Está en la página 1de 11

Clases de errores en nivelación

Todas las mediciones de nivelación están sujetas a tres clases de errores:

Instrumentales – Naturales – Personales

Errores instrumentales
Línea de visual: Un instrumento de nivelación bien ajustado que emplee un nivel de burbuja
deberá tener la línea de visual o de colimación paralela al eje o directriz del nivel de burbuja.
Entonces con la burbuja centrada, al girar el anteojo describirá un plano horizontal y no una
superficie cónica. También si los compensadores de los niveles automáticos están operando
adecuadamente, deberá producir siempre una línea de visual realmente horizontal. Si no se
cumplen estas condiciones, existe un error línea de visual (o de colimación), y pueden tenerse
errores serios en las lecturas de estadal. Estos errores son sistemáticos, pero se cancelarán en la
nivelación diferencial si las longitudes horizontales de las visuales positivas y negativas se
mantienen iguales. El error puede ser serio al subir o bajar por una pendiente empinada, en la que
todas las lecturas positivas son mayores o menores que todas las lecturas negativas, excepto si se
tiene cuidado de llevar la línea en zigzag.

La retícula de hilos no está exactamente en posición horizontal: Si se lee el estadal cerca del centro
del hilo horizontal se eliminará o minimizará este error potencial.

Longitud incorrecta del estadal: Las divisiones inexactas en un estadal ocasionan errores en la
medición de las diferencias de elevación similares a los derivados del marcaje incorrecto en una
cinta de medición. El desgaste uniforme del fondo del estadal da como resultado valores muy
grandes, pero el efecto se cancela cuando este error figura tanto en las lecturas positivas como en
las negativas. Las graduaciones del estadal deben verificarse comparándolas con una cinta
estandarizada.

Las patas del tripié están flojas: Cuando los tornillos de las patas del tripié están flojos o muy
apretados, permiten que haya movimientos o deformaciones que afectan a la base de nivelación
del instrumento. Si las patas metálicas del tripié están flojas, ocasionan emplazamientos inestables.

Errores naturales:
Curvatura de la tierra: El efecto de la curvatura de la tierra es incrementar la lectura del estadal. Si
se igualan las longitudes de las visuales positivas y negativas en la nivelación diferencial se cancela
el error debido a esta causa.

Refracción: Los rayos de luz que llegan desde un objeto hasta el anteojo sufre una desviación que
hace de la línea visual una curva cóncava hacia la superficie terrestre, lo que tiene como efecto
disminuir la lectura del estadal. Al equilibrar las longitudes de las visuales positivas y negativas se
eliminan por lo general los errores debido a la refracción. No obstante, cambios grandes y súbitos
que experimente la refracción atmosférica pueden ser importantes en trabajos de precisión. Los
errores debidos a la refracción tienden a ser aleatorios en un intervalo de tiempo prolongado, pero
podrían ser sistemáticos durante el trabajo diario.

Variación de la temperatura: El calor ocasiona que se dilaten los estadales pero el defecto de esto
no es importante en la nivelación ordinaria. Si se calienta el tubo del nivel de la burbuja, el líquido
se dilata y la burbuja se acorta. Esto no da origen al error, a no ser que se caliente más un extremo
del tubo que el otro y la burbuja se mueva. Las demás partes del instrumento se deforman
ligeramente a causa del calentamiento no uniforme, y esta deformación afectará los ajustes. Si se
protege el nivel utilizando una cubierta cuando se transporta de un lugar a otro y con una
sombrilla cuando está emplazado se reducen o eliminan los efectos del calor. Estas precauciones
deben observarse en las nivelaciones de precisión.

Viento: Un viento fuerte hace que vibre el aparato y que el estadal sea inestable. No debe
intentarse hacer nivelaciones de precisión en días con mucho aire.

Asentamiento del instrumento: Si se asentara el instrumento después que se ha tomado la lectura


aditiva, sería más pequeña la lectura sustractiva y por tanto, la elevación registrada para el
siguiente punto sería excesivamente grande. Este error es acumulativo en una serie de
emplazamientos que se hagan sobre material blando en el terreno.

Asentamiento de un punto de liga: Esta condición ocasiona un error similar al producido por el
asentamiento del instrumento. Puede evitarse escogiendo puntos de liga que queden en terreno
sólido y firme, o bien si no usando un vástago de acero para el punto de liga clavado firmemente
en el suelo. También puede usarse una alcayata de ferrocarril en la mayoría de las situaciones.

Errores personales:
La burbuja no está centrada: Los errores ocasionados por una burbuja que no está exactamente
centrada en el momento de hacer la lectura, son los más importantes de todos, sobre todo en
visuales de gran longitud. Si la burbuja se sale del centro entre las lecturas positivas y negativas,
debe volverse a centrar antes de tomar la lectura negativa.

Paralaje: La paralaje ocasionada por el enfoque incorrecto del objetivo del ocular origina lecturas
del estadal incorrectas. Un enfoque cuidadoso elimina este fenómeno.

Lecturas de estadal defectuosas: Se obtienen lecturas de estadal incorrectas por paralaje, por
malas condiciones del tiempo, por visuales muy largas, por colocación incorrecta del marcador de
la mira, y por otras causas, incluso por equivocaciones como las debidas a interpolación y
transposiciones descuidadas de las cifras. Las visuales de corta longitud seleccionadas para
ajustarse a las condiciones del tiempo y del instrumento reducen la magnitud de los errores de
lectura.
Manejo del estadal: Los errores serios causados por el aplomo inapropiado del estadal se eliminan
utilizando un nivel para mira que esté bien ajustado, o sosteniendo el estadal paralelo a una
plomada, si se golpea el estadal en un punto de liga para la segunda lectura puede cambiar la
elevación del punto.

Ajuste del marcador de mira: El marcador puede no quedar fijo en el lugar exacto señalado por el
observador, por haberse resbalado. Siempre debe tomarse una lectura de comprobación después
de apretar el marcador de mira en su posición.

Clases de errores en las mediciones con cinta.

Existen tres clases de errores en la ejecución de mediciones con cinta:

1. Errores instrumentales: Una cinta puede usarse con una longitud deferente de su longitud
graduada nominal. Ya sea por efecto de fabricación, por reparación por haberse formado una o
mas cocas al medir.
2. Errores naturales: La distancia horizontal entre las graduaciones extremas de na cinta varia a
causa de los efectos de la temperatura, del viento y del peso de la propia cinta.
3. Errores personales: Los cadeneros pueden ser descuidados en la colocación de las fichas, en la
lectura de la cinta o en el manejo general del equipo.

Los tipos frecuentes de errores que se presentan al medir con cinta se describirán en los
siguientes subincisos. Sus causas pueden ser instrumentales, naturales y subjetivas. Algunas
de ellas producen errores sistemáticos, en tanto que otras dan lugar a errores Algunas de ellas
reducen errores sistemáticos, en tanto que otras dan lugar a errores aleatorios.

1. Longitud incorrecta de la cinta: es uno de los errores sistemáticos mas comunes y más graves.
Los fabricantes de Longimetros no garantizan, por lo general, que las cintas de aceros tengas
exactamente su longitud nominal, por ejemplo, 100.00 pie, ni proporcionan un certificado de
comparación, excepto que que se solicite o se page un cargo extra por este. La longitud real se
obtiene comparando la cinta en cuestión con una certificada o con una distancia medida con
cinta certificada.
Cada vez que se tiende a cinta ocurre un error debido a su longitud incorrecta. Si la longitud
verdadera de la cinta , determinada por comparación, no es exactamente igual a su valor
nominal de 100.00 pie registrado por cada cintada completa, puede determinarse la corrección
con las siguientes formulas:

Cl = ( l−ll ' ' ) L L=L+C l


Donde Cl es la corrección por aplicarse a la longitud medida(registrada) de una línea para
determinar la longitud verdadera. l es la longitud real de la cinta, l' es la longitud nominal
de la misma. L es la longitud medida (registrada) de la línea y L es la longitud corregida la línea.

2. Temperaturas anormales. Las cintas de acero se normalizan a 68 F (20 C) por lo gereral. Una
temperatura mayor o menor que este valor casionara un cambio de longitud que debe
tomarse en consideración.

El coeficiente de dilatación y contracción térmica del acero usada ordinaria es aproximadamente


de 0.0000064 por unidad de longitud por grado Fahrenheit, y de 0.0000116por grado Celsius. De
modo un cualquier cinta la corrección por alteración térmica se puede calcular y aplicar de acuerdo
con las formulas:

Ct =k ( T l−T ) L

L=L+C t

Donde Ct es la corrección aplicada a la longitud de la línea alterada por una temperatura


diferente de la normal, k es el coeficiente de dilatación o contracción térmica de la cinta, T l es
la temperatura de la cinta al momento de medir, T es la temperatura de la cinta que tiene su
longitud normal, L es la longitud medida de la línea y L es la longitud regida de la línea .

3. Tensión incorrecta: cuando una cinta de acero se jala con una tensión mayor que la normal se
alarga. por el contrario, si se jala con una fuerza menor que la normal, mostrara una longitud
menor que la estándar. El modulo de elasticidad del material de la cinta regula la cantidad
alargada. La corrección por tensión `puede calcularse y aplicarse usando las fórmulas:

L
C p =( Pl −P)
AE

L=L+C P
Donde C p es el alargamiento total (en pie) de la cinta debido al incremento de la tensión
aplicada Pl es la tensión aplicada (en lb) P es la tensión normal(en lb) para la cinta. A es el área
(en plg2) de la sección transversal de la cinta, E es el modulo de elasticidad (en ib/plg2) del acero, L
es la longitud medida, registrada ( en pie) de la línea L es la longitud ( en pie) corregida. El valor
medio de E es de 29 000 000 lb/plg2 para el tipo de acero utilizado en las cintas. El área de sección
transversal de la cinta puede conseguirse con su fabricante; midiendo su ancho y grueso con
calibradores, o bien, dividiendo el peso total de la cinta entre el producto de la longitud ( en pie)
por el peso específico (490 lb/pie3) y multiplicado por 144 para convertir los pie2 en plg2.

4. Catenaria: una cinta de acero que no esta apoyada en toda su longitud, cuelga de sus extremos
formando una catenaria; un ejemplo de tal caso es el cable de un puente colgante. La catenaria
acorta la distancia horizontal (cuerda) entre las graduaciones extremas, ya se la longitud de la
cinta permanece sin cambio. El efecto de catenaria puede disminuirse (aplicando mayor
tensión), pero no eliminarse, a menor que se apoye la cinta en toda su longitud.
Las siguientes formulas se usan para calcularse la corrección por catenaria:

−w2 L3S
C s=
24 P12

−w2 L S
C s=
24 P12

En donde c, es, en pie, la corrección por catenaria (diferencia entre la longitud de la curva y la de la
cuerda que va de un apoyo al siguiente); Ls es la longitud en pie colgante de la cinta, w el peso (en
lb) de la cinta por unida de longitud, (en pie), W el peso total (en lb9 de la cinta entre apoyos, y Pl
la tensión (en lb) aplicada al longimetro.

La corrección por catenaria es siempre negativa en la medición de líneas de longitud desconocido.


Después de haber medido una línea en varios segmentos y haber calculado una corrección por
catenaria para cada uno de estos, la longitud corregida está dada por:
L=L+ ∑ C s

En donde L es la longitud corregida de la línea. L es la longitud registrada de la línea y


∑ Cs es la suma de las correcciones por catenarias individuales.

5. Desalineación si uno de los extremos de la cinta queda desalineado o si se atora la cinta en


algún obstáculo, se presenta un error sistemático.
Los errores derivados de la desalineación no pueden ser sino sistemáticos en cuanto a su
efecto, y siempre hacen que la longitud registrada sea mayor que la distancia real. Pueden
reducirse (pero nunca eliminarse) teniendo cuidado al clavar las fichas, haciendo la alineación
correctamente y manteniendo recta la cinta. Si se sacude la cinta mientras se aplica la tensión,
se logrará enderezarla. Un poco de practica en el campo permitirá que el cadenero de atrás
mantenga el cadenero de adelante (quien también se dirige por las marcas de la línea que
quedan atrás) dentro de una separación menor a pie con respecto al urso correcto.

6. Inclinación: el error que ocasiona una cinta inclinada en el plano vertical es igual al derivado
por la desviación de esta en el plano horizontal.
Los errores debidos a la falta de horizontalidad de una cinta son sistemáticos y hacen que la
longitud registrada siempre sea mayor que la longitud real. Se reducen utilizando un nivel de mano
para verificar las elevaciones de los extremos de la cinta, o corriendo una nivelación diferencial
sobre los puntos de la línea medida y aplicando correcciones para las diferencias de elevación.

7. Aplome: se necesita practica y buen pulso para sostener una plomada quieta durante un
periodo lo suficientemente largo para poder marcar un punto. La plomada se mueve en
círculos aun cuando no haya viento. En pendientes poco inclinadas, sobre superficies lisas
como as de pavimentos, los cadeneros inexpertos tienen mejores resultados tendiendo la cinta
sobre el terreno en vez de lee a plomo. Los cadeneros experimentados usan la plomada en la
mayor parte de las mediciones.
Los errores debidos a aplome incorrecto son aleatorios, puesto que pueden hacer que las
distancias anotadas sean mas largas o mas cortas. Estos errores serian sistemáticos, empero, si se
midiera con la cinta directamente en contra de la dirección de un viento fuerte o en la misma
dirección de este,

Si se toca ligeramente el terreno con las plomadas, o si se le aquieta con un pie se logra disminuir
su oscilación. La practica en el aplome reducirá los errores.

8. Marcaje: las fichas de cadenamiento deben clavarse perpendicularmente a la línea que se


mide, pero inclinadas 45º con respecto al terreno. Esta disposición permite aplomar sobre el
punto en donde está la ficha al terreno sin que haya interferencias con su argolla.
La maleza, las piedras, el pasto y las raíces dificultan clavar las fichas o agujas de cadenamiento y
pueden agravar el efecto del marcaje incorrecto. Estos errores tienden a ser aleatorios y se
mantienen al mínimo determinado cuidadosamente un punto y luego verificando la medida sobre
a ficha.

Al usar la cinta sobre superficies sólidas, como pavimentos o aceras, pueden emplearse marcas o
rayas para señalar los segmentos medidos. Puede incrementarse la precisión al medir con cinta
sobre el terreno usando tachuelas en as estacas como marcadores en vez de fichas de
cadenamiento.

9. Lectura incorrecta o interpolación: el proceso de apreciar centésimos en cinta graduadas solo


en decimos, o bien, milésimos en las cintas graduadas solo en centésimos, es llamado
interpolación, los errores debidos a esta causa son aleatorios sobre la longitud de la línea.
Pueden reducirse mediante una lectura cuidadosa, o empleando una lupa o una escala
pequeña para determinar la última cifra.

Fuentes de errores en la estación total


Los errores que se cometen en levantamientos hechos con estación total se deben a fuentes o
causas instrumentales, naturales y personales.

Errores instrumentales:
1. Los niveles de alidada están desajustados: Si las
directrices de los niveles de la alidada no son Burbuja desajustada
perpendiculares al eje acimutal, este último no
estará perfectamente vertical cuando se hallen
centradas las burbujas de dichos niveles. Esta
condición ocasiona error en los ángulos medidos,
tanto horizontalmente como verticales, que no
pueden eliminarse promediando lecturas con el
anteojo en posición directa e inversa. Con el
anteojo apuntando inicialmente hacia la derecha
y con la burbuja centrada, el frasco de esta se
encuentra en posición horizontal, como se indica
con la línea ABT-1. Como la burbuja está
desajustada, ella no es perpendicular al eje
vertical del instrumento, sino que forma con él un ángulo de 90°α. Después de girar el anteojo
180°, éste señala hacia la izquierda y el eje del frasco queda en la posición indicada por la línea
descontinua ABT-2. El ángulo entre el eje del frasco y el eje vertical es aún 90° α, pero, como se
muestra en la figura, el desplazamiento angular, el desplazamiento angular indicado en la
burbuja es igual a E. por geometría, E=2α, o sea el doble del desajuste de la burbuja. El eje
vertical se puede hacer verdaderamente vertical reducido a la mitad el desplazamiento angular
de la burbuja por medio de los tornillos de pie. Entonces, aunque la burbuja no este centrada,
ella permanecerá en la misma posición al girar acimutalmente el instrumento y se podrán
medir ángulos exactos.

No obstante que los instrumentos se pueden usar con las burbujas desajustadas y obtener
resultados exactos, este procedimiento es muy tardado de modo que es preferible tener
resultados exactos, este procedimiento es muy tardado, de modo que es preferible
efectuar el reajuste del instrumento. Las estaciones totales están provistos con
compensadores de eje dual, capaces de detectar automáticamente la magnitud y la
dirección de la inclinación del eje vertical. Pueden efectuar correcciones en tiempo real en
los ángulos horizontales y verticales.

2. La línea de colimación no es perpendicular al eje horizontal: si existe está condición al invertir


el anteojo esta línea genera un cono cuyo eje coincide con el eje horizontal o de alturas del
instrumento. El error máximo por esta causa ocurre al invertir el anteojo.

3. El eje de alturas no es perpendicular al eje acimutal: Esta situación hace que la línea de
colimación describa un plano inclinado al invertir el anteojo y, por tanto, si las visuales hacia
atrás y hacia adelante tienen ángulos diferentes de inclinación, originarán ángulos horizontales
con error. Los errores por esta causa también pueden cancelarse promediando un número
igual de las lecturas directas e inversas.

4. Error de índice en el círculo vertical: cuando el eje de la visual es horizontal debe leerse un
ángulo vertical de cero grados o un ángulo cenital de 90° o de 270°; de otra manera se tiene un
error de índice. En las estaciones totales el error índice se puede determinar leyendo
cuidadosamente el mismo ángulo cenital directo e inverso. El valor es entonces calculado,
almacenado y aplicado automáticamente a todos los ángulos cenitales medidos.

5. Excentricidad de los centros: Esta condición se presenta cuando el centro geométrico del
círculo graduado horizontal o vertical no coincide con su centro de rotación. Las estaciones
totales pueden estar provistas con sistemas que promedian automáticamente las lecturas
tomadas en lados opuestos de los círculos.

6. Errores por graduación de los círculos: Si las graduaciones alrededor de la circunferencia de un


círculo horizontal o vertical no son uniformes, se obtendrán medidas angulares erróneas.

7. La directriz del nivel del anteojo no es paralela a la línea de colimación: En el caso de un


tránsito, si se presenta esta situación, la línea de visual estará inclinada hacia arriba o hacia
abajo después de centrar la burbuja del nivel del anteojo. Cuando el tránsito se usa como
nivel, ocasiona un error en los ángulos verticales y en las lecturas de estadal. El efecto se
elimina en los ángulos verticales promediando números iguales de lecturas con el anteojo en
posición directa e inversa, o efectuando una corrección de error índice y en la nivelación,
equilibrando las distancias o longitudes de las visuales hacia atrás y hacia adelante.
8. Excentricidad de los vernier de tránsito: Cuando las lecturas de los vernier Ay B del tránsito
difieren exactamente en 180° para todas las posiciones, los círculos son concéntricos y los
vernier están ajustados correctamente. Si las lecturas difieren en un número uniforme
diferente a 180°, los vernier están fuera de posición y es mejor usar solo el vernier A, o tomar
la media de las lecturas en ambos.

9. Errores debido al equipo periférico: Algunos errores instrumentales adicionales pueden


deberse a tríbracos desgastados, plomadas ópticas desajustadas, tripiés inestables y balizas
ópticas con burbujas mal ajustadas. Este equipo debe revisarse periódicamente y mantener en
buenas condiciones.

Errores naturales:
1. Viento: el viento hará vibrar un tránsito y moverá su plomada. Es necesario proteger el
instrumento con un resguardo y hasta suspender las observaciones en trabajos de precisión
cuando hay días de viento.

2. Cambios de temperatura: Las diferencias de temperatura ocasionan dilatación desigual de


diversas partes de las estaciones totales. Esto ocasiona que las burbujas se desplacen, lo que
puede conducirá observaciones erróneas. Los efectos de la temperatura se reducen
protegiendo los instrumentos contra efectos de fuentes de calor o de frío.

3. Refracción: La refracción desigual desvía la visual y puede ocasionar una ondulación aparente
en el objeto observado. Es conveniente mantener la línea visual bastante arriba del terreno y
evitar dirigir visuales muy próximas a edificios, chimeneas y hasta arbustos grandes aislados en
espacios generalmente abiertos. En algunos casos tendrán que posponerse las observaciones
hasta que mejores las condiciones atmosféricas.

4. Asentamiento del tripié: Cuando en un trabajo hay que cruzar por terrenos pantanosos deben
hincarse estacas para sostener las patas del tripié, y el trabajo a efectuar en cada estación debe
terminarse en el tiempo más corto posible.

Errores personales:

1. El instrumento no está centrado exactamente sobre el punto: Durante el tiempo que se


ocupa una estación, debe verificarse a intervalos la posición de la plomada común o de
la óptica para asegurarse que permanece centrada y que el instrumento está
precisamente sobre el punto.

2. Las burbujas de los niveles no están perfectamente centradas: Deben revisarse las
burbujas con frecuencia, pero nunca se debe renivelar entre una visual hacia un punto
inicial y una hacia un punto final.

3. Uso correcto de los tornillos de fijación y de los tornillos tangenciales: El observador


debe formarse buenos hábitos de manipulación y ser capaz de identificar los diversos
tornillos fijadores y tangenciales, al tacto y sin tener que mirarlos. El ajuste final de los
tornillos tangenciales se hace siempre con un giro positivo para evitar el resorteo. Los
tornillos de fijación deben apretarse solo una vez.

4. Enfoque deficiente: Para que no haya error por paralaje es necesario enfocar
correctamente el ocular sobre los hilos reticulares y el objetivo sobre el punto visado.
Los objetos a visar deben situarse lo más cerca posible del centro del campo visual. El
enfoque que afecta el apuntamiento, que es una fuente importante de errores.

5. Visuales dirigidas con demasiado cuidado: El revisar y volver a verificar la posición del
ajuste de la retícula sobre una mira es una pérdida de tiempo y produce resultados
menos eficaces que los de una observación rápida. El hilo de la retícula debe alinearse
rápidamente para comenzar de inmediato la siguiente operación.

6. Aplome y colocación descuidados del estadal: Unos de los errores más comunes se
debe al aplome descuidado de un estadal cuando solo se puede ver su parte superior
desde el lugar del observador, por la presencia de arbustos u otros obstáculos en la
dirección de la visual. Otro se debe a la colocación de una baliza fuera de línea atrás de
un punto que debe visarse.

7. En el vernier no se interpola correctamente: cuando se utiliza un tránsito el usar una


lente de aumento y tener la debida precaución ayuda a reducir la magnitud de estos
errores. Además, debe estimarse el número de minutos en la escala que ha pasado el
índice del vernier para verificar una lectura.

Bibliografía
wolf, P. R. (2008). Topografía. 9a. Edición. Alfaomega.