Está en la página 1de 2

Una visión general de las escalas de basicidad y afinidad de Lewis

Resumen: La imposibilidad de establecer una escala universal de la basicidad de Lewis no impide la


determinación del comportamiento cuantitativo de las bases de Lewis, gracias a las escalas
construidas contra los ácidos de Lewis: BF3, 4-FC6H4OH, I2, Li +, Na +, K +, Al + Mn+, CpNi + y CH3NH3
+
. Estas escalas abarcan tipos importantes de enlaces formados en un aducto ácido-base de Lewis:
el enlace dativo, los enlaces de hidrógeno convencionales e iónicos, el enlace de halógeno y los
enlaces de moléculas de catión para cationes metálicos de los grupos 1, 7, 10, 11 y 13 Además,
aunque estas escalas no están generalmente interrelacionadas, existen relaciones dependientes de
la familia que permiten clasificar, en un orden bastante general, las bases pertenecientes a una
familia química dada, por ejemplo, la familia de bases de oxígeno. Por lo tanto, el escepticismo sobre
la utilidad cuantitativa del concepto Lewis de ácidos y bases ya no se basa.

Aducto : es un producto de una adición directa de dos o más moléculas distintas, resultando en un
único producto de reacción que contiene todos los átomos de todos los componentes. La resultante
es considerada una especie molecular distinta. Los aductos forman a menudo entre ácidos de Lewis
y bases de Lewis. [2] Un buen ejemplo es la formación de aductos entre el borano de ácido de Lewis
y el átomo de oxígeno en las bases de Lewis, tetrahidrofurano (THF): BH3O (CH2) 4

PALABRAS CLAVE: Licenciatura Superior, Química Orgánica, Química Física, Conceptos


Inconformes-Eventos Discrepantes, Libros de Texto-Libros de Referencia, Ácidos-Bases, Acidos-
Bases de Lewis.

Dos definiciones de ácidos y bases se dan generalmente a los estudiantes: la definición de Brønsted
y la definición de Lewis. En la definición de Brønsted (1923) 1, un ácido es una especie capaz de
donar un protón, y una base es una especie capaz de aceptar un protón. La definición de Brønsted
utiliza el protón como ácido de referencia intrínseco y por lo tanto se traduce fácilmente en medidas
cuantitativas: el estudio cuantitativo de las reacciones de intercambio de protones permite medir
la fuerza relativa de los ácidos y bases de Brønsted sin ambigüedad. Estos datos sobre el intercambio
de protones en fase gaseosa y en agua se han compilado en extensas tablas y bases de datos. En la
definición de Lewis (1923, 1938), los ácidos 2a, 3 son aceptores de pares de electrones y las bases
son donadores de pares de electrones. En el uso moderno, el término "densidad de electrones" se
prefiere a "par de electrones". El protón es un ácido de Lewis porque puede aceptar la densidad del
electrón en su orbital atómico 1s vacío. Se deduce que una base en el sentido de Lewis es la misma
que en la de Brønsted. Sin embargo, una gama mucho más amplia de especies puede clasificarse
como ácidos en la definición de Lewis que en la de Brønsted.

La reacción fundamental entre un ácido de Lewis A y una base de Lewis B es la formación de un


complejo (o aducto) AB,

donde los tres puntos denotan un enlace. Evidentemente, bases de Lewis cada vez más fuertes o
ácidos de Lewis desplazarán cada vez más el equilibrio hacia la formación del aducto de Lewis. Se
deduce que la basicidad de Lewis (acidez) puede definirse como "la tendencia termodinámica de
una sustancia a actuar como base de Lewis" (ácido) y que "las medidas comparativas de la
basicidad de Lewis (acidez) son proporcionadas por las constantes de equilibrio para la formación
de aductos de Lewis para una serie de bases de Lewis (ácidos) con un ácido de Lewis de referencia
común (base).

En comparación con la definición protónica de Brønsted, la definición de Lewis amplía


considerablemente la química de los ácidos y las bases. Una crítica importante, sin embargo, se hace
a menudo del concepto de Lewis: no es posible establecer ningún orden universal del ácido de Lewis
y la fuerza de la base, como se hace para los ácidos de Brønsted y las bases. De hecho, debido a que
no hay una sola referencia que sea naturalmente operativa, no hay ninguna razón obvia para elegir
una referencia en lugar de otra, y hay virtualmente tantas escalas posibles de acidez o basicidad de
Lewis como referencias posibles. Debido a que el orden de las constantes de complejación no es
invariante cuando se cambia el ácido de referencia (base), el escepticismo acerca de la utilidad
cuantitativa del concepto Lewis de ácidos y bases se encuentra frecuentemente en los libros de
texto de química y algunos instructores no van más allá de un mero criterio cualitativo presentación
del concepto generalizado de ácidos y bases.

La imposibilidad de establecer una escala universal de basicidad de Lewis (acidez) no impide la


determinación del comportamiento cuantitativo de las bases de Lewis (ácidos), gracias a las escalas
construidas con un ácido de Lewis (base) particular. Estas escalas particulares han admitido un
dominio limitado de validez, pero en la mayoría de los casos, el químico no necesita una escala
general de Lewis (acidez). Por ejemplo, para un químico medicinal que estudia la interacción de un
fármaco con una proteína y trata de optimizar una red de enlaces de hidrógeno, una escala de
donante (aceptador) de enlace de hidrógeno es claramente la relevante. En otros casos, los químicos
se centran en una propiedad dependiente de la basicidad de una serie de moléculas relacionadas.
Entonces, cualquier escala particular de la basicidad puede ser útil, c porque hay muchas relaciones
entre las escalas de la basicidad dentro de las familias de las bases (llamadas "relaciones
dependientes de la familia" ), como lo demuestran Kamlet et al.5 Se han propuesto muchos intentos
de cuantificar las interacciones ácido-base de Lewis.6 Estos tratamientos empíricos tienen
principalmente méritos históricos en la actualidad y el progreso en la comprensión cuantitativa del
concepto de Lewis y en el conocimiento de la fuerza de Los ácidos y bases de Lewis se lograrán en
su mayor parte en el futuro mediante: (i) cálculos cuánticos químicos y (ii) medición de datos
experimentales cuantitativos confiables, homogéneos, diversificados y extensivos.