Está en la página 1de 27

TR

A
MA
TR
Fernando Atria

A
Carla Sepúlveda
Luna Follegati
Rebeca Gaete
Álvaro Ramis

MA
Carlos Ruiz
Francisco Arellano
Nicolás Valenzuela
Alejandra Castillo
José Ángel Cuevas
A tr ia y Sepúlveda
Follegati
Gaete
Ramis
Ruiz y Arellano
Valenzuela

Conversación con José Án-


gel Cuevas.

Entrevista a Alejandra
Castillo

ADVERSARIOS
—3

ÍNDICE

Directorio.
Cristóbal Reyes
Simón Ramírez
Bárbara Vallejo
Gabriel Boric
Camila Vallejo
4 Editorial

Carlos Figueroa

6 13 18
Sofía Orellana
Edson Dettoni
Vicente Segure

Dirección ejecutiva.
Carlos Figueroa
Sofía Orellana Artículos
Edson Dettoni
Liberalismo, La desvinculación. La tarea de la
Producción ejecutiva.
Anita Martínez neoliberalismo y Lo político/social izquierda ante
Matías Galleguillos socialismo como dispositivo la derecha y sus
Diseño. — Fernando Atria gubernamental cómplices
Sofía Dannemann
Nicole Cristi —Carla Sepúlveda — Luna Follegati — Rebeca Gaete

Diseño web.
Sofía Zapata

23 28 33
Edición.
Matías Galleguillos
Nicole Inostroza
Francisca Mancilla
Anita Martínez
Antonio Morales
Lizzy Seaman
Felipe Navarro
Edson Dettoni La mesa de tres patas La izquierda y los La revolución
Colaboradores. y la racionalidad de límites de la transición capitalista en Chile y
María Ignacia Besomi los adversarios de la — Carlos Ruiz la oligarquía del 1%
Nicole Inostroza Íconos: Freepik
Pedro Glatz izquierda — Francisco Arellano — Nicolás Valenzuela
Foto página 32: Esta
obra proviene de la — Álvaro Ramis
Patrocinadores. Biblioteca del Congreso
El Desconcierto Nacional de Chile, de
Editorial Metales Pesados acuerdo a la licencia de
copyright internamente

39 46 50
En alianza con registrada como OTRS ticket
Jacobin Magazine 2009090110069017
y OTRS ticket
"Los artículos que 2009112510051594.
publicamos son de
exclusiva responsabilidad 300 ejemplares.
de sus autores y no Impreso en Andros Entrevista Crítica
traducen necesariamente Impresores. Cultural
el pensamiento de la Entrevista con Conversación con Nieve artificial:
Fundación Friedrich Ebert." Enero, 2016.
Alejandra Castillo: el poeta José Ángel Economía ideológica
“LA PREGUNTA POR Cuevas: de la navidad
LOS ADVERSARIOS “ES UNA CUESTIÓN Chilena.
SUPONE UN ORDEN ÉTICA DE VER, DE VIVIR Por Rodrigo del Río
IDENTITARIO DE LO ASÍ CON DOLOR”
POLÍTICO QUE DEBIESE Por Matías Galleguillos
SER CUESTIONADO”
Por Rodrigo Ruiz
4 —5

EDITORIAL

tante, nuestra orgánica como revista ha tomado indignación cotidiana a través de la reflexión y
la forma del desafío impuesto. En su directorio participación en el espacio público. Es en dicho
participan personas que en su mayoría militan lugar común donde se puede tejer con distintas
en distintos partidos y movimientos políticos hebras no solo la propia conciencia, sino la de to-
de izquierda, y que además poseen un interés dos quienes se encuentren dispuestos a confron-
marcado por aproximarse a la política desde un tar y generar transformación social mediante la
debate crítico y reflexivo. En base a ese interés es disputa política, asumiéndose protagonistas de
que son parte de esta revista. La temática del nú- una trama, de un relato en construcción para la
mero, así como la convocatoria de colaboradores izquierda.
son fruto de la discusión y deliberación colectiva En su primer número, TRAMA reúne distintos
de los miembros de este directorio. artículos en torno al tema Adversarios, con el ob-
TRAMA pretende interpelar principalmen- jeto de iniciar la discusión sobre las diferencias y
«No piensen ustedes Siempre atenta y comprometida, Gabriela Mis- te a aquellos miembros activos de la política similitudes ideológicas existentes entre los dis-
nunca en su patria como tral intenta en un texto inédito delinear aquello orgánica de la izquierda; aquellos que no han cursos y estrategias de la izquierda al momento
que nos unirá en este, “el punto muerto a que he- podido desarrollar una visión política que les de abordar a quién se contrapone a su ideología,
una estrella aislada en
mos llegado de la guerra cierta y de la paz dudo- permita analizar críticamente la contingencia; a su forma de concebir el mundo y a las estruc-
el espacio dueña de
sa” frente al cual podemos –debemos– “declarar o a aquellos que, habiendo desarrollado una, turas de poder que intenta derrotar, intentando
su ley y desentendida que se necesita otra cosa, algo muy diferente de quisieran enfrentarla con otras visiones. Pero definir aquel o aquello que ocupa el rol de ene-
de lo demás que es el lo actual”. también va dirigida a esa mayoría de ciudada- migo.
cielo entero. Piensen en Comprometida también con la realidad na- nos que escucha de los opinólogos de turno decir El desafío queda entonces definido: TRAMA
cional Revista TRAMA es, ante todo, un espacio que nuestro país es una cultura sociológicamen- es un espacio de acceso libre a las ideas y de
la Patria propia y a las
de diálogo entre ideas de izquierda; es decir, te de centro-izquierda, pero que al vivenciar su abierta discusión y confrontación. La invitación
otras entrabadas, tejidas,
entre quienes tengan como horizonte común cotidianeidad se encuentra con casi nulos gra- es a politizar mediante una acción colectiva de
dentro de un gran lienzo la transformación de nuestras condiciones de dos de confianza interpersonal, con un diseño y izquierda, en la que todos puedan ser partícipes,
que las sujeta y a lo existencia, además de nuestras prácticas y valo- cultura del egoísmo y consumo y, en definitiva, entreverados en el proyecto común de un país
menos las interviene. Con raciones respecto de la política como forma de con la inexistencia de un sentido político en sus justo, alegre e igualitario.
transformación social e institucional. prácticas cotidianas. TRAMA procura también
modestia y racionalidad,
Estamos convencidos que nuestra contribu- aproximarse a aquellas personas que no se en- Agradecemos la colaboración de la Fun-
siéntanse parte de esa
ción se halla, precisamente, en la posibilidad del cuentran involucradas hasta ahora en la políti- dación Friedrich Ebert para la realización de
trama y crean que por encuentro común. Será el directo y sincero diálo- ca militante, pero que de una u otra manera se esta publicación.
donde este tejido se go el que hará probable la recuperación de una han interesado por canalizar su insatisfacción e
debilite, se rompa o se práctica política que no cautele celosamente sus
diferencias, sino que contribuya a enriquecer el
queme, habrá pérdida
tejido de nuestra diversidad.
para ustedes mismos”.
TRAMA pretende entrelazar a una multipli-
Gabriela Mistral Prosa cidad de fuerzas que se encuentran dispuestas
inédita.» a discutir tanto el contenido de este horizonte
revolucionario, como las vías, estrategias y pro-
cedimientos necesarios para consolidar una de-
liberación y acción política común.
Siendo este un proyecto en desarrollo cons-
6 Revista Trama • Artículos —7

N E O L I S O C I A

B E R

«El neoliberalismo
A L I tiene continuidad con
L
el liberalismo, pero
solo en el plano de las
ideas. En el plano de las

B E R
oposiciones concretas,
es su opuesto. Y I S M O
son las segundas,
no las primeras,
las que identifican
políticamente. Por
eso, puede decirse
que el socialismo es el
01. “Neoliberalismo” es un concepto interesan- desarrollo del contenido es una cuestión de oposiciones concretas, la se-
emancipador del
Liberalismo,
te. Algunos creen que es un concepto falso, un gunda es una cuestión de teorías o proposicio-
espantapájaros. La queja al respecto de Mario liberalismo.» nes que se afirman como verdaderas o correctas.
Vargas Llosa es característica: “Me considero li- El neoliberalismo tiene continuidad con el libe-

neoliberalismo beral y conozco a muchas personas que lo son y


a otras muchísimas más que no lo son. Pero, a lo
ralismo, pero solo en el plano de las ideas. En el
plano de las oposiciones concretas, es su opues-

y socialismo
largo de una trayectoria que comienza a ser lar- to. Y son las segundas, no las primeras, las que
ga, no he conocido todavía a un solo neo-liberal”. identifican políticamente. Por eso, puede decirse
Esta es la primera pista importante: “neolibera- que el socialismo es el desarrollo del contenido
lismo” es una designación que no se ocupa en emancipador del liberalismo. Dicho contenido
primera persona. Esto parecería indicar que no es negado por el “neo”-liberalismo, que se apro-
— Fernando Atria.
Abogado, Universidad de tiene contenido, que es un término cuya única pia del liberalismo como una mera idea.
Chile. PhD. Universidad
de Edimburgo. Profesor función es servir de piedra arrojadiza en la dis-
asociado, Facultad de cusión política. Pero que una designación no se — Neoliberalismo y liberalismo.
Derecho, Universidad de
Chile. Militante Partido ocupe en primera persona no quiere decir que El neoliberalismo entiende al individuo al modo
Socialista de Chile. 1. Como decía Adam Smith,
no tenga contenido. Sí quiere decir, en cambio, de la economía “neoclásica”, esto es, como un
el carnicero o el panadero
— Carla Sepúlveda. que su contenido es un área de disputa, de con- agente para quien solo su interés individual tie- no dan pan o carne al otro
Abogada de la Universidad porque este lo necesite, sino
de Chile. Asesora troversia política. Es decir, que se trata de un ne fuerza motivacional1, en el sentido de que solo porque esa es la manera
legislativa del Diputado
Giorgio Jackson y miembro concepto polémico, que se usa para establecer la acción autointeresada es estable en el tiempo. en que ellos pueden servir
su propio interés: “No
del Consejo Político de una alineación política. La conexión entre esta clase de individua- invocamos sus sentimientos
Revolución Democrática. humanitarios sino su propio
En este artículo se propone una caracteriza- lismo y el modo en que se estructura el Estado egoísmo; ni les hablamos
ción política del neoliberalismo, que se distin- neoliberal es que la medida de legitimidad de la de nuestras necesidades,
sino de sus ventajas” (Smith,
gue de su identificación filosófica. La primera acción estatal está dada por lo que sería racional 1994:17).
8 Revista Trama • Artículos —9

para cada individuo. Para el neoliberal, entonces, nimo indispensable, a menos que de ese modo ven vidas miserables6, porque están siempre esas ideas no se siga algo respecto de este (pues
las acciones estatales legítimas son solo aquellas pudieran ganar algo . 5
expuestos al ataque de otros. Cada individuo las teorías son conjuntos sistemáticos de ideas).
compatibles con la maximización del interés in- mira al resto como medios para realizar sus Esta es precisamente la posición que adopta el
dividual de cada uno porque corresponden a una — Liberalismo: contrato social y estado de fines (es solipsista) y por eso el estado de na- neoliberal actual. A partir de consideraciones
acción o prohibición querida por todos, salvo por naturaleza turaleza es un estado de guerra, del que a cada como las anteriores continúa preguntándose
el irracional . Bajo esta lógica resulta convenien-
2
Lo anterior es neoliberalismo, no liberalismo. En uno conviene escapar. cuál es, en ese contexto, la función que el Esta-
te para un individuo reconocer al Estado poder sus orígenes, el liberalismo no estaba preocupa- El déficit del estado de naturaleza está dado do puede legítimamente asumir. Y su respuesta
para protegerle del ataque de terceros, pero re- do de emitir un juicio sobre la falta de justifica- por lo que Hobbes llamó “igualdad natural”: el es que debe cumplir su parte del contrato, que
sultaría aún más conveniente para él que el Es- ción del Estado de bienestar, ni de identificar en hecho de que nadie sea tan débil como para ser consiste, como hemos visto, en un intercambio
tado lo protegiera solo a él del ataque de terceros las políticas redistributivas un “camino de ser- incapaz de dañar a otro y nadie tan fuerte como básico de protección por obediencia (el mismo
y no a los demás. El problema es que una preten- vidumbre”. ¿Tiene razón el neoliberal que dice para no temer al otro. La manera en que esta argumento funda la autoridad del Estado y sus
sión de esta clase es insostenible por la simetría portar hoy el estandarte que en su momento igualdad natural puede romperse es mediante límites). Así, más allá de garantizar la seguridad
de la situación entre los individuos: si la preten- llevó el liberalismo? Nótese cómo esta pregun- la creación de un agente incomparablemente de cada uno protegiéndolo de los ataques ilícitos
sión se cumpliera para todos, no habría protec- ta se proyecta en dos sentidos: primero, hacia el más poderoso que cada individuo. De este modo, de otros, no es mucho lo que un Estado liberal
ción para nadie. Sin la prohibición de autoexcep- socialista, que asume una posición contraria al el Estado se justifica mediante el contrato . 7
puede legítimamente hacer. De aquí se sigue el
ción, la pretensión resulta entonces inestable. neoliberalismo: ¿está con eso asumiendo una El recurso a la idea de contrato tiene el sen- sentido que el neoliberal da a las ideas de libertad
La cuestión decisiva es qué interés individual posición contraria al liberalismo? Pero segundo, tido político de mostrar que la obligación de los e igualdad: libertad en sentido negativo (ausencia
generalizado persigue la acción estatal . Como 3
hacia autodenominados “liberales” como Vargas individuos de obedecer la ley no es una obliga- de coacción no autorizada legalmente) e igualdad
se trata de intereses individuales, la decisión jus- Llosa y tantos otros, que rechazan el término ción natural –una que surja por el solo hecho de ante la ley: la ley no puede tratar a unos como si
tificada para el Estado es, en rigor, la misma a la “neoliberal” pero proclaman su liberalismo: ¿es que existan seres humanos–, sino artificial. La fueran más importantes que otros (lo contrario
que los individuos llegarían contratando por su eso contradictorio? La mejor manera de comen- autoridad del Estado, aunque parezca un dato infringiría la prohibición de autoexcepción)9.
cuenta, si no fuera porque los costos de contra- zar examinando la relación que hay (o no hay) fáctico dado, requiere también de justificación. Así es como el neoliberalismo puede ser con-
tar hacen la contratación directa imposible en entre liberalismo y neoliberalismo es mirar a la Pero el recurso a la idea de contrato tiene siderado como el heredero del liberalismo, su
los hechos4. Actuando en persecución racional idea central originaria, la idea desde la que una también una segunda implicancia en la teoría “neo-”versión.
y autointeresada de sus intereses, los individuos teoría individualista arranca: la de contrato so- liberal: la perspectiva desde la cual ha de juz- Pero lo anterior supone tratar la relación entre
financiarían fuerzas de seguridad y tribunales, o cial. garse si va en beneficio o no de cada individuo liberalismo y neoliberalismo como un problema
programas mínimos de protección social (y por Como teoría, el liberalismo piensa lo po- obedecer la ley. Dicha perspectiva solo puede ser teórico, es decir, como si fuera una cuestión de
eso el Estado neoliberal puede legítimamente lítico desde el estado de naturaleza y, desde la de la situación previa a la contratación, es de- conceptos. Lo que caracteriza al tratamiento teó-
hacer todo eso). Pero no acordarían financiar aquel, justifica el Estado a través del contra- cir, el estado de naturaleza. El Estado es legítimo rico o académico de una cuestión como la de la
educación o atención de salud superior al mí- to. En estado de naturaleza, los hombres vi- porque ofrece a cada uno una vida mejor de la relación entre liberalismo y neoliberalismo es
que se podría tener sin él .
8

2. Por irracional se entiende 5. Lo anterior no es una 6. La vida es “solitaria, de esos intereses particulares — El liberalismo como teoría y como oposición 8. La declaración 9. Lo que un Estado
neoliberal no puede ignorar,
aquí a ese que Hobbes exageración retórica, como pobre, desagradable, bruta surge el Estado. Los concreta de independencia
sin embargo (porque sí se
llamaba “the Fool”. La tampoco es solo derivación y breve”, decía Hobbes en derechos que los individuos norteamericana de 1766
oposición del irracional de las consecuencias lo que debe ser uno de los no ceden se denominan Lo anterior es una (breve) descripción, por así muestra el sentido en plantea una cuestión de
es, precisamente por ello, que se siguen (a nivel pasajes más famosos de por eso “inalienables”. que estas ideas fueron ilegitimidad), es la posición
políticamente irrelevante. conceptual) de premisas la teoría política (Hobbes, Que un derecho sea decirlo, de la teoría liberal. Pero el liberalismo no emancipadoras. Los del que, como consecuencia
de vivir en estado civil (es
que pueden calificarse 1987:89). inalienable quiere decir es solo una teoría. El liberalismo clásico fue tam- “hombres tienen derechos”
decir, como consecuencia
3. Este interés es como neoliberales. En Chile que un individuo no y los gobiernos existen para
generalizado porque abundan los ejemplos, 7. El contrato, por cierto, no puede renunciar a él por bién una posición en un determinado conjunto “garantizarlos” tiene el sentido de deber obediencia a
excluye la prohibición de como las reflexiones que debe ser entendido como convención. Nótese que de afirmar políticamente la ley), queda peor de lo
autoexcepción, pero sigue dieron lugar al actual una descripción histórica, aquí para entender el de alineaciones concretas, algo que se aprecia al que el Estado es para los que estaba en estado de
naturaleza. En ese caso
operando bajo una lógica sistema educativo en Chile. pero tampoco como un sentido de los derechos preguntarse contra qué se alzó. individuos y no los individuos
el Estado carece de título
individual. Véase, por ejemplo, Jofré “mito”. Es una forma de “inalienables” es necesario para el Estado. Cuando el
(1987:212). expresar la idea (liberal) de invertir las cuestiones: no se La respuesta es relativamente clara: el hos- Estado falla en la protección para exigirle obediencia
4. Tales son los que, en la que arranca el neoliberal: trata de que la tesis (1) de de esos derechos, pierde toda y la ley a su respecto es
el discurso económico, que la legitimidad del que son inalienables tenga tis –enemigo u antagonista– del liberalismo era autoridad y los individuos opresión. Por esto, aunque
para un Estado neoliberal la
se denominan “costos Estado se funda en que la consecuencia de que (2) la monarquía, el antiguo régimen. Por eso en la pueden (están legitimados
desigualdad es irrelevante,
de transacción”. En protege los intereses de no puedan ser cedidos, sino para) “reformarlo o abolirlo”.
este contexto, el más los individuos, que son al revés: la idea de que reflexión liberal clásica no hay discusión acerca la pobreza sí es un
notorio de estos costos anteriores. Cada individuo (1) no es racional para los problema.
es, desde luego, evitar “contrata” estratégicamente, individuos deshacerse de del Estado de bienestar, la redistribución, etc.
la autoexcepción, lo que persiguiendo su interés ellos se expresa diciendo Por cierto, que los autores liberales clásicos no
es tematizado a veces particular, y de la suma (es que (2) son inalienables.
“problema del free-rider”. decir, de la generalización) discutan un problema no quiere decir que de
10 Revista Trama • Artículos — 11

«El problema es que la teoría


piedad privada es comparada desfavorablemen- de constituir un hostis políticamente relevante.
construida por el liberal para luchar te con la caridad, mientras los liberales la veían Y como los conceptos políticos son polémicos,
contra la tiranía y la arbitrariedad como una alternativa a las confiscaciones regias. es decir se formulan para dar contenido a oposi-
Las actitudes instrumentales son contrastadas ciones concretas, el hecho de que una posición
ha sido capturada por quienes con las actitudes morales, pero ellas parecen resulte vencedora, es decir, derrote completa-
más atractivas cuando se oponen, como lo eran mente a su hostis, la hace irrelevante. Victorio-
hoy defienden el privilegio. Los
en los siglos XVII y XVIII, al derroche y el exhibi- sa, la teoría formulada se transforma entonces
antónimos, no son sustituidos cionismo cortesanos. Similarmente, los derechos en una pieza de museo que sobrevive en los
son contrastados con los deberes, una oposición manuales de teoría política. Ha quedado va-
arbitrariamente por los críticos: los que hace que los primeros parezcan mezquinos cante. Y una teoría vacante es una teoría que
antónimos los cambia la historia.» y egoístas. Los opuestos originales de la idea de está disponible para el momento en que surja
derechos, sin embargo, eran la tiranía, la esclavi- una nueva oposición a la que pueda dar con-
tud, la crueldad […]. El contrato o intercambio es tenido. El neoliberalismo es la apropiación de
contrastado al altruismo recíproco. Pero el opues- la teoría liberal para hacer frente a un hostis
to al intercambio no era solidaridad sino una re- distinto (del siglo XX): el socialismo y el Esta-
que opera en el plano de las ideas, y la entiende fuerza emancipadora, “una nueva etapa de pro- lación en la que una de las partes era enteramen- do de bienestar.
como una de implicación (a lo más) o de com- greso político”, como lo llamaron Marx y Engels te sacrificada a la otra” (Holmes, 1993:253). Pero entonces resulta que el neoliberalismo
patibilidad (a lo menos) entre dos conjuntos de (1981) en El Manifiesto Comunista. Holmes cree que esto muestra la incompren- es neo-liberal solo en un sentido teórico (en el
ellas (el de las ideas identificadas como “libera- Este punto es especialmente importante, sión o la mala fe de los críticos del liberalismo, plano abstracto de las ideas) no en un sentido
les” y el de las identificadas como “neoliberales”). porque los conceptos políticos adquieren su sig- que ponen en boca del liberal lo que este no político (en el plano concreto de las oposiciones).
Pero políticamente hablando, lo que interesa es nificado a la luz de oposiciones concretas y este quiere decir. Pero Holmes aquí yerra el blanco, Sustituidos los antónimos al hacerse las oposi-
el liberalismo como tradición, es decir, como na- problema es precisamente uno de oposiciones a pesar de haber identificado agudamente el ciones liberales originales políticamente irrele-
rrativa. Políticamente hablando, la cuestión de la concretas: una teoría política que surgió para problema (la sustitución de antónimos). El pro- vantes, ¿qué es lo que define a la tradición liberal
relación entre liberalismo y neoliberalismo es si afirmar la libertad frente al tirano ha devenido blema no es el del liberal al que sus críticos, sus- hoy? ¿El término que el liberalismo clásico acuñó
el sentido político de la tradición liberal es uno en una que afirma que el ciudadano que paga tituyendo los antónimos, hacen decir lo que no para oponer a su antónimo (competencia, escep-
que puede ser apropiado por el neoliberal. impuestos para algo más que financiar la poli- quiere decir. El problema es que la teoría cons- ticismo, propiedad privada, acción instrumental,
Y como ser hoy neoliberal es asumir una posi- cía y los tribunales es oprimido como el que está truida por el liberal para luchar contra la tiranía derechos, contrato), o la oposición a la forma ac-
ción a la derecha del espectro político, uno bien sujeto al tirano. Y como una visión socialista y la arbitrariedad ha sido capturada por quienes tual de esos antónimos (monopolio, fanatismo,
puede preguntarse si el liberal de antaño, que necesita estar de acuerdo con lo primero pero hoy defienden el privilegio. Los antónimos, no confiscaciones que dejan al individuo expuesto
se ubicaba a lo que desde la Revolución France- rechazar lo segundo, es crucial determinar si la son sustituidos arbitrariamente por los críticos: a la arbitrariedad del gobernante, derroche y ex-
sa llamaríamos “izquierda”, es efectivamente el segunda idea es un corolario de la primera (de- los antónimos los cambia la historia. hibicionismo, tiranía, sacrificio de unos a otros)?
antecesor del neoliberal de derecha actual. Para terminar si son, en rigor, separables). Mirando los antónimos originales es posible Porque el monopolio sancionado por el mo-
responder esta pregunta, es imprescindible con- Para hacerlo, nos ayudará considerar la idea entender por qué el liberalismo fue efectivamen- narca fue derrotado por el liberalismo, pero hoy
siderar que las posiciones políticas son posicio- que Stephen Holmes llama “sustitución de an- te una fuerza emancipadora. Las instituciones li- su equivalente reaparece en la forma de con-
namientos concretos, que implican determi- tónimos”. Holmes reprocha a los críticos del libe- berales tienen una dimensión liberadora porque centración del capital, producido por el merca-
nadas oposiciones. Esto es lo que quiere decir ralismo que sistemáticamente lo malentienden permiten el tránsito de una sociedad en la que la do; el fanatismo contra el cual es políticamente
que los conceptos políticos sean constitutiva- (por ignorancia o mala fe), tergiversando sus posición de cada uno estaba fijada por su estatus urgente luchar ya no es el fanatismo religioso
mente polémicos. conceptos centrales por la vía de sustituir sus a otra en que queda fijada solo por el contrato. que ha devenido marginal aunque vociferante,
respectivos antónimos: Ellas disuelven los vínculos tradicionales. El li- sino el fanatismo neoliberal que, escéptico res-
— Oposiciones concretas. Sustitución de antónimos “La idea liberal de competencia es rutinaria- beralismo es la oposición al monopolio, el fana- pecto de la posibilidad de que la deliberación
El enemigo del liberalismo era el antiguo régi- mente denigrada por la vía de contrastarla con tismo, las confiscaciones que dejan el individuo política pueda ser sobre lo que va en el interés
men. El liberalismo se alzó en nombre de la li- el amor fraterno. Para el liberalismo clásico, sin expuesto a la arbitrariedad del gobernante, el de- de todos, la entiende como negociación entre in-
bertad de cada uno en contra de un sistema que embargo, el antónimo principal de la competen- rroche y el exhibicionismo, la tiranía, el sacrificio dividuos autointeresados, cada uno de los cuales
ahogaba la libertad, asignando a cada individuo cia no era amor sino monopolio [...] Los antilibe- de unos (“inferiores”) a otros (“superiores”). busca manipular al otro para obtener sus fines;
un lugar, un estatus que se entendía “natural” o rales oponen al escepticismo la sabiduría moral. Pero, desde luego, entre liberalismo y neolibe- la amenaza para la libertad ya no son las expro-
“tradicional”. Desde el punto de vista del antiguo El antónimo original de la duda liberal era, sin ralismo hay un evento importante: la derrota de piaciones regias, sino la enorme diferencia de
régimen, el liberalismo fue indudablemente una embargo, la falsa certeza y el fanatismo. La pro- la monarquía. Al ser derrotada, la monarquía dejó poder entre ricos y pobres, construida sobre una
12 Revista Trama • Artículos — 13

propiedad privada que no puede ser vista hoy 10. En efecto, lo que
une a neo-liberales y al
como protección de la libertad sino de la rique- conservadurismo religioso
za, y deja al individuo expuesto a la arbitrarie-
02.
no está en la teoría. La
representación abstracta del
dad de los dueños. Hoy el derroche es entendi- mundo que anima –v.gr. a
los legionarios de Cristo–

La desvinculación.
do como estratégicamente conveniente (hasta está en las antípodas de la
tiene una explicación neodarwiniana). Y para que anima al neoliberal.
La respuesta solo puede
qué hablar de la tiranía y del sacrificio de unos estar en las oposiciones

Lo político/social
concretas: lo que los hace
a otros: portando sus derechos naturales, ricos aliados es que comparten un
y pobres pueden dormir bajo los puentes de Pa- hostis. Así, el neoliberalismo
es conservador en un

como dispositivo
rís, mientras las condiciones de competencia en sentido que lo alinea
en intereses con el
una economía globalizada presionan constante- conservadurismo religioso.
mente a la baja la protección laboral, porque las Lo que tiene de conservador

gubernamental
el neoliberalismo es que
condiciones que deben ser creadas para que las acepta la desigualdad
como un hecho natural,
empresas puedan competir con éxito coinciden consecuencia de que, en
con las que son necesarias para asegurar al due- tanto recursos, unos son
mejores que otros (más
ño del capital el mayor retorno posible. “productivos”).
— Luna Follegati.
Cada par de conceptos ha cambiado su conte- Licenciada en Historia,
nido. Respecto de cada uno de ellos, el concepto Magíster en Comunicación
Política. Académica
que para el liberalismo clásico era emancipador USACH. Trabajó en el
Centro de Investigación
(y que hoy el neoliberalismo defiende con en- de Género Universidad
tusiasmo) ha devenido su propio antónimo; ha de Chile. Militante de la
Izquierda Libertaria.
terminado por reproducir lo que originalmente
pretendía combatir. En estas condiciones defen-
der el concepto original introducido por el libe- Desde el regreso de la democracia, el sistema ca que desbordó al Estado de Compromiso, la
ralismo es abandonar la teoría liberal. Por esto neoliberal se ha sostenido fundamentalmente democracia transicional ha operado como un
no es raro que los sucesores de los enemigos mediante la presión de los grupos económicos régimen estabilizador que administra la des-
originales del liberalismo (es decir, los suceso- políticamente representados por el bloque en vinculación interna del pueblo chileno, como
res de los defensores del antiguo régimen), sean el poder. Esto se ha traducido en un enclaus- también sus capacidades deliberativo-resoluti-
hoy los aliados del neoliberalismo. Solo así se tramiento transversal de las disputas políticas vas (lo político) y las formas en que se atienden
hace transparente lo que de otro modo sería in- al interior de la esfera estatal. La formación de los asuntos en común (La Política). De ahí que,
comprensible: que el aliado político del neolibe- Referencias alternativas de izquierda no depende solo de más allá de denunciar la articulación clasista del
ralismo sea hoy el conservadurismo religioso, el una crítica estructural a la economía e ideología empresariado y la derecha, es necesario pensar
Atria, F. (2013) Veinte Años Después, Neoliberalismo con
paradigma del enemigo original de la tradición Rostro humano. Catalonia, Santiago. neoliberal, sino que debe prestar mayor aten- los lindes de la política actual, pues es tanto en
liberal (las llamadas “dos caras” de la derecha) .
10
Hobbes, T. (1987) Leviatán. Fondo de Cultura Económica, ción a la administración política con que la ex ella, como en lo social, donde debemos recompo-
Por eso, la manera de pensar en el socialismo México. Concertación y Alianza han intentado sostener ner la doble articulación que impide dicotomizar
para nuestra época es comenzar desde las oposi- Holmes, S. (1993) The Anatomy of Illiberalism, MA: el dispositivo de enclaustramiento estatal de la la construcción del socialismo “desde abajo” o
Harvard University Press, Cambridge.
ciones concretas. El neoliberal se viste con un ro- política y la despolitización de lo social. “desde arriba”. Es un desafío para la izquierda no
paje que no le pertenece, cuando es visto a través Jofré, G. (1987) “El sistema de subvenciones en Ya el Estado Nacional Popular, del breve y fra- solo articular las formas de comprensión de la re-
educación: La experiencia chilena”, en: Estudios Públicos
del lente de las oposiciones, no de las ideas abs- N°18, Santiago. casado periodo desarrollista, intentó –vía pacto so- lación político/política, sino que, a la par, elaborar
tractas. Hoy los enemigos de la tradición liberal, Marx, K. (1981) El Manifiesto Comunista. Editorial Ayuso, cial– obturar las capacidades deliberativas y reso- una propuesta que destruya las construcciones
o de lo que fue importante y emancipatorio en Madrid. lutivas proyectadas por el demos chileno hacia un teóricas, políticas y discursivas que han forjado
ella, son quienes mantienen la teoría en las con- North, D. C. (1990) Institutions, Institutional Change nuevo tipo de espacio público vinculante. En ese una inmunización de “lo político” (instituyen- 1. Sobre este concepto ver:
and Economic Performance. Cambridge University Press, Miliband, Ralph (1991).
diciones actuales, y sus herederos legítimos son Cambridge. espacio, la “forma Estado” estaba siendo plegada
1
te) por “la política” (instituida). En este sentido,
quienes buscan reformular los conceptos para hacia la vida-en-común, mediante una doble arti- atestiguamos un proceso de “expropiación” de la 2. Ejemplo de esto es la
Smith, A. (1994) Investigación sobre la Naturaleza y falta de una legislación
luchar contra las nuevas formas de los viejos an- Causas de la Riqueza de las Naciones. Fondo de Cultura culación de lo instituido y lo (co)instituyente que agencia política2, articulado por la sustracción de sindical adecuada, la
Económica, México. carencia de democracia
tagonismos. Esa es, a nuestro juicio, una mane- llegó a ser nombrada como Poder Popular. la capacidad deliberativa del pueblo, aumentan- en las instituciones
ra especialmente fértil de pensar un socialismo Vargas Llosa, M. (1999): El liberalismo entre dos Si la dictadura militar intentó desbaratar do así las brechas entre el bloque en el poder y la educacionales y la
milenios, [Recurso electrónico: http://www.elcato.org/ demanda por los de
que mire a nuestra época. —Rt el-liberalismo-entre-dos-milenios]. esta forma de organización y acción políti- sociedad. Esa será nuestra primera entrada. derechos sociales.
14 Revista Trama • Artículos — 15

«En este sentido, atestiguamos un

proceso de “expropiación” de la
para la desvinculación entre lo social y político, “El fin de la ‘vía chilena al socialismo’ anun-
agencia política, articulado por
al despojar los medios que permiten “tomar par- ciaba la instauración hegemónica de un con-
la sustracción de la capacidad te” en la decisión de los destinos de la sociedad. cepto de lo político estrictamente acotado a la
Separación deliberada, instrumental, de lo social administración y gestión del capital global y su
deliberativa del pueblo, y lo político, donde lo político se enclaustra en patrón de acumulación flexible. Así mismo, la
P O L Í T I C A la política y “lo social” se presenta como no-po- Unidad Popular, ese doloroso ‘error de juventud’,
aumentando así las brechas
lítico. La peculiaridad de los escenarios liberales comenzaba a concebirse como expresión de un
entre el bloque en el poder y radica en la forma en que la neutralización de lo ingenuo populismo latinoamericano” (Villalo-
político se articula desde la esfera estatal, gene- bos-Ruminott, 2013:101).
la sociedad. Esa será nuestra
rando una vinculación en base a una supuesta En resumen, el análisis de la polarización so-
primera entrada.» coordinación de los intereses de clase, cuyo ejer- cial confluye en una perspectiva que se apareja
cicio se establece desde el Estado. Si lo social lo con la aseveración de una sociedad sobre-ideolo-
comprendemos como el espacio donde radica la gizada, con complejos problemas del campo po-
posibilidad de decisión y capacidad deliberativa, lítico para realizar la representación como “su”
lo político sería la zona conflictiva de la decisión función propia y diferenciada.
y capacidad deliberante de la sociedad. El segundo elemento surge de la desvincula-
ción de lo social y lo político, articulado bajo la de-
— Lo político y la Democracia en el Chile reciente. manda de una democracia consensual, cuya idea
3. Esta estaría dada — Lo político y la política en el contexto Neoliberal nerando “un modelo de regulación, es decir, la Si bien el ejercicio de análisis implica retrotraer- se dibuja en la misma dictadura y se materializa
por el carácter propio
del capitalismo en su Al preguntarnos por los adversarios de la izquier- instalación de un conjunto de mediaciones e nos a los cimientos del sistema jurídico-político en la transición. Más que una redemocratización
incapacidad “Estructural da, apuntamos de forma correcta hacia aquellos instituciones para administrar dentro de los lí- soberano, (Agamben, 2003, 2005, 2007) es perti- de la sociedad, contemplamos un escenario que
para reproducirse a sí mismo
exclusivamente a partir de actores políticamente articulados en la ex Con- mites aceptables las contradicciones y conflic- nente acotar nuestra visión a la historia reciente. grafica una nueva democracia, vaciada ya del
las relaciones mercantiles
y de intercambio que certación y Alianza. Sin duda, es un escenario tos inherentes al nuevo régimen de acumula- Tres serán los mecanismos que se vinculan en componente antagonista, donde la conceptua-
generaliza y mundializa provechoso para profundizar transversalmente ción” (Leiva, 2010:15). nuestro análisis. lización de transición7 establece a lo menos tres
con su expansión” (Leiva,
2010:7). el neoliberalismo usando el espacio estatal. Lo Es en este escenario donde problematizamos Por una parte, han sido diversas las tesis que dimensiones: un proceso de adecuación y reaco-
4. En el texto señala: “El que una estrategia de izquierda debe partir ex- la relación entre lo político y lo social. Como se- se han levantado para comprender este proceso, modación de las estructuras dictatoriales escu-
concepto del Estado supone plicando es: cómo la promesa concertacionista ñala la conocida tesis de Carl Schmitt (2009), lo entre ellas, la reflexión donde el Golpe aparecía dadas en la Constitución de 1980 (los enclaves);
el de lo político. De acuerdo
con el uso”. (Schmitt, 2009: de revertir la condición neoliberal economizante político y el Estado se superponen4. Lo político, como la síntesis de un proyecto agotado, debido una paulatina economización de aspectos cada
49). 5. Por ejemplo: José Joaquín
implantada por la dictadura, ha logrado legiti- desde el autor, aparece al momento de distin- a la polarización de la política chilena , al debi-
5
vez más diversos de la vida y las relaciones so- Brunner (1981); Eugenio
Tironi (1998).
mar precisamente la operación contraria. Desde guir entre amigos y enemigos. Teoría que, des- litamiento del sistema de representación y a ciales8; y la capacidad de cooptación por parte de
esta perspectiva, la promesa de reversión estaba mitificando el concepto procedimentalista libe- la sobre-ideologización de la sociedad (Villalo- la política estatal del germen político incipiente 6. Véase Brunner, José
Joaquín (1988); Garretón,
fundada en un llamado a “economizar” la vida ral de la democracia, la re-mitifica al proponer bos-Ruminott, 2008). Tesis provenientes de una contenido, tanto en las formas clásicamente rei- Manuel Antonio (1984);
Tironi, Eugenio (1984).
común de la polis. la noción de un pueblo identificado como un renovada izquierda , sitúan el agotamiento del
6
vindicativas, como en la recomposición del teji-
Es necesario acotar que el capitalismo no solo “nos-otros” sin antagonismos de clase. Junto sistema representacional anterior al 73’ debido a do social surgida desde las movilizaciones del 82’ 7. El mismo vocablo
“transición” apela a un
requiere ampliar el campo de lo mercantilizable con Schmitt, Mouffe (2007) apunta a la cons- la radicalización de las demandas sociales, junto en adelante. La dicotomía dictadura-democracia proceso temporal de cambio
de estado o situación,
(salud, educación, medio ambiente), sino tam- trucción adversarial de lo político bajo el modelo con un enaltecimiento de la estabilidad consti- establece una noción para que el despojo de la apuntando a una idea de
bién trascender las formas de su reproducción, agonístico en tanto dimensión característica de tucional chilena durante el período 25’-73’ que se acción política se vuelva una condición de po- futuro inconcluso que se
desprende de un marco
basadas en la pura circulación de mercancías y las sociedades humanas. Lo peculiar, argüirán vio mermada por la inestabilidad creciente del sibilidad para la readecuación democrática. La político definido por un
sistema electoral binominal.
su proliferación . Esto finalmente, apunta a una
3
autores como Mouffe o Espósito (1996, 2006), sistema político. Esto posibilitará un análisis au- noción normativa que le secunda establece una
rearticulación de los procesos de acumulación es justamente el contenido conflictual de lo po- toflagelante sobre los errores cometidos en las visión administrativa de la política estatal, pers- 8. La matriz del cual se
levanta de las nociones
con la producción de subjetividades “apropiadas lítico, siendo una dimensión constitutiva y ne- formas de concebir y articular la política. Tópicos pectiva que propicia un atrincheramiento de de mercado-desarrollo-
desideologización se
que […] luego de un tiempo se van encarnando cesaria para su comprensión en los escenarios como autoritarismo/democracia se articulan, la labor de los partidos tradicionales al amparo realiza en pos de un
en nuevas relaciones sociales y nuevos com- contemporáneos. Distanciándonos de Schmitt en tanto dicotomías, que versan sobre las nue- del sistema binominal. La elaboración de tales estigma democrático. Como
lo señala Frei: “[…] [L]
portamientos” (Leiva, 2010:7,8). La democracia en cuanto a su perspectiva en relación al Estado vas características de la política chilena, dando discursos –devenidos en hegemonía– establece a democracia será mejor
y más auténtica cuando
chilena busca legitimar un orden cuyo origen y el carácter decisionista de este, consideramos cuenta de la crisis que atravesaban los enfoques una epistemología de la transición que se articu- más y más ciudadanas y
constitucional, en 1980, da cuenta de las formas que la democracia contemporánea postdicato- tradicionales. El filósofo Sergio Villalobos-Rumi- la como dispositivo de gobierno, comprendiendo ciudadanos participen del
esfuerzo productivo de toda
de reestructuración capitalista y neoliberal, ge- rial se configura como un escenario particular nott señala al respecto: este último como el “conjunto heterogéneo, que la nación” (Frei, 1999:36).
16 Revista Trama • Artículos — 17

incluye virtualmente cualquier cosa, lo lingüísti- mentales cuya emergencia se vislumbra en desafía el espacio consensual establecido en la
Referencias
co y lo no-lingüístico, al mismo título: discursos, dictadura, pero su legitimación solo fue posi- medida que articula una demanda; desde “la po-
instituciones, edificios, leyes, medidas de policía, ble cuando la democracia la hizo viable. Ello lítica” como un espacio vaciado de politicidad. Agamben, Giorgio (2003) Homo sacer i. El poder

proposiciones filosóficas, etc. El dispositivo en sí requirió de la desarticulación del incipiente teji- Una tercera arista se abre respecto de lo social, soberano y la nuda vida. Ed. Pre-Textos Valencia.
_______________ (2005) Lo que queda de Auschwitz. El
mismo es la red que se establece entre estos ele- do social desarrollado en los 80’s, despejando el cuando se concibe como un espacio caracteriza-
archivo y el testigo. Homo Sacer iii. Ed. Pre-textos. Madrid.
mentos” (Agamben, 2011). Saberes en suspenso contenido político de la demanda, arguyendo el do por el distanciamiento de la política tradicio- _______________ (2007) Estado de Excepción. Homo
que intentan adaptarse a las necesidades flexi- pasado politizado de la up y la fragilidad institu- nal, comprendida desde los partidos políticos. Sacer ii.1. Ed. Adriana Hidalgo. Buenos Aires.

bles de legitimación, logrando con gran facilidad cional de la postdictadura. La síntesis del proceso Desde esta perspectiva, las tres vertientes de _______________ (2008) El Reino y la Gloria. Una
genealogía teológica de la economía y del gobierno. Homo
establecer una normativización desde los dis- conforma un retorno a la democracia donde más análisis comprenden lo social en tanto espacio
Sacer ii.2. Ed. Adriana Hidalgo. Buenos Aires.
cursos transicionales. El pensamiento excepcio- que la restitución de la capacidad deliberante y contrapuesto a lo político. El problema nos lleva _______________ (2011) “¿Qué es un dispositivo?” En:
nal de la dictadura militar fue, en este sentido, acción política, se subsumió en una reconfigura- a las bases mismas del mecanismo que elabora Sociológica, año 26, número 73, pp. 249-264 mayo-

acomodaticio al artejo de la transición. ción de carácter económico condicionada por el dicha declaración: la necesidad del sistema de- agosto.
Brunner, José Joaquín (1981) Cultura Autoritaria en
La tercera arista advierte la reconfiguración crecimiento del mercado: la movilización y la re- mocrático de administrar un orden, privatizan-
Chile. flacso. Santiago de Chile.
paradojal de la promesa democrática, donde composición del tejido social parecieron estéri- do las relaciones sociales donde la disputa social _________________ (1988) Un espejo trizado. flacso.

esta última sugería una restitución de los esce- les frente a las nuevas formas consumistas. Cabe está más vinculada a la demanda económica Santiago de Chile.

narios republicanos tradicionales de la política recalcar que la desvinculación de lo político y que a los derechos sociales, por cierto inherentes Espósito, Roberto (1996). Confines de lo político. Ed.
Trotta. Madrid.
chilena, volviéndose más bien una reconfigu- lo social como dispositivo gubernamental se a la promesa democrática liberal.
______________ (2006) Categorías de lo impolítico. Ed.
ración de los intereses de la élite bajo la noción entreteje en un enjambre de procedimientos La democracia transicional ha demostrado Katz. Buenos Aires.
gubernamentalizad de la distinción político/ políticos, culturales y económicos9, donde el 9. El objetivo de ello cómo se establece en tanto gobierno de una éli- Foucault, Michel (2009) Seguridad, Territorio,
es establecer un cierto
social. Por gubernamentalidad comprendemos lenguaje político queda superpuesto en un espa- grado de unificación y te económica y política. Cómo se administra la población. Ed. Fondo de Cultura Económica. Buenos Aires.
Frei, Eduardo (1999) “Discurso Presidencial. 21 de
el conjunto de procedimientos, instituciones, cio tecnificado, expropiando así a la sociedad de homogenización en los desigualdad mediante el acceso a los servicios
proyectos, perspectivas y mayo 1999”. [Recurso electrónico: http://historiapolitica.
saberes, cálculos, tácticas, técnicas y prácticas de sus propios términos políticos. directrices políticas, morales y recursos, y cómo demuestra su inoperancia bcn.cl/mensajes_presidenciales].
y sociales. El desarrollo
subjetivación vinculadas con el Estado. Foucault de una racionalidad en intentos infructuosos de solventar una con- Garretón, Manuel Antonio (1984) Dictaduras y

señala al respecto: “Sociedad, economía, pobla- — Resituar lo político: apuntes para un cierre gubernamental estaría tradicción inherente a su propia conformación. democratización. flacso. Santiago de Chile.
dado por el procesamiento Leiva, Fernando (2010) “Acumulación, cohesión
ción, seguridad, libertad: esos son los elementos La pregonada despolitización de la sociedad de la realidad, el cual es Hoy, corregir los fundamentos mismos de esa
manejado por tecnologías social y subjetividad en el capitalismo latinoamericano
de la nueva gubernamentalidad cuyas formas, puede ser leída –desde nuestros términos– como políticas, mediante elaboración de “la política” parece un método contemporáneo. El aporte de la economía política cultural
creo, aún conocemos en sus modificaciones una forma de administración de lo político, ba- agencias, instituciones, inviable en un contexto carente de legitimidad. crítica”. Ponencia preparada para la mesa Aportes de la
procedimientos, formas
contemporáneas” (Foucault, 2009:405). La des- sada en el consenso institucional, cuyo objetivo legales, políticas públicas, Esta reflexión ha enfatizado en cómo se ha Economía Política Cultural Crítica al estudio de América
por mencionar algunos Latina de la Asociación Centro-Americana de Sociología
vinculación político/social posee su origen en la es el de establecer un sistema de dominación aspectos. posibilitado el verdadero gobierno por parte de
(acas), 4-6 de Agosto de 2010, San José, Costa Rica.
construcción del Estado moderno, restringiendo que permanezca indefinidamente en el tiempo las élites económicas de nuestro país: es con la Miliband, Ralph (1991) “Réplica a Nicos Poulantzas”.
en el Estado la capacidad de la toma de decisión mediante la construcción de dispositivos guber- intencionada forma de comprender lo político, En: Horacio Tarcus (comp.), Debates sobre el Estado

desdibujando la participación de la sociedad ci- namentales. Para ello, el gobierno de turno en como se ha podido asegurar la solvencia del mo- Capitalista/1. Ed. Imago Mundi. Buenos Aires.
Mouffe, Chantal (2007) En torno a lo político. Ed.
vil. Foucault enfatiza: “La sociedad civil es lo que conjunto con la élite económica operan estable- delo neoliberal. Una política de izquierda debie-
Fondo de Cultura Económica. Buenos Aires.
el pensamiento gubernamental, las nuevas for- ciendo la vieja práctica de cooptación de las de- se abogar por la superación de la distinción polí- Schmitt, Carl (2009) El concepto de lo político. Versión
mas de gubernamentalidad nacidas en el siglo mandas y reivindicaciones políticas mediante la tico/social, donde los adversarios serían aquellos de Rafael Agapito. Alianza Editorial. Madrid.

xviii, ponen de manifiesto como correlato nece- institucionalización del conflicto: a saber, aquel conglomerados que sostienen la separación de Tironi, Eugenio (1984) La Torre de Babel, ensayos de
crítica y renovación política. Ed. sur Profesionales, Santiago.
sario del Estado” (Foucault, 2009:400). mecanismo que reconoce la demanda pero la las esferas. Nuestro desafío es entonces poder
_____________ (1998) El Régimen Autoritario. Para una
En este sentido, la particularidad es cómo esa administra mediante la creación de espacios restituir la demanda política originaria: aquella Sociología de Pinochet. Ed. Dolmen, Santiago.
disociación se administra en el registro chile- institucionales (mesas de diálogo, comisiones o que apela a una comunidad deliberativa me- Villalobos-Ruminott, Sergio (2008) “Modernidad y

no contemporáneo. Así, la dicotomía dictadu- comités de expertos) que desvirtúan y desmo- diante la articulación y restitución de lo político Dictadura en Chile”. En: Revista Acontra Corriente, Vol. 6,
No. 1, Fall 2008, 15-49.
ra-democracia es modulada desde un aspecto vilizan el contenido político de la demanda. Así, por parte de lo social. —Rt
_______________________ (2013) Soberanías en suspenso.
institucional, donde Estado y mercado apa- lo social adquiere una doble dimensión: desde el Imaginación y violencia en América Latina. Ed. La Cebra.
recen bajo la rúbrica de tecnicismos procedi- gobierno se configura como una amenaza que Buenos Aires.
Revista Trama • Artículos — 19

03.
La tarea de la
izquierda ante — Rebeca Gaete.
Ingeniera Civil Industrial de

la derecha y sus
la Universidad de Chile. Fue
Secretaria General FECH el
2013. Miembro del Comité
Central de las Juventudes

cómplices
Comunistas de Chile.

No es extraño observar en la opinión pública un de quién. Evidentemente la diferencia no radica


rechazo latente y generalizado hacia la ideolo- en la magnitud de la comparación entre grupos
gía y la política, tras lo que se evidencia la fuerte de izquierda, sino en que mientras un debate es
influencia del gremialismo de Jaime Guzmán, de carácter ideológico y responde a la necesidad
base de la actual Constitución, del modelo edu- de definición de una táctica y estrategia para el
cacional y de la sociedad. A la par de esta des- trabajo político propio de todo partido, colectivo,
politización, se invisibiliza el origen de la des- movimiento y agrupación de izquierda; el otro
igualdad, se debilita la democracia, se pierde la responde a un interés más bien estético e intras-
conciencia de clase, predomina la desunión y cendente para el quehacer de aquellos, poten-
las organizaciones se vacían. Es decir, gana el ciado por el desarrollo de una política visceral, y
neoliberalismo, gana el individualismo y gana originado y reproducido por la suma de volunta-
«...es necesario aclarar la derecha. rismos individuales dominados por la soberbia,
Como parte de esta sociedad, la izquierda que dista bastante de lo que es un esfuerzo co-
la diferencia fundamental
chilena no está al margen de esa influencia, la lectivo de organización.
entre dos debates que se manifiesta en el rechazo a las definicio- Del primer debate se deriva la definición de lo
nes ideológicas, en el aprovechamiento del des- que es izquierda y derecha, principio básico para
que comúnmente son crédito del Partido como herramienta de trans- determinar la correlación de fuerzas en las que
confundidos. Por un lado, formación política, en la desvinculación de los se implementará la política para cada periodo,
trabajadores y en el abandono de la lucha de es decir, para definir, evaluar y proyectar la fuer-
el de resolver quién es y clases, elementos que caracterizan a distintos za propia, la de la contraparte y la gestación de
colectivos de izquierda de este siglo. políticas de alianzas acorde a las necesidades de
quién no es de izquierda en
Ante esto es necesario aclarar la diferencia cada momento.
contraste con la disputa de fundamental entre dos debates que común- Por su parte, el segundo debate es abierta-
mente son confundidos. Por un lado, el de resol- mente contraproducente con el avance y conso-
quién está a la izquierda de ver quién es y quién no es de izquierda en con- lidación de las fuerzas de izquierda y sus apues-
quién.» traste con la disputa de quién está a la izquierda tas, y tergiversa, precisamente, la identificación
20 Revista Trama • Artículos — 21

del adversario político, yendo en directo detri- fuerza y sin debate alguno como esta impone chilenos en la política. Sin embargo, es un rol nacional, histórica y vinculada a la sociedad y, por
mento de la necesaria unidad dentro de aquellas. una Constitución profundamente neoliberal, de crucial de la izquierda politizar las demandas lo mismo, terminan destruyendo o entorpecien-
La definición de una ideología como sustento la que se desprende y la que hace prevalecer has- que en ellos se presentan, pues de otro modo do el camino avanzado por el resto de la izquierda,
de las organizaciones partidarias fortalece la co- ta el día de hoy la desigualdad, la rotura del teji- terminaremos potenciando la participación por dificultando la concreción de la anhelada unidad.
herencia, proyección y vigencia de las políticas, do social, la consagración del negocio en desme- la participación, espacio fértil para la inserción Es, precisamente, la enajenación por parte de
cuando se realiza sobre la base de un análisis dro de los derechos, la despolitización, el triunfo de la derecha y sus estratagemas en la organi- estos sectores de la izquierda respecto del nivel
histórico y profundo respecto de cómo se desa- del individualismo y, en definitiva, el quiebre de zación social. de indignidad al que el neoliberalismo somete al
rrollan las sociedades que se pretenden transfor- la democracia. Es en función de esa realidad y ante esa de- pueblo chileno, lo que los hace desestimar el va-
mar, y no meramente sobre una visión coyuntu- Este es el contexto que enfrenta la izquierda recha que la izquierda se plantea la disputa del lor que tiene, por ejemplo, que 200.000 jóvenes
ral. Esta práctica, catalogada de anacrónica por chilena posdictadura: un país sumido en la apa- poder y la acumulación de fuerza. Se trata de un estudien gratis en el sistema de educación supe-
parte de fuerzas de izquierda que se plantean a tía y en la desinformación, donde el poder eco- proceso complejo cuyo surgimiento no puede rior, que se eliminen las cortapisas de la sindicali-
sí mismas a partir del concepto de la “nueva polí- nómico mantiene sus privilegios de dominación esperarse a partir de la generación espontánea, zación, o iniciativas como la Farmacia Popular de
tica”, constituye un ejercicio de formación y pre- sustentado en la institucionalidad que la dicta- y que requiere construcción sobre la base de un Recoleta. Estos ejemplos constituyen avances con-
paración para enfrentar la difícil tarea de la iz- dura dejó como legado, obstaculizando delibera- trabajo que no nace ni debe terminar en este cretos e indudables en el camino a la conquista del
quierda. Por otra parte, prescindir de ella le facilita damente el surgimiento de la izquierda –a partir período. Por ello es que existe la necesidad de poder por parte de la izquierda y su consecuente
la tarea a la derecha, cuyos fundamentos son, como de mecanismos como el Sistema Binominal, la generar convergencias con el centro político, au- implementación programática en favor de las ma-
siempre lo han sido, profundamente ideológicos. educación particular subvencionada, la preca- nando compromisos por reformas estructurales yorías, reafirmándose, sus críticos, como una opo-
En otras palabras, resolver y reivindicar la riedad sindical, el monopolio de los medios de que sean capaces de hacer retroceder al neolibe-
claridad de lo que es derecha e izquierda po- comunicación masiva, entre otros–, y propician- ralismo al tiempo que se fortalece la democracia.
lítica es una necesidad que fortalece a esta do una idiosincrasia que posterga lo colectivo, la Y aquí es cuando aparecen las tachuelas en
última, mientras que el afán de comparación solidaridad, la conciencia de clase y la participa- un camino que ya va cuesta arriba. La impacien-
dentro de ella es un vicio que la debilita. ción política. cia de los que quieren todo aquí y ahora, la mio-
Así, se puede identificar a la derecha como el No obstante este diagnóstico, la izquierda pía de quienes no ven un camino que supere a la «...la izquierda solo tiene una cosa
adversario político de la izquierda por excelen- cuenta con la ventaja de la existencia de un coyuntura, la irresponsabilidad de la apuesta del
cia: aquella que esconde sus intereses bajo el ale- espacio remanente que le es propio y que la todo o nada, la ingenuidad del voluntarismo que que aprender: la correlación de
ro de la despolitización. Esa misma que disfraza derecha aún no ha sido capaz de acaparar: la pretende triunfar sin planificación ni estrategia,
fuerzas es adversa y se requiere
de libertades individuales a la precarización de organización social. Si bien debilitadas, las orga- la mezquindad de priorizar la acumulación de
los derechos sociales; de terrorismo y delincuen- nizaciones sindicales, vecinales y estudiantiles una fuerza particular por sobre la conquista de mucho más que un discurso
cia a la manifestación pública del descontento aún se construyen hegemónicamente desde la la demanda, y la banalidad de ser oposición no
social; de defensa de la familia a la subyugación izquierda, lo que tiene la implicancia táctica de por contenido sino por imagen, son solo una ex-
vehemente para reconstruir a la
de la mujer; de equilibrio político a la sobrerre- que, sin lugar a dudas, la movilización social es presión de aquello. izquierda y ser alternativa de
presentación de la derecha; de gobierno militar la herramienta base de transformación. Sin ir más allá, la propia ventaja de la izquier-
a la dictadura; de error político a la delincuencia Lo anterior trae consigo un desafío adicional da a la que se aludió recientemente, represen- cambio.
empresarial y a la corrupción; de eficiencia a la para la izquierda, anteponiéndose al camino ta una dificultad para su crecimiento. Esto, en
Ante ello es necesario establecer
precarización de los derechos de los trabajado- que la derecha se abre en este espacio que tra- la medida en que al ser hegemonía en ciertos
res; de emprendimiento al usufructo del trabajo dicionalmente no le pertenece. En las últimas espacios de organización, la izquierda pierde que el único adversario de la
de otros; de crecimiento económico al enrique- décadas, se ha instalado un fenómeno social de vista la fortaleza que tiene la derecha en un
cimiento de los dueños de Chile; de incentivo a caracterizado por el surgimiento de movimien- plano nacional, y se ve inmersa en discusiones
izquierda es la derecha, pero
la inversión a la evasión tributaria, y de desarro- tos sociales que han aglutinado a importantes y proyecciones elaboradas exclusivamente a esta tiene cómplices: aquellos que
llo nacional a la imposición del neoliberalismo sectores de la población tras demandas especí- partir de debates sectoriales, como ocurre con
como modelo de sociedad. ficas y sectorizadas. Ejemplos de ello son el Mo- los colectivos universitarios que de a poco han definen como su enemigo táctico o
La derecha chilena, si bien es diversa y posee vimiento Medioambiental, el de la Diversidad levantado apuestas políticas fuera de sus espa-
estratégico a la propia izquierda.»
elementos en común con la derecha internacio- Sexual, el de Ciclistas Furiosos, el de Autocultivo cios, errando en los diagnósticos y sobrevaloran-
nal, tiene antecedentes de extremismo sin pre- de la cannabis, entre otros. El aporte de los es- do su propia fuerza.
cedentes, generados a partir del modo en que se pacios de convergencia que estos movimientos Este nivel de segregación de varios sectores
apropió de la institucionalidad desde la dictadu- han suscitado es invaluable para el avance de de la izquierda organizada, fomenta el desarro-
ra ideológica iniciada en 1973. Es a través de la la democracia y el involucramiento de las y los llo de discursos que carecen de una perspectiva
22 Revista Trama • Artículos — 23

04.
La mesa de
tres patas y la
racionalidad de
sición de la izquierda dentro de la izquierda. futuros procesos eleccionarios y se esté abriendo
Paso a paso, entonces, se va configurando cua- camino en los debates apostando a frenar las re-
litativamente una izquierda que se plantea en formas. De esto, la izquierda solo tiene una cosa — Álvaro Ramis.

los adversarios de
Doctor en Ética y
función y oposición a la propia izquierda, incluso que aprender: la correlación de fuerzas es ad- Democracia por la
planteando dicotomías entre lo nuevo y lo viejo versa y se requiere mucho más que un discurso Universidad de Valencia,
España. Académico USACH

la izquierda
como un reemplazo, en la modernidad, a las con- vehemente para reconstruir a la izquierda y ser y UAH. Pdte. del Centro de
Estudios Cultura Ciudadana.
tradicciones políticas históricas. Y, a pesar de que alternativa de cambio.
cuantitativamente estos sectores constituyen Ante ello es necesario establecer que el único
una minoría dentro de la izquierda, cuentan con adversario de la izquierda es la derecha, pero esta
innumerables escisiones dentro de sí mismos, lo tiene cómplices: aquellos que definen como su
que representa un escenario tragicómico, si se enemigo táctico o estratégico a la propia izquierda.
considera el contexto nacional descrito. Frente a esos cómplices, la izquierda debe
En este subcontexto, suele trivializarse la crí- fortalecerse, educándose desde la unidad y la
tica al infantilismo dentro de la izquierda y su experiencia, aprendiendo a perder el temor a la
consecuente funcionalidad a la derecha, la que ideología, a comprometerse con la práctica revo- “¿Por qué Chile no es una nación industrial, generar un marco de protección arancelaria y
–lejos de ser una denuncia arbitraria y capricho- lucionaria y a superar el discurso, a asumir con próspera y avanzada?”. Es la pregunta clave de regulaciones en contra de la colusión y los oli-
sa– es parte del propio análisis que Lenin realiza responsabilidad las consecuencias de la carencia del famoso ensayo “La mesa de tres patas”, que gopolios que permitiera resguardar a la naciente
de los adversarios involucrados en el proceso re- de un proyecto político incidente que se plantee Claudio Véliz publicó en 1963. En ese momento industria chilena y desconcentrar los mercados.
volucionario en Rusia. Así, los describe como el transformaciones para hoy y que se trace un ca- el Modelo económico de Industrialización por Estos tres nichos de resistencia eran los ex-
típico intelectual, pequeño burgués y desclasado mino estratégico para conquistar el poder político. Sustitución de Importaciones (ISI) aportaba a la portadores mineros del norte, los exportadores
que, con la majestuosidad de un Narciso enamo- Frente a la derecha, deben aunarse fuerzas izquierda un programa económico potente y de agropecuarios del sur y las grandes firmas im-
rado de sí mismo, terminan siendo los predicado- dirigidas al debilitamiento de cada una de sus gran alcance. Con matices y contrastes, este en- portadoras, generalmente situadas en Santiago
res pusilánimes de la vacilación. herramientas y su desplazamiento de todas las foque articulaba a distintos partidos y lograba y Valparaíso. La coalición de intereses económi-
Esto no es otra cosa que una crítica certera esferas de la sociedad. la adhesión de una parte amplia de la clase me- cos entre estos sectores suponía una barrera es-
(1) a la omisión en el análisis de la efectiva co- Quienes apostamos en los hechos a la con- dia profesional y de la gran masa de asalariados tructural poderosísima, lo que exigía una enor-
rrelación de fuerzas en la que se encuentra la iz- vergencia de todas las fuerzas políticas que se que aspiraban a cualificar su inserción laboral me capacidad de movilización y concentración
quierda, (2) a la falta de autocrítica, la autocom- pongan a disposición de hacer retroceder a la en el ámbito industrial. de fuerza política para derrotarla. Pero los parti-
placencia, la sobrevaloración de la fuerza propia derecha, estructural y electoralmente, hemos Si ese era un proyecto vigoroso, racional y ne- darios del programa ISI lograron la hegemonía
en desmedro de la unidad en la izquierda, (3) a entendido que tal disputa no permite exclusio- cesario, ¿por qué no era posible su plena imple- cultural y política en esta disputa. Incluso la De-
la falta de definición política y, por ende, de una nes. Los vicios dentro de la izquierda son una mentación? ¿Por qué Chile parecía ser un caso mocracia Cristiana, bajo el influjo de economis-
práctica que supere la coyuntura y, por último, consecuencia del modelo en el que como socie- de desarrollo frustrado, en la opinión de Aní- tas como Jorge Ahumada (1958), se decantaba
(4) a la desvinculación de su política respecto de dad hemos sido formados, y si bien pueden ser bal Pinto? (Pinto Sta Cruz, 1973). Véliz identificó abiertamente hacia posiciones que propiciaban
las y los trabajadores y de sus necesidades. Esos perjudiciales en el actual momento político, bajo como causa la resistencia de tres poderosos gru- un modelo industrializador endógeno.
son los vicios de la izquierda, que deben superar- ninguna circunstancia pueden significar cerrar pos de presión, cuyos intereses describe como Desde hacía décadas los intentos de la mesa
se a partir de un trabajo efectivo que se propon- la puerta a encontrar convergencias, sobre todo incompatibles con la democracia y la igualdad. de tres patas por injertar una política librecam-
ga la concreción de las ideas. en un camino en el que sabemos que, como iz- La economía chilena se había asentado desde bista habían fracasado una y otra vez: en 1938
Hoy por hoy parece increíble que después del quierda unida, nos queda mucho por recorrer. el siglo XIX en torno a una “Mesa de tres patas” con la derrota de Gustavo Ross ante Pedro Agui-
tremendo golpe a la derecha que significó la re- Las fuerzas de izquierda –nuevas e históricas– compuesta por sectores interesados en imple- rre Cerda, luego por el rechazo político y social a
velación de los casos de corrupción, esta aún se que hemos entendido esto, somos mayoría. Aho- mentar una política de libre mercado sin res- las medidas de ajuste propuestas por la Misión
encuentre vigente y posicionada para enfrentar ra corresponde ser hegemonía. —Rt tricciones, contradictoria con la necesidad de Klein-Sacks durante el segundo gobierno de Ibá-
24 Revista Trama • Artículos — 25

«Lo bueno es lo que vende.


ñez, y por la incapacidad del gobierno de Jorge distintas experiencias fascistas y del franquis-
Alessandri de implementar su programa debido mo español, necesitaba un anclaje local que per- Lo malo es lo que el mercado
a la debacle de la derecha en las parlamentarias mitiera su instauración en un nuevo contexto.
de 1961. Finalmente, en marzo de 1965 la coali- En teoría, se trataba de permitir a la ciudadanía
rechaza. Nada más.»
ción liberal-conservadora fue barrida del Con- participar en la vida política sin intervención de
greso, quedando reducida a nueve diputados, partidos, por medio de sus “organizaciones na-
perdiendo todos sus senadores. turales”, entendidas como la familia, los gremios las demandas sociales, reglas morales, y nor- especuladores de casino, y los emprendedores
productivos, sindicales, territoriales, entre otros. mas políticas que podían orientar y regular su enriquecidos a partir de la enorme acumula-
— La mesa construye una nueva derecha Pero en la práctica se trataba de generar otros funcionamiento. ción originaria generada por la rapiña privati-
En medio de esa profunda derrota política y cul- conductos de decisión política, por medio de Bajo un disfraz nacionalista, pietista y zadora de los años ochenta.
tural, la mesa tripartita inició su reorganización relaciones tradicionalistas y férreamente jerár- mojigato, la base de la nueva derecha no al-
por una vía ajena a la tradición de sus partidos quicas que anularan el principio mayoritario. En bergaba nostalgia alguna por el viejo orden — El verdadero núcleo doctrinal
políticos. Los grandes grupos que controlaban 1968 la nueva derecha ya tiene claro que deberá perdido. Su horizonte político estaba en plena La izquierda tardó mucho en entender esta ar-
estos sectores resolvieron asumir la salida a impulsar un profundo cambio constitucional consonancia con las tendencias “libertaria- timaña política. Recién en los últimos años el
la crisis por sí mismos. Usando como punta de que busque este objetivo. En 1973 encontrará la nas” que se pergeñaban en los laboratorios truco se ha comenzado a corroer a punta de con-
lanza El Mercurio, forzaron la creación del nue- vía óptima para hacerlo. de Chicago y en los conciliábulos del thatche- tradicciones, incoherencias y escándalos inocul-
vo Partido Nacional, marcando un quiebre con rismo en ciernes. En sus discursos podían citar tables. Tras la piadosa parroquia de El Bosque se
la actitud temerosa, gradualista y legalista que — Contradicciones existenciales a José Miguel Ibáñez Langlois, Escrivá de Bala- escondía un negocio inmobiliario y una red de
los partidos de derecha mantenían hasta ese Los principales ideólogos de esta solución con- guer o a Robert Spaemann, pero en la realidad a abuso sexual. Los furibundos opositores al di-
momento. La nueva derecha surgió de la mano tra-mayoritaria eran abiertos nostálgicos y ad- quienes estaban leyendo era a Hayek, Ayn Rand vorcio muestran en público a sus amantes. Los
de ideólogos “revolucionarios,” como Jorge Prat miradores confesos de los regímenes dictato- y Milton Friedman. Si bien aparentaban mirar devotos financistas de la Universidad de Los An-
Echaurren y Sergio Onofre Jarpa, para quebrar el riales de España y Portugal. Gente como Jorge hacia el pasado, su verdadero norte estaba en des o Finis Terrae se coluden para lucrar con pro-
curso político del país. En sus propias palabras Prat, y más tarde Jaime Guzmán, no ocultaban un futuro nunca alcanzado e inalcanzable. Su ductos de la canasta básica. Y los irreductibles de
el Partido Nacional se pensó como un “movi- sus alabanzas al Franquismo o al Salazarismo. mente divagaba con la utopía de la muerte de Jaime Guzmán se muestran bastante dúctiles en
miento rectificador” no solo de los partidos, sino Pero tras esta cáscara de corporativismo ana- todas las utopías, donde imperaba la virtud del su vida privada. Su irreductibilidad real, la que
también de los “instrumentos constitucionales” crónico no se encontraba un verdadero ethos “egoísmo racional” y el individualismo posesivo verdaderamente les aglutina, radicaba única-
vigentes. Este proyecto político y económico “nacional-católico”, tradicionalista, fideísta y anarco-capitalista. mente en la defensa ciega y absoluta del núcleo
queda claro cuando expresa en su declaración antimodernizador. La base de la derecha em- ¿Cómo sintetizar tan grandes contradiccio- mercantil que la “mesa de tres patas” se reservó
fundacional: “El Partido Nacional lucha por ins- presarial estaba dispuesta a usar a estos nuevos nes? Por medio de dos mecanismos: primero, para sí, como un campo ajeno e inaccesible a la
taurar una democracia orgánica que permita al estanqueros como fuerza de choque y elemen- con una gran dosis de hipocresía. Liberalizar las mano visible de la soberanía popular.
pueblo participar de los beneficios del desarrollo to aglutinante para fortalecer y legitimar el costumbres por la vía de la ampliación del cam- Quienes lograron percibir con mayor clari-
económico y social, y proteja al individuo tanto proyecto. Pero su voluntad real era distinta. La po de las relaciones mercantiles y, por otro, es- dad esta contradicción existencial en el proyec-
de los excesos de las mayorías como de las pre- “democracia orgánica” que se buscaba debía, candalizarse en público por los efectos sociales to político de la “mesa” fueron algunos autores
siones directas o indirectas de quienes detentan ante todo, asegurar que la deliberación sobre la de este mismo proceso. Segundo, por medio de conservadores y nacionalistas que captaron la
el poder” (Partido Nacional, 1966:2). esfera económica escapara al control democrá- la construcción de artefactos conceptuales que profundidad de su inconsistencia. Podemos ver
Este análisis presupone que con la introduc- tico, aislándose en la esfera tecnocrática. Y ello les permitieron adulterar algunos conceptos esta hebra crítica desde distintas fuentes. Es la
ción de la cédula única de votación en 1958, y por era incompatible con la pretensión moralizante claves de la tradición conservadora y católica. crítica que desliza a inicios de siglo Francisco
la dificultad de mantener el sistema de cohecho y centralizadora de los integristas católicos y de Por ejemplo, la noción de “Estado subsidiario” Antonio Encina en Nuestra inferioridad econó-
y control patronal de voto, era imposible que la los nacionalistas corporativistas. Los verdaderos defendida por Jaime Guzmán y sus seguido- mica, donde condena brutalmente al empresa-
derecha se erigiese como un proyecto electoral “organicistas”, los adherentes sinceros al proyec- res, desarraigada de sus fuentes en la Doctrina riado chileno, incapaz de asumir objetivos de
de mayorías. Frente a ello se debía alzar un mo- to del nacional-catolicismo, como Jaime Eyza- Social de la Iglesia Católica, para servir de fun- industrialización y desarrollo. Nicolás Palacios,
delo en el cual el principio democrático fuera guirre, el padre Osvaldo Lira o Bernardino Bravo, damento sui generis de la privatización de los en su Raza Chilena, mezcla sus argumentos
radicalmente vaciado de efectividad y potencia solo sirvieron para dar un aliño épico, afectivo servicios y bienes públicos. Esta impostura in- racistas y sexistas con una pasional denuncia
política. La mayoría pasó a ser el gran enemigo y simbólico a esta empresa, que se sostenía so- telectual permitió cohesionar a la vieja y a la de las élites, a las que describe como extracti-
que había que neutralizar por medio de esta bre una base distinta, claramente post-metafí- nueva derecha, posibilitando la convivencia de vas. Como sostienen Coolier y Sater: “Nicolás
“democracia orgánica”. Esta noción, de claras sica. Todo se reducía a autonomizar el sistema los antiguos conservadores, agrarios, austeros y Palacios, autor de Raza Chilena (1904), o Fran-
resonancias corporativistas, y heredera de las oferta-demanda-precio, desligándolo de todas pechoños, junto a los jóvenes Chicago Boys, los cisco Antonio Encina apelaron a ideas racistas;
26 Revista Trama • Artículos — 27

«El proyecto extranjero y nacional” por un “régimen oligár- vo en el que se les trata de injertar. El intento de
quico que subordinaba la política a los intereses síntesis guzmaniano (neoliberal, nacionalis-
histórico de la económicos de una minoría, lógica necesidad ta y conservador) alberga una contradictio in
interna del régimen individualista” (Góngora, terminis que los más sinceros conservadores,
“mesa de tres 1937:55). De allí que en sus últimos años, alarma- nacionalistas e integristas católicos denuncia-
do ante el giro libremercadista de la dictadura, ron como una impostura doctrinal. Ahondar esa
patas” presupone lance una enmienda a la totalidad al régimen: brecha, denunciar esta aporía y profundizar en

un escepticismo “El neoliberalismo no es, efectivamente, un fruto esa fisura es una vía que puede ser fecunda.
propio de nuestra sociedad, como en Inglaterra, Para ello se debe mostrar que la racionalidad
moral radical. Para Holanda o los Estados Unidos, sino una ‘revolu- neoliberal pende de un marco categorial que
ción desde arriba,’ paradójicamente antiestatal, es intolerable e ilegítimo para la amplia ma-
el neoliberalismo en una nación formada por el Estado. Se quiere yoría ciudadana, y que por sí misma, sin sus
partir de cero, sin hacerse cargo ni de la idiosin- imposturas doctrinales, nunca logrará con-
la política y, sobre crasia de los pueblos ni de sus tradiciones na- quistar mayorías. —Rt
cionales o universales, la noción misma de tra-
todo, la economía dición aparece abolida por la utopía (neoliberal).

se entienden como En Chile la empresa parece tanto más fácil cuan-


to más frágil es la tradición” (Góngora, 1992).
ciencias empíricas
— Conclusiones
en las que no hay El rechazo de estos “viejos” conservadores al
neoliberalismo no ha sido bien comprendido por
espacio para el la izquierda. La raíz de su crítica es de naturale-
za ética. El proyecto histórico de la “mesa de tres
juicio ético...» patas” presupone un escepticismo moral radical.
Para el neoliberalismo la política y, sobre todo,
Referencias
la economía se entienden como ciencias em-
Ahumada, J. (1958) En vez de la
píricas en las que no hay espacio para el juicio miseria, Editorial del Pacífico, Santiago.
ético, esté basado en las éticas materiales (como
Coolier, S. y Sater W. (1998); En:
las que postulan los conservadores) o en las éti- Historia de Chile 1808-1994; Cambrige
University Press; España.
cas formales (que podrían proponerse desde la
izquierda). No cabe una idea de virtud o vida Eyzaguirre, J. (1947) Nota editorial en
Estudios.
aunque diagnosticaron hábilmente lo que an- y por un empresariado incapaz de salir de su ra- buena aristotélica, ni un imperativo categórico
tes veíamos como flaquezas de la clase alta, su cionalidad monológica. Por eso llega a decir: “El Góngora, M. (1992) Ensayo histórico
kantiano, ni un principio de utilidad basado en sobre la noción de Estado en Chile en los
complacencia con un consumismo evidente, su comunismo no ha crecido en Chile únicamente el mayor bien para el mayor número, ni menos siglos XIX y XX. Editorial Universitaria, 4ª ed.,
Santiago de Chile, 1992.
claro desinterés por ocupar sus energías en el tra- porque voces forasteras han soplado su doctrina un principio del discurso habermasiano o un
bajo industrial o comercial, su desprecio por las en el oído de nuestros obreros. El comunismo – principio de responsabilidad como el que propo-
____________ (1937) “Portales” en Estudios.

clases trabajadoras” (Coolier y Satier, 1998:168). esto es lo triste, pero a la vez lo más verdadero– ne Hans Jonas. Lo bueno es lo que vende. Lo malo Partido Nacional (1966) Fundamentos
doctrinarios y programáticos. Santiago.
De la misma forma se ve esta crítica feroz en ha llegado a transformarse en una necesidad de es lo que el mercado rechaza. Nada más.
Jaime Eyzaguirre, que basándose en Ramiro de vida o muerte para el proletariado abandonado Pinto Sta Cruz, A. (1973) Chile: un
Esta racionalidad resulta contraintuitiva e in- caso de desarrollo frustrado. Universitaria,
Maeztu, Donoso Cortés, Vázquez de Mella y Me- por una sociedad egoísta, injusta y carente de tolerable para el sentido común de la población. Santiago.

néndez Pelayo, busca en el legado hispánico una todo sentido fraternal” (Eyzaguirre 1947:176). No se requiere ser de izquierda para rechazar Veliz, C. (1963) “La Mesa de Tres Patas”
manera de construir una identidad nacional ba- Mario Góngora es otro conservador que ve en esta forma de cinismo absoluto. De allí que la
en Desarrollo Económico, Vol. 3, No. 1/2,
América Latina 1 (Apr.-Sep) pp.231-247.
sada en el reconocimiento de la propia identidad, el proyecto neoliberal la degradación de la idea mesa de tres patas necesite revestir su discurso, Buenos Aires.

es decir, una de vínculos y responsabilidades de Estado-nación: “El Estado dejó su función acti- apelando a un nacionalismo de caricatura y una Vial Correa, G. (1984) “El pensamiento
sociales ineludibles (Vial Correa, 1984). De ahí su va y directora de la vida nacional”, reemplazando religiosidad de parodia que no puede integrarse
social de Jaime Eyzaguirre” en Dimensión
histórica de Chile, nº 3 pp.99-140. UMCE,
desprecio visceral por la derecha parlamentaria “las fuerzas económicas dominantes del capital en el sustrato mercantilista e individual posesi- Santiago.
28 Revista Trama • Artículos — 29

05.
La izquierda y «...sostener una crítica y un curso

— Carlos Ruiz.
los límites de la de acción que se proponga superar
Sociólogo y doctor en
Estudios Latinoamericanos
Universidad de Chile.
Académico,director del
transición históricamente las condicionantes y límites
políticos que instaló la transición. Estos
departamento de sociología
FACSO, y FEN Universidad
de Chile. Pdte. Fundación condicionantes y límites establecen un
Nodo XXI.

— Francisco Arellano.
terreno absolutamente estéril para una
Egresado de Derecho de la
Universidad de Chile. Jefe política transformadora.»
de Gabinete del diputado
Gabriel Boric.

— Resumen absolutamente estéril para una política trans- No deja de remecer la memoria de quienes poco pudo ofrecer para resolver qué hacer para
El dilema de construir una izquierda para el pre- formadora. La emergencia de un actor político honestamente creyeron en el proyecto del so- superar este orden histórico una vez que el po-
sente obliga a hacerse cargo de toda la exten- cualitativamente distinto a los que conoce- cialismo soviético las repetidas imágenes de la der era obtenido, ya fuese por la vía de las urnas
sión y profundidad de la derrota de los proyec- mos hoy, requiere la crisis de los paradigmas caída del muro, el deshielo final, y la constata- o las armas. Si existe un punto de partida al que
tos emancipadores del siglo XX, tanto respecto sobre los que se sustentan estos proyectos, ción irremediable del fracaso de los así llamados nos obliga el siglo que nos antecede, es asumir
de su propia incapacidad para cumplir sus fines de modo que al calor de su propio proceso de “socialismos reales”. A pesar de que una malen- que la construcción de una nueva sociedad no
y objetivos declarados, como la efectividad de constitución, vaya trazando el camino para la tendida lealtad invita a proseguir en su defensa puede postergarse para después de alcanzar el
las élites económicas e intelectuales de adaptar- constitución de un nuevo proyecto transfor- y justificación, resulta ineludible para retomar poder estatal; y que la construcción de la fuer-
se, reapropiarse de las banderas de la moderni- mador y emancipatorio. las banderas históricas de la izquierda, aceptar za social y política que logre gestar un nuevo
dad, y neutralizar a la izquierda como proyecto. que estos procesos nunca lograron socializar el orden histórico solo podrá lograrse mediante la
El caso chileno es bastante paradigmático, en — poder, y terminaron creando, en torno a sus bu- decidida ampliación de la libertad, democracia
particular respecto a la capacidad que tuvo la El justificable agobio e impotencia que producen rocracias partidarias, nuevas clases dominantes y soberanía de las organizaciones propias del
alianza dominante que se fragua durante la dic- las condiciones del mundo en que vivimos (gue- que poco tuvieron que ver con los anhelos de campo popular.
tadura y que luego se proyecta en transición, de rra, explotación, desigualdad, individualismo libertad, igualdad y justicia que los animaron Un cuadro similar, con sus particularidades
transformar radicalmente, y ajustar a sus nece- extremo, desastres socioambientales, etc) lleva a en un primer momento. Por otro lado, no deja propias, es el que observamos al enfocarnos en
sidades, tanto la fisionomía de nuestra sociedad muchos a abrazar las banderas históricas de la de ser menos desolador el panorama del campo la escena nacional. En un contexto de extermi-
como los contornos y términos de la política po- izquierda sin realizar la necesaria reflexión sobre socialdemócrata, que tras alcanzar el gobierno nio y represión, los sobrevivientes de los pro-
sible. En las condiciones de la “izquierda” chilena las condiciones y posibilidades para convertir en buena parte de occidente, ante sus propias yectos históricos de la clase obrera y clase me-
actual pueden verse ambos procesos: la derrota dicha tradición en práctica y pensamiento vivo indefiniciones y contradicciones, resulta incapaz dia chilena enfrentan diversos derroteros. Por
propia y el avance de la dominación. Construir para los desafíos del presente. Un breve repaso de resistir a la arremetida conservadora y mo- una parte hubo quienes, desde parte del PC, el
un camino en la búsqueda de recuperar sobera- a la situación actual de los proyectos revolucio- netarista de la década de los ochenta, y es final- FPMR, el MIR, entre otros, optaron por el enfren-
nía sobre nuestras vidas requiere sostener una narios y reformistas del siglo XX obliga a hacer mente neutralizada, o incorporada a la alianza tamiento directo con la dictadura. Sin embargo,
crítica y un curso de acción que se proponga una pausa y cuestionar muchas de las inercias dominante, tras el relato de un imposible “pro- el aniquilamiento de los cuadros más lúcidos
superar históricamente las condicionantes y vigentes en la política nacional, a modo de poder gresismo neoliberal”. Es que la ya casi mítica de sus conducciones, además del enclaustra-
límites políticos que instaló la transición. Estos imaginar un curso verdaderamente transforma- dicotomía entre reforma y revolución, que ani- miento forzado por la clandestinidad, termina-
condicionantes y límites establecen un terreno dor para las fuerzas de cambio en Chile. mó tantos desvelos, debates y enfrentamientos, ron aislando a estos actores de las bases socia-
30 Revista Trama • Artículos — 31

les sobre las que se anclaban originalmente; y ga su condición de espacio de resolución de los
promoviendo un fetichismo militarista que los conflictos sociales, salvo los empresariales, y se
volvió incapaces de percibir, salvo ciertas excep- le reemplaza por una gran caja aseguradora de
ciones, los cambios sociales y políticos que se la ganancia de grandes capitales, reacios a toda
desarrollaron durante la década de los ochenta, competencia o innovación. Esta nueva mirada,
reduciéndolos finalmente a la marginalidad y termina transformando radicalmente los parti-
obsolescencia como proyectos políticos para el dos históricos de los sectores medios y obreros
periodo post-dictatorial. chilenos, convirtiéndolos en camarillas de con-
Paralelamente, en el campo socialista, prin- trol clientelar, sin proyecto propio, de unas bases
cipalmente desde el exilio en Italia y Francia, sociales que pierden relevancia y dinamismo
hubo quienes promovieron una revisión del sus- ante los cambios en la estructura social nacional.
tento teórico de la tradición socialista en Chile, La posición y direcciones actuales de los Partidos
al calor del propio proceso que se vivía en esos Demócrata Cristiano, Socialista y Comunista
países europeos y la misma derrota de la Uni- serían irreconocibles para las figuras que aún
dad Popular en Chile. Es la llamada “renovación adornan las murallas de sus sedes: Eduardo Frei
socialista”, que empezó con un distanciamiento Montalva, Radomiro Tomic, Salvador Allende,
del marxismo, sobre la base del diagnóstico de Clodomiro Almeyda, Raúl Ampuero, Luis Corva-
que su radicalidad habría impedido una alian- lán y hasta la misma Gladys Marín.
za con los sectores medios durante el gobierno No se trata aquí de afirmar de que no existan
de Allende, lo que habría gatillado su derrota; diferencias al interior de los partidos de la Con-
pero que luego se convirtió en el emblema de certación, ni que algunos de estos temas no ha-
la puja interna de ciertos cuadros retornados, yan sido debatidos al interior de dichas organi-
desanclados del proceso social, por encumbrar- zaciones; sino de notar que la aceptación de los
se en los reordenamientos internos de la nueva términos de la política zanjados en la transición
alianza de gobierno. Es en este proceso, en el volvió estéril aquella tensión, como lo demostró
que se abandona toda perspectiva de cambio la que animaron a fines de los 90’s “autocom-
social fuera de los márgenes del modelo de so-
ciedad producido en dictadura. Se instala como
placientes” y “autoflagelantes”. Peor aún, hoy en
día se construyen interesadamente otras dicoto-
“El momento
único norte posible la restauración de una de- mías internas, carentes de todo debate de pro-
mocracia política, escindida de todo proceso de yecto político y reducidas a las pugnas internas histórico
democratización social, que fue justamente el de poder y, que lamentablemente, siguen siendo
camino que animó las luchas distributivas del
siglo pasado. Se naturaliza interesadamente
capaces de convocar a los incipientes esfuerzos
de constitución de nuevas fuerzas políticas a
no aguanta
una perspectiva extraída del liberalismo políti- constreñir su rebeldía a los términos de dicha
co norteamericano, que reduce la ciudadanía a pelea. El gallito entre la “nueva guardia” de Pe- más partos
una experiencia individual, escindida de toda ñailillo y la “vieja guardia” de Escalona, o la últi-
connotación social o de agrupación de intereses. ma elección del PS, representan de sobremanera en una
Se adopta una mirada “técnica” a las políticas este cuadro.
públicas, que rehúye del control democrático de
la toma de decisiones, y oculta la promoción del
La construcción de un proyecto de izquierda
para el Chile actual no es algo dado. Exige apro-
funeraria.”
interés único del grupo que en este nuevo esce- piarse de las condiciones históricas concretas del
nario actúa como clase social, el gran empresa- modelo de acumulación vigente, y pensar desde
riado. Finalmente, se acepta la imposición de un ahí cursos de constitución de fuerza social y po-
Estado supuestamente “neutro”, al que se le nie- lítica que pueda madurar y disputar un proyecto
32 Revista Trama • Artículos — 33

06.
La revolución
de país distinto. Nadie sobra en esta tarea. Sin cir un primer hito en la constitución de una alian-
capitalista
embargo, es absolutamente ineludible trazar
ciertos mínimos que permitan hacer política-
za amplia y heterogénea que se proponga abrir un
genuino curso de instauración de derechos socia-
en Chile y la
mente viable un esfuerzo que no termine, más
temprano que tarde, siendo funcional a la alian-
les universales y recuperación de soberanía sobre
nuestras vidas. Es relevante proponerse que esta
— Nicolás
Valenzuela.
Arquitecto y Magíster en
oligarquía del
1%
za dominante. En ese sentido, el reconocimiento alianza convoque a figuras y bases sociales des- Desarrollo Urbano PUC.
Secretario General FEUC
y la organización de los intereses de las fuerzas encantadas de la Concertación, pero es vital que 2009. Ex Secretario
Comunal de Planificación
subalternas, como legítimas portadoras de un dicha convocatoria sea a construir algo nuevo, con de la Municipalidad de
proyecto de país potencialmente más justo y autonomía de las camarillas de la Concertación y Providencia. Militante de
Revolución Democrática.
más igualitario, y su contrapartida, la desna- sus vínculos empresariales. El momento histórico
turalización del Estado subsidiario como única no aguanta más partos en una funeraria.
forma de Estado posible, presuponen puntos El Chile que nos toca vivir, y cuya materialidad
de partida indispensables para la constitución y complejidad nos son ineludibles, representa un En este artículo desarrollaré dos elementos: el tidos políticos, Organizaciones Internacionales,
de dicho actor. Como ha demostrado la agenda enorme desafío para la emergencia de un proyec- primero es la distinción entre superar y dispu- actores por tipo de actividad productiva (pri-
“reformista” de este gobierno, a través de los re- to de izquierda, pero creemos, firmemente que es tar, y el segundo es la existencia orgánica de la maria, secundaria, terciaria), tipos de empresa
cientes proyectos de ley de inclusión, carrera do- a la vez una extraordinaria oportunidad. La ex- izquierda social y la izquierda política. Al con- (tamaños, cantidad, concentración), medios de
cente y reforma laboral, ambos principios están pansión del capitalismo sobre los servicios socia- centrarme en el segundo, aprovecharé de asociar comunicación de masas, científicos, escuelas y
históricamente fuera de las posibilidades de la les, y la consiguiente situación de extrema mer- la necesidad de la unidad político-social de la iz- colegios. Revisaré algunos casos específicos.
Concertación como proyecto político, que hoy se cantilización de la vida, anticipa la posibilidad quierda a la existencia de un gran adversario co- El caso de las policías y el ejército resultan
encuentra orgánicamente anclada a los intereses de constitución de un sujeto social que luche por mún que debe ser superado: la Oligarquía del 1%. clave. Tal como afirma José Bengoa1, el Estado 1. Esta afirmación la escuché
recientemente de José
empresariales, aun cuando sume al Partido Co- sus condiciones de reproducción de vida en una Chileno está acusado hoy en dos cortes interna- Bengoa en una charla sobre
munista y se vista de Nueva Mayoría. perspectiva distinta a la que animó la puja por de- — ¿Disputar o superar? cionales por conflictos internos y externos: por el conflicto Estado-Mapuche
organizada por la Sociedad
El problema que representan las limitantes rechos sociales en el siglo XX. Se trata de una con- Muchas veces hacer política desde la izquierda Bolivia-Perú en La Haya y el Estado-Pueblo Ma- Chilena de la Universidad
de Cambridge.
políticas del pacto de la transición es imposi- frontación que obliga a conjugar una dimensión resulta abrumador debido a que nos declaramos puche en la Corte Interamericana de Derechos
ble de resolver dentro de los mismos términos profundamente humanista, en tanto búsqueda enemigos de demasiadas cosas. Por ello, la dis- Humanos. La policía militarizada viola los Dere-
de dicha coalición política. Un grave error se- por establecer soberanía colectiva sobre las con- tinción entre espacios a disputar y superar po- chos Humanos de los Mapuche en defensa del
ría pensar que se necesita seguir sumando diciones de reproducción social; a la vez que nece- dría ayudarnos: para hacer una u otra cosa se re- Estado de Derecho para la gran propiedad fores-
esfuerzos al proyecto concertacionista (triste sita para lograrlo hacer retroceder al mercado, es quieren distintos tipos y cantidades de esfuerzo. tal, y la justificación política de la Ley reservada
sería ver una “Nueva Nueva Mayoría”), pues decir, democratizando esferas de la vida social. Ya Mi propuesta es que la visión crítica respecto a del Cobre para el gasto bélico, aparte del temor a
es ahí mismo donde radican las constricciones la misma sociedad chilena ha dado muestras de espacios que deben ser disputados debiese dis- un foco golpista, es sencillamente bombardear a
históricas para la constitución de un proyecto su creatividad y fuerza para asumir este proceso. tinguir claramente que hay adversarios dentro La Paz y Lima en minutos.
político que mire más allá de las anteojeras de Falta la constitución de un actor permanente en de ese espacio (institución, grupo o movimiento Evidentemente, desde la izquierda debemos
la transición. la lucha política, que se ponga en función de la or- social, gremio, sector productivo, etc.), pero que hacernos cargo de una crítica seria a la policía y
El próximo ciclo electoral representa una ganización y proyección de fuerzas sociales vivas el adversario no es ese espacio en sí. Asumien- el ejército: a su organización, ideología y excesos,
oportunidad ineludible para dar pasos relevan- del Chile actual, y a la vez pueda ofrecer una con- do que algunos casos podrán resultar polémi- para poder superarlos, pero ¿significa eso supe-
tes en la constitución de esta fuerza. A pesar de ducción democrática y elaboración política para cos, aclaro que por espacios a disputar –y no a rar la existencia misma de policías? Toda regula-
que probablemente la tendencia dominante llevar adelante esta tarea. —Rt superar–, me refiero a: gremios y organizaciones ción necesita una forma de hacer efectiva la ley,
siga siendo la alta abstención, es posible produ- sociales, Policías, Ejército, Estado, Gobierno, Par- aunque sea la existencia de algún tipo de aplica-
34 Revista Trama • Artículos — 35

ción práctica de justicia, ejecución de sentencias, podrían ser continentales: los ejércitos naciona- Así mismo, no se puede solo proponer “Estatizar través de un Golpe de Estado, una dictadura, la
aplicación de normas. Esto implica la existencia les se justifican solo como defensas oligárquicas el Cobre”, sin cuestionar la primacía del extrac- represión y asesinato de dos generaciones de
de alguna forma de policía, aunque esta deba ac- internas o disposición bélica hacia los vecinos. tivismo y el rentismo en nuestra actividad eco- opositores de izquierda, una alianza político-em-
tuar lo menos posible. Tomemos por ejemplo el Retirar la influencia política de los ejércitos a ni- nómica. Este caso inmediatamente nos lleva a la presarial de inclinación oligárquica, financiera,
caso de los impuestos como forma de redistribu- vel nacional en Sudamérica requiere un camino necesidad, ya no de rechazar el comercio inter- rentista y conservadora lograra superar el Esta-
ción: se necesita gastar en información, control político y, para dicha transformación, estos no nacional, sino a definir qué lugar queremos ocu- do de Compromiso, forjado gracias a los logros
y aplicación de normas que implican un tipo de pueden ser un reducto oligárquico, conservador par en las cadenas de valor globales: ¿queremos políticos del movimiento de los trabajadores
uso legítimo del poder del Estado, incluso, even- e imperialista. Adicionalmente, la necesidad de cerrar las fronteras o seguir comerciando con el durante los tres primeros cuartos del siglo XX.
tualmente, teniendo que usar el monopolio de la que los ejércitos no intervengan en los procesos mundo? Sería ciertamente inútil estatizar el co- Desde el fin de la dictadura, este grupo logró una
fuerza para confrontar a evasores. Claramente, democráticos donde la izquierda puede hacerse bre y cerrar las fronteras. El intercambio global posición hegemónica, primero de defensa del ré-
para superar el orden neoliberal necesitaremos hegemónica, es incompatible con declararse su es también un espacio por disputar. Para cerrar gimen, y luego de co-gobierno del mismo, bajo
de bastante regulación y aplicación de normas. enemigo cuando no hay cómo enfrentárseles. La este punto, creo que existen sectores del merca- las mismas reglas, durante los gobiernos de la
El caso del Ejército resulta igualmente im- izquierda debe establecer posturas conceptua- do que debiesen ser parte de la base socio-pro- Concertación, llegando a su cúspide con las re-
les y prácticas respecto del ejército en toda su ductiva de la izquierda: me refiero a las PyMES, formas a la Constitución de 1980 el 2005, bajo el
complejidad, lo que no implica que, por omisión, especialmente en sectores como el desarrollo gobierno de Ricardo Lagos.
no exista otra alternativa más que la izquierda tecnológico y las Industrias Creativas2. Crouch (Op. cit.), plantea que el enemigo
sea enemiga del ejército. Por ello, las fuerzas ar- 2. En diversas protestas Ejemplos menos polémicos son las organiza- principal de los neoliberales fueron y siguen
sociales se ha expresado el
madas son un espacio de disputa –en su organi- concepto de “boletariado” ciones internacionales. Por ejemplo, la CEPAL fue siendo los sindicatos. Orlando Letelier ilustró,
zación, composición y concepto– y no de supera- para referirse a quienes fundamental para la elaboración de la Teoría de ya en 1976, claramente cómo la violencia econó-
trabajan contra una boleta
«...la necesaria disposición ción, es decir, de término de su existencia. de honorarios, con muy la Dependencia y el diseño de políticas públicas mica de la Revolución Capitalista en Chile solo
pocos derechos laborales.
El Mercado es otro caso ilustrativo. La izquier- de Industrialización por Sustitución de Importa- fue posible gracias a su violencia política (Soto
y capacidad de despliegue da debe comprender que la dualidad capital/
Esto se ha puesto de
manifiesto, especialmente, ciones. El PNUD, en la actualidad, es fuente de y Lawner, 2010). Conceptualizaciones recientes
en el ámbito del Estado,
defensivo contra el imperialismo trabajo o burguesía/trabajadores hoy no es apli- de las Ciencias, y de las
Industrias Creativas, pero se
análisis útiles para la izquierda mediante los plantean que alejar la política y la deliberación
cable de la misma manera que en el siglo XIX. extiende a diversos ámbitos Informes de Desarrollo Humano y propuestas del Gobierno y el Estado ha sido fundamental
desde otras latitudes requiere Por ello, luchar contra que se mercantilicen to- de la actividad productiva. como el Estado de Ciudadanía (Pinto y Flis- para mantener el orden neoliberal en todo el
dos los niveles de la convivencia social, particu- fisch, 2011). mundo (Hay, 2007). Jaime Guzmán, sin embargo,
de fuerzas armadas, pero estas
larmente los derechos sociales, es distinto a que fue mucho más claro al proponer una doctrina,
podrían ser continentales...» la izquierda postule que no existan mercados. — Unión político-social contra la nueva oligarquía que llamó gremialismo, donde explícitamente la
Lamentablemente, muchas veces se confunde Ahora bien, hay otros espacios y actores cuya relación de organizaciones sociales, particular-
este punto. En cambio, debiésemos tener pos- existencia sí debe ser superada. Existe cierto mente sindicatos y federaciones estudiantiles,
turas frente a la forma de dichos mercados, la consenso en caracterizar la forma actual del ca- con partidos políticos, es aquello que debe evi-
organización de la producción y la composición pitalismo a través del neoliberalismo, por lo que tarse a toda costa.
del tejido socio-productivo. Por ejemplo, en ma- no me detendré en describirlo (ver Williamson, Cuando, en medio de la Revolución Francesa,
teria gastronómica y cultural: independiente de 1990; Chang, 2002; Crouch, 2012; Gárate, 2012; se discutían las formas en que se podría organi-
portante. Si no comprendemos la naturaleza de que seamos proclives a las cooperativas y los es- Atria, 2013a y 2013b). Sin embargo, apoyándome zar el sistema democrático, la conformación de
la justificación política de su existencia, no en- pacios auto-gestionados sin fines de lucro: ¿que- en las ideas de Colin Crouch (Op. cit.) plantearé posiciones, demandas e ideas no era entendida
tenderemos lo urgente del entendimiento chi- remos estatizar las librerías, los cafés, los resto- que, pensando en tomar posiciones para una ac- únicamente como la sumatoria de las volunta-
leno-peruano-boliviano. Si aspiramos a que los ranes y las discotecas? ¿No puede haber lucro ni ción política transformadora, un orden institu- des de los individuos, sino a través de diversas
recursos gastados en defensa vayan a derechos empresariado en ese ámbito? Mercado y capi- cional como el neoliberal puede ser entendido a formas de organización, convivencia y acción
sociales u otros focos de carácter emancipador, talismo no son lo mismo: la izquierda debe de- través de la caracterización de quienes lo impul- colectiva en lo que se denomina Sociedad Civil
una condición necesaria es la resolución política finir políticamente dónde está el límite de los saron y defienden: su posición y su fuerza. Este (Rosanvallon, 1999). Esta se expresaba política-
de los conflictos inter-estatales en Sudamérica, mercados, y en ellos de la concentración del enfoque permite comprender la dirección de los mente en el Estado. Guzmán generó una posi-
y la creación de un ejército sudamericano que capital. Sobre todo, debe entender a las Peque- esfuerzos de organización y acción política. ción teórica para la acción política de defensa de
optimice recursos en la región. Esto, porque la ñas y Medianas Empresas como categoría dis- En ese sentido, es útil asumir el proceso de la Revolución Capitalista en Chile, reemplazan-
necesaria disposición y capacidad de despliegue tinta a la oligarquía empresarial. Requerimos implementación neoliberal en Chile como una do a la Sociedad Civil por los Cuerpos Interme-
defensivo contra el imperialismo desde otras la- posturas frente a la organización del sector ser- “Revolución Capitalista” (Gárate, 2012), es decir, dios, y al Estado por la Sociedad, es decir, ya no
titudes requiere de fuerzas armadas, pero estas vicios, con su externalización y precarización. una acción política radical. Esta implicó que, a un espacio de disputa y representación formal.
36 Revista Trama • Artículos — 37

«...la construcción

1%
simbólica y «La oligarquía del 1% desplegó un
orgánica del 99% aparato político reflejado en el orden
como movimiento institucional de la Constitución Pinochet-
autónomo de la Lagos y en la acción política de la UDI y
inmensa mayoría del propio empresariado: este se basa
requiere comprender en evitar la unidad política y social de la
los elementos en izquierda.»
común de una gran
multitud que sufre
igualmente un obstáculo para el crecimiento de adversarios son los artífices y defensores de la
la dominación de la nuestro proyecto político común. Con estas dos Revolución Capitalista en Chile. Ocupando el
miradas me refiero a quienes optan por el tra- trabajo de María Olivia Monckeberg (2015), po-
oligarquía del 1%.» bajo de base y reniegan del trabajo electoral en demos caracterizarlos orgánicamente como la
elecciones de concejales, alcaldes, parlamenta- oligarquía financiero-rentista que actualmente
rios y presidentes, pero también a quienes creen posee y dirige “las privatizadas empresas pú-
La “independencia de los Cuerpos Intermedios” cursos, articulación, conocimiento mutuo y ela- que existe una opción “institucional” separada blicas del Estado, (…) o han obtenido suculentas
es la base de la doctrina gremialista, que busca boración programática para el “mundo social”. de bases sociales de apoyo. Mientras el primer ganancias después de traspasarlas a consorcios
evitar la expresión política de la sociedad civil Los niveles de conflictividad de distintos mo- caso circunscribe la acción política a la escala internacionales (…), los que desde las adminis-
transformadora, con foco especial en la relación mentos en los que esas izquierdas gobernaron, micro y/o a la temporalidad acotada (cuando se tradoras de fondos de pensiones (AFP) armaron
de partidos políticos con sindicatos y federacio- siempre en alianza con otros sectores, resaltan la organizan movilizaciones), sin aspirar a contar y desarmaron grupos económicos amparados
nes estudiantiles (Fundación Jaime Guzmán, necesidad de comprender la relación entre mo- con experiencias de gobierno (aunque sea lo- en los fondos previsionales de los trabajadores
2013). Muy apropiadamente, el ideólogo del sus- vilización, oposición y gobierno. Lo anterior in- cal), el segundo corre el peligro de reproducir la chilenos que ninguna injerencia tienen en sus
tento político de la Revolución Capitalista buscó cluye comprender, más allá del eslogan, el carác- lógica elitista tecnocrática: adicionalmente, no destinos. Los que desde las Isapres administran
justificar cómo aislar a sus enemigos: quienes ter “desmovilizador” de la Concertación, donde solo niega lo social, sino que ve únicamente en los seguros de salud de quienes adscribieron al
fueron derrotados, reprimidos, asesinados, y de justamente se cortó esta tradición socio-política el Estado central un espacio de acción política, sistema privado y siguen consolidando el po-
los cuales hay que defenderse, es decir, la inter- de la izquierda. El caso del “proceso de cambio” ignorando el potencial político transformador der adquirido desde las universidades privadas
sección entre organizaciones políticas y sociales en Bolivia es un ejemplo que requiere nuestra de los Municipios .
3
y centros de estudio”, a lo que se suma toda su
de izquierda. atención y aprendizaje, especialmente respecto 3. El caso de la Farmacia A mi juicio, las posiciones políticas se debie- expresión político-electoral, particularmente a
Popular en Recoleta, durante
Si revisamos la tradición de la izquierda chile- a cómo organizar transformaciones institucio- 2015, debiese ilustrar el ran aclarar al entender quiénes tenemos poten- través de la Unión Demócrata Independiente
na y vemos sus logros políticos en términos de la nales radicales, comprendiendo las inevitables potencial político de dichos cial político transformador, y quiénes son los ad- (Monckeberg, 2015).
espacios.
organización institucional del país, entendere- tensiones, continuidades y discontinuidades en- versarios. Si entendemos el actual orden desde Si sumamos esta definición a lo que ya plan-
mos el miedo de Guzmán (tampoco me detendré tre el gobierno y los movimientos sociales. la perspectiva de quienes buscan disputarlo y teé respecto a dejar atrás la conceptualización
en este punto, pero me refiero a la historia des- Existe hoy, a veces, una dicotomía entre la superarlo, entonces la mirada de nuestros ad- burguesía/trabajadores del s. XIX, resulta al-
de el nacimiento del Partido Obrero Socialista opción “política”, y la opción “social” de la iz- versarios resulta fundamental para compren- tamente pertinente el poder profundizar en
hasta la Unidad Popular, pasando por el Frente quierda. Tal vez sea la herencia de la excep- dernos a nosotros mismos. ¿A qué le temen? conceptos como el que Thomas Piketty (2013)
Popular y el Frente de Acción Popular). En cada ción que, en la historia de la izquierda chilena, ¿qué evitan? La respuesta, a mi juicio, es una: la desarrolló respecto al 1% de la población que
uno de esos casos, la presencia político-electoral ha sido el “divorcio de lo social” de la izquierda unidad social y política de la izquierda. concentra la mayor parte de los ingresos. En su
de la izquierda fue la expresión de una base so- concertacionista, haciendo suya la doctrina de El adversario entonces puede ser caracteri- caso, caracteriza a este grupo en Europa y Esta-
cio-productiva y cultural, y, al mismo tiempo, los Guzmán. Sin embargo, las reticencias hacia lo zado junto a los espacios que ocupa: ellos son dos Unidos como los dueños y rentistas del gran
eventos electorales y sus campañas fueron opor- político-electoral de sectores de la “izquierda so- lo que hay que superar, disputándole además capital, y sus administradores directos. En base a
tunidades de organización, construcción de dis- cial” son la otra cara de la misma moneda, y son los espacios para la construcción de fuerza. Los esta mirada, la forma del 1% puede ser estudiada
38 Revista Trama • Entrevista — 39

Entrevista con Alejandra Castillo:

“La pregunta por


Referencias

Atria, F. (2013a). Veinte años después: Neoliberalismo


con rostro humano. Santiago de Chile: Catalonia. 272 p.
los adversarios
Atria. F. (2013b). La constitución tramposa. Santiago de
Chile: LOM. 161 p.

Chang, H. J. (2002). Breaking the mould: an


supone un
orden identitario
institutionalist political economy alternative to the neo‐liberal
theory of the market and the state. Cambridge Journal of
Economics, 26(5), 539–559. http://doi.org/10.1093/
cje/26.5.539

político que
Crouch, C. (2012). La extraña no muerte del
neoliberalismo, Buenos Aires: Capital Intelectual
y medida en términos socio económicos y finan-
cieros: nosotros debiésemos hacer lo mismo en Fundación Jaime Guzmán (2013). El gremialismo y su
postura universitaria en 36 preguntas y respuestas. Santiago

debiese ser
términos políticos. De manera complementaria, de Chile: Fundación Jaime Guzmán. 35 p.

la construcción simbólica y orgánica del 99% Gárate. M. (2012). La Revolución Capitalista de Chile
como movimiento autónomo de la inmensa (1973-2003). Santiago de Chile: Ediciones Universidad
Alberto Hurtado. 589 p.

cuestionado”
mayoría requiere comprender los elementos en
Gramsci, A (1999). Sellections from the Prision
común de una gran multitud que sufre la domi- Notebooks. London: The Electric Book Company Ltd. 846 p.
nación de la oligarquía del 1%.
Hay, C. (2007). Why We Hate Politics. Polity.
Para derrotar a la oligarquía del 1% se debe
Lazzarato, M. & Henninger, Max (2007). From — Entrevista realizada
partir por nombrarlos y difundir su presencia The Revolutions of Capitalism. In SubStance, Vol. 36, No. por Rodrigo Ruiz,
como enemigo común. El malestar y las polé- 1, Issue 112: Italian Post-Workerist Thought (2007), pp. Antropólogo, Director
98-105 del Diario Digital El
micas por el sistema de pensiones, la salud, la Desconcierto.
Monckeberg M. O. (2015). El saqueo de los grupos
colusión, su patronaje político a través del fi- económicos al Estado chileno. Santiago: Penguin Random — Alejandra Castillo.
nanciamiento ilegal de campañas y el cohecho, House. Doctora en Filosofía,
mención Filosofía Política
han hecho que en Chile la atención de muchas Piketty, T. (2014). El capital en el siglo XXI. Fondo de Universidad de Chile.
Cultura Economica. Académica de la Escuela
personas se vuelque hacia los adversarios de la Latinoamericana de Estudios
izquierda. La oligarquía del 1% desplegó un apa- Pinto, Á. y Flisfisch, A. (coord.) (2011). El Estado de de Postgrado y Directora
Ciudadanía. Transformaciones, logros y desafíos del Estado del Diploma en Estudios
rato político reflejado en el orden institucional en América Latina en el siglo XXI. Buenos Aires: PNUD feministas de la de la
Universidad ARCIS.
de la Constitución Pinochet-Lagos y en la acción Rosanvallon, P. (1999). La consagración del ciudadano:
política de la UDI y del propio empresariado: Historia del sufragio universal en Francia. Mexico: Instituto
Mora. 449 p.
este se basa en evitar la unidad política y social
Soto, H. y Lawner, M. (2010). Orlando Letelier: el que
de la izquierda. Fortalecernos implica, entonces, lo advirtió. “Los Chicago Boys en Chile”. Santiago de Chile:
que la izquierda político-social trabaje en las LOM. 94 p.

ideas, programas y orgánicas comunes, y que al Williamson, J. 1990, What Washington Means by
Policy Reform, en J. Williamson (ed.). Latin American
mismo tiempo busque tender todos los puentes Adjustment: How Much Has Happened?. Washington:
con cada espacio de organización de la sociedad Institute for International Economics.

civil, promoviendo su crecimiento y politización.


Se requiere socializar la política y politizar lo so-
cial, teniendo claro al adversario común. —Rt
40 Revista Trama • Entrevista — 41

«...podríamos decir que si bien


Quisiera empezar conversando desde tu mirada to actual lo determinante para una política de es urgente votar a favor de la
de la izquierda contemporánea sobre la cuestión izquierda es interrogar ese orden de la identidad
de los adversarios, planteándonos una cierta que compulsivamente la describe como un suje- legalización del aborto; también
interrogación por la pertinencia de pensar la to unitario. Esto, por supuesto, no implica negar
es urgente transformar los modos
izquierda desde sus contrarios. los antagonismos, por el contrario, supone plura-
La primera advertencia en relación a la figura lizarlos, multiplicarlos, desjerarquizarlos de una con que describimos a las mujeres
política de lo adversarial o el adversario tiene trama o marco que busca regular o normalizar
que ver con la figura de la identidad. Cuando la dichos antagonismos desde la lógica e intereses
y la política, y esos otros modos
política de izquierda se describe desde la iden- de un sujeto preconstituido. implican ampliar el espacio
tidad, de alguna manera, lo primero que hace
es describir o buscar cuáles son sus adversarios, ¿Cuál sería entonces tu sugerencia para salir de esa de la política a otras escenas
pero eso implica primero presuponer que hay mirada, de esta pregunta centrada en lo identitario?
tan relevantes como la escena
un orden de la identidad que se conoce, que Pensar en modos de articular a la izquierda don-
se reconoce y que de alguna manera busca ser de se desplace el orden que desde la interioridad parlamentaria. Esta lección es una
cautelada en relación a sus adversarios. Entonces, describe la exterioridad como enemigo, o sea
cuando se busca a los adversarios de alguna mane- desplazar ese orden de lo político como marco
vieja lección de izquierda que
ra se presupone ya una identidad de la izquierda. categorial más que escribir una política progra- hemos olvidado.»
La pregunta es si esa búsqueda de los adver- mática. Cuestionar esos ejes categoriales que
sarios no genera la ficción de una identidad, aun describen la política de izquierda en Chile.
cuando pudiéramos decir que la política de iz- Si pensamos cuáles son esos ejes, uno es el
quierda hoy está, o bien en cuestionamiento, o que ya mencionaba; la política de izquierda na-
bien en un momento de crisis en relación a su rrada desde la heteronormatividad. Otro está todas las otras formas de entender la participa- mujeres como “naturalmente cuidadoras”. Esa es
organización. Al instalar la pregunta por los ad- vinculado a cierta lógica o temporalidad de la ción de las mujeres en el espacio público. ¿Cuál una discusión que desborda el marco liberal de
versarios se presupone previo, ya establecido, urgencia y la eficiencia que narra las prácticas es el problema de esa descripción? Es que ese las mujeres-madres y explicita el orden simbóli-
un “en común”. políticas desde un orden y un tiempo únicos, marco urgente y eficiente a la vez, describe a las co patriarcal en el espacio público. Transformar
genéricamente identificados con el principio de mujeres, una y otra vez, como mujeres-madres. ese orden simbólico significa cambiar las retó-
¿Deberíamos desplazar la cuestión desde el campo representación parlamentario y el orden estatal. Ese marco reproduce un determinado orden de ricas y las políticas descritas por las mujeres,
de la identidad a otro campo? Limitar las prácticas de transformación social a los sexos, un orden de la familia y la ciudad que instalar la discusión sobre un cuidado paritario
La pregunta es si es posible desplazar el orden ese orden y a ese tiempo es no advertir los pro- no solo es propio del siglo XX, sino que aún con- por ejemplo.
de la identidad cuando lo que se está buscando cesos de “enmarcamiento” que constituyen el tinúa reproduciéndose.
son los adversarios. Yo creo que no; al instalar trasfondo de las luchas políticas. Contra esta ce- La pregunta es ¿cómo transformamos ese ¿Cómo lees desde ese punto de vista las discusiones
la pregunta de los adversarios se presupone un guera o limitación, que puede ser considerar un marco que describe a las mujeres como muje- actuales en nuestro país, el aborto entre otras?
orden identitario de lo político, que debiese ser efecto de marco, pienso que la izquierda debe in- res-madres en el espacio público? Por ejemplo, La discusión del aborto se enmarca, como sabe-
cuestionado hoy. Partir desde la identidad ya terrogar hoy sin descanso esos ejes categoriales, si una parlamentaria va con su hija o hijo al mos, en tres causales que podríamos describir
implicaría reconocernos, por ejemplo, desde lo esos órdenes de representación. parlamento está señalando con esa acción que desde la “natalidad”, la “eugenesia” y la “vulne-
heteronormativo, orden que no se explicita pero esa conducta tiene que ver con las mujeres. Una rabilidad”. ¿Es posible describir a las mujeres por
que es la ficción habilitante de lo “en común” ¿Cómo describirías esa persistencia de lo primera reacción nos lleva a aprobar el gesto, fuera de ese orden estatal-demográfico?, ¿Son
de lo identitario. En este sentido, y pensando heteronormativo en la izquierda? puesto que la crianza es parte de la vida de las las mujeres siempre síntoma de algo más?, ¿de
en discusiones recientes como las generadas Es una persistencia que no se da explícitamente mujeres. Ahora, esta primera reacción no nos la demografía, de lo poblacional, o de la vulne-
en torno al acuerdo de vida en pareja, llama en esos términos, sino en los modos en los que permite advertir que hay también otros modos rabilidad de ellas mismas? ¿Es posible desplazar
la atención que aun cuando es un acuerdo de se articula la política de izquierda y también la de describir ese orden de la política. Modos que la discusión del aborto a un campo donde no se
unión de parejas no heterosexuales, el marco política de mujeres al describirse en términos de interrogan la naturaleza simple de estos gestos, describa de ese modo a las mujeres?, Cuando se
desde el que se busca narrar y regular este tipo urgencia y de eficiencia. Por ejemplo, la urgencia que buscan desestabilizar el orden de significa- opta por presentar la discusión del aborto bajo
de relaciones es esencialmente heterosexual. En de ingresar a las mujeres en el espacio del dere- ción natural que la sociedad atribuye a cuerpos y esas tres causales ya se ha optado por un marco
otras palabras, contra cierta tentación populista cho a voto, en los años 50’s, articula un modo de lugares. En el caso comentado, esos otros modos que describe la sexualidad de las mujeres en tér-
que nos demanda construir pueblo a partir de entender la política de mujeres en términos li- de leer gestos y urgencias conllevan una discu- minos heteronormativos cuya figuración será la
una política adversarial, diría que en el momen- berales, desplazando todas las otras preguntas, sión que se proponga cuestionar el lugar de las vulnerabilidad. Ese es también el modo en que
42 Revista Trama • Entrevista — 43

las mujeres van a ser descritas en el espacio de se sigue reproduciendo cierto orden dominante versales a las mujeres de forma independiente representación, en el momento en que las discu-
la política. que nos describe a pesar de nosotros mismos. de su clase, ¿cuáles son esos temas que las des- siones y prácticas feministas se emplazan en el
La pregunta, entonces, es cómo transforma- Para mi esa es una de las tareas de la política de criben en términos de un orden natural?, ¿cuál espacio de la política tradicional, estas tienden a
mos esas descripciones. O bien asumiendo la izquierda, ser capaces de cuestionar determina- es ese orden natural de las mujeres? La respuesta ser redescritas desde el marco de lo “en común”,
urgencia, que es como se plantea la discusión dos órdenes de representación y proponer otros es la “reproducción”. Solo en ese lugar indepen- de la “identidad” y de la heteronormatividad. Es
parlamentaria. Y podríamos decir que si bien es modos de pensar la política por fuera de esos ór- diente de su posición de clase, independiente decir, se les sobreimprimen unos aparatos, unas
urgente votar a favor de la legalización del abor- denes dominantes. de su formación, independiente de sus ideas, temporalidades, unas urgencias, unos discursos
to; también es urgente transformar los modos las mujeres pueden tener un lugar “en común”. que no son otros que aquellos que reproducen la
con que describimos a las mujeres y la política, y La izquierda contemporánea tendría entonces que Ahora bien, es justamente ese lugar “en común” actualidad del orden dominante. En este sentido,
esos otros modos implican ampliar el espacio de ponerse en crisis a ella misma, o poner en crisis lo el que debe ser cuestionado para pensar en una sería necesario multiplicar el desconcierto, mul-
la política a otras escenas tan relevantes como la que ha entendido por ser izquierda. política de mujeres no identitaria. Esa política no tiplicar los desconciertos para así no solo dar vi-
escena parlamentaria. Esta lección es una vieja Por eso mismo al comienzo la pregunta fue ¿por identitaria es ya una política feminista. De ahí sibilidad a otras prácticas y discursos, sino para
lección de izquierda que hemos olvidado. La to- qué pensar la izquierda buscando a sus adver- que contra lo que podría pensarse, el feminismo disputar la urgencia de una actualidad que es
pología de lo social es siempre diferenciada, es sarios?, ¿por qué asumir un orden de la identi- no es una política de mujeres. El feminismo es siempre artefactualidad.
siempre una zona estriada por antagonismos dad? Asumir ese orden de la identidad implica una política de la alteración de los modos a par-
y resistencias sin jerarquías aparentes, sin un establecer un orden de la unidad, un orden de tir de los cuales se describe la dominación de las Sería necesario cuestionar, entonces, la política de
centro o una zona de identidad estable y unifica- reconocimiento de quienes somos –y quienes no mujeres en un momento histórico determinado. la urgencia, cuestionar esa urgencia que siempre
dora. Por definición no hay un lugar privilegiado somos– sin poner en cuestión aquellos discursos desemboca en lo parlamentario para retomar una
donde se produzca la verdadera política. La po- dominantes que nos constituyen y narran a pe- A partir de ello, ¿cuál es tu mirada de la relación de densidad y una amplitud que permitan repensar la
lítica como configuración de sentidos se ejerce sar de nosotros mismos. En este sentido, podría la izquierda chilena contemporánea y el feminismo? izquierda hacia delante.
en múltiples lugares y aparatos, en prácticas y decirse que tanto la discusión en torno al aborto, Me parece que la izquierda tradicional, la izquier- Es necesario cuestionar primero el orden de la
agenciamientos que están lejos de reducirse a la como la generada sobre el acuerdo de vida en da que tiene los espacios políticos de representa- identidad, puesto que al cuestionar este orden se
acción político parlamentaria. En este sentido, pareja, se organizan bajo presupuestos y sobre- ción, reproduce una perspectiva liberal y conser- tensiona, también, la marca de la diferencia sexual
interrogar los modos en que describimos a las entendidos propios a un orden heteronormativo. vadora al momento de narrar las luchas de las entendida como hetero-norma. Ese orden hetero-
mujeres y la política supone prestar atención a Aun cuando son iniciativas que obedecen a polí- mujeres en el espacio de la política. Si se logran normativo es también el orden de la unidad, de lo
todas esas prácticas que se organizan como re- ticas progresistas, su marco es conservador. ciertos avances, de alguna manera son avances uno, que calza por lo general con un orden mascu-
sistencia o fuga de las representaciones domi- dentro del orden conservador que describe a lino, patriarcal. Al constituirse como un orden je-
nantes, como interrogación o cuestionamiento Tu crítica al orden heteronormativo aparece no las mujeres desde la reproducción y la materni- rárquico, como un orden que da lugar a jerarquías
radical de los sentidos heredados. solo en relación con las definiciones de la izquierda dad. Eso no quiere decir que todas las políticas y valoraciones, ese orden binario se presenta no
respecto de las mujeres. Sería una mirada que de mujeres feministas hoy en Chile tengan ese obstante como un orden de lo uno, de la razón,
Hemos estado hablando de la política de izquierda, tiene que ver con el conjunto de las prácticas de la signo. Así como hay políticas feministas afirma- de la transparencia, de un cierto orden del tiem-
pero ¿de qué hablamos cuando hablamos de política izquierda y no solo con aquellas referidas a lo que tivas, hay también políticas feministas de la in- po. Ante este encadenamiento de significaciones,
de izquierda? se estabiliza en cada momento bajo la denominación terrupción. El problema es que esas otras políti- ante este orden simbólico, cabe entonces pregun-
Para mí la izquierda es el lugar de la alteración de “mujer”. ¿Sería una mirada más en general, referida cas feministas de la interrupción de los sentidos tar por las posibilidades de una política de izquier-
los sentidos comunes hegemónico-dominantes. a la consistencia y la construcción histórica de la dominantes no siempre cuentan con la visibili- da hoy, de una política necesariamente suspensiva
Y la alteración de esos sentidos comunes hege- izquierda? dad suficiente. Para dar visibilidad a esas otras de los marcos que organizan nuestro orden de re-
mónico-dominantes tiene que ver con un amplio Claro, allí la pregunta es si debemos entender las políticas son necesarios aparatos, dispositivos, presentación. Otra pregunta que se debe hacer la
campo de debates, de áreas, que no necesariamen- políticas de mujeres como “políticas de la iden- todo un aparataje, una artefactualidad que per- izquierda es cómo hacer para que la multiplicidad
te calzan con un lugar específico, entendido este tidad”. Cuando decimos políticas de mujeres y mita inscribir y visibilizar esas otras prácticas de de formas en que se están entendiendo las prácti-
como un lugar parlamentario, como una política entendemos políticas de mujeres como materni- significación. (...) Abrir espacios a esos otros dis- cas políticas hoy, pueda tener representación en el
parlamentaria o como parlamentarismo. dad, reproducción, apego, que es hoy el contexto cursos supone también, por ello, multiplicar esos espacio de la política parlamentaria, de modo que
para la discusión de políticas de mujeres, y asu- aparatos y dispositivos, advertir el carácter arte- no solo se represente los sentidos y significados
Y tampoco calza, quizás, con un mapa mimos también que hay una bancada de mu- factual o técnico de toda realidad. Y sin embargo, dominantes. Esa es una pregunta y un desafío que
organizacional predefinido. jeres en el parlamento transversal, entonces la aun cuando somos conscientes del carácter ar- habría que hacer también en vista de la posible
A propósito de mapas y territorios, habría que pregunta es ¿por qué es transversal? Puesto que tefactual de toda actualidad, aun cuando adver- transformación de la Constitución.
preguntarse de qué manera, en aquellos lugares, hay un conjunto de temas que pueden ser trans- timos la dimensión performativa asociada a la
44 Revista Trama • Entrevista — 45

«Habitualmente pensamos la política


desde un mismo lugar (los partidos
dos formas de políticas: una tendiente a trans- ampliamente a distintos sectores, aun cuando
políticos, el parlamento), pero dejamos formar las condiciones materiales de la vida aquellos sectores parecieran ser no eficientes al
sin cuestionamiento la producción de de las mujeres; y la otra tendiente a cuestionar orden de la política.
y transformar la “materialidad” de los discur-
conocimiento, esto es, el lugar desde sos que describen a las “mujeres” enmarcadas La necesidad de la Asamblea Constituyente como
desde las retóricas de la familia sentimental, espacio de lo múltiple nos devuelve al inicio de la
donde se reproduce el orden dominante.»
el amor romántico y la maternidad. Esta otra conversación, al cuestionamiento a la política de la
política implica pensar en la producción y la re- identidad.
producción de los discursos, “su materialidad” Responder a esa pregunta implica también
que una y otra vez visibiliza a las mujeres “rei- pensar creativamente lo que es ser de izquierda
Entonces no es un cuestionamiento a la Estamos en un momento en que la izquierda ficándolas” en torno a lo doméstico, lo privado hoy, y pensar la política también en términos de
representación como tal. Porque alguien podría debe preguntarse qué democracia queremos. Lo y el amor. Habitualmente pensamos la política cuestionar lo que tradicionalmente entendemos
leer esto y decir bueno, es la representación. que fue importante en los años 80’s y 90’s con desde un mismo lugar (los partidos políticos, el por política. Pienso aquí en la necesidad de po-
Hay una serie de mecanismos sobre cómo mejo- toda la discusión que se dio en torno a la reno- parlamento), pero dejamos sin cuestionamiento ner en cuestión los viejos conceptos y categorías
ramos la representación. Ahí aparecen las políti- vación socialista, de pensar procedimientos, la producción de conocimiento, esto es, el lugar con que en la modernidad se han descrito la po-
cas de acción afirmativa, como la ley de cuotas o pensar estabilidad, pensar la democracia como desde donde se reproduce el orden dominante. lítica y la representación.
la paridad, políticas que auxilian a ciertos grupos un modo que desplazara cierto orden autorita- Ahí también debemos influir políticamente, en En Ecuador, por ejemplo, a partir de la nueva
marginados del orden de la representación. Sin rio, ya no es más interesante para la izquierda la transformación de ese orden, introduciendo constitución, la representación se ha vinculado
embargo, dentro de un contexto político como hoy. Aferrarse al procedimiento y a las formas por ejemplo este tipo de preguntas en el espa- más a grupos que a sujetos. Incluso más, se ha
el nuestro, caracterizado por el predominio de consensuales de la democracia elitista, tal como cio de la universidad, no como simple activismo, dado lugar a formas de representación y dere-
una democracia elitista, las mujeres que termi- las pensaba la renovación socialista en los años sino como alteración del orden epistemológico chos que podríamos denominar posthumanis-
nan siendo representadas bajo las políticas de 80’s, no es la manera en que hoy debemos pen- que las disciplinas inadvertidamente reprodu- tas, al incluir a la tierra como sujeto de derechos.
acción afirmativas son las que ya tienen repre- sar la política. En ese sentido, sí creo que es nece- cen y que luego serán parte de lo “en común”. Hay ahí, en esos debates e iniciativas, un despla-
sentación en el espacio de lo público. Tomemos, sario, a pesar de la renovación socialista, pensar zamiento de la ciudadanía del orden de la iden-
por ejemplo, las políticas de Michelle Bachelet en términos sustantivos la democracia que que- Mencionaste hace un rato, al pasar, el tema tidad. En nuestros debates necesitamos abrir
vinculadas a la paridad. Son políticas que dan remos, volver a repensar si ese modelo de demo- constituyente. ese otro tiempo de discusión. Un tiempo que
visibilidad a mujeres ya visibles y que al hacerlo cracia es todavía el que necesitamos para pensar Creo que para que todas estas perspectivas y nos permita volver a interrogar desde un cierto
terminan paradójicamente reforzando el orden la izquierda. Creo que es ahí donde debiésemos esta multiplicidad se visibilicen es esencial la extrañamiento a la política, a la democracia, a
democrático elitista que buscan desestabilizar. poner hoy la discusión en torno a la política y a Asamblea Constituyente; de modo que distintos la forma sujeto. Esta apertura democrática, este
Entonces, la pregunta que también se debe ha- lo que entendemos por democracia. actores, distintos sectores, distintos movimien- darnos un tiempo que no tenemos para volver
cer la izquierda es cómo transformamos el or- tos, visibilicen este orden de la multiplicidad a interrogar las cosas comunes, no puede y no
den de una democracia que cuando mejora la ¿Cuáles pudieran ser los aportes del pensamiento que se opone al orden de la unidad y la identi- debe agotarse en la lógica del reconocimiento
representación, termina representando y dando feminista a la construcción de un nuevo dad que se define dentro de los partidos políti- que la política adversarial supone. Debemos,
más visibilidad a sujetos de la clase dominante, pensamiento de la democracia? cos tradicionales. Eso no quiere decir que el pro- por el contrario, poner en cuestión los modos
sean hombres o mujeres. En otras palabras, el Primero, el aporte del feminismo es hacer de la ceso instituyente sea apropiado exclusivamente en los cuales nos representamos y pensamos la
problema no es solo la representación. También política el lugar de un cuestionamiento a ese or- por una multiplicidad que no da lugar a lo ins- izquierda, incluidos aquellos conceptos que nos
la desigualdad es un problema, desigualdad que den de identidad, no solo hacer del feminismo tituido. A lo que apunto, por el contrario, es a la resultan más útiles y eficientes como el de la ciu-
está en la base de nuestro orden democrático. “una política de mujeres”. Implica, sin duda, co- apertura de un espacio de multiplicidades como dadanía, como el del sujeto soberano.
rregir la desigualdad, por ejemplo, la que existe a condición necesaria del proceso constitucio- Reinventar la democracia es darse el tiempo
Entonces el orden democrático debería ser nivel laboral entre hombres y mujeres (igual tra- nal. De algún modo, es necesario que la nueva en un momento de crisis para repensar los mo-
interrogado por esta izquierda también en bajo, igual sueldo), implica, también, erradicar la constitución sea expresión de este orden de la dos sobre los cuales describimos y narramos los
términos de cuáles son los sujetos posibles de ser violencia de la vida de las mujeres. Para realizar multiplicidad. En síntesis, pienso que es necesa- espacios y sujetos de la política, como lo ha he-
representados. esto es necesario pensar simultáneamente en ria una asamblea constituyente que convoque cho Ecuador, como lo ha hecho Bolivia. —Rt
46 Revista Trama • Entrevista — 47

Conversación con el
poeta José Ángel Cuevas:
SOBRE CÓMO SE FORMA UN ALMA LUMPEN

— José Ángel Cuevas.


“Es una Deberá tener una vida de mierda/ mucho juego de armas/ golpes/ malos tratos/
azotes/ palizas/ puñetes/ patadas en el rostro/ vivir inhumanidad/ martirio día a

cuestión ética
Poeta. Es además profesor
de filosofía. Finalista del día si es posible regímenes injustos e ilegítimos sobre el territorio corporal/ eso
Premio Altazor 2013 con
Maquinaria Chile: Y otras sirve para sentir vértigo/ maldad fácil.

de ver, de vivir
escenas de poesía política. El alma lumpen se forma con vitrinas llenas/ y papelillos/ celulares/ juegos
Por Matías Galleguillos. tecnológicos y sicopáticos/ hambre/ hambre de tener y ser bacán.

así con dolor”


Falta de compasión.
Haber vivido harta vida nacional.

“QUIERO DECIR ALGO TAJANTE: No quiero lu- cosas de las realidades, digamos de la ciudad, me to, tratando de ser lo menos politiquero posible, y empieza a contar: “no, si yo tenía un izquierdazo
char por ningún tipo de socialismo ni comunis- impresionaba, me impresionaba lo que pasaba. pero sí lo más profundo. Mostrar de hecho con el fuerte... tenía una pelea…” pero ya no es boxeador
mo, nada. Lo que propongo es algo mucho más Lo que pasa es tan re poético. texto lo que se estaba viviendo. sino que ahora solo puede contar. Eso lo trabajé
preciso y simple. Restablecer un país”. Escribe el Lentamente me fui conectando, leyendo, le- En el fondo, me voy moviendo al hilo de lo durante un tiempo. Pero fíjate que paralelamente
poeta José Ángel Cuevas en su Manifiesto para yendo, pero no leía poesía al principio sino que que va aconteciendo dentro de mí. De lo que va a eso estaban pasando muchas cosas con las que
este presente y nos entrega la síntesis de lo que leía, suponte tú, los grandes escritores de lo que pasando dentro de mí. Entonces veo que la dic- yo no estaba conectado. Por ejemplo la escena de
poéticamente le obsesiona y por lo cual está pasaba en Rancagua, de lo que pasaba en el tadura cae, digamos así, por el plebiscito y em- avanzada; la cuestión de Zurita, la Diamela Eltit,
comprometido. Su mecanismo es el de la inter- Norte, de lo que pasaba en las ciudades, en los pieza otra etapa política. Pero el sistema se ha todo eso, de una escritura posmoderna donde es-
pelación, el emplazamiento. Poesía a martillazos conventillos. Nicomedes Guzmán, Óscar Castro, consolidado. Lo que yo veo es una sociedad en taba esta galla Nelly Richard. Eso me caía como
tal y como un Nietzsche criollo que espolonea al Manuel Rojas, Andrés Sabella, todos. Ellos iban manos del capitalismo, donde vemos cada vez las huevas a mí, realmente me caía mal. Pero des-
lector para desaturdirlo. hablando y contando miles de acontecimientos, más el trabajo que estos desgraciados hicieron, pués entendí que ellos también despreciaban
Con más de una veintena de libros publica- de aventuras, de crímenes, de asaltos o de vidas que es tan profundo que incluso destruye la idea a los poetas realistas, despreciaban a los poetas
dos, el poeta formado en el pedagógico recoge de las salitreras, entonces ahí se me va llenando de pueblo, destruye todas las costumbres solida- anti, a los que escribían poesía política. Pero yo
la voz de los clientes, los endeudados, los borra- el cuadro… Ese conocimiento que te digo da una rias de las poblaciones, de todos. Entonces una también me daba cuenta que la poesía política
chos, el lumpen, los ex-revolucionarios, los alie- dimensión interior sobre el país, y también de gran drogadicción, una gran delincuencia... y un era muy elemental, era moralmente válida, pero
nados, en fin; los vencidos de Chile. Múltiples Sudamérica… vitalmente, nosotros en el pedagó- gran deseo de tener, de tener auto, de tener tele... muy elementalmente escrita (…). Pero esta gente
son los personajes que en José Ángel Cuevas gico, vagamos, recorrimos a dedo una parte im- De todas maneras como que el sistema la lleva, escribía con unos enredos, unas huevás, toda una
describen y exponen al sujeto de la postdictadu- portante de Latinoamérica y de Chile entero. Pa- ganó digamos así. Yo voy escribiendo al hilo de lo zafacoca de cuestiones… no sé, según ellos era
ra y que, a la vez, son sentados en el banquillo rece que conocer, meterse en los trasfondos del que voy viviendo. para engañar al sistema... Pero también era una
de su propia revisión. Un gesto ético de mirar país, de los lugares, de las ciudades, de los cerros tesis que venía del postestructuralismo… hacían
directamente, pero también uno político: invo- de Valparaíso, de las salitreras, del sur, de allá… es Precisamente tu poesía interioriza también el unos actos donde iban a repartir algo a las pobla-
lucrarse en el dolor del otro. como un acto poético también. quiebre institucional que vive el país. Uno podría ciones, pero hablando puras cuestiones nada que
incluso ver un quiebre en la estética nacional, un ver, así como, “les traemos del cielo estos panes”
Tuviste una formación en filosofía, de profesor, y ¿Sientes que compartes este acto poético con otros tránsito, entre estas voces realistas que narraban unas cosas así. Bueno, a mí me cayeron mal todo
además en tiempos muy políticos ¿por qué escribir poetas contemporáneos, de los 80’s o 70’s, que un país y, por ejemplo, el personaje del ex-poeta ese grupito digamos, menos Zurita (...). Con Zuri-
poesía? poetizaron frente al horror de la dictadura? presente en tu poesía. ta me fui de espaldas realmente, porque me dio
La poesía me interesó, y la literatura en gene- Mira, nunca he pensado si pertenezco a los 70 Ese [el ex-poeta] es un quiebre que uno hace, un felicidad fíjate. Yo estaba tan metido en Chile Chi-
ral, como una representación de un modo como o a los 80. Ahí coexisten muchos tipos (...). En el quiebre en el sentido (...). Como para inventar una le Chile, que lo vi como una cuestión destruida,
yo estaba viendo lo que existía. Por ejemplo, en caso mío, [la voz] era más bien la de un sujeto voz que hable de lo que creyó, de lo que fue, de una muerta, se acabó. Entonces este gallo, a través de
todo mi vagabundaje de niño conocí las calles rockero, rockanrollero… lo que yo sí fui metien- cosa así… Es un mecanismo poético teórico para los primeros poemas, me dio a revivir otro aspec-
antiguas, San Pablo, los conventillos, conocí el do, digamos, fue la vivencia política a mi modo, abrir un personaje. Inventado por supuesto, ex to: las playas, el territorio… entonces me alegró, yo
río Mapocho y por ahí, entonces, en todas esas la fui incorporando lentamente como un suje- poeta. Como el boxeador que cuelga los guantes quedé agradecido.
48 Revista Trama • Entrevista — 49

LOS ENDEUDADOS

Ahí se ven los pies de los pobres endeudados


cubren la calle
parados con sus papeles
y sigue atrás la Cordillera, pasan nubes
y los endeudados están siempre allí.

Sus deudas crecen como árboles


que nadie riega. Sobre las escalas del Metro S.A.
ojos mustios / caras amargadas.

Los endeudados sueñan con grandes sumas


Que llegan a la mesa de dinero
¿Y esa poesía no era acaso política también? sía que parte de la ética, de una ética del amor los avisos por teléfono cada mañana cada noche que vayan a pagar que
Mira, en el sentido más amplio de polis. Sí es po- y del cariño al prójimo, al pueblo, a todo eso. Y vayan a pagar los hijos de puta.
lítica. Es del país, el sujeto de Zurita es un sujeto viendo la destrucción del ser humano. El pueblo
como cristiano muy grande. Un sujeto muy pro- de otrora y lo que podía pasar fue borrado. Y yo Los endeudados se encierran en sí mismos y fuman.
fundo. Mientras que el sujeto mío es más chu- pertenezco a ese mundo digamos que vivió ese No son prisioneros sino de una Of. de Cobranzas
cheta, borrachín, bueno pal hueveo, el sujeto de botadero revolucionario. Es lo que vivimos aquí y si llegaran a morir por muerte no natural pierden el derecho
la pobla de los años míos digamos, de huevear, en el país. Y yo creo que nunca más va a volver a a desgravamen. Ahora si escapan a otro país
el rock…. Pero ellos no conocen eso, todos esos pasar eso realmente. Como que la revolución fue la deuda pasará a sus propios hijos.
grupitos eran más gente de salón, mientras no- algo tan increíble… Nunca puede uno imaginar
sotros éramos un grupo más de pelea, de pobla- que los pobres puedan levantar cabeza y van a El endeudado vive la vida pensando Cómo poder
ción, de hueveo, de borrachera, de todo eso… ellos armar… además también su música, el folclor... cubrir la próxima cuota
tenían, vivían –no tan vividores– más cuicos. Es una mezcolanza que hay en el alma de una y vuelve a pedir otro préstamo.
persona… De toda esa mezcolanza nace mi for- Y vuelve a endeudarse el endeudado.
Y tú en paralelo estabas trabajando, por ejemplo, un ma de pensar, nace mi poesía.
poema como “Introducción a Santiago”. NUEVO CONTINGENTE
Uno de los primeros poemas era justamente ¿Y de esperanza?
“Introducción a Santiago”, que era un poco el Mira, yo sé que hay sectores muy nobles. Muy El público no es el mismo
apropiarse de lo que está en uno, dentro de su decentes, muy correctos. Gente que pueden ser ponen los pies en las murallas
identidad. Ahora, si yo pudiera decir cuál sería gallos jóvenes o tipos de la generación mía. Y escriben en las sábanas/ sus groserías
un aporte, es el de una consciencia que se va sería extraordinario juntar a esta gente, que eructan/ se pean/ se chupan los dedos
formando. Una consciencia media entre cómica esa gente no permaneciera de brazos cruzados hablan un slang bajo
chucheta, entre una consciencia seria, o pesimis- sino que también tuviera una voz ética, política, si pueden / el toman el poto a una mujer que pasa
ta, o que no cree nada. Por ejemplo Parra es puro poética. Porque esa gente está. Están también si pueden robar algo/ se lo roban
juego. En Parra no hay un dolor ni una moral de los otros que quieren tener auto, los ambiciosos, son hipócritas/ hacen teatro
decir algo, sino que hay el simple hueveo verbal. personas que fueron pobres y que están droga- para que les den monedas
Pero en este caso no: es una cuestión ética de ver, dictos, los ladrones, los otros ricos... pero también hijos de puta/ no tienen sentimientos/ beben
de vivir así con dolor. Del hueveo tragicómico está este sector que sé puede hacer algo. conversan de idioteces/ con su basura de radios negras
que es la vida. Hay grupos de gente noble. Se me ocurre un vomitan en la micro
quehacer: que esta gente, que tenga esa ética,
Hay un compromiso. que tenga ese amor, luche en sectores levan- Ellos son el futuro/
Claro, hay un dolor. O sea, para mí no es indife- tando poblaciones, haciendo cosas, escribiendo. ellos son duros/ sí/ son duros
rente que destruyan las poblaciones, y tiren unos Me encantaría un canal de televisión supon- están copando la ciudad
edificios de sesenta pisos con dos ascensores ni te tú, quitar los canales e ir trabajando por un a los armados les será difícil
que esté todo lleno de autos, ni que el pueblo ya ejemplo, por un modelo. Para que también exis-
no exista. No me es indiferente. Me provoca do- ta esa parte decente… poética, digamos. Eso me si es que piensan algún día
lor, no felicidad. Mi poesía entonces es una poe- gustaría. —Rt volver a tomarse la república.
50 Revista Trama • Crítica Cultural — 51

Crítica Cultural

Nieve artificial:
Economía ideológica — Rodrigo Del Río.
Licenciado en Letras y arena en un mismo plano de realidad. La tesis de regalos, la alegría siempre insatisfecha del goce
Magíster en Ciencias de la la película es que existen porque los niños creen privatizado de una mercancía limpia y sagrada.
de la navidad Chilena Ingeniería PUC; Estudiante
Doctorado en Literatura en ellos. Así los niños reconocen en sí mismos Una mercancía, ante todo, navideña. Referir a la
Española y Latinoamericana,
Harvard University. el origen de las fantasías. Saben que la eficacia cultura de consumo limita la forma concreta de
de Santa Claus trae juguetes; la del Conejo de dominación que el modo en que vivimos esta
Nada más inquietante que la navidad en San- tica ideológica incómoda. Sin embargo, mien- Pascua, chocolates; la del Hada de los dientes, fiesta legitima. La navidad chilena se vive bajo
tiago de Chile. Meses antes se preparan las tras de sus bocas cae sudor, piden disculpas dinero. Se pierde el sentido interno de la ideo- el principio de la importación directa: no solo
multitiendas para educar el deseo caótico de por andar “en calzoncillos sin pudor”. En esta logía, que permanece como una pura cobertura justifica una lógica capitalista del deseo, sino
los niños. Estampan las calles con anuncios que disculpa está contenida la fuerza del mandato. superficial instrumentalizada por el deseo de que hace evidente y aceptable la dominación
mezclan el goce plástico de los pinos falsos con Al igual que un cuerpo en una portada altera- los niños para acceder a las mercancías. Ante la imperial. Legitima, en este sentido, una for-
la circulación de los juguetes más apetecidos. El do digitalmente, la navidad funciona porque revelación de los padres de la falsedad del viejo ma generalizada de poder, más allá del conte-
paisaje urbano replica el régimen visual de la te- es irrealizable. Aquí la navidad converge con el pascuero, el niño pregunta: “Pero ¿seguiré te- nido específico e idea política que se pretenda
levisión, interrumpiendo la mirada panorámica sustrato utópico subyacente al capitalismo. Re- niendo regalos?”. defender. Ninguna fiesta es tan explícita en
con anuncios comerciales. El mercado, entonces, clama una respuesta corporal a una demanda Sin embargo, todo lo que sucede en la virtua- este sentido.
se vuelve alegre; las vías públicas reflejan impa- siempre imaginaria. En este sentido, su práctica lidad de la fantasía navideña debiese concernir- Walter Benjamin (2006:104) exhibe las mecá-
cientes la ansiedad de la futura consumación de es puramente ideológica; se prolonga indefini- nos con urgencia. No se trata de abandonar las nicas del procedimiento. Mediante un recuerdo
la compra. Las imágenes de los juguetes se am- damente a la imitación de un mundo que ma- fiestas y celebraciones, como quien se abstiene de sus navidades infantiles, cuenta que junto con
plifican, engordan, y toman su propia forma para terialmente no le pertenece. La incoherencia de ver Star Wars, porque prefiere a Ingmar Berg- el mercado navideño aparecía entre las veredas
volar por los cielos en un evento que nombramos estética se radicaliza en la música. Las tiendas man; como si, en su esencia, fueran contradicto- de la gente acomodada la figura de los pobres.
con el sello de su propia extranjería: Paris parade. sonorizan cíclicamente versiones secularizadas rios. Lo cierto es que en las contradicciones de El paisaje navideño visto a través de su venta-
El espíritu dionisiaco, las inversiones carnavales- de los villancicos cristianos. “El tamborilero” esta fiesta surge un espacio para otra sensibili- na trae también “soledad, vejez, privación –todo
cas, y la pulsión de muerte son reprimidas certe- habla de que “el camino que lleva a Belén baja dad. No me refiero a la invención hibridizante de eso que los pobres se callan”. Y, entre ese silen-
ramente por la ubicuidad de la marca. Por fin, la hasta el valle que la nieve cubrió”; o “Blanca na- villancicos latinizados, como “El burrito sabane- cio, al escuchar en un villancico tradicional que
seguridad del mall substituye la incertidumbre vidad”, donde se confiesa la naturaleza ideoló- ro”, sino a la completa reinterpretación estética “en el día de su nacimiento, viene el niño Cristo
política de la libertad ciudadana por el contexto gica de la fantasía al cantar “sueño que todo es de nuestras fiestas desde la izquierda. Casi pa- otra vez abajo a esta tierra para morar entre los
privatizado de la familia (en su versión tradicio- blanco alrededor”. radojal parece la presencia de Santa Claus como hombres”, escucha la posibilidad de la justicia.
nal y disciplinaria). Esta misma estrategia se adopta por las un viejo de barba blanca vestido de rojo. Nada Luego, Benjamin relata que “el ángel que había
Pero, por sobre todo, bajo el signo de estas agencias de marketing. Un réclame de Falabella más parecido a Marx en esta figura creada en empezado a asumir una forma en estas palabras
celebraciones, emerge la enorme disonancia muestra a dos niños en la mitad de una escena los 30’s por Haddon Sundblom, el ilustrador de la se había desvanecido también con ellas”, puesto
material del clima. La navidad ocurre en un campestre. A pleno sol, ambos tiran una cuerda Coca Cola Company. Tampoco nada más diferen- que la familia lo llama para comenzar la cena. El
desfase hemisférico. Mientras en el norte el que llega hasta el cielo. Están tirando la estrella te, si se piensa en la jerarquía que el personaje ritual neutraliza la emancipación; esto no quiere
cielo ofrenda a la calle montículos de hielo, de Belén. Mientras la arrastran Juanes y Valeria ostenta sobre sus proletarizados elfos. Porque decir que con otros rituales no sea posible. Habrá
en el sur el sol hierve el asfalto. Se produce así Mazza, casi como el desplazamiento de María y hay que recordar que en otras sociedades no es que imaginar nuevos discursos para la navidad.
el ejercicio alucinatorio sobre el ambiente. Los José, los acompañan hasta un escenario nevado un solo viejo pascuero; quienes vienen con los Abandonar las narraciones compactas de la abs-
retails envuelven el piso con malos sucedáneos en el que depositan la estrella sobre un enorme dones son los reyes magos, una tríada anticipa- tracción comercial. Hablaremos de la excepcio-
de la nieve. Las casas se decoran con escarchas árbol navideño. En el fondo, suena el jingle “en toria de una comunidad por venir. nal comunidad que irrumpe durante las fiestas.
de polietileno. Centenas de trabajadores se dis- todas las tiendas de Falabella, Pascua feliz para La navidad muestra una parte de la estruc- Diremos que estamos asistiendo al nacimiento
frazan de asfixiados viejos pascueros para le- todos”. Se evidencia la lógica de la importación tura conceptual de nuestra comunidad. Una de un revolucionario. Escucharemos el conteni-
vantar el espíritu de la temporada. En “Calurosa directa. No hay adaptación, lectura o encuentro. forma explícita del sentido común. Si la ob- do político del villancico Adeste fideles. Conta-
navidad” un grupo de títeres en el programa 31 El valor de la fiesta se resuelve en su carácter de servamos detenidamente, aparecen todos esos remos que en la infancia empieza el perpetuo
minutos imita la condición de los trabajadores reconocida irrealidad. signos obvios que, una vez consentidos, hacen movimiento de la insatisfacción y la creatividad,
navideños. El coro, de rasgos incluso subversivos, La película Rise of the guardians se sostie- Referencias aceptable una cierta forma de organización hasta originar entre el ruido ensordecedor de la
invita a ir a la piscina, comer sandía y mojar a ne sobre la explicación de la eficacia de estos Benjamin, Walter social para los dominados. Suele criticarse la le- publicidad indiscriminada el relato de un mun-
(2006) Berlin Childhood
la vecina, “porque hoy es navidad”. Desnudarse recursos. Imagina a Santa Claus, el Conejo de around 1900. Cambridge, gitimación de la cultura de consumo contenida do que reclama su propia justicia. Y la crisálida
para abandonar el disfraz que cubre una prác- Pascua, el Hada de los dientes, y el Hombre de Mass.: Belknap of Harvard en la navidad, especialmente su soporte insti- de la navidad se quebrará para revelar su forma
UP, Print. [traducción
personal] tucional en la familia, el pesado mandato de los reconciliada en un cuerpo diferente. —Rt
— Rt