Está en la página 1de 4

Introducción al Estudio de las Relaciones Internacionales

El Contexto Histórico de las Relaciones Internacionales Contemporáneas

Grecia toma un papel fundamental para constituir la idea de una


organización socio-política en la cual se crean las bases de ciudades
originadas y jerarquizadas controladas mediante normas reguladoras 1 . Esta
ideología fue creciendo y expandiéndose conformándose ciudades-Estado que
ejercían su propia autonomía, pero sostenían relaciones pacíficas entre ellas, al
mismo tiempo que buscaban la manera de obtener poder”2.

A este pensamiento griego de complemento la idea romana de


establecer un vínculo entre los individuos que estuviesen dentro del Imperio ya
que “Tenía (el imperio romano) como política otorgar la ciudadanía a los
hombres libres de todo el imperio”3. Es así como empieza a constituir la idea de
ciudadano igualitario frente a las leyes, las normas. El poder, pues, ya no
recaía en todos los individuos sino se crea “una gran entidad geográfica cuyos
miembros, aún conservando sus identidades locales, estaban uníos por medio
de la centralización del poder”4.

Es de esta manera como a lo largo de los tiempos se fue generando una


dependencia hacia el poder centralizado, así como aceptación total del
conocimiento generado por la iglesia, ya que se ve a la religión como fuente de
conocimiento. Se toma la idea de que todo tiene su forma de ser, de existir, un
propósito. Y se estipula, de esta manera, que cada uno nació teniendo un
papel en la sociedad y que así se morirá5. Esta época se denominó feudalismo.

1
Fernando Savater. “La Gran Invención Griega” en Política para Amador. Ed. Ariel, España, 1993, pp.
24-30
2
Karen Mingst. “El contexto histórico de las relaciones internacionales contemporáneas” en
Fundamentos de las relaciones internacionales, Colección Estudios Internacionales CIDE, México,2009, p.
50
3
Ídem
4
Ibídem, p 51
5
Cfr. Salvador Giner. Historia del Pensamiento Social. Ed. Ariel. Ciudad de la Asunción, 1982;
Luis Villoro. “La pérdida del centro” en El pensamiento moderno, filosofía del Renacimiento,
Fondo de Cultura Económica, México 1992, pp. 13-23
El hombre al generar conocimiento sobre el entorno natural que le
rodeaba empezó a descubrir nuevo conocimiento que cuestionaba las ideas
proporcionadas por el clero. Este nuevo conocimiento cuestionaba y criticaba a
la iglesia. Se desarrolla un resquebrajamiento del pensamiento centralista. La
concepción de que el mundo era el centro del universo fue desplazada por
investigaciones de Galileo, Copérnico, Kepler al demostrar que la tierra giraba
alrededor de una esfera incandescente.6

Estos conocimientos dieron origen al cuestionamiento de la


organización social, así como del poder. Se empieza a separar la religión de la
vida cotidiana, y de este modo los grandes filósofos como Giordano Bruno se
cuestionan y critican que la vida social no puede estar constituida por
jerarquías o por estratos que habría que aceptar hasta la muerte. Se genera,
con el nacimiento de nuevos conocimientos, una clase social que busca romper
con ese orden, la Burguesía. Ellos desarrollaron de manera paulatina una
nueva forma de vida, constituida en el trabajo y esfuerzo para generar
productos que se pudieran comercializar y de esa forma se pudiera generar
una riqueza. “Aparece así un nuevo tipo de hombre cuyo poder no está sujeto a
las regulaciones y rangos de la sociedad antigua sino que depende de la
función que, de hecho, cumple en la sociedad”7.

Es así como la iglesia no podía permitir que su credibilidad se pusiera en


juego por lo que trata de imponerla frente a este grupo protestante. Pero
trágicamente esta guerra deja bastantes muertos e incluso “el emperador del
Sacro Imperio Romano estaba muerto. Los monarcas en el occidente
europeos se dieron cuenta de la necesidad de detener las guerras de religión”8.

Como resultado de esta decisión se generó “el Tratado de Westfalia (el


cual) adoptó la noción de soberanía”9. Este sentimiento provocó en los países
un deseo de generar una identidad como sociedad que comparte costumbres,
6
Luis Villoro. “La pérdida del centro” en El pensamiento moderno, filosofía del Renacimiento,
Fondo de Cultura Económica, México 1992, pp. 13-23
7
Ibídem, p. 21
8
Karen Mingst. “El contexto histórico de las relaciones internacionales contemporáneas” en
Fundamentos de las relaciones internacionales, Colección Estudios Internacionales CIDE, México,2009, p.
59

9
Ibídem, p. 59
tradiciones, leyes, normas. Es así como surge una idea de nación, de
pertenecía y participación en un territorio, por lo que se constituye el Estado
por lo que “el tratado no sólo legitimó la territorialidad y e derecho de los
estados para escoger su propia religión, sino que también estableció la facultad
a cada Estado a fin de decidir su libertad su política interna, deslindada de
cualquier presión internacional y con jurisdicción total sobre su espacio
geográfico”10.

Por esta razón se genera lo que se conoce como Paz de Westfalia,


periodo en el cual las grandes potencias europeas desarrollaron una
convivencia internacional sin conflictos. Con esta relación internacional las
potencias de reunían y “en esos encuentros […] acabaron amalgamando
criterios para tomar importantes decisiones como legitimar la existencia de
nuevos estados europeos y la división de África entre las potencias
colonialistas”11.

Esta paz pudo ser sostenida bajo el principio de El equilibrio de poder


mismo que surge por el temor de que una potencia pudiera imponer su
hegemonía política sobre las otras. Por ese motivo se crearon alianzas con el
propósito de crear una balanza, por lo que “los tratados firmados después de
1815 fueron diseñados tanto para evitar las revoluciones desde abajo como
para prevenir el surgimiento de un hegemón parecido12.

Al paso del tiempo estas mismas alianzas servirían para el conflicto que
Alemania iniciaría al estar en desacuerdo en la forma en que se dividió África,
pues esta potencia buscaba expandir su poderío. Es así como aquellas
alianzas cumplieron su cometido en la Primera Guerra Mundial 13

Es así como la necesidad de dar a entender una realidad internacional a


partir de la Constitución del dominio y el poder entre Estado fue necesario, así
las Relaciones Internacionales se desarrollaron

10
Ibídem, p. 60
11
Ibídem, p. 64
12
Ibídem, p. 68
13
Karen Mingst. “El contexto histórico de las relaciones internacionales contemporáneas” en
Fundamentos de las relaciones internacionales, Colección Estudios Internacionales CIDE, México,2009, p.
71
BIBLIOGRAFÍA

 Giner, Salvador. Historia del Pensamiento Social. Ed. Ariel. Ciudad de la


Asunción,1982
 Mingst, Karen. “El contexto histórico de las relaciones internacionales
contemporáneas” en Fundamentos de las relaciones internacionales,
Colección Estudios Internacionales CIDE, México, 2009, pp. 47-73
 Savater, Fernando. “La Gran Invención Griega” en Política para
Amador. Ed. Ariel, España, 1993, pp. 24-30
 Villoro, Luis. “La pérdida del centro” en El pensamiento moderno,
filosofía del Renacimiento, Fondo de Cultura Económica, México 1992,
pp. 13-23