Está en la página 1de 2

Por un análisis dinámico

a partir de Foucault

En mayo La Colmena organizó el conversatorio


“Foucault y la investigación en el Perú” cuyo objetivo
fue discutir sobre la potencial aplicación de las ideas
del francés para la investigación empírica. En dicho
evento participaron como ponentes Martín Santos, Ja-
ris Mujica y como comentarista Félix Reátegui. El texto
del profesor Santos que presentamos a continuación
fue hecho especialmente para esta edición.

1. Una de las claves para en- tegorías clasificatorias como sano/ lincuentes”, “criminales”, quién se
tender el proyecto Foucaultiano tie- enfermo, “buen chico”/criminal (2) considera autorizado para definirlos
ne que ver con la noción de historia y; c) la constitución del sujeto como o estudiarlos, desde qué institución
crítica del pensamiento. Foucault objeto de conocimiento para sí mis- lo hace, cuándo lo hace. Es esta im-
entendía el pensamiento con una ac- mo. portancia atribuida a las prácticas la
ción que establece un nexo entre un En el útimo caso, se trata de estu- que lleva a Foucault a entender los
sujeto que conoce y un objeto que diar los procedimientos a través de discursos como prácticas discursi-
es susceptible de ser conocido. En los cuales el sujeto es llevado a ob- vas (véase La Arqueología del Sa-
este contexto, una historia crítica servarse a sí mismo, interpretarse a ber); es decir, hablar es hacer algo,
del pensamiento consiste en pro- sí mismo, reconocerse a sí mismo hablar produce efectos de poder, tie-
blematizar las diferentes formas de como un objeto de conocimiento ne consecuencias.
relación entre sujeto y objeto en la posible (3) . Por ejemplo, el indivi- En este contexto, la noción de
historia de Occidente. duo que examina su sexualidad en “dispositivo” o “ensamblaje” de
Esto implicaba, para Foucault, en- el contexto de una práctica terapéu- Foucault, entendido como la articu-
tender las condiciones históricas de tica. Estas dimensiones de la pro- lación de instituciones y prácticas
producción tanto del sujeto (subje- ducción de la subjetividad deben ser discursivas históricamente construi-
tivación) como del objeto de cono- vistas de manera dinámica, es decir, das es de importancia capital. Por
cimiento (objetivación). Foucault se trata de ver cómo se relacionan e ejemplo, si uno quisiera estudiar,
estudió tres formas de objetivación interactúan en casos concretos. a partir de Foucault, la producción
del sujeto: a) la objetivación produ- de la subjetividad de las chicas que
cida por el discurso de las ciencias 2. Hay un principio metodoló- integran pandillas femeninas, ten-
humanas (por ejemplo, el sujeto que gico clave en la obra de Foucault: dría que identificar sus prácticas,.
habla como objeto de conocimiento la importancia de estudiar entrama- Es decir, la manera en la cual se
de la lingüística(1) ); b) la objeti- dos de prácticas, entendidas como relacionan con las instituciones (Es-
vación producida por instituciones formas de hacer y pensar. Antes tado) y con los discursos que éstas
(manicomios) y organizaciones que estudiar las “ideas” sobre el producen, los contextos en los cua-
(hospitales) que confinan y escinden sujeto y el objeto de conocimiento, les se reconocen como “pandilleras”
al sujeto con respecto a sí mismo y Foucault nos invita a preguntarnos y aquellos en los que rechazan esta
a los otros, lo cual se expresa en ca- qué se hace con los “locos”, “de- categorización. Luego, habría que
estudiar las consecuencias de corto,
30
mediano y largo plazo de este entra- Swidler propone entender la cultura mientas para resolver problemas de
mado de prácticas discursivas e ins- como un repertorio, como una “caja la vida cotidiana, cómo polemizan
tituciones (dispositivo). de herramientas” compleja de la que (si es que lo hacen) con el orden ofi-
se nutren los actores para organizar cial, el orden del decir.
3. Foucault insistió mucho líneas de acción. Por su parte, Ca-
en tomar su obra como una provo- nales nos propone la sugerente idea 4. Foucault puede ser conside-
cación, como un desafío, como un de entender al discurso de los colec- rado un autor “hiper-crítico” en el
aguijón. Por esta razón, un análisis tivos sociales como una conversa- contexto de las Ciencias Sociales.
dinámico a partir de Foucault nos ción tensa y polémica con el orden Hiper-crítico porque su obra nos in-
invita a articular sus ideas con las social, que es entendido como el vita a problematizar los fundamen-
de otros autores. Así, un estudio de orden del decir. Del diálogo interno tos del orden social, de nuestra sub-
la formas de subjetividad del sujeto entre el “se-dice” (la versión oficial, jetividad y la manera en la cual las
occidental se vería enriquecido con el sentido común) y el “yo-digo” (la relaciones de poder la atraviesan.
las ideas planteadas por Ann Swi- voz propia) emerge la conciencia En este contexto, debemos pregun-
dler (Talk of Love, 2001) y Manuel social y la identidad del actor. La tarnos: ¿Es posible cuestionar todo
Canales (El Habla Excluida). versión oficial interpela al actor, le fundamento del orden social? ¿Es
señala el camino correcto; al mismo posible asumir que todo es contin-
tiempo, éste responde de diversas gente y susceptible de ser modifica-
maneras: plegándose a ésta, con- do?
tra-diciéndola o yendo más allá Desde un punto de vista diacrónico
de lo prescrito y lo proscrito. (histórico) la respuesta es positiva.
Siguiendo con el ejemplo de Sin embargo, desde un punto de vis-
las pandilleras, las ideas de ta sincrónico, no lo creemos posible.
Swidler y Canales nos ayu- Como lo planteaba Alfred Schutz,
darían a entender como las en el mundo de la vida cotidiana se
pandilleras seleccionan ele- da una “suspensión de las dudas”, lo
mentos de su caja de herra- cual nos permite levantarnos cada
día con la certeza de que el mundo
social es fundamentalmente el mis-
mo de ayer.

1. Este es uno de los temas de “Las Pala


bras y las Cosas”.
2. Este es uno de los temas de “Historia
de la Locura” así como de “Vigilar y
Castigar”.
3. Este es uno de los temas de “Historia de
la Sexualidad” .

31