Está en la página 1de 2

Leyendas:

• Eyioko estaba muy mal con su fortuna, así que decidió irse al campo
a buscar mejoría. Cuando llegó, se dirigió al dueño de una hacienda
para pedirle trabajo y éste se lo dio pensando que podría aprovecharse
de su necesidad y explotarlo. Una noche, Eyioko se hizo una rogación
con dos cocos, dos velas, y dos huevos y los enterró en medio de la
finca; pero el dueño que desconfiaba de sus trabajadores estaba
vigilando y lo vio cuando enterraba el ebbó. Al otro día, el trabajador
estaba contento por la rogación que había hecho y cantaba Eyioko temi
tan temiche moyuba lokun. El dueño, al verlo tan contento pensó que era
porque le había robado y buscó a la policía para que lo detuvieran.
Cuando fueron a desenterrar lo que pensaban que era dinero robado,
encontraron la rogación. Entonces Eyioko reclamó que le pagaran los
daños y prejuicios y como el dueño ya no tenía dinero tuvo que
entregarle la finca. HACER EBBO O ROGACIONES A LOS ORISHAS
ES SIEMPRE EL MEJOR CAMINO

• Eyioko era amigo de Iré y siempre andaban juntos. Un día Eyioko


decidió ir a casa de Orula para contarle lo que había soñado y se le dijo
que hiciera rogación. Eyioko comentó a sus amigos lo que le habían
dicho y ellos le dijeron que no hicera la rogación pues era sólo un
sueño, así que no la hizo. Iré dejó de acompañarlo al verlo que estaba
en malas compañías, se dejaba guiar por sus amigos que le hacían creer
que él sabía de todo y obraba sin sabiduría. Eyioko se volvió un
porfiado y dejó de escuchar consejos. Tampocó escuchó el consejo que
le había mandado Orula con Iré: que cuando fuera caminando y lo
llamaran no virara la cara para ese lugar. Cuando le sucedió casi
pierde la vida, a no ser por los Ibeyis que lo sacaron de la trampa.SI
BUSCA EL CAMINO DEL IRE DADO POR EL DESIGNIO DEL
ORISHA, AS LO RECOMENDADO, SI DUDAS EN HACERLO, NO
BUSQUES EL DESIGNIO

• Odé era cazador y vivía con su mujer. Cuando cazaba algun animal,
lo ponía al pie de un árbol para que Olofin tomara su sangre. Su mujer
se dio cuenta que los animales llegaban a la casa sin sangre y le
peguntó a su marido el porqué. Odé evadió el argumento y ella no
quiso insistir. Días más tarde cogió el saco donde Odé metía los
animales y le echó cenizas, luego le abrió un hueco y Odé se fue a
cazar dejando el rastro que su mujer siguió para averiguar qué hacía su
marido con aquellos animales. Cuando Odé llegó donde estaba Olofin
éste le preguntó que con quién había ido y él le contestó que con nadie.
Olofin le preguntó que quién era esa mujer escondida detrás de los
árboles y Odé contestó que no podía distinguirla. Entonces Olofin le
dijo: “oiga curiosa, si sangre quieres ver sangre tendrás para siempre”.
Así nació la menstruación de las mujeres.NO MIRE LO QUE NO
DEBES Y SERAS RECONPENSADO

Intereses relacionados