Está en la página 1de 4

Reflexión : “La participación es un árbol”

Texto de Miguel Santos Guerra (Universidad de Málaga)

Módulo : Familia y Comunidad


Profesora : Mónica Osorio
Alumnas : María Francisca Herrera
Claudia Ramírez

Santiago, 27 de enero de 2018


La participación es un árbol

Desde la analogía para explicar qué es la participación y cómo se relaciona a un árbol y todas las
partes que lo conforman podemos decir que la comunidad educativa debiese ser uno de los principales
actores, elemento fundamental en una participación democrática, por tanto, es importante conocer el
rol de los padres desde una perspectiva activa dentro de la escuela.

Ésta metáfora refleja en buen sentido la estructuración y definición de lo que necesitamos para
crear un ambiente propicio en donde el crecimiento de este árbol sea fuerte y con frutos positivos que
nos garanticen el compromiso y participación activa de los padres en ayuda a mejorar la calidad de la
educación.

Éste árbol debe adecuarse al tipo de terreno en el cuál será plantado, para que dé los frutos
esperados, es decir, atender a las características de nuestros apoderados, cuáles son sus intereses, qué
esperan que logren sus hijos e incluso considerar el horario en que tienen mayor disposición para poder
asistir al colegio, determinar su naturaleza, puesto que es aquí en donde los padres tienen protagonismo
en la participación y toma de decisiones a través del diálogo, ya sean relevantes para la escuela o
superficiales. El espacio dado para todas estas decisiones es importantes para el cultivo y crecimiento de
este árbol. Aquí el trabajo en equipo debe centrarse en la diversidad, autonomía, pertenencia y el
respeto mutuo que hace posible la convivencia.

Las raíces como deberes y derechos aluden a la obligación que tenemos como ciudadanos a
participar en la escuela .Como segundo agente socializador, la escuela hasta hoy se responsabiliza de la
enseñanza y aprendizaje de los estuantes, es por eso, que se necesita que esta realidad cambie , ya que
esta responsabilidad no puede ser solamente de la escuela, los padres deben hacerse también
responsables de este proceso , debiendo abrir sus puertas para que todo lo que se haga en ella sea en
beneficio de los niños y apoderados de manera colaborativa siendo partícipes de todo el proceso
escolar.

El tronco que soporta la escuela debe ser representado por el consejo escolar, en donde los padres
y madres eligen a sus representantes que son encargados de traspasar la información de todas las
decisiones o consensos a los que se hayan llegado, permitiendo conocer la cultura escolar y su
funcionamiento desde una perspectiva intrínseca y democrática. Es una instancia en que los padres se
involucran en el aprendizaje de sus hijos puesto que son los que mejor conocen lo que ellos requieren,

Santiago, 27 de enero de 2018


participar en situaciones cotidianas como su compromiso en hacer sus tareas logrando así, fortalecer a
este árbol llamado participación, mientras más involucrados se encuentren con el quehacer de la escuela
mayor será el crecimiento de nuestro árbol.

Los canales de participación o ramas son los distintos medios por los cuales se pretende informar a
la comunidad educativa, ya sean, profesores, tutores, madres, padres, director, orientador, equipo
multidisciplinario, etc. Por medio de estas vías de comunicación como reuniones, entrevistas, escuelas
para padres y redes sociales es posible mantener un lazo que va más allá de un rol pasivo por parte de
los padres, dándoles la facilidad de mantener un contacto cercano a la escuela y acomodándose a las
distintas realidades de cada familia.

La hojas del árbol, si bien es cierto permiten ver la salud y crecimiento, son las acciones que
permiten desarrollar un clima saludable y propicio que den respuesta a las problemáticas existentes
dentro del contexto escolar, siendo consecuentes con la realidad educativa e innovando para poder
evolucionar, determinar mediante el diálogo y reflexionando hacia dónde y cómo vamos, conociendo
cuales son las fortalezas y debilidades para poder podar cuando sea necesario aquello nos obstaculiza el
poder llegar a un fin en común. Todas las hojas son importantes en este árbol, todos los agentes
involucrados en el proceso enseñanza aprendizaje de los niños son importantes tanto los que están
dentro de la escuela cómo aquellos que están en su entorno, buscando siempre el equilibrio de nuestro
árbol y dando a cada hoja el rol y sus interacciones.

Los frutos que queremos recoger, como el texto lo dice, en sí la participación ya es un fruto por sí
solo, y es a eso lo que apuntamos, que los padres sean protagonistas del éxito de sus hijos
comprometiéndose con todo su trayecto escolar, potenciando y estimulando además la labor de los
docentes que juegan un papel fundamental en el triunfo de la educación.

Como ya hemos mencionado aspectos claves para el éxito y crecimiento del árbol de la
participación, no debemos quitarle importancia a las enfermedades que intrigan este sistema, ya que,
una escuela autoritaria, impositiva, poco flexible e inaccesible en donde la participación de la
comunidad educativa solo dependa de unos pocos o solo por conveniencia, traerá consigo el fin y la
caída del árbol.

Por estos motivos se hace urgente prevenir las posibles enfermedades e intervenir con rapidez y
eficacia en el caso que se hayan dado. Los cuidados dependerán de los valores, participación y reflexión
que la escuela esté dispuesta a solventar para dar respuesta al derecho a una educación de calidad.
Debemos cuidar y dar abono a nuestro árbol, vemos muchos árboles caídos, árboles a los que no se les

Santiago, 27 de enero de 2018


ha dado su relevancia sobre todo en estos tiempos en que nuestras hojas son más difíciles de hacer
brotar. Es por eso que nuestro compromiso es con la escuela democrática que bien dirigida tendrá frutos
que el día de mañana serán capaces de fomentar a otros árboles en otras instancias.

Santiago, 27 de enero de 2018

También podría gustarte