Está en la página 1de 5

Universidad Abierta y a Distancia

UNAD

Nathalia Oliveros Acosta


Cod: 1019070946

Cultura Política
Grupo No. 90007 A _ 471

Paso 2- De contraste
Reseña Individual

Marzo de 2018
Paso 2- De contraste
Reseña Individual
En el Capítulo 2, Contexto de la Participación, del módulo 1, Participación en el control
social de la gestión pública, se enfatiza sobre la Constitución Política de 1991 en la cual
se da lugar protagónico a la participación. Después de muchos años y antecedentes
sociales y políticos poco favorables y transparentes, se afirma esencial la participación
como principio, derecho fundamental y deber.

De esta forma se entiende por democracia participativa no solo usar el voto para elegir
candidatos o representantes, sino la posibilidad de intervenir directamente en la toma de
ciertas decisiones, dejar sin efecto o modificar las que sus representantes en las
corporaciones públicas hayan adoptado, incluso revocar el mandato de quienes han
elegido.

Se habla de diversas formas de participación y se plantean distinciones acerca de niveles


de participación, opciones, tipos de participación, y lugares o ámbitos en donde se ejerce
la participación. Aun cuando la participación política es eje central del sistema, también
se reconoce que la participación se extiende a espacios cotidianos como el trabajo, la
escuela, la familia, entre otros.

De igual forma la participación ha sido clasificada como comunitaria, ciudadana, política


y social. La Participación Comunitaria refiere a las comunidades que participan en actos
como pavimentación de una vía, la construcción de una escuela o la ampliación de un
acueducto veredal; ya que mediante procesos de movilización y organización se
convierten en protagonistas de su propio desarrollo. Siguiente a esto la Participación
Ciudadana refiere mediante consulta popular, el cambio de nombre de un municipio o la
revocatoria del mandato para cambiar un alcalde que no ha cumplido su programa de
gobierno, en relación a esto, el artículo 103 de la Constitución de 1991 establece siete
mecanismos de participación ciudadana: el voto, el plebiscito, el referendo, la consulta
popular, el cabildo abierto, la iniciativa legislativa y la revocatoria del mandato.

Por otro lado, la Participación social identifica la organización de sectores, por afinidad
de intereses para participar activamente en su defensa y en los asuntos propios del grupo,
por ejemplo: las madres comunitarias, los clubes deportivos, los comités de seguridad,
los voluntarios en salud, las organizaciones culturales y ecologistas. Igualmente, la
Participación política conviene a todos los ciudadanos, los cuales, mediante el voto,
tienen derecho a elegir y ser elegidos alcaldes, gobernadores, presidente, ediles,
concejales, diputados, representantes y senadores. Así mismo derecho a organizar y
participar en movimientos y partidos políticos y a usar los mecanismos de participación
abiertos por la Constitución.

En otro sentido, el artículo 103 establece la posibilidad de constituir diferentes


mecanismos democráticos de representación en las distintas instancias de la gestión
pública. Esto nos permite clasificar la participación en diferentes ámbitos como lo son:
Vida Política, la democracia, mediante mecanismos de participación desarrollados por la
Ley 134 de 1994, Ley 131 del mismo año, modificada por la Ley 741 de 2002*, consagra
el voto programático. Vida Administrativa, ámbito en el que los ciudadanos pueden
interactuar con aquellos que tienen poder de decisión en la política pública, por ejemplo,
vincularse a organizaciones de consejos locales de juventud, cultura y educación. En
tercer lugar, Vida social y económica: Espacios de deliberación y concertación de las
condiciones laborales y prestaciones básicas de las mayorías ciudadanas, por ejemplo,
asociaciones de profesionales, industriales, sindicales. Finalmente, la Administración de
Justicia donde la sociedad administra justicia con equidad, a través de líderes con alto
reconocimiento y probidad.

Para terminar, se identifican dificultades para la participación como lo son la violencia


con que se imponen grupos armados, impidiendo el ejercicio de la democracia y la
participación. Así mismo exceso de reglamentación, aun cuando cada mecanismo de
participación requiere una reglamentación, la gran cantidad de leyes y requisitos que se
han establecido hacen que, en la práctica, la participación sea ineficaz. Igualmente, la
gran desigualdad económica, además del conflicto interno, alto índice de desempleo y a
la situación de pobreza y de miseria que afecta a casi la mitad de la población del país son
obstáculos para la participación.

Lamentablemente no hay confianza en las instituciones, la falta de eficacia en los


procesos investigativos desanima la participación, los procesos pueden tardar años sin
llegar a una justa solución. No existe un real acceso a la información y además resulta
costoso acceder a esta participación ya que requiere tiempo y dinero. Otro factor
importante en esta lista obstáculos hacia la participación se encuentra los altos índices de
corrupción en nuestro país, la dificultad para el afianzamiento de grupos políticos
alternativos, el gamonalismo tradicional, la apatía de algunas personas y la falta de
voluntad y de conocimiento de los servidores públicos.

Finalmente, como si no fuera poco Planeación Nacional señala que ‘‘casi 33 de los 43
millones de colombianos son pobres y que 9 de ellos viven en la miseria” la brecha entre
ricos y pobres aumento 20 veces más, indudablemente es imposible acceder a espacios
de participación cuando es prioridad suplir necesidades básicas de vida.

Por tanto, el texto muestra como la participación nos permite como individuos de una
sociedad formar parte de los asuntos que son de interés para la colectividad. El texto es
pertinente ya que relaciona el concepto de cultura política con la participación, expresa la
necesidad que como ciudadanos debemos tener en cultura política democrática, acciones,
valores y actitudes promotoras de una ciudadanía participativa en asuntos públicos. Por
supuesto establece diferentes ámbitos de participación, fuera de lo comúnmente conocido,
para sentar precedente en las realidades que obstaculizan el desarrollo de dicha
participación.
Bibliografía.

-Ministerio del Interior y de Justicia (2003). Participación en el Control Social a la


Gestión Pública. Recuperado
de:http://www2.congreso.gob.pe/sicr/cendocbib/con4_uibd.nsf/BA85B39F15D9AAC50
5257CED0053DA89/$FILE/1_pdfsam_get_file.pdf