Está en la página 1de 9

10/03/2018 Causa de

Desmayos y
epilepsia.
¿Qué hacer?

PRIMEROS AUXILIOS

INTEGRANTES
LUCAS SAMUEL MORENO
CHRISTIAN ROMERO
LIZ RUIZ DIAZ
SAIDA RECALDE
INTRODUCCIÓN
La epilepsia es una enfermedad del sistema nervioso, debida a la aparición de actividad

eléctrica anormal en la corteza cerebral, que provoca repentinos caracterizados por

convulsiones violentas y perdida del conocimiento.

En cambio, el desmayo es una perdida momentánea del sentido o del conocimiento que

sufre una persona, decaimiento del ánimo o de las fuerzas.

A continuación, desarrollaremos las causas y determinaremos que hacer y qué no hacer.


EPILEPSIA
A
Causas de la epilepsia y factores de riesgo.

Las causas de la epilepsia varían con la edad.

Se pueden producir crisis en una etapa determinada de la vida y con el tiempo cesan;
otras causas producen epilepsia de manera crónica. En cualquier caso, no debe olvidarse
que la aparición de crisis en una persona no siempre resulta de una evidente relación
causa-efecto.

1.- Herencia

Aunque existe la creencia popular de que la epilepsia se hereda no suele ser así. Está
demostrada esta causa sólo en determinados tipos de epilepsia, como en el caso de la
esclerosis tuberosa, la neuro-fibromatosis y la lipidosis.

En otras ocasiones lo que se puede heredar es un umbral convulsivo más o menos alto
que es diferente en cada persona. Salvo en el caso de tratarse de una enfermedad
neurológica hereditaria como las mencionadas, el factor genético de predisposición a
padecer crisis convulsivas ES MUY LIMITADO.

2.- Errores congénitos del desarrollo

Malformaciones congénitas hereditarias:

Comprenden las malformaciones arteriovenosas, los errores en la migración neuronal


(lisencefalia-paquigiria) y las facomatosis.

- Algunas malformaciones congénitas presentes en el nacimiento NO son hereditarias,


como las deformidades sufridas por hijos de madres que han sido sometidas a productos
tóxicos durante la gestación, o bien han sufrido algún tipo de infección, radiación, etc.

Errores congénitos del metabolismo:

Hiperglucemia, D-gliciricidemia, fenilcetonuria, ceroidopolipofuccinosis (formas


infantil, juvenil y adulta), enfermedad de Lafora, enfermedad de Huntington infantil,
enfermedad de Gaucher, etc.
3.- Anoxia cerebral

El insuficiente aporte de oxígeno al cerebro puede ocurrir durante el parto (parto


prolongado, desprendimiento prematuro de la placenta), o en la infancia. Una
convulsión febril puede ser responsable de anoxia cerebral severa y condicionar una
ulterior epilepsia por el daño cerebral secundario. En edades adultas una enfermedad
cerebro-vascular produce una lesión focal por anoxia y crisis epilépticas.

4.- Traumatismos cráneo-encefálicos (TCE)

La lesión cerebral proveniente de traumatismo craneal puede provocar una epilepsia


secundaria. Hay tres factores que indican un mayor riesgo de padecer crisis secundarias
a un traumatismo cráneo-encefálico:

Duración de la amnesia postraumática. A mayor duración mayor riesgo. La amnesia


post-traumática puede durar entre breves minutos y varias semanas o meses.

La presencia de signos neurológicos focales.

La presencia de una lesión localizada en la superficie cortical cerebral.

Si no existe ninguno de estos factores, el riesgo de padecer una epilepsia postraumática


se calcula en un 2% de los casos. En caso contrario, el riesgo asciende al 40%. Por otro
lado, la aparición de crisis epilépticas tempranas, tras el traumatismo (en la primera
semana), incrementa aún más la posibilidad de una epilepsia secundaria.

5.- Tumores cerebrales

Primarios y secundarios (mama y pulmón son los focos primarios más frecuentes al
referirnos a metástasis cerebrales).

6.- Enfermedades infecciosas

Meningitis de causas diversas, encefalitis, abscesos cerebrales bacterianos o


parasitarios, enfermedades priónicas.
7.- Trastornos metabólicos adquiridos

Hipoglucemnia, hipocalcemia, hipernatremia, insuficiencia renal crónica, etc.

8.- Enfermedades degenerativas del sistema nervioso central

9.- Alcohol

El consumo crónico puede llevar a una epilepsia alcohólica.

10.- Tóxicos

Exposición a elementos tóxicos como el plomo, mercurio, monóxido de carbono, etc.}

Lo que se debe hacer

1. Conservar la calma, ya que una actuación precipitada puede ser peligrosa.


2. Tratar de que la persona no se lesione durante la crisis epiléptica, quitando objetos
peligrosos de alrededor (aristas de muebles, objetos punzantes, etc) y colocando
algo blando bajo su cabeza, para evitar que se golpee contra el suelo.
3. Aflojar ropas alrededor del cuello, (corbatas, camisa, etc.).
4. Se debe colocar de lado con cuidado, para facilitar la respiración.
5. Se debe colocar de lado con cuidado, para facilitar la respiración.
6. Observar la duración de la crisis epiléptica. En la gran mayoría de las ocasiones
este tipo de crisis epilépticas finaliza en dos o tres minutos, tras lo cual la persona
se recupera gradualmente.
7. Se debe esperar al lado de la persona hasta que la crisis epiéptica termine. Dejar
que descanse hasta que se recupere y comprobar que vuelve poco a poco a la
situación normal.
Lo que no se debe hacer

1. No se debe tratar de inmovilizar a la persona por la fuerza durante la crisis


epiléptica.
2. No se debe introducir ningún objeto en la boca con el afán de que la lengua no
vaya hacia atrás, dado que puedeser peligroso si traga este objeto y se queda
alojado en las vías respiratorias, además de las posibles lesiones orales, al intentar
introducirlo a la fuerza.
3. No es necesaria la respiración boca a boca durante la crisis convulsiva, aunque se
tenga la impresión de que la respiración queda bloqueada por la rigidez, salvo que
la persona no vuelva a comenzar a respirar terminada la crisis convulsiva.
4. Nunca se debe dar agua, alimentos o pastillas por la boca durante la crisis
epiléptica o poco después puesto que un posible vómito con el conocimiento
alterado puede ser muy peligroso.
5. La administración de medicamentos durante la crisis epiléptica en otra forma que
no sean pastillas, solamente se debe dar en caso de que la crisis se prolongue o
bien por indicación del médico en situaciones clínicas concretas. Así mismo, una
vez finalizada la crisis epiléptica no es útil la administración de medicación
sedante.
DESMAYOS
¿Qué son los desmayos?
Los desmayos también son conocidos como pérdida de conocimiento, aunque el término
médico es síncope. Las personas que se desmayan pierden la consciencia temporalmente
y a menudo caen al suelo, pero recobran el conocimiento (despiertan) en uno o dos
minutos.

Un desmayo puede dar un buen susto, pero la mayoría de las veces no es signo de
enfermedad seria o problemas de salud. Los desmayos ocurren porque no llega
suficiente sangre (oxígeno) al cerebro. La razón más común involucra ciertos nervios
que hacen que el corazón funcione temporalmente más despacio y envíen menos sangre
al cerebro. Esto se conoce como síncope vasovagal o neurocardiogénico.

En niños y adolescentes, los desmayos ocurren a menudo cuando están de pie por largo
tiempo en días de calor. También pueden estar relacionados con dolor o miedo, e
incluso producirse al hacer esfuerzo cuando usan el excusado. La mayoría de los niños
que se desmayan no necesitan tratamiento. Si los desmayos son un problema frecuente y
no son causados por una condición médica, como problemas del ritmo cardíaco, existe
tratamiento para ellos.

Es poco común que los desmayos sean signo de problemas médicos más serios. Es
posible que haya una alteración del ritmo cardíaco por la cual el corazón palpita más
rápido de lo normal y no puede bombear suficiente sangre al cerebro. En niños con
diabetes, los desmayos pueden ocurrir debido a los niveles bajos de azúcar en la sangre.
Es buena idea que visite, o al menos llame al doctor si su hijo se desmaya, para
asegurarse de que no existe un problema serio. Los desmayos que ocurren al hacer
ejercicio suelen seranormales y requieren una evaluación física completa.
¿Cuál es la causa de los desmayos?

La causa más común de los desmayos simples en niñoses el síncope vasovagal, algunas
veces llamado síncope neurocardiogénico.

1. Una respuesta anormal del sistema nervioso parasimpático (el cual controla
actividades utomáticas como el ritmo cardíaco) produce una baja de la presión
san-guínea y del ritmo cardíaco, lo que reduce el flujo desangre al cerebro,
causando pérdida de la consciencia.
2. El flujo de sangre vuelve a ser normal cuando su hijo se cae o se recuesta.
3. Este tipo de desmayo es común entre los 6 y 10 añosde edad.
4. Los desmayos pueden ser signo de una baja cantidad deazúcar en la sangre en
personas con diabetes (algunasveces, también en personas sin diabetes).
5. Es poco frecuente que los desmayos en niños sean elresultado de una condición
cardíaca seria. En los casosen que sí lo son, ésta puede ser:
5.1 Varias anormalidades del ritmo cardíaco (arritmias)

Por ejemplo, el síndrome de QT prolongado, una condición genética en la cual


no se puede mantener unritmo cardíaco normal. Los desmayos ocurren duranteel
ejercicio o una experiencia emocional o estresante.

Las palpitaciones pueden ser muy rápidas. Aunque es un trastorno serio, normalmente
puede ser tratado con medicamentos y modificando las actividades del niño.

Varias condiciones que llevan a la reducción de la función cardíaca, entre ellas


problemas del ritmo cardíaco que se llaman arritmias.

En el caso de las arritmias, el corazón late muy rápido o, en casos más raros, muy lento.
A veces esto no permite que se bombee suficiente sangre al cerebro y causa el desmayo.
El niño tal vez sienta el corazón latir muy rápido.
CONCLUSIÓN
La crisis epiléptica continúa siendo un evento de riesgo para la vida,

independientemente del factor causal de la crisis propiamente dicha.

Los desmayos pueden darse por motivos más graves o preocupantes. En estos casos

nuestro consejo es ponerse en contacto con el médico de urgencia para salvaguardar la

vida del paciente y evitar que sufra cualquier complicación.