Está en la página 1de 5

ASIGNATURA

PROCESOS ADMINISTRATIVOS

TITULO DEL TRABAJO

DISCIPLINA PROGRESIVA EN LAS ORGANIZACIONES

PRESENTA

JOHN JAIRO GIL CRUZ ID 462464

DOCENTE

ORLANDO PEÑA

GUADALAJARA DE BUGA MAYO 9 DE 2016


DISCIPLINA PROGRESIVA EN LAS ORGANIZACIONES

La disciplina progresiva es un proceso para lidiar con la conducta relacionada con el trabajo que
no cumpla con los estándares esperados y comunicados de rendimiento.

El propósito principal de la disciplina progresiva es ayudar al empleado a entender que existe un


problema de rendimiento o de oportunidad de mejora.

El proceso cuenta con esfuerzos cada vez más formales para proporcionar retroalimentación al
empleado de manera que pueda corregir el problema. La meta de la disciplina progresiva es
mejorar el rendimiento de los empleados.

El método que se basa la disciplina progresiva es un sistema donde las sanciones por mala
conducta o rendimiento negativo aumentan de forma gradual.

La forma de disciplina más utilizada, la progresiva, consiste en una serie de intervenciones de la


dirección que ofrece a los empleados oportunidades de corregir su comportamiento antes de ser
despedidos. Los procedimientos de la disciplina progresiva consisten en diversas advertencias,
cada una de las cuales con un castigo cuya severidad aumenta cuanto más tiempo permanece el
comportamiento indeseable. Si el empleado no reacciona ante estas advertencias progresivas,
el empresario tendrá justificación para despedir al individuo.

Los sistemas de disciplina progresiva suelen tener entre tres y cinco etapas, aunque el sistema de
cuatro etapas es el más común. Las violaciones menores de la política de la empresa implican la
utilización de todos los pasos en un procedimiento de disciplina progresiva. Las violaciones
serias, a veces denominadas infracciones graves, pueden provocar la supresión de varias etapas y
a veces empezar en la última, el despido. Los ejemplos de infracciones graves incluyen la
agresión a un supervisor y la falsificación de historiales de empleo. Sin embargo, la mayoría de
las medidas disciplinadas se aplican a infracciones menores, como violación del código de
vestimenta, fumar en un lugar o momento inadecuado o llegar tarde con asiduidad.

Un sistema de disciplina progresiva es donde a medida que se van cometiendo fallas, se va


incrementando el grado de castigo, empezando por una simple amonestación verbal hasta llegar,
si es el caso, a la terminación del vínculo laboral.
Estas medidas graduales se utilizan para darle tiempo al empleado que corrija su “marcha” y se
dé cuenta que está cometiendo errores muy seguido. Sin embargo, en algunas situaciones como
el hurto o la agresión física, se procede de inmediato a despedir al individuo.

Ventajas de la disciplina progresiva

La disciplina progresiva permite a la organización despedir de manera justa a los empleados que
son ineficaces y que estén poco dispuestos a mejorar, con la seguridad de que se ha hecho todo lo
posible por mejorar la situación y de que se le han dado oportunidades para remediar la
situación.

Otra de las ventajas de la disciplina progresiva es que ayuda a que el castigo es proporcional al
problema. Además, ayuda a los trabajadores a ser disciplinados para entender mejor la naturaleza
de la infracción y les da la oportunidad de corregirse.

Por otra parte, un sistema de disciplina progresiva permite estructurar un programa de gestión
del rendimiento que facilita la labor de proporcionar información equilibrada.

Estructura

Un sistema de disciplina progresiva da estructura al programa de una organización de gestión del


rendimiento. Aunque la gestión del rendimiento a menudo se ve como una mera evaluación de
los empleados que se lleva a cabo anualmente, la disciplina de los trabajadores es una parte
integral de la gestión del rendimiento general. Sin una política de disciplina, podría ser difícil
proporcionar información equilibrada. Por ejemplo, si el gerente de todos los empleados tiene
que prepararse para las reuniones anuales de desempeño para trabajar los registros y la
observación personal, y el empleado tiene un historial de acciones disciplinarias durante todo el
período de evaluación, la evaluación del rendimiento podría estar sesgada, ya que representa sólo
una parte de la actuación global del empleado. En consecuencia, debido a que el supervisor no
tiene acceso a los registros de las acciones disciplinarias, no puede proveer al empleado la
orientación en áreas donde el empleado necesita mejorar.
Manejo

Los supervisores, gerentes y personal de recursos humanos encuentran políticas progresivas de


disciplina fáciles de seguir. Estas políticas toman las conjeturas de determinar si la empresa debe
poner fin a la relación laboral, o si el trabajo del empleado y el rendimiento están afectados por
errores leves o más graves. Las políticas progresistas de disciplina, en efecto, hacen su trabajo
más fácil, ya que las medidas disciplinarias son simples y consistentes.

Documentación

Los sistemas progresivos de disciplina requieren documentación escrita. El desempeño laboral de


un empleado o el comportamiento laboral que requiere revisión disciplinaria o acción correctiva
se convierte en parte de un resumen en el que un supervisor o gerente de recursos humanos
utiliza para completar el formulario de revisión disciplinaria. Cuando el empleado cumple con su
supervisor o un miembro del personal de recursos humanos para discutir la disciplina, ha
proporcionado una copia de la documentación. Otra copia del formulario de revisión
disciplinaria entra en su expediente laboral. La documentación de las medidas disciplinarias
ayuda a los empleadores a mantener los archivos de personal que reflejan con precisión el
desempeño del empleado en su trabajo y vida laboral.

Responsabilidad
Si un empleador tiene que despedir a un empleado debido a un rendimiento pobre o mala
conducta registrada en el expediente disciplinario de los empleados, un sistema de disciplina
progresiva es la justificación de la decisión del empleador. En caso de que un empleado presente
una queja formal o demanda, o alegue que la empresa ha incurrido en prácticas laborales
desleales, el empleador puede ser capaz de reducir su responsabilidad por despido injusto basado
en la documentación de la disciplina progresiva que condujo al despido del empleado. De hecho,
en la página Outsourcing de recursos humanos para la disciplina progresiva dice claramente:
"Una política de disciplina progresiva es tu mejor protección contra los errores cometidos que se
convierten en una demanda por despido injustificado". Además, la Cámara de Comercio de
EE.UU. sugiere: "Una política de disciplina progresiva proporciona a la empresa un sistema que
sea justo y fácilmente defendible frente a un desafío".