Está en la página 1de 83

Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil

Ilustración:
con ojos de niño 8 ll 480002"035132"

Astrid Lindgren traducida al gallego


Hermann Hesse: el jardinero del alma
Miguel de Cervante Ensayo Plato

Lope de Vej Fotografía

Garcilaso de la Vega Literatura extranjera

Bartolomé de las Casas

1
J.M. Lana Decorad
^Him'msrrfr'ri-r-M-liiáiiiili- ·..
Jorge Manrique I Viajes

Obras Completas
mumm nrnrinüii ..
an Ramón Jiméne; Lite

Biografías

Clasicos

R. Gómez de la Serna Ensayos Julian Barnes

Ciencias Humanas
- -
Antonio Machado 1 ¡Asómate!
W. Shakespeare

aldós L. Tolstoi
w

Julio Vargas Llosa Idiomas J.Joyce


*•**"••»'"-**""—

ipomnairc
••
Pablo Neruda G. Flaubert

León Felipe

Raymond Carver

Miguel Delibes \. Nabokov

Ernesto Sábalo HffiBffiHIH Joseph Conrad

I |H
I L 1 I KAJMkto*-
Juan Goytisolo • • Memorias • E. Ionesco

Juan Benet Samuel Beckett

seo Lïmbral Derecho Ronald Dahl

En Ámbito Cultural-EI Corte Inglés encontrarás la cultura al alcance de tu mano.


Novedades. Búsqueda de libros. Conferencias. Puntos de consulta informatizada.
Más de medio millón de títulos forman nuestra cultural.

Elige el tuyo ÖGfcleJnfl^^5'"

*ÁMBITO cultural ujujuf.elcorteingles.es


Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil

5
EDITORIAL
Fin de año con libros
155 41
AUTORRETRATO
Oliveiro Dumas

7 SUMARIO 44
CLkT
ILUSTRACIÓN ILUSTRACIÓN
Con ojos de niño La ventana ilustrada de la literatura
Jesús Díaz Armas infantil
Nuria Obiols i Suari

20
LOS CLASICOS
HlM!MJ',!.«!|.HI)JJ.Ul|J.|l,U.|,IIH'fHl'Mllll

53
Hermann Hesse: HISTORIETA
el jardinero del alma Reivindicación del TBO
Francesc Miralles Contijoch Joan M. Soldevilla

25
COLABORACIONES
Ilustración:
con ojos de niño
Astrid Lindgren traducida al gallego
Hermann Hesse: el jardinero del alma
57
ESTUDIO
Astrid Lindgren traducida Los nombres propios en Harry Potter
Galicia apuesta por Os irmáns Corazón NUESTRA PORTADA Blasina Cantizano Márquez
de León
Liliana Valado Oliveiro Dumas (Valencia, 1964),

33
matemático de vocación e informático
de profesión, debe andar todavía
bastante descolocado a causa del
aluvión de premios que ha recibido su
début en la ilustración de libros
61
LIBROS
infantiles, El señor Korbes y otros
LA COLECCIÓN DEL MES cuentos de Grimm (Media Vaca). El

77
álbum ha sido considerado el mejor
Senderos de la Historia: una apuesta libro valenciano del año 2001, y se
por la novela histórica juvenil llevó uno de los premios Bologna
Norma Sturniolo Ragazzi en la pasada edición
de la Fiera del Libro per Ragazzi de AGENDA
Bolonia (Italia). Lo suyo ha sido

37
llegar y besar el santo, pensarán
muchos, pero lo cierto que hay mucho

TINTA FRESCA
Alondra
«curro» detrás de este libro o, mejor
dicho, mucha historia. Porque
Oliveiro Dumas empezó a dibujar de
forma ocasional hace veinte años y
desde entonces ha ido puliendo un
82
EL ENANO SALTARÍN
Laura Gallego estilo que nos descubre en este CLIJ. Marggie la cerillera
CUJ
Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil

Directora
Victoria Fernández
victoria.clij@coltmail.com
Coordinador
Fabricio Caivano
fabricio.clij@coltmail.com
Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil
Redactora
Maite Ricart
maite.clij@coltmail.com
Corrección
Marco Tulio Ramírez
Diseño gráfico
Mercedes Ruiz-Larrea
Ilustración portada
Oliveiro Dumas
Han colaborado en este número:
Gabriel Abril, Blasina Cantizano Már-
quez, Centro de Documentación de la
Biblioteca Infantil Santa Creu (Barce-
lona), Jesús Díaz Armas, Xabier Etxa-
niz, Ma Jesús Fernández, Laura Galle-
go, Francesc Miralles Contijoch, Nuria
Obiols, Joan M. Soldevilla, Norma
Sturniolo y Liliana Valado
Edita
Editorial Torre de Papel, S.L.
Amigó 38, Io Ia. 08021 Barcelona
Tel. (93)414 11 66
Fax (93) 414 46 65
revista.clij@coltmail.com
www.revistaclij.com
Administración y suscripciones
Susana Sanz
Gabriel Abril
Horario oficina: de 9 a 17.30
(de lunes a viernes)
administracion.clij@coltmail.com
A LA VENTA LAS TAPAS Fotomecánica
Con sistema especial de varillas metálicas que le permite encuadernar usted mismo. Filma Print S.L.
• Mantenga en orden y debidamente protegida su revista cada mes.
• Cada ejemplar puede extraerse del volumen cuando le convenga, sin sufrir deterioro. Impresión
MES GRAN
Copie o recorte este cupón y envíelo a: Editorial Torre de Papel. (SERVÉIS GRÀFICS INTEGRALS)
Amigó 38, 1.", 1." - 08021 Barcelona (España Ignasi Iglesias, 15 ocal 1
Cornelia de Llobregat (Barcelona)
Deseo que me envíen: Depósito legal B-38943-1988
ISSN: 0214-4123
• las TAPAS 7,81 € *
Editorial Torre de Papel, S.L., 1996. Impreso en
España/Printed in Spain El precio para Canarias
Efectuaré el pago mediante: es el mismo de portada incluida sobretasa aérea.
• talón adjunto. CLIJ no hace necesariamente suyas las opinio-
• Contrarrembolso 4,21 € nes y criterios expresados por sus colaboradores.
No devolverá los originales que no solicite pre-
Nombre Apellidos viamente, ni mantendrá correspondencia sobre
. Domicilio los mismos.
Población
C. P. Provincia A^
Firma R Esta revista es miembro de
ARCE. Asociación de Revistas
*Precio válido sólo para España
CE Culturales de España
EDITORIAL

Fin de año con libros

C ^ in apenas darnos cuenta se nos


muchas de ellas amparadas por el Plan
de Fomento de la Lectura del Ministerio
Ahora, en diciembre, se seguirá ha-
blando de niños y libros, porque la tradi-
* 1 ha acabado un año más, y ya te- de Educación y Cultura. ción manda: llegan los Salones de Invier-
^ ^ nemos encima una nueva Navi- Todo ello ha generado una gran canti- no, con su loable esfuerzo por incorporar
dad. Tiempo de novedades, promociones dad de información que, como pocas ve- la lectura a las opciones de ocio infantil;
y prisas para los editores -y para el co- ces en los últimos años, se ha notado en se multiplican las iniciativas especiales
mercio en general-, que este mes regis- los medios. Lo que no es poco y nos per- para niños de las bibliotecas públicas, la-
tran el mayor volumen de ventas de todo mite reafirmarnos en la sensación de mentablemente poco difundidas, y, cómo
el año. Porque, nos guste o no, de co- que la preocupación por la promoción no, llegan también Papá Noel y los Reyes
mercio se trata, y en el terreno de la LIJ, de lectura va calando en la sociedad es- Magos con su carga de regalos, entre los
concretamente, parece que los editores pañola actual. que no suele faltar algún libro recomen-
han quedado fijados en el fenómeno dado —en estas fechas si— desde los
Harry Potter. Varios lanzamientos navi- medios de comunicación, siempre cum-
deños no han disimulado su pretensión plidores con la cita navideña.
de ocupar el trono de superventas de la Es lo que tenemos. Buenas iniciativas,
saga inglesa, hoy volcada en el cine y mucha actividad, trabajo esforzado y ge-
acumulando sabiamente expectativas Victoria Fernández neroso de la sociedad civil, y una pe-
para la próxima entrega. Aunque a la queña y tozuda esperanza de que las Ad-
vista de las novedades, parece que Harry ministraciones del Estado decidan, por
Potter puede estar tranquilo: aún no ha fin, tomarse en serio tantas buenas ideas
aparecido el sucesor. y voluntades y convertirlas en auténticas
Dejando aparte este aspecto comercial políticas del libro con garantías de con-
ineludible, el año se acaba también con tinuidad. No parece difícil, porque todo
buenas perspectivas para el fomento de está inventado, pero, a la vista de los
la lectura. El mes de noviembre fue una presupuestos para el 2003, no parece
continua sucesión de actividades —con- que los planes vayan en esa dirección. A
gresos, jornadas, campañas de promo- lo mejor es que estas cosas hay que pe-
ción de la lectura, entregas de premios y dirlas a los Reyes Magos. No sería la
presentación de nuevas líneas editoria- primera vez que lo hiciéramos desde
les (véase nuestra Agenda)— protagoni- CLIJ, pero acabamos de cumplir 14 años
zadas por la LIJ, la lectura y las bibliote- y se nos ha pasado la edad... Así que nos
cas escolares, promovidas por los preparamos para un nuevo año de traba-
gobiernos de distintas comunidades au- jo, con el deseo de que el 2003 sea bue-
tónomas —Castilla-La Mancha, Anda- no para el libro, la lectura, y para todos
lucía, Madrid, Valencia, País Vasco—,
por asociaciones y entidades privadas, y WjfcA/^l^A los amigos de CLIJ.
IJi el centenario tic Jardfcl Poned*
PUn <le Fomento de la Lectui-a 20(11-IM

Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil Juan Farias


Cuentos w4idai4«i
Cinc y Utcvafiirat 1.a Regenta

7*&&Χ ai****
»- < *S 1 ( itoi> u .

OFERTA ESPECIAL CLIJ


tT^ffi Β f T y y i ΠΤΛ WfftWT.T! ίι π ÎWWTM

ONCE NÚMEROS A SU ELECCIÓN


*B8v
POR SÓLO 3 9 , 0 7 €
NÚMEROS SUELTOS: 4,21 € *
Montserrat del Amo
CADA EJEMPLAR Tinta Fresca; Emilio Pascual
rrcniifiSAnda^on 2tffll

•(EXCEPTO LOS DEL AÑO EN CURSO)

Recorte o copie este cupón y envíelo a:


EDITORIAL TORRE DE PAPEL Amigó 38, r ι% 08021 Barcelona
-xS-
Sírvanse enviarme:
• Monográficos autor • Panorama del año
• Números atrasados • Premios del año
(Disponibles a partir del n" 61,
excepto números 62,63,66y77) Nombre

Apellidos

Forma de pago: Domicilio Tel. .


• Cheque adjunto Población CR
• Contrarrembolso 4,21 €
Provincia
Con ojos de niño
Jesús D í a z Armas*

El plano contrapicado, la
mirada desde abajo, es un
recurso que tiene grandes
posibilidades expresivas en
cualquier medio artístico,
ya sea el cine, la pintura
o la ilustración de libros
infantiles. El autor analiza,
apoyándose en varios
ejemplos concretos,
la manera como
los ilustradores usan
el contrapicado para hacer
coincidir el punto de vista
con el del lector, y le hacen
creer que ve lo mismo que
el niño. También la mirada
desde arriba, el plano
picado, es un recurso
habitual en la LIJ. En
ambos casos, se trata de
un opción expresiva que
ayuda a caracterizar a los
personajes infantiles,
a mostrarnos sus deseos,
sus estados anímicos, su
relación con los adultos.

CUJÍ 55
ILUSTRACIÓN

Q ué pasaría si tuviéramos las


dimensiones de un pequeño
objeto o un insecto? ¿De
qué tamaño resultaríamos? El plano con-
trapicado, la mirada diminuta adoptada
o Sed de mal.2 En la literatura infantil, el
punto de vista es un recurso también ex-
presivo, pues «coincide con la perspec-
tiva en la que la obra quiere colocar al
lector con respecto a una situación o a
él, por lo que el lector debe hacer inferen-
cias y reconstruir el sentido de la historia.
La «imponente perspectiva [...] coloca al
lector en un ángulo inferior [... y] evita su
identificación con este Willy musculoso
en el arte es un recurso expresivo y una un personaje. El lector tiene una ubica- que pasa a ser visto como un ser bastan-
hipótesis fascinante, un ejercicio de esti- ción en la ilustración. Se le coloca arri- te desagradable».4 En Willy el soñador se
lo que, de hecho, se emplea para estimu- ba generalmente cuando se quiere que vuelve a utilizar el mismo procedimiento,
lar la expresión escrita desde las cartas domine la situación, o abajo cuando se convirtiendo a Willy, por medio de su
ficticias medievales y renacentistas. ' En le presenta algo que intimida».3 imaginación, en un ogro que pone en
la literatura infantil, este recurso tiene El punto de vista, además, cumple una fuga a su contrincante. En Zoológico,
unas interesantes implicaciones, porque función narrativa y, al mismo tiempo, Browne se sirve del mismo procedimien-
autores e ilustradores lo identifican con la económica. En el álbum, donde texto e to para mostrar a un padre autoritario y
mirada del niño. En la técnica del ilustra- imagen se interrelacionan para formar pueril tal como lo ven sus hijos, hacién-
dor, ello significa adoptar un punto de un todo, la adopción por el ilustrador dolo antipático también al lector, al obli-
vista más bajo, pero muy apto para mos- de un punto de vista bajo caracterizará a garlo a compartir este punto de vista.
trar una visión de la realidad y sugerir las los personajes (sus deseos, su estado Pero la mirada puede estar focalizada
sensaciones infantiles en su relación con anímico, su relación con el mundo de los en el protagonista, incluyendo a la vez al
el mundo de lo grande (conciencia de la adultos) sin que tal información haya de niño que mira y al objeto de su mirada.
propia pequenez, miedos, timidez, inac- ser proporcionada por el texto. También en este caso, la perspectiva
cesibilidad de los adultos). El ilustrador puede hacer coincidir el proporciona grandes posibilidades ex-
punto de vista con el del lector, haciéndo- presivas. Thierry Robberecht y Philippe
le creer que mira lo que el niño ve. Esta Goosens, autor e ilustrador, respectiva-
Mirando desde abajo mirada subjetiva es utilizada con acierto mente, de Mi padre fue rey, han conse-
en álbumes como Willy el tímido, Willy guido mostrarnos un similar alejamien-
Estamos hablando de un recurso de el soñador o Zoológico, de Anthony to del padre respecto a su hijo, gracias a
grandes posibilidades expresivas en Browne. En el primero, la ilustración un crecimiento constante y real del pa-
cualquier medio artístico. En el cine, es- muestra lo que el protagonista ve, o cree dre, paralelo a la notoriedad e importan-
pecialmente, algunos creadores han he- que ve, o desearía ver, cuando se contem- cia que ha conseguido recientemente y
cho un genial uso de este procedimiento, pla ante el espejo, pero no vemos a la vez que le impide volver a jugar al escondi-
como Orson Welles en Ciudadano Kane al Willy real que se está contemplando en te con su hijo. El contrapicado que sos-
tiene la mirada subjetiva de su hijo se
utiliza, en algún caso, subrayado con la
situación del padre sobre una montaña o
sobre la torre del castillo expresamente
construido para albergar a semejante rey.
La mayor parte de las veces, no obstan-
te, el punto de vista utilizado considera
también la figura empequeñecida de su
hijo, que ha de andar con cuidado para
no ser pisado por su padre u otros hin-
chados cortesanos. Mostrar al niño mi-
rando desde abajo refuerza las sensacio-
nes de indefensión y soledad.
En No sé, de Mabel Piérola, el cons-
tante punto de vista contrapicado mues-
tra las incertidumbres y miedos de un ni-
ño. También en este caso se usa la
perspectiva del niño al tiempo que se le
sitúa dentro de la ilustración para mos-
trar su pequenez en relación con el mun-
do. El procedimiento puede servir para
subrayar su desamparo al mostrarlo di-
minuto, apenas mayor que un soldadito
de plomo, abrazado a su peluche (pp. 8-9)
o, forzando el contrapicado, agrandán-
dolo desde la perspectiva del lector, pa- para sugerir el empequeñecimiento, co- queremos que el pequeño coma sin dis-
ra considerarlo en armonía con el mun- mo en El niño que no quería ir a dormir, traerse, pero también usamos esta pers-
do (pp. 28-29), más pequeño aún que los de Helen Cooper, donde se ha optado pectiva para presentar espejos de la vida
adultos, pero feliz —lo único que pode- por reflejar el cansancio del niño a través humana a través de los objetos cotidia-
mos ver de su expresión facial, desde tan de un extraño viaje por el interior de la nos. Los objetos y, sobre todo, los ju-
abajo, es su sonrisa— y consciente de casa, en el que los objetos, los muebles guetes sirvieron a Andersen para refle-
que su pequenez es sólo un estado mo- y la casa toda parecen haber adquirido xionar sobre las pasiones humanas: la
mentáneo, presto a acabarse. dimensiones gigantescas. La pequenez ambición, la soberbia, el egoísmo {El
La pequenez y el desamparo se mues- del niño no es fruto de percepción obje- soldadito de plomo, Las flores de la pe-
tran, pues, a través del contrapicado, pe- tiva, sino subjetiva: así de grande ve el queña Ida, El baúl volador, La aguja de
ro puede optarse por sugerir un empe- niño su habitación, en directa relación zurcir, El cuello duro, La pastora y el
queñecimiento del niño en relación con con su agotamiento. deshollinador, Los cinco de una vaina
el mundo sin necesidad de adoptar un Pero este ejemplo despierta otras re- de guisante, La tetera). También Óscar
punto de vista bajo, bien jugando con los flexiones. Si en los casos anteriores se Wilde utilizó este recurso en obras diri-
fondos oscuros y la composición a san- trataba de usos expresivos, simbólicos, gidas a un público infantil. En el libro
gre, como en las ilustraciones iniciales donde la pequenez era un pretexto para Un cohete muy especial, por ejemplo,
de Tàssies para Comemiedos, o bien hablar de algo más que de dimensiones aprovecha para satirizar la soberbia y la
mostrando una súbita disminución del o crecimiento, aquí se sugiere una pecu- adulación cortesana.
personaje, que sugiere cómo se ve él liar mirada en el niño. El niño ha queda- Esta atribución de un tipo de mirada
mismo desde fuera, como ocurre en las do disminuido, pero en su pequeño via- permite realizar muchos otros viajes por
ilustraciones de Xan López Domínguez je entabla una especial relación con los la habitación, como los que creó, desde
para ¿ Tienes novia, Jerónimo?', de Anto- juguetes de su cuarto, pues los adultos otra perspectiva, Xavier de Maistre ( Via-
nio Gómez Cerda, donde vemos a un —escritores, y lectores también, de su je alrededor de mi cuarto, 1795; Expe-
adolescente cambiado, tras ser rechaza- literatura— usurpamos la mirada del ni- dición nocturna alrededor de mi cuarto,
do por una chica, en un ser poco más ño y a ella aplicamos nuestra certeza de 1825). Permite, asimismo, trastocar los
grande que su bocadillo.5 que hay animismo en la mente infantil. elementos de la realidad cotidiana, agi-
No sólo sabemos que los niños son gantándola, haciendo que el paseo por
animistas y dan vida a los pequeños ob- una vivienda, por ejemplo, se convierta
Viajes imaginarios jetos con los que juegan.6 Sabemos, in- en un viaje marítimo en busca de un te-
cluso, usar el animismo infantil para soro, como en El maravilloso viaje de
Mirar desde arriba, el plano picado del nuestros propios fines, dando vida a la Alejandro, de Gisela Mehren: el tigre
lenguaje cinematográfico, sirve también cuchara o al osito de peluche cuando que encuentra en la isla del tesoro a la que
ILUSTRACIÓN

entrar en relación con los ayudantes má-


gicos: gusano de luz, arañas de cabellos
fosforescentes, mosquito. 7
En las obras de literatura infantil de
Ana María Matute, que tanta relación tie-
ne con Andersen,s encontramos muchos
ejemplos de viajes imaginarios, donde el
niño ha quedado empequeñecido. Sus
protagonistas infantiles son soñadores y
ello, así como su carácter compasivo, les
abre las puertas de los mundos diminu-
tos. '' Y es que los viajes imaginarios por
la alacena y otros lugares mínimos son
mucho más apetecibles que los viajes rea-
les {Solo un pie descalzo, pp. 300-301).
Estos pequeños viajeros son niños soña-
dores, pero también compasivos con los
desfavorecidos y rechazados —ellos mis-
mos lo son—, ya sean humanos (Paulina,
El polizón del Ulises), '" insectos (El sal-
tamontes verde) u objetos. Gabriela, la
protagonista de Sólo un pie descalzo, es
capaz de entrar en contacto con los ob-
jetos porque se identifica con ellos: su
exclusión y su marginación la hacen con-
siderarse hermana de los objetos abando-
nados. Ella es una persona «mal calza-
da», como «mal calzados» (pp. 271-273)
son los objetos excluidos del mundo del
utilitarismo adulto y recluidos en el des-
ván: media croqueta desechada, una ta-
za sin un asa, un espejo con la luna rota
(pp. 291-293), o el propio guía para este
arriba, es el mismo, engrandecido, que saparezcan y se abran a otro mundo, co- mundo mágico: Homolumbú, el muñeco
hemos encontrado en el suelo del recibi- mo en Donde viven los monstruos, de cojo (p. 286).
dor; la cueva donde se esconde el tesoro Maurice Sendak— permiten al niño (y
está tras una puerta no muy distinta de al artista, que se apodera de su mirada) Sólo un niño —a veces sólo un tipo de
la que imaginamos ante el cuarto de la engrandecer las cosas y perderse en pai- niño: soñador y/o excluido— es capaz
madre de Alejandro, donde, casualmen- sajes imaginarios, asumiendo las dimen- de sensibilizarse con los objetos. !: Ga-
te, el niño encuentra el joyero robado. siones de un ser mínimo. Es lo que ocur- briela es, por ello, capaz de realizar via-
Mehren ha querido dejar algunas pistas re al protagonista de La isla del jade, de jes por la alacena, por el pupitre de la
para que el lector se dé cuenta de que se Ángela Ionescu, armador de una expedi- escuela, el desván de la casa de vacacio-
trata de un viaje imaginario y de que sus ción compuesta por insectos que. sobre nes, y encontrarse allí con el secreto
fronteras son las de la casa donde vive su una cascara de nuez, acuden a la con- mundo de los objetos. Gabriela mengua,
protagonista. El título original, mal tra- quista y colonización de una isla: la pie- por tanto, como lo han hecho otros hé-
ducido al castellano, también apunta en dra verde de un charco efímero surgido roes de la literatura infantil: Nils Hol-
esa dirección: se trata de un pequeño con la lluvia. En Eljardín encantado, de gersson. Alicia. La relación de depen-
viaje, no de un viaje maravilloso, aun- Carmen Bravo-Villasante, los protago- dencia es mutua: la niña se realiza y
que el relato es lo suficientemente pluri- nistas realizan otro extraño y ambiguo encuentra a sus verdaderos amigos entre
significativo como para que no sepamos viaje. Tiempo y espacio han pasado a ser los objetos, mientras que ellos necesitan
si algunos de los elementos que el niño marcados ρΟΓ líxS mentes infantiles que a Gabriela para volver a atisbar la bri-
encuentra en su periplo pertenecen al recorren el interior de un jardín. No sa- llantez del pasado. Gabriela, según los
mundo de la realidad transformado por bemos cuánto tiempo ha durado este olvidados arneses, es capaz de «revivir
su imaginación o si tienen su existencia viaje, aunque parece haber sido el inter- las otras voces» (p. 304).
en un mundo paralelo y tan verdadero valo de una noche; no sabemos tampoco Otro ejemplo de viaje por la habita-
como el otro. cuáles son las dimensiones adquiridas ción es el de Chipo, de Franz Hohler,
Estas capacidades de ensoñación —que por los protagonistas, que a veces pare- que arriba a una isla en la que todo es in-
permiten que las paredes del cuarto de- cen haber sido disminuidos para poder mensamente grande: una bota, una ba-
,1 k¿_^I .-

ñera, una jabonera, y donde las relacio- tamaño de Alicia son hipótesis lógicas, En los numerosos textos que tienen ra-
nes de tamaño están invertidas, pues ca- como las que abundan en todo el texto tones como protagonistas, por ejemplo,
da objeto es siempre superado por otro de Carroll. La experimentación de la pe- ilustradores y autores se han esmerado
mucho mayor: el gato por el ratón, el ra- quenez es frecuente en los textos de la li- en mostrar un nuevo uso de los objetos
tón por la mosca (pp. 133 y sigs.). teratura infantil, que protagonizan muy cotidianos: una caja de cerillas es una
a menudo pequeños animales porque re- cama, una bota vieja es una casa. Es fas-
fuerzan la identificación de los peque- cinante imaginar cómo usarían nuestros
Experimentación de ños lectores. Para Jacqueline Held, que objetos los ratones y otros seres diminu-
la pequenez utiliza el concepto bachelardiano de mi- tos. Han de recorrer los renglones de un
niatura para aplicarlo a los poderes de la libro, por ejemplo, para poder leerlo, co-
Sin duda, autores e ilustradores se es- imaginación, «la frecuencia del tema es- mo le ocurre al ratón protagonista de La
fuerzan en imaginar cómo se siente un tá ligada de un modo indiscutible a la isla de Abel, de Steig, o a Gulliver en la
niño y, para ello, toman prestada su mi- importancia que siempre reviste el pro- obra de Swift. ,4
rada, atribuyéndole capacidades percep- blema de la talla para el niño, ligada Muy a menudo, también, se expresa la
tivas distintas, propias de una mente en también a su gusto por un universo re- angustia por el crecimiento a través de
formación. Forzosamente, pues, esta mi- ducido, mundo de muñecas en el que se la relación entre animales adultos y sus
rada tenía que ser incorporada a la lite- vuelve grande, fuerte. [...] cachorros: oseznos (Cuando sea gran-
ratura infantil, como también lo han si- »Talla, tamaño, gordura, otros tantos de, de David Bedford y Jane Chapman;
do las placenteras actividades gustativas elementos que constituyen una fuente de La sombra del oso, de Olga Lecaye; Tú
de los niños, receptores de estas obras preocupaciones para el niño: aspiración y yo, osito, de Martin Waddell y Barba-
literarias, como ha sugerido Ruta Oitti- a crecer, por lo tanto deseo de cambiar ra Firth), lebratos (Adivina cuánto te
nen en relación con los continuos cam- su talla, pero además inquietud, angustia quiero, de McBratney y Anita Jeram), o
bios de tamaño que Alicia experimenta frente a estos posibles cambios: la po- cualquier otra posibilidad: incluso mu-
en el País de las Maravillas. I2 ción de Alicia con sus diversos e inespe- sarañas (¿Hay algo más pequeño que
No obstante, los continuos cambios de rados efectos.» '3 una musaraña?, de Robert Ε. Wells),
ILUSTRACIÓN

topos (El topo que quería saber quién


había hecho eso en su cabeza, de Werner
Holzwarth y Wolf Erlbruch, donde se ex-
presan las diferencias de tamaño a partir
de la magnitud de los excrementos), u
otros seres diminutos que permiten la re-
lativización del tamaño (Muy chiquitín,
de Joyce Dunbar y Debí Gliori).
En el cuento popular aparecen igual-
mente con frecuencia personajes dimi-
nutos (Pulgarcito, El sastrecillo, Los
viajes de Pulgarcito, etc.), o se remarca
esta pequenez relacionando a pequeños
personajes (normalmente niños) con se-
res gigantescos (Jack y las habichuelas
mágicas, El gato con botas). Podemos,
así, imaginarnos el mundo del niño-pro-
tagonista limitado por «la omnipresen-
cia de los ogros, adultos de voz y talla
amedrentadores». I5
En muchos otros textos se exploran
las posibilidades de la extrema peque-
nez. En Pulgarcito, de Andersen, en Un
botón llorón, de Maria Dolors Alibès e
Isidre Monès, o en Los traspiés de Alicia
Paf. de Gianni Rodari, que muestra a
una nueva Alicia encerrada en una al-
meja, en una pompa de jabón, en la luz
de una luciérnaga, en un balón, o via-
jando por el interior de una tarta. Su ta-
maño diminuto le permite realizar ac-
ciones inauditas: entrar en relación con
los personajes de un libro en que ha caí-
do o hablar con las letras al precipitarse
en un tintero.
En otros casos, que no suponen una
contradicción con los anteriores, los ob-
jetos han quedado agigantados ante
nuestros ojos, única forma de mirarlos
nuevamente. Si en Alicia en el País de
las Maravillas la niña crece y decrece
sin parar, en Alicia a través del espejo
son los demás los que cambian de tama-
ño: las reinas del ajedrez crecen hasta el
tamaño de Alicia, pero luego se empe- del sombrero, de Juanjo Sáez, donde ha- ínfimos como creemos que lo hacen los
queñecen hasta caer en una sopera o te- bita un niño recluido en sí mismo. niños. El adulto-emisor posee ahora
ner las dimensiones de una muñeca; en «una mirada fresca ante un objeto nue-
este reino al revés, crecen las velas o los vo. La lupa del botánico es la infancia
mosquitos, que tienen el tamaño de un Reflexión relativizadora vuelta a encontrar». "' Esta imaginación
pollo. En James y el melocotón gigante, miniaturizante, feliz reconquista del es-
de Roald Dahl, el mágico crecimiento de En todos estos casos de experimenta- pacio de la que habla Bachelard (p. 186),
unos insectos y un melocotón permite al ción de la pequenez en la literatura in- parte de la fundamental premisa de que
protagonista una visión distinta del fantil, se ha producido un paralelo em- existen infinitos mundos ínfimos conte-
mundo. El melocotón se convierte aquí pequeñecimiento por parte de autores e nidos en el nuestro e iguales a él, punto
en una casa feliz, acogedora en cuanto es ilustradores para poder ver con los ojos de encuentro entre poetas y filósofos
amplificación de una imagen en minia- de un ser diminuto. Esta mirada hacia desde Anaxágoras y Demócrito.
tura, como ocurre en parte con Dentro abajo permite contemplar los mundos Adoptar esta perspectiva puede ser tan
nio Fernández) o que, simplemente, mi-
ra desde arriba: Icaromenipo, de Lucia-
no: La paz, de Aristófanes: El diablo co-
juelo, de Vélez de Guevara. Mirar desde
arriba, nunca de rodillas ni al mismo ni-
vel que los personajes, es precisamente
la actitud que propuso Valle Inclán con
la teoría del esperpento. "
En todo caso, este recurso produce un
distanciamiento capaz de presentarnos
o mostrarnos realidades nuevas, pro-
puestas por un observador diferente.
¿Qué pensaría de nosotros una mosca
culta, capaz de escribir con sus excre-
mentos un diario?: sin duda nos haría
reflexionar, haciendo patentes nuestras
más evidentes contradicciones (Diario
de una mosca, de Pedro Lezcano), como
hacen Cipión y Berganza en el cervan-
tino Coloquio de los perros. De alguna
manera, tales reflexiones se encuentran
en filmes como Honey, I Shrunk the
Kids (Cariño, he encogido a los niños)
de Joe Johnston (1989), y especialmen-
te en The Incredible Shrinking Man (El
increíble hombre menguante) de Jack
Arnold (1957),con guión de Richard
Matheson. Como más válido testimonio
de que esta reflexión relativizadora es un
tema literario bien asentado, podemos
encontrar algún ejemplo paródico, como
el tratamiento que da Gonzalo Suárez
en el primer texto de «Trece casos de cu-
ya existencia física respondo, puesto
que, por su brevedad, se pueden medir»
(Trece veces trece).
La reflexión satírica a partir de la re-
lativización del tamaño surge de una
manera muy evidente en Los viajes de
Gulliver. Swift está convencido de que
la percepción del mundo mejora desde
un punto de vista bajo. Gulliver se asom-
bra de la agudeza visual de los lilipu-
tienses, ls pero en Brobdingnag es capaz
sólo un juego, pero incluso en los resul- Tampoco están muy lejos estos proce- de ver lo que permanece escondido a los
tados más superficiales aflora algún tipo dimientos de aquellos que consisten en gigantes: se le presentan ante los ojos las
de reflexión acerca de la condición hu- contemplar a los seres humanos desde más pequeñas imperfecciones, y por ello
mana, ridiculizando nuestra inconscien- arriba, haciendo que adquieran las di- casi no puede aguantar la impresión de
te megalomanía al hacernos, por un ins- mensiones de una hormiga, revelándose ver un cáncer, un piojo (pp. 134-135) o
tante, muy pequeños. Tal óptica viene a como los seres insignificantes que en rea- un pecho femenino (p. 110). Gulliver no
proporcionar el mismo grado de extra- lidad somos comparados con la inmen- sólo es capaz de ver más, sino de oler
ñeza y desvinculación con nuestro mun- sidad del universo que intentamos domi- (pp. 131 y 141) u oír mejor (p. 143). Todo
do que consiguieron los ilustrados mi- nar y comprender. Para ello, podemos ello lo convence de la relatividad de las
rando la inconsistencia de los modos imaginar la existencia de un ser gigan- relaciones entre lo pequeño y lo grande:
occidentales desde los ojos de un culto tesco que nos ve risibles (Micromegas, «Sin lugar a dudas, están en lo cierto los
ciudadano persa (Montesquieu) o mar- de Voltaire) o que nos engulle («El za- filósofos cuando nos dicen que nada es
roquí (Cadalso). pallo que se hizo cosmos», de Macedo- grande o pequeño sino por compara-
ILUSTRACIÓN

nazan, es el mismo impacto que intentan


reproducir en el lector o espectador
adulto filmes como La vida es bella, de
Benigni, u obras como El tambor de ho-
jalata, de Günter Grass; «Macario», de
Juan Rulfo (El llano en llamas); La mor-
taja, El príncipe destronado o El cami-
no, de Delibes. :°
En éstas, como en otras muchas obras
literarias, se percibe claramente la bús-
queda por el autor de otro receptor adul-
to, que así reflexiona mejor sobre el
mundo. En la literatura infantil y juvenil
se recurre a este planteamiento narrativo
con frecuencia, sobre todo en textos so-
bre la guerra y sus secuelas, y ha produ-
cido algunas verdaderas obras maestras,
como Rosa Blanca, de Roberto Inno-
centi, por ejemplo. 2I El adulto ansia la
inocencia infantil: quiere su mirada y su
voz, que, como la del bufón y la del lo-
co, dice la verdad en El traje nuevo del
emperador.
Empequeñecerse, volver a la pasada
infancia, formar parte de un proceso de
perfección, como el que permite a Bas-
ción» (p. 104) y tal perspectivismo le ha- sorial: «los animales que tienen ojos tían, en La historia interminable, regre-
ce comprender la insignificancia de los más grandes, claros y brillantes ven ob- sar a su mundo. Cuando el protagonista
humanos, de su propio mundo, degrada- jetos grandes y desde lejos, y así sucesi- de la obra de Michael Ende consiga per-
dos a la condición de insectos (p. 127): vamente». " De la misma manera, sólo der todos los resabios de su soberbia re-
cuando Nils Holgersson se hace tan pe- cientemente adquirida, volverá al primi-
«Pues tras haberme habituado des- queño que puede subirse a las espaldas genio estadio de inocencia de que
pués de varios meses a la vista y al trato de un pato es capaz de entender el len- disfrutaba en el mundo real. Para ello,
de aquella gente, y haber observado que guaje de los animales y de ver en la os- ha de hacerse pequeño y experimentar
cualquier objeto sobre el que ponía mis curidad; si bien adquiere también los po- las sensaciones de las dimensiones de un
ojos era de dimensiones proporcionadas, deres de un duende. niño en una casa que crece por momen-
el horror que en un principio me inspira- tos y que, personificada, «ha hecho un
ron su corpulencia y aspecto había desa- cuarto para ti tal como debe parecerle a
parecido hasta tal punto que si por aquel un niño pequeño» (p. 329).
entonces hubiera mirado a una comitiva Mirada infantil frente a mirada
de damas y caballeros ingleses en sus de adulto En las nubes, de lan McEwan, tam-
más resplandecientes galas con motivos bién presenta un paso por la pequenez
de la fiesta de cumpleaños, representan- Es posible que el adulto que hace la li- como medio para conseguir un estado de
do cada uno su papel con los ademanes teratura —también la dirigida a los ni- maduración. El desprecio que siente el
más cortesanos, haciendo reverencias y ños— atribuya a la mirada del niño una niño por el bebé se torna en simpatía
parloteando, la verdad sea dicha, me ha- percepción más aguda, pero no puede cuando recibe la capacidad de percibir
bría visto fuertemente tentado a reírme evitar reflexionar, al mismo tiempo, so- con los ojos de ese mismo niño la rique-
de ellos tanto como este Soberano y sus bre el mundo tal y como lo hemos cons- za de sus experiencias perceptivas.
Grandes lo hacían de mí.»
truido los adultos. La mirada de un niño Consciente del arrobo que produce en la
es un pretexto ideal para ello, porque le mente de un niño pequeño todo el mare-
Para Swift, la mirada es tanto más atribuimos una mirada inocente, recurso mágnum de sensaciones que lo llenan,
aguda cuanto más diminuto sea el ojo utilizado por los escritores —no sólo en Peter cambiará de actitud e intentará lue-
que la percibe, o, al menos, más capaz la literatura infantil— para describir una go proporcionar nuevos estímulos per-
cuanto más pequeña para apreciar los realidad dura. El impacto que produce ceptivos al niño que antes despreciaba.
mundos pequeños, doctrina no lejana de sobre nosotros ver, en los noticieros, las En el texto de McEwan, Peter Fortune
la concepción de Anaxágoras, para imágenes de niños jugando entre las rui- experimentará también otras sensacio-
quien las capacidades perceptivas tienen nas provocadas por los bombardeos, aje- nes: nuevamente la de la pequenez cuan-
relación con el tamaño del órgano sen- nos a los conflictos bélicos que nos ate- do se introduzca en el cuerpo de un gato
Crecer leyendo...

Isin límites
rtir
e 7 años

Mi primer libro de Ópera.


Diez óperas contadas para niños
Jordi Sierra i Fabra
Jolanta, El elixir del amor, Turandot,
Simplicias simplicissimus, Las hadas,
Guillermo Tell, Aida, Carmen,
El príncipe ígor, La flauta mágica.
Historias únicas, rebosantes de fuerza,
belleza y ternura que alentaron cada ópera.

a partir
de 8 años

Los faraones
Christian Jacq
La pluma del célebre egiptólogo resucita
ante nuestros fascinados ojos la fuerza
una, el oficio que desempeña, sus posi- mágica que emana de estas grandes
doméstico y la de las gigantescas y lisi-
figuras de la civilización.
bles dimensiones y costumbres de los bilidades», ; j y a veces no se considera
adultos, describiendo claramente un del todo un adulto:
proceso de adquisición paulatina de se- a partir
guridad, en la que estas experiencias tie- «El niño que yo solía ser, hoy todavía de 9 años
nen mucho que ver. vive, y entre él y el adulto actual que soy
Hay algo más, no obstante, como pa- no existe abismo alguno. [...] Toda mi vi-
rece percibirse en estos últimos ejem- da me he resistido a convertirme en [...]
plos. No se trata tan sólo de una mirada un adulto equilibrado. [...] Yo creo que el
inocente o de una mirada diminuta. Es niño vive todavía en todos aquellos que
también un estado mental y una capaci- no han caído aún totalmente en el pro-
saísmo y la falta de creatividad.» :-
dad de acceso a la realidad profunda de
las cosas que pertenece sólo a la poesía,
al sueño y a la intuición. Somos hijos de Al reivindicar esta mirada, transmigra
la modernidad y esclavos de la imagen decididamente en el cuerpo de un niño: £I Gigante de la Historia
mitificada del niño que hemos creado. mira de nuevo con ojos infantiles y re- Brian Parten
En el animismo infantil, por ejemplo, chaza la mirada positivista del adulto. Una obra clásica que cautivará
Vico ve una nueva forma de aproxima- Por eso, a menudo, el adulto-escritor a los lectores de todas las edades.
ción a la realidad, contrapuesta al racio- presenta al adulto-personaje como un Si el gigante de la historia muere,
nalismo de los adultos: intuición frente a ser incapaz de penetrar en el mundo má- el mundo perderá todas las historias
razón; poesía frente a ciencia. " Al fin y gico (y real) de los niños. En palabras de que ha almacenado. Cuatro niños viajan
al cabo, los límites del animismo infan- uno de los protagonistas de El jardín en- en sueños hasta su castillo para salvarlo.
til no están del todo claros. ¿Juega el ni- cantado: «¡Los mayores no entienden de
ño —se pregunta Piaget— o personifi- esto! —decía Barito—. Sólo la de Gim-
ca? 23 nasia». ". La profesora, claro está, no
El adulto que escribe para niños ha podía ser, en este caso, totalmente hu- pírjl j ^ J DIAGONAL JUNIOR
usurpado esa mirada, consciente de que, mana, sino una sirena. Tal dialéctica se
í'eu Jo la C r e u . 4 - oSooi fiarcelon.i
en palabras de Delibes, «el niño es un establece en muchos otros lugares: entre M 93 443 71 . ^ - Fax ΐ | ΐ 4 4 · ?'• 2?

ser que encierra toda la gracia del mun- Tom y el tío Alan en El jardín de media- íponsS'grup62 c o m

noche, por ejemplo. :7 El niño, así enten-


www.diiigonal.com
do [...], mientras el hombre es un niño
que ha perdido la gracia y ha reducido a dido, es antiutilitarista: un objeto nunca
ILUSTRACIÓN

es inservible: «Bueno —decía Barito,


que cada vez comprendía menos las ra-
rezas de los mayores—, ¡decir que no
sirve para nada!» (C. Bravo-Villasante,
El jardín encantado, p. 10).
Es muy fácil identificar la mirada in-
tuitiva del niño con la del artista y, espe-
cíficamente, con el artista de base irra-
cionalista y subjetiva, que intenta pintar
como los trogloditas o como los niños
{El tapiz, de C. Bravo-Villasante):

«Yo nunca hubiera podido imaginar


un caballo verde pálido o azul fuerte. So-
lía poner los colores que acostumbramos
a ver todas las personas mayores, excep-
to los pintores surrealistas y los niños.
Quizá fue entonces cuando comprendí la
ventaja que nos llevan.» 2S

Los mayores, en general, parecen es-


tar contra la imaginación y la poesía, y
por tanto contra una literatura infantil de
género fantástico, como el tío de los ni-
ños de El tapiz (p. 52-3), pero algunos
adultos especiales son capaces de infan-
tilizarse, y de enfrentarse con otros adul-
tos, como en algunos textos de Andersen
{Las flores de la pequeña Ida, Ole Cie-
rra-ojos, La Reina de las Nieves) o en el
mencionado cuento de Bravo-Villasante
{El tapiz, pp. 49-50) y perder parte de su
pensamiento positivista, dando cabida a
la posibilidad de que se establezca lo
maravilloso (p. 47). Esto es lo que le
ocurre al piloto en El Principito:

«Las personas mayores me aconseja-


ron que dejara a un lado los dibujos de
serpientes boas abiertas o cerradas y que verdad con los objetos. Las personas ma- muchos otros textos, el protagonista de
me interesara un poco más en la geogra- yores no están tan seguras de que los ni- El mundo de Federico, de Nadia Bellini,
fía, la historia, el cálculo y la gramática. ños, como los hombres primitivos, sean no sólo es capaz de presenciar extraños
[...] Las personas mayores nunca com- animistas, sino que se sienten como si sucesos, sino que consigue cambiar la
prenden nada por sí solas y es cansador hubieran sido apartados, en su proceso mirada realista de los adultos:
para los niños tener que darles siempre y de maduración, de algún tipo de secreto
siempre explicaciones. [...] indescifrable, de la posibilidad de com- «No sé si a vosotros también os ha
Tuve así, en el curso de mi vida, mu- prensión infantil de los lenguajes secre- ocurrido alguna vez, pero aquí descubres
chísimas vinculaciones con muchísima tos de la naturaleza y de los infinitos as- cosas increíbles si prestas atención.
gente seria. Viví mucho con personas pectos insólitos que forman parte de la Las piedras parecen huevos, las bote-
mayores. Las he visto muy de cerca. No he llas se quejan, las cajas se enfadan y los
mejorado excesivamente mi opinión».2q vida cotidiana y pasan inadvertidos al
adulto, como ocurre en uno de los capí- pasapurés se enamoran.» 30
tulos más fascinantes de Mary Poppins,
Si los niños fantasean con la realidad y donde se afirma la imposibilidad de todo Si la carta que su abuelo le escribe es
animizan a los objetos, los adultos, mien- humano, tras cumplir el año de vida, de una «Primera invitación a la sensatez»
tras tanto, han fantaseado con la posibi- volver a entender el lenguaje de los pája- donde le recuerda que «El mundo real
lidad de que los niños quizá no estén ju- ros, el viento o la luz del sol. Frente a es- es diferente, en el mundo real esas cosas
gando realmente, sino relacionándose de ta visión pesimista de adulto, habitual en no ocurren; hay que aprender a no exa-
RECOMENDAMOS

gerar con la fantasía», la respuesta de figuras— entre los dos mundos, el celeste y el
Federico es una « S e g u n d a invitación a terreno.
la sensatez» en la que exhorta al abuelo 3. Τ Colomer (dir.). Siete llaves para valorar las
historias infantiles, Madrid: Fundación Germán
a estar m á s atento y a preferir los valo- Sánchez Ruipérez, 2002, p. 31.
res de la fantasía: 4. Ibld. nota 3.
5. El empequeñecimiento del narrador o el perso- E L ARCA DE J O S E
«Tú dices que las botellas no hablan. naje, por otro lado, es un recurso expresivo de
gran interés en la literatura general, como símbo- J O S É M I G U E L GRANADOS
¿Has probado alguna vez a escucharlas lo de la impotencia del individuo frente al Estado
de verdad? o la burocracia. Así parece ocurrir en las abun- Poesías sencillas y cautivadoras,
Si el mundo real es tan serio y aburri- dantes metáforas digestivas —no carnaval izado- especialmente pensadas para niños,
do, ¿tú qué haces? ras, como en muchos otros casos— de Tiempo de con un lenguaje ameno y divertido y
Querido abuelo, hay que exagerar con silencio, de Luis Martín Santos, o en algunas deliciosas ilustraciones
la fantasía para leer en las cosas y hacer obras de Kafka (La metamorfosis, El proceso).
hablar a las piedras.» " 6. «Y estas cosas son fáciles de comprender, por-
que para los niños unas cuantas sillas o taburetes HISTORIA DE MARIA Y JOSE
pueden convertirse fácilmente en bosques, un pa-
Ío en una ballesta, un zapatito dorado, que no se
Mirar con ojos de niño, en suma, es utiliza, en una liebre, un conejo o, incluso, un ja- Historia
un pretexto narrativo, pero el adulto que balí» (Ana María Matute, El verdaderofinalde la
ha transmigrado en el cuerpo de un niño Bella Durmiente, p. 350. Citaremos las obras de de María
y visto con sus ojos no puede evitar re-
Matute por la edición Todos mis cuentos, Barce-
lona: Lumen, 1995). y José
flexionar sobre sí m i s m o , sobre lo que 7. Véase Echevarría Arce, «La noche mágica de
ha llegado a ser y lo que ha perdido por Carmen Bravo Villasante: tradición y moderni-
el camino al hacerse mayor. Se ve a sí dad en El jardin encantado», en .1. García Padri-
mismo con ojos de niño y lamenta la no (ed.), Y voy por un caminito..., Madrid: Aso-
ciación Española de Amigos del Libro Infantil ν
pérdida de la inocencia y otras virtudes Juvenil, 1996, pp. 31-40.
que considera patrimonio infantil: la en- 8. J. García Padrino, Asi pasaron muchos años...
soñación, la armonía con el mundo y la (En torno a la Literatura Infantil Española).
naturaleza y, sobre todo, una capacidad Cuenca: Universidad de Castilla-La Mancha,
2001, pp. 155 y 158.
para mirar la realidad con ojos asombra- 9. El acceso al mundo de los insectos y ios obje-
dos, incapaces de ver el mal o la feal- tos requiere el mismo tipo de inocencia que per-
dad. ¿No es ésa precisamente la mirada mite a los niños acceder a mundos paralelos (véa-
que busca la literatura infantil? ,: • se J. Díaz Armas, «Las puertas de acceso a lo
maravilloso», en la revista Lazarillo. Vil [en
prensa]).
* Jesús Díaz Armas es profesor cu el Area de 10. Jujú es. en este sentido moral, muy similar a LA HISTORIA DE JESUS
Didáctica de la Lengua y la Literatura de la Uni- otros protagonistas de la literatura infantil. Es
versidad de La Laguna (Tenerife). equiparable, por ejemplo, al Marcelino de la obra
de Sánchez-Silva (A. Sáiz Ripoll. «Años 60, nue-
Notas vos horizontes», en CLL/ 53. septiembre de 1993.
1. Un ejemplo de ello son las cartas cruzadas en-
tre peces y pescadores que encontramos en Wou-
pp. 10-11).
11. Lo mismo ocurre con Anselmus en El puche-
La historia
ter Bracke, Fare la epístola nella Roma del
Quattrocento. Roma. 1992. pp. 78-80 y 32. En-
ro de oro. de Hoffmann, y con Bastian, en La his-
toria interminable, de M. Ende (V Rtizicka Ken-
de Jesús
tre los ejercicios de creatividad imaginados por fel, «Momo y Bastian: volver al romanticismo»,
Gianni Rodari se encuentra la animación de ob- en CLIJ46. enero de 1993, p. 24).
jetos del mundo cotidiano (Gramática de la fan- 12. «Children tend to prefer all sort of sweets,
tasía. Introducción al arte de inventar historias. while adults favour spices, where smell compo-
Barcelona: Ferrán Pellissa, 1979. pp. 112-126), nents are more significant. This may be why food
pero también puede surgir alguna historia rela- and drink are such popular themes in children's li-
cionada con el motivo que estudiamos por el en- terature. For example, Carroll's Alice in Wonder-
cuentro casual de binomios como señor y caja land gets its rythm from Alice eating and drinking
(Ibid., p. 43). and growing and shrinking and growing again»
2. No obstante, también en la pintura tenemos (Riita Oittinen, «The Situation of Translating for
muchos ejemplos de esta perspectiva, especial- Children», en Justa Holz-Mánttári, y Christiane
mente teniendo en cuenta que muchas obras están Nord [eds.], Traducere navem, Tampere, Univer-
sität, 1993, p. 329). Similares explicaciones po- Un vibrante relato de María y José y
pensadas para ser colocadas en alto, y que la opo- una recreación plástica y emocionante
sición entre lo alto y lo bajo forma parte de una dríamos aplicar a la abundancia de comida en el
cuento popular de Hansel y Gretel (B. Bettel- de la época del nacimiento de Jesús
dialéctica muy arraigada en nuestra cultura, mos-
trando relaciones de jerarquía y de preeminencia, heim, Psicoanálisis de los cuentos de hadas, Ma-
como muestran las figuras de los donantes, siem- drid: Crítica, 1999, p. 171), pero también en mu-
pre más pequeñas que las representadas en los chos otros textos: Charlie y la fábrica de Ediciones Palabra, S.A.
cuadros, o la relación entre santos y divinidades chocolate, por ejemplo, o las novelas de la serie 210.28046 MADRID.
de mayor rango, que ocupan la parte central y más de Harry Potter. 177 20-Fax: 91359 02 30
alta de la composición, o la relación —también 13. J. Held, Los niños ν la literatura fantástica, 1 @edicionespalabra.es
mostrada en el lugar y tamaño elegido para las Barcelona: Paidós, 1981, pp. 107-109. ilabra.es
ILUSTRACIÓN

perspectiva de su carácter ingenuo e inexperto, al


mundo adulto» que «cuenta con una particular
tradición en nuestra literatura infantil, desde M"
Atocha Ossorio y Gallardo [...]. pasando por Ele-
na Fortún, Emilia Cotarelo, Carmen Conde o Jo-
sefina Alvarez de Canovas» (J. García Padrino.
«Borita, la Fantástica», en CLL/ 123, enero de
2000, p. 12. El protagonista infantil potencia, por
supuesto, la identificación con el niño lector (Gó-
mez del Manzano, op. cit.. pp. 11-12).
22. F. Cabo Aseguinolaza, Infancia y modernidad
literaria, Madrid: Biblioteca Nueva, 2001, p. 47.
También parece evidente que tal visión mitifica-
dora del «paraíso de la infancia» ha afectado
profundamente a la investigación sobre la men-
te infantil, como señala Ben S. Bradley (Concep-
ciones de la infancia, Madrid: Alianza, 1992,
pp. 197 y sigs.).
23. J. Piaget, La representación del mundo en el
niño, Madrid: Morara, 1981, p. 16. Jacqueline
Held realiza parecidas observaciones en relación
con las fabulaciones del niño (op. cit., pp. 30-33).
Respecto a la personificación de árboles, jugue-
tes, objetos mágicos o medios de comunicación,
véase M. Gómez del Manzano, cit., pp. 189 y
sigs.
24. M. Delibes, «Escribir para niños», en CLIJ
61, mayo de 1994, p. 16.
25. M. Ende, «¿Por qué escribo para niños?», en
CLIJ 32, marzo de 1992, pp. 23-24. Ende se in-
serta, con su idea del «eterno infantil» en la tra-
dición romántica alemana de reivindicación de la
infancia: Novalis, Tieck, Wackenroer (V. Ruzicka
Kenfel, art. cit., p. 21), pero los antecedentes de
esta visión mitificada de la infancia se encuentran
en Renan, Perrault, Vico o Rousseau (Cabo Ase-
guinolaza, cit. pp. 38 y sigs.) y alcanzan gran de-
14. Esta perspectiva, por supuesto, no es exclusi- de Elvira Lindo, o en Raspall, de Pcre Calders sarrollo en todo el Romanticismo europeo donde
va de la literatura infantil. De hecho, el uso de los (T. Colomer, Siete llaves..., op. cit., pp. 68-70). se agudizaron algunas de las relaciones apuntadas
objetos creados por el hombre se encuentra en 18. Citamos por la edición de Los viajes de Gulli- en Renan o Vico: la relación infancia-intuición-
textos tan antiguos como la Batracomiomaquia: ver de Alianza Editorial, p. 69. poesía-irracionalismo. frente a la razón, la ciencia
ranas y ratones se arman con cascaras de nueces, 19. Guthrie, W. K. C. Guthrie, Historia de la filo- de la vida adulta. El Romanticismo consideró al
con la mitad de una naranja, usan agujas como sofía griega, Madrid: Gredos, 1986, t. 11, p. 327. niño como un ser anclado en el paraíso, en la Ar-
lanzas. El procedimiento es común en la parodia 20. R. García Domínguez, «La infancia en Deli- cadia infantil, y al joven como perseguidor del
épica y es propio de la carnavalización: el rebaja- bes», en CLIJ61, mayo de 1994). pp. 7-15. Re- inalcanzable absoluto (A. Diaz-Plaja y R. Ma Pos-
miento de lo sublime y lo serio (en este caso el cientemente, A. Moreno Verdulla ha puesto en te- tigo, cit.. pp. 9-10). En España, esta visión miti-
ideal militar o caballeresco) aparece también en la de juicio la pertenencia de Manolito gafotas a ficada de la infancia —«recuperación del niño
muchos otros lugares: La Mosquea, de Villavi- la literatura infantil, en cuanto la obra de Elvira que se era»— está muy presente en la literatura
ciosa; La Gatomaquia, de Lope; la armadura de Lindo revela especialmente una mirada de adul- infantil de posguerra (T. Colomer, «Escrito en de-
Sancho en la ínsula Barataría. to que reflexiona sobre el mundo de los adultos y mocracia. La literatura infantil ν juvenil en caste­
15. R. López Tamés, Introducción a la Literatura que parece tener más éxito entre los mediadores llano», en CLIJ35, enero de 1992, p. 18; Sáiz Ri-
infantil, Oviedo: Universidad de Santander, 1985, —adultos— que entre los propios niños (VII poll, «Modelos de infancia», en CLIJ 43.
p. 41. A gnomos, duendes, enanos y otros seres si- Simposio de la SEDLL, Ciudad Real, 2001 [en diciembre de 1992, pp. 7-13).
milares siempre se les ha relacionado con la pe- prensa]). Una interesante relación de obras litera- 26. C. Bravo-Villasante. El jardin encantado.
quenez, si bien encontramos muchos ejemplos rias con protagonista infantil la podemos encon- Madrid: Susaeta, 1987, p. 8.
en que esto no es tan evidente (C. S. Lewis, La trar en A. Díaz Plaja y M" Rosario Postigo, «La 27. P. Pearce. El jardín de medianoche. Madrid:
imagen del mundo. Introducción a la literatura infancia literaria», CLIJ52, julio-agosto de 1993, SM, 1999, p. 138.
medieval y renacentista, Barcelona: Península, pp. 7-71. 28. C. Bravo-Villasante, El tapiz, cuento publica-
1997, pp. 102-104; C. Lecouteux, Enanos y elfos 21. Los personajes de Ana María Matute son, pa- do junto a El jardín encantado, éd. cit., p. 46.
en la Edad Media, Palma de Mallorca: José J. de ra M. Gómez del Manzano personajes-prisma: 29. A. de Saint-Exupéry. El Principito. Madrid:
Olañeta, 1998). No encontraremos, antes de Swift «A través de sus búsquedas y de sus decisiones, Alianza, 1971, pp. 12-13.
—según C. S. Lewis, op. cit., p. 84—, reflexiones el mundo adulto queda dibujado y abierto a críti- 30. N. Bellini, El mundo de Federico, Zaragoza:
sobre la relación entre lo grande y lo pequeño, ca y a reencuentro» (M. Gómez del Manzano, El Edelvives, 2001, p. 5.
puesto que para el hombre medieval las dimen- protagonista-niño en la literatura infantil del si- 31. N. Bellini, El mundo..., p. 75.
siones no eran tan importantes. glo XX. Incidencias en el desarrollo de la perso- 32. Hemos obviado aquí, en esta aproximación a la
16. Gaston Bachelard, La poética del espacio, nalidad del niño lector, Madrid: Narcea, 1987, mirada del niño en la literatura infantil, la refle-
México D. F.: Fondo de Cultura Económica, p. 57). El niño como narrador-protagonista o na- xión sobre materiales de carácter informativo/for-
1965,p. 191. rrador-testigo aparece en muchas obras clásicas mativo donde la mirada diminuta no pasa de ser un
17. Mirar desde arriba es, metafóricamente, distan- españolas: en Antoñita la Fantástica, por ejem- leve pretexto narrativo que permite enseñar deter-
ciarse del personaje a través de la parodia o la ironía, plo, y es «esquema ya clásico a la hora de plantear minado contenido: viajes al cuerpo humano, por
como ocurre en gran medida en Manolito gafotas. el protagonismo de una niña enfrentada, desde la ejemplo (como el que produce, por otro lado, el fil-
¿( ϊτ<·<»,.08 s
ι olea m nodo batalla

Rosas negras en Kosovo

me Fantastic Voyage, de Richard Fleischer, 1966), ganta frente al esquema narrativo (como en ¡Bue-
o a la obra de determinado pintor (ya exploradas nos días, señor Tapies!, de ¡VI. A. Cornelia, R. Ki-
por Cortázar en «Alechinsky», Ultimo round), rilova y M. Seix) y otras pasa algo más inadverti-
donde unas veces el propósito educativo se agi- do (El museo de Carlota, de J. Mayhew).

Bibliografía citada
Alibés i Riera, M. Dolors, Un botón Lecaye, Olga, La sombra del oso, II.
llorón, II. Isidre Monés, Barcelo- de la autora, Barcelona: Corimbo,
na: La Galera, 1987. 2000.
Bedford, David y J. Chapman, Cuan- Matute, Ana María, Todos mis cuen-
do sea grande, Barcelona: Beas- tos, Barcelona: Lumen, 1995.
coa, 2001. McBratney, Adivina cuánto te quiero,
Bellini, Nadia, El mundo de Federi- IL Anita Jeram, Barcelona: Kóki-
co, II. Carmen García Iglesias, Za- nos, 1998.
ragoza: Edelvives, 2001. McEwan, Ian, En las nubes, II. Anthony
Bravo-Villasante, Carmen, El jardín Browne, Barcelona: Destino, 1995. Rosas negras en Kosovo
encantado, II. Antonio Tello, Ma- Mehren, Gisela, El maravilloso viaje
drid: Susaeta, 1994. de Alejandro, II. de la autora, Bar- Jesús Cortés
Browne, Anthony, Willy el tímido, II. celona: Destino, 1997.
del autor, México D. F: Fondo de Pearce, Philippa, El jardín de media- I60págs„ 7,00 €
Cultura Económica, 1997 noche, Madrid: SM, 1999.
Formato: 13 * 20,5 cm
Willy el soñador, México D. F.: Fon- Piérola, Mabel, No sé, II. de la autora,
do de Cultura Económica, 1997. Madrid: SM, 1998. ISBN: 84-95722-06-2
Zoológico, México D. F: Fondo de Robberecht, Thierry, Mi padre fue
Cultura Económica, 1993. rey, II. Philippe Goosens, Zarago-
Carroll, Lewis, Alicia en el País de za: Edelvives, 2001. La guerra ha estallado en
las Maravillas. A través del espejo, Rodari, Gianni, Los traspiés de Alicia Kosovo. Las bombas de la
II. John Tenniel, Madrid: Cátedra, Paf, II. Montse. Ginesta, Madrid:
1999. Anaya, 2001. O T A N castigan el régimen
Cooper, Helen, El niño que no quería Sáez, Juanjo, Dentro del sombrero, II. serbio, y la población
ir a dormir, II. de la autora, Barce- del autor, Madrid: Kókinos, 2000.
lona: Juventud, 1999. Saint-Exupéry, Antoine, El Principi- albanokosovar se ve obligada
Dahl, Roald, James y el melocotón gi- to, Madrid: Alianza, 1971.
a huir en masa hacia los
gante, II. Quentin Blake, Madrid: Sendak, Maurice, Donde viven los
Alfaguara, 1996. monstruos, II, del autor, Madrid: países vecinos. Esta historia
Dunbar, Joyce, Muy chiquitín, II. De- Altea, 1995.
bí Gliori, Barcelona: Timun Mas, Steig, William, La isla de Abel, Ma- impactante nos sitúa de lleno
2000. drid: Alfaguara, 1977. en el corazón mismo de la
Ende, Michael, La historia intermi- Swift, Jonathan, Los viajes de Gulli-
nable, II. R. Quadflieg, Madrid: ver, Madrid: Alianza, 2000. tragedia de los refugiados, un
Alfaguara, 1982 [1972]. Travers, Pamela, Mary Poppins, IL drama inherente a todas las
Gómez Cerda, Alfredo, ¿Tienes no- Mary Shepard, Madrid: Alianza,
via, Jerónimo?, II. Xán López Do- 2002. guerras contemporáneas.
mínguez, Madrid: Bruño, 2000. Zentner, Jorge, Comemiedos, II. de
Hohler, Franz, Chipo, II. Arthur Loos- Tàssies, Barcelona: Destino, 2001.
li, Madrid: Alfaguara, 1984. Waddell, Martín, Tüyyo, osito, II. Bar-
Holzwarth, Werner, El topo que que- bara Firth, Madrid: Kókinos, 1996.
ría saber quién había hecho eso en Wells, Robert E., ¿Hay algo más pe-
su cabeza, IL Wolf Erlbruch, Ma- queño que una musaraña?, II. del
drid: Altea, 1991. autor, Barcelona: Juventud, 1997.
Ionescu, Angela C , «La isla del ja-
de», en Detrás de las nubes, II. Vi-
ví Escrivá, Valladolid: Miñón.
Wilde, Óscar, El fantasma de Can-
terville y otros cuentos, II. Alicia
Cañas, Barcelona: Vicens Vives,
AkR
1985. 1993. Apdo. Correos 225
46600 ALZIR.A
LOS CLASICOS

Hermann Hesse:
el jardinero del alma
Francesc M i r a l l e s Contijoch*

El pasado 2 de julio
se cumplió el 125 aniversario
del nacimiento de
Hermann Hesse. El Nobel
de Literatura de 1946
es el autor en lengua alemana
más leído del siglo xx
y ha sido traducido a casi
sesenta lenguas, alcanzando
unas ventas globales de
más de 100 millones
de ejemplares.
Hesse, carismático
e inclasificable, es
considerado por muchos
el padre de la literatura
iniciática contemporánea.
En este sentido, la intención
del autor de Siddhartha
y Demian/w£ siempre
«acompañar» al lector
en la senda del
autodescubrim ien to. Uno de los Ultimos retratos de Hesse.

CUJÍ 55
u ace ya un siglo que las obras
de Hermann Hesse inspiran a
cruzaría fronteras hasta convertirse en
autor de culto a escala mundial.
Tras psicoanalizarse sin demasiado
I los jóvenes lectores de todo el
éxito con C. G. Jung, el autor experi-
mundo. Abanderado del orientalismo,
mentó a los 50 años una honda crisis que
punto de referencia de hippies y contes-
desembocaría en una segunda juventud
tatarios de toda clase, la importancia de
bañada en alcohol, noches en blanco y
este autor en la LIJ europea es equipara-
sexo ocasional. Fruto de esta etapa de
ble, salvando las distancias, a la de Roald
desasosiego sería El lobo estepario, que,
Dahl en el ámbito anglosajón o a la de
contra el pronóstico de su editor, que le
J. D. Salinger en Estados Unidos, aun-
desaconsejaba su publicación, se convir-
que a diferencia de este último, la obra del
tió rápidamente en un éxito sin prece-
«ermitaño de Montagnola» es conside-
dentes.
rablemente amplia y variada.
Tanto en Alemania como en Suiza, su Antes de su tercer y definitivo matri-
patria adoptiva, el «Año Hesse» se ha monio, Hesse había fijado su residencia
festejado con numerosos actos conme- en la localidad suiza de Montagnola,
morativos, exposiciones y simposios. En donde viviría hasta el final de sus días
Calw, población natal del escritor, se ha tratando de escapar de sus admiradores
celebrado un festival con más de dos- —en su mayoría menores de 25 años—
cientos actos culturales. que le abrumaban con miles de cartas.
Definido por Colin Wilson, escritor y La correspondencia se convirtió, contra
articulista británico, como el «outsider su voluntad, en la principal ocupación de
romántico por excelencia», su obra ha sus últimos veinte años de vida. En total,
conocido desde la década de los 60 llegó a recibir —y responder— más de
constantes reediciones. En español, sólo 30.000 cartas, muestra de su compromi-
del Siddhartha se han vendido más de so moral con los jóvenes.
350.000 ejemplares, sin contar las edi-
ciones de la desaparecida Bruguera.
La literatura como iniciación
Crónica de una búsqueda Hermann Hesse a la edad de 4 años. Hermann Hesse está considerado por
muchos el padre de la literatura iniciáti-
La adolescencia del autor estuvo mar- ca contemporánea, ya que su narrativa
cada por el inconformismo y la lucha aborda el tema de la iniciación desde
por la propia identidad. En constante re- múltiples perspectivas: intelectual, reli-
belión contra su familia —misioneros giosa, artística, erótica... La mayoría de
pietistas que habían servido en la In- sus novelas se centran en el momento
dia—, las peripecias vitales del joven irrepetible de la existencia en el que la
Hermann le llevaron al borde del abis- persona joven atraviesa, para no volver,
mo: internado varias veces en un mani- ; <ger$» el umbral que le separa de la madurez.
comio, en dos ocasiones intentó suici- La literatura de Hesse tiene sus raíces
darse con un revólver. en una tradición muy cultivada en las le-
Sólo cuando logró emanciparse como «£mít4j5íncla.ír tras alemanas: la llamada «novela de for-
aprendiz de librero encontró la calma mación». Pero, pese a su espíritu mora-
necesaria para leer y sentar las bases de lista, la intención del escritor fue
su obra literaria. Tras un tímido comien- siempre «acompañar» al lector en la
zo —de su primera obra, una antología senda del autodescubrimiento; más que
poética, sólo se vendieron 54 ejemplares -<5JFÍfcí;cíXpcrla5 adoctrinar, ayudarle a descubrir la ver-
en dos años—, el escritor obtuvo con la dad por sus propios medios. En este sen-
C"|8crlin
novela Peter Camenzid el favor del pú- tido, su prólogo de Demian, obra que
*
blico joven y pudo dedicarse exclusiva- firmaría inicialmente con seudónimo, es
mente a la escritura. toda una declaración de principios:
A partir de aquí, la trayectoria literaria
de Hesse se vio sazonada por el éxito. Si «La vida de cada hombre es un cami-
Demian le consagró en Alemania, con Edición original de la novela, antes de no hacia sí mismo, el intento de un ca-
Siddhartha —concebido años después que se conociera la autoría de Hermann mino, el esbozo de un sendero. Ningún
de un largo viaje a Oriente— su nombre Hesse. hombre ha llegado a ser él mismo por
LOS CLASICOS

completo; sin embargo, cada cual aspira su criterio «tiene una valencia más allá tural o de una crisis con algunos de los
a llegar, los unos a ciegas, los otros con de los problemas existenciales de los protagonistas de sus novelas».
más luz, cada cual como puede. Todos adolescentes».
llevan consigo, hasta el fin, los restos de Sobre el interés que, un siglo después,
su nacimiento, viscosidades y cascaras
de un mundo primario. Unos no llegan sigue despertando su narrativa entre las Hesse en la palestra
nunca a ser hombres; se quedan en rana, generaciones jóvenes, el escritor y pe-
lagarto u hormiga. Otros son mitad hom- riodista J. Rafael Hernández Arias afir- Al terminar la Segunda Guerra Mun-
bres y mitad pez. Todos tenemos en co- ma que «en la obra de Hesse se lucha dial, Hesse fue víctima del linchamiento
mún nuestros orígenes, nuestras madres; contra la uniformidad espiritual de la ju- moral de los intelectuales alemanes que
pero cada uno tiende a su propia meta, ventud, contra su "normalización" y habían vivido el exilio. Las acusaciones
como un intento y una proyección desde contra el conformismo, eso ha creado de inhibición durante el nazismo se agu-
las profundidades. Podemos entendernos mecanismos entre movimientos juveni- dizaron cuando el escritor, en un libro de
los unos con los otros; pero interpretar es les surgidos de una desorientación cul-
algo que sólo puede hacer cada uno con- reflexiones sobre el conflicto armado, se
sigo mismo.»

Gurú a su pesar
Se ha debatido mucho sobre la asom-
brosa capacidad de Hesse para atrapar,
una generación tras otra, a los lectores
jóvenes, la mayoría de los cuales, de
adultos, raramente releen al autor.
Hermann Hesse ejerce de gran inicia-
dor entre los adolescentes, y en su obra
el «conócete a ti mismo» se comple-
menta con el culto a la libertad y un
atractivo discurso orientalizante, a me-
dio camino entre el budismo y el taoís-
mo. Sin embargo, en vida rehusó expre-
samente el papel de «gurú» que le
asignaban sus seguidores.

«No soy un guía. No quiero ni puedo


serlo. Quizás a veces mis escritos hayan
acompañado a los jóvenes un tramo del
camino, hasta el punto en el que empie-
za el caos, es decir, allí donde, solos y sin
la ayuda de las convenciones, se hallan
confrontados con el enigma de la vida.»

En su monográfico de 1984 sobre el


escritor, José María Carandell atribuye
la extraordinaria repercusión de las no-
velas de Hesse entre los adolescentes «a
su espíritu rebelde, a su olfato para lo
nuevo y a la extraña coincidencia entre
sus gustos y creencias y los gustos y
creencias de las sucesivas generaciones
de nuestro siglo».
Marisa Siguan —catedrática de Lite-
ratura Alemana en la Universidad de
Barcelona— señala que esa coinciden-
cia le aleja al mismo tiempo de los lec-
tores adultos, con la excepción de El jue-
go de los abalorios, única novela que a Acuarela del autor fechada en 1924.
.Hermann

Hesse
Bajo las ruedas

SIDAHAKRI& e

El autor cuando tenía 21 años.

opuso con rotundidad a la «culpa colec- ser posible y real. Pero la desean, la pre- mann Hesse empezó a cruzar fronteras
tiva» del pueblo alemán postulada por paran y la sugieren aquellos hombres y en la década de los 20 con Demian, no-
Jung y Karl Jaspers. fuerzas a los que proporciona alguna vela que le convirtió en portavoz de la
Uno de sus más activos detractores, el ventaja. O bien les aporta beneficios en generación de jóvenes que sobrevivieron
dinero contante y sonante, como la in- a la Gran Guerra.
austríaco Hans Halbe, se declaró dis- dustria de armamento (y en cuanto hay
puesto a cualquier cosa para que Hesse guerra ¡qué cantidad de pequeñas indus- Sin embargo, la primera traducción al
no volviera a ser publicado en Alema- trias, antes inofensivas, se convierten en castellano de «La historia de la juventud
nia. Para evitarlo, Thomas Mann tuvo negocios de armamento, y con qué rapi- de Emilio Sinclair» —subtítulo que
que interceder a favor de su amigo ante dez afluye a estos negocios el capital!), o acompañaba la obra— no fue hasta
el mismísimo Truman, presidente de los bien les proporciona importancia, consi- 1930, coincidiendo con la de El lobo es-
Estados Unidos durante la ocupación deración y poder, como a los generales y tepario, que le abriría las puertas del pú-
aliada. comandantes sin trabajo.» blico latinoamericano. De hecho, quince
Sin embargo, aunque no se implicara años antes de que fuera descubierto en
directamente en la política de su tiempo, La concesión del Nobel de Literatura los Estados Unidos, sus novelas gozaban
Hesse había dejado bien claro desde la en 1946 cayó como un jarro de agua fría de gran popularidad en Latinoamérica,
Primera Guerra Mundial —en la que se sobre sus enfurecidos críticos, que se donde los jóvenes lectores le erigieron
le había acusado precisamente por su ac- vieron obligados a desterrar sus argu- en profeta de una nueva sensibilidad.
titud pacifista— su rechazo a la violen- mentos en contra del literato. El «desembarco» en los Estados Uni-
cia y a la hipocresía de los que la pro- dos de la narrativa de Hesse tuvo un
mueven: inesperado promotor: Henry Miller. Tras
La exportación del mito descubrir Siddhartha en 1948, el escritor
«Una guerra no cae del cielo; como norteamericano se empeñó en que la no-
cualquier otra empresa humana hay que Admirado y alabado en vida por auto- vela se tradujera al inglés, cosa que lo-
prepararla, necesita de los cuidados y de res de la talla de Thomas Mann, Kafka, graría tres años más tarde. El autor de
la colaboración de muchos para llegar a Brecht o Zweig, la celebridad de Her- Trópico de Cáncer resumía así la pro-
LOS CLÁSICOS

funda impresión que le había causado la desayunar sola en vista de que su mari-
obra: do no bajaba. Un mal presentimiento hi-
zo que la mujer avisara al médico perso-
«Leí Siddhartha primero en alemán. nal del escritor, quien encontraría su
tras haber estado como mínimo treinta cuerpo sin vida abrazado a un volumen
años sin leer en esta lengua... Pero aun- de las Confesiones de San Agustín. Jun-
que Siddhartha se hubiera publicado só- to a la cama encontraron, finalmente ter-
lo en turco, o en finlandés o en húngaro, minado, el poema Crujido de una rama
yo la habría leído y comprendido igual-
mente, por mucho que no tenga la más quebrada en el que llevaba trabajando
remota idea de estas lenguas.» muchos días, desde que, en el jardín, ha-
bía sostenido una lucha con una rama
muerta que no se dejaba arrancar:
La narrativa de Hesse recibiría en es-
te país el espaldarazo definitivo en los «Rama en astillas quebrada.
años 60, cuando, auspiciado por Ti- colgando año tras año,
mothy Leary, profesor de Harvard cono- seca cruje su canción al viento,
cido como «el apóstol de las drogas», El sin hojas, sin corteza.
lobo estepario hizo furor entre los psi- raída, amarillenta, para una larga vida,
para una larga muerte fatigada.
codélicos estadounidenses. Lejos de ser Duro y tenaz suena su canto,
una moda pasajera, el éxito de ésta y Suena obstinado, suena secretamente
otras novelas del autor se mantuvo en las amedrentado
siguientes décadas. Sólo en 1973, Hesse Todavía un verano,
vendió en los Estados Unidos ocho mi- todavía un invierno más.»
llones de ejemplares.
En la actualidad, Hermann Hesse es Como bien decía Carandell en su mo-
también en Asia —aunque la recepción nográfico sobre el autor, «la rama que
de su obra en Japón fue muy tempra- aún aguanta es la obra de Hesse». •
na— un icono de la cultura juvenil, guía
espiritual de una generación en busca de *Fiancesc Miralies es escritor y licenciado en
Filología Alemana.
nuevas visiones y experiencias.

La rama perenne Bibliografía


En 1953, el escritor fue víctima de una comentada
artritis degenerativa que lo iba inmovili-
zando progresivamente. Empezó a nece- Bajo las ruedas, Madrid: Alianza,
sitar ayuda para leer y escribir, así como 1994-98.
para responder la abultada correspon- Demian, Madrid: Alianza, 1994-98.
dencia que no dejaba de llegar. A partir Demian, Barcelona: Edhasa, 1993.
de este momento sólo escribiría ocasio- (Edición en catalán).
nalmente algunos poemas. El ¡uego de los abalorios, Madrid:
En 1961, una gripe agravó la enfer- Alianza, 2001.
medad de manera irreversible. No obs- El lobo estepario, Madrid: Alianza,
tante, Hesse se sentía tranquilo: 1994-98.
El Hop estepari, Barcelona: Edhasa,
«No temo a la muerte. Experimento, 1987.
por supuesto, la tristeza de la caducidad, Peter Camenzid, Barcelona: Plaza
la puedo sentir en cada flor que se mar- & Janes, 1990.
chita. Pero es una tristeza sin desespera- Siddhartha, Barcelona: Edhasa,
ción.» 1993-97 y Enciclopedia Catala-
na, 1994. (Ediciones en catalán).
La noche del 8 de agosto de 1962, dos Siddhartha, Barcelona: Plaza & Ja-
meses después de cumplir los 85 años, nes, 1990-99.
Hesse escuchó las sonatas para piano de Sota la roda, Barcelona: Lumen,
Mozart mientras su esposa leía para él. 1981.
A la mañana siguiente, ella empezó a

24
CUJÍ 55
COLABORACIONES

Astrid Lindgren
traducida
Galicia apuesta por Os irmáns Corazón de León

Liliana Valado*

La editorial Xerais de Galicia


publicará, la próxima primavera,
la primera edición en gallego de
una obra de Astrid Lindgren. Se
trata de Bröderna Lejonhjärta
fLos hermanos Corazón de Leónj,
es decir, Os irmáns Corazón de
León, cuya versión gallega ha
obtenido el Premio de Traducción
2002, convocado por la
Universidad de Vigo. Con motivo
de este evento de gran importancia
para la LLJ en gallego, una de las
traductoras, Liliana Valado,
aprovecha la ocasión para hablar
de la autora sueca y del impacto de
su obra en España en función de
las traducciones que se han hecho
en las diversas lenguas del Estado.
Y también hace referencia a los
recursos estilísticos que Lindgren
cuidaba en sus creaciones, y que
deben contemplarse al traducirla.

CUJÍ 55
COLABORACIONES

«Nu ska jag berätta om min bror.» ' do sabe, los Nobel no se conceden a tí- sar de que proliferan desde la publica-
Astrid Lindgren tulo postumo pero la literatura de Lind- ción en 1945 de la polémica Pippi
gren que «evita simplificaciones entre Lángstrump. En reconocimiento, ha si-
blanco y negro y hace hincapié en el va- do galardonada con docenas de premios
lor personal y el coraje cívico como pre- y honores. Desde que con 13 años ganó
rrequisitos que sostienen la bondad» ! un concurso literario de relato corto con-
justificaba esta excepción. De habérselo vocado por el periódico local de Vim-
ste artículo pretende aproximarse concedido —a pesar de que contaba con merby, su ciudad natal, sus galardones
a la recién fallecida Astrid Lind- el apoyo de más del 80% de la población más importantes han sido: la Medalla
L H gren, autora sueca de literatura in- sueca—, se habrían silenciado las críti- Hans Christian Andersen (1958). la
fantil y juvenil, a través de su obra Os ir- cas destructivas de los detractores que Concha Lewis Carroll (1970), la Meda-
rndns Corazón de León (Los hermanos tildaban la literatura infantil y juvenil lla de Oro de la Academia Sueca, la Me-
Corazón de León). como un género menor. Sin embargo, ha dalla de Oro Lev Tolstoi (1989). el Pre-
Se tendrá en cuenta el impacto que las sido candidata al Premio Nobel de Lite- mio Internacional del Libro (UNESCO.
traducciones de esta obra tuvieron sobre ratura. 1993), el Premio Nobel Alternativo
el sistema receptor del Estado español. Las opiniones contrarias no han impe- (1994). Además obtuvo tres doctorados
Para mostrarla, abordamos los recursos dido que su obra siga siendo relevante Honoris Causa concedidos por las uni-
estilísticos que Lindgren cuidaba en sus medio siglo después de ser escrita, a pe- versidades de Linköping (Suecia. 1973).
creaciones a través de un caso práctico:
el análisis de las traducciones al caste-
llano y al gallego de Bröderna Le-
jonhjéirta. Resaltamos el papel determi-
nante que éstos juegan en la consecución
de una traducción de calidad proporcio-
nal al prestigio del original.

Los antecedentes y el contexto


El enfoque que proponemos para am-
pliar nuestro conocimiento de la autora
y su obra nos exige que enumeremos los
elementos de trasfondo que interactúan
en el marco de la traducción.

La autora

«Astrid Lindgren (1907-2002) murió


a causa de una infección vírica mientras
dormía en su vivienda de Estocolmo, a
la edad de 94 años. Fue su hija Karin
Nyman quien informó a la prensa de la
desaparición de la autora.»
Esta necrológica recorrió los medios
de comunicación de todo el mundo el lu-
nes 28 de enero de 2002. Felizmente,
Lindgren ya estaba inmortalizada en
nuestro imaginario infantil a través de su
extensa obra protagonizada por niños y
niñas y dirigida a ellos. Una producción
que le ha hecho merecedora del califica-
tivo postumo de «única reina mundial de
los cuentos».: El Comité de los Premios
Nobel, instado por su secretario perma-
nente Ulf Bjereld, propuso a Lindgren
como candidata a título postumo de Pre-
mio Nobel de la Paz. Como todo el mun-

26
CUJÍ 55
Leicester (Inglaterra, 1978) y Varsovia ser parte del argumento de este libro. probablemente de este planeta, sino que
(Polonia, 1989). Las editoriales Rabén & Por otro lado, Lindgren, que supervisó irían hasta Nangijala.
Sjögren y Friedrich Oetiger convoca- el rodaje de Miguel el travieso, pudo ver La historia relata la vida de dos her-
ron en 1967 el Premio Astrid Lindgren. que el niño protagonista era acosado por manos, Karl y Jonatan Lejonhjärta (Kar-
En 1985, sus libros registraron más de 2 la prensa, pero que se mostraba tranqui- los y Ionatán Corazón de León en galle-
millones de préstamos en las bibliotecas lo a la hora de responder a tantas entre- go). Karlos —el hermano pequeño—
públicas, lo que le supuso el prestigio de vistas. Sin embargo, también pudo ob- está enfermo, se siente desamparado y
ser la autora sueca más leída. Por todo servar como luego el niño iba a sentarse sabe que va a morir. Ionatán murió en un
esto, en 1999, un jurado de la sección de en el regazo de su hermano mayor que incendio mientras lo intentaba salvar de
cultura de la radio sueca la selecciona co- lo abrazaba protegiéndolo mientras le las llamas y voló hasta Nangijala (Nan-
mo la escritora más importante del mun- daba un beso en la mejilla. Y así surgió guillala en gallego) a donde también va
do, junto con William Shakespeare y esta otra idea de la novela, de dos her- a volar Karlos cuando muere. Nangui-
Franz Kafka. manos afectuosos. Por último, durante llala se plantea como el paraíso a donde
Su amplia y prestigiosa trayectoria en una estancia en Värmland —su lugar vuelan los que mueren. Allí todo es per-
el mundo de la literatura infantil y juve- natal— en el Año Nuevo de 1970, mien- fecto, no hay enfermedades y se viven
nil nos la recordarán como el equivalen- tras contemplaba los maravillosos colo- aventuras sorprendentes. Pero Nangui-
te femenino de FI. C. Andersen en nues- res del cielo, todo le pareció tan irreal llala está bajo la amenaza del demonía-
tros días. que pensó que los hermanos no eran co Tengil (Ténguil en gallego) contra el
Su cuerpo, por propia decisión, des-
cansa en Vimmerby junto a la tumba de
sus padres. No obstante, su rostro queda
inmortalizado junto con sus personajes
más famosos —entre los que se encuen-
tran los protagonistas de Os Irmáns Co-
razón de León, nuestro objeto de estu-
dio— en un sello y un sobre ofrecidos en
honor de Lindgren por la Oficina de Co-
rreos Sueca el 5 de marzo de 2002.

Inspiración y argumento
Los hermanos Corazón de León vio la
luz en 1973. A menudo se ha señalado
que el detonante que animó a Lindgren
a escribir su obra más emblemática. Pip-
pi Calzaslargas, fue un resbalón que su-
frió mientras paseaba por las calles con-
geladas de Estocolmo y que le produjo
una lesión en el tobillo, debido a la cual
tuvo que permanecer en cama una larga
temporada. Puesto que no tenía nada que
hacer, accedió voluntariamente a escri-
bir, tras haberse negado en varias oca-
siones. De este modo, se olvidó de la de-
cisión consciente que ya en el colegio '
había tomado.
Y del mismo modo casual en que sur-
gió el personaje femenino de Pippi, tam-
bién apareció la inspiración de crear los
dos hermanos protagonistas de este
cuento. Los hermanos Corazón de León
surgieron por diferentes circunstancias.
La primera se le presentó mientras pasea-
ba por un cementerio donde vio una lá-
pida con la inscripción «Aquí yacen los
hermanos Phalén...». De este modo, la
idea de la muerte de dos niños pasaba a

27
CUJÍ 55
COLABORACIONES

que tendrán que luchar para salvarse. El que indicar, sin embargo, que su activi- títulos individuales de libros como los
libro concluye pero la historia, que em- dad como creadora literaria se vio mer- de Los hermanos Corazón de León, Los
pezó con la muerte de los dos héroes, mada a partir de 1987, año en el que es- niños de Bullerbyn, Ronja, la hija del
continúa en el país de Nanguilima. cribió su último manuscrito. '' bandolero, Karlsson del tejado, Ramus
El libro no descubre una vida ideal, si- El canon español cuenta con 32 títulos el vagabundo, entre otros.
no que trata sobre la muerte o, mejor di- traducidos al castellano entre los años Es decir, la obra traducida al castella-
cho, sobre el miedo a morir. No obstante, 1962 y 2002. De todos ellos, diez tienen no en todo el Estado español no supone
Lindgren consigue retratar la muerte y la a su archiconocido personaje femenino ni un tercio de la obra total de Lindgren.
soledad como parte natural de la vida, Pippi como protagonista —Pippa Me- Esta cifra se reduce todavía más en las
mezclando realidad y fantasía con abso- diaslargas (1962), Pippa se embarca lenguas autonómicas de España: en ga-
luta normalidad en el mismo relato. Así, (1963), Pippa en los mares del sur llego todavía no existen traducciones, la
familiariza al niño con la muerte ya que (1969), entre otros—; contamos tres de reciente traducción al euskera cuenta
asimila que el único camino natural hacia la serie de Kati —Kati en América con cinco obras y el catalán dispone de
la felicidad se encuentra tras la muerte. (1962), Kati en París (1966)—, así co- seis traducciones.
Entre los años 1944 y 1993, se publi- mo de sus personajes Madita 7 y Miguel; Bien es cierto que el número de tra-
caron en Suecia unos 100 títulos origi- también aparecen dos títulos de la serie ducciones en lenguas autonómicas es re-
nales, «exactamente, 99 obras». 5 Hay Yo también quiero... El resto responden a ducido pero hay que tener en cuenta que
la traducción para estas lenguas se hizo
«oficial» a partir de la década de los 80
con la puesta en marcha de las respecti-
vas Leyes de Normalización Lingüística
en cada comunidad autónoma. No obs-
tante, cabe resaltar que, en Cataluña, la
editorial Juventud publicó títulos de
Lindgren en castellano y catalán simul-
táneamente. Es el caso, por ejemplo, de
Nuevas aventuras de Miguel-Les noves
aventures d'en Miguel, de 1978, o de Yo
también quiero tener hermanos-Jo tam-
bé en vidi de germanets, de 1981.
Este dato resulta muy interesante des-
de la perspectiva de los estudios de tra-
ducción. Atendiendo a la teoría polisis-
témica, s el texto sueco y el catalán
serían dos elementos integradores de un
mismo polisistema, donde el castellano
no actúa como el elemento central que
subordinaría esta traducción al catalán.
Esto indica que el criterio editorial cata-
lán respecto a lo que se traduce y a lo
que no se traduce no está supeditado a lo
que ya existe en el repertorio nacional
español por imposición. Es decir, el sis-
tema editorial catalán cuenta con el
«privilegio» de poder arriesgarse ante
las novedades editoriales que los siste-
mas extranjeros ponen a su disposición.
Respecto a la lengua vasca, resalta-
mos la reedición de dos de sus tres obras
traducidas. Se trata de las nuevas edicio-
nes de Pippi Kaltzaluze, publicada por
primera vez en 1997 y de nuevo en
1998; y de Pippi hegoalcleko itsasoetan,
que vio la luz en 1997 y que se ha reedi-
tado en el 2001. Estas reediciones tan
seguidas indican que sigue existiendo
una demanda actual por parte de los lee-

CUJÍ 55
tores en euskera, que favorece la reapa- En nuestro análisis, hemos detectado ner Zeitung la califica como la autora de
rición de textos ya publicados. Situación algunos despistes perfectamente subsa- literatura infantil más querida y, en Ru-
de mercado potencial que también ob- nables en una futura reedición del texto. sia, La Biblia y su Karlsson en el tejado
servamos en la selección, que resulta ser Como todo mediador lingüístico sabe, la son los dos libros más famosos.
la reedición más actual de toda la obra tarea del traductor es ardua y si en algún Este éxito resulta contradictorio con
de Lindgren, en este caso, es el castella- momento decide que su obra está termi- su recepción dentro del Estado español
no la lengua protagonista. nada, también es muy consciente de que donde sólo los editores de la versión ca-
Como suele acontecer en estos casos, el tiempo necesariamente cambiará su talana, y ahora la gallega, parecen estar
la muerte de la autora ha reactivado y versión. interesados en seguir dando a conocer su
actualizado la disposición de su biblio- figura.
grafía, que ha generado un interés social Estos datos apuntan hacia un hecho
que repercute positivamente en las ree- Sus traducciones: marco en el evidente que si bien por una parte, de-
diciones editoriales de su obra en Espa- que se insertan muestra la fama de esta autora de LU
ña. Nos consta que la editorial pionera sueca fuera del Estado español por otra
en España, Editorial Juventud, que po- Tras exponer los elementos de tras- parte constata la ausencia demostrable
see los derechos de la autora para esta fondo en torno a la autora y su obra, pa- de obras suyas traducidas tanto al caste-
lengua, se reembarca en la edición de los samos a analizar el marco en el que se llano como a las lenguas autonómicas de
textos protagonizados por los persona- sitúa la traducción de su obra en todo el la Península Ibérica. Detectamos un
jes de de Pippi y Miguel. mundo. contraste entre el prestigio mundial que
Aunque no se le pueden restar méritos posee Lindgren a través de su obra, re-
a ninguna reedición cabe señalar que és- Exportadora de la cultura sueca conocida y galardonada a nivel interna-
tas deberían ir acompañadas de su revi- cional, y la escasa repercusión que ha
sión paralela principalmente, cuando no Según The Washington Post, Lindgren obtenido en el canon literario estatal.
se trata de un original sino de su traduc- fue «una auténtica exportadora de la cul- Resalta la panorámica gallega en cuyo
ción, como es el caso. La revisión actua- tura sueca décadas antes de que apare- sistema de llegada Lindgren no aparece
liza el texto, le confiere mayor prestigio ciese Ikea».' registrada como escritora de libros in-
con respecto a la anterior versión porque El prestigio obtenido en el extranjero fantiles dentro del canon de la literatura
le aporta calidad al actualizarla, le con- lo constatan los más de 100 millones de infantil extranjera traducida al gallego.
cede un valor añadido que permite que copias de sus obras vendidas en todo el La incomprensión ante esta ausencia
se integre con más naturalidad en el mo- mundo. En Japón es la autora extranjera aumenta al comprobar que estadística-
mento en que se da a conocer. más vendida, el periódico alemán Berli- mente Lindaren se encuentra entre los

LON WIKLAND, ELS GERMANS


COR DE LLEÓ, JOVENTUD, 1986
COLABORACIONES

escritores de LU internacionalmente ños, y la LIJ se ha encargado de domes- procesos: «invención» e «importación».


15
más traducidos; al lado, por ejemplo, de ticarlo y endulzarlo constantemente. Con respecto a la formación del canon
Jacob y Wilhelm Grimm y Hans Chris- En 1973, Bröderna Lejonhjärta reci- de literatura infantil y juvenil gallego, la
tian Andersen. De hecho, Lindgren es bió duras críticas debido a la menciona- traducción desempeñó un papel deter-
una de las principales escritoras de LU da naturalidad —considerada crueldad minante en sus primeras publicaciones.
con «9 libros traducidos con éxito, por en ese momento— con que Lindgren En la primera década (1980-1990), tras
detrás de Grimm con 10 y por delante de nos presenta la muerte. En una entrevis- la aprobación de la Ley de Normaliza-
Andersen, que suma 7 obras». '" ta sobre un seminario realizada para el ción Lingüística, se importó la mayoría
Previa explicación de esta falta de pre- periódico Expressen, Lindgren nos de los clásicos ya existentes en el siste-
sencia de Lindgren en el panorama de cuenta que un joven psicoanalista le co- ma literario castellano. Por este motivo
los libros infantiles traducidos al galle- menta que él nunca le leería el final de la se creó una dependencia con respecto al
go, procederemos a analizar de manera historia a los niños y niñas puesto que le castellano, que supeditó las políticas
breve la recepción que su obra ha tenido parece horrible que los protagonistas editoriales con respecto a la traducción
en España partiendo de las traducciones mueran dos veces. A esto, Lindgren le al gallego.
existentes en las restantes lenguas del responde que «cuanto más mueras, más Afortunadamente, el sistema literario
Estado. te acostumbras a hacerlo». " La respues- gallego se encuentra en una posición
ta no agradó al psicoanalista pero al lle- más sana con respecto a su producción
gar a casa el niño-protagonista de la pe- editorial. En la actualidad, la producción
Bröderna Lejonhjärta; lecturas lícula Miguel el travieso le «agradece a propia de literatura infantil y juvenil en
Lindgren que le haya dado un final tan lengua gallega es muy abundante y com-
La muerte ha sido considerada uno de feliz». ]- pite en calidad con el resto del mercado
los principales temas tabú para los ni- De hecho, los doctores recomendaban tanto autonómico como estatal.
a los padres de niños a Por extensión, el hecho de que no se
los que se les había tradujese este texto sueco al gallego vie-
diagnosticado enferme- ne condicionado por este motivo, entre
dad terminal que les le- otros. La inclusión de esta obra de lite-
yesen este libro para ali- ratura juvenil conformaría un elemento
viarles el dolor y darles de unas características temáticas que en-
algo en que creer. riquecerían aún más las ya existentes en
la cultura gallega.
Como ya apuntamos, la falta de revi-
Os irmáns Corazón sión que presenta su versión al castella-
de León; recepción no desde hace unos veinte años provoca
ciertos desajustes en la lectura contem-
Lindgren y su obra deja- poránea de la misma, como a continua-
rán de clasificarse como ción trataremos de demostrar.
inéditas dentro del reper-
torio literario gallego en
el momento en que Edi- Tras la teoría, la práctica
cións Xerais de Galicia
proceda a la publicación El diálogo entre la ilustración y el texto
de la primera versión al
gallego de Bröderna Le- Tomamos prestado el término diálogo
jonhjärta (Os irmáns Co- empleado por Oittinen, " que hace refe-
razón de León). rencia a la sincronía que debe existir en-
Sin embargo, es nece- tre las imágenes que ilustran el texto y
sario justificar esta lar- su traducción. En el momento de em-
ga ausencia editorial. El barcarse en la traducción de un libro pa-
cuestionamiento de la ra niños es preciso mostrar especial
identidad gallega provo- atención a muchas referencias presentes
có que se aludiese a la en el original que pueden tener relación
lengua como elemento con una característica de los dibujos que
identificativo. Y a través constituyen la ilustración. Un texto no es
de ésta, se creó un re- sólo la parte escrita, sino también los
pertorio cultural. En la elementos que la componen y que han
creación de este reperto- sido creados para conformar un elemen-
ILON WIKLAND, MADICKEN,
RABEN & SJÖGREN, 1980.
rio se consideraron dos to en un todo. La sincronía ilustración-
texto puede causar confusión en el niño-
lector que no asimila la incoherencia en
una traducción que no tenga en cuenta la
imagen.
Lindgren ha dejado constancia de que
quiere crear y mantener la imagen que
tiene de sí misma y de su obra, una ima-
gen de autoría propia. La conservación
de la esencialidad presente en la obra de
Lindgren, que se refleja en todas las
ilustraciones originales hechas por su
«ilustrador de fama mundial», Ilon Wik-
land, se pierde en la versión propuesta
posteriormente al realizar variaciones
en desacuerdo con la imagen transmiti-
da desde el original: la temática de las
ilustraciones, en clara conexión con las
connotaciones mitológicas de los nom-
bres propios, es un aspecto externo pe-
ro relevante para la traducción, al que le
dedicaremos un pequeño espacio en es-
te artículo.

Los nombres propios

Queda de manifiesto la incoherencia


de los nombres propios en la traducción
castellana, que contrasta con el uso deli-
berado de este recurso estilístico en el
original. Lindgren resalta la relevancia
en la designación de los nombres pro-
pios. Esto se plasma en el texto a través
de la diferenciación realizada entre los
nombres del mundo imaginario de Nan-
gijala y. por otra parte, de aquellos —me-
nores en número— que denominan los
personajes del mundo real en la Tierra.
La autora determina esta dicotomía en
función de una antítesis entre los per-
sonajes imaginarios procedentes de la
mitología nórdica. Sin embargo, emplea Dentro del mundo real, encontramos de fantasía donde encontramos un trío
nombres escandinavos convencionales pa- en el original a Skorpa —apodo del her- de topónimos interrelacionados. Se tra-
ra los que coinciden con el mundo real mano pequeño Karl. El traductor opta ta en el original de Nangijala, Karmaja-
del original. por el equivalente Galleta en castellano. ka y Nangilima que se trasladan al cas-
En la traducción española se pierde El problema que resaltamos es la inco- tellano sin variación. Si lo intenta
esta división entre mundo imaginario/ herencia semántica con respecto al nom- pronunciar, un niño o niña o un adulto
nombres mitológicos y mundo real/nom- bre caractonómico Skorpa. L< El referen- probablemente acabarán con dolor de
bres actuales escandinavos, ya que no se te original nada tiene que ver con una garganta. Ésta es la razón que nos lleva
seleccionan los nombres traducidos del «galleta». Si añadimos el hecho de que a proponer en gallego la conservación
mismo modo que en el original. Esta- el género de «galleta» —femenino— no del sonido, pero adaptando la grafía a
mos, pues, ante una gran pérdida de la coincide con el del niño-protagonista, nuestra pronunciación: Nanguillala, Kar-
carga semántica y deíctica relevante pa- justificamos la actualización y cambio manllaka y Nanguilima.
ra realizar una lectura transparente equi- en la traducción al gallego. Proponemos Estos dos casos pretenden recoger a
parable a la del original. En función de Bolina, cuyo significante y género gra- modo de ejemplo las connotaciones mi-
la conservación de esta carga cultural y, matical se ajustan al original y al niño tológicas tan relevantes para Lindgren
a modo de ejemplo breve, hacemos una referido. en la asignación onomástica deliberada
propuesta de traducción al gallego. Un último ejemplo sería en el mundo de sus personajes.
COLABORACIONES

A modo de obituario *Liliana Valado es traductora profesional, licen- lysator.liu.se. con fecha de 30 de enero de 2002.
ciada en Traducción e Interpretación. Además, está 6. Cabe añadir que Lindgren —gracias a su for-
realizando el segundo año de doctorado en Traduc- mación como secretaria— taquigrafió los borra-
Este artículo nos lleva a concluir que ción en la Universidad de Vigo. Junto a Marta Dahl- dores de todas sus obras. A partir de este año, el
Lindgren sigue siendo una autora intere- gren, es la traductora de Bröderna Lejonhjärta al deterioro de su vista y oído le impidió seguir rea-
sante desde el punto de vista editorial. gallego. Os irmáns Corazón de León es la traduc- lizando esta actividad.
ción inédita al gallego de esta obra de Astrid Lind- 7. Madita publicado en España como la traduc-
Las distintas traducciones y reediciones gren, publicada en castellano como Los hermanos ción del original sueco Madicken, obra que debe
que aquí hemos enumerado, y las que Corazón de León en 1984 y 1994 por la Editorial su título a uno de los pilotos —el capitán Madic-
están por venir, confirmarán la relevan- Juventud y el Círculo de Lectores, respectivamen- ken— que intentó aterrizar en el tejado de Lind-
cia de su obra. te. Edicións Xerais de Galicia la publicará en galle- gren cuando ésta era pequeña.
go en la primavera de 2003. Esta versión al gallego 8. Even-Zohar. Y.. «Polysvstem Theory» en Poe-
Cabe resaltar la revisión en la traduc- ha recibido el Premio de Traducción 2002 convo- tics Today II: í, 1990, pp. 9-85.
ción necesaria para aportarle actualidad cado por la Universidad de Vigo. 9. Hacemos mención —a través de esta cita— a
a las nuevas ediciones, que, como he- su obra Pippi. En este libro, infinidad de niños y
mos mencionado, deberían percibir y Notas niñas aprendieron que pepparkakor es una espe-
plasmar el ajuste entre las ilustraciones 1. Extracto en sueco de Os irmáns Corazón de cie de galleta sueca.
León. La traducción al gallego es: «Agora von 10. White. M., «Children's Books from other
y los nombres propios, tan relevantes en conta-la historia do meu irmán». Languages: a Study of Successful Translations»
su obra. 2. Alfredsson, Α.. «Astrid Lindgren dies aged 94» en Journal of Youth Services, 1992. pp. 261-275.
En esta misma línea y ya para fina- en el periódico electrónico www.aftonbladet.se, 11. Strömstedt. M. , «Astrid Lindgren-a bio-
con fecha de 3 de octubre de 2002. graphy» en www.astrid.lindgren.com, con fecha
lizar, resaltamos que el sistema litera- 3. Bjereld, U, «Astrid Lindgren nominated for de 17 de enero de 2002.
rio gallego —con la traducción de Os Nobel Peace Prize», en www.news.awse.com, U.Ibid. nota 12.
innans Corazón de León— ampliará el con fecha de 30 de enero de 2002. 13. Ibid. nota 9.
canon de textos de literatura juvenil, 4. En el colegio, la molestaban llamándola la 14. Oittinen, R., «I Am Me -1 Am Other» en Dia-
que se verá enriquecido por el presti- «Selma Lagerlöf de Vimmerby», por la famosa logics of Translating for Children I, Tampere:
escritora sueca que recibió el Premio Nobel de University of Tampere. 1993.
gio internacional de que goza Astrid Literatura en 1909. 15. Skorpa es lo que comúnmente se conoce co-
Lindgren. • 5. Olofsson. J., «Astrid Lindgren» en www. mo «pan o bollo sueco».
LA COLECCIÓN DEL MES

Senderos de la Historia:
una apuesta por la novela
histórica juvenil
N o r m a Sturniolo*

E n un hermosa fábula titulada La


pregunta del cuco, el escritor Pa-
co Abril se refiere a los recuer-
dos como pájaros de la memoria. Me
gustaría que las novelas de Senderos de
la Historia sean como pájaros de la me-
Yo, que maté de
melancolía al pirata
moria que ayuden a recordar la historia
colectiva y contribuyan al despegue de
Francis Drake ti
la imaginación creadora. Una vez for- GONZALO MÜURE
mulado el deseo voy a responder a la si-
guiente pregunta: ¿Por qué crear una co-
lección de novela histórica juvenil?

Dar vida al pasado


Durante mucho tiempo me rondó la
idea de crear una colección de narrativa
histórica para jóvenes. En el panorama de
la literatura juvenil existían novelas aisla-
das pero ninguna colección que se dedi-
cara exclusivamente a novelar la historia
de España. Las noticias que iba recibien-
do a través de la prensa, del relato de pro-
fesores y de los propios jóvenes sobre el
desconocimiento de la historia acabaron
de convencerme de la necesidad de con-
cretar el proyecto. Había que acercar la
historia a los jóvenes de una forma ame-
na, atractiva. En las novelas se da nueva
vida al pasado, se animan los escenarios
en los que transcurre la acción; se pone en
LA COLECCIÓN DEL MES

El vengador El mensajero
del Rif del rey
ιΤΙ </lART! ·•][ Ζ DI LEZEA
FERNANDO MARIAS

movimiento a los personajes y el lector se lenguas tienen un vago nombre, y la ferencia y lo vuelvo a repetir ahora, creo
adentra en su interior. El pasado se hace nuestra llama Fulano y Mengano». que la famosa máxima que nos legó un
presente con la savia literaria. Aun cuando los protagonistas de las clásico no resta sino que suma, añade
El hecho de que la novela no se ocupe novelas son personajes célebres, o reyes, valor a lo literario, o más aún, intrínseca
sólo de los personajes célebres permite tanto por el acercamiento a ellos, a su la- a la literatura es la enseñanza. El recha-
una comprensión más amplia de la his- do más próximo al resto de los mortales, zo que algunos sienten ante la vincula-
toria. Hay un pasaje del Episodio Nacio- menos mítico, como por los otros perso- ción entre literatura y didáctica se debe
nal El equipaje del rey José ( 1875 ) en el najes que lo rodean, siempre encontra- a un malentendido; la didáctica se asocia
que Benito Pérez Galdós hace un co- mos la medida de lo humano. a cierta moralina, sobre todo en literatu-
mentario muy apropiado: «¿Por qué he- El filósofo y escritor húngaro Lukács, ra infantil y juvenil, a la enseñanza de
mos de ver la Historia en los bárbaros que situó el origen de la novela histórica las buenas costumbres, o a cualquier ti-
fusilazos de algunos millares de hom- en el siglo xix con Walter Scott, destacó po de enseñanza que se impone y de-
bres que se mueven como máquinas a que el protagonista de las novelas histó- manda una subordinación de la literatu-
impulsos de una ambición superior y no ricas del escritor escocés es el «héroe ra. Es evidente que una subordinación
hemos de verlas en las ideas y en los medio», un personaje corriente, capaz de ese tipo perjudica a la literatura. De lo
sentimientos de ese joven obscuro? Si en de sacrificarse pero que no se corres- que se trata es de hacer literatura. Pero
la Historia no hubiera más que batallas; ponde con el héroe cuya grandeza lo ale- ¿es que con la literatura no se aprende?
si sus únicos autores fueran las personas ja de la gente común. Es fácil pues crear Umberto Eco en sus Apostillas a El
célebres ¡cuan pequeña sería! Está en el un sentimiento de empatia entre el lector nombre de la rosa lo afirma sin amba-
vivir lento y casi siempre doloroso de la y los personajes. ges: con la novela siempre se aprende, se
sociedad, en lo que hacen todos y en lo La novela histórica cumple además aprende sobre la vida, se aprende sobre
que hace cada uno». Y más adelante se con la máxima horaciana de «enseñar el lenguaje y con la novela histórica ade-
refiere a la necesidad de conocer a deleitando». Lo he dicho al hablar de más aprendemos sobre el pasado.
«otros grandes actores del drama de la otras colecciones como Espacio Abierto, En los últimos tiempos, los medios de
vida, a aquellos para quienes todas las El Sendero de los Mitos o Punto de Re- comunicación se han hecho eco de anéc-
dotas que reflejan el desconocimiento de algo tan ajeno y poco comprensible que
la historia y que merecerían figurar en parece que no tiene que ver con la vida.
una antología del disparate. Hay quienes Esta cita nos hace sonreír pero los pro-
llegan a ver la historia como algo irreal fesores de Enseñanza Secundaria y tam-
que no tiene nada que ver con la vida. Se bién de enseñanza universitaria han da-
dieron ejemplos tan hilarantes que po- do ejemplos dignos de la inventiva de
drían valer como hipérbole de tipo hu- Crompton. Ya hemos explicado por qué
morística. Tanto es así que me trajeron a la novela puede acercar a la historia y
la memoria un pasaje de las aventuras de despertar interés por ella, pero lo que sí
Guillermo Brown en el que podemos su- no debemos olvidar es que ése es un va-
poner que Richmal Crompton, además lor añadido, no su finalidad, porque de lo
de emplear el recurso a la exageración contrario estaríamos en presencia de una
para provocar risa, criticaba el método obra en la que lo histórico sería un lastre
de enseñanza de la historia en su tiempo para lo literario. La novela es ficción. El
y ofrecía una visión nada optimista del escritor puede seguir muy de cerca acon-
género humano. El pasaje corresponde tecimientos y personajes históricos o
al capítulo «Guillermo el conspirador» utilizar la historia como telón de fondo
del libro Guillermo detective. Es el mes en el que se desarrollan las peripecias
de febrero, Guillermo está con sus ami- pero sobre todo tiene que crear un uni-
gos, los proscritos y dice que es una ton- verso literario. Al proyectar una colec-
tería celebrar la fiesta de Guy Fawkes en ción de novela histórica tenemos que te-
noviembre y no tener nada que celebrar ner claro esto y los autores tienen que
el resto del año. Como lo ignora todo so- empaparse del pasado haciendo preva-
bre la historia porque le parece inútil y lecer el trabajo del creador sobre la ma-
aburrida, le pregunta a uno de sus ami- teria investigada.
gos qué sucedió ese mes y a partir de ahí
se desarrolla un diálogo lleno de humor:
Aventura, intriga... en tiempos
«—¿Qué otras cosas sucedieron en la remotos
historia?
—En primer lugar, siempre mataban Senderos de la Historia es una colec-
a la gente —dijo Enrique. ción de novela histórica dirigida a un pú-
—¿Quién? blico juvenil pero, por su calidad e inte-
—La otra gente. rés, también puede ser leída por los
—¿Y por qué?
—Pues porque tenían que hacerlo. adultos. Los mejores autores de narrati-
¿Cómo podría haber habido historia si va contemporánea recrean el pasado a
no se hubieran matado unos a otros? través de sus ficciones. A veces sus no-
—Pero nosotros no podemos ir por velas se aproximan a las novelas de
ahí matando a la gente —dijo Guiller- aventuras, otras se desarrollan en el mar
mo— de modo que tenemos que encon- y se emparentan con las novelas marinas
trar otra cosa, pero que sea propia de es- o pueden presentar el suspense propio
te mes. de las novelas de intriga. En la colección
también tienen cabida novelas que se
—Supongo que algún personaje ma- ocupen de una misma época vista desde
taría a otro personaje ¡Siempre estaban ángulos diferentes. El nombre Senderos
haciendo lo mismo! Tan pronto corno al-
guien había acabado de matar a otro, sa- de la Historia alude a la variedad de ca-
lía otro alguien a matar a otro otro. minos seguidos para dar vida al pasado.
—Ya te he dicho que eso no nos sirve Al dirigirse principalmente al público
de nada. No podemos matar a la gente juvenil es conveniente añadir apartados
por que sí. Esto que hacemos no es his- que ayuden a deslindar la ficción de la
toria; es la vida real. A la gente le per- realidad. Por eso se ha añadido: una no-
mitían hacer eso en la historia, pero no ta final en la que el autor o la autora se
se lo permiten a nadie que lo haga en la refiere a la realidad histórica que ha no-
vida real» [las cursivas son mías]. velado y explica lo que ha inventado so-
bre lo que se ha documentado; un índice
La historia se percibe como una suce- onomástico de personajes; un glosario
sión de acontecimientos externos, como de palabras que pueden ser de difícil

35
CUJÍ 55
LA COLECCIÓN DEL MES

/ / / / / /

«
La ruta de las
estrellas El Círculo de los
IGNACIO MERINO
muchachos de blanco
•\ ς Δ ι·

comprensión; la bibliografía utilizada glo xi en una historia de amistad que gi- Matxitxaco, libro en el que Fernando
por el autor; un cuadro cronológico para ra en torno a Ibn Hazm, el autor de El Marías entreteje un bello relato de amor
situar los acontecimientos políticos, eco- collar de la paloma, y sus amigos; César con una historia ocurrida en los difíciles
nómicos, artísticos y culturales relacio- Vidal da vida nueva a los tiempos del años de la guerra civil; El mensajero del
nados con la época en la que transcurre reinado de Felipe V, recordándonos con rey de Toti Martínez de Lezea, situado
cada novela. También por respeto a la vigor la batalla de Oran de 1732; Juana durante el reinado de Sancho VII de Na-
curiosidad natural del lector se ha in- Aurora Mayoral evoca la conquista de varra; y La ruta de las estrellas, de Ig-
cluido una biografía del autor. Hernán Cortés, el mundo de los aztecas nacio Merino, que refiere la peripecias
La colección se lanzó con libros escri- y el de la España del siglo xvi con sus del santones Juan de la Cosa, creador del
tos por cuatro hombres y cuatro mujeres grandezas y miserias; Gonzalo Moure primer plano de América.
(ha nacido con espíritu igualitario) de re- nos trae al presente las aventuras mari- De los libros que publicaremos próxi-
conocida trayectoria literaria y continúa nas que se libraron a finales del siglo xvi mamente quiero adelantar que también
en la misma línea. Cada uno de ellos ha y nos recuerda que un ilustre asturiano, se desarrollan en distintas épocas, inclu-
sabido dar vida a distintos periodos y el almirante don Pardo de Donlebún der- so hay una novela de Juan Bas que se re-
acontecimientos. Pilar Molina Llórente rotó a Francis Drake; María Isabel Mo- monta al siglo I antes de Cristo y tiene
parte de la aventura que desencadena la lina Llórente se ocupa de los tiempos del como tema histórico las luchas sertoria-
presencia de un antiguo relicario para rey visigodo Leovigildo en el siglo vi; y nas en Hispania.
deleitarnos con el fascinante mundo de Fernando Marías nos lleva al Marruecos Quiero recordar que nos enorgullece
El Escorial en tiempos de Felipe II, que español de principios del siglo pasado y que el libro de Gonzalo Moure ,Yo que
llegó a contar con más de siete mil reli- nos recuerda hechos como la batalla del maté de melancolía cd pirata Francis
quias; Juan Bas recrea la primera guerra Barranco del Lobo. Todos ellos logran Drake, ha obtenido el Premio de la Crí-
carlista a través de una trepidante peri- entusiasmarnos, apasionarnos, emocio- tica de la Asociación de Escritores Astu-
pecia que no impide la reflexión; Mag- narnos y promover la lectura con sus rianos 2002. •
dalena Lasala nos devuelve la exquisitez maravillosos libros. Los últimos títulos
de la dinastía Omeya, la Córdoba del si- que hemos publicado son: La batalla de *Norma Sturniolo es editora.
TINTA FRESCA

Laura Gallego

Acabo de cumplir 25 años y eso me ha primera novela, pero mi sueño al fin se davía no he tomado una decisión, así
hecho pensar y volver la vista atrás. Por había cumplido. No quise desaprove- que mientras tanto intento abarcarlo
suerte, en este caso el balance es muy char la oportunidad y me puse a escribir todo.
positivo, porque la lista de las cosas que compulsivamente. Publiqué más libros
he hecho en este primer cuarto de siglo y volví a ganar el Barco de Vapor con
de mi vida supera ampliamente la lista La leyenda del Rey Errante. Seguí ex-
de cosas que no he hecho y debería ha- plorando con mi imaginación todos los Bibliografía
ber hecho. rincones y matices de la magia y la aven-
De pequeña leía mucho, pero me gus- tura, pero no dejé de estudiar: acabé la Finis Mundi, Madrid: SM, 1999.
taban especialmente los libros de fanta- carrera y comencé el doctorado, como (Existe ed. en alemán —Finis
sía y ciencia-ficción. Escribí mi primera había previsto. Mundi oder Die drei magischen
novela cuando tenía 11 años, y entonces Mientras, las voces bienintencionadas Amulette, Munich: DTV-junior,
decidí que quería ser escritora. Pero al de amigos y familiares me mandaban en prensa).
cabo de unos cuantos años y varias no- mensajes contradictorios: «Y cuando se El valle de los Lobos, Madrid: SM,
velas sin publicar me di cuenta de que no te acabe la beca harás oposiciones, ¿ver- 2000.
era tan sencillo, así que me apliqué con dad?»;. «Tú lo que tienes que hacer es El cartero de los sueños, Valencia:
mucho tesón a mi carrera de Filología dedicarte sólo a escribir»; «¡Qué dile- Brief, 2001.
Hispánica con un nuevo proyecto de vi- ma! ¿Y ahora, qué?» Retorno a la Isla Blanca, Valencia:
da: después de doctorarme me dedicaría Ahora acabo de mudarme a una nue- Brief, 2001.
a la enseñanza. Así estaban las cosas va casa donde vivo con un canario, un La leyenda del Rey Errante, Ma-
cuando, como todos los años y ya por pez y una tortuga que se llaman como drid: SM, 2002.
mera costumbre, mandé a concurso una algunos de los protagonistas de mis li- La maldición del maestro, Madrid:
novela. bros. Aún sigo escribiendo compulsi- SM, 2002.
Y entonces Finis Mundi ganó el Pre- vamente. Las hijas de Tara, Madrid: SM,
mio Barco de Vapor y yo me vi, con 21 Pero también estoy preparando mi 2002.
años y la carrera a mitad, con un ejem- trabajo de investigación, lo cual quiere La llamada de los muertos, Ma-
plar de mi primer libro entre las manos. decir que, en cuanto a mi futuro profe- drid: SM, (en prensa)
Habían pasado diez años desde aquella sional, como buena Libra que soy to-
TINTA FRESCA

Alondra
Laura G a l l e g o

A londra vivía en un delicado pa-


lacio de cristal, en la cúspide
de un alto pico nevado rodeado
de nubes. Alondra dormía en una enor-
me cama de plumas y se despertaba con
los trinos de las más talentosas aves can-
toras. Toda clase de pájaros acudían a vi-
Pero al día siguiente la interminable
extensión de nubes le parecía aterradora.
Y, cuando ya creía que jamás se atreve-
ría a abandonar su palacio, una mañana
se puso en pie sobre la balaustrada, des-
plegó las alas y dijo:
—¡Adiós!
movió las ramas para envolverla. Le hi-
zo cosquillas con las hojas, y Alondra
rio, más tranquila. Sin darse cuenta, se
durmió.
La despertaron los trinos de las aves
saludando al alba. Sobrevoló el bosque y
jugó con los pájaros, y vio muchas cria-
sitarla y se encargaban de cumplir sus Y echó a volar. turas que no conocía. Se sorprendió de
mínimos deseos. Venían de todos los rin- Algunos pájaros la siguieron, creyen- que no tuviesen alas. Intentó entablar
cones del mundo y le traían los manjares do que era un juego. Otros trataron de conversación con ellas, pero pronto des-
más exquisitos, los juguetes más inge- gana en aquella carrera. Pero, según avan- cubrió que sólo las aves comprendían lo
niosos, las ropas más finas, los tesoros zaba, los fue dejando atrás. que les decía.
más extraordinarios. —¿Adonde vas, adonde vas? —le pre- Alondra se quedó allí unos días más.
Pero nada de esto la hacía feliz. guntaban. Pero cuando volaba muy alto podía ver
Por las mañanas, al levantarse, lo pri- —¡Volveré! —era lo único que con- que a lo lejos el bosque se acababa, y
mero que hacía era correr a la torre más testaba ella. ella quería saber qué había más allá.
alta del palacio, y desde allí contempla- Una vez se detuvo para mirar atrás. Su —Si vas a marcharte, niña pájaro —le
ba el amanecer. Pero mirase donde mi- palacio no era más que un débil resplan- dijo un ruiseñor—, deberías tener cuida-
rase, sólo divisaba el eterno manto de dor en el horizonte. Las nubes seguían do con los humanos. No te acerques a
nubes que se extendía a sus pies hasta cubriéndolo todo, y Alondra se sintió in- ellos: no son gente de fiar.
más allá del horizonte, y que era todo quieta. —¿Humanos? ¿Qué son los huma-
cuanto rodeaba su mundo, un mundo de —¿Adonde iré? —se preguntó. nos?
nubes con un corazón de cristal. Se dio cuenta entonces de que se había —Son seres crueles, embusteros y
Aparte de las aves. Alondra era la úni- quedado sola, y tuvo miedo. Alzó la mi- traidores. ¡Nos atrapan con redes, nos
ca habitante del palacio. Los pájaros la rada y vio las primeras estrellas de la encierran, nos quitan las plumas, destru-
querían y la cuidaban, pero no enten- noche, pero le parecieron lejanas y frías. yen nuestros nidos, se comen nuestros
dían el por qué de su tristeza. A sus pies sólo estaban las nubes. huevos, se nos comen a nosotros!
—Está claro que ella se siente dife- —Tiene que ser por ahí —se dijo. —¿Y hay muchos?
rente —graznó una gaviota. Se lanzó en picado hacia la capa de nu- —El mundo está lleno de ellos —sus-
—Pero, ¿por qué, por qué? —gorjea- bes que nunca se había atrevido a atrave- piró el ruiseñor—. Créeme, son una pla-
ron los gorriones—. Tiene alas como no- sar. Una humedad pegajosa la envolvió ga para el reino animal —dijo, alejándo-
sotros. ¿Por qué ella es diferente? inmediatamente. Alondra se asustó, pero se hacia el corazón del bosque.
Ninguna de las aves lograba encontrar cerró los ojos y siguió descendiendo, a Alondra sentía más curiosidad que te-
una respuesta a aquella pregunta. pesar de que sentía las alas mojadas, mor, de modo que una mañana partió,
Mientras tanto, Alondra suspiraba y tenía frío y le costaba respirar. Al cabo dejando atrás el bosque y sobrevolando
contemplaba el horizonte. de un rato, las nubes se abrieron, de- los campos.
—Los pájaros vienen de muy lejos —se jando ver un paisaje nocturno poblado Vio muchas cosas a lo largo de su via-
decía—. Tiene que haber algo más allá de de árboles. Alondra nunca había visto je, y vio a los humanos, aunque no se
las nubes. Debería investigarlo. árboles, pero los pájaros le habían ha- acercó mucho a ellos. Algunos huían de
Pero no se atrevió. Día tras día planea- blado mucho de ellos. Como estaba muy ella, otros la perseguían, otros se frota-
ba marcharse. Una tarde decía: cansada, descendió hasta uno de los ár- ban los ojos como si no creyesen lo que
—Mañana me iré. boles y se acomodó en su copa. El árbol estaban viendo. A Alondra le sorprendió

38
CUJÍ 55
ti*T,

éS^

Ol IVI-ΙΙίΟ X'SMS

que fuesen tan parecidos a ella que hasta lo) eran más altas y estaban más juntas, que volvía grises las plumas de los pája-
podía comprender la lengua que habla- había más ruido y más gente, y el aire ros. Ella había tratado de imitar a los hu-
ban. Pero le horrorizó ver que carecían de era más difícil de respirar. Aquel lugar manos, escondiendo sus alas bajo su ves-
alas. ¿Qué habían hecho con ellas? intimidaba a Alondra, de modo que fue tido de plumas para caminar por el suelo
¿Quién se las había quitado? Alondra se con cuidado, escondiéndose de la mira- junto a ellos, pero aun así llamaba su
preguntaba por qué no echaban de menos da de los humanos. Habló con los go- atención. Además, aquel suelo no era
sus alas, cómo era posible que no se die- rriones y las palomas, y supo que había hierba, sino algo más extraño. Alondra
sen cuenta de que estaban incompletos. llegado a la Ciudad. podía sentir que la tierra lloraba, asfixia-
Un día llegó a un lugar donde las ca- Pronto decidió que no le gustaba. da bajo el peso del asfalto de la Ciudad.
sas (aquellas casas de paredes macizas Aquella gente sin alas caminaba miran- —Ningún ave canta en la Ciudad —pen-
que construían los hombres a ras de sue- do al suelo y respiraba un aire extraño só Alondra tristemente, un día que so-
TINTA FRESCA

brevolaba los edificios de una tranquila sobre el mar azul a lomos de un enorme
zona residencial. Pero en aquel momen- pájaro de alas gigantescas.
to escuchó un delicioso canto de pájaro, —¡Buenos días, niña pájaro! —la sa-
y ella lo siguió, curiosa. ludó el ave.
El ave que cantaba era pequeña y de —Buenos días —murmuró Alon-
un suave color amarillo, y estaba posada dra—. ¿Quién eres?
en un palo, en el interior de una casa de —Soy un albatros. Te he rescatado del
barrotes de metal. mar. Nunca había visto a nadie como tú,
—Hola —dijo Alondra—. Soy Alon- y eso que he corrido mucho mundo; di-
dra. ¿Quién eres? me, ¿de dónde vienes?
El pájaro dejó de cantar y le explicó Alondra se sentía cómoda y segura en-
que era un canario. Alondra le dijo que tre las plumas del albatros. Apoyó la me-
cantaba muy bien, y el pajarillo se es- jilla sobre su lomo y le contó toda su his-
ponjó las plumas de orgullo. Entonces toria. El gran pájaro escuchó atentamente
ella se dio cuenta de que la casa del ca- y después dijo:
nario estaba cerrada. —Tú no eres una rareza, Alondra. Tú
—¿Cómo haces para salir de aquí? eres especial. Cuando naciste, las aves
—No puedo salir. Esto es una jaula. comprendieron que tu existencia signifi-
Estoy encerrado aquí dentro. caba una luz de esperanza para ellas. Te
Alondra se apresuró a abrir la puerta han cuidado y te han protegido porque
de la jaula. El canario saltó de un barro- eres la prueba de que, una vez, los hom-
te a otro, nervioso e indeciso. bres y los pájaros fueron hermanos. Pero,
—Escápate, vamos. Huye. Sé libre. aunque el hombre sigue escuchando los
—No quiero. Estoy bien aquí, y no co- cantos de los pájaros, ya no los compren-
nozco otra cosa. Me dan de comer y de de. Nos mira con envidia y construye ar-
beber, me limpian mi casa, me protegen tefactos para poder volar como nosotros,
si llueve o hace frío, me cuidan si estoy pero nos caza y nos maltrata. Sin embar-
enfermo. ¿Para qué quiero salir ahí fuera go, el hecho de que exista un ser como tú
y pasar hambre y frío? Cierra esa puerta. Alondra se dio cuenta de que no lo es una señal de que, algún día, las cosas
No es vida para mí. Cierra esa puerta. No sabía. A lo largo de su viaje había ha- pueden volver a ser como antaño, y tal vez
quiero salir. Cierra esa puerta. llado aves y humanos, pero nunca hu- aves y humanos encuentren un hogar co-
Con el corazón encogido, Alondra manos alados, o pájaros con cuerpo mún que puedan compartir en paz.
obedeció. Quiso decirle que más allá ha- humano, o lo que quiera que fuera ella. Alondra meditó las palabras del alba-
bía un mundo nuevo, que el cielo era Alondra entendía el lenguaje de aves y tros y las encontró muy sabias. Entonces
azul y los campos verdes. Quiso hablar- humanos, tenía cuerpo humano y alas desplegó las alas y dijo:
le de todo cuanto había visto, pero calló, de pájaro, y por primera vez pensó que —Quiero viajar hasta ese lugar. ¿Me
porque comprendió que el canario nun- tal vez fuera ella la criatura incompleta. acompañarás?
ca tendría valor para adentrarse en lo un ser medio humano y medio pájaro El albatros rio.
desconocido porque siempre había visto que no pertenecía a ninguna de las dos —¿No es allá de donde vienes?
el mundo a través de aquellos barrotes. especies. —Sí. Allí no hay humanos, porque los
«Es como los humanos —pensó—. No Se dio cuenta, por primera vez, de que humanos no saben volar. Pero, si yo fui
sabe que está incompleto. Ño quiere sa- era una rareza. la primera, tal vez luego vendrán más.
berlo, porque tiene miedo de descubrir Asustada, echó a volar sin despedirse Los esperaré. Y cuando lleguen, vivire-
que una vez perdió algo importante que del niño ni del canario. Voló y voló, muy mos todos juntos, pájaros y humanos, y
ya no puede recuperar.» lejos, lejos de la Ciudad, lejos de los fundaremos una Ciudad de Cristal don-
Entonces se oyó un chasquido y una hombres. Llegó hasta el mar, pero no se de el cielo sea azul y siempre canten los
ventana se abrió, y Alondra se encontró detuvo. No sabía hacia dónde iba, no sa- pájaros libres.
cara a cara con un niño humano. Alon- bía de qué estaba huyendo; sólo quería El albatros rio de nuevo. Alondra ba-
dra esperaba que él gritara, que saliera volar y volar, muy lejos, lejos de la Ciu- tió las alas y se elevó en el aire, y juntos
huyendo, que tratara de cazarla, pero el dad, lejos de los hombres. volaron hacia el sol poniente, de regreso
niño sólo la miró y dijo: Cuando la alcanzó la tormenta, estaba al palacio de cristal.
—¿Eres un ángel? en alta mar. Alondra luchó valerosamen- Y, según cuentan los cuentos, allí si-
Alondra no sabía lo que significaba te, pero no pudo evitar quedar como una guen todavía, esperando a nuevos huma-
esa palabra. pluma a merced del viento y de los ele- nos con alas que hablen con los pájaros
—Creo que no. Soy una niña pájaro. mentos. Finalmente, cerró los ojos y se y sepan que ese lugar existe, en la cúspi-
—Es verdad, estabas hablando con el dejó llevar. de de un altísimo pico nevado, rodeado de
canario. ¿Hay más como tú? Cuando despertó, estaba seca y volaba un manto de nubes.

40
CUJÍ 55
AUTORRETRATO

Oliveiro Dumas

En el planeta gemelo Lo Mondo de una prestigiosa editorial valenciana (Me- en las que se ve a un personaje con la bo-
Oliveiro, no existen evidencias de vi- dia Vaca) hizo que saliese a la luz la parte ca muy abierta y repleta de dientes, por
da. .. Sin embargo, el planeta está reple- más sorprendente de su obra. Roel halló lo que debe tener una dentadura muy pe-
to de un sinfín de ilustraciones firmadas en un cráter de la zona oscura del planeta culiar... Le gustan los personajes con
por un tal Oliveiro Dumas, más conoci- gemelo un cuadernillo con cientos de ilus- gafas y por ello en alguna ocasión debe
do en todo el mundo como «el ilustrador traciones basadas en los cuentos de llevar gafas. Es muy aficionado a expe-
ficticio». El descubridor de esta mina Grimm. Y esto ftie lo que se publicó en la rimentar con diversas técnicas y es muy
casi inagotable de dibujos fue el astro- mencionada editorial con el título El Se- versátil, aunque en los últimos hallazgos
nauta Roel Slopêrze, de 38 años de edad, ñor Korbes y otros cuentos de Grimm. realizados vemos una tendencia muy
allá por el año 1993. Muchos insisten en que es el propio exagerada a la composición mediante
Desde el momento en que Roel pisó Roel el artífice de tan singulares traba- el collage. Por ello, los investigadores
aquel remoto planeta, muchos han sido jos, pero lo desmiente asegurando que creen que es una persona que tiene una
los encargos que ha recibido y realiza sabe mucho de matemáticas, de ordena- gran empanada mental.
continuos viajes para proveer de ilustra- dores (es informático de profesión) y al-
ciones a todos aquellos que le piden tra- go de música... Un gran enigma de
bajos del «ilustrador ficticio». nuestro tiempo... ¿Quién será ese «ilus-
Al principio Roel suministraba dibujos trador ficticio»? Bibliografía
a publicaciones pequeñas, fanzines y re- Sólo podemos describirlo a través de
vistas de tebeos, pero poco a poco la fama su trabajo. Suele dibujar personajes del- El Señor Korbes y otros cuentos de
del «ilustrador ficticio» hizo que varios gados con piernas alargadas por lo que Grimm, Valencia: Media Vaca,
estudios de Diseño Gráfico se interesasen es muy posible que él sea delgado y alar- 2002.
por su trabajo. Más tarde, un encargo de gado. También suele representar escenas
AUTORRETRATO

M \ /

-Ό: ¿?
ILUSTRACIÓN

La ventana ilustrada
de la literatura infantil
Nuria Obiols i Suari*

En su tesis Ilustración y valores en la literatura infantil, Nuria


Obiols analizó el modo en que se representa la realidad en las
ilustraciones de la literatura infantil. Las imágenes estudiadas
proceden de una muestra de 146 libros ilustrados de narrativa
infantil publicada en España en el siglo xx. En el siguiente
artículo, la autora resume su tesis, haciendo hincapié en su
fundamentación teórica y conceptual, y en la metodología.

44
CUJÍ 55
E n las siguientes líneas de este ar-
tículo voy a tratar de presentar
los aspectos más relevantes de la
investigación titulada Ilustración y valo-
res en la literatura infantil. ' A través de
ella he tratado de determinar algunas
de las cuestiones que muestran las ilus-
traciones de la literatura infantil publi-
cada en España durante el siglo xx.
Esta idea surgió de la curiosidad que
despertó la mirada insistente de unos
cuantos niños sobre unos cuantos libros.
Quería averiguar qué era lo que estaban
viendo y cómo eso que veían tomaba
una forma concreta y expresaba algunas
ideas. La imagen, la ilustración en parti-
cular, llega de una forma inmediata a sus
usuarios. En la actualidad, la presencia
de imágenes no hace más que ir en au-
mento. Por ello pienso que es un ámbito
amplísimo de estudio, del que aquí sólo
he tratado una ínfima porción.
«El discurso de los libros supone una
determinada construcción social de la
realidad.» 2 Esta cita de John Stephens,
un experto en el análisis de la ideología
transmitida mediante la literatura infan-
til, sirvió como trampolín para el inicio
de la tesis. Pretendía conocer cómo se
representa la realidad, tal y como él
menciona, en las ilustraciones de la lite-
ratura infantil.
Para ello utilicé un procedimiento in-
ductivo cuyo objeto era la realización de
un análisis descriptivo de algunos as-
pectos del contenido de las ilustraciones.
Las imágenes proceden de una muestra
de 146 libros ilustrados de narrativa in-
fantil publicados en España durante el
siglo xx. Los libros fueron selecciona-
dos mediante un muestreo intencional
que comentaré en la parte de los as-
pectos metodológicos. Finalmente, este
análisis me permitió construir una serie
de perfiles derivados de la interacción de
los aspectos analizados, que comentaré
al final.

valores, la literatura infantil y las ilus- ayudaron en la ardua tarea de definir los
La fundamentación teórica traciones. Veamos brevemente algunos conceptos sobre los que quería trabajar.
y conceptual puntos de este desarrollo. Por ejemplo, la conocida pipa de René
Magritte me sirvió estupendamente para
En esta primera parte, que toda tesis Esto no es una pipa o el concepto de explicar la relación que se da entre las
debe tener, me centré en cuestiones que imagen imágenes, la realidad y las palabras.3
tienen que ver con el concepto de ilus- Posteriormente, una imaginaria expo-
tración, con la relación entre niños e Para desarrollar esta primera sección sición de «todas las niñas del mundo»
ilustraciones y con la relación entre los usé varias metáforas e imágenes que me fue un buen pretexto para desarrollar las
ILUSTRACIÓN

conceptos de denotación y connotación.


Para ello utilicé como telonera la exce-
lente caperucita de Doré, realizada en
1862, en la que podemos denotar una ni-
ña, un lobo y una sábana, pero podemos
connotar muchas cosas más, como el
miedo o corno la lujuria de la bestia, ele-
mentos que ya estaban en la moraleja de
Perrault.
En este apartado sobre niños e ilustra-
ciones no podía faltar una cuestión, di-
gamos, polémica: la confusión reinante
acerca de los dibujos que gustan a los ni-
ños, los que gustan a los adultos y aque-
llos que los adultos creen que gustan a
los niños. 4 Esta confusión caracteri-
za de forma considerable todo este pai-
saje de gustos y pareceres. En cualquier
caso, aunque en muchas ocasiones se
actúe de buena fe, en otras hay cierta
estrechez de miras que no permite a los
más pequeños disfrutar de imágenes
que se consideran demasiado difíciles
para ellos.
También dediqué otro apartado a las
posibilidades educativas de las ilustra-
ciones. Por ejemplo, la más frecuentada
desde los tiempos de J. A. Comenio y su
Orbis Pictits (1658) es la suposición de
que la ilustración es la llave de la lectu-
ra del texto. A lo mejor la ilustración es
la llave de la lectura de la imagen. Pue-
de que para descubrir por qué las imáge-
nes bellas pueden inspirar miedo, sosie-
go, tranquilidad o alegría, sea necesario
estudiar ios elementos que forman parte
de la sintaxis de la imagen, como el co-
lor o la luz. 5

Valores, literatura infantil e ilustracio-


nes

En este apartado presenté un breve re-


corrido por las historias que se han con-
tado unas personas a otras, y que el pú-
blico en general consumía hasta que se
empezó a reconocer a la infancia como
una etapa particular de la vida. Esto
convirtió a algunas de ellas en relatos
características y funciones de la ilustra- de la discriminación entre elementos vi- dirigidos específicamente a este tierno
ción y comentar el grado de iconicidad o suales, estilísticos y técnicos. sector de la sociedad. Todo este embro-
los elementos visuales, como la línea o la llo de transmisión de valores y elabora-
luz, y sus funciones, entre las que se Niños e ilustraciones ción de textos para niños afectó de una
cuentan el mostrar lo que las palabras no manera muy particular a la ilustración.
expresan, o enriquecer la percepción de En lo que atañe a la relación entre ni- Para explicarlo, recurrí a la expresión
quien las observa. Otro de los apartados ños e ilustraciones, una de las primeras «invisibilidad ilustrada», valga el oxí-
de esta primera sección teórica se ocupó cuestiones que tuve en cuenta fueron los moron, y puse como ejemplo un dibujo
Colección Clasicos
con Chispa

Obras "con chispa" de


grandes de nuestra literatura
presentadas bajo un original
formato de cómic integrado
en fondos fotográficos reales

que hizo Gustave Doré en 1862 para e Para cerrar este apartado presenté un Colección Grandes
cuento de Pulgarcito. En esta imagen repaso histórico de lo que fue la ilustra-
puede observarse la escena de un parri- ción durante el siglo xx en España, aun- de todos los tiempos
cidio involuntario que comete el ogro que muchos aspectos son obviamente
con sus propias hijas. Y el ejemplo me completados a partir de los resultados de
sirvió para demostrar que, a partir del esta tesis.
momento en que la infancia se ha consi-
derado de una forma distinta (con unos Buda
gustos y una sensibilidad determinadas), Metodología
algunas imágenes que reflejaban conte-
nidos habituales de los cuentos popula- Seleccionar libros es naufragar en un
res (asesinatos u horrores varios) han
desaparecido para evitar que los niños
ancho mar Mohoma
los vean. '' La selección de la muestra fue reali-
También en este apartado he hecho un zada mediante un muestreo intencional,
breve repaso histórico por lo que sería el es decir, seguí una serie de criterios que
concepto de ilustración antes y después me permitían seleccionar los libros. Es-
de la llegada de la imprenta en el siglo ta opción derivó de las enormes dificul-
xv. Su irrupción en el panorama euro- tades que tenía para hacerlo de otro mo-
peo supone un cambio completo de los do, puesto que el registro del ISBN no Gran colección de biografías
conceptos de «libro» y de «lector». Y existía antes de 1972. Y por otra parte, la con excelentes ilustraciones
por supuesto, en este apartado destaco la posibilidad de hacer una selección al
obra antes mencionada de Comenio, el azar en la Biblioteca Nacional de Espa-
conocido Orbis Sensualium Pictus, pu- ña fue imposible debido al estado la-
blicado en 1658. Esta obra tiene una mentable en el que se encontraba (¿se
gran importancia por ser una de las pri- encuentra?) el fondo histórico de la lite- Ediciones
meras en las que la relación entre ilus- ratura infantil.
tración, lector y texto se establece de una Finalmente, los criterios fueron los si-
Témpora, S.A.
forma distinta, una forma que perdura guientes: libros de narrativa infantil con
en nuestros días. un solo protagonista, ilustrados por ar- Paseo de la Castellana, 203 -1° Dcha
28046 - Madrid
Tel. 91732 03 84 - Fax: 91314 6512
www.edicionestempora.es
47
C U J Í 55
ILUSTRACIÓN

inventarse un instrumento metodológi-


co para analizar las imágenes. Lo reali-
cé con el programa File-Maker. Es decir,
diseñé tres bases de datos en las que ha-
bía, en cada una. entre 40 y 60 campos
definidos y, en algunos casos, con una
lista de valores prefigurada.
Así, el instrumento metodológico
quedó estructurado en tres partes. La
primera hacía referencia a datos genera-
les de la obra, con cuestiones referentes
a la edición o al género literario, los as-
pectos globales de la ilustración, su
composición o los estilos artísticos do-
minantes. Naturalmente, también consi-
deré cuáles son los temas y los valores
principales de la obra y las épocas o lu-
gares en los que transcurre la acción. Fi-
nalmente, dediqué un apartado a anali-
zar aquellas ilustraciones que no fueron
ilustradas, las invisibles.
La segunda base de datos hacía refe-
rencia a los datos de los protagonistas de
las obras analizadas. Esta parte del ins-
trumento sirvió para lograr una descrip-
ción lo más amplia posible de las carac-
terísticas físicas y de la personalidad de
los protagonistas. Para clarificar mejor
lo que contiene dicha descripción sepa-
ré los aspectos físicos de los psicológi-
cos, morales o sociales.
Y la última parte del instrumento me-
todológico hacía referencia a los conte-
nidos de las ilustraciones en las que apa-
rece el protagonista. Después de la
descripción de las características gene-
rales de la ilustración (tamaño, planos o
tistas españoles, un número determinado Antes de entrar en otros asuntos, me angulación), me centré en el contenido
de obras por ilustrador (máximo 2), obra gustaría especificar cómo quedan repar- de la ilustración. Este contenido también
premiada (por el texto y la ilustración o tidas por periodos históricos 8 las 139 tenía en cuenta el clima y la fase en la
sólo por la ilustración) y representativi- obras: que suceden los hechos, pero también
dad de la obra. Esta representatividad el qué (la actividad en concreto), el dón-
fue puntuada a partir de unos referentes, de, con quién y cómo se dan. Ésta fue,
como citas de expertos (a la obra o a la De 1900 a 1923 29 21 % sin duda, la parte más compleja de reali-
trayectoria del ilustrador) o selecciones De 1924 a 1939 25 18% zar y la que más modificaciones sufrió,
sobre ilustración en la España del siglo ya que los personajes de la literatura in-
xx, para congresos, exposiciones, etc. 7 De 1940 a 1962 27 19% fantil pueden hacer muchísimas cosas.
Por otra parte, en la muestra también tra- De 1963 a 1978 22 16% Desde actividades comunes en la vida
bajé sobre el cuento más universal de to- real, como comer o dormir, hasta otras
dos los tiempos: Caperucita Roja, del De 1979 a 1999 36 26% mucho más peculiares como espiar o ha-
que aparecieron algunas ediciones a lo cer maleficios.
largo del periodo estudiado, aunque me- Una vez obtenidos los datos, median-
nos de las que me habría gustado encon- Instrumento metodológico o instrumen- te los registros de File-Maker, los trans-
trar. Entre los 146 libros seleccionados, to del diablo formé al programa estadístico StatView,
hay 13 de ediciones de Caperucita Roja. considerando la posibilidad de volver a
Luego, separé 7 de estas 13, dejando 139 Una de las tareas más duras de la tesis categorizar de nuevo aquellas variables
obras de muestra general. fue, junto con la selección de la muestra, cuya lista fuera demasiado extensa... lo
cual, irremediablemente, ocurrió. El pobre desgraciado no podía arrastrar — Unas caperucitas buenas, bellas e
análisis se basó en un análisis descripti- tanta sustancia... ingenuas.
vo de las variables (frecuencias y por-
centajes) y un análisis relacional me- Una crónica del siglo xxo la vida mis-
diante tablas de contingencia. Los resultados
Me gustaría añadir (no con ánimo de
hacerme la víctima, pero sí con ganas La pregunta de la que partía esta tesis Desde luego, la ilustración actúa co-
de desahogarme) que el análisis realiza- era ésta: ¿qué ven los niños en las ilus- mo crónica. Y lo hace para mostrar dos
do implicó un total de 146 registros pa- traciones de la literatura infantil? Y la cosas: lo que ha variado y lo que no se
ra la primera base de datos, y la misma respuesta la estructuré en una serie de ha modificado durante los años analiza-
cantidad para la segunda. Para la tercera apartados. Así, los niños ven: dos. Por ejemplo, algunas de las cuestio-
se alcanzó la tremebunda cifra de 1.970 — Una crónica del siglo xx o la vida nes que sí se han visto alteradas a lo lar-
registros, o sea, ilustraciones analizadas. misma. go de los años son las desigualdades
Sólo diré, como anécdota personal, que — Un mundo ideal o la vida bella. entre ricos y pobres, el retrato de la bur-
dada la cantidad de datos de cada regis- — Niños modélicos o modelos de guesía, la orfandad o la hambruna y que,
tro, tuve que cambiar el ordenador. El niños. en definitiva, son como fotografías de
sus tiempos.
Otros cambios evidentes en los libros
para niños coinciden de lleno con unos
años 70 repletos de innovaciones a to-
dos los niveles y que, en el caso de la
ilustración, afecta a los estilos y a las
técnicas.
Hay otros cambios que todavía no son
demasiado evidentes, pero que. sin du-
da, lo serán. La rapidez e inmediatez de
algunos hechos, por ejemplo, la llegada,
en pocos años, de un gran número de in-
migrantes es una situación que no se ha
reflejado aún en los libros; en este senti-
do, es poco frecuente ver personajes de

O
Pf_Nfcfoo<*>

49
CUJÍ 55
ILUSTRACIÓN

etnias distintas a la blanca caucásica par-


ticipando en trifulcas y aventuras. Y en
cuanto a la resolución de los conflictos
morales, las cosas también han cambia-
do. Desde principios de siglo hasta la
actualidad se ha pasado de un modelo
moralmente y claramente positivo a uno
más indefinido. Es decir, el bueno bue-
nísimo del protagonista ha pasado a ser
un personajillo más normal, más mun-
dano y, en definitiva, más parecido al hi-
jo del vecino y al propio.
Por otro lado están todas aquellas
cuestiones que no cambian con el paso
del tiempo, que son las que bautizamos
como perennes. La superación de ad-
versidades como tema principal de las
obras y la pervivencia de los cuentos po-
pulares son algunas de ellas.

Un mundo ideal o la vida bella

Por otra parte, los niños que miran


cuentos no sólo ven una parte de la
vida cotidiana. También ven lo que
hemos llamado un mundo ideal o la
vida bella. Un mundo creado a pro-
pósito en el que, por encima de todo,
\ interesa alejar al lector de la cotidia-
j neidad. Alejarle mediante paisajes no
J identif¡cables, naturales a poder ser,
con personajes desconocidos que
alejan al lector de su día a día, de su
merienda y del cole. Un mundo en el que
el sentimiento protector adulto actúa de
forma evidente. Las tramas hacen reír
mucho más que llorar. El drama, aunque
estuvo presente en los primeros periodos,
no aparece a menudo en las últimas déca-
das del siglo pasado. Y por tanto la felici-
dad de los protagonistas y el happy end de
su aventura transmite la seguridad de que
todo va a ir bien.
También es un mundo en el que los
animales no son animales de verdad. No
marcan el territorio, ni se devoran unos
a otros, como es común en muchas es-
pecies, incluida, la nuestra. Son anima-
les más humanos que animales.
Es un mundo en el que ni el sexo ni la
violencia tienen excesivo protagonismo, a
excepción de los mencionados cuentos
populares. Pero, incluso en éstos, el senti-
do protector adulto ha actuado mediante
lo que hemos llamado «ilustraciones invi-
sibles». Se respeta el contenido textual,
CONSTANTINO GATAGAN, LA REINA DE 1AS NIEVES, MIÑÓN, 1984 pero el visual es el que más claramente
muestra esta necesidad de esconder el ase-
sinato y la agresión: nadie ve a la madras-
tra zampándose las visceras de la primera
Blancanieves que se cruza en su camino.
Es, por tanto, un mundo dulce, suave co-
mo de algodón, en el que todo adquiere un
aspecto caricaturesco.
Las innovaciones en historia del arte
muy poco tienen que ver con las innova-
ciones artísticas en las ilustraciones pa-
ra niños. Quizás el Pop Art golpeó nues-
tras mentes en los desmelenados 70,
pero las caperucitas de falda floreada y
los lobos con corbata continuaban aje-
nos al vértigo de los cambios artísticos.
Evidentemente, tratándose de innova-
ciones, haberlas, haylas.l> Pero, en gene-
ral, el arte para adultos y el arte para ni-
ños son distintos. Y lo son, en parte, por
esa necesidad de ofrecer un mundo sim-
pático, dulzón y regordete en el que pa-
recen no tener cabida ni grises ni rectas.

Niños modélicos o modelos de niños


Cuando miran libros ilustrados, los ni-
ños también ven unos modelos de niños
determinados. Unos niños que han pasa-
do de ser bellos y buenos a ser algo más
reales. No es que los reales no sean be-
llos y buenos, pero es indudable que,
cuando Marisol cantaba en la gran pan-
talla, no todas las niñas españolas que la
miraban embelesadas se parecían a ese
modelo de belleza.
Además, hay que añadir una cuestión
importante. El ilustrador ha tenido que
llevar a cabo una tarea muy delicada: la
de masculinizar o feminizar. Ha tenido
que dibujar un modelo de niño acorde
con una idea fundamental: su género.
Los niños y las niñas son distintos. Ésta
es una obviedad que biológicamente no
tiene ningún secreto para los lectores. Pe- muy evidentes en el mito de la princesa. nosotros. Unas niñas que son buenas,
ro sí lo tiene, o parece tenerlo, para el Decía Perry Nodelman, experto en ilus- bellas e ingenuas, y que, una vez tras
ilustrador. Nadie dice que las niñas de- tración, que «cuando la ilustración nos otra, insisten en hablar con un lobo
ban ser más bellas y, sin embargo, lo son. muestra una princesa bella, esbelta y contra el que, la mayoría de las veces,
Obviamente, el dibujante, cuando ilustra rubia, con una pequeña nariz y grandes se las ha prevenido. Pero el peligro pa-
un libro, se convierte en un profesional ojos, estamos obteniendo información rece no importar a estas niñas desobe-
que utiliza un código determinado, y sobre la naturaleza de la belleza». "' Y dientes que jamás, o al menos los fina-
debe hacer todo lo posible para que el desde luego que está en lo cierto. les parecen indicarlo, volverán a ser
mensaje sea interpretado correctamen- imprudentes. La prudencia es, pues,
te. Pero al margen de los necesarios re- Unas caperucitas buenas, bellas e inge- una consigna, un mensaje que parece
cursos del dibujante, han existido (ya no nuas perdurar en todas las versiones de este
tanto) unos imperativos físicos más con- cuento. Un valor vigente que pretende
tundentes en los personajes femeninos Lo que también ven los niños son alejar a los niños del peligro, ya sea en
que en los masculinos. Por ejemplo, son unas caperucitas que perviven entre forma de lobos o de desconocidos a la
ILUSTRACIÓN

salida del colegio. Y prácticamente son


iguales los resultados entre estas cape-

1§k
ruceas y la muestra general. Lo cual
quiere decir que este cuento tan popu-
lar también representa de algún modo
las circunstancias de la producción li-
teraria infantil. "

Conclusión final

Utilizábamos al principio de esta ex-


posición una frase del experto en litera-
tura infantil John Stephens que decía lo
siguiente: «El discurso de los libros ilus-
trados supone una determinada cons-
trucción social de la realidad».
Pienso que básicamente, por lo que
hasta ahora hemos comentado sobre lo
concerniente a la discusión general, esta
construcción incorpora elementos que
ofrecen una imagen real y otra distorsio-
nada de la realidad.
Niños y libros se encuentran. Y los
primeros encuentran en los segundos
una manera de ser, de trabajar, de luchar,
de sobrevivir. Y, a veces, esta ventana
ilustrada muestra algo bastante parecido
a la realidad. Pero, en otras ocasiones,
muestra una imagen distorsionada del
mundo. Es una distorsión, en muchos ca-
sos, originada por la necesidad de crear
un mundo ideal. FRANCESC INFANTE, EL VESTIT NOU
DE ['EMPERADOR, LA GALERA, 1995
Pero sean ventanas fieles o distorsio-
nadas, todas son hijas de su época. Y por
lo tanto, todas muestran lo que hay y lo Barcelona: Editorial Gustavo Gili, 1988, p. 53. tarse que sólo fueron estos los que me ayudaron.
que se quiere que haya, según los distin- Díaz. Fanuel, «Elementos de la ilustración: su re- Muchos otros también lo hicieron y, desde luego,
tos momentos históricos. • lación con el arte» en Hojas de Lectura 34, 1995, los más importantes fueron los que comparten
pp. 4-11. Arnheim, R., Arte y percepción visual, conmigo hogar y macarrones (Pep, Marina y
Buenos Aires: Eudeba,1976. Marta... os adoro).
6. Estas ideas fueron consideradas en su momen- 8. Estos periodos históricos fueron determinados
*Núria Obiols Suari es profesora asociada en el to en los siguientes artículos: Obiols, N., «Vio- por una serie de acontecimientos que tuvieron lu-
Departamento de Teoría e Historia de la Educa- lencia y educación a través de las ilustraciones gar en el estado español, y que cambiaron el rum-
ción de la Facultad de Pedagogía de la Universi- en los cuentos clásicos», en Revista de Educa- bo de la historia. En algunos casos, los aconteci-
dad de Barcelona. ción del Ministerio de Educación ν Cultura, mientos son políticos y, en otros, están
1997, n° 314, pp.205-15 y Obiols, N., «Educa­ directamente relacionados con el mundo de la
Notas ción, moraleja e ironía en los cuentos de Perrault» edición de la literatura infantil en España. La-
1. Esta investigación es una tesis doctoral dirigi- en CLIJ99, 1997, pp. 44-52. mentablemente, no puedo extenderme ni sobre
da por el Dr. Jaunie Trilla y Bernet. Su defensa 7. Nunca agradeceré lo suficiente todos los cables esto, ni sobre otras muchas cuestiones.
pública tuvo lugar el día 26 de enero del 2001, ob- que me ha echado muchísima gente. Tanto las 9. Por supuesto que las hay. En las reseñas que
teniendo la calificación de Cum Laude y la Men- muy serviciales bibliotecarias de la Santa Creu. realizo periódicamente para CLIJ, las hay a mon-
ción Honorífica de Doctorado Europeo. como Jochen Weber, de la Biblioteca Internacio- tones. Pero estamos hablando de un análisis ge-
2. Stephens, J., Language and Ideology in Chil- nal de la Juventud, de Munich, como Teresa Du- neral sobre todo el siglo xx. Lo digo para que los
dren's Fiction. Nueva York: Longman, 1992. ran, Rosa Mut, Fina Rifa, Teresa Llavata, Gemma ilustradores más modernos de este país, si se mo-
3. Para explicar dicha relación, véase: Foucault, Lluch i Caterina Valriu, que han tenido la gentile- lestan en leer este pie de página, no se ofendan.
M., Esto no es una pipa. Ensayo sobre Magritte, za de facilitarme la selección de ilustradores pa- 10. Nodelman, P., Words about Pictures, Athens
Barcelona: Anagrama, 1981. ra el congreso celebrado en Cáccres en 1998, y, and London: University of Georgia Press. 1988,
4. Sobre esta cuestión, véase el artículo: O'Ca- por supuesto el equipo completo de CLIJ..., y p. 112.
llaghan, E., «Estos dibujos no gustan a los niños» Angela Marcos, de la Fundación Germán Sán- 11. Sobre este asunto de las Caperucitas, existe
en CI/J 69, pp. 49-51. chez Ruipérez, etc, etc, etc.. Ya sabéis que esto de un excelente artículo de Teresa Colomer: «Eter-
5. Entre una amplísima bibliografía vale la pena los agradecimientos es empezar para no terminar, na Caperucita» en CLIJ 87, octubre de 1996,
destacar: Dondis, D. Α., La sintaxis de la imagen, así que lo dejo aquí antes de que pueda interpre- pp. 7-19.
HISTORIETA

Reivindicación del TBO


Joan M . Soldevilla*

Ochenta años logró


mantenerse en el
mercado el TBO, una
iniciativa única en
nuestro país, un extraño
prodigio que debe su
éxito a la calidad de
sus autores, al modelo
de publicación
caracterizada por un
humor tan amable como
poco ingenuo, a su
arraigo en los hábitos
de ocio de la clase media,
entre otros motivos.
En los años 30, el TBO
llega a tiradas de hasta
200.000 ejemplares y, en
los años de la posguerra
y hasta 1972, vive
su momento de mayor
esplendor. De entre
la galería de ilustres
que dieron renombre a la
publicación, destacan
dos: Benejam y Coli, dos
puntales del TBO. (Primer número con el nuevo precio d e 15 céntimos: año 193ó)
HISTORIETA

Ç ^ V i tuviésemos que destacar una


lación con los acontecimientos que los
enmarcan. La sociedad que vivió el de-
con los parlamentos de los personajes,
así como una progresiva maduración de
- 1 publicación que nos permitiese sastre de Annual poco tenía que ver con los mecanismos narrativos. En estos
^ ^ ^ ^ desarrollar una investigación la que vivió el triunfo de Cobi y Curro. años hablamos de una revista miscelá-
global del fenómeno de la historieta en La guerra, la transición, la república o la nea, densa, que apenas deja respirar al
nuestro país, posiblemente muchos coin- posguerra son periodos tan diferencia- lector y donde destacan autores como
cidiríamos en nombrar al TBO. Nacido dos que resulta difícil explicar cómo pu- Opisso, Utrillo, Urda o Serra ¡Vlassana.
en 1917, cuando este medio de expre- do la revista sobrevivir y adaptarse a tan En los años 30, la revista llega a tira-
sión ya tenía un lugar privilegiado en la diferentes etapas. Por eso se hace difícil das de hasta 200.000 ejemplares y un
prensa norteamericana y había conse- hablar de un TBO ya que, si queremos hecho excepcional como fue la llegada
guido convertirse en un elemento indis- hacer justicia a todos sus autores, hemos al número 1.000 queda enturbiado por el
pensable en la prensa satírica europea y de hablar de muchos TBO. Eso sí, her- comienzo de la Guerra Civil. Esta mar-
en las publicaciones infantiles, su ex- manados por esas tres letras diseñadas cará también la vida del TBO pues las
cepcional longevidad, sólo superada por por Ricard Opisso, y también por una dificultades económicas derivadas dan
su calidad, lo convierte en una iniciativa orientación editorial que siempre supo lugar a unas limitaciones editoriales que
única. El hecho de que la publicación se mantenerse fiel a un modelo de publica- culminan con la clausura de la revista en
mantuviese hasta su cierre, por ahora ción caracterizada por un humor tan 1939, tras la entrada en Barcelona de las
definitivo, de 1998, no deja de ser un ex- amable como poco ingenuo. tropas franquistas. Algunos de los cola-
traño prodigio que escapa a cualquier boradores de la revista fueron fusilados
explicación simple. La calidad de sus (Modesto Méndez) y otros tuvieron que
autores, la complicidad que había alcan- esconderse (José Soriano) o exiliarse
zado con los lectores, su arraigo en los La búsqueda de una identidad
(1917-1939) (José Cabrero Arnal).
hábitos de ocio de la clase media y el
mantenimiento de una línea editorial
respetuosa con la historia de la revista En marzo de 1917. el domingo 11, pa-
pero también abierta a nuevas propues- ra ser más precisos, aparece, «para solaz Los años dorados de las viñetas
tas, y suficientemente amplia para com- y regocijo de la infancia», el primer nú- (1939-1972)
binar el humor blanco, el costumbrismo mero de la revista, fruto de una iniciati-
y la evasión de la realidad con visiones va del editor Arturo Suárez. Hasta que Los años de la posguerra fueron terri-
amargas, desesperanzadas, de la vida y Joaquim Buigas no se hace cargo de la bles para la mayoría de la población y,
viajes al absurdo más iconoclasta, son dirección, a partir del número 10, la re- quizá como reacción a la miseria coti-
algunos de los factores que explican tan vista no es propiamente un tebeo sino diana, el mundo de la ficción se convir-
larga trayectoria. que mezcla ilustraciones, chistes, narra- tió para muchos en un oasis de libertad
Cuando miramos el TBO tenemos de- ciones e historietas. Lentamente, estas y esperanza. Fueron unos años de es-
lante ochenta años de historia. No son últimas se van imponiendo y en 1919 plendor jamás igualados para el cine y la
pocos, sobre todo si los ponemos en re- vemos aparecer los primeros bocadillos historieta, muy especialmente para esta
última, ya que era más fácil producirla y
su precio era más bajo. Son los años en
. . . Λ ί Α / , SI TAA/TQ Τ/£Λ*0Ο MASS £>iJE
que los cuadernillos de aventuras y las
.VO HAS ÍTS~AO f - V - í * f*V£3¿O.S*o T'^/A&^ÁS revistas de humor invaden los quioscos.
ίΉΛ OCWW'O A
Λ4ΑΛ/ί.'£ y-^ ™
y
i
' I Λ/Q ,V) ' f f A , rE&A O
y¡ \. Λ va £»¿r- Λ/.4)'.
El TBO vuelve a publicarse en 1942 pe-
2 Γ/ιΛ JÍZ~^ ífL-' V Y V P W Í ¿•-•'M ro, por problemas administrativos, lo ha-
«4MO ce sin retomar su condición de semana-
rio y publica títulos sueltos. En 1952
Ν..-Λ- vuelve la cabecera TBO, que comienza
una nueva numeración y recupera su ori-
ginal periodicidad. En estos años, Bene-
SJ* jam se convierte en la figura capital, se
c Τ 'ACU£*?G¿$S TU p C ' y - V í J V c ¿ "w^aie 'i A Y£-J/ ¿E CAVA USTÉ IA βΟιΑ,ΕΜϊΈ&η instalan definitivamente los inventos im-
' V f ' V T ' f / V v O W T p t / í í ^ A í O S Λ/Λ'ϋΓ/ίΛ'ΰΟ.
£AJSTGu/'G Oy£" S/, VAWACU&RDO.CV posibles del Profesor Franz de Copen-
y f í d A¿ auesio hague, se mantienen autores clásicos de
ΛΛ/οε -vojomos
A/AS/O* la casa como Urda y desembarca el me-
jor historietista de nuestro país. Josep
Coli i Coll.
La tirada de la revista bordea la cifra
de 500.000 ejemplares semanales a fi-
nales de los años 50 pero, poco después,
la feroz competencia de la editorial Bru-
•• • •· •.••• I Ñúiü ¡55 1

,: -ν>Μ\

^ΐ: • " ' " Γ ; ΐ " " ν : -.i.-' o : : O" ; J

güera y, sobre todo, el cambio en los há- mar parte del equipo del semanario sa- 75 aniversario, pero en agosto de 1998
bitos de ocio que supone la llegada de la tírico más importante de las últimas dé- se clausura definitivamente.
televisión, dan lugar a una crisis que se cadas, El Jueves, y estarán en la van-
convertirá en irreversible. guardia del boom de la historieta de la
década de los 80. Dos puntales: Benejam y Coli
El nuevo proyecto, con altibajos, se
Renovarse y morir (1972-1998) mantiene hasta 1983 cuando la revista Destacar algún autor por encima de
cierra y la antigua competencia, Bru- los demás es siempre algo discutible pe-
Ante las transformaciones inexorables guera, compra su cabecera. En 1986 ro, guiándonos por sus virtudes intrínse-
que se estaban produciendo en el merca- aparece de nuevo la revista con una pro- cas y por el reconocimiento de lectores y
do, la dirección de la revista, con Albert puesta rupturista dirigida por Joan Na- crítica, hay que subrayar dos nombres:
Viña a la cabeza, opta y apuesta por un varro: historieta de vanguardia hispánica Benejam y Coll.
nuevo TBO, el TBO 2000, que en 1972 y autores franco-belgas se mezclan en Mari Benejam Ferrer (Ciutadella
recupera la numeración continuada al una revista tan interesante como alejada 1890-Barcelona 1975) no es sólo uno de
llegar al número dos mil, una cifra que de los intereses de los lectores más vete- los autores destacados del TBO: él es el
por entonces aún tenía resonancias casi ranos. Cuando el proyecto llevaba siete TBO. Dotó a la revista de una identidad
mágicas. La revista cambia de aspecto, números, Bruguera quiebra de manera visual tan sólida que nos parece imposi-
publica historias largas, incorpora mate- definitiva. Poco después, Ediciones Β ble pensar en la publicación sin que la
rial franco-belga y se intenta adaptar a adquiere todos los fondos y se anima a memoria se ilumine con sus imágenes.
los nuevos tiempos dando cabida a una relanzar la revista con periodicidad men­ Más allá de las incontables historias
generación de jóvenes creadores que sual combinando la obra de nuevos au­ sueltas publicadas, fue el responsable
vienen con ganas de transformar la pu- tores con una cuadernillo central que re­ gráfico de tres de les series más celebra-
blicación: Tha, Sirvent, Esegé, Paco cogía una selección del TBO clásico. La das: Eustaquio Morcillón y Babali, Me-
Mir... autores que después pasarán a for- iniciativa permite celebrar, en 1992, el litón Pérez y La familia Ulises. Es qui-
HISTORIETA

vos de la historieta española, tanto por


su aportación a la narrativa gráfica co-
mo por su personal grandeza trágica. Al-
bañil de profesión, no dudó en volver al
andamio cuando en los años 70, después
de haber creado una obra inmensa, vio
que no se podía vivir con dignidad de la
historieta. Cuando en los años 80 su
obra fue reivindicada por las nuevas ge-
neraciones de creadores, su perplejidad
tomó la forma de suicidio ante un mun-
do en el que nunca encajó. Cualquier
trabajo de Coli es un verdadero tratado
que exprime con maestría todos los me-
canismos del medio. Su gusto por la se-
cuencia encadenada a través de impasi-
bles planos generales, el uso de un
estático y distanciador único encuadre,
la ausencia de textos y onomatopeyas, la
excepcional plasmación del movimiento
a través de la simbiosis que se establece
entre personajes y símbolos cinéticos
nos habla de una maestría absoluta en el
dibujo limpio, claro, inconfundible, que
ha quedado grabado en la memoria de
generaciones de lectores.

Un olvido indignante
Actualmente el TBO está muerto. No
dramaticemos, la situación no es grave
ya que en otras ocasiones la revista de-
sapareció durante algunos años del mer-
cado. Lo que quizás es más preocupante
es la ausencia de reediciones del mate-
rial publicado a lo largo de más de
ochenta años, al cual sólo se puede ac-
ceder recurriendo a colecciones particu-
lares o a contadas colecciones conserva-
zas ésta última, primero con guiones de permite advertir una habilidad compositi- das en bibliotecas públicas. En otros
Joaquim Buigas y más tarde de Caries va realmente admirable: la densidad de contextos culturales el TBO sería objeto
Bech, la serie más celebrada de toda la viñetas, que podían oscilar entre 14 y 18 de estudio y lectura constante, modelo
historia de la publicación. por página, tiene su correlato en la densi- de referencia para las nuevas generacio-
Benejam, a lo largo de su impresionan- dad de personajes por viñeta y en la abun- nes de creadores. Aquí sólo permanece
te trayectoria, alcanzó una habilidad grá- dancia de diálogos por personaje; a partir en las catacumbas de la memoria colecti-
fica difícil de igualar, caracterizada por de esta dimensión tan cargada, un dibujo va, y ello es triste, no sólo por un impul-
una versatilidad tal que se acoplaba tanto sencillo y fresco que emplea la menor so nostálgico sino también porque había
a historietas de carácter costumbrista, cantidad posible de elementos escenográ- tanto talento en sus páginas que resulta
cargadas de texto, como a historias mu- ficos se convierte en el contrapunto que indignante su olvido. Este artículo quiere
das que se movían en el campo del absur- equilibra la creación. Más allá de su anéc- recordar y reivindicar el apasionante con-
do. Con un dominio admirable de la téc- dota argumentai, cada historieta será un tenido que se esconde en una revista que
nica del montaje y del uso correlativo del buen ejemplo del humor amable y cos- espera ser desenterrada: no como un ca-
plano general, fue siempre capaz de tumbrista que caracterizaba la serie. dáver, sino como un cofre cargado del
crear atmósferas sugerentes y efectivas Josep Coli i Coli (Barcelona 1923- más valioso de los tesoros. •
que atrapaban al lector. Cualquier repaso 1984) fue el más importante de los auto- * Joan M. Soldcvilla es escritor y profesor de la
a una página de La familia Ulises nos res de la revista y uno de los más decisi- Universität de Girona.
ESTUDIO

Los nombres propios


en Harry Potter
Blasina Cantizano Márquez"

J. K. Rowling ha elegido
cuidadosamente los nombres de los
personajes y lugares de la saga
de Harry Potter, y todos tienen un
significado que se nos desvela en este
articulo. Es un estudio filológico basado
en el título que inauguró la serie,
Harry Potter y la piedra filosofal.
Un complicado entramado de
juegos de palabras y de
asociaciones de ideas están en la
base de estos nombres y
apellidos, no elegidos al azar,
sino llenos de sentido.
Obviamente, en la edición
española se mantienen estos
nombres, pero el lector
que no sabe inglés se pierde las
bromas, dobles sentidos
o insinuaciones que conllevan.
ESTUDIO

E n el mundo de Harry Potter reali-


dad y fantasía se mezclan de una
forma realmente equilibrada;
junto con seres y lugares cotidianos, fa-
miliares al lector, aparecen una serie de
personajes y situaciones fantásticas dig-
nas de los más tradicionales cuentos de
hadas: magos, brujas, trolls, duendes,
unicornios, etc. Manteniendo esta espe-
cial combinación, la autora hace un ver-
dadero alarde de originalidad a la hora
de elegir los nombres apropiados para
todos y cada uno de los personajes de es-
te mundo tan particular, de forma que más
que de elección arbitraria podemos hablar
de un complicado entramado de juegos de
palabras y asociaciones de ideas, o una
cuidada selección de formas. Al igual
que en otros países, en la traducción es-
pañola editada por Salamandra (antes
Emecé) aparecen los mismos nombres
utilizados por la autora de forma que,
aunque se mantiene la fidelidad al ori-
ginal inglés, son muchas las bromas,
dobles sentidos o insinuaciones que el
público español difícilmente puede per-
cibir. Es por esto por lo que, tomando
como punto de partida el primer libro
de la serie de este conocido aprendiz de
mago, Harry Pottery la piedra filosofal,
estas páginas se dedican al estudio filo-
lógico y a la clasificación de los nom-
bres propios que utiliza J. K. Rowling no nombres propios reales, conocidos y fa- estudio sobre la literatura infantil del si-
sólo para sus personajes, sino también miliares para el entorno británico en el glo xx: «Los niños que protagonizan la
para algunos lugares y animales que que ve la luz la obra. Como era de espe- literatura infantil del siglo xx están so-
aparecen en este ya clásico de la litera- rar, aparecen entre los muggles: los ami- metidos a las mismas situaciones de cre-
tura infantil actual. gos del primo Dudley se llaman Dennis cimiento y de desarrollo de la personali-
y Gordon, pero también encontramos dad que los niños lectores... el niño,
este tipo de nombre común en el mundo reclamado por un modelo cercano y asi-
fantástico. Es curioso descubrir que una milable, entra en contacto con el perso-
Personajes familia que tiene una larga tradición de naje y se abre a un mundo nuevo que le
magos, como los Weasley, haya elegido proporciona capacidad de transferir su
Como primera impresión, el lector este tipo de nombres para su larga prole, realidad anímica y de percibir situacio-
puede pensar que la elección del nombre así los hijos de este matrimonio se lla- nes matizadas por la fantasía, la dimen-
propio va a depender del mundo al que man Bill, Charlie, George, Fred, Ron, sión creativa y la audacia poética». ' En
pertenezca el personaje, es decir, será un nombres aún más comunes si cabe que opinión de Jesús Gi labert, esta proximi-
nombre real si se trata de un personaje los elegidos para los anteriores muggles. dad con el lector es una de las claves del
muggle, humano como su público, o uno Dentro de este grupo debemos incluir al éxito de Harry Potter: «El gusto por la
más elaborado si el personaje pertenece propio protagonista, resulta llamativo aventura y el misterio, así como la iden-
a Hogwarts y su entorno. Sin embargo, y ver cómo para un personaje tan especial, tificación con el héroe, de edad próxima
tras una detallada lectura, se aprecia la tanto para Hogwarts como para los jóve- al lector adolescente, hacen que éste
variedad, disparidad y originalidad que nes lectores del siglo xxi, se ha elegido acepte de buen grado la historia».2
existen y afectan por igual a los nume- Harry, un nombre de lo más común y El siguiente grupo pertenece a la cate-
rosos personajes de este primer libro de Potter, un apellido que no significa otra goría de nombres que tienen un significa-
presentación sobre Harry Potter. cosa que 'alfarero' o 'ceramista'; quizá do concreto, la mayoría son sustantivos
Dado el gran numero de personajes con ello se pretenda hacer al personaje que alcanzan la categoría de nombres pro-
principales y menores que aparecen en más próximo y creíble al lector ya que, pios, otros son producto de un trabajo fi-
el libro, J. K. Rowling utiliza muchos como asegura Mercedes Gómez en su lológico minucioso de la autora. Dentro
latina, tal es el caso de Albus. Sirius.
Cornelius, Arsenius, Aarhus o el oscuro
Severus. No es ésta la única referencia al
mundo de la cultura clásica, ya que tam-
bién aparecen personajes relacionados
con la mitología como la profesora Mac-
Gonagall, cuyo nombre, Minerva, perte-
nece al de la diosa romana de la sabidu-
ría, o Dedalus, padre del desafortunado
ícaro. También encontramos animales
mitológicos como unicornios o centau-
ros, uno de los cuales lleva el nombre F¡-
renze, en referencia u honor a la ciudad
italiana de Florencia.
El trabajo de Rowling en cuanto a la
denominación de sus personajes no se li-
mita al juego semántico, sino que tam-
bién abarca el campo de la fonética, co-
mo se aprecia en la creación de apellidos
casi impronunciables como en el caso de
los alumnos M. Brocklehurst, M. Bulstro-
de o J. Finch-Fletchey. o de fuerte efec-
to sonoro como el del temido Voldemort
o los insignes profesores Albus Dumble-
dore y Minerva McGonagall, cuyo ape-
llido tiene su origen en la más antigua
cultura celta.
Existen otros nombres propios que si
bien no son directamente tomados de un
nombre común sí parecen ser adaptacio-
nes o alteraciones gráficas y/o fonéticas
de la primera opción encontramos una se- escolar que recibe Harry se aprecia cla- de algunos sustantivos de uso cotidiano.
rie de personajes cuyos nombres pertene- ramente que existe una relación directa Como ejemplo citamos a: Mrs. Figgs
cen al campo semántico de elementos de entre los apellidos del profesor y su es- (fig: «higo»): Hagrid (hag: «bruja»
la naturaleza, tal es el caso deflorescomo pecialidad, o la materia que imparte, o haggard: «ojeroso», «trasnochador»):
Petunia Dursley, Lavendel· («lavanda») bien la principal característica de su D. Diggle (digger: «excavador»); Profe-
Brown y Pansy («pensamiento») Parkin- persona. Así conocemos a algunos de sor Quirrell (squirrell: «ardilla»); Profe-
son. También están relacionados con las estos personajes: M. Goshawk («azor»), sor Snape (to snap: «chasquido» snail:
plantas los personajes de Oliver Wood encantamientos, hechizos; A. Waffling «caracol» / snake: «serpiente»): C. Fud-
(«madera» o «bosque»), el profesor («charlatán», «palabrero»), profesor de ge (fudge: «dulce de azúcar»); A. Filch
Sprout (traducido bien como «brote», Teoría Mágica; E. Switch («interruptor», (tofilch: «sisar», «ratear»); Nicolas Fla-
bien como «col de Bruselas») y la profe- «conector»), profesor de Transfigura- me! (fíame: «llama»); Flitwick (to flit:
sora Spore («espora»), Al igual que los ción; P. Spore («espora»), experta en «volar», «revolotear» / wick: «mecha»).
anteriores, aparecen otros nombres y ape- hierbas y plantas; Prof. Sprout («col de En el caso de los motes o sobrenom-
llidos fácilmente traducibles a nuestro Bruselas» o «brote») profesor de Herbo- bres de algunos personajes, fantasmas
idioma, ya que no son otra cosa que sus- logía; Arsenius (recuerda a «arsénico») en su mayor parte, la autora se ha man-
tantivos o adjetivos bastante comunes. Jigger («el que vibra o se mueve a salti- tenido fiel a la característica especial o
Como ejemplo sólo citar los apellidos del tos»), que imparte Pócimas; N. Scaman- diferente de cada uno de ellos para así
profesor S. Black («negro»), o los alum- der (scanr. «timo», «estafa»), titular de denominarlos; considero que ésta es la
nos L. Brown («marrón»), T. Boot («bo- Animales y criaturas salvajes; y Q. Trim- razón principal por la que contamos con
ta»), 5". Bones («huesos»). ble (trim: «elegante», «arreglado»), Pro- la traducción literal de estos simpáticos
Es curioso observar que los nombres tección ante las fuerzas oscuras. apodos en la versión española. Tal es el
que tienen mayor carga semántica son Siguiendo con el profesorado de Hog- caso de los fantasmas que habitan Hog-
los que la autora ha confeccionado tanto warts, observamos la existencia de un warts: el de Gryffindor es Nearly Head-
para los profesores como para los auto- numeroso grupo de nombres masculinos less Nick, personaje casi decapitado, co-
res de los libros de texto seleccionados que tienen terminaciones propias de los mo su nombre indica, el de Slytherin
por Hogwarts; en la relación de material nominativos de la segunda declinación recibe como nombre Bloodv Baron, el
ESTUDIO

gares concretos y familiares para los lec-


tores: Hagrid y Harry toman el metro,
son objeto de atención de los humanos
con los que se encuentran, deambulan
por las calles mezclándose con gente
normal, se detienen en un pub pequeño
particular llamado Leah' Cauldron, tra-
ducido directamente al español como
Caldero Chorreante, desde cuyo patio
se accede a Diagon Alley, calle comer-
cial donde todo mago puede conseguir
los objetos e ingredientes más variados.
Cabe mencionar también la existencia
de una red de túneles y pasadizos, simi-
lar al metro pero que parece existir por
fantasma sangrante de un barón. Otros geografía británica fácilmente identifi- debajo de él, perteneciente al banco
espectros menores son el monje gordo cables para cualquier lector, tal es el ca- Gringotts. Sin olvidar la conocida esta-
que les da la bienvenida al colegio, Fat so de ciudades como Bristol, Devon o ción londinense de King's Cross, cuyo
Friar, o el poltergeist Peeves, cuyo nom- Londres, junto a los de un mundo irreal andén nueve y tres cuartos sirve de en-
bre podemos traducir como el que irrita y fantástico. trada al mundo mágico de Harry Potter.
o enoja. En cuanto a Hogwarts, resulta difícil Tras esta relación de técnicas, uso y
explicar por qué la autora crea esta pala- posibilidades que ofrece el lenguaje, no
bra utilizando dos sustantivos que nada podemos sino aplaudir la destreza de su
Animales tienen que ver con la magia: hog (cerdo, autora, y no sólo por este inteligente uso
puerco), wart (verruga), incluso haciendo de la lengua sino también «a través de
Al igual que ocurre en el mundo real, un seguimiento intensivo encontramos las distorsiones lingüísticas, de las ca-
la mayoría de los animales que aparecen que existe la forma wart-hog, traduci- racterizaciones o de las actuaciones» •'
en Harry Potter y la piedra filosofal de- da como «jabalí» o bien como «verrugo- que apreciamos en este primer título de
ben su nombre a algún rasgo o detalle so» . Es importante mencionar la combi- Harry Potter. No es de extrañar, por tan-
concreto de su fisonomía, así contamos nación de nombres y/o adjetivos que to, el éxito tanto editorial como cinema-
con adjetivos que han pasado a ser los Rowling utiliza para denominar los lu- tográfico de J. K. Rowling, cuyas obras
nombres propios de canes tan diferentes gares más característicos de este univer- llegan a todos los públicos y prueban
como la temida bestia Fluffy, «velloso» so mágico; así, el bosque oscuro y mis- que, entre los escritores infantiles actua-
o «lanudo» , o el perro de Hagrid, Fang, terioso de los alrededores del colegio no les, se cuenta entre los mejores. •
«colmillo» . En otros casos, el nombre podía tener mejor nombre que Forbid-
del animal se asemeja a algún otro sus- den Forest, el Bosque Prohibido del pú- * lílasina Canti/.ano Márquez es profesora en el
tantivo con el que puede tener relación, blico español, calificativo que añade in- Departamento de Filología Inglesa y Alemana de
la Universidad de Almería.
como es el caso del nombre elegido pa- triga y misterio al lugar.
ra la vieja rata que Ron hereda como Analizando los nombres de las casas Notas
mascota, Scabbers (scab: «costra» , sea- donde se agrupan los estudiantes se 1. Gómez del Manzano. Mercedes. El protago-
bies: «sarna»). También encontramos al- nista-niño en la literatura infantil del siglo xx. In-
aprecia que cada uno define el tipo de cidencias en el desarrollo de la personalidad del
gún otro animal con nombre generalmen- alumnos a los que acoge: así Griffindor niño lector. Madrid: Narcea, 1987.
te atribuido a las personas, como Trevor será el lugar al que se dirijan los mejores 2. Gilabert. J.. «Las claves del éxito de Harry Pot-
el sapo del alumno Nevile Longbotton, magos (griffin: «grifo» / d'or: «dorado» , ter», en CLIJ 145, 2002. pp. 18-24.
o Mrs. Morris, la gata del señor Filch. 3. Ibid., nota 2.
«de oro» ), Slytherin, la casa de perso-
Curiosamente, en la traducción espa- najes astutos, aunque algo oscuros (sly:
ñola, los nombres de éstos y otros ani- «astuto» , «malicioso» / therein: «den-
males se mantienen aunque aparecen tro» , «en el interior» ), Hufflepuff'bien Bibliografía
escritos en cursiva. puede ser la residencia de los más pro-
testones (lutf: «rabieta» / huffy: «enoja- Rowling, J. Κ., Harry Potter and
do» , «malhumorado» / puff, «bufido» ) the Philosopher's Stone. Lon­
Lugares y Ravenclaw, un lugar para mentes des- dres: Bloomsbury, 1997.
piertas (raven: «cuervo» / claw: «garra» ). Rowling, J. K. Harry Pottery la pie­
En esta categoría es donde más se Entre ambos mundos existen nexos dra filosofal (trad. Alicia Delle-
agudiza la capacidad de la autora en comunes que hacen accesible el paso de piane), Barcelona: Salamandra,
cuanto al equilibrio entre realidad y fan- uno a otro lugar, y todos se hallan en la 1999.
tasía, así utiliza lugares concretos de la ciudad de Londres. La autora nombra lu-
LIBROS La bicicleta,
de
Miffy 1

DE 0 A 5 ANOS La bicicleta de Dick


Bruna
Miffy
¡Qué asco de libro! Dick Bruna.
Ilustraciones del autor.
Andrés Guerrero. Traducción de Margarlda Trias.
Ilustraciones del autor. Ediciones Destino.
Colección Próxima Parada. Barcelona, 2002. personajes imprescindibles, y con la
Editorial Alfaguara. 28 pág./5,60 € sabia utilización de colores primarios.
Madrid, 2002. ISBN: 84-08-04430-3 No hay movimiento, los personajes
30 pág./6 € Existe ed. en catalán apenas se desplazan fuera de la parte
ISBN: 84-204-6547-X —La bicicleta de la Miffy—. central de las desnudas páginas. En
cuanto a los textos, no más de cuatro
líneas, cuatro frases rimadas acompa-
Irreverente homenaje a los libros y la No los aparenta, pero Miffy, la co- ñan cada imagen. El conjunto, sin
lectura a través de una niña que nos ha- nejita más famosa del mundo, tiene embargo, ha tenido un notable impac-
ce saber, por propia voz, que casi todo ya 42 años. Sin embargo, esta crea- to en las mentes de esos millones de
en su vida le parece un asco. Le parece ción del holandés Dick Bruna, conti- niños que han consumido estas histo-
un asco levantarse por la mañana, tomar núa encandilando a las nuevas gene- rias en las últimas décadas.
desayuno, ir a la escuela; encuentra as- raciones de prelectores y, sobre todo, Ahora, Destino nos devuelve este
querosa la papilla de su hermano, la ca- no ha perdido la frescura que la ca- clásico de la LI, que tiene detrás un
ca de perro, etc. Lo único que le gusta racteriza. Bruna, influenciado por impresionante merchandising, así co-
son los libros, bueno, no todos, éste que Matisse, creó este personaje, ejemplo mo varias series de dibujos animados,
tenemos en las manos también le pare- de minimalismo aplicado a la imagen, sin olvidar su importante club de fans
ce un asco pero, como ella bien dice, que fue admirado por el mismísimo en Japón. Los títulos publicados, ade-
«por suerte, hay otros muchos» Picasso. La figura de Miffy está he- más de este en el que Miffy sueña con
Con mucho humor. Guerrero perpetra cha con el mínimo uso posible de la lo que hará cuando sea mayor y ten-
esta «gamberrada» . que permite una fá- línea, y sus historias se cuentan, en ga su bicicleta, son: Miffy en el zoo y
cil identificación entre los lectores y esta la parte gráfica, con los elementos y Miffy cumple años.
niña mal hablada y protestona que, sin
embargo, encuentra en la lectura un poco
de paz. Unas imágenes expresivas que
hablan por sí solas y un texto descriptivo
se funden en esta obra que quizá algunos
Un cop de cap! un golpe contra un árbol. Ahora, el som-
brerito se le ajusta de maravilla sobre el
consideren «políticamente incorrecta», Davi. chichón que le ha salido en la cabezo-
pero que a nosotros nos parece que pro- Ilustraciones del autor. ta... pero no acaba ahí la cosa.
picia una cierta catarsis, una liberación Colección Tren Blau, 34. El estilo caricaturesco le va como ani-
frente a los pesados rituales que nos im- Editorial Edebé. llo al dedo a esta historia aparentemen-
pone la vida cotidiana. En cambio, los li- Barcelona, 2002. te intrascendente, exagerada y grotesca,
bros representan una evasión del día a 28 pág./4,98 € que encierra no pocas enseñanzas y ani-
día. Una lectura que, para que funcione, ISBN: 84-236-6335-3 ma a ciertas reflexiones. Davi narra con
necesita de la complicidad entre el niño, Edición en catalán. la imagen y la palabra en perfecta ar-
prelector de 3-5 años, y el adulto. monía, y nos ofrece este relato redondo,
lleno de hallazgos visuales y de juegos
Con su habitual humor de calibre fonéticos en el texto. Un libro que hará
grueso, es decir, nada sutil (entendido fácil y divertida la lectura compartida.
esto no como crítica, sino como carac-
terística) y un poco surrealista, Davi
compone este cuento sobre un hombre
muy cabezón, por testa grande y por
testarudo, que se encuentra un pequeño
sombrero. Jeremies se empeña en que le
queda bien el sombrerito, pero el aire lo
hace volar de su cabezota. Corre para
cogerlo, con tan mala suerte que se da
LIBROS/NOVEDADES

> g'lfgi£A

A casa da mosca
chosca
Eva Mejuto (Adapt.)
Yoyó se va a jugar Ilustraciones de Sergio Mora.
Colección Os Contos do Trasno.
de comerse el pastel de moras, se pre-
senta el más grande del bosque, el
Jeannette Rowe. Editorial Kalandraka. oso, enfadado porque no se le ha invi-
Ilustraciones de la autora. Pontevedra, 2002. tado. Su venganza será tremenda...
Traducción de Luz Orihuela. 40 pág./10,05 € Eva Mejuto se ha encargado de hacer
Colección Yoyó. ISBN: 84-8464-155-4 la adaptación de este relato de estructu-
Editorial Combel. Edición en gallego, ra acumulativa, dándole frescura y ac-
Barcelona, 2002. Existe ed. en castellano tualizando, a un lenguaje sencillo y di-
16 pág./8,90€ y catalán recto, los diálogos repetitivos de los
ISBN: 84-7864-620-5 —La casa de la mosca fosca— animales. La tipografía se encarga de
Existe ed. en catalán y en euskera resaltar en cada momento las palabras
—En Bubú se'η va a jugar—. —Euli fíriríren festa—. clave, los nombres de los animales y el
número de comensales en cada mo-
mento, y así hace hincapié en algunos
La conocida escritora e ilustradora Cuento popular ruso, sobre una aprendizajes. Por su parte, el ilustrador
australiana Jeannette Rowe. que había mosca tuerta atareada en hacerse una se ha decantado por la exageración, por
ejercido primero como maestra, parece casa y hacer una merienda de inaugu- la exuberancia, la rareza, pero también
saber qué teclas hay que tocar para lla- ración en la que sólo caben o están el humor, en el dibujo de las situacio-
mar la atención de los prelectores. Lo previstos siete comensales. Uno tras nes. Y cuida tanto el retrato de los ani-
demuestra en este libro protagonizado otro se van presentando en el nuevo males, como la escenografía o el en-
por Yoyó, un perro amarillo que, como hogar de la mosca los distintos ani- cuadre, sin olvidar el colorido. Es un
otros personajes animales famosos y males del bosque, desde el más pe- lujo para la vista, un desafío para nues-
queridos en el universo infantil, está queño hasta el más grande. Cuando tros ojos que con cada lectura descu-
perfilado con el mínimo trazo, humani- ya están los siete en la mesa, a punto brirán nuevos detalles.
zado sin demasiados adornos, pero con
la máxima expresividad. En este título,
lo vemos en una serie de situaciones de
juego en el parque, con sus amigos el
perro a topos rojos, el cerdito, la gatita L'Ot llegeix un conte Berta Las aventuras de Robert. Berta
alucinará cuando, en consonancia con
o los pequeños monos. Son escenas frag- el relato, el sillón adopte las formas de
mentadas —en cuanto a texto e ima- Picanyol.
Ilustraciones del autor. una casa, un caballo, un castillo o un
gen—, aunque sólo hay que acabar de monstruo, eso sí. sin que se pierda el
desplegar la página para salir de dudas Colección El Contes de l'Ot, el
Bruixot, 3. color de la tapicería.
y tener el cuadro completo. Es una treta Con una limpieza y precisión increí-
sencilla pero efectiva para entablar con Editorial Baula.
Barcelona, 2002. bles, Picanyol convierte esta acertada
el prelector un juego de adivinanzas e idea argumentai en un atractivo relato,
imaginación más allá de lo que mues- 48 pág./5,70 €
IBN: 84-479-0991-3 que entra por los ojos. Con pocos ele-
tran los dibujos. mentos, y mucho humor, nos hace vivir
Edición en catalán.
La técnica utilizada por Rowe —óleos las aventuras de Robert de manera un
pastel sobre papel de colores—, da a las tanto surrealista.
ilustraciones luminosidad y viveza, y el Ot, el brujo, es uno de los personajes En la misma colección encontramos La
recurso de la doble ilustración por pági- más conocidos e importantes del cómic capa mcigica de l 'Ot y L'Ot i la pinja.
na —la plegada y la desplegada— im- catalán, nacido en las páginas de la re-
prime dinamismo y estimula la curio- vista infantil Cava!! Fort hace treinta
sidad. Rowe evita, además, sobrecargar años. Ahora, en esta colección para lec-
con detalles las escenas, pero sí se permi- tores de 3 a 7 años, se recupera al brujo
te imprimir carácter a todos los perso- para contar sencillas historias mágicas.
najes, a los que adorna y disfraza para Como ésta, en la que los poderes de Ot
darles una apariencia desenfadada y chis- convierten la lectura de libro en un in-
tosa, que también llama la atención de creíble juego de transformismo. Senta-
los más pequeños. do en un sillón, Ot le lee a su amiga

CUJÍ 55
A casa da duna
DE ó A 8 AÑOS A casa da duna Fran Alonso - Manne! G. Vicente

Fran Alonso.
Manuel G. Vicente.
Caga, tió! Colección Pequeño Merlin.
Editorial Xerals.
- • · - •

Mercè Anguera. Vigo, 2002. llegan a la orilla son de un color dis-


Ilustraciones de Mlkel Valverde. 48pág./11,85€ tinto y arrastran diferentes objetos.
Colección Cues de Sirena. ISBN: 84-8302-871-9 Hasta que un día llega una ola desco-
Editorial La Galera. Edición en gallego. nocida y con ella una niña que ad-
Barcelona, 2002. vierte a Alba de un peligro, de una ola
21 pág./3,75 € negra que cubrirá su casa y dejara ba-
ISBN: 84-246-2082-8 Este curioso álbum nace de la com- sura sobre la playa.
Edición en catalán. plicidad de dos artistas, el escritor Un cuento mágico, con muchas lec-
Fran Alonso y el fotógrafo Manuel G. turas posibles, incluida la ecológica,
Vicente, unidos en la aventura de con- que apela a nuestros sentidos tanto
En Cataluña, el día de Navidad los re- tar esta historia misteriosa mediante como a nuestro intelecto o a nuestros
galos llegan no de la mano de Papa No- un texto a la vez narrativo, descripti- sentimientos. Una propuesta nueva y
el, sino del tió, que es un tronco al que vo y sugerente, casi poético y de unos atrevida en el ámbito del álbum ilus-
se ha estado «alimentando» y cuidando montajes visuales a base de imágenes trado, una apuesta por la renovación
los días anteriores a la fecha señalada y fotográficas, llenas de color y de tex- de la imagen en los libros dirigidos a
así, ese día se lo hace «cagar» regalos. turas, con encuadres muy significati- los más pequeños y también del texto,
Los niños hacen un círculo a su alrede- vos. El extraño relato nos lleva hasta tan abierto a interpretaciones, tan es-
dor, le cantan la canción pertinente una playa donde vive una niña, Alba, timulante para la imaginación, como
mientras lo golpean con un palo. El ca- en una casa situada sobre una duna; preciso en las descripciones. Una pe-
so es que en casa de Nil, el ritual tiene cada día de la semana, las olas que queña obra de arte.
que adelantarse casi una semana porque
su hermano pequeño, Andreu. no ha
querido perder de vista al tió desde que
lo trajeron a casa. Los padres, cansados
de trasladar el tronco por toda la casa, Bibundé En un registro decididamente humo-
rístico, el autor e ilustrador francés, Mi-
deciden, el 18 de diciembre, llevar a ca- Michel Gay. chel Gay, narra la peripecia iniciática de
bo este ritual tradicional. Bibundé, su debut como miembro de la
Ilustraciones del autor.
Un cuento muy simpático y apropia- Traducción de Anna Coll-Vinent. comunidad, su aceptación de los ritua-
do para estas fechas, en las que en todos Editorial Corimbo. les que ello comporta. Unas ilustracio-
los parvularios y colegios de Cataluña, Barcelona, 2002. nes delicadas, de colores tenues con
y en muchos hogares, se celebra esta 40 pág./8,25 € predominio del blanco, fragmentadas, a
tradición. Mikel Valverde se ocupa, con ISBN: 84-8470-043-7 veces, en varios planos, muy bien se-
su estilo realista-caricaturesco pero Existe ed. en catalán cuenciadas permiten seguir la trepidan-
amable, de poner en imágenes esta his- —Bibundé, el pingüí—. te historia de Bibundé. Una buena y
toria divertida y tierna. El texto manus- simpática historia contada a través de
crito, escrito en primera persona por Nil, un texto fresco y ágil, y de unas ilustra-
es sencillo y asequible a los primeros Bibundé, hijo del emperador y la em- ciones muy elegantes, expresivas y di-
lectores, con abundantes diálogos y re- peratriz de los pingüinos, retrasa tanto námicas. Apto también para prelectores,
peticiones de palabras. como puede el momento de su bautismo que no tendrán problema para seguir el
en el agua. Es más, el pequeño pingüi- relato a través de las imágenes.
no preferiría volar. Un día, el viento lo
lleva hasta un lejano iceberg. Allí aterri-
za una avioneta que tiene problemas
mecánicos. El piloto pierde una de las
herramientas en el mar y entonces Bi-
bundé, sin pensarlo dos veces, se su-
merge para recuperarla. En agradeci-
miento, el piloto lo subirá en su avión
para conducirlo hasta casa. Bibundé ha
logrado volar y también nadar...

CUJÍ 55
LIBROS/NOVEDADES

L O R E N Z O SILVA / J0.R01 SÁBAT

Laura y el corazón
de las cosas
Lorenzo Silva.
Calla un momento Ilustraciones de Jordi Sàbat.
Editorial Destino.
Hanna Johansen. Barcelona, 2002. Laura a separarse de sus cosas, la
Ilustraciones de Jacky Gleich. 37 pág./12,95€ madre le habla de lo tristes que de-
Traducción de L. Rodríguez ISBN: 84-08-04596-2 ben de estar los juguetes, abandona-
López. Existe ed. en catalán dos y solos, y entonces la niña re-
Editorial Lóguez. —Laura i el cor de les coses—. cuerda que las cosas tienen corazón
Salamanca, 2002. y necesitan cariño.
30pág./12€ El autor, iluminado por su hija Lau-
ISBN: 84-89804-53-2 Precioso cuento en el que se utiliza ra, ha encontrado la manera perfecta,
el animismo infantil para hablar de ge- mágica, simbólica de hablar de la nece-
nerosidad y de codicia, para llamar sidad de compartir las cosas, en vez de
Vivimos muy rápido y el entorno de nuestra atención sobre nuestro mode- acumularlas sin razón, en un texto sen-
una gran ciudad, con los mil y un rui- lo de vida, basado en la posesión de cillo y metafórico. El ilustrador ha re-
dos, nos obligan a perdernos muchas cosas a las que, al mismo tiempo, creado maravillosamente la atmósfera
experiencias, como la de escuchar los despreciamos. Laura tiene una relación del relato con unas imágenes elegantes,
sonidos que vienen de la poca naturale- especial con sus juguetes, y no sólo les en un estilo que nos recuerda la pintu-
za que sobrevive en la jungla de asfalto. supone vivos, sino que cree que for- ra del románico, y que nos devuelven
De esto trata este álbum tan especial, man familias. Procura, pues, que sus los juguetes de los años 50. En este
que presenta a un niño y una niña en miembros estén siempre juntos. Con magnífico álbum, bellamente editado,
una habitación. Él está saltando sobre la el tiempo, sus juguetes viejos quedan último Premio Apelles Mestres, las
cama, metiendo ruido y ella le pide que arrinconados en un baúl. Su madre le imágenes sólo tienen sentido leyendo
calle, que quiere oír algo. Quiere oír la sugiere que podría regalarlos a niños el texto y éste, para ser descifrado, ne-
mosca en la ventana, la lluvia tras la que no tienen. Ante la negativa de cesita de la intervención del adulto.
ventana, el árbol en la calle, el arco iris,
etc. Inician así un juego de imaginación
que los lleva a columpiarse en el arco
iris, a introducirse en una gota de lluvia,
a visitar un nido de pájaro para oír a los Maripuzker tan, y ello originará la envidia de Miren
Pinpirin.
huevos. El humor, la estructura de los cuentos
Mitxel Murua.
Un magnífico álbum, tierno y poéti- Ilustraciones de I. Martiarena clásicos, el tratamiento del tema, el len-
co, con un texto dialogado aparente- «Mattin». guaje cuidado y sus juegos de palabras,
mente muy sencillo, en el que se repite Colección Bátela, 1. así como las ilustraciones —muy expre-
la misma fórmula —«calla, por qué, Editorial Elkar. sivas y representativas, con una gran
porque quiero oír algo»—, pero muy su- San Sebastián, 2002. dosis de originalidad— de Mattin, lo-
gerente que se refleja en el rico espejo 30 pág./4,75 € gran que este relato sea una entretenida
de las imágenes, mágicas y realistas a la ISBN: 84-8331-915-2 obra literaria. Xabier Etxciniz.
vez. Ilustraciones que captan la ciudad Edición en vasco.
de manera reconocible, aunque con una
rica variedad de angulaciones, y tam-
bién reflejan, en el mismo plano, el jue- «Había una vez una niña alegre que se
go de imaginación de los niños. Desta- echaba muchos pedos», así comienza es-
ca la vivacidad, el movimiento, la te cuento, el primero de una nueva colec-
riqueza de detalles de las situaciones re- ción dedicada a los primeros lectores,
presentadas, el trazo nítido en el dibujo que, combinando los elementos clásicos
de los dos protagonistas, y el trazo más con un estilo moderno, logra llevar la
pictórico en los paisajes urbanos. sonrisa a los labios de los lectores.
Una lectura al alcance de prelectores, Mitxel Murua nos transporta hasta el
bien acompañados por un adulto, pero mundo de los pedos, donde el capitán
que puede disfrutarse mejor a partir de manda y mantiene el orden. Así, Mari-
los 6 años. puzker es compensada por dicho capi-

CUJÍ 55
¡ ~
DE 8 A 10 AÑOS Horazio eta
jaguarra
Dos plumas de Txiliku.
Ilustraciones de Elena Odriozola.
águila Colección Kuku, 10.
Editorial Elkar.
Alfredo Gómez Cerda. San Sebastián, 2002.
Ilustraciones de Teo Puebla. 57 pág./7 €
Colección Rascacielos. ISBN: 84-8331-870-9
Editorial Everest. Edición en vasco.
León, 2002. Este bello cuento, estructurado en
31 pág./7,95 € cinco capítulos, nos muestra desde la
ISBN: 84-241-8028-3 A la clase de Aitziber acaba de lle- sencillez e inocencia de la narradora
gar un chico nuevo, es más moreno el mundo de los miedos, el de la di-
que ellos y no entiende el euskera; ha- versidad cultural, el de la amistad.
Al autor no hay tema que se le escape. bla poco, pero ello no será impedi- Narrado con un estilo sencillo y a tra-
Ahora deja su ciudad natal, Madrid, pre- mento para que Aitziber se convierta vés de cinco momentos, Horazio eta
sente en muchos de sus libros, y viaja en la mejor amiga de Horazio, quien jaguarra es un bello relato cuyas su-
hasta las praderas americanas, para con- le hablará de la selva, de cómo vivía gerentes ilustraciones, de Elena Odrio-
tarnos «una de indios». Un relato iniciá- en ella, de los diversos animales que zola, además de embellecerlo aún más,
tico, en clave simbólica, que habla de la la habitan... y del jaguar, el único ani- nos sumergen completamente en la
necesidad de hacer realidad nuestros mal a quien teme Horazio. historia. Xabier Etxaniz.
sueños. Una necesidad que se tiene en la
juventud y se va perdiendo a medida que
acumulamos años y desengaños.
Montaña Roja, un joven de la tribu de
los cheyene, tiene el mismo sueño des-
El rei negre su color. También llegan a la puerta de
un palacio, donde aguarda un pobre
pierto que dormido: dar caza a una ma- Pone Pons. hombre con su hija enferma en brazos.
jestuosa águila, la más grande de todas, Ilustraciones de Francesc Rovira. El rico propietario se niega a darles au-
y hacerse un tocado con sus plumas. Colección Grumets, 146. xilio y, como el resto de las personas
Comunica a toda la tribu su intención Editorial La Galera. que no le han ayudado, recibe su mere-
de ir hasta las montañas en busca del Barcelona, 2002. cido. Antes de unirse a Melchor y Gas-
ave, y todos se lo desaconsejan, excep- 31 pág./5,29 € par, Baltasar curará a la niña.
to el más viejo, Roble Centenario, que ISBN: 84-246-9546-1 Pons teje esta hermosa historia, muy
le dice que vaya. Edición en catalán. bien contada, con una prosa de textura
Con una concisión encomiable, pero Existe ed. en castellano oral, que fluye con soltura, precisa, sin
sin escatimarnos aquellos detalles que —El rey negro—. adornos innecesarios, pero cálida y cer-
dan emoción a esta aventura, el autor cana al lector. No es un relato dramáti-
nos conduce por la peripecia vital de es- co, pero definitivamente el humor lo
te muchacho que lucha por hacer reali- Considerado el mejor poeta menor- pone Rovira con sus ilustraciones, en
dad su sueño. Le acompaña en el empe- quín del siglo xx, Pone Pons se ha acer- las que se ocupa de mostrar en cada mo-
ño Teo Puebla, con unas ilustraciones cado más de una vez a la LIJ, ámbito en mento las actitudes de los personajes a
muy pictóricas, de espectacular y varia- el que ha cosechado también premios. través de las expresión de sus caras, de
da gama cromática que destacan mucho Esta vez nos obsequia, dadas las fechas, su gestualidad corporal.
en este formato álbum. con un cuento de Navidad sobre el rey
Baltasar, en la línea de los relatos tradi-
cionales, con un claro mensaje contra el
racismo y la intolerancia. El rey negro,
avisado del nacimiento de Jesús, parte
junto a su criado Sa'id, hacia Belén. El
camino es largo y cuando se les acaban
los alimentos y el agua, se acercan a un
oasis y luego a un poblado para abaste-
cerse. Pero las gentes los rechazan por

CUJÍ 55
LIBROS/NOVEDADES

Mitos de Memoria
del fuego
L'illa animal Eduardo Galeano.
Ilustraciones de Elisa Argullé.
Flavia Company. Colección Sopa de Libros, 79. nacidas en el umbral de los tiempos,
Ilustraciones de Sabala. Editorial Anaya. antes de la conquista europea del con-
Colección El Vaixell de Vapor. Madrid, 2002. tinente y que ha logrado sobrevivir, co-
Serie Blava. 76 pág./5,80 € mo nos cuenta Galeano, a cinco siglos
Editorial Cru'ílla. ISBN: 84-667-1709-9 de «silencio obligatorio».
Barcelona, 2002. Son mitos hermosos, poderosos, re-
90 pág./11,80€ veladores de una manera de ver el
ISBN: 84-661-0466-6 Eduardo Galeano, el gran escritor mundo, llenos de magia y sabiduría, y
Edición en catalán. uruguayo, ha extraído de su trilogía no exentos de humor, que nos filtra el
Memoria deljuego, sobre los mitos in- escritor con su prosa fresca, limpia de
dígenas de las Americas, estos cuentos palabras innecesarias, redundantes. Una
La autora recupera a sus personajes de breves que explican, precisamente, mi- prosa que nos golpea, en el buen sen-
El llibre màgic, un grupo compuesto por tos sobre el origen del mundo y de los tido de la palabra, certeramente para
los abuelos de Tomás y Lola y unos ami- seres que habitan en él, de los miste- transmitirnos toda la riqueza de esta
gos, todos muy aventureros, más los nie- rios de la naturaleza y la vida prove- mitología tan poco sofisticada, tan ge-
tos y unos compañeros de clase, y los em- nientes de las diferentes culturas del nuina, que nos llega también a través
barca en una historia decantada esta vez continente americano, de sur a norte. de las imágenes de Elisa Arguilé, tan
totalmente hacia el lado de la fantasía. Son veintiún textos en total, escritos li- sugerentes como los textos, en un esti-
Dispuestos a pasar un día de lo más tran- bremente, a partir de muy diversos lo de da impresión de tosquedad, de
quilo navegando mar adentro, el grupo se materiales, pero respetando el espíritu primitivismo, pero que es muy moder-
ve sorprendido por una inesperada tor- que animó estas creaciones colectivas no, como todo lo que no tiene edad.
menta. Cuando las cosas se calman, se
dan cuenta de que están en un mundo di-
ferente. Para empezar, los delfines que
rodean el barco tienen cara de ratones y,
por si fuera poco, las dos mascotas del
Sam y otros cuentos cubrir y a entender el comportamiento
de las tortugas, las mofetas, los pájaros,
grupo, el perro, Rom. y el gato. Café, ha-
blan. Están en la Isla animal, un mundo
de animales los zorros y las luciérnagas. Sin ser un
zoólogo, Gordon confiesa haber obser-
diferente en el que las bestias no sólo tie- Noah Gordon. vado a estos animales cuando vivió en
nen el don de la palabra, sino que son de Ilustraciones de Leonardo Flores. una granja, y ahora rompe una lanza a
especies desconocidas, mezclas imposi- Ediciones B. su favor, para que se entienda su com-
bles entre, por ejemplo, mosca y ardilla, o Barcelona, 2002. portamiento y se respete su condición
entre abeja, hormiga, hiena, gato, tiburón 74pág./13,50€ de animales en libertad.
y león. Una exageración. En la isla, todos ISBN: 84-666-0983-0 Después de cada cuento, el libro inclu-
disfrutarán en una animada fiesta, con ye una página de información sobre los
baile y adivinanzas.Un divertimento, animales protagonistas. La edición, en
con una puesta en escena que tiene su Noah Gordon, el famoso y superven- formato álbum, resulta más atractiva gra-
principal baza en el cuidado y escogido tas escritor norteamericano de origen cias a las ilustraciones, de textura foto-
lenguaje, que incluye los juegos de pala- judío, se aleja mucho de su registro pa- gráfica, de Leonardo Flores, que de-
bras para nombrar a las nuevas especies, ra adultos en estos relatos sobre anima- muestra ser también un buen observador
y resulta rico y variado, e igual de fluido les salvajes cada vez más amenazados de la naturaleza, incluida la humana.
en las descripciones que en el relato de la por nuestra civilización. Con ellos el
acción. Una fantasía que Sabala materia- autor pretende que los niños se den
liza con su estilo peculiar, fuertemente cuenta, por un lado, «de lo fascinantes y NOAH
expresivo y colorista, con esas figuras valiosos que son los animales en su am- GORDON 5
humanas caricaturescas que no desento- biente» y, por otro, de que los animales
narían en una tira cómica, y esos anima- salvajes no son parecidos a los domésti-
les de pesadilla. El barniz del humor da cos, aunque a veces nos empeñemos en
brillo a esta obra desenfadada disfraza- ello. Son cinco historias muy sencillas,
da en una edición especial, muy cuidada. muy descriptivas, que nos ayudan a des-
l e e r es divertido

•jWj«iMWWM»»^H»MWJJJ IÍMJ >-

MISTERIOS ROΛ^ANÖS

MISTERIOS ROMANOS

v*2>' -*§3 ''cáP


-II-

CAROLINE LAWRENCE

LOS SECRETOS
DEL VESUBIO

salamandra
LIBROS/NOVEDADES
W^M

DE 10 A 12 ANOS Caracoles, pendientes


y mariposas dejado a la familia sumida en una
Tira de la cadena Blanca Álvarez. honda tristeza. Pero a Idoia le ocurre
algo más, hay unos horribles caraco-
Ilustraciones de Teresa Novoa.
Michael Lawrence. Colección Ala Delta, Serle les que la persiguen y la atemorizan.
Traducción de Atalaire. Verde, 13. Guarda un secreto en su interior que
Editorial Alfaguara. Editorial Edelvlves. sólo aflorará gracias a la intervención
Madrid, 2002. Zaragoza, 2002. de Lise, un amigo de la abuela, un or-
200 pág./7 € 147pág./5,90€ febre que hace pendientes especiales
ISBN: 84-204-6552-6 ISBN: 84-263-4908-0 de azabache y que tiene el poder de
saber qué mal aqueja a las personas.
Idoia se siente culpable de la muerte
Tercera entrega, para nosotros prime- Merecedora del Premio Ala Delta de su hermano, porque la deseó. Con la
ra, de las estrambóticas aventuras de 2002, esta novela de sentimientos, ter- llegada del niño se sintió abandonada
unos mosqueteros modernos y adoles- rible y hermosa a la vez, nos enfren- por sus padres, desatendida emocional-
centes —Jiggy McCue y sus vecinos, ta a un problema que no pocos niños mente. Luego la culpa, el odio que sin-
los hermanos Pete y Angie—, que está viven en silencio, como Idoia, la pro- tió hacia sí misma creó esos caracoles,
haciendo furor en Gran Bretaña, de tagonista: el sentimiento erróneo de para castigarla. Un relato muy emoti-
donde provienen, y Estados Unidos. En culpa que puede destrozarnos la vida. vo, terapéutico quizá para algunos, de
un tono desenfadado, plagado de ironía, En casa de Idoia ha ocurrido una des- una gran densidad de sentimientos ex-
Jiggy nos cuenta las gamberradas del gracia que no se nos desvela directa- presados a través de metáforas y sim-
grupo. En esta ocasión, la pandilla deci- mente, sino que la vamos intuyendo a bolismos muy iluminadores, muy poé-
de meter la nariz en un juego por Inter- medida que avanza la narración. Se ticos. Es una obra valiente, sincera, una
net que permite, si tu vida es «una ca- trata de la muerte del hermano de especie de exorcismo literario, nada
ca», tirarla por el váter y cambiarla por Idoia, un bebé de pocos meses, que ha habitual en nuestra LIJ.
otra mejor. Pero el juego es experimen-
tal y el cambio que sufrirán las vidas de
los chicos será muy peculiar: una maña-
na Jiggy se levantará con su mente pero
con el cuerpo de Angie, y ésta con el Un sueño para todas palabras secretas del sueño, encontrará
su «sueño para todas las noches». Pero
cuerpo de su amigo y vecino. las noches no hará el aprendizaje solo, sino compar-
tido con el lector. Cada vez que Tang
Lawrence, un gamberro vocacional,
que primero probó suerte en la fotogra- Lisa Bresner. aprenda un ideograma, éste se incorpora-
fía y el diseño gráfico, ha urdido esta Ilustraciones de Frederick Mansot. rá al texto del cuento, en substitución de
comedia adolescente, que nos sirve a Caligrafía de Dong Qiang. la palabra que representa y así la lectura
través de unos personajes un poco exa- Traducción de Humpty Dumpty. se complicará un poco más pero será
gerados y caricaturescos a veces, pero Editorial Lumen. más interesante, un desafío a nuestra ca-
que encarnan no pocos de los vicios y Barcelona, 2002. pacidad retentiva.
las virtudes del hombre moderno. Todo 62 pág./11,90 € Este relato participa del exotismo y el
ello narrado en un lenguaje fresco y cer- ISBN: 84-264-3759-1 simbolismo de la tradición narrativa
cano a los jóvenes, sin abusar del argot oriental y se acompaña de unas magnífi-
del momento, y con unas tramas cómi- cas ilustraciones que remiten también a
cas, tirando a delirantes. Lisa Bresner, profesora de Chino en la iconografía del país, sin olvidar la her-
la Universidad de Nantes (Francia), ha mosa caligrafía, los ideogramas que jalo-
escrito varios libros para niños y jóve- nan el texto. Una maravilla para todas las
nes en los que les descubre aspectos de edades.
esa cultura milenaria. Con este cuento
sobre un niño que no sabe soñar, la au-
tora nos desvela la manera cómo nació
la escritura china basada en ideogra-
mas, el dibujo de ideas y objetos.
El pequeño Tang iniciará un viaje por
toda China, siguiendo la Gran Muralla y,
al final, después de haber aprendido las
DE 12 A 14 ANOS El Diablo en el
juego de rol
Ladrones en el foro Andreu Martín.
Colección Alandar, 14.
ras del tarot. Pero uno de los partici-
pantes comienza a jugar sucio, y el
Caroline Lawrence. Editorial Edelvlves. Diablo, el narrador de esta historia, lo
Traducción de Atalaire. Zaragoza, 2002. sospecha y trata de desenmascarar al
Colección Misterios Romanos. 147 pág./7,50€ tramposo, con astucia y arrojo. Este
Editorial Salamandra. ISBN: 84-263-4909-9 adolescente tiene mucho trabajo, por-
Barcelona, 2002. que además del juego tiene en la ca-
192 pág./7€ beza a Patricia, su primer amor.
ISBN: 84-7888-792-X Andreu Martín, al hablar de esta Con su buen oficio y su clarividen-
novela ganadora del Premio Alandar, cia, Martín nos hace comprender de
afirmó haberla escrito para defender dónde surge la fascinación que mu-
Las novelas de misterio, detectivescas, esta inteligente diversión y desligarla chos, sobre todo jóvenes, sienten por
protagonizadas por una pandillas de es- del crimen. No todos los aficionados los juegos de rol. Es como si los im-
pabilados niños son un clásico en la LIJ son asesinos en potencia. Sin embar- plicados tuvieran patente de corso, ad-
y un éxito seguro a poco que estén bien go, la obsesión por el tema puede lle- quirieran un poder que mal entendido
hechas. Ladrones en el foro no sólo tiene var a conductas peligrosas, como mu- puede llevarlos a comportamientos ca-
la virtud de estar bien planteada, desar- chas otras prácticas que implican si delictivos. La novela es, en este sen-
rollada y resuelta, sino que cuenta con competir. tido, casi didáctica, pone al descubier-
el atractivo añadido de estar muy bien Un grupo de compañeros de clase to estos mecanismos de enganche y, al
ambientada en la antigua Roma, concre- aficionados a los juegos de rol se su- mismo tiempo, es un buen retrato de
tamente, en el año 79 d. C. La protago- merge en una partida, en la que se en- unos adolescentes que maduran gra-
nista, Flavia Gemina vive en Ostia con frentan el Loco y el Mago, dos figu- cias a esta partida amañada.
su padre marino, y se propone descubrir
al asesino de perros que tiene atemoriza-
do al vecindario. Lo hará con ayuda de
Jonatán, un niño hijo de una familia de
judíos cristianos, Nubia, un niña africana El octavo viaje de ce emprender un nuevo viaje que lo lle-
vará hasta la legendaria Isla Errante,
vendida como esclava a la que compra
para poder liberar, y Lupo, un niño men-
Simbad el marino que se desplaza por el mar y, por ello,
resulta tan difícil de encontrar. Además,
digo al que han cortado la lengua. Todas Alfredo Fernández Zetta. esta protegida por sus habitantes, unos
las categorías sociales representadas en Ilustraciones de Aurora Losada. monos aulladores que atacan a los visi-
esta pandilla de detectives. Colección La Mochila de Astor, 9. tantes lanzándoles proyectiles como los
La norteamericana Caroline Lawren- Editorial Palabra. cocos con notable puntería. En el viaje,
ce, licenciada en Arqueología Clásica, Madrid, 2002. Simbad conoce otros extraños lugares y
se estrena con este libro, el primero de 96 pág./5,19€ costumbres y tiene oportunidad de pro-
una serie —Misterios Romanos— en la ISBN: 84-8239-636-6 bar unas armas con imán, toda una no-
LU y lo hace con honores. Sin descui- vedad en la época.
dar la trama detectivesca, sin ralentizar Si de algo peca este libro, con una
el ritmo de la acción, y sin que resulte El autor toma prestado un personaje buena idea de partida, es precisamente
forzado o tedioso, la escritora es capaz mítico de Las mil y una noches y lo ha- de no exprimir más cada episodio, de
de reflejar la vida cotidiana de la época, quedarse corto y no por falta de imagi-
de hablar de distintos aspectos de la cul- nación, sino de ambición. Es un mate-
tura con amenidad. Una lectura muy en- rial desaprovechado. Por ejemplo, lo de
tretenida que nos hace esperar con ansia las armas con imán se queda en casi na-
una segunda entrega. da, igual que la visita a la Isla Errante,
en la que Simbad permanece poco tiem-
po, a pesar de ser el objetivo de su via-
je. Sin embargo, disfrutamos con lo que
nos cuenta el autor, porque es emocio-
nante y original y, además, está bien es-
crito, con una prosa de regusto arcaico,
rica y cuidada.
LIBROS/NOVEDADES
XaNcr 1'. Docampo

A casa
da luz
m »a.
SSXERAIS - í

-»Ψ El jinete del dragón


Cornellia Funke.
A casa da luz Ilustraciones de la autora. dragón, Lung, que con ayuda de Ben,
un muchacho huérfano, Piel de Azu-
Traducción de Rosa Pilar
Xabier P. Docampo. Blanco. fre, una duende muy gruñona, y otros
Xosé Cobas. Colección Las Tres Edades, 95. personajes, logrará encontrar la Orilla
Colección Sopa de Libros. Editorial Símela. del Cielo, un lugar en la cordillera del
Editorial Xerais. Madrid, 2002. Himalaya donde podrían refugiarse
Vigo, 2002. 425 págs./19,50€ los dragones sin ser amenazados pol-
192 pág./5,80 € la civilización humana. Ortiga Abra-
ISBN: 84-7844-639-7 sadora, un enorme y malvado dragón
ISBN: 84-8302-884-0
Edición en gallego. creado por un alquimista para exter-
Existe ed. en castellano La fantasía es un género difícil; minar a la especie pone en peligro el
—La casa de la luz— en Anaya. no vale todo, hay que ser coherentes, no éxito de la empresa.
solo imaginativos, para crear ese tipo Funke tiene imaginación, sabe na-
de ficciones. Hay algunos maestros rrar con fluidez, se preocupa de expli-
Los cinco muchachos protagonistas indiscutibles, con Tolkien a la cabeza, car el porqué de todo lo que pasa, crea
de esta novela, tres chicas y dos chicos, y muchos aspirantes. El mejor elogio personajes con alma, tiene don para
tienen la extraordinaria experiencia de para este libro es decir que el autor de los diálogos chispeantes, conoce las
entrar físicamente en el interior de un El Hobbit, hubiera disfrutado con su fuentes de la fantasía y es capaz de
cuadro y vivir una aventura en ese des- lectura. Sin grande alardes, la escrito- llevar su feliz idea argumentai hasta
conocido mundo. En el transcurso de su ra alemana combina a la perfección el final, sin que decaiga nuestro inte-
aventura, descubren la realidad inquie- mitos, leyendas, aventura, humor para rés, sin defraudar las expectativas que
tante de unos seres que son víctimas de construir este relato sobre un valiente crea. Una maravilla.
la injusticia y la explotación, viven situa-
ciones de peligro que les obligan a tomar
decisiones y asumir riesgos y participan
en acontecimientos que propician cam-
bios importantes. Todo ello contado con Inesaren balada ros, admirada por la actitud y porte de
un conocido corsario, el capitán Etienne
un estilo muy ágil y expresivo, con un in- Hasier Etxeberria. Pel lot, decide abandonar su hogar en el
terés especial en caracterizar a los mu- Colección Apirlla, 7. norte navarro, cruzar la frontera e ir a
chachos y sus relaciones y en no aban- Baiona en busca de su capitán. Para
donar en ningún momento un humor Editorial Elkar/Argílatetxe
Elkartuak. ello, se convertirá en Nikolas y vivirá
sutil que subyace incluso en los momen- cerca de la familia de Pellot. esperando
tos más inquietantes. San Sebastián, 2002.
160 págs./8€ el regreso de éste.
Hay en la novela elementos caracte- ISBN: 84-8331-843-1 Hasier Etxeberria recrea con gran
rísticos de la obra de su autor como son, Edición en vasco. acierto el ambiente de la época, las cos-
el género de aventuras, el protagonista Existen ed. en castellano tumbres y creencias, al tiempo que mues-
colectivo, la superposición sin «sobre- —La balada de Inesa— y catalán tra una historia muy creíble, narrada por
salto» de los planos de la realidad coti- —La balada d"Inesa— Inesa en su vejez. La niña del princi-
diana y lo extraordinario que acontece, en La Galera; y en gallego —La pio se convertirá en una joven (un jo-
el retrato de un mundo infantil que dis- balada de Inesa— en Galaxia. ven a los ojos de prácticamente todos)
curre al margen de los adultos, etc. Pe- madura, que descubre el amor pero, so-
ro además, supone un intento de apro- bre todo, que lucha por lograr sus objeti-
ximar a los jóvenes lectores a una A partir de un manuscrito encontrado vos. Amena, entretenida, Inesaren balada
reflexión sobre la naturaleza de la obra en un castillo, el autor desarrolla esta es una buena y muy recomendable nove-
artística. El reto de ilustrar un libro de excelente novela juvenil ambientada en la juvenil, que quedó finalista en la últi-
estas características lo asume con éxito el siglo xviii. Una historia de corsarios, ma convocatoria del Premio Abril. Xa-
notable Cobas. Sus excelentes imágenes pero que tiene lugar completamente en bier Etxaniz.
explicitan las reflexiones que propone tierra, una historia de hombres, donde
el relato. Cada una de ellas es una invi- la protagonista es una joven; una his-
tación, una sugerencia para ir más allá, toria en una sociedad violenta, donde
para adentrarse en el mundo representa- prácticamente no ocurren acontecimien-
do y recrearlo con ayuda de las palabras tos violentos.
de la historia. M" Jesús Fernández. Inesa, la séptima hija de unos posade- Inesaren
balada
Joseph Kessel
El león

TOf^i "

MÁS DE 14 AÑOS El león


Joseph Kessel.
Traducción de Fernando produzca una tragedia inevitable y
La ciudad de las Corugedo. anunciada: un guerrero massai inten-
ta cazar a King, el león que Patricia
Colección Medianoche.
Bestias Editorial El Aleph. ha criado desde bebé; el padre de la
niña, un ex cazador de fama, tiene
Barcelona, 2002.
Isabel Allende. 268 págs./12,50€ que abatir al animal.
Colección Serie Infinita. ISBN: 84-7669-587-x Un relato emocionante. El autor
Editorial Montena. Existe ed. en catalán describe, desde los sentimientos y
Barcelona, 2002. —El lieó— en Empuñes. emociones, el efecto que le produce el
304 págs./14,90€ contacto con los animales salvajes y
ISBN: 84-8441-166-4 con la naturaleza, mediante una prosa
La editorial recupera para los lecto- de textura poética y, al mismo tiempo,
res actuales una excelente novela de crea unos personajes de carne y hueso,
La famosa y premiada escritora se ha aventuras, escrita en los años 50 por con sus contradicciones, abocados al
decantado por una novela de aventuras este novelista francés de ascendencia desastre. La tragedia se palpa ensegui-
iniciática situada en la selva amazónica rusa responsable también de Belle de da. La familia de Patricia está rota. La
para estrenarse en la literatura juvenil. jour, inmortalizada en el cine por Bu- madre no soporta vivir en África; el
Alexander Cold, 15 años, pasará de su nuel. El león nos traslada a Kenia, a padre ha renunciado a las armas, a ca-
protegido hogar en California al Amazo- una reserva de animales, a donde lle- zar, pero no puede borrar su naturale-
nas, donde se convertirá en una especie ga el narrador para una breve visita, za y su pasado; y Patricia tiene un ins-
de héroe al salvar a una tribu de ser ex- pero el encuentro mágico con los ani- tinto posesivo respecto a King poco
terminada por unos traficantes sin es- males y, sobre todo, con Patricia, una sano. Una olla a presión que estalla,
crúpulos. El joven, con una madre en- niña de 10 años que se relaciona con seguramente para liberar a Patricia.
ferma de cáncer, cae una temporada las fieras casi de igual a igual, le ha- Una obra muy alejada de las edulcora-
en manos de su abuela Kate, una excén- ce permanecer allí más días. Los jus- das historias sobre el amor entre per-
trica periodista involucrada en una expe- tos para que delante de sus ojos se sonas y animales salvajes
dición al Amazonas, para buscar a la Bes-
tia, una especie de versión «caliente» del
Hombre de las Nieves del Himalaya.
A pesar de la calidad de su prosa, ágil,
rica y precisa, de la afortunada idea argu-
Los Fabulosos vez de preparar la puesta en escena de su
cita soñada —ni siquiera ha coincidido
mentai, de lo bien que maneja los mitos y Hombres Película alguna vez con la vecinita—, echa un vis-
tazo a los álbumes y documentos de su
leyendas de la zona, de los buenos princi-
pios éticos y ecológicos que subyacen al Fernando Marías. padre, para descubrir el pasado de su pa-
relato, nos cuesta entrar en la disparatada, Colección Espacio Abierto, 97. dre y la verdad sobre el incendio provo-
absurda, exagerada peripecia de un chico Editorial Anaya. cado en el cine que su progenitor tenía.
que al empezar el libro no sabía defender- Madrid, 2002. Este buen narrador que es Fernando
se en su habitat natural, y en la selva se 111 págs./6,20 € Marías construye una historia atractiva y
aclimata la mar de bien, sortea todos los ISBN: 84-667-1558-4 bien tramada, que al principio parece que
peligros y sale indemne. Tampoco los per- va a ser la crónica de un primer amor o
sonajes que le acompañan nos parecen del despertar sexual, en clave de humor,
mínimamente creíbles: Nadia, su com- La novela comienza pareciendo las de un adolescente, sin más, y que poco a
pañera de aventuras, puede entenderse con confesiones de un adolescente de 15 poco, sin que nos demos casi cuenta, va
las tribus que no han tenido contacto años, Fernando, que se despista unos días convirtiéndose en un argumento de pelí-
con el hombre blanco. Allende confunde de su padre para volver al piso de la ciu- cula de cine negro. Notable.
el realismo mágico con el todo vale. dad y preparar con tranquilidad un en-
cuentro con su vecina Purita, una mujer
atractiva y mayor que él con la que pre-
tende perder su virginidad. El chico es
chistoso, muy irónico y es grato seguir el
hilo de sus pensamientos y proyectos de LosMiulbw

cine —es muy aficionado al séptimo ar- Hnralav; Película


ΜΥΑ
te—. Pero al llegar al piso desierto, en

CUJÍ 55
ñ
LIBROS/CÓMIC

UJJUJJÍJUJUU 1

Diario de un
ΜΙίβϋ ui íüi'JiíjiíK;
peluquero de señoras
Guión y dibujos de Philipp
Swamp Thing Lejeune.
Editorial Glénat.
La maldición Barcelona, 2002.
82 págs./4,50 €
Guión de Alan Moore. ISBN: 84-8449-240-0
Dibujos de S. Bissette, J.
Totleben, Veicht, Woch, Alcalá y
Randall. El humor a costa de lo cotidiano es
Colección Vértigo, 205. una fuente inagotable para cualquier es- de José, un peluquero que piensa en voz
Editorial Norma. critor. Con tan sólo salir a la calle pode- alta. Sus clientes somos todos nosotros,
Barcelona, 2002 mos encontrarnos con situaciones deli- con nuestras fobias y nuestras preocu-
192 p á g s . / 1 5 € rantes y sorprendentes. El dibujante y paciones, con nuestros miedos y nues-
ISBN: 84-8431-507-X guionista Philipp Lejeune ha recurrido, tras carencias, que convierten al pelu-
para elaborar el guión de este cómic, a quero en una suerte de psiquiatra de
uno de los lugares en los que se hacen andar por casa completamente desbor-
Podríamos decir que La cosa del Pan- confesiones, se piden consejos, donde dado. En la mejor tradición del cómic
tano es el paradigma del cómic de clase las personas se construyen un físico de humor, Lejeune nos hará pasar un
B. Un buen trabajo que se lee con cari- acorde sus deseos y sueños: la peluque- buen rato con un humor irreverente en
ño pero que no ha alcanzado la popula- ría. La colección de gags, que Lejeune el que no queda títere con cabeza. Ga-
ridad de otros superhéroes de la época. nos propone en no más de dos páginas briel Abril.
Bien es cierto que no se trata exacta- por historia, reflejan los pensamientos • A partir de 14 años.
mente de un superhéroe. El origen del
personaje lo encontramos en el prodi-
gioso lápiz de Berni Wrightson y en
unos endebles guiones de Len Wein allá
Clásicos en Jauja ras valencianas, donde nacieron perso-
najes tan conocidos como Roberto Al-
por 1972. Alumbrados bajo el auspicio
de la D.C. Comics, los dos crearon a
La historia del tebeo cázar y Pedrín, El guerrero del Antifaz,
Jaimito o Pumby.
Alee Holland, un científico que, debido
a un accidente, se impregna de un líqui-
valenciano El libro es un espléndido estudio en el
que, además de los textos, se han publi-
do que, en conjunción con las aguas de Pedro Porcel. cado muchas viñetas en color y blanco
un pantano que está investigando, lo Edicions de Ponent/Generalitat y negro que servirán de guía para el lec-
convierten en un monstruo mitad hom- Valenciana. tor. Un valioso volumen de consulta y el
bre mitad planta. La cosa del pantano es Onil (Alicante), 2002 reconocimiento de un arte y unos auto-
un cómic de terror, género que nunca ha 486 pag./36 € res que corren peligro de ser olvidados.
tenido una repercusión masiva y que, ISBN: 84-89929-38-6 La historia del tebeo valenciano es un
sin embargo ha aguantado contra viento primer paso para que esto no suceda.
y marea hasta el día de hoy. En La mal- Valencia fue la segunda ciudad del Gabriel Abril.
dición, podemos recrearnos con los re- Estado, después de Barcelona, en la • A partir de 16 años.
latos ideados por uno de los mejores producción de tebeos. Aunque muchos
guionistas que tuvo la serie cuando los de ellos fueron editados con poco cui-
dos creadores la dejaron: Alan Moore. dado, utilizando papel de ínfima cali-
En cuanto a los dibujos destaca la pre- dad y con numerosos errores tipográfi-
sencia de Rick Veitch, que se encargó cos, han dado origen hoy a muchas
de escribir y dibujar la serie cuando piezas de coleccionista. Pedro Porcel,
Moore la abandonó y Alfredo Alcalá, un defendiendo el valor cultural e histórico
ilustrador detallista y espectacular que de esos originales, infravalorados y ol-
cuenta en su currículo con algunos epi- vidados en muchas ocasiones, se ha de-
sodios de Conan el Bárbaro realmente dicado a la titánica tarea de elaborar un
sobresalientes. Sólo por ellos merece la completo catálogo de la edad de oro del
pena revisar este clásico de los comic- tebeo español (comienzo de los años 30
books. Gabriel A bril. hasta la primera mitad de los 60), cen-
• A partir de 14 años. trándose en los que vieron la luz en tier-

CUJÍ 55
LIBROS/DE REGALO

Anu Stohner * Henrike Wilson

El pequeño
Papá Noel presentadas como piezas desplegables
El niño que nació en entre las páginas del libro, que reprodu-
Belén cen las caras de los protagonistas de la
serie -Harry, Hagrid, Hermione, Ron y
Liesbet Siegers. Severus Snape—, y que pueden sacarse
Ilustraciones de la autora. del libro para jugar.
Traducción de P. Rozarena. • A partir de 8 años.
Editorial Edelvives.
Zaragoza, 2002.
26 pág./10,67€
ISBN: 84-263-4874-2
Les Tres Bessones i
Gaudí
morosos regalos sin destinatario. Mien-
tras pasea cabizbajo por el bosque, des- Francesc Orteu y Joan Sol.
cubre a un grupo de animales muy en- Ilustraciones de Roser Capdevila.
fadados porque Papá Noel nunca les Editorial Cromosoma/Destino.
trae regalos. Barcelona, 2002.
Álbum de gran formato, con magnífi- 48 pág./13,95€
cas ilustraciones y breves textos de apo- ISBN: 84-08-04577-6
yo, que encantará a niños en edad de Edición en catalán.
«querer ser mayores». Existe ed. en castellano —Las
• A partir de 5 años. Tres Mellizas y Gaudí—.

Qaudi
Les Tres Bessones i • Γ

Con unas expresivas ilustraciones que


imitan los dibujos infantiles y unos bre- Harry Potter. El libro
ves y sencillos textos de apoyo, este bo-
nito álbum explica a los más pequeños de las máscaras
el origen de la costumbre de hacer rega-
los en Navidad, a través de la historia J. Κ. Rowling/Warner Bros.
del nacimiento del niño Jesús y la visita Ediciones Β.
de los Reyes Magos. Barcelona, 2002.
• A partir de 3 años. 19 €
ISBN: 84-666-1015-4

El pequeño Papá
Libro basado en la película para tele-
Noel visión del mismo título, realizada con
motivo del 150 aniversario del naci-
Anu Stohner. miento de Gaudí. Las Tres Mellizas, por
Ilustraciones de Henrike Wilson. obra y gracia de la Bruja Aburrida, se
Traducción de Estrella Borrego. trasladan a la época del arquitecto cata-
Editorial Beascoa.
Barcelona, 2002. 1 libro «Je • lán y le acompañan en uno los momen-
tos más destacados de su vida: la cons-
24pág./12,90€
ISBN: 84-488-1541-6 las cascaras trucción de La Pedrera. Una entretenida
iniciación a la vida del arquitecto cata-
lán, en la que destacan los detalles de
Un pequeño aprendiz de Papá Noel humor de la ilustradora Roser Capdevi-
tiene que resignarse, un año más, a ver la.
cómo sus compañeros mayores salen a Para incondicionales de Harry Potter, • A partir de 8 años.
repartir regalos, mientras él se queda en un libro que, en realidad, no es un libro.
casa, solo y con un trineo lleno de pri- Se trata de una serie de cinco máscaras,
LIBROS/DE REGALO

¿Qué
hora es, ,
Ataisy? 1
do, la bruja Zelda decide seguir un ri-
guroso plan de embellecimiento que
&ire las acaba siendo un desastre. Afortunada- 1^¿HU5AMTAMAXIA CEU PEWX

manecillas y mente tiene amigos que le devolverán


di qué hora
es su aspecto habitual. Un divertido libro
de humor, con troquelados y elemen-
UJw tos móviles muy graciosos y, como co-
rresponde a un libro de brujas horripi-
La leyenda de Santa
¿Qué hora es, lantes.
• A partir de 8 años.
María de la Pena
Maisy? Negra
Lucy Cousins. Carmen Santonja.
Ilustraciones de la autora. Ilustraciones de Manuel Alcorlo.
Traducción y adapt, de Raquel El sorprendente libro Música de R I. Chaikovski.
Mancera. Colección La Mota de Polvo, 15.
Editorial Serres. desplegable del T-Rex Editorial Agruparte.
Barcelona, 2002. Vitoria, 2002.
14pág./17,45€ Claire Bampton. 44 pág./19,53€
ISBN: 84-8488-048-6 Ilustraciones de John Sibbick. ISBN: 84-95423-17-0
Existe edición en catalán —Quina Diseño de David Hawcock. Contiene CD.
hora és, Maysi?—. Editorial Molino.
Barcelona, 2002. Cuentode Carmen Santonja inspira-
23,70 € do en el Album de la Juventud, de Chai-
Álbum acompañado por un reloj para ISBN: 84-272-4152-6 kovski, y orquestado por el compositor
manipular, que permite a los más pe- Francisco Guerrero. Es el nuevo título
queños familiarizarse con las horas, de la colección de cuentos musicales
mientras siguen las actividades a lo lar-
go de un día de la ratita Maisy. Una
EL SORPRENDENTE La Mota de Polvo, que dirige Fernando
Palacios, y que ofrece a los niños la po-
nueva y acertada propuesta de Lucy
Cousins para prelectores.
LIBRO DESPLEGABLE DEL sibilidad de convertirse en narradores
del cuento, acompañados por la música
• A partir de 5 años. que interpreta la Orquesta Filarmónica
de Gran Canaria, como si fuera un «ka-
raoke».
• A partir de 10 años
La pócima de belleza
de la Bruja Zelda
Eva Tatcheva.
Cuentos populares
Diseño de Richard Ferguson. españoles
Editorial Molino.
Barcelona, 2002. Antonio R. Almodovar.
14pág./18,65€ Ilustraciones de Pablo Auladell,
ISBN: 84-272-7540-4 Este libro lleva en su título la palabra
«sorprendente», y sin duda lo es: una Xosé Cobas, Ana G. Lartitegui,
vez desplegado se convierte en un pos- Ana Juan, Ramón Muro, Carmen
Empeñada en presentarse —y ga- ter de metro y medio de altura, en el que Segovia, Javier Serrano.
nar— el concurso Miss Bruja del Mun- aparece un Tyrannosaurus ret, troque- Editorial Anaya.
lado y tan «real» que impresiona. Un re- Madrid, 2002.
galo ideal para aficionados a los dino- 320 pág./19,50€
saurios, que permite, además, aprender ISBN: 84-667-1723-4
muchas cosas sobre estos fascinantes
animales prehistóricos. Selección de cuentos españoles de la
• A partir de 10 años. tradición oral, recogidos por Antonio R.
Almodovar en su famoso Cuentos al
amor de la lumbre. Editados en un vo-
de plástico de fácil ensamblaje) es el platos calientes como quiches, flanes y
aliciente que presenta este libro para in- pasteles.
troducir a los niños en la historia de la Un buen libro de regalo, en edición
Antigua Roma. Juego aparte, se trata de ilustrada con humor por Jover. para afi-
un excelente libro informativo, con tex- cionar a los niños a la cocina y para des-
tos concisos y asequibles, acompañados cubrir algunas recetas realmente senci-
por un conjunto de material gráfico de llas y acertadas.
gran calidad. • A partir de 8 años y adultos.
• A partir de 10 años

Con buena letra


Cuina de festes i
lumen especial ilustrado, y acompaña- Joaquín Sabina.
dos por un prólogo de José Ma Merino y celebracions Editorial Temas de Hoy.
un interesante apéndice del propio au- Madrid, 2002.
tor-recopilador sobre el cuento popular, Gloria Baliu. 326pág./21€
el conjunto es un repertorio insustitui- Ilustraciones de Llu'isa Jover. ISBN: 84-8460-229-X
ble, de lectura gozosa y apasionante, Editorial La Galera.
que no debería faltar en las bibliotecas Barcelona, 2002.

m.
familiares y escolares. 80 pág./14 €
• A partir de 8 años y adultos. ISBN: 84-7306-818-1

^*l
Edición en catalán.
Existe edición en castellano -
Cocina de fiestas y

La Antigua Roma
celebraciones—.
Jf Con buena letra
,1
Philip Steele.
Ilustraciones de Kevin Maddison, Cuina de
Julian Baker y Danny McBride. feS
Traducción y adapt, de Paz
í » b r ae»ns
Barroso. 1 - r
Colección Civilizaciones y
Monumentos.
Ediciones SM.
Madrid, 2002. Recopilación de todas las letras es-
62 pág./17,99 € critas por Joaquín Sabina para su ya
ISBN: 84-348-8767-3 extensa discografía (15 discos inclu-
yendo dos en directo y uno en colabo-
ración con Fito Páez) y para gente co-
mo Ana Belén, Caco Señante, Miguel
Ríos o la Orquesta Mondragón. Se in-
cluyen también los textos de encargo
para cine, televisión y para otros artis-
Cuatro sabrosos menus para divertir- tas, completando así más de trescien-
se con los amigos celebrando una cena, tas páginas con las mejores letras que
una comida, una reunión informal y una nunca se hayan cantado en la historia
merienda de cumpleaños. Las autoras, musical de nuestro país. Ilustraciones,
dos excelentes cocineras que se saben fotos y comentarios manuscritos del
todos los trucos, apuestan por la cocina propio Sabina completan este lujoso
sencilla e imaginativa, sin usar el fuego volumen que hará las delicias de sus
(como en su anterior título conjunto, muchos admiradores. Gabriel Abril.
Cocina sin fuego, publicado también • A partir de 14 años.
La posibilidad de construir una ma- por La Galera), pero esta vez con la
queta del Coliseo romano (con piezas ayuda del horno, para preparar algunos
ALBA LIBROS/RECIBIDOS El molinillo mágico
Francesc Boada (Adapt.)
II. Mikel Valverde
Barcelona, 2001 Adivinanzas. Flores
Corazón de tigre Xavier Blanch
Francisco M. Marín II. Monse Frasnoy
La Lola va a la seva DIAGONAL/ La puerta falsa Adivinanzas. Animales
Mercè Arànega Alfredo Gómez Cerda de mar
ALFAGUARA La Lola es despistada GRUP 62 Llamadme Federico Xavier Blanch
Mercè Arànega Carlos Romeu II. Monse Frasnoy
Madrid, 2002 Barcelona, 2001 Arturo, el dueño de la La Marina a Vilafruns
Stuart Little 2 Así sea espada Sebastià Sorribas
Julie Michaels (Adapt.) BEASCOA TRES Isobel Bird Graciela Montes II. Pau Masiques
II. Sony Pictures Verdadero desafío II. Mikel Valverde Torbe Llino y Fina
Imageworks Barcelona, 2001 Celia Rees El pirata Garrapata en Violina
El topo que quería saber Para siempre El ayudante tierras de Cleopatra Mitus Stampa
quien se había hecho Jean-Baptiste Baronian olvidado Juan Muñoz Martín II. Valentí Gubianas
aquello en su cabeza II. Noris Kern Lorrie Moore II. Antonio Tello En Xucla Fort i la Fina
Werner Holzwarth ¿Por qué no duermes, II. T. Lewis La caja de Andersen Violina
II. Wolf Erlbruch Motas? Ponte a prueba Anne Serrano Mitus Stampa
Tim Warnes Kate Tym El libro invisible II. Valentí Gubianas
Pico de oro Santiago García-Clairac
ALIANZA II. Enrique Flores
Si esto es una escuela, yo
Morris Gleitzman soy un tigre
COLUMNA El mago Merlin Montserrat Viza
Madrid, 2002 Graciela Montes II. Rosa Sandez
Tartufo Don Juan Barcelona, 2001 EDEBE II. Mikel Valverde Si aixó és una escola, jo
Molière Hip-hop El ombligo del mundo sóc un tigre
Rafael Vallbona Barcelona, 2001 Carlos Puerto Montserrat Viza
ANAYA I que faràs ara, Clara? Juan y el teatro de la Nunca más II. Rosa Sandez
Antonia Carré-Pons lluvia Fernando Lalana/José La dona medicina
L'home de les quatre Luisa Villar Liébana María Almárccgui Joaquín Carbó
Madrid, 2002 ombres i altees contes II. Marta Balaguer El pirata Garrapata en II. Carme Peris
Kangu va de excursión Ramon Vinyes Las raíces del África
Daniel Nesquens La mujer medicina
Si truca l'Anna Tamarindo Juan Muñoz Martín Joaquín Carbó
II. Elisa Arguilé Per Nilsson Sindo Pacheco 11. Antonio Tello
Julieta sin Romeo II. Carme Peris
Com vam cacar la Cosa El mundo está lleno de Esclops i taronges
Emilio Calderón del Pantà monstruos
La escuadra del portero EDELVIVES Montserrat del Amo
Andreu Martín José María Plaza II. Xavier Salomó
Blanca Alvarez II. Alfons López II. Noemí Villamuza
El asunto Poséidon Zuecos y naranjas
Zaragoza, 2001 Montserrat del Amo
Francisco Domeñe Me gusta ayudar a las
La serpiente de cristal CRUÍLLA pelirrojas
ELFOS II. Xavier Salomó
Fernando Claudín L'home que es va aturar
Julián Ibáñez davant de casa
Cinco enfados
Barcelona, 2001 Labios silenciosos Barcelona, 2001 Joaquim Carbó
Gabriela Keselman Dirk Bracke El pequeño Rey
11. Marcelo Elizalde El diari del llobató Naus Drac al
Ian Whybrow Quien roba una vez... Gina Ruck-Pauquét Mediterrani
El tigre mágico Barbara Büchner II. Hartmut Bicber
Pablo Barrena II. Tony Ross Xavier Guillamón
El pueblo sombrío Las estrellas de los Bono d'iknusa
II. Federico Delicado La volta al món de la sueños
Formiga Píga Lucía Baquedano Antoni Arca
La gota de sangre y otros Andrea y el cuarto Rey Anne Grenadine
cuentos policiacos Emili Teixidor II. Igansi Blanch
II. Gabriela Rubio Mago II. Nele Moost El rey Sol y la Reina
Emilia Pardo Bazán Alfredo Gómez Cerda
II. José María Ponce Les tortugues de Luna
l'avia II. Xan López Domínguez EUMO Sió Riba
El medallón perdido Lucas y la lupa del tío
Ana Alcolea Pere Martí i Bertrán II. Carme Julia
II. Francesc Salva Manuel El reí Sol i la Reina
La Sol i en Pol Rosa Luengo Vie, 2001 Lluna
L'accident de la iaia Mercè
ATLANTIDA Josep Lluch II. Rocío Martínez
Adelina Palacín/Assumpta Sió Riba
II. Carme Peris Verdaguer II. Carme Julia
Buenos Aires, 2001 Peret i eis lladres Pedro y los animales
Ramon Pastor EDICIONES Β II. Pilarín Bayes
Pep Mo list
La curiosa Aylén visita a El partit de fútbol
su futuro hermanito II. Maria Espluga Adelina Palacín/Assumpta II. Mikel Valverde
Aldo Boetto El carrer de lámor Barcelona, 2001 Verdaguer En Pere i els animals
II. Poly Bernatenc Andrew Matthews Arturo. La piedra de la Pep Molist
leyenda II. Pilarín Bayes
La curiosa Aylén La decisió de l'Emma Aiiem al dentista II. Mikel Valverde
descubre a su familia Elisabeth Zöller Kevin Crosslay-Holland Set Germans musics
Adelina Palacín/Assumpta
Aldo Boetto II. Gallardo Verdaguer Elisabet Abeyà
II. Poly Bernatene La mare il.lustrada II. Pilarín Bayés II. Marcè Arànega
Jacqueline Wilson EDICIONES SM Siete hermanos
II. Sebastià Serra músicos
BARCANOVA Finisterre i els buscadors Madrid, 2002 EVEREST Elisabet Abeyà
d'or Avenida del Parque, 17 II. Mercè Arànega
Barcelona, 2001 Gemma Lienas Agustín Fernández Paz León, 2001 Sentir cl silenci
Tabola a la teulada II. Romeu II. Rafael Chacón ;No, David! Jordi Vilalta
Hazel Towson El somriure d'Hécate Mordeduras de araña David Shannon II. Francesc Rovira
II. David McKee Litsa Psarafti Graham Joyce David va al colegio Sentir el silencio
El lladre de la classe La banda de la Kitty Cuando los árboles David Shannon Jordi Vilalta
Christian Waluszek Bianka Minte-König hablen II. Francesc Rovira
Joes... Un paquet anomenat Laurie Halse Anderson Aldebarán
Robin Klein Miquel Crismani Maldita adolescente LABERINTO Javier Sobrino
Germans i amies Luciano Comida María Menéndez-Ponte II. Mabel Piérola
Klaus Kordon II. Anna Mongay David y el monstruo que Madrid, 2001 Aviat tindré una
Parada a Capbanda no sabía jugar Mundocole germaneta, i qué?
Albert Dasí i Aloi José María Plaza Rafael Estrada J. M. Olaizola «Txiliku»
BAULÂ II. Carlos Ortin ll. Julius II. Jokin Mitxelena
En Patufet Cerote, el rey del Voy a tener una
Barcelona, 2001 II. Roser Rius gallinero LA GALERA hermanita, ¿y qué?
La Lola i la neu En tabalet Alfredo Gómez Cerda J. M. Olaizola «Txiliku»
Mercè Arànega II. Arnal Ballester II. Jesús Gabán Barcelona, 2001 II. Jokin Mitxelena
AGENDA

Murió Juan Grijalbo obra Mes música, mestre! {¡Música, tra su propio espejo». Él, concretamen-
maestro!), dotado con 15.025 euros. Es te, tiene una biblioteca que supera los
Juan Grijalbo Serres (Gandesa, 1911), la primera vez que se otorga este galar- 50.000 volúmenes.
uno de los editores más importantes de dón a un poemario. La obra, publicada
este país, murió el pasado 22 de no- por La Galera, reúne 57 poemas sobre
viembre a los 91 años. Fue el fundador los instrumentos musicales, desde los
de la editorial que lleva su nombre, en más conocidos a otros procedentes de la Saló i Setmanes
los años 50 y desde su exilio mexicano. música popular.
La editorial se fue expandiendo por di- Desclot suma este premio a otros ob- del Llibre Infantil
versos países iberoamericanos hasta que
finalmente, en los años 70, este miem-
tenidos a lo largo de una carrera consa-
grada a la escritura. En el ámbito de la
i Juvenil
bro del PSUC, volvió a España y pu- LIJ ha sido destaco con el Premio Lola
do trabajar en su editorial en su propio Anglada 1985 por Set que no dormen a
país. Éxitos de Grijalbo fueron, por ejem- la palla, o el Premio de la Crítica Serra
plo, El padrino o los álbumes de Asté- d'Ör 1993 por Bestiolari de la Clara.
rix. Su política fue alternar la novela, Las obras finalistas fuero Galtzerdi
la «literatura comercial», con ensayos suicida (Elkarlanean), de Mariasun Lan-
marxistas. da, y No corazón do bosque (Anaya), de
En 1988, la editorial fue vendida a Agustín Fernández Paz.
Mondadori. Pero Juan Grijalbo no se
quedó quieto. Fundó otra editorial, Se- • La Fundación Germán Sánchez Rui-
rres, dirigida por su hija Poppy, que ha pérez ha sido galardonada con el Premio
cosechado no pocos éxitos en el ámbito Nacional al Fomento de la Lectura 2002,
de la LIJ con libros sobre arte para los que concede el Ministerio de Educación,
niños o con los del personaje de la ratita Cultura y Deporte. El jurado ha destaca-
Maisy, de Lucy Cousins. do la labor de la FGSR en la promoción
del hábito lector en España, en la inicia-
ción a la lectura de niños y jóvenes, y en
la investigación y estudio en este campo.
Premios y premiados Creada en 1981 por el empresario y edi-
tor Sánchez Ruipérez, la Fundación es
una institución de referencia en la ani-
mación a la lectura en nuestro país.
La otra galardonada fue la revista cul-
tural Turia, creada en Teruel en 1983.
Desde noviembre hasta junio de 2003,
• Alberto Manguel (Argentina, 1948) diversas poblaciones de toda Cataluña
es el ganador de la tercera edición del acogerán Setmanes del Llibre Infantil i
Premio para artículos de creación sobre Juvenil, impulsadas por el Conseil Cá-
la importancia de la Lectura, por «Pla- tala del Llibre Infantil i Juvenil. El pis-
ceres de la lectura», publicado en el dia- toletazo de salida se dio el pasado 20 de
rio El País. Con el galardón, otorgado noviembre, con la inauguración del Saló
por la Fundación Germán Sánchez Rui- del Llibre Infantil i Juvenil en Molleru-
pérez, y dotado con 12.000 euros, se sa (Lérida) en el que, durante diez días,
pretende estimular la reflexión y crea- hasta el 1 de diciembre, un total de 16
ción sobre la importancia de la lectura y editoriales catalanas exhibieron sus fon-
el desarrollo del hábito lector. dos y sus novedades en un escaparate
Manguel, escritor, ensayista, crítico li- con más de 3.500 títulos. Además, el
terario, autor y adaptador de seriales ra- certamen se animó con exposiciones, ta-
diofónicos, se considera «un historiador lleres, sesiones de cuentacuentos y otras
de la lectura» y en el artículo premiado muchas actividades.
• Miquel Desclot (Barcelona, 1952), reflexiona sobre la lectura a partir «de la Entre las exposiciones cabe destacar
el conocido y prestigioso escritor, poeta idea de que toda biblioteca supone una la titulada «Ara fa temps», una selec-
y traductor catalán, ha obtenido el Pre- identidad personal de gustos e intereses ción de libros de narrativa histórica de
mio Nacional de LIJ, del Ministerio de que acaban conformando la propia bio- todas las épocas y para todas las eda-
Educación, Cultura y Deporte, por la grafía de quien en los libros encuen- des, y de libros de conocimientos; una

77
CUJÍ 55
AGENDA

selección bibliográfica que también ha


quedado recogida en un catálogo. Otra
muestra estuvo dedicada a la «Historia
crítica de la il-ilustració a Catalunya
(1882-2002), con reproducciones de las
ilustraciones de libro infantil más re-
presentativas de este periodo. Sin olvi-
dar la exhibición de libros de autores
de las comarcas de Lérida o el de li-
bros electrónicos. Luego, parte de este
material rotará entre las Setmanes del
Llibre Infantil i Juvenil.

Fue noticia.
• La editorial Zendrera Zariquiey se
suma a los actos que la Fundación Her-
gé prepara para el 2003 y el 2004, en los
que se conmemorará el 20 aniversario de
la muerte del dibujante y los 75 años del
nacimiento de Tintín con la edición del
libro Tintín. El sueño y la realidad, que El escritor Andreu Martin (a la izquierda, en primera línea) en el ato de entrega del
presentó en Barcelona su autor, Michael Premio Alandal; organizado por el Grupo Editorial Luis Vives.
Farr, periodista y experto en la obra del
creador de Tintín. La Fundación Hergé historias. Luego, efectivamente, en sus presentar las nuevas colecciones Ala
le dio permiso para husmear en el in- historias dibujaba exactamente las co- Delta y Alandar, con sus nuevos diseños
menso archivo del autor. «Hergé —co- sas. Era un perfeccionista y trataba de y logotipos.
mentó Farr en Barcelona—, guardaba que todo lo que dibujaba en sus álbumes Más de cuatrocientas personas asistie-
cantidad de material, desde recortes de se correspondiera con la realidad. Mu- ron a la celebración a la sala La Rivie-
prensa, hasta fotos o billetes de viaje o chas imágenes de su archivo han sido ra de Madrid, donde Blanca Alvarez
de transporte público, porque pensaba luego utilizadas en sus álbumes, se han —Premio Ala Delta por Caracoles, pen-
que quizá le podía resultar útil para sus convertido en viñetas, pero de su archi- dientes y mariposas—, y Andreu Martín
vo, un 90 % del material no ha sido nun- —Premio Alandar por El Diablo en el
MICHAEL FARR
ca utilizado». «En este libro, me he de- juego de rol— recibieron sus correspon-
dicado a comparar esta documentación dientes galardones.

TINTÍN
El sueño y la realidad
con el resultado final», añadió Farr. El
libro dedica un capítulo a cada álbum de
Tintín, y permite a los fans del persona-
En Barcelona, Baula (el sello catalán
de Edelvives) también presentó, el 19 de
noviembre en el Palau Robert, los cam-
U HISTORIA P I ΙΑ CRIACIÓN DE U í AVENTURA! DE TI
l U B A i Dí T l i i l i H
je comprobar que éste debe su aparien- bios en Ala Delta, una colección que lle-
cia a Paul, el hermano pequeño de Her- va catorce años de existencia y que, aho-
gé, o que los abrigos de piel de la diva ra, ha cambiado de diseño, formato y
Castafiore son copiados de las coleccio- logotipo para adaptarse a una estética
nes de moda de 1960. más moderna. Otro gran cambio en la co-
Con este libro, editado también en ca- lección es la importancia que se va a dar
talán, la editorial Zendrera Zariquiey a las ilustraciones, menos descriptivas
inaugura su Bibliteca Tintín que, de mo- que en la anterior etapa, y más evocativas.
mento, incluye también pequeños álbu- Por otra parte, deja de existir Ala Del-
mes con pegatinas para ir familiarizando ta Internacional, y ahora los libros de au-
a los más pequeños con este clásico del tor extranjero se incluyen en Ala Delta
cómic. junto a las obras originales en castellano
y catalán.
• Ei pasado 14 de noviembre, el gru-
po editorial Luis Vives entregó los pre- • La editorial Destino presentó el Pre-
mios Ala Delta y Alandar correspon- mio Apeldes Mestres, el álbum Laura y
dientes al 2002, y aprovechó el acto para el corazón de las cosas, Lorenzo Silva y
Jordi Sàbat. Fue en La Casa del Llibre ta los de 12), La Isla del Tiempo, de lite- cias. Las ponencias estuvieron a cargo
de Barcelona, el pasado 19 de noviem- ratura infantil, o la Nautilus, también pa- de personalidades tan conocidas como
bre. El acto fue presentado por la cono- ra los adolescentes a partir de 12 años. Paco Abril, Miquel Desclot, Montserrat
cida ilustradora catalana Roser Capde- del Amo, Jaime García Padrino, Juna
vila, creadora de las tres mellizas. • «Poesía y narración oral» es el tema Cruz Igerabide, Gabriel Janer Manila o
Lorenzo Silva, ganador de otro pre- que centró el VIH Simposio sobre Lite- Antonio Rodríguez Almodovar, por citar
mio de la editorial, el prestigioso Nadal ratura Infantil y Lectura que organizó la algunos.
en el 2000 con El alquimista impacien- Fundación Germán Sánchez Ruipérez,
te, confesó que debe esta su primera in- con el patrocinio de la Dirección Gene- • También la poesía infantil fue obje-
cursión en la literatura infantil a su hija ral del Libro, Archivos y Bibliotecas del to de estudio y debate en un Congreso
Laura, que le ha enseñado cómo miran Ministerio de Educación, Cultura y De- organizado por la Asociación Galtzagor-
los niños el mundo. Para Sàbat, diseña- porte, dentro del Plan de Fomento de la ri (sección vasca de la OEPLI) en San
dor gráfico e ilustrador, también es ésta Lectura. La Casa de América en Madrid Sebastián, del 14 al 16 de noviembre.
su primera incursión en la LIJ. fue el lugar donde se desarrolló el Sim- Allí, Antonio García Teijeiro se pregun-
Por su parte, la editora de Destino, Pa- posio inaugurado, el 28 de noviembre, tó si a los niños les gusta la poesía; Mi-
trizia Campana, aprovechó la ocasión por el escritor gallego Manuel Rivas. quel Desclot disertó sobre si es necesa-
para anunciar que Destino aumenta el Unos cuarenta especialistas —auto- ria una poesía específica para la
número de colecciones de LU, para cu- res, editores, bibliotecarios, críticos y re- infancia, y Juan Kruz Igerabide refle-
brir todas las edades. Entre las nuevas presentantes de organizaciones y entida- xionó también sobre el género.
propuestas, las colecciones Milcuentos, des relacionadas con el libro y la
Camaleón (con distintas series para lectura— se reunieron a puerta cerrada, • Anele, Asociación Nacional de Edi-
abarcar desde los lectores de 6 años has- para intercambiar opiniones y experien- tores de Libros y Material de Enseñanza

II II I i i |# · · · ·

En Navidad regala ilusión y fantasía:


REGALA UN LIBRO
Anu Stohner 6 Henrike Wilson

ΥΧ pequeño
Noel
AGENDA

celebró el Seminario «Bibliotecas Esco- braron las XIII Jornades d'IHustradors sentaciones de libros y nuevas coleccio-
lares y calidad de Educación», un en- organizadas por la APIC (Associació nes o las jornadas sobre «La historia del
cuentro entre profesores y profesionales Profesional d'IHustradors de Catalu- tebeo valenciano», organizadas por la
de la edición que analizaron juntos la si- nya), jalonadas de conferencias y colo- Associació Profesional d'IHustradors
tuación de las bibliotecas escolares en quios sobre «Trabajar en el extranjero», de Valencia (APIV). En las conferencias
España, y estudiaron el concepto de bi- «La Unión Europea y los derechos de se habló de la Escuela valenciana del te-
blioteca escolar a fin de determinar sus autor» o «La ilustración en Europa». beo y de su influencia en las nuevas ge-
características, funciones y requisitos El gran protagonista de las jornadas neraciones.
para cumplir adecuadamente sus objeti- fue el ilustrador argentino, Carlos Nine Por otra parte, la APIV ha editado un
vos. También se pasó revista a las inicia- (Buenos Aires, 1944) al que se le dedicó completo catálogo de ilustradores, en el
tivas más relevantes de dinamización de una exposición y se le distinguió con el que están representados 132 ilustradores
las bibliotecas escolares como apoyo a la galardón «L'IHustrador d'Or». Conoci- y contiene 1.320 imágenes.
animación a la lectura en los centros es- do sobre todo en el ámbito del cómic, Dentro del Salón también se hizo en-
colares. donde ha cosechado no pocos premios, trega de los Premios a los libros mejor
Las Jornadas se celebraron en Madrid, Nine también se ha dedicado a la ilus- editados del 2001, que concede la Gene-
del 12 al 15 de noviembre, en el Salón de tración de libros para niños, al cine de ralität Valenciana. Entre los distingui-
Actos de la Organización de Estados animación, a la pintura y la escultura, y dos, Marietaaa..., on ete?(Tàndem), de
Iberoamericanos (OEI). al teatro. Lourdes Bellver, como libro valenciano
Información: anele@arrakis.es Durante las jornadas, se presentó el mejor ilustrado; Snowhite (Edicions del
proyecto de la nueva web de la APIC y el Ponent), de Ana Jua, como libro en cas-
• El análisis de la animación a la lec- manual Vil-lustrador i la Llei depropie- tellano mejor ilustrado; y El señor Kor-
tura en los últimos 25 años en España, tat intellectual. bes y otros cuentos de Grimm (Media
desde tres perspectivas —las bibliotecas Vaca), con ilustraciones de Oliveiro Du-
escolares, las públicas y desde otros sec- • En Valencia, del 14 al 24 de no- mas, como mejor libro valenciano del
tores complementarios— fue el objetivo viembre, tuvo lugar el II Saló Valencia año 2001.
de unas jornadas celebradas en Guada- del Llibre, organizado por la Generali- Por otra parte, la Conselleria de Cul-
lajara, organizadas por la Consejería de tät Valenciana, la Associació d'Escrip- tura i Educació de la Generalität Valen-
Educación y Cultura de la Junta de Co- tors del País Valencia, la Associació cia a través de la Direcció General del
munidades de Castilla-La Mancha, del Valenciana de Distribuidors de Llibres, Llibre, Arxius i Biblioteques ha iniciado
28 al 30 de noviembre. la Associació Profesional d'IHustra- este otoño un ciclo de promoción de la
La Biblioteca Pública Provincial de dors de Valencia, la Associació de Bi- lectura, Biblioteca Jove, que se centrará
Guadalajara sirvió de marco a estas jor- bliotecaris Valencians y la Associació en la figura y la obra de autores valen-
nadas de reflexión en las que también se d'Escriptors en Llengua Catalana. Entre cianos contemporáneos.
dieron a conocer experiencias destaca- las muchas actividades, a destacar las Los destinatarios de la actividad son
das de organización y dinamización de sesiones de cuentacuentos, los talleres los alumnos de Bachillerato. Se calcula
bibliotecas escolares en España y la de lectura de imágenes o las sesiones de que unos 4.000 participarán en Bibliote-
Unión Europea y se habló del presente y animación lectora dirigidas a los escola- ca Jove, que tendrá lugar una vez al mes
el futuro de la animación a la lectura. res y patrocinadas por Bancaixa, las pre- durante un periodo de dos cuatrimestres,
en la Biblioteca Valenciana. La sesión
• La Biblioteca Pública Provincial consistirá en la presentación de un autor
«Infanta Elena» de la Consejería de Cul- con el que los chicos mantendrán un co-
tura de Sevilla organizó, del 14 al 16 de loquio. En cada acto, los jóvenes parti-
noviembre, en el marco del II Foro Siglo cipantes recibirán un lote de libros com-
21 de Andalucía, las jornadas Desde la puesto por tres títulos de entre los doce
orilla de la Literatura Infantil y Juvenil, seleccionados por una comisión técnica
como homenaje a los 25 años de la in- integrada por dos expertos en literatura
clusión de la LU como materia de obli- (uno de ellos la directora de CLIJ), un
gado estudio en los planes docentes de la profesor, un bibliotecario, un crítico de
Universidad de Sevilla. El propósito del la revista Lletres Valencianes, el secreta-
Foro es también estudiar posibles vías de rio técnico de la Associació d'Editors
comunicación entre todos los interesa- del País Valencia y el responsable del
dos en la educación estética y artística Servei del Llibre de la Direcció General
de las nuevas generaciones, poniendo el del Llibre.
acento en el eje verbal, pero teniendo en Hay que destacar que esta selección
cuenta todos los otros lenguajes. no es sólo de literatura juvenil, incluye
también títulos de novela, ensayo, poesía
• Del 8 al 11 de noviembre se cele- y teatro para adultos.
/ i SUSCRÍBETE
i PUEDES QUEDAR
Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil ENCANTADO..

Boletín de suscripción CLIJ Envíe este cupón a: \ '


Editorial Torre de Papel, S. L. ' /
Amigó 38, 1.° 1.a - 08021 Barcelona (España)
Tel. 93 414 11 66 - Fax 93 414 46 65
E-mail: revista.clij@coltmail.com
administracion.clij@coltmail.com
Señores: Deseo suscribirme a la revista CLIJ, de periodicidad mensual, al precio de oferta de 55,64 € , incluido IVA (61,81 € precio venta quiosco) por el período
de un año (11 números) y renovaciones hasta nuevo aviso, cuyo pago efectuaré mediante:

• Domiciliación bancaria. A partir del mes de . . (incluido)


• Envío cheque bancario por 55,64 €
Si desean factura, indiquen el número de copias y el NIF
• Contrarrembolso 4,21 € .

Nombre
Envíos especiales:
Apellidos • Península y Baleares certificado 72,12 €
• Canarias, Ceuta y Melilla, envío aéreo y exento de
Profesión IVA 75,73€
• Canarias, Ceuta y Melilla, envío aéreo certificado y
Domicilio exento de IVA 84,14 €

Población Para el extranjero, enviai cheque adjunto en dólares

Código Postal . Provincia . Aéreo Aéreo certificado


Europa 127,65 € 138.47 €
Teléfono América 158 $ 168$
Asia 190 S 200 S
País Fecha .
Rogamos a los suscriptores que en toda la correspondencia (cambio de domicilio, etc.) indiquen el número de suscríptor, o adjunten la etiqueta de envío de la
revista.

Domiciliación bancaria C.C.C. (Código Cuenta Chente)

Entidad Oficina DC N° cuenta


Fecha . NOTA IMPORTANTE: Las diez cifras del número de cuenta deben llenarse todas. Si tiene alguna
duda en el número de cuenta, el banco o la sucursal, consulte a su entidad bancaria, donde le informarán.

Banco o Caja Sucursal


Domicilio
Población C. P. Provincia .
Muy señores míos:
Ruego a ustedes que hasta nuevo aviso, abonen a Editorial Torre de Papel, S.L., Amigó 38, 1." 1.a, 08021 Barcelona (España), con cargo a mi c/c o libreta de
ahorros mencionada; los recibos correspondientes a la suscripción o renovación de la revista CLIJ.

Nombre .... Firma


Apellidos ..
Profesión..
Domicilio .
EL ENANO SALTARÍN

Marggie la cerillera
«La Navidad es un cuento extraño, Súbitamente un señor alto, vestido —¿Y quién es el que así me trata, se-
imposible y hermoso...« completamente de negro, elegante y ñor?
Joseph C. Carpenter muy educado, se paró y le habló así a la —No puedo revelarlo en absoluto. Se-
niña: creto profesional...
—¿Qué vendes pequeña ? La niña sonrió, se quitó el lazo viole-

D iez alumnos de un CP me han


mandado este cuento navi-
deño.
«El día era gris y oscuro y la Noche-
buena iba a ser muy fría. La nieve caía
en copos leves y lentos. Un viento a ra-
chas levantaba súbitos remolinos sin
—¡Oh, señor¡ No vendo nada... Nadie
me compra mis viejas cerillas de ma-
dera.
—¿Y eso, niña?
—Bueno, creerán que están húmedas,
señor. Además ahora todos usan esos en-
cendedores de colores, señor...
—¡Ah¡ suspiró el señor de negro, y
sonrió ampliamente. Una luz del esca-
ta, dejó su caja en el suelo y le ofreció el
brazo al hombre de negro. Su enorme
mano enguantada se cerró sobre la de
ella, con delicadeza, como si quisiera
dar calor a un pájaro herido. En la acera
un lujoso coche negro aguardaba con la
puerta trasera abierta. Subieron ambos y
el automóvil se perdió en la noche de-
jando a su paso un revuelo de copos dan-
rumbo. En la puerta de los grandes al- parate hizo brillar un diente de oro, co- zarines y de humo blanquecino. Las lu-
macenes, junto al iluminado escaparate mo un guiño festivo... ces del retablo se apagaron y dejó de
central, una niña cantaba su mercancía: —Señor, ¿no me compraría usted una nevar. Nunca más se supo de la niña que
¡Cerillas, cerillas para las velas de Navi- caja de cerillas? vendía cerillas ni nadie volvió a ver al
dad...! ¡Compren a la infeliz huerfanita —Claro querida... ¿cómo te llamas? elegante hombre de negro».
las cerillas de la suerte, para una feliz —Mi nombre es Margaret Decybe- Este es el cuento que me regalaron...
Navidaaad! ¡Huérfana soooooy y cerillas llius Morris, pero me llaman Marggie. Por cierto ¿qué será eso de CP?
vendoooo! Su voz se filtraba a través de El hombre abrió una cartera de cuero
una gruesa bufanda roja que le llegaba marrón y extrajo unos papeles. El Enano Saltarín
hasta el borde mismo de los ojos. Canta- —Te estaba buscando precisamente a
ba su reclamo y alzaba una caja rectan- ti, pequeña. Este documento es un testa-
gular de madera colgada de su cuello mento, y en él se te nombra heredera
con una ancha cinta violeta. Racimos de única de una gran fortuna...
compradores apresurados salían del in- La pequeña Marggie se apartó unos ri-
terior de los almacenes con grandes bol- zos de la frente y con una vocecilla tem-
sas de plástico, se detenían en el cálido blorosa preguntó:
umbral, dudaban unos instantes, y con « ni w 9 y
gesto decidido levantaban las solapas de
sus abrigos y encajaban los guantes an-
tes de encarar la blanda cortina de nieve.
Nadie se detenía ante la niñita que
ofrecía sus cajas de cerillas, se soplaba
las manos ateridas y daba saltitos para
entrar en calor. Con un son rítmico, las
campanas de la iglesia repicaban dando
un sonido opaco a través de la cortina de
copos blancos. En su fachada un retablo
de bombillas se encendían y apagaban;
mostraba un niño en la cuna que, con
gesto mecánico y entrecortado, movía su
mano. Más que un gesto de bendición
parecía un alegre saludo dirigido a la ni-
ña. La nieve cubría ya las aceras. La pe-
queña cerillera miraba al niño de luz y
los transeúntes pasaban ante ella apresu-
rados y cabizbajos...

82
CUJÍ 55
.... . ..- :••• - . . . . . - v . r . ™ - : : —

,.. .-: ....

Grandes Cuentos
Ilustrados
para lectores del siglo χχι
Cuentos completos Atentos de Andersen
de Charles Perrault

Cuentos completos Cuentos de Andersen Cuentos de G r i m m


de Charles Perrault Prólogo de Gustavo Martín Garzo Prólogo de Gustavo Martín Garzo
272 pags. 240 pags.
Prólogo de Gustavo Martín Garzo
272 págs. Una cuidada selección de cuentos de Hans Los cuentos más representativos de los
Christian Andersen, en los que el amor, la hermanos Grimm, donde se narra la
A través de los cuentos y sus moralejas, belleza y la nostalgia constituyen el marco «aventura de la vida», una aventura en la
Perrault avisa a los niños de que. por muy de referencia en el camino del personaje en que los protagonistas son recompensados
favorecedor que se presente el destino, es busca de la felicidad. por su virtud tras superar difíciles
la voluntad y el esfuerzo lo que obtiene pruebas.
recompensa.

Cuentos de Hoffmann Cuentos de las 1001 noches Cuentos populares españoles


Prólogo de Luis Mateo Diez Contados por Juan Tébar Prólogo de ¡osé María Merino
304 págs. 200 piígs. 320 pags.
El poderoso mundo mágico descrito en Estos cuentos no solo consiguieron Garbancito, el gallo Kirico, el tragaldabas,
estos cuentos recrean fantasías infantiles y contener la cuchilla vengadora de un rey la zorra o el lobo son algunos de los
hallan la correspondencia simbólica con irritado; también lograron detener el personajes que dan vida a estos cuentos de
aspectos esencialmente humanos. tiempo durante varios siglos de manera la tradición oral española, recopilados por
que llegaran a nuestros oídos. Antonio Rodríguez Almodovar.

/ / /