Está en la página 1de 2

La primera crisis de la democracia hondureña, que se produce en marzo de

1985, fue alimentada por los afanes del Presidente Suazo Córdova, interesado
en quedarse dos años más en el ejercicio del gobierno, fuera de lo que
ordenaba la Constitución de la Republica emitida en 1982. La tesis de Suazo y
sus seguidores es que el había sido elegido antes que se aprobara la aludida
Constitución, por lo que el ordenamiento que establece el periodo presidencial,
que se redujo de seis a cuatro años, no le era aplicable porque la ley no tenía

efectos retroactivos.

La estrategia de Suazo Córdoba fue la típica de los nacionalistas reconvertidos


formalmente en liberales. Se basaba en tres consideraciones vigentes y
valederas entonces: dominación y control del partido en el gobierno, amistad y
apoyo de los líderes militares y subordinación del gobernante hondureño a las
políticas de Estados Unidos en la región, especialmente en lo referido a la lucha
armada en contra de Nicaragua. Con todo, para entonces, el mayor respaldo de
Suazo Córdova, proviene de los estadounidenses, con los cuales es obsecuente

e incluso servil.

Para las elecciones de 1985 se produjo la crisis de la opción “B”, no hubo


elecciones internas en los partidos Liberal y Nacional y se llegó a las elecciones
generales sin una Ley Electoral transparente y democrática. Tanto el Partido
Liberal como el Partido Nacional llevaron diferentes candidatos a la elección
general, en las boletas iban los diferentes aspirantes a la presidencia por cada
partido. Este desorden ocasionó que a nivel individual el candidato de mayor

votación fuera Rafael Leonardo Callejas, del Partido Nacional, pero a nivel de
partido la mayor votación la obtuvo el Partido Liberal y dentro de los
candidatos liberales que tuvo mayor votación fue José Azcona Hoyo. Esto
originó una gran crisis política que terminó con la famosa opción “B” y que
determinó que Azcona Hoyo sería el Presidente en el período de 1986-1990.
También se conformó el Pacto de Unidad Nacional que fue una especie de
cogobierno entre el Partido Liberal y Nacional.

En 1985, el país era en efecto un rehén de la política exterior de los Estados


Unidos que, a cambio de tal sumisión, financiaba “generosamente” la
operación del gobierno y la sociedad económica de entonces.

http://www.latribuna.hn/2012/12/23/el-continuismo-presidencial-origen-de-
la-inestabilidad-de-la-democracia-hondurena/

http://es.honduras.wikia.com/wiki/Historia