Está en la página 1de 4

Características radiológicas del tórax normal

En la posición anterior o dorsoventral, el tórax presenta una sombra media y dos zonas claras
laterales. La sombra media llamada sombra mediastinica, es de una gran densidad por estar
constituida por la superposición de la columna vertebral, el esófago y, por dela de éste, la tráquea
en la parte superior, los grandes vasos del pedículo del corazón en la parte superior y media, y el
propio corazón en la inferior y, finalmente, por el esternón. En la parte superior, se ve él espacio
claro producido por la luz de la tráquea, proyectándose encima de las primeras vertebra hasta el
nivel de la articulación de T4-T5.

La sombra formada por el corazón y grandes vasos sobresale en la parte media e inferior la
constituida por el raquis y el esternón, principalmente a la izquierda, donde preside el ventrículo
izquierdo. Los campos pulmonares que quedan a los lados de la sombra media son diferentes en
cada lado, siendo el derecho más extenso a causa de que en lado izquierdo está oculto gran parte
del tercio inferior por la sombra del ventrículo cardiaco. Las sombras de las costillas cruzan en toda
su extensión estas áreas pulmonares, correspondiendo los espacios claros a los espacios
intercostales. La dirección de las costillas, en su tercio posterior es oblicua hacia y esta oblicuidad
varia en los diversos tipos de tórax siendo menor en los anchos y muy acentuada en los estrechos
de tipo asténico. En su parte anterior, las siluetas costales son, generalmente, más anchas y están
dirigidas hacia abajo y adentro, sin llegar a unirse con el esternón, ya que lo hacen mediante la
interposición de los cartílagos costales, transparentes a los Rx salvo en el caso de que se hallen
osificados como sucede en personas de edad avanzada y en algunos adultos. Las partes axilares
laterales de las costillas señalan los limites externo y superior de los campos pulmonares En la
parte media y externa de ellos, se proyecta la sombra de la escapula.

Tórax patológico

 Asma bronquial: En las crisis se observa el tórax insuflado, con las costillas horizontales, el
diafragma aplanado con movilidad reducida y el campo pulmonar claro o leve y
uniformemente velado, con las regiones parahiliares oscurecidas. Fuera de ellas los signos
radiográficos son los típicos de los procesos que motivan esta enfermedad (bronquitis
crónica, esclerosis pulmonar) o de las alteraciones sobrevenidas a consecuencia del asma,
como enfisema, zonas atelectasicas, etc.

Examen de mamas(inspeccion.palpacion)

La inspección se realiza con la mujer desnuda de cintura para arriba. Debe tenerse en cuenta la
posible diferencia de tamaño de los órganos completos, las alteraciones de la forma circular de su
límite periférico desde la línea axilar anterior a la media del tórax y su relieve más o menos
periférico. Ocasionalmente, también son patentes a simple vista las diferencias en el aspecto del
cuerpo glandular. Los signos cutáneos, como la retracción localizada, aspereza y aumentos en
rigidez y dureza a modo de la llamada "piel de naranja´´ enrojecimiento inflamatorio y formación
tumoral, se pueden apreciar a simple vista. Se hacen más evidentes estirando con ambas manos
las partes histicas y piel que revisten la región pectoral sospechosa.
La palpación no debe limitarse a la mama y/o zona sospechosamente enferma, sino que se debe
palpar la mama, afectada al completo, la mama contralateral y ambas regiones axilares, en de
adenomegalias patológicas. Para una correcta palpación, la paciente deberá adoptar diferentes
posturas y posiciones (acostada, sentada, pie con o sin inclinación del cuerpo hacia delante), con el
fin de que no pase desapercibida ni la más minina tumoración o anomalía. Los criterios palpatorios
serán los mismos sea cual sea la posición de la paciente. Se palpara suavemente y en primera
instancia la mama enferma, examinando cuidadosamente los cuatro cuadrantes mamarios y la
prolongación axilar con la mano plana, posteriormente, se palpara la mama supuestamente sana,
para valorar las diferencias entre ellas, acto seguido, se puede circunscribir la palpación a la mama
y la zona enferma, palpándola minuciosamente con dos o más dedos para valorar detalladamente
sus características, en especial pinzando con dos de la piel situada sobre la tumoración para
determinar si hay infiltración superficial e intentando desplazar la tumoración para valorar el
grado de fijación a planos profundos. No debe olvidarse del estiramiento de pezón.

Síndromes toraco-pulomonares:

Se entiende por síndrome a un conjunto de síntomas y/o signos dependientes de una misma
alteración fisiopatológica pero que tienen varias causas primarias o sea diversa etiología. En las
presentaciones que siguen figuran solamente los síndromes caracterizados por un conjunto de
signos físicos. Tales los síndromes de condensación pulmonar, de atelectasia pulmonar, de
derrame pleural de neumotórax.

Síndrome de condensación pulmonar: Para que se produzca en forma completa el síndrome de


condensación se necesita que el bronquio que entra en contacto con la condensación esté
permeable; si se halla obstruido las vibraciones vocales desaparecen. Hay silencio respiratorio y no
se ausculta broncofonía ni pectoriloquia, el bronquio se desobstruye reaparecerán los signos
típicos de la condensación. Para que a une condensación pulmonar le pueda llegar el sonido
laringotraqueal, ella debe tener una profundidad tal que le permita entrar en contacto con
bronquios que tengan un diámetro superior a 3 mm, pues en aquellos que tengan un diámetro
menor la conducción del sonido laringotraqueal es mínima.

 percusión: matidez.
 palpación: vibraciones vocales aumentadas.
 auscultación: respiración Bronquial, broncofonía-Pectoriloquia.

Síndrome de atelectasia pulmonar: Cuando se obstruye un bronquio, el aire inspirado no puede


llegar a la parte de pulmón situada más allá de la obstrucción; además, el aire que estaba en los
respectivos alvéolos es reabsorbido y, en consecuencia, el pulmón o el segmento pulmonar
afectado se encoge (se colapsa) convirtiéndose en una masa sólida.

 inspección: Estrechamiento de los espacios intercostales.


 palpación: Vibraciones vocales abolidas.
 percusión: Matidez.
 auscultación: sonido respiratorio ausente (silencio respiratorio), ausencia de resonancia
vocal.
Síndrome de derrame pleural: para que el síndrome aparezca en forma completa, el derrame debe
ser abundante. Con derrames menores no se producirá ensanchamiento de los espacios y no
habrá silencio respiratorio sino disminución de la intensidad de la respiración. El derrame pleural
puede ser exudado o trasudado la diferencia solo se establece por medio del examen del líquido
pleural.

 inspección: espacios intercostales ensanchados (si el derrame es abundante).


 percusión: matidez
 palpación: vibraciones vocales disminuidas o abolidas.
 auscultación: sonido respiratorio en silencio o con soplo pleurítico, puede presentar en
ocasiones Egofonía.

Síndrome de neumotórax: Es la acumulación de aire en la cavidad pleural. El neumotórax puede


ser provocado (heridas penetrantes del tórax) o espontáneo. Las causas de neumotórax
espontáneo son: 1. Ruptura de una ampolla enfisematosa subpleural, 2.Ruptura de la extremidad
pulmonar de una adherencia pleural, 3. Ruptura dentro del espacio pleural de un foco tuberculoso
vecino a la pleura.

 Palpación: vibraciones vocales abolidas.


 percusión. Aumento de la resonancia que puede llegar al timpanismo.
 auscultación: Sonidos respiratorios en silencio o con soplo anfórico, ausencia de
resonancia vocal.

Patologías especificas respiratorias

EPOC: Condición caracterizada por una obstrucción crónica de las vías aéreas; esta obstrucción es
debida a Bronquitis Crónica o a Enfisema Pulmonar o, como ocurre con más frecuencia, a la
presencia de esas dos entidades (complejo Enfisema-Bronquitis); manera de poner en evidencia
en forma precoz la presencia de un EPOC es mediante la prueba del Volumen Forzado Espiratorio
en el Primer Segundo, cuando este volumen se halla por debajo del 76%. Hay que siempre tratar
de establecer si se está frente a un EPOC con predominio de bronquitis o con predominio de
enfisema, cuál de los dos fue primero.

 Bronquitis crónica: Entidad asociada con excesiva secreción bronquial de moco. Síntomas:
tos productiva persistente o que, por lo menos, se haya presentado durante tres meses en
tres años consecutivos estos son pacientes cianótico que más o menos pronto entran en
falla cardíaca derecha. Signos: es usual auscultar sibilancias bronquiales y estertores de
burbujas medianas y gruesas.
 Enfisema pulmonar: Entidad que consiste en la distensión de los espacios aéreos situados
más allá de los bronquiolos terminales, con destrucción de los septa interalveolares.
síntomas: disnea que primero es de esfuerzo y que luego progresa hasta hacerse de
reposo; Signos: (general mente no aparecen sino cuando el enfisema está avanzado) a la
percusión hiperresonancia del tórax y borramiento de las áreas de matidez cardiaca y
hepática en fase muy avanzada presenta un aspecto de “tórax en tonel".

Asma bronquial: Enfermedad caracterizada por episodios agudo de disminución de la luz


bronquial; esta obstrucción de los bronquios es el resultado de bronco espasmo y edema de la
mucosa. Etiología: el factor más importante es un estado de hipersensibilidad (alergia) a diferentes
sustancias especialmente inhalantes. Síntomas: episodios de disnea paroxística inicialmente
espiratoria pero si el ataque progresa, se hace también inspiratoria Signos: sibilancias de
predominio espiratorio si el ataque progresa se puede apreciar tiraje y auscultar estertores de
burbujas.

Tromboembolismo pulmonar: Se da este nombre al alojamiento de uno, varios o muchos émbolos


en el lecho vascular del pulmón. Estos émbolos usualmente provienen de desprendimiento de
trombos venosos ocasionados por tromboflebitis de las venas de la pelvis o de los miembros
inferiores. Si el segmento pulmonar privado de riego sanguíneo se necrosa se produce un infarto
pulmonar. El embolismo pulmonar masivo (oclusión de una de las grandes de la arteria pulmonar)
ocasiona un cuadro de sebera falla respiratoria (disnea acentuada) con caída de la tensión arterial
que puede al shock, casi nunca da tiempo de que se forme un infarto porque antes muere el
paciente.

Neumonía: Es una inflamación de etiología infecciosa cuyo principal sustrato anatómico es la


consolidación pulmonar que puede ser masiva comprometiendo todo un lóbulo (neumonía lobar)
o distribuida parcialmente en varios lóbulos (bronconeumonía)

 Neumonía lobar: Su agente causal generalmente es el neumococo y con menos frecuencia


el estreptococo. La duración de la enfermedad es de 7-8 días, presenta un fuerte
escalofrió inicial seguido de acentuada alza térmica, dolor de costado tipo pleurítico, tos
con expectoración hemoptoica.
 Bronconeumonía: Sus agentes más frecuentes son el estafilococo y los bacilos entéricos
Gram-negativos. En ella las áreas de consolidación no se confinan a todo un ló- bulo sino
que están esparcidas en muchos sitios: los síntomas son similares a los de la neumonía (es
menos frecuente la expectoración hemoptoica), Signos estertores más o menos
abundantes y diseminados, las áreas consolidadas ocasional mente coalescen para dar una
zona de consolidación suficientemente grande para que pueda aparecer un síndrome de
condensación.

Edema pulmonar: Efusión de líquido seroso dentro de los alvéolos pulmonares o dentro del
tejido intersticial del pulmón, casi siempre como consecuencia de un estado de congestión
pulmonar la cual generalmente es secundaria a una falla cardíaca izquierda. El dramático
cuadro del edema pulmonar agudo por falla ventricular izquierda, bajo el título Disnea
Paroxística nocturna; un cuadro parecido puede verse en casos de estenosis severa de la
válvula mitral.