Está en la página 1de 3

COMO SE ENCUENTRA EN GUATEMALA EL DESARROLLO SOSTENIBLE

A medida que iniciamos 2018, ¿qué podemos decir de los próximos 12 meses?

El mundo está siendo testigo de una época extraordinaria: una era de progreso y
cumplimiento a nuestro compromiso mundial de transformar nuestro futuro. El
número de personas que viven en condiciones de pobreza está disminuyendo,
mientras el número de niños que asisten a la escuela está aumentando. Las
innovaciones de alta tecnología y bajo costo enriquecen nuestras vidas de
múltiples formas, con miras a traer más avances tecnológicos.

Al mismo tiempo, hacemos frente a desafíos complejos y prolongados que


desafortunadamente no irán desapareciendo en la historia con el simple fin de un
año y el inicio de otro.

Las devastadores consecuencias del cambio climático, las políticas e ideologías


polarizadas, una ruptura de la cohesión social que se manifiesta en extremismo,
violencia y conflictos. Un número récord de personas que se han visto desplazadas
de sus hogares, y la dura realidad de que la mitad de la riqueza del mundo le
pertenece solo a uno por ciento de la población. Todos estos son desafíos
conocidos y permanentes que seguirán llamando nuestra atención.

Sin embargo, aún hay motivos para ser optimistas. Hay lugar para la inspir ación y
la acción.

Ello se debe a los compromisos universales que todos los países acordaron hace
dos años, conocidos colectivamente como la Agenda 2030, y que también nos
acompañan en 2018. Estos son los objetivos que nos muestran un camino, aunque
ambicioso, claro y que conduce a un mundo seguro y pacífico en el que cada uno
de nosotros somos libres de tener vidas de dignidad y oportunidades, mientras
salvaguardamos el planeta para las futuras generaciones.

También podemos ser optimistas porque las Naciones Unidas, encabezadas por el
Secretario General António Guterres, están llevando a cabo reformas a nivel de
todo el sistema para mantenerse como una organización efectiva, a la vez que
asume más y diferentes demandas. Dado este contexto, el PNUD también está
cambiando su enfoque.

“El panorama del desarrollo seguirá cambiando, muy probablemente de maneras


imprevistas. El mundo, ya sea en el ámbito de la inteligencia artificial o del cambio
climático, está por presenciar cambios dramáticos, y por todas estas razones se
necesita más que nunca un PNUD dinámico, efectivo y orientado al futuro,
integrado en el sistema de las Naciones Unidas” –dice Achim Steiner,
Administrador del PNUD.

Hemos diseñado este nuevo enfoque en nuestro Plan Estratégico, que entra en
vigor hoy y es el punto de partida para la evolución de nuestro trabajo en los
próximos cuatro años. El nuevo PNUD concebido en el plan reconoce que resolver
estos problemas persistentes exige que todos trabajemos juntos y de mejor
manera, en todos los niveles. Ninguna persona, gobierno, organismo de la ONU u
organización de la sociedad civil espera encontrar una solución por su cuenta.

Esta es la razón por la que el nuevo PNUD reforzará una de sus cualidades únicas:
su habilidad para reunir y conectar personas innovadoras en las sociedades, los
gobiernos y el sistema de la ONU. Será un centro de intercambio para ideas de
vanguardia con el fin de vencer los desafíos del desarrollo. La principal prioridad
será el más importante de esos desafíos: erradicar la pobreza. El principio
fundamental de la Agenda 2030 de no dejar a nadie atrás y eliminar las
desigualdades seguirá en el centro de todo lo que hacemos.

Estamos iniciando 2018 con un nuevo enfoque y una nueva visión, y este año que
empieza esperamos más que nunca trabajar más de cerca con nuestros aliados

COMO ES UN ASUNTO IMPORTANTE EN LA AGENDA GUBERNAMENTAL

En septiembre de 2015, más de 150 jefes de Estado y de Gobierno se reunieron en la


histórica Cumbre del Desarrollo Sostenible en la que aprobaron la Agenda 2030. Esta
Agenda contiene 17 objetivos de aplicación universal que, desde el 1 de enero de
2016, rigen los esfuerzos de los países para lograr un mundo sostenible en el año
2030.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son herederos de los Objetivos de


Desarrollo del Milenio (ODM) y buscan ampliar los éxitos alcanzados con ellos, así
como lograr aquellas metas que no fueron conseguidas.

Estos nuevos objetivos presentan la singularidad de instar a todos los países, ya sean
ricos, pobres o de ingresos medianos, a adoptar medidas para promover la
prosperidad al tiempo que protegen el planeta. Reconocen que las iniciativas para
acabar con la pobreza deben ir de la mano de estrategias que favorezcan el
crecimiento económico y aborden una serie de necesidades sociales, entre las que
cabe señalar la educación, la salud, la protección social y las oportunidades de
empleo, a la vez que luchan contra el cambio climático y promueven la protección del
medio ambiente.

A pesar de que los ODS no son jurídicamente obligatorios, se espera que los gobiernos
los adopten como propios y establezcan marcos nacionales para su logro. Los países
tienen la responsabilidad primordial del seguimiento y examen de los progresos
conseguidos en el cumplimiento de los objetivos, para lo cual es necesario recopilar
datos fiables, accesibles y oportunos. Las actividades regionales de seguimiento y
examen se basarán en análisis llevados a cabo a nivel nacional y contribuirán al
seguimiento y examen a nivel mundial.