Está en la página 1de 1

UNA CRÍTICA A LA MUSEOGRAFÍA DEL MUSEO ARQUEOLÓGICO CADILLAL

Miguez, G.E.
Instituto de Arqueología y Museo (FCN e IML, UNT), gabrielmiguez7@hotmail.com
El Museo Arqueológico Cadillal (MAC), ubicado en la localidad de El Cadillal (Prov. de
Tucumán), ha sido pensado con un fin turístico. Su área de exposición consta de tres sectores con
sus respectivas unidades temáticas: Sector 1- ¿Qué es la Arqueología?: donde mediante un video,
una gigantografía (que ejemplifica una excavación arqueológica, aunque en un ambiente de Puna)
y un panel se explica la naturaleza de esta ciencia, su objeto de estudio y algunos aspectos
metodológicos. Sector 2- Período Formativo: donde se exponen piezas pertenecientes a las
“culturas” Candelaria, Condorhuasi, Aguada, etc.; Sector 3- Períodos de Desarrollos Regionales y
Contacto Hispano-Indígena: donde se exponen piezas (recipientes cerámicos y objetos metálicos)
de las “culturas” Belén y Santamaría, entre otras. En estos dos últimos sectores se exhiben varios
de los objetos recuperados mediante excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en sitios
ubicados en las riberas del dique C. Gelsi, durante la década de 1970 (artefactos cerámicos,
líticos, óseos, etc.). En síntesis, se trata de una muestra diseñada en base a un enfoque tradicional
de la Arqueología del Noroeste argentino (NOA), que pone el acento en la dimensión temporal y
ordena el patrimonio en períodos y “culturas” para exponer al público turista la historia cultural
prehispánica de la Provincia de Tucumán. Con el objetivo de evaluar la museografía del MAC se
decidió analizar la muestra según los criterios propuestos por la Museología Crítica, y también se
realizó un estudio de encuesta preliminar al público visitante (una muestra de 10 grupos,
compuestos por individuos de diferentes edades), donde mediante un breve cuestionario se buscó
obtener información sobre el impacto que genera esta exposición en las personas. A partir de los
resultados obtenidos con ambos métodos de trabajo, se identificaron una serie de problemas en
torno a la muestra, entre los cuales destacamos los siguientes: a- la muestra fue diseñada con una
perspectiva centrada en los objetos (no en sus contextos de uso y significación), por lo que apunta
más a buscar la admiración del público por la belleza estética de las piezas expuestas que ha
enseñar las prácticas (económicas, rituales, etc.) y procesos sociales en los cuales esos objetos
participaron; b- es muy precaria la calidad y cantidad de información (paneles con lenguaje muy
técnico, leyendas con escasos datos sobre los objetos y sin referencias a sus contextos de
procedencia, ausencia de gráficos ilustrativos sobre diversas prácticas, etc.), por lo que la muestra
carece de poder explicativo, más aún cuando el MAC no posee guías especializados; c- el escaso
aporte que presenta el diseño museográfico desde lo educativo y lo recreativo, y la nula
participación que se le da al público durante su visita, hacen que este espacio carezca de dinámica
e interactividad, replicando los cánones que dominaron la museografía decimonónica. Además, el
público infantil y las personas con capacidades diferentes quedan excluidos del acceso al
conocimiento de ese pasado, ya que la muestra no posee recursos expositivos adecuados a sus
posibilidades. Si bien a la mayoría del público encuestado le resulta atractiva la muestra del
MAC, el 60% considera que representa más una exposición de arte prehispánico que una ventana
a la comprensión de los modos de vida pretéritos, y en todos los casos se sugirió que debería
haber un guía especializado. Se concluye que en lugar de exponer una serie de objetos mediante
un orden temático estructurado según criterios y conceptos estáticos y totalizantes (ej. “cultura”),
-hoy bastante discutidos, al menos en la Arqueología del NOA-, la museografía del MAC debería
ofrecer a un público heterogéneo una significativa experiencia educativa sobre la vida de los
grupos prehispánicos locales y su relación con el entorno, empleando múltiples recursos
didácticos, lúdicos y sensoriales y poniendo a su disposición un mediador formado para tal fin.