Está en la página 1de 4

RECTIFICACION

Es la corrección que realiza un registrador de una anotación mal asentada,


Sánchez Medal dice que:

“Son registros que se anotan cuando existe discrepancia entre el titulo y la


inscripción, bien sea por un error material, o por un error de concepto (art. 3023)1

Para anotar estos asientos de rectificación hay que respetar el principio de


consentimiento, ya que es necesario la conformidad de todos los interesados,
cuando se trate de corregir errores de concepto (3026-I), no así por lo que se toca
a los errores materiales que pueden enmendarse de oficio o a petición del
interesado y a falta de aquel consentimiento de todos los interesados, solo la
autoridad judicial puede ordenarlo (3022 y 3026), pero también este supuesto ha
de oírse y darse oportunidad de defensa al titular inscrito en el Regsitro”.2

REPOSICION

La reposición de asientos consiste en volver a poner los asientos; es necesario


cuando los asientos registrales han sido mutilados o destruidos, o es imposible
establecer el tracto sucesivo de las inscripciones (art. 79 del Rgto.).

La reposición de asientos se da a la vista de los documentos que dieron origen a


los asientos y por solicitud de la parte interesada o por orden judicial. Además, los
folios repuestos deben contener el sello de “reposición”. Ríos Hellig dice:

“El sistema de reposición es inseguro, ya que el folio repuesto no indica si el


inmueble tenía o no limitaciones de dominio, gravámenes y aun menos, si el titular
registral lo sigue siendo o no. En una reforma a este articulo se debería obligar al
Registro a incluir en el folio repuesto los segundos avisos preventivos que se
hubieran dado respecto al inmueble y así poder rastrear inscripciones diferentes a
las que presenta el solicitante de la reposición, esto también implicara un cambio
de sistema en cuanto a la guarda de los avisos preventivos.”3

NULIDAD

Los asientos del Registro Público de la Propiedad no surten sus efectos jurídicos
mientras no estén firmados por el registrador. Por tanto, la falta de firma del
registrador es una causal de nulidad de los asientos registrales. Sin embargo, el
____________

1
Artículo 8.27 del Código Civil del Estado de México

2
Ramon Sánchez Medal, De los contratos civiles, 14a. ed., Porrúa, México, 1995, pag. 582.

3
Jorge Ríos Hellig, La práctica del derecho notarial, 3a. ed., McGraw-Hill, México, 1998, pag. 310
solicitante de la inscripción puede solicitar la firma del registrador por medio del título de
certificación, de haber sido registrado su documento (art. 3033-IV).

Otra forma de anularse los asientos registrales es por medio de la resolución judicial. Por elemental
lógica jurídica, si la inscripción se hizo con base en el documento notarial y este fue impugnado y
anulado por resolución judicial, es de esperarse que la inscripción hecha carece de validez y, por
tanto, es nula.

Podemos aplicar esta misma regla cuando el derecho que se inscribe se declara judicialmente nulo
después.

En estos caso, no debemos olvidar los derechos del titular registral de buena fe, al que le anulan
su asiento, pues en su calidad de “tercero registral” goza de la protección legal que le otorga el
Registro Público de la Propiedad, con fundamento en el artículo 3009 del Código Civil del Distrito
Federal.4

La anulación de un asiento por resolución judicial deberá ser con audiencia de los interesados (art.
3067).

Otra causal de nulidad conforme al principio de tracto sucesivo5, es cuando la inscripción que
antecede a otra inscripción sea declarada nula. En consecuencia, todas las inscripciones que se
hayan hecho posteriormente el asiento nulo, serán también susceptibles de anularse.

También son causal de nulidad de los asientos registrados, los datos mal asentados por el
registrador de la finca (errores, inexactitudes, omisiones). En este caso, las deficiencias de la
inscripción pueden ser corregidas a través del procedimiento de rectificación.

EXTINCION

La extinción es el acto procedimental por medio del cual se deja sin efectos de
manera parcial o total, una anotación o una inscripción, ya sea por haberse
extinguido el derecho o haberse transmitido el dominio. El artículo 3036 del Código
Civil establece: “cancelado un asiento, se presume extinguido el derecho a que
dicho asiento se refiere.”

El artículo 3033 del Código Civil del Distrito Federal dispone:6

Podrá pedirse y deberá ordenarse, en su caso, la cancelación total:

I.Cuando se extinga por completo el inmueble objeto de la inscripción

II.Cuando se extinga, también por completo el derecho inscrito o anotado;

__________
4
Codigo Civil del Distrito Federal

5”
Cada acto registrable debe constar en un asiento (apoyándose cada asiento en el anterior). Es la cadena de asientos derivados unos de otros, que cada título ha
producido en el Registro de la Propiedad referente a una misma finca.”

6
Articulo 8.38 del Código Civil del Estado de México
III.Cuando se declare la nulidad o falsedad del título en cuya virtud se haya hecho
la inscripción o anotación;
IV.Cuando se declare la nulidad o falsedad del asiento
V.Cuando deban extinguirse los gravámenes en términos del artículo 2325 de este
código;
VI.Cuando tratándose de cedula hipotecaria o de embargo, hayan transcurrido dos
años desde la fecha del asiento, sin que el interesado haya promovido en el juicio
correspondiente. Tratándose de cancelaciones de hipotecas, se consideraran
accesorias a las mismas y en consecuencia deberán cancelarse simultáneamente
de oficio, aun cuando no hayan sido mencionadas expresamente en el instrumento
correspondiente, los asientos que contengan cedulas hipotecarias, reestructuras,
ampliaciones o modificaciones a las mismas; y
VII.Los gravámenes inscritos en el Registro Público, podrán cancelarse a solicitud
del interesado, Notario o Autoridad, mediante escrito dirigido al Titular del Registro
Público de la Propiedad del Distrito Federal, previo pago de los derechos
correspondientes, después de que hubieren transcurridos diez años del
vencimiento del plazo del crédito garantizado, que conste inscrito o anotado; para
el caso de que no conste inscrito o anotado el palco del crédito, podrán cancelarse
después de veinte años de la fecha de su inscripción o anotación y bajo la misma
forma y previo pago de los derecho mencionados; y
VIII.Los contratos de arrendamiento de parte o la totalidad de bienes inmuebles,
por un periodo mayor de seis años y aquellos en que haya anticipo de rentas por
más de tres años, una vez que hayan transcurrido los periodos mencionados y
que aparezcan inscritos o anotados y cuando por cualquier casusa no consten
inscrito o anotado plazo o periodo alguno, después de seis años de su fecha de
inscripción o notación; en estos casos la cancelación podrá ser solicitada por
cualquier interesado, notario o autoridad.
Un ejemplo de extinción es la anotación que se hace de la cancelación de la
hipoteca en la sección de gravámenes de un folio real, en el caso de que el deudor
hipotecario extinga la hipoteca al pagar el monto de su deuda.
La extinción de reserva de dominio se presenta cuando el deudor-comprador hace
el último pago parcial al acreedor-vendedor, liquidando el monto de la deuda y del
precio de la cosa vendida, la extinción de clausula rescisoria, cuando el contrato
que dio origen a esa clausula se consume definitivamente; la extinción de los
derechos reales, como el de servidumbre, cuando deja de existir el predio
dominante; la extinción del fideicomiso, cuando este haya cumplido su objetivo; y
la extinción del arrendamiento financiero, cuando se haya extinguido dicho
contrato.
Como queda visto, la inscripción de extinción deja sin efectos a otra inscripción
previa.
Bibliografía
ESQUIVEL Zubiri Jorge Luis, “DERECHO NOTARIAL Y REGISTRAL” 7a. ed.
México, Editorial Trillas, 2017