Está en la página 1de 189

POLÍTICA EXTERIOR COLOMBIANA

Carlos G. La Rotta La Rotta

Docente

UNIVERSIDAD DE SAN BUENAVENTURA, SEDE BOGOTÁ

FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS POLÍTICAS Y ECONÓMICAS Commented [WU1]: JURÍDICAS Y POLÍTICAS

PROGRAMA DE RELACIONES INTERNACIONALES

IX SEMESTRE

BOGOTÁ, D. C., JUNIO DE 2015 Commented [WU2]: ¿Esta fecha?


Tabla de contenido Commented [WU3]: Solo el título centrado. Lo demás contra el
margen izquierdo

Tabla de contenido....................................................................................................................... 2
Anexos ..................................................................................................................................... 7
Introducción ................................................................................................................................. 8
PARTE I ...................................................................................................................................... 9
LA POLÍTICA EXTERIOR COLOMBIANA DE LOS SIGLOS XIX Y XX ........................... 9
Aspectos organizativos del curso ................................................................................................ 9
El programa ............................................................................................................................. 9
Lecturas y material de apoyo ................................................................................................. 10
Actividades del Curso............................................................................................................ 10
Trabajos escritos y exposiciones ....................................................................................... 10
Participación en eventos académicos ................................................................................ 11
Asistencia a clases y calificaciones ................................................................................... 11
Bases teóricas y conceptuales para el diseño y ejecución de la política exterior ..................... 12
Las relaciones internacionales en la actualidad ..................................................................... 12
Relaciones internacionales y política exterior ....................................................................... 13
El comportamiento de la política exterior ............................................................................. 14
El interés nacional ............................................................................................................. 14
Política exterior y diplomacia ........................................................................................... 15
Política exterior y ética ...................................................................................................... 19
Factores determinantes para el diseño y ejecución de la política exterior............................. 21
Política exterior de Colombia durante el siglo XIX .................................................................... 23
Antecedentes históricos ......................................................................................................... 23
La legalidad española en América ..................................................................................... 23
La Revolución francesa, Napoleón y el Congreso de Viena de 1815 ............................... 25
Las revoluciones en América Española ............................................................................. 27
La Gran Colombia ................................................................................................................. 29
La política exterior de la Gran Colombia .......................................................................... 29
El Utis Possidetis Iuris de 1810 ........................................................................................ 29
El reconocimiento de la Gran Colombia ........................................................................... 30
La política de alianzas ....................................................................................................... 34
El Congreso Anfictiónico de Panamá................................................................................ 37
La guerra con el Perú ......................................................................................................... 38
El legado de la Gran Colombia ....................................................................................... 39
La política exterior hasta finales del siglo XIX ...................................................................... 41
La paz con España ............................................................................................................. 41
Las relaciones con la Santa Sede ...................................................................................... 42
Cambios en las relaciones con Estados Unidos e Inglaterra ............................................. 43
La política exterior durante la primera mitad del siglo XX ........................................................ 45
¿Cómo recibe Colombia el siglo XX? .................................................................................... 45
La separación de Panamá ...................................................................................................... 46
Antecedentes históricos ..................................................................................................... 46
Consummatum est .............................................................................................................. 49
Colombia y la Primera Guerra Mundial ................................................................................ 50
Las relaciones con Estados Unidos ....................................................................................... 52
La guerra con el Perú ............................................................................................................. 53
El Sistema Interamericano ..................................................................................................... 56
Evaluación general de la política exterior colombiana.......................................................... 57
durante la primera mitad del siglo XX .................................................................................. 57
La política exterior en la segunda mitad del siglo XX ............................................................... 61
La delimitación del territorio nacional .................................................................................. 61
Fronteras terrestres ................................................................................................................ 61
Fronteras marítimas ........................................................................................................... 62
Normatividad legal y ejecución de la política exterior .......................................................... 67
Normas constitucionales en materia de política exterior ................................................... 67
El Ministerio de Relaciones Exteriores ............................................................................. 74
Visión general de la política exterior en las décadas finales del siglo XX ............................. 83
PARTE II ................................................................................................................................... 90
LA POLÍTICA EXTERIOR COLOMBIANA EN LO TRANSCURRIDO DEL SIGLO XXI Y
SU PROYECCIÓN ................................................................................................................... 90
Colombia en el actual sistema internacional ............................................................................. 90
La agenda geográfica y temática ............................................................................................... 92
La política exterior de los presidentes Uribe y Santos .......................................................... 92
El enfoque geográfico............................................................................................................ 94
Las relaciones con Estados Unidos ................................................................................... 94
Política exterior hacia Europa ........................................................................................... 96
La política exterior hacia Asia-Pacífico ............................................................................ 99
Política exterior hacia África ........................................................................................... 101
Colombia y el Caribe ....................................................................................................... 103
Enfoque temático ................................................................................................................. 106
Cooperación internacional ............................................................................................... 106
La lucha contra el tráfico de drogas................................................................................. 107
Medio ambiente ............................................................................................................... 113
Política multilateral ......................................................................................................... 115
El fallo de la Corte Internacional de Justicia de 2012 ............................................................. 120
Breve referencia histórica .................................................................................................... 120
La demanda de Nicaragua y respuesta de Colombia ....................................................... 121
El fallo de la Corte ............................................................................................................... 121
Perspectivas ......................................................................................................................... 124
La política exterior hacia Suramérica ...................................................................................... 126
Relaciones bilaterales .......................................................................................................... 128
Relaciones con Brasil ...................................................................................................... 128
Relaciones con Ecuador................................................................................................... 131
Relaciones con Venezuela ............................................................................................... 134
Procesos de cooperación e integración regionales .............................................................. 139
La Alianza del Pacífico........................................................................................................ 139
La VII Cumbre de las Américas .......................................................................................... 144
La gestión de Colombia ................................................................................................... 145
Lucha contra el tráfico de drogas .................................................................................... 147
La gestión de Estados Unidos .......................................................................................... 147
Otras gestiones destacadas............................................................................................... 149
Conclusiones.................................................................................................................... 151
Colombia y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ................................................. 152
La Cumbre Celalc-UE ......................................................................................................... 156
Los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario en la política exterior ....... 157
La responsabilidad de proteger ............................................................................................ 157
El régimen internacional en materia de derechos humanos ................................................ 158
En el ámbito global .......................................................................................................... 158
En el ámbito regional....................................................................................................... 159
El régimen internacional en materia de Derecho Internacional Humanitario ..................... 160
El conflicto armado en Colombia .................................................................................... 160
La justicia transicional ..................................................................................................... 162
Efecto de los diálogos de paz entre el Gobierno Nacional y las Farc en la política exterior .. 164
La agenda oficial ................................................................................................................. 164
Los actores ........................................................................................................................... 165
Las minas antipersonales ..................................................................................................... 166
La justicia transicional ......................................................................................................... 166
La reparación de víctimas .................................................................................................... 167
La Comisión de la Verdad ................................................................................................... 168
Cooperación internacional ................................................................................................... 169
Aspectos positivos para la política exterior colombiana ..................................................... 171
Conclusiones generales sobre la política exterior colombiana ................................................ 173
Referencias bibliográficas ....................................................................................................... 177
Anexos ..................................................................................................................................... 182
Anexo n.o 1 .......................................................................................................................... 182
La Gran Colombia ................................................................................................................... 182
Anexo n.o 2 .......................................................................................................................... 183
Fronteras marítimas y terrestres .............................................................................................. 183
Anexo n.o 3 .......................................................................................................................... 184
Limites Colombia-Nicaragua, tratado Esguerra-Barcenas de 1928 ........................................ 184
Zona de la Mosquitia perteneciente a Colombia de acuerdo a la Real Cédula de 1803.......... 184
Anexo n.o 4 .......................................................................................................................... 185
Aspiraciones de Nicaragua ante la CIJ .................................................................................... 185
Anexo n.o 5 .......................................................................................................................... 186
Propuesta de Colombia ............................................................................................................ 186
Anexo n.o 6 .......................................................................................................................... 187
El fallo de la Corte Internacional de Justicia ........................................................................... 187
Anexo n.o 7 ......................................................................................................................... 188
Alianza del Pacífico ................................................................................................................. 188
Anexo n.o 8 .......................................................................................................................... 189
Organigrama Ministerio de Relaciones Exteriores .................................................................. 189
Anexos
Anexo n.o 1. Mapa de la Gran Colombia

Anexo n.o 2. mapa de las Fronteras Terrestres y marítimas de Colombia

Anexo n.o 3. Antigua Zona de Colombia según la Real Cédula de 12803

Anexo n.o 4. Delimitación Colombia-Nicaragua, Tratado Esguerra-Bárcenas de 1928

Anexo n.o 5. Delimitación reclamada por Nicaragua

Anexo n.o 6. Delimitación propuesta por Colombia

Anexo n.o 7. Mapa sobre el Fallo de la Corte Internacional de Justicia

Anexo n.o 8. Organigrama del Ministerio de Relaciones Exteriores


Introducción

El programa de la materia Política Exterior Colombiana ha sido diseñado atendiendo la filosofía


plasmada en la Misión y Visión de la Universidad de San Buenaventura, sede Bogotá, el
Proyecto Pedagógico Bonaventuriano y los objetivos del programa de Relaciones
Internacionales de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas.

Propósito esencial del programa de la materia es que el estudiante esté en capacidad de entender
la dinámica de la política exterior y su fundamental importancia en la atención de los intereses
nacionales, para lo cual debe conocer los condicionamientos internos e internacionales,
incluidos los de la política, el Derecho Internacional y la diplomacia, que interactúan
inexorablemente en un mundo caracterizado por la globalización y la interdependencia y en el
que múltiples actores diferentes al Estado inciden, en las relaciones internacionales.

El programa se estructuró en dos partes, la primera comprende la organización del curso, las
referencias a las bases teóricas y conceptuales para el diseño y ejecución de la política exterior,
la política exterior de Colombia durante los siglos XIX y XX y la referencia al ordenamiento
constitucional y legal en materia de política exterior. La segunda parte comprende el estudio de
la política exterior en los transcurrido del siglo XXI y su proyección, reflexiones sobre la
situación colombiana frente a los regímenes internacionales de Derechos Humanos y Derecho
Internacional Humanitario, las implicaciones en la política exterior colombiana de las
conversaciones de paz entre el Gobierno Nacional y las Farc; para culminar, a manera de Commented [WU4]: Farc;

conclusiones, con algunas consideraciones generales sobre la política exterior colombiana.

El conocimiento de la política exterior colombiana y su articulación con la política internacional,


de tal manera que constituya un apoyo sólido en la acreditación de la calidad profesional integral
del egresado, implica la actitud permanente para estudiar, analizar e investigar los factores que
condicionan su estructuración y ejercicio.
PARTE I

LA POLÍTICA EXTERIOR COLOMBIANA DE LOS SIGLOS XIX Y XX

Aspectos organizativos del curso

El programa

El programa de la materia Política Exterior Colombiana, parte de la carga académica del IX


semestre del programa de Relaciones Internacionales de la Facultad de Ciencias Jurídicas,
Políticas y Económicas de la Universidad de San Buenaventura, sede Bogotá, que se desarrolló
durante el primer semestre de 2015, fue entregado a los estudiantes en la primera sesión de
estudios el 2 de febrero, tanto por medio físico como por medio electrónico.

También se precisan las competencias a desarrollar así como los indicadores para evaluar su
consecución, tales competencias aplicadas al conocimiento de los aspectos históricos básicos,
de la normatividad interna y externa que regula y condiciona el comportamiento exterior de
Colombia y a las circunstancias de orden interno e internacional en las que se ejecuta el proyecto
de política exterior, las que se ubican disciplinariamente en los aspectos cognoscitivos, esto es
saber conocer; de orden procedimental, el saber hacer; de orden actitudinal, el saber ser y las de
orden relacional esto es el saber convivir e interactuar profesionalmente.

Desde el punto de vista administrativo, se cumplió estrictamente con el cronograma de la


Facultad, esto es, la obtención y registro de calificaciones, así como la intensidad horaria la cual
se cumplió en el 100 %, con independencia de la participación de los estudiantes, fuera de los
horarios regulares de clase, en actividades conexas con los temas del programa.
10

Lecturas y material de apoyo

En la primera sesión de estudio, el 2 de febrero del año en curso, también se hizo entrega a
los estudiantes del curso, por medio electrónico, de la totalidad de los textos de las lecturas
enunciadas en el programa que se considerarían durante el semestre y que están incluidas en
la bibliografía básica y general enunciada en el programa.

También se les hizo entrega por medio electrónico, de una selección de vocabulario y siglas
especializadas: Glosario de Relaciones Internacionales, (Pearson, F. y Rochester, J. Martin,
2000), del Glosario de seguridad internacional (David, C-P, 2008), del Vocabulario técnico de
la diplomacia, (Moreno, p. 2001), List of Acronyms (UN, Handbook 2006-7) y del Glosario de
siglas internacionales, (Ministerio de Relaciones Exteriores, 2012). Otras expresiones básicas:
Política internacional, interés nacional, Respice Polum, Respice Similia, Bandwagoing,
regionalismo abierto.

Parte complementaria de las lecturas y material de apoyo –en español e inglés–que se consideró
en el curso, fue la actualización bibliográfica sobre temas del programa o en estrecha conexión
temática, así como documentos e informes de prensa, noticiosos o analíticos sobre aspectos
coyunturales que contribuyeron a la consecución de los objetivos del programa.

Actividades del Curso

Trabajos escritos y exposiciones

Otra modalidad de participación activa de los estudiantes fue la de elaboración y exposición


de trabajos en equipo e individuales sobre temas inherentes al programa de la materia. Una
vez implementados los ajustes pertinentes el estudiante expositor hizo entrega, por medio
electrónico, de su trabajo a cada uno de sus compañeros de curso.
Los textos de los trabajos elaborados con la metodología de un trabajo a nivel universitario,
siguiendo las normas APA, versaron sobre: Programas de Integración Fronteriza
11

coordinados por el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comunidades Colombianas en el


Exterior; El fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre el Diferendo con
Nicaragua, la política exterior hacia Europa, la política exterior hacia la región Asia-Pacífico,
la política exterior hacia África, las relaciones con Brasil; las relaciones con Venezuela,
Procesos de Integración y Concertación en los que participa Colombia, las relaciones
Colombia-Estados Unidos y las implicaciones en la política exterior colombiana de las
conversaciones de paz entre el Gobierno nacional y las Farc en La Habana.

Participación en eventos académicos

Los estudiantes del Curso de Política Exterior Colombiana, asistieron a varios eventos tanto
fuera de la Universidad como en la nutrida programación organizada por los diferentes
programas de la Facultad. Se destacan los siguientes eventos: Presentación del libro: Alianza
del Pacífico: mitos y realidades, publicación conjunta de la fundación Konrad Adenauer
Stiftung, Universidad, Javeriana y Universidad Santiago de Cali, el 2 de marzo en Bogotá; Foro
Semana sobre las conversaciones de Paz entre el Gobierno Nacional y las Farc; visita a la
Academia Diplomática Augusto Ramírez Ocampo, Ministerio de Relaciones Exteriores; temas
tratados: la formación y capacitación del servicio exterior, la atención a las comunidades
colombianas en el exterior, la Carrera Diplomática y Consular, la política exterior de Colombia
hacia Estados Unidos, el ejercicio diplomático y consular, aspectos de protocolo y práctica
diplomática, visita a los salones de Estado del Palacio de San Carlos.

Por la relación específica con temas del programa, los estudiantes fueron invitados a diferentes
actividades organizadas en la Facultad, sobre Derecho Internacional, las implicaciones del
populismo en América Latina y una Feria en la cátedra de Negociación comercial, la cual tuvo
como país invitado a Alemania. También fueron invitados otros eventos académicos sobre temas
inherentes a la materia.

Asistencia a clases y calificaciones


12

En concordancia con las normas de la Facultad, se llevó el registro de asistencia a clases, lo que
permite evidenciar un alto porcentaje de participación de los estudiantes en las mismas. La
intensidad horaria de cinco horas semanales se cumplió en su totalidad.

En cuanto a las calificaciones, estas fueron obtenidas de acreditación individual de Commented [WU5]: Los demostrativos no se tildan

conocimientos, criterio analítico, trabajo en equipo, metodología y técnica de elaboración de


trabajos escritos, exposiciones orales, calificaciones obtenidas en el contexto de los objetivos
de la materia y dentro del calendario fijado por la Facultad, adicionalmente se valuó la
participación integral del estudiante en el desarrollo del programa.

Bases teóricas y conceptuales para el diseño y ejecución de la política exterior

Las relaciones internacionales en la actualidad

Como punto de partida en la consideración de este tema, conviene recordar que las relaciones
internacionales, con su amplísima gama de protagonistas, se desarrollan en la dicotomía cambio-
continuidad y en la interdependencia. Asistimos a la conformación de un sistema internacional
cuyo punto de referencia es la caída del Muro de Berlín en 1989 ‒para otros analistas es la
implosión de la Unión Soviética‒ con la ocurrencia de una serie de acontecimientos de efecto
planetario y cronológicamente contemporáneos, que en efecto dan pie a la expresión de un
«nuevo sistema internacional», con varias características ya definidas y otras aún en proceso de
conformación, tampoco es predecible la magnitud o permanencia de esas transformaciones que
hoy marcan el transcurrir de las relaciones internacionales, de la política internacional y de
nuevos conceptos y dimensiones de la diplomacia.

El sistema internacional contemporáneo continúa siendo descentralizado, no hay una dirección


central, a pesar de la crisis de la soberanía del Estado-Nación –el protagonismo de las
organizaciones intergubernamentales, de las No gubernamentales, de las corporaciones y del
individuo mismo– conforme ha sido, sigue siendo y será el protagonista central de las relaciones
internacionales. La interdependencia el transnacionalismo y el regionalismo conviven con el
globalismo.
13

Es especialmente complejo entender objetivamente las interrelaciones que se suceden en las


relaciones internacionales. Se viven tiempos de crisis,(como en realidad todos los tiempos),
relaciones complicadas, tumultuosas, tiempos de turbulencias, como lo ha consignado Rosenau,
más con la extraordinaria gama de relaciones entre los actores internacionales, doscientos
Estados, dos mil (2000) organizaciones y corporaciones internacionales, ONG, y siete mil
millones de personas, así, en el fondo, se trata de analizar, comprender, «qué obtiene cada cual,
cuándo y cómo» en la política global (Pearson y Rochester, 2000, p. 105).

En la actualidad, si bien los asuntos económicos y militares siguen teniendo prioridad en las
relaciones internacionales, otros temas son cruciales, o demandan mayor preocupación, del
medio ambiente, la seguridad humana, la salud, las migraciones, el terrorismo, las drogas
ilícitas, el crimen organizado, el tráfico de armas, el transnacionalismo… que afectan en forma
inclusa con frecuencia determinante, el protagonismo y control del Estado-Nación, también es
evidente la necesidad y convicción en incrementar la cooperación internacional a nivel
regional, subregional, bilateral a fin de afrontar con posibilidades de éxito los retos de las
agendas nacional y global.

Relaciones internacionales y política exterior

Como lo hemos anotado, las relaciones internacionales se circunscriben esencialmente a la


amplísima gama de interconexiones entre los actores de las mismas, teniendo como protagonista
principal el Estado, a pesar de que los demás actores, organizaciones internacionales, ONG,
corporaciones e individuos le disputan protagonismo en el acontecer nacional e internacional.

La política exterior, orientada a la satisfacción de los intereses nacionales, está condicionada o


determinada por una serie de aspectos internos como la estructura social y económica, la
naturaleza y estructura del régimen político, la percepción del gobernante, los ideales
nacionales, los recursos y potencial propios y en lo externo los condicionamientos
internacionales en los diferentes órdenes, incluyendo la política y la normatividad internacional
e incluso las circunstancias fácticas tanto internas como internacionales.
14

Es muy variada la gama de definiciones sobre política exterior, «La política exterior se refiere
al conjunto de prioridades o preceptos establecidos por los líderes nacionales para servir como
línea de conducta a escoger entre diversos cursos de acción (comportamientos) en situaciones
específicas y dentro del contexto de sus luchas por alcanzar sus metas», (Pearson y Rochester,
2000, p. 113) quienes en este sentido anotan:

La política exterior es el conjunto de prioridades y guías de acción, dadas cierta


circunstancias, que enmarcan la conducta de un país respecto a otro e influyen en las
metas nacionales que buscan obtener los gobiernos para proseguir en la arena
internacional y, por otro lado, establecen los instrumentos utilizados para alcanzar tales
metas. Es posible que se desarrollen ciertas inconsistencias dada la existencia de varias
“áreas de política y otros factores” (Pearson y Rochester, 2000, p. 153).

El comportamiento de la política exterior

La política exterior en sentido amplio, como lo hemos anotado, está orientada a la satisfacción
del interés nacional, es la expresión de la presencia de un Estado ante el mundo, especialmente
en lo relativo a los objetivos específicos, incumbe las decisiones que se toman en concordancia
con el proyecto o plan de acción exterior, basado en los condicionamientos legales e
internacionales, también lo es la pertenencia a organismos internacionales, a las alianzas y
grupos de concertación, las relaciones bilaterales, incluso la gestión de la cooperación
internacional, bien para ofrecerla, o para gestionarla a favor de proyectos nacionales.
Específicamente el comportamiento o la conducta de un Estado se expresa de diferentes
maneras: alianzas, modus operandi, neutralidad, incluso aislacionismo, (aunque este último
menos frecuente en la actualidad).

El interés nacional
15

En esencia, el objetivo central de un proyecto de política exterior es el bienestar general de la


Nación. El resultado de una política exterior, se concreta sencillamente en lo que Winston
Churchill denominaba los intereses nacionales. En la práctica las relaciones internacionales, y
específicamente la política internacional, es la interacción de las políticas exteriores, criterio
que explica la actitud de quienes conciben la política exterior como quien obtiene qué en la
arena internacional.

Ahora bien la política exterior de un Estado, siguiendo a Pearson y Rochester en esencia tiene
tres propósitos fundamentales o si se prefiere metas básicas:

1. Mantener la supervivencia física de la patria, lo que implica también la protección de la


vida de sus habitantes;
2. Asegurar el bienestar económico y social de los habitantes;
3. Peservarreservar la autonomía y la independencia del régimen político, mantener vigente
el concepto de soberanía.

Pero el tema de interés nacional adquiere cierta complejidad, a veces extrema, por diferentes
aspectos, tales como la misma vaguedad dela expresión «interés nacional», el peligro que
entraña el darle una cobertura muy amplia o acomodaticia; también las criterios disímiles para
determinar cuándo han sido satisfechos los intereses nacionales; otra dificultad surge cuando
los tres objetivos básicos enunciados de un proyecto de política exterior resultan incompatibles
o impracticables entre sí y es preciso reducir el alcance de un objetivo básico en aras de
privilegiar otro; también, cuando en aras del interés nacional, se benefician sectores
privilegiados en materia social, económica y política; otras dificultades hacen referencia a la
adición de otros objetivos nacionales que pueden alterar el curso de objetivos nacionales de
otros Estados. Finalmente, está la dificultad en establecer ¿hasta dónde va el interés nacional
y dónde comienza el interés internacional? (Pearson y Rochester, 2000, p. 161).

Política exterior y diplomacia


16

Política exterior

Corresponde tener en cuenta un criterio o concepto aproximado de lo que significa la expresión


«Política exterior», múltiples son sus definiciones, si partimos no de una definición pero sí de
enunciar la esencia de la política, esto es el arte de gobernar una sociedad en aras de la
satisfacción del interés nacional o de la atención a sus problemas y la consecución de sus ideales.
Todo Estado tendría básicamente este objetivo esencial en su proyecto político.

Ahora bien, la política exterior, es el proyecto o conjunto de acciones de carácter interno y


externo que el Estado debe adelantar sobre la base de una normatividad interna e internacional.
La interrelación de cada uno de los proyectos de políticas exteriores es la política internacional.

Una definición de política exterior contiene, en esencia unos aspectos claros: su carácter estatal,
su indispensable articulación con el esquema de políticas públicas, los objetivos y prioridades
de los mismos, así como los medios de acción o interacción con la sociedad internacional.

La política exterior de una Estado es inseparable, incluso consecuencia lógica o expresión de


su política interna, a la que debe agregarse no solamente los compromisos adquiridos en el
escenario internacional sino los rasgos constitutivos, actuantes y determinantes del denominado
sistema internacional.

En la expresión «política exterior»1 se incluye un esquema aparentemente sencillo: la


elaboración, la ejecución y el control, esquema que en realidad reviste una extraordinaria
complejidad no solamente por la interacción entre los diversos poderes y órganos políticos y
administrativos, sino también el protagonismo de los diferentes actores de la vida nacional. En

1
Velosa (2012), la Política exterior tiene seis rasgos característicos: primero, abarca todas las acciones del Estado
hacia afuera de sus fronteras; segundo, una decisión final implica todo un proceso que implica lineamientos para
futuras decisiones; tercero, involucra en proceso de construcción del «interés nacional», en el cual inciden los
intereses del gobierno, los intereses del Estado y los intereses de la sociedad; cuarto, se debe distinguir con claridad
entre agentes responsables, autorizados por el Estado y actores influyentes; quinto, si bien la racionalidad, que debe
ser constante, en ocasiones está «limitada» incide en las decisiones, la irracionalidad puede incidir en la medida en
que el juego político o momento de decisión se complejice; sexto, las estructuras y los agentes/actores se construyen
mutuamente, son «arquitectos de su mundo político, pero deben basarse en un transfondo histórico y cultural» (
Pastrana y Vera, 2014, p. 34).
17

Colombia, en atención a su régimen jurídico y político, la política exterior está orientada,


dirigida por el presidente de la República, jefe de Estado, de Gobierno y de la Administración,
con la coordinación y ejecución central del Ministerio de Relaciones Exteriores, para efecto de
la política exterior, el presidente de la República y el ministro de Relaciones Exteriores
constituyen el Gobierno.

Es pertinente diferenciar, desde el punto de vista académico, los fines y los objetivos de un
proyecto de política exterior, Juan Carlos Pereira, cita a Rafael Calduch cuando diferencia entre
fines y objetivos;

Los primeros se configuran como una serie de resultados generales que aspiran a perdurar
durante largo tiempo; en cambio, los segundos, los objetivos, son aquellos resultados
concretos y particulares que se pretenden alcanzar a mediano y corto plazo. La definición
de los fines u objetivos de la política exterior se proyecta, a su vez, hacia los escenarios
de la política exterior, los cuales estarán determinados por factores de muy diversa índole,
como la posición geográfica, la propia historia, la cultura política y la visión del mundo
de las élites dirigentes o el grado de inserción en la sociedad internacional. Por último, el
resultado de la política exterior será indisociable de los medios, tanto humanos como
materiales –entre ellos la propia eficacia de la Administración exterior‒ para dar respuesta
a los retos del contexto internacional y traducir en hechos los objetivos y fines que animan
la política exterior (Pereira, Coord., 2008, p. 790).

Diplomacia

La diplomacia en su conjunto es la confluencia de varios elementos orientados a ejecutar un


proyecto de política exterior e incluso un hecho fáctico en la política exterior, sea este de
naturaleza interna o externa, ¿con qué recursos?, ¿cuáles son las prioridades?, ¿las alianzas en
aras de unificar esfuerzos?, ¿con quiénes?, ¿esto es, con qué servicio exterior?

La complejidad del ejercicio diplomático es del área de una materia especializada, pero sí nos
incumbe conocer algunos conceptos, según el Diccionario de la lengua española, de la Real
Academia Española, «Es la ciencia o conocimiento de los intereses y relaciones de unas
18

naciones con otras». El Diccionario de Derecho Internacional y Diplomacia contiene la


siguiente definición: «el arte, ciencia o práctica de conducir negociaciones entre las naciones»
(Moreno, 1996, p. 21).

Prader-Fodére define «la diplomacia, efectivamente, despierta la idea de gestión de los asuntos
internacionales, de conducción de las relaciones exteriores, de administración de los intereses
nacionales de los pueblos y de sus gobiernos en sus contactos materiales, sean pacíficos u
hostiles. Podría incluso llegar a decirse que es el derecho de gentes aplicado» (Moreno, 1996,
p. 21).

Para Harol Nicholson, la diplomacia «es la gestión de las relaciones internacionales mediante la
negociación» (Pearson y Rochester, 1998, p. 257). Ya no es concebible la diplomacia a la
manera realista del canciller austriaco Metternich, que la entendía como «el arte de enmascarar
toda apariencia de victoria».

Hay dos conceptos de diplomacia que debemos destacar por la especial pertinencia en los
procesos cruciales que actualmente se desarrollan en Colombia la diplomacia preventiva y la
diplomacia coercitiva.
«La Diplomacia representa esencialmente el arte del compromiso. Por ello se puede definir
como la práctica por la cual los Estados y los actores no estatales concilian por la vía oficial de
la negociación sus intereses coincidentes o divergentes», (David, 2008, p. 345), El resaltado es
nuestro. La diplomacia desempeña un rol de esencial relevancia en la atención y prevención
de conflictos.

La diplomacia preventiva tiene por objeto reducir las tensiones y contener la escalada de un
conflicto. Es posible contener y desactivar una espiral conflictiva –antes que se produzca la
guerra y de este modo hacer reversible una situación en la cual las hostilidades parecen
inevitables. Varios son los ejemplos del éxito de la aplicación oportuna o efectiva de la
diplomacia preventiva. (David, 2008, p. 345).
19

En el concepto moderno de Estado de Derecho, política exterior y la diplomacia deben ser


públicas, esto es que se superó la etapa en la historia de la diplomacia secreta, otra cosa es que
la diplomacia, de suyo debe ser confidencial, discreta, con la observancia de normas que
generen respeto y confiabilidad en la contraparte, aspecto fundamental en un proceso de
negociación o de otra naturaleza que incumba al quehacer diplomático. En las referencias a las
normas constitucionales en materia de política exterior, mencionadas en este trabajo,
observamos cómo el Congreso Nacional no puede solicitar al Gobierno nacional información
sobre instrucciones diplomáticas en desarrollo de los procesos de negociación, otro aspecto es
la función de control político que incumbe al Congreso2.

Política exterior y ética

De la sencilla concepción de la ética como parte de la filosofía que se ocupa de la moral y de


los principios que rigen el comportamiento del ser humano, podemos colegir la especial
importancia que la ética tiene en el diseño y ejecución de la política exterior, más aun si
tenemos en cuenta la consideración de los atributos nacionales, el rol de los procedimientos
gubernamentales y también el de los factores idiosincráticos que hacen referencia a la formación
integral del gobernante y de quienes toman las decisiones, así como la concepción misma del
interés nacional y el criterio de la racionalidad.

Anota Victoria Campos, en el prólogo de Historia de la Ética, «…siendo la ética la reflexión


sobre las costumbres o las formas de vida de los pueblos, es también aunque no exclusivamente,
un discurso sobre la acción política». Ese discurso es valorativo de las costumbres o de la acción,
pero no una simple descripción de lo que ocurre o es:

Parece justo, pues, calificar en general de “ética” a aquellas ideas que, ya hablen
de la polis, de la sociedad o del individuo, acaban siendo, en último término, una
investigación sobre el deber. Ética ha sido y sigue siendo para los filósofos el
análisis reflexivo sobre los modos y las normas de la conducta humana.

2
Sobre la diplomacia secreta en Colombia y las implicaciones en la política exterior el ex Canciller Diego Uribe
Vargas, es autor de un importante libro Colombia y la diplomacia secreta publicado por la Universidad de Bogotá
Jorge Tadeo Lozano y la Academia Colombiana de Historia, segunda edición 2005.
20

Independientemente de lo que luego se quiera distinguir –como ya lo hiciera


Kant‒ entre la política real y la política que debiera ser, es decir, entre la política
y la ética (Camps, Ed. 1999, p. 11).

Radicales partidarios de la concepción realista de la política mundial indican que «la moral no
tiene lugar en las decisiones de política exterior», ¿significa este planteamiento que la moral no
juega papel alguno en la política exterior? O ¿que no debería jugar papel alguno? Postura
adecuada para justificar el amplísimo concepto de la «razón de Estado». Esto nos ayudaría a
entender - no a justificar- que en la historia de la política mundial son innumerables los casos
en que los principios éticos se han sacrificado para obtener o satisfacer los intereses en materia
de gobierno, con la argumentación del supremo deber de atender el interés nacional (Pearson y
Rochester, 2000).

También, y con mucha frecuencia, los pronunciamientos de carácter moral pueden encubrir
decisiones interesas (las ambivalencias en las políticas exteriores) «existen evidencias de que
aun en las situaciones de crisis –cuando más se esperaría que las consideraciones prácticas
estuvieran por encima de cualquier otra cosa‒ los aspectos éticos pueden tener una influencia
muy seria en los procesos de toma de decisiones» (Pearson y Rochester, 2000, p. 220).

Por supuesto el tema de la ética en la política exterior es de una gran cobertura o complejidad,
nos interesa referirnos al síndrome de «el fin justicia los medios», eso es la opción cierta de
ejecutar acciones carentes de un sentido de lo ético, lo que se explicaría con un objetivo final
«noble».

Aun cuando los fines podrían en ocasiones justificar los medios, el basarse demasiado en
este axioma puede dejar a una nación físicamente intacta pero éticamente en bancarrota;
particularmente en una democracia, la dependencia excesiva del secreto y de la violencia
en la política exterior, puede minar los valores esenciales y primarios de la sociedad que
presumiblemente se busca proteger (Pearson y Rochester, 2000, p. 222).

A manera de reflexión final en el tratamiento de este tema, si bien puede presentarse una clara
diferenciación entre la moralidad y el propio interés nacional o gubernamental, no significa que
21

estos dos conceptos sean necesariamente incompatibles, in medio statvirtus (la virtud se ubica
en el justo medio), pero no debe en manera alguna entenderse esta expresión en el sentido de
sacrificar una estructura ética y reducir el alcance de una política exterior, la idea es armonizar
estos dos conceptos articulando un proyecto político (por esencia noble en su origen, el bien
común), sobre una concepción ética, claramente definida. Este ejercicio es, sencillamente, una
lección de primer orden en la tarea de generar en las sociedades la certeza que en efecto la
política exterior se adelanta con el objetivo de la consecución del interés nacional el cual incluye,
incuestionablemente, el cumplimiento y ejercicio incontestable de una estructura ética sólida3. Commented [WU6]: incontestable

Factores determinantes para el diseño y ejecución de la política exterior

Rosenau (1994) enuncia cinco variables que explican el comportamiento de un país en materia
de política exterior.

1. La variable idiosincrática esto es la personalidad, preparación, características psicológicas e


incluso la experiencia de quienes diseñan y ejecutan la política exterior. A manera de ejemplo
podemos referirnos a la influencia de la personalidad de los jefes de Estado de Colombia –Uribe
y Santos‒ y de Venezuela durante la presidencia de Hugo Chávez, específicamente en el manejo
de la crisis en las postrimerías de la administración Uribe y comienzo de la administración
Santos. También podemos mencionar como ejemplo de la incidencia de los factores
idiosincráticos las personalidades de Stalin, Roosevelt y Churchill en la Conferencia de Yalta
en 1945.

2. La conducta externa de los funcionarios condicionada por el rango o cargo que se ocupa, jefe
de Estado, ministro, en que en los procesos de negociación diplomática la norma general es el
tratamiento entre iguales.

3
En el debate sobre la recomendación de suspender la aspersión con glifosato formulada por el ministro de
Salud, Alejandro Gaviria a propósito de las evidencias técnicas y científicas del daño a la salud humana, el ministro
expresó «Mantener aspersión con glifosato sentaría un precedente antiético» (El Tiempo, 3.5.15 p. 8) El tema de la
ética en un problema tan complejo está planteado.
22

3. Los aspectos gubernamentales, esto es la estructura e incidencia política y jurídica del país,
las relaciones entre los órganos del poder público, e incluso los condicionamientos jurídicos y
políticos internacionales.

4. La incidencia de los aspectos no gubernamentales sociales, el protagonismo de actores


diferentes a los entes estatales gubernamentales, los sociales, el protagonismo de actores
diferentes a los entes estatales gubernamentales, comercio, los gremios y movimientos cívicos
que son también expresión del sentir nacional y por tanto con incidencia en el comportamiento
exterior, esto es en el diseño y ejecución de la política exterior.

5. los factores sistémicos, estos son la posición del país en el sistema internacional, la Commented [WU7]: , estos son

orientación ideológica, la solidez del régimen político y jurídico, la proyección económica.

Otro enfoque de estudio ágil y objetivo para analizar los condicionamientos que inciden
en el comportamiento de la política exterior o «niveles de análisis», es el planteado de
Pearson y Rochester: factores sistémicos, esto es la «posición» ante el sistema internacional
de un Estado, las condiciones externas; 2. Factores de atributos nacionales, (positivos y
negativos), principalmente los demográficos, los económicos, los militares y los
gubernamentales y 3. Factores de idiosincrasia, o las características (psicológicas,
culturales, la experiencia) de los líderes de la nación o de los integrantes de los grupos más
influyentes en la toma de decisiones. (Pearson y Rochester, 2006, p. 161). Commented [WU8]:

Commented [WU9]: ¿Se podrían redactar y unir estos dos


párrafos?
23

Política exterior de Colombia durante el siglo XIX

Antecedentes históricos

La legalidad española en América

En el análisis de la evolución del comportamiento nacional en materia de política exterior, es


pertinente una sucinta referencia al porqué de la jurisdicción de España en las Indias. No era
solamente la conquista de territorios, de práctica frecuente lo que daba el derecho o titularidad
sobre los mismos, era preciso «legalizar» la conquista. El Derecho Internacional del medievo
concedía o reconocía al Papa –el señor universal‒ la autoridad o el poder de confirmar las
conquistas de los príncipes cristianos, aún que estas tierras estuviesen habitadas por los
aborígenes. De ahí los títulos de España que fueron también base para sus derechos sobre la
Iglesia en América (Cavelier, G. 1997), lo cual constituye un referente obligado en el estudio
de las relaciones entre la Santa Sede y las nuevas repúblicas desmembradas del imperio español.

El papa español Alejandro VI en atención a la petición de los reyes católicos el 3 de mayo de


1493, expide la Bula Inter coetera en la que distribuyó la inmensidad de las tierras descubiertas
entre España y Portugal (en realidad son dos bulas Inter coetera) cita Cavalier la referencia a
esta Bula que hace el s. j. Pedro de Leturia:

Como en aquélla se hizo con relación a Enrique el navegante, así empieza Alejandro VI
por recordar el plan misionero perseguido por los reyes Don Fernando y Doña Isabel en
su novísima empresa. Era ya en ellos muy antiguo, pero les había sido imposible realizarlo
hasta acabar la conquista de Granada. Terminada ésta felizmente, han enviado a Colón y
sus expedicionarios, los cuales ´per partes accidentales, ut dicitur, versus indos in mari
oceanonavigantes´ han descubierto tierras desconocidas, que se proponen someter a su
dominio para convertirlas a la santa fe. El Papa aprueba y bendice tan santo proyecto, y
para que puedan (no dice: ejecutarlo con justicia si violar los derechos de los indígenas,
sino) ´cumplir más resulta y libremente tan grande empresa investidos del favor
apostólico,´ut anti negotti provinciam apostolicae gratiae largitate donati liberius et Commented [WU10]: Por favor revisar esta escritura

audacius assumatis´, les hace donación de todas las tierras descubiertas y por descubrir
con sus ciudades, castillos, lugares y aldeas, derechos y jurisdicciones, con tal que no se
24

hallen actualmente en poder de otro príncipe cristiano […] ni lesione derechos por él tal
vez adquiridos. (Cavelier, 1997, p. 19).

Una institución de especial importancia en la consideración del origen del poder religioso de
los reyes de España en América es la institución del Patronato Real en España. La alianza entre
la Iglesia y la monarquía española se remonta a los tiempos de la lucha contra los árabes que
invadieron la península durante ocho siglos. Desde las Siete Partidas se pedía consentimiento a
los reyes para designar obispos, esta figura del Real Patronato con el tiempo se fue modificando.
Los reyes aspiraban a tener más injerencia en la designación de las autoridades eclesiásticas,
hasta llegar a la bula del 26 de junio de 1494 del papa Alejandro VI, promulgada por la Real
Cédula del 22 de junio dispuso que ciertos dignatarios de la Iglesia en España examinaran las
bulas apostólicas antes de su promulgación en España y así sucesivamente las leyes españolas
continúan reflejando el poder del Real Patronato. (Cavelier, 1997).

Finalmente se llega al Patronato Real de Indias. En las dos célebres bulas Inrercoetera de
Alejandro VI del 3 y 4 de mayo de 1493 se «legitimaron la posesión castellana de las tierras
descubiertas por Colón, y además mandaron a los monarcas que miraran por la cristianización
de los indios, para lo cual concedieron las dos gracias de la exclusiva evangelización y de la
presentación patronal para las dignidades eclesiásticas» (Cavelier, 1997, p. 24).

La concesión perpetua del patronato la obtuvo el Rey Fernando mediante la bula Universalis Commented [WU11]: del

Ecclesiae Regiminis del papa Julio II. El 11 de enero de 1753 se suscribe el Concordato entre la
Santa Sede y España, en el que queda consagrado el Real Patronato en España e Indias sin que
su ejercicio implicara jurisdicción eclesiástica por pate de las autoridades reales, sencillamente
era la presentación al Rey de las personas que ocuparían las dignidades eclesiásticas.

EL Concordato disponía también que el patronato era concedido a la «Majestad del Rey Católico
y a los Reyes sucesores perpetuamente», pero no a otro gobierno que sucediere a los reyes. Este
aspecto lo trataremos nuevamente cuando veamos la política exterior de la Gran Colombia, el
pensamiento internacional de Bolívar, específicamente en el reconocimiento del nuevo Estado
por parte de la Santa Sede y el establecimiento de relaciones diplomáticas y el subsiguiente
Concordato.
25

La Revolución francesa, Napoleón y el Congreso de Viena de 1815

Como punto de partida del ideario revolucionario, particularmente el relativo a cuestionar el


derecho divino de los reyes, base del absolutismo monárquico, debemos mencionar la
revolución de 1688 en Inglaterra que tuvo un trascendental influjo en el proceso de la
organización moderna del Estado, instaurándose en régimen parlamentario, moderando el hasta
entonces incuestionable absolutismo monárquico.

Un siglo más tarde, Inglaterra debe afrontar la revolución de sus colonias en América,
estableciéndose en el naciente Estado un régimen republicano, en franca contraposición no solo
ante la metrópoli inglesa sino en general ante la constante europea del absolutismo monárquico.
Contemporáneamente los Borbones franceses accedieron al trono de España y las dos
monarquías se apoyaron recíprocamente en aplicación del denominado «pacto de familia».

Francia, en gran medida condicionó la política exterior de España, pero ninguno de los dos
países asimiló las lecciones de la Revolución inglesa de 1688 y de la norteamericana de 1776.
(Cavelier, 1997). Viene la revolución francesa de 1789 y en las colonias españolas de América
se producen movimientos de protesta contra el rígido absolutismo y centralismo que fueron
duramente reprimidos, mencionamos el intento de Francisco de Miranda en obtener el apoyo
inglés a favor de los criollos en la Nueva Granada cuyas manifestaciones en procura de
autonomía eran reprimidas con extrema severidad, como también el intento de Antonio
Nariño en difundir el ideario de la revolución francesa.

El triunfo de las fuerzas revolucionarias en Valmy tuvo un doble efecto: se instaura en Francia
un régimen militar liderado por Napoleón, ‒primero el Consulado, luego el Imperio‒ y en
segundo lugar se inicia una fuerte expansión del ideario revolucionario en Europa. Inglaterra,
ve amenazada su posición en Europa, las coaliciones que organiza para contener a Napoleón
son derrotadas. Con la conquista de Portugal, aliada de Inglaterra, se inicia la caída de Napoleón
y de su imperio.
26

En la Iglesia católica también se adelantó una fuerte oposición a las instituciones surgidas de la
revolución francesa. En 1801 se firma el Concordato con Francia, se restablece la Iglesia
nacional al tiempo que la Santa Sede reconoce al nuevo Estado, así como a Napoleón coronado
Emperador en 1804. El 12 de junio de 1809 Napoleón es excomulgado debido a que el día
anterior tropas francesas invadieron a Roma. El 5 de julio el Papa es detenido y conducido a
Savona. El Concordato con Francia de 1813 es considerado nulo por los cardenales. Ante su
derrota en Leipzig, Napoleón libera al papa Pío VII.

España, por su estrecha relación con Francia sufre los embates de Inglaterra que incluso
llegaron hasta Buenos Aires en 1807. Francia invade a Portugal lo que obliga al Príncipe
Regente a partir para el Brasil. (Cavelier, 1997).

En España Carlos IV abdica y llega al trono Fernando VII; Napoleón lo invita a Bayona, lo
obliga a abdicar a favor de su padre Carlos IV, para que este ceda el trono a su hermano José
Bonaparte quien convoca las cortes españolas en Bayona, en las cuales, además de la
representación de la metrópoli incluye a seis naturales americanos, entre los cuales dos
granadinos: Francisco Antonio Zea (antioqueño), como representante de Guatemala e Ignacio
Sánchez de Tejada (socorrano), como representante del Nuevo Reino de Granada. Estos dos Commented [WU12]: (socorrano)

personajes, quienes durante la Gran Colombia fueron designados diplomáticos en Europa,


fueron denominados como los afrancesados.

El 2 de mayo de 1808 se inicia en España una revuelta general. ‒En Sevilla se organiza la Junta
Suprema de España e Indias‒ con la clara posición de no dejar las armas hasta que Fernando
VII retornara a España (Cavelier, 1997).

La toma por Napoleón del trono de España con su hermano José, precipitó la caída del imperio
español. José Bonaparte aspiraba a atraer a los americanos con las Cortes de Bayona, en tanto
que la Junta Suprema de Sevilla tenía igual pretensión en nombre de Fernando VII.

La caída definitiva de Napoleón, en la Batalla de Waterloo del 16 al 16 de junio de 1815 implica


la desaparición de su imperio y de los gobiernos satélites en Europa en torno a Francia, impone
27

la necesidad de un nuevo orden europeo, plasmado en una serie de tratados principalmente el


Tratado de París de mayo de 1814, previa la convocatoria del Congreso de Viena de 18154. La
batalla de Waterloo, efectivamente rectificó el destino de Europa y por tanto cambió el curso de
la historia mundial.

En el Congreso de Viena se consignó el concepto de «Concierto europeo» para referirse a


las grandes potencias del continente que tenían un estatus superior. El Congreso se organizó
en comités, que se ocupó de todos los asuntos europeos pendientes, con un comité coordinador:
el de las grandes potencias. Un tema trascendental resultante del Congreso de Viena, el tratado
de la Santa Alianza suscrito el 26 de septiembre de 1815, entre Rusia, Austria y Prusia; tenía
este tratado una esencia mística, religiosa, consignaba la asistencia recíproca para defender el
orden monárquico.

Bolívar percibía que la Santa Alianza extendería su influencia en América Latina. En resumen,
entre 1815, el Congreso de Viena y la Santa Alianza en 1825, el reconocimiento de Colombia,
México y las provincias del Rio de La Plata por Inglaterra y Estados Unidos, se enfrentaban
dos sistemas políticos: el de la Santa Alianza ( monarquía absoluta) y la Alianza de Colombia
con otros países latinoamericanos (Vásquez, 1996).

Las revoluciones en América Española

Se suceden las rebeliones en el Alto Perú, mayo de 1809, en julio en La Paz. Ambos Commented [WU13]: ¿? y

movimientos reprimidos por España, Quito en agosto de 1809 jura fidelidad a Fernando VII,
pero la rebelión fue sometida por tropas enviadas desde Santa Fe de Bogotá.

En el Nuevo Reino de Granada, el Virrey Amar convoca en Bogotá el 9 de septiembre de 1809


una Junta de Notables para debatir los sucesos de Quito, en la que participaron los criollos
Camilo Torres, José Gregorio Gutiérrez y José Acevedo y Gómez, quienes se opusieron

4
El Congreso de Viena de 1815 con el que se inaugura una época de los Congresos y el concepto de Concierto
europeo, es sin duda el más importante Congreso desde la Paz de Westfalia de 1648. Se recomienda la obra de
Pierre Renouvin, Historia de las relaciones internacionales, siglos XIX y XX, Akal Editor.
28

inútilmente al envío de tropas contra la Junta de Quito, la represión implacable de éstas, influyó
en la independencia de España del Virreinato de la Nueva Granada. (Cavelier, T. I, 1997).

Las causas inmediatas de la revolución del 20 de julio de 1810 fueron indudablemente


los sucesos en la propia España, la instalación de la Junta de Quito y la del Socorro el 10 de
julio de 1810. En Santa fe de Bogotá se instala una Junta Suprema que gobernaría el virreinato
en nombre de Fernando VII.5

El primer tratado público de la Nueva Granada se suscribió el 28 de mayo de 1811 en Santa Fe


entre don Antonio Nariño Presidente del Estado de Cundinamarca y don José Cortés de
Madarriaga, enviado especial de Venezuela, en este tratado se pacta la amistad, entre los dos
Estados, la alianza y la federación, la garantía de la integridad territorial, el auxilio en la paz y
en la guerra, así como la previsión de proceder a la demarcación y límites entre los dos Estados
en un tratado posterior. Técnicamente este tratado aún está vigente (Cavelier, 1997)

5
Se recomienda repasar esta etapa fundamental de la conformación de la Nación colombiana, particularmente en
lo relativo a los movimientos independentistas en las diferentes ciudades y regiones, el Socorro, Santa Marta,
Cartagena, Antioquia, Chocó, Casanare, Neiva, Mariquita, Pamplona, Tunja, Popayán, Cali, Cundinamarca….y
el papel de especial trascendencia del clero nacional en el proceso de la independencia. (Cavelier, Vásquez
Carrizosa, ob. cit.
29

La Gran Colombia

Es preciso detenernos en un examen sucinto de lo que fue el pensamiento y obra del Libertador
Simón Bolívar en materia de política exterior y a quien se debe la creación del Estado
multinacional, La Gran Colombia, que reunía a la Nueva Granada, Venezuela y posteriormente
a Ecuador. En 1819 se celebra el Congreso Grancolombiano de Angostura. En 1829, con la
separación de Bolívar del poder, la Gran Colombia tenía el perfil de una potencia continental,
al menos hasta 1926.

Es en la Carta de Jamaica del 6 de septiembre de 1815, documento visionario sobre los procesos
de integración en América Latina, en el exilio, Bolívar, plantea la idea del congreso hemisférico:

…¡Qué bello sería que el istmo de Panamá fuese para nosotros lo que el de Corinto para los
griegos! Ojalá que algún día tengamos la fortuna de instalar allí un augusto congreso de los
representantes de las repúblicas, reinos e imperios, a tratar y discutir sobre los altos intereses de
la paz y de la guerra, con las naciones de las otras partes del mundo. Esta especie de corporación
podrá tener lugar en alguna época dichosa de nuestra regeneración; otra esperanza es infundada,
semejante a la del abate St. Pierre, que concibió el laudable delirio de reunir un congreso europeo
para discutir de la suerte y de los intereses de aquellas naciones, (Vásquez, C. 1996). Commented [WU14]: (sic) [¿?]

La política exterior de la Gran Colombia

A manera de observación, este punto fusiona o se basa en el pensamiento internacional de


Bolívar aplicado a las realidades y condicionamientos externos en que debió actuar la Gran
Colombia.

El Utis Possidetis Iuris de 1810

La complejidad de la delimitación de los nuevos territorios nacionales, tuvo un manejo de


especial importancia en la actitud pragmática y a la vez visionaria del Libertador al plantear la
conveniencia en mantener las delimitaciones territoriales de acuerdo a la legalidad vigente en
1810, año de referencia gravitacional de los movimientos de independencia. Este planteamiento
30

de Bolívar, se constituyó en la doctrina colombiana sobre la línea de derecho para la


demarcación territorial, la cual tuvo un reconocimiento continental, como principio
fundamental del derecho americano, es en la práctica el procedimiento para la delimitación de
los nuevos Estados de América Latina en contraposición a la constante europea del Utis
possidetis de facto. El Utis possosidetis iuris, fue la constante, con algunas excepciones, 1829,
por ejemplo, al no lograrse la definición de la frontera con el Perú y la solución a otras
situaciones conexas, viene la guerra, lo cual significó un grave hecho en la armonía continental.
(Anexo n.o 1, mapa de la Gran Colombia).

El reconocimiento de la Gran Colombia

El proceso del reconocimiento de la independencia de la Gran Colombia, fue en la práctica un


hecho de excepcional importancia, se conjugó exitosamente la agilidad y eficiencia diplomática.
Europa se hallaba bajo los resultados del Congreso de Viena y de la Santa Alianza, no más
revoluciones, no más napoleones, orden en «casa» esto es en los imperios coloniales; la Santa
Sede, tenía un Concordato especial con España, los reyes de España eran los protectores de la
fe; Estados Unidos, además de su política de neutralidad, se hallaba diseñando su propio mapa
físico, esto es que estaba en plenas negociaciones con potencias europeas. Commented [WU15]: físico, estaba

Era prioridad en la política exterior la gestión orientada al reconocimiento de la República de


Colombia por parte de las principales potencias europeas y de las naciones del continente
americano, así se llegó a los primeros tratados públicos de Amistad, Cooperación y Comercio,
además de los tratados para la delimitación territorial con los países vecinos, se ocupó también
la gestión internacional de concertar la igualdad jurídica con los países europeos y con los
Estados Unidos.

Estados Unidos
31

Manuel Torres es enviado a Filadelfia y Washington. Después de una intensa y complicada


gestión diplomática que incluso estuvo influida por disparidades entre Bolívar y Torres, lo que
constituye una página excepcional en nuestra historia diplomática, el objetivo del
reconocimiento de la Gran Colombia por los Estados Unidos fue alcanzado. El 19 de junio de
1922, Manuel Torres presentó credenciales al presidente de los Estados Unidos, James Monroe,
previa invitación de trasladarse a Washington, la nueva capital de Estados Unidos. Vásquez
Carrizosa se refiere al minucioso informe del secretario de Estado,
Adams sobre la ceremonia de presentación de credenciales:

El 19 de junio a la 1 p.m. presenté a Mr. Manuel Torres, como encargado de negocios


de Colombia, al presidente. Este acto fue particularmente interesante por ser el primer
hecho formal de reconocimiento de un gobierno independiente de Suramérica. Torres
quien tena tan poca vida que casi no podía caminar solo, estaba profundamente afectado.
Habló o de la gran importancia que este reconocimiento tiene para Colombia y lo
extraordinariamente que será para Bolívar. El presidente lo invitó a sentarse a su lado y
le habló con amabilidad tal, que hizo derramar lágrimas a Torres. El presidente le Commented [WU16]: presiente (sic)

aseguró el gran interés tomado por Estados Unidos, por la felicidad y progreso de su país
y de la especial satisfacción con que lo recibía como su primer representante. La
audiencia, como de costumbre fue de pocos minutos nada más, y al salir me dio Torres
una copia impresa de la Constitución de Colombia, (Vásquez, 1996, p. 72).

Manuel Torres fue el primer enviado por un país latinoamericano en ser recibido por Estados
Unidos, el segundo fue México, país que acreditó al enviado extraordinario y ministro
plenipotenciario José María B. Zozaya, quien presentó credenciales el 19 de diciembre de 1822,
firmadas por Iturbide, el emperador de México. Torres muere a los pocos días de la presentación
de credenciales, el 15 de julio. Washington acredita un agente diplomático en Bogotá y el 3 de
octubre de 1824 se firma el tratado Gual-Anderson, de Amistad. Comercio y Navegación.

La Doctrina Monroe. La Declaración del presidente Monroe de 1823, sintetizada en la expresión


«América para los americanos» inició una política de vastas y controvertidas consecuencias
para la región, en efecto, del regocijo y esperanza iniciales, se tornó con los años, en una
expresión de la hegemonía norteamericana en el continente evidenciada en diferentes formas
32

–El garrote, la zanahoria, e incluso el new deal‒. Se trataba, en la práctica, bajo el espectro
de la neutralidad en asuntos europeos, de la notificación a Europa de que América era su espacio
o zona de influencia, también la notificación a las nacientes repúblicas de que Estados Unidos
era en realidad su nuevo poder y también para los norteamericanos el orgullo de la real
expresión del excepcionalismo de su país, de su grandeza y porvenir, así como de su «destino
manifiesto».

Manuel Torres, paradójicamente, en su gestión diplomática, al plantear el liderazgo de Estados


Unidos en la región con el apoyo de la Gran Colombia, se constituyó en alguna medida en el
precursor del Monroísmo. En la gestión de Torres en aras del reconocimiento de la
independencia por parte de Estados Unidos podemos hallar la raíz primigenia de los especiales
vínculos de alinderamiento de la política exterior de Colombia hacia los Estados Unidos –con
etapas de distanciamiento‒ lo que ha tenido, como es entendible, efectos en las relaciones de
Colombia con los demás países de América Latina.

Inglaterra

Bolívar que sentía una gran admiración por Inglaterra envía a Francisco Antonio Zea, sacándolo
de la presidencia del Congreso de Angostura y enviándolo como plenipotenciario a Europa; su
misión era una nueva negociación sobre la deuda pública y lograr el reconocimiento diplomático
al nuevo Estado. Gestión que posteriormente se encarga a Manuel Hurtado.

Luego de algunas vicisitudes que incluyen el rechazo, por decoro nacional, a las credenciales
del Coronel J. P. Hamilton, llegado a Colombia en 1823, por el ministro Gual debido a que
estaban destinadas a las «provincias y dependencias». Posteriormente, Inglaterra informa a
España –como a otros Estados de Europa‒ su disposición en establecer relaciones con las
repúblicas latinoamericanas recientemente llegadas a la independencia. El 18 de abril de 1825,
fue suscrito en Bogotá el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación entre Colombia y Gran
Bretaña. El3 de mayo de 1825 el Coronel Campell fue recibido en audiencia por el
vicepresidente Santander para la presentación de credenciales como Encargado de Negocios de
33

Su Majestad Británica. Y el 7 de noviembre, Don Manuel José Hurtado fue recibido por el Rey
de Gran Bretaña como Ministro Plenipotenciario de la Gran Colombia. (Vásquez, 1996).

Francia

Le correspondió a la Nueva Granada recibir el reconocimiento que se había gestionado desde


la Gran Colombia. (Cavelier T. I., 1996, p. 197). A este país fueron enviados José Rafael Commented [WU17]: Cavelier (¿?)

Ravenga y José Tiburcio Echavarría. El reconocimiento de la independencia por parte de


Francia se dificultó debido principalmente a la vinculación con los Borbones de España. La
revolución de julio de 1830 que tuvo influencia en Europa abrió paso a las ideas democráticas
lo que significó una actitud amistosa hacia las nuevas repúblicas surgidas del proceso de
descolonización en América. Inicialmente se concertó en la dictadura de Urdaneta un acuerdo
comercial el cual, restablecida la legalidad, fue derogado ya que concedía a Francia el
tratamiento comercial de máximo favor sin especificar compensación alguna. Otro hecho que
complicó el proceso fue el procedimiento de las autoridades judiciales contra el cónsul francés
Barrot, lo que generó una reclamación francesa al gobierno de la Nueva Ganada6.

En 1840 expira el plazo de la vigencia de la convención provisional que había sido suscrita en
1932, se pacta una nueva convención –en realidad se prolonga ya que era idéntica a la de 1932‒
, otros episodios influyeron en el proceso de normalización, como la aspiración de la Nueva
Granada de que varias potencias garantizaran la neutralidad del Istmo de Panamá y se concertó
una nueva convención. Francia hace saber su disgusto por la negociación secreta del tratado de
1848 entre la Nueva Granada y los Estados Unidos (Tratado Mallarino-Bidlack). Este tratado
es una expresión de la injerencia de Estados Unidos en asuntos de la nueva Granada y
específicamente constituye el punto de partida determinante en la intervención de Estados
Unidos en el proceso de la separación de Panamá, como lo veremos más adelante.

6
En cuanto las reclamaciones de extranjeros que tuvieron posterior influencia sobre normas de Derecho
Internacional Americano, especialmente las relativas a la prohibición del cobro compulsivo de deudas merecen
destacarse los casos de Adolfo Barriot, con Francia, el caso Joseph Russell, con Inglaterra, el caso James
Mackintosh, con Inglaterra y el caso Ernesto Cerrruti con Italia (cita pie de página Cavelier Vásquez; se recomienda
consultar las obras de Germán Cavelier , Alfredo Vásquez Carrizosa, incluidas en la bibliografía del programa de
la materia.
34

A manera de evaluación final del difícil proceso de establecimiento y normalización de las


relaciones con Francia, después del reconocimiento de 1832, está la expresión de Cavelier
«Maravilla que un país como Francia, inspirador en todo tiempo de muchas de nuestras ideas
políticas y de civilización, tuviera con la Nueva Granada un intercambio oficial tan escaso
durante largo tiempo» (Cavelier, T. I., p. 201).

La política de alianzas

Tal como lo consignan Cavelier y Vásquez Carrizosa, el plan de Alianzas de la Gran Colombia
es una de las más importantes expresiones de la visión y proyección de la política exterior de la
Gram Colombia.

Las alianzas constituyen un modus operandi constante, eficaz, como procedimiento


diplomático, en aras de la satisfacción del interés nacional. Al consolidarse la independencia en
1819 era amenaza la existencia de la Santa Alianza concertada en Paris entre los emperadores
de Austria y Rusia y el rey de Prusia, mediante el tratado del 14 de septiembre de 1815, tres
meses después de culminar el Congreso de Viena de 1815. La originalidad del pensamiento
internacional de Bolívar es concebir un sistema de Alianzas entre los nuevos Estados
republicanos y darle una finalidad política para su defensa y como se ha anotado, concretar este
propósito es la misión principal de los enviados a los países latinoamericanos. A comienzos de
1822 viene la Conferencia de Verona, entre los gobiernos monárquicos de la Santa Alianza para
proyectar una intervención en España que a su vez hubiera impulsado su intervención en las
nacientes repúblicas americanas. Commented [WU18]: proyectar e impulsar una intervención de
España en las nacientes repúblicas americanas.

El objetivo de Bolívar se logró con los tratados que suscribió Don Joaquín Mosquera y Arboleda
con Lima, Santiago y Buenos Aires con las especificidades inherentes a la situación y
complejidad de las nacientes relaciones con cada país.

La política de Alianzas estaba claramente definida y cubría una amplia zona entre México y
Buenos Aires. La fase superior o complementaria de esta política era el Pacto Continental que
35

englobara todas las alianzas expresado en la Circular de Lima de 1824 que se concretó en el
Congreso Anfictiónico de Panamá 1826.

Perú

Este país, más expuesto a la reacción española debido a su independencia precaria, necesitaba
urgentemente y con carácter perpetuo asistencia militar de la Gran Colombia. El Tratado de
Unión Liga y Confederación con este país fue suscrito por don Joaquín Mosquera y don
Bernardo Monteagudo el 7 de julio de 1822 y ratificado por Colombia el 12 de julio de 1823;
en realidad fueron dos tratados:

Artículo 1.º La República de Colombia y el estado del Perú se unen, ligan


y confederan desde ahora y para siempre en paz y guerra, para sostener su influjo
y fuerzas marítimas y terrestres, en cuanto lo permitan las circunstancias, su
independencia de la nación española y de cualquier otra dominación extranjera y
asegurar, después de reconocida aquella, su mutua prosperidad, la mayor armonía
y buena inteligencia, así entre sus pueblos, súbditos y ciudadanos, como en las
demás potencias con quienes deben entrar en relaciones.

Artículo 2.º La República de Colombia y el estado del Perú se comprometen por


tanto y contraen espontáneamente un pacto perpetuo de alianza íntima y de
amistad firme y constante para su defensa común, para la seguridad de su
independencia y libertad y para su bien recíproco y general; obligándose a
socorrerse mutuamente y rechazar en común todo ataque e invasión que pueda de
alguna manera amenazar su existencia política (Cavelier, T. II., 1996, p. 93).

Las desavenencias fronterizas se recrudecen y en 1829 vino la guerra con el Perú a pesar del
tratado jurídicamente vinculante, obligatorio, de solidaridad y asistencia recíprocas, de Alianza
perpetua. Este caso sería un ejemplo de la fragilidad de la norma Pacta suntservanda, del
moderno Derecho Internacional, así como también, en el período entreguerras, lo fue el Tratado
Briand-Kellog que proscribía la guerra y vino la Segunda Guerra Mundial.
36

Chile

Chile al contrario, no aceptó la alianza perpetua, el 21 de octubre de 1822 Joaquín Mosquera


suscribió con Joaquín Echeverría, ministro de Relaciones Exteriores de Chile, el Tratado de
Unión, Liga y Confederación.

Buenos Aires

En Buenos Aires la atmósfera era distinta, había cierto recelo por la acción militar de Bolívar
que se dirigía hacia el alto Perú. Buenos Aires exigía la garantía recíproca del dominio territorial,
teniendo pendiente con Brasil la controversia por la banda oriental, hoy Uruguay; Colombia no
podía comprometerse con esta exigencia de Buenos Aires, la cual hubiera significado un
conflicto con Brasil. Impensable.

El 8 de marzo de 1823 se suscribe el tratado entre Mosquera y Bernardino Rivadavia el ministro


de Relaciones Exteriores del Estado de Buenos Aires, que tiene un alcance más limitado que los
tratados celebrados con Perú y Chile (Vásquez, 1996).

México

El plenipotenciario Miguel Santamaría el 13 de octubre de 1823, suscribió con el secretario de


Relaciones Exteriores de México, Lucas Alemán el Tratado de Amistad, Liga y Confederación,
el cual es complementado con la Convención de 1823.

Colombia conjuntamente con México aspiraban a la liberación de Cuba y Puerto Rico, lo que
implicaba la organización de una fuerza militar, además de los enormes costos, la idea origina
la presión de Estados Unidos para que se abandonase este plan de las dos naciones. (Estados
Unidos aspiraba a incorporar a Cuba y Puerto Rico como dependencias territoriales) y también
la oposición de Gran Bretaña por su interés en defender a Jamaica.

Centro América
37

Centro América tomó una actitud muy positiva a la idea de Bolívar de una Alianza entre las
nacientes repúblicas. La Asamblea Nacional Constituyente de las Provincias Unidas de
Centroamérica, aprobó la resolución que expresaba la necesidad de «la reunión de todos los
Estados independientes del continente americano por medio de un congreso de representantes»
El 15 de marzo de 1825 el enviado extraordinario y plenipotenciario de Centroamérica suscribe
en Bogotá con el ministro Gual el Tratado, el cual sigue, con algunas variantes, las
especificidades de los tratados celebrados con Chile, Perú y Buenos Aires. (Carrizosa, 1996).

El Congreso Anfictiónico de Panamá

Cuando se reúne el Congreso Anfictiónico de Panamá, Europa estaba bajo el efecto del
Congreso de Viena de 1815 en el que el canciller austriaco, príncipe Clemente de Metternich,
impuso la rígida línea del conservadurismo monárquico y la decisión de evitar y acallar
cualquier manifestación revolucionaria que pudiera amenazar el absolutismo, era preciso
restaurar el orden en Europa. Bolívar pretendía la contra Alianza República que se opusiera a
los postulados del Congreso de Viena.

El Congreso se reúne en 1826 en Panamá, sin la participación de Brasil, las Provincias Unidas
de Buenos Aires y Chile. En una segunda fase el Congreso se traslada a Tacubaya, en México.
Señala Vásquez Carrizosa que se trata de uno de los acontecimientos trascendentales en nuestra
historia diplomática. Se suscriben dos convenciones. El tratado de Unión, Liga y Confederación
Perpetua y la Convención de Contingentes con la que se pretendía organizar una fuerza militar
permanente que en esencia debería evitar una invasión que comprometiera la independencia de
una de las naciones latinoamericanas.
Cabe destacarse del Tratado de Unión, Liga y Confederación Perpetua la organización de una
alianza defensiva, la ampliación de la doctrina Monroe y la proclamación de los siguientes
principios: «arbitraje, conciliación, integridad territorial, sistema de garantías, paz durable y
organización federal no ya dentro de los Estados, para multiplicar la anarquía, sino de norte a
sur, como útil concentración de fuerzas incipientes» (Monroy, 1995, p. 321). Es lánguido el
final del Congreso Anfictiónico de Panamá, pero de especial importancia como hito histórico
de los procesos de integración latinoamericanos.
38

La guerra con el Perú

Difíciles eran ya de por sí los temas limítrofes con el Perú especialmente sobre las provincias
de Jaés y parte de mayas y que Colombia le reclamaba al Perú, además de otras cuestiones,
temas agravados por la inapropiada escogencia para representar al Perú en delicadas
circunstancias de don José Villa, en efecto, fue infortunada su presencia en Bogotá.

«En honor a la verdad, conceptúa Raimundo Rivas, sobre los desapreciables incidentes a Commented [WU19]: despreciables (¿?)

que dio lugar ante Colombia y el Perú la misión Villa, debe reconocerse que si el
plenipotenciario peruano no demostró en el curso de su misión estar suficientemente
preparado para satisfacer las demandas colombianas en lo que tenían de justas, el
Ejecutivo de Colombia hizo gala de una inflexibilidad y de una precipitación que
resultaron deplorables» (Carrizosa, 1996, T. I., p. 349).

A manera de reflexión eran innecesarias las instrucciones que el ministro Gual impartió
a Joaquín Mosquera el 11 de octubre de 1821 así como el lenguaje ácido utilizado por el
Libertador Bolívar refiriéndose a Villa.(Vásquez, 1996).

Vienen los Convenios de Girón del 28 de febrero de 1829 y el Tratado de Guayaquil


Gual-Larrea del 22 de septiembre de 1928 que ponen fin, o lo intenta, a las operaciones
militares, ninguno de los dos instrumentos contiene precisiones sobre la línea de frontera
de dos países.

Antonio José Uribe, (Anales, op. cit.) citado por (Vásquez, 1996) anota:

Resulta inverosímil que un hombre de estado de las dotes de Pedro Gual, con larga
experiencia en los asuntos diplomáticos, hubiera suscrito un tratado con tan pocas
especificaciones sobre la frontera entre Colombia y el Perú. Los artículos 6º y 7º
del mismo tratado establecen una comisión mixta colombo-perna de dos miembros
con cuarenta días de plazo para su formación y seis meses para el trazado de la
frontera. La victoria militar de Sucre fue por demás inútil. En materia de límites
todo quedó por hacer. Faltarán más de cien años para que el asunto de límites entre
Colombia, el Perú y Brasil se termine.
39

El Libertador en esos días tendrá contados sus días de gobernante y la república de


tres naciones que él había formado se encontraba prácticamente disuelta. Tan
pronto como esa disolución se consuma en 1830 y Simón Bolívar baja al sepulcro
el Perú manifiesta a Colombia que no se considera ligado al tratado de Guayaquil.
Las desavenencias entre países de América Latina e, inclusive bolivarianos, eran
frecuentes, Faltaba el hombre superior en el gobierno de Colombia. (Vásquez,
1996, T. I., p. 361).

El legado de la Gran Colombia

El Libertador Bolívar, a partir del Congreso de Angostura y de la Ley Fundamental de la


República de Colombia del 17 de diciembre de 1919 es el presidente con poder absoluto, incluso
antes de la Constitución de 1821. El general Santander es designado vicepresidente.

Colombia, como México, era uno de los mayores Estados de América Latina, el prestigio de
Bolívar en política internacional era incuestionable, respaldado por el éxito militar al haber
logrado consolidar la independencia de Ecuador y Perú en las batallas de Bomboná, Pichincha
Junín y Ayacucho. La Gran Colombia juega a ser una potencia continental, se proyecta el
Congreso Anfictiónico de Panamá en 1826. Permanece el Libertador presidente en Lima.
Colombia es inmensa, desde Maracaibo hasta Quito, y aún la Paz y los confines de las Provincias
Unidas de Buenos Aires (ver anexo 1, Mapa de la Gran Colombia).

Santander gobierna desde Bogotá, vienen los conflictos con el general Páez, resueltos tardía y
erróneamente por el presidente Bolívar y en un Decreto de 1827 designa a Páez «Jefe Superior
de Venezuela», lo que causa conmoción en los círculos gubernamentales de Bogotá.

Es evidente la crisis en la Gran Colombia, la Convención de Ocaña en la expresión de la división


entre bolivianos (con José María del Castillo y Rada y antibolivianos, (con Vicente Azuero y
Francisco Soto). El 24 de junio de 1828 llega el Libertador a Bogotá, asume el mando directo
y autoritario, el 27 de agosto de produce el decreto de la dictadura, «Ley Constitucional del
40

Estado hasta el año de 1830», la clase política se enardece. Viene el atentado del 25 de
septiembre. Figuras ilustres son condenadas a muerte o desterradas.

Santander –luego de serle conmutada la pena a muerte‒ sale al exilio, Bolívar se separa del
poder, el Estado trinacional se descompone, en 1828 el gabinete de Bogotá insólitamente
gestiona un príncipe francés para Colombia. En 1839 se convoca el Congreso Constituyente que
aprueba la Nueva Carta Fundamental el 29 de abril. Es la Constitución del Congreso Admirable
que no llegó a tener vida. En Venezuela prevalece el ostracismo de Bolívar, en Ecuador se
redacta el Acta de Independencia con los departamentos de Azuay, Ecuador y Guayaquil (se
inicia un largo y tormentoso proceso de delimitación territorial), ya no existe la Gran Colombia.

Un lánguido episodio se presenta en la política exterior de la Gran Colombia como epílogo de


la política exterior con el proyecto de monarquía para Colombia, inicialmente con un príncipe
francés y luego, la pretensión de un príncipe inglés, pretensiones que fracasaron.

Vásquez Carrizosa resume así el legado de la Gran Colombia:

1. El poder presidencial es básico en la estructura del estado en América Latina. No hay


otra forma de organización de la autoridad en nuestros países.

2. Centralismo y federalismo son los dos polos del poder nacional en nuestro país…
Con el centralismo el poder presidencial ejerce con naturalidad la dirección de la
política exterior sin la interferencia de autoridades regionales…
3. La política interna y la política exterior se entrelazan… Nuestro país exige que el
presidente de la República intervenga en los asuntos exteriores sin descuidar los
internos.
4. Las cuestiones de fronteras dependientes de «UtipossidetisJuris» necesitan ser
estudiadas con detenimiento. Bolívar auspició la promulgación de la doctrina de la
línea de derecho en 1823, por intermedio del Ministro de Relaciones Exteriores Pedro
Gual. Con todo, al establecerse el diálogo con el Perú sobre la frontera amazónica,
Colombia no tenía bien estudiados sus títulos fronterizos y fue así como se estipuló
una definición vaga en el Convenio de Girón y el Tratado de Guayaquil de 1929. El
resultado fue un éxito en la promulgación de la doctrina y un fracaso en el
41

señalamiento de la línea fronteriza con el Perú. La doctrina requiere un estudio a


fondo de la situación legal de España en América… (Vásquez, 1999, T. 2., p. 477).

La política exterior hasta finales del siglo XIX

La paz con España

Largo fue el proceso de la normalización de las relaciones con España en el que incluso se llegó
a proyectos de tratados que resultaron fallidos por los condicionamientos comerciales y las
posiciones de cada país, influyeron también las tendencias internacionales, particularmente la
relación de España con Cuba, aún colonia española y la posibilidad cierta de la apertura de un
canal interoceánico, que facilitara la comunicación española con Filipinas, esto es, la marcada
influencia de los Estados Unidos.

Hubiera parecido un aporte o argumento de apoyo a la normalización de las relaciones con


España el hecho de que la mayoría de las antiguas colonias del imperio español en América
habían sido reconocidas como Estados independientes, la realidad es que en el fondo no agilizó
el reconocimiento de España de la independencia de Colombia, incluso a pesar de la Declaración
española de 1864 de reconocimiento general de la independencia, a propósito de la ocupación
de las islas Chincha y del establecimiento de relaciones comerciales entre los dos países en 1842.
Finalmente, culmina el proceso el 30 de enero de 1881, se suscribe en Paris un tratado entre
Colombia y España el cual tiene la singular estipulación del «total olvido de lo pasado y una
paz sólida e inviolable» entre Colombia y España y por tanto se procede a la designación
recíproca de representantes diplomáticos (Cavelier, 1996).

Una paradoja de la política internacional, conforme Colombia fue el primer país en ser
reconocido por los Estados Unidos, incluso antes que México, en 1822, fue la última de las
repúblicas suramericanas en obtener el reconocimiento juris por parte de España, 59 años más
tarde. Esta acotación no le resta importancia a lo esencial, en efecto España presta a Colombia
muy importantes apoyos, específicamente con el arbitramento en el proceso de delimitación
fronteriza con Venezuela y en la mediación con Italia en el caso Cerruti, un asunto relativo a
42

las reclamaciones de extranjeros a Colombia y que años más tarde contribuyó a diseñar la tesis
de la prohibición del cobro compulsivo por deudas internacionales.

Las relaciones con la Santa Sede

Bolívar era partidario del patronato republicano, la Ley del 28 de julio de 1824 incorpora la
institución española del Patronato Real al sistema jurídico de la Gran Colombia, «toca a la
República el ejercicio del Derecho de patronato tal como lo ejercieron los reyes de España»
(Vásquez, 1996).

Se inicia un serio enfrentamiento con la Santa Sede, en 1816 el papa Pío VII había expedido la
encíclica a favor del monarca español Etsilongissimo contraria al patronato republicano. En
1824 León XII expide la encíclica Etsiiamdiu que aunque más suave que la anterior, no satisface
a nadie.

El enviado ante la Santa Sede en 1824 es Ignacio Sánchez de Tejada, quien por ser considerado
enemigo de España, debió salir de Roma y de Bolonia, refugiándose en Florencia, situación
inaudita.

Las instrucciones para Sánchez de Tejada eran claras: La aceptación por parte de la Santa Sede
del patronato republicano y la designación de un Delegado ad Latere para negociar un
concordato. Estos objetivos eran inviables para la Santa Sede. Era evidente el peligro de un
cisma de la Iglesia nacional, como en El Salvador, Guatemala y México; Sánchez de Tejada
recibe la orden de regresar a Bogotá, orden que no atendió y prosiguió en su gestión. León XII
baja el tono a las tirantes relaciones con la Gran Colombia y nombra a varios prelados
colombianos para sillas episcopales vacías. Se inicia un proceso de formalización de relaciones.

El reconocimiento formal de la Nueva Granada como Estado independiente llegó finalmente el


26 de noviembre de 1835. Este reconocimiento fue comunicado al cuerpo diplomático
acreditado en roma el 14 de diciembre de 1835 (Cavelier, 1996, T. I., p. 216).
43

Cambios en las relaciones con Estados Unidos e Inglaterra

La Nueva Granada es la forma estatal sucesora de la Gran Colombia desde 1832 que busca
organizar internamente a Colombia y darle una nueva proyección internacional, la dinámica de
los acontecimientos genera cambios profundos en las relaciones con Estados Unidos e
Inglaterra.

En los Estados Unidos, en septiembre 19 de 1796, en la última alocución del padre de la patria,
Jorge Washington, el Farewell Address, pide no asumir compromisos con Europa, cuando aún
no se han saturado las divisiones producto de la revolución francesa y de la gesta napoleónica.
El distanciamiento político, la neutralidad, esencia de la política exterior, es uno de los aspectos
que se incluyen en las especificidades del denominado excepcionalismo norteamericano. Las Commented [WU20]: excepcionalismo (¿?)

guerras de independencia en América Latina coinciden con el diseño del mapa continental de
los Estados Unidos, este aspecto hay que comprenderlo a la luz de la historia para evaluar el
compromiso de los Estados Unidos con los procesos de independencia. It must be unwise in us
to implicate ourselves by artificial ties in the ordinary vicissitudes of her politics or the ordinary
combinations and collisions of herfriendships or enmities (Vásquez, 996, T. II, p. 497)7. Commented [WU21]: (Por favor rectificar el texto en inglés.
sin comillas por lo que está el texto en bastardilla)

La doctrina Monroe del 2 de diciembre de 1823; Estados Unidos la pedía a las monarquías
europeas no interferir en la evolución política de los países de América y por tano mantenerse
aislados. Es la declaración más importante de política exterior de los Estados Unidos durante el
siglo XIX, se constituye en la base insustituible para la acción de Estados Unidos en América.
¿Cómo reacciona Colombia? el vicepresidente Santander la elogia, incluso propone una alianza
con Estados Unidos “para salvar a América de un régimen desapartándose de la concepción de Commented [WU22]: «para (¿dónde cierran estas comillas?)

Bolívar. Estados Unidos, con la doctrina Monroe inicia con el Presiente Polk la realización del
“Destino Manifiesto”, llega al Océano Pacífico, a Nueva Orleans, Missisipi y luego Tejas y
California, con el Tratado de Guadalupe Hidalgo del 2 de febrero de 1848. Llegan a Nueva
Orleans y al Missisipi y posteriormente los Estados sureños”. Commented [WU23]: estados (¿?)

7
Norman A. Graebner, Ideas and Diplomacy, Reading in the Intellectual Traditions of American Foreing Policy.
Oxford University Press, New York, 1964, p. 74. El párrafo dice: Sería inapropiado para nosotros ligarnos con
lazos artificiales en sus vicisitudes ordinarias de su política o en las combinaciones corrientes y controversias de
sus amistades o enemistades (Vásquez, 1996, p. 497).
44

La Santa Alianza ya ha dejado de ser una amenaza. La nueva realidad es la política


estadounidense de manu military y aun así la propuesta del gobierno de la Nueva Granada,
(Tomás Cipriano de Mosquera, presidente y Manuel María Mallarino, ministro de Relaciones
Exteriores) viene el Tratado Mallarino-Bidlack del 12 de diciembre de 1846 –el artículo 35
consignaba el derecho de los Estados Unidos de intervenir en la zona del futuro Canal‒ , con el
que se abandona la virtual alianza con Inglaterra que venía desde la Gran Colombia, a causa de
la cuestión Mosquitia. Con la pretensión inglesa de establecer una base militar en la Costa de
Mosquitos, en la América central, sobre la que la Nueva Granada alegaba su soberanía, se inicia
el resquebrajamiento de las relaciones entre las dos naciones. La Alianza con Colombia de 1918
y el posterior Tratado de Comercio y Amistad de 1824, parecían distantes (Vásquez, 1996).

El tratado Mallarino-Bidlack, una penosa página de nuestra historia diplomática que marca un
punto de inflexión en el transcurrir de la Nueva Granada y que culmina cuando se produce la
segregación de Panamá en 1903.
45

La política exterior durante la primera mitad del siglo XX

¿Cómo recibe Colombia el siglo XX?

El final del siglo XIX y el comienzo del XX estuvieron signados en Colombia por el espectro de
la muerte, desolación, y dolor patrio, (en realidad la constante desde 18830) con el subsiguiente
efecto en la política exterior. El tremendo daño y retroceso con la Guerra de los Mil Días entre
conservadores y liberales la cual terminó el 21 de noviembre de 1902 con el Tratado de
Wisconsin entre Alfredo Vásquez Cobo y Víctor Manuel Salazar, por el gobierno y Lucas
Caballero y Eusebio Morales enviados por el jefe de la revolución liberal general Benjamín
Herrera y luego, el 3 de noviembre de 1903 el Istmo de Panamá se separa y con el apoyo
flagrante de los Estados Unidos se convierte en una república satélite de ese país –una doble Commented [WU24]: –una (¿dónde cierra esta raya?)

agresión a Colombia, en lo militar con los cruceros «Mayfloer», «Dixie» y «Boston» y en la


violación del Derecho Internacional con el desconocimiento del Tratado Mallarino Bidlack y el
reconocimiento de la independencia de Panamá.

Si bien al interior del país cesaron las confrontaciones armadas, estaba aún lejos la consolidación
de la paz, el inmenso pasivo, el envilecimiento del papel moneda, el hambre, la destrucción de
la incipiente industria, el abandono del campo, el incumplimiento en el servicio de la deuda
externa… Vásquez C. cita la obra de Desde cerca. Asuntos colombianos de Jorge Holguín,
publicada en París en la que presenta las circunstancias del país:

En los 73 años transcurridos de 1830 a 1903, tuvieron lugar en Colombia:


9 grandes guerras civiles generales;
14 guerras civiles locales;
2 guerras internacionales con el Ecuador;
3 golpes de cuartel, incluyendo el de Panamá y
1 conspiración fracasada, todo lo cual hace un total de 29 calamidades. (Vásquez, 1996, p. 33).
Del mismo autor Jorge Holguín extractamos que «La guerra de 1899 ha sido la más terrible, la
más sangrienta y la más costosa de las que han tenido lugar en Sur-América»8.

8
Una radiografía que presenta el espectro desolador de la guerra puede apreciarse en el mismo texto de Jorge
Holguín, citado, en Vásquez C. Relatos de historia diplomática de Colombia, siglo XX. Tomo I, p. 33.
46

……….
Apenas terminada la guerra civil de que estamos hablando, un acontecimiento doloroso vino a
producir una quemadura en el alma de Colombia: una de sus provincias más bella y más rica con
una población de 300 000 habitantes, se separó de la metrópoli y se constituyó en estado
independiente con el nombre de República de Panamá (Vásquez, 1996, p, 33). La separación
de Panamá

La separación de Panamá

La separación de Panamá constituye uno de los episodios que marcó la dimensión de la política
norteamericana no solo hacia Colombia, sino hacia América Latina. En aras de la integridad
temática, se tratará este tema en su conjunto con un esquema cronológico, indicando los aspectos
esenciales, particularmente en materia de tratados para culminar con la mención de los actuales
derechos de Colombia en la zona del Canal.

Antecedentes históricos

El descubrimiento del Istmo de Panamá se sucede en 1501 con Rodrigo de Bastidas, Juan de la
Cosa y Vasco Núñez de Balboa. La primera Gobernación la desempeña Diego de Nicuesa y el
25 de noviembre de 1513 Balboa descubre el Océano Pacífico (Vásquez, 1996, T. I, p. 619).

La Real Audiencia de Panamá es creada en 1535 que dependió sucesivamente de la Capitanía


General de Guatemala, del Virreinato del Perú y posteriormente del de la Nueva Granada.

En 1821 Panamá se independiza de España y entra a formar parte de Colombia como


departamento del istmo, al disolverse la Gran Colombia se producen varios intentos separatistas
y en 1840 el general Tomás Herrera proclama la independencia del istmo, el cual se reintegra
nuevamente a Colombia en 1841. En 1903 Panamá, con el apoyo de los Estados Unidos
proclama su independencia de Colombia. Veamos algunos hechos determinantes durante la
segunda mitad del siglo XIX.
47

La Mosquitia, en la costa de América Central, aguas del Caribe, entre el cabo Gracias a Dios y
la bahía del Almirante o golfo de Veraguas pertenecía al territorio nacional como estaba
consignado desde la Real Cédula de 1803 ( Utispossidetis Juris), en la Constitución de 1821
y en la Ley de Administración Territorial del 25 de julio de 1814.
(Anexo n.o 2 la Mosquitia de Acuerdo a la Real Cédula de1803).

En 1842 Inglaterra que aspiraba a una posesión cercana a la zona donde se construiría un canal
interoceánico, resuelve, sin derecho alguno, crear el Reino de Mosquitia e instala al Rey de
Mosquitia Carlos Federico I.

El 25 de julio de 1844 el encargado de Negocios británico en Bogotá, Daniel Florencia O´Leary


informó al gobierno de la Nueva Granada la entronización del Rey de la Mosquitia, Federico
Carlos I, la designación de un representante británico en ese reino, además de notificar que tiene
instrucciones de protestar contra cualquier «usurpación» de la Nueva Granada al territorio de la
Mosquitia. Es obvia la protesta de la Nueva Granada ante Inglaterra.

En 1846 se suscribe el Tratado Mallarino-Bidlack. La Nueva Granada busca que el futuro Canal
de Panamá quede bajo la protección de Estados Unidos, este tratado marca un giro determinante
en la política exterior de Colombia; en efecto, de la sólida alianza con Inglaterra se pasa a la
cercanía especial con Estados Unidos, las consecuencias fueron funestas, se olvidó a no se captó
que la alianza con Inglaterra era fundamental. Era muy peligroso que a pesar de la doctrina
imperialista del Presidente Polk, la mano dura de la Doctrina Monroe de 1823, se buscara un
acercamiento más estrecho con Estados Unidos.

Se calculó mal el tratado por parte de Mosquera y Mallarino, lejos de ser comercial, era más
bien estratégico para Estados Unidos, sin compensación alguna para la nueva Granada. El
artículo 35 del tratado «para seguridad del goce tranquilo de las ventajas… los Estados Unidos
garantizan positiva y eficazmente a la Nueva Granada, por la presente estipulación, la perfecta
neutralidad del ya mencionado I…». En realidad, el artículo 35 no tena razón de ser. Panamá se
convierte en parte opositora del gobierno central. La clase influyente se apoya en el ferrocarril
transistmico para reclamar el derecho al Canal de Estados Unidos.
48

El bochornoso episodio de la «tajada de melón», da vida propia al artículo 35. Estados Unidos
actuó como árbitro supremo de la autoridad del Canal. De un hecho insignificante que se
transforma en asonada se evidencia la incapacidad de las autoridades locales en conservar el
orden público, además de las condiciones inaceptables para la Nueva Granada desde el punto
de vista de la dignidad y soberanía nacional, se le exige una indemnización de US$400.000.
(Vásquez, 1996). A pesar de las frecuentes aquejas del gobierno de la Nueva Granada, en la
práctica el Istmo era un protectorado a cargo de los Estados Unidos.

Cuatro años más tarde, luego de la suscripción del tratado Mallarino-Bidlack en 1959, Estados
Unidos e Inglaterra suscribieron el tratado Clayton-Bulwer de neutralidad y no ocupación de
áreas cercanas a las futuras rutas del Canal interoceánico. Con este tratado se frenan los
propósitos colonialistas de Inglaterra en América Central y queda liquidado el problema Nueva
Granada-Inglaterra, el Rey Federico Carlos I, sale de escena.

El 10 de septiembre de 1857 se suscribe el Convenio Herrán-Cass sobre garantías y


reconocimientos a Estados Unidos. Las tropas de Estados Unidos pueden cruzar el istmo sin
permiso alguno de la Nueva Granada, (en realidad siempre lo hacían. Fueron frecuentes los
desplazamientos de tropas norteamericanas en la zona, también la expresión de ambivalencia
de la política colombiana en esta materia, se permitía y se rechazaban tales desplazamientos).

Se produce un hecho muy negativo; Colombia: Estados Unidos dirige una circular a los
gobiernos de Europa occidental para notificarles que debían abstenerse de acordar una garantía
sobre la soberanía colombiana en el istmo, como corolario de la Doctrina Monroe.

E18 de noviembre de 1901 se suscribe entre Estados Unidos e Inglaterra el tratado Hay-
Pauncefote. Inglaterra acepta que el canal puede ser construido bajo los auspicios de Estados
Unidos y por tanto le acepta el derecho exclusivo de proveer la reglamentación y administración
del canal, esto es aceptar la influencia y presencia permanentes de los Estados Unidos en la
zona.
49

Entre tanto, Colombia estaba sumida en grandes dificultades fiscales, económicas y


administrativas, consecuencia de la devastadora guerra civil.

Consummatum est9

En 1903 se suscribe el tratado Hay-Banau Barilla entre Estados Unidos y Panamá. «Los Estados
Unidos garantizan y mantendrán la independencia de Panamá», Panamá concede a los Estados
Unidos «a perpetuidad el uso, ocupación y control de una zona de tierra, de tierra cubierta por
agua para la construcción, mantenimiento, funcionamiento, saneamiento y protección del citado
canal…».

Indudablemente, como lo hemos anotado, al reconocer la independencia de Panamá, Estados


Unidos viola el tratado de 1946, que había suscrito con Colombia, argumentando la necesidad
de mantener libre el tránsito interoceánico. I Took Panamá - Tomé Panamá, Theodore
Roosevelt, presidente de los Estados Unidos.

El 9 de enero de 1906 se firma el tratado Cortés-Root, por el cual Colombia reconoce la


independencia de Panamá, y Estados Unidos otorga libertad a Colombia de transportar buques
de guerra, tropas y material bélico.

El 9 de enero de 1909 se suscribe el tratado Cortés-Arosemena entre Colombia y Panamá,


fijando los límites terrestres. Ambos tratados son rechazados por el Congreso de Colombia.

El 6 de abril de 1914 se suscribe el Tratado Urrutia-Thompson; Estados Unidos reconoce a


Colombia 25 millones de dólares como indemnización y le asegura derechos para la utilización
del Canal. El canje de ratificaciones, demorado porque en la versión inicial se incluía una
fórmula de excusas a Colombia, se produce solamente hasta el 12 de marzo de 1922.

9
Si bien la expresión no figura en una selección de expresiones de uso diplomático corriente, la consideramos
pertinente en este tema, «últimas palabras de Jesucristo en la Cruz» (San Juan, XIX, 30): Se emplean estas palabras
a propósito de un desastre, de un gran dolor, etc. (Larousse. IV).
50

El 20 de agosto de 1824 se suscribe el tratado Vélez-Victoria entre Colombia y Panamá, en


desarrollo del Acta Tripartita de Washington, se fijan los límites entre los dos Estados.

El 7 de febrero de 1977, el tratado Torrijos-Carter, Panamá, Estados Unidos, en virtud de este


tratado el 31 de diciembre de 1979 Panamá recupera su condición de único soberano territorial
de la zona del canal.

En el Acta de Contadora Colombia renuncia a los derechos que tenía en el Canal de Panamá
consignados en el tratado Urrutia-Thompson para permitir la celebración del tratado ente
Panamá y los Estados Unidos.

Colombia y Panamá suscribieron el tratado Uribe Vargas-Ozores, aprobado en 1981. En este


tratado Colombia recupera los derechos que tenía sobre el uso del canal a los que había
renunciado en la citada Acta de Contadora. Drekonja Kornat, comenta el tratado así:

Tratado Ozores-UribeVargas (MRE 1981,718-719). Según este tratado Colombia recibirá a


partir del 31 de diciembre de 1999, derechos especiales de tránsito por el canal, “a perpetuidad”.
López Michelsen fue denunciado por sus oponentes políticos por “traidor” en razón de esta
iniciativa (la cual, de hecho, mejora la posición colombiana). Incluso la comisión de
Acusaciones de la Cámara de Representantes discutió el asunto. Ver la carta de respuesta
redactada brillantemente por López Michelsen (1980). Costa Rica recibió los mismos derechos
y privilegios por parte de Panamá para transitar por el canal. En este caso, sin embargo, el tratado
(ratificado en San José el 29 de mayo de 1981) limita en su artículo 4 los derechos a 25 años
(Drekonja, 2011, p. 64).

Colombia y la Primera Guerra Mundial

La Primera guerra Mundial estalló en Europa en julio de 1914; en su fase inicial no involucró
directamente a América; Estados Unidos era neutral, su entrada en la guerra se produce en 1917.
Colombia, por su parte y a pesar de la creciente influencia alemana en las comunicaciones y el
transporte especialmente, declaró su neutralidad y en concordancia con esta actitud adoptó
medidas para impedir el despacho de contrabando de guerra en buques de guerra o mercantes,
de bandera de uno de los beligerantes que arribaran a puerto colombiano, igualmente prohibió
51

el suministro de carbón a tales barcos con la excepción de demostrar que estaban desprovistos
de este combustible.

El canciller Marco Fidel Suárez sustentó como antecedentes de la actitud de neutralidad la


conducta observada por Colombia en la Guerra del Pacífico, en la Guerra Civil de Chile de 1891
y en la de los Estados Unidos y España de 1898. Suárez rechaza el reclamo inglés a la
neutralidad de Colombia que hallaba incompatible esta actitud con la Convención de La Haya
de 1913, Convención que Colombia no había ratificado, (Cavelier, T. III, 1997).

Intensa fue la gestión del ministro Suárez para desvirtuar la información del propio gobierno
inglés a la Cámara de los Comunes sobre la actitud de Colombia acusada de violar su
neutralidad, una de las razones, era la simpatía hacia Alemania producto del intenso
resentimiento hacia los Estados Unidos. Finalmente, el Gobierno inglés reconoció que «el
Gobierno colombiano ha tenido en toda ocasión el genuino deseo de observar estrictamente sus
obligaciones como potencia neutral en la actual guerra». (Cavelier, 1997)10.

De otra parte ante el creciente rumor y tensión por una invasión militar de los Estados Unidos a
Colombia, la misión diplomática de Estados Unidos en Bogotá informó al Ministro Suárez que
no había pensado intervenir en Colombia o permitir que Francia o Inglaterra lo hicieran
precisamente en guarda de la neutralidad declarada por Colombia y que debiera observar.

La entrada de los Estados Unidos en la Guerra indujo la entrada en la misma de Brasil, Cuba,
Costa Rica, Guatemala, Haití, Honduras y Nicaragua. Brasil sustentó su resolución en que
«…por medio de la doctrina Monroe los Estados Unidos garantizaban los derechos territoriales
de estas naciones contra agresiones extrañas y que estas naciones a su turno deben cooperar para
garantizar esos derechos a los Estados Unidos en el mismo caso de agresión extraña» (Cavelier,
2007, T. III, p. 97).

Colombia consideró que esa interpretación de la doctrina Monroe debería ir acompañada de «


la garantía simultánea de los territorios de cada Estado, y por lo mismo las reparaciones de orden
material y moral exigidas por cualesquiera lesiones o menoscabos de los derechos de cada
pueblo individualmente considerado». Colombia en manera alguna podía tomar otra actitud
mientras el agravio infringido en el proceso de separación de Panamá no fuera definitivamente
arreglado por lo Estados Unidos (Cavelier, 1997).

10
Nota de W. Langley, por sir Eduard Grey, secretario de Asuntos Extranjeros, a Ignacio Gutiérrez Ponce,
ministro de Colombia en Londres, del 8 de abril de 1915 (Id., p. 544).
52

Las relaciones con Estados Unidos

Colombia había iniciado en 1910 un proceso de modernización con Rafael Reyes, exporta café
de una reconocida calidad a los Estados Unidos y a Europa, petróleo, esmeraldas, luego irrumpe
la denominada generación del centenario, poetas literatos, una especie de belle époque de
concepción republicana, superando el autoritarismo de anteriores administraciones. Surge la
figura humanista, ascética y cristiana pobreza de Marco Fidel Suárez, figura destacada del
partido conservador y ante la realidad de la pérdida de Panamá, la proyección hegemónica de
los Estados Unidos propone la tesis utilitarista que Colombia debería mirar al polo Respice
Polum, tesis que teniendo en cuenta el sentimiento nacional resultaba audaz. Esta tesis en la
práctica significaba la «satelización» del país, lo que además iba contra la corriente intelectual
de América Latina. Cuando se implementó la doctrina Respice Polum se preparó
institucionalmente al país para recibir los 25 millones de dólares previstos en el tratado Urrutia-
Thomson de 1914. Veamos cómo sustentó don Marco Fidel Suárez su doctrina:

Quienquiera que observe el poderío de la nación de Washington, su posición en la parte más


privilegiada de este continente y sus influencias sobre los demás pueblos americanos –de los
cuales se han llamado su hermana mayor‒ lo atenuadas que en comparación de esas influencias
van siendo las de las potencias europeas, y lo insignificantes que en nuestro tiempo tienen que
ser las de los pueblos asiáticos, quienquiera que esto mire habrá de reconocer que ningún pueblo
americano, débil o fuerte, puede desatender el cuidado de una constante amistad con los Estados
Unidos. Sobre todo, después de frescos y elocuentes sucesos, es cuestión de evidencia el
reconocer que los pueblos latinoamericanos deben tratar esa amistad con especial esmero,
combinado por el cultivo de la paz y demás causas de rédito internacional.

No es lícito desoír estos prudentes dictados, porque el dolor de imperecederos recuerdos haya de
sacrificarlos, pues las naciones no se guían por sentimientos personales, sino por el bien
permanente de las generaciones futuras. Siendo esto así, el norte de nuestra política exterior debe
estar allá. En esa poderosa nación que más que ninguna otra ejerce decisiva atracción respecto
de todos los pueblos de América. Si nuestra conducta hubiera de tener un lema que condensase
esta aspiración y esa vigilancia, este podría ser Respice Polum, es decir, no perdamos de vista
nuestras relaciones con la gran confederación del norte (Vásquez, 2000, siglo XX, T. I, p. 65).
53

El Tratado que reconocía la indemnización a Colombia, como se anota, suscrito el 6 de abril de


1914, solamente hasta 1922 fue ratificado, como lo anotamos, debido a que contenía una
expresión de reconocimiento a Colombia, también las motivaciones económicas, en efecto, una
referencia sobre la política económica norteamericana en Colombia, la presenta el investigador
Fred. Rippy en El capital norteamericano y la penetración del imperialismo en Colombia (El
Ancora Editores, p. 139). «Es dudoso que el tratado de indemnización se hubiera aprobado si
detrás de él no se escondieran los intereses petroleros y de quienes veían un medio indirecto de
fortalecer el poder naval de los Estados Unidos» (Vásquez, 2000, p. 67).

Un hecho de singular importancia en la organización del sistema financiero y monetario de


Colombia fue la Misión –en realidad Misiones‒ Kemmerer. Uno de los primeros actos de
gobierno del presidente Enrique Olaya Herrera 1930-1934, quien ya había actuado en Colombia
con ocasión de la bonanza originada en la indemnización de los Estados Unidos por su
participación en la separación de Panamá. Productos de la misión integrada por expertos
financieros, son las Leyes orgánicas del Banco de la República, del papel sellado, número y
nomenclatura de los ministerios, formación y restricciones del presupuesto nacional, sobre
administración y recaudación de rentas nacionales, organización de la contabilidad nacional y
de creación de la Contraloría, sobre establecimientos bancarios, sobre instrumentos negociables
y sobre la creación del departamento de provisiones y otras disposiciones afines. (Vásquez,
2000, p. 196).

La guerra con el Perú

La guerra se origina con la ocupación de Leticia por ese país, desde el punto de vista peruano
debe mencionarse como principal motivación la crisis económica de 1929 que tuvo graves
efectos en el Perú, la dictadura de Augusto B. Leguía, desde 1919 y su relevo por otro dictador
el coronel Sánchez Cerro cuyo gobierno fue reconocido el 17 de septiembre por nota del
ministro de Relaciones exteriores, Eduardo Santos. Viene la acusación a exdictador Leguía de
que había recibido dinero de Colombia por la firma y ratificación del Tratado de Límites de
1922; naturalmente Colombia desmiente semejante acusación; también, sectores de la población
54

del departamento de Loreto se habían opuesto a la cesión del trapecio de Leticia a Colombia, lo
que se consideraba una utilización del territorio nacional. (Cavelier, 1997, T. III, p. 217).

Por su parte, el Gobierno colombiano sabía desde cuando se recibió a Leticia y el trapecio
amazónico del malestar en muchos ciudadanos de Loreto y en círculos opositores al dictador
Leguía, incluso en 1931 el canciller Raimundo Rivas pedía al Perú la adopción de medidas para
evitar dificultades por parte de nacionales peruanos en Leticia, igualmente la Comisión Asesora
de Relaciones Exteriores había advertido de un eventual plan de conquista del amazonas
peruano11.

El 10 de septiembre de 1932 Leticia es ocupada por un grupo de civiles peruanos apoyados por
un grupo de agentes de ese país y proclamaron que la población había sido reintegrada al
territorio nacional peruano. Colombia reacciona afirmando que esta ocupación no tenía carácter
internacional, era más bien una expresión subversiva, promovidos por sectores comunistas
enemigos del Gobierno del Perú, era por tanto un problema de orden público interno.

Los esfuerzos diplomáticos se complican, se develan las verdaderas intenciones del Perú, que
pretende la intervención de la Comisión Permanente de Conciliación en Washington, creada por
el Pacto Gondra, Colombia rechaza la tesis peruana desde octubre de 1931 y por tanto la
conciliación por improcedente. El asunto llega a la Sociedad de Naciones que rechaza las
pretensiones peruanas. El 24 de enero de 1933 la SN confía el estudio del problema de Leticia
a un Comité compuesto por Irlanda, España y Guatemala, por recomendación de este Comité la
SN le dijo al Perú que:

tiene el deber de abstenerse de toda intromisión por la fuerza sobre el territorio


colombiano y de velar porque sean dadas todas las instrucciones necesarias a los
comandantes peruanos, a fin de que las fuerzas militares del Perú no ejecuten ningún acto
que vaya más allá de la defensa del territorio peruano y no impidan a las autoridades

11
Sobre el conflicto con el Perú, se recomienda el amplio tratamiento del tema en la Obra Política Internacional
de Colombia 1903-1953, T. III, de Germán Cavelier, Así como las obras sobre Historia diplomática de Colombia
de Raimundo Rivas y Alfredo Vásquez Carrizosa.
55

colombianas ejercer plena soberanía y jurisdicción sobre el territorio reconocido por


tratados como perteneciente a Colombia12 (Cavelier, 1996, T. III, p. 250).

Se produce la primera acción de guerra por parte del Perú en Tarapacá; el 15 de febrero de 1933
Colombia suspende las relaciones diplomáticas y consulares con el Perú, la legación de
Colombia en lima fue asaltada y saqueada, Colombia pide la aplicación del artículo 15 del pacto
de la Sociedad de Naciones, por tanto Colombia «se veía en la necesidad de tomar todas las
medidas que exigen la seguridad de su defensa y la eficacia de la acción» (Cavelier, 1996, T.
III, p. 263). Perú no acató el informe del Consejo de la Sociedad de Naciones, hecho que hizo a
Colombia acreedora del apoyo de la SN. Viene la segunda acción de guerra en Güepi y
siguientes operaciones militares.

Con la muerte de Sánchez Cerro, el 10 de mayo de 1933 y la gestión de Alfonso López


Pumarejo, quien viaja a Lima atendiendo una invitación del nuevo jefe de Gobierno Óscar
Benavides, se inicia una nueva fase en el conflicto. Este encuentro favoreció el que se acogiera
la propuesta del Comité del Consejo de la SN.

El 19 de mayo de 1934 la SN recibió la noticia de la firma del Protocolo de Rio de Janeiro,


prevista para el 24 de mayo, con el cual terminaron sus esfuerzos para lograr un arreglo del
diferendo colombo-peruano. La Comisión Administradora de Leticia hizo entrega a Colombia
de ese territorio el 24 de julio de 1934. El Canje de ratificaciones se produjo en Bogotá el 27 de
septiembre de 1935. Después viene la fase de ejecución de lo dispuesto en el Protocolo de Rio.
Culmina así el conflicto por el Perú. (Cavelier, 1996. T. III, p. 319).

12
Sesión del 24 de enero de 1933 (S. de N., J. O. Cavelier, 1996, T. III).
56

El Sistema Interamericano

Colombia, con su liderazgo y la categoría intelectual de sus gobernantes y autoridades en


derecho internacional ha prestado una contribución de primer orden en la conformación y
evolución de las instituciones que conforman el denominado Sistema Interamericano, parte del
orden jurídico universal. Anota Monroy Cabra «términos generales se entiende por sistema
interamericano el conjunto de normas, costumbres y principios que rigen en América y que
constituyen lo que se denomina Derecho Internacional Americano» (Monroy, C., 1995, p. 327).

El Sistema Interamericano tiene su raíz primigenia en el Congreso Anfictiónico de Panamá


inspirado en la necesidad de la integración y cooperación hemisférica, más adelante se celebró
en Washington del 2 de octubre de 1889 al 19 de abril del 1990 la Primera Conferencia
Interamericana. Fue en la IX Conferencia Interamericana celebrada en Bogotá cuando se
constituyó la Organización de los Estados Americanos (OEA), que reemplazó a la Unión
Panamericana y cuyo primer secretario general fue el estadista colombiano Alberto Lleras
Camargo.

Las principales instituciones o instrumentos jurídicos que constituyen el pilar del Sistema
Interamericano, son la propia OEA, el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca con su
Protocolo de reformas, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el régimen sobre Asilo
Diplomático y Territorial13, el Tratado Interamericano de Solución Pacífica de Controversias, el
Banco Interamericano de Desarrollo, los instrumentos contra el narcotráfico y la Carta
Democrática Interamericana. Además comprende los tratados, resoluciones y declaraciones que
se han implementado en concordancia con la filosofía que inspira la identidad americana y los
retos que en la actualidad se presentan en materia de desarrollo económico y social.

Cabe mencionar que en la actualidad, en el marco de la OEA también ha tenido efecto el criterio
de regionalismo abierto, esto es crear organismos subregionales, o mecanismos de concertación
entre países miembros, e incluso con potencias o poderes extrarregionales sin que esto implique

13
En materia de Asilo, es clásico el caso del asilo de Víctor Raúl Haya de la Torre, líder aprista peruano en la
Embajada de Colombia en Lima, el cual llegó a la Sociedad de Naciones. Germán Cavelier, Política Internacional
de Colombia T. IV, pp. 71-116.
57

una defección de las instituciones interamericanas, más aún cuando precisamente se pretende el
fortalecimiento de la OEA, cuya más promisoria y evidente manifestación se dio en la VII
Cumbre de las Américas en Panamá con la confirmación del proceso de distensión Cuba-
Estados Unidos y las propias intervenciones del Presidente Obama, aspectos que serán tratados
en este documento en el tema sobre la Cumbre en mención.14

Evaluación general de la política exterior colombiana


durante la primera mitad del siglo XX

Sin duda la política exterior de Colombia es producto de circunstancias históricas que en


esencia tienen su punto de partida en el lánguido final del promisorio sueño que significó la
Gran Colombia, y luego las convulsiones internas, la precaria organización administrativa y
fiscal y las guerras civiles. Estaba el país también en medio de los desafíos de reparar los
estragos de la Guerra de los Mil Días y la pérdida de Panamá, tratando de aceptar o adaptarse
a la divisa Respice Polum concebida por Marco Fidel Suárez en la que con actitud pragmática
se reconocía el poder y la proyección de los Estados Unidos como potencia internacional
económica y militar. (Doctrina Monroe, la derrota a España en la Guerra de 1898, la
consolidación de su mapa físico, el destino manifiesto, el excepcionalismo norteamericano, la
consolidación como potencia victoriosa en la Primera Guerra Mundial, la Sociedad de Naciones,
de la que fue artífice y a pesar de su posterior ausencia…).

Desde el proceso mismo del reconocimiento de la independencia por parte de los Estados
Unidos en 1822 y en general a lo largo del siglo XIX, las relaciones fueron en general cordiales,
incluso se «fortalecieron» a partir del Tratado Mallarino-Bidlack que plasmó la respuesta
colombiana a la actitud de Inglaterra de reconocer a la Mosquitia como reino independiente de
Colombia, lo que causó la natural indignación del país. Es como consecuencia del abierto apoyo
de Estados Unidos a la separación de Panamá, ‒incluso facilitada por la propia actitud inglesa,

14
En una visión objetiva de la política exterior colombiana es indispensable el conocimiento de la evolución y
dimensiones actuales del sistema interamericano, en el que Colombia ha contribuido como expresión de su
vocación americanista y de su apoyo y actitud consecuente con el multilateralismo, por lo que se recomienda
especialmente, enfatizar en el estudio de este tema en las cátedras de Derecho Internacional Público o Americano.
58

como se aprecia en los tratados celebrados entre Estados Unidos e Inglaterra‒, que se inicia el
siglo XX con un profundo deterioro en las relaciones, fue con la comentada divisa Respice Polum
concebida por don Marco Fidel Suárez, que se inicia un proceso de acercamiento.

Con la inauguración del Canal de Panamá, Estados Unidos inicia una activa política de
consolidación de los logros de su proceso expansionista. En Centro América y el Caribe practica
la denominada «diplomacia del dólar», sustituida en varias oportunidades por la «diplomacia
del garrote», la intervención, la ocupación militar, hasta que en las postrimerías de la II Guerra
Mundial se diseña con Franklin Delano Roosevelt la política de «Buena Vecindad» apoyada en
Colombia principalmente por el liberalismo.

La actitud hacia Colombia fue un tanto diferente, se privilegiaba la normalización de las


relaciones no solo por reducir el efecto de la actitud de los Estados Unidos hacia Colombia en
el proceso de separación de Panamá, lo que implicó la violación del Derecho Internacional y la
agresión militar, sino porque Colombia a pesar de disminuir su influencia geopolítica en el
Caribe y Centroamérica, podría ser la vía o conector para ampliar y consolidar la presencia de
Estados Unidos en Suramérica. En la práctica Colombia siempre desempeñó un papel como
conector de los Estados Unidos hacia Centro y Sur América, particularmente en el diseño de
las instituciones y acuerdos del Sistema Interamericano e incluso en el mismo proyecto de la
Alianza por el Progreso diseñado en el Gobierno del presidente Kennedy.

El Tratado Urrutia-Thompson. En 1922 se redacta la versión «primitiva» de este tratado en el


que en el artículo 1 se acogía el reclamo de Colombia y se expresaba «el sincero sentimiento»
de Estados Unidos por el menoscabo en las tradicionales cordiales relaciones. El Congreso de
Estados Unidos no aprobó esta versión del tratado, en 1922 cuando se aprueba atenuando la
anterior versión.

En el Tratado Urrutia-Thompson se reconoce a Colombia una indemnización de 25 millones de


dólares, (la danza de los millones), además de concederle algunos privilegios para transitar por
el Canal de Panamá, en la firma del tratado Esguerra-Bárcenas sobre la delimitación con
Nicaragua en 1928, también Estados Unidos adelantó una diplomacia a favor de Colombia.
59

Consecuencia también del espíritu de distención y cooperación es la denominada y comentada


Misión Kennemer, hacia 1923 ( en realidad fueron dos misiones), que inauguraron una fase de Commented [WU25]: inauguraron

cooperación técnica y de diseño de políticas de desarrollo que implicaron también organización


del sistema bancario y financiero del país, la adopción del patrón oro, el incremento de las
inversiones estadounidenses en sectores claves de la economía, petrolero, minero y bananero y
contemporáneamente se debilitaban los lazos comerciales con Inglaterra, (Drakonja, 2011).

Colombia en su discurso oficial exponía que «…posee las cualidades y condiciones de un buen
socio», el examen de la evolución de las relaciones con Estados Unidos evidencia en la práctica
una limitación de la soberanía o capacidad de ejercitar una política exterior autónoma y
equilibrada, lo que en la en la realidad significaba que no era un socio en igualdad de
condiciones, más bien una relación de dependencia que tenía implicaciones en la política
exterior hacia Suramérica, en efecto el excesivo alineamiento en el pasado con los Estados
Unidos, desde 1822, marcó una sucesión e cercanía y distanciamiento con países de la región.

En la referencia a la política exterior colombiana en la década de los treinta, menciona Drekonja


el abandono del liberalismo a su nacionalismo económico, para recibir la influencia de los
Estados Unidos, llegando así al principio dual de la «libre empresa y la solidaridad hemisférica»,
el iniciador de esta política fue el presidente liberal Enrique Olaya Herrera (1930-1934), período
en el que terminó la hegemonía del partido conservador instaurada en 1886 y luego se consolidó
la política de la nueva visión liberal durante el gobierno de Eduardo Santos (1938-1942), la que
con la política de Buena Vecindad, implementada por el presidente Franklin Delano Roosevelt
(en remplazo de la diplomacia del dólar y de la diplomacia del garrote), estrecha las relaciones
con Estados Unidos.

Ideológicamente el partido conservador mantenía más distancia frente a Estados Unidos, para
privilegiar el principio de la «hispanidad». Con la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos
afianza su presencia en América Latina, su zona natural de influencia, más aún cuando abandona
por segunda vez su neutralidad para entrar en el conflicto al lado de Inglaterra; esta situación
lleva a frenar las influencias de poderes europeos en sectores económicos como el caso de la
60

presencia alemana en la aviación civil. Al finalizar la Guerra, surge un nuevo orden mundial,
Estados Unidos victorioso, y abandona una divisa de su política exterior, la neutralidad.

Conviene aquí una mención a aspectos que marcaron o caracterizaron la influencia de los
Estados Unidos en la política exterior de Colombia, con el propósito de generar en los
estudiantes la preocupación por profundizar en el estudio y análisis de esta etapa tan activa como
trascendental en el comportamiento exterior de Colombia y que incluso tienen profunda
incidencia en la política exterior en la actualidad particularmente hacia los Estados Unidos y
América Latina. Las sesiones preparatorias de la Carta de San Francisco y la Conferencia misma
en la que se firmó la Carta de las Naciones Unidas, en las que la diplomacia colombiana jugó
un papel de primer orden (cita a pie de página, Zuleta Ángel).

El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), la constitución de la Organización


de Estados Americanos (OEA), sucesora de la Unión Panamericana en la que su último director
fue Alberto Lleras Camargo y luego el primer secretario general de la OEA.
‒La Carta de la OEA, suscrita en la IX Conferencia Interamericana de Bogotá‒, el envío de
tropas colombianas a la guerra de Corea, 1950 y posteriormente en 1956 en Suez y en el Sinaí
en 1982, la designación como país piloto para implementar la Alianza para el Progreso diseñado
durante el gobierno de John Kennedy, la actitud de Colombia en el proceso de expulsión de
Cuba de la OEA, al considerarse incompatible el nuevo régimen de orientación marxista-
leninista con el espíritu democrático de la Carta de la OEA; en la conformación de las
instituciones financieras, particularmente en el ingreso al Acuerdo General sobre Comercio y
Tarifas (GATT) en 1968 que aunque provisional, en 1979 se protocolizó la entrada definitiva,
marcó una actitud atípica en la constante de América Latina.

La anterior relación unida a la alineación de la política exterior colombiana a los Estados Unidos
desde el proceso mismo de reconocimiento de la independencia en 1822 y aún con los
desencuentros que tuvieron su punto culminante con la separación de Panamá, nos ayuda a
comprender la incidencia que esta relación ha tenido en la política exterior de Colombia hacia
América Latina.
61

Ciertamente la actitud realista del principio respice polum le permitió a Colombia adelantar,
una política exterior consistente, pero de bajo perfil, frente otras latitudes, autolimitándose así
las posibilidades de tender puentes, buscar acercamientos con otros poderes en procura de la
atención de los altos intereses nacionales.

La política exterior en la segunda mitad del siglo XX

La delimitación del territorio nacional

En concordancia y en aplicación del Uti possidetis juris de 1810, que fue uno de los pilares del Commented [WU26]: (¿está bien escrito?, POR FAVOR
REVISAR LO QUE ESTÁ ESCRITO EN LATÍN)
pensamiento internacional de Bolívar y por tanto expresión de la política exterior de la Gran
Colombia; Colombia a través del Ministerio de Relaciones Exteriores concentró buena parte de
su actividad en la delimitación del territorio nacional.

Colombia, posee 1 138 781 kilómetros cuadrados de superficie terrestre, en el transcurso de un Commented [WU27]: (las cantidades de más de 4 cifras se
dividen de 3 en 3 de derecha a izquierda, sin puntos, solo espacios;
siglo vio reducido en una tercera parte su espacio territorial, si partimos del hecho inicial de la en documentos de dinero sí se colocan puntos)

soberanía en la costa Mosquitia y la posterior separación de Panamá inducida por los Estados
Unidos, ( Anexo n.o 2, mapa sobre la delimitación de áreas terrestres y marítimas).

Fronteras terrestres
Venezuela
Tratado limítrofe:
Laudo del Rey de España del 16 de marzo de 1891;
arbitramento suizo del 24 de marzo de 1922
López de Mesa-Gil Borges, del 5 de abril de 1941

Descripción: se extiende desde Castilletes, en el departamento de la Guajira hasta la isla de


San José en el rio Negro, frente a la piedra del Cocuy en el departamento del Guainía.
Distancia: 2219 kms
Brasil
Tratado limítrofe:
• Vásquez Cobo-Martins del 24 de abril de 1907
62

• García Ortiz-Mangabeira del 15 de noviembre de 1928

Descripción: desde la isla de San José en el rio Negro frente a la piedra del Cocuy (departamento
de Guainía) hasta la desembocadura de la quebrada San Antonio con el río Amazonas
(departamento del Amazonas)
Distancia: 1645 kms
Perú
Tratado limítrofe:
Lozano-Salomón del 24 de marzo de 1922
Ratificado en el Protocolo de Río de Janeiro de 1934
Descripción: desde la desembocadura de la quebrada de San Antonio con el río Amazonas hasta
la confluencia del río Güepi en el Putumayo.
En este contexto cabe mencionar el arreglo fronterizo intrazonal, luego de operaciones militares
entre Colombia y Perú (1932-1933) el cual se dirimió con la intervención de la Sociedad de las
Naciones.
Distancia: 1626 km
Ecuador
Tratado limítrofe:
Suárez-Muñoz Vernaza del 15 de julio de 1916
Descripción: se extiende desde la confluencia de los ríos Güepí y Putumayo hasta el rio
Mataje en el departamento de Nariño en las costas del océano Pacífico.
Distancia: 586 kms
Panamá.
Tratado limítrofe:
Urrutia-Thompson en 1914
Vélez-Victoria del 20 de agosto de 1914
Descripción: desde cabo Tiburón (departamento del Chocó) en el mar Caribe hasta el punto
equidistante entre las puntas Cocalito y Ardita, océano Pacífico (en el departamento del Chocó).
Distancia: 266 kms

Fronteras marítimas
63

Venezuela

Tratado limítrofe sobre áreas marinas en proceso de delimitación. Colombia ha sido consecuente
con su voluntad al culminar el largo proceso de delimitación marítima, proponiendo la línea
media, la explotación conjunta o condominio, incluso con la posibilidad de recurrir a la Corte
Internacional de Justicia. El 14 de julio de 1990 se acuerda la creación de la Comisión
Presidencial Negociadora como instancia competente para negociar la delimitación de áreas
marinas y submarinas entre los dos países. Finalmente se llega a la hipótesis de Caraballeda;
veamos el contenido esencial de la misma.

La hipótesis de Caraballeda

Prolongado e intenso ha sido el esfuerzo diplomático colombiano por delimitar el mar territorial
y la plataforma submarina con Venezuela. Cavelier menciona que el primer contacto para iniciar
negociaciones sobre delimitación de la plataforma continental en el Golfo de Venezuela se
remonta a 1959 por parte del embajador de Venezuela en Naciones Unidas, Gil Borges, luego
vienen la visita de Carlos Lleras Restrepo y Virgilio Barco Vargas a Caracas en 1966, las
negociaciones preliminares en Caracas y Bogotá en 1966 y 1967, la visita del canciller
colombiano a Caracas en 1968, la Declaración de Sochagota de 1969, el modus operandi de
1969, el segundo modus operandi de 1979, hasta llegar el 21 de octubre de 1980, a la
denominada hipótesis de Caraballeda.

En la hipótesis de Caraballeda se delimita la frontera marítima comenzando por Castilletes,


siguiendo el paralelo de este nombre hasta encontrar la línea media entre las costas enfrentadas
de las penínsulas de La Guajira y de Paraguaná; de aquí sigue una línea recta en dirección norte
hasta un punto que se encuentra a tres millas del Monje del Sur y de aquí a otra línea recta que
sigue hacia el norte hasta la delimitación con las costas enfrentadas de un tercer Estado en el
mar Caribe.
64

Por este acuerdo Colombia cedería las doce millas del mar territorial de Los Monjes y Venezuela
cedería parte del mar territorial de los Monjes frente a La Guajira. La jurisdicción de Venezuela
se ampliaría en Paraguaná y Los Monjes y la de Colombia frente a la Guajira (Cavelier, 2007,
T. IV, p. 284).

Al culminar la redacción de este trabajo se tuvo conocimiento de la expedición del Decreto


1787 del Gobierno venezolano, el cual, motivado por el diferendo limítrofe de Venezuela con
Guyana, crea la «Zona Operativa de Defensa Integral Marítima e Integral Occidental». El
decreto incluye una arbitraria delimitación de las aguas en el denominado golfo de Venezuela,
en perjuicio de Colombia.

La situación planteada por Venezuela mediante la cual en un acto unilateral resuelve cerrar por
completo el golfo de Venezuela, de hecho niega los derechos de Colombia en la zona como
estado costero, conforme lo establecen todas las convenciones sobre derecho del mar; incluso
la de Naciones Unidas de 1982, que Colombia no ha ratificado, pero recordemos que la Corte
de la Haya aplica criterios expresados en la Convención ya que recogen la costumbre
internacional, fuente del derecho.

La Cancillería naturalmente dirigió a la Cancillería venezolana la correspondiente nota de


protesta en la que se le recuerda que la Comisión Presidencial Negociadora, establecida el 14
de julio de 1990 es la instancia competente para tratar la delimitación de áreas marinas y
submarinas entre los dos países; también solicita que se corrija el decreto en mención y que se
«privilegie la sensatez cuando se trata de temas tan delicados como los que contemplan la
soberanía y jurisdicción marítimas».

La reacción de los especialistas es clara y contundente en el sentido de la legalidad e


improcedencia de la actitud venezolana. Colombia tiene claro que tarea esencial de su política
exterior es la defensa de la integridad física del territorio nacional, independientemente de las
consideraciones políticas15.

15
Enrique Gaviria Liévano en el artículo «Colombia debe defender sus derechos», El Tiempo, 21 de junio de 2015,
sintetiza la posición de Colombia en el diferendo con Venezuela, así mismo el Editorial de El Tiempo
65

República Dominicana

Tratado limítrofe:
Liévano-Jiménez del 13 de enero de 1978
Descripción: áreas marinas y submarinas en el mar Caribe
Haití
Tratado limítrofe:
Liévamo-Brutus del 17 de febrero de 1978
Descripción: áreas marinas y submarinas en el mar Caribe
Jamaica
Tratado limítrofe:
Sanín-Robertson del 17 de febrero de 1978
Descripción: áreas marinas y submarinas en el mar Caribe
Honduras
Tratado limítrofe:
Ramírez-López del 2 de agosto de 1986
Descripción: áreas marinas y submarinas en el mar Caribe
Nicaragua
Tratado limítrofe:
Esguerra-Bárcenas del 24 de marzo de 1928
Acta de Canje del 5 de mayo de 1930, firmada en Managua
Descripción: Colombia reconoce a Nicaragua la costa de Mosquitos y las islas de Mangles. A
su vez Nicaragua reconoce a Colombia el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa
Catalina en el mar Caribe.

Mediante el Acta de Canje los dos países fijan, como frontera marítima el meridiano 82 de
Greenwich, quedando asignada a Colombia, de manera definitiva en su totalidad, el
Archipiélago de San Andrés Providencia y Santa Catalina, junto con todas las islas, islotes y

«Cuestionable provocación», 22 de junio, enfatiza en la necesidad de recurrir a los canales diplomáticos sin derivar
el tema de la defensa de la soberanía nacional a otros aspectos de las relaciones entre los dos países.
66

cayos que la conforman. Las consideraciones sobre el reciente fallo de la Corte Internacional de
Justicia de la Haya sobre el diferendo con Nicaragua se tratarán por separado en este mismo
trabajo.

Costa Rica
Tratado limítrofe:
Fernández-Faccio del 17 de marzo de 1977, en proceso de ratificación por Costa rica
Descripción: áreas marinas y submarinas en el mar Caribe y en el océano Pacífico.
Panamá
Tratado limítrofe:
Liévano-Boyd del 20 de noviembre de 1976
Descripción: áreas marinas y submarinas en el mar Caribe y en el océano Pacífico
Ecuador
Tratado limítrofe:
Liévano-Lucio del 23 de agosto de 1975
Descripción: áreas marinas y submarinas en el océano Pacífico
Estados Unidos
Tratado limítrofe:
Vásquez-Saccio del 8 de septiembre de 1972
Urrutia-Thompson del 6 de abril de 1914
Olaya Herrera-Kellog del 10 de abril de 1928
Descripción: con este tratado los Estados Unidos renunciaron a cualquier reclamación de
soberanía sobre los cayos de Quitasueño, Serra y Roncador en el mar Caribe.

En síntesis: el perímetro del territorio de Colombia es de 9242 km. La superficie terrestre es de


1 138 781kms, estando pendientes la delimitación de las áreas marinas con Venezuela, la
ratificación del Tratado con Costa Rica y la implementación del fallo de la Corte Internacional
de Justicia sobre el diferendo con Nicaragua.

A manera de acotación sobre el énfasis en la concertación de los tratados sobre límites marítimos
en la administración López Michelsen, cabe recordar que en el proyecto de política exterior se
67

consigna el propósito de llegar a la delimitación de las áreas marinas y submarinas con Panamá,
Costa Rica, Haití, República Dominicana y Ecuador; en esto se basaba López Michelsen para
expresar «Hemos recobrado y delimitado una superficie marina tan extensa como la superficie
territorial que recibimos el 7 de agosto de 1974».

Normatividad legal y ejecución de la política exterior

Normas constitucionales en materia de política exterior


El régimen político colombiano asigna al presidente de la República un amplío poder en materia
de política exterior y diplomacia, por supuesto con las responsabilidades funcionales de los
poderes legislativo y Judicial. Si bien en el proceso de diseño de la política exterior intervienen
entidades oficiales, diferentes al Ministerio de Relaciones Exteriores y los demás actores y
protagonistas del acontecer nacional, corresponde para efectos de este curso conocer el marco
constitucional en materia de política exterior.

Constitución Nacional. Preámbulo

El pueblo de Colombia, en ejercicio de su poder soberano, representado por sus


delegatarios a la Asamblea Nacional Constituyente invocando la protección de Dios, y
con el fin de fortalecer la unidad de la Nación y asegurar a sus integrantes la vida, la
convivencia, el trabajo, la justicia, la igualdad, el conocimiento, la libertad y la paz, dentro
de un marco jurídico, democrático y participativo que garantice un orden político,
económico y social justo, y comprometido a impulsar la integración de la comunidad
latinoamericana, decreta, y promulga la siguiente…

Artículo 2º. Son fines esenciales del estado: servir a la comunidad, promover la
prosperidad general y garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes
consagrados en la Constitución; facilitar la participación de todos en las decisiones que
los afectan y en la vida económica, política, administrativa y cultural de la nación;
defender la dependencia nacional, mantener la identidad territorial, y asegurar la
convivencia pacífica y la vigencia de un orden justo.
68

Las autoridades de la Republica están instituidas para proteger a todas las personas
residentes en Colombia, en su vida, honra, bienes, creencias y demás derechos y
libertades, y para asegurar el cumplimiento de los deberes sociales Estado y los
particulares (Ley 1014 de 2006).
Jurisprudencia: T-9 de 1992;T-426 de 1992; T-579 de 1994; C-309 de 1997

Artículo 9º. Las relaciones exteriores del Estado se fundamentan en la soberanía nacional,
en el respeto a la autodeterminación de los pueblos y en el reconocimiento de los
principios del derecho internacional aceptados por Colombia.
De igual manera la política exterior de Colombia se orientará hacia la integración
latinoamericana y del Caribe (preámbulo, 227) .
Jurisprudencia: T-523 de 1994; SU-510 de 1998

La actual coyuntura nacional, particularmente la situación del país frente a los compromisos
internacionales en materia de Derechos Humanos, Derecho Internacional Humanitario y
también la evolución de las conversaciones de Paz entre el Gobierno nacional y las Farc,
justifican incluir en la relación de artículos los que específicamente inciden en la política exterior
de Colombia, el Capítulo I De los derechos fundamentales, del Título II, De los Derechos y
Garantías y los Deberes, artículos, 11 al 41; el Capítulo 2 De los derechos sociales, económicos
y culturales; del Título II artículos 42 al 77; y el Capítulo 3 De los derechos colectivos y del
ambiente; del Título II, artículos 78 al 82 y el Capítulo 4, De la protección y aplicación de los
derechos; artículos 83 a 94.

Artículo 81 ‒ Queda prohibida la fabricación, importación, posesión y uso de armas


químicas, biológicas y nucleares, así como la introducción al territorio nacional de
residuos nucleares y desechos tóxicos.
El Estado regulará el ingreso al país y la salida de él de los recursos
genéticos, y su utilización, de acuerdo con el interés nacional.

Artículo 93
Los tratados y convenios internacionales ratificados por el Congreso (150
num.16), que reconocen los derechos humanos y que prohíben su limitación en los
estados de excepción (214 núm. 2), prevalecen en el orden interno. Los derechos y
69

deberes consagrados en esta Carta, de conformidad con los tratados


internacionales sobre derechos humanos ratificados por Colombia.

Adicionado. Legislativo 2 de 2001. Art. 1º. El Estado colombiano puede reconocer la


jurisdicción de la Corte Penal Internacional en los términos previstos en el Estatuto de Roma
adoptado el 17 de julio de 1998 por la Conferencia de Plenipotenciarios de las Naciones Unidas
y, consecuentemente, ratificar este tratado de acuerdo con el procedimiento establecido en esta
Constitución. La admisión de un tratamiento diferente en materias sustanciales por parte del
Estatuto de Roma con respecto a las garantías contenidas en la Constitución tendrá efectos
exclusivamente dentro del ámbito de la materia regulada en él (Ley 742 de 2001).

Artículo 94- La enunciación de los derechos y garantías contenidos en la Constitución y en los


convenios internacionales vigentes, no deben entenderse como negación de otros, que,
inherentes a la persona humana, no figuren expresamente en ellos.

Artículo 95 (3) ‒ La calidad de colombiano enaltece a todos los miembros de la comunidad


nacional. Todos están en el deber de engrandecerla y dignificarla. El ejercicio de los derechos y
libertades reconocidos en esta constitución implica responsabilidades.
….
3. Respetar y apoyar a las autoridades democráticas constituidas para mantener la independencia
y la integridad nacionales.
Artículo 96 Modificado. Acto Legislativo 1 de 2002, Art. 1º
Son nacionales colombianos
1. Por nacimiento:
a) Los naturales de Colombia, que [sic] con una de dos condiciones: que el padre o la madre Commented [PESR28]: ¿¿¿¿???

hayan sido naturales o nacionales colombianos o que, siendo hijos de extranjeros, alguno de sus
padres estuviere domiciliado en la república en el momento del nacimiento y,
b) Los hijos de padre o madre colombianos que hubieren nacido en tierra extranjera y luego se
domiciliaren en territorio colombiano o se registraren en una oficina consular de la república.

2. Por adopción:
a) Los extranjeros que soliciten y obtengan carta de naturalización [189 núm. 28] [189 núm. 28],
de acuerdo con la ley, la cual establecerá los casos en los cuales se pierde la nacionalidad
colombiana por adopción;
70

b) los latinoamericanos y del Caribe por nacimiento domiciliados en Colombia, que con
autorización del gobierno y de acuerdo con la ley y el principio de reciprocidad, pidan ser
inscritos como colombianos ante la municipalidad donde se establecieren, y
c) Los miembros de los pueblos indígenas que comparten territorios fronterizos, con aplicación
del principio de reciprocidad según tratados públicos [7º].

Ningún colombiano por nacimiento podrá ser privado de su nacionalidad. La calidad de


nacional colombiano no se pierde por el hecho de adquirir otra nacionalidad. Los
nacionales por adopción no estarán obligados a renunciar a su nacionalidad de origen o
adopción. Quienes hayan renunciado a la nacionalidad colombiana podrán recobrarla con
arreglo a la ley [ley 43 de 1993}.
Jurisprudencia: T-580 de 1994.

Artículo 97 ‒ El colombiano aunque haya renunciado a la calidad de nacional, que actúe


contra los intereses del país en guerra exterior contra Colombia, será juzgado y penado
como traidor. Los colombianos por adopción y los extranjeros domiciliados en Colombia,
no podrán ser obligados a tomar las armas contra su país de origen; tampoco lo serán los
colombianos nacionalizados en país extranjero, contra el país de su nueva nacionalidad

Artículo 98 ‒ La ciudadanía se pierde de hecho cuando se ha renunciado a la nacionalidad,


y su ejercicio se puede suspender en virtud de decisión judicial en los casos que determine
la ley, quienes hayan sido suspendidos en el ejercicio de la ciudadanía, podrán solicitar
su rehabilitación.

Parágrafo ‒ Mientras la ley decida otra edad, la ciudadanía se ejercerá a partir de los
dieciocho años.

La normatividad constitucional y legal en materia de nacionalidad está en concordancia con las


normas pertinentes del Derecho Internacional privado: el ius soli, el ius domicili y el ius
sanguinis, así como con las denominadas reglas de oro: Toda persona debe tener una
nacionalidad, no se le puede obligar a renunciar a su nacionalidad y es libre de optar por una
nacionalidad, normas orientadas en general a abolir el fenómeno de la apatridia fortaleciendo el
vínculo efectivo de la persona con su nacionalidad.
71

Artículo 101 ‒ Los límites de Colombia son los establecidos en los tratados
internacionales aprobados por el Congreso [150 núm. 61] debidamente ratificados por el
presidente de la República, y los definidos por los laudos arbitrales en que sea parte la
nación.

Los límites señalados en la forma prevista por esta Constitución, sólo podrán modificarse
en virtud de tratados aprobados por el Congreso, debidamente ratificados por el
Presidente de la República.

Forman parte de Colombia, además del territorio continental, el archipiélago de San


Andrés, Providencia y Santa Catalina [109, 310], la isla de Malpelo, además de las islas,
islotes, cayos, morros y bancos que le pertenecen.

También son parte de Colombia, el subsuelo [332, el mar territorial, la zona contigua, la
plataforma continental, la zona económica exclusiva, el espacio aéreo, el segmento de
órbita geoestacionaria, el espectro electromagnético [75] y el espacio donde actúa, de
conformidad con el derecho internacional o con las leyes colombianas a falta de normas
internacionales [leyes 191 de 1995; 633 de 2000; 681 de 2001; 843 de 2003].
Jurisprudencia. T-484 de 1994; C-191 de 1998

Artículo 115 ‒ Del presidente de la República


El presidente de la República es jefe de Estado, jefe de gobierno y suprema autoridad
administrativa [189 párr. 1º]

El gobierno nacional está formado por el presidente de la república, los ministros del
despacho y los directores de departamentos administrativos.
El presidente y el ministro o director del departamento correspondientes, en cada negocio
particular, constituyen el gobierno [208]

Ningún acto del presidente, excepto el de nombramiento y remoción de ministros y


directores de departamentos administrativos [189 núm. 1] y aquellos expedidos en su
calidad de jefe de Estado y de suprema autoridad administrativa, tendrá valor ni fuera
alguna mientras no sea suscrito y comunicado por el ministro del ramo respectivo o por
72

el director del departamento administrativo correspondiente, quienes, por el mismo


hecho, se hacen responsables
……

Artículo 136 (2) ‒ Se prohíbe al Congreso y cada una de sus cámaras:


2. Exigir al gobierno información sobre instrucciones es materia diplomática o sobre
negociaciones de carácter reservado.

Este artículo ha sido objeto de diversos análisis en la opinión pública y académica, con motivo
del Fallo de la Corte de La Haya sobre el diferendo con Nicaragua, en efecto, en las diferentes
posturas, se consideró la posibilidad de pedir las actas de la Comisión Asesora de Relaciones
Exteriores de las sesiones en la que se consideró el diferendo con Nicaragua en la Corte de La
Haya, lo cual hubiera sido contraproducente, no solo porque el conocimiento de las mismas no
tenía impacto alguno en la sentencia de la CIJ, sino porque se desvirtuaría la naturaleza misma
de la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores, ‒asesorar conceptuar‒ con efectos negativos
hacia el futuro, en efecto, es de vigencia en los regímenes políticos democráticos.

Valga aquí la observación, que en manera laguna se está privilegiando o justificando la


diplomacia secreta, incompatible en un régimen político de estirpe democrática, en lo que
debemos enfatizar es en el carácter «asesor» de la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores,
esto es, orientar, conceptuar sobre temas inherentes a la proyección de las relaciones exteriores
de Colombia, teniendo en cuenta la facultad o poder presidencial como jefe de Estado de
Gobierno y que la diplomacia de suyo, esto debe ser reservada, confidencial, discreta, hasta que
se produzcan sus resultados.

Artículo 150 (16 ‒ Corresponde al Congreso hacer las leyes. Por medio de ellas ejerce
las siguientes funciones:

Aprobar o improbar los tratados que el Gobierno celebre con otros Estados o con
entidades de derecho internacional [189 núm. 2, 224,241 núm. 101]. Por medio de dichos
tratados podrá el Estado, sobre bases de equidad, reciprocidad y conveniencia nacional,
transferir parcialmente determinadas atribuciones a organismos internacionales, que
73

tengan por objeto promover o consolidar la integración económica con otros Estados
[226, 227].

Artículo 173 (4-5) Son atribuciones del Senado:


4. Permitir el tránsito de tropas extranjeras por el territorio de la República.
5. Autorizar al gobierno para declarar la guerra a otra nación.

Artículo 189 (2). ‒ Corresponde al presidente de la república como jefe de Estado, jefe
de gobierno y suprema autoridad administrativa

2. Dirigir las relaciones internacionales. Nombrar a los agentes diplomáticos y consulares,


recibir a los agentes respectivos y celebrar con otros Estados y entidades de derecho
internacional, tratados o convenios que se someterán a la aprobación del Congreso.

Artículo 224 ‒ Los tratados para su validez, deberán ser aprobados por el Congreso [150
núm. 16]. Sin embargo, el presidente de la república podrá dar aplicación provisional a
los tratados de naturaleza económica y comercial acordados en el ámbito de organismos
internacionales, que así lo dispongan [189 núm. 2]. En este caso tan pronto como un
tratado entre en vigor provisionalmente, deberá enviarse a Congreso para su aprobación.
Si el Congreso no lo aprueba, se suspenderá la aplicación del tratado.
Jurisprudencia: C-400 de 1998

Artículo 225 - La Comisión Asesora de Relaciones Exteriores cuya composición será


determinada por la ley, es cuerpo consultivo del presidente de la república. [Ley 68 de
1993).
Jurisprudencia: T-225 de 1993

Artículo 227 ‒ El Estado promoverá la integración económica, social y política con las
demás naciones y especialmente, con los países de América Latina y del Caribe [9º párr..
2º] mediante la celebración de tratados que sobre bases de equidad, igualdad y
reciprocidad, creen organismos supranacionales [150 núm. 16], inclusive para conformar
una comunidad latinoamericana de naciones. La ley podrá establecer elecciones directas
[260] para la constitución del Parlamento Andino y del Parlamento Latinoamericano.
Jurisprudencia: C-384 de 1997; C-1050 de 2000; C-673 de 2001
74

Artículo 241 (10). A la Corte Constitucional se le confía la guarda de la integridad y


supremacía de la Constitución [4º], en los estrictos y precisos términos de este artículo.
Con tal fin, cumplirá las siguientes funciones:
10. Decidir definitivamente sobre la exequibilidad de los tratados internacionales y de las
leyes que los aprueben [150 núm. 16]. Con tal fin, el gobierno los remitirá a la Corte,
dentro de los seis días siguientes a la sanción de la ley [189. Núm.9]. Cualquier ciudadano
podrá intervenir para defender o impugnar su constitucionalidad. Si la Corte los declara
constitucionales, el gobierno podrá efectuar el canje de notas; en caso contrario no serán
ratificados, Cuando una o varias normas de un tratado multilateral sean declaradas
inexequibles por la Corte Constitucional, el presidente de la República solo podrá
manifestar el consentimiento formulando la correspondiente reserva.

Artículo 289. ‒ Por mandato de la ley, los departamentos y municipios ubicados en zonas
fronterizas, podrán adelantar directamente con la entidad territorial limítrofe del país
vecino, de igual nivel, programas de cooperación e integración, dirigidos a fomentar
desarrollo comunitario, la prestación de servicios públicos y la preservación del ambiente.
[80 párr. 3º].
Jurisprudencia: T-394 de 199716

El Ministerio de Relaciones Exteriores

De acuerdo al artículo 115 de la Constitución Nacional para efectos de las relaciones exteriores
el Gobierno está conformado por el presidente de la República y el ministro o ministra de
Relaciones Exteriores. Igualmente deben tenerse en cuenta los artículos de la CN que se
relacionen en el presente documento y que contienen expresas disposiciones en materia de
política exterior.

Principios rectores, misión, visión, objetivo

16
Consultar Colombia. Departamento Nacional de Planeación «Diseñar una política exterior acorde con un mundo
en transformación». 2019 Visión Colombia II Centenario. Propuesta para discusión. Bogotá: Editorial Planeta.
2015. p. 345-352).
75

Principios rectores

En el prólogo de la canciller María Ángela Holguín en el libro Colombia en el Consejo de


Seguridad de las Naciones Unidas 2011-2012 recuerda que la participación de Colombia en las
Naciones Unidas está guiada por el compromiso de Colombia con y por los principios rectores
de su política exterior, el respeto a la igualdad soberana de los Estados, la independencia política,
la libre determinación de los pueblos, la no injerencia en los asuntos internos, la promoción y
protección de los derechos humanos, el respeto a los principios y a las normas de derecho
internacional y la solución pacífica de controversias. (Colombia en el CS UN. 2012)

Misión

Promover los intereses nacionales mediante el fortalecimiento y diversificación geográfica y


temática de la política exterior y fomentar los vínculos con los colombianos en el exterior.

Visión

En el 2014, Colombia habrá fortalecido su liderazgo político y de cooperación en la región,


transformando la agenda con los socios tradicionales, ampliando las relaciones bilaterales hacia
regiones como Asia y el Pacífico, y prestará un servicio eficiente y efectivo al ciudadano.

Objetivo

El Ministerio de Relaciones Exteriores es el organismo rector del Sector Administrativo de


Relaciones Exteriores y le corresponde, bajo la dirección del presidente de la República, formular,
planear, coordinar, ejecutar y evaluar la política exterior de Colombia, las relaciones
internacionales y administrar el servicio exterior de la República.

Objetivos estratégicos
76

Generar y aprovechar escenarios para el posicionamiento de Colombia en las dinámicas y


temáticas mundiales.
Avanzar hacia la inserción efectiva en los ejes de integración y desarrollo.
Impulsar la política migratoria y fortalecer el servicio al ciudadano.
Fortalecer institucionalmente la cancillería.
Implementar herramientas y modelos que permitan mejorar la eficacia, eficiencia y efectividad
del Sistema Integral de Gestión.
Desarrollar y fortalecer las habilidades, aptitudes y conocimiento de los funcionarios con el fin
de lograr la pertinencia, compromiso y competitividad de los mismos, con miras a enfrentar los
retos y oportunidades que ofrece el Sistema Internacional. (Cancillería. Gov.co.
planeación).(www.Cancilleria. Gov.co. planeación)

Estrategias generales

Para cumplir con su crecimiento institucional, el Ministerio de Relaciones Exteriores se propone


cuatro estrategias, dentro del Plan Estratégico: reformar la Carrera Diplomática y Consular,
rediseñar institucionalmente a la Cancillería, desarrollar un proceso de transformación
organizacional y cultural, y apoyar la creación y consolidación de la Agencia para la Defensa
Jurídica del Estado (MRREE, 210:10 en Pastrana y Vera, 2012).
Sobre las tres primeras estrategias son contantes y evidentes las mejoras y desarrollo de proyectos
inherentes a las mismas.
Es pertinente referirnos a la cuarta estrategia que ha generado especial interés en los medios
analíticos y académicos, las tensiones que se generan entre el gobierno y los representantes
jurídicos y las ONG que apoyan a las víctimas del conflicto armado, a propósito de las condenas
al Estado colombiano por la violación de DIH, ya sea por conexión u omisión.

Funciones

El Ministerio de Relaciones Exteriores tendrá, además de las funciones que determina el


Artículo 59 de la Ley 489 de 1998, las siguientes:
1. Formular y proponer al Presidente de la República la política exterior del Estado
colombiano.
2. Ejecutar, de manera directa o a través de las distintas entidades y organismos del
Estado, la política exterior del Estado colombiano.
77

3. Evaluar la política exterior del Estado colombiano y proponer los ajustes y


modificaciones que correspondan.
4. Mantener, en atención a las necesidades e intereses del país, relaciones de todo orden
con los demás Estados y Organismos Internacionales, directamente o por medio de las
Misiones Diplomáticas y Oficinas Consulares colombianas acreditadas en el exterior.
5. Promover y salvaguardar los intereses del país y de sus nacionales ante los demás
Estados, organismos y mecanismos Internacionales y ante la Comunidad Internacional.
6. Ejercer como interlocutor, coordinador y enlace para todas las gestiones oficiales que
se adelanten entre las entidades gubernamentales y los gobiernos de otros países, así como
con los organismos y mecanismos internacionales.
7. Participar en la formulación, orientación, integración y armonización de las políticas y
programas sectoriales que competen a las diferentes entidades del Estado, cuando tengan
relación con la política exterior.
8. Articular las acciones de las distintas entidades del Estado en todos sus niveles y de los
particulares cuando sea del caso, en lo que concierne a las relaciones internacionales y la
política exterior del país, en los ámbitos de la política, la seguridad, la economía y el
comercio, el desarrollo social, la cultura, el medio ambiente, los derechos humanos, el
derecho internacional humanitario, la ciencia y la tecnología y la cooperación
internacional, con fundamento en principios de equidad, reciprocidad y conveniencia
nacional.
9. Otorgar el concepto previo para la negociación y celebración de tratados, acuerdos y
convenios internacionales, sin perjuicio de las atribuciones constitucionales del Jefe de
Estado en la dirección de las relaciones internacionales.
10. Participar en los procesos de negociación, con la cooperación de otras entidades
nacionales o territoriales, si es del caso, de instrumentos internacionales, así como hacer
su seguimiento, evaluar sus resultados y verificar de manera permanente su
cumplimiento.
11. Promover y fortalecer la capacidad negociadora de Colombia en relación con los
demás sujetos de Derecho Internacional.
12. Participar en la formulación y en la ejecución de la política de comercio exterior y de
integración comercial en todos sus aspectos.
13. Orientar y formular la política de cooperación internacional en sus diferentes
modalidades y evaluar su ejecución.
78

14. Conformar y definir, en consulta con las autoridades sectoriales correspondientes, el


nivel de las delegaciones que representen al país en las reuniones internacionales de
carácter bilateral y multilateral.
15. Presidir las delegaciones que representen al país, cuando así lo disponga el Presidente
de la República, en las reuniones de carácter bilateral y multilateral o encomendar dicha
función, cuando a ello hubiere lugar, a otras entidades.
16. Administrar el Servicio Exterior de la República y adoptar las medidas necesarias
para que opere de conformidad con los lineamientos y prioridades de la política exterior.
17. Formular, orientar, ejecutar y evaluar la política migratoria de Colombia y otorgar las
autorizaciones de ingreso de extranjeros al país, en coordinación con el Departamento
Administrativo de Seguridad.
18. Formular, orientar, ejecutar y evaluar la política exterior en materia de integración y
desarrollo fronterizo, en coordinación con las autoridades sectoriales del orden nacional
y territorial, cuando sea del caso.
19. Impulsar, articular, financiar o cofinanciar la implementación de programas y
proyectos de desarrollo e integración fronteriza en coordinación con las autoridades
sectoriales del orden nacional, las entidades territoriales y los organismos de cooperación
internacional competentes para la ejecución de los mismos, de acuerdo con lo que
determine el Plan Nacional de Desarrollo.
20. Formular y ejecutar actividades de protección de los derechos de los colombianos en
el exterior y ejercer las acciones pertinentes ante las autoridades del país donde se
encuentren, de conformidad con los principios y normas del Derecho Internacional.
21. Aplicar el régimen de privilegios e inmunidades a los cuales se ha comprometido el
Estado colombiano.
22. Tramitar la naturalización de extranjeros y aplicar el régimen legal de nacionalidad
en lo pertinente.
23. Expedir los pasaportes y autorizar mediante convenios con otras entidades públicas,
su expedición, cuando lo estime necesario.
24. Actuar como Secretaría Técnica de la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores.
25. Ejercer las demás atribuciones que le confiera la ley o le delegue el Presidente de la
República.
Nota: La función de formulación, orientación, ejecución y evaluación de la política
migratoria de Colombia y de otorgamiento de las autorizaciones de ingreso de extranjeros
al país contenida en el Numeral 17, artículo 3° del Decreto 3355 de 2009, a partir de la
79

entrada en vigencia del Decreto 4062 de 2011, se efectúa en coordinación con la Unidad
Administrativa Especial de Migración Colombia, entidad que reemplazó al Departamento
Administrativo de Seguridad.
A raíz de la supresión del Departamento Administrativo de Seguridad -DAS-, los
Objetivos y funciones referentes a la vigilancia y control migratorio y de extranjería,
fueron trasladados a la Unidad Administrativa Especial Migración
Colombia.(www.cancilleria.gov.co.planeación)
80

Estructura, organigrama

1. Despacho del Ministro de Relaciones Exteriores. Adscritos directamente al Despacho la


Dirección de Protocolo, La Dirección de Asuntos Jurídicos Internacionales, La dirección de la
Academia Diplomática y la Oficina Asesora de Planeación y Desarrollo Organizacional.
2. Viceministerio de Relaciones Exteriores, Direcciones de América, Europa, Asia, África y
Oceanía, y de Soberana Territorial y Desarrollo Fronterizo.
3. Viceministerio de Asuntos Multilaterales, con la Dirección de Asuntos Políticos Multilaterales;
Dirección de Asuntos Económicos, Sociales y Ambientales Multilaterales, Dirección de Derechos
Humanos y Derecho Internacional Humanitario, Dirección de Cooperación Internacional;
Dirección de Asuntos Culturales y Dirección de Mecanismos de Concertación e Integración
Regionales.
4.Secretaria General con la Dirección de Talento Humano; Dirección Administrativa y
Financiera; Dirección de Asuntos Migratorios, Consulares y de Servicio al Ciudadano; Dirección
de Gestión e Información y Tecnología; Oficina Asesora Jurídica Interna y Oficina de Control
Disciplinario Interno.
5. Organismos de Asesoría y Coordinación: la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores,
Comité Técnico para la Organización y Funcionamiento de las Misiones Diplomáticas y
Consulares; Consejo Académico de la Academia Diplomática, Comité de Coordinación del
sistema de Control Interno; Comisión de Personal de la carrera Diplomática y Consular, Comisión
de Personal de la Carrera Administrativa y Comité Sectorial de Desarrollo Administrativo.
El Anexo n.o 3: Organigrama del Ministerio de Relaciones Exteriores (www.cancilleria.gov.co.
planeación

El servicio exterior

El Decreto 274 del 2000 «Por el cual se regula el Servicio Exterior de la República y la Carrera
Diplomática y Consular» «entiende por servicio exterior la actividad administrada por el
Ministerio de Relaciones Exteriores, en desarrollo de la política exterior de Colombia, dentro
81

o fuera del territorio de la República, con el fin de representar los intereses del Estado y de
proteger y asistir a sus nacionales en el exterior»17.
Los cargos en el Ministerio de Relaciones Exteriores se clasifican en cargos de libre
nombramiento y remoción, de Carrera Diplomática y Consular y de Carrera Administrativa.

Con frecuencia se formulan críticas al servicio exterior colombiano en estudios especializados


sobre la política exterior colombiana, lo cual no siempre es exacto u objetivo. Si, si se trata de
funcionarios de libre nombramiento, se suple con ellos la necesidad de funcionarios
especializados o de gran experiencia en asuntos internacionales, funcionarios de este nivel han
prestado con idoneidad, una gran contribución a la consecución de los objetivos de la política
exterior. En cuanto a los funcionarios administrativos, su experiencia y conocimiento del
quehacer administrativo del Ministerio incluyendo las misiones diplomáticas y consulares es
de esencial importancia, lo ideal sería la existencia de una carrera administrativa del Servicio
Exterior.

En cuanto a los funcionarios de Carrera Diplomática y Consular, carrera especial administrada


por el Ministerio de Relaciones Exteriores, es evidente el desarrollo progresivo de los
mecanismos de selección y formación en procura de lograr la idoneidad requerida para un
ejercicio profesional a la altura de las necesidades del país en materia de ejecución de la política
exterior. El proceso de formación se inicia desde la convocatoria a nivel nacional para la
selección de profesionales que mediante concurso público inicien un año de formación
diplomática, previo a la inscripción en el escalafón de la Carrera Diplomática y Consular, en
la que se asciende en razón del mérito.

En esta breve consideración sobre el servicio exterior es preciso hacer referencia a que en
procura del consenso en materia de política exterior «se recurra a ´pagar apoyos políticos´
utilizando el inadecuado marco legal vigente que autoriza al Presidente a nombrar a discreción
80 % de los embajadores sin considerar su preparación, legitimidad o idoneidad» (Pastrana y
Vera, 2012, p. 64).

17
Artículo 3 del Decreto-Ley 274 del 2000 por el cual se regula el Servicio Exterior de la República y la Carrera
Diplomática y Consular. Este Decreto-Ley junto con el Decreto 3355 del 2009 constituyen en su conjunto el
estatuto de la Carrera Diplomática y Consular
82

Es preciso hacer una breve referencia a la función de la Academia Diplomática Augusto


Ramírez Ocampo. El Decreto 3355 del 2009 señala las funciones de la Academia Diplomática
como órgano encargado de la selección, formación y capacitación de los funcionarios de la
Carrera Diplomática y Consular y en general del servicio exterior. La Academia ha venido
adelantando una constante y progresiva labor de superación y consolidación como centro de
pensamiento con miras a contar con un servicio exterior altamente calificado. En este sentido
tiene suscritos varios acuerdos y convenios de cooperación con academias diplomáticas de otros
países, centros de pensamiento y análisis, así como convenios con universidades e instituciones
académicas nacionales.

Desde 1980 en desarrollo del Convenio de Cooperación Académica entre Colombia y Francia
se creó el Instituto de Estudios para el Desarrollo, el cual con un convenio interinstitucional con
la Universidad Externado de Colombia confiere la Maestría en Análisis de Problemas Políticos
Económicos e Internacionales Contemporáneos.

Comisiones, consejos y comités de asesoría y coordinación

Existen varias comisiones, consejos y comités con responsabilidades funcionales específicas: la


Comisión Asesora de Relaciones Exteriores; el Comité Técnico para la Organización y
Funcionamiento de las Misiones Diplomáticas y Consulares, el Consejo Académico de la
Academia Diplomática; el Comité de Coordinación del Sistema de Control Interno; la Comisión
de Personal de Carrera Diplomática y Consular; la Comisión de Personal de Carrera
Administrativa y el Comité Institucional de Desarrollo Administrativo.

La Comisión Asesora de Relaciones Exteriores

La Comisión Asesora de Relaciones Exteriores, de creación constitucional, artículo 225, es


cuerpo consultivo del presidente de la República. La Ley 68 de 1993 determina sus funciones
y su estructura. En su función consultiva estudiará los asuntos que el Presidente someta a su
consideración, entre otros: Asuntos de política internacional de Colombia; negociaciones
83

diplomáticas y celebración de tratados públicos; seguridad exterior de la República; límites


terrestres y marítimos, espacio aéreo, mar territorial, zona contigua y plataforma continental;
reglamentación de la Carrera Diplomática y Consular y proyectos de ley sobre materias propias
del ramo de relaciones exteriores.

Integración: los expresidentes de la República elegidos por voto popular, 2. Doce miembros
elegidos de los integrantes de las comisiones segundas constitucionales: Tres por el Senado
pleno, con sus respectivos suplentes y tres por el pleno de la Cámara de Representantes con sus
respectivos suplentes, 3. Dos miembros designados por el presidente de la República. El
vicepresidente de la República asistirá con voz a las reuniones de la Comisión. El Ministerio de
Relaciones Exteriores será la Secretaria Técnica de la Comisión Asesora.

A propósito del fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre el diferendo con
Nicaragua, se presentaron debates sobre la conveniencia de publicar las actas de las sesiones
en las que la Comisión Asesora se ocupó del litigio. Esta posibilidad desdibujaría la esencia de
ser un cuerpo asesor o consultivo del presidente de la República. Históricamente la Comisión
Asesora le ha prestado grandes servicios al país al plantear con objetividad un ejercicio político
y diplomático fuera de los vaivenes partidistas, y orientado, esencialmente, en razón del mejor
desempeño o logro de la política exterior colombiana.

Visión general de la política exterior en las décadas finales del siglo XX

Hemos anotado cómo Colombia ha tenido un protagonismo en aspectos cruciales de la


conformación de las instituciones del Sistema Interamericano, especialmente en las instituciones
financieras y de desarrollo, a pesar de la constante de su singular enclaustramiento.

La segunda mitad del siglo XX se inicia con graves convulsiones internas, el país padece las
consecuencias del denominado «Bogotazo» que hace referencia a la destrucción y violencia
originada en el asesinato del caudillo liberal Jorge Eliecer Gaitán en plena IX Conferencia
Interamericana en Bogotá, en la que precisamente se crea la OEA y se suscriben otros
importantes instrumentos que constituyen piedras angulares del Sistema Interamericano. Surge
84

la guerrilla liberal que con el transcurso de los años de transformó en la subversión armada
adoptando ideologías revolucionarias que tienen apoyo y guía con el triunfo de la revolución
de corte marxista-leninista en Cuba el 1.o de enero de 1959.

Para apreciar la dimensión de lo que esto significa cabe recordar la definitiva influencia que los
factores internos en sus diferentes manifestaciones –sociales, económicas, militares,
gubernamentales‒ tienen en la política y que esta se articulaba inexorablemente con el esquema
bipolar vigente en el mundo, Guerra Fría, en el que el concepto de seguridad nacional, para los
países que como Colombia gravitaban en la órbita de Washington, se basaba precisamente en la
contención de la amenaza de las ideologías comunistas.

Colombia, hacia la década de los setenta, cuando culmina el Frente Nacional, iniciado en 1958
y con el que puso fin a la dictadura militar y al gobierno de transición de la Junta Militar (1957-
58), su prioridad era la consolidación institucional en medio de difíciles circunstancias internas,
inicia una acción más activa en política exterior, especialmente hacia los Estados Unidos y a
tener mayor participación en organismos y grupos de concertación económica. Adelanta
entonces una esfuerzo por superar una constante low-profile en política exterior incluso se hacía
referencia por parte de analistas y académicos a una política exterior inexistente o a un «un
enanismo autoimpuesto» como lo anota Drekonja citando a Bagley18.

López Michelsen, canciller en el gobierno de Carlos Lleras Restrepo (1966-1970) y


posteriormente presidente de Colombia, (1974-1978), con su agudo y autorizado bagaje
intelectual, acuña la frase El Tíbet de Suramérica que plasma la ausencia exterior y el
enclaustramiento del país, a pesar de cíclicas actitudes de liderazgo, principalmente en la
conformación de las instituciones del Sistema Interamericano e incluso en la misma Conferencia
de San Francisco que dio origen a las Naciones Unidas. Propone López Michelsen el principio
Respice similia, mirar hacia los semejantes, hacia otros lados, diversificar las relaciones
exteriores sin desatender los vínculos con los Estados Unidos.

18
Los presidentes del Frente Nacional, alternación de los partidos liberal y conservador en el poder Alberto Leras
Camargo, 1958-1962; Guillermo León Valencia, 1962-1966, Carlos Lleras Restrepo, 1966-1970 y Misael Pastrana
Borrero, 1970-1974.
85

En el gobierno de Carlos Lleras Restrepo (1966-1970) se acogieron las recomendaciones de la


Comisión Económica para América Latina (Cepal) y se enfatizó, por tanto en impulsar los
procesos de integración económica regional (Suscripción de Acuerdo de Cartagena que originó
el Pacto Andino: Colombia, Bolivia Ecuador, Chile y Venezuela), así como la diversificación
y promoción de las exportaciones, lo que implicaba una política aperturista, en contravía de las
recomendaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) que presentó un balance favorable
para Colombia, particularmente cuando se registran excedentes en divisas Pacto Andino,
expide el Decreto 444 sobre el Estatuto de capitales.

Es precisamente durante el gobierno de Lleras Restrepo, liberal, cuando Alfonso López


Michelsen que había fundado el Movimiento Revolucionario Liberal (MRL), regresa al
oficialismo liberal y es designado ministro de Relaciones Exteriores (1968-1970) y acuña, en
contraposición a la frase Respice polum de Marco Fidel Suárez, la de Respice similia, (mirar a
los semejantes).

Expresión del esfuerzo por una política exterior más autónoma es la actitud valerosa y coherente
de Carlos Lleras al oponerse a los dictámenes del FMI en materia de política comercial. La frase
del canciller López Michelsen, tuvo el doble significado de darle una plataforma ideológica a la
política exterior al tiempo que constituía un apoyo de especial significado a los esfuerzos por
diseñar y consolidar una política exterior latinoamericana lo que implicaba también actualizar
las instituciones del sistema interamericano particularmente en materia económica
organizándose grupos subregionales.

López Michelsen es elegido presidente para el período 1974-1978. Su proyecto de política


exterior siguiendo a Drekonja a) universalizar las relaciones diplomáticas, b) Desempeñar un
papel dentro del grupo de países que en 1974-1975 rompieron el bloqueo frente a Cuba, c)
Reforzar el desempeño de Colombia en los No Alineados, d) Delimitar las áreas marinas y
submarinas con los vecinos Panamá, Costa Rica, Haití, República Dominicana y Ecuador, e)
Participar en la discusión y construcción del nuevo orden económico internacional (un asunto
que reviste dimensiones históricas para Colombia, en su calidad de exportador de café, y al que
ya se había anticipado Luis López de Mesa, el sociólogo y titular de la cartera de Relaciones
86

Exteriores entre 1938 y 1941, con su idea de que se debería llegar a una equidad económica
internacional cuando se hiciese realidad la adecuada proporción entre las economías productoras
de materias primas [tipo Iberoamérica] y las transformadoras de ellas [tipo Europa]), f) Apoyar,
con América Latina la defensa de los derechos del Canal de Panamá, en asocio con Venezuela
y Costa Rica, y para que el privilegio de Colombia de transitar por el canal de Panamá dejara de
ser una concesión imperial (Tratado Urrutia-Thompson) y se convirtiera en un «acto libre y
soberano» entre dos Estados soberanos (Panamá y Colombia), g) Incrementar el papel de
Colombia en la Unctad y en el Grupo de los 77, y h)Intensificar el papel de Colombia en el
Consejo de las Naciones Unidas para África sudoccidental «Namibia» (Naciones Unidas 1980).
(Drekonja, 2011. p. 63).

Durante el gobierno de Julio César Turbay Ayala, 19781982, la política exterior se vio
favorecida por el prestigio de la Política Exterior de López Michelsen y de su canciller Indalecio
Liévano Aguirre. El canciller del presidente Turbay, Diego Uribe Vargas, prosigue en el
propósito de la diversificación internacional, se busca un acercamiento con el Movimiento de
los Países No Alineados, participando como observador en la reunión cumbre de La Habana
en septiembre de 1979, también se buscó un acercamiento con Yugoslavia gobernada por el
socialista-neutralista mariscal Tito con la visita oficial efectuada por el presidente Turbay Ayala
en 1979. Varios temas de orden interno e internacional tuvieron efecto en la política exterior
durante el cuatrenio Turbay Ayala, como la toma de la Embajada Dominicana en Bogotá por el
grupo guerrillero M-19 y la adopción del denominado Estatuto de Seguridad.

Como respuesta a las crecientes presiones internacionales, Colombia declaró la ´primera


guerra colombiana contra las drogas que implicó la expedición del Estatuto de Seguridad
para reprimir los delitos de derecho común y el floreciente tráfico de estupefacientes, se
permitió derribar aviones que salían hacia los Estados Unidos, se militarizó la Guajira y
finalmente se firmaron los tratados de Extradición en 1978 y de Asistencia Legal Mutua
en 1980 (Dangond y Solano, 2010, (Dangond2012, p. 138).

Otro aspecto relevante de la política exterior en este período es el énfasis en la concertación


multilateral al optar por una actuación concertada, apartándose del esquema individual,
expresión de esta actitud se plasmó principalmente en el Grupo Andino que además de sus
87

propósitos de integración apoyó decididamente la lucha de los sandinistas en Nicaragua, al


reconocerlo como beligerante, para poner fin a la dictadura de Anastasio Somoza.

Cuando triunfa la revolución sandinista y se instaura un nuevo régimen, de influencia marxista,


en Nicaragua, para sorpresa general su primer acto diplomático fue convocar al cuerpo
diplomático acreditado en Managua y declarar la nulidad del tratado Esguerra-Bárcenas de 1928
reclamando por tanto el Archipiélago de San Andrés y Providencia, Colombia, con el canciller
Uribe Vargas, responde con El Libro Blanco19 en el que se expone una nítida relación de los
hechos diplomáticos y jurídicos que en forma clara demuestran la vigencia del tratado y la
inviable pretensión de Nicaragua.

Esta circunstancia incidió en la política colombiana hacia Centroamérica, se agregan también


difíciles situaciones internas, particularmente por las acciones del movimiento M-19, y otros
grupos lo que motivó la expedición en septiembre de 1978 del Estatuto de Seguridad, lo que
además de la introversión, enfatizó en estrechar los vínculos con Estados Unidos, en la práctica
incrementar una relación de dependencia, evidenciada en el bloqueo a las aspiraciones de Cuba
de ocupar uno de los puestos no permanentes en el Consejo de Seguridad de las Naciones
Unidas, en representación de América Latina y el Caribe (1979-1980), Colombia presentó su
candidatura, pero tampoco logró llegar al Consejo Permanente.

Las relaciones diplomáticas con Cuba, que habían sido restablecidas en 1975 con el gobierno
de López Michelsen, fueron «suspendidas» en marzo de 1918 con el argumento del apoyo
militar directo de Cuba a la guerrilla del M-19, (Drekonja, 2011).

Se produce una retirada parcial del grupo de los No Alineados, en contraposición con interés
inicial de la administración Turbay de acercarse al grupo participando como observador en la
cumbre de La Habana. Los temas que se mantuvieron fueron los relativos al diálogo Norte-Sur,
pero sin compromisos vinculantes. Posteriormente el Departamento de Estado incluyó a
Colombia en el Grupo de países amenazados por Cuba, hacia 1981 Colombia también sufrió

19
De la mayor trascendencia en la consideración objetiva de los derechos de Colombia frente a la improcedente
denuncia por Nicaragua del tratado Esguerra Bárcenas de 1928 es el Libro Blanco de la República de Colombia,
1980 de Diego Uribe Vargas, ministro de Relaciones Exteriores. Bogotá, 1980.
88

una baja en sus exportaciones y se evidencian síntomas de depresión económica (Drekonja,


2011).

Como reacción al desdén de Estados Unidos en la participación de los temas relativos al


reordenamiento de la Cuenca del Caribe, (Colombia no fue invitada a integrar el Grupo de
Nassau en 1981 y no participó tampoco en la Conferencia de Cancún en el mimo año). Colombia
inicia una acción orientada al acercamiento con los países caribeños.

Un hecho de profunda significación en las relaciones de Colombia con América Latina lo marcó
la actitud en la Guerra en el Atlántico Sur, cuando Inglaterra envía su flota naval en respuesta a
la ocupación de Argentina, gobernada entonces por una dictadura militar, a las islas Malvinas
(Folkland). En la reunión de cancilleres, en el marco del TIAR, en Washington, Colombia se
apartó de la corriente nacionalista de América Latina y expuso claramente sus principios
jurídicos de estricto apego a la legalidad absteniéndose por tanto en la votación decisiva. La
posición colombiana expresada por el canciller Lemos Simmonds, en defensa de la juridicidad,
afecto, en el seno de la OEA, la solidaridad latinoamericana.

Se desacelera la apertura en materia de política exterior, se produce un aislamiento de Colombia


de las corrientes orientadas a la cohesión de políticas en América Latina, quedando más cerca a
los países caribeños de habla inglesa y estrechando sus vínculos con Estados Unidos, es el
retorno la Respice Polum.

En el gobierno de Belisario Betancur, 1982-1986, quien derrotó a López Michelsen en su


aspiración de un segundo mandato presidencial, la política del respice similia facilitó enfatizar
en la diplomacia multilateral que en 1983 tuvo una de sus expresiones más dinámicas y
eficientes con la participación en el «Grupo de Contadora» con México y Venezuela, desde
marzo de 1983, que jugó un papel de primera línea en los acuerdos de paz en Centroamérica.
Esta circunstancia expresa la actitud de Colombia en reactivar su esfuerzo en un acercamiento
al Caribe.

Betancur vincula a Colombia con los No Alineados en marzo de 1938 como miembro pleno, la
política exterior de Colombia evidencia el distanciamiento de Respice Polum. «Pero ya en
89

1983 se puede afirmar que toda la política exterior colombiana se moverá entre los dos polos
establecidos recientemente. Esto es, entre el polo de autonomía (Belisario Betancur, a partir de
1982) y el polo de dependencia (confirmado por Julio César Turbay Ayala desde 1978 hasta
1982» (Dekonja, 2011, p. 73).
90

PARTE II

LA POLÍTICA EXTERIOR COLOMBIANA EN LO TRANSCURRIDO


DEL SIGLO XXI Y SU PROYECCIÓN

Colombia en el actual sistema internacional

Las actuales condiciones de Colombia han diseñado un amplio y complejo prospecto de política
exterior en la cual el país, como lo plantea Forigua Rojas, oscila en dos escenarios: 1) El de
presentarse como un relativamente periférico, generador de ayuda y por una agenda
condicionada por la política a combatir el narcotráfico así como los temas de seguridad y
continuando con una alineación con los objetivos de la política exterior norteamericana en lo
político, económico y seguridad y defensa y 2) El de aspirar a ser un actor central, con liderazgo
como potencia regional, con agenda ampliada y diversificada especialmente hacia Suramérica,
el Caribe, la Amazonía y el Pacífico, además del acercamiento a mecanismos multilaterales
(Forigua, 2012).

La consideración analítica de la complejidad de la política exterior colombiana en su proyección


temática y geográfica debe contar con la determinante incidencia de los condicionamientos
internos en sus múltiples expresiones, pero además es determinante también el entorno exterior,
las características y condicionamientos del sistema internacional contemporáneo en el que una
de sus expresiones es el carácter multipolar, o unimultipolar si se prefiere, del poder, Estados
Unidos, China y la Unión Europea, teniendo en cuenta por supuesto el potencial individual de
Alemania, Francia y Gran Bretaña, también juegan un papel de primer orden Rusia, Chine e
India. Con frecuencia se hace referencia a la pérdida de hegemonía norteamericana o al
debilitamiento de los factores de poder de las potencias de primer orden, lo que ocurre es que al
compás de la superación progresiva en diferentes órdenes por parte de las potencias o países
emergentes, los factores de poder en su concepción tradicional se diluyen, se hace más compleja
su evidencia e incluso se imponen nuevas manifestaciones de este como se anotó en los
conceptos iníciales del presente documento.
91

Las potencias emergentes a las que se hace referencia y catalogadas como potencias regionales,
son principalmente Brasil, Sudáfrica, Arabia Saudita, Egipto, Israel, Irán, Pakistán y Corea del
Sur, también México se aproxima a este rango de países.

Cuando se hizo referencia a la crisis de soberanía del Estado, característica del actual sistema
internacional aún en formación, se anotaba que expresión de esta crisis es el protagonismo de
los diferentes actores de las relaciones internacionales, en este punto debe mencionarse el
posicionamiento y creciente influencia de organización internacionales de cobertura global –
además de las ONG‒, corporaciones, grupos terroristas e individuos, como las propias
Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional e incluso las
instituciones que atienden temas de orden social y cultural: FAO, UNESCO, OIT, OMS, AIEA
principalmente, en cuanto a los organismos regionales de incidencia internacional se mencionan
la Unión Europea, la Liga Árabe, la Unión Africana, la Asociación de Naciones del Sudoeste
Asiático. Los organismos regionales que influyen en la política exterior colombiana se harán
referencia en el acápite correspondiente.

Algunas acciones en materia diplomática tienen por parte de Colombia, sin embargo, bajas
posibilidades de gestión exitosa al menos a corto plazo, como el ofrecimiento de mediación en
el complejo conflicto palestino-israelí, la contribución a la reconstrucción democrática de Libia
y a la reconstrucción económica de Haití, (tema central en la primera intervención del presidente
Santos en la Asamblea General de la ONU), la solicitud de ingreso formal a la Organización
para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), estos aspectos que se mencionan
evidencian la aspiración en lograr un liderazgo internacional sin afectar negativamente otros
intereses clave como la cooperación militar con estados Unidos e Israel y la diversificación
comercial y política que además de áreas como Europa y el Asia-Pacífico incluye a los países
árabes, especialmente sensibles a la causa Palestina (Pastrana y Vera, 2012, p. 60).
92

La agenda geográfica y temática

La política exterior de los presidentes Uribe y Santos

Un análisis comparativo que aspire a ser objetivo, de los proyectos y concepciones diplomáticas
en materia de política exterior de los gobiernos Uribe-Santos, debe tener en cuenta unos
presupuestos básicos: la dicotomía cambio-continuidad, constante en los proyectos de política
internacional, la complejidad de los condicionamientos internos ‒los problemas inherentes a la
consecución del bienestar económico y social, la actitud de los demás actores influyentes en
política exterior, los recursos y factores de poder…‒ también las cambiantes circunstancias
externas y los compromisos internacionales, incluso la capacidad de actuar en las situaciones
fácticas y finalmente, aunque de carácter subjetivo, pero de influencia igualmente determinante,
el factor idiosincrático, esto es la influencia de la personalidad del jefe de Estado ‒experiencia
en asuntos de Estado, preparación intelectual, condiciones psicológicas, liderazgo político‒ y
del ministro de Relaciones Exteriores, como jefe de la diplomacia.

Tener en cuenta los anteriores presupuestos básicos ayuda a evitar una comparación superficial
o facilista entre las administraciones que nos ocupa. Adicionalmente debe recordarse que
cambios de política exterior, incluso cuando algunos son más de forma, esto es de práctica
diplomática, se aprecian más objetivamente a mediano o largo plazo, por tanto en prudente
evitar los análisis inmediatistas, que no siempre son realmente orientadores.

Álvaro Uribe llega a la presidencia en un momento en que varios gobiernos de la región optan
por una posición de izquierda, orientada a lograr autonomía frente a los Estados Unidos y
también cuando el país estaba afectado por una fuerte andanada y «diversificación de medios Commented [WU29]: ¿?

de lucha» por parte de los grupos alzados en armas.

Lo anterior explica el decidido alineamiento de Uribe con el proyecto político, a la sazón vigente
en los Estados Unidos en el que era prioritario enfrentar las amenazas a la seguridad nacional,
efecto de la tragedia de septiembre 11, identificamos un primer e importante rasgo: la
securitización de la agenda internacional y la profundización del bilateralismo con Estados
Unidos, (Betancourt, 2012).
93

Los académicos se refieren al Bandwagoingo «alineamiento» dependiente y asimétrico para la


atención de los intereses de la política exterior de Uribe con respecto a la política exterior de los
Estados Unidos. (Pastrana y Vera, 2012). Es la versión del proyecto político Seguridad
Democrática del Respice Pulum, en tanto que Santos, opta en general por la divisa del Respice
Similia, énfasis en la diversificación geográfica y en la profundización temática, incluyendo,
por supuesto, a los Estados Unidos.

Se inicia con Santos la gradual «desecuritización» o reducción de la rigidez del concepto de


seguridad nacional implementada con la administración Uribe, que sin duda contribuyó a un
evidente incremento de la seguridad y la estabilidad, que constituirían un apoyo de primer orden
al proyecto de política exterior de la nueva administración, en el que se evoluciona a la
estabilidad macroeconómica, política monetaria exitosa y al incremento del ritmo de
crecimiento económico con miras a perfilar un liderazgo internacional y consolidarse
progresivamente como potencia de segundo nivel en la región. (Pastrana y Vera, 2012)20.

Teniendo en cuenta las observaciones planteadas al comienzo de este tema, en materia de estilo
y práctica diplomática, en la era Santos se inicia la ejecución del proyecto de política exterior
con una forma más moderada, prudente, pragmática, de concepción realista, se perciben
evidentes cambios temáticos y geográficos en los planos bilateral y multilateral, con activa
presencia, dirección y coordinación del presidente Santos y de la canciller María Ángela
Holguín.

En la conducción de las relaciones internacionales es identificable el estilo gerencial, pragmático


propio de un estadista del presidente Santos, una alta capacidad de delegación, baja absorción
personalista de las interacciones exteriores, visibilidad moderada, la no utilización extenuante
de la figura del jefe del Estado, también la verticalidad moderada frente al Ministerio de

20
En el documento de Uribe a Santos: ¿Continuidad o nueva orientación de la política exterior colombiana? Se
incluye una muy orientadora evaluación sobre el estilo gerencial de Santos y los grandes intereses de la política
exterior colombiana, el tono ideológico y la relación ejecutiva con múltiples actores y sobre el funcionamiento y
balance del Ministerio de Relaciones Exteriores, el cual está contenido en «Colombia. ¿Una potencia en
desarrollo?» 2012, incluido en la bibliografía del programa.
94

Relaciones Exteriores, habida cuenta del fuerte presidencialismo, la tendencia a la participación


o coalición de actores influyentes en la política exterior, gremios económicos, partidos y o
movimientos políticos, ONG, sin menoscabo de la función de liderar la concepción de gobierno
en política exterior (Pastrana, Vera, 2012).

En la gestión Presidencia-Cancillería que se impulsa en el exterior para apoyar el Plan nacional


de desarrollo y el rol internacional de Colombia como «promotor» del Desarrollo Humano se
enfatiza en los siguientes nueve ejes temáticos: energía, educación, telecomunicaciones (TIC),
innovación, ciencia y tecnología, biodiversidad y cambio climático, desarrollo agrícola,
infraestructura y comercio e inversión (Ministerio de Relaciones Exteriores, 2011:14, en
Pastrana y Vera, 2014 p. 63).

El enfoque geográfico

Las relaciones con Estados Unidos

En el contexto general de este trabajo, desde el mismo proceso de reconocimiento de la Gran


Colombia en 1822, invariablemente se hace referencia a la relación o alineamiento‒especial con
Estados Unidos‒ el cual ha tenido costos para Colombia específicamente en la relación con
América Latina. Sin duda el mayor énfasis en la evolución de las relaciones con Estados Unidos
su produce durante los gobiernos de Uribe y Santos, con diferentes aristas, como se anotó.

También deben tenerse en cuenta las variaciones o declive de la influencia de los Estados Unidos
en el mundo, así como las implicaciones que en la actualidad tienen para Colombia los recientes
giros en la política exterior norteamericana particularmente en la relación con América Latina
y el encuentro en la VII Cumbre de las Américas entre los presidentes Obama y Castro iniciando
una etapa de distensión con miras al restablecimiento de las relacione diplomáticas entre los dos
países, en la misma Cumbre.
Obama expresó que la época del intervencionismo abierta había sido superada, otro factor a
tener en cuenta son los cambios que están por implementarse en la lucha contra el tráfico de
drogas.
95

La política de seguridad nacional de los Estados Unidos a partir de los ataques de septiembre
11 del 2001 soportó también la actitud de Colombia contra el terrorismo y el tráfico de drogas,
lo que se tradujo en la participación abierta y explícita de Estados Unidos. En realidad la
alineación a Washington por parte de Colombia en la lucha contra el terrorismo en procura de
la cooperación para enfrentarlo, había comenzado a finales de la administración Pastrana y
Uribe, enfatiza en los negativos efectos del conflicto colombiano en la seguridad regional y por
tanto en la necesidad de continuar con el apoyo internacional para enfrentar la amenaza terrorista
(Borda, 2011).

Sin embargo, se presentaron varias actitudes que quitaron o redujeron el apoyo norteamericano
a Colombia: en 2003 se suspende la ayuda de la Base de la Fuerza Aérea colombiana en
palanquero ante la falta de resultados de la investigación de la justicia penal militar sobre la
muerte de diecisiete personas entre ellas seis niños, en Tame, Arauca¸ la proliferación de los
casos de la denominada parapolítica, los denominados falsos positivos las interceptaciones
telefónicas ilegales por parte del DAS, hechos que inclusive llegaron al Congreso
estadounidense donde también se expresaron duras críticas al proceso de paz con las
autodefensas (Borda, 2011). Este ambiente afectó el trámite del TLC en el Congreso
norteamericano «Se asumió que las lealtades de la seguridad y la guerra antiterrorista se
traducirían en lealtades de tipo comercial y la presunción fue errónea» (Borda, 2012, p. 226).

Otro factor que influyó en el ambiente del Congreso norteamericano fue el apoyo a la guerra
en Irak por parte de Colombia, lo cual significaba el apoyo a una administración republicana en
momentos en que la oposición estaba ejercida por los demócratas.

El gobierno de Santos en materia de política exterior hacia Estados Unidos con el criterio de la
diversificación de la agenda bilateral procurando más autonomía colombiana y profundizando
la relaciones con otras áreas del mundo, ha enfatizado en la «agenda económica expandida” que
incluye temas como energía renovable, el potencial de interconexión, el avance en las
negociaciones sobre doble tributación, cooperación en ciencia y tecnología (Borda, 2012).
96

El Plan Colombia ha sido afectado por una progresiva disminución, los dos principales
problemas que pretende combatir, guerrilla y narcotráfico, aún existen. El argumento de la
«nacionalización» de dicho plan afecta el criterio colombiano de la corresponsabilidad
internacional. La cooperación militar es amplia, a pesar de la devolución en la Corte
Constitucional del Acuerdo para la utilización de bases militares colombianas por parte de
personal estadounidense. En el 2009 Colombia envió tropas de apoyo antiterrorista a las fuerzas
estadounidenses en Afganistán (CBE, 2009 en Borda, 2011).

Un ejemplo que atenuaría el tradicional concepto del «irrestricto alineamiento» hacia Estados
Unidos, lo tomaríamos de la política en materia de lucha contra el narcotráfico, cuando
Colombia suspendió las fumigaciones por aspersión con glifosato, tema al que nos referiremos
más adelante, en franca contradicción con el criterio de los Estados Unidos de la necesidad y de
este procedimiento y de lo inocuo de sus efectos en la salud humana. También en varios aspectos
de política bilateral y multilateral se refleja la tendencia a la no irrestricta alineación.

Un aspecto relevante de la agenda Colombia-Estados Unidos es la amplitud temática y la gestión


de Colombia por superar el criterio del Bandwagoning, ciencia, tecnología, comercio, dándole
una aplicación al criterio del Respice similia, sin dejar de fortalecer la relación con los Estados
Unidos.

Política exterior hacia Europa

Históricamente, desde la Comunidad Económica Europea (CEE), la relación de Colombia con


la UE ha estado caracterizada esencialmente por los temas conflicto armado, narcotráfico, los
temas de derechos humanos y Derecho Internacional Humanitario, el trabajo de las ONG. En
los últimos años en concordancia con los propósitos de diversificación, ampliación y
profundización de la política exterior, se ha enfatizado en temas de comercio y cooperación, la
puesta en marcha del acuerdo comercial con la UE, lo que significa que integralmente la política
exterior colombiana ya no está atrasada comparativamente con la política hacia otras zonas y
escenarios multilaterales, más aún, con la preponderancia de la UE en el escenario mundial y
específicamente por su influencia en varios temas de la agenda colombiana.
97

Ya no se trata de ver a la UE como simple fuente de ayuda humanitaria, de actitud crítica frente
a los derechos humanos y de fuente de cooperación internacional. Colombia tiene específicos
intereses económicos ‒comercio, inversión, turismo‒ ciencia, tecnología, y políticos, buscó el
apoyo para ser el tercer país latinoamericano en ser admitido a la Organización para la
Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), con Francia, se tuvo en cuenta su presidencia
en el G20 y el G8 para ser partícipe de ambos grupos; igualmente el presidente Santos asistió al
Foro Económico Mundial (FEM) en Suiza. La asistencia a este foro llamó la atención de los
analistas y se hizo referencia a Colombia como una de las economías emergentes del continente
(Duarte, 2012)21.

Sin duda el logro del acuerdo comercial constituye un mecanismo de especial importancia en el
objetivo de inserción internacional además de la generación de confianza no solamente en la
solidez institucional colombiana, sino en su compromiso y decisión por la defensa y protección
de los derechos humanos: la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, así como la acción
integral en materia económica y social, son evidencias del compromiso de Colombia. La UE
ha expresado su interés en el actual proceso de conversaciones de paz entre el Gobierno
Nacional y las Farc, además de su permanente seguimiento a la atención de los temas de la
agenda ha ofrecido proyectos para el posconflicto sobre los que se hará referencia en la
consideración de este tema al final del trabajo.

La política del presidente Santos hacia la UE es expresión también de la visión de diversificación


frente al alineamiento con Estados Unidos, además de la convicción o aspiración de Colombia
en tener un papel más proactivo en el actual sistema internacional. Efectivamente, el gobierno
de Santos presenta una actitud diferente hacia la UE, en contraste con la actitud durante el
gobierno de Uribe, en el que se evidenciaron divergencias y distanciamientos y se privilegió

21
De importancia para los objetivos de este tema en el programa de la materia PEC, son los Estudios La política
exterior de Colombia en la Unión Europea: cambio y continuidades a partir de una nueva en Colombia, de Jennifer
Duarte García en Colombia: ¿una potencia en desarrollo? y Relaciones entre Colombia y la Unión Europea, de
Eduardo Pastrana Buelvas, en Misión de Política Exterior 2009-2010, textos incluidos en la bibliografía del
programa de la materia.
98

«un concepto de seguridad ligado al combate directo, con fuerte componente militar, contrario
al concepto de “seguridad humana”, más amplio y centrado en las personas y comunidades,
adoptado por la UE» (Pastrana, 2009, p. 33 en Duarte, 2012).

Una intensa y perseverante gestión diplomática ha significado la eliminación de la visa


Schengen para que los colombianos viajen a cualesquiera de las naciones de la Unión Europea,
además de los acuerdos comerciales que se han puesto en vigencia.
El levantamiento de las visas Schengen así como la concertación de acuerdos comerciales es un
reconocimiento a los progresos del país en los últimos años y a la profundización,
diversificación e importancia estratégica de la relación con la UE.

Política exterior hacia la región Asia Pacífico22

También Colombia, según lo explicó la canciller, ha estado dialogando y cooperando con la UE


en temas de seguridad, minería sostenible, competitividad, ciencia, tecnología e innovación
entre otros. «De solo pasar al tablero a hablar de derechos humanos hemos pasado a un relación
balanceada en la que se reconocen los avances de Colombia, se nos apoya en las grandes
apuestas que estamos haciendo y se nos considera u socio estratégico y confiable tanto en temas
bilaterales como en el manejo de la agenda global» (Holguín, 21 de mayo de 2015).

A propósito de la Cumbre CELALC-UE en Bruselas, el presidente Santos efectuó visitas


oficiales a Italia, al Vaticano, a Suecia y Noruega.

Las relaciones con Suecia han venido fortaleciéndose especialmente en temas comerciales, de
inversión y cooperación. Suecia está interesada en apoyar proyectos de posconflicto en
Colombia. También el presidente participó en Noruega en el Foro Oslo sobre el posconflicto.

22
El10 de junio de 2015 se anunció en Bruselas la eliminación de las visas Schengen para Colombia y Perú.
Levándose a 61 el número de países que no exigen visa a los colombianos, de los cuales 26 son de Europa:
Alemania, Austria, Bélgica, República Checa, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia España, Estonia, Finlandia,
Francia, Grecia, Hungría Islandia, Italia, Letonia Lituania, Liehtenstein, Luxemburgo, Malta, Noruega, países
Bajos, Polonia, Portugal, Suecia y Suiza.
99

Colombia adelanta conversaciones con los europeos para la creación de un fondo fiduciario para
el posconflicto. Igualmente será muy importante la cooperación técnica y la transferencia de
experiencias exitosas. (Holguín, 24 de mayo de 2015).

Las relaciones con Noruega se han venido fortaleciendo especialmente en materia de


cooperación para los problemas del conflicto interno. El pasado 16 de junio el presidente Santos
asistió en Oslo, como culminación de la gira por Europa pronunció en el Foro de Oslo un
importante discurso sobre la gestión del gobierno en materia de paz, los logros y desafíos que
deben atenderse, tema sobre el cual se hará referencia en la parte final de este trabajo, relativa a
la incidencia en la política exterior de las conversaciones entre el Gobierno nacional y las Farc.

En realidad se trata de una nueva era en las relaciones Colombia-UE, así como en el plano
bilateral con sus miembros. Colombia también está en capacidad de ayudar a los Estados
europeos a combatir el terrorismo, el tráfico de drogas y actividades criminales conexas, así
como de ser un socio confiable en materia económica y comercial. El contar con un régimen
político de estirpe democrática, con vigencia del concepto de Estado de Derecho y una nueva
concepción del relacionamiento con la UE permite prever que la atención de los variados temas
de la agenda Colombia-UE se desarrollaría satisfactoriamente.

La política exterior hacia Asia-Pacífico

La región Asia Pacífico es en la actualidad, el centro de crecimiento económico más dinámico


del mundo, desplazando al Atlántico y con un potencial creciente lo que la convierte en un
protagonista de primer orden en la relación política, social y económica mundial.

En la región se encuentran los socios tradicionales de Colombia como Corea, Japón, China y la
India, también la política exterior de Colombia se orienta a identificar las oportunidades de
relacionamiento con nuevos socios como los países del sur, del sudeste asiático y de Oceanía.
(Salamanca, 2015).
La Alianza del Pacífico, que se perfila ya como mecanismo de gran importancia, integrado por
Colombia, México, Perú y Chile, es considerado por separado en este documento, de manera
100

que ahora se hará una breve referencia a otros mecanismos importantes para la proyección de
Colombia, Focalae, Apec,TPP y Asean. Commented [WU30]: (La primera vez que se nombran, colocar
los nombres completos y luego la sigla entre paréntesis)

El Foro de Cooperación entre América Latina y Asia del Este (Focalae), es un mecanismo de
diálogo político y de cooperación entre América Latina y Asia de Este. Colombia fue el
Coordinador Regional de Focalae por América Latina del 2011 al 2013. En octubre del 2012
por iniciativa de Colombia, se llevó a cabo en Bogotá el Primer Foro Empresarial de Focalae
(Salamanca, 2015).

En la actualidad Colombia lidera 3 proyectos: Red de Convergencia en Ciencia y Tecnología,


Foro para el Financiamiento de la Innovación y Español para Guías Turísticos y Periodistas
(Salamanca, 2015).

La APEC es un foro de concertación en el que participan 21 economías de la Cuenca del


pacífico orientado a promover el libre comercio y la cooperación económica.
“Colombia que desde 1995 busca ser parte del Foro, ha sido reconocida como una
economía afín y compatible con la APEC. En la actualidad participa en los siguientes
grupos de trabajo: Inversión, Servicios, Procedimientos Aduaneros, pymes, Protección de
Datos y Turismo. La ANDI ha establecido contactos con el Consejo Consultivo
Empresarial de APEC (ABAC, por su sigla en inglés) y ha sido invitada al grupo de
Trabajo de Integración Comercial del ABAC” (Salamanca, 2015).

El TPP se constituyó en octubre de 2008 –inicialmente, en el 2002 lo integraban Chile,


Singapur y Nueva Zelandia, Brunei se unió en 2005. Con la APEC, el TPP aspira a ser el
eje de la integración y concertación económica transpacífica, en el 2008 Colombia
expresó su interés en adherirse a las negociaciones del TPP.

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean), es uno de los principales


mecanismos de integración regional en Asia-Pacífico que tiene la proyección de
constituirse en Comunidad Económica en el 2015. Colombia busca un acercamiento
bilateral y también en el marco de la Alianza del Pacífico, la acreditación de un Embajador
101

–Representante ante este Organismo y el desarrollo de proyectos de cooperación Sr-Sur Commented [WU31]: Sir-Sur (¿?)

Entre Colombia y Asean (Salamanca, 2015).


23

Con China, el primer ministro de China, Li Keqiang visitó a Colombia en mayo, se firmaron
varios acuerdos en el desarrollo económico y social, además de temas en cooperación para la
educación, cultura, agricultura, comercio y el sector financiero además de dejar las bases para
proyectos de infraestructura, específicamente un proyecto en la Orinoquia, relacionado con la
producción agrícola y la construcción de la vía a Puerto Carreño. Otro proyecto es la
construcción de un complejo de actividades económicas y logísticas en Buenaventura que
desarrollaría la capacidad e infraestructura de este vital puerto para el comercio internacional
desde Colombia.

En materia de educación y cooperación cultural 2015-2018 se privilegian los intercambios y


las becas de colombianos a China y de China a Colombia. Las becas para colombianos han
pasado d 20 a 200. En materia de comercio a pesar del descenso del comercio entre los dos
países, China es un socio comercial muy importante para Colombia, especialmente en productos
agrícolas. Se trabaja actualmente en el sector oficial y empresarial en la identificación de
oportunidades y complementariedades.

Política exterior hacia África

El proyecto de política exterior contempla la intensificación de las relaciones de Colombia con


África, el segundo continente más grande del planeta, con una población de más de mil millones
de habitantes, aproximadamente el 15 % de la población mundial, conformado por cincuenta y
cuatro países con variadas formas de gobierno, Suráfrica y Ghana han consolidado sistemas
democráticos en tanto que Túnez, Egipto y Libia avanzan en la implementación democrática,
Malí y Somalia serían dos de los casos evidentes de inestabilidad política y débil gobernabilidad
(Salamanca, 2015).

23
Asean fue constituida en 1967, está integrada por Brunei Darussalam, Camboya, Indonesia, Filipinas, Laos,
Malasia, Myanmar, Singapur, Tailandia y Vietnam.
102

El continente africano es la región más rica en minerales, posee grandes fuentes de recursos
naturales, registra un crecimiento económico destacable y con oportunidades de negocios, en un
continente de especial importancia para Colombia en su lucha contra el tráfico de drogas y el
delito organizado transnacional (Salamanca, 2015).

En una breve referencia los aspectos significativos en las relaciones de los últimos años se
mencionan, el ingreso de Colombia a la Unión Africana como observador en 2008; la compañía
colombiana Aldor, abre un centro de producción en Johanesburgo en el 2011; la visita a Egipto
de la canciller María Ángela Holguín y la gira del vicepresidente Angelino Garzón por África
en el 2012, la participación de la viceministra de Relaciones Exteriores en la II Cumbre América
del Sur-África ASA en Malabo, Guinea Ecuatorial en 2013, la visita a Colombia del Commented [WU32]: (¿Es sigla?) (Asa)

viceministro de Relaciones Exteriores de Suráfrica en 2013, la visita de la canciller Holguín a


Argelia y Marruecos en 2013, la apertura de misiones diplomáticas en Ghana y Marruecos en el
2013; la participación en la 22.ª Cumbre de la Unión Africana en el 2014 y las visitas
exploratorias a Angola, Congo, Gabón, Kenya, Tanzania, Etiopía, Mozambique y Senegal en el
2014.

Otros aspectos relevantes en la política exterior hacia África son el inicio de conversaciones Commented [WU33]: ¿?

para establecer misiones diplomáticas en Mozambique y Etiopía. Suráfrica expresa su interés


en establecer su Misión en Colombia, en el 2014; la visita de la canciller Holguín a Ghana, la
visita del viceministro de Relaciones Exteriores y Cooperación de Suráfrica a Bogotá y la visita
del ministro de Medio Ambiente, Ciencia, Tecnología e Innovación de Ghana en el 2015
(Salamanca, 2015).

La cumbre América del Sur-África ASA, es un foro de diálogo político entre los países
miembros de Unasur y la Unión Africana con el fin de propugnar por el entendimiento
birregional y el desarrollo de la cooperación Sur-Sur. La última Cumbre de Asa fue en Malabo,
Guinea Ecuatorial en febrero de 2013 y la siguiente está proyectada para el 2016 en Quito. Para
Colombia es una oportunidad para generar el acercamiento a África (Salamanca, 2015)24.

24
La Unión Africana (UA) integrada por 54 países, sucesora de la Organización de la Unidad Africana, nació en
la Declaración Syrte de Libia en marzo del 2001, es una organización dedicada a incrementar la integración
103

En cuanto a los vínculos de Colombia con la Unión Africana (UA) debe destacarse que desde
2008 Colombia ha participado como observador a través de la Embajada en Kenia y en enero
de 2014 asistió en Addis Abeba a la Vigésima Segunda Cumbre de la Asamblea y a la Vigésima
Cuarta Cumbre del Consejo Ejecutivo de la UA.

En cooperación Sur-Sur y triangular, África es un actor con posibilidades de ofrecer y recibir


cooperación de Colombia. En África occidental Colombia adelanta programas de cooperación
con Ghana, Senegal, Guinea Bissau y Togo.

Colombia y el Caribe

Es una paradoja que ante la importancia histórica que ha tenido el Caribe desde la conformación
misma de la nacionalidad colombiana, incluso desde la época del dominio colonial español sea
una de las zonas más desatendidas en la política exterior, con irregulares intentos de
revitalización y esfuerzos por incrementar la presencia de Colombia. Cierto es que influyeron
en este bajo perfil condiciones geopolíticas ajenas a la voluntad colombiana, la presencia de
Estados Unidos y de Inglaterra, así como de otras potencias, la Guerra Fría, la proyección de
Venezuela especialmente durante el gobierno de Chávez…

Con el gobierno de Santos se inaugura una nueva etapa de fortalecimiento de la presencia de


Colombia en el Gran Caribe, que aglutina más de veinticinco Estados, el litoral de Colombia es
de 1600 kilómetros y el área de mar territorial y zona económica exclusiva es de 575 000 km2
25
.

Una breve referencia a la expresión «Gran Caribe». El paso previo a la independencia de las
posesiones británicas en el Caribe fue la creación, en 1958 de la Federación de las Indias

económica y política así como a reforzar la cooperación entre sus miembros. Diccionario de relaciones
internacionales y política exterior. Juan Carlos Pereira C. (Coord).
25
Se recomienda el importante estudio «Colombia en el Gran Caribe» de Gustavo Bell L. incluido en Misión de
Política Exterior 2009-2010. Compiladores, Sandra Borda, Gustavo Bella, Hernando José Gómez, Socorro
Ramírez, Mauricio Reina, Camilo Reyes, Juan Tokatlian, U. de los Andes, 2011.
104

Occidentales, la que fracasó y a partir de agosto de 1962, con Jamaica se inicia la proclamación
como estados independientes. A finales del siglo XX el Caribe se constituye en un espacio con
más de veinticinco estados independientes en el que confluyen una variedad extraordinaria de
culturas, etnias, lenguajes, religiones, ideologías políticas y economías y con una vocación de
integración política y económica (Bell, 2011).

Los retos de la globalización, como lo señala Bell, impulsaron en varios de esos países procesos
de regionalización y en julio de 1994se crea en Cartagena de Indias la Asociación de Estados
del Caribe (AEC). Pioneros habían sido los estados anglófonos del Caribe oriental que en 1973
habían creado el Caribbean Community (Caricom) a la que siguieron otras organizaciones
basadas en el criterio de la regionalización, como el Grupo de los Tres G3 –México,
Colombia y Venezuela‒ creado como mecanismo de integración, cooperación y concertación
entre sus países miembros y de estos con Centroamérica y el Caribe (Bell, G. 2011).

La necesidad de ampliar y coordinar los procesos de integración que se venían dando


impulsaron a que en octubre de 1993 los países del Caricom y del G3 se comprometieron a crear
un espacio mayor que incluyera a todos los estados que pertenecían geográficamente a la gran
cuenca, con abstracción de sus regímenes políticos y económicos y se constituyó la Asociación
de Estados del Caribe (AEC) para potenciar el comercio regional mediante la liberación
comercial, potenciar la capacidad de negociación con terceros mediante alianzas estratégicas,
avanzar en las distintas formas de cooperación y eventualmente de integración, consolidación
de una identidad regional. La AEC expresa la aspiración en articular con ventajas para todos la
pertenencia a un espacio geográfico a fin de afrontar los desafíos del siglo XXI (Bell, 2011).

Al final de los gobiernos del Frente Nacional, Colombia intenta incrementar su presencia en el
Caribe, pretende asegurar los límites territoriales y marítimos y sus respectivas zonas fronterizas
en los países con los cuales colinda. Colombia había participado en las diferentes conferencias
sobre derechos del mar y suscrito las convenciones que trataban los temas del mar territorial y
la plataforma continental, en particular la de Ginebra de 1958 y la de Jamaica de 1992 (Bell, Commented [WU34]: ¿?

2011).
105

Colombia inicia una activa política en el Caribe, con el proceso de delimitación de áreas
marinas, concretada en los tratados enunciados en la sección sobre delimitación del territorio
nacional de este documento, así como la mención que se hace al Tratado Uribe Vargas-Ozores
de 1979 que salvaguardó los derechos de Colombia en el Canal de Panamá y sobre el cual
también se hace referencia en este trabajo en cuanto se trata lo relativo a la separación de
Panamá.

En los gobiernos de López Michelsen, Turbay Ayala y Belisario Betancur, se impulsaron varias
iniciativas políticas hacia el Gran Caribe, entre las cuales la de mayor trascendencia fue el Grupo
de Contadora. Durante el gobierno de Turbay Ayala se efectuó en Bogotá la primera conferencia
de embajadores colombianos en el Caribe. Lamentablemente los propósitos no iban respaldados
por planes de acción específicos.

En el gobierno de César Gaviria con la firma del tratado de Delimitación Marítima con Jamaica
se produce un cambio en la política hacia el Caribe. El primer ministro de Jamaica, Percival J.
Patterson, en abril de 1994 en su visita oficial a Bogotá se constituye la Comisión de Vecindad
e Integración Colombo-Jamaicana. También se abren embajadas en Trinidad y Tobago,
Barbados, Guyana. «Pero nada vino a ratificar la voluntad política de Colombia de insertarse en
la gran cuenca del Caribe, que la firma el 24 de julio de 1994 en Cartagena de Indias del
Convenio Constitutivo de la Asociación de Estados del Caribe» (Bell, 2011, p. 192).

Pero la política de inserción en el Caribe se vio afectada por la profunda crisis política que se
produjo durante el gobierno de Ernesto Samper (1994-1998) que marginó a Colombia de varios
procesos en la comunidad internacional. Sin embargo, al final de este gobierno se crea el
Programa Estrategia para la Gente Caribe (EsCaribe), orientado al desarrollo e integración de la
región Caribe colombiana.

En el gobierno de Andrés Pastrana se impulsaron varias iniciativas hacia el Caribe, las dos más
relevantes: incluir el tema de la integración caribe en la agenda internacional de Colombia y el
documento Propuesta de una política de Estado para la inserción de Colombia y el Caribe
colombiano en el Gran Caribe. Documento programático de la mayor importancia en el que se
106

hace referencia a los antecedentes y fundamentos de la política exterior colombiana hacia el


Caribe y propone una agenda completa de políticas y estrategias a seguir, sobre las bases
históricas culturales y económicas con muchos de los países que conforman la gran cuenca
caribeña.

En el gobierno de Álvaro Uribe, en aplicación de un plan de austeridad se dispuso el cierre de


las embajadas en el Caribe insular, dejando solo las de Jamaica, la República Dominicana y
Cuba.

Enfoque temático

Cooperación internacional

La cooperación internacional para atender los requerimientos de la agenda nacional es


de relevante importancia en el actual proyecto de política exterior, también Colombia en muchos
sectores está en capacidad de ofrecer cooperación técnica especialmente en sectores vinculados
con la seguridad especialmente en la lucha mundial contra las drogas, el crimen organizado y
las manifestaciones delincuenciales transnacionales como lavado de activos y tráfico de seres
humanos.

En la estrategia Colombia de oferta de cooperación internacional en el campo de la


seguridad se identifican las siguientes áreas: «a), interdicción (terrestre, aérea, marítima y
fluvial), b), lucha contra el secuestro y la extorsión, c), movilidad aérea, d), derechos humanos,
e), operaciones nocturnas, f), seguridad urbana, g), operaciones especiales, h), operaciones
conjuntas y coordinadas, i), telecomunicaciones e inteligencia» (Forigua, 2012, p. 310).

La capacidad de ofrecer cooperación técnica se basa en la dura experiencia que el país


ha tenido en afrontar estos flagelos y en la capacidad técnica de los cuerpos especializados de
las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional, lo que constituye un apoyo al posicionamiento
internacional de Colombia, Ecuador, Perú, Paraguay, Brasil y Uruguay, en Suramérica, México,
Guatemala, Salvador, Honduras, Costa Rica y Panamá en Centroamérica, República
107

Dominicana, Haití y Jamaica en el Caribe y Ghana, Senegal, Guinea Bissau y Togo en África
occidental.

El reconocimiento por los éxitos en la materia de lucha contra las drogas, la mejoría en
materia de seguridad y la progresiva mejoría en los indicadores económicos de acuerdo a los
estándares internacionales y la solidez del régimen político sobre la vigencia de la democracia
constituyen la base para la consolidación de Colombia como potencia regional de segundo
nivel y tener un protagonismo más activo y eficiente en el sistema internacional.

Debe hacerse referencia al efecto negativo que lamentablemente tienen problemas


endémicos, como el alto índice de inequidad, desigualdad y pobreza. «De acuerdo con el
informe sobre Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el año 2011,
Colombia ocupa el tercer lugar entre los países más desiguales del mundo (el informe analiza
187 países y presenta su informe de desigualdad sobre 129 de ellos), siendo sólo superada por
Haití y Angola» (Forigua, R, 2012). A eso se agrega la violación de los Derechos Humanos, DH
y del Derecho Internacional Humanitario, DIH tema que se trata en otra sección de este Commented [WU35]: del Derecho Internacional Humanitario
(DIH)
documento antes de considerar el efecto de las conversaciones de paz en la Habana entre el
Gobierno nacional y las Farc.

La lucha contra el tráfico de drogas


Evaluación general

La lucha contra el flagelo del narcotráfico ha tenido posición de primer orden en la agenda
exterior de Colombia desde comienzos de la década de los años setenta. Los altos costos y
esfuerzos que ha hecho Colombia para enfrentarlo si bien presentan resultados positivos, la
realidad es que ante la dimensión del problema se requiere revisar las estrategias e implementar
los ajustes que a la luz de la experiencia y realidades se requieren.

La complejidad del problema engloba una multiplicidad de variables: la coincidencia con la


agenda exterior de los Estados Unidos cuya política está más orientada a combatir el fenómeno
108

en sus primera fases, esto es la producción y elaboración, lo que implica una marcada injerencia
o condicionamiento a la cooperación con Colombia para enfrentar el narcotráfico.

El efecto negativo sobre la presencia e imagen de Colombia en el exterior que genera el


problema de las drogas, lo que se traduce en la desaceleración de proyectos de infraestructura y
cooperación internacional, el poder desestabilizador de las organizaciones delictivas dedicadas
al tráfico de drogas, incluyendo la participación de los grupos armados con el argumento de las
fuentes de financiamiento y expresión de la diversificación de las formas de lucha, el poder
corruptor y amedrentador, los enormes recursos del erario público dedicados a enfrentar este
fenómenos y el daño social, no solamente con las graves violaciones a los derechos humanos,
sino también al vincular sectores en capacidad productiva, sectores necesitados de incrementar
sus ingresos, la cultura del dinero fácil, la conexión con otros sectores de la agenda negativa –
tráfico de armas, corrupción, lavado de activos, delincuencia común, violencia, el grave Commented [WU36]: –tráfico (¿dónde cierra la raya?)

deterioro del medio ambiente- y el creciente grave daño de ser, además de productores y
exportadores, consumidores de drogas.

La coordinación en la implementación de políticas orientadas a combatir el narcotráfico no


está ausente de dificultades, las cuales se evidencian cuando la política nacional debe articularse
con la acción de los organismos internacionales, principalmente la OEA, las Naciones Unidas,
e incluso la política de la Unión Europea, también y con más efecto, las incompatibilidades de
las políticas adelantadas por Estados Unidos y adaptadas por el Gobierno nacional.

Un ejemplo es la reciente decisión de Colombia de suspender la aspersión aérea con glifosato,


en atención a los conceptos de la Organización Mundial de la Salud sobre el efecto dañino en la
salud humana y del propio Ministerio de Salud, a pesar de la actitud de respaldo del Ministerio
de Defensa Nacional y del Gobierno de los Estados Unidos argumentando la eficacia del
glifosato y su utilización por aspersión aérea.

Días antes de la decisión del Consejo Nacional de Estupefacientes, el embajador de los Estados
Unidos en Colombia, Kevin Whitaker expresó en una columna publicada por el diario El Tiempo
109

En los últimos 16 años, Colombia ha logrado avances históricos es la lucha contra la Commented [WU37]: Si así está en el original debe ir (sic) o es
al transcribir el documento que faltan letras o palabras
economía de la coca, que alimenta el narcotráfico y la violencia en el país. Un hito en este
sentido es el hecho de que Colombia redujo en un 50 por ciento la producción de coca
ente 2007 y el 2013. Menos coca significa menos violencia, menos corrupción y menos
dinero disponible para financiar actividades criminales y terroristas, que tanto afectan a
los colombianos.

Seamos claros: la gran mayoría de la reducción en los cultivos de coca de debe al Commented [WU38]: (sic) ¿?

programa de aspersión aérea. El medio más eficaz y seguro para eliminar la coca. Para
Estados Unidos es un orgullo hacer parte de ese esfuerzo. La fumigación aérea golpea a
las narcomafias, mejora la seguridad y previene la producción de cocaína que afecta la
salud de los consumidores. La reducción de los ingresos nefastos de la coca también fue
un factor importante para que se lograra llevar a las Farc a la mesa de negociación.
….
Un informe reciente de la Oficina Nacional para la Política de Control de Drogas de
Estados Unidos indica que el número d hectáreas sembradas con coca en Colombia
aumentó en un 39% entre el 2013 y el 2014. Hay varias razones para explicar este
incremento, y quiero subraya dos: en el 2014 las aeronaves fumigadoras fueron sacadas
temporalmente del programa para blindarlas, y Colombia decidió prohibir la aspersión en
varias zonas geográficas. Esto demuestra que no fumigar, y delimitar zonas de no
fumigación, significa más cantidad de coca.

Independientemente de la decisión soberana que tome Colombia, les reitero a los


colombianos que Estados Unidos continuará trabajando con ustedes, nuestros amigos y
aliados, para enfrentar el narcotráfico y el crimen transnacional.
Contamos con otras herramientas, aunque menos eficaces, para hacerlo. Los colombianos
pueden seguir contando con Estados Unidos. Hemos permanecido al lado de Colombia,
aun en sus momentos más difíciles. Wehaveyour back. (Whitaker, mayo de 2015).
110

De la variedad de estudios e informes sobre el problema del narcotráfico en Colombia, es


pertinente hacer referencia a las principales conclusiones del autorizado e importante estudio de
Claudia Dangond G.26.
….
Uno de las mayores contribuciones de Colombia a través de su política exterior fue el
principio de corresponsabilidad o responsabilidad compartida respecto del narcotráfico y
sus delitos conexos. La aceptación y asunción de tal idea por parte del mundo entero logró
que se introdujeran ajustes sustanciales en las políticas públicas nacionales y aún
regionales (Europa, CAN).

Si bien el reconocimiento de Estados Unidos, la Unión Europea y en general el mundo


entero, de la responsabilidad compartida frente al narcotráfico con miras a mantener el
prohibicionismo y a criminalización de las actividades conexas, ha traído algunos
beneficios a Colombia, lo cierto es que los perjuicios no son pocos, además del hecho
incontestable de que no ha habido avances significativos en materia de erradicación de
cultivos, o de freno de las exportaciones ilegales o reducción del consumo de drogas
psicoactivas.
….
El costo en vida y en derechos humanos sigue siendo muy alto comparado con los pírricos
resultados en materia de producción y consumo.
Indudablemente el poder estructural de Estados Unidos ha generado que desde Colombia
se diseñe una política exterior respecto de las drogas y el narcotráfico, que promueva el
prohibicionismo y la criminalización de todas las actividades conexas.

La propuesta del presidente Santos de examinar alternativas a la política antidrogas que
ha venido aplicándose a Colombia y en otros países, abre la posibilidad de pensar en
estrategias que permitan comprender el fenómeno del narcotráfico desde una perspectiva
más compleja e integral y pone a Colombia como un líder en la región para abordar este
tema con total autoridad (Dangond, 2012. pp. 152-153).

26
Claudia Dangond Gibsone, El problema del narcotráfico en la política exterior colombiana, En ¿Colombia una
Potencia en desarrollo? 2012. Que contiene un análisis desde el punto de vista de la periodización cronológica, la
cooperación con Europa la cooperación con los países vecinos, la acción de los organismos globales y regionales,
la relación con Estados Unidos en el tratamiento del problema.
111

La erradicación de cultivos ilícitos

Gran impacto generó la actitud del ministro de Salud, Alejandro Gaviria, de recomendar la
suspensión del uso de glifosato para erradicar cultivos ilícitos. En reportaje concedido al
periódico El Tiempo el Ministro explica y defiende su actitud de solicitar al Consejo Nacional
de Estupefacientes (retos en política contra las drogas) la recomendación de suspender de
manera inmediata, el uso de glifosato en las operaciones de aspersión aérea para la erradicación
en el territorio nacional de los cultivos ilícitos (Gaviria, A. 2015).

Con independencia de la opinión de altos funcionarios del Estado, académicos y líderes de


opinión, desde el punto de vista de los objetivos del programa de política exterior colombiana,
parece pertinente enfocarnos en dos aspectos: las razones técnicas y científicas y los aspectos
legales.

Aspectos técnicos y científicos

La Agencia Internacional para la Investigación de Cáncer (IARC), por su sigla en inglés, de la


Organización Mundial de la Salud (OMS), incluyó al glifosato en el grupo 2A, que clasifica
sustancias con posibilidad de generar cáncer en humanos, a pesar de la insistencia de los
fabricantes en la inocuidad del producto. La decisión de la IARC está soportada en análisis
reproducidos por la exigente revista Lancet Oncology en su número de marzo.

Un reciente estudio hecho en la Argentina, relaciona fuertemente el herbicida con el aumento


del riesgo de provocar abortos espontáneos y de padecer, además de cáncer y otras
enfermedades. También una investigación de Daniel Mejía y Adriana Camacho sugiere la
incidencia significativa en enfermedades dermatológicas y en abortos no inducidos en las
regiones donde el herbicida se utiliza para controlar los cultivos de coca. (El Tiempo, Edit.
24.04.15).

Aspectos legales
112

La obligación de proteger la salud pública, por encima de las discusiones políticas, la obligación
de acatar las órdenes de la Corte Constitucional. La Corte Constitucional en el auto 073 del 24
de marzo del 2014 fijó que los Ministerios de Salud y Ambiente debían realizar estudios técnicos
y científicos para determinar el impacto del glifosato, y que en caso de no llegar a un conclusión
definitiva de la existencia de un riesgo grave o irreversible para el medio ambiente y/o a salud,
debía aplicarse el principio de precaución y ordenar suspender ese tipo de intervención.
Un tema muy delicado es que sobre la base del concepto científico y legal la responsabilidad
del Estado es mayor si el glifosato se utiliza en desarrollo de un programa estatal. Advierte
también el Ministro que de persistirse en la utilización del glifosato mediante aspersión aérea se
sentaría un precedente antiético, es «como si dijéramos que la salud de las comunidades
afectadas debe supeditarse a otro tipo de consideraciones».

Una investigación de la Universidad de los Andes demuestra que para eliminar una hectárea
cultivada de coca era necesario fumigar 30 hectáreas. El estudio cuestiona el que se tengan que
invertir 72.000 dólares para erradicar una hectárea, cuando el valor de mercado de la hoja
sembrada en esa área apenas alcanza los 400 dólares.
Un hecho de especial preocupación por las implicaciones en la política exterior del país,
especialmente en materia de Derechos Humanos y particularmente sobre las advertencias de la
OMS es la necesaria protección de más de 100 000 familias expuestas a los efectos de las
aspersiones con glifosato.

Los efectos políticos

La actitud del ministro de Salud, Alejandro Gaviria, desató un intenso debate político entre
defensores y contradictores del uso del glifosato, Los productores afirman que la sustancia es
inocua para la salud humana, incluso el Procurador General de la Nación opina que debe
continuar su utilización, en tanto que los académicos son de criterio de tener en cuenta la
incidencia científica. (Gaviria, A., El Tiempo, 3.4.15).

El Ministerio de Defensa afirma que frenar la aspersión redundaría en el aumento de los


sembradíos ilícitos lo que beneficiaría la economía de los grupos armados que se financian con
113

el cultivo y producción de la cocaína. «No solo aumentarían sus ingresos, sino que procurarían
disputar el control de los territorios donde hoy se hace aspersión y que son territorios de difícil
acceso por presencia de grupos ilegales» señala un documento del Ministerio de Defensa. (El
Tiempo 3.4.15).
Cabe recordar que el propio presidente Santos ha insistido en la necesidad de «construir una
política de drogas basada en la evidencia, en donde sean los trabajos académicos y científicos
y no las posturas ideológicas o políticas, las que señalen qué funciona, qué no y a qué costo».

Medio ambiente
Tomamos como referente la política con los demás países andinos27. La degradación ambiental
es uno de los más apremiantes problemas de la agenda planetaria y también en la agenda
colombiana, su atención requiere la acción coordinada en diferentes ámbitos especialmente en
los grupos y subgrupos regionales. En la consideración del tema en este documento, se hará
referencia al problema del medio ambiente en dos escenarios, siguiendo, en general el esquema
del importante estudio de Yilly Pacheco: la Comunidad Andina de Naciones y la Organización
del Tratado de Cooperación Amazónica (Otca), en el que Colombia tiene un papel de primer
orden por sus características internas y por su proyección en los países del contexto geográfico
enunciado.

En la Comunidad Andina, las políticas de apertura económica han generado el incremento de


la explotación de la biodiversidad, de los recursos mineros e hidrocarburos.

El deterioro ambiental, la deforestación, la erosión, la sedimentación, la contaminación y la


urbanización acelerada y en mucho no planificada, la explotación insostenible de los recursos
naturales, afectan gravemente la biodiversidad en la región, estimada en el 25 % de la
biodiversidad del planeta (Pacheco, 2012, p. 544). A los anteriores factores deben agregarse los
efectos del cambio climático, la fragilidad de los ecosistemas, las variaciones en la
disponibilidad hídrica, el cambio climático, los proyectos de infraestructura, el crecimiento de

27
Países Andinos hace referencia a Colombia, Bolivia, Ecuador y Perú y no a los países de la Región Andina que
incluye a Venezuela y Chile. Se recomienda consultar a Diego Cardona Cardona, «Seguridad y polítca exterior en
la gran región andina reflexiones y escenarios» en Colombia una política exterior en transición, Friedric Ebert
Stiftung. Fescol, 2011.
114

la población (SG-CAN, 2012, p.3, en Pacheco, 2012). A estos aspectos se agrega la degradación
ambiental en las zonas fronterizas andinas, las explotaciones madereras y petroleras en Ecuador
así como la fumigaciones con glifosato por parte de Colombia, en Venezuela con la exploración
de oro en las zonas amazónicas y en Perú la ausencia de una política ambiental viable en la
Amazonia, (Pacheco, 2012).

En cuanto a la magnitud física del escenario amazónico veamos los siguientes datos:

Se trata de un espacio de más de 7, 4 millones de km2 que comprende territorios de


Bolivia, Brasil, Perú, Colombia, Ecuador, Venezuela, Guyana y Surinam, integrantes de
la Organización del tratado de Cooperación Amazónica, que incluyendo la pate de
Guyana Francesa elevaría la extensión a 8,1 millones de km2 (SP Otca, 2009, p. 8, en por
Pacheco, 2012, p. 544).

Es una de las regiones del mundo más rica en ríos, selvas, recursos energéticos y
biodiversidad, y se constituye como una región hidrográfica compuesta por el río
Amazonas, el más grande y caudaloso del planeta, con sus 6500 km y una extensión
aproximada de 6869.2 km2, la participación territorial en la cuenca por parte de los
distintos países del área corresponde en 67.7 % al Brasil, seguida por los países andinos
que en su conjunto representan el 32,3 % de los cuales Colombia ostenta 5,5 %. La
Amazonia colombiana cuenta con un territorio aproximado de 300.092 km2 con
localidades en Guaviare, Guainía, Vaupés, Putumayo y Amazonas, incluyendo la sierra
de la Macarena (Siamac, en por Rengifo y Gonzales, 2006, p.1; Pacheco, 2012, p. 545).

También los problemas ambientales tienen implicaciones en la seguridad de la región


como en la global.

En referencia explícita a la potencialidad de América Latina influencia del problema del


medio ambiente en la política exterior colombiana, el presidente Santos ha enfatizado en
la importancia en el escenario global: “provisión de alimentos, agua, biocombustibles y
pulmones naturales como las selvas para la satisfacción de las necesidades de
supervivencia de la humanidad, así como la concentración del 20% de la oferta mundial
115

de agua dulce y 50% de la biodiversidad del planeta en la Amazonia” (Presidencia, 2010a,


2011, en Pacheco, 2012)

Colombia ha destacado ante el medio internacional sus fortalezas ambientales y ecológicas,


ubicándolo como el país con mayor biodiversidad por kilómetro cuadrado (Presidencia,
2010B, en Pacheco 2012), al lado de Brasil el país con mayor diversidad mundial. "En Commented [WU39]: (¿Dónde cierran las comillas?)

consecuencia, el uso sostenible de la biodiversidad, las energías limpias, la seguridad


alimentaria, el desarrollo tecnológico, ente otros, son temas clave en esta reorientación de la
PEC en la era Santos”.

Cita Pacheco W. la apreciación de Eduardo Pastrana cuando sostiene que “observamos Commented [WU40]: (¿Dónde cierran estas comillas inglesas?)

un cambio temático en la agenda de política exterior en donde temas como la seguridad,


el narcotráfico y el terrorismo pierden centralidad, mientras que asuntos globales como
el cambio climático, los derechos humanos, la seguridad energética y la reforma de las
instituciones de Bretton Woods adquieren progresivamente una mayor importancia para
Colombia”. (Pacheco, 2012, p.545).

Colombia, por sus fortalezas y potencialidad ecológica, tiene un papel clave en el desarrollo
de la agenda ambiental de la Comunidad Andina de Naciones y de la Organización del Tratado
de Cooperación Amazónica, agendas que deben articulare naturalmente con sus propias
necesidades internas; también le es prioritaria la cooperación con Brasil no solamente por sus
intereses comunes y la atención de los problemas de cada país, sino también por las
implicaciones internacionales de la política brasileña y el propio prospecto de Colombia en su
rol de potencia mediana lo que le implicaría un liderazgo en la región andina, teniendo en
cuenta además la implicación que la política ambiental de la región amazónica tiene en la
agenda ambiental planetaria (Pacheco, 2012).

Política multilateral

Colombia desde los albores de la independencia ha tenido una vocación por la política
multilateral, siendo este concepto uno de los principios de su política exterior, además la propia
116

Constitución Nacional así lo consigna especialmente en la referencia a la integración


latinoamericana.

Naciones Unidas

Desde los trabajos de la Comisión Preparatoria, que en 1945 sesionó en Londres, Colombia tuvo
una muy destacada actuación, el embajador Eduardo Zuleta Ángel, fue designado presidente de
esta Comisión y en tal calidad abrió la Primera Asamblea General de las Naciones Unidas, en
la que Colombia suscribió la Carta como miembro fundador.
En las conferencias de Ciudad de México y en la de San Francisco en 1945, expuso como líder
de varios países latinoamericanos, importantes posiciones. En la Conferencia de Chapultepec,
la delegación colombiana presidida por Alberto Lleras Camargo participó activa y
fructíferamente en la redacción del Acta de Chapultepec en la cual se consignó que los
organismos regionales eran la primera instancia y la ideal para la solución pacífica de conflictos,
así mismo en concordancia con el principio de igualdad entre los pueblos, Alberto Lleras se
opuso, al veto por parte de los países miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

Invariablemente su actitud está orientada por su decidido compromiso con el multilateralismo


en concordancia con los principios rectores de su política exterior. Otros de las aportes iniciales
de Colombia fueron, la necesidad de consignar la intangibilidad de los tratados públicos, la
buena fe en el cumplimiento de los tratados –principio pacta suntservanda‒.

Debemos destacar las oportunidades en que ha sido elegida en representación de América


Latina y el Caribe en el Consejo de Seguridad como miembro No Permanente: 1947-1948;
1953-1954; 1957-1958; 1969-1970; 1989-1990; 2001-2002 y 2011-2012.

Muy destacada ha sido la participación de Colombia, incluso como presidente, en el Consejo


Económico y Social, ECOSOC. También importantes personalidades colombianas, Commented [WU41]: Social
(ECOSOC) )¿?)
expresidentes, excancilleres han sido llamados a participar en consejos y comisiones de alto
nivel en las que se adelantan tareas inherentes a la responsabilidad del mantenimiento de la paz
y la seguridad internacional.
117

Naciones Unidas por su naturaleza y funciones es la máxima expresión del multilateralismo


global, pero su estructura y las reglas de juego, lideradas por las potencias vencedoras en la
Segunda Guerra Mundial, a pesar de algunos esfuerzos por actualizarla y hacerla concordante
con la realidad de un sistema internacional surgido de la caída del Muro de Berlín y de la
implosión de la Unión Soviética, resulta inferior o inadecuada para afrontar las enormes
responsabilidades que demanda su función esencial del mantenimiento de la paz y seguridad
internacionales, en un mundo ya con alrededor de 200 Estados miembros del a organización28.

Adicionalmente «Uno de los factores políticos que se han convertido en un poderoso acicate
para la reforma es el sentimiento de exclusión e inequidad por parte de un grupo de Estados que
se ha convertido en grandes contribuyentes, especialmente a partir de los exigentes
requerimientos presupuestales causados por el aumento de las operaciones de paz» (Reyes, C.
2011, p. 117).

En el presente trabajo se hará referencia únicamente a la actitud de Colombia en la reforma de


la estructura del Consejo de Seguridad. La reforma del Consejo de Seguridad es uno de los
temas más complejos. El punto álgido es alrededor del número de nuevos miembros, la
categoría, esto es permanentes, no permanentes o en «transición», la preservación y uso del veto
y los conflictos de competencia con la Asamblea General (Reyes, C., 2011).

Colombia pertenece al grupo de los denominados Unidos por el Consenso, –que nació con el
Coffee Club Group, compuesto originalmente por Italia, España, Argentina, Canadá, México,
Corea del Sur y Pakistán. La propuesta de este grupo es un aumento de diez nuevos miembros
no permanentes, con períodos de dos años reelegibles, argumenta el grupo que la existencia de
diferentes categorías de países rompe el principio de la igualdad soberana de los Estados y que
la membrecía permanente con derecho al veto le permite a los cinco países miembros

28
Las diferentes posiciones frente a la reforma del Consejo de Seguridad, de la Asamblea General de las funciones
del Secretario General, los métodos de trabajo , si como las consideraciones funcionales sobre la OEA y otras
instituciones americanas, regionales y subregionales, se analizan objetiva y claramente en el trabajo Dimensiones
relevantes para Colombia de las instituciones multilaterales políticas y su reforma, del excanciller Camilo Reyes
Rodríguez, en Misión de Política Exterior 2009-2010, U. de los Andes, 2011.
118

permanentes obtener posiciones claves en el sistema a favor de sus propios interés aumentando
así las desigualdades (Reyes, 2012).

Colombia y los organismos internacionales multilaterales


Colombia ha participado tradicionalmente en la creación de los organismos
internacionales más relevantes en forma positiva e imaginativa. Entre muchos otros casos,
constituyen ejemplos válidos los procesos de creación de la ONU, la OEA, la CAN - y
más recientemente la Unasur y el Consejo Suramericano de Defensa-.De la misma forma
participó en l construcción de regímenes hoy acogidos por la comunidad internacional,
entre otros, para la lucha contra el problema mundial de las drogas; la protección del
medio ambiente; la preservación de la biodiversidad; contra el cambio climático, el
desarme nuclear, el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras, o la lucha contra la
impunidad, que dio lugar a la creación de la Corte Penal Internacional. Sin embargo, la
amplitud de la agenda y el grado de especificidad exigen del país mayor compromiso,
continuidad y empeño en su seguimiento y atención, ya que ésta representa intereses
vitales para la Nación. Es una agenda que requiere de recursos financieros y humanos. Es
indispensable reconocer y valorar los conocimientos, experiencia y prestigio que algunos
funcionarios han podido adquirir en el ámbito internacional. Es importante asegurar
nuestra presencia y participación política y técnica pertinente en los procesos que impone
esta nueva dinámica y evitar que, como con frecuencia ha sucedido, nuestro esfuerzo sea
esporádico, discontinuo o superficial. (Reyes, 2011, p. 357-358).

En cuanto a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), acordados hace quince años por
189 Estados miembros de las Naciones Unidas sobre ocho metas que deberían cumplirse para
el 2015, con el propósito de un mundo con menos hambre, menos pobreza y más incluyente,
justo y sostenible, debemos hacer una breve consideración en este documento, ya que el tema
será tratado en exposiciones en clase. A fin de llevar a cabo los objetivos del compromiso
enunciado se definieron 18 tareas adaptadas por cada país a sus requerimientos, las cuales
giraron en torno a la erradicación de la pobreza extrema y el hambre, el acceso a la educación
primaria, la igualdad entre los géneros, la reducción de la mortalidad materno e infantil, la lucha
contra la malaria, el sida y otras enfermedades, la sostenibilidad ambiental y el fomento de la
asociación mundial (El Tiempo, Editorial 6 de junio de 2015).
119

En Colombia, el impacto de las acciones emanadas de los compromisos adquiridos en el ODM


no ha sido el mismo en todo el territorio. En materia de pobreza, el país redujo a la mitad la
población que vivía en la indigencia. El porcentaje de gente empobrecida está en el 8.1 por
ciento (12,3 puntos porcentuales menos que en 1990) pero los indicadores son muy distantes
entre ciudades, por ejemplo en Quibdó es del orden del 14,5 por ciento, en tanto que en Bogotá
es del 1,9 por ciento y en Medellín del 2,8 por ciento, (El tiempo, Editorial 6 de junio de 2015).
En general, los impactos favorables en los compromisos del Milenio distan mucho de los
alcanzados en las zonas urbanas de los más modestos en las zonas rurales. Los indicadores de
salud en la Guajira son similares a los de África subsahariana. (El Tiempo, Editorial 6 de junio
de 2015). Mantener el esfuerzo por alcanzar plenamente los ODM progresivamente le dará a
Colombia más autoridad y proyección en su gestión multilateral.
120

El fallo de la Corte Internacional de Justicia de 2012

Breve referencia histórica

La Real Orden de 1803 es la referencia histórica de la actitud de Nicaragua frente a la Mosquitia


y el Archipiélago de San Andrés y Providencia. Recordemos que uno de los principios tutelares
del pensamiento internacional de Bolívar y por tanto de la política exterior de la Gran Colombia
fue la adopción del principio Utipossidetis Juris de 181929 (Anexo n.o 3 Antigua zona de
Colombia según la Real Cédula de 1803).

En 1838 se produce la disolución de la Unión de Provincias Unidas de Centroamérica y


Nicaragua se convierte en Estado independiente, optando por el desconocimiento de la Real
Orden de 1803 argumentando que la segregación de la Mosquitia y de las Isla Mangles de la
Capitanía General de Venezuela adscribirla al Virreinato de la Nueva Granada era un acto de
organización militar, Liévano de «comisión privativa» y no una división territorial, inicia una
serie de acciones con la pretendida soberanía que originan una sucesión de protestas de
Colombia desde el 7 de enero de 1839, en la que recuerda la obligación de los Estados
Americanos de aplicar el principio del Utiposidetis Juris de 1810 (Gaviria, E., 2014).

Luego del triunfo de la revolución sandinista, Nicaragua sostiene la nulidad del Tratado
Esguerra-Bárcenas de 1828 argumentando un vicio de consentimiento por una supuesta invasión
militar de los Estados Unidos, argumento que posteriormente expuso en el proceso de La Haya
Colombia, con el canciller Diego Uribe Vargas, en el gobierno de Turbay Ayala, responde con
el Libro Blanco. Observa Gaviria Liévano la ironía del reclamo de Nicaragua ya que «fue
Colombia la perjudicada y no Nicaragua que se quedó, de acuerdo con este instrumento, con la
Costa de Mosquitos y después sobre el archipiélago de San Andrés y Providencia. En 1890
invadió las islas Mangles, como parte que eran de nuestro archipiélago caribeño y después en

29
Un amplio estudio histórico y jurídico sobre la génesis y evolución del diferendo con Nicaragua se halla en la
obra El diferendo entre Colombia y Nicaragua sobre el Archipiélago de San Andrés y Providencia de Marco
Gerardo Monroy Cabra, Ediciones Academia Colombiana de Jurisprudencia, Colección Portable, además de las
obras de Gaviria Liévano, Germán Cavelier y Vásquez Carrizosa, incluidas en la bibliografía del programa de la
materia Política Exterior Colombiana.
121

1894 se apoderó de la Costa de Mosquitos y le cambió el nombre por el departamento de Zelaya,


que conserva hasta hoy (Gaviria, 2914, p. XI).(Anexo n.o 4, La delimitación Colombia-
Nicaragua de acuerdo al Tratado Esguerra-Bárcenas de 1928).

La demanda de Nicaragua y respuesta de Colombia

 El 5 de enero de 2001 Colombia retiró la aceptación de la jurisdicción obligatoria de la


CIJ planteada el 30 de octubre de 1937.
 El 6 de diciembre del 2001 Nicaragua presenta la demanda ante la Corte Internacional
de Justicia de La haya CIJ, (Anexo n.o 5, Las pretensiones de Nicaragua en su demanda
ante la CIJ).
 Posteriormente Colombia abandona el criterio del meridiano 82º de Greenwich como
límite marítimo entre los dos países y propone la línea media30.
 (Anexo n.o 6, La propuesta de Colombia).

El fallo de la Corte

Las dos sentencias de la CIJ de la haya del 13 de diciembre de 2007 y del 19 de noviembre de
2012 confirman la propiedad y soberanía de Colombia sobre todas y cada una de las formaciones
insulares.

El proceso culmina con la sentencia emitida por la CIJ el 19 de noviembre de 201231.


El 16 de septiembre de 2013 Nicaragua presentó una nueva demanda contra Colombia en el
caso que oficialmente se denomina «Cuestión de la delimitación de la plataforma continental
entre Nicaragua y Colombia más allá de las 200 millas náuticas desde la costa nicaragüense
(Nicaragua-Colombia)», (Anexo n.o 6, El fallo de la CIJ).

30
Diferendo territorial y marítimo (Nicaragua-Colombia), excepciones preliminares, C.I.J. Recueil 2007, p. 859,
párr. 82. Anuario Colombiano de Derecho Internacional (Acdi), Vol. 1, 2008, pp. 205-262; así mismo en la p. Web:
www.onuarioocdi.org. Tomado de Abella R, ´Rev. Orbis p. 58.
31
Los documentos sobre el caso se pueden consultar en el sitio web de la Corte, www.icj-cij.oorg.
122

El 29 de noviembre de 2013 Nicaragua presenta una tercera demanda contra Colombia sobre el
supuesto incumplimiento de la sentencia del 19 de noviembre de 2012 oficialmente denominado
como «Presuntas violaciones de derechos soberanos y espacios marítimos en el Mar Caribe»
(Nicaragua- Colombia). Commented [WU42]: Nicaragua- Colombia.(¿?)

En el fallo del 19 de noviembre de 2012 pierde Colombia 75 000 kilómetros de mar y hasta
cierto punto los catos de Quitasueño y Serrana, los cuales quedaron enclavados o separados del
resto del archipiélago. «El fallo significó para Colombia la total desintegración de todas sus
formaciones insulares y que algunos quedaron dentro de la zona económica exclusiva que era
nuestra y ahora pasó a manos de Nicaragua con todas las implicaciones desfavorables para
nuestros pescadores artesanales» (Gaviria, 2014, p. XII).

El análisis de la Sentencia de la CIJ se puede enfocar, siguiendo el esquema planteado por


Abello Galvis, en cuatro partes:

1. La relativa a la soberanía sobre cada uno de los siete espacios terrestres ubicados al este
del meridiano 82. Albuquerque, Este-Sur-Este, Roncador, Serrana, Quitasueño, Serranilla y
Bajo Nuevo. Luego de las consideraciones jurídicas y técnicas correspondientes, la CIJ
determinó que la soberanía sobre los siete espacios era de Colombia.

2. Sobre la delimitación de la Plataforma Continental extendida En este asunto, dado que


Colombia no ha ratificado la Convención de las Naciones Unidas sobre Derecho del Mar
(CNUDM) la CIJ precisó que recurrió a la práctica consuetudinaria (en referencia al numeral 1
del artículo 74 de la CNUDM) que es fuente del Derecho Internacional y por tanto aplicable a
los Estados independientemente de que hayan ratificado o no el tratado, en este caso la CNUDM.
Luego de las consideraciones pertinentes la CIJ determinó que no estaba en posición de delimitar
las porciones de plataforma que le corresponderían a cada Estado. (Abello, 2013, p. 60). Acerca
de la delimitación de la frontera entre los dos Estados32.

32
Es pertinente revisar la argumentación jurídica del tratadista Enrique Gaviria, así como la del profesor Abello
Galvis sobre la segunda demanda de Nicaragua relativa a la delimitación de la Plataforma Continental extendida.
123

3. Trazado de la delimitación marítima. En cuanto a este punto hace referencia la CIJ no tiene
en cuenta los títulos históricos «en el presente caso el principio del Utipossidetis Juris no
permite determinar quién detiene la soberanía sobre las formaciones marítimas en litigio»
(Abello, 2013)33.

La Corte al determinar que la costa pertinente de Nicaragua mide aproximadamente 531 kms
mientras que la colombiana mide alrededor de 65 kms, es decir, una relación de 1 a 8, 2 a favor
de Nicaragua. Posteriormente la Corte redujo dicha relación a una de a 3,44. La Corte trazó una
línea media provisional siguiendo su propia jurisprudencia, la Corte decidió no incluir a
Quitasueño para determinar a la costa pertinente colombiana.

Tampoco tuvo en cuenta el Archipiélago como una unidad sino que tomó cada isla en
forma individual. Es decir, las circunstancias especiales hacían que la diferencia arriba
mencionada en las proporciones de las costas pertinentes fuera muy grande. Esto conllevó
a que se le otorgaran a Nicaragua alrededor de dos terceras partes de las aguas en disputa
(Abello, 2014, p. 62).

En cuanto a la determinación de cuál sería la norma marítima pertinente, así como los derechos
generados en las diferentes formaciones marítimas –Cayos de Albuquerque, Este-Sur-Este,
Roncador, Serrana, Serranilla y Bajo Nuevo‒ la CIJ determinó que estos espacios generaban
un derecho de 12 millas náuticas, en contra de la posición de Nicaragua de que generaban un
derecho de 3 millas náuticas. La argumentación jurídica de la Corte llevó a su determinación
de que Quitasueño y Serrana quedarían como enclaves, siguiendo su jurisprudencia.

4. Respecto a la determinación de dejar a Quitasueño y Serrana como enclaves. La


argumentación de la Corte en la que basa su decisión de dejar a Quitasueño y Serrana como
enclaves se basa en que «Quitasueño no podía ser incluido para trazar la línea media provisional
ya que la QS 32 –la única formación que queda sobre el nivel del mar en pleamar‒ es una

33
Diferendo territorial y marítimo (Nicaragua-Colombia), excepciones preliminares, C.I.J. Recueil 2007, p. 859,
párr. 82. Anuario Colombiano de Derecho Internacional (ACDI), vol. 1, 2008, pp 205-262; ahí mismo en la p.
Web: www:anuariocdi.org (Gavis, 2013, p. 59)
124

formación de apenas un metro cuadrado que se encuentra a 40 millas náuticas de la isla de


Providencia y, en consecuencia, decidió no tenerla en cuenta (Abello, 2013, p. 63)34.

A lo anterior se suma lo explicado en la parte final del punto anterior –el relativo al trazado de
la delimitación marítima‒ «en el sentido de que la distancia y el tamaño debían ajustarse al
principio de equidad y, por eso, al no poder ser incluidas dentro del área establecida por la Corte
para trazar la línea media provisional, quedaron por fuera los cayos de Quitasueño y Serrana»,
(Abello, 2013, p. 63).

El 27 de noviembre de 2013 Colombia denuncia el Tratado Americano de Soluciones Pacíficas,


«Pacto de Bogotá» de 1948, con efecto inmediato con el propósito de cerrarle el paso a
Nicaragua para su segunda demanda ante la CIJ. Anota el tratadista Gaviria Liévano que «…el
mismo instrumento dispone que la denuncia solo tiene efecto después de un año de haberla
notificado. Tanto es así que el 13 de septiembre de 2013 Nicaragua presentó la segunda
demanda…» (Gaviria, 2014, p. XIII). Como lo anotamos en la segunda demanda Nicaragua
pretende que la CIJ le reconozca una plataforma continental extendida, más allá de las 200 millas
náuticas.

Perspectivas

Cuando se produce el fallo de la CIJ el Gobierno nacional expresó que era preciso en primer
lugar garantizar los derechos de los raizales, luego explicó la inaplicabilidad de la sentencia
hasta la celebración con Nicaragua del correspondiente tratado de límites en absoluta
concordancia con lo dispuesto en el artículo 101 de la Constitución Nacional.

Sobre la decisión de dejar a Quitasueño y Serrana como enclaves, sin duda en un aspecto de
especial atención ya que a esta situación potencialmente puede generar dificultades y
discusiones con Nicaragua aun teniendo en cuenta que los barcos colombianos navegarían por
aguas de la zona económica exclusiva, lo que significa a la luz del artículo 58 de la CNUDM,
que Colombia tendría que argumentar sobre la base de la práctica consuetudinaria a fin de exigir

19 Cita Abello en la nota de pie de página n. .o 35 el Diferendo territorial y marítimo (Nicaragua c Colombia), op.
cit., p. 75, párr. 202.
125

a Nicaragua el pleno acatamiento de la libre navegación en la zona supuesto que son muy válidas
las evaluaciones sobre el fallo relativo a que Nicaragua no logró dejar enclavadas todas las Commented [WU43]: ¿?

islas, islotes y cayos, incluidos San Andrés, Providencia y Santa Catalina, como se puede
apreciar en el Anexo n.o 7 relativo a las pretensiones de Nicaragua en la demanda ante la Corte,
también el que no habrá lugar a indemnizaciones de pesca por parte de Colombia ya que explica
la Corte al tratarse de una frontera que no había sido trazada, la porción que le sea atribuida a
una de las partes no abre el derecho a una reparación (Abello, 2013)35. Commented [WU44]: ¿?

Es de prioridad la atención que se debe prestar al método que vaya a seguir Nicaragua para
determinar las 200 millas náuticas de mar territorial debido a que este país no ha trazado las
líneas de base, por lo que no le era posible a la Corte determinar hasta dónde llega el límite del
mar territorial nicaragüense, la utilización por pate de Nicaragua del criterio de la línea de base
recta, en contra del principio general de trazar la línea de base en bajamar, generaría una nueva
pérdida de espacio marítimo para Colombia.

Aspecto primordial a tener en cuenta es el relacionado con la pesca artesanal, la cual tiene un
carácter consuetudinario, criterio adoptado por la propia Corte, lo que garantiza los derechos
de los isleños a continuar en sus labores de pesca, independientemente si se adelanta en espacios
colombianos o nicaragüenses (Abello, 2013, Gaviria, 2014).

A manera de consideración final, es necesario crear un clima de serenidad en la opinión pública


colombiana a fin de prepararla objetivamente en la consideración del proceso de
implementación de la sentencia de la Corte, no solamente como continuación de la honrosa

35
Los estudiantes del programa de Relaciones Internacionales de la Universidad de San Buenaventura, Eduardo
Bustamante Rodríguez y Michael Saams Bent elaboraron el trabajo de grado «Análisis prospectivo del Diferendo
entre Colombia y Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia de La haya» (2001-2002), el cual contiene una
interesante proyección sobre cómo Colombia podría implementar el futuro fallo de la CIJ aún en la hipótesis que
este no le fuera favorable. www.usbbog.edu.co biblioteca..
126

tradición de Colombia del respeto al Derecho Internacional, en concordancia con las expresas
normas de la Constitución Nacional sino también como expresión de su vocación y proyección
de pertenencia al Caribe y por tanto el abrir un espacio de interrelación y consolidación en
múltiples aspectos de las relaciones internacionales.

La política exterior hacia Suramérica

En los actuales procesos de integración y concertación con América latina, tienen especial
relevancia en la política exterior de Colombia las relaciones bilaterales con varios países de
América del Sur y particularmente los procesos de integración en la subregión, sin que esta
expresión vaya en detrimento de la importancia de la Alianza del Pacífico de la que México es
parte, con Colombia, Perú y Chile.

De especial pertinencia en el tratamiento de este tema es la afirmación de Martha Lucía


Márquez: «El poder en América del Sur se estructura alrededor de Brasil, como potencia media
mundial y gran potencia subregional, y cuatro países (Argentina, Chile, Venezuela y Colombia)
como potencias secundarias que impugnan relativamente el poder del primero».

Partimos de la evaluación general del logro en la diplomacia de la administración Santos de


superar la actitud hostil de los gobiernos andinos –excepto Perú‒ que se tenía en la campaña
presidencial que llevó a Santos a la presidencia, los agravios al Ecuador originados en la
operación Fénix, el bombardeo al campamento de Raúl Reyes en ese país y más aún cuando
Santos se presentaba como continuador de la política de seguridad democrática, se agrega
también el lenguaje virulento del presidente Chávez hacia Colombia y específicamente hacia el
candidato Juan Manuel Santos.

Santos al llegar plantea un nuevo discurso sobre cooperación y desarrollo fronterizo y en sus
visitas a la frontera colombo-venezolana invoca una imagen de confianza argumentando su
127

interés histórico y personal por la integración económica binacional, desde su gestión como
ministro de Comercio Exterior 1991-1993 en la administración Uribe.

Santos logra superar dos aspectos negativos para desarrollar su proyecto de política exterior: en
lo interno, abocó factores que eran determinantes, el desgaste de ocho años de gobierno centrado
en la seguridad democrática, las fisuras al interior de la coalición gobiernista, los
enfrentamientos permanentes del Gobierno con el poder Judicial, con el Legislativo, los
denominados «falsos positivos», las falsas desmovilizaciones de grupos armados, las acciones
del Departamento Administrativo de Seguridad orientadas a infiltrar ilegalmente a magistrados,
políticos, comunicadores, las singulares aplicaciones a la Ley de Justicia y Paz, el desprestigio
de la política agraria con la distorsión del programa Agro Ingreso Seguro al privilegiarse élites
cercanas al Ejecutivo, el surgimiento y fortalecimiento de bandas criminales armadas con
estructuras paramilitares denominadas Bacrim.

En lo exterior, la actitud de la administración anterior de denominar a los grupos alzados en


armas como terroristas, evitando la denominación conflicto armado interno, lo cual era
entendido a la luz de los regímenes de Derechos Humanaos y DIH como pretexto para la
exclusiva opción militar lo que facilitaría conculcación o desconocimiento de los estándares
internacionales (Pastrana y Vera 2012).

En lo regional, Santos supera el ambiente geopolítico de desaprobación a la actitud de Colombia,


excepción del gobierno de Alan García en el Perú, que se consideraba afectaba negativamente
el multilateralismo, como sus propias concepciones de prevención y reacción en materia de
seguridad, el impacto que generó el Acuerdo Complementario para la Cooperación y Asistencia
Técnica en Defensa y Seguridad entre Colombia y los Estados Unidos, que permitía la
128

ampliación de la utilización de bases militares colombianas por parte de personal


norteamericano y que fue devuelto por la Corte Constitucional36.

También tuvo efectos adversos el intento de la diplomacia de Uribe de vincular a la OEA en una
cruzada contra los gobiernos de Venezuela y Ecuador y la persistente actitud escéptica e incluso
de prevención frente al proyecto político e ideológico en la Unión de Naciones Suramericanas
(Unasur) (Pastrana y Vera, 2012). En lo regional, política exterior del gobierno de Santos ha
estado orientada a recuperar la posición y protagonismo de Colombia con miras a la
consolidación de un liderazgo.

Relaciones bilaterales

Relaciones con Brasil

Las relaciones Colombia-Brasil son de primer orden en la agenda de política exterior


colombiana, varios factores confluyen, la zona de frontera en la que los dos países se encuentran
en una extensión de 1645 km, con desconocimiento mutuo y también con la complejidad
temática que este encuentro significa, el rango de Brasil de potencia regional, la aspiración de
Colombia como potencia de segundo nivel en Suramérica y su aspiración de liderazgo en
aspectos específicos en la Región, la copertenencia a la Amazonia, la participación en el Otca,
las actitudes en política multilateral, particularmente en Naciones Unidas, las posiciones de
Brasil que se opone al lineamiento tradicional hacia Estados Unidos y a marcar distancia de la
doctrina económica neoliberal.

36
Este Acuerdo de Complementación suscrito cuando el presidente Santos era ministro de Defensa en la
Administración Uribe, fue devuelto por la Corte Constitucional por considerar que involucraba nuevos
compromisos que ameritaban la necesidad de iniciar un trámite legislativo. Con Santos presidente, el Acuerdo no
se presenta a consideración del Congreso
129

Inciden también la circunstancia de la existencia de múltiples opciones de integración


económica en la Región, Can, Mercosur, Alba, Unasur además de los foros políticos, OEA, y
la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe Celalc que excluye a Estados Unidos
y Canadá, que acaba de celebrar con la Unión Europea la Cumbre de Bruselas sobre la que se
hará sucinta referencia en este mismo documento.

Además de los factores anteriores están el de la desconfianza recíproca especialmente por


alinderamiento ideológico y militar de Colombia hacia Estados Unidos, la incertidumbre sobre
la proyección o dimensiones del «liderazgo brasileño» y por supuesto, la incomodidad
colombiana por la propuesta del Brasil de una solución negociada al conflicto armado interno,
cuando Colombia propugnaba por la calificación de terroristas a las Farc a pesar del rechazo
brasilero a las prácticas terroristas y al secuestro por parte de este grupo subversivo.

Un elemento a tener en cuenta es la proyección de Brasil en América del sur aprovechando la


situación de la llamada hegemonía decreciente de los Estados Unidos para consolidar su
hegemonía creciente enfatizando su rol como única potencia suramericana. Colombia tendría
en su política exterior hacia Brasil las siguientes opciones estratégicas:

Colombia aquí aparece como una potencia secundaria (entre varias) por sus características
medianas y nueva proyección internacional, y tiende a actuar estratégicamente como un «freno»
o como un «motor» para la política suramericana que impulsa Brasil, dependiendo de cómo
construye sus intereses propios y regionales en su política exterior y de qué tanto coinciden estos
con los intereses y estrategias del «nuevo polo de sur» (Flemes y Wojczewski, 2012, p. 160-
168). Por sus atributos en franca desventaja con Brasil y por la estructura de seguridad regional
relativamente estable y pacífica, Colombia apunta a estrategias combinadas de soft-balancing
institucional, como contrapeso relativo utilizando las plataformas multilaterales (Flemes, 2012,
p.161; Flemes, 2012, p. 96-98), cooperación bilateral reforzada, que tiende a fundarse más en
la simetría (asociación de iguales) que en la subordinación, es decir, la simple aceptación de la
cooperación económica hegemónica o bandwagoning (Flemes, 2012, en este volumen
(Pastrana, 2012. p. 614).
130

A pesar de las divergencias en política exterior con Brasil, especialmente por el rol que debería
cumplir Estados Unidos en Suramérica con la llegada de Santos al poder y la Cancillería de
María Ángela Holguín se produjo un relanzamiento de las relaciones bilaterales con Lula da
Silva y se incrementó la cooperación mutua con el gobierno de Rousseff. Santos visita a Brasil
en su primera gira de posesión oficial en la que enfatiza en el propósito de normalizar las
relaciones con Ecuador y Venezuela y el reimpulso a interés de Colombia en Unasur (Pastrana,
2012, p. 630).

Otra expresión de la magnitud del cambio de política exterior hacia Brasil es que, con
posterioridad a la cumbre de Brasilia de 2010 se suscriben ocho acuerdos para intensificar la
cooperación bilateral sobre proyección social y desarrollo en la zona Leticia-Tabatinga y
permisos de residencia, estudio y trabajo; sobre cooperación en criminalística, lucha antidrogas
y operaciones conjuntas; la cooperación científica y académica entre Colciencias y Capes del
Brasil, sobre la cooperación de Brasil en cultivo de cacao y procesamiento de caucho; sobre la
oferta educativa del Sena y del Sena I del Brasil, sobre desarrollo fronterizo con la participación
de la Corporación Andina de Fomento (Caf) y el Estado del Amazonas y a los departamentos
de Amazonas, Vaupés y Guainía sobre infraestructura, empleo y medio ambiente; la
vinculación del programa brasileño «KC390» para la construcción de aeronaves de múltiple
propósito, con miras a la adquisición por parte de Colombia de 12 aeronaves y eventuales
programas de asociación y el Acuerdo sobre biocombustibles, cooperación técnica para su
producción e impulso del mercado internacional37.

La política exterior colombiana hacia Brasil está orientada a profundizar la cooperación en los
diferentes órdenes, comercio, seguridad fronteriza, infraestructura, cooperación militar, lucha
contra las drogas, intercambio cultural a fin de potencializar «una alianza estratégica

37
En el plano económico, cooperación bilateral, defensa, rol de Colombia en Unasur, consultar a Eduardo Pastrana
y Diego Vera Piñeros en Los desafíos de Colombia frente a la proyección de Brasil como potencia regional y
jugador global en Colombia: ¿una potencia en desarrollo? ob. cit. pp. 613-638.
131

multitemática» de carácter permanente que tendrá efectos en los procesos de integración en que
se halla empeñada América del Sur, particularmente Mercosur-Can, Unasur o la Organización
del Tratado de Cooperación Amazónica (Otca)38.

Relaciones con Ecuador

Históricamente las relaciones Colombia-Ecuador países con muchas identidades han estado
signadas por encuentros y desencuentros desde la conformación misma de la Gran Colombia y
la posterior segregación de Ecuador ‒departamentos de Ecuador, Azuay y Guayaquil‒ de la
Nueva Granada, Estado sucesor Gran Colombia, la que fue reconocida por decreto de la
Convención Granadina del 10 de febrero de 1831.

Son muchos los factores de identidad y acercamiento entre los dos países, sus procesos
históricos en mucho son comunes, una evidente identidad cultural, con regímenes indicadores
de desarrollo económico y social a pesar del gran efecto negativo de las actividades de los
grupos alzados en armas en Colombia, geográficamente comparten condiciones muy
importantes, los dos países están situados e identificados con su pertenencia a la Cuenca del
Pacífico, a la Región andina y al espacio amazónico.

En materia de identidad política y cooperación, ambos países son suscriptores del Acuerdo de
Cartagena (Con Chile, Perú y Ecuador), promisoria apuesta a la integración y profundización
de la interdependencia y que hoy evolucionó a la denominada Comunidad Andina de Naciones
(CAN), integrada con Colombia, Bolivia y Perú, además de la membrecía a varios mecanismos
de integración y concertación regionales39.

38
Brasil es un gigante, 8 514 877 km2 de superficie, incluyendo aguas territoriales, el quinto país en el mundo, con
una población de 206 millones de personas.
39
En la amplia bibliografía sobre las relaciones Colombia y Ecuador, varios de sus textos están incluidos en la
bibliografía del programa de Política Exterior Colombiana, destacamos Colombia y Ecuador: entre la integración
y la fragmentación, Editores Eduardo Pastrana Buelvas y Stefan Jost, publicación de la Fundación Konrad
132

El estudio de las relaciones colombo-ecuatorianas requiere por su complejidad una delimitación


temática básica: los problemas transfronterizos, una frontera terrestre de 586 kms,
particularmente los efectos del conflicto armado colombiano, el comercio, la migración, la
militarización en la frontera y la delincuencia y las relaciones políticas y diplomáticas.

En materia comercial, la relación es intensa, para cada uno el comercio con el otro es de especial
importancia, ambos sistemas económicos tienen una base en el sector extractivo, lo que ha
generado una fuerte competencia por los mercados y recursos. Si bien este aspecto no es
esencialmente determinante en las tensiones que se presentan entre los dos países son una
expresión de rivalidad que llevó a Ecuador a implementar medidas proteccionistas que afectan
el comercio colombiano a ese país. También incide la pertenencia a concepciones económicas
disímiles: la participación de Colombia a la Alianza del Pacífico y la del Ecuador al Alba, a
pesar de que ambos países forman parte de la Can, lo que ha tenido efectos en la propia
desaceleración de la proyección de esta última. Es, diríase, otra expresión del concepto de
regionalismo abierto.

La relación de encuentros y desencuentros entre los dos países, durante las décadas finales del
siglo XX, en términos generales no tuvo grandes efectos negativos ya que el rasgo de mayor
expresión ha sido el de la cooperación y entendimiento. Las relaciones comienzan a dificultarse
es a partir de 1990, generándose un deterioro paulatino, llegando a niveles de tensión altamente
preocupantes. «En el caso de Colombia el recrudecimiento del conflicto armado, la
narcotización y posterior securitización de la agenda exterior, y el énfasis en el bilateralismo
con Estados Unidos, fueron factores que contribuyeron a distanciarse de su vecino del sur»
(Pastrana, 2012, p. 9).

Adenauer Sitftung (Kas), Universidades Javeriana, de San Buenaventura, Cali, Militar, Nueva Granada, Santiago
de Cali y Santo Tomás. Bogotá, 212.
133

El esfuerzo del Estado colombiano para afrontar el fortalecimiento de los grupos armados en la
zona de frontera, afectó en varios aspectos al Ecuador:

El fortalecimiento delos grupos armados ilegales, y el posterior esfuerzo del Estado para
combatirlos, generaron varios fenómenos que de diferentes formas afectaron a Ecuador.
Por un lado, se incrementó fuertemente el flujo transfronterizo de personas hacia el vecino
país, particularmente generado por dinámicas de confrontación armada en territorio
colombiano. Por otro lado, el vínculo de diferentes actores armados con el narcotráfico y
otras formas de crimen organizado también alcanzó un nivel transnacional Relacionado
con lo anterior la estrategia de confrontación del Estado colombiano contra los grupos
armados ilegales, empujó a éstos hacia el sur del país, lo que nos llevó a interactuar cada
vez más a través de la frontera colombo-ecuatoriana. Adicionalmente frente al
multidimensional conflicto interno, la priorización de las relaciones con estados Unidos,
y específicamente el Plan Colombia, acentuó los temas relacionados con el narcotráfico
y con la seguridad, lo que llevó a aumentar las fumigaciones en frontera y a securitizar la
agenda con Ecuador (Pastrana, 2012, p. 7-10).

Las complejidad interna ecuatoriana tuvo por su parte efectos en las relaciones con Colombia,
principalmente la profunda crisis institucional, en diez años tuvo ocho presidentes, hasta que se
produce la elección de Rafael Correa en el 2006, con un proyecto político y económico que se
apartaba bastante del seguido por Colombia.

La incidencia de los factores idiosincráticos de los gobernantes de los dos países fue otro factor
que incidió en la radicalización de las tensiones, en efecto, los presidentes Uribe y Correa eran
proclives al estilo personalista sin excesivo apego a los canales diplomáticos, con discursos
radicalmente ideologizados lo que naturalmente produjo enfrentamientos, polarizando además
las opiniones públicas y afectando los canales institucionales para atender las dificultades y
normalizar las relaciones entre los dos países.

Dos hechos marcaron el punto más alto en el deterioro de las relaciones entre los dos países: la
fumigación por aspersión con glifosato para erradicar el cultivo de la planta de coca, que afectó
zonas fronterizas ecuatorianas. Eran frecuentes las exigencias del Ecuador para que secara esta
fumigación, argumentando el efecto en los cultivos legales, en las fuentes hídricas y en la salud
134

de la población. Por su parte Colombia argumentaba los vínculos de funcionarios ecuatorianos


con los grupos armados de ilegales.

El bombardeo en el 2008 por parte de las Fuerzas Militares de Colombia ‒Juan Manuel Santos
a la sazón era el ministro de Defensa‒ al campamento de Raúl Reyes, líder de las Farc, situado
en territorio ecuatoriano, que al ser uno de los incidentes más graves en la historia de las
relaciones entre los dos países, causó también un gran impacto internacional particularmente en
la OEA y en las relaciones de Colombia con varios países de la Región40.

Con la presidencia de Santos iniciada en 2010, la diplomacia colombiana opta por nuevos giros
en procura de los intereses de la política exterior, en efecto diversifica la agenda exterior en lo
temático y en lo geográfico y enfatiza en los esfuerzos por recuperar y normalizar las
deterioradas relaciones con los países de la región y particularmente con los vecinos que
evidentemente presenta resultados de recuperación que han beneficiado las relaciones colombo-
ecuatorianas

Relaciones con Venezuela

Desde los albores mismos de la independencia, las relaciones entre Colombia y Venezuela han
estado marcadas por acciones de cooperación, tensiones, encuentros y desencuentros estos
últimos con mayor frecuencia e intensidad durante las administraciones Uribe-Chávez.

…los dilemas y las perspectivas de las relaciones ente Colombia y Venezuela, tema de
nuestro análisis, deben abordarse desde la consideración de la política exterior venezolana
influenciada, aunque no exclusivamente, por una estrategia de soft-balancing que busca
“equilibrar” o mejorar la distribución asimétrica de poder existente, así como frustrar la

40
Ana María Trujillo en la obra recomendada Colombia y Ecuador entre la integración y la fragmentación, analiza
las dinámicas del conflicto armado interno en Colombia y muestra cómo estas han sido definitorias en las relaciones
colombo ecuatorianas.
135

realización de objetivos de política exterior del actor más poderoso de la región


incrementando los costos de sus acciones (Flemes, citado por Márquez, 2012, p. 577).

El proceso de delimitación de áreas marinas, como se anotó en las referencias a la delimitación


terrestre y marítima con Venezuela, se llegó a la Hipótesis de Caraballeda. A finales de los
ochenta, se presenta el incidente de la Corbeta Caldas que ha podido generar un enfrentamiento
militar. Viene una etapa de diversificación temática y cooperación a pesar de incidentes como
el ataque de guerrilleros colombianos a un grupo de infantes de la marina venezolana, con un
saldo de 13 muertos, las frecuentes incursiones de miembros de la Guardia Nacional a territorio
colombiano.

Se crean instituciones como la Comisión negociadora de los temas fronterizos y la Comisión


Presidencial de Asuntos Fronterizos que funcionó hasta el 2007 se ocupó de temas como la
interconexión vial, la creación de Zonas de Integración Fronteriza y la atención de temas de
seguridad ciudadana.

Las comisiones de vecindad que se crearon en los noventa se ocuparon de tomas como el
comercio, el desarrollo, el intercambio cultural e infraestructura. En este espíritu de cooperación
se creó también la Comisión Binacional de frontera (Combifron) «cuyo objetivo principal era
coordinar la cooperación en materia de seguridad en la frontera y crear confianza entre las
instituciones militares y policiales de ambos países» (Márquez, 2012, p. 586).

Con la llegada de Chávez al poder y con la implementación de la Constitución de la República


Bolivariana de Venezuela –lineamientos de su política exterior‒ se asiste a un deterioro de las
relaciones entre los dos países caracterizadas por el ambiente conflictivo, la cercanía ideológica
del presiente Chávez con las Farc, la concesión del asilo político al golpista venezolano Pedro
Carmona, las denuncias de Colombia sobre la presencia de jefes de las Farc en territorio
136

venezolano y la negativa de Venezuela a declarar a las Farc como grupo terrorista hasta que el
22 de julio del 2010 se produce la ruptura de relaciones entre los dos países.

Posteriormente en un ambiente de «tolerante cooperación» se suceden varios hechos que


deterioraron aún más la tensa situación, la autorización al presidente de Venezuela para mediar
en la liberación de un grupo de secuestrados por las Farc con el uso distorsionado de esta
autorización como el conceder el status de beligerancia a las Farc, la reuniones secretas para
impulsar el despeje de varios municipios del Cauca, las reuniones en el palacio de Miraflores
con «Iván Márquez» (Márquez, 2012).

Con el ataque del Ejército Colombiano al campamento de Raúl Reyes en Ecuador se produce
la llamada «crisis andina»; Ecuador y Venezuela reclaman por la violación a la soberanía de
Ecuador, el retiro de los embajadores de Ecuador y Venezuela, la ruptura de relaciones del
Ecuador con Colombia, la orden de Chávez de movilizar 10 batallones a la frontera.

En la OEA se produce una condena a Colombia por la violación a la soberanía ecuatoriana, la


crisis se resuelve parcialmente con la Reunión de la Cumbre de Rio en la República
Dominicana. Es con la llegada a la presidencia de Juan Manuel Santos cuando se restablecen
las relaciones con Ecuador.

Varios lanzacohetes que Suecia vendió en el 2009 a Venezuela terminaron en manos de las
Farc, Chávez nuevamente retira su Embajador ante las protestas de Colombia, se profundiza la
crisis con el acuerdo de Cooperación Militar entre Colombia y Venezuela, acuerdo que genera
reacción entre los gobiernos de izquierda de la región (Chávez interpreta el Acuerdo como un
paso para la invasión a Venezuela por parte de los Estados Unidos (Márquez, 2012).
137

El presidente Uribe inicia entonces una intensa actividad diplomática en Chile, Argentina, y
Paraguay y participa también en la Cumbre Extraordinaria de la Unasur en Bariloche convocada
a propósito de la crisis. Se hizo evidente que los países de la región veían el Acuerdo Colombia-
Estados Unidos como una amenaza, Argentina insta a la creación de una doctrina común de
defensa de la región, no fue suficiente el argumento de Colombia de que el Acuerdo era una
ayuda «práctica y eficaz» en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo. «El acceso de los
Estados Unidos para ayudar a Colombia en su lucha contra el narcoterrorismo es un acceso sin
renuncia de Colombia a la soberanía sobre un milímetro del territorio», (Comunicas, 209, en
Márquez 2012, p. 588).

La Cumbre concluye con la suscripción de una Declaración de compromiso para hacer de


Suramérica una Zona de paz y se acuerdan varias medidas de confianza. La crisis continúa,
Colombia protesta ante la OEA por las amenazas bélicas de Venezuela y a su vez, Venezuela
presenta un documento en el que se refiere al Acuerdo Colombia-Estados Unidos como una
«amenaza de guerra» En la cumbre de Rio en Cancún en febrero de 2010, Uribe le reclama a
Chávez el embargo comercial, se suceden luego más acusaciones mutuas.

El día anterior a la posesión de Santos, Uribe radica una denuncia en nombre de las víctimas de
la violencia, contra el presidente Chávez, la CPI y contra el gobierno de Venezuela la CIDH. Commented [WU45]: ¿ ¿?

No obstante, ese mismo día por gestión del presidente de Brasil Luis Ignácio Lula da Silva y
del secretario de Unasur, Néstor Kirchner, Chávez envió al canciller maduro a la posesión del
presidente Santos y se allana el camino para un primer acercamiento.

Viene la primera reunión de Cancilleres en el gobierno de Santos y el 10 de agosto se reúnen


los presidentes en Santa Marta en la Quinta de San Pedro Alejandrino, se acuerda el
restablecimiento de relaciones diplomáticas, el respeto al derecho internacional, la soberanía
del los países. Se comprometen a impulsar el desarrollo económico y comercial, la integración,
programas conjuntos en la frontera, la creación de comisiones de trabajo que se ocuparán de
138

temas como el pago de la deuda, las relaciones comerciales, el acuerdo de complementación


económica, la inversión social en la frontera; la seguridad y energía (Márquez, 2012).

El objetivo de mantener buenas relaciones y de tratar las situaciones que se presenten por los
canales diplomáticos se ha cumplido, a pesar de la profunda crisis que en materia económica
y social atraviesa Venezuela y de algunas situaciones específicas susceptibles de generar
tensión. A manera de ejemplo la reacción que se produjo en Colombia en los medios analistas
y periodísticos a propósito del nombramiento del general Henry Rangel Silva como ministro de
Defensa de Venezuela, el Gobierno colombiano reaccionó con prudencia. El presidente Santos
dijo que su gobierno respetaba las decisiones internas de Venezuela y que los comentarios se
tramitarían por los canales diplomáticos.

En la Sexta Cumbre de las Américas, Chávez mantuvo una posición moderada, ante la intención
de algunos países del Alba, especialmente Ecuador y Bolivia, de condicionar su asistencia a la
reunión si no se invitaba a Cuba, lo que le quitaría protagonismo regional a Colombia. Chávez
asiste a la Cumbre y pide decidir el mecanismo por el cual Cuba estaría presente en la siguiente
Cumbre. Finalmente Chávez, por motivos de salud no puede asistir a la Cumbre (Márquez,
20912).

El compromiso de fortalecer los canales de integración se ha expresado efectivamente, ya se


han efectuado varias reuniones de los cancilleres, también los ministros de Defensa y del
Interior, así mismo en materia de comercio se han producido importantes desarrollos.

Con la vinculación de Venezuela como garante en las conversaciones de paz en La Habana, es


de esperar que el proceso de normalización de las relaciones con Venezuela se consolide
progresivamente en los diferentes aspectos de la agenda temática. Para Colombia es muy
importante la cooperación internacional y especialmente los países vecinos en la
139

implementación de los acuerdos a que se llegue en La Habana, es decir, además de los intereses
comerciales, medio para acercarse a los países del Alba, en concordancia con el propósito de
recuperar el espacio regional, pesa indudablemente el tema de la seguridad.

Es previsible que el decreto 1787 del presidente de Venezuela Nicolás Maduro mediante el
cual crea la «Zona Operativa de Defensa Integral Marítima e Integral Occidental» que encierra
el golfo de Venezuela en detrimento de los derechos de Colombia, tenga efectos en las
relaciones entre los dos países a pesar de la actitud colombiana de recurrir a los canales
diplomáticos y procedimientos que el derecho internacional prevé para la solución de los
diferendos.

Procesos de cooperación e integración regionales

En América Latina y el Caribe existen varios acuerdos regionales que conforman instituciones
y grupos de concertación, OEA y las instituciones del Sistema Interamericano, Unasur, Otca,
Mercour, Can, Alba (Colombia no hace parte), CELALC ... Por la posición geopolítica y el
potencial e indicadores económicos y sociales son previsibles los beneficios o las oportunidades
que puede tener Colombia en su proyección hacia la región, más aún cuando con la vigencia
del criterio de las alianzas y regionalismo abierto, apoyado también en la convicción de la
necesidad de fortalecer la cooperación internacional en aras del bienestar económico y social.
Pero esta característica de la globalización lleva también la carga de la globalización de la
agenda negativa internacional: terrorismo, crimen organizado, tráfico de seres humanos, de
drogas, precursores químicos, lavado de activos, lo que constituye una evidente y grave amenaza
a la seguridad nacional e internacional. Estos factores, positivos y negativos conllevan la
necesidad de unificar esfuerzos, concertar políticas y diseñar programas conjuntos.

La Alianza del Pacífico


140

América Latina, desde la culminación misma de los procesos independentistas, ha ensayado


diferentes modalidades de organizaciones y mecanismos de integración que al evidenciarse sus
escasos resultados y ante la presión de la evolución política y económica del contexto
internacional, son reemplazados por nuevos intentos integracionistas, tomando, normalmente
como punto de referencia la actitud que se tome frente a Estados Unidos, dado su rol
históricamente hegemónico en la región específicamente desde la proclamación de la Doctrina
Monroe en 1823. Desde un punto de vista ideológico la actitud integracionista está determinada
por la posición ante el liberalismo económico.

Las economías relativamente estables frente a los países afectados por profundas crisis
económicas y sociales, produce tres tipos de reacciones:

 Países como Venezuela y Bolivia que aspiran a desmontar el neoliberalismo.


 Países como Brasil y Argentina, que mantienen los ajustes neoliberales pero le dan al
Estado un rol más activo en la promoción del bienestar social.
 Países como Colombia, Chile, Perú y México, que optan por conservar y profundizar el
modelo neoliberal (Pastrana, Betancourt, Castro, 2014).

Con el anterior criterio y teniendo en cuenta la realidad de la globalización y el surgimiento del


concepto de regionalismo abierto, pudiéramos expresar que en materia de procesos de
integración en América Latina la fórmula AL = Alba + Mercosur + AP (el ejemplo es solo para
plantear las actitudes disímiles en materia de integración y cooperación). En efecto el Alba41, la
alternativa venezolana del Alca, del que son parte Ecuador y Bolivia, se privilegia la
identificación política para apartarse de la concepción económica de los Estados Unidos;
Mercosur, diríamos en una actitud de Centro, liderado por Brasil, (Argentina, Uruguay,
Paraguay…) con su rol de potencia regional que toma una actitud de centro, esto es liberalismo
económico pero implementando una marcada regulación o dirección estatal especialmente en

41
El Alba está formado por ocho países tras el retiro de Honduras; Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica,
Ecuador, Nicaragua, Vicente y Granadinas y Venezuela.
141

bienestar social y la Alianza del Pacífico (AP), México, Colombia, Perú y Chile que en lo
político y económico toma una línea de identificación con los Estados Unidos42.

La consideración de aspectos constitutivos y funcionales de la Alianza del Pacífico permitirá


una comprensión tangencial de los procesos de integración en los que en la actualidad está
empeñada América Latina, antes de este ejercicio y para comprender la política exterior de
Colombia en este campo ‒específicamente su vinculación y apoyo a la AP- recordamos que la
concepción realista ‒o realismo neoclásico‒ (Pastrana, Betancur, Castro, 2014) tiene en cuenta
los factores internos ‒la política exterior, en aras del interés nacional que implica el
condicionamiento de los factores internos y la atención de la agenda nacional‒ y también su
posición en el sistema internacional. Veamos cuáles son esos factores domésticos (Pastrana,
Betancourt, Castro, 2014, p. 174).

Con la llegada a la presidencia de Juan Manuel Santos (2010-2014) y segundo período iniciado
en el 2014 se concretan cambios de profunda significación. Recordamos la importancia de los
factores idiosincráticos, la personalidad, experiencia y visión de los jefes de Estado y ministros
de Relaciones Exteriores, principales ejecutores de la política exterior, una concepción
pragmática, realista de las relaciones internacionales, lo que le permite actuar, interactuar con
diferentes ideologías sin generar polémicas obstaculizadoras de los procesos de integración y
proyectos comerciales.

El posicionamiento de la política comercial como uno de los pilares centrales del actual proyecto
de política exterior, enfatizando en los vínculos con países identificados en la necesidad de
desarrollar el comercio internacional. Con los socios de la AP Colombia encuentra mayor
identidad ideológica en materia de comercio internacional, internacionalización de la economía,
atraer la inversión extranjera.

42
Una evaluación objetiva de los procesos de integración económica encuentra un apoyo de especial importancia
en el estudio de los tratadistas Eduardo Pastrana Buelvas, Ricardo Betancur Vélez y Rafael Fernando Castro
Alegría, contenido en la reciente publicación Alianza del Pacífico, mitos y realidades, de la Fundación Konrad
Adenauer Stiftung, Universidad Javeriana y Universidad Santiago de Cali, 2014, incluido en la bibliografía del
Curso de Política Exterior Colombiana.
142

Los miembros de la AP comparten la interpretación de las tendencias de la geoeconomía


mundial: libre comercio, proyección comercial hacia la región Asia-Pacífico por su actual
importancia y proyección ante la reducción del «impulso dinamizador de la demanda»
tradicionalmente situado en Estados Unidos y Europa.

La participación de Colombia en la AP se articula con la estrategia de fortalecer las relaciones


con los Estados de la región latinoamericana, superando así la etapa aislacionista con la región
que se presentó durante las administraciones del presidente Uribe Vélez (2002-2008),
fortalecimiento que se viene dando con la participación de Colombia en instituciones de
gobernanza regional, como Mercosur, Unasur con la despolarización de las relaciones con
Venezuela y Ecuador y la suscripción de importantes acuerdos de cooperación con países
suramericanos.

El papel de los actores no estatales: el sector empresarial, la Andi, la Federación Nacional de


comerciantes. La Andi tiene asiento en el Consejo Empresarial de la AP, encargada entre varios
aspectos, de formular recomendaciones a los gobiernos, y mantener un diálogo constante entre
los jefes de Estado-Empresarios.

El Congreso Nacional, que con los demás parlamentos de la AP forman la Comisión de


Seguimiento Parlamentario a la Alianza del Pacífico cuyo fin es apoyar a los poderes ejecutivos
en la consolidación de la AP.

La prioridad geográfica de Colombia siempre estaba orientada a la cuenca del Atlántico, los
cambios en la correlación de poderes económicos y comerciales han hecho que se replantee el
anterior criterio en un esfuerzo para adaptarse a la realidad del orden multipolar. Es la expresión
actualizada del Respice Polum, este criterio lleva necesariamente a actuar en procura del
acercamiento con la región Asia-Pacífico aprovechando que los demás socios de la AP –México,
Perú y Chile‒ tienen más experiencia en la relación con esta región.
143

Veamos los elementos prioritarios para Colombia en el marco de la Alianza del Pacífico:
(Pastrana, Betancourt y Castro, 2014, pp. 187-188).

a) Incrementar la capacidad exportadora de las empresas colombianas al Asia-Pacífico, mediante


una mayor promoción de sus productos.
b) Atraer inversión extranjera directa proveniente de esta región, por ejemplo, presentando a los
empresarios asiáticos los posibles proyectos de inversión en los países de la Alianza, a la vez
que se busca hacer más atractivo el mercado nacional, a través de la eliminación de las barreras
y aranceles entre los Estados miembros, lo que nos convertiría hipotéticamente en la octava
economía más grande del mundo.
c) Construir la identidad de la AP como la mayor expresión latinoamericana del regionalismo
abierto, modalidad en la cual, de acuerdo con García (2011, p.184), se inscriben tres de las cuatro
organizaciones de cooperación del Pacífico; el PBEC (Consejo Económico de la Cuenca del
Pacífico), el PCCE (Consejo de cooperación Económica del Pacífico) y el APEC (Foro de
Cooperación Económica Asia-Pacífico).
d) Generar encadenamientos productivos, esto es, propiciar una complementariedad entre las
economías de la Alianza para lograr una inserción como productor distintos a las commodities
que les permita a los países miembros la venta de productos con valor agregado para evitar que
el comercio con el Asia-Pacífico genere una desindustrialización en los mismos. En esa lógica,
también se busca que se incremente la venta de productos con valor agregado ente los Estados
miembros.
e) Estimular el desarrollo de proyectos de infraestructura que contribuyan al mejoramiento del
comercio intra y extrarregional.
f) Expandir la presencia diplomática colombiana en la región, a través de la apertura de embajadas
conjuntas con países miembros de la Alianza, algunas de las cuales ya se encuentran en
funcionamiento (Marruecos y Ghana) y otras que ya se encuentran previstas: Argelia, Singapur
y Turquía, (Abcé Alianza del pacífico, 2013, p 13).
g) Facilitar su ingreso al APEC y al TPP, dos de los foros más importantes en la cuenca del pacífico.
Dado que los demás miembros de la Alianza ya son miembros del APEC y participan en el TPP,
es de esperar que respalden el ingreso de Colombia a estos foros (Noltey Weher, 2013, p. 5)43.

43
La inclusión de Colombia como economía miembro del APEC encuentra como uno de sus principales obstáculos
la moratoria que ha establecido esta organización, la cual no permite actualmente el ingreso de nuevos miembros.
(Pastrana, Betancourt, Castro, 2014, p. 188).
144

h) Eventualmente, la consolidación de la Alianza podría permitirle al gobierno la ampliación de la


agenda con los países de la Cuenca del Pacífico hacia ámbitos no comerciales, tales como las
telecomunicaciones y la cooperación energética, que son temas que hacen parte de la agenda, la
APEC.

La VII Cumbre de las Américas

La VII Cumbre de las Américas efectuada el 10 de abril en Ciudad de Panamá, con abstracción
de que no se haya emitido una Declaración Final que hubiera sido suscrita por los 35 jefes de
Estado y de Gobierno que asistieron, debido a que no se alcanzó un consenso sobre la pretensión
de Venezuela de incluir el rechazo a las sanciones de Estados Unidos contra altos funcionarios
venezolanos, tendrá importantes implicaciones no solamente en el orden internacional sino
también y especialmente en las relaciones entre los países de América, particularmente entre
América Latina y los Estados Unidos, implicaciones que se van a reflejar en los diferentes
organismos regionales y subregionales y en los procesos de integración y concertación así como
en las relaciones de los países de la Región con Estados Unidos.

Oficialmente el tema central de la Cumbre, previa discusión técnica de los documentos que
durante meses prepararon las cancillerías fue Prosperidad con equidad: el desafío de
cooperación en las Américas.

Además de los jefes de Estado y de Gobierno, con sus respectivas delegaciones, la comunidad
internacional se hizo presente, destacamos la participación del secretario general de las Naciones
Unidas, Ban Ki-Moon, también la Organización de Estados Americanos (OEA), organizó el
Primer Foro Regional, la Organización Internacional del Trabajo, el Banco Interamericano de
Desarrollo.

A propósito de la Cumbre se organizaron cuatro foros paralelos sobre Sociedad Civil, Juventud,
Empresarios y Sectores productivos - y la Cumbre de los Pueblos en los cuales participaron Commented [WU46]: productivos,

cientos de representantes de la sociedad civil. Al margen de la agenda oficial pero de especial


145

significado político está la Declaración suscrita por 24 expresidentes iberoamericanos a favor


de la liberación de los presos políticos en Venezuela.
El presidente Otto Pérez Molina enfatizó en que temas como el regreso de Cuba al sistema
hemisférico y el problema de las drogas se registraron avances en las dos asambleas de la OEA
realizadas en su país. Observó que la declaración de Antigua y la Resolución de Guatemala
modificaron «la aproximación al problema al colocar a la persona humana y no a la sustancia al
centro de los esfuerzos de la formulación de la política» (Ramírez, S. 2015).

La gestión de Colombia

La diplomacia colombiana tuvo una muy destacada participación tanto en la fase preparatoria
como en el desarrollo mismo de la Cumbre.

Temas claves

1. Colombia logró la firma de un Acuerdo o Carta de Compromiso en la que las delegaciones a


la VII Cumbre expresaron su voluntad en crear un grupo de trabajo que evalúe las alternativas
y estrategias para la creación de un Sistema Interamericano de Educación y se comprometa a
presentar en 90 días el primer informe con una hoja de ruta y alternativas viables y de la
participación de cada una de las instituciones. Este informe deberá conocerse el 10 de julio. El
sistema de educación interamericano, beneficiaría a 106 millones de jóvenes que tiene la región,
la iniciativa contó con el apoyo de la Cumbre requiere para su implementación el concurso de
la OEA, del Bid, del Banco Mundial y de la Caf.

2. El apoyo de la Cumbre a los diálogos con las Farc, fue un hecho de profunda significación
ya que aglutina los apoyos expresados individualmente.

3. Compromiso con la Organización Internacional del Trabajo (OIT,) El Presidente concertó


con la OIT un acuerdo para impulsar políticas y programas a fin de ampliar el escenario laboral
para los desmovilizados, privilegiando a la población rural. El director de la OIT, Guy Rydes,
146

expresó «Consideramos que la mejor garantía para la paz en cualquier país es el acceso a un
trabajo decente, con justicia social».

4. Diálogo con el presidente Barack Obama en el que el presidente Santos expresó que se espera Commented [WU47]: Obama. En este diálogo, el presidente
Santos
que continúe la ayuda de Estados Unidos y que esta pueda ser reenfocada hacia programas que
permitan alcanzar una paz sostenible.

Estados Unidos juega un papel clave en el desarrollo de los diálogos con las Farc y las decisiones
que tienen en aspectos cruciales podrían llevar a consolidar los eventuales acuerdos con la
guerrilla. El presidente Obama reconoció el gran esfuerzo que está haciendo el Gobierno de
Colombia, y enfatizó en que por estas razones, designó a Barnard Aronson para que informe
permanentemente sobre la evolución del proceso de conversaciones.

5. De especial interés para Estados Unidos es el desarrollo que se dé al acuerdo entre el


Gobierno y las Farc sobre la lucha contra el narcotráfico. Las Farc están catalogadas en
Washington como un grupo terrorista y traficante de sustancias ilícitas que por tanto debe ser
combatido.

Ante la necesidad de que la anterior perspectiva deba moderarse, el presidente Santos impulsa
un diálogo con Estados Unidos para evaluar la posibilidad de que este país suspenda las
solicitudes de extradición de varios miembros de las Farc, entre los integrantes de la cúpula de
este grupo armado.

6. El presidente Santos dejó en claro a la comunidad internacional que no se aceptará una paz
con impunidad y que tampoco se avalarán figuras como la amnistía.

7. Diálogo con el presidente Raúl Castro

El presidente Santos señaló cómo el haber generado desde la Cumbre de Cartagena un espacio
de diálogo franco entre los mandatarios sobre los temas más álgidos de la agenda hemisférica,
como la participación de Cuba, permitía registrar avances significativos en las relaciones
interamericanas. Desde la Cumbre de Cartagena, varios mandatarios latinoamericanos pidieron
que esa fuera la última Cumbre sin la participación de Cuba.
147

8. También Venezuela reconoció la deuda de alrededor de US 700 millones a empresarios


colombianos, deuda que podría ser pagada incluso con procedimientos de trueque.

Lucha contra el tráfico de drogas

Otro de los temas hemisféricos sobre los que se pidió un diálogo abierto desde la Cumbre de
Cartagena es el de las drogas, aunque oficialmente no figuraba en la agenda de la VII Cumbre.
Panamá, el país anfitrión, insistió en la conveniencia de adelantar un balance informativo sobre
la política de drogas y sus alternativas.

Se evidenció la necesidad de replantear la lucha contra las drogas, que los Estados de la región
busquen la aplicación de penas alternativas para consumidores y pequeños productores que no
impliquen medidas de cárcel.

Estados Unidos parece dispuesto a superar su política antidroga basada en combatir la


producción y procesamiento, para enfatizar también en la lucha contra el tráfico y el consumo.
Simultáneamente varios gobiernos latinoamericanos comienzan a tomar medidas más
autónomas, teniendo en cuenta condicionamientos de orden social, político económico y cultual,
así como en adaptar nuevas estrategias. El planteamiento central es que las medidas nacionales
no son suficientes para una redefinición regional de la política antidroga.

Se acordó también la implementación de una red de prevención del delito y la creación de un


observatorio de violencia en la región. Este proyecto requiere la cooperación en el marco de la
OEA para combatir la ilegalidad.

La gestión de Estados Unidos

Antes de su arribo a Panamá el presidente Obama asistió en Jamaica a la reunión con los
presidentes del Caricom. También se reunió con el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela,
148

y con los mandatarios del Cica (centroamericanos), así mismo participó en el Foro de
empresarios.

En el foro con empresarios de la región, Obama se refirió a los líderes latinoamericanos que no
han dejado atrás aún los dogmas económicos que definieron la Guerra Fría.
En su paso por Jamaica, rumbo a Panamá, el presidente Obama en respuesta a una pregunta
relativa a la legalización de la marihuana reconoció que en unos casos está planteada la
despenalización, y en otros, la legalización y que no prevé «que a corto plazo el Congreso vaya
a cambiar la ley federal». También expresó el presidente Obama «Creo firmemente que el
camino que hemos tomado en Estados Unidos en la llamada ´guerra contra las drogas´, ha puesto
demasiado énfasis en la represión y el encarcelamiento, y eso ha sido contraproducente». Se
trata de un importante reconocimiento (Ramírez, 28 de marzo de 2015).

Son novedosas las flexibilizaciones sobre la política en materia de drogas por parte de algunas
ciudades y estados de la Unión. Es posible prever que el tema de las drogas que ha marcado tan Commented [WU48]: estados

duramente la relación de Estados Unidos con el hemisferio pueda tomar un giro más flexible,
ya es evidente la profundización en programas de salud y de reducir la penalización carcelaria
a los consumidores.

Un aspecto a tener en cuenta en la coordinación hemisférica para tratar el problema de las drogas
es la proximidad de la Sesión Especial de las Naciones Unidas sobre Drogas, Ungas 2016 en la
cual se podría, o debería partirse de los acuerdos logrados en el marco de la OEA que le ofrece
la posibilidad de plantear una posición hemisférica ya debatida (Ramírez 2015).

La iniciativa de comenzar negociaciones para la normalización de las relaciones con Cuba, le


ganó a Estados Unidos el aplauso y reconocimiento de América Latina, hecho que muy pocas
veces se ha logrado. La declaración del presidente Obama en el foro sobre la sociedad civil «Los
días de inferencia de Estados Unidos en América Latina acabaron» y «Aquellos días en que
nuestra Agenda en este hemisferio a menudo suponía que Estados Unidos podía inmiscuirse con
impunidad ya pasaron».
149

La recomendación del secretario de Estado John Kerry al presidente Obama de sacar a Cuba de
la lista de Estados patrocinadores del terrorismo, medida exigida por el Gobierno cubano para
cumplir el objetivo de las negociaciones de normalizar las relaciones entre los dos países.

Estados Unidos acelera así el cumplimiento de la promesa de Obama en la cumbre de Trinidad


y Tobago de 2009 de acercarse a América Latina, promesa que estaba en una fase de lenta
implementación.

Estados Unidos le bajó el tono frente a Venezuela al indicar que «este país no constituye una
amenaza para su seguridad nacional». De acuerdo con el director de Comunicaciones de la Casa
Blanca, Ben Rhodes, las leyes de los Estados Unidos exigen ese argumento para poder invocar
los poderes que permitan sancionar a personas específicas en otros países, particularmente en el
caso de violación a los derechos humanos.

Estados Unidos respalda la vía del diálogo para solucionar la crisis que vive Venezuela así como
los esfuerzos que se adelantan a nivel regional para acercar al Gobierno y a la oposición a pesar
de la actitud de justificar las sanciones por el fracaso de los esfuerzos de Unasur.

Obama recuperó el espacio en América Latina, también en el Caribe en el contexto de la reunión


del Caricom en Jamaica, con temas de cooperación energética e inicia un proceso firme de
contención de China y Rusia en su avance en América Latina.

En el plano de la política interna, determinante fundamental en la gestión exterior de los Estados


Unidos, le resta protagonismo a los republicanos, en una semana en la que coincidieron el
lanzamiento de la candidatura de la demócrata Hilary Clinton a la presidencia de los Estados
Unidos.

Otras gestiones destacadas

Cuba. Con el triunfo de la Revolución cubana el 10 de diciembre de 1959 y por tanto la llegada
de Fidel castro al poder y el subsiguiente deterioro de las relaciones Estados Unidos-Cuba que
150

se rompieron en 1962, se produce la expulsión de Cuba de la Organización de Estados


Americanos, (proceso en el que Colombia jugó un papel de primer orden, lo que también tuvo
efecto en sus relaciones con los demás países de América Latina.

El encuentro Obama-Castro, de hecho el tema central o referencia determinante de la VII


Cumbre, fue cordial y promisorio, a pesar de que las sanciones de Estados Unidos a Venezuela
fueron calificadas por analistas cubanos de «torpeza diplomática» y «grave error». Cuba reiteró
su posición de «nunca solicitará el reintegro a la OEA». La Organización la expulsó en 1962
medida que fue levantada en junio de 2009.

En la participación en los foros y en la Cumbre, Cuba promovió las bondades de la nueva Cuba,
de su «economía actualizada», las reformas emprendidas para separar actividades económicas
del control estatal y la progresiva apertura consumista. Cuba recibe hoy el respaldo unánime de
la región, se recuerda que incluso en Naciones Unidas, de los 193 miembros, con las excepciones
de Estados Unidos e Israel rechazaron en el 2014 el bloqueo estadounidense. También la
oposición al régimen tuvo espacio para expresar su rechazo a la gestión del Gobierno.

Venezuela. Las tensiones de Venezuela con Estados Unidos estuvieron presentes en la Cumbre,
especialmente las originadas por las sanciones impuestas por Estados Unidos a siete
funcionarios venezolanos por graves violaciones a los derechos humanos y por la declaratoria
de Venezuela como amenaza a la seguridad de los Estados Unidos a pesar de la invitación del
gobierno del presidente Maduro para que Washington enviara al diplomático Thomás Shanon,
a entrevistarse con el presidente Maduro y con altos funcionarios del Gobierno venezolano y de
que Estados Unidos restó alcance a esta declaratoria de amenaza al explicar que tiene un carácter
más protocolario que amenazante hacia Venezuela.

En Panamá el presidente Maduro exigió que el presidente Obama pidiera perdón a Panamá e
indemnizara a las víctimas por la invasión de diciembre de 1989, con la que se derrocó al
dictador Manuel Antonio Noriega, quien fue procesado y condenado por los Estados Unidos.
151

También el presidente Maduro llegó con las firmas de ciudadanos pidiendo a que se derogaran
las sanciones contra los funcionarios de Venezuela, pero también debió soportar un sonoro
cacerolazo en su contra por la crisis que vive Venezuela

La diplomacia venezolana no tuvo éxito en incluir en el preámbulo del proyecto de declaración


conjunta de los mandatarios una condena a la política estadounidense hacia su país. En un breve
e informal encuentro de los presidentes Maduro y Obama, este le expresó «el interés de EE. UU.
no era amenazar, sino apoyar la democracia, estabilidad y prosperidad en Venezuela y en la
región».

Ecuador. El mandatario ecuatoriano Rafael Correa, se sumó a los gobiernos de izquierda para
impugnar las medidas de estados Unidos contra Venezuela. Específicamente el presidente
Correa rechazó lo que llamó el intervencionismo de Estados Unidos y argumentó que el
gobierno de ese país no puede argumentar la defensa de los derechos humanos para entrometerse
en los asuntos internos de otros países.

Bolivia. El presidente Evo Morales se constituyó en un duro crítico de la Cumbre y endureció


su discurso contra Estados Unidos al afirmar que «quiere derrocar a Maduro por Decreto» y que
Washington también intenta derrocar a todos los gobiernos del continente por la vía económica.
En referencia a las recientes noticias sobre supuesta violencia policial de carácter racial el
presidente Morales preguntó «¿Obama, de qué derechos humanos puede hablar si cada día
mueren disparados (sic) afroamericanos?».

Los aspectos económicos y comerciales. Si bien en América Latina ya se han abandonado las
políticas económicas de corte populista o comunista, Estados Unidos mantiene conflictos con
Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Conclusiones
152

1. Indudablemente Colombia gana especio de relevancia internacional, especialmente en la


región, progresivamente se convierte en un referente para la comunidad internacional y amplía
su espectro como receptor de capital extranjero por su prestigio institucional.

2. Obtuvo el apoyo de la Cumbre al proceso de Paz adelantado con las Farc y el haber puesto
en marcha el promisorio mecanismo del sistema educativo interamericano.

3. El anuncio hecho el 17 de diciembre pasado del inicio de las negociaciones con miras al
restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba y el encuentro de
los presidentes Obana y Castro es un hito de la mayor trascendencia en la política internacional,
específicamente en las relaciones entre Estados Unidos y los países de América Latina.

4. También la VII Cumbre hará historia al poner punto final a la exclusión de Cuba de los
encuentros continentales inaugurados en 1994.

5. La negativa a la pretensión de Venezuela de condenar la política de Estados Unidos hacia


Venezuela, no permitió llegar a una declaración conjunta, la cual fue reemplazada por un
«informe» del presidente anfitrión Juan Carlos Varela, lo anterior no menoscaba en manera
alguna la importancia de la Cumbre de 35 Estados americanos.

6. Unasur salió afectada, como el Alba y en general el sistema que giraba en torno al petróleo
de Venezuela (Lona, 2015). El retorno vigoroso de los Estados Unidos en la región fortalece a
la OEA en momentos en que inicia su gestión el nuevo secretario general, el uruguayo Luis
Almagro.

7. Tarea que dejó la Cumbre a los gobiernos será la implementación de los aspectos consignados
en los documentos organizados bajo el título «Prosperidad con equidad: el desafío de
cooperación en las Américas».

Colombia y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)


153

América Latina presenta indicadores preocupantes sobre desaceleración económica que a la


par de escándalos y situaciones complejas que afectan la institucionalidad o gobernabilidad
hacen que se enrarezca más el panorama, Venezuela, la profunda crisis económica, los derechos
humanos, el encarcelamiento de opositores al gobierno, Brasil, los indicadores económicos, los
escándalos de corrupción, Ecuador, las limitaciones a la libertad de prensa, Argentina, los
indicadores económicos, la muerte del fiscal que preparaba una acusación contra la presidenta
Cristina Kirchner, Chile, los escándalos de corrupción.

Por otras circunstancias Colombia no escapa a un momento difícil; los últimos informes del
BID, el Fondo Monetario y la Cepal han rebajado las proyecciones de crecimiento de la
economía mundial y en particular de América Latina. En los países ricos crece el porcentaje de
población que consume pero no produce debido al aumento del promedio de edad y del
envejecimiento de la población, además del excesivo endeudamiento tanto público como
privado (Perry, 12 de abril de 2015). Estados Unidos que se ha recuperado de los problemas
económicos que enfrentó Obama en su primera administración, está menos afectado que Japón
y que Europa en general, excepción de Alemania y Escandinavia.

China también presenta indicadores de desaceleración, su crecimiento cayó del 12 al 7 por


ciento y se prevé que seguirá esta tenencia, en tanto que el crecimiento de los países emergentes
cayó del 6 a menos del 4 por ciento en promedio.

El mayor desplome lo registra América del Sur, del 5 al 1 por ciento, su auge era más prestado.
Plantea Perry las siguientes razones:
«1. El alto crecimiento chino y de otros países en desarrollo, que elevó el precio de los productos
básicos a niveles insospechados e insostenibles,
«2. Los altos flujos de inversión extranjera y capitales golondrina que respondieron tanto al
boom de los commodities como a las políticas monetarias expansionistas en el primer mundo»
(Perry, 12 de abril de 2015).

Los indicadores y proyecciones indican que el primer factor terminó, que no volverá en mucho
tiempo, en cuanto al segundo factor se proyecta su culminación debido a que la Reserva federal
154

se está expandiendo menos y eventualmente se elevarán las tasas de interés en Estados Unidos,
como lo indica Perry, si bien «El Banco Central Europeo y el Japón seguirán expandiendo,
América Latina está financieramente más atada a los Estados Unidos (BID, El Laberinto, en
Perry, 12 de abril de 2015).

Se incurrió en exceso de gasto público y de endeudamiento privado además de haber revaluado


mucho el peso, se imponen entonces ajustes que incidirán en la desaceleración.

El Tiempo se refiere a la coincidencia de la incertidumbre política y económica que se percibe


en varios países de la región y el evidente interés de Estados Unidos en replantear y dinamizar
sus relaciones con América Latina, justo cuando la economía presenta índices de recuperación.
En lo político las crisis de Venezuela, los efectos por los escándalos en Brasil, Argentina y Chile,
principalmente. En lo económico, el fin del auge de los ingresos por productos básicos. La Cepal
prevé el aumento del PIB regional de solamente el 1,0 por ciento para el presente año lo cual
incentiva el clima de preocupación por el desarrollo integral de América Latina. (El Tiempo,
Editorial, 13.4.2015).

Sobre la incertidumbre económica que afecta a América Latina debe mencionarse el fin del auge
de los productos básicos lo que permitió cifras de crecimiento sorprendentes en lo, aspecto que Commented [WU49]: ¿?

sin duda cuestiona la solidez de los logros en la tarea de reducir la pobreza e incrementar el
crecimiento de la clase media. (El Tiempo, Editorial, 13.4.2015).

Veamos algunas referencias específicas sobre la acción del Banco Interamericano de Desarrollo
(BID) en Colombia. A comienzos de abril el BID realizó su asamblea anual en Busán (Corea),
con resultados trascendentales para el financiamiento del sector privado en América Latina. La
mayor acción del BID en los países latinoamericanos ha sido la concesión de créditos para el
financiamiento de proyectos gubernamentales, también la asistencia técnica en la tarea de
mejorar la calidad de las políticas públicas, sin embargo, como lo anota el ministro de Hacienda
Mauricio Cárdenas «…durante más de medio siglo, su relacionamiento con el sector privado ha
sido modesto, pese al trabajo que han hecho algunas de sus entidades, como la Corporación
155

Interamericana de Inversiones (CII), y el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), (Cárdenas,


12 de abril de 2015).

Los países de la región requieren una fuerte participación del sector privado en la tarea de
generación de empleo, calidad del los trabajadores, innovación y crecimiento de la
productividad, planteamiento especialmente necesario para Colombia en cuyas características
económicas requieren una participación de enorme importancia del sector empresarial en el
diseño y ejecución de las políticas inversionistas. Afirma Cárdenas «Dado nuestro enfoque y
modelo económico, resulta indispensable que el BID, además de apoyar a los gobiernos
nacionales y subnacionales, incremente sus actividades con el sector privado para lograr el
desarrollo de la región». (Cárdenas, 12 de abril de 2015).

En el ámbito del BID, se inició un proceso de análisis con miras a la creación de una entidad
orientada al financiamiento internacional para el sector privado de América Latina y el Caribe.
Colombia, con los demás países de la Alianza del Pacífico ‒México, Perú y Chile‒ con Brasil,
con los países de la región andina, de Centroamérica y el Caribe, lideró los debates que
permitirían darle vía libre a la iniciativa a la nueva entidad de financiamiento.

Efectivamente, con los otros 22 países miembros del BID, incluyendo Canadá y Estados Unidos
y otros países de Europa y Asia, se aprobó un incremento en el capital de la Corporación
Interamericana de Inversiones (CII) del orden de 2030 millones de dólares, de los cuales 725
millones serán transferidos directamente del BID y 10.305 millones de capital fresco aportados
por los socios interesados en financiar a la nueva entidad. «Una nueva entidad con potencial y
capacidad para apalancar negocios –que según cálculos preliminares‒ estaría por el orden de
los 65.000 millones de dólares en el próximo decenio, duplicando el monto de la última década»
(Cárdenas, 12 de abril de 2015).

Algunos países, como Estados Unidos, No aportarían recursos. El proyecto es una oportunidad
para la región, países como China y Corea, con excedentes de capital tendrían interés en
expandir y profundizar su presencia en la región. Señala el ministro Cárdenas que lo anterior es
una demostración del sistema interamericano sobre su capacidad para adaptarse a las nuevas
156

realidades geopolíticas. En efecto, la constante en América Latina era crear entidades en


reemplazo de las instituciones que se consideraban caducas y obsoletas. En este caso se trata
más bien de fortalecer, ampliar la capacidad de acción del BID, enfatizando en la proyección
del apoyo al sector privado de la región. (Cárdenas, 12 de abril de 2015).

Finalmente, «Otro aspecto para destacar es que esta capitalización no va a afectar la calificación
AAA del BID, ni su capacidad de seguir proyectando financiamiento a los gobiernos de la región
a tasas competitivas» (Cárdenas, 2013, p. 8).

En síntesis, para Colombia se abre un escenario adicional en el propósito de apoyar la acción


del sector privado en la búsqueda de recursos con tasas competitivas aceptables, a fin de
articularlo en los proyectos de infraestructura diseñados por el Gobierno Nacional.

La Cumbre Celalc-UE

La Cumbre entre la UE y Celalc se realizó entre el 10 y el 11 de junio en Bruselas, reunió a 61


países que integran estos dos grupos de concertación y tuvo como propósito central reforzar sus
relaciones que podrían ser más profundas. A la Cumbre no llegó un tercio de los 61 mandatarios,
con las significativas ausencias de los presidentes de Argentina, Cuba y Venezuela.

Veamos una breve referencia a los principales tópicos de la Cumbre:

Europa, junto a los países de Latinoamérica, pide que Estados Unidos ponga fin al embargo a
Cuba, naturalmente también en aras de su propio interés comercial; el impulso político para la
renovación de los acuerdos comerciales de la UE con México y Chile, también fue clara la
voluntad en negociar con Cuba; la expectativa sobre la actitud de Argentina, si seguía a sus
socios del Mercosur o si Bruselas iniciaba el proceso de negociaciones con Brasil y Uruguay;
Argentina intentó que los países europeos apoyaran la idea de crear en las Naciones Unidas un
mecanismo multilateral de reestructuración de deudas. Europa no tenía especial interés en este
punto, el de las reestructuraciones de deudas, justo cuando se cerrará el acuerdo con Grecia que
evitara un default.
157

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, presidente de la Cumbre con Donald Tuskdel Consejo
Europeo, pidió que la Cumbre demandara «la derogatoria de la orden ejecutiva del presidente
de EE. UU. Barack Obama, imponiendo sanciones unilaterales a Venezuela por supuestamente
constituir un peligro para su seguridad nacional». Muchas delegaciones latinoamericanas
apoyaron la iniciativa; Brasil rechaza las sanciones argumentando «injerencia» pero la
percepción de Europa es diferente, cada vez es más enfática su actitud de rechazo a las
tendencias autoritarias del presidente Maduro y a la situación de los derechos humanos
(Maetpin, I, 12 de mayo de 2015).

La declaración y el plan de acción de Bruselas aluden a los temas birregionales que recogen el
llamado latinoamericano a un trato entre «iguales». “Lo más concreto de la cumbre fueron los
anuncios de un fondo fiduciario para Colombia, condicionado al logro del acuerdo de paz, el fin
de los visados Schengen para colombianos y peruanos, la revisión de los acuerdos con México
y Chile, el apoyo a un cable de fibra óptica birregional y a proyectos de transferencia de
tecnología, ciencia y educación” (Ramírez, 20 de junio de 2016). Commented [WU50]: (¿dónde abren estas comillas?)

Los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario en la política exterior

La responsabilidad de proteger

La protección de los Derechos Humanos (DD. HH.) y del Derecho Internacional


Humanitario,DIH, está contenida en los objetivos disciplinares de un proyecto de Política Commented [WU51]: (DIH)

Exterior (respeto a la vida, bienestar económico y social…) así mismo la protección de estos
derechos está expresamente contenida en disposiciones de la Constitución Nacional, además de
las disposiciones previstas en los tratados internacionales suscritos por Colombia, los cuales a
su vez también expresamente la Constitución Nacional dispone su cumplimiento no solamente
por su especificidad sino por ser parte del derecho Internacional. Commented [WU52]: también disponen su cumplimiento, no
solamente por su especificidad, sino por ser parte del Derecho
Internacional.

A las recurrentes violaciones a los DD. HH. y al DIH en el contexto de la problemática social
general, deben agregarse las constantes y sistemáticas violaciones derivadas del mismo conflicto
armado que desde hace 60 años padece la sociedad colombiana, lo que genera continuamente el
158

incumplimiento de los estándares internacionales. En esta sección del presente trabajo nos
referiremos específicamente a la situación de los DD. HH. y del DIH en el contexto del
conflicto interno por la implicación que tiene en la política exterior de Colombia y porque
precisamente el tema con el que finaliza este trabajo en la incidencia de las conversaciones de
paz que se adelantan entre el Gobierno Nacional y las Farc en la proyección exterior de
Colombia.

Característica del sistema internacional es el protagonismo de los actores diferentes al Estado y


a los organismos internacionales, en el proceso de evaluación discusión e implementación de
políticas públicas en Colombia intervienen tanto los actores estatales, como las Fuerzas
Militares, Procuraduría, Fiscalía General, y no estatales como las ONG, de los gremios, los
medios de comunicación y la academia.

El régimen internacional en materia de derechos humanos

El régimen internacional sobre DD. HH. lo constituye esencialmente la normatividad, regional


y global la cual a su vez contempla los mecanismos de veeduría, protección y sanción a las
violaciones de derechos humanos, así como los mecanismos de seguimiento y verificación
(estándares internacionales).

En el ámbito global
 La Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, en el ámbito de la Onu
 El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966
 El Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966.
 El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966
 La Convención sobre la Tortura y otros Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes
 La Convención sobre Derechos del Niño

La supervisión de estos instrumentos corresponde al Comité contra la Tortura, el Comité de los


Derechos del Niño, el comité de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, los cuales son
159

competentes para recibir y tramitar las quejas de los individuos sobre la violación a sus derechos
reconocidos.
El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos cuenta con un protocolo facultativo que
concede competencia al Comité de Derechos Humanos, Colombia está obligada a asegurar la
protección del individuo de los excesos de las mismas instituciones estatales y a proteger a las
víctimas de violaciones de sus derechos civiles y políticos.

Si el Estado no garantiza a las víctimas el goce efectivo de sus derechos, a la verdad, la justicia
y la reparación, las víctimas pueden interponer quejas ante el comité de Derechos Humanos, se
genera una investigación y en el informe se formulan recomendaciones de tipo vinculante al
Estado para que se repare los abusos y se garantice el goce de los derechos humanos (Valdivieso,
2012).

En el ámbito regional

La Convención Americana de Derechos Humanos que crea la Corte Interamericana de Derechos


Humanos, órgano judicial autónomo con la facultad de declarar la responsabilidad internacional
de un Estado por motivo de la violación de un derecho o libertad y por tanto ha de disponer que
se garantice a las víctimas el goce de su derecho, la libertad o reparación.

También los Estados se comprometen a investigar seriamente las violaciones a la Convención,


identificar a los responsables, sancionarlos y asegurar a la víctima su reparación integral. Un
aspecto de crucial importancia en la consideración de este tema es la claridad sobre la esencia
de lo que se denomina estándares internacionales para los derechos humanos esto es «el deber
del Estado de prevenir, investigar y sancionar toda violación de los derechos humanos
reconocidos por la Convención y procurar el restablecimiento el derecho conculcado»
(Valdivieso, 2012).

Los estándares internacionales de protección de los DD.H se establecen a partir de los regímenes
internacionales y consisten en pautas mínimas que se imponen a los países como la obligación
al Estado de investigar y sancionar los delitos contra los derechos humanos, establecer recursos
160

efectivos de justicia, imponer penas adecuadas a los autores de los crímenes, proteger y reparar
a todas las víctimas de abusos contra sus derechos humanos (Valdivieso, 2012, p. 449).

El régimen internacional en materia de Derecho Internacional Humanitario

Sobre el cumplimiento del DIH nivel universal están:


Los cuatro convenios de Ginebra de 1949, relativos a los enfermos, heridos, náufragos,
prisioneros de guerra y a la población civil,
los Protocolos Adicionales I y II de 1977 relativos a los conflictos armados internos e
internacionales.

Los anteriores instrumentos conforman los estándares internacionales de protección del DIH,
cuyo fin es la humanización de las guerras imponiendo prohibiciones de carácter penal al
individuo (Valdivieso, 2012). De lo anterior se colige que existe, en lo concerniente a la
situación de los derechos humanos en Colombia una veeduría internacional que pretende
asegurar el cumplimiento del Estado de investigar, sancionar y reparar las violaciones más
graves de los derechos humanos.

El conflicto armado en Colombia

Las causas profundas del conflicto armado colombiano están referidas a los factores sociales,
económicos y políticos entre los cuales se destacan la lucha por la propiedad, la ausencia de una
reforma agraria, la desigualdad en la distribución de la riqueza, el acceso al poder
gubernamental, la corrupción. En cuanto a los actores armados involucrados: las Fuerzas
Armadas y la Policía, las fuerzas antiestatales (Farc y Eln) y las denominadas fuerzas
paramilitares (fuerzas paraestatales).

En las administraciones Uribe (2002-2006-2010) la agenda internacional de Colombia estuvo


caracterizada por los conceptos de securitización y terrorismo, con efectos cuestionables desde
el punto de vista del prestigio en materia de cumplimiento de los DD. HH. y del DIH.
161

Desde la tragedia de septiembre 11 del 2001 que conmovió el concepto de seguridad mundial y
pasó el combate al terrorismo a ser prioridad en la política exterior de los Estados Unidos, se
escribe con frecuencia sobre la afinidad e identidad ideológicas entre el presidente Uribe y el
presidente Bush que tuvo efectos en la política exterior colombiana .

En la administración Uribe se niega la existencia de un conflicto armado y se opta por la actitud


de combatir el terrorismo como amenaza contra la democracia. Esta concepción diferencia las
estrategias jurídicas frente al manejo del conflicto armado (Uprinmy, 2005, pp. 1-7, en
Valdivieso 2012).

El terrorismo es sometido a la justicia ordinaria y objetivo de las operaciones militares, en tanto


que el conflicto armado se puede abordar con negociaciones políticas con miras a la paz. El
Protocolo II de Ginebra señala las condiciones para que exista un conflicto armado: los grupos
armados irregulares deben ser identificables, tener una estructura de mando jerárquico, actos de
violencia sostenidos y prolongados y control de una parte del territorio. En este sentido era una
realidad la existencia del conflicto armado en Colombia, e incluso la actitud de denominarlo
como terrorismo podría entenderse como una justificación para el incumplimiento de los
estándares internacionales (Valdivieso, 2012).

Era un contrasentido actuar con el criterio de combatir el terrorismo flexibilizando, en


consecuencia, el cumplimiento de las obligaciones internacionales en materia de derechos
humanos y del DIH, y que le han generado condenas a Colombia -como la agudización de la
crisis humanitaria, la afectación a la población civil en medio de dos fuegos, las denominadas
ejecuciones extrajudiciales, la necesidad de reparación y la protección efectiva a las familias de
las víctimas, torturas, desaparición de personas, el paramilitarismo y la relación de agentes del
Estado con estos grupos. Este criterio ya ha sido rectificado por el Gobierno Nacional a la luz
del reconocimiento de la existencia de un conflicto armado que lleva a la decisión de iniciar un
proceso de conversaciones con miras a terminarlo. Actitud que sin duda genera confianza y
apoyo de la comunidad nacional e internacional.
162

La Ley 1448 de 2011 al reconocer la existencia del conflicto armado, dispone la reparación de
las víctimas con ocasión del conflicto. También se implementó una política pública de respeto
al Derecho Internacional y específicamente de la defensa y protección de los derechos humanos
y del DIH.

El conflicto persiste y los problemas humanitarios son evidentes y graves lo positivo es la actitud
del Gobierno Nacional que sin duda genera confianza y apoyo de los diferentes estamentos
nacionales y de la comunidad nacional e internacional que se traduce respaldo político y
participación en proyectos económicos y sociales44.

La justicia transicional

La justicia transicional es el esfuerzo por construir la paz sostenible, tras un período de conflicto,
violencia masiva o violación de los derechos humanos. Implica llevar a juicio a los
perpetradores, revelar la verdad acerca de crímenes pasados, reparar a las víctimas, reforzar las
instituciones abusivas y promover la reconciliación (Van Zyl, 2008, p.14 en Valdivieso, 2012).

En la última década se han implementado normas legales tendientes a fortalecer el proceso de


reconciliación nacional. Nos referiremos al Decreto 1290 de 2008, Reparación individual por
vía administrativa el cual contiene inconsistencias de orden jurídico a la luz de la normatividad
internacional. Expresa el Decreto que basado en el criterio de la solidaridad se repara
económicamente a las víctimas, sin referirse a la responsabilidad al no garantizar la vida y demás
derechos de las víctimas, no se refiere a la restitución de bienes, ni a la rehabilitación física y
sicológica y el escaso interés en el esclarecimiento de los hechos.

El decreto 1290 contiene también una seria inconsistencia o desigualdad de trato al diferenciar
a las víctimas de acciones cometidas por agentes estatales en la medida que para reparar
económicamente a las víctimas del Estado se debe contar con una orden judicial antes de
gestionar la reparación por vía administrativa, implementando por tanto un procedimiento

44
Sobre las características del conflicto armado colombiano y análisis pertinentes ver la página oficial d la CIDH
www.corteidh.or.cr/páis.cfmo?id_pais=9
163

discriminatorio. Otra observación que se plantea es que el Decreto no se ajusta a los estándares
internacionales los cuales contemplan que los derechos a la verdad, la justicia y la reparación
deben reconocerse a todas las víctimas con ocasión el conflicto, sin entrar a discriminar a las
víctimas en razón o dependiendo de quién fue el victimario (Valdivieso, 2012)45.

Los estándares internacionales de verdad, justicia y reparación son parámetros ineludibles de


procesos en transición y que tienen por objeto fundamental la protección de los derechos de las
víctimas (Uprinmy, et al., 2006, p. 175 en Valdivieso 2012). Atender esta responsabilidad es de
primer orden frente al prestigio de Colombia en las instituciones del sistema internacional de
protección de los DD. HH. y del DIH y por tanto de profunda incidencia en la ejecución de su
política exterior.

Consecuente con lo anterior y en desarrollo de las mismas disposiciones constitucionales en


materia de derechos humanos, el Gobierno Nacional ‒primer período presidencial de J. M.
Santos‒ no solamente ha expresado en forma enfática la voluntad política en reparar a las
víctimas del conflicto armado sino que ha actuado en consecuencia y logró la Ley 1448 de
2011, sancionada por el presidente Santos durante la visita a Colombia del secretario general
de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon.

Principales avances contenidos en la Ley 1448 de 2011en materia de obligaciones derivadas de


los estándares internacionales en el marco de los procesos de justicia transicional sobre verdad,
justicia y reparación (Valdivieso, 2012, p. 454).

 Reconocimiento del conflicto armado;


 La reafirmación de la política pública de protección de los derechos humanos;
 Define ampliamente a la víctima que permite la plena identificación de todos sus
derechos con ocasión del conflicto;
 No discrimina las victimas en razón del victimario;

45
Una relación de las principales normas se puede consultar en la sección Justicia Transicional de Colombia, del
estudio Relación entre política exterior en materia de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario,
Valdivieso, 2012, p. 452).
164

 Traslada la carga de la prueba de la víctima hacia la responsabilidad del Estado sobre


los procesos judiciales;
 Fomenta la participación de las víctimas en todo el proceso de paz y deconstrucción de
la verdad (PNUD, 2011, pp. 2-6 en Valdivieso, 2012).

Efecto de los diálogos de paz entre el Gobierno Nacional y las Farc en la política exterior

Uno de los aspectos que en varias décadas ha tenido especial incidencia positiva en la política
exterior colombiana es la iniciativa del presidente Juan Manuel Santos en iniciar un proceso de
conversaciones de paz con las Farc en La Habana. Fuera de las referencias al conflicto que se
originó en la década de los cincuenta que se hicieron en los comentarios a la política exterior de
las últimas décadas del siglo XX y lo que va transcurrido del siglo XXI, no es propósito de este
documento referirnos al origen, evolución y fallidos intentos de paz por parte de los gobiernos
con las Farc, y de otros grupos alzados en armas, aspectos que además fueron tratados en clase
y sobre los cuales los estudiantes hicieron exposiciones. Esencialmente la referencia a estas
conversaciones de paz en este trabajo se centralizará en las implicaciones en política exterior,
con algunas referencias a otros aspectos de especial importancia en el proceso de paz.

La agenda oficial

Las conversaciones de paz, iniciadas en 2012, la agenda contiene los siguientes puntos básicos:
1. Reforma rural integral; 2. Participación en política; 3.Cultivos ilícitos de drogas; 4. Víctimas
y justicia transicional; y 5. El fin del conflicto, DDR (desarme, desmovilización y
reconciliación). En la mesa se ha logrado progresar en los tres primeros puntos de los cinco
puntos centrales.

Ya los acuerdos logrados constituyen un hito histórico, según lo expresó el presidente Santos
en Oslo, «Por ejemplo, el solo hecho de tener un acuerdo sobre el tercer puto –drogas ilícitas‒
es de una importancia extrema no solo para Colombia sino para el mundo y ha generado un
inmenso interés y apoyo para el proceso» (Santos, 17 de junio de 2015).
165

Los restantes puntos de la agenda han sido objeto de largas conversaciones enmarcadas en
ambiente de tensión por las continuas acciones de las Farc que incluso tienen el grave elemento
de agresión a la población civil, esto es el desconocimiento de los derechos humanos y del DIH
y graves daños al medio ambiente con las consecuentes reacciones de las Fuerzas Militares y
organismos de seguridad lo que genera expectativa en la comunidad internacional por la
evolución del proceso de conversaciones en La Habana.

Los actores

La complejidad de la agenda y las implicaciones internas para el país, como también el


relacionamiento exterior, explican la amplia gama de actores tanto nacionales como
internacionales que directa o indirectamente participan en el proceso y están atentos a la
evolución del mismo y por supuesto a los resultados. El Gobierno Nacional, los actores armados,
las Fuerzas Militares, las Farc, las Bacrim.

Recientemente la ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín entró a formar parte
del equipo gubernamental en las Conversaciones de paz con las Farc, presidido por el ex
vicepresidente Humberto de la Calle Lombana. La propia canciller ha expresado que su
participación en La Habana también contribuye con el tema de género y el fortalecimiento de
la mujer en el proceso, indicó también cómo a lo largo de dos años ha trabajado con el objetivo
de obtener el respaldo de la comunidad internacional al proceso de paz, lo que en efecto se ha
logrado. También observó que a la comunidad internacional le preocupa que las conversaciones
de paz se dilaten en el tiempo.

También juegan un papel destacado los gremios de la producción, la academia, la prensa y las
ONG. Así como destacados líderes políticos y orientadores de la opinión pública.

En cuanto a los actores internacionales la Corte Penal Internacional, único organismo que tiene
jurisdicción y competencia, para intervenir judicialmente, una vez concertado el proceso de paz.
Los organismos internacionales y grupos de concertación que desde la óptica funcional han
expresado su respaldo al proceso, Naciones Unidas, la OEA, la Cumbre de Las Américas,
166

Unasur, la Unión Europea, Celalc, la Cruz Roja, las ONG… países facilitadores y garantes,
Cuba, Noruega, Chile, Venezuela... También de especial relevancia la actitud de los Estados
Unidos, el presidente Obama designó un representante para el seguimiento del proceso de paz,
la Santa Sede, en la visita del presidente Santos al Papa el 14 de junio, la ratificó el apoyo al
proceso de Paz y confirmó su visita a Colombia el próximo año. Alemania, designó un
destacado político experto en derechos humanos, para el seguimiento del proceso.

Las minas antipersonales

El acuerdo en la mesa de La Habana para proceder al desminado entre el Ejército y las Farc, ‒
con la asistencia de la ONG Ayuda Humanitaria de Noruega y de la Cruz Roja‒ de gran impacto
internacional, tuvo su punto pionero de aplicación al desminarse la vereda de El Orejón, en el
pequeño poblado de Briceño, al norte de Antioquia. La acción conjunta de desminado «es un
mensaje muy potente, un mensaje muy fuerte hacia la paz» expresó Humberto de la Calle quien
además observó que no era suficiente con desminar sino que es preciso diseñar programas de
asistencia a las comunidades afectadas. “(…) Pero la semilla de la esperanza, de la paz, quedó
sembrada en esa población. Tenemos que cuidarla”».

La justicia transicional

La fiscalía de la Corte Penal Internacional, órgano facultado para intervenir en Colombia, estará
especialmente atenta al modelo de justicia transicional que se acuerde en La Habana. Si bien se
tiene en cuenta el criterio de la «discrecionalidad» colombiana para diseñar el mecanismo de su
aplicación, si se ha enfatizado y más expresamente «advertido» en la necesidad de que los
máximos responsables de los delitos atroces sean castigados46.

«Suspender la ejecución de la pena para las personas más responsables por crímenes de guerra
y de lesa humanidad implicaría sustraer a las personas de que se tratase de su responsabilidad
penal» (Stewar, J. 17 de mayo de 2012).

46
Posición del vicefiscal de la CPI James Stewart quien asistió al Foro U. del Rosario-El Tiempo, 16 de mayo,
en Bogotá.
167

Laura Gil, analista internacional, académica y columnista de El Tiempo explicó que «El mensaje
del vicefiscal de la CPI es que tiene que haber un proceso y una condena, y, por supuesto, que
para los máximos responsables debería haber algún tipo de reclusión, pero no necesariamente
tiene que ser cárcel» (Gil, 17 de mayo de, 2015). Por su parte el vicefiscal de la CPI anotó «Si
bien el Estatuto de Roma contiene disposiciones relativas a las penas en los procesos ante la
CPI, no prescribe un tipo de duración específicos de las condenas que los Estados deben imponer
por crímenes de la CPI» (Stewart, 17 de mayo de 2015). El mismo Stewart confirmó que en la
CPI existe un «examen preliminar» con especial «preocupación» por las ejecuciones
extrajudiciales, denominados periodísticamente ´falsos positivos´ cometidos por miembros de
la fuerza pública, sobre los cuales ya se han producido varias condenas.

La reparación de víctimas

Un hecho de profunda significación para Colombia y para el mundo en el contexto de los


procesos de paz negociados que, por primera vez participan las víctimas con un rol
preponderante ‒contactos directos con la mesa de la Habana, canales Web habilitados para que
puedan expresarse, ONG, prensa‒ ya que la paz se consolida precisamente sobre la dignidad de
las personas, más aún cuando han sido víctimas y sobre la plena vigencia del Estado de Derecho
con las implicaciones en materia de derechos humanos que el concepto conlleva.

Ya se ha visto el esquema normativo internacional en materia de reparación de víctimas y el


esfuerzo del Gobierno Nacional en implementar los mecanismos jurídicos para su
cumplimiento.

Constituye un soporte moral en la gestión diplomática de Colombia evidenciar los esfuerzos


gubernamentales plasmados en instrumentos normativos para la reparación de las víctimas así
como la implementación de estructuras sociales y jurídicas para la no repetición, esto es lo que
el mundo espera en la solución del conflicto interno más antiguo. Ser inferiores a este propósito
por debilidad o incapacidad conllevaría el descrédito de la política exterior de Colombia, con
efectos negativos en su ejecución.
168

La Comisión de la Verdad

En la primera semana de junio se llegó a un acuerdo sobre la Comisión de la Verdad, que se


pondrá en macha al firmarse la paz y las Farc dejen las armas. Esto significa que las Farc
aceptaron un procedimiento judicial el cual será definido en la mesa de negociaciones,
Efectivamente el acuerdo plantea «La Comisión hará parte del sistema integral de la verdad,
justicia, reparación y no repetición que se ha de acordar en la mesa para satisfacer los derechos
de las víctimas, terminar el conflicto y alcanzar la paz» (Gómez, 7 de junio de 2015).

«Verdad, convivencia y no repetición. Esas tres palabras resumen el propósito de la comisión


que la semana pasada acordamos en la Habana»47.Los principales aspectos que contempla la
Comisión de la Verdad son: la justicia perfilada incluye a miembros de la fuerza pública, jefes
de las Farc, paramilitares, empresarios, políticos y financieros que alentaron a los grupos
ilegales; las víctimas serán las primeras en ser escuchadas, las mujeres, se tendrán en cuenta
también las acciones contra los grupos étnicos.

La acción de la Comisión de la Verdad, no es un mecanismo aislado, sino componente de un


sistema integral para reparar a las víctimas, a diferencia de otras comisiones de la verdad que se
han implementado en el mundo; el tipo de sanciones para los jefes de las Farc y el lugar donde
se cumplirán se definirá en la mesa de negociación; capítulo especial será la violencia contra
varios sectores políticos y sociales, como la Unión Patriótica y sindicalistas, con miras a cerrar
definitivamente el conflicto y sanar las heridas, nada de lo que digan dará pie a una investigación
judicial, como en Sudáfrica la Comisión de la Verdad está diseñada para propiciar el
reconocimiento de las culpas y finalmente, una de sus misiones será propiciar la reconciliación
y la convivencia (Gómez, 7 de junio de 2015).

47
E l Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo en un importante análisis titulado «No hay que tenerle miedo
a la verdad», en respuesta a inquietudes del Procurador General de la Nación sobre esta comisión, explica
claramente la esencia, objetivos, organización y proyección de la Comisión de la Verdad. El Tiempo 14 de junio
de 2014.
169

Cooperación internacional

Varios países y organismos internacionales, también ONG han expresado su voluntad en


adelantar proyectos específicos de cooperación en diferentes áreas, una vez que se haya
acordado el cese de operaciones militares y concertado el mecanismo para implementar la paz.

La Unión Europea ha expresado su decisión política en colaborar en el posconflicto, la


materialización de esta decisión es decir la asignación de recursos para proyectos específicos
depende de la prontitud y eficacia con que avancen las negociaciones en La Habana.

Expresión de este propósito es la información de la destinación de 26 millones de euros que


manejará el fondo fiduciario que se organiza, proyectados así: La alta representante de la UE
para Asuntos Exteriores y Políticas de Seguridad, Federica Mogherini, informó la previsión de
5 millones de euros para apoyar la labor del Ministerio del Posconflicto, actualmente dirigido
por el general (r) Oscar Naranjo y el comisario europeo para el Desarrollo, Neven Mimica,
anunció la previsión de 21 millones de euros destinados a fomentar el desarrollo de las regiones
más golpeadas por la guerra (Peña, 12 de junio de 2015).

Si bien ha sido fundamental la gestión de la Cancillería en la concreción de la vinculación a los


programas del posconflicto por parte de la UE, la asignación específica de los recursos
dependerá más de los resultados de las conversaciones en La Habana.

Alemania designó al diputado por el Partido Verde en el Bundestang y delegado del Gobierno
Federal para los Derechos Humanos, Tom Koenigs, como delegado del Gobierno alemán para
el proceso con las Farc.

Estados Unidos. El presidente Obama, como resultado de la gestión adelantada por el presidente
Juan Manuel Santos, designó al diplomático, experto en asuntos latinoamericanos, Bernard
Aronson, como enviado especial para el Proceso de paz en Colombia. En reciente entrevista
Aronson expresó, a raíz de los ataques a la fuerza pública en el Cauca que las Farc, en
concordancia con la decisión política que tomaron de negociar sobre la paz, les corresponde
170

demostrar que son serios, pues está por verse si están dispuestos a tomar las difíciles decisiones
que se requieren para conseguirla. Si bien ya hay acuerdos sobre tres temas, los más difíciles
son los venideros, pero deben enfrentarlos y a un ritmo acelerado.

No se han resuelto temas como el desarme, desmovilización y reintegración, los que tienen que
ver con la justicia transicional, verdad, reparación, garantías de no repetición y justicia, no solo
para las Farc sino para todos los actores que cometieron abusos.

Sobre las consecuencias del golpe fuerte que significa el ataque al Ejército por parte de las Farc
y la evidente amenaza para el proceso de paz, menciona el que antes del ataque ya se habían
alcanzado acuerdos sobre el desminado, que no fue sobre el papel, sino para realizar un esfuerzo
conjunto que permita remover las minas antipersonales que se sembraron. También se discute
sobre un acuerdo de cooperación para identificar fosas comunes y restos de desaparecidos, con
nuevas técnicas forenses. En efecto puede decirse que son signos hechos positivos.

En cuanto al planteamiento de que las Farc exigen un cese del fuego bilateral y que incluso
situaciones como la del Cauca podrían evitarse si ya existiera este acuerdo, Aronson expresó
que nadie quiere una situación de despeje. «Si hay un acuerdo sobre desarme, desmovilización
y reintegración con cronogramas firmes y estrategias claras para lograrlo, entonces un cese del
fuego bilateral podría ser parte de ese acuerdo». Tener un acuerdo de cese al fuego por separado
y fuera de ese contexto, genera un riesgo muy alto.

Sobre la manifestación del presidente Santos en el sentido de que los procesos judiciales de las
Farc en Estados Unidos y las solicitudes de extradición con sus líderes, es algo que debe
resolverse, pues las Farc no concertarían la paz para terminar en prisión en Estados Unidos,
Aronson precisó que esos temas no están en la mesa y que es prematuro hablar de ellos.

En cuanto a la posición de las Farc que no pagarán un solo día de cárcel, el delegado
estadounidense se refirió al cambio de circunstancias desde el establecimiento de la Corte Penal
Internacional y la Convención de Roma de la que Colombia es parte, además de las sentencias
de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. La justicia transicional es parte de un proceso
171

de paz, pero cómo se define es una pregunta por resolver. La tradicional amnistía en blanco no
sería aceptable para la CPI.

Hay un cuerpo de leyes internacionales que tienen jurisdicción, por eso se requiere de la justicia
transicional que involucra muchas cosas. Una Comisión de la verdad, reparación de las
víctimas, garantías de no repetición y alguna privación de la libertad, no solo para las Farc, es
para todos los que cometieron abusos contra los derechos humanos.

Sobre la actitud de los Estados Unidos de que miembros de las Farc, considerada como una
organización terrorista y narcotraficante, termine haciendo política, Aronson precisó que parte
del acuerdo ya negociado con las Farc es que cortarían todos sus nexos con el narcotráfico y que
colaborarían con la erradicación manual y otras formas. «Estaría implícito en cualquier acuerdo
que las Farc ya no estarían directa o indirectamente relacionadas con el narcotráfico. Y también
que han renunciado a la violencia terrorista para que nosotros miremos el asunto de su
designación como grupo terrorista».

La participación de Estados Unidos en el posconflicto. Estados Unidos es un fuerte aliado de


Colombia, la estrecha amigable y positiva relación va a continuar, prospere o no el proceso de
paz. En la actualidad, como parte de la Ayuda regular, se actúa en varios frentes como desarrollo,
infraestructura, tierra para campesinos que podrían ayudar a implementar las decisiones ya
tomadas dentro del proceso.

También se mencionó la posibilidad de ayuda técnica en el campo forense, con la identificación


de desaparecidos, y en el proyecto de desminado, la cooperación con las Fuerzas Armadas para
combatir a las Bacrim y otros grupos. Otro campo es el apoyo ante la comunidad internacional
para ayudar a conseguir recursos de oros aliados e instituciones financieras que respalden el
proceso de paz.

Aspectos positivos para la política exterior colombiana


172

 El acuerdo, implementación y consolidación del proceso de paz tendrían múltiples


beneficios para Colombia;
 El Cumplimiento de las disposiciones constitucionales en materia de promoción y
protección de los derechos humanos;
 El fortalecimiento de las capacidades del país en procura de su desarrollo integral;
 El cumplimiento de las obligaciones internacionales adquiridas sobre la materia
incluyendo los estándares internacionales;
 Es una contribución de primer orden en la gestión orientada a comprometer
progresivamente a los gobiernos y a los organismos internacionales en el apoyo al
Gobierno Nacional y a las víctimas en el propósito de construir la paz y reconciliación
nacional;
 Apoyo de especial importancia en la tarea de mejorar la relación con el mundo en la que
se toma como base el fortalecimiento de la democracia, este aspecto constituye un apoyo
en los objetivos temáticos y geográficos del proyecto de política exterior;
 También el apoyo efectivo en los objetivos de concertar acuerdos de cooperación que
permitan desarrollar los programas posconflicto y en la concertación de acuerdos
comerciales;
 La Ley de Víctimas y Restitución de tierras se configura como avance fundamental en
la actual coyuntura colombiana ya que sin un mecanismo idóneo y efectivo para la
protección de los de derechos humanos no es posible alcanzar la paz;
 Al cumplirse los estándares internacionales, verdad, justicia, reparación de víctimas se
crea un ambiente favorable para que se reconozca a Colombia como protectora de los
derechos humanos, lo cual contribuye a legitimar su gestión internacional, esto es su
gestión de política exterior basada en un amplio, sólido y efectivo concepto de Estado
de Derecho.

 Cita Valdivieso los siguientes ejemplos respecto de la necesidad de crear y consolidar


una imagen favorable en el exterior:

Se pueden presentar dos ejemplos respecto a este tema. El primero. El Departamento de


estado norteamericano el 9 de septiembre de 2010, al entregar la autorización para la
173

continuación de la ayuda militar al gobierno colombiano, lo condiciona a asegurar una


cultura duradera de respeto a los derechos humanos en todos los niveles de la Fuerza
Pública, a sancionar los falsos positivos o asesinatos extrajudiciales perpetrados por las
fuerzas Armadas y a proteger los defensores de los derechos humanos, sindicalistas,
opositores políticos y miembros de comunidades especies (Ramírez, S., 2011. p.88). El
segundo: El Tratado de Cooperación Comercial con la Unión Europea en las
disposiciones iníciales del capítulo 1 inicia considerando como esencial el obligatorio
cumplimiento de los derechos humanos. Este último disponible en línea en versión
español: http//www.tlc.gov.co/publicaciones php?id=30555. (Valdivieso, 2012, p. 461).

Conclusiones generales sobre la política exterior colombiana

1. Es evidente que se produce un fortalecimiento de la política exterior de Colombia y de la


gestión diplomática para su ejecución. Este fortalecimiento es resultado de la conjunción de
varios factores tanto de orden interno como internacional y la concepción del Gobierno Nacional
sobre la necesidad de diversificar la agenda, profundizarla, mayor cobertura tanto geográfica
como en tema específico sin que signifique el debilitamiento de la relación con los Estados
Unidos. También es el resultado de la formación académica y experiencia del jefe del Estado,
de la ministra de Relaciones Exteriores así como de altos funcionarios que inciden en el
tratamiento de la amplia agenda exterior del país.

2. La relación con Estados Unidos debe progresivamente ampliarse temáticamente y con mayor
autonomía, superando la concepción del bandwagoing que en mucho la ha caracterizado.

3. Un hecho altamente positivo en la gestión exterior de Colombia es la recuperación de sus


espacios en América Latina los cuales deben fortalecerse precisamente por la posición
geopolítica del país y con miras a consolidar un liderazgo como potencia de segundo nivel en la
región.

4. Colombia debe enfatizar en su vocación al respeto y cumplimiento del Derecho Internacional,


sin menoscabo de la actitud pragmática del Gobierno en el diseño y ejercicio del proyecto de
174

política exterior. Específicamente debe continuar sus esfuerzos por implementar plenamente la
vigencia del régimen de Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario, la
implementación del fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre el diferendo
con Nicaragua, son algunas acciones específicas en este campo.

5. El Ministerio de Relaciones Exteriores, institución fundamental, debe continuar el proceso de


su fortalecimiento institucional en su diferentes aspectos y de contar con más autonomía en su
gestión directiva y articuladora de la diplomacia colombiana y como protagonista fundamental
de los proyectos de protección a las comunidades colombianas en el exterior y en los proyectos
de integración fronteriza.

6. Los avances de Colombia en los últimos años en materia económica así como en los
indicadores sociales tienen efectos positivos en su gestión exterior, se consolida la confianza
de los inversionistas extranjeros y la baja en los precios del petróleo no tendrá integralmente
un gran impacto negativo.

7. Un hecho de especial relevancia en el proceso de elaboración y ejecución de la política


exterior colombiana en el papel de actores especialmente los gremios industriales productores y
comerciales, la academia, las ONG, la prensa y la opinión pública.

8. En el proceso de paz, Colombia ha ganado un amplio margen de reconocimiento y apoyo


internacional, el cual debe refrendarse con el cumplimiento de los compromisos internacionales
y la implementación de programas diseñados para atender los retos en materia económica,
social y de seguridad. En este último campo es preciso el fortalecimiento de las Fuerzas Militares
y de la Policía Nacional.

9. Una evaluación de lo que ha significado el viraje en materia diplomática la hace el propio


presidente Santos en su discurso en el Foro de Oslo: «Un cambio radical en la forma de llevar
nuestra diplomacia, que condujo a un mejoramiento en nuestras relaciones con los países
vecinos y con el resto de la región, facilitó el comienzo del proceso».
175

11. En cuanto a la sorpresiva actitud de Venezuela de encerrar el Golfo de Venezuela como


parte de la «Zona Operativa de Defensa Integral Marítima e Integral Occidental» desconociendo
los derechos de Colombia, y en contravía del Derecho Internacional, era indispensable la actitud
de protesta de la Cancillería colombiana, como en efecto se hizo, reclamando la rectificación de
tal disposición y reafirmando la voluntad de recurrir a la diplomacia y a los instrumentos que
esta prevé para la solución del diferendo, como la Comisión Negociadora (Coneg), la de
Conciliación e incluso, si no se llega a un acuerdo, recurriendo a los mecanismos judiciales o
arbitrales que contempla el tratado de 1939.

Destacadas figuras del Derecho y orientadores de opinión se han pronunciado sobre la ilegalidad
de la actitud venezolana. Es necesario profundizar en el análisis objetivo por parte de la
academia, de la universidad y la opinión pública. Por su parte la Comisión Asesora de
Relaciones Exteriores, se ocupará del asunto en cumplimiento de su importantísima función
fijada por la propia Constitución Nacional. Es pertinente la actitud colombiana de adelantar una
diplomacia serena y firme en defensa de la integridad territorial en concordancia con el Derecho
Internacional. No perder este norte, permitirá sortear o manejar la incidencia negativa que pueda
presentarse en otros aspectos de las relaciones entre los dos países sin detrimento alguno de la
prioridad en garantizar la integridad física del territorio nacional48.

10. A manera de consideración final es pertinente el párrafo del tratadista Eduardo Pastrana:

Colombia es un potencia secundaria por sus atributos económicos, militares y políticos


medianos que se resaltan con una política exterior muy activa en la era Santos. Es un
Estado con un gran potencial de enlace (linkage) político y diplomático por su ubicación
geográfica, su retorno a la región y su liderazgo propositivo en la CAN. Su nueva
convergencia con Mercosur y Unasur parece más fundada en los intereses de
diversificación comercial y atracción de inversión, pero no puede desconocerse que al

48
Al culminar la redacción de este documento, Alfonso López Caballero presenta en un importante análisis la
evolución y proyección del problema de delimitación de áreas marinas con Venezuela. ¿Misión imposible? Por
qué es tan difícil negociar con Venezuela. Semana, edición n.o 1731 5-12 de julio de 2015.
176

ingresar activamente a los procesos regionales, algunas de las expectativas, creencias e


intereses gubernamentales están cambiando, notándose el abandono del aislacionismo y
el parroquialismo (mirada hacia adentro) y la apuesta por participar de la definición de
nuevos objetivos regionales más allá de la seguridad (que no deja de ser un asunto
transversal. Algunos de sus intereses primordiales con los Estados Unidos, no se han
diluido, pero desde una formulación más flexible, relativamente autónoma y abierta de la
política exterior, busca crear una imagen de “socio confiable”, estable y maduro
democráticamente para situarse en el centro de gravedad de los procesos de integración
suramericana (Pastrana, 2012, p. 636).

Se espera con este documento contribuir a motivar a los estudiantes a profundizar en el


estudio de los factores que condicionan e inciden en el desempeño de Colombia en la
actual coyuntura nacional e internacional. Como se observó en la cátedra, es esencial en
la formación integral del profesional en Relaciones Internacionales el conocimiento,
análisis y proyección investigativa de la política exterior colombiana.
177

Referencias bibliográficas

Abello, R. (2013). Diferendo territorial y marítimo entre Colombia y Nicaragua. (A. D. Commented [WU53]: ¿?
o
Colombia: Ed.) Orbis, N. 18, 58-63.
Bagley, M. Y. (2011). La política exterior de Colombia durante la década de los ochenta.
En S. B. (compiladoras) (Ed.), Relaciones internacionales y política exterior de Colombia
(1.a ed., pp. 79-146). Bogotá, Colombia: Ediciones Uniandes.
Bell, l. G. (2011). Colombia en el Gran Caribe. En G. B. Sandra Borda (Ed.), Misión de
política exterior 2009-2010 (1.a ed., pp. 177-201). Bogotá, Colombia: Uniandes.
Betancourt, R. (2012). Colombia frente a los espacios regionales de cooperación e
integración. En S. Jost (Ed.), Colombia: ¿Una potencia en desarrollo? (pp. 659-673).
Bogotá, Colombia: Opciones Gráficas Editores.
Cavelier, G. (1996). Política internacional de Colombia 1903-1973 (Nueva ed., Vol. I).
(U. E. de Colombia, Ed.) Bogotá: D´Vinni Editorial.
Campos, V. (2002). Historia de la ética (2.a ed.). (V. campos, Ed.) Barcelona, España:
Crítica.
Cárdenas, M. (12 de abril de 2015). Colombia y el BID. El Tiempo, p. 8.
Cardona, C. D. (2011). ¿Puede tener Colombia una estrategia de política exterior? (1.a
ed.). (F. Diego Cardona Cardona, Ed.) Bogotá, Colombia: Editorial Gente Nueva.
Cardona, D. C. (2011). Colombia: una política exterior en transición. Bogotá: Gente
Nueva.
Carrizosa, A. V. (1996). Relatos de historia diplomática de Colombia Tomo I. Bogotá:
Centro Editorial Javeriano, CEJA.
Cavelier, G. (1997). Política Internacional de Colombia 1820- 1860 (Vol. I). Bogotá:
Universidad Externado de Colombia.
Cepeda J. José y Sánchez, C., F. (2010). Desafíos y propuestas para la política exterior de
Colombia en el siglo XXI (2.a ed.). (S. j. Eduardo Pastrana B., Ed.) Bogotá, Colombia,
Pontificia Universidad Javeriana.
Chales-Philippe, D. (2006). La guerra y la paz. Enfoque contemporáneo sobre la
seguridad y la estrategia (2.a ed.). (I. Antrazyt, Ed.) Barcelona, España.
Códigos de Bolsillo Temis (2008). Constitución Política de Colombia. Bogotá,
Colombia: Temis.
Collazos, A. M. (2012). Relación entre política interior y exterior. En (Ed.), Colombia Commented [WU54]: ¿?

una potencia en desarrollo (p. 673). Bogotá: Opciones Gráficas Editores.


178

Dangond Gibsone, C. (2012). El problema del narcotráfico en la política exterior


colombiana. En S. Jost (Ed.), Colombia ¿Una potencia en desarrollo? (pp. 135-155).
Bogotá, Colombia: Gráficas Editores.
David, C.-P. (2008). La guerra y la paz. Enfoque contemporáneo sobre la seguridad y la
estrategia. Barcelona: Icaria Antrasyt.
Del Arenal, C. (2010). Introducción a las relaciones internacionales. Madrid, España:
Tecnos.
Dirección de Asia, África y Oceanía. (2015). Bogotá.
Drekonja, G. (2011). Formulando la política exterior colombiana. En S. B. Tickner (Ed.),
Relaciones internacionales y política exterior de Colombia (pp. 49-77). Bogotá,
Colombia: Universidad de los Andes.
Duarte, G. J. (2012). La política exterior de Colombia con la Unión Europea: cambios y
continuidades a partir de una nueva Colombia. En S. Jost (Ed.), Colombia, ¿una potencia
en desarrollo? (pp. 340-355). Bogotá, Colombia: Opciones Gráficas Editores.
Flemes, D. (. (2012). La política exterior de Colombia desde la perspectiva del realismo
clásico. En J. Stefan (Ed.), Colombia: ¿una potencia en desarrollo? Escenarios y desafíos
para su política exterior (2.a ed., pp. 19-34). Bogotá, Colombia: Opiniones Gráficas
Editores.
Forigua Rojas, E. (2012). Factores para la nueva ponderación política de Colombia en el
sistema internacional (S. Jost, Ed.) Bogotá, Colombia: Opciones Gráficas Editores.
Ramírez, S. (2011). América Latina y el Caribe: diferenciación y acercamiento (1.a ed.).
(D. C. Cardona, Ed.) Bogotá, Colombia: Édit. Estrategias Educativas/Editorial Gente
Nueva.
García, P. (2012). El futuro de Colombia en la cuenca del Pacífico. (M. Ardila, Ed.)
Bogotá, Colombia: Pontificia Universidad Javeriana.
Gaviria, A. (3 de mayo de 2015). Mantener aspersión con glifosato sentaría precedente
antiético. 8. (C. F. Fernández, entrevistador) Colombia: Casa Editorial El Tiempo.
Gaviria, L. E. (2014). Examen del fallo de la Corte de la Haya. En E. Gaviria L., La
desintegración del Archipiélago de San Andrés y el fallo de la Corte de La Haya (pp. 109-
126). Bogotá, Colombia: Temis.
Herrera, B. (2012). La región andina y las incidencias geopolíticas en la inserción
internacional del Estado colombiano. En S. Jodt (Ed.), Colombia: ¿una potencia en
desarrollo? (2.a ed., pp. 565-575). Bogotá, Colombia: Opciones Gráficas Editores.
179

Holguín, M. A. (24 de mayo de 2015). «A la comunidad internacional le preocupa que el


proceso se dilate». 4. (Y. Amat, entrevistador) Casa Editorial El Tiempo.
Instituto Geográfico Agustín Codazzi. (2007). Mapa de las fronteras marítimas y
terrestres.
José, B. R. (2012). La Alianza del Pacífico. La viabilidad de un naciente bloque regional.
(Marha Ardila, Ed.) Bogotá, Colombia: Pontificia Universidad Javeriana.
Jost, S. (2012). Es Colombia: ¿una potencia en desarrollo? Bogotá: Konrad Adenauer
Stifftung - Colombia.
Liévano, E. G. (2014). La desintegración del Archipiélago de San Andrés y el fallo de la
Corte de la Haya. Bogotá: Temis.
Londoño, J. F. (2011). Colombia y Estados Unidos: ¿una relación por revisar? (1.a ed.).
(F. Diego Cardona Cardona, Ed.) Bogotá, Colombia: Gente Nueva.
Márquez R., M. (2012). Dilemas y perspectivas de la relación de Colombia Venezuela
durante la era Santos. (S. Jost, Ed.) Bogotá, Colombia: Opiniones Gráficas Editores.
Márquez, R. M. (2012). Dilemas y perspectivas de la relación de Colombia con
Venezuela durante la era Santos (2.a ed.). (S. Jost, Ed.) Bogotá, Colombia: KAS,
Universidades Javeriana y Del Rosario.
Ardila, Martha. (2011). Prioridades e instrumentos de la inserción internacional de
Colombia (1.a ed.). (D. C. Cardona, Ed.) Bogotá, Colombia: Gente Nueva.
Martín P., I. (11 de junio de 2015). Venezuela, punto de choque en la Cumbre Celalc-UE.
El Tiempo, p. 6.
Ministerio de Relaciones Exteriores. (2012). Diplomacia preventiva. (C. Bogotá, Ed.)
Bogotá, Colombia: Cinu Bogotá.
Ministerio de Relaciones Exteriores. (2013). Colombia en el Consejo de Seguridad de las
Naciones Unidas 2011-2012. Bogotá.
Ministerio de Relaciones Exteriores. Cancillería. (2012). Diplomacia preventiva. (C. E.
Bogotá, Ed.) Bogotá, Colombia: CINU Ministerio de Relaciones Exteriores.
Monroy, C. M. G. (1995). Derecho Internacional Público. Bogotá: Temis.
Moreno P., I. (2001). La diplomacia, Aspectos teóricos y prácticos de su ejercicio
profesional (Primera FCE.SRE ed.). México, D. F., México: Fondo de Cultura
Económica.
Pacheco, Y. (20012). Colombia y su pretensión de liderazgo regional en la política
ambiental. En S. Jost (Ed.), Colombia: ¿una potencia en desarrollo? (pp. 543-561).
Bogotá, Colombia: Opciones gráficas Editores.
180

Pacheco, Y. V. (2012). Colombia y su pretensión de liderazgo regional en la política


ambiental. (S. Jost, Ed.) Bogotá, Colombia: Konrad Adenauer Stiftung, Universidades
Del Rosario y Javeriana.
Pastrana B., E. (s. f.). El futuro de las relaciones entre Colombia y la Unión Europea:
¿profundización o estancamiento? En D. Cardona (Ed.). Bogotá, Colombia.
Pastrana Buelvas, E. P. (2012). De Uribe a Santos: ¿continuidad o nueva orientación de
la política exterior colombiana? En S. Jost (Ed.), Colombia:¿una potencia en desarrollo?
(1.a ed., pp. 57-79). Bogotá, Colombia: Opciones Gráficas Editores.
Pastrana, B. E. (2012). Los desafíos de Colombia frente a la proyección de Brasil como
potencia regional y jugador global. (S. Jost, Ed.) Bogotá, Colombia: Konrad Adenauer
Stiftung, Universidades Javeriana y Del Rosario.
Pearson, F. S., & Rochester, J. M. (2000). Relaciones internacionales. Situación global
en el siglo XXI (4.a ed.). Bogotá, Colombia: McGraw-Hill.
Pearson, F. Y. (2000). Comportamiento de los países en materia de política internacional.
En F. y. Pearson, El sistema internacional contemporáneo (pp. 158-191). México D. F.:
McGraw-Hill.
Peña, E. (12 de junio de 2015). Ayuda económica para la paz dependerá de que se dé la Commented [WU55]: Peña(¿?)

firma del fin del conflicto. El Tiempo, p. 4.


Pereira, J. (2008). Diccionario de relaciones internacionales y política exterior (1.a ed.).
Barcelona: Ariel.
Pereira, S. (2013). La sentencia de la Corte Internacional de Justicia en el diferendo con
Nicaragua. (A. D. Colombia, Ed.) Orbis, 40-57.
Perry, G. (12 de abril de 2015). Encrucijadas. El Tiempo, p. 7.
Ramírez, S. (25 de abril de 2015). ¿Y de las drogas que? El Tiempo, p. 33.
Rosenau, J. (1994). Preteorías y teorías sobre política exterior. En J. A. Vásquez (Ed.),
Relaciones Internacionales. El pensamiento de los clásicos (pp. 206-219). México D. F.,
México: Limusa.
Tirado, A. (1998). Colombia en la OEA. Bogotá: El Ancora Editores.
Trujillo, A. M. (2012). Dilemas y perspectivas de la relación de Colombia con Ecuador
(2.a ed.). (S. Jost, Ed.) Bogotá: Konrad Adenauer Stiftung, Universidades Javeriana y Del
Rosario.
Valdivieso Collazos, A. M. (2012). Relación entre política interior y exterior en materia
de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario. (U. J., Ed.) Bogotá,
Colombia: Konrad Adenauer Stiftung.
181

Vásquez C., A. (1996). Relatos de historia diplomática de Colombia. Bogotá: Cancillería


de San Carlos, Centro Editorial Javeriano.
Vásquez Carrizoza, A. (2000). Relatos de historia diplomática de Colombia, siglo XX.
Bogotá: Centro Editorial Javeriano.
Velosa, E. (2012). Las ideas y la política exterior de Colombia: una mirada desde la teoría
del rol nacional y el institucionalismo discursivo. En J. Stefan (Ed.), Colombia: ¿una
potencia en desarrollo? (2.a ed., pp. 39-51). Bogotá: Opciones Gráficas Editores.
Zafra Turbay, W. (enero de 2015). Colombia en el Mundo. Bogotá, Colombia.
Anexos

Anexo n.o 1
La Gran Colombia

Anexo n.o 1. Mapa de La Gran Colombia: Cundinamarca, Panamá, Ecuador, Venezuela y la Mosquitia.
Durante La Gran Colombia el mapa tuvo modificaciones. Fuente: www.Google mapas de La Gran
Colombia.
Anexo n.o 2
Fronteras marítimas y terrestres

Cavelier, Germán, Política internacional de Colombia 1953-1997, T. IV. Universidad Externado de


Colombia, Bogotá, 1997. Mapa previo al fallo de la CIJ sobre diferendo con Nicaragua.
Anexo n.o 3
Limites Colombia-Nicaragua, tratado Esguerra-Barcenas de 1928
Zona de la Mosquitia perteneciente a Colombia de acuerdo a la Real Cédula de 1803

Fuente: Cavelier, Germán. Política internacional de Colombia 1903-1952 T. III. Universidad Externado
de Colombia 1997.
Anexo n.o 4
Aspiraciones de Nicaragua ante la CIJ

Fuente: Gaviria, L. Enrique. La desintegración del Archipiélago de San Andrés y el fallo de la Corte de
La Haya. Bogotá: Editorial Temis, 2015.
Anexo n.o 5
Propuesta de Colombia

Fuente: Gaviria, L. Enrique. La desintegración del Archipiélago de San Andrés y el fallo de la Corte de
La Haya. Bogotá: Ed. Temis, 2015.
Anexo n.o 6

El fallo de la Corte Internacional de Justicia

Fuente: Gaviria, L. Enrique. La desintegración del Archipiélago de San Andrés y el fallo de la Corte
de La Haya. Bogotá: Editorial Temis, 2015.
Anexo n.o 7

Alianza del Pacífico

Fuente: www. Google. Mapa Alianza del Pacífico


Anexo n.o 8
Organigrama Ministerio de Relaciones Exteriores

Fuente: www.cancilleria.gov.co – Planeación