Está en la página 1de 72

Sec. : Dr. L. Cuente.

Exp. No. :2008-638-0-1101-JP-FA-


01
Escrito No. : 01
Sumilla: Absuelve demanda y otro.

SEÑOR JUEZ DEL PRIMER JUZGADO DE PAZ LETRADO DE LA PROVINCIA DE


HUANCAVELICA.

CONSUELO MARUJA MENDOZA CCANTO,


identificada con D.N.I. No. xxx, señalando domicilio real
y procesal en la Av. Los Chancas No. 104 del Distrito,
Provincia y Departamento de Huancavelica, a Ud.,
respetuosamente me presento y digo:
Que, en el ejercicio legítimo del derecho de defensa
consagrado en nuestra Magna Lex y dentro del plazo previsto por ley, cumplo con
absolver la demanda incoada por Rafael Huyallani Anccasi, sobre Prorrateo de Alimentos y
otro, la misma que la niego y contradigo en todos sus extremos, en mérito a las siguientes
consideraciones infradescritas:
I.-PETITORIO:
Que, por resolución judicial su Despacho se sirva declarar INFUNDADA la demanda
incoada por Rafael Huayllani Anccasi, contra la recurrente, sobre Prorrateo de alimentos,
en atención a los siguientes fundamentos de hechos y de derecho que paso a exponer:

II.-PRONUNCIAMIENTO SOBRE LOS HECHOS EXPUESTOS EN LA DEMANDA:


2.1. Al punto primero.- Que, es cierto que la suscrita en el ejercicio del derecho de
acción le inicié el proceso de alimentos al hoy demandante, en razón de que éste se
desentendió por completo de sus obligaciones de padre para con nuestras hijas, la misma
que en primera instancia concluyó con la expedición de la sentencia de fecha 18 de Junio
de 2007, en la que el A quo ordenó al demandado acudir con el 40% de sus
remuneraciones mensuales que percibe como docente nombrado de la Dirección Regional
de Educación de Huancavelica, esto es, 25% para nuestra hija Selny Nisiel y 15% para
Nathaly Huayllani Mendoza, respectivamente.
2.2. Al punto segundo.- Que, es cierto, que la sentencia dictada por el A quo fue
apelada, en razón que el monto porcentual fijado resultaba no siendo acorde para
subvenir las necesidades de nuestras hijas, instancia en la que ponderado adecuadamente
los hechos y valorado en su conjunto los medios probatorios incorporados al proceso, el
Ad quem, revocando la apelada dispuso como pensión alimenticia el 30% para nuestra
hija Selny Niesel y 25% a favor de mi hija Nathaly, esto es, el 55% de sus remuneraciones
mensuales, incluido bonificaciones, gratificaciones y demás derechos que le corresponden
como docente nombrado del sector Educación, importe porcentual que el hoy demandante
pretende que se disminuya vía la pretensión incoada, con el pueril argumento de que se le
viene afectando más del 60% de sus ingresos mensuales, cuando ello no es así, conforme
el mismo lo ha referido en los fundamentos fácticos de la demanda formulada.

2.3. Al punto tercero.- Desconozco, empero debo manifestar que resulta extraño que el
demandante y su cónyuge - demandante en el proceso de alimentos al que se hace
referencia, continúen cohabitando juntos de manera permanente en el lugar donde
ejercen la docencia y posiblemente cumpliendo con todos los deberes que nacen del
matrimonio, situación que crea dudas respecto a la veracidad del proceso sustanciado
ante el citado Juzgado, lo que hace presumir seriamente que el proceso habría sido
simulado por el demandante y su cónyuge, con la única finalidad de perjudicar a nuestras
menores hijas, vía la presente acción.

2.4 Al punto cuatro.- No es cierto que a la fecha al demandante se le viene


descontando el 85% de sus remuneraciones mensuales, pues ello, se advierte de su
Boleta de Pagos correspondiente al mes de Octubre del año próximo pasado, ofrecido
como medio probatorio, de donde se colige que el descuento judicial asciende sólo al 55%
de sus ingresos mensuales.

2.5 Al punto quinto.- No es verdad que el demandante tenga como ingreso único las
remuneraciones que percibe por su labor de docente, lo cierto es que en la época de
nuestra relación convivencial y con el esfuerzo de ambos adquirimos, entre otros, un
vehículo, la misma que lo reporta ingresos diarios, por arrendamiento a terceros.

2.6 Al punto sexto.- Si bien la suscrita puede tener ingresos económicos en ciertas
épocas del año, cuando exista posibilidad de trabajo, también lo es que la mayor parte de
la misma siempre las he destinado a la manutención de nuestras hijas, coadyuvando así
con el sostenimiento de las mismas, pues, nadie en su sano juicio puede pretender
desconocer el trabajo que realizamos las madres en el hogar, para satisfacer las más
elementales necesidades de nuestros hijos y así coadyuvar al desarrollo bio-sico-social de
los mismos, por ende resulta siendo falsa la afirmación de que mi persona pretenda
sustraerme de mis obligaciones naturales para con nuestras hijas, cuando lo cierto es que
es el demandante quién pretende sustraerse encubiertamente de sus obligaciones
impuestas por mandato judicial, ejerciendo la presente acción, cuando sabe y conoce que
el proceso de alimentos incoado por su cónyuge es simulado y ahora pretende gracias a
dicho acuerdo arribado en la misma, valerse de la institución del prorrateo de alimentos, a
fin de reducir el monto porcentual de la pensión alimenticia fijada en un proceso que se
sustanció con las garantías del debido proceso; ahora bien, respecto a que el demandante
esté siendo objeto de descuento en el 85% de su haber mensual, resulta siendo falsa,
toda vez que conforme se ha señalado supra, el descuento que se le viene efectivizando
en la actualidad sólo alcanza al 55% de su ingreso mensual, no llegando a exceder el
límite máximo permitido por ley.
III.- HECHOS EN QUE SE FUNDA LA DEFENSA:
3.1. Que, fruto de nuestra relación convivencial habida con el demandante, por mas de
18 años, llegamos a procrear a nuestras Selny Niesel y Nathaly Huayllani Mendoza,
quienes en la actualidad cuentan con 18 y 10 años de edad, respectivamente.
3.2. Que, la recurrente conciente de mis deberes, derechos y obligaciones consagrados
en la Constitución Política del Estado y demás normas de inferior jerarquía, que
regulan sobre la materia, vengo cumpliendo con mis obligaciones de madre,
aportando lo necesario para la manutención de nuestras hijas y no solo ello, sino que
además la suscrita es quién ejerce la tenencia de las mismas, lo que implica entre
otros, brindar el cuidado, apoyo y atención a nuestras hijas, quienes se encuentran
cursando sus estudios a nivel primario y superior, lo que conlleva inexorablemente al
incremento de sus necesidades más elementales, que requieren ser satisfechos y ello
sólo puede alcanzarse con el lem. como uno quisiera, también lo es que, mi persona
en las actuales circunstancias no está en condiciones de incrementar la manutención
por prestaciones alimenticias, en razón de que en la actualidad mi persona no
percibe ningún tipo de ingreso económico, por carecer de empleo y estar dedicado a
mis estudios de manera exclusiva, a fin de concluir la misma de manera satisfactoria
y así poder alcanzar un nuevo status económico y social dentro de la sociedad, para
subvenir en un futuro próximo, las necesidades de mi familia y la de nuestra menor
hija habida con la demandante.
3.3. Que, como todo ser humano, en el devenir de la vida en relación, el suscrito en la
actualidad ha formado una nueva familia, con la persona de doña Mary Luz Cencia
Quispe, fruto de esa relación convivencial ha nacido nuestro menor hijo que
responde al nombre de Angel Antonio Guerrero Cencia, que a la fecha cuenta con un
año y un mes de edad; siendo ello así, resulta obvio que las condiciones económicas
del recurrente no son nada alentadores, que si no fuera por el apoyo económico
incondicional y desinteresado de mi conviviente, no hubiera sido posible
reincorporarme en el presente año lectivo, a la Facultad de Ciencias Administrativas
y Contables de la Universidad Peruana “ Los Andes”, a efectos de concluir en el
presente año mis estudios en la Carrera Profesional de Contabilidad y Finanzas,
mucho menos el suscrito hubiese podido sufragar los gastos que demanda la
realización de estudios superiores en una Universidad Privada, si no es por la ayuda
económica de mi futura cónyuge, quién además de afrontar en la actualidad estos
gastos ( alquiler de vivienda, pensión de enseñanza y otros) viene de la misma
manera sufragado los gastos de nuestro hogar convivencial.
3.4. Que, el monto mensual de la manutención ordenada por el Juzgado, a favor de
nuestra menor hija, en la actualidad vengo honrando gracias al apoyo económico de
mi señor padre don Porfirio Guerrero Yalli, quién conciente de las dificultades que
vengo atravesando en la actualidad, desinteresadamente viene apoyándome con el
importe aprobado por el A quo, así como con acudir de manera voluntaria a favor de
mi hija Any Luz Guerrero Chávez, habida en mis relaciones con doña Segundina
Alejandrina Chávez Sullca, allá por la década del noventa, apoyo que viene
brindándome mi señor padre, a fin de que mi persona concluya mis estudios
superiores y, así poder cumplir personalmente con mis obligaciones familiares.
3.5. Que, es menester precisar que, el Art. 482° del C.C. prescribe taxativamente que: “
La pensión alimenticia se incrementa o reduce según el aumento o la
disminución que experimenten las necesidades del alimentista y las
posibilidades del que debe prestarla…”, subrayado y negrita es nuestro, vale
decir, que para que prospere una demanda como el caso que nos ocupa, es requisito
sine qua non la concurrencia de dos presupuestos; a) que, se haya incrementado las
necesidades del alimentista y b) que haya experimentado un aumento las
posibilidades económicas del obligado; situación que no ocurre en el caso de autos,
puesto que si bien se satisface el primer presupuesto, también es cierto que el otro
presupuesto no se da en el caso de autos, situación que inexorablemente conlleva a
concluir que la pretensión incoada debe ser desestimada, a falta de la concurrencia
de uno de los requisitos previstos por ley.
3.6. Que, a mayor abundamiento debo manifestar que, dada la situación actual que
vengo atravesando, para mi hubiese resultado cómodo solicitar al Organo
Jurisdiccional correspondiente la exoneración de la prestación alimenticia, sin
embargo no he ejercido dicho derecho conciente de mis obligaciones para con
nuestra hija, en aras de su bienestar, al extremo de privarme de mis necesidades
más elementales, con la única finalidad de coadyuvar en algo en el desarrollo bio-
sico-social de nuestra menor hija.
3.7. Que, no está demás manifestar que, la carga de la prueba corresponde a quién
afirma hechos que configuran su pretensión, o a quién los contradice alegando
nuevos hechos, pues, en el caso de autos la demandante meramente se ha limitado
a referir que el suscrito es profesional, supuesto negado, sin acreditar con algún
medio de prueba idóneo este hecho, siendo que tampoco ha señalado, mucho
menos ha acreditado en autos la dependencia estatal y/ o privada donde haya
experimentado el recurrente el incremento de mis ingresos económicas, desde la
oportunidad en que fuí emplazado con la demanda de alimentos (año 2003), siendo
ello así, y estando a que en el caso que nos ocupa, no se encuentran debidamente
probados los hechos que sustentan la pretensión, la misma debe ser desestimada.
IV.- FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA DEL PETITORIO.- Amparo mi pretensión en las
siguientes disposiciones legales:
Art. 6° de la Constitución Política del Estado, que establece que; es deber y derecho de los
padres alimentar, educar y dar seguridad a sus hijos, esto es, la manutención de los hijos
es un deber derecho de ambos progenitores y no sólo del padre.
Normas Sustantivas.
Art. 481°C.C.- Criterios para fijar alimentos
Los alimentos se regulan por el juez en proporción a las necesidades de quien los pide y a
las posibilidades del que debe darlos, atendiendo además a las circunstancias personales
de ambos, especialmente a las obligaciones a que se halle sujeto el deudor.
Art. 482° C.C.- Incremento o disminución de alimentos
La pensión alimenticia se incrementa o reduce según el aumento o la disminución que
experimenten las necesidades del alimentista y las posibilidades del que debe prestarla.
Normas Procesales:
Art. 442° del C.P.C. en cuanto concierne a los requisitos y contenido de la contestación
de la demanda.
Art. 196° C.P.C. Carga de la prueba.-
Salvo disposición legal diferente, la carga de probar corresponde a quien afirma hechos
que configuran su pretensión, o a quien los contradice alegando nuevos hechos.
Art. 200° C.P.C.- Improbanza de la pretensión.-
Si no se prueban los hechos que sustentan la pretensión, la demanda será declarada
infundada.
V.- MONTO DEL PETITORIO.- Que, no estoy de acuerdo con el monto del petitorio
solicitado por la demandante, de forma tal, el importe mensual de S/. 100.00 aprobado
por el Juzgado en el proceso de alimentos, debe continuar rigiendo.
VI.- VIA PROCEDIMENTAL.- El presente proceso debe ser tramitado en la vía del
proceso único.
VII.-MEDIOS PROBATORIOS Y ANEXOS DE LA DEMANDA.- A efectos de acreditar
los fundamentos de la absolución de la demanda, ofrezco los siguientes medios
probatorios:
7.1. El mérito de la Declaración de parte de la demandante, con arreglo al pliego
interrogatorio que adjunto al presente. (ANEXO 1-A)
7.2. El mérito de la solicitud de autorización de reincorporación peticionada por el suscrito,
al Decano de la Facultad de Ciencias Administrativas y Contables de la U.P.L.A –
Huancayo, de fecha 16 de marzo de 2007, con el que acredito el trámite realizado para mi
reincorporación para continuar mis estudios superiores. (ANEXO 1-B)
7.3. El mérito de la Resolución No. 141-07/D-FCAC, de fecha 26 de marzo de 2007, por el
cual se resuelve mI reincorporación a la Facultad de Ciencias Administrativas y Contables
de la Universidad Peruana Los Andes, al periodo académico 2007-I, con el que acredito mi
reincorporación a la citada Facultad, a fin de continuar mis estudios superiores. (ANEXO 1-
C)
7.4. El mérito de mi Constancia de Matrículas del Semestre Académico 2007-I, de fecha
28/03/07, con el que acredito que actualmente vengo cursando el X semestre en la
Facultad de CC. AA y CC – Especialidad Contabilidad y Finanzas. ( ANEXO 1- D)
7.5. El mérito del Certificado de Convivencia, de fecha 02 de mayo de 2007, expedido por
el Teniente Gobernador del Barrio de Yananaco de esta ciudad, con el que acredito mi
estado de convivencia con doña MAry Luz Cencia Quispe. (ANEXO 1- E)
7.6. El mérito de la Declaración Jurada otorgada por doña Mary Luz Cencia Quispe,
debidamente legalizada por Notario Público, con el cual acredito que los gastos que vienen
irrogando la conclusión de mis estudios superiores en la ciudad de Huancayo, vienen
siendo sufragados por mi señalada conviviente. (ANEXO 1-F)
7.7 El mérito del Acta de Nacimiento de mi menor hijo Angel Antonio Guerrero Cencia,
expedido por la Registradora Civil de la Municipalidad Provincial de Huancavelica, con el
que acredito el incremento de mi carga familiar y subsiguiente obligación ( ANEXO 1-G)
7.8 El mérito de la partida de nacimiento de mi hija Any Luz Guerrero Chávez, expedido
por el Registrado Civil de la Municipalidad Distrital de Huancán, Provincia de Huancayo ,
Departamento de Junín, con el que acredito el incremento de mi carga familiar y
subsiguiente obligación ( ANEXO 1- H).
7.9 Copia de mi Declaración Jurada de no contar con ningún tipo de ingreso económico en
la actualidad ( ANEXO 1- I)
7.10. Copia de mi D.N.I. (ANEXO 1- J)
7.11 Copia legalizada de la Constancia de Habilitación del Letrado que suscribe la presente
(ANEXO 1-K).
POR TANTO:
A Ud., señor Juez, ruego se sirva tener por absuelta la
demanda y, en su oportunidad declararla infundada la misma. Es de Justicia
PRIMER OTROSI DIGO: Que, de conformidad con lo dispuesto por el Art. 565° del
C.P.C., adjunto al presente mi Declaración Jurada correspondiente, para los fines legales
consiguientes.
SEGUNDO OTROSI DIGO: Que, de conformidad con lo dispuesto por el Art. 80° del
Adjetivo Civil, designo como Abogado defensor al Letrado que autoriza el presente, a
quién le otorgo las facultades generales de representación contenidas en el Art. 74° del
Acotado, de cuyos alcances declaro estar instruida, con dicho fin cumplo con señalar mi
domicilio personal el consignado en el exordio del presente escrito.
TERCER OTROSI DIGO: Acompaño al presente copia legalizada de la Constancia de
Habilitación del Letrado que autoriza el presente, para los fines de ley.

Huancavelica, 08 de Mayo de 2007.

MARCO ANTONIO GUERRERO QUISPE.


Sec. : Dra. A. Arzapalo.
Exp. No. :2010-22-0-1101-JP-FC-02
Escrito No. : 01
EXPEDIENTE PRINCIPAL
Sumilla : Deduce nulidad y otros.

SEÑORA JUEZ DEL SEGUNDO JUZGADO DE PAZ LETRADO DE LA PROVINCIA DE


HUANCAVELICA.

CONSUELO MARUJA MENDOZA CCANTO,


identificada con D.N.I. No. 23262163, señalando
domicilio real y procesal en la Av. Los Chancas No. 104
del Distrito, Provincia y Departamento de Huancavelica,
a Ud., respetuosamente me presento y digo:
Que, de conformidad con lo dispuesto por el Art.
171° y siguientes pertinentes del Código Procesal Civil, recurro al Despacho de su
digno cargo, con la finalidad de deducir la NULIDAD E INSUBSISTENCIA de la
Resolución No. Uno, su fecha 15 de Diciembre (sic) del año dos mil diez,
mediante el cual se resolvió admitir a trámite, en la vía de proceso único, la
demanda de prorrateo de alimentos, incoada por Rafael Huayllani Anccasi, contra
la recurrente y otras, la misma que en su oportunidad se servirá declarar fundada,
retrotrayéndose el proceso al estado de calificarse la demanda, en atención a los
fundamentos que a continuación expongo:
Primero.- La nulidad procesal, es el estado de anormalidad del acto
procesal, originado en la carencia de alguno de los elementos constitutivos, o en
vicios existentes sobre ellos, que potencialmente lo coloca en situación de ser
declarado judicialmente inválido, en ese entender la misión de las nulidades no es
el aseguramiento por si de las formas procesales, sino el cumplimiento de los fines
de ellas confiados por la ley.
Segundo.- Que, conforme lo precisa el Art. 103° de la Constitución Política
del Estado; la ley, desde su entrada en vigencia, se aplica a las consecuencias de
las relaciones y situaciones jurídicas existentes y no tiene fuerza ni efectos
retroactivos; salvo, en ambos supuestos, en materia penal cuando favorece al reo,
desde esa perspectiva, el Art. IX del Título Preliminar del Código Procesal Civil,
establece que las normas procesales contenidas en ella, son de carácter
imperativo, esto es, son de orden público y de ineludible, puesto que instituyen
reglas, a las cuales las partes y el Juez deben subordinar su actuación, de modo
que éste último deviene en destinatario de la norma, la cual le impone su modo de
actuación y regula su conducta en el proceso, a efectos de asegurar la expedición
de resoluciones en justicia y no arbitrarias.
Tercero.- Que, en este orden de cosas y, a efectos de regular y garantizar
los derechos tanto del alimentista como del obligado alimentario, el Congreso de la
República, en cumplimiento de las funciones asignadas por nuestra Carta
Fundamental, con fecha 22 de Diciembre del año próximo pasado, expidió la Ley
No. 29486, por el cual se dispuso la incorporación del Art. 565-A del Código
Procesal Civil, cuyo texto es el siguiente: “Es requisito para la admisión de la
demanda de reducción, variación, prorrateo o exoneración de la pensión
alimentaria que el demandante obligado a la prestación de alimentos
acredite encontrarse al día en el pago de la pensión alimentaria.”, la
misma que fue promulgada y publicada en el Diario Oficial El Peruano, el 23 de
Diciembre de 2009, adquiriendo vigencia a partir del día siguiente de su
publicación, vale decir, desde el día 24 de Diciembre del año próximo pasado, data
desde el cual dicha disposición normativa resulta de obligatorio cumplimiento,
tanto para el operador jurídico así como para los demás sujetos intervinientes en el
proceso.
Cuarto.- Que, en el caso de autos, de la revisión de los anexos escoltados
a la demanda de prorrateo de alimentos, se tiene, que el demandante no ha
cumplido con anexar al mismo, el REQUISITO ESPECIAL de ADMISIBILIDAD DE LA
DEMANDA, incorporado por el Art. 565-A del Adjetivo Civil, esto es, el documento
indubitable, que acredite encontrarse al día en el pago de las pensiones
alimenticias, ordenada por mandato judicial, sin embargo, vuestro Despacho pese
a que la demanda incoada se encuentra incursa dentro de las causales de
inadmisibilidad, admitió a trámite la misma, sin que el accionante haya cumplido
con anexar a la demanda, el requisito especial incorporado recientemente, por el
glosado cuerpo normativo, situación que la torna en írrita a la cuestionada
resolución, la misma que debe ser corregida por vuestro Despacho, en aras de la
vigencia real y efectiva del Estado de Derecho y la tutela jurisdiccional efectiva,
como principio continente.
POR TANTO:
A Ud., señora Juez, pido se sirva sustanciarla y en su oportunidad,
declararla fundada la misma, retrotrayéndose el proceso al estado donde se
cometió el vicio. En Justicia.
PRIMER OTROSI DIGO: Que, sin perjuicio de la nulidad deducía, en el ejercicio
irrestricto del derecho de defensa consagrado en el Art. 139º inc. 14) de la Constitución
Política del Estado y, en perspectivas de una Tutela Jurisdiccional efectiva, cumplo con
absolver la demanda formulada por Rafael Huayllani Anccasi, sobre Prorrateo de
Alimentos, la misma que la niego y contradigo en todos sus extremos, en mérito a los
fundamentos que a continuación expongo:
I.-PETITORIO:
Que, por resolución judicial su Despacho se sirva declarar INFUNDADA la demanda de
prorrateo de alimentos, incoada por Rafael Huayllani Anccasi, contra la recurrente y otras,
con expresa condena de costas y costos, en atención a los fundamentos de hecho y de
derecho que paso a exponer:
II.-PRONUNCIAMIENTO SOBRE LOS HECHOS EXPUESTOS EN LA DEMANDA:
2.1. Al punto primero.- Que, es cierto que la suscrita en el ejercicio del derecho de
acción le inicié el proceso de alimentos al hoy demandante, en razón de que éste se
desentendió por completo de sus obligaciones de padre para con nuestras hijas, la misma
que en primera instancia concluyó con la expedición de la sentencia de fecha 18 de Junio
de 2007, en la que el A quo ordenó al demandado acudir con el 40% de sus
remuneraciones mensuales, que percibe como docente nombrado de la Dirección Regional
de Educación de Huancavelica, esto es, 25% para nuestra hija Selny Nisiel y 15% para
Nathaly Huayllani Mendoza, respectivamente, la misma que apelada, fue revocada por el
Ad quem y, reformándola en el extremo de manutención mensual fijada, se dispuso que el
demandado acuda con el 30% a favor de nuestra hija Selny Nisiel y con el 25% para
Nathaly, vale decir, con el 55% de sus remuneraciones mensuales, incluido bonificaciones,
gratificaciones y demás derechos que le corresponden como docente nombrado del sector
Educación, importe porcentual que el hoy demandante pretende que se disminuya vía la
pretensión incoada, con el pueril y deleznable argumento de que las pensiones fijadas
sobrepasan su capacidad económica, ya que sumados los mismos alcanzarían el 85% de
su remuneración mensual, situación que no sucede en la realidad, conforme así lo ha
señalado el propio accionante, en los fundamentos esbozados en su demanda, donde
precisa que el importe porcentual que se le viene descontando mensualmente no excede
del máximo permitido por ley, esto es, del 60% de sus ingresos mensuales.
Respecto a la pensión mensual fijada, vía conciliación, a favor de su cónyuge y menor hija,
en el proceso de alimentos sustanciado por ante el Juzgado de Paz Letrado de Ascensión,
debo manifestar que, resulta extraño que a pesar de la existencia del citado proceso de
alimentos, que por lo general genera la ruptura de la relación conyugal, el demandante y
su cónyuge, continúen haciendo vida en común, situación que crea dudas respecto a la
veracidad del proceso sustanciado ante el citado Juzgado, lo que hace presumir
seriamente que el proceso habría sido simulado por el demandante y su cónyuge,
induciendo en error al órgano jurisdiccional, con la única finalidad de perjudicar a nuestras
hijas, ejerciendo la presente acción.
2.2 Al punto dos.- No es cierto que en la actualidad, las pensiones fijadas sobrepasen su
capacidad económica, y que éstos llegarían a alcanzar el 85% de su remuneración
mensual como docente, puesto que, si bien para simular dicha situación, vía acuerdo
conciliatorio se fijó el 30% de su ingreso mensual a favor de su cónyuge y menor hija,
cierto es también que conforme se advierte de su Boleta de Pagos correspondiente al mes
de Mayo del presente año, ofrecido como medio probatorio, el descuento judicial que se le
viene efectivizando no excede el máximo permitido por ley, esto es, solo alcanza al 60%
de sus ingresos mensuales, siendo que, el saldo porcentual restante es de entera
disponibilidad del demandante, la misma que resulta suficiente para cubrir sus
necesidades más elementales, no existiendo por ende ninguna posibilidad de riesgo para
su integridad ni subsistencia, como pretende hacer ver el demandante, más aun si se
tiene en cuenta, que no es verdad, que el accionante tenga como ingreso único las
remuneraciones que percibe por su labor de docente, cuando lo cierto es que el
demandante con el producto de la venta del vehículo, que adquirimos en la época de
nuestra relación convivencial y con el esfuerzo de ambos, ha adquirido en la actualidad
otro vehículo, Clase: Station Wagon, Marca: Toyota, Modelo: Caldina, Color: Blanco, Placa
de Rodaje: SN1475, el mismo que lo alquila a terceros, reportándole dicha actividad
ingresos diarios, que fácilmente superan mensualmente los S/.1,000.00.
2.3 Al punto tercero.- Que, si bien toda persona que ha logrado insertarse en el mundo
laboral, requiere de ciertas condiciones y especialización para continuar en la misma y en
todo caso escalar posiciones, cierto es también que para acreditar dicha especialización y
a fin de que la misma no parezca sólo retórica, es necesario que lo vertido se encuentre
respaldado en medios probatorios que corroboren la voluntad de progreso y desarrollo
dentro del ejercicio en que una persona se viene realizándose como profesional; sin
embargo en autos no ocurre ello, donde el demandante simplemente se ha limitado a
hacer alarde de los gastos que le vendrían ocasionando la satisfacción de sus necesidades
señaladas, aunado a ello es de tenerse en cuenta, que el demandante tampoco ha
precisado donde viene prestando sus servicios, para que dicho traslado le esté
ocasionando gastos de pasaje, alimentación y alquiler de vivienda, circunstancias que se
servirá tener presente al momento de resolverse la composición de la litis.
2.4 Al punto cuarto.- Que, en efecto conforme se tiene de la copia de la Boleta de Pago
el descuento mensual que se le viene efectuando mensualmente, solo alcanza el 60% de
sus remuneraciones que percibe en su condición de docente nombrado de la Dirección
Regional de Huancavelica, esto es, que al accionante en observancia de la permisión legal
que regula esta materia, sólo se le viene afectando el porcentaje permitido por ley, es
decir, que el 40% de sus ingresos mensuales y otros beneficios que por ley le
corresponden, son de libre disponibilidad del demandante, siendo ello así, resulta obvio
que el demandante en la actualidad carece de interés y legitimidad para obrar, toda vez
que los descuentos mensuales, dentro de los límites que franquea nuestro ordenamiento
civil, bajo ninguna circunstancia le causan perjuicio al demandante, siendo muy distinto
que el demandante pretenda sustituirse en el derecho de acción del alimentista
negligente- hecho que no está permitido- e investido de facto en las prerrogativas del
mismo, pretender la redistribución de la pensión alimenticia, con el fútil argumento de que
su cónyuge y menor hija, sólo vienen percibiendo el 5% del importe porcentual fijado que
en cifras alcanza al 30% de sus remuneraciones y otros beneficios y, que a decir del
demandante en cualquier momento las antes señaladas estarían instando la liquidación de
las pensiones devengadas y de ocurrir ello estaría imposibilitado de cumplir con el abono
de las mismas, vale decir, que el demandante mediante la pretensión formulada pretende
adelantarse a una posible liquidación que pudiera practicarse en el futuro, situación que
como muy bien sabe el demandante no va a ocurrir, por la sencilla razón que con su
cónyuge e hija en la actualidad cohabitan juntos, cumpliendo con todos los deberes y
derechos que nacen del matrimonio, y que el proceso tramitado ante el Juzgado de Paz
Letrado de Ascensión, fue un proceso simulado, que sólo buscó se supere el monto
embargable de las remuneraciones del accionante, para luego vía la presente acción
pretender reducir el monto de la pensión alimenticia fijada a favor de nuestras hijas,
hecho que vuestra Autoridad no puede permitir ni ignorar, antes bien, previa ponderación
y valoración de los hechos y medios probatorios se servirá desestimar la pretensión
formulada por el demandante, más aún si se tiene en cuenta que a la data el derecho
alegado solo es expectaticio, siendo así, resulta obvio que tampoco existe
interés moral o económico actual, que le habilite el ejercicio de la presente
acción.
2.5 Al punto quinto.- Si bien es cierto que la obligación de subvenir las necesidades de
los hijos, es un deber – derecho ambos progenitores, también lo es que mi persona en
ningún momento he pretendido sustraerme de mis obligaciones, puesto que en las
oportunidades que he tenido la ocasión de realizar algún trabajo, aunque de manera
esporádica, dichos ingresos siempre las he destinado a la manutención de nuestras hijas,
coadyuvando así con el sostenimiento de las mismas, pues, nadie en su sano juicio puede
pretender desconocer el trabajo que realizamos las madres en el hogar, para satisfacer las
más elementales necesidades de nuestros hijos y así coadyuvar al desarrollo bio-sico-
social de los mismos, por ende resulta siendo falsa la afirmación de que mi persona
pretenda sustraerse de mis obligaciones naturales para con nuestras hijas, cuando lo
cierto es, que el demandante es quién pretende sustraerse encubiertamente de sus
obligaciones impuestas por mandato judicial, ejerciendo la presente acción, cuando sabe y
conoce que el proceso de alimentos incoado por su cónyuge es simulado y ahora pretende
gracias a dicho acuerdo arribado en la misma, valerse de la institución del prorrateo de
alimentos, a efectos de reducir el monto porcentual de la pensión alimenticia fijada en un
proceso que se sustanció con las garantías del debido proceso.
III.- HECHOS EN QUE SE FUNDA LA DEFENSA:
3.8. Que, fruto de nuestra relación convivencial habida con el demandante, por más de
18 años, llegamos a procrear a nuestras Selny Nisiel y Nathaly Huayllani Mendoza,
quienes en la actualidad cuentan con 19 y 11 años de edad, respectivamente.
3.9. Que, la recurrente consciente de mis deberes, derechos y obligaciones consagrados
en la Constitución Política del Estado y demás normas de inferior jerarquía, que
regulan sobre la institución alimentaria, vengo cumpliendo con mis obligaciones de
madre, aportando lo necesario para la manutención de nuestras hijas y no solo ello,
sino que además la suscrita es quién ejerce la tenencia de las mismas, lo que implica
entre otros, brindar el cuidado, apoyo y atención a nuestras hijas, quienes se
encuentran cursando sus estudios a nivel superior y primario, lo que conlleva
inexorablemente al incremento de sus necesidades más elementales, que requieren
ser satisfechos y ello sólo puede alcanzarse demostrando responsabilidad y
cumpliendo con nuestras obligaciones de padre y, no como pretende el demandante
a través del presente proceso, sustraerse subrepticiamente de sus obligaciones
reduciendo el importe porcentual mensual fijado con equidad y justicia en el proceso
de alimentos que se le siguió, sin tener en cuenta que el ser humano desde su
nacimiento y hasta muchos años después, no sólo es incapaz de ejercer sus
derechos, de cautelar sus intereses o de asumir responsabilidades, sino que lo es
hasta para sobrevivir por sus propios medios, por ello la ley organiza la protección
siguiendo un orden de gradación, la duración de la misma, la extensión de la
obligación, etc., con la única finalidad de no dejarlo en una situación de desamparo
que desembocaría inexorablemente en la muerte del ser humano.
3.10. Que, la institución del prorrateo de alimentos, se configura cuando frente a un solo
obligado, accionan varios titulares del derecho alimentario y, como consecuencia del
mismo se termina afectando más del 60% del total de sus ingresos que percibe el
obligado, sean éstos remuneraciones o pensiones, supuesto en la cual resulta
amparable el prorrateo, entendida como la distribución entre los alimentistas de la
parte de la renta del obligado que deba o pueda por razones de embargabilidad,
esto es, hasta el 60%, destinarse al cumplimiento del conjunto de las obligaciones
alimenticias, dejando libre de todo gravamen y a su entera disponibilidad del
obligado alimentario, el 40% de su renta mensual, para subvenir sus necesidades,
situación que como se tiene esbozado no sucede en el caso que nos convoca, toda
vez que el demandante dispone libremente y sin ningún tipo de gravamen del 40%
de sus ingresos mensuales y otros beneficios que por ley le corresponden como
servidor del Estado, por ende la pretensión incoada deviene en inestimable, por
carecer de los presupuestos mínimos para su estimación.
3.11. Que, en el caso de autos, conforme se tiene de los fundamentos fácticos esbozados
en la demanda y la Boleta de Pagos del mes de Mayo de 2009, ofrecido como medio
probatorio por el demandante, la renta mensual que viene afectándose al
accionante, no excede el máximo permitido por ley, puesto que solo alcanza el
SESENTA POR CIENTO de la misma, siendo así, resulta evidente que la incoada
deviene en desafortunada, en razón de que no se cumple con el requisito de la
afectación real de ingresos, más allá del 60%, que permita la redistribución entre los
acreedores alimentario, hasta alcanzar dicho porcentaje, situación que no hace sino
establecer la falta de interés y legitimidad para obrar por parte del demandante.
3.12. Que, el Art. 95º del Código de los Niños y Adolescentes, en su tercer párrafo
establece que “ …la acción de prorrateo también puede ser iniciado por los
acreedores alimentarios, en caso de que el pago de la pensión alimentaria
resulta inejecutable” de ello podemos concluir meridianamente que el legitimado
para ejercer la acción de prorrateo de alimentos, es el acreedor alimentario que no
ve satisfecha su acreencia, vale decir, cuando la pensión fijada por resolución judicial
firme, resulta siendo inejecutable, por exceso en la afectación del monto porcentual
embargable, esto es, el 60% de los ingresos del obligado, lo que no ocurre en el
caso de autos, donde el deudor alimentario pese a que el monto porcentual que se
le viene descontando mensualmente no excede del porcentaje embargable, se ha
permitido ejercitar la presente acción, sin ostentar la cualidad exigida por nuestra
normatividad vigente.
3.13. Que, el demandante en un acto por demás inconsciente, pretende que por sentencia
judicial, sólo se redistribuya el 50% de sus ingresos mensuales, entre todos los
acreedores alimentarios y, que a criterio de éste, la misma sería distribuida en
proporción a 12.5% por cada alimentista, propuesta que carece del más elemental
sentido de racionalidad y prudencia, en razón de que ninguna persona en su sano
juicio, puede pretender que un número de cuatro personas subsistan cada uno con
el 12.5% del monto porcentual y el demandante imponerse alegremente la mitad de
su remuneración, propuesta que no hace sino poner en evidencia la falta de afecto y
cariño del demandante hacia nuestras hijas, y la enorme preocupación que siente
por su cónyuge y menor hija, a quienes pretende acudirles con el 25% de sus
ingresos del 30% dispuesta por mandato judicial, esto es, que sólo se estaría
reduciendo el 5% del importe ordenado, si el proceso seguido entre ambos no fuese
simulado, y la parte perjudicada evidentemente resultaría siendo la nuestra, ya que
del 55% que en la actualidad venimos percibiendo, el mismo llegaría a reducirse al
25% de sus ingresos, es decir, según la ilustrada propuesta del demandante, la
reducción del 30% del importe actual que venimos percibiendo, resultaría siendo lo
justo y equitativo, desatino que no hace sino descubrirlo ante sus verdaderos
propósitos, cual es el de disponer libremente del 75% de sus ingresos mensuales,
por una sencilla razón, que ambos cónyuges nunca se distanciaron y en la actualidad
viven juntos y, el proceso seguido entre los mismos, fue un proceso simulado, con la
única finalidad de perjudicarnos, siendo ello así, resulta evidente que la propuesta
formulada deviene en irrazonable, arbitrario, desproporcionado e ilegal, más aún si
se tiene en cuenta, que la redistribución en un caso como el de autos, si esta fuere
seria y real, debe considerarse entre otros aspectos; la edad, nivel de educación,
salud y otras necesidades propias del ciclo de desarrollo del ser humano, y no como
groseramente pretende el demandante, sin un ápice de criterio racional y objetivo.
3.14. Si bien es cierto que la recurrente, por lo difícil que hoy en día se ha vuelto acceder
a un puesto de trabajo, en la actualidad no cuento con un puesto de trabaje estable
y, que sólo en oportunidades y de presentarse realizo trabajos eventuales, cierto es
también, que casi la totalidad de mi tiempo le dedico a la atención y cuidado de
nuestras hijas, es decir, que realizo trabajos propios de ama de casa en el hogar
donde cohabitamos con mis hijas, hecho que no puede desconocerse, como lo ha
sugerido encubiertamente el demandante, en los fundamentos de la demanda,
situación que se servirá tener en cuenta al resolverse el fondo de la litis; asimismo
resulta pertinente hacer presente, que la cónyuge del demandante en la actualidad
viene prestando sus servicios como docente en la I. E. No. 616 de Sancaypampa
Anta- Acobamba, labor que le reporta un ingreso mensual estable, situación que en
todo caso enerva el estado de necesidad de la demandada, presupuesto
indispensable que debe concurrir a parte de los otros requisitos ( disposición de la
ley y capacidad económica del obligado), para la concesión de la pensión alimenticia,
circunstancia que vuestro Despacho se servirá tener en cuenta al resolver el caso
sub – júdice.
3.15. Que, no está demás manifestar que, el demandante es la cuarta oportunidad que
formula la pretensión de prorrateo de alimentos, siendo el primero, el sustanciado
por ante el Primer Juzgado de Paz Letrado de Huancavelica, Sec. Dr. Ccente, el
segundo; ante el Juzgado de Paz Letrado de Ascensión, Sec. M Pérez y, el tercero
también ante el Primer Juzgado de Paz Letrado de Huancavelica, Sec. J. Andrade; en
las que el accionante, como es obvio, no ha salido airoso de los mismos, por lo
mismo nuevamente ha incoado la presente, sin importarle los gastos que me viene
ocasionando, hacer frente a las demandas formuladas, en grave perjuicio de nuestra
modesta economía y en especial poniendo en riesgo la estabilidad emocional de
nuestras hijas, hecho que su Despacho se servirá tener presente al emitirse la
resolución final que componga la presente controversia.
IV.- FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA DEL PETITORIO.- Amparo mi pretensión en las
siguientes disposiciones legales:
Art. 6° de la Constitución Política del Estado, que establece que; es deber y derecho de
los padres alimentar, educar y dar seguridad a sus hijos, esto es, la manutención de los
hijos es un deber derecho de ambos progenitores y no sólo del padre.
Normas Sustantivas.
Art. VI del Título Preliminar C.C.- Interés para obrar.
Para ejercitar o contestar una acción es necesario tener legítimo interés económico o
moral, la misma que está ligada a la legitimatio ad causan.
Art. 481°C.C.- Criterios para fijar alimentos
Los alimentos se regulan por el juez en proporción a las necesidades de quien los pide y a
las posibilidades del que debe darlos, atendiendo además a las circunstancias personales
de ambos, especialmente a las obligaciones a que se halle sujeto el deudor.
Art. 95° C. N. A Prorrateo.
La acción de prorrateo también puede ser iniciado por los acreedores alimentarios, en
caso de que el pago de la pensión alimentaria resulta inejecutable.
Normas Procesales:
Art. 442° del C.P.C. en cuanto concierne a los requisitos y contenido de la contestación
de la demanda.
Art. 196° C.P.C. Carga de la prueba.-
Salvo disposición legal diferente, la carga de probar corresponde a quien afirma hechos
que configuran su pretensión, o a quien los contradice alegando nuevos hechos.
Art. 200° C.P.C.- Improbanza de la pretensión.-
Si no se prueban los hechos que sustentan la pretensión, la demanda será declarada
infundada.
V.- MONTO DEL PETITORIO.- Que, no estoy de acuerdo con el monto del petitorio
solicitado por la demandante, de forma tal, el importe porcentual mensual del 55% fijado
por sentencia judicial en el proceso de alimentos, debe continuar rigiendo.
VI.- VIA PROCEDIMENTAL.- El presente proceso debe ser sustanciado en la vía del
proceso único.
VII.-MEDIOS PROBATORIOS Y ANEXOS DE LA DEMANDA.- A efectos de acreditar
los fundamentos de la absolución de la demanda, ofrezco los siguientes medios
probatorios:
7.1. El mérito de la Declaración de parte del demandante, con arreglo al pliego
interrogatorio que adjunto al presente. (ANEXO 1-A)
7.2. El mérito del Exp. No. 2006-239., seguida entre la recurrente con el demandante
sobre prestación de alimentos, el mismo que gira ante el Sec. Dr. L. Ccente, expediente en
la que se encuentran glosados las originales de las constancias expedidas por el
Gobernador del Distrito de Paucará y, por el Juez de Paz del mismo Distrito, en el que dan
cuenta que el demandante y su cónyuge siempre han venido cohabitando juntos como
pareja, resultando por ende el proceso seguido entre ambas partes, un proceso simulado,
con la única finalidad de superar el porcentaje embargable de las remuneraciones del
accionante, y pretender reducir vía la institución del prorrateo de alimentos, el monto
mensual fijada por concepto de alimentos, a favor de nuestras hijas (ANEXO 1-B)
7.3. El mérito del oficio que se servirá cursar por ante la Dirección Regional de Educación
de Huancavelica, a efectos de que informe, respecto al monto porcentual que viene
descontándosele mensualmente al demandante.
7.4. El mérito del Oficio que se servirá cursar por ante la UGEL de Acobamba, a efectos de
que remita el informe laboral de la cónyuge del demandante doña Sonia Quispe Cauchos,
quién presta sus servicios en la I. E. No. 616 Sancaypampa Anta- Acobamba.
7.6 El mérito del expediente No.2008-638., seguida entre las mismas partes, sobre
prorrateo de alimentos, que gira bajo la actuación del Sec. Dr. L. Ccente, y para acreditar
su pre existencia recaudo al presente la respectiva cédula de notificación judicial. Y para
su remisión cúrsese el oficio correspondiente. ( ANEXO 1-C)
7.7 El mérito del Expediente No. 2009-321, seguida entre las mismas partes, sobre
prorrateo de alimentos, sustanciado por ante el Juzgado de Paz Letrado de Ascensión,
Sec. Dra. A. Arzapalo y, a efectos de acreditar su pre existencia adjunto al presente la
respectiva cédula de notificación judicial. Y para su remisión cúrsese el oficio
correspondiente. ( ANEXO 1- D).
7.8. El mérito del Expediente No. 2009-501., seguida entre las mismas, sobre prorrateo de
alimentos, sustanciado por ante el Primer Juzgado de Paz Letrado de Huancavelica, Sec.
Dr. J. Andrade, el mismo que se dio por concluida, sin pronunciamiento sobre el fondo,
expediente en el que se encuentra recaudado los siguientes documentos; La ficha
obtenida de la SUNARP, respecto al vehículo de plaza de Rodaje No. SN1475, el mismo
que en la actualidad es de propiedad del demandante; los recibos expedidos, por la
compra de cereales, verduras y frutas, expedidos por los señores Augusto Quispe Baltazar,
Isabel Taipe De la Cruz y Liliana Pino Crisóstomo, en doce folios útiles; boletas de venta,
otorgado por la compra de abarrotes, gas y otros, en folios seis útiles; recibos expedidos
por el colegio Particular D! UNI- Huancavelica, por concepto de compra de uniforme,
pensión de enseñanza del mes de Agosto- 2009 y otros, en folios tres útiles; la Constancia
de Estudios, expedido por la I. E. Privada D! UNI – HVCA, de fecha 17 de Noviembre de
2009, los mismos que ofrezco como medios probatorios así como el expediente en
mención, por lo que a fin de acreditar su pre existencia adjunto al presente la respectiva
cédula de notificación judicial y, a efectos de su remisión sírvase cursar el oficio
correspondiente. (ANEXO 1-E)
7.9. Copia de mi D.N.I. ( ANEXO 1-F)
POR TANTO:
A Ud., señor Juez, ruego se sirva tener por absuelta la
demanda y, en su oportunidad declararla infundada la misma, con expresa condena de
costas y costos del proceso. En Justicia
SEGUNDO OTROSI DIGO: Que, de conformidad con lo dispuesto por el Art. 80° del
Adjetivo Civil, designo como Abogado defensor al Letrado que autoriza el presente, a
quién le otorgo las facultades generales de representación contenidas en el Art. 74° del
Acotado, de cuyos alcances declaro estar instruida, con dicho fin cumplo con señalar mi
domicilio personal el consignado en el exordio del presente escrito.
Huancavelica, 02 de Febrero de 2009.
Sec. : Dra. A. Arzapalo.
Exp. No. :2010-22-0-1101-JP-FC-02
Escrito No. : 01.
EXPEDIENTE PRINCIPAL
Sumilla : Deduce Nulidad y otros.

SEÑORA JUEZ DEL SEGUNDO JUZGADO DE PAZ LETRADO DE LA PROVINCIA DE


HUANCAVELICA.

SELNY NISIEL HUAYLLANI MENDOZA, identificada


con D.N.I. No. 46297137 señalando domicilio real y
procesal en la Av. Los Chancas No. 104 del Distrito,
Provincia y Departamento de Huancavelica, a Ud.,
respetuosamente me presento y digo:
Que, de conformidad con lo dispuesto por el Art.
171° y siguientes pertinentes del Código Procesal Civil, recurro al Despacho de su
digno cargo, con la finalidad de deducir la NULIDAD E INSUBSISTENCIA de la
Resolución No. Uno, su fecha 15 de Diciembre (sic) del año dos mil diez,
mediante el cual se resolvió admitir a trámite, en la vía de proceso único, la
demanda de prorrateo de alimentos, incoada por Rafael Huayllani Anccasi, contra
la recurrente y otras, la misma que en su oportunidad se servirá declarar fundada,
retrotrayéndose el proceso al estado de calificarse la demanda, en atención a los
fundamentos que a continuación expongo:
Primero.- La nulidad procesal, es el estado de anormalidad del acto
procesal, originado en la carencia de alguno de los elementos constitutivos, o en
vicios existentes sobre ellos, que potencialmente lo coloca en situación de ser
declarado judicialmente inválido, en ese entender la misión de las nulidades no es
el aseguramiento por si de las formas procesales, sino el cumplimiento de los fines
de ellas confiados por la ley.
Segundo.- Que, conforme lo precisa el Art. 103° de la Constitución Política
del Estado; la ley, desde su entrada en vigencia, se aplica a las consecuencias de
las relaciones y situaciones jurídicas existentes y no tiene fuerza ni efectos
retroactivos; salvo, en ambos supuestos, en materia penal cuando favorece al reo,
desde esa perspectiva, el Art. IX del Título Preliminar del Código Procesal Civil,
establece que las normas procesales contenidas en ella, son de carácter
imperativo, esto es, son de orden público y de ineludible, puesto que instituyen
reglas, a las cuales las partes y el Juez deben subordinar su actuación, de modo
que éste último deviene en destinatario de la norma, la cual le impone su modo de
actuación y regula su conducta en el proceso, a efectos de asegurar la expedición
de resoluciones en justicia y no arbitrarias.
Tercero.- Que, en este orden de cosas y, a efectos de regular y garantizar
los derechos tanto del alimentista como del obligado alimentario, el Congreso de la
República, en cumplimiento de las funciones asignadas por nuestra Carta
Fundamental, con fecha 22 de Diciembre del año próximo pasado, expidió la Ley
No. 29486, por el cual se dispuso la incorporación del Art. 565-A del Código
Procesal Civil, cuyo texto es el siguiente: “Es requisito para la admisión de la
demanda de reducción, variación, prorrateo o exoneración de la pensión
alimentaria que el demandante obligado a la prestación de alimentos
acredite encontrarse al día en el pago de la pensión alimentaria.”, la
misma que fue promulgada y publicada en el Diario Oficial El Peruano, el 23 de
Diciembre de 2009, adquiriendo vigencia a partir del día siguiente de su
publicación, vale decir, desde el día 24 de Diciembre del año próximo pasado, data
desde el cual dicha disposición normativa resulta de obligatorio cumplimiento,
tanto para el operador jurídico así como para los demás sujetos intervinientes en el
proceso.
Cuarto.- Que, en el caso de autos, de la revisión de los anexos escoltados
a la demanda de prorrateo de alimentos, se tiene, que el demandante no ha
cumplido con anexar al mismo, el REQUISITO ESPECIAL de ADMISIBILIDAD DE LA
DEMANDA, incorporado por el Art. 565-A del Adjetivo Civil, esto es, el documento
indubitable, que acredite encontrarse al día en el pago de las pensiones
alimenticias, ordenada por mandato judicial, sin embargo, vuestro Despacho pese
a que la demanda incoada se encuentra incursa dentro de las causales de
inadmisibilidad, admitió a trámite la misma, sin que el accionante haya cumplido
con anexar a la demanda, el requisito especial incorporado recientemente, por el
glosado cuerpo normativo, situación que la torna en írrita a la cuestionada
resolución, la misma que debe ser corregida por vuestro Despacho, en aras de la
vigencia real y efectiva del Estado de Derecho y la tutela jurisdiccional efectiva,
como principio continente.
POR TANTO:
A Ud., señora Juez, pido se sirva sustanciarla y en su oportunidad,
declararla fundada la misma, retrotrayéndose el proceso al estado donde se
cometió el vicio. En Justicia.
PRIMER OTROSI DIGO: Que, sin perjuicio de la nulidad deducida, en el ejercicio
irrestricto del derecho de defensa consagrado en el Art. 139º inc. 14) de la Constitución
Política del Estado y, en perspectivas de una Tutela Jurisdiccional efectiva, cumplo con
absolver la demanda formulada por don Rafael Huayllani Anccasi, sobre Prorrateo de
Alimentos, la misma que la niego y contradigo en todos sus extremos, en mérito a los
fundamentos que a continuación expongo:
I.-PETITORIO:
Que, por resolución judicial su Despacho se sirva declarar INFUNDADA la demanda de
prorrateo de alimentos, incoada por Rafael Huayllani Anccasi, contra la recurrente, con
expresa condena de costa y costos, en atención a los fundamentos de hecho y de derecho
que paso a exponer:

II.-PRONUNCIAMIENTO SOBRE LOS HECHOS EXPUESTOS EN LA DEMANDA:


2.1. Al punto primero.- Que, es cierto que la suscrita representado por mi señora madre
en aquella oportunidad, se le inició el proceso de alimentos al hoy demandante, en razón
de que éste se desentendió por completo de sus obligaciones de padre para con mi
hermana menor y la recurrente, la misma que en primera instancia concluyó con la
expedición de la sentencia de fecha 18 de Junio de 2007, en la que el A quo ordenó al
demandado acudir con el 40% de sus remuneraciones mensuales, que percibe como
docente nombrado de la Dirección Regional de Educación de Huancavelica, esto es, 25%
para nuestra hija Selny Nisiel y 15% para Nathaly Huayllani Mendoza, respectivamente, la
misma que apelada, fue revocada por el Ad quem y, reformándola en el extremo de
manutención mensual fijada, se dispuso que el demandado acuda con el 30% a favor de
nuestra hija Selny Nisiel y con el 25% para Nathaly, vale decir, con el 55% de sus
remuneraciones mensuales, incluido bonificaciones, gratificaciones y demás derechos que
le corresponden como docente nombrado del sector Educación, importe porcentual que el
hoy demandante pretende que se disminuya vía la pretensión incoada, con el pueril y
deleznable argumento de que las pensiones fijadas sobrepasan su capacidad económica,
ya que sumados los mismos alcanzarían el 85% de su remuneración mensual, situación
que no sucede en la realidad, conforme así lo ha señalado el propio accionante, en los
fundamentos esbozados en su demanda, donde precisa que el importe porcentual que se
le viene descontando mensualmente no excede del máximo permitido por ley, esto es, del
60% de sus ingresos mensuales.
Respecto a la pensión mensual fijada, vía conciliación, a favor de su cónyuge y menor hija,
en el proceso de alimentos sustanciado por ante el Juzgado de Paz Letrado de Ascensión,
debo manifestar que, resulta extraño que a pesar de la existencia del citado proceso de
alimentos, que por lo general genera la ruptura de la relación conyugal, el demandante y
su cónyuge, continúen haciendo vida en común, situación que crea dudas respecto a la
veracidad del proceso sustanciado ante el citado Juzgado, lo que hace presumir
seriamente que el proceso habría sido simulado por el demandante y su cónyuge,
induciendo en error al órgano jurisdiccional, con la única finalidad de perjudicarnos,
ejerciendo la presente acción.
2.2 Al punto dos.- No es cierto que en la actualidad, las pensiones fijadas sobrepasen su
capacidad económica, y que éstos llegarían a alcanzar el 85% de su remuneración
mensual como docente, puesto que, si bien para simular dicha situación, vía acuerdo
conciliatorio se fijó el 30% de su ingreso mensual a favor de su cónyuge y menor hija,
cierto es también que conforme se advierte de su Boleta de Pagos correspondiente al mes
de Mayo del presente año, ofrecido como medio probatorio, el descuento judicial que se le
viene efectivizando no excede el máximo permitido por ley, esto es, solo alcanza el 60%
de sus ingresos mensuales, siendo que, el saldo porcentual restante es de entera
disponibilidad del demandante, la misma que resulta suficiente para cubrir sus
necesidades más elementales, no existiendo por ende ninguna posibilidad de riesgo para
su integridad ni subsistencia, como pretende hacer ver el demandante, más aun si se
tiene en cuenta, que no es verdad, que el accionante tenga como ingreso único las
remuneraciones que percibe por su labor de docente, cuando lo cierto es que el
demandante con el producto de la venta del vehículo, que adquirieron conjuntamente con
mi señora madre, durante la época de su relación convivencial, en la actualidad ha
adquirido otro vehículo, Clase: Station Wagon, Marca: Toyota, Modelo: Caldina, Color:
Blanco, Placa de Rodaje: SN1475, el mismo que lo alquila a terceros, reportándole dicha
actividad ingresos diarios, que fácilmente superan mensualmente los S/.1,000.00.
2.3 Al punto tercero.- Que, si bien toda persona que ha logrado insertarse en el mundo
laboral, requiere de ciertas condiciones y especialización para continuar en la misma y en
todo caso escalar posiciones, cierto es también que para acreditar dicha especialización y
a fin de que la misma no parezca sólo retórica, es necesario que lo vertido se encuentre
respaldado en medios probatorios que corroboren la voluntad de progreso y desarrollo
dentro del ejercicio en que una persona se viene realizándose como profesional; sin
embargo en autos no ocurre ello, donde el demandante simplemente se ha limitado a
hacer alarde de los gastos que le vendrían ocasionando la satisfacción de sus necesidades
señaladas, aunado a ello es de tenerse en cuenta, que el demandante tampoco ha
precisado donde viene prestando sus servicios, para que dicho traslado le esté
ocasionando gastos de pasaje, alimentación y alquiler de vivienda, circunstancias que se
servirá tener presente al momento de resolverse la composición de la litis.
2.4 Al punto cuarto.- Que, en efecto conforme se tiene de la copia de la Boleta de Pago
el descuento mensual que se le viene efectuando mensualmente, solo alcanza el 60% de
sus remuneraciones que percibe en su condición de docente nombrado de la Dirección
Regional de Huancavelica, esto es, que al accionante en observancia de la permisión legal
que regula esta materia, sólo se le viene afectando el porcentaje permitido por ley, es
decir, que el 40% de sus ingresos mensuales y otros beneficios que por ley le
corresponden, son de libre disponibilidad del demandante, siendo ello así, resulta obvio
que el demandante en la actualidad carece de interés y legitimidad para obrar, toda vez
que los descuentos mensuales, dentro de los límites que franquea nuestro ordenamiento
civil, bajo ninguna circunstancia le causan perjuicio al demandante, siendo muy distinto
que el demandante pretenda sustituirse en el derecho de acción del alimentista
negligente- hecho que no está permitido- e investido de facto en las prerrogativas del
mismo, pretender la redistribución de la pensión alimenticia, con el fútil argumento de que
su cónyuge y menor hija, sólo vienen percibiendo el 5% del importe porcentual fijado que
en cifras alcanza al 30% de sus remuneraciones y otros beneficios y, que a decir del
demandante en cualquier momento las antes señaladas estarían instando la liquidación de
las pensiones devengadas y de ocurrir ello estaría imposibilitado de cumplir con el abono
de las mismas, vale decir, que el demandante mediante la pretensión formulada pretende
adelantarse a una posible liquidación que pudiera practicarse en el futuro, situación que
como muy bien sabe el demandante no va a ocurrir, por la sencilla razón que con su
cónyuge e hija en la actualidad cohabitan juntos, cumpliendo con todos los deberes y
derechos que nacen del matrimonio, y que el proceso tramitado ante el Juzgado de Paz
Letrado de Ascensión, fue un proceso simulado, que sólo buscó se supere el monto
embargable de las remuneraciones del accionante, para luego vía la presente acción
pretender reducir el monto de la pensión alimenticia fijada a favor de mi hermana y la
recurrente, hecho que vuestra Autoridad no puede permitir ni ignorar, antes bien, previa
ponderación y valoración de los hechos y medios probatorios se servirá desestimar la
pretensión formulada por el demandante, más aún si se tiene en cuenta que a la data el
derecho alegado solo es expectaticio, siendo así, resulta obvio que tampoco
existe interés moral o económico actual, que le habilite el ejercicio de la
presente acción.
2.5 Al punto quinto.- Si bien es cierto que la obligación de subvenir las necesidades de
los hijos, es un deber – derecho ambos progenitores, también lo es que mi señora madre
en ningún momento ha pretendido sustraerse de sus obligaciones, puesto que en las
oportunidades que ha tenido la ocasión de realizar algún trabajo, aunque de manera
esporádica, dichos ingresos siempre las ha venido destinando a nuestra manutención,
coadyuvando así con el sostenimiento de nuestro hogar, pues, nadie en su sano juicio
puede pretender desconocer el trabajo que realiza una madre en el hogar, para satisfacer
las más elementales necesidades de sus hijos y así coadyuvar al desarrollo bio-sico-social
de los mismos, por ende resulta siendo falsa la afirmación de que mi madre pretenda
sustraerse de sus obligaciones naturales para con sus hijas, cuando lo cierto es, que el
demandante es quién pretende sustraerse encubiertamente de sus obligaciones impuestas
por mandato judicial, ejerciendo la presente acción, cuando sabe y conoce que el proceso
de alimentos incoado por su cónyuge es simulado y ahora pretende gracias a dicho
acuerdo arribado en la misma, valerse de la institución del prorrateo de alimentos, a
efectos de reducir el monto porcentual de la pensión alimenticia fijada en un proceso que
se sustanció con las garantías del debido proceso.

III.- HECHOS EN QUE SE FUNDA LA DEFENSA:


3.1. La recurrente si bien es cierto, que el 28 de febrero del año próximo pasado, he
cumplido mis 18 años de edad, cierto es también que mis necesidades alimenticias, pese
haber alcanzado la mayoría de edad, no han desaparecido, por el contrario éstas se han
incrementado de manera considerable, por la sencilla razón de que mi persona continua
siguiendo sus estudios superiores en la Universidad Nacional de Huancavelica, Escuela
Profesional de Enfermería – Ciclo IV, por ende resulta hasta increíble, por no decir lo
menos, que un padre ignore el esfuerzo que su descendiente viene realizando para
forjarse un futuro mejor, y sólo relievar que uno ha alcanzado la mayoría de edad, hecho
que lo muestra de cuerpo y alma y, que el demandante no tiene ningún tipo de afecto ni
cariño hacia mi hermana y la recurrente.
3.2. El Art. 424° del Código Sustantivo, establece que, subsiste la obligación de proveer al
sostenimiento de los hijos e hijas soleteras mayores de 18 años que estén siguiendo con
éxito estudios de una profesión u oficio hasta los 28 años de edad, vale decir, que así el
alimentista haya cumplido la mayoría de edad, el estado de necesidad continúa
subsistiendo y a la par desde luego la obligación alimentaria del obligado, siempre que
concurra el presupuesto de que el alimentista, mayor de edad, continúe siguiendo sus
estudios superiores con éxito, situación que ocurre en el presente caso, por ende resulta
de imperiosa necesidad, que la pensión alimenticia fijada a favor de mi hermana y la
suscrita, continúe vigente en el quantum ordenado por el Juzgado en su oportunidad, esto
es, en el 55% de los ingresos mensuales del demandante, más aun si se tiene en cuenta
que la carrera que vengo siguiendo es muy costosa, requiere de una mayor inversión,
para la adquisición de libros, mandiles, uniformes, instrumental quirúrgico y otros
inherentes a la carrera profesional.
3.3 Que, a mayor abundamiento debo manifestar, que cuando se cuando se trata de hijos
matrimoniales o extramatrimoniales reconocidos o declarado, menores de dieciocho años,
el derecho alimentario comprende, no solo lo necesario para el sustento, el vestido, la
habitación y la asistencia médica según su situación ( alimentos congruos), sino también
lo preciso para su educación, instrucción profesional y capacitación para el trabajo, así, la
misma se extiende cuando no obstante haber cumplido ya los dieciocho años, los hijos
estén siguiendo con éxito una carrera u oficio, situación que como tengo expuesto m
ocurre en el caso que nos ocupa.,
3.4Que, la institución del prorrateo de alimentos, se configura cuando frente a un solo
obligado, accionan varios titulares del derecho alimentario y, como consecuencia del
mismo se termina afectando más del 60% del total de sus ingresos que percibe el
obligado, sean éstos remuneraciones o pensiones, supuesto en la cual resulta amparable
el prorrateo, entendida como la distribución entre los alimentistas de la parte de la renta
del obligado que deba o pueda por razones de embargabilidad, esto es, hasta el 60%,
destinarse al cumplimiento del conjunto de las obligaciones alimenticias, dejando libre de
todo gravamen y a su entera disponibilidad del obligado alimentario, el 40% de su renta
mensual, para subvenir sus necesidades, situación que como se tiene esbozado no sucede
en el caso que nos convoca, toda vez que el demandante dispone libremente y sin ningún
tipo de gravamen del 40% de sus ingresos mensuales y otros beneficios que por ley le
corresponden como servidor del Estado, por ende la pretensión incoada deviene en
inestimable, por carecer de los presupuestos mínimos para su estimación.
3.5Que, en el caso de autos, conforme se tiene de los fundamentos fácticos esbozados en
la demanda y la Boleta de Pagos del mes de Mayo de 2009, ofrecido como medio
probatorio por el demandante, la renta mensual que viene afectándose al accionante, no
excede el máximo permitido por ley, puesto que solo alcanza el SESENTA POR CIENTO
de la misma, siendo así, resulta evidente que la incoada deviene en desafortunada, en
razón de que no se cumple con el requisito de la afectación real de ingresos, más allá del
60%, que permita la redistribución entre los acreedores alimentario, hasta alcanzar dicho
porcentaje, situación que no hace sino establecer la falta de interés y legitimidad para
obrar por parte del demandante.
3.6Que, el Art. 95º del Código de los Niños y Adolescentes, en su tercer párrafo establece
que “ …la acción de prorrateo también puede ser iniciado por los acreedores
alimentarios, en caso de que el pago de la pensión alimentaria resulta
inejecutable” de ello podemos concluir meridianamente que, el legitimado para ejercer
la acción de prorrateo de alimentos, es el acreedor alimentario que no ve satisfecha su
acreencia, vale decir, cuando la pensión fijada por resolución judicial firme, resulta siendo
inejecutable, por exceso en la afectación del monto porcentual embargable, esto es, el
60% de los ingresos del obligado, lo que no ocurre en el caso de autos, donde el deudor
alimentario pese a que el monto porcentual que se le viene descontando mensualmente
no excede del porcentaje embargable, se ha permitido ejercitar la presente acción, sin
ostentar la cualidad exigida por nuestra normatividad vigente.
3.7Que, el demandante en un acto por demás inconsciente, pretende que por sentencia
judicial, sólo se redistribuya el 50% de sus ingresos mensuales, entre todos los acreedores
alimentarios y, que a criterio de éste, la misma sería distribuida en proporción a 12.5%
por cada alimentista, propuesta que carece del más elemental sentido de racionalidad y
prudencia, en razón de que ninguna persona en su sano juicio, puede pretender que un
número de cuatro personas subsistan cada uno con el 12.5% del monto porcentual y el
demandante imponerse alegremente la mitad de su remuneración, propuesta que no hace
sino poner en evidencia la falta de afecto y cariño del demandante hacia mi hermana y la
recurrente, y la enorme preocupación que siente por su cónyuge y menor hija, a quienes
pretende acudirles con el 25% de sus ingresos del 30% dispuesta por mandato judicial,
esto es, que sólo se estaría reduciendo el 5% del importe ordenado, si el proceso seguido
entre ambos no fuese simulado, y la parte perjudicada evidentemente resultaría siendo la
nuestra, ya que del 55% que en la actualidad venimos percibiendo, el mismo llegaría a
reducirse al 25% de sus ingresos, es decir, según la ilustrada propuesta del demandante,
la reducción del 30% del importe actual que venimos percibiendo, resultaría siendo lo
justo y equitativo, desatino que no hace sino descubrirlo ante sus verdaderos propósitos,
cual es el de disponer libremente del 75% de sus ingresos mensuales, por una sencilla
razón, que ambos cónyuges nunca se distanciaron y en la actualidad viven juntos y, el
proceso seguido entre los mismos, fue un proceso simulado, con la única finalidad de
perjudicarnos, siendo esto así, resulta evidente que la propuesta formulada deviene en
irrazonable, arbitrario, desproporcionado e ilegal, más aún si se tiene en cuenta, que una
redistribución en un caso como el de autos, si esta fuere seria y real, debe considerarse
entre otros aspectos; la edad, nivel de educación, salud y otras necesidades propias del
ciclo de desarrollo del ser humano, y no como groseramente pretende el demandante, sin
un ápice de criterio racional y objetivo.
3.8Si bien es cierto que mi señora madre, por lo difícil que hoy en día se ha vuelto
acceder a un puesto de trabajo, en la actualidad no cuenta con un puesto de trabaje
estable, cierto es también, que casi la totalidad de su tiempo la dedica a nosotras, sus
hijas, es decir, que realiza trabajos propios de ama de casa en el hogar donde
cohabitamos, hecho que no puede desconocerse, como lo ha sugerido encubiertamente el
demandante, en los fundamentos de la demanda, situación que se servirá tener en cuenta
al resolverse el fondo de la litis; asimismo resulta pertinente hacer presente, que la
cónyuge del demandante en la actualidad viene prestando sus servicios como docente en
la I. E. No.616- Sancaypampa Del Distrito Anta, Provincia de Acobamba, Departamento de
Huancavelica, labor que le reporta un ingreso mensual estable, situación que en todo caso
enerva el estado de necesidad de la demandada, presupuesto indispensable que debe
concurrir a parte de los otros requisitos ( disposición de la ley y capacidad económica del
obligado), para la concesión de la pensión alimenticia, circunstancia que vuestro Despacho
se servirá tener en cuenta al resolver el caso sub – júdice.
3.9Que, no está demás manifestar que, el demandante es la cuarta oportunidad, que
formula la pretensión de prorrateo de alimentos, siendo el primero, el sustanciado por
ante el Primer Juzgado de Paz Letrado de Huancavelica, Sec. Dr. Ccente, el segundo; ante
el Juzgado de Paz Letrado de Ascensión, Sec. M. Pérez y, el tercero también ante el
Primer Juzgado de Paz Letrado de Huancavelica, Sec. J. Andrade, en las que el
accionante, como es obvio, no ha salido airoso de los mismos, por lo mismo nuevamente
ha incoado la presente, sin importarle los gastos que viene ocasionando, en grave
perjuicio de nuestra modesta economía y en especial poniendo en riesgo nuestro
estabilidad emocional, hecho que su Despacho se servirá tener presente al emitirse la
resolución final que componga la presente controversia.
IV.- FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA DEL PETITORIO.- Amparo mi pretensión en las
siguientes disposiciones legales:
Art. 6° de la Constitución Política del Estado, que establece que; es deber y derecho de
los padres alimentar, educar y dar seguridad a sus hijos, esto es, la manutención de los
hijos es un deber derecho de ambos progenitores y no sólo del padre.
Normas Sustantivas.
Art. VI del Título Preliminar C.C.- Interés para obrar.
Para ejercitar o contestar una acción es necesario tener legítimo interés económico o
moral, la misma que está ligada a la legitimatio ad causan.
Art. 481°C.C.- Criterios para fijar alimentos
Los alimentos se regulan por el juez en proporción a las necesidades de quien los pide y a
las posibilidades del que debe darlos, atendiendo además a las circunstancias personales
de ambos, especialmente a las obligaciones a que se halle sujeto el deudor.
Art. 95° C. N. A Prorrateo.
La acción de prorrateo también puede ser iniciado por los acreedores alimentarios, en
caso de que el pago de la pensión alimentaria resulta inejecutable.
Normas Procesales:
Art. 442° del C.P.C. en cuanto concierne a los requisitos y contenido de la contestación
de la demanda.
Art. 196° C.P.C. Carga de la prueba.-
Salvo disposición legal diferente, la carga de probar corresponde a quien afirma hechos
que configuran su pretensión, o a quien los contradice alegando nuevos hechos.
Art. 200° C.P.C.- Improbanza de la pretensión.-
Si no se prueban los hechos que sustentan la pretensión, la demanda será declarada
infundada.
V.- MONTO DEL PETITORIO.- Que, no estoy de acuerdo con el monto del petitorio
solicitado por la demandante, de forma tal, el importe porcentual mensual del 55% fijado
por sentencia judicial en el proceso de alimentos, debe continuar rigiendo.
VI.- VIA PROCEDIMENTAL.- El presente proceso debe ser sustanciado en la vía del
proceso único.
VII.-MEDIOS PROBATORIOS Y ANEXOS DE LA DEMANDA.- A efectos de acreditar
los fundamentos de la absolución de la demanda, ofrezco los siguientes medios
probatorios:
7.1. El mérito de la Declaración de parte del demandante, con arreglo al pliego
interrogatorio que adjunto al presente. (ANEXO 1-A)
7.2. El mérito del Exp. No. 2006-239., seguida entre la recurrente con el demandante
sobre prestación de alimentos, el mismo que gira ante el Sec. Dr. L. Ccente, expediente en
la que se encuentran glosados las originales de las constancias expedidas por el
Gobernador del Distrito de Paucará y, por el Juez de Paz del mismo Distrito, en el que dan
cuenta que el demandante y su cónyuge siempre han venido cohabitando juntos como
pareja, resultando por ende el proceso seguido entre ambas partes, un proceso simulado,
con la única finalidad de superar el porcentaje embargable de las remuneraciones del
accionante, y pretender reducir vía la institución del prorrateo de alimentos, el monto
mensual fijada por concepto de alimentos, a favor de nuestras hijas (ANEXO 1-B)
7.3. El mérito del oficio que se servirá cursar por ante la Dirección Regional de Educación
de Huancavelica, a efectos de que informe, respecto al monto porcentual que viene
descontándosele mensualmente al demandante.
7.4. El mérito del Oficio que se servirá cursar por ante la UGEL - ACOBAMBA a efectos de
que remita el informe laboral de la cónyuge del demandante doña Sonia Quispe Cauchos,
quién presta sus servicios en la I. E. No. 616 Sancaypampa Anta- Acobamba.
7.5 El mérito del expediente No. 2008-638., seguida entre las mismas partes sobre
exoneración de alimentos, que gira ante el Sec. Dr. Laveriano Ccente y, para acreditar su
pre existencia adjunto al presente la cédula de notificación respectiva. Y para su remisión
sírvase cursar el oficio respectivo.
7.6 El mérito del expediente No. 321-2009, seguida entre las mismas partes, sobre
prorrateo de alimentos, sustanciado ante el Juzgado de Paz Letrado de Ascensión, Sec.
Dra. A. Arzapalo y, para acreditar su pre existencia recaudo al presente la respectiva
cédula de notificación judicial. A efectos de su remisión se servirá cursar el oficio
correspondiente ( ANEXO 1- C).
7.7. El mérito del expediente No. 2009-501., seguida entre las mismas partes, sobre
prorrateo de alimentos, sustanciado por ante el Primer Juzgado de Paz Letrado de
Huancavelica, Sec. J. Andrade, el mismo que se dio por concluida sin pronunciamiento
sobre el fondo, expediente en la que se encuentran los siguientes documentos: Mi
Constancia de Estudios, expedido por la Oficina de Actas y Archivos de la Universidad
Nacional de Huancavelica, con el que acredito que estoy continuando mis estudios
superiores; la ficha obtenida de la SUNARP, respecto al vehículo de plaza de Rodaje No.
SN1475, el mismo que en la actualidad es de propiedad del demandante; vouchers de
pago, efectuados ante la Caja Municipal Huancayo y el Banco de Crédito, por concepto de
campo clínico y derecho de matrícula; recibo otorgado, por la SASTRERIA CRAM
Inversiones, por la confección de un conjunto saco – pantalón; recibos expedidos por el
Hospital Departamental de Huancavelica, por concepto de los gastos realizados en mi
operación, en un total de de cinco folios útiles; boletas de venta, otorgado por la compra
de útiles de escritorio, fotocopiados y otros, en un total de ocho folios útiles, los mismos
que ofrezco como medios probatorios así como el expediente en mención, por lo que a fin
de acreditar su pre existencia adjunto al presente la respectiva cédula de notificación
judicial y, a efectos de su remisión sírvase cursar el oficio correspondiente. (ANEXO 1-D)
7.13 Copia de mi D.N.I ( ANEXO 1- E) .

POR TANTO:
A Ud., señor Juez, ruego se sirva tener por absuelta la
demanda y, en su oportunidad declararla infundada la misma, con expresa condena de
costas y costos. En Justicia.
PRIMER OTROSI DIGO: Que, de conformidad con lo dispuesto por el Art. 80° del
Adjetivo Civil, designo como Abogado defensor al Letrado que autoriza el presente, a
quién le otorgo las facultades generales de representación contenidas en el Art. 74° del
Acotado, de cuyos alcances declaro estar instruida, con dicho fin cumplo con señalar mi
domicilio personal el consignado en el exordio del presente escrito.
Huancavelica, 02 de Febrero de 2010.
Sec. : Dr. P. Quiroz.
Exp. No. :2010-22-0-1101-JP-FC-02
Escrito No. : Correlativo.
EXPEDIENTE PRINCIPAL
Sumilla : Nulidad de resolución y otro.

SEÑOR JUEZ DEL SEGUNDO JUZGADO DE PAZ LETRADO DE LA PROVINCIA DE HUANCAVELICA.


SELNY NISIEL HUAYLLANI MENDOZA, identificada con D.N.I.
No. 46297137 y CONSUELO MARUJA MENDOZA CCANTO,
identificada con D.N.I. No. 23262163, señalando domicilio real y
procesal en la Av. Los Chancas No. 104 del Distrito, Provincia y
Departamento de Huancavelica, en los seguidos con Rafael
Huayllani Anccasi, sobre prorrateo de alimentos, a Ud.,
respetuosamente no presentamos y exponemos:
Que, de conformidad con lo dispuesto por el Art. 171° y siguientes pertinentes
del Código Procesal Civil, recurro al Despacho de su digno cargo, con la finalidad de deducir la NULIDAD E
INSUBSISTENCIA de la Resolución No. Tres, su fecha 13 de Abril del año dos mil diez, mediante el
cual vuestro Despacho, resolvió admitir a trámite, en la vía de proceso único, la demanda de prorrateo de
alimentos, incoada por Rafael Huayllani Anccasi, contra las recurrentes y otras, con el fundamento que el
antes señalado, ha cumplido con el requisito especial de admisibilidad incorporado por el Art. 565-A del Código
Procesal Civil, articulación que en su oportunidad se servirá declarar fundada, retrotrayéndose el proceso al
estado de rechazarse la demanda y ordenarse el archivamiento definitivo del mismo, en atención a los
fundamentos que a continuación exponemos:
Primero.- La nulidad procesal, es el estado de anormalidad del acto procesal, originado en la
carencia de alguno de los elementos constitutivos, o en vicios existentes sobre ellos, que potencialmente lo
coloca en situación de ser declarado judicialmente inválido, en ese entender la misión de las nulidades no es el
aseguramiento por si de las formas procesales, sino el cumplimiento de los fines de ellas confiados por la ley.
Segundo.- Que, el Art. 565-A del Adjetivo Civil, incorporado por Ley No. 29486, vigente desde el 24
de Diciembre del año próximo pasado, establece que; “Es requisito para la admisión de la demanda de
reducción, variación, prorrateo o exoneración de la pensión alimentaria que el demandante
obligado a la prestación de alimentos acredite encontrarse al día en el pago de la pensión
alimentaria.”, de ello podemos concluir, que el requisito especial de admisibilidad de la demanda –
encontrarse al día en el pago de la pensión alimenticia-en cualquiera de los supuestos, para satisfacer el
espíritu del precepto legal incorporado, requiere que el obligado alimentario, se encuentre al día, a la fecha de
interposición de la demanda, esto es, que el requisito especial para satisfacer dicho presupuesto, antes bien,
requiere que sea contemporáneo o de data anterior a la formulación de la demanda, caso contrario el requisito
especial que pudiera recaudarse, carece de eficacia jurídica.
Tercero.- Que, en el caso de autos, de la revisión de los anexos escoltados al escrito de
subsanación, de fecha 31 de Marzo de 2010, se tiene, que el demandante, si bien es cierto, refiere que los
devengados que adeudaba y que ascendían al importe de S/. 1,754.09, el mismo que generó el proceso penal
No. 2009-882., que se viene sustanciando ante el Primer Juzgado Penal de Huancavelica, Sec. Dr. G. Valle, los
ha ido amortizando en diferentes fechas, no es menos cierto que el saldo pendiente de pago por alimentos
devengados, ascendente al monto de QUINIENTOS CINCUENTICUATRO PUNTO CERO NUEVE NUEVOS SOLES,
recién fue abonado el día 31 de Marzo de 2010 – véase certificado de depósito judicial No. 2010042100317-
vale decir, que a la interposición de la demanda de prorrateo de alimentos, ocurrido el día 13 de enero de
2010, el demandante obligado alimentario, aún no había cumplido con cancelar el quantum de los
devengados, siendo ello así, resulta evidente que el pago posterior a la incoada, efectuado por éste, no
satisface el supuesto de hecho previsto en el acotado cuerpo leyes, más aun si se tiene en cuenta, que el
proceso penal, instaurado contra el obligado alimentario, por el delito de omisión de asistencia familiar, a la
data se encuentra ad portas de emitirse la resolución final, situación que lo torna en un hecho cuestionable, al
pretender acreditar estar al día en el pago de las pensiones alimenticias y, al mismo tiempo encontrarse
sometido a proceso, por incumplimiento de prestaciones alimenticias, dispuesta por mandato judicial, hecho
que no hace sino poner de manifiesto el verdadero sentido del precepto legal incorporado recientemente, es
decir, para que el obligado alimentario demandante cumpla con satisfacer el supuesto de hecho de la norma,
éste debe acreditar a la presentación de la demanda estar al día con sus obligaciones alimentarias, sólo así,
tiene sentido una interpretación conforme a la Constitución, en aras de la vigencia real y efectiva de los
derechos y libertades fundamentales, anteriores y superiores al Estado.
MEDIOS PROBATORIOS:
1.- El mérito de la Resolución No. 2, de fecha 03 de Diciembre de 2009, mediante el cual se apertura
proceso penal contra el demandante, por la comisión del delito contra la familia, en su modalidad de omisión
de asistencia Familiar, en agravio de Selny Nisiel y Nataly Huayllani Mendoza, el mismo que a la data se
encuentra en su séquito final. En fojas cinco.
POR TANTO:
A Ud., señor Juez, pedimos se sirva sustanciarla y en su oportunidad, declararla fundada la misma,
retrotrayéndose el proceso al estado de rechazarse la misma y ordenarse su archivo. En Justicia.
PRIMER OTROSI DIGO: Que, sin perjuicio de la nulidad deducida, en el ejercicio irrestricto del derecho de
defensa consagrado en el Art. 139º inc. 14) de la Constitución Política del Estado, en perspectivas de alcanzar
una Tutela Judicial efectiva y, estando pendiente de resolverse nuestros escritos de contestación de la
demanda formulados oportunamente, vale decir, reservados su proveído por mandato de vuestro Despacho,
ordenada por Resolución No.02, su fecha 23 de Marzo de 2010; por lo que estando al traslado conferido;
solicitamos a su Despacho, a fin de que se sirva RESOLVER nuestros escritos de contestación de la demanda,
sobre prorrateo de alimentos, teniéndose por absuelta la misma, en los términos en ella expuestos,
respectivamente y, por ofrecidos los medios probatorios invocados en las mismas.
SEGUNDO OTROSI DIGO: Sin perjuicio de los fundamentos esbozados en nuestros escritos de absolución
de la demanda de prorrateo de alimentos y, teniendo en cuenta lo expuesto por el demandante en su escrito
de subsanación de la demanda y recaudos glosados al mismo, en tiempo hábil y oportuno, cumplimos con
pronunciarnos respecto a dichos extremos, en los términos que a continuación exponemos:
PRONUNCIAMIENTO SOBRE EL FUNDAMENTO DE HECHO DE LA DEMANDA, CONTENIDA EN EL
NUMERAL CUATRO.- Al respecto complementando a nuestro pronunciamiento formulado en su oportunidad,
debemos manifestar que, el demandante incurre en una contradicción muy seria, pues, ocurre señor Juez, que
al interponer la presente demanda éste señala, que el sector educación por razones estrictamente
institucionales, pese a que tiene una carga obligacional que supera el 60% de sus ingresos mensuales, sólo le
viene descontando en el porcentaje antes señalado, precisando que los alimentistas que no perciben el monto
porcentual fijado por mandato judicial ( 30%), refiriéndose a su cónyuge Sonia Quispe Cauchos e hija
Alejandra Huayllani, respectivamente, en cualquier momento podían solicitar la liquidación de las pensiones
devengadas y, que ello se tornaría en insostenible y de imposible cumplimiento dado sus magros ingresos,
esto es, que a la fecha de formulación de la presente demanda, según propia versión del demandante, éste
solamente estaba acudiendo con el 5% de sus remuneraciones mensuales, restando un saldo del 25% de la
pensión alimenticia fijada en el “proceso civil” No. 2008-182, por lo que el peligro del inicio de una liquidación,
era latente e inminente; sin embargo curiosamente el cónyuge de éste, otorga a favor del mismo y,
contradiciendo en todos sus extremos los fundamentos fácticos glosados por el demandante en el citado
numeral, una Declaración Jurada, fechada el 31 de Marzo de 2010, en el que da cuenta que el demandante
viene cumpliendo con el pago de la pensión de alimentos, tanto a su favor como la de su menor hija,
precisando que la fecha no le adeuda monto alguno por concepto de pensión alimenticia; entonces señor Juez,
como entender esta contradicción no sólo del obligatorio alimentario, sino también de su cónyuge, quién al
contestar la demanda en el primer proceso de prorrateo de alimentos, signado con el No. 2008-638, hizo saber
que en su “…condición de esposa y madre de la menor Alejandra Huayllani Quispe, (…) me acuda en forma
obligatoria, con la pensión de alimentos fijado por el Juzgado de Paz Letrado de Ascensión, por lo que me
resisto que el monto en el 30% que me debe pasar por concepto de alimentos…” coligiéndose del mismo que
el demandante tendría un saldo pendiente de cancelación por alimentos, empero del tenor del citado
documento – Declaración Jurada- fluye todo lo contrario; contradicciones que sólo tienen una explicación
racional y lógica, señor Juez, que el demandante y su cónyuge nunca se distanciaron y que actualmente
cohabitan juntos, cumpliendo con todos los deberes del matrimonio, y el proceso simulado que iniciaron y
concluyeron vía conciliación, ante el Primer Juzgado de Paz Letrado de Ascensión, incluso sin haberse realizado
el saneamiento procesal- hecho que per se nulifica dicho proceso- fue sólo con la finalidad de aparentar una
obligación alimentaria más allá del monto porcentual embargable y, así pretender vía el proceso de prorrateo
de alimentos, lograr el 75% de sus remuneraciones, para el disfrute con su cónyuge y menor hija, sin
importarle que con el porcentaje propuesto en la demanda- 25% de sus remuneraciones- estaríamos en un
grave riesgo de no subvenir nuestras necesidades más primordiales, con las consecuencias funestas que ello
importa; por lo que solicito a su Despacho, a fin de que en aras de una real y efectiva protección de los
derechos y libertades fundamentales, anteriores y superiores al Estado, se sirva desestimar la temeraria
demanda incoada por el demandante.
De otro lado, es del caso precisar que, el estado de necesidad en la que pudiera haberse encontrado la
cónyuge del demandante, en caso de ser cierto la separación que arguyen, a la data se ha enervado, en razón
que la misma, en el último concurso público de nombramiento de docentes, llevado a cabo el año próximo
pasado, ha logrado una plaza vacante, en calidad de nombrada, dentro del Departamento de Huancavelica,
situación que en todo caso, no hace sino desaparecer el estado de necesidad, en la que pudiera haberse
encontrado, hecho que vuestro Despacho se servirá apreciar al momento de resolverse la litis.
MEDIOS PROBATORIOS:
Adicional, a los medios probatorios ofrecidos en su oportunidad y, a efectos de acreditar lo expuesto,
ofrecemos lo siguiente:
1.- El mérito del oficio que se servirá cursar por ante UGEL de Huancavelica, a fin de que informe el lugar y
plaza de nombramiento de la cónyuge del demandante, doña Sonia Quispe Cauchos y, asimismo remita el
informe laboral, de la antes señalada.

Huancavelica, 30 de Abril de 2010.


Sec. : Dr. P. Quiroz.
Exp. No. :2010-22-0-1101-JP-FC-02
Escrito No. : Correlativo.
EXPEDIENTE PRINCIPAL
Sumilla : Nulidad de resolución.

SEÑOR JUEZ DEL SEGUNDO JUZGADO DE PAZ LETRADO DE LA


PROVINCIA DE HUANCAVELICA.
SELNY NISIEL HUAYLLANI MENDOZA,
identificada con D.N.I. No. 46297137 y
CONSUELO MARUJA MENDOZA CCANTO,
identificada con D.N.I. No. 23262113, señalando
domicilio real y procesal en la Av. Los Chancas No.
104 del Distrito, Provincia y Departamento de
Huancavelica, en los seguidos con Rafael Huayllani
Anccasi, sobre prorrateo de alimentos, a Ud.,
respetuosamente nos presentamos y exponemos:
Que, de conformidad con lo dispuesto por el Art.
171° y siguientes pertinentes del Código Procesal Civil, recurrimos al Despacho de
su digno cargo, con la finalidad de deducir la NULIDAD E INSUBSISTENCIA de
la Resolución No. Siete, su fecha 06 de Agosto de 2010, y demás actos
procesales que se generaron desde la emisión de la misma, mandato por el cual
vuestro Despacho, resolvió entre otros, declararnos rebelde a las recurrentes, con
el fundamento que pese a encontrarnos debidamente notificados con el auto que
admite a trámite la demanda, no habríamos absuelto la misma, decisión que no la
encontramos arreglada a derecho, por lo que la articulación deducida se servirá
declarar fundada en su oportunidad, retrotrayéndose el proceso al estado de
calificarse y resolverse la contestación de la demanda, absuelta en su oportunidad,
teniéndose por contestada la misma y por ofrecidos los medios probatorios, en
atención a los siguientes fundamentos que a continuación exponemos:
Primero.- La nulidad procesal, es el estado de anormalidad del acto
procesal, originado en la carencia de alguno de los elementos constitutivos, o en
vicios existentes sobre ellos, que potencialmente lo coloca en situación de ser
declarado judicialmente inválido, en ese entender la misión de las nulidades no es
el aseguramiento por si de las formas procesales, sino el cumplimiento de los fines
de ellas confiados por la ley.
Segundo.- El Art. 458° del Código Procesal Civil, establece que; ”…
transcurrido el plazo para contestar la demanda, el demandado a quien
se le ha notificado válidamente ésta no lo hace, se le declarará
rebelde…”, de ello es obvio concluir, que a efectos de la declaración en rebeldía
de la parte demandada, es requisito sine qua non; la puesta en conocimiento de
esta parte procesal, del contenido del mandato judicial y, que pese a ello el
intimado no haya ejercido su derecho de contradicción, dentro del plazo previsto
por ley, de forma tal, que sólo ante la verificación de lo expuesto, el A quo puede
declarar la rebeldía de la parte emplazada, que no ha sido diligente con la carga
impuesta, situación que no acontece en el caso de sub examine, pues, conforme
se advierte de autos, las recurrentes en su debida oportunidad, ejerciendo nuestro
derecho de contradicción, cumplimos con absolver el traslado conferido, contenida
en la Resolución No. Uno, su fecha 15 de Diciembre (sic) del año dos mil diez
( contiene un error debe ser 15 de enero ), mediante el cual se resolvió admitir a
trámite, en la vía de proceso único, la demanda de prorrateo de alimentos, incoada
por Rafael Huayllani Anccasi, contra las recurrentes y, al mismo tiempo, en el
principal, deducimos la nulidad de la misma, por haberse admitido a trámite la
referida demanda, sin que el accionante haya cumplido con acreditar, estar al día
en el pago de la pensión alimenticia ordenada por mandato judicial, es así, que
frente a ello, el Juzgado por Resolución No. 02, fechado el 23 de Marzo de
2010( fojas 110), constatado que en efecto el demandante no había cumplido con
el requisito de admisibilidad recientemente incorporado, declaró de oficio la
nulidad de la resolución por el cual se admitió a trámite la demanda,
subsiguientemente dispuso declarar inadmisible la misma, para luego en el punto
tres de la citada resolución, al resolver los escritos de contestación de la
demanda, disponer la RESERVA DE SU PROVEÍDO, PARA SER ATENDIDO EN
SU OPORTUNIDAD; así, una vez formulado el escrito de subsanación, por el
demandante, su Despacho emitió la Resolución No. 03, su fecha 13 de Abril de
2010, (fs.127), por el cual se admitió a trámite la demanda de prorrateo de
alimentos, por lo que frente a ello, en el ejercicio irrestricto de nuestro derecho de
defensa, por escrito de fs. 138, deducimos una vez más la nulidad de la referida
resolución, por considerar que el accionante al incoar la presente demanda-
ocurrido a finales del mes de Diciembre de 2009- no se encontraba al día en el
pago de las pensiones alimenticias fijada por mandato judicial, por cuando el
obligado venía siendo procesado por ante el Primer Juzgado Penal de
Huancavelica, por la comisión del delito de omisión de asistencia familiar, por lo
que sin perjuicio de dicha articulación, en el primer otrosí del mismo, le instamos
a que se sirva resolver nuestros escritos de contestación de la demanda de
prorrateo de alimentos, que se encontraban pendientes de resolverse, por
disposición de su Despacho y, en el segundo otrosí, sin perjuicio de los
fundamentos esbozados en nuestros escritos de absolución de la demanda de
prorrateo de alimentos y, teniendo en cuenta lo expuesto por el demandante en su
escrito de subsanación y recaudos glosados al mismo, cumplimos con
pronunciarnos respecto a dichos extremos, ofreciendo los medios probatorios
pertinentes, escrito que mereció pronunciamiento, por resolución de fecha 06 de
Junio de 2010, por el cual se dispuso, en cuanto a la nulidad, conferir traslado de
la misma por el termino de 03 días, y en cuanto al PRIMER Y SEGUNDO
OTROSÍ DIGO, se dispuso RESERVAR su proveído, para ser atendido en su
oportunidad, vale decir, una vez resuelto la articulación formulada; sin embargo,
es el caso señor Juez, que una vez resuelta la nulidad deducida, y pese a que
nuestros escritos de contestación de la demanda de prorrateo, se encontraban
reservados, esto es, pendientes de resolución, por mandato expreso del A quo de
entonces, éste en franco y abierto desconocimiento de lo dispuesto en su
oportunidad, mediante la resolución materia de la presente nulidad, nos atribuyó
un status procesal que no nos corresponde, esto es, no declaró rebeldes, cual si no
hubiésemos comparecido al proceso y absuelto la demanda incoada por el
demandante, cuando en realidad y conforme fluye de autos, las recurrentes hemos
cumplido en su oportunidad con absolver y ofrecer los medios probatorios que nos
respecta, hecho que no hace sino poner en evidencia la falta de diligencia del A
quo, que ha conllevado inexorablemente a la violación del derecho al Debido
Proceso, que comprende entre otros, el derecho de defensa y el derecho a la
producción de prueba, las mismas que han sido vulneradas, por el actuar
negligente del Juez de entonces, situación que debe ser corregida, en perspectivas
de una real y efectiva vigencia y protección de los derechos fundamentales,
anteriores y superiores al Estado y a la Sociedad.
Tercero.- El vicio incurrido en la sustanciación del presente proceso,
adolece de una nulidad absoluta, la misma que no puede ser convalidada ni
subsanada, en razón que los mandatos por las cuales se dispuso la reserva de los
proveídos de nuestros escritos de contestación, a la data aún siguen vigentes, vale
decir, que no han merecido pronunciamiento alguno, mucho menos fueron dejado
sin efecto, situación anormal que se ha producido por exclusiva responsabilidad de
vuestro Despacho, la misma que debe ser subsanada y saneada, a efectos de un
pronunciamiento de mérito, al componerse la presente litis.
Cuarto.- La resolución cuestionada, nos causa un grave perjuicio
económico y procesal, toda vez que la inobservancia de las formas procesales
atenta directamente contra nuestras posibilidades de actuación en el proceso, vale
decir, nos coloca en un estado de indefensión, pese haber actuado con la debida
diligencia, respecto a la carga impuesta, situación que no hace sino evidenciar la
violación de derechos fundamentales, invocados supra, de las que se encuentra
investido todo sujeto procesal, sometido a proceso.
POR TANTO:
A Ud., señor Juez, pedimos se sirva sustanciarla y, en su oportunidad, declararla fundada la misma,
retrotrayéndose el proceso al estado de calificarse y resolverse las contestaciones de demanda, formuladas en
su oportunidad. En Justicia.
Huancavelica, 18 de Enero de 2011.
 Lima, dic. 16 (ANDINA). La representación nacional aprobó esta tarde por 78
votos a favor, uno en contra y tres abstenciones, una disposición legal por la cual se
establece que sólo podrán demandar la reducción, variación, prorrateo o la
exoneración en el pago de la pensión alimentaria, quienes estén al día en el pago de
dicha obligación.

La norma, que también fue exonerada del trámite de segunda votación, incorpora el
artículo 565° al Código Procesal Civil vigente.

En ese sentido se indica que es requisito para la admisión de la demanda de


reducción, variación o exoneración de la pensión alimentaria, que el obligado a la
prestación de alimentos acredite encontrarse al día en el pago de la misma.

Al respecto la congresista del fujimorismo, Luisa María Cuculiza (quien es autora de la


disposición legal), dijo que la norma corrige una situación que se venía dando en la
actualidad, por la cual una demanda para modificar el monto de la pensión alimentaria
paralizaba en la práctica el pago de la misma.

Dijo que esta situación venía afectando a miles de niños abandonados del país, en la
medida que numerosos demandados por asistencia alimentaria utilizaban una serie
de mecanismos para demorar el cumplimiento de esta obligación.

Aclaró que la propuesta fue aprobada- por unanimidad- en la Comisión de Justicia del
Congreso, cuyos miembros consideraron que se trataba de una propuesta viable.

“También mata quien no alimenta”, sentenció la legisladora tras precisar que se


deben emitir algunas disposiciones que garanticen una adecuada protección a
quienes presentan una demanda por alimentos.

El presidente de la Comisión de Justicia del Congreso, Rolando Sousa, dijo durante


su intervención que la norma alcanza directamente a quienes ya tienen en su haber,
una sentencia que los obliga a cumplir con el pago de una pensión de alimentos.

Pero que sin embargo están demandando- a su vez- la reducción, variación el


prorrateo o la exoneración en el cumplimiento de dicha obligación.
Sec. : Dra. A. Arzapalo.
Exp. No. :2009-290-1101-0-JPLAS-FA-01
Escrito No. : 01
EXPEDIENTE PRINCIPAL
Sumilla: Absuelve demanda y otro.

SEÑORA JUEZ DEL JUZGADO DE PAZ LETRADO DEL DISTRITO DE ASCENSION -


HUANCAVELICA.

MARIANELLA QUISPE PAITAN, identificada con


D.N.I. No. 40935244, señalando domicilio real y
procesal en el Jirón Colmenares No. 223 del Distrito de
Ascensión, Provincia y Departamento de Huancavelica,
en los seguidos por David Laurente Arana, sobre
prestación de alimentos, a vuestro Despacho con la
debida consideración me presento y digo:
Que, en el ejercicio irrestricto del derecho de defensa
consagrado en el inc. 14) del Art. 139º de la Constitución Política del Estado y, dentro del
plazo previsto por ley, cumplo con absolver la demanda incoada por David Laurente
Arana, sobre Prestación de Alimentos, la misma que vuestro Despacho se servirá declarar
fundada en parte, en atención a los siguientes fundamentos que paso a exponer:

I.-PETITORIO:
Que, su Despacho por resolución judicial, se sirva declarar fundada en parte la demanda,
en cuanto respecta al monto del petitorio solicitado y, atendiendo a la edad cronológica,
necesidades de nuestro menor hijo y posibilidades económicas de la suscrita, se fije la
pensión alimenticia mensual, en el importe de S/. 120.00, monto que la recurrente está en
capacidad de contribuir, para la manutención de nuestro menor hijo.

II.-PRONUNCIAMIENTO SOBRE LOS HECHOS EXPUESTOS EN LA DEMANDA:


2.1. Al punto primero.- Que, es cierto, que fruto de nuestras relaciones sexuales
habidas con el demandante, llegamos a procrear al menor alimentista: Deyvid Fran
Laurente Quispe, quién a la data frisa los 07 años de edad y, no 08, como erróneamente
refiere el demandante; asimismo es verdad, que en la actualidad nuestro menor hijo viene
cursando sus estudios primarios en la I. E. Particular “César Vallejo” de esta ciudad.
2.2. Al punto segundo.- No es cierto, que el menor alimentista desde el mes de
Noviembre del año 2007, se encuentre bajo la patria potestad y tenencia del demandante,
tampoco es verdad que la recurrente me haya desentendido de mis deberes y
obligaciones de madre para con mi hijo, pues, el demandante sabe y no puede negarlo
que durante nuestra convivencia, el único sostén de nuestro hogar convivencial ha sido la
recurrente, que de una u otra manera accedía a algún puesto de trabajo para subvenir las
necesidades de nuestra familia, mientras que el demandante lejos de preocuparse por
nuestras necesidades inherentes a todo ser humano y, pese a ser docente titulado, nunca
se preocupó en buscar un empleo para la manutención de nuestro hogar convivencial.
2.3. Al punto tercero.- Que, no es verdad lo afirmado por el accionante, puesto que, si
bien es cierto, desde la fecha que viene ejerciendo la patria potestad y tenencia de
nuestro hijo – 20-04-2009- puede estar cubriendo en parte los gastos que demandan la
manutención de nuestro hijo, cierto es también que la recurrente, conciente de mis
derechos y obligaciones de madre, nunca me he desentendido de subvenir las
necesidades de mi menor hijo, puesto que, a pesar que el demandante se comprometió
voluntariamente a cubrir todos los gastos de la manutención de nuestro hijo – acta de
conciliación de fecha 20-04-09-, siempre mi persona le ha ido acudiendo con montos de
dinero y prendas de vestir, coadyuvando así en el sostenimiento del menor alimentista.
2.4 Al punto cuatro.- Es cierto y, soy conciente que en mi condición de madre del
menor alimentista tengo la obligación de acudir con los alimentos, para así satisfacer las
necesidades más elementales de mi hijo, como en efecto lo he venido realizando de
manera voluntaria, empero cierto es también, que el demandante tiene la misma
obligación de cumplir su rol, aportando la parte que le corresponde para la manutención
de nuestro hijo y, no sustraerse de la misma, arguyendo fundamentos deleznables, como
el hecho de no contar con un trabajo estable, que a la edad y condición – docente- del
demandante resultan extremadamente pueriles.

2.5 Al punto quinto.- Es cierto que en la actualidad vengo prestando mis servicios,
como enfermera, en el Hospital Departamental de Huancavelica, contratada bajo la
modalidad de Contratación Administrativa de Servicios, cuya vigencia del mismo concluye
el 31 de Diciembre de 2009, por cuya labor percibo una remuneración mensual
ascendente a un mil nuevos soles aproximadamente; sin embargo, no es verdad que la
recurrente no tenga otras obligaciones que cumplir, pues, si bien es cierto que en primer
orden de prioridad está la manutención de los hijos, también lo es que en el mundo
globalizado actual, el profesional que no se capacita de manera constante, está
predestinado a ser relegado y/o perder el puesto de trabajo que ostenta, con el
consiguiente desmedro social y económico que importa la misma, situación que amerita
una constante preparación, razón por la cual, mi persona en la actualidad y, con el único
objetivo de alcanzar un status que me brinde mejores oportunidades de vida, tanto a la
suscrita como a mi menor hijo, vengo cursando estudios de Post Grado en la Universidad
Peruana Los Andes – Huancayo, Segunda Especialidad – Emergencias y Desastres,
asimismo para lograr una calificación dentro de mi carrera, vengo realizando cursos de
Especialización y Diplomados, los mismos que irrogan gastos considerables, que su
Despacho se servirá tener en cuenta al momento de fijarse la pensión mensual, en base a
mi propuesta formulada; aunado a ello debo manifestar que la recurrente, por la misma
situación que atraviesa mi señora madre- padre y madre para la recurrente y hermanos-
que es de conocimiento de demandante, brindo apoyo económico a mis hermanos:
Pamela y Daniel Quispe Paitán, de 22 y 13 años de edad, respectivamente, quienes se
encuentran cursando estudios a nivel superior y secundario, así como a mi señora madre
doña Lidia Paitán Huamán, por su esfuerzo desplegado en mi formación profesional.
III.- HECHOS EN QUE SE FUNDA LA DEFENSA:
3.3. Que, con el demandante iniciamos nuestra relación convivencial allá por el año
2001, más precisamente antes que nazca nuestro hijo Deyvid Fran Laurente
Quispe, que ocurrió el día 29 de Setiembre de 2001, convivencia que
lamentablemente culminó en el mes de Abril del presente año, debido a los
constantes maltratos físicos y sicológicos, que durante estos ocho años, he sido
objeto por parte del demandante, quién lejos de coadyuvar al sostenimiento de
nuestra familia, mas se preocupó en perseguirme y atribuirme conductas de
infidelidad, cegado por sus celos enfermizos, que a la postre han conllevado a la
ruptura de nuestra relación.
3.4. Que, la recurrente conciente de mis deberes, derechos y obligaciones consagrados
en la Constitución Política del Estado y demás normas de inferior jerarquía, que
regulan sobre la materia, durante nuestra convivencia, he venido cumpliendo con
mis obligaciones de madre, aportando todo lo necesario para la manutención de
nuestra familia y no solo ello, sino que además la suscrita es quién realmente se
ha preocupado y se preocupa por el cuidado y atención de nuestro hijo, no
ocurriendo lo mismo con el demandante, quién acostumbrado a la vida bohemia y
sin un objetivo que alcanzar, nunca le interesó el bienestar de nuestra familia, sólo
así puede explicarse, que un profesional joven, como es el caso del demandante,
no tenga ningún interés de conseguir algún puesto de trabajo.
3.5. Que, debido a los hechos antes expuestos, con fecha 20 de Abril del presente año,
el demandante y mi persona acudimos por ante la Oficina de la Defensoría
Municipal del Niño y Adolescente – DEMUNA de la Municipalidad Provincial de
Huancavelica, con la finalidad conciliar sobre nuestras diferencias surgidas
respecto a la tenencia de nuestro hijo, es así, que una vez realizado el
procedimiento previsto por ley, se suscribió el Acta de Conciliación, en la que se
comprometió a asumir el ejercicio de la patria potestad y tenencia de nuestro
menor hijo y, no solo ello sino que además se obligó a asumir los gastos que
demanda la manutención del mismo y, a permitir la visita de la recurrente para
continuar con el vínculo materno – filial, empero el demandante lejos de asumir su
responsabilidad y cumplir con el acuerdo adoptado, su accionar ha sido contrario a
los términos del mismo, denotando con ello falta de lealtad y madurez, ya que,
solo no ha cumplido con subvenir las necesidades de nuestro hijo, sino también se
ha negado al régimen de visita acordado y, ello pese a que la recurrente, he
renunciado por el bienestar del menor alimentista, a los bienes muebles adquiridos
durante nuestra convivencia, los mismos que se encuentran en posesión del
demandante.
3.6. Que, los alimentos se regulan, en proporción a las necesidades de quién los pide y
a las posibilidades del quién debe darlos, atendiendo además a las circunstancias
personales de ambos y, especialmente a las obligaciones a que se halle sujeto el
deudor; en este carril de razonamiento, conforme tengo expuesto, la recurrente a
parte de nuestro menor hijo, tengo otras obligaciones que cumplir, como es; el
pago de mi matrícula y pensiones de enseñanza, tanto de mis estudios de Post
Grado y diplomados, así como el apoyo que brindo a mi madre y hermanos
menores, aspectos que vuestro Despacho se servirá tener en cuenta, a efectos de
fijarse el quantum de la pensión alimenticia.
IV.- FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA DEL PETITORIO.- Amparo mi pretensión en las
siguientes disposiciones legales:
Art. 6° de la Constitución Política del Estado, que establece que; es deber y derecho de los
padres alimentar, educar y dar seguridad a sus hijos, esto es, la manutención de los hijos
es un deber derecho de ambos progenitores y no sólo del padre.
Normas Sustantivas.
Art. 481°C.C.- Criterios para fijar alimentos
Los alimentos se regulan por el juez en proporción a las necesidades de quien los pide y a
las posibilidades del que debe darlos, atendiendo además a las circunstancias personales
de ambos, especialmente a las obligaciones a que se halle sujeto el deudor.
Normas Procesales:
Art. 442° del C.P.C. en cuanto concierne a los requisitos y contenido de la contestación
de la demanda.
Art. 196° C.P.C. Carga de la prueba.-
Salvo disposición legal diferente, la carga de probar corresponde a quien afirma hechos
que configuran su pretensión, o a quien los contradice alegando nuevos hechos.
V.- MONTO DEL PETITORIO.- Conforme tengo señalado en el petitorio del presente,
ofrezco como pensión alimenticia mensual, el importe de CIENTO VIENTE NUEVOS SOLES.
VI.- VIA PROCEDIMENTAL.- El presente proceso debe ser tramitado en la vía del
proceso único.
VII.-MEDIOS PROBATORIOS Y ANEXOS DE LA DEMANDA.- A efectos de acreditar
los fundamentos de la absolución de la demanda, ofrezco los siguientes medios
probatorios:
7.1. El mérito de la Constancia de Ingreso de la Escuela de Post Grado de la Universidad
Peruana Los Andes, de fecha 30 de Marzo de 2009. (ANEXO 1-A)
7.2. El mérito de mi recibo de pensión de enseñanza, correspondiente al mes de junio de
2009, expedido por la Universidad Peruana Los Andes. (ANEXO 1-B)
7.3. El mérito de mi recibo de matrícula de la Escuela de Post Grado, expedido por la
Universidad Peruana los Andes (ANEXO 1-C)
7.4. El mérito del Acta de Conciliación, de fecha 20 de Abril de 2009, expedido por la
DEMUNA- de la Municipalidad Provincial de Huancavelica. ( ANEXO 1- D)
7.5. El mérito de la Constancia de Estudios de mi hermano Daniel Quispe Paitán, de fecha
02 de julio de 2009, expedido por el director de Administración de la I. E. La Victoria de
Ayacucho. (ANEXO 1- E)
7.6. El mérito de mis recibos de pago, del Diplomado: Instrumentación Quirúrgica,
correspondiente a los meses de Marzo, Abril y Mayo del presente año, expedido por la
Universidad Nacional de Trujillo ( en fojas 02) (ANEXO 1-F)
7.7 El mérito de mis recibo de pago, del Diplomado: Emergencias y Urgencias en
Enfermería, correspondiente a los meses de Diciembre de 2008 a Junio de 2009, expedido
por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. ( ANEXO 1-G)
7.8 El mérito de la Planilla de Haberes, correspondiente a los meses de Mayo y Junio de
2009, ( ANEXO 1 – H).
7.9. Copia de mi D.N.I. (ANEXO 1- I)

POR TANTO:
A Ud., señor Juez, ruego se sirva tener por absuelta la
demanda y, en su oportunidad declararla infundada la misma. Es de Justicia
PRIMER OTROSI DIGO: Que, de conformidad con lo dispuesto por el Art. 565° del
C.P.C., adjunto al presente la Planilla de Haberes, correspondiente a los meses de Mayo y
Junio del presente, donde la recurrente figura en el grupo 26.
SEGUNDO OTROSI DIGO: Que, de conformidad con lo dispuesto por el Art. 80° del
Adjetivo Civil, designo como Abogado defensor a la Letrada que autoriza el presente, a
quién le otorgo las facultades generales de representación contenidas en el Art. 74° del
Acotado, de cuyos alcances declaro estar instruida, con dicho fin cumplo con señalar mi
domicilio personal el consignado en el exordio del presente escrito.

Huancavelica, 03 de Julio de 2009.

Sec. : Dr. J. Andrade.


Exp. No. :2010-119-0-1101-JP-FC-01
Escrito No. : 01
EXPEDIENTE PRINCIPAL
Sumilla: Absuelve demanda y otro.

SEÑORA JUEZ DEL PRIMER JUZGADO DE PAZ LETRADO DE LA PROVINCIA DE


HUANCAVELICA.

MARCO ANTONIO GUERRERO QUISPE,


identificado con D.N.I. No. 23267458, señalando
domicilio real y procesal en la AV. Andrés Avelino
Cáceres No. 887 del Barrio de Yananaco del Distrito,
Provincia y Departamento de Huancavelica, en los
seguidos por Cira Luz Yalli Huamaní, sobre aumento de
prestación de alimentos, a vuestro Despacho con la
debida consideración me presento y digo:
Que, en el ejercicio irrestricto del derecho de defensa
consagrado en el inc. 14) del Art. 139º de la Constitución Política del Estado y, dentro del
plazo previsto por ley, cumplo con absolver la demanda incoada por Cira Luz Yalli
Huamaní, sobre Aumento de Prestación de Alimentos, la misma que vuestro Despacho se
servirá declarar fundada en parte, en atención a los siguientes fundamentos que paso a
exponer:

I.-PETITORIO:
Que, su Despacho por resolución judicial, se sirva declarar fundada en parte la demanda,
en cuanto respecta al monto del petitorio solicitado y, atendiendo a la edad cronológica,
necesidades de nuestra menor hija y posibilidades económicas del suscrito, se fije el
incremento de la pensión alimenticia mensual solicitada, en el importe de S/. 180.00, esto
es, a la pensión actual de S/. 150.00, se incremente el importe de S/. 30.00, que sumados
ascienden al importe mensual de CIENTO OCHENTA NUEVOS SOLES, monto que el
recurrente está en capacidad de contribuir, para la manutención de nuestra menor hija.

II.-PRONUNCIAMIENTO SOBRE LOS HECHOS EXPUESTOS EN LA DEMANDA:


2.1. Al punto primero.- Es cierto, que en el proceso civil No. 2007-99, que se sustanció
por ante el Segundo Juzgado de Paz Letrado de Huancavelica, Sec. Percy Quiroz, se fijó,
como consecuencia del primer aumento de alimentos, el importe de S/. 150.00, monto con
el que en la actualidad vengo acudiendo a favor de nuestra menor hija.
2.2. Al punto segundo.- En cuanto respecta a los requisitos de la demanda: Punto A) Si
bien es cierto que, por el mismo desarrollo natural de las etapas del ciclo de vida, las
necesidades de la menor alimentista, se han incrementado, considerando ello que a la
formulación de la primera demanda de aumento de alimentos, nuestra hija se encontraba
cursando el tercer grado de educación primaria y en la actualidad el sexto grado de dicho
nivel; empero cierto es también que, por una parte las posibilidades económicas del
suscrito no son tan alentadoras, como refiere la demandante, por la misma situación que
actualmente venimos atravesando, diminutas remuneraciones que uno percibe como
servidor público, que no satisface las expectativas de vida de la población y, por otro lado
debe tenerse en consideración, que el recurrente se halla sujeto a una serie de
obligaciones; a saber, carga familiar compuesta por mi conviviente y tres menores hijos-
adicionales a la menor alimentista- dos en edad escolar y los gastos que irroga mi estadía
en la ciudad de Pilpichaca, las mismas que los estaré detallando infra, y ello sin considerar
las necesidades que todo ser humano experimenta en el devenir de su vida en relación.
Punto B) Resulta innegable que el ser humano por su misma naturaleza tiende a superar
las condiciones de vida, a fin de alcanzar un status mejor, para la satisfacción de sus
necesidades más elementales; en esa línea de razonamiento, si bien es verdad que
anteriormente estuve desempleado, por mi misma situación de estudiante, y que en la
actualidad gracias a mi perseverancia y superación, he logrado una vacante en el
Magisterio Nacional, para prestar mis servicios, en calidad de contratado, no es menos
cierto que para la carga familiar- una conviviente y cuatro hijos, incluida la menor alimentista- que ostenta
el suscrito y demás obligaciones que cumplir dentro del hogar convivencial, el importe
mensual de mi remuneración que apenas alcanza a S/.1,000.00 y no el monto que refiere
la demandante, no cubre las necesidades más primordiales del que debiera gozar todo ser
humano, para su normal desarrollo bio- sico- social, sin embargo ello en las actuales
circunstancias no es posible, por la misma situación económica que cada día resulta más
agobiante, siendo así, la pretensión pecuniaria alimenticia de la actora deviene en
irrazonable y desproporcionada, carente de todo sentido común, pues, nadie en su sano
juicio, puede pretender que se le acuda con una manutención cuyo monto exceda del
máximo permitido por ley.
III.- HECHOS EN QUE SE FUNDA LA DEFENSA:
3.1. Que, el recurrente consciente de mis deberes, derechos y obligaciones consagrados
en la Constitución Política del Estado y demás normas de inferior jerarquía, que regulan
sobre la materia, he venido y vengo cumpliendo con mis obligaciones de padre, aportando
dentro de mis posibilidades económicas, el quantum fijado por concepto de prestación
alimenticia, a favor de nuestra menor hija, importe ( S/. 150.00) que si bien no representa
una cantidad suficiente, también lo es que la misma de una u otra manera le ayuda a
subvenir sus necesidades más primordiales, ello si se tiene en cuenta que la gran mayoría
de la población, en las actuales circunstancias no goza a plenitud sus necesidades más
urgentes, a excepción de muy pocos que por su misma posición social pueden satisfacer
todas sus necesidades, situación que no ocurre con el común de las personas, como
ocurre con el recurrente, donde el diminuto sueldo tiene que ser distribuido, para la
satisfacción de las necesidades más elementales del entorno familiar, privándose del goce
de otras necesidades, precisamente por los precarios ingresos, como sucede en el caso del
suscrito.
3.2. Que, como todo ser humano, en el devenir de la vida en relación, el suscrito en la
actualidad he formado mi familia, el mismo que está compuesto por mi conviviente doña
Mary Luz Cencia Quispe y mis dos menores hijos habidos de dicha relación, Angel Antonio
y Manuel Aldo Guerrero Cencia, de 04 y 01 año y 02 meses de edad, respectivamente, y la
menor Any Luz Guerrero Chávez, producto de mi anterior compromiso, que en la
actualidad frisa los 16 años de edad, los mismos que al igual que la menor alimentista,
requieren de mi apoyo para la satisfacción de sus necesidades más primordiales,
resultando por ello el importe solicitado una exageración, que deberá ser apreciada por su
Despacho, al emitirse la resolución final que componga la presente litis.
3.3. Que, de acuerdo a las disposiciones normativas en materia de educación, es requisito
para el inicio de los estudios primarios, haber cursado el nivel inicial, es así, que a fin de
satisfacer dicho presupuesto y coadyuvar de alguna manera en su formación, en el
presente año lectivo, mi hijo Angel Antonio, viene cursando sus estudios iniciales, en la
I.E. Educativa Teresa De la Cruz, situación que como verá señora Juez, irroga gastos
económicos, que deben ser atendidos por el suscrito; aunado a ello debo manifestar, que
de la misma manera mi menor hija Any Luz Guerrero Chávez, se encuentra cursando el
último año del nivel secundario, necesidades que al mismo tiempo debo subvenir en forma
mensual, como padre de la antes señalada, deberes que no hacen sino poner en evidencia
las múltiples obligaciones que debo cumplir, para con mis descendientes, incluido desde
luego la menor alimentista.
3.4. Que, de otro lado es menester hacer presente, que el suscrito recién con ocasión de
la última convocatoria para la contratación de docentes, he logrado una vacante en la I. E
No. 22033 comprensión del Distrito de Pilpichaca, Provincia de Huaytará, Departamento
de Huancavelica, es así como correlato del mismo, he iniciado a ejercer mis labores recién
a partir del día 15 de marzo del presente año, situación que ha conllevado que a la fecha
aún incluso no se me haya abonado mi remuneración; aunado a ello debe tenerse en
consideración, que al prestar mis labores fuera de la circunscripción territorial del Distrito
de Huancavelica, ello me ocasiona egresos económicos; como es el alquiler de vivienda
( S/.70.00) alimentación diaria (S/.300.00 mensual) y pasajes de ida y vuelta semanal
Hvca- Pilpichaca ( S/. 44.00 mensual), circunstancias que vuestro Despacho se servirá
tener presente, al resolverse la presente controversia.
3.5. Que, a mayor abundamiento debo manifestar, que si bien en mi condición de padre
de la menor alimentista, tengo la obligación de acudir con los alimentos, para así
satisfacer las necesidades más elementales de nuestra hija, como en efecto lo he venido
efectuando en cumplimiento de lo ordenado por sentencia judicial, cierto es también, que
la demandante tiene la misma obligación de cumplir su rol, aportando la parte que le
corresponde para la manutención de nuestro hija, y no sustraerse de la misma, como
pretende la accionante.
IV.- FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA DEL PETITORIO.- Amparo mi pretensión en las
siguientes disposiciones legales:
Art. 6° de la Constitución Política del Estado, que establece que; es deber y derecho de los
padres alimentar, educar y dar seguridad a sus hijos, esto es, la manutención de los hijos
es un deber derecho de ambos progenitores y no sólo del padre.
Normas Sustantivas.
Art. 481°C.C.- Criterios para fijar alimentos
Los alimentos se regulan por el juez en proporción a las necesidades de quien los pide y a
las posibilidades del que debe darlos, atendiendo además a las circunstancias personales
de ambos, especialmente a las obligaciones a que se halle sujeto el deudor.
Art. 482° C.C.- Incremento o disminución de alimentos
La pensión alimenticia se incrementa o reduce según el aumento o la disminución que
experimenten las necesidades del alimentista y las posibilidades del que debe prestarla.
Normas Procesales:
Art. 442° del C.P.C. en cuanto concierne a los requisitos y contenido de la contestación
de la demanda.
Art. 196° C.P.C. Carga de la prueba.-
Salvo disposición legal diferente, la carga de probar corresponde a quien afirma hechos
que configuran su pretensión, o a quien los contradice alegando nuevos hechos.
V.- MONTO DEL PETITORIO.- Que, no estoy de acuerdo con el monto del petitorio
solicitado por la demandante, de forma tal, el importe mensual a incrementarse y que
estoy en capacidad acudir es de S/. 30.00 y que sumado a la pensión actual, alcanza al
importe de CIENTO OCHENTA NUEVOS SOLES.
VI.- VIA PROCEDIMENTAL.- El presente proceso debe ser tramitado en la vía del
proceso único.
VII.-MEDIOS PROBATORIOS Y ANEXOS DE LA DEMANDA.- A efectos de acreditar
los fundamentos de la absolución de la demanda, ofrezco los siguientes medios
probatorios:
7.1. El mérito del acta de nacimiento de mi menor hijo Angel Antonio Guerrero Cencia,
expedido por la Oficina de Registro Civil de la Municipalidad Provincial de Huancavelica.
(ANEXO 1-A)
7.2. El mérito del acta de nacimiento de mi menor hijo Manuel Aldo Guerrero Cencia,
expedido por la Oficina de Registro Civil de la Municipalidad Provincial de Huancavelica.
(ANEXO 1-B)
7.3. El mérito del Contrato de Alquiler de Vivienda, suscrito con el propietario del inmueble
don José Valencia Quispe, de fecha 15 de Marzo de 2010. (ANEXO 1-C)
7.4. El mérito del recibo por consumo de alimentos, expedido por doña Matilde Quilca
Pebe, de fecha 05 Abril de 2010. ( ANEXO 1- D)
7.5. El mérito de la Constancia de Estudios de mi menor hijo Angel Antonio Guerrero
Cencia, expedido por la Madre Directora de la I. E. Teresa De la Cruz, de fecha 06 de Abril
de 2010. (ANEXO 1- E)
7.6. El mérito de los recibos, expedido por la I. E. Teresa De la Cruz, abonados a favor de
mi hijo Angel Antonio Guerrero Cencia, (Concepto de pensión de enseñanza, uniforme y
libro). En folios tres útiles. (ANEXO 1-F)
7.7 El mérito de la lista de útiles de mi menor hijo Angel Antonio Guerrero Cencia,
otorgado por la I. E. Teresa De la Cruz. (ANEXO 1-G)
7.8. El mérito de las Boletas de Venta, expedido por Papelería Piñatería Zully y Tiendas
Cristhian, por concepto de compra de útiles escolares y otros. En folios dos útiles.
(ANEXO 1-H )
7.9 El mérito de la copia legalizada del Telegiro en efectivo, a favor de Chávez Sullca
Segundina Alejandrina, madre de mi menor hija Any Luz Guerrero Chávez, de fecha 01 de
Enero de 2010( ANEXO 1- I)
7.10 El mérito de mi Boleta de Viajes, expedido por la Empresa de Transportes: San Juan
Bautista S.C.R.L, de fecha 06 de Abril de 2010. ( ANEXO 1-J)
7.11 Por el Principio de la comunidad de pruebas, ofrezco el mérito de la partida de
nacimiento de mi hija Any Luz Guerrero Chávez, expedido por el Registrado Civil de la
Municipalidad Distrital de Huancán, Provincia de Huancayo , Departamento de Junín, el
mismo que se encuentra en el expediente No. 2007-99., seguida entre las mismas, que
fue ofrecido como medio probatorio por la demandante.
7.12. Copia de mi D.N.I. (ANEXO 1-K)

POR TANTO:
A Ud., señor Juez, ruego se sirva tener por absuelta la
demanda y, en su oportunidad declararla infundada la misma. Es de Justicia
PRIMER OTROSI DIGO: Que, de conformidad con lo dispuesto por el Art. 565° del
C.P.C., adjunto al presente mi Declaración Jurada correspondiente, para los fines legales
consiguientes. ( ANEXO 1-L)
SEGUNDO OTROSI DIGO: Que, de conformidad con lo dispuesto por el Art. 80° del
Adjetivo Civil, designo como Abogado defensor al Letrado que autoriza el presente, a
quién le otorgo las facultades generales de representación contenidas en el Art. 74° del
Acotado, de cuyos alcances declaro estar instruida, con dicho fin cumplo con señalar mi
domicilio personal el consignado en el exordio del presente escrito.

Huancavelica, 07 de Abril de 2010.


a otras as primordiales en a queconsiderando que ninguna persona ng por
sentencia judicial cimporte pecuniario lo necesario para la manutención de nuestra hija
familia y no solo ello, sino que además la suscrita es quién realmente se ha preocupado y
se preocupa por el cuidado y atención de nuestro hijo, no ocurriendo lo mismo con el
demandante, quién acostumbrado a la vida bohemia y sin un objetivo que alcanzar, nunca
le interesó el bienestar de nuestra familia, sólo así puede explicarse, que un profesional
joven, como es el caso del demandante, no tenga ningún interés de conseguir algún
puesto de trabajo.

, situación que acontece en la pretensión incoada por la demandante, la misma que se


servirá vuestro Despacho se servirá te imcamis posibilidades sólo razón por la cual
resultando el mismo del que debiera gozar el ser humano, por su condición de ser en lo
mínimo lasresulta resulta un paliativo la remuneración mensual que percibe el docente en
la actualidad, puesto que comi remuneración menusalel monto mensual dede e, con mis
ingresos mensuales asciendan al importe de S/. 1, l Agister òn òn ta ei9 qdel suscrito, è
ostentatiene `´on x MISMAsi se tiene en cuenta la carga f lnecesidades del suscrito,
como es lógico se han incrementado, de , sela menor y nadie niega que en efe isel ser
humano experimenta nuevas necesidades natural del ser humano, que durante las
etapas de su ciclo, ro No es cierto, que el menor alimentista desde el mes de Noviembre
del año 2007, se encuentre bajo la patria potestad y tenencia del demandante, tampoco
es verdad que la recurrente me haya desentendido de mis deberes y obligaciones de
madre para con mi hijo, pues, el demandante sabe y no puede negarlo que durante
nuestra convivencia, el único sostén de nuestro hogar convivencial ha sido la recurrente,
que de una u otra manera accedía a algún puesto de trabajo para subvenir las
necesidades de nuestra familia, mientras que el demandante lejos de preocuparse por
nuestras necesidades inherentes a todo ser humano y, pese a ser docente titulado, nunca
se preocupó en buscar un empleo para la manutención de nuestro hogar convivencial.
2.3. Al punto tercero.- Que, no es verdad lo afirmado por el accionante, puesto que, si
bien es cierto, desde la fecha que viene ejerciendo la patria potestad y tenencia de
nuestro hijo – 20-04-2009- puede estar cubriendo en parte los gastos que demandan la
manutención de nuestro hijo, cierto es también que la recurrente, conciente de mis
derechos y obligaciones de madre, nunca me he desentendido de subvenir las
necesidades de mi menor hijo, puesto que, a pesar que el demandante se comprometió
voluntariamente a cubrir todos los gastos de la manutención de nuestro hijo – acta de
conciliación de fecha 20-04-09-, siempre mi persona le ha ido acudiendo con montos de
dinero y prendas de vestir, coadyuvando así en el sostenimiento del menor alimentista.
2.4 Al punto cuatro.- Es cierto y, soy conciente que en mi condición de madre del
menor alimentista tengo la obligación de acudir con los alimentos, para así satisfacer las
necesidades más elementales de mi hijo, como en efecto lo he venido realizando de
manera voluntaria, empero cierto es también, que el demandante tiene la misma
obligación de cumplir su rol, aportando la parte que le corresponde para la manutención
de nuestro hijo y, no sustraerse de la misma, arguyendo fundamentos deleznables, como
el hecho de no contar con un trabajo estable, que a la edad y condición – docente- del
demandante resultan extremadamente pueriles.
2.5 Al punto quinto.- Es cierto que en la actualidad vengo prestando mis servicios,
como enfermera, en el Hospital Departamental de Huancavelica, contratada bajo la
modalidad de Contratación Administrativa de Servicios, cuya vigencia del mismo concluye
el 31 de Diciembre de 2009, por cuya labor percibo una remuneración mensual
ascendente a un mil nuevos soles aproximadamente; sin embargo, no es verdad que la
recurrente no tenga otras obligaciones que cumplir, pues, si bien es cierto que en primer
orden de prioridad está la manutención de los hijos, también lo es que en el mundo
globalizado actual, el profesional que no se capacita de manera constante, está
predestinado a ser relegado y/o perder el puesto de trabajo que ostenta, con el
consiguiente desmedro social y económico que importa la misma, situación que amerita
una constante preparación, razón por la cual, mi persona en la actualidad y, con el único
objetivo de alcanzar un status que me brinde mejores oportunidades de vida, tanto a la
suscrita como a mi menor hijo, vengo cursando estudios de Post Grado en la Universidad
Peruana Los Andes – Huancayo, Segunda Especialidad – Emergencias y Desastres,
asimismo para lograr una calificación dentro de mi carrera, vengo realizando cursos de
Especialización y Diplomados, los mismos que irrogan gastos considerables, que su
Despacho se servirá tener en cuenta al momento de fijarse la pensión mensual, en base a
mi propuesta formulada; aunado a ello debo manifestar que la recurrente, por la misma
situación que atraviesa mi señora madre- padre y madre para la recurrente y hermanos-
que es de conocimiento de demandante, brindo apoyo económico a mis hermanos:
Pamela y Daniel Quispe Paitán, de 22 y 13 años de edad, respectivamente, quienes se
encuentran cursando estudios a nivel superior y secundario, así como a mi señora madre
doña Lidia Paitán Huamán, por su esfuerzo desplegado en mi formación profesional.
III.- HECHOS EN QUE SE FUNDA LA DEFENSA:
3.7. Que, con el demandante iniciamos nuestra relación convivencial allá por el año
2001, más precisamente antes que nazca nuestro hijo Deyvid Fran Laurente
Quispe, que ocurrió el día 29 de Setiembre de 2001, convivencia que
lamentablemente culminó en el mes de Abril del presente año, debido a los
constantes maltratos físicos y sicológicos, que durante estos ocho años, he sido
objeto por parte del demandante, quién lejos de coadyuvar al sostenimiento de
nuestra familia, mas se preocupó en perseguirme y atribuirme conductas de
infidelidad, cegado por sus celos enfermizos, que a la postre han conllevado a la
ruptura de nuestra relación.
3.8. Que, la recurrente conciente de mis deberes, derechos y obligaciones consagrados
en la Constitución Política del Estado y demás normas de inferior jerarquía, que
regulan sobre la materia, durante nuestra convivencia, he venido cumpliendo con
mis obligaciones de madre, aportando todo lo necesario para la manutención de
nuestra familia y no solo ello, sino que además la suscrita es quién realmente se
ha preocupado y se preocupa por el cuidado y atención de nuestro hijo, no
ocurriendo lo mismo con el demandante, quién acostumbrado a la vida bohemia y
sin un objetivo que alcanzar, nunca le interesó el bienestar de nuestra familia, sólo
así puede explicarse, que un profesional joven, como es el caso del demandante,
no tenga ningún interés de conseguir algún puesto de trabajo.
3.9. Que, debido a los hechos antes expuestos, con fecha 20 de Abril del presente año,
el demandante y mi persona acudimos por ante la Oficina de la Defensoría
Municipal del Niño y Adolescente – DEMUNA de la Municipalidad Provincial de
Huancavelica, con la finalidad conciliar sobre nuestras diferencias surgidas
respecto a la tenencia de nuestro hijo, es así, que una vez realizado el
procedimiento previsto por ley, se suscribió el Acta de Conciliación, en la que se
comprometió a asumir el ejercicio de la patria potestad y tenencia de nuestro
menor hijo y, no solo ello sino que además se obligó a asumir los gastos que
demanda la manutención del mismo y, a permitir la visita de la recurrente para
continuar con el vínculo materno – filial, empero el demandante lejos de asumir su
responsabilidad y cumplir con el acuerdo adoptado, su accionar ha sido contrario a
los términos del mismo, denotando con ello falta de lealtad y madurez, ya que,
solo no ha cumplido con subvenir las necesidades de nuestro hijo, sino también se
ha negado al régimen de visita acordado y, ello pese a que la recurrente, he
renunciado por el bienestar del menor alimentista, a los bienes muebles adquiridos
durante nuestra convivencia, los mismos que se encuentran en posesión del
demandante.
3.10. Que, los alimentos se regulan, en proporción a las necesidades de quién los pide y
a las posibilidades del quién debe darlos, atendiendo además a las circunstancias
personales de ambos y, especialmente a las obligaciones a que se halle sujeto el
deudor; en este carril de razonamiento, conforme tengo expuesto, la recurrente a
parte de nuestro menor hijo, tengo otras obligaciones que cumplir, como es; el
pago de mi matrícula y pensiones de enseñanza, tanto de mis estudios de Post
Grado y diplomados, así como el apoyo que brindo a mi madre y hermanos
menores, aspectos que vuestro Despacho se servirá tener en cuenta, a efectos de
fijarse el quantum de la pensión alimenticia.
IV.- FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA DEL PETITORIO.- Amparo mi pretensión en las
siguientes disposiciones legales:
Art. 6° de la Constitución Política del Estado, que establece que; es deber y derecho de los
padres alimentar, educar y dar seguridad a sus hijos, esto es, la manutención de los hijos
es un deber derecho de ambos progenitores y no sólo del padre.
Normas Sustantivas.
Art. 481°C.C.- Criterios para fijar alimentos
Los alimentos se regulan por el juez en proporción a las necesidades de quien los pide y a
las posibilidades del que debe darlos, atendiendo además a las circunstancias personales
de ambos, especialmente a las obligaciones a que se halle sujeto el deudor.
Normas Procesales:
Art. 442° del C.P.C. en cuanto concierne a los requisitos y contenido de la contestación
de la demanda.
Art. 196° C.P.C. Carga de la prueba.-
Salvo disposición legal diferente, la carga de probar corresponde a quien afirma hechos
que configuran su pretensión, o a quien los contradice alegando nuevos hechos.
V.- MONTO DEL PETITORIO.- Conforme tengo señalado en el petitorio del presente,
ofrezco como pensión alimenticia mensual, el importe de CIENTO VIENTE NUEVOS SOLES.
VI.- VIA PROCEDIMENTAL.- El presente proceso debe ser tramitado en la vía del
proceso único.
VII.-MEDIOS PROBATORIOS Y ANEXOS DE LA DEMANDA.- A efectos de acreditar
los fundamentos de la absolución de la demanda, ofrezco los siguientes medios
probatorios:
7.1. El mérito de la Constancia de Ingreso de la Escuela de Post Grado de la Universidad
Peruana Los Andes, de fecha 30 de Marzo de 2009. (ANEXO 1-A)
7.2. El mérito de mi recibo de pensión de enseñanza, correspondiente al mes de junio de
2009, expedido por la Universidad Peruana Los Andes. (ANEXO 1-B)
7.3. El mérito de mi recibo de matrícula de la Escuela de Post Grado, expedido por la
Universidad Peruana los Andes (ANEXO 1-C)
7.4. El mérito del Acta de Conciliación, de fecha 20 de Abril de 2009, expedido por la
DEMUNA- de la Municipalidad Provincial de Huancavelica. ( ANEXO 1- D)
7.5. El mérito de la Constancia de Estudios de mi hermano Daniel Quispe Paitán, de fecha
02 de julio de 2009, expedido por el director de Administración de la I. E. La Victoria de
Ayacucho. (ANEXO 1- E)
7.6. El mérito de mis recibos de pago, del Diplomado: Instrumentación Quirúrgica,
correspondiente a los meses de Marzo, Abril y Mayo del presente año, expedido por la
Universidad Nacional de Trujillo ( en fojas 02) (ANEXO 1-F)
7.7 El mérito de mis recibo de pago, del Diplomado: Emergencias y Urgencias en
Enfermería, correspondiente a los meses de Diciembre de 2008 a Junio de 2009, expedido
por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. ( ANEXO 1-G)
7.8 El mérito de la Planilla de Haberes, correspondiente a los meses de Mayo y Junio de
2009, ( ANEXO 1 – H).
7.9. Copia de mi D.N.I. (ANEXO 1- I)

POR TANTO:
A Ud., señor Juez, ruego se sirva tener por absuelta la
demanda y, en su oportunidad declararla infundada la misma. Es de Justicia
PRIMER OTROSI DIGO: Que, de conformidad con lo dispuesto por el Art. 565° del
C.P.C., adjunto al presente la Planilla de Haberes, correspondiente a los meses de Mayo y
Junio del presente, donde la recurrente figura en el grupo 26.
SEGUNDO OTROSI DIGO: Que, de conformidad con lo dispuesto por el Art. 80° del
Adjetivo Civil, designo como Abogado defensor a la Letrada que autoriza el presente, a
quién le otorgo las facultades generales de representación contenidas en el Art. 74° del
Acotado, de cuyos alcances declaro estar instruida, con dicho fin cumplo con señalar mi
domicilio personal el consignado en el exordio del presente escrito.

Huancavelica, 03 de Julio de 2009.


GLADYS CRISPIN ESPLANA
C.A.H. No. 124.

3.16. Que, fruto de nuestra relación convivencial habida con el demandante, por mas de
18 años, llegamos a procrear a nuestras Selny Niesel y Nathaly Huayllani Mendoza,
quienes en la actualidad cuentan con 18 y 10 años de edad, respectivamente.
3.17. Que, la recurrente conciente de mis deberes, derechos y obligaciones consagrados
en la Constitución Política del Estado y demás normas de inferior jerarquía, que
regulan sobre la materia, vengo cumpliendo con mis obligaciones de madre,
aportando lo necesario para la manutención de nuestras hijas y no solo ello, sino que
además la suscrita es quién ejerce la tenencia de las mismas, lo que implica entre
otros, brindar el cuidado, apoyo y atención a nuestras hijas, quienes se encuentran
cursando sus estudios a nivel primario y superior, lo que conlleva inexorablemente al
incremento de sus necesidades más elementales, que requieren ser satisfechos y ello
sólo puede alcanzarse con el lem. como uno quisiera, también lo es que, mi persona
en las actuales circunstancias no está en condiciones de incrementar la manutención
por prestaciones alimenticias, en razón de que en la actualidad mi persona no
percibe ningún tipo de ingreso económico, por carecer de empleo y estar dedicado a
mis estudios de manera exclusiva, a fin de concluir la misma de manera satisfactoria
y así poder alcanzar un nuevo status económico y social dentro de la sociedad, para
subvenir en un futuro próximo, las necesidades de mi familia y la de nuestra menor
hija habida con la demandante.
3.18. Que, como todo ser humano, en el devenir de la vida en relación, el suscrito en la
actualidad ha formado una nueva familia, con la persona de doña Mary Luz Cencia
Quispe, fruto de esa relación convivencial ha nacido nuestro menor hijo que
responde al nombre de Angel Antonio Guerrero Cencia, que a la fecha cuenta con un
año y un mes de edad; siendo ello así, resulta obvio que las condiciones económicas
del recurrente no son nada alentadores, que si no fuera por el apoyo económico
incondicional y desinteresado de mi conviviente, no hubiera sido posible
reincorporarme en el presente año lectivo, a la Facultad de Ciencias Administrativas
y Contables de la Universidad Peruana “ Los Andes”, a efectos de concluir en el
presente año mis estudios en la Carrera Profesional de Contabilidad y Finanzas,
mucho menos el suscrito hubiese podido sufragar los gastos que demanda la
realización de estudios superiores en una Universidad Privada, si no es por la ayuda
económica de mi futura cónyuge, quién además de afrontar en la actualidad estos
gastos ( alquiler de vivienda, pensión de enseñanza y otros) viene de la misma
manera sufragado los gastos de nuestro hogar convivencial.
3.19. Que, el monto mensual de la manutención ordenada por el Juzgado, a favor de
nuestra menor hija, en la actualidad vengo honrando gracias al apoyo económico de
mi señor padre don Porfirio Guerrero Yalli, quién conciente de las dificultades que
vengo atravesando en la actualidad, desinteresadamente viene apoyándome con el
importe aprobado por el A quo, así como con acudir de manera voluntaria a favor de
mi hija Any Luz Guerrero Chávez, habida en mis relaciones con doña Segundina
Alejandrina Chávez Sullca, allá por la década del noventa, apoyo que viene
brindándome mi señor padre, a fin de que mi persona concluya mis estudios
superiores y, así poder cumplir personalmente con mis obligaciones familiares.
3.20. Que, es menester precisar que, el Art. 482° del C.C. prescribe taxativamente que: “
La pensión alimenticia se incrementa o reduce según el aumento o la
disminución que experimenten las necesidades del alimentista y las
posibilidades del que debe prestarla…”, subrayado y negrita es nuestro, vale
decir, que para que prospere una demanda como el caso que nos ocupa, es requisito
sine qua non la concurrencia de dos presupuestos; a) que, se haya incrementado las
necesidades del alimentista y b) que haya experimentado un aumento las
posibilidades económicas del obligado; situación que no ocurre en el caso de autos,
puesto que si bien se satisface el primer presupuesto, también es cierto que el otro
presupuesto no se da en el caso de autos, situación que inexorablemente conlleva a
concluir que la pretensión incoada debe ser desestimada, a falta de la concurrencia
de uno de los requisitos previstos por ley.
3.21. Que, a mayor abundamiento debo manifestar que, dada la situación actual que
vengo atravesando, para mi hubiese resultado cómodo solicitar al Organo
Jurisdiccional correspondiente la exoneración de la prestación alimenticia, sin
embargo no he ejercido dicho derecho conciente de mis obligaciones para con
nuestra hija, en aras de su bienestar, al extremo de privarme de mis necesidades
más elementales, con la única finalidad de coadyuvar en algo en el desarrollo bio-
sico-social de nuestra menor hija.
3.22. Que, no está demás manifestar que, la carga de la prueba corresponde a quién
afirma hechos que configuran su pretensión, o a quién los contradice alegando
nuevos hechos, pues, en el caso de autos la demandante meramente se ha limitado
a referir que el suscrito es profesional, supuesto negado, sin acreditar con algún
medio de prueba idóneo este hecho, siendo que tampoco ha señalado, mucho
menos ha acreditado en autos la dependencia estatal y/ o privada donde haya
experimentado el recurrente el incremento de mis ingresos económicas, desde la
oportunidad en que fuí emplazado con la demanda de alimentos (año 2003), siendo
ello así, y estando a que en el caso que nos ocupa, no se encuentran debidamente
probados los hechos que sustentan la pretensión, la misma debe ser desestimada.
IV.- FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA DEL PETITORIO.- Amparo mi pretensión en las
siguientes disposiciones legales:
Art. 6° de la Constitución Política del Estado, que establece que; es deber y derecho de los
padres alimentar, educar y dar seguridad a sus hijos, esto es, la manutención de los hijos
es un deber derecho de ambos progenitores y no sólo del padre.
Normas Sustantivas.
Art. 481°C.C.- Criterios para fijar alimentos
Los alimentos se regulan por el juez en proporción a las necesidades de quien los pide y a
las posibilidades del que debe darlos, atendiendo además a las circunstancias personales
de ambos, especialmente a las obligaciones a que se halle sujeto el deudor.
Art. 482° C.C.- Incremento o disminución de alimentos
La pensión alimenticia se incrementa o reduce según el aumento o la disminución que
experimenten las necesidades del alimentista y las posibilidades del que debe prestarla.
Normas Procesales:
Art. 442° del C.P.C. en cuanto concierne a los requisitos y contenido de la contestación
de la demanda.
Art. 196° C.P.C. Carga de la prueba.-
Salvo disposición legal diferente, la carga de probar corresponde a quien afirma hechos
que configuran su pretensión, o a quien los contradice alegando nuevos hechos.
Art. 200° C.P.C.- Improbanza de la pretensión.-
Si no se prueban los hechos que sustentan la pretensión, la demanda será declarada
infundada.
V.- MONTO DEL PETITORIO.- Que, no estoy de acuerdo con el monto del petitorio
solicitado por la demandante, de forma tal, el importe mensual de S/. 100.00 aprobado
por el Juzgado en el proceso de alimentos, debe continuar rigiendo.
VI.- VIA PROCEDIMENTAL.- El presente proceso debe ser tramitado en la vía del
proceso único.
VII.-MEDIOS PROBATORIOS Y ANEXOS DE LA DEMANDA.- A efectos de acreditar
los fundamentos de la absolución de la demanda, ofrezco los siguientes medios
probatorios:
7.1. El mérito de la Declaración de parte de la demandante, con arreglo al pliego
interrogatorio que adjunto al presente. (ANEXO 1-A)
7.2. El mérito de la solicitud de autorización de reincorporación peticionada por el suscrito,
al Decano de la Facultad de Ciencias Administrativas y Contables de la U.P.L.A –
Huancayo, de fecha 16 de marzo de 2007, con el que acredito el trámite realizado para mi
reincorporación para continuar mis estudios superiores. (ANEXO 1-B)
7.3. El mérito de la Resolución No. 141-07/D-FCAC, de fecha 26 de marzo de 2007, por el
cual se resuelve mI reincorporación a la Facultad de Ciencias Administrativas y Contables
de la Universidad Peruana Los Andes, al periodo académico 2007-I, con el que acredito mi
reincorporación a la citada Facultad, a fin de continuar mis estudios superiores. (ANEXO 1-
C)
7.4. El mérito de mi Constancia de Matrículas del Semestre Académico 2007-I, de fecha
28/03/07, con el que acredito que actualmente vengo cursando el X semestre en la
Facultad de CC. AA y CC – Especialidad Contabilidad y Finanzas. ( ANEXO 1- D)
7.5. El mérito del Certificado de Convivencia, de fecha 02 de mayo de 2007, expedido por
el Teniente Gobernador del Barrio de Yananaco de esta ciudad, con el que acredito mi
estado de convivencia con doña MAry Luz Cencia Quispe. (ANEXO 1- E)
7.6. El mérito de la Declaración Jurada otorgada por doña Mary Luz Cencia Quispe,
debidamente legalizada por Notario Público, con el cual acredito que los gastos que vienen
irrogando la conclusión de mis estudios superiores en la ciudad de Huancayo, vienen
siendo sufragados por mi señalada conviviente. (ANEXO 1-F)
7.7 El mérito del Acta de Nacimiento de mi menor hijo Angel Antonio Guerrero Cencia,
expedido por la Registradora Civil de la Municipalidad Provincial de Huancavelica, con el
que acredito el incremento de mi carga familiar y subsiguiente obligación ( ANEXO 1-G)
7.8 El mérito de la partida de nacimiento de mi hija Any Luz Guerrero Chávez, expedido
por el Registrado Civil de la Municipalidad Distrital de Huancán, Provincia de Huancayo ,
Departamento de Junín, con el que acredito el incremento de mi carga familiar y
subsiguiente obligación ( ANEXO 1- H).
7.9 Copia de mi Declaración Jurada de no contar con ningún tipo de ingreso económico en
la actualidad ( ANEXO 1- I)
7.10. Copia de mi D.N.I. (ANEXO 1- J)
7.11 Copia legalizada de la Constancia de Habilitación del Letrado que suscribe la presente
(ANEXO 1-K).

POR TANTO:
A Ud., señor Juez, ruego se sirva tener por absuelta la
demanda y, en su oportunidad declararla infundada la misma. Es de Justicia
PRIMER OTROSI DIGO: Que, de conformidad con lo dispuesto por el Art. 565° del
C.P.C., adjunto al presente mi Declaración Jurada correspondiente, para los fines legales
consiguientes.
SEGUNDO OTROSI DIGO: Que, de conformidad con lo dispuesto por el Art. 80° del
Adjetivo Civil, designo como Abogado defensor al Letrado que autoriza el presente, a
quién le otorgo las facultades generales de representación contenidas en el Art. 74° del
Acotado, de cuyos alcances declaro estar instruida, con dicho fin cumplo con señalar mi
domicilio personal el consignado en el exordio del presente escrito.
TERCER OTROSI DIGO: Acompaño al presente copia legalizada de la Constancia de
Habilitación del Letrado que autoriza el presente, para los fines de ley.

Huancavelica, 08 de Mayo de 2007.


PLIEGO INTERROGATORIO CONFORME AL CUAL PRESTARA SU DECLARACIÓN
DE PARTE EL DEMANDANTE RAFAEL HUAYLLANI ANCCASI, EN LOS SEGUIDOS
SOBRE PRORRATEO DE ALIMENTOS, CON CONSUELO MENDOZA CCANTO.
1.- ¿ Para que diga, como es cierto que conoce a su preguntante?.
2.- ¿ Para que diga, como es cierto que con su preguntante ha mantenido relaciones
convivenciales, por más de 18 años, este es, desde el año 1991 al 2005.
3.- ¿ Para que diga, como es cierto que en la actualidad su preguntante no cuenta con un
trabajo estable, por lo mismo se encuentra dedicado al cuidado y atención de sus hijas
Selny Nisiel y Nathaly Huayllani Mendoza y, a las labores propias del hogar.
4.- ¿ Para que diga, como es cierto que las necesidades de nuestras hijas, desde la
sentencia fijada en el proceso de alimentos, se han incrementado considerablemente.
5.- ¿ Para que diga, como es cierto que nuestras hijas se encuentran en edad escolar,
Selny Nisiel, cursando el IV ciclo de Enfermería en la Universidad Nacional de Huancavelica
y Nathaly el VI grado de Educación Primaria en la I. E. Particular D! UNI- Huancavelica.
6.- ¿Para que diga como es cierto que con su cónyuge Sonia Quispe Cauchos, continúan
haciendo vida en común, cumpliendo todo los deberes del matrimonio.
7.- ¿ Para que diga como es verdad que su cónyuge Sonia Quispe Cauchos, en la
actualidad presta sus servicios en la I. E. No. 616 de Sancaypampa – Anta Acobamba,
labor por la cual percibe un ingreso fijo mensual, situación que conlleva a que su estado
de necesidad haya desaparecido

Huancavelica, 17 de Noviembre de 2007.

Consuelo Maruja Mendoza Ccanto


PLIEGO INTERROGATORIO CONFORME AL CUAL PRESTARA SU DECLARACIÓN
DE PARTE EL DEMANDANTE RAFAEL HUAYLLANI ANCCASI, EN LOS SEGUIDOS
SOBRE PRORRATEO DE ALIMENTOS, CON SELNY NISIEL HUAYLLANI MENDOZA.
1.- ¿ Para que diga, como es cierto que conoce a su preguntante?.
2.- ¿ Para que diga, como es cierto que su preguntante viene cursando estudios
superiores en la Universidad Nacional de Huancavelica – Escuela Profesional de Enfermería
IV Ciclo.
3.- ¿ Para que diga, como es cierto que las necesidades de su preguntante, desde la
oportunidad que se fijó la pensión alimenticia, se han incrementado considerablemente.
4.- ¿ Para que diga, como es cierto que la carrera profesional que vengo estudiando, es
una carrera que requiere de una inversión mayor, por el mismo hecho que en la misma se
requiere la adquisición de uniformes, mandiles, instrumentales quirúrgicos y, otros
inherentes a la carrera.
5.- ¿Para que diga como es cierto que con su cónyuge Sonia Quispe Cauchos, continúan
haciendo vida en común, cumpliendo todo los deberes del matrimonio.
6.- ¿ Para que diga como es verdad que su cónyuge Sonia Quispe Cauchos, en la
actualidad presta sus servicios en la I. E. No. 616 de Sancaypampa – Anta Acobamba,
labor por la cual percibe un ingreso fijo mensual, situación que conlleva a que su estado
de necesidad haya desaparecido.
Huancavelica, 17 de Noviembre de 2007.

Selny Nisiel Huayllani Mendoza


Que, de conformidad con lo dispuesto por el Art. 171° y siguientes pertinentes del Código
Procesal Civil, recurro al Despacho de su digno cargo, con la finalidad de deducir la NULIDAD E
INSUBSISTENCIA de la Resolución No. Uno, su fecha 15 de Diciembre (sic) del año dos
mil diez, mediante el cual se resolvió admitir a trámite, en la vía de proceso único, la demanda de
prorrateo de alimentos, incoada por Rafael Huayllani Anccasi, contra la recurrente y otras, la misma
que en su oportunidad se servirá declarar fundada, retrotrayéndose el proceso al estado de
calificarse la demanda, en atención a los fundamentos que a continuación expongo:
Primero.- La nulidad procesal, es el estado de anormalidad del acto procesal, originado en
la carencia de alguno de los elementos constitutivos, o en vicios existentes sobre ellos, que
potencialmente lo coloca en situación de ser declarado judicialmente inválido, en ese entender la
misión de las nulidades no es el aseguramiento por si de las formas procesales, sino el cumplimiento
de los fines de ellas confiados por la ley.
Segundo.- Que, conforme lo precisa el Art. 103° de la Constitución Política del Estado; la
ley, desde su entrada en vigencia, se aplica a las consecuencias de las relaciones y situaciones
jurídicas existentes y no tiene fuerza ni efectos retroactivos; salvo, en ambos supuestos, en materia
penal cuando favorece al reo, desde esa perspectiva, el Art. IX del Título Preliminar del Código
Procesal Civil, establece que las normas procesales contenidas en ella, son de carácter imperativo,
esto es, son de orden público y de ineludible, puesto que instituyen reglas, a las cuales las partes y
el Juez deben subordinar su actuación, de modo que éste último deviene en destinatario de la
norma, la cual le impone su modo de actuación y regula su conducta en el proceso, a efectos de
asegurar la expedición de resoluciones en justicia y no arbitrarias.
Tercero.- Que, en este orden de cosas y, a efectos de regular y garantizar los derechos
tanto del alimentista como del obligado alimentario, el Congreso de la República, en cumplimiento de
las funciones asignadas por nuestra Carta Fundamental, con fecha 22 de Diciembre del año próximo
pasado, expidió la Ley No. 29486, por el cual se dispuso la incorporación del Art. 565-A del Código
Procesal Civil, cuyo texto es el siguiente: “Es requisito para la admisión de la demanda de
reducción, variación, prorrateo o exoneración de la pensión alimentaria que el
demandante obligado a la prestación de alimentos acredite encontrarse al día en el pago
de la pensión alimentaria.”, la misma que fue promulgada y publicada en el Diario Oficial El
Peruano, el 23 de Diciembre de 2009, adquiriendo vigencia a partir del día siguiente de su
publicación, vale decir, desde el día 24 de Diciembre del año próximo pasado, data desde el cual
dicha disposición normativa resulta de obligatorio cumplimiento, tanto para el operador jurídico así
como para los demás sujetos intervinientes en el proceso.
Cuarto.- Que, en el caso de autos, de la revisión de los anexos escoltados a la demanda de
prorrateo de alimentos, se tiene, que el demandante no ha cumplido con anexar al mismo, el
REQUISITO ESPECIAL de ADMISIBILIDAD DE LA DEMANDA, incorporado por el Art. 565-A del
Adjetivo Civil, esto es, el documento indubitable, que acredite encontrarse al día en el pago de las
pensiones alimenticias, ordenada por mandato judicial, sin embargo, vuestro Despacho pese a que
la demanda incoada se encuentra incursa dentro de las causales de inadmisibilidad, admitió a
trámite la misma, sin que el accionante haya cumplido con anexar a la demanda, el requisito
especial incorporado recientemente, por el glosado cuerpo normativo, situación que la torna en írrita
a la cuestionada resolución, la misma que debe ser corregida por vuestro Despacho, en aras de la
vigencia real y efectiva del Estado de Derecho y la tutela jurisdiccional efectiva, como principio
continente.
POR TANTO:
A Ud., señora Juez, pido se sirva sustanciarla y en su oportunidad, declararla fundada la
misma, retrotrayéndose el proceso al estado donde se cometió el vicio. En Justicia.