Está en la página 1de 2

Dotación

La dotación es la cantidad de agua asignada a cada habitante, considerando todos los consumos de
los servicios y las pérdidas físicas en el sistema, en un día medio anual; sus unidades están dadas en
l/hab al día.

La dotación de agua tiene gran importancia en el diseño de las instalaciones sanitarias interiores de
los diferentes tipos de edificaciones. Dado que ello permite conocer si la fuente de suministro tiene
capacidad suficiente y para la determinación de volúmenes de los tanques de
almacenamiento (cisterna o tanque elevado) de acuerdo al sistema de distribución que sea
adoptado.

Se entiende por dotación la cantidad de agua que se asigna para cada habitante y que incluye el
consumo de todos los servicios que realiza en un día medio anual, tomando en cuenta las pérdidas.

Se expresa en litros. / habitante-día.

Esta dotación es una consecuencia del estudio de las necesidades de agua de una población, quien
la demanda por los usos siguientes: para saciar la sed, para el lavado de ropa, para el aseo personal,
la cocina, para el aseo de la habitación, para el riego de calles, para los baños, para usos industriales
y comerciales, así como para el uso público.

La dotación no es una cantidad fija, sino que se ve afectada por un sin número de factores que la
hacen casi característica de una sola comunidad; sin embargo, se necesita conocer de ante mano
estos factores para calcular las diferentes partes de un proyecto.

La dotación está integrada por los siguientes consumos

CONSUMO DOMESTICO

PUBLICO

INDUSTRIAL

COMERCIAL

FUGAS y DESPERDICIOS.

a) CONSUMO DOMESTICO:
El consumo doméstico varia según los hábitos higiénicos de la población, nivel de vida, grado
de desarrollo, abundancia y calidad de agua disponible, condiciones climáticas, usos y
costumbres, etc.

Es difícil establecer una cifra como puede apreciarse; sin embargo, en nuestro país se estima
que el consumo de agua para uso domestico anda entre 75 y 100 lts/hab.dia, la cantidad
básica para el consumo domestico, que incluye necesidades fisiológicas, usos culinarios,
lavado de ropa y utensilios, sistemas de calefacción y acondicionamiento de aire, riego de
plantas y jardines privados, aseo de la vivienda, etc.

b) CONSUMO PUBLICO:
Este consumo se refiere al de los edificios e instalaciones públicas tales como: escuelas,
mercados, hospitales, rastros, cuarteles, riego de calles, prados, jardines, servicio contra
incendios, lavado de redes de alcantarillado.

Este consumo es variable pero en nuestro país puede estimarse entre el 20 y 30 % del
consumo domestico. El consumo público normalmente es excesivo debido a descuidos, pues
el desperdicio en tales usos públicos se debe a daños en tuberías, llaves o accesorios cuya
reparación inconscientemente se retarda

CONSUMO INDUSTRIAL:

Depende del grado de industrialización y del tipo de industrias, grandes o pequeñas. las zonas
industriales en muchos casos conducen a un desarrollo urbanístico que trae como consecuencia
un aumento en el consumo del agua.

En el consumo industrial del agua, influye la cantidad disponible, precio y calidad. En general las
grandes industrias se abastecen en forma particular de sus propios sistemas sin gravitar sobre el
sistema general de la población.

d) CONSUMO COMERCIAL:

Depende del tipo y cantidad de comercio tanto en la localidad como en la región.

e) FUGAS Y DESPERDICIOS:

Aunque las fugas y desperdicios no constituyen un consumo, es un factor que debe ser
considerado. En la vivienda influye en el consumo doméstico, pues es corriente encontrar
filtraciones o fugas permanentes debido a desperfectos en las instalaciones domiciliarias.

Estas pérdidas aunadas al mal uso de los consumos públicos y al irracional uso doméstico,
conducen a agravar el consumo general de agua.