Está en la página 1de 5

AGUA DULCE

Agua dulce es agua que se encuentra naturalmente en la superficie de la Tierra en


capas de hielo, campos de hielo, glaciares, icebergs, pantanos, lagunas, lagos, ríos y
arroyos, y bajo la superficie como agua subterránea en acuíferos y corrientes de agua
subterránea. El agua dulce se caracteriza generalmente por tener una baja concentración
de sales disueltas y un bajo total de sólidos disueltos 1 El término excluye
específicamente agua de mar y agua salobre, aunque sí incluye las aguas ricas en
minerales, tales como las fuentes de agua ferruginosa. El término «agua dulce» se originó
de la descripción del agua en contraste con agua salada 2

IMPORTANCIA

El agua es el componente que aparece con mayor abundancia en la superficie


terrestre; cubre cerca del 71% de la corteza de la Tierra, forma los océanos, los ríos y las
lluvias, además de ser parte constituyente de todos los organismos vivos. La circulación
del agua en los ecosistemas se produce a través de un ciclo que consiste en la
evaporación o transpiración, la precipitación y el desplazamiento hacia el mar. Es el
elemento más abundante de la Tierra y, a su vez, escasea en muchos lugares. No figura
en las grandes cifras macroeconómicas y es el principal activo. A pesar de todo, cualquier
cosa que tiene que ver con el agua ejerce una atracción irresistible. Los ríos, la expresión
más recurrente del agua dulce, han tenido y tienen un papel esencial en la vida del globo
terrestre. Han sido inspiradores de muchas obras de arte, motores de la civilización de los
pueblos, dinamizadores de las economías.

FUENTE

La fuente de casi toda el agua dulce es la precipitación en la atmósfera terrestre en


la forma de niebla, lluvia y nieve. Agua dulce que cae como niebla, lluvia o nieve contiene
materiales disueltos de la atmósfera así como material del mar y de la tierra sobre las
cuales las nubes se desplazan. En zonas industrializadas la lluvia suele ser ácida debido
a los óxidos de azufre y nitrógeno disueltos que se formaron a partir de la quema de
combustibles fósiles en automóviles, fábricas, trenes y aviones y desde las emisiones
atmosféricas de la industria. En algunos casos esta lluvia ácida puede contribuir a la
contaminación de los lagos y ríos.
En las zonas costeras, el agua dulce puede contener concentraciones significativas de
sales derivadas del mar si el viento levanta pequeñas gotas de agua de mar en las nubes
portadoras de lluvia. Esto puede dar lugar a un incremento en las concentraciones de
sodio, cloruro, magnesio y sulfato, así como muchos otros compuestos en
concentraciones más pequeñas.

En zonas áridas o zonas con suelos pobres o polvorientas, los vientos cargados de lluvia
pueden llevar partículas de arena y polvo, que pueden ser depositados en la forma de
precipitación en otros lugares, lo que resulta en un flujo de agua dulce contaminada con
cantidades medibles de sólidos insolubles y componentes solubles de los suelos.
Cantidades significativas de hierro pueden ser transportadas de esta manera, como por
ejemplo la transferencia bien documentada de las precipitaciones ricos en hierro que caen
en Brasil derivadas de las tormentas de arena en el Sahara de África del Norte

DISTRIBUCIÓN

Visualización de la distribución (en volumen) de agua en la Tierra. Cada pequeño


cubo (como el que representa agua biológica) corresponde a aproximadamente 1000
kilómetros cúbicos de agua, con una masa de aproximadamente 1 billón de toneladas
(200.000 veces la masa de la Gran Pirámide de Giza, o 5 veces la del lago Kariba). El
bloque completo comprende 1 millón de pequeños cubos.3
El agua es un elemento crítico para la supervivencia de todos los organismos vivos en la
Tierra. Algunos organismos pueden usar agua salada, pero muchos, incluyendo la gran
mayoría de las plantas superiores y la mayoría de los mamíferos deben tener acceso a
agua dulce para sobrevivir. Algunos mamíferos terrestres, tales como roedores del
desierto, parecen sobrevivir sin beber, pero en realidad generan agua a través del
metabolismo de semillas de cereales, y cuentan con mecanismos eficientes para
conservar el agua.

Del total de agua en la Tierra, el agua salada —en los océanos, los mares y las aguas
subterráneas saladas— representa alrededor del 97 % de la misma. Sólo el 2,5 a 2,75 %
es agua dulce, incluyendo 1,75-2 % en estado congelado en glaciares, hielo y nieve, 0,7-
0,8 % en aguas subterráneas dulces, y en la humedad del suelo, y menos de 0,01 % del
total es agua superficial encontrado en lagos, pantanos y ríos.4 5

Los lagos de agua dulce contienen alrededor del 87 % del total de agua dulce superficial,
incluyendo 29 % en los Grandes Lagos de África, 20 % en el lago Baikal en Rusia, 21 %
en los Grandes Lagos de Norteamérica, y 14 % en otros lagos. Los pantanos tienen la
mayor parte del resto de las aguas superficiales, y los ríos sólo tienen una pequeña
cantidad, especialmente el río Amazonas. La atmósfera solo contiene 0,04 % de agua.6
En las zonas sin agua dulce superficial, el agua dulce derivado de las precipitaciones
puede, debido a su menor densidad, superponerse a las aguas subterráneas salinas en
lentes o capas. La mayor parte del agua dulce del planeta está congelada en las capas de
hielo. Extensiones importantes, tales como desiertos, se caracterizan por la falta de agua
dulce.
AGUA DULCE COMO RECURSO

Fuente de agua en un pequeño


pueblo de Suiza. Se utiliza como una
cuenca de agua potable para los habitantes y
el ganado. Casi cada pueblo alpino tiene una fuente de agua de este tipo. El agua dulce
es un recurso natural indispensable para la supervivencia de todos los ecosistemas. El
uso del agua por los seres humanos para actividades como el riego y usos industriales
pueden tener efectos adversos en los ecosistemas aguas abajo.
La contaminación química del agua dulce también puede dañar gravemente los
ecosistemas. Una preocupación importante para los ecosistemas hidrológicos es asegurar
un caudal mínimo, también para la preservación y restauración de asignaciones de agua
no consuntivos.10

La contaminación del ambiente por la actividad humana, incluyendo los derrames de


petróleo, también presenta un problema para los recursos de agua dulce. El más grande
derrame de petróleo que haya ocurrido en agua dulce fue causado por un petrolero de
Shell en Magdalena (Argentina), el 15 de enero de 1999, contaminando no sólo el agua
sino la flora y la fauna también.11

La cantidad de agua dulce no contaminado es 0,003 % del total de agua disponible a nivel
mundial.12

RECURSO LIMITADO

El agua dulce es un recurso natural renovable y variable, pero también limitado. El


agua dulce sólo puede reponerse a través del ciclo del agua, un proceso en el cual el
agua de los mares, lagos, bosques, tierras, ríos y embalses se evapora, forma nubes y
vuelve a través de la precipitación. Sin embargo, si a nivel local las actividades humanas
consumen más agua dulce que se restaura naturalmente, esto puede resultar en una
menor disponibilidad de agua dulce a partir de fuentes superficiales y subterráneas y
puede causar graves daños al entorno y ambientes asociados.

EXTRACCIÓN DE AGUA DULCE

La extracción de agua dulce es la cantidad de agua eliminada a partir de fuentes


disponibles para su uso por cualquier propósito, sin incluir las pérdidas por evaporación.
El agua utilizada no es necesariamente consumida por completo y una parte puede ser
devuelta para ser utilizada aguas abajo.

CAUSAS DE LA ESCASEZ DE AGUA DULCE

Existen diferentes causas para la aparente disminución del agua potable disponible. Las
principales razones incluyen el crecimiento de la población por el aumento de la
esperanza de vida, el incremento del uso de agua per cápita.[cita requerida] También es
probable que el cambio climático resulte en un cambio en la disponibilidad y distribución
del agua dulce en todo el planeta:«Si el calentamiento global continúa derritiendo
glaciares en las regiones polares, tal como se pronostica, la disponibilidad de agua dulce
puede disminuir. En primer lugar, el agua dulce de los glaciares se mezclará con el agua
salada de los océanos y se volverá demasiado salada para beber.

En segundo lugar, el aumento del volumen de los océanos hará que los niveles del mar
se eleven, contaminando con agua de mar las fuentes de agua dulce a lo largo de las
regiones costeras».13

El agua dulce es agua que contiene cantidades mínimas de sales disueltas,


especialmente cloruro sódico, distinguiéndose así del agua salada (agua de mar). El agua
dulce es el agua de ríos y lagos. El agua dulce que todos los seres vivos necesitan para
crecer y desarrollarse representa sólo el 3 por ciento del agua de todo el planeta. Además
se encuentra desigualmente distribuida, concentrándose más del 90 por ciento de la
misma en los casquetes polares, glaciares y masas de hielo. Se calcula que en la Tierra
hay unos 1.400 millones de km. cúbicos de agua.

Solamente el 3% de esa agua es agua dulce, es decir 42 millones de Km. cúbicos.

PAPEL EN LA ORGANIZACIÓN DEL ESPACIO

El agua ha tenido y tiene un papel relevante en la organización del espacio. Los


conflictos internacionales y las polémicas regionales por el uso del agua de cuencas
compartidas evidencian el papel del agua como vertebrador del territorio.

CONTAMINACIÓN DE LAS AGUAS CONTINENTALES

Los seres humanos se concentran en las proximidades de los cursos de agua y


provocan que los sistemas de agua dulce sean los primeros hábitats en degradarse. Usan
el agua, consumen sus especies animales, utilizan sus cauces para desplazarse y como
colectores de sus vertidos. Los ecosistemas de agua dulce son muy vulnerables. Por un
lado los cauces soportan los flujos de materiales constantes y con cambios rápidos; por
otro, los lagos y estanques tienen ciclos naturales muy lentos con lo que tardan mucho en
expeler los agentes contaminantes. La contaminación del agua es uno de los problemas
más graves con los que se enfrenta la civilización actual. Lluvias ácidas, vertidos de
aguas residuales, productos químicos agrícolas, metales pesados, etc., se incorporan al
caudal de agua de los ríos. Este problema es particularmente grave en todos los países:
en los industrializados por la cantidad y la diversidad de agentes contaminantes y en los
países en desarrollo debido a la imposibilidad de hacer frente al coste económico que
suponen las tecnologías para la depuración del agua y la regeneración de las aguas
residuales. Por otra parte, muchos de estos contaminantes son difíciles de eliminar por los
métodos convencionales de depuración. El agua dulce no es solamente agua. La
biodiversidad de ríos, lagos, torrentes y zonas húmedas es el conjunto de ecosistemas
más amenazados de la Tierra. Casi el 20% de los peces de agua dulce han desaparecido
o están en peligro de hacerlo. Esta cifra es mucho mayor en algunos países
industrializados como sucede en Europa Oriental. Pero no son sólo los peces, anfibios,
moluscos y otras muchas especies peligran también aunque no se conoce
suficientemente la biodiversidad de agua dulce.

SOBREEXPLOTACIÓN DE LAS AGUAS SUBTERRÁNEAS

Las actividades humanas y agrícolas principalmente están reduciendo


considerablemente el nivel de reservas de aguas subterráneas. Sin embargo, el mayor
problema de esta utilización es que ha originado un incremento considerable del
contenido de compuestos nitrogenados en las aguas subterráneas, además de un
aumento del contenido de cloro en los acuíferos próximos a la costa como consecuencia
de la entrada del agua del mar en éstos. Los acuíferos se encuentran, de entrada, mejor
protegidos frente a la contaminación que las aguas superficiales pero cuando ésa se
produce suele ser irreversible en la mayoría de los casos. La aparente abundancia del
agua en el mundo ha dado la impresión, en el pasado, de que se trataba de un bien
inagotable. Era también el más barato. En la mayor parte de regiones el agua era gratuita.
Todo ello ha conducido al hombre a derrocharla. El riego se efectúa de forma
excesivamente generosa, hasta el punto de anegar los suelos y de provocar una
salinización secundaria. Las fugas en las redes de alimentación de agua de las ciudades
son enormes. El agua se considera en la actualidad como un recurso económico del
mismo valor que los minerales, y debe ser administrada racionalmente