Está en la página 1de 10

REZO Y ROGATIVA DEDICADO A LA

VIRGEN SANTÍSMA DE LA CARIDAD

DEL COBRE
REZO Y ROGATIVA
DEDICADO Á LA.

DEL COBRE

P a r a el día ocho de c a d a mes.

con licencia del Ordinario.

sa n t ia g o de cu ba

Se vende en la librería L a P l u m a DE O r o , de Gutierres Her­


manos {Casa fun da da en 1860por D. J u m Pérez D ubrull , calle
baja de Santo Tomás, nitm. t i , esquina á ¿a de San F ra n ciscot en
la que se hallará coníiantfimente mu surtido completo dt toda ctaae
de libros, rféctos de escritorio, qui ncalleria, bisutería Jug uetería,
perfumería, música, dibujo, objetos d« fantasía y novedades, etc.
REZO Y ROGATIVA
DEDICADO Á LA

U 1 I Í S 1 DE li CARIDAD
DEL COBRE

P ara el día ocho de c a d a mes.

eos licencia del Ordinario.

SA N TIA G O DE C U B A

Se vendí en la librería L a PLUMA DE ORO, de Gutierre» H er­


manos, ( Gasa fu n d a d a m 1S60 por* D. Juan Pértx D tíbrw ll ), calle
baja de Santo Tomás, nú»u 17, esquinad la d& San F ra n cisco, m
ln que se hallará constantemente un surtido completo de toda cíase
dt libros, efectos de ¿ser i ferio, quincallería, bisutería, juguetería,
perfum ería, m úsica, dibujo, objetos dt fantasía y nwedadet, «te.
N U E S T R A SEN O K A DE LA C A R I D A D D E L COHRE.
DEDICADO Á L A

VIRGEN SANTÍSIMA DE LA CARIDAD DEL COBRE


para el día ocho de cada mes.

Se hará la señal de la Cruz, diciéndose el Acto de


contrición.

O R A C IÓ N Á D IO S

Poderoso Señor, recoja ta mano divina


todas las florea que ofrecemos á María, y por
su dulce intercesión abra tu omnipotencia la
fuente de la Misericordia para todos los hom­
bres y para todos los que con verdadera Fe,
con firme Esperanza y con encendida C ari­
dad hiciéremos este rezo; que ponemos bajo
el amparo de tu poderosa bendición, y ale­
gando los méritos de la Preciosa Sangre de
Jesús, te pedimos el perdón de nuestros pe­
cados y la perseverancia en amarte. Am én
J esús.
Un Credo al Poder divino.
ORACIÓN Á H A R ÍA SANTÍSIMA

V irgen Santísima de la Caridad, viajera


celestial que sobre las espumas de las riberas
de Cuba vagabas risneña mostrando la Cruz
blanca; azucena que flotabas en las olas del
Océano para revivir con tu suave perfume
al desgraciado náufrago que pereciera, si tú,
rutilante estrella, no derramaras tu lumbre
bendita en sus afligidos ojos; reina de la es­
peranza que tendiste tu ancla de oro a los
tres pescadores, cuando, ya desesperados, se
sumergían en el embravecido mar, ¿cómo no
has de escucharnos cuando ¿ tus plantas lle ­
gamos de rodillas este día que celebra la
Iglesia tu nombre de amor, en que conme­
mora Cuba tu m ilagrosa aparición y en el
qne derramas todos tus favores, no es posi­
ble deje de ser amparado todo el que se acer­
que á tu numerosa canoa, cargada hoy de
gracias j comisionados tus tres Juanes para
repartirlas? ¿Quién mejor que tú puede co­
nocer las penas de la tierra? ¿No es verdad,
Madre m ía, que vas á escucharnos y á con­
solarnos en la pena que nos aflige? ¿Quién
en verdadera tribulación te ha llamado con
verdadera fe que prontamente no haya sido
consolado por ti, corazón misericordioso? Así,
Madre adorable, vuelve á nosotros tus blan­
dos ojos siempre que hiciéremos este rezo,
y alcanzaremos del Todopoderoso la gracia
particular que hoy te pedimos.
A quí se hace la petición.

No separes tu dulce mirada en todo este


mes de nuestros hogares. Líbranos de casos
desastrosos, de epidem ias, de incendios, de
tormentas, de rayos y centellas, y permite
que en radiante carro de plata recorra todos
los ámbitos del mundo el ángel luminoso de
la paz.
A q u í se. rezan ¿res salves á la, Santísima Virgen y
se elevan rogativas en nombre de sus quince m isterios.
Caridad, Madre de Dios,
Escúchanos por amor.
Caridad, llama sagrada,
Escáchanos por amor,
Caridad, palabra santa,
Escáchanos por amor.
Caridad, fuego divino,
Escúchanos por amor*
Caridad, dicha del pobre,
Escúchanos por amor,
Caridad, dicha del mundo,
Escúchanos por amor,
Caridad, rosa del cielo,
Escúchanos por amor,
Caridad, música suave,
Escúchanos por amor,
Caridad, pasto del alma,
Escúchanos por amor.
Caridad, lumbre del cielo,
Escúchanos por amor.
Caridad, dulce consuelo,
Escúchanos por amor.
Caridad, v iv e en mi pecho,
Escúchanos por amor,
Caridad, no me abandones,
Escúchanos por amor.
Caridad, yo te venero,
Escúchanos por amor,
Caridad, madre de Cuba,
Escúchanos por amor.
A N T ÍF O N A

L a Carietad es da Dios.
Cuando su divin o fuego en­
ciende nuestras alm as, y a
estam os cerca del cielo.

GOZOS
S i la santa Trinidad
Te cubre de resplandor,
Escúchanos por amor,
Virgen de la Caridad.
Erea la Virgen querida
Que en Ñipe se apareció,
L a que un indio veneró
Todo el tiempo de su vida;
Blanca rosa desprendida
De la D ivina piedad,
Escúchanos por amor,
Virgen de la Caridad.
Tú qae al ciego y al tullido
L e devuelves la salud,
Y que tu santa virtu d
No abandona al desvalido;
O ye mi pecho afligido
Que le ruega á tu bondad,
N os escuche por amor,
Virgen de la Caridad.
Como á los tres pescadores
Tan bella te apareciste,
Cuando en sil barca quisiste
Derramar tus resplandores;
Que yo contemple entre flores
Tu sacrosanta beldad,
Escúchanos por amor,
Virgen de la Caridad.
Quiero tomar un asiento
En tu excelente canoa,
Porque tu constante proa
Me aleja del sentimiento;
Deja que con dulce acento
Te cante la humanidad,
Escúchanos por am or,
Virgen de la Caridad.
Blanca luna que ilumina
E l pueblo alegre cubano,
La que del cielo en su mano
Tiene la Have divina,
V iajera tan peregrina
Tan llena de santidad,
Escúchanos por amort
Virgen de la Caridad.
Cuba te ofrece constante
Sus más perfumados lirios,
Y con millares de cirios
Enciende tu altar brillante;
Siempre á tus plantas amante
Te llama con ansiedad,
Escúchala por amor,
Virgen de la Caridad.
L a paz en nuestros hogares
Te pedimos, Madre mía,
Y que la dulce armonía
Reine en todos los lugares;
Que se alejen los pesares
Que afligen la humanidad,
Escúchanos por amor,
Virgen de la Caridad,

FIN .