Está en la página 1de 13

INSTITUTO POLITÉCNICO NACIONAL

UNIDAD PROFESIONAL INTERDISCIPLINARIA DE


INGENIERÍA Y CIENCIAS SOCIALES Y
ADMINISTRATIVAS.

INNOVACION Y TRANSFERENCIA TECNOLOGICA PARA


INGENIERIA
PORFIRIATO

PROF: ESQUIVEL GRANADOS ALBERTO

SECUENCIA: 5IM83

EQUIPO 2

 ALVAREZ SUAREZ JOSE BENJAMIN


 FLORES ALCARAZ CARLOS IVAN
 HERNANDEZ AMBROSIO ANDRES
 MORENO MARQUEZ ALBERTO
 TELLEZ FLORES FRANCISCO JAVIER

1/MARZO/2018
Biografía
Porfirio Díaz
José de la Cruz Porfirio Díaz Mori, conocido como Porfirio Díaz (Oaxaca de
Juárez, Oaxaca, 15 de septiembre de 1830 - París, Francia, 2 de julio de 1915),
fue un militar mexicano que ejerció el cargo de presidente de México en siete
ocasiones. En total ocupó la presidencia de México por 30 años, una extensión
sin antecedentes.
Ocupó por primera vez la presidencia del país en forma interina tras el triunfo de
la Revolución de Tuxtepec, entre el 24 de noviembre de 1876 y el 6 de diciembre
de 1876; y por segunda vez del 17 de febrero de 1877 al 5 de mayo de 1877.
Volvió a ejercer el cargo en forma interina del 5 de mayo de 1877 al 30 de
noviembre de 1880. Posteriormente ejercería la presidencia del país de manera
ininterrumpida entre 1884 y 1911.
Antes de asumir la presidencia fue un militar destacado que brilló por su
participación en la Segunda Intervención Francesa en México. Combatió en la
Batalla de Puebla, el Sitio de Puebla, la Batalla de Miahuatlán y en la Batalla de
la Carbonera. Resaltaron sus acciones militares en el estado de Oaxaca, en
donde organizó guerrillas contra los franceses. El 2 de abril de 1867 Díaz tomó
Puebla y el 15 de junio de ese año recuperó para las tropas republicanas la
Ciudad de México. Tomó armas contra el gobierno federal en dos ocasiones: la
primera contra Benito Juárez con el Plan de la Noria, y, posteriormente, contra
Sebastián Lerdo de Tejada, elaborando el Plan de Tuxtepec. Tras el triunfo del
segundo plan, Díaz asumió la presidencia.
Convencido defensor del progreso, entre los principales logros de su mandato
se encuentra la expansión del ferrocarril en México.
Nací en la ciudad de Oaxaca el 15 de septiembre de 1830. Mi padre fue José
Faustino Díaz y mi madre Petrona Mori. Aunque de origen español, mi padre era
de los que llamamos raza criolla y mi madre tenía encima media sangre india de
raza mixteca.
Mi padre era pobre cuando se casó. Mirando que a su mujer no le gustaba
vivir en la Sierra de Ixtlán, se lanzó a correr fortuna y se trasladó a la costa que
el estado de Oaxaca tiene en el Pacífico... y puso una tienda en el valle de
Xochistlahuaca.
En los últimos años de la vida, mi padre se hizo muy místico en Oaxaca, sin
ser fanático; era un católico muy ferviente. Rezaba mucho y aún llegó a usar un
traje monacal de los terceros de San Francisco, aunque no había recibido
ninguna orden eclesiástica.
Porfirio Díaz nació en Oaxaca, en la antes provincia de Antequera, la noche del
15 de septiembre de 1830 y fue bautizado por su padrino José Agustín
Domínguez ese mismo día. Era el sexto de siete hijos, concebidos en el
matrimonio de José Faustino Díaz Orozco y María Petrona Cecilia Mori Cortés,
quienes se casaron en 1808, cuando el padre de Díaz manejaba los negocios de
una empresa de minas y metales de Cinco Señores, San José y El Socorro, en
el distrito de Ixtlán. Poco tiempo después, José Faustino se enroló en el ejército
insurgente de Vicente Guerrero, donde fungió como veterinario, y, tras un tiempo,
fue nombrado coronel. En 1819, tras once años de matrimonio, la pareja concibió
a su primera hija, Desideria. Dos años después nacieron los gemelos Cayetano
y Pablo, quienes murieron en la infancia; luego vino el nacimiento de dos mujeres
más, Manuela y Nicolasa. En 1830 nació Porfirio, y en 1833, el hermano menor,
Felipe Díaz Mori.34
María Petrona Mori, madre de Porfirio Díaz, en una fotografía realizada hacia
1854 en Oaxaca.
En 1820, los Díaz se establecieron en el centro de la ciudad de Oaxaca, donde
compraron un mesón frente al templo de la Virgen de la Soledad, que alojaba a
los viajeros que llegaban a la ciudad a comerciar. En este tiempo, José Faustino
Díaz montó un negocio dedicado a la herrería, lo que le produjo ganancias que
hicieron que su familia tuviera una situación económica holgada durante algunos
años.
Durante el verano de 1833, se desarrolló una epidemia de cólera morbus, en la
ciudad de Oaxaca. A principios de agosto, José Faustino Díaz se vio infectado,
y el 29 de agosto dictó su testamento, dejando todos sus bienes a su esposa,
Petrona Mori. Poco tiempo después, el mesón ya no fue rentable y la familia
adquirió el Solar del Toronjo. Así es como describe Porfirio Díaz en sus
Memorias, la situación familiar tras la muerte de su padre: «Su buen juicio y sus
deberes de madre le proporcionaron la manera de prolongar por mucho tiempo
aquellos escasos recursos».2 Las jovencitas Díaz: Manuela, Desideria y
Nicolasa se dedicaron a tejer, costurar, y a hacer buenos postres y alimentos
para vender y mantener un sustento económico en la familia; Petrona Mori,
sembró nopales para la producción y venta de la «Grana Cochinilla». En uno de
los patios del Solar del Toronjo, la familia criaba cerdos.
En 1835, Porfirio ingresó a la Escuela Amiga, institución educativa controlada
por la parroquia de Oaxaca donde aprendió a leer y escribir. Pasaba sus días,
jugando con amigos y vecinos del Solar del Toronjo. Se cuenta que en una
ocasión, enojado con su hermano Félix por algún hecho trivial, le puso pólvora
en la nariz mientras dormía y le prendió fuego. Desde entonces se le llama a
Felix El Chato" Díaz.5 6
El padrino de Porfirio, José Agustín Domínguez y Díaz, quien era sacerdote y
llegaría a ser Obispo de Antequera, recomendó a su madre apresurar el ingreso
de su hijo al Seminario Tridentino de Oaxaca. En 1843, Porfirio ingresó al
seminario, comenzando con un bachillerato en artes. Durante tres años, hasta
1846, Porfirio estudió física, matemáticas, lógica, gramática, retórica y latín. En
esta última asignatura logró altas calificaciones, por lo que ante la necesidad de
conseguir dinero para su familia, empezó a darle clases de latín a Guadalupe
Pérez, hijo del Lic. Marcos Pérez.7
Al producirse la Intervención estadounidense en México, en el seminario de
Oaxaca surgió la inquietud de luchar contra los invasores, idea que fue
respaldada y alentada por los sacerdotes y maestros. En octubre de ese año,
varios alumnos se dirigieron a ver al gobernador del Estado y solicitarle su
ingreso al ejército nacional. Porfirio Díaz estaba en ese grupo, y los cadetes
fueron asignados al Batallón de San Clemente. Sin embargo, poco después, la
guerra terminó y los estudiantes no pudieron ir a pelear.

Aspectos positivos
1- Las artes
Durante el mandato de Porfirio Díaz existió un auge en las diversas áreas de
expresión artística, y en general, estas se pueden dividir en dos períodos dentro
del porfiriato.
Durante el primer período, de 1876 a 1888, la inclinación fue hacia el
nacionalismo; y más tarde, de 1888 a 1911, la tendencia fue una preferencia
hacia Francia y su cultura.
La literatura fue el arte, y campo cultural, con mayores avances durante el
porfiriato. El escritor Ignacio Manuel Altamirano y Costilla creó grupos de estudio
para la Historia de México, los idiomas de México, y a su vez impulsó el estudio
de la cultura universal.
Desempeñó la labor de promover la cultura nacional en las potencias extranjeras.
Influenció al nacionalismo en la literatura.
Posteriormente, los escritores mexicanos “abandonaron” el orgullo nacionalista
y recibieron la influencia de la literatura francesa con el modernismo.
Fueron influenciados por el poeta nicaragüense Ruben Darío, quien proponía
libertad artística bajo el cumplimiento de ciertas reglas. De esta forma, los
autores se inclinaron hacia el sentimentalismo.
En las artes visuales de la época, destacó el pintor José María Velasco, quién
dedicó la mayoría de su labor como pintor al paisajismo, retratando el Valle de
México, haciendas, volcanes y personajes de la sociedad mexicana.
Además, otra parte de su trabajo la dedicó a retratar escenas provinciales de
Oaxaca. Además, destacó el muralismo como forma de expresión nacionalista.
En cuanto al teatro, una forma de teatro popular, de género nacionalista muy
popular fue el Teatro chico mexicano.
Sin embargo, este género tiene su origen en factores económicos y sociales, la
nueva comercialización del teatro y su masificación, que llevaron a diferenciar
dos géneros: el género chico español y el teatro popular mexicano.
La mayoría de las actividades teatrales del país se desarrollaban en dos
espacios socio-culturales principales.
Uno de ellos fue el dominante, perteneciente al denominado Teatro Culto,
destinado a las clases medias y altas. Pero a su vez, surgía una cultura popular
que realizaba actividades escénicas, como forma de entretenimiento para la
clase trabajadora.
2- Educación
En esta época, imperaba en México la filosofía positivista. De esta manera, se
dio gran importancia al estudio de la historia.
El gobierno de Porfirio Díaz necesitaba lograr la unión nacional, debido a que
aún existían grupos conservadores. Así, el Ministerio de Instrucción Pública usó
la historia patria para lograr este fin, dándole gran importancia a la Segunda
Intervención Francesa.
Se inauguró en 1887 la exhibición de monolitos prehispánicos en el museo
nacional. Además, en 1901, el secretario de instrucción pública Justo Sierra creó
en el museo los departamentos de etnografía y arqueología.
En el año 1904 se presentó la Escuela Mexicana de Arqueología, Historia y
Etnografía, que presentó muestras de la cultura prehispánica al mundo.
Para el año 1891, se promulgó la Ley Reglamentaria de Educación, que
establecía la educación como laica, gratuita y obligatoria. A su vez, para controlar
que los padres y tutores cumplieran la obligación de llevar a la escuela, se
establecieron los Comités de Vigilancia.
El 26 de Mayo de 1900 fue promulgada la ley que proclamaba la creación de la
Universidad Nacional de México (Actualmente UNAM), iniciativa presentada por
Justo Sierra.
De esta forma, las escuelas de Medicina, Ingeniería y Jurisprudencia, que había
funcionado por separado durante más de 40 años se reunían, junto con la
Escuela Nacional Preparatoria, en una sola institución.
3- La iglesia católica
Durante la Guerra de los Tres Años (1858-1861) en México, se expidieron un
conjunto de leyes, conocidas como las leyes de reforma, cuyo objetivo fue
separar a la Iglesia del gobierno.
No obstante, la Iglesia Católica recuperó gran parte del poder perdido con estas
leyes. Porfirio Díaz se declaraba católico, aunque ya existía un auge del
protestantismo.
Bajo el mandato de Porfirio Díaz, la iglesia católica pudo seguir obteniendo
diezmos. Esta práctica afectó a los pequeños propietarios, debido a que la iglesia
recibía semillas como diezmo de indígenas y los mismos pequeños propietarios.
De esta forma, la Iglesia podía vender a precios bajos las semillas, prefiriendo
los compradores sus precios a los de los productores.
4- Economía
Cuando Porfirio Díaz llegó al poder, éste heredó deudas considerables,
nacionales y con el extranjero, además de una hacienda pública en quiebra.
Por ello, los ministros de hacienda realizaron acciones para el arreglo de las
finanzas, entre las cuales se encuentran: creación de nuevos impuestos que no
obstaculizan el comercio, mayor control de ingresos o reducción del gasto
público, entre otras.
La administración de los recursos del país se hacía con participación pública y
privada. En 1984 surgió el Banco Nacional de México, como resultado de la unión
del Banco Mercantil Mexicano y el Banco Nacional Mexicano.
En este banco se recaudaban impuestos, se encargaban de la Tesorería General
y otorgaba préstamos al gobierno.
El objetivo era que México ingresase a la economía internacional como
exportador de productos agrícolas o minerales.
De esta forma, México se convirtió en un exportador importante de materias
primas y se produjo en el país la primera Revolución industrial.
5- Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas
Las vías ferroviarias, un símbolo de la Paz Porfiriana. La construcción y el
desarrollo de carreteras y caminos era considerada indispensable para impulsar
la economía en México.
Por ello, el 13 de Mayo de 1891 se promulgó una ley donde la distribución de los
oficios públicos del Poder Ejecutivo en siete secretarías de estado, entre las que
se nombró la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas.
Esta secretaría, también llamada ministerio, fue dividida en 12 sectores, los
cuales fueron: Correos internos, Vías marítimas de comunicación o vapores,
faros, unión postal universal, telégrafos y teléfonos, ferrocarriles, monumentos,
carreteras, calzadas y puentes, lagos y canales, consejería y obras con el palacio
nacional y Chaputelpec, y desagüe del Valle de México.
6- Actividad marítima y portuaria
Entre los años 1884 y 1889, la marina se encontraba en un estado “deplorable”.
Para el año 1987 se inauguró la Escuela Naval Militar, la cual preparaba oficiales
para la marina de guerra.
De la misma forma, se crearon las compañías Transatlántica Mexicana, la
Mexicana de Navegación y la Naviera del Pacífico.
Con un crecimiento del tráfico marítimo en el Golfo de México, donde llegaban
periódicamente buques de diversas compañías navieras estadounidenses,
europeas y mexicanas.
Debido a este aumento del tráfico marítimo, que se hacía insuficiente para los
puertos, se acondicionaron otros como los de Veracruz, Manzanillo, Tampico,
entre otros.
Durante el gobierno de Díaz, la labor en el sector marítimo y portuario se hizo de
manera continua.
Se inició la creación de diversos faros en las costas mexicanas, se estudió la
mejor localización para el puerto de Campeche, y se crearon mejoras en el
puerto de Manzanillo.
7- La sociedad
Uno de los principales objetivos durante el Porfiriato fue la pacificación de la
nación. Sin embargo, esto condujo a consecuencias importantes como la
desigualdad o creación de zonas de explotación sistemática de indígenas,
además de un aumento en la represión de la prensa libre, por medio de sobornos
o por torturas y desapariciones.
La mencionada corriente filosófica del positivismo, que imperó como doctrina
filosófica durante el gobierno de Díaz, se utilizó como justificación para las
represiones que Porfirio Díaz ejerció sobre las personas que exigían mejor
calidad de vida.
a) Paz Porfiriana
La paz porfiriana es la forma en que Porfirio Díaz ejerció el poder en México
durante más de 30 años. Esta etapa se caracterizó por ser una paz auspiciada
por la represión y el miedo, ante el desorden y las guerras que vivía
constantemente México.
En 1876, Porfirio Díaz, derrotó al presidente Lerdo de Tejada en la batalla de
Tuxtepec y meses más tarde, fue electo presidente de México. Díaz se había
revelado contra la reelección, sin embargo, se reeligió siete veces.
Los primeros años de gobierno de Porfirio Díaz, conocidos como “la paz
porfiriana”, están marcados por las buenas inversiones en materia económica,
siendo su lema principal “Orden, paz, estabilidad y progreso”.
Las políticas económicas llevaron a México a tener una economía fuerte y
estable, de hecho, una de las metas era que el peso costara más que el dólar.
El periodo de Porfirio no fue constante y durante tres oportunidades perdió el
gobierno. Desde 1876 a 1911, una de dos meses y de 1880 a 1884, siendo una
de las razones de su ruptura con el poder el descontento del pueblo mexicano
por las matanzas y los asaltos al poder por ejércitos de montonera.
Porfirio Díaz se propuso alcanzar la paz, estabilidad y prosperidad sin importar
el costo. Tarea que era especialmente compleja en vista de que no existía un
ejército fuerte y las deudas eran enormes.
Esta situación llegó a veces a ser insostenible, provocando por ejemplo la huida
de inversiones extranjeras.

La paz porfiriana, entonces, se basó en la eliminación de las diferencias políticas


entre los distintos partidos y grupos. “Poca política y mucha administración” fue
una de sus consignas más famosas y que aún es recordada hoy.
La paz se consiguió por medio del aplastamiento militar de quien intentara
sublevarse. La esperada estabilidad fue conseguida y el orden le trajo a México
la posibilidad de trabajo, que se tradujo al poco tiempo en desarrollo económico
e introducción de inversión de empresas extranjeras.
La prosperidad bajo la paz porfiriana
El periodo en que Porfirio Díaz gobernó el país se llevaron a cabo obras
importantes en varios puertos y se construyeron más de 20.000 kilómetros en
vías férreas. Los ferrocarriles estaban destinados hacia los puertos y la frontera
con Estados Unidos.
Esto le dio gran vitalidad al comercio interno y externo. Se propagaron los
telégrafos por todo el territorio nacional y se fundaron bancos para organizar las
finanzas del Estado.
Con estos avances, el sector de las comunicaciones y finanzas comenzaron a
funcionar correctamente por primera vez.
Otra de las medidas fundamentales fue el cobro de impuestos, los cuales
contribuyeron a pagar la deuda de México con sus acreedores internacionales.
En estados como Yucatán y Morelos, la agricultura progresó enormemente en
cultivos como henequén, caña de azúcar y algodón.
Durante la paz porfiriana, México experimentó un crecimiento económico sin
precedentes en su historia. Se le denomina como el primer periodo de
reconstrucción y unidad nacional.
Sin embargo, la bonanza y crecimiento no repercutió directamente en la vida de
los más pobres, si bien los ricos y extranjeros lograron grandes ganancias, la
desigualdad creció enormemente y los pobres seguían siendo la abrumadora
mayoría.
Unos de los aspectos negativos de la prosperidad no solo fueron la creciente
desigualdad social, sino la tendencia de acumulación de terrenos por parte de
latifundistas.
b) Científicos
Los Científicos es el nombre con el que se conoció a un grupo
de políticos, intelectuales y hombres de negocios que influyeron, en gran
medida, la política de México durante los últimos años del porfiriato.
Hacia 1890 el presidente Porfirio Díaz enfrentó una crisis financiera provocada
por la pérdida de cosechas, debido a las sequías, y a la devaluación del peso,
moneda nacional del país, debido a la depreciación de la plata en los mercados
mundiales. Adicionalmente la guerra del Yaqui en el noroeste y una rebelión sin
trascendencia liderada por Catarino Garza en el noreste habían perturbado la
paz en el país. De esta forma el porfirismo, que se había cimentado en la paz y
en la prosperidad, se vio amenazado en las elecciones federales de 1892.
El 5 de abril de 1892 se creó una unión llamada Unión Liberal que apoyó la
reelección del general Díaz, este grupo llegó a conocerse como los
Científicos porque apoyaban sus argumentos en la teoría positivista de Augusto
Comte. La unión, que nunca llegó a partido político, fue fundado por José Yves
Limantour, quien asumió la titularidad de la Secretaría de Hacienda de 1892 a
1911.
El apelativo llegó a consolidarse cuando estos políticos afirmaron que tenían el
propósito de "abogar por la dirección científica del gobierno y el desarrollo
científico del país". El término de los Científicos se aplicó de forma irónica a todos
los positivistas, de forma popular llegó a degenerar con el mote de los Científicos.
Características del grupo
Fue una generación nacida entre 1840 y 1856, la mayoría de ellos eran
capitalinos puros, y los que no eran gente urbana distanciada de la vida
provinciana. Fueron considerados como los "niños bonitos" por la gente de pocos
recursos. De alguna u otra manera se infiltraron en el mundo de las finanzas
logrando, algunos de ellos, amasar grandes fortunas. Tendían hacia el
conservadurismo, la oligarquía y la tecnocracia.
Tomaron como modelo a Francia, pretendían reformar el ramo de la guerra;
sustituir el sistema tributario apoyándose en el catastro y en las estadísticas;
eliminar las aduanas interiores, así como reducción de tarifas arancelarias; atraer
colonos y capitales extranjeros mediante una política comercial; mejoramiento
de la enseñanza pública y de la justicia; y desde luego, prever una reforma para
el sistema de sustitución del presidente para evitar "peligros graves" al régimen
oligárquico y técnico. Los Científicos esperaban que Porfirio Díaz, por su
avanzada edad, algún día les diera la oportunidad de sucederlo en el gobierno
del país.
Integrantes
Entre los integrantes de este grupo, los cuales no eran más de cincuenta,
destacan los siguientes: Francisco Bulnes, Sebastián Camacho, Joaquín Diego
Casasús, Ramón Corral, Francisco Cosmes, Enrique C. Creel, Alfredo Chavero,
Manuel Flores, Guillermo Landa y Escandón, José Yves Limantour, Miguel S.
Macedo, Pablo Macedo, Jacinto Pallares, Porfirio Parra, Emilio Pimentel,
Fernando Pimentel y Fagoaga, Rosendo Pineda, Emilio Rabasa, Rafael Reyes
Spíndola, Olegario Molina y Justo Sierra Méndez.

Porfirio Díaz basó muchas de las decisiones de su política en estos veinte


individuos del grupo de los Científicos, pero también confío a otro grupo
independiente de cinco hombres otras secretarías de estado: Joaquín Baranda,
Diódoro Batalla, Teodoro Dehesa, José López Portillo y Rojas, y Bernardo
Reyes. Porfirio Díaz tuvo la habilidad de contar con la ayuda y asesoría de los
Científicos —tratándolos de forma individual y nunca en forma de grupo—
manteniéndolos alejados en las cuestiones de orden público.
c) Inversión extranjera
ASPECTOS NEGATIVOS
Los aspectos negativos del Porfiriato en México se centran en su mayoría en la
falta de libertades públicas y en la represión que sufrían indígenas y opositores
políticos.
Igualmente, se le achaca a este periodo el haber creado una élite que sería la
que se aprovechara del avance económico, frente a una mayoría pauperizada.
Cinco aspectos negativos principales del Porfiriato
Aunque nadie niega el desarrollo económico y de infraestructuras que tuvo
México durante el Porfiriato, lo cierto es que este es un periodo con muchos
claroscuros. A continuación, se destacan los principales aspectos negativos:
1- Falta de democracia y represión política
El periodo durante el cual Porfirio Díaz fue presidente puede definirse con la
máxima “Orden y progreso”. Estas palabras se traducen en que era necesario
mantener el orden para conseguir el progreso económico del país.
Para lograr ese objetivo, Díaz no dudó en recurrir a una brutal represión contra
los rivales políticos que no lo apoyaron.
Existen varios ejemplos de esto, como el uso de la violencia por parte del ejército
para acabar con levantamientos campesinos, o la sublevación de los lerdistas en
1879.
Igualmente, el Porfiriato no permitió la libertad de prensa, y numerosos
opositores o líderes obreros fueron ejecutados tras juicios sin ningún tipo de
garantías.
2- Represión contra los indígenas
Las poblaciones indígenas fueron de las más afectadas negativamente durante
el Porfiriato.
Por una parte, el gobierno emitió una serie de decretos que beneficiaban a los
grandes latifundistas, haciendo que los pueblos indígenas perdieran parte de sus
tierras comunales. Muchas veces estas acababan en manos de propietarios
extranjeros.
Por otra parte, reprimió duramente a las culturas indígenas que se atrevieron a
exigir más derechos, tanto sociales como económicos.
Hay que tener en cuenta que los indígenas formaban parte del segmento más
empobrecido del país, debido a que no les llegaba nada de la riqueza que se
estaba generando.
3- Pobreza de una mayoría de la población
No solo eran los indígenas quienes vivían en la pobreza. Se calcula que la mayor
parte de la población vivía en condiciones miserables, en barrios sin ningún tipo
de servicios públicos.
Se produjo un gran crecimiento de la desigualdad, lo que provocó diferentes
rebeliones y huelgas que fueron sofocadas mediante la fuerza.
En el campo los trabajadores vivían en condiciones casi feudales, mientras que
en la ciudad (en la que comenzaba a aparecer una tímida clase media con ansias
de prosperar) los obreros veían cómo sus sueldos estaban por debajo del coste
real de la vida.
4- Falta de derechos laborales
No eran solo los sueldos bajos lo que hacía la vida de los trabajadores algo muy
difícil. La falta de derechos laborales también los convertían casi en esclavos.
En el campo las condiciones eran penosas para los campesinos. Hubo diferentes
leyes que favorecieron que los pequeños propietarios perdieran sus tierras o, en
el caso de los indígenas, sus tierras comunales.
Tras esto, quedaron prácticamente a merced de los grandes latifundistas. No
tenían ningún derecho de asociación o ventaja laboral alguna y, además, se
encontraban sin ninguna otra alternativa que no fuera emigrar a la ciudad.
Claro que, en la ciudad, los obreros tampoco contaban con ninguno de estos
derechos. No estaban permitidos los sindicatos y aún se daban muchos casos
de trabajo infantil.
Hasta tal punto llegaba el control ejercido sobre estos trabajadores que se llegó
a prohibir la lectura, ya que los patrones afirmaban que libros y periódicos podían
ser subversivos.
5- Élite en el poder
Como contrapartida a toda esta masa de población por debajo del índice de
pobreza, existió una élite que sí se benefició de las mejoras económicas que
trajo este periodo. Además, Díaz favoreció que estos privilegiados
económicamente formaran parte de la élite política.
Aparte de los grandes propietarios de tierras, fueron los dueños de las industrias
los que más se beneficiaron de la entrada de riqueza.
La legislación laboral promovía que la gran mayoría de las ganancias quedaran
en manos de estos grandes oligarcas.
A esto se le une la corrupción, que era bastante frecuente en algunas partes del
gobierno y que favorecía las aspiraciones de las élites económicas frente a la
población en general.

CONCLUSIONES:
Porfirio Díaz es sin duda una de las figuras más polémicas de nuestra historia.
Atacado por unos y defendido por otros. No podemos negar que el Gral. Díaz
formó parte de una etapa crucial en el acontecer social, político y económico de
nuestro país.
Bajo su dictadura México consiguió un importante progreso económico.
Aumentaron las inversiones de capital extranjero, lo que favoreció la
construcción y expansión de la red de ferrocarriles, se elevó el desarrollo de la
minería de plata, se instaló la primera línea telefónica, inauguró la comunicación
vía telégrafo en Oaxaca, se exhibió el fonógrafo, entre otras cosas. Por tal motivo
consideramos que Díaz es un pilar importante en el desarrollo de México por
todos estos avances.
Desgraciadamente hay varios factores que lo impiden ser reconocido como uno
de los mejores presidentes en la historia de México, si bien es cierto que el país
avanzó de manera muy importante en cuestión tecnológica, además de que se
impulsó de manera importante el ferrocarril, pero todos estos logros se vieron
opacados por la manera en que Díaz enfrentaba al pueblo, con injusticias y con
una manera despectiva.
Consideramos que los indígenas del país son las raíces, la cultura y todo lo que
vale la pena preservar, y pensamos que si un presidente es incapaz de ver lo
que tiene como indígenas, no será un buen presidente, ya que la cultura y la
manera en que se ve a un país es la forma en que trata a sus pueblos indígenas.
Con todas estas acciones, podemos concluir que Díaz no pensaba en el
bienestar de todo el país, si no de unos cuantos ya que solo la élite y los ricos
podían gozar de todos los avances y de todo el trabajo arduo del pueblo.

Bibliografia
Colaboradores Wkibooks (2016) Historia de México/El Porfiriato (1877-1911)
Recuperado de: wikibooks.org.
Covarrubias, S. (2003) Ecos y bronces de la paz porfiriana Editorial LA RANA.
México.
Garner, P. (2014) Porfirio Díaz. Editorial PLANETA. México.
Gómez, J. (1981) Porfirio Díaz, Los Intelectuales y la Revolución. Editorial
Reviews. México.