Está en la página 1de 11

Atmósfera de la Tierra

La atmósfera es una mezcla de nitrógeno (78%), oxígeno (21%), y otros gases (1%) que rodea la

Tierra. Alto sobre el planeta, la atmósfera se va haciendo más delgada hasta que
gradualmente alcanza el espacio. Se divide en cinco capas. La mayor parte de los estados del
tiempo y nubes se encuentran en la primera capa.

La atmósfera es parte importante de lo que hace posible que la Tierra sea habitable. Bloquea y
evita que algunos de los peligrosos rayos del Sol lleguen a Tierra. Atrapa el calor, haciendo que
la Tierra tenga una temperatura agradable. Y el oxígeno dentro de nuestra atmósfera es
esencial para la vida. Durante el último siglo, los gases de efecto invernadero y otros
contaminantes lanzados hacia la atmósfera, han estado causando grandes cambios como
calentamiento del planeta, agujeros de ozono y lluvia ácida.

El origen etimológico de la palabra atmósfera proviene de la unión de dos palabras del griego
“ἀτμός” cuyo significado es vapor, aire y “σφαῖρα” y que significa esfera.

Según la Real Academia de la Lengua Española la definición de este término hace referencia a
los siguientes conceptos; Capa de aire que rodea la Tierra, capa gaseosa que rodea un cuerpo
celeste u otro cuerpo cualquiera o espacio a que se extienden las influencias de alguien o algo,
o ambiente que los rodea. También se refiera a la prevención o inclinación de los ánimos,
favorables o adversa, a alguien o algo.

La atmósfera de la tierra o terrestre como también se denomina es una capa externa de gases
que rodea a los cuerpos celestes como nuestro planeta. Esta compuesta en su mayoría por
nitrógeno (78%), oxígeno (21%) y otros gases que representan el 1% restantes. Gracias a esta
capa nuestro planeta es posible que sea habitado por el ser humano y todas las formas de vida
existentes protegiéndonos de los rayos ultravioletas generados por el sol a través de la capa de
ozono manteniendo una temperatura aceptable para la vida junto con el oxígeno.

La atmósfera esta compuesta a su vez por cinco capas cada una con una altura y composición:
-Troposfera: es la zona que mas cerca se encuentra de la superficie de nuestro planeta, con
mayor densidad (75% del total de los gases y vapor de agua) en la que vivimos las personas,
que llega hasta los 12-18 KM de altura desde la corteza. En esta zona es en la que se producen
fenómenos como las lluvias, nubes o vientos.

-Estratosfera: esta zona se encuentra a continuación de la anterior entre los 11 y 50 KM de


altura. La composición de la misma es a base de grandes concentraciones de ozono (O3) que
gracias a este gas puede convertir las radiaciones ultravioletas en calor. Existe una zona
dentro de la estratosfera que agrupa 90% del ozono presente en la atmósfera y que se
denomina ozonosfera. - Mesosfera: a continuación se establece esta capa entre los 50 y los 80
Km de altura. Aquí se concentra solo cerca del 0,1% de la masa total del aire destacan las
reacciones químicas y la ionización. Las cantidades del ozono y vapor de agua son
prácticamente inapreciables.

-Ionosfera o termosfera: es la siguiente capa situada entre los 80 y los 640 Km y representa
menos de 1% de la masa atmosférica. Está permanentemente ionizada debido a la
fotoionización debido a la constante exposición a las radiaciones solares. -Exosfera: es la zona
más alta y externa de la atmósfera que se extiende por encima de la ionosfera por encima de
los 600 Km y llegando hasta los mas de 1000 Km y incluso hay algunos científicos no
encuentran una frontera clara entre esta capa y el espacio exterior.

La atmósfera es un bien necesario para la vida en el planeta y el ser humano tiene que
intentar mantenerlo y evitar la producción de gases contaminantes que producen el
calentamiento del mismo, agujero en la capa de ozono y lluvia ácida entre otros. Sin una
concienciación de los gobiernos, organizaciones y ciudadanos sobre este problema se
producirán efectos perjudiciales el corto medio plazo.

La atmósfera es la capa de gas que rodea a un cuerpo celeste. Los gases resultan atraídos por
la gravedad del cuerpo, y se mantienen en ella si la gravedad es suficiente y la temperatura de
la atmósfera es baja. Algunos planetas están formados principalmente por gases, por lo que
tienen atmósferas muy profundas.

Atmósfera terrestre

La altura de la atmósfera de la Tierra es de más de 100 km, aunque más de la mitad de su


masa se concentra en los seis primeros kilómetros y el 75 % en los primeros 11 km de altura
desde la superficie planetaria. La masa de la atmósfera es de 5,1 x 10 18 kg.

La atmósfera terrestre protege la vida de la Tierra, absorbiendo en la capa de ozono parte de la


radiación solar ultravioleta, y reduciendo las diferencias de temperatura entre el día y la
noche, y actuando como escudo protector contra los meteoritos. La composición de la
atmósfera Los distintos colores se deben a la dispersión de la luz producida por la atmósfera.
Casi la totalidad del aire (un 95 %) se encuentra a menos de 30 km de altura, encontrándose
más del 75 % en la troposfera. El aire forma en la troposfera una mezcla de gases bastante
homogénea, hasta el punto de que su comportamiento es el equivalente al que tendría si
estuviera compuesto por un solo gas.

Nitrógeno: constituye el 78 % del volumen del aire. Está formado por moléculas que tienen dos
átomos de nitrógeno, de manera que su fórmula es N 2. Es un gas inerte, es decir, que no
suele reaccionar con otras sustancias. Oxígeno: representa el 21 % del volumen del aire. Está
formado por moléculas de dos átomos de oxígeno y su fórmula es O 2. Es un gas muy reactivo
y la mayoría de los seres vivos lo necesita para respirar.

Otros gases: del resto de los gases de la atmósfera, el más abundante es el argón (Ar), que
contribuye en 0,9 % al volumen del aire. Es un gas noble que no reacciona con ninguna
sustancia.

Dióxido de carbono: está constituido por moléculas de un átomo de carbono y dos átomos de
oxígeno, de modo que su fórmula es CO 2. Representa el 0,03 % del volumen del aire y
participa en procesos muy importantes. Las plantas lo necesitan para realizar la fotosíntesis, y
es el residuo de la respiración y de las reacciones de combustión. Este gas, muy por detrás del
vapor de agua, ayuda a retener el calor de los rayos solares y contribuye a mantener la
temperatura atmosférica dentro de unos valores que permiten la vida. Ozono: es un gas
minoritario que se encuentra en la estratosfera. Su fórmula es O 3, pues sus moléculas tienen
tres átomos de oxígeno. Es de gran importancia para la vida en nuestro planeta, ya que su
producción a partir del oxígeno atmosférico absorbe la mayor parte de los rayos ultravioleta
procedentes del Sol.
Vapor de agua: se encuentra en cantidad muy variable y participa en la formación de nubes.
Es el principal causante del efecto invernadero. Partículas sólidas y líquidas: en el aire se
encuentran muchas partículas sólidas en suspensión, como por ejemplo, el polvo que levanta
el viento o el polen. Estos materiales tienen una distribución muy variable, dependiendo de los
vientos y de la actividad humana. Entre los líquidos, la sustancia más importante es el agua
en suspensión que se encuentra en las nubes.

Composición química aproximada


Nitrógeno 78.08% (N 2) [1] Helio 5.24 ppmv Ozono 0.03 – 0.02 ppmv
(variable)
Oxígeno 20.95% (O 2) Metano 1.72 ppmv
CFC 0.3 – 0.2 ppbv
Argón 0.93 % v/v Kriptón 1 ppmv (variable)
CO 2 400 ppmv Óxido nitroso 0.31 ppmv Vapor de agua 1 %
(variable)
Neón 18.2 ppmv Xenón 0.08 ppmv

Hidrógeno 5.5 ppmv CO 0.05 ppmv


Troposfera

Es la capa más cercana a la superficie terrestre, donde se desarrolla la vida y ocurren la


mayoría de los fenómenos meteorológicos. Tiene unos 8 km de espesor en los polos y alrededor
de 16 km en el ecuador. En esta capa la temperatura disminuye con la altura alrededor de 6,5
°C por kilómetro. La troposfera contiene alrededor del 75 % de la masa gaseosa de la
atmósfera, así como casi todo el vapor de agua. En ella se ubica la tropopausa.

Estratosfera

Es la capa que se encuentra entre los 10 km y los 50 km de altura. Los gases se encuentran
separados formando capas o estratos de acuerdo a su peso. Una de ellas es la capa de ozono
que protege a la Tierra del exceso de rayos ultravioleta provenientes del Sol. Las cantidades de
oxígeno y anhídrido carbónico son casi nulas y aumenta la proporción de hidrógeno. Actúa
como regulador de la temperatura, siendo en su parte inferior cercana a los -60 °C y
aumentando con la altura hasta los 10 o 17 °C. En ella se ubica la estratopausa.

Mesosfera

Es la capa donde la temperatura puede disminuir (o descender) hasta los -70 °C conforme
aumenta su altitud. Se extiende desde la estratopausa (zona de contacto entre la estratosfera y
la mesosfera) hasta una altura de unos 80 km, donde la temperatura vuelve a descender hasta
unos -80 °C o -90 °C. En ella se ubica la mesopausa.

Termosfera o Ionosfera

Es la capa que se encuentra entre los 90 y los 400 kilómetros de altura. Su límite superior es
la termopausa. En ella existen capas formadas por átomos cargados eléctricamente, llamados
iones. Al ser una capa conductora de electricidad es la que posibilita las transmisiones de
radio y televisión por su propiedad de reflejar las ondas electromagnéticas. El gas
predominante es el nitrógeno. Allí se produce la destrucción de los meteoritos que llegan a la
Tierra. Su temperatura aumenta desde los -73 °C hasta llegar a 1.500 °C. En ella se ubica la
ionopausa.

Exosfera

La exosfera es la capa de la atmósfera terrestre en la que los gases poco a poco se dispersan
hasta que la composición es similar a la del espacio exterior. Es la última capa de la
atmósfera, se localiza por encima de la termosfera, aproximadamente a unos 580 km de
altitud, en contacto con el espacio exterior, donde existe prácticamente el vacío. Es la región
atmosférica más distante de la superficie terrestre. En esta capa la temperatura no varía y el
aire pierde sus cualidades físico–químicas. En ella se ubica la exopausa. Su límite inferior se
localiza a una altitud generalmente de entre 600 y 700 km, aproximadamente. Su límite con el
espacio llega en promedio a los 10 000 km por lo que la exosfera está contenida en la
magnetosfera (500-60 000 km), que representa el campo magnético de la Tierra. En esa región,
hay un alto contenido de polvo cósmico que cae sobre la

Tierra y que hace aumentar su peso en unas 20 000 toneladas. Es la zona de tránsito entre la
atmósfera terrestre y el espacio interplanetario y en ella se pueden encontrar satélites
meteorológicos de órbita polar. En la exosfera, el concepto popular de temperatura desaparece,
ya que la densidad del aire es casi despreciable; además contiene un flujo o bien llamado
plasma, que es el que desde el exterior se le ve como los Cinturones de Van Allen. Aquí es el
único lugar donde los gases pueden escapar ya que la influencia de la fuerza de la gravedad no
es tan grande. En la exosfera también se encuentran los satélites artificiales. Está constituida
por materia plasmática. En ella la ionización de las moléculas determina que la atracción del
campo magnético terrestre sea mayor que la del gravitatorio (de ahí que también se la
denomina magnetosfera). Por lo tanto, las moléculas de los gases más ligeros poseen una
velocidad media que les permite escapar hacia el espacio interplanetario sin que la fuerza
gravitatoria de la Tierra sea suficiente para retenerlas. Los gases que así se difunden en el
vacío representan una pequeñísima parte de la atmósfera terrestre.

La exosfera es la capa superior de la atmósfera terrestre. En la exosfera, una molécula puede


viajar hacia arriba moviéndose lo suficientemente rápido para alcanzar la velocidad de escape,
si se mueve por debajo de la velocidad de escape se le impedirá escapar del cuerpo celeste por
la gravedad. Todo debido a la baja densidad de la exosfera. La exosfera es la última capa antes
del espacio exterior. Dado que no existe una frontera clara entre el espacio exterior y la
exosfera, la exosfera es a veces considerada una parte del espacio exterior. Composición de la
Exosfera Los principales gases dentro de la exosfera son los gases más ligeros:

Hidrógeno Dióxido de carbono

Algo de helio Oxígeno atómico.

Límites de la Exosfera La altitud de su límite inferior, conocida como la termopausa o exobase,


oscila entre 250 a 500 kilómetros dependiendo de la actividad solar. El límite superior de la
exosfera puede ser definido teóricamente por la altitud de aproximadamente 190 000
kilómetros; la mitad de la distancia a la Luna. Esto es debido a que como dijimos la zona de
transición entre la atmósfera de la Tierra y el espacio interplanetario es la misma exosfera.

El primer paso que se hace necesario dar antes de entrar de lleno a determinar el significado
del término atmósfera es dejar patente su origen etimológico. En este sentido, podemos
exponer que emana del griego, pues está conformado por dos palabras de dicha lengua:

“Atmos”, que puede traducirse como

“vapor”.

“Sphaira”, que es sinónimo de “esfera”.

El término de nuestro idioma se utiliza para nombrar al manto gaseoso que se encuentra
rodeando un planeta u otro tipo de objeto astronómico.

El uso más habitual del concepto está vinculado a la atmósfera terrestre, es decir, a la capa de
gases que está alrededor de la Tierra. Por ejemplo: “La nave espacial permaneció fuera de la
atmósfera durante dos meses”, “La empresa fue multada ya que su fábrica emitía gases
contaminantes que dañaban la atmósfera”, “Este telescopio te permitirá observar más allá de
la atmósfera”.

Los gases que forman una atmósfera son atraídos por el cuerpo celeste por causa de la ley de
gravedad. Dichos gases permanecen en torno al cuerpo en cuestión debido a la atracción que
genera la gravedad.
En el caso de la atmósfera de la Tierra, mide más de un centenar de kilómetros. La mayor
parte de su masa, de todas formas, se encuentra en los diez kilómetros más cercanos a la
superficie del planeta. Entre los gases que forman la atmósfera, se encuentran el oxígeno, el
nitrógeno, el metano, el helio y el dióxido de carbono.

La presencia de la atmósfera es indispensable para que exista la vida en nuestro planeta, ya


que permite regular la temperatura, absorbe un porcentaje de los rayos ultravioletas y protege
a la

Tierra de la caída de meteoritos. No hay que pasar por alto que también está lo que se conoce
como atmósfera de Marte. Como su propio nombre indica es la que posee el planeta Marte, el
cuarto del Sistema Solar, y se identifica por las siguientes características:

• Está compuesta de argón, dióxido de carbono, nitrógeno, agua, metano y oxígeno.

• Su presión atmosférica varía entre de

 30 Pa a 1155 Pa.

• Es ligera.

• En cuanto respecta a su espesor, se puede indicar que es de unos 11 kilómetros


aproximadamente.

• Se halla compuesta además la atmósfera de Marte por cuatro capas diferentes: la exosfera,
la superior o termosfera, la media y la inferior. Esta última se identifica por ser cálida.

• Por muchas cuestiones se diferencia de la de la Tierra. No obstante, la principal cuestión


al respecto es que la de Marte contiene muchos menos gases que la terrestre.

Formación

La atmósfera es la envoltura gaseosa que rodea a la Tierra. Comenzó a formarse hace unos
4600 millones de años con el nacimiento de la Tierra. La mayor parte de la atmósfera primitiva
se perdería en el espacio, pero nuevos gases y vapor de agua se fueron liberando de las rocas
que forman nuestro planeta.

La atmósfera de las primeras épocas de la historia de la Tierra estaría formada por vapor de
agua, dióxido de carbono (CO 2) y nitrógeno, junto a muy pequeñas cantidades de hidrógeno
(H 2) y monóxido de carbono pero con ausencia de oxígeno. Era una atmósfera ligeramente
reductora hasta que la actividad fotosintética de los seres vivos introdujo oxígeno y ozono (a
partir de hace unos 2 500 o 2000 millones de años) y hace unos 1000 millones de años la
atmósfera llegó a tener una composición similar a la actual.

También ahora los seres vivos siguen desempeñando un papel fundamental en el


funcionamiento de la atmósfera. Las plantas y otros organismos fotosintéticos toman CO 2 del
aire y devuelven O 2, mientras que la respiración de los animales y la quema de bosques o
combustibles realiza el efecto contrario: retira O 2 y devuelve CO 2 a la atmósfera.

Composición.

Los gases fundamentales que forman la atmósfera son: % (en vol)


Nitrógeno 78.084

Oxígeno 20.946

Argón 0.934

CO 2 0.033

Otros gases de interés presentes en la atmósfera son el vapor de agua, el ozono y diferentes
óxidos de nitrógeno, azufre, etc. También hay partículas de polvo en suspensión como, por
ejemplo, partículas inorgánicas, pequeños organismos o restos de ellos, NaCl del mar, etc.
Muchas veces estas partículas pueden servir de núcleos de condensación en la formación de
nieblas (smog o neblumo) muy contaminantes. Materiales sólidos en la atmósfera (Partículas/
cm3)

Alta mar 1000

Alta montaña (más de 2000 m) 1000

Colinas (hasta 1000 m) 6000

Campos cultivados 10 000

Ciudad pequeña 35 000

Gran ciudad 150 000

Los volcanes y la actividad humana son responsables de la emisión a la atmósfera de


diferentes gases y partículas contaminantes que tienen una gran influencia en los cambios
climáticos y en el funcionamiento de los ecosistemas, como veremos. Figura 3-1 > Cúpula de
polvo sobre una ciudad

Los componentes de la atmósfera se encuentran concentrados cerca de la superficie,


comprimidos por la atracción de la gravedad y, conforme aumenta la altura la densidad de la
atmósfera disminuye con gran rapidez. En los 5,5 kilómetros más cercanos a la superficie se
encuentra la mitad de la masa total y antes de los 15 kilómetros de altura está el 95% de toda
la materia atmosférica.

La mezcla de gases que llamamos aire mantiene la proporción de sus distintos componentes
casi invariable hasta los 80 km, aunque cada vez más enrarecido (menos denso) conforme
vamos ascendiendo. A partir de los 80 km la composición se hace más variable.

Estructura

Atendiendo a diferentes características la atmósfera se divide en:

La troposfera, que abarca hasta un límite superior llamado tropopausa que se encuentra a los
9 Km en los polos y los 18 km en el ecuador. En ella se producen importantes movimientos
verticales y horizontales de las masas de aire (vientos) y hay relativa abundancia de agua, por
su cercanía a la hidrosfera. Por todo esto es la zona de las nubes y los fenómenos climáticos:
lluvias, vientos, cambios de temperatura, etc. Es la capa de más interés para la ecología. En la
troposfera la temperatura va disminuyendo conforme se va subiendo, hasta llegar a -70ºC en
su límite superior.
La estratosfera comienza a partir de la tropopausa y llega hasta un límite superior llamado
estratopausa que se sitúa a los 50 kilómetros de altitud. En esta capa la temperatura cambia
su tendencia y va aumentando hasta llegar a ser de alrededor de 0ºC en la estratopausa. Casi
no hay movimiento en dirección vertical del aire, pero los vientos horizontales llegan a alcanzar
frecuentemente los 200 km/hora, lo que facilita el que cualquier sustancia que llega a la
estratosfera se difunda por todo el globo con rapidez, que es lo que sucede con los CFC que
destruyen el ozono. En esta parte de la atmósfera, entre los 30 y los 50 kilómetros, se
encuentra el ozono que tan importante papel cumple en la absorción de las dañinas
radiaciones de onda corta.

La ionosfera y la magnetosfera se encuentran a partir de la estratopausa. En ellas el aire está


tan enrarecido que la densidad es muy baja. Son los lugares en donde se producen las auroras
boreales y en donde se reflejan las ondas de radio, pero su funcionamiento afecta muy poco a
los seres vivos.

Presión atmosférica

La presión disminuye rápidamente con la altura (ver Tabla 2-1 ), pero además hay diferencias
de presión entre unas zonas de la troposfera y otras que tienen gran interés desde el punto de
vista climatológico. Son las denominadas zonas de altas presiones, cuando la presión reducida
al nivel del mar y a 0ºC, es mayor de 1.013 milibares o zonas de bajas presiones si el valor es
menor que ese número. En meteorología se trabaja con presiones reducidas al nivel del mar y
a 0ºC para igualar datos que se toman a diferentes alturas y con diferentes temperaturas y
poder hacer así comparaciones.

El aire se desplaza de las áreas de más presión a las de menos formándose de esta forma los
vientos. Se llaman isobaras a las líneas que unen puntos de igual presión. Los mapas de
isobaras son usados por los meteorólogos para las predicciones del tiempo.

Agua en la atmósfera

La atmósfera contiene agua en forma de: vapor que se comporta como un gas pequeñas gotitas
líquidas (nubes) cristalitos de hielo (nubes)

Agua contenida en la atmósfera

Contiene unos 12 000 km 3 de agua

Entre 0 y 1 800 m está la mitad del agua

Se evaporan (y licúan) unos 500 000 km3/año

Evaporación potencial en l/m 2/año: en océanos: 940 mm /año

En continentes: 200-6000 mm/año

Humedad

Una masa de aire no puede contener una cantidad ilimitada de vapor de agua. Hay un límite a
partir del cual el exceso de vapor se licúa en gotitas. Este límite depende de la temperatura ya
que el aire caliente es capaz de contener mayor cantidad de vapor de agua que el aire frío.
Así, por ejemplo, 1 m3 de aire a 0ºC puede llegar a contener como máximo 4,85 gramos de
vapor de agua, mientras que 1 m3 de aire a 25ºC puede contener 23,05 gramos de vapor de
agua. Si en 1 m 3 de aire a 0ºC intentamos introducir más de 4,85 gramos de vapor de agua,
por ejemplo 5 gramos, sólo 4,85 permanecerán como vapor y los 0,15 gramos restantes se
convertirán en agua.

Con estas ideas se pueden entender los siguientes conceptos muy usados en las ciencias
atmosféricas:

Humedad de saturación.- Es la cantidad máxima de vapor de agua que puede contener un


metro cúbico de aire en unas condiciones determinadas de presión y temperatura.

Humedad de saturación del vapor de agua en el aire

Temperatura ºC Saturación g · m-3


- 20 0.89 10 9.40 40 51.17

-10 2.16 20 17.30

0 4.85 30 30.37

Humedad absoluta.- Es la cantidad de vapor de agua por metro cúbico que contiene el aire
que estemos analizando.

Humedad relativa.- Es la relación entre la cantidad de vapor de agua contenido realmente en


el aire estudiado (humedad absoluta) y el que podría llegar a contener si estuviera saturado
(humedad de saturación). Se expresa en un porcentaje. Así, por ejemplo, una humedad
relativa normal junto al mar puede ser del 90% lo que significa que el aire contiene el 90% del
vapor de agua que puede admitir, mientras un valor normal en una zona seca puede ser de
30%.

El vapor que se encuentra en la atmósfera procede de la evaporación del agua de los océanos,
de los ríos y lagos y de los suelos húmedos. Que se evapore más o menos depende de la
temperatura y del nivel de saturación del aire, pues un aire cuya humedad relativa es baja
puede admitir mucho vapor de agua procedente de la evaporación, mientras que un aire
próximo a la saturación ya no admitirá vapor de agua por muy elevada que sea la
temperatura.

El concepto de evapotranspiración es especialmente interesante en ecología pues se refiere al


conjunto del vapor de agua enviado a la atmósfera en una superficie, y es la suma del que se
evapora directamente desde el suelo y el que las plantas y otros seres vivos emiten a la
atmósfera en su transpiración.

Tabla 2.1. Características de la atmósfera en distintas alturas. Promedios válidos para las
latitudes templadas

Altura (m)

Presión (Milibares )

Densidad (g · dm -3 )

Temperatura (ºC)

0 1013 1,226 15 3000 700,9 0,910 -4,5 10000 264,1 0,413 -50

1000 898,6 1,112 8,5 4000 616,2 0,820 -11 15000 120,3 0,194 -56,5

2000 794,8 1,007 2 5000 540 0,736 -17,5