Está en la página 1de 1

Iglesia Bautista Fundamental de Cd.

Juárez
El 28 de Enero del 2011
Discipulado
Lección #25

“La Doctrina de La Santificación del Creyente”

Introducción:

Nosotros como Bautistas creemos en la doctrina de la Santificación del creyente. La Biblia nos
enseña que es una obra de Dios, por gracia. Santificación bíblica no es por la segunda bendición o
el bautismo del Espíritu Santo y no significa que vamos a vivir una vida sin pecado. Santificación
es una obra de gracia por lo cual, estamos separados del mundo y hechos cercanos a Dios y
dedicado a su perfecto propósito. Por la santificación recibimos de la santidad de Cristo. Es una
obra progresiva, iniciada con la regeneración y continuada en la vida de cada creyente por medio
del Espíritu Santo, La Palabra de Dios, Auto examinarse, Obediencia, Abnegación de sí mismo y
Oración. (I de Corintios 1:1-3 y 30, Hebreos 13:11-12, I Pedro 1:2)

I. La palabra “Santificación” significa:

A. Hagiazo- hacer santo, purificar, consagrados, santificar, santo y puro.


B. Diccionario de Noé Webster 1828 dice que significa: El acto de hacer algo santo,
en el sentido Bíblico de que el afecto (amor) del hombre por la gracia de Dios está
purificado o alejado del pecado y el mundo. En su lugar es un amor supremo para
Dios.

II. Recibimos Santificación en el momento de la salvación.

A. En el momento de recibir a Jesucristo como salvador personal, Él nos separa del


mundo, del pecado pasado y de la vida vieja. (II Corintios 5:17, I de Cor. 1:30)
B. Antes de que somos salvos, no somos santificados, somos del mundo. Después
de que somos salvos, somos linaje escogido, real sacerdocio. (Efesios 2:8-22,
I Pedro 2:9-10)

III. Santificación es una obra progresiva.

A. Aunque recibimos santificación en el momento de la salvación, también es una


obra que Dios está haciendo en nosotros día tras día.

1. Santificación habla de dos cosas distintas. En la primera, Dios nos


separa del mundo en el momento de la salvación. Una persona
cambia de ser una chiva del mundo hasta una oveja de Dios.
(Separación del mundo, el pecado y el pasado)
2. En la segunda, es la separación hacia Dios, día tras día. Cuando
acercamos mas a Dios, nos estaremos mas separados de las cosas
mundanas, del pecado y nos daremos cuenta que tan malo es el mundo
y las cosas del. (2 Corintios 7:1, 2 Pedro 3:11, 1 Pedro 1:14-16)