Está en la página 1de 2

Libro “El Esclavo”

El libro muestra la historia de un Joven que en una fiesta consume drogas, y esto le
ocasiona un accidente automovilístico, el cual lo deja muerto en vida en un hospital.
Durante varios meses sostiene una conversación con su guía espiritual, el cual lo hace
reflexionar sobre la vida. El esclavo hace un juego mental en el que su guía hace análisis
sobre creencias y hechos morales sobre nuestras vidas, lo que nos hace cuestionarnos
sobre lo que nos han dicho y lo que debemos, aparte de reflexión, también es sobre
superación y concientización.

El esclavo se abre un paréntesis en el que el protagonista y su "guía" hacen un valiente


análisis de las creencias que gobiernan nuestras vidas. No es nada fácil cuestionar y
poner a prueba lo que nos han dicho, una y otra vez, que no debe cuestionarse. Sin
embargo, el que quiere ser libre deberá analizar todas las ideas, creencias y conceptos
que acepto sin cuestionar, sin entender.

Una historia sobre la libertad, el perdón y la verdadera superación personal es lo que


hace interesante a esta novela, además de su excelente redacción y coherencia para
narrar esta historia, detallando las grandes consecuencias que conlleva una mala
decisión.

El mensaje que el autor quiere dar a conocer en esta historia es que debemos aprender
a vivir y disfrutar al máximo cada momento ya que solo se vive una sola vez. La vida es
un sueño y despertar es lo que mata.

El libro el esclavo nos lleva a la reflexión sobre lo que realmente es vivir, ya que muchas
veces no vivimos la vida y simplemente somos esclavos de la misma. Una de las partes
de la historia que más cautiva es cuando el protagonista redacta una carta para su hijo
o hija, en la cual le comenta que aun sin conocerlo y sin a verlo visto ni una sola vez, el
simple hecho de enterarse de su existencia, lleno de alegría e ilusión los últimos
momentos de vida del protagonista

¿Tú de que eres esclavo?

¿De las heridas que recibiste cuando eras pequeño?, ¿de tus traumas de la infancia?,
¿de lo que alguien más decidió que fueras?, ¿de una relación que no te satisface?, ¿de
un trabajo que no disfrutas?, ¿de la rutina de tu vida?

¡Ya libérate! ¡Tira ya ese costal que llevas en la espalda en el que guardas el
resentimiento, el rencor y la culpa! Deja ya de culpar a otros y a tu pasado por lo que no
marcha bien en tu vida. Cada día tienes la oportunidad de empezar otra vez. Cada
mañana, al abrir los ojos, naces de nuevo, recibes otra oportunidad para cambiar lo que
no te gusta y para mejorar tu vida. La responsabilidad es toda tuya. Tu felicidad no
depende de tus padres, de tu pareja, de tus amigos, de tu pasado, depende solo de ti.

¿Qué es lo que te tiene paralizado?, ¿el miedo al rechazo?, ¿al éxito?, ¿al fracaso?, ¿al
qué dirán?, ¿a la crítica?, ¿a cometer errores?, ¿a estar solo?

¡Rompe ya las cadenas que tú mismo te has impuesto! A lo único que le debes tener
miedo es a no ser tú mismo, a dejar pasar tu vida sin hacer lo que quieres, a
desaprovechar esta oportunidad de mostrarte a otros, de decir lo que piensas, de
compartir lo que tienes. Tú eres parte de la vida y como todos, puedes caminar con la
frente en alto. Los errores del pasado ya han sido olvidados y los errores del futuro serán
perdonados. Date cuenta de que nadie lleva un registro de tus faltas, solo tú mismo. Ese
juez que te reprocha, ese verdugo que te castiga, ese mal amigo que siempre te critica,
¡eres tú mismo! Ya déjate en paz, ya perdónate, sólo tú puedes lograrlo.

Francisco J. Ángel Real


Fragmento tomado del libro “El Esclavo”

Intereses relacionados