Está en la página 1de 4

UNIDAD EDUCATIVA PRIVADA

COLEGIO “CRISTO REY”


MUNICIPIO SAN FRANCISCO, EDO. ZULIA

LA HIDROGRAFÍA

Integrantes:

 Venanyali Amaya
 Shady Bahsas
 Jesus Fermin
 Valeria Bohorquez

SAN FRANCISCO, MAYO DE 2017


Síntesis

El ciclo del agua, también conocido como ciclo hidrológico, describe el


movimiento continuo y cíclico del agua en el planeta Tierra. El agua puede
cambiar su estado entre líquido, vapor y hielo en varias etapas del ciclo, y los
procesos pueden ocurrir en cuestión de segundos o en millones de años.
Aunque el equilibrio del agua en la Tierra permanece relativamente constante
con el tiempo, las moléculas de agua individuales pueden circular muy rápido.
El sol dirige el ciclo calentando el agua de los océanos. Parte de esta agua se
evapora en vapor de agua. El hielo y la nieve pueden sublimar directamente en
vapor de agua. Las corrientes de aire ascendentes toman el vapor de la
atmósfera, junto con el agua de evapotranspiración, que es el agua procedente
de las plantas y la evaporación del suelo.

El vapor se eleva en el aire, donde las temperaturas más frías hacen que se
condense en nubes. Las corrientes de aire mueven las nubes alrededor del
globo. Las partículas de las nubes chocan, crecen y caen del cielo como
precipitación. Algunas caen como precipitaciones de nieve y pueden
acumularse como casquetes polares y glaciares, que almacenan el agua
congelada durante miles de años. En climas más cálidos, los bloques de nieve
a menudo se descongelan y se derriten cuando llega la primavera, y el agua
derretida fluye por la tierra. La mayor parte de la precipitación cae sobre los
océanos o la tierra, donde, debido a la gravedad, fluye sobre la superficie. Una
parte de ese agua entra en los ríos a través de valles en el paisaje, y la
corriente mueve el agua hacia los océanos. El agua filtrada pasa a las aguas
subterráneas, que se acumulan y son almacenadas como agua dulce en lagos.
No toda el agua fluye por los ríos. La mayor parte de ella empapa la tierra como
infiltración. Un poco de agua se infiltra profundamente en la tierra y rellena
acuíferos (roca su superficial saturada), que almacenan cantidades enormes de
agua dulce durante períodos largos del tiempo. Algunas infiltraciones
permanecen cerca de la superficie de la tierra y pueden emerger, acabando
como agua superficial (y oceánica). Algunas aguas subterráneas encuentran
grietas en la tierra y emergen. Con el tiempo, el agua sigue fluyendo, para
entrar de nuevo en el océano, donde el ciclo se renueva.

En la atmósfera se encuentra una cantidad variable de vapor de agua que


aproximadamente corresponde al 4% del volumen total del aire. Se calcula que
el vapor atmosférico alcanza los 14.000 km3, lo que representa el 0,001% del
volumen total de la hidrosfera. El suelo es la capa superficial de la litosfera,
donde se efectúan parte importante de los procesos bioquímicos que sustentan
la vida en el planeta; en ellos el agua y la humedad del suelo desempeñan un
importante rol. La humedad del suelo representa, aproximadamente, el 0.005 %
del volumen total de la hidrosfera. El agua, al incorporarse al suelo, tiene una
estrecha vinculación con los procesos biológicos de todas las formas de vida
sobre la Tierra. El agua conforma la solución acuosa de sustancias nutritivas
que absorben las plantas a través de sus raíces, interviene en las reacciones
químicas de los organismos y facilita la actividad de las bacterias que
descomponen la materia orgánica.

Las aguas continentales están presentes en ríos, lagos, lagunas y en las napas
subterráneas. Proveen el agua dulce indispensable para la vida humana y están
distribuidas de forma desigual en la superficie terrestre. En algunos lugares se
encuentran en exceso y en otros prácticamente no existen o son difíciles de
hallar.

Cuando hablamos de río, o curso fluvial, nos referimos a todo curso de agua
que corre por un surco llamado cauce o lecho, limitado por las márgenes u
orillas. A lo largo de su recorrido se pueden distinguir tramos que van desde la
naciente (lugar de origen) hasta la desembocadura (lugar de desagüe). El
caudal de los ríos es la cantidad de agua que transportan, que varía según el
tramo y que no siempre es igual durante todo el año.

Los lagos y las lagunas son masas de agua ubicadas en depresiones de la


superficie terrestre. El agua llega a ellos por ríos, lluvias o por aguas
subterráneas. Hay lagos de agua dulce y de agua salada, de enormes
proporciones o muy pequeños, naturales o artificiales. Las aguas subterráneas
están ubicadas en el subsuelo a diversas profundidades. Son de distinto tipo,
según su origen o composición: aguas salobres, mineralizadas, potables o no
potables. Se las extrae por bombeo o surgen en forma natural sobre la
superficie del suelo a causa de la presión y de la fuerza del agua.