Está en la página 1de 8

TRABAJO PRACTICO DE HERMENEUTICA

LIBRO DE RUT

- A continuación, presentamos un breve estudio del libro bíblico “Rut”.

Introducción:

El libro de Rut es un relato de la lealtad que unió a dos mujeres, una narración que expone el
profundo interés de Dios en el linaje Mesiánico, una historia de las tristezas y alegrías de una
familia, amor, comprensión y devoción. El hambre obliga a Elimelec y su esposa Noemi a dejar su
hogar israelita e ir a Moab, Elimelec muere y Noemi queda con sus 2 hijos, que pronto se casan
con dos mujeres moabitas, Orfa y Rut. Luego los dos hijos mueren, y Noemi queda sola con Orfa y
Rut en tierra extraña. Camino a Belén, Orfa regresa a casa de sus padres, pero Rut decide
permanecer con Noemí. Eventualmente se casa con un hombre rico llamado Booz, de quien
engendra un hijo: Obed, el abuelo de David. La probada devoción de Rut ha sido recompensada
con un nuevo esposo, un hijo y una posición privilegiada en el linaje de Jesucristo.

Autor:

El libro no especifica el nombre de su autor, pero la tradición sugiere que fue escrito por Samuel.

Destinatario:

El libro fue escrito para los israelitas, pueblo de Israel. La fecha exacta en que el Libro de Rut fue
escrito es incierta. Sin embargo, la postura prevalente es una fecha entre el 1011 y 931 a.C.

Datos geográficos:

Geografía Bíblica

Se desarrolla en dos escenarios: la tierra de Moab (suroeste de Jerusalén) y en beth-lehem, en la


provincia de Judá (que corresponde al territorio sur de Israel).

Una familia de beth-lehem de Judá, obligada por la hambruna en la zona, decide salir de ese lugar
hasta los campos de Moab, la nación vecina. Considerando los datos que nos aporta el texto
bíblico, estamos frente a una situación crítica respecto a la economía en esa época, la que
seguramente se agudizó por la falta de lluvias en la zona.

1 y aconteció en los días que gobernaban los jueces, que hubo hambre en la tierra. Y un varón de
beth-lehem de Judá, fue a peregrinar en los campos de Moab, él y su mujer, y dos hijos suyos.

2 el nombre de aquel varón era Elimelec, y el de su mujer Noemí; y los nombres de sus dos hijos
eran, Mahlón y Quelión, ephrateos de beth-lehem de Judá. Llegaron pues a los campos de Moab, y
asentaron allí (Rut 1, 1-2).

Beth-lehem significa “tierra o casa de pan”. Está ubicada a 8 kilómetros al suroeste de Jerusalén,
hacia el neguev, en la provincia de Judá. En beth-lehem ocurrieron muchos hechos importantes
de la vida de la nación hebrea. Por ejemplo, fue el hogar de David y donde también fue ungido (1
Samuel 16:1-13; 17:12-15). Además, fue el lugar cercano a la sepultura de Raquel (génesis 35:19);
y sucedió el acontecimiento más importante de todos: fue el lugar donde la profecía afirmaba que
nacería el Cristo o el salvador (miqueas 5:2; mateo 2:6).

Actualmente, beth-lehem es el lugar obligado de peregrinación, especialmente para los cristianos.


Es habitado por la más vieja comunidad cristiana del mundo. Hoy es una conglomeración de dos
ciudades: beit-jala y beit-sahur. Durante la independencia de Israel, en el año 1947, jugó un papel
estratégico de gran importancia, pues fue incluida en el enclave bajo la protección de las naciones
unidas. También se conoce por sus artesanías tradicionales que incluyen la joyería verde oliva y de
perlas.

En tanto, el origen del nombre de Moab se debe al hijo de Lot (sobrino de Abraham) con su hija
mayor (génesis 19:37), quien llevó ese nombre. Era una nación que ocupaba una estrecha franja
de tierra cultivable en una altiplanicie ondulada de aproximadamente 1.100 metros de altura.
Limitaba en el oeste con un acantilado abrupto que desciende al mar muerto, casi 450 metros bajo
el nivel del mar; limitaba al este con el desierto, dividida en dos por el profundo cañón: el wadi
mujib (río arnón de los tiempos bíblicos); al sur limita con el wadi el-jesa, probablemente el arroyo
de Egipto.

Por algún tiempo sus fértiles y extensos llanos fueron muy productivos, pero ahora sus campos
yacen estériles, desatendidos y desolados.

Este pueblo también rechazó el paso pacífico de Israel por su territorio y buscó el apoyo de
madián y balaam contra los israelitas (números 22:24), razón por la cual no fue permitido la
entrada de moabitas en la congregación de Jehová “hasta la décima generación” (Deuteronomio
23:3-4). Pese a que Rut era moabita, la gracia de dios permitió que fuese incluida entre los
progenitores de David y por descendencia de Jesucristo (mateo 1:5-6).

Con respecto a Judá, al momento de ser repartida fue la que le correspondió a esta tribu (Josué
15), pero en la división del reino llegó a incluirse también a aquella que le correspondió a la tribu
de benjamín, pues las dos tribus formaron el reino del sur. De igual manera como se extendió la
denominación del nombre Israel, así la tierra de Judá llegó a comprender todo el territorio de la
tierra prometida. Este cambio se realizó especialmente después del regreso de los judíos del
cautiverio, la reconstrucción del templo y de la reorganización del pueblo de dios. De este modo,
se cumplió la profecía de génesis 49, 10-12: “no será quitado el cetro de Judá, ni el legislador de
entre sus pies, hasta que venga siloh; y a él se congregarán los pueblos”. De esta manera, los
habitantes de la tierra prometida, que antes fueron llamados hebreos o israelitas, llegaron a ser
llamados judíos y su tierra fue designada como “tierra de Judá”, “país de Judá”, “casa de Judá” o,
sencillamente, Judá.

En relación con el término “ephrateos”, se refiere a ephrata, que quiere decir fructífero. Es un
pueblo cerca del lugar donde Jacob sepultó a Jacob (génesis 35, 16-19), hogar de Isaí, padre de
David (1 Samuel 16, 1; 17, 12) cerca de bet-el, lugar de origen del futuro mesías. [5]

Condiciones climáticas
Luego de la muerte de Elimelec y de sus dos hijos, quienes habían tomado por esposas a moabitas,
Rut decide acompañar a su suegra a Judá, incluso rechazando la propuesta de Noemí de volverse
con sus familiares en Moab.

El texto bíblico también nos da a conocer un dato interesante: “Jehová había visitado a su pueblo
para darles pan”, lo que nos hace interpretar que los tiempos de hambre ya habían pasado.

“6 entonces se levantó con sus nueras, y volvió de los campos de Moab: porque oyó en el
campo de Moab que Jehová había visitado a su pueblo para darles pan.

7 salió pues del lugar donde había estado, y con ella sus dos nueras, y comenzaron a caminar
para volverse a la tierra de Judá” (Rut 1, 6-7).

Por deducción, se desprende que el hambre en dicha época fue provocada por una severa sequía y
que a esta altura se había aminorado. Éstas pueden tener dos orígenes: uno natural, producido
por el hecho de que el año se divide prácticamente en dos grandes estaciones de cinco y siete
meses respectivamente. Desde mayo hasta octubre rara veces llueve; sin embargo, las cosechas se
desarrollan normalmente. No obstante, el calor es insoportable y el suelo se seca, endurece y
agrieta, se secan las verduras y escasean las cisternas. Esta podríamos llamarla una sequía de
“carácter natural”.

el otro origen de las sequías -y como parece ser en este caso- es provocado por un castigo
deliberado de dios propinado a su pueblo por su desobediencia, como es el caso de Elías, que
relatan las escrituras en 1 de reyes 17:18, cuando a petición del profeta dios cerró los cielos
durante tres y medio año.

Campos de Booz: como a medio kilómetro al este de belén hay un terreno llamado el “campo de
Booz”, donde según la tradición Rut espigaba. Junto a éste se halla el “campo de los pastores”, en
donde dice la tradición que los ángeles anunciaron el nacimiento de Jesús. Según estas
tradiciones, pues, la escena de los amores de Rut y Booz que condujeron a la formación la familia
que había de traer al Cristo, fue escogida de dios para ser 1.100 años después, escena de la
anunciación celestial de su venida.

Cebada: la cebada cultivada (hordeum vulgare) desciende de la cebada silvestre (hordeum


spontaneum), la cual crece en el oriente medio. Desde el antiguo Egipto se cultivaba la cebada y
fue importante para su desarrollo y en el libro del éxodo se cita en relación a las plagas de Egipto.
La cebada también fue conocida por los griegos y los romanos, quienes la utilizaban para elaborar
un pan y era la base de alimentación para los gladiadores romanos; en suiza se han encontrado
restos calcinados de tortas elaboradas con granos toscamente molidos de cebada y trigo que
datan de la edad de piedra.

La cebada se cultiva principalmente en climas templados como cosecha de primavera y


generalmente su distribución es similar a la del trigo. La cebada crece bien en suelos drenados,
que no necesitan ser tan fértiles como los dedicados al trigo.

En el caso del libro de Rut, se menciona que el objetivo principal del cultivo de la cebada era para
la producción de pan.

Datos históricos:

El libro de Rut es una historia de amor que ocurrió durante el tiempo de los jueces. Nos da un
cuadro excelente de la vida y las costumbres de esos días. La historia está narrada en una forma
tan curiosa e interesante que uno parece ver a los personajes cuando aparecen en la escena. El
pasaje de 1:16, 17 es uno de los más hermosos de toda la literatura. Rut fue bisabuela de David,
por lo tanto, ella perteneció al linaje terrenal de Cristo. (Mateo 1).

Fuera de Belén (1:1), Moab (el enemigo permanente de Israel, el cual estaba al E del Mar Muerto),
es la única otra entidad nacional / geográfica mencionada (1:1, 2). Este país se originó cuando Lot
se convirtió en padre de Moab a través de una unión incestuosa con su hija mayor (Gen 19:37).
Siglos más tarde los judíos encontraron oposición por parte de Balac, rey de Moab, a través del
profeta Balaam (Nm 22-25). Durante dieciocho años Moab oprimió a Israel mientras este último se
encontraba en el tiempo de los jueces (3:12-20). Saúl derrotó a los moabitas (1S 14:47) mientras
que David pareció disfrutar de una relación pacífica con ellos (1S 22:3, 4). Más tarde, Moab volvió
a turbar a Israel (2 R 3:5-27; Esd 9:1). Debido a la relación idólatra de Moab con Quemos (1 R 11:7,
33; 2 R 23:13) y a su oposición a Israel, Dios maldijo a Moab (Is 15; 16; Jer 48; Ez 25:8-11; Am 2:1-
3).

La historia de Rut ocurrió "en los días que gobernaban los jueces" a Israel (1:1), alrededor del
1370 al 104 a.C. (Jue 2:16-19), y de esta manera es un puente que va de los jueces a la monarquía
de Israel. Dios usó "un hambre de la tierra" de Judá (1:1) para iniciar este hermoso drama, aunque
el hambre no se menciona en Jueces, lo cual causa dificultad al tratar de fechar los
acontecimientos de Rut. No obstante, al contar hacia atrás en el tiempo a partir de la bien
conocida fecha del reinado de David (1011-971 a.C.), el período de tiempo de Rut con mucha
probabilidad sería cuando Jair fue juez, alrededor del 1126-1105 a.C. (Jue 10:3-5).

Rut cubre alrededor de once o doce años de acuerdo al siguiente escenario: 1) 1:1-18, diez años
en Moab (1:4); 2) 1:19-2:23, varios meses (mediados de abril hasta mediados de junio) en el
campo de Booz (1:22; 2:23); 3) 3:1-18, un día en Belén y una noche en la era; y, 4) 4:1-22,
alrededor de un año en Belén.

Los ochenta y cinco versículos de Rut han sido aceptados como canónicos por los judíos.
Junto con Cantar de los cantares, Ester, Eclesiastés y Lamentaciones. Rut es parte de los libros del
AT del Megillot o "cinco pergaminos". Los rabinos leían libros en la sinagoga en cinco ocasiones
especiales del año, Rut era leído en Pentecostés debido a las últimas escenas de la cosecha de Rut
2, 3.
Genealógicamente, Rut mira hacia atrás casi 900 años a los acontecimientos en el tiempo de Jacob
(4:11) y hacia adelante alrededor de 100 años al reinado venidero de David (4:17, 22). Mientras
que Josué y Jueces enfatizan el legado de la nación y su tierra de la promesa, Rut se enfoca en el
linaje de David de regreso hasta la época patriarcal.

Los acontecimientos descritos en el libro pueden haber ocurrido durante la administración de


Gedeón (Jue 6:7–8:32; entre los años 1162–1122 a.C.). Algún tiempo había pasado entre los
eventos de la vida de Rut y la escritura del libro. David es mencionado en Rut 4:22. Probablemente
el libro se escribió durante la época de Samuel (1100–1020 a.C.), quien tal vez fue el autor.

Propósito del autor:

Este libro tiene por destinatarios a los israelitas de modo que era deseo del escritor dejar por
escrito esta historia para que ellos pudieran enriquecerse de ellas y tomar cada una de sus
enseñanzas y principios espirituales.

Algunas de sus intenciones son:

A) Demostrar que había bondad y fidelidad de Dios en Israel durante el período cruel y
desenfrenado de los jueces. No todos los hebreos se dieron a la idolatría, la concupiscencia y el
derramamiento de sangre en aquel entonces.

b) Revelar la providencia divina. Dios en su voluntad, permite grandes males para traer bien a los
suyos, y se interesa en las cosas más simples de la vida diaria. Aunque la tragedia de la familia de
Elimelec fue dolorosa y numerosas sus desgracias, Dios recompensó grandemente la piedad de
Noemí y la bondad de Rut.

c) Proporcionar una lección misionera, demostrando de qué manera una mujer gentil se convirtió
en la seguidora del verdadero Dios y como se incorporó a la vida del pueblo Dios. En Dios no hay
acepción de personas.

d) Demostrar de qué manera David descendió de una mujer cuya fe –no su raza- fue lo que la
salvó.

Lo permanente y lo temporal de la escritura:

La historia de Rut transcurre en Israel, en el pueblo judío, por lo tanto, los judíos tenían
tradiciones, costumbres, leyes propias y mandatos de parte de Dios como los que podemos
observar en el libro de Rut:

Costumbre de redención y contrato: “había ya desde hacía tiempo esta costumbre en Israel
tocante a la redención y al contrato, que, para la confirmación de cualquier negocio, el uno se
quitaba el zapato y lo daba a su compañero; y esto serbia de testimonio en Israel.” Rut 4:7
Pero este tipo de costumbres no son relevantes para nosotros hoy en día, ya que no somos judíos
sino cristianos.

Lo que sí es relevante e importante son las enseñanzas que nos deja el libro de Rut, acerca de la
fidelidad, lealtad y amor de Rut por Noemi, su determinación a seguir a Dios a pesar de las
adversidades, la recompensa de Dios a su obediencia y determinación, la soberanía de Dios en
todas las cosas.

Pasajes paralelos:

Rut 2:12 “Jehová recompense tu obra, y tu remuneración sea cumplida de parte de Jehová Dios
de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte”
Paralelos : “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a
Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan” Hebreos 11:6
“Cuan preciosa, oh Dios, es tu misericordia! Por eso los hijos de los hombres se amparan bajo la
sombra de tus alas “Salmos 36: 7

Rut 3: 11 “Ahora pues, no temas, hija mía; yo hare contigo lo que tú digas, pues toda la gente de
mi pueblo sabe que eres mujer virtuosa”
Paralelos: “ Mujer virtuosa, ¿quién la hallara? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las
piedras preciosas” Proverbios 31:10
“La mujer virtuosa es corona de su marido; más la mala, como carcoma de sus huesos.” Proverbios
12:4

Rut 4:17 “Le dieron nombre las vecinas, diciendo: le ha nacido un hijo a Noemi; y lo llamaron
Obed. Este es el padre de Isaí, padre de David.”
Paralelos: Mateo 1 “La genealogía de Jesucristo” “Salmon engendró de Rahab a Booz, Booz
engendró de Rut a Obed y Obed a Isaí.” Mateo 1: 5

Tipología:

Rut: es un tipo de la novia de Cristo, la iglesia de Dios, que es redimida por Jesucristo, sin
merecerlo y siendo extranjera Booz redimió a Rut. Representa el despliegue del plan de Dios de la
redención.

Booz: un tipo de Jesucristo Redentor, de su obra redentora y su amor hacia la iglesia.

Noemi: un tipo de la nación de Israel, su periodo de tribulación a lo largo de los siglos, su exilio,
pero también la redención a través de Jesucristo.

Orfa: Rut representa un tipo de la iglesia, pero Orfa otro tipo de la iglesia también, representa a la
parte de la iglesia que regresa a Moab (tipo de sistema del mundo).

Simbología: significado de los nombres


Booz : alegría, fuerza Noemi: mi deleite, mi delicia
Rut : compañera fiel Mahlón: debilitarse , enfermar
Quelión: desperdicio , languidez

Lenguaje figurado:

Rut 4: 11. “.. Jehová haga a la mujer que entra a tu casa como a Raquel y a Lea ...” podemos ver el
lenguaje figurado símil, se asemeja a Rut con Raquel y Lea.

Rut 4:12 “y sea tu casa como la casa de Fares, que Tamar dio a luz en Judá, por la descendencia
que esa joven te dé de Jehová” también vemos la similitud que se hace en referencia a la casa de
Fares con la casa de Booz.

Rut 4:15 “. ella es de más valor para ti que siete hijos” observamos la hipérbole en el versículo, una
exageración del valor de Rut para Noemi.

La aplicación Espiritual:

El libro de Rut es muy rico en enseñanzas espirituales, nos enseña acerca de los valores morales,
del amor genuino que a veces puede requerir un gran sacrificio, independientemente de nuestro
lugar en la vida, podemos vivir bajo los preceptos de Dios, que el amor y la bondad genuinos serán
recompensados. Dios bendice abundantemente a aquellos que buscan vivir vidas obedientes.
Podemos observar la soberanía de Dios en la historia de Rut, como El la eligió para hacerla su hija y
cumplir su propósito de ser una antecesora de Jesucristo, de esta manera sabemos que Dios tiene
un propósito para cada uno de nosotros y Él lo va a cumplir, aunque enfrentemos situaciones
difíciles seguir confiando en Dios y creyendo en su soberanía, así como Rut y Noemi.
Rut no se quedó cruzada de brazos, sino que trabajo y fue obediente, de esta manera no debemos
cansarnos sino seguir sirviendo y siendo obedientes a su palabra porque es ahí donde se
encuentra la bendición y la mano de Dios se mueve a nuestro favor. El libro nos
muestra el gran a amor de Dios para con nosotros, su obra redentora y plan de salvación para
todos que crean en El, sin importar cultura, edad, nacionalidad o sociedad él quiere que todos
seamos participes de la salvación a través de Jesucristo.

Conclusión:

Concluimos el estudio del libro de Rut habiendo adquirido un gran conocimiento atravesó de
todos los datos e información sobre el mismo, y todo nos ayuda a reconocer la completa voluntad
de Dios, que todos y cada uno de los sucesos del libro de Rut no se escapan de la divina voluntad
de Dios. Que a pesar de nuestros errores Dios es bueno y misericordioso con nosotros, Él no se
olvida de sus hijos ni los desampara. Aprendemos de Rut un ejemplo de lealtad, obediencia, amor,
firmeza un ejemplo de cómo debemos vivir y decidirnos a seguir a Dios y creer en El.