nvcstigacíón insuficiente, cuestión c¡ue algunas universidades
unhJjnr dcí!de ul hognr o etcgi•·nuelttos horarios, sin jefe nlguno, flcxi bilillad ,.l)rivndas" t1mnn de subJHmtu· con el iu~cm i vo mo•)clario y ouas, lisa>' llana·
tout!, nmo·gobic•·no. pe•·o todo ello. como sef'lal6 oponunilmcmc Foucnuh, es meme. con la milnlenci6n y/o 11umeulo de Jujornada b(Ha, es dcc!r, con "d:w"
pi'Odueido 1)01' ltt gubcrn!Unenlalitlad ueoJ:beral, que de llllll'ginni ¡>.15-Ó 11do mi~ lll) curso má.s a los p rof'~s tnxh,, o ct1mbio do (IUe l>ubUquen a su númbre. Poco
nnr el juego de Jos dispositivos de ;ujeción. Altora veremos có1no ope.m cslc más de dos décadas de'J>ués de ll\ 1-cforma del 167, el u:imcro ¿e prof'esore3 n
dispositivo en cmprt'sa 1milwsflmia, p·Jes ''la libertad de ci•tulación do la tiempo completo h11bi~ nvmentado s;ig,nificath·amente 3 ciiSi dos teTcios, aun·
Ot.~a l go¡.a hoy la W)ivcrsidad ficxib!c, pa:-a disemin~ en sedes nacionale.s e que se trata dt datos qile hay que to:ntr cuidadosamer.te, pues las mcdjdooe&
inlernaciOI~tcs. JWI fl'agmcntarse (ft progr.unas de ÍDVCSliJ,tci6r. y en orc.'Wi no e;uban bien realizadas (lleniiiSconi y Rojas. 2004), y sobre tndc porquo
curricul1res, JlfCsenciales y virtua~ se t.r.lOOce paradójicamtr.tc en la h:po- tas universidaCCJ privada.s ~&No n:cihl despuntando, puet ellas hoy prome·
uxa de su autor.om!a, tal como ésta fue pensada modemame.ue, pxsto que la di m más de un !!O'A de pcofaom born, y al¡tJD&S, COOJO Lo Rq><iblica, tienen
coincic!tncia enttt uni't'er'Sidad y rren."aa!o sign!&a en el/atOO' 1& reducción casi m 95% de S"J pbr.ta docctKC: ftcxlb1lkada. En c;uanlo a las uni~idade!
de 1• primen oloesundc" (rodri!UCJ< yTel!o, 2012: 17). pertenecientes al Consejo de R~ ntms promedian J>"lB cl2011 una cifra
basmr.te alta., un 46% prof'eSOtn hora. :11.1~:: a;l!t aumer.ra al SJ% CUI\ndo
coosideramos no solo la. docencia, sino tambioén la!l especialidades rnéd~Ct!l
u odoo.to!ógi<:as, 1l$f coma los tmbajos profcsior.:des y técnk:os. La situación
es preocupante, porque se trntu do una forma laboral que a'JtTK:nta, y no ck:
11 Jornada Completa manero lenta. Es m!\s, en uni ..•crsidttdcs del Cmeh e11comramos algunu.s que
tie11en más de un 60% de l>•·nroso•'CS 110m, cifra J)OI' cie11o similar 3 la de In
IJ Jornada Media U•li•.:crsidad Ccntml, In mejor I)Ol!ioioull<ltl llé las privadliS. Ysi <:OitsideJamos
• Jornada Hora
" h!lp:.'/wwwM;dtL flllfJ C".J illfl ~!ltdlm: "J0..1!11tiA I)OIIIII!CIII (~ lll C..: '"::.d lo.i &~dtmicOJ O &."o:e!\1:$
"-'~'O O::Cill'al(lc:omp!Orn:ta IIII IIIÍI!.Imo d ~3, hroi1 ICJnMWiel; .Medta jcmlld.l CJ llld~ lt.lfi~IOf "'atl!"'flims
11 doc.:mo:s Cll}':l ~flilo OOfiiPKI"ff~ -... lo )' J2 IM.tn_. •~wle~; y ko1Mh lterf. es la de aquci!Oi •t.~·
d~ n llnoenk'~ CII)'Ho)fl(:ftiiiOOtn¡tl\l"'''':Y Ulll~b¡:no ti: lhmucalcf''

184 185
n los Jnsdlutos J>rofe&iooales y eeuttos de formación túnica, los r~ulklctos rias. Este profesor e.s lilerattneme lo que aqui llamamos el gestionado~· de ~:u
son ig.ual de IJI'OOC:llp&ntes, au~uc reprc:sen~o WJ porcentaje bas~a..nte JDCLtoc C3pital humano, de su txa~onal cmp:'CSI. Se podria scil:ú.r que Jos~ Joaquln
le! UIU\'CI$0 docente, dado que :s Ja coivusic.bd le. qac co~~«ntra cl71% dtl Brunoor calza ptñectamcnlc C:CX1 esll fJ&u~ pero la Y«dad es <!_ue trasciende
lrnbojo acadl!n.ioo. Pero en «>o;•oeo, d 70% de Jos prof....,rcs de b eduoaoiiN• a oc.a.dém:cos como ti, pues el t.td)O de c¡uc se ' 'inc:ul.c cx:o d mt.mdo de ta
s~rior co Chile: ..,. doocoles<Ue realizan "'"'bajo O.Xibiliwlo, y""' po- ·~resa no es, eorno paroc:iera desprende,.. de b des<rip<ióo que mlr<gan
o.,.,.,.,.; y Roja$. lo que ha« de <>le prof<>or un emprendedor, es la g.:s·
sib!cneMC, ca un porocuqe ao :neno:. se U'ale adtmú de un tmbljo i11formal,
cbdoqueco:c<en de prot<c<ióotoeial, lal oomo Jo define !a OIT('2011: 99~ lión de $Í, de J'J saber o de &U ~lallurnano Jo que lo hace un microcapita·
Abom biell. poc otra p:ane, too n6meros del gráfico OC\IItan la.s c:ondl· lista, 011 COOIO lt><.-alió c:on elsoeióJoso tllhetlo Mayo~""' lne,o de ""po:
Ctor.c:s m:atcri.tk$ Klbre las que se desa.~!la el tmb.ljo docente precarit.udo. ¿; eotrc\·isla5 respecco del movimiento c:st~:ti~UltiJ, gestionó su snber en (llt\to
En p: ~mcr lugar, 110 dan cuenta <!elllamadQ rrofcsorfilll~timc. aquel o •aqudJa mo•;iJr.eJJ/istu o ftiOVimt,llólogo, de tna(ICta sim:Jar a como lo Meen Orunncr
q\lc roalil!a lunto curso! como le sea posible. coo tnl do '\u·m:u'' ti C(¡ui.,·ulontc respecto de 1M polític~ och:cntivu:s ••<.:o:ibcmlcs o Manuel Antonio Garrct6n
ít un snl.uio de jo tu~tda Colllp1cta. ya se-1 por cuacro, cinco o llci.s m~c:s, ¡>ucs respecto de la política Ht~nsiiológic:a. Los p~1ntos vistos autcriooncotc: nos llc·
clt)Jgo depende de la formn en que las univtlrsidades de(crmincn la dUI'Oción van a sellnlar que hO)' lodo profc&Ot' es un Ctul>rcodcdor, en la m~did~ en CiliO
de un som<:slrc: ''Aunque uo es un profesor de tkmlf}l} comtJieto e.n ninguna maneja comet-cialmcnto su subcr, t n unu c::rll donde d mucisismo del yo ad ~
de h•'l in$lilucioncs donde cnsala, ensell.a a tiempo completo'' (Llcmosconi quiere mayor resonauolu ~mc it\S u Cs(mlcgins como la página wcb, dist)Ositivo
>' Rojas, 200tl; 139). E&ta figu.ro docente <:01l1e1\ZÓ n mn11ifiC111'1\0 o hl JJIU' llel ~·i rtua l que permite ¡m·.w,ttlnle IWlC la potencialidad de los consumidores de
dCS.IU 10110 de la cmpt-esa \:nivet~(aria pri~·ad<l, uunq\IC también hn ufeeiMdo <t cada image1) de si. Un su introducción a 'f11cfauca~tll eiffoct1 Colín Gordon
lnil u:uvCJsidades tmdicionales y de una manen:~ muy p!u'(ieulal·: un porcculojc: daba cuc:niKde esta condició:t del capilal l:umano: ''Lo que algunos Cl'ilioos
imp011muc de los profesores fJO'!-tf~t]e de bs univcrstd~dcs l"iv&d35 li<:nc Wla C'Jtlmalcs diagnoslicen oo:no cl uiunro lle narcisismo au~o..ronsumista qui1.á
jomllda eontplc:la "" olguna utú,crsidad pública (Jbid), de mllllcra que suJ ho- pueda ser entendido de m~ncra mAs 8dccuada como una parle d~ man:tgoi'Ía·
n.s e'I:U'IS ticnm corno objetÍ\'O únicame!lle el aumento de sus insre-sos, mas. lizadOO de la Lde~Jdad personal y 1..'lS rdac~ pcrscml.:s que a~ompa.üan )a
no, o no neccsuiamc:nte. su prtttupación por la enscftanl.~:. Bn c.stc csuoario, ca¡>italiucióo del •ig¡lifkado de la vida'" (Go<doo, 1991: 44).
tocbv:.acncontranu una tercerafigtrt.doc:mt::., distinta alas ante~ la del Si el......,l gobierno pone W:lo énf&Jis er. el e.nprendimi<JIIoloc31, ..
profcs10na.l que da uno o do3 CUI$0$ t'il algue3 uoh~1dad. pero, por t.1iniO, de porque: se trata de unaaunu.'3ia pJ.ra aafrenmr los atto5 nh<eJes de ceuntia,l!i
pedagoaia ..be poeo o nac!a. l~oicros e n -alg(u: J'R'BIII""'- abogados como pua am!l:::rat )os ni\<lei da cn..-cimlecllo ec<~~tómicc:\ dado que lo que
H':ltrpcttando leyes, geógmfos iumicmdo map.'l&, es~ a tllmblén parto del haced capilml trJmíU'IO es hmecr indistin.guibtc el tiempo de ocio y ti tic~
stock de e11pit.1l humano univenltario. P(ro indudllblcmcnk: es b 6gura dc:l de truOO::o, como también la difertncia eme trabajo produclivo eomo impro-
profesorfull~tlm~ laque domir.acl actual parque humano de L1 doccucia., p11cs é!uetivo y, por klt.v.to, aun-..;:ntar lll Cllp..1Cldud producti,·a en su cor.jur.to. MMX
el crtcim:euto d.;; lo& tirulos de ?OStgrado penn!tió et dcson·ollo expottencial Cue el última gtan ecOJ:lY.nistJ CIUO uab..'ljo con esta distinción, )' si ka bentos
de esto pi'Ofcsióo "Ubcrar·, como le llaman Andrés llenlailconi y Fe mundo refet•ido en este Clt~JYO es porque pcmlito itustntr oucstro ~nario. Cuando
Rojos, quo htttt cswdjando esta ea:10grafia, a la cut~ l ng1-egen liiUt muwu n~ escribia sobre d trab:ljO l)t'Oductivo, Marx. l:tmbién se refirió a los profesores:
gum, y siu uiugu.IKl Ct'ilicn a.l t·e~J)CClO, es ml•:i-, pmecicru que la I)I'Opiciat'lul:
el pi'OIC.c:.:w t!mf)J'{!mft:dvr·. 1H1uel que llO solo cnscñu, sinu <¡ue ¡>ublil.:n >' c¡uc P<Jr ejemplo, Ctl algunus Cl'foblccloulcnfOJ de en.sef:(ml a los
es 1\llmuontc productivo, ;;s ¡1 la par investigador y conrct>tnci&ltl, uaciouul e profesorcJ pueden .rcr ,y/mple.t ubrcro.r twtfnrlado.\· t¡M trabt~(tm
iruct'IUteional, y por todas sus acthridades cobra o genc1·n infV'CSOS, sob1'0 todo para el efJ/presa,.lo, (',y drt·ir. el propietario del e.Jtal;hximiemq; esros
cuundo se dcscrnpc:fta en dit-ectcrios de empresas p1ivadas o les roali1.u tlf.eSO* rfpos de jdbrlca.t paro !n e•Js~nnnza JO'I muy numerosos en !ngla:e·

186 187
na. Pese a que 'stos pro/tiQI'r: no son tn modo alguno obrtrru pf'()-o la prOduéeión (foster, 2004: 19). L11s empresas c:xuauo.iv-er¡ila:rias son ICkltL\'Ía
tiuoti110.v en t'PJ'acilm cou :w:; aotmmo.r, son ctm.rídemdo.s comt>tale$ mtiS mdiettl, llegando a iJ!smneins donde el mismo couuut.iC:or puede clevMit
JXJI' el empresario t¡uc las ttmpka (Mnrx, 2()09: !OlV. su propio dis,cllador, pues el mercado y la gcn~t ica tienen la ;umrbilidild de
cnlrtgllrle 1\ sus t.lie:ntes 1011 m.ntw·iales e. inS'JtnOs p:u>a que asi sea: • Há~ lo
Con b doceoeia, OCUrTC la a.isrua invisibdl.l8clóo de !a productividad l.:s~ ~ismo! es el slogan de llomceenter, pero t.a.mbié:t delku:uo~ ;o!ros..)
del uab.l)o i.:uelettuaJ. y aOn nW a;omece con el uabajo docer.rt p:ecariza4 De RlMom que ,; Fricdman y la esru.la de Clli- introdl(jtroo el
do, pues oblt~a a los pt'O fesores a manejar cuid!Kiosamen(e su imagen y su capital bumnno, laücti Oh.no, \'b Toyoya, hilO lo suyo coo l:!. redueción del
saber (s-u capllal), pat-a logt·nr reali2:u· un cot¡junto impot'l<lJlto d~ c!Rscli y así ticm(JO de pl'oduecióo ycon"umo, apunln.ndo p.1rft ello la necesidad d-o los me--
poder Ob!CIICJ' las rentas quo so oomideren adce-uodas. El aumento siBni(icali- canjsmos do ttlroaliwcntnción cnuegados p<)r el elicnlc. Asf, Jos ncollberulcs
''0 del mi.mcro de profe~ttS porl-:.me con clgt'lldo de doctor (33% del loLal termjnat'On rcformt1hmdo cll~tgor de la ééOnomfa, dndo que si eslí.llt'l.\(licional·
de docton:t.) ha.ce altamen1c comprtitivo c.sle mereado, amque no &abemos mente se cna~pba de l• adminisc.rtción de los recurJOs, f.hor'a admir.istra.rá
cu!n1os de estos ya t;enen un trebc;o c!e jomadtl completa en algunl unil>'tf- o bari que la cc:onomia odminislr• y gobierne (!n<il! al rotlonal <h&it:t) 1u
5idad ·~pública". No ~l!lntc, ello no C$ óbioc rata adm:nist:llr y gcsliOMr conductlS rtciooalcs (1.u:tqt1t lambién las irrac:ion~!c:s). De esL1 m!U'lC:ra, lo
adoou:ulnmcn!c este mcrcndo, Cll decir, (Jam conttolitrlo c11 función de los rc- que b:~cc el neolibornJismo es lOmar n :rJ cargo la totalidad de las couduciJs.
qucrimictuos del capital, o f(llicn m 1~ intct-.::Stlll los cooocimientos, sino las lrmnM!l.S, pero también, graoilt!l a In cstmlcgin del ell(Jiinl hu.matu), IM vidllS.
capJ~eidades y h3bllid00cs que los lbmados cshKiiaJl!cs adquieran en ltt fábri- Colin Gordon lo sei'.ala. de In siguiente manera:
ca ~nive•siti~ capaci~ y habiidades que deben no solo hbilitarto p.1f3
la \'Ñb wfl'ttl, stto lambién p.Yt bs .macia~ y cr~b: que SO!CUder1 al capia~ F.l hoJifO ~:omk1u r.t!Oitbtral~ t'.r tmtiQ "'"' IWICiil'OC/óll
lo q:u~ obllga a cambi:~r de rmbajo eonsltlntemcntc, más por r~ccsidad que como IJtlll imwsión mdiCttl tkl ogenu «t>n/Ntlico. tDI como jitf
por deseo. Rn éSlC senlido, lo iiiStnccióo al muntlo universit:trio du tus csl:rn- co"cebldo por el JiberniJ.Sma de SmUh~ f/um4 o Fergt..son. La rtilt:-
tcgiiiS do tX:Ito..'l lio.lcntnción del c:lic1.1 tc (i.~.. csludinn(c) son un cflol\1. método. tiW~cltJn consisle en po.vtultll' ufta jaculurd fundameuw! hwntmn de
ptacs Jo, t>r'Ofcsorcs m11l cvAiuaOOs serán lnmedillllltucntc rcemplll)':Bdos. La ei~MH, un pritJcipio que rmtor·iza el cdlculo CCtJI;Qmico con r}c¡,-
introdxctóa de la C\'31uación doccde tiene su aiKCCC:derae tn la sobc1nnla del cia pam aparrúr !as Mtegori<Jt autropológlctu y los 1Mt'C01 át ft:t
ronwm~r dis<:O.da por la Toyou. la moyor cmpma ei,ilizaloria dd >iglo <ln~<ktl h - y sociOir~ fGorthn, /991: 43).
~ qu~ rntr~UJO los. mccnttsmosdc retroalimcnt.'l<;ión en cl si:stcmn opem"
uvo C!li(HClltmal (EstC\'C2, 2009: 87-IOO)n. Estos <Ust>os\rivos 11ebcu captar El n<:olibcndismo, entonces, insct•ibc una nueva m1tropologrn humaon
Jos fa.llos ~cambios que ncomcccn en el mcttl\do. pcr'O J)~t·a nuestro medio, dililinl(t UIU C4tt(CSiiula, ditd() QUC ht H\ZÓll rcncxiva hu sido roompht?.llda po;
ban stdo :\JUstados a las f'ot'lll3S de pedagog.i:1"'1clón, pues como las uni\'etsi- una racic)!UIIitlad economicistn, quo ha lcrminado c:on tnmsfontHt.r el CliUU~t!Q
dadcs p ·h·ad.as cscasamecue ruliz.aa i.r:.\"CStigadón, estas se oor.ctntran ec. la del tra.bajo y el del &Ujeto, quien ya no vende su fucru y pcmllnccc corno un
enstfbnl.-l, De thi la i.-nportanci:a q..e \"ier.en aclqu1tieudo b pecL1.JOSLl y lu p.'lSi\'0 consumidor. ahora tj; un mici-empre.sario proci'Jc:tor y, a la \'e~ (l()O·
f~e~!tlldes de cduc~..ción en su conj\mto, que deben adc<:uarsc n mt<:\'OS rcqvc- sumidor. V si uno es su propia empresa, debe C\ltd4rla, maoejatf:.., prc\·cr ¡us
runteJ:tos m:.~nttgcrmlcs, ya no estatales. Ello POJ\1\IC si hoy k1 producción no riesgos Yhrgorcll en el competitivo mercado, con ollin de aumentar el capital.
prcSU(JOnc 111 consumidot', sino que b incluye (cunndo no lo inventa), el ámbi ~ ''Esle <!S 'el cuidado del sí' quo el gobicmo elogin oomo el currectivo n ln nva.
to educativo debe también considerar Ja rcu'03li!!1C.nlaci6n como un raccor· de t'icia colectiva•' (Gordon, 1991: 43), ttgrcga Colín. La difusión del it1tlividco
como empresa, eJ e:nprendcdor, Clltronea perfectamcr.tc con el prof'esor1do
Bexibili7.ado, ~ debe tuidar sus horas, esperando ser posteriormc:ruc bM:n

188 1&9
C\'311J:Ido1 IJara, así, podcrcominuardando clases el próximo sc:lt(Strc. )..a \Wa· O.t!RJUOA, J. (1999). Du drolr nla phi!o.ropMe. Paris: Galilée.
h tc:.ón por tan!o lo d01neslic&... nrios profesores fltxibili1.ados c01npc-cndco DoL.U>, V. (1980). Kar.r Spub!lc phi/()soph)'. Tesis doctoral CeJa Frcic Uni-
es:a 5!1l.aacióll1 que enlt'tg& uoa cur.osa rtlac:ón: lJ tvalbaclón del prof~ $e vers.itll, Bertin
corra~ ¡cncr.llmetKe oon la enlutcióo de SUl a.lurrJm Asl, pocos sctá11 DRAPto,ll. (1968}. "Callos Man< y SJJIÓO Bolivar.Apun;c S<lbr< el tida'azgo
So ~ se Mte\"10 a rcprob¡r a quialcs deben bJCC'.l'to. Baio C61e C6CCUrio, C6 auooritario en m tnOY\micniO", en IJcsmmJio f.ctm61'1ico, ~- 8. ~
O~'ÑJ C,IC lo (¡ut lilCOO$ importa C1 cJ¡a:,Cr, <fe l.llil0ef1 lpJ~ IU cr«.1ÍYI ense- Jlk)l, pp. 29:>-311.
ftanza y tprcodi(.ljc se «nosforma :n WJ t"..ttbJ polític:a Q\IC ccocepto1: de e&· Fsrt\T.Z, J. A. (1009). "'(.Q C\'all.aJci&a wahmitana ¿toyo:irno cola univmi·
l:d:ld y O<C<I<11Cia r.o hJcat sino r.cgar en S1l apdiiCión a l lensu:~jc delmoM- dad?", en Mkmrw tamo, N' 110·111, pp.lti-100.
gme,J/ '1'31lucha implic:l coosKkrnr al nuevo profcsor•clo, )' a lodos "'luc:los f\oo<s, F. ,. Go.-·, J. ('2000~ "El Esplri:u En1p:cndedoc y la Vida itimt El
q.tc viven de su capit.ll hum.l.w ~:.ts esta es la r;onn."l- como el prolctt~ria<IQ Traba_k) en el Ocl3o d: IIL-S Carreras'', Ttlli».jo p:esc-ntaOO al VScrnil:a.-
del siglo XXI, y reimroducir asf el ami!gonis.mo neccsa1io o las actu;ú:s con· rio Jntcmat.:iona1, PolltlCtiJ de Ed!JCOCÍÓn Superior: ¿Tren:po d¿ lnno-
d ici01~es do lupolilica t:ni ...ersilaria. '-'Or?, d.;:) Consejo S"l)lltior de lld~•cnoi6n, S:!oHagQ.
F05l'HR, H. (2004). Dl.<e~o y dcll:o. Madrid: Akal.
Fouc.M:r.r, 1\'1. (2007). !::1 mrcJm,'emo tic lrt bio[.Jo!ilica. Bucuos Ajrcs; Fondo
de Culhll'll hoon6mica,
--...,....,.· (2006). Scp,wMad. tcrrlrorifJ, ¡Jobfaci6n. u~cnos Aires: fo ndo
AII>\MSO~, M. (2009). "Tbc Human Capilal SIIa!cgy", cm ephem(Jrtl, ~1. 9, W de C"huril l!conómica.
4,¡>1>· 271-284 FRAI\'l{UN! B. (1840} 1Y:e 'h'Orb ()f/JeMjomin fraMklin, \'O!. 2. Editod liy Jarcd
llrNJA>nN, W. (2007). libro át los pasajes. Maó·id: Akal. Sll3tk.. Boston ; 1Jillia~d , OrO)', n.nd Comp1U)'. ·
---:--:·· ( 1998}. "El auLo:' ronto productc-r''. En: Te.~:r"filn& ttJbrt Dn.-clrr G.t\RdA, {.. ( 1m). Df"StiMttJrkJ JOI~ M<:f"tf. La Hab&J\3.: Casa Edi:oraAbril !
(pp. 11 S-IJ4~ Madñd; TaUJ\ls. Ccolro d< llslll<!ios \1aJiiano•.
Bto.......:C>'o, A. Y ilOJ•S. F. (2004). b~'onn< sol;... la Edu<aci6n SJJf>trltN' t11 GOltOOJ<, e (1991). "GOI'COL11COIII Raliooaf.ty: An Lnlro<b:íion". ¡;., GJ&-
CMk (lm!-100J). Sonoiago: l'ui•~n;il>ria. ba:n Bur<bcll, Cdin Gonlon y Pc<cr Millcr, ed$., 111< Fqacav/t Gffoet.
ll<Jc.TA."1l<<, l. r (.ioW'<LW. & (2002). E/""""' up!ri!'ll tk/ ro¡lli<IIIIMO. ~L'I- ~J b1 Go..ntYitnta/11¡ (pp. 1-S1). Chiugo: Uni,..,.;ty ofCirica¡¡o
Pnss.
drid:P."""'
II<>ODllU, (1979). "Les ttoi; éllls du capilal culturer·, en Aclts tk lo,._ KMT, l. (1999). Lo ct»ni<••l.unrr. kJsfiJ(ti/totks ckfii<!SO{:o y t<o!ogía. Ma-
chtrtht: tn scltt:cts J()Cia/81, tor' 30, pp. J.-6. drid: Troua.
,------,.-· ('2000). Poder. d.f!rrcJ:,o y cla.restocia{tt. Bilbao: JXsclcoe. KAL'Pl'(, N. (2000). "Thc Sociolog,i;:,t as Moralistc: Plcrrc Boardieu's Practice
llsw~~t:lt, .1.•1. (1986). fr{~rme :wtre •'a eduélJd6n S!lper(Ot" "'' Chllt. Sanl~l,. orTheory and thc Frcnch Jntcllectual Traditi01t", eu SubSu11:c~, Vot
go: FLACSO. 29,l\0 3, pp. 7-21,
CKOZII' "• ~l. ( 1984). No .ve cambin la .vode.dad por decrcltJ, Mad••kt lnstiC\110 .IJi\\'1~, J, { 1981). Clu!c, 1'1.!\'Q/ució•l .tilouclmw. S:mtiagü: Zig Zag.
4

Nn<:ional llé A<hninistraci<k Pública. McLtt.T..Al'í, n. (1977). Kl1r/ Mfllo;r; .'111 \'ldfl F :w~· ldm:s. llarcelo:¡a: CtítiC.'L
- - - -·· {1973). 1'/i eJ/alled SQciety. Nvw York: Vikiug PrtliS. l\lstUUN'f.i, F. (2003). Korl Mt~rx: 'lhtt $tQr)' o[1li.r [.if(f, J.A.mdon: Routlcdgc.
, (1975). ''Wcstcm Eoropc' ~. En: Michcl Crozler, Smnu<:l l).l hm 4 f\-L,R.x, K {2009). :·m c..'lpiwlismo y la er<:oción intclcchml". En: Karl Murx y
t·ngton y •1oji Wallmuki~ ·11:e Crisis of Democracy (PI), II ·S?) Ncw Fredcrick l!ngcl!, Sobrtr el t11 u: (PI>· 104-110). Buenos Air~s.; Claridad.
York: Ne-w Yo•·k l:njven;i1y Pt'tSS.

190 191

También podría gustarte