Está en la página 1de 3

MICOBACTERIAS.

Estas bacterias también se les conoce como bacilos ácidos-alcohol resistentes (BAAR) debido a la
técnica de coloración con que pueden visualizarse en los extendidos, esto último debido al alto
contenido lipídico de su pared celular. La visualización, a veces, de corpúsculos en su cuerpo
bacteriano hizo que el mismo Robert Koch (fundador de la bacteriología) los interpretara como
esporos. Más tarde se demostró que estos corpúsculos eran acúmulos de ácidos micólicos.
La familia Mycobacteriaceae, con su género Mycobacterium, incluye hasta 100 especies de
microorganismos que pueden ser parásitos obligados, patógenos oportunistas y saprófitos. Se
consideran patógenas aquellas especies que necesitan realizar su ciclo evolutivo en un ser vivo y,
como ser: M. Leprae, M, tuberculosis, M. bovis, M. africanum y M. microtti.
La tuberculosis se conoce desde la antigüedad, en otras épocas llamada; consunción, tisis o peste
blanca. La incidencia de esta enfermedad ha evolucionado como consecuencia de la pandemia de
SIDA y del uso de drogas inmunosupresoras.
MYCOBACTERIUM TUBERCULOSIS
También conocido como bacilo de Koch es delgado, condicionalmente ramificado, con tendencia a
disponerse como letras chinas debido a su forma longitudinal de reproducción, tiene un tamaño de 0.2
a los 0.6 mm de largo, no móvil, no capsulado, no esporulado, bacilo BAAR y aerobio, da lugar a
colonias muy plegadas y secas con apariencia de micelio aéreo.
Su tiempo de generación es lento; tarda hasta 20 horas en reproducirse y su desarrollo visible en
medios de cultivo demora hasta 8 semanas. Este bacilo es un patógeno intracelular capaz de generar
infecciones que transcurren de por vida. Es muy resistente a la desecación, es sensible al calor,
alcohol, formol y aún más al ácido fénico al 5%.
La mycobacterium bovis, cuyo hábitat es el ganado, es muy similar y también puede provocar
tuberculosis por ingesta en el ser humano.
Su estructura está compuesta por una pared celular con alto contenido lipídico de acción específica y
significativa en la patogénesis. Las cepas virulentas contienen un factor cuerda de ácido micólico
esterificado con trehalosa. Este factor inhibe la migración de los neutrófilos, induce la producción de
TNF y activa la vía alternativa del complemento.
TUBERCULOSIS
La fuente de infección son los aerosoles emitidos por las personas que portan bacilos activos. Éstos
eliminan las conocidas "gotitas de Pflugge" que se producen a toser, cantar o estornudar y permanecen
en el aire suspendidas; por lo tanto, pueden ser inhaladas por personas en contacto.
La vía de penetración suele ser inhalatoria, pero cuando el agente es M. bovis la puerta de entrada es
la vía digestiva. En otros casos la penetración puede producirse por vía cutánea, M. marinum.
Factores de riesgo
En general todas las causas de inmunosupresión. La tríada de alto riesgo que se consideró en un
comienzo se ve en la actualidad aumentada con los mendigos, los drogadictos, los presos, los
pacientes de VIH positivo, los diabéticos, los que sufren duelos, depresión entre otros.
Cuadros clínicos
El cuadro clínico característico es la tuberculosis pulmonar, aunque existen otras manifestaciones. El
la tuberculosis pulmonar hay una extensa gama de cuadros, desde asintomáticos hasta mortales.
En la forma pulmonar el complejo primario de inoculación, puede seguir distintos caminos. Cuando el
agente etiológico llega a los macrófagos alveolares, puede dar lugar a los corpúsculos blanquecinos
del tamaño de una semilla de mijo. Muchas veces los tubérculos quedan dormidos, de ahí que pueden
ser el punto de partida de una tuberculosis de reactivación en el adulto. En otros enfermos estos
tubérculos evolucionan a lesiones más expandidas con necrosis caseosa y posteriormente dan lugar a
calcificaciones en silencio.
En pacientes VIH positivo, la tuberculosis precede, acompaña la evolución del SIDA o está presente
en su fase terminal. En el 10% de los pacientes de SIDA se produce una meningitis tuberculosa.
Epidemiología
La tuberculosis es una enfermedad de distribución universal. La Organización Mundial de la Salud
considera que un tercio de la población mundial está infectada y asegura que cada año se denuncian
10.000.000 de casos nuevos, con una tasa de mortalidad que alcanza a 3.000.000 de casos anuales
especialmente después de la instalación de la pandemia de SIDA.
Se calcula que una persona con tuberculosis sin tratamiento puede contagiar de 10 a 15 personas por
año.
Inmunidad
La inmunidad no es fácil de demostrar. En realidad, despierta fenómenos de hipersensibilidad.
Cuando Koch llevo a cabo su estudio sobre el bacilo de la tuberculosis, comprobó que un cobayo
previamente inoculado con este microrganismo no respondía igual ante una segunda inoculación. La
primera producía una ulcera que no curaba e involucraba ganglios linfáticos, más, si se reinoculaba el
microrganismo, la ulcera se hacía más pequeña y cicatrizaba. No obstante, el cobayo moría poco
después. Este es el denominado Fenómeno de Koch.
Éste preparo un cultivo concentrado de bacilos lo filtró y luego lo inoculó en un cobayo ya infectado
por bacilos tuberculosos vivos. En el ligar de la inoculación del filtrado Koch obtuvo una respuesta
alérgica a las 48 horas y la denominó respuesta de hipersensibilidad retardada al filtrado, que se
conoció como tuberculina bruta.
Con posterioridad se purificaron proteínas derivadas de este filtrado que se designaron PPD. Estos
antígenos, que son los que se utilizan en la actualidad, se inoculan debidamente dosificados, por vía
intradérmica, en la cara interna del antebrazo, prueba de Mantoux.
Diagnóstico
Es aconsejable que se obtengan muestras en forma seriada, durante tres días consecutivos. Casi
siempre se trata de muestras de esputo; de acuerdo con los asientos de las manifestaciones, otros
materiales son útiles. No descartar saliva en pacientes VIH positivo.

Para establecer los diagnósticos se recurre a métodos directos e indirectos.


Los primeros incluyen el examen microscópico y los cultivos

Tratamiento
Los antimicrobianos eficaces para el tratamiento de la tuberculosis son drogas conocidas como de
primera linea, de segunda linea y otras drogas
Entre las primeras se encuentran la isoniocida (H), estreptromicina (S), rifampicina ( R ),
etambutol ( E ), poirazinamida (Z). La segunda linea incluye acido para-amino silacílico (P),
capreomicina (CR), kanamicina (K), tiocetazona (Tb1), ciclocerina (CS), etionamida (Et). Otras
drogas, claritromicina, ofloxacina, rifabutina, azitromicina, amikacina. Se han incorporado a los
tratamientos, especialmente en los microbacteriosis o caso de resistencia a las drogas
anteriormente antes mencionado.

Actualmente el tiempo total de tratamiento se ha acortado senciblemente, es de seis meses.


Primera fase: dos meses con cuatro drogas (H, R, Z, IE O S).
La segunda fase: cuatro meses con dos drogas (H y R).

Control
La evolución de la enfermedad no permite detectar y tratar tempranamente a los individuos
infectados. Cuando estas se manifiestan, ya han producido una gran cantidad de contactos,
comprobado estadísticamente veinte, de los cuales dos van a cursar la enfermedad en los dos años
posteriores.